Page 1


Underground Football Editor

NUESTRO EQUIPO

Irati Prat @IratiPrat

Nicolás Galliari @nico92galliari Pepe Salgado @Pepatxo_Salgado

Paco López @pacolopez2992

Redactores

Portada

Christian Díez @christiandiez

Sergio M. Potenciano @squadraeterna Jorge Ulloa @redjor Mónica Fernández @Pinturicchia13

Shark Gutiérrez @SharkGutierrez Christian Díez @christiandiez

Carlos VIcens Entrenador nacional de fútbol

José David López @elenganchejd

Colaboradores

Sigue a UGF en las redes sociales @ug_football Website

Contacto

undergroundfootball.com

info@undergroundfootball.com

https://www.facebook.com/FootballUnderground https://instagram.com/ug_football/

3


ÍNDICE

6. LA MLS EN NÚMEROS 20. EL SOCCER EN AUGE, UNA MIRADA DESDE DENTRO 30. QUIERO SER COMO BECKHAM 36. CRACK SE ESCRIBE EN FEMENINO 40. DEL SOCCER AL FÚTBOL DE ÉLITE 44. 40 AÑOS DESPUÉS, GOL EN PUERTO ESPAÑA 4 48. ÁGUILAS Y ESTRELLAS 54. KLINSMANN, EL DIRECTOR DEL NUEVO SOCCER 58. USA TRYOUTS, DETECCIÓN DE TALENTOS 62. AQUEL VERANO DEL 94


5


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

LA MLS EN NÚMEROS UN INFORME DE PACO LÓPEZ @pacolopez2992


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

C

CÓMO NO CREER

on la misma seguridad con la que pensé que el Atlético de Madrid no aguantaría el tipo 38 jornadas en la temporada pasada, o cuando aposté por España como primera de grupo en el Mundial de Brasil, con esa misma confianza sostengo desde hace años que la Major League Soccer será una de las ligas más importantes del mundo. El plan que manejan los despachos de la MLS puso como meta el 2024 para situar a la liga norteamericana como unas de las cinco principales en el panorama futbolístico mundial. Bueno, puede ser una visión demasiado optimista; la Champions, las barreras geográficas y la tradición de unas cuantas décadas hace inviable quitarle protagonismo a Europa pero cumplan o no ese objetivo es fascinante ver como la MLS ha crecido tanto en apenas unos años. En torno a 2010 me comencé a aficionar de manera regular por la liga, antes no pasaba de resúmenes y algún

partido de los Galaxy, una tarea complicada cuando ves los horarios cada semana y puedes desesperar con choques a las cuatro de la mañana, pero resulta gratificante sentirte parte de una competición que no para de subir peldaños. Es normal ver con cierto escepticismo el fútbol estadounidense, la realidad le sitúa lejos del nivel que vemos semana sí, semana también, en nuestros estadios pero los que llevamos unas cuantas noches en vela con este fútbol no podemos creernos que esto parará en un par de estrellas sin más. Era un esfuerzo sobrehumano, ver líneas naranjas, blancas, amarillas por todo el campo. Cada falta en la frontal era un reto, ver si era penalti o no, si estaba pintada el área, intentar no mirar constantemente el nombre del equipo de fútbol americano que estaba pintado sobre el césped y que quitaba protagonismo al balón. ¡Y esas porterías! Difícil tomarse en serio esas porterías a las que se le veían las ruedas

al lado del palo y que transmitían una imagen de amateurismo. Esas son las primeras imágenes que tengo en la mente sobre la Major League Soccer. Difícil valorar que hace menos de diez años de eso, que David Beckham igual no estaba tan loco como parecía y que había un espacio para el deporte rey en un país que se reía –y no nos vamos a engañar, todavía lo hace aunque menos- del fútbol. No hay rincón en el mundo en el que el fútbol haya crecido tanto, incluyendo ahí el nivel de los partidos, la capacidad de convocatoria de las franquicias, el interés mediático y, sobre todo la inversión. Pero hasta ahora no se han frenado, el soccer no será el deporte rey en Estados Unidos o Canadá, pero es una realidad, le pese a quien le pese.

7


QUE SÍ, QUE VAN EN SERIO ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

8

N

o he necesitado nacer en Wisconsin para sentir atracción por la cultura norteamericana, especialmente en el ámbito deportivo. Puede parecer una estupidez pero diversos motivos culturales occidentales son los culpables de que yo me enganchara a la Major League Soccer y no al fútbol ruso o japonés. Se acabaron los estadios vacíos, adiós a las rayas de fútbol americano que dificultaban la tarea al espectador, adiós a la sensación de bajo nivel futbolístico. La MLS se ha convertido en una liga atractiva (así lo creen Sky Sports o Eurosport, entre otras plataformas que han apostado con nuevos contratos), con una base social a tener en cuenta (la octava liga a nivel global en referencia al promedio de espectadores) y

con un potencial económico capaz de “robar” jugadores a la grandes ligas.

Y LLEGÓ BECKHAM

Apareció en California con 32 años y entre revuelo de flashes, sin ni siquiera pisar un terreno de juego ya reformó todo el sistema de la MLS, se creaba el sistema Designated Player, una manera de firmar jugadores franquicia que se ajustaba a las diferencias económicas entre equipos de la liga. De su paso por la liga se podría extraer una lectura positiva, más allá del palmarés. Beckham supuso pasar de página más allá de lo futbolístico, Estados Unidos despertaba de su letargo. Un ejercicio sencillo para comprender la magnitud de David Beckham es repasar en Youtube sus mejores goles El Mundial de Brasil fue una demostración de que el fútbol empieza a coger mucha fuerza en los Estados Unidos.

en la MLS, en orden cronológico uno puede ver como se olvidaron los estadios universitarios alquilados y se abrieron paso los estadios específicos, las aficiones comenzaron a poblar las gradas y la imagen global parecía un envite claro a seguir escalando; todo eso en un vídeo de pocos minutos de golpeos y más golpeos con el interior del pie derecho. En diciembre de 2012 David Beckham jugó su último partido en California. Lo hizo levantando un título, no podía ser de


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

otra forma. El fútbol norteamericano tendrá siempre una deuda con ese jugador que abrió el camino a estrellas del fútbol europeo y que llegó a una liga de retiro y se fue en una competición en la que estrellas como Rafael Márquez, Juninho Pernambucano o Tim Cahill se dieron de bruces con una realidad bien distinta. Y más allá, Beckham entró en campos de fútbol americano y se fue entre estadios específicos para el fútbol. Y no fue casualidad.

9


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

10

¿QUÉ HA PASADO EN ?

2015

El 2015 se ha presentado distinto a lo habitual para la MLS. Esta liga creada como excusa para albergar el Mundial cumple 20 ediciones, un campeonato joven que fue un gatillazo en sus primeros años. Se creó la competición, se buscó magnificar todo, llamar la atención, llenar estadios para la foto y despreocuparse de todo lo demás: base social que apoye las franquicias, gestión lógica de los recursos y la inversión correspondiente en academias de formación. En esta vigésima edición hay algo novedoso. Se ha cerrado una etapa, se ha regenerado la liga. Transmiten algo

nuevo, eso se aprecia en la cobertura mediática a nivel internacional (contratos televisivos potentes) está empezando a despertar interés, el 2015 es una punto importante. Se toma este año como la edición que debe cambiar el futuro de la competición, la llegada de New York City FC y Orlando City, así como la salida de Chivas USA, dejan muy claro el panorama: adiós a las franquicias inestables sin afición ni inversión. Además este año ha llegado cargado de sorpresas, jugadores que despertaban interés a mayor o menor nivel en las grandes ligas han optado por el fútbol norteamericano. Partiendo de ofertas económicas importantes pero con proyectos deportivos que respaldan

esos movimientos, Villa, Kaká y Giovinco son los nombres importantes de este mercado. Aunque si algo hace bien la liga es no descuidar a las jóvenes promesas del continente.

EL MERCADO DE LA MLS

Si en algo destaca la Premier League es en el marketing, en eso sí que arrasa al resto de Europa. La máxima categoría del fútbol inglés se ha convertido en un fenómeno global y eso pesa en las directivas de todo el mundo. Estados Unidos no es una excepción al respecto, lo que entra por los ojos es el jugador con pasado Premier y esa influencia muchas veces justifica cualquier desembolso. La MLS se nutre de


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

un importante grupo de futbolistas que han jugado en Inglaterra, es lógico en cuanto a la rapidez de adaptación pero sobre todo por su influencia a nivel mediático (14 de los 48 jugadores franquicia han pasado por el fútbol británico). De hecho esto muchas veces penaliza, equipos de la zona baja como Portland Timbers, Chicago Fire o Colorado Rapids han hecho un gasto que les deja sin margen de reacción invirtiendo en Liam Ridgewell, Shaun Maloney y Kevin Doyle, jugadores lejos de ese perfil de estrella pero con el aval suficiente de haber jugado en la Premier. Dicho esto, la realidad es que la entrada al mercado europeo pasa por seguir atra-

yendo a jugadores Premier y que eso repercuta en una mayor relación, el 2015 ha evidenciado que sin ese puente entre Premier y MLS jamás se podría hablar de un contrato con Sky Sports. Gran parte de la culpa del crecimiento exponencial que ha experimentado la liga en los últimos 2 ó 3 años nace de una mejor gestión del mercado sudamericano. Muchos directivos han diversificado sus opciones, dejando en menos su obsesión con la Premier. El potencial económico que ha experimentado el fútbol norteamericano repercute de manera muy significativa en el fútbol sudamericano, se abre una nueva vía para los jóvenes que destacan, así como para estrellas de clubes en apuros. La influencia sudamericana ha marcado el crecimiento, en especial con una figura, el mediapunta. Mauro Díaz en Dallas, Federico Higuaín en

Columbus, Diego Valeri en Portland, Ignacio Piatti en Montreal, Matías Pérez en San José, Pedro Morales en Vancouver y Fabián Espíndola en Washington, entre otros. Por poner algunos ejemplos de inversiones más que rentables, todos ellos sudamericanos, todos ellos con contratos de jugador franquicia. El aprovechamiento de la superioridad económica ha llevado a la MLS a confiar en jugadores de un perfil que no tenía y acertar de pleno. Más allá de la Premier también hay vida y a eso hay que sumar como se potencian los fichajes de jóvenes con contratos de ‘jugador franquicia joven’ que cuentan menos para el límite salarial y han llevado a Rochez a Orlando, Rivero a Vancouver o Juan Ramírez a Colorado. La liga ya no es de retiro.

11


UNA LIGA EN ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

10 equipos el año de su creación, 19

12


N EXPANSIÓN

993,

ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

20 en la actualidad. 4 más en el futuro....

13


MLS

ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

LA SE HACE UN HUECO ENTRE LAS GRANDES En algunas ciudades, la MLS ha elevado la asistencia media por encima de deportes como la NBA, la MLB o la NHL.

14

PORTLAND TRAIL BLAZERS 19.829

PORTLAND TIMBERS 20.806

UTAH JAZZ 18.680

REAL SALT LAKE 20.351

BLUE JACKETS 14.564

COLUMBUS CREW 16.881 MARINERS 21.747

SEATTLE SOUNDERS 43.734 SEAHAWKS 68.174


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

DUCKS 15.887

SACRAMENTO KINGS 18.178 LA LAKERS 18.997

LA CLIPPERS 19.226

LA GALAXY 21.258

ANGELS 37.277

DODGERS 46.216

ROCKETS 16.672

HOUSTON DYNAMO 20.117 ASTROS 20.393

TEXANS 71.644

SPORTING KANSAS 20.003 ROYALS 21.614

CHIEFS 75.354

15


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

LA CULTURA DEL

JUGADOR FRANQUICIA En 2007 eran solamente 5 los jugadores franquicia en la MLS, en verano serán 48 con Kevin Doyle.

MLS

EVOLUCIÓN JUGADORES FRANQUICIA EN 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015

16

5

7

8

15 24

33 37

JUGADORES FRANQUICIA

COLORADO RAPIDS PORTLAND TIMBERS Fanendo Adi Gabriel Torres Liam Ridgewell Juan Ramírez Diego Valeri Kevin Doyle REAL SALT LAKE SEATTLE SOUNDERS Osvaldo Alonso Sebastian Jaime Clint Dempsey Joao Plata Obafemi Martins Kyle Beckerman TORONTO FC HOUSTON DYNAMO Erick ‘Cubo’ Torres Michael Bradley DaMarcus Beasley Jozy Altidore Alexander López Sebastian Giovinco CHICAGO FIRE ORLANDO CITY Kaka David Accam Carlos Rivas Kennedy Igboananike Bryan Rochez Shaun Maloney NEW YORK CITY FC DALLAS David Villa Mauro Díaz Frank Lampard Fabián Castillo NE REVOLUTION SPORTING KANSAS Matt Besler Jermaine Jones Graham Zusi MONTREAL IMPACT COLUMBUS CREW Federico Higuaín Ignacio Piatti

46 48

MLS 2015

SAN JOSÉ EARTHQUAKES Matías Pérez García Chris Wondolowski Innocent Emghara LA GALAXY Omar González Robbie Keane Steven Gerrard PHILADELPHIA UNION Cristian Maidana Maurice Edu Fernando Aristeguieta VANCOUVER WHITECAPS Matías Laba Pedro Morales Octavio Rivero DC UNITED Eddie Johnson Fabian Espindola NEW YORK RED BULLS Bradley Wright-Phillips


EL DINERO ATRAE A LAS ESTRELLAS

ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

A continuación, lista de jugadores que más dinero ganarán en 2015 o que ganaron en 2014 con los salarios base de los equipos MLS. KAKA 6.660.000

MICHAEL BRADLEY 6.000.000 JERMAIN DEFOE 6.000.000

CLINT DEMPSEY 4.913.004

ROBBIE KEANE 4.500.000

LANDON DONOVAN 4.250.000 THIERRY HENRY 3.750.000 TIM CAHILL 3.500.000

JERMAINE JONES 3.000.000

OBAFEMI MARTINS 1.620.000 MARCO DI VAIO 1.500.000

LIAM RIDGEWELL 1.200.000

PEDRO MORALES 1.190.000

GILBERTO JUNIOR 1.145.000

OMAR GONZÁLEZ 1.000.000 DEMARCUS BEASLEY 750mil ANDRÉS ESCOBAR 625mil MATT BESLER 600mil

FEDERICO HIGUAÍN 580mil

17


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

SOCCER

AFICIO

10 dólares equivalen a 9

premisa, a continuación lo entradas para la temp $500

Precio abono

$400

18

$300 $200 $100

D C S ER EAL N SÉ GLAN LLA NTO F COUV R SA O ALT RADO IRE A T O T U F S J D N N S O US AL GO FC TORO MO VAN RE IVA SAN NEW E HO RE E COL ICA CH NY H K C A L

$30

Media precios

$24 $18 $12 $6

S D S ON O EAL TO FC ALLA SÉ GLAN ULL R U SA AD RE ALT OUST B I T O U R D N S J F CO L C H EN ON ORO N LO ED O N AS F A A M R O G A V E W I S V C R T NY ICA NE CH E CH C LAK


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

PARA EL

ONADO

9 euros. Partiendo de esa

os precios de los abonos y porada 2014 en la MLS

temporada MLS

S EW PHIA LE Y ED ND NG ULL S CR L LAXSEATT ERS UNIT RTI B TLA E A O U R D D D G P B E S O S DC ILA UN SAS P BER LA LUM PH SO CO KAN TIM

entradas MLS

ER

LE Y ED ND EW LPHIA RTING LAXSEATT ERS UNIT CR TLA E A O R D S D G P S O U S DC ILA UN SAS P BER LA MB PH SO KAN OLU TIM

UV

C

¿QUIÉN VENDE MÁS CAMISETAS?

U

n estudio llevado a cabo por la propia Major League Soccer desveló quienes eran los futbolistas favoritos para los aficionados del fútbol en Estados Unidos. La lista, datada en 2014, la encabeza Clint Dempsey, de los Seattle Sounders.

1. Clint Dempsey 2. Landon Donovan 3. Michael Bradley 4. Thierry Henry 5. Tim Cahill 6. Robbie Keane 7. Jermain Defoe 8. Omar González 9. Graham Zusi 10. DeAndre Yedlin 11. Kyle Beckerman 12. Matt Besler 13. Wondolowski 14. Maurice Edu 15. Diego Fagúndez


UNA MIRADA DE

EL SOCCER EN AUGE ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

20

El House Park de Austin, hogar de los Austin Aztex en los que militó Carlos Vicens.


ESDE DENTRO ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

F

Texto de Carlos Vicens Entrenador nacional de fútbol Fotos de Agencias

altaban pocos días para concluir el mes de agosto y me encontraba vendiendo revistas del equipo universitario de fútbol americano de UT -University of Texas at Austin- justo antes del partido inaugural de la temporada 2007. Haciendo las veces de avanzado laboratorio para análisis del rendimiento deportivo, de gimnasio, de oficinas, de tienda oficial y de facultad de kinesiología -algo similar a lo que conocemos como ciencias del deporte-, el Darrell K Royal - Texas Memorial Stadium -situado en pleno corazón del campus universitario de la University of Texas at Austin, como una pequeña urbe dentro de la propia ciudad-, empezaba a teñirse de ese color naranja oscuro que siempre asociaré a UT. Conseguí vender todas las revistas que me habían entregado -lo hicimos los miembros de la plantilla del

equipo de fútbol para recaudar fondos para el club- y junto a un compañero de origen mexicano que jugaba de portero conseguimos colarnos -ya no recuerdo ni como- para poder presenciar en directo uno de los mayores eventos de cada curso académico en la ciudad: el partido inaugural del equipo universitario de fútbol americano en el majestuoso e imperial estadio lleno hasta la bandera de 85.000 almas -hoy la capacidad ya se ha ampliado por encima de los 100.000 espectadores- que consiguieron hacerme sentir un profundo escalofrío y erizarme la piel al acceder por la boca -en la que ningún miembro de la seguridad del recinto estuvo lo suficientemente atento como para darse cuenta de que nuestra camiseta de vendedores de revistas del equipo no permitía necesariamente el acceso al partido- a la

21


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

22

tribuna en la que viviría mi primera experiencia relacionada con el deporte en los Estados Unidos de América. Y en cierto modo podría decirse que esa primera experiencia ya me marcó. La música, el ambiente y la ambientación, el previo, la puesta en escena, todo aquello era mucho más que un simple partido, era más bien como una película sobre un partido. Ese día -aunque entonces todavía no fui consciente de elloempecé a darme cuenta de que en Estados Unidos el deporte se considera un verdadero espectáculo, y como tal se prepara, se diseña y se organiza para que aquellos que verdaderamente lo sostienen los aficionados que pagan su abono, su entrada, su televisión por cable o simplemente la cerveza en el bar al que acuden a ver su partido- lo puedan disfrutar al máximo. Lo cierto es que cuando aterricé en Austin, Texas, para cursar mi último año académico universitario, mi primer paso en la ciudad -tras instalarme en la habitación de la residencia en la que iba a vivir durante los siguientes once meses- fue acudir al campus universitario y preguntar por el equipo universitario de fútbol. Resulta que en la universidad no había equipo universitario masculino de fútbol, si no club de fútbol. Aunque a simple vista puedan parecer lo mismo, no lo son en absoluto. De sobra conocemos la relevancia que el deporte universitario tiene en el país norteamericano, en ese sistema de becas que permite a los jóvenes deportistas seguir en el sistema

educativo a pesar de ser deportistas de élite. El sistema universitario estadounidense establece que cada universidad debe tener el mismo número de becas deportivas masculinas y femeninas y debido al gran número de becas masculinas que se lleva el equipo de fútbol americano de UT -que es uno de los emblemas de la propia universidadno hay espacio para un equipo universitario masculino de "soccer". Sin embargo, sí lo hay de fútbol femenino y es probablemente el equipo universitario femenino más importante en UT. La diferencia entre un equipo

universitario y un club radican básicamente en la financiación. Mientras que el equipo universitario está organizado, gestionado y financiado por la propia universidad, el club surge de los alumnos, se financia mayoritariamente por ellos mismos y la universidad prácticamente sólo cede el nombre, el escudo y confirma y autoriza a sus alumnos a formar parte de ese club. Otro capital diferencial radica en la confección de las plantillas. En el caso de un equipo universitario, es la institución en cooperación con el staff técnico del equipo quien decide a qué deportistas se les ofrece una beca para cursar


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

23 los estudios en la universidad al tiempo que el alumno forma parte del equipo. Por tanto supone una inversión que requiere una importante consideración y toma de decisión previas. Sin embargo, UT sólo tenía un club de fútbol universitario, así que tan solo un día y medio después de haber llegado a la ciudad me encontré memorizando la ruta entre la residencia y los campos de entrenamiento -que se encuentran algo separados del campus- que debía recorrer esa misma tarde para plantarme allí y presentarme -en mi todavía precario inglés- como un alumno internacional recién lle-

gado y que quería formar parte de aquel equipo de fútbol. Así lo hice y de pronto me vi participando en la sesión de entrenamiento más multitudinaria que había visto jamás -entonces no era consciente de que meses más tarde viviría otra todavía con más jugadores- con más de 40 jugadores. Resulta que los primeros días de la pretemporada todos los alumnos que lo desean pueden presentarse a una especie de "open try-outs" y el cuerpo técnico acaba tomando una decisión sobre el diseño final de la plantilla. Dobles sesiones de trabajo, preparación exclusivamente física por la mañana y

En Estados Unidos el deporte se considera un verdadero espectáculo y se prepara para que el espectador lo disfrute al máximo.


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

24

También en Austin, como en el resto de EEUU, el soccer gana fuerza con el paso de los días y los Austin Aztex ya tienen incluso su grupo de animación: la Eberlyarmy.


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

muchos partidos de entrenamiento en las sesiones vespertinas, donde poco a poco se iba viendo reflejado -en la confección de los equipos que participaban en aquellos partidos repartidos en diferentes campos- qué jugadores iban pasando los cortes. Pronto empecé a coger confianza con algunos jugadores y a sentir la del entrenador, Matt Prewett. De modo que a las dos semanas de haber pisado por primera vez la capital del Estado de Texas me encontré disputando partidos amistosos y preparando la temporada con mi nuevo equipo, después de la tristeza que me produjo lograr el título de Liga Regional Preferente de Mallorca con el Cala d'Or, con el consiguiente ascenso al grupo balear de Tercera División, y no poder vivir la experiencia de competir en la máxima categoría balear con mis anteriores compañeros, con los que habíamos formado una gran familia en un club tan pequeño, que venía encadenando ascenso tras ascenso desde la más baja de las categorías del fútbol mallorquín. La temporada se inició con el equipo compitiendo en la liga de la sub-conferencia del centro y el norte de Texas, obteniendo grandes resultados y liderando la clasificación desde prácticamente el inicio. Largos desplazamientos en furgonetas, dos partidos cada fin de semana, un estilo de juego muy físico en general y la rivalidad acérrima e histórica de nuestro equipo con la universidad de Texas A&M de College Station para lograr el título de liga además de una de las tres

El hecho de jugar dos partidos el mismo fin de semana para ellos resultaba normal pero fue difícil acostumbrarse a tal nivel físico

plazas que daban acceso a la disputa de unos play-off de conferencia, que a su vez otorgaba dos plazas para alcanzar un campeonato nacional que siempre estuvo en nuestra mente desde el comienzo de la temporada. Toda la competición, absolutamente toda, se disputada entre inicios de septiembre y finales de noviembre -para dejar libres de competición las dos primeras semanas de diciembre donde se concentraban los exámenes finales del primer semestre del curso-, y rápidamente tuve que acostumbrarme no sólo al ritmo físico de la gran mayoría de los encuentros, si no sobre todo al ritmo de dos partidos casi cada fin de semana -para poder concentrar toda la competición en esos tres meses-. El equipo no sólo consiguió el título de subconferencia por delante de Texas A&M y de Texas Tech de Lubbock, si no que además se clasificó brillantemente para el campeonato nacional -junto con Texas Tech- en los play-off de la Region IV South Championship celebrados en el área metropolitana de San Antonio. Una fatídica tanda de penaltis nos privó de acceder a los cuartos de final de ese campeonato nacional celebrado en Pensacola, Florida, tras habernos clasificado como primeros

de grupo en la fase de grupos. De nuevo el formato de competición era muy comprimido sin que nadie le diera mayor relevancia-. Dos partidos de grupo disputados en jueves uno en horario matinal y otro en horario vespertino- y el tercero y definitivo disputado en horario matinal del viernes. Ese mismo viernes por la tarde se jugaban los octavos de final, dejando para el sábado los cuartos de final y las semifinales -obviamente jugados en horario matinal y vespertino respectivamente- y dejando la final para el domingo por la tarde. Paradójicamente, en esa fase final en que caímos en los penaltis de los octavos de final, el campeón acabó siendo el otro equipo clasificado de nuestra sub-conferencia, Texas Tech de Lubbock. Fueron tres meses intensos, muy enriquecedores y en los que pude experimentar de primera mano como se respira el deporte universitario y concretamente el fútbol en el país norteamericano. De todo ello me sorprendió gratamente el nivel técnico de los jugadores -que proviene no sólo de una buena base en la preparación y el entrenamiento de los más jóvenes en el fútbol, si no sobre todo de la preparación y experiencia multidisciplinar que muchos de los

25


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

jugadores han vivido en etapas más tempranas, siendo habitual que muchos hayan practicado hasta tres deportes distintos a un nivel considerablemente alto durante su adolescencia, lo que les otorga una riqueza coordinativa que les permite una rápida asimilación de nuevos conceptos y elementos técnicos, que el

26

foco en uno solo de los deportes que practicaban les exige-, el nivel táctico -influenciado por la Premier League que es la competición de más fácil seguimiento en el país-, el gran sentimiento de equipo -sintiéndose orgullosos y honorablemente parte importante de la universidad a la que pertenecen y siendo conscientes de que pa-

sean el nombre y el escudo de la misma por todos aquellos terrenos de juego en los que compiten-, la generosidad en el esfuerzo -influenciada por la cultura de la preparación física extremadamente exigente de los deportes históricamente predominantes como el fútbol americano y por esa idea de meritocracia tan arraigada en


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

los jóvenes norteamericanos, que no sólo les permite creer verdaderamente en sus sueños, si no que les mueve a esforzarse hasta el límite por conseguirlos-, y la puesta en escena -que más allá de parecer una interpretación juvenil de una película de deportes de Hollywood, se desarrolla desde el corazón de unos deportistas

con unos profundos valores como el honor, el valor y el coraje- del acontecimiento que supone cada partido. Pocos meses más tarde, ya en 2008, el destino quiso que un empresario inglés, miembro de la directiva del Stoke City, con negocios en el país norteamericano y afincado precisamente en Austin, creara una nueva franquicia profesional de fútbol en la capital texana -los Austin Aztex-, que volvería a disfrutar de un equipo profesional de fútbol casi una década después. Durante la temporada 2008, entre los meses de abril y agosto, la franquicia tendría un equipo compitiendo en la PDL -Premier Development League-, un equipo donde sólo había espacio para seis fichas para jugadores por encima de los 23 años y que serviría esta primera temporada -a partir de la siguiente ya operaría propiamente como un filial- para valorar a toda una serie de futbolistas de cara a la confección de la plantilla profesional de la siguiente temporada, ya que el club iba a tener a su primer equipo compitiendo en la USL-1, la máxima categoría de las que dependían directamente de la federación estadounidense de fútbol y la segunda en cuanto a nivel en el país por debajo de la Major League Soccer. Gracias a mi rendimiento en el equipo de UT recibí una oferta para firmar por los Aztex para formar parte de su plantilla PDL en esa tem-

Carlos Vicens militó en los Austin Aztex en la primera temporada del equipo americano. En la foto, el segundo por la izquierda de los sentados.

porada 2008, de cara a intentar ganarme un lugar en la plantilla profesional de cara a la temporada siguiente, así que de nuevo me vi envuelto en un nuevo e ilusionante proyecto que me iba a acercar al fútbol profesional en Estados Unidos. En este caso la historia fue muy distinta. También estuve en los "open tryouts" -todos los equipos que disputan una competición oficial organizada por la federación estadounidense de fútbol están obligados (la Major League Soccer también lo está pese a ser privada) a realizar esta especie de pruebas libres a las que pueden presentarse todos aquellos jóvenes que lo deseen para hacer realidad su sueño de convertirse en jugadores profesionales (muy en la línea del pensamiento americano que comentaba anteriormente de creer que los sueños pueden hacerse realidad)-, pero esta vez con la certeza de que estaría en la plantilla ya que me lo había confirmado el club. De nuevo tuve nuevos compañeros, pero esta vez conformando una plantilla mucho más heterogénea. Si en UT me había tenido que adaptar a un grupo de jugadores donde la mayoría ya se conocían de la temporada anterior y en el que todos ellos eran estudiantes universitarios, en mi nuevo equipo los jugadores llegaban de todas partes y de muy diversos contextos. Jugadores que procedían de equipos universi-

27


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

28 tarios con beca, otros que venían de plantillas de la Major League Soccer -como AJ Goodbolt que provenía de los Kansas City Wizards o Jamie Watson que procedía del Real Salt Lake y que había incluso disputado un amistoso dos temporadas antes frente al Real Madrid de Casillas, Raúl o Zidane, en una de las giras estivales americanas del conjunto merengue-. Algunos quemaban su última nave en busca de una oportunidad en el fútbol profesional -como Beto Papandrea, un central argentino de tremenda clase e inteligencia táctica que entonces ya superaba los 30, hijo de Luis Papandrea, un ex-jugador

profesional argentino que trasladó a su familia a Norteamérica al aceptar una oferta para ser entrenador al retirarse como futbolista; o como un servidor, que al no haber podido llegar a hacerme un sitio en el filial, tras estar entre los 15 y los 20 en las categorías inferiores del RCD Mallorca, me volvía a acercar al fútbol de elite por última vez en mi carrera como futbolista-. Y otros, tras despuntar en otros equipos, venían a competir para seguir creciendo como futbolistas. El ambiente era distinto. Más competencia, mayor profesionalidad, pero mismos valores, y todo ello envuelto en la sensación de que algo grande se

La hinchada de los Axtex abarrota en la actualidad el estadio texano cada vez que su equipo disputa un partido.

estaba gestando. El cuerpo técnico estaba formado por Bobby Murphy -director de una de las academias de formación de jugadores más prestigiosas del país localizada en Austin, St. Stephen's School, sede del club Lonestars- como entrenador asistente y Wolfgang Sünholz - entrenador alemán, ex-jugador del Bayern de Múnich de Beckembauer que acabó retirándose en el fútbol norteamericano de los setenta y que posteriormente como entrenador llegó a convertirse en


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

seleccionador sub-20 de los Estados Unidos- como entrenador principal. Aparte, Adrian Heath -entrenador inglés que formó parte del cuerpo técnico del Sheffield United y que como jugador se le considera una leyenda del Everton y llegó a jugar con el Manchester City, el propio Everton, Stoke City y el Espanyol en la década de los ochenta-, que iba a ser el entrenador del primer equipo a partir de la temporada siguiente, seguía la evolución del equipo -para valorar con qué jugadores de la plantilla de 2008 contaría para el equipo profesional que él dirigiría- e incluso desarrollaba las sesiones de entrenamiento matinales. En aquel entorno de profesionalismo que vivíamos el club "marquenitizó" completamente la puesta en marcha del proyecto. Anuncios, publicidad, entrevistas, presentación oficial del equipo ante los medios de comunicación, eventos con jugadores en la ciudad, entrevistas y una moderna página web le dieron al equipo una envergadura insólita en la ciudad. La presión se palpaba en el día a día del equipo, todos estábamos allí para intentar dar el salto a la plantilla profesional, sin embargo el clima entre la plantilla era muy positivo, nos apoyábamos los unos en los otros. Los resultados acompañaron al equipo, que se proclamó campeón de la sub-conferencia de PDL en la que competía -formada por los estados de Texas, Louisiana y Mississippi, y que de nuevo por su reducido espacio temporal de competición iba a contener fines de semana con más de un partido- y se clasificó para

las finales de la Southern Conference que se disputaron en Orlando, Florida. Cuatro equipos a disputar semifinales y final para obtener una única plaza en la final four nacional. Vencimos al filial de los Atlanta Silverbacks -habíamos perdido en la tanda de penaltis la eliminatoria a partido único de primera ronda de la Open Cup, una competición copera muy similar a la FA Cup inglesa (donde todos los equipos de las distintas categorías oficiales participan y compiten en eliminatorias a partido único que se deciden en sorteo puro) que habíamos disputado en Austin ante el primer equipo de la franquicia de Georgia- en el partido de semifinales, donde anoté mi único gol de la temporada, y caímos derrotados al día siguiente en la final frente a Laredo Heat, que se había clasificado como segundo en la misma sub-conferencia que nosotros -y al que habíamos derrotado en los dos partidos de liga regular- y que posteriormente se iba a clasificar a su vez para la segunda de sus tres finales nacionales consecutivas. Concluyó la temporada y llegó el momento de regresar a casa tras más de un año fuera, no sin antes recibir el galardón de Clubman of the year en la gala de final de temporada del equipo, y una oferta para firmar un contrato profesional formando parte de la plantilla del primer equipo en la temporada 2009, que acabé no atreviéndome a aceptar. La franquicia compitió una temporada en USL-1 y otra en la USSF D2 Pro League -que era la competición equivalente a la USL-1 tras la reestructura-

ción de competiciones que realizó la federación estadounidense en esa época- antes de trasladarse posteriormente a Orlando -aunque conservó al presidente Phil Rawlins, al entrenador Adrian Heath y a todos los jugadores con contrato en vigor-, cambiando su nombre por el de Orlando City y preparando su asalto a la Major League Soccer -tras cuatro temporadas compitiendo en USL-Pro, una categoría por debajo de la que ocupaba al estar ubicada en Austin- donde el club compró una plaza para competir a partir de 2015 -ya que en el sistema de competición estadounidense no existen los ascensos y descensos de categoría, si no que cada franquicia se sitúa en la división en la que económicamente le interesa participar-. La historia se terminó pero me dejó multitud de recuerdos y experiencias que siempre conservaré. Aprendí mucho, a todos los niveles. Descubrí un gran potencial futbolístico en un país donde el número de niños que lo practicaban ya superaba al de los deportes históricamente mayoritarios y que sigue creciendo a pasos agigantados. Un fútbol en auge que poco a poco va recibiendo la inversión que le falta para dar un verdadero salto de calidad, y que con Klinsmann dirigiendo al equipo nacional se ha acabado de abrir hacia un nuevo estilo, consolidando un proceso de desarrollo transversal que lo acabará alejando definitivamente de las ideas preconcebidas de un fútbol físico y pragmático que había recibido de su herencia británica.

29


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

Cada gol de falta de Beckham era repetido en cada televisión a lo largo y ancho del planeta una y otra vez y la MLS lo aprovechó a la perfección.

30


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

QUIERO SER COMO

BECKHAM E

Texto de Jorge Ulloa @redjor Fotos de Agencias

n Estados Unidos saben cómo montar espectáculos y entretenimiento. Si algún director decide realizar una película de acción sabe que, salvo que tenga algo diferente a todo lo que ya se ha hecho, lo cual es bastante complicado, esta triunfará si cuenta con alguien como Jason Statham en el rol protagonista. Ya puede ser mala la película que si cuenta con él sabes lo que te va a ofrecer y que va a atraer gente a verla. Pues en el fútbol es similar.

La MLS sabe que si quiere llegar a tener éxito necesita estrellas, es decir, saben que si quieren llegar a ser como sus hermanas mayores (MLB, NBA, NFL y NHL), necesitan ese empujón mediático que dan las estrellas. Nadie en USA va a reinventar el fútbol a estas alturas (o eso parece) luego igual que con las películas de acción, sólo queda la segunda opción. Esa opción que hace que alguien a quien apenas le interesa el ‘soccer’ vaya a un estadio, compre una en-

31


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

32

trada y vaya a ver a ese jugador del que sus compañeros de trabajo le han dicho que es una estrella mundial. E igual, tras esa primera vez esa persona descubre que el fútbol no es tan aburrido y vuelve a otro partido. Así se establece un espectáculo y se crea una masa estable detrás. Eso sí, la MLS tiene todavía un grave problema que solucionar con las estrellas y no es otro que esa sensación de que sólo van a retirarse y ganar dinero allí. Desde su creación en 1996, la liga ha atraído buenos jugadores tanto norteamericanos como sudamericanos, pero los europeos que daban el salto lo hacían para ganar unos pocos millones más antes de colgar las botas, lo que actualmente también hacen muchos en países como Qatar. Los primeros grandes nombres que dieron algo más que publicidad podrían ser Carlos Valderrama, que aun estando en el final de su carrera rindió bien o Roberto Donadoni, que incluso siguió yendo dos años más a la selección mientras jugaba en la MLS en Nueva York antes de regresar una temporada a Milán para ya retirarse definitivamente en Arabia Saudi. Pero eran casos aislados, ya que lo más normal era ver que si una gran figura del futbol europeo daba el salto, como sucedió con Lothar Matthaus, fuese para puro marketing y que tras 16 partidos se retirase. Sin embargo, es posible que un punto de inflexión a esa tendencia llegase en 2007 con el fichaje de David Beckham. El desembarco del británico en

Los Ángeles no era igual que lo que se venía viendo hasta ese momento en la liga norteamericana. ‘Becks’ apenas tenía 32 años y su cambio de liga incluso sorprendió, ya que daba la sensación de que todavía tenía gasolina suficiente para seguir un par de años a buen nivel en Europa viendo su última temporada en el Real Madrid. No negaremos que el ‘boom’ mediático fue gigantesco. Cada gol de falta de Beckham era repetido en cada televisión a lo largo y ancho del planeta una y otra vez y la MLS lo aprovechó a la perfección. A raíz de ello y ya que es una liga controlada por límites salariales como todas en USA (aunque dije que no iban a reinventar el fútbol, este es un punto interesante que más de una liga podía plantearse) se instauró la ‘ley Beckham’, que permitía a los clubes tener dos plazas cuyos salarios no contarían íntegros para el límite salarial sino sólo una cifra que no sobrepasaría los 400.000 dólares, destinadas a estrellas para pagarles salarios más altos o incluso traspasos. Por si alguien no conoce el funcionamiento, en USA las ligas por lo general se rigen por limites en contratos en los primeros años (incluso en el máximo a ofrecer en las renovaciones), límites salariales para los equipos y los traspasos como los conocemos en Europa no existen, allí se ejecutan ‘trades’, intercambiando jugadores, elecciones de draft o derechos entre dos o más equipos cuya suma en valor salarial sea similar.


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

33


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

34

Pero la MLS sabía que, si quería atraer estrellas, al menos por el momento, debían apartar ligeramente sus principios y dar facilidades. Quizás si en un momento dado se convierten en una liga de referencia, vuelvan al estado anterior y que los europeos entren en la liga de una forma similar a la NBA. Esta regla inicialmente iba a expirar en 2009, pero se renovó en 2010 sin fecha límite en el horizonte. Beckham, que informalmente le dio nombre a la ‘Designated Player Rule’, se benefició firmando un contrato de casi 7 millones de dólares al año, dinero que obviamente los Galaxy iban a rentabilizar me-

diante publicidad y merchandising. Y tras él llegaron muchos más, siendo el último Steven Gerrard, que hace no demasiado firmó para 2015 con los Galaxy. Aunque esta norma buscaba mejorar el nivel de la MLS y atraer estrellas, su uso no siempre ha sido el mejor. Toronto en 2010 la utilizó con Mista para pagarle un salario de casi un millón de dólares por apenas 9 partidos o los New York Red Bulls que le pagaron 4 millones al año a Rafa Marquez por un rendimiento bastante pobre, llegando a ser fuertemente criticado por la prensa especializada, tachán-

dole incluso de borrarse en los partidos. Sin embargo, si acertaron en pagarle casi 5 millones al año de promedio a Henry durante su larga estancia en la liga. El francés, que seguía derrochando calidad, acabaría su estancia en Nueva York con 51 goles en 122 partidos y una sensación de compromiso completo con su equipo. Este es el claro ejemplo de lo que quiere la liga, estrellas que no lleguen a hacer dinero mientras se arrastran por los campos. En la nueva ‘hornada’ liderada por Villa, Kaka, Lampard o Gerrard surge un problema bastante complicado, el de las


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

cesiones. La MLS no sigue el mismo calendario que las ligas del viejo continente, luego mientras no hay competición, muchos jugadores vuelven a Europa a entrenar y prepararse e incluso jugar algún encuentro. Era habitual ver a Henry en invierno en las instalaciones de entrenamiento del Arsenal, llegando una temporada incluso a jugar de nuevo para ellos antes de regresar al club que realmente le pagaba su salario en esos momentos. Pero casos como el de Lampard, cuya cesión del New York City a su hermano mayor, el Manchester City, levanta polémica. ¿Realmente le ficharon para la

MLS o sólo fue un movimiento para que acabase reforzando al equipo de Pellegrini porque se veía aun aportando al máximo nivel? ¿Y si es así, esto sería trampear las normas de la MLS ya que el New York City le paga para que no juegue allí? Lo mismo podría llegar a suceder con Gerrard, quien en su contrato recientemente firmado tiene una cláusula para ir cedido al Liverpool. Defoe es otro caso complicado ya que pese a los más de 6 millones que le pagó Toronto el año pasado, la experiencia no funcionó y prefirió volver a Inglaterra. Pero como se ha indicado, no todo es malo. Además de Henry o Beckham, jugadores como Martins o Robbie Keane eligieron la MLS no sólo para ganar dinero, sino para desplegar su mejor fútbol. Y es que no todos van a retirarse, sino que más de uno ve en USA una oportunidad para rehacerse, brillar y sentirse en su

plenitud como futbolistas. Villa debutó marcando, dando buenas sensaciones y Kaka afirmó en rueda de prensa que estaba seguro que muchos más jugadores darían en un futuro próximo el salto a la MLS además de haber rechazado ofertas mayores porque el proyecto de Orlando le permitía volver a sentirse un lider. Eso es lo que la liga americana busca y no retiros espirituales (y millonarios). Salarialmente, este año, Kaka rompe todos los records con más de 7 millones, seguido por dos de las estrellas locales como son Clint Dempsey y Michael Bradley, jugadores de primer nivel norteamericanos que han acabado eligiendo seguir sus carreras en la MLS o los 6 millones que también percibirá Villa. La liga busca rentabilizar las millonadas que paga no sólo para publicidad, sino para crear una liga competitiva que atraiga más y más jugadores. ¿Funcionará esta inversión?

35


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

36

CRACK SE ESCRIBE EN FEMENINO

E

Texto de Mónica Fernández @Pinturicchia13 Fotos de Agencias

n España estamos demasiado acostumbrados a que el fútbol femenino viva entre las sombras ignorado por las masas y por los grandes medios de comunicación. Mientras los “Messi” y los “Cristiano” ganan indecentes cantidades de dinero, ocupan portadas y portadas y minutos y minutos de televisión, las futbolistas en su mayoría no son ni profesionales y se enfrentan a un mundo que es muchas veces difícil (problemas económicos) y demasiadas veces directamente hostil cuando le ven la cara al machismo más rancio. No pasa igual en Estados Unidos donde el fútbol femenino goza de una

aceptación y un prestigio envidiables. De los tres millones de personas que tienen fichan en USA la mitad pertenece a mujeres. En el país del Tío Sam se jactan de que su selección femenina es una potencia mundial que tiene dos mundiales y cuenta en su escuadra con varias de las mejores jugadoras del mundo. Tal es el orgullo por las chicas que trece senadores del Congreso de los Estados Unidos llegaron mostrar su rechazo a que las mujeres tengan que jugar el próximo Mundial de Cánada en hierba artificial y pidieron a Blatter que rectificase. Parte del éxito del fútbol femenino tiene su explicación en


ESPECIAL LA PASIĂ“N DEL SOCCER

37

Abby Wambach y Alex Morgan son las dos grandes estrellas del soccer actual en los Estados Unidos.


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

38

algo tan simple como evitar la discriminación y apoyar la igualdad. En 1972 se adoptó una ley que obligaba a dar las mismas becas deportivas a hombres y mujeres. Había que corregir la diferencia que ya existía con otros deportes como el fútbol americano y las mujeres encontraron su hueco en el “soccer”. Con esas leyes y el deporte universitario, Estados Unidos ha conseguido ser una potencia del fútbol femenino. A lo largo de todo el siglo XX las mujeres llevaban practicando fútbol en las universidades. El primer partido con cierta importancia fue una exhibición de las Dick, Kerr`s ladies, el equipo inglés de mujeres más conocido de la época, pero se tuvo que esperar a los años 70 para los primeros partidos organizados en Estados Unidos. Actualmente, la selección norteamericana ocupa el segundo lugar en el ranking de selecciones de la FIFA sólo por detrás de Alemania. Los chicos ocupan en su lista el puesto número 32. Sin embargo, a pesar del éxito de la selección y de la popularidad del deporte entre las féminas estadounidenses, no se ha conseguido afianzar un sistema exitoso de liga. El primer intento fue la Women`s United Soccer Association que se disputó durante tres años y tenía a auténticas estrellas como la alemana Birgit Prinz o la americana Mia Hamm, que en el momento de su retirada fue considerada la mejor futbolista de todos los tiempos. La liga fue retransmitida por ESPN y otros canales menores pero a los tres años acumulaba

pérdidas de más de 100 millones de euros y la historia se acabó. En 2009 se intentó otra vez y la primera temporada, con la victoria final del Sky Blue FC, tuvo cierto éxito. Pero una serie de problemas internos incluida una batalla legal con el dueño de la liga, Dan Borislow, y la falta de inversiones dieron al traste con la temporada del año 2012. Actualmente se disputa la National Womens`Soccer League, formada por nueve equipos. La selección, por su parte, es una potencia del fútbol femenino hasta el punto de haber ganado dos mundiales y cuatro de los cinco juegos olímpicos donde el denominado soccer ha sido disputado en la categoría de mujeres. Un éxito que ha propiciado gran fama a varias jugadoras norteamericanas. Los “Messi” del soccer en América llevan tacones y se llaman Hope Solo, Abby Wambach, Alex Morgan o Mia Hamm, quizá los iconos más conocidos del país. Mia Hamm está considera como una de las mejores, sino la mejor, futbolista de todos los tiempos y defendió la camiseta yanqui durante 17 años, ganando Dos Copas del Mundo y dos medallas de oro en las Olimpiadas. Hija de un piloto de las Fuerzas Armadas, debutó con tan sólo 15 años en la selección y ha tenido el récord de goles marcados hasta que se lo arrebató Abby Wambach, una de las actuales estrellas. Esta delantero centro, nacida en Rochester, consiguió ganar el premio a jugadora del año de la FIFA en 2012, siendo la primera estadounidense en conseguir el galardón en diez

años. Como caras mediáticas, el fútbol estadounidense es conocido por Alex Morgan y por la portero Hope Solo cuya vida llena de dramáticas circunstancias ha sido objeto de exagerada atención para la prensa. El próximo reto del fútbol femenino estadounidense es el Mundial que se va a disputar en Cánada a partir del 6 de junio. El cupo de equipos ha


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

IGUALDAD, TAMBIÉN, EN EL CÉSPED

A

aumentado de 16 a 24 y las americanas están encuadradas en el grupo D junto con Australia, Suecia y Nigeria. La cita canadiense llega, como suele ser habitual, con favoritismo para las norteamericanas que además ganaron a principios de marzo el Torneo de Algarve, una de las citas más prestigiosas del calendario femenino.

Mia Hamm está considerada la mejor futbolista de la historia de los Estados Unidos.

lgunas de las estrellas del combinado yanqui han expresado públicamente su malestar por el hecho de tener jugar el próximo Mundial de Cánada sobre césped artificial. Abby Wambach, la capitana de Estados Unidos, fue fuerte y contundente en la revista Sport Ilustrated. “En la FIFA hay una discriminación de género al obligarnos a jugar en una cancha que tiene una superficie de segunda clase”. Amy y otras 40 jugadoras mandaron una carta a la FIFA amenazando con iniciar acciones legales en contra de la FIFA si no cambiaba la decisión de jugar sobre superficies sintéticas. Las futbolistas creen que una superficie de hierba natural tiene más riesgo de lesiones y que el fútbol es distinto haciendo que el balón vaya más lento y sea más complicado controlarle. En los 80, la FIFA prohibía que sus campeonatos se disputasen en artificial aunque el reglamento cambió por las mejoras técnicas de la hierba sintética. En los dos últimos mundiales de categoría masculina se utilizo la hierba híbrida, natural con injertos sintéticos. Las jugadoras se siente como conejillas de indias y la polémica ha enturbiado el que será el Mundial con más participantes de la historia.


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

40

DEL SOCCER AL FÚTBOL DE ÉLITE

Texto de José David López @elenganchejd Fotos de Agencias


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

L

os vagos recuerdos que un niño adulto de mi edad puede recuperar siempre van unidos de la mano de citas futbolísticas de primer nivel. En esos términos, los Mundiales ocupan toda la capacidad de mi hipocampo y aunque soy capaz de distinguir momentos de Italia 90 y la semi-desconocida Eurocopa del 92, fue USA 94 la cita que manifestó en mí la pasión que me engancha desde entonces a este deporte. Podría recuperar la Brasil campeona con Dunga, Bebeto y Romario sobre el Rose Bowl californiano, el enorme sentimiento que me despertó el fútbol sueco tras una generación única con Brolin, Dahlin o Larsson, e incluso me encantaría hablar de la mejor Bulgaria que existió en la historia con un Stoichkov en estado de gracia. Sin embargo, lo auténticamente imborrable lo destaparon los amantes del soccer, la selección local, los Yankees del 94. Nadie que se etiquete como romántico-vintaje-parabólico, podría pasar por alto aquél portero de melena al viento (Tony Meola – hoy comentarista de canales estadounidenses para la MLS), un central pelirrojo que imponía más respeto por su apariencia que por sus centímetros (Alexi Lalas – hoy directivo del campeonato), un extremo veloz con vanguardistas rastas como cabellera (Cobi Jones – embajador y comentarista de la MLS) o una estrella mediática cuyo enorme éxito y caché sólo se podía explicar desde el punto de vista

patriótico (Eric Wynalda – hoy director técnico de la siguiente franquicia en entra en la MLS, Atlanta). Allí, en ese 1994, nació el soccer. Un deporte europeo, novedoso y extremadamente lento y aburrido para la sociedad estadounidense, enamorada locamente de otras prácticas de mayor arraigo histórico. Ellos nunca defendían los valores de un deporte en el que ambos podía empatar y que no hubiera ganador. No era su concepto, no era su esencia y no era su negocio… Ahora, más de una década después, ese deporte experimental y minoritario, ha dejado de serlo. El soccer es fútbol y encuentra cada día un hueco de mayor autoridad, evidenciando un crecimiento brutal que podría terminar, por qué no, con un éxito a nivel mundial. Aquella mítica y ‘bohemia’ generación del 94, imborrable, fue dejando paso a jóvenes formados en las escuelas universitarias (la mayoría de ellas ya incluyen un sistema de estudios adaptado al deporte rey), a imagen y semejanza del fútbol americano, baloncesto o natación. Ante la demanda existente, algo que la extinta y ahora renacida NASL (North American Soccer League) no pudo lograr en sus días de gloria, en 1996 se creó la MLS. No era un paso más. Era, el paso. El primer campeonato profesional de Estados Unidos. Su proyección no tardó en reflejarse pues sus dirigentes, auténticos enamorados del fútbol que derrocharon millones de dólares para involucrar y ex-

41


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

42

tender raíces por todo el país, supieron moverse con inteligencia. Tras varias adaptaciones que incluyeron mejoras en el reglamento para europeizarlo y nuevas franquicias para ampliar su radio de expansión, buscaron aprender aquellas bases organizativas de las que adolecían (alcanzaron acuerdos de colaboración con la Bundesliga con la idea de obtener los conocimientos del campeonato europeo de mayor éxito actualmente). Desde 2004, el modelo es exactamente el mismo que rige en Europa bajo la tutela de la FIFA (a excepción de los play-off típicamente americanos). La clave estaba. Faltaba ‘enganchar’. La progresión de la MLS propició que muchos jóvenes entraran en el universo futbolístico y que las nuevas generaciones estén empezando a reflejar su amor por un deporte que dejó de ser extraño. En una sociedad tan cosmopolita y mundana, cuyas raíces aparecen por cualquier rincón del planeta, la pelota ha encontrado por fin la visión positiva de los norteamericanos, que ahora sí disfrutan y enloquecen (compraron más entradas para el Mundial de Sudáfrica que nadie y repitieron en el de Brasil) con los hombres de Bob Bradley primero y con los de Jurgen Klinsmann hoy. Estados Unidos es ya un habitual de las fases finales, sus jugadores son conocidos en todo el mundo, tienen cierto éxito en los campeonatos de mayor competitividad y a nivel de selecciones, ya han demostrado en grandes torneos su capacidad y talento.

Pero el paso fundamental ha llegado en los últimos años gracias a la buena proliferación de sus bases. Con un organigrama perfectamente trabajado para que cada franquicia tenga unos límites salariales muy fijos, para que solo pueda otorgar tres plazas a jugadores súper-estrella que superen ese sueldo standard y para que exista un sistema de Draft que seleccione jóvenes que llegan desde universidades o clubes inferiores, la MLS ha gestionado su ‘universo’ creando una fuerza global muy poderosa. El atractivo Beckham, el aporte de Henry y la llegada cada temporada de jugadores de mayor nivel, sirvió además para atrapar sus metas financieras, pues el negocio es aquella ramificación determinante para que un deporte triunfe o no en la cultura estadounidense. Y lo hace. Así se comprobó este curso 2015 cuando se firmó con varias televisiones de todo el mundo, el contrato televisivo soñado para ofrecer cobertura planetaria del torneo. Un respaldo que asegura crecimiento y proyección. Hace veintiún años, cuando el soccer engendraba sus primeros fundamentos, ganar una Copa de Oro, eliminar a España de la Copa Confederaciones, clasificarse para cada Mundial o hasta ser competitivo en esos términos, era una quimera inalcanzable y una teoría absurda. Hoy es el fiel reflejo de un crecimiento que no tiene freno. Donovan, Dempsey, Howard, Altidore, Bradley… son estrellas. Zardes, Diskerud, Gil, Yedlin… lo serán. Todos unidos, mejoran día tras día en los campeona-

tos europeos de máximo nivel y forman un bloque compacto capaz de sorprender a cualquier rival. Si los 315 millones de habitantes estadounidenses han logrado liderar el medallero olímpico en siete de los últimos nueve Juegos Olímpicos (fueron segundos en los dos res-


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

tantes), han levantado mundiales en cualquier práctica deportiva y sostienen con orgullo muchos de los mejores campeonatos del planeta, ¿Qué nos hace pensar que el fútbol seguirá mucho tiempo en dominio europeo-sudamericano? La MLS ya se empeña en demostrarlo…

El pasado Mundial de Brasil fue una muestra del potencial futbolístico que los Estados Unidos empiezan a demostrar.

43


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

44

GOL EN PUERTO ESPA 40 AÑOS DESPUÉS

Texto de Sergio M.Potenciano @Squadraeterna Fotos de Agencias


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

AÑA

M

eses después de ver como la máxima figura histórica del soccer dice adiós a años de buen juego sin ser citado para el Mundial de Brasil, Landon Donovan se despedía siendo la última pieza del puzzle americano. Un juego en el que el Mundial de 1994 en tierras yanquis supuso la ficha fundamental donde desarrollar la magia del fútbol. Fundamental que no la primera. Allí, aquel verano en el que Romario, Bebeto o Raí se hacían con el título, los campos de la NFL bajo la luz del sol y el calor de los americanos fraguaban el crecimiento del fútbol en un país donde se echaban de menos los focos del balón. Años antes, dos goles poco recordados pero a la postre fundamentales iniciaban la historia que tuvo su éxtasis en la cita del verano del 94. Los frutos que se recogieron tras el Mundial americano propiciaron una liga más competitiva, una organización que permitió reunir a estrellas provenientes de todos los rincones del planeta y que también suponía la exportación de talento fuera de las fronteras americanas. En 2002 de la mano de MCBride y Donovan, Estados Unidos rozó las semifinales del Mundial de Corea y Japón y la última imagen de los americanos en tierras brasileñas no pudo ser mejor, una generación que sin su estrella y tras el buen hacer de Klinsmann en el banquillo rayó a gran nivel. Una prueba más en la que basar nuestras sospechas, el soccer está creciendo a pasos agigantados desde aquel verano del 94, pero hay

algo más, dos goles, dos goles en los que los Estados Unidos empezaron a colocar el fútbol unos peldaños más arriba en su estatus particular. Dos figuras olvidados, dos futbolistas para siempre recordados en la historia del fútbol en Estados Unidos y dos países que permanecerán en la memoria del aficionado al soccer. Tomemos nota, Joe Gaetjens, Paul Caligiuri, Inglaterra y Trinidad y Tobago. La historia llama a nuestra puerta. Corría el año 1930 cuando se celebraba la primera edición de los Mundiales de fútbol, allí, el combinado americano se colocó en los puestos nobles, un tercer puesto del que poco se conoce, los norteamericanos compartían pódium con Uruguay y Argentina quedando por encima de selecciones como Francia, Bélgica, Yugoslavia, México o la propia anfitriona, Brasil. Bert Pateanaude con sus cuatro tantos en el torneo se erigía como el primer ídolo norteamericano. Un primer paso en el camino. Desde ese momento y prácticamente hasta la década de los noventa, la historia no tuvo líneas positivas para el fútbol de Estados Unidos. Entre tanto, la única página gloriosa tiene nombre y apellidos. Un capítulo escrito por Joe Gaetjens en el Mundial de 1950. Corría el minuto 38 del segundo encuentro de la fase de grupos, España ya había pasado por encima de los americanos y los ingleses se disponían a hacer lo propio. Pero aquel 29 de junio la historia hacía un paréntesis con el fútbol estadounidense, la victoria más importante y de más

45


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

46

renombre y recuerdo llegaba ante el país que inventó el fútbol. Inglaterra se despedía del Mundial de 1950 tras caer derrotada en manos americanas. Joe Gaetjens fue el verdugo y grabó para siempre su firma en el recuerdo. Recuerdo eterno tras el tremendo bache que atravesaría su fútbol los años posteriores. Un largo viaje que ni los tiempos de lujos con la NASL pudieron evitar, Pelé, Carlos Alberto o Beckembauer desembarcaban en Estados Unidos hasta que la burbuja de lujo explotó dejando poco más que las sombras de aquellos jugadores que eligieron Norteamérica como escaparate futbolístico. Desde ese gol eterno de Gaetjens, un vacío prolongado, una historia que no

H

asta el gol de Paul Caligiuri en 1989, el de Gaetjens en el Mundial de Brasil en 1950 era el más importante en la historia del fútbol de los Estados Unidos. Inglaterra, favorita al torneo, sucumbía ante una frágil selección americana y decía adiós al Mundial. Una catástrofe como titulaban los medios británicos y un gol, el de Gaetjens, que lejos de cambiarle la vida, sí

apostaba por el soccer hasta prácticamente cuatro décadas después. Cuarenta años desde aquel minuto 38 frente a Inglaterra en Brasil. Entonces, cuando el fútbol de USA agonizaba, Puerto España vivió el despertar del sueño americano. La selección que dirigía Bob Gansler se enfrentaba en un duelo crucial a Trinidad y Tobago, y allí, Paul Caligiuri volvió a recordar las escenas vividas allá por los años 50. Cuando más bajo estás más gusta subir, y así lo hacía Estados Unidos. Los Mundiales de fútbol y el soccer americano volverían a verse las caras, la pieza necesaria para ese puzzle que acabaría por tomar forma en su Mundial de 1994 estaba colocada. Corría el año 1989 y Estados Uni-

dos sellaba su participación para Italia 90. Siempre será recordado. De 1950 a 1990, varias generaciones de futbolistas rompían a llorar tras ver que el tanto de Caligiuri ante Trinidad y Tobago les daba la alegría a todos aquellos que trabajaron sin éxito desde el primer hito americano. Paul David Caligiuri nunca fue una estrella, no destacaba por su calidad, por sus tantos y ni tan siquiera se puede decir que destacaba. Pero es historia. El Salón de la Fama del Soccer Nacional le brinda homenaje junto a Micelle Akers o Eric Winalda. “El tiro que resonó por todo el Mundo” como gusta llamarlo en Estados Unidos fue obra suya. La volea que inició el éxito y el creci-

JOE GAETJEN

EL PRIMER HÉR

sirvió para que su nombre fuese eterno. Este delantero nacido en Haití vivió el mejor momento de su carrera cuando tras celebrar el tanto que daba la victoria a los suyos frente al combinado inglés salía al hombros del Estadio donde decidió dejar su sello. Desde entonces, ‘Jo’ vivó un auténtico suplicio. Su fama tras el primer Mundial celebrado tras la II Guerra

Mundial le llevó a Francia. Firmaba por el Racing Club de París, dos goles y un paso efímero. En 1952 regresaba a su Haití natal para desempañar la labor de comerciante. El fútbol había acabado, la tintorería familiar era su negocio y el deporte un mero pasatiempo. La política volvía a cruzarse en el camino de un futbolista. El 8 de julio de 1964, una milicia de Duvalier, dictador hai-


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

miento que vive actualmente USA lleva su nombre escrito. Desde aquellas eliminatorias a finales de los ochenta no faltan a ninguna cita, los jugadores americanos son de sobra reconocidos, su actual selección tiene el respeto del Mundo y estrellas europeas no dudan en jugar para la MLS, una liga cada año más fuerte y de mejor nivel. Joe Gaetjens anotó en 1950 para que la zurda Paul Caligiuri tomase el relevo en 1989. Dos mitos que pocos recuerdan pero son la historia del fútbol en Estados Unidos. Desde abajo para poder crecer. Porque los focos de la última leyenda, la de Landon Donovan, tienen origen antes, y ahí tienen mucho que decir Gaetjens y Caligiuri. Historia del soccer.

NS

47

ROE

tiano de la época y rival de los ideales de la familia de ‘Jo’, lo sacó de su coche pistola en mano. Desde aquel momento nadie supo más de Gaetjens. Un triste final que probablemente acabó con su vida. En 1976 fue incluido en el Salón de la Fama del fútbol de USA. Un héroe americano sin final feliz. Un héroe americano de quien nadie supo su final. En la actualidad, Caligiuri forma parte del Hall of Fame del soccer en los Estados Unidos.


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

ÁGUILAS Y ESTRELLAS

48

Unidos por nexos que se remontan a la emigración, Alemana y Estados Unidos nunca estuvieron tan cerca. Fútbol, dinero y conveniencias convergen en un mundo donde las fronteras y los intereses de cada son los que deciden. Unas águilas “alemanas” que vuelan libres entre el cielo azul norteamericano.

Texto de Shark Gutiérrez @Shark_Gutierrez Fotos de Agencias

Udo Lattek pasó la mayor parte de su carrera como entrenador en Alemania pero también llegó a España para hacerse cargo del FC Barcelona.


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER


C

50

ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

Son las siete de la mañana en las afueras de Austin (Texas), y Will ya está levantado para empezar el día. A sus 60 años, recién cumplidos, es un hombre “de los de antes”: duro de carácter, con una sonrisa muy típica en el Sur de Estados Unidos, para combatir el acuciante calor que siempre azota a la ciudad en verano. Su sombrero acompaña a los vaqueros de pana y una camisa a cuadros, de esas que tienen bolsillo para guardar las cosas más importantes en su profesión: dueño de una explotación ganadera. Poco queda de aquél Willheim que huyó de la antigua República democrática alemana a principios de los 80. Sus ojos azules y barba caneada de tres días, hacen poco probable imaginar de dónde viene, algo muy distinto de cuando emigró. Willheim tenía un primo norteamericano en San Antonio, descendiente de un largo linaje que aterrizó en el estado texano allá por el siglo XIX, en busca de un porvenir que, su entonces país, no le aseguraban. Algo nada extraño, y que se lleva dando desde que Estados Unidos no era como tal, sino una dicotomía entre bandos confederados constantemente en guerra por el territorio. Sus sentimientos y su identidad quedan divididas cuando se les pregunta si se sienten más americanos que alemanes o viceversa. En la familia probablemente digan que “son más americanos que el Fried Chicken”, mientras otros dejan entrever sus filias de pertenecer a una nación sufrida. Algo que no hace más que certificar el nexo y unión

entre ambos lugares, lejos de los mitificados puntos discordantes entre ambos: el 10 % del origen de la población del estado sureño procede de “Germania”. Alemania ha tenido un peso estructural importante en el desarrollo poblacional de los Estados Unidos, una nación que se ha visto influenciado (más que nadie) por la emigración. Sin embargo, las guerras separaron mucho de lo que unían a ambos. Realmente, Alemania no fue un país como tal hasta después de la caída del muro berlinés. Entre imperios prusianos, repúblicas de Weimer y estados divididos a partir de 1949, los alemanes tienen mucha historia como pueblo, que no como una unión. Es más, Alemania fue el escenario donde la “Guerra Fría” fue más caliente que nunca, estableciéndose dos potencias que luchaban por una división mundial: “los buenos y los malos” según la ideología e intereses al servicio de la imposición de unos sobre otros. Es por eso que Estados Unidos abrió bases a lo largo de la República Federal, con la “excusa” de vigilar a los estados comunistas (con la URSS detrás de todo el entramado) tras el “telón de acero”. Lo que un siglo antes era la inmigración alemana a Norteamérica, desde mediados del siglo XX fue todo lo contrario: un sinfín de familias (de diferentes razas desarrolladas en Estados Unidos) que crecieron en un territorio y unas costumbres distintas; una mescolanza racial que derivó en hijos de americanos nacidos, criados y crecidos en Europa y, por ex-

tensión, bajo territorio germánico. Como consecuencia directa, los hijos y/o nietos de esos militares que velaban por los intereses de la bandera rojiblanca con el cielo lleno de estrellas, se dividen entre ellas y el águila gubernamental de la “Bundesdienstflagge”. Cabe decir que representar unos colores o una bandera, tiene más que ver con el sentimiento de pertenencia, que con el mero hecho de representarla porque sí. Lo intangible y volátil de las emociones hace que sea difícilmente predecible realizar una elección. Razón de más por la que la FIFA ha establecido que, hasta que un futbolista no debute oficialmente con una selección nacional, éste puede debatirse y alargar el debate sobre qué nación decide representar. Hecho que beneficia, sobre todo, a los jugadores africanos y sus vínculos pasados (coloniales) de algunos países con África; también por el hecho de que estados unidos de los Balcanes (Yugoslavia) o la Unión Soviética, han modificado el mapa geopolítico (y por extensión el fútbol) en los últimos años. Alemania se ha aprovechado de esto, especialmente a partir de la primera década del siglo XXI; la reforma estructural que se llevó a cabo el fútbol alemán desde las bases, hizo que los descendientes de otros países jurasen como suya una nacionalidad heredada por haber nacido en los límites del territorio. Pese a las costumbres, descendientes de turcos, norteafricanos o polacos, consiguieron aunarse todos en pos de una única bandera. Estados Unidos ha apro-


INMIGRACIÓN ALEMANA A LOS ESTADOS UNIDOS ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

2,4M 2M 1,6M 1,2M

800mil 400mil 0

1820-50

1851-70

1871-90 1891-1910 1911-30 1931-50 1951-70 1971-90 1991-....

51


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

52

vechado estas circunstancias para hacerlas suyas, algo que no es más que el fruto de lo que representa esa bandera constituida por barras y estrellas. Un crisol de nacionalidades (Mexico, Italia, Inglaterra, Jamaica, haitianos, africanos, oriundos de Trinidad & Tobago, Centroamérica) que forman una de las plantillas más fuertes de la CONCACAF, amén de servir como acicate para impulsar el “soccer” en una región que, tradicionalmente, solo lo practicaron los “extranjeros”. Cabe decir que el máximo responsable de todo ello es Jürgen Klinsmann. El otrora seleccionador alemán, y predecesor de Joachim Löw, no ha sido muy frugal a la hora de elegir. Quizá, porque él conozca esta situación mejor que nadie: Göppingen está en la región de Baden-Würtenberg, y cercana a todas las bases que se aglutinaron en torno al sur del Rin; lo que da mucha idea de lo que significa ser alemán y norteamericano al mismo tiempo: militares americanos/as relacionados/as con ciudadanos/as alemanes, o viceversa. Sin embargo, la Bundesliga (como competición que intentaba internacionalizarse, así como renovarse) confió en jugadores míticos como Claudio Reyna (Leverkusen, Wolfsburg), tras el Mundial disputado en territorio nacional, para ir dando pequeños pasos hacia su objetivo: ser una potencia en el balompie; antes había apostado por jugadores como Eric Wynalda (y su paso por el Saarbrücken o Bochum), por el “germanoestadoudinense” como Tho-

mas Dooley (que jugó en clubes tan míticos como el Homburg, Pirmasens, Kaiserslautern o Schalke 04), o por el “one-man club” Steve Cherundolo. La tendencia ha sido ascendente, y eso se lo deben a estos precursores. En definitiva, Klinsmann no ha hecho más que explotar algunas circunstancias personales, para motivarles de cara a representar a una selección. Sabiendo que la selección alemana está produciendo tanto talento (en parte, porque el propio seleccionador norteamericano fue parte íntegra de la misma), esos alemanes descendientes de estadounidenses deciden apostar por más conveniencia deportiva y profesional, que sentimental, por sentirse fieles a un país que puede no ser el suyo en el carnet de identidad. La Bundesliga es una liga en auge y ebullición, donde diferentes seleccionados absolutos (Fabian Johnson, Julian Green, John Anthony Brooks, Timothy Chandler) tienen la oportunidad de ser parte de un país que busca (desesperadamente) ingresar en la élite de uno de los deportes “menores” en su amplia geografía. Hasta el resurgimiento de la MLS como liga, tras el éxito (como organizador) del Mundial de 1994, Estados Unidos trataba al fútbol como un “deporte extraño”. Esa concepción ha cambiado en los últimos veinte años, y su objetivo (¿destino?) es terminar siendo una de las mejores selecciones nacionales del mundo, casi como en cualquier deporte. Para alcanzar el éxito, el mayor reclamo son las estrellas mediáticas en


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

decadencia; de esta manera, se atrae a los patrocinadores y (por tanto) al dinero. Sin embargo, el trabajo de base aún sigue siendo pobre, comparado con otros deportes con mayor arraigo (Fútbol americano, baloncesto o hockey). Por esta razón, Klinsmann viene a ser como un reclutador para la “armada” norteamericana: allí les promete el “oro y el moro”, eligiendo (en algunos casos) jóvenes ávidos de minutos, gloria y lanzadera para sus respectivas carreras profesionales. La experiencia forma-

tiva germana, amén de los diferentes vínculos que establece “la tierra prometida” con los emigrantes de otros países y continentes, han hecho que ésta se expanda por el mundo. La capacidad de crecimiento competitivo de la selección nacional, amén del dinero prometido por los clubes de reciente formación y la ampliación al “soccer” el concepto de franquicia, sólo puede ser motivo de éxito y celebración. Una unión satisfactoria para los norteamericanos que ayudan a expandir su imagen pa-

triótica (y heterogénea) por el mundo. Sin ir más lejos, la vida de Willheim es como una metáfora de esa unión necesaria; un beneficio propio de quienes ven el hecho de representar a una nación como algo secundario, bajo un manto de propaganda patriótica. Will se ha adaptado a la vida americana: juró fidelidad nacional a los Estados Unidos, en el condado más “americano” por excelencia. Al fin y al cabo, las águilas pueden volar entre las estrellas.

53


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

JÜRGEN KLINSMANN

EL DIRECTOR DEL NUEVO ‘SOCCER’ 54 E l único delantero, junto a Ronaldo Nazario, en marcar en tres citas mundialistas, Jürgen Klinsmann, pasa por ser el encargado del resurgir de Estados Unidos. Desde 2011 lleva el alemán siendo el jefe del proyecto rejuvenecedor del fútbol estadounidense. Un envite que plasmó con osadía en el último Mundial de Brasil, donde dejó a más de uno con la boca abierta con el heterogéneo grupo de jugadores, y no de nombres, que puso en liza, llevando al conjunto yankee a pelear hasta el final por pasar a cuartos de final, apeando a Portugal y Ghana en la fase de grupos, cayendo ante la joven Bélgica en octavos. Pero comencemos por el principio, por cómo comenzó el idilio de Jürgen con Estados

Unidos. En el verano de 1998, tras el Mundial de Francia, el alemán decidió poner punto y final a su carrera como futbolista. Tras salvar del descenso al Tottenham con sus goles en la segunda vuelta del campeonato inglés (9 en 15 partidos), la caída de su país en los cuartos de final de la cita mundialista frente a Croacia precipitó su adiós al fútbol en activo. Un adiós que le llevó a California, donde buscaría desconectar y pensar en el futuro, pero su idilio con el fútbol no se cerraba. Esto le llevó a calzarse de nuevo las botas en un equipo semi-profesional, el Orange County Blue Star, donde, con el seudónimo de Jay Goppingen, el cual utilizaba para mantenerse en ese sobrio anonimato que tanto le gustaba, disfrutó de su última

Texto de Christian Díez @christiandiez Fotos de Agencias


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

55

Klinsmann, alemán de nacimiento, se ha convertido en el estandarte del cambio de mentalidad sobre el fútbol que se vive actualmente en USA.


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

etapa de jugador, marcando cinco tantos en ocho partidos. El gusanillo picaba. El fútbol era su vida y no podía dejarlo. Ya en su etapa en California comenzó a asesorar a Los Ángeles Galaxy, lugar que dejó tras la llamada de la Federación Alemana de Fútbol (DFB). La desastrosa Eurocopa de 2004 celebrada en Portugal, donde Alemania quedó apeada en la fase de grupos por la República Checa y Holanda, cerrando su participación con dos

solos puntos en su casillero (empates ante Letonia y Holanda) y un tanto a favor, precipitó el adiós de su excompañero de delantera años atrás, Rudi Voller. Él y Olivier Bierhoff serían los encargados de la revolución germánica. No importaban los nombres, Jürgen tenía claro cómo sería su juego: cuatro defensas, presión aguerrida arriba, impulso al ataque de los laterales y salida con el balón jugado. Atrás quedaba el fútbol

Klinsmann y Löw coincidieron en el Mundial de Brasil, cuando Estados Unidos y Alemania se enfrentaron en fase de grupos.

de balón largo, al igual que los privilegios. La revolución había llegado. Klinsmann se enfrentó a viajas glorias como Kahn para apostar por la juventud y el tesoro que se cimentaba en la multiculturalidad, el talento y las ganas de jóvenes futbolistas que apretaban desde abajo como Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger, Lukas Podolski o David Odonkor. Pese a las dudas iniciales, el equipo germano llegó a las semifina-


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

les de aquel Mundial que se celebraba en su país, siendo apeada por Italia, a la postre campeón del torneo. Las dudas se disiparon. El trabajo de Jürgen comenzaba a ser aplaudido por todos, pero él tuvo claro que no renovaría tras el Mundial, quería volver al anonimato familiar que años atrás buscaba en California. En ese momento apareció la Federación Estadounidense de Fútbol para invitarle a ser el sucesor de Bruce Arena, pero éste no aceptó el planteamiento. Muchos fueron los que se interesaron por él pasados los meses, pero sólo el Bayern fue capaz de conquistarle. En julio de 2008 aceptaba el reto de suceder a Ottmar Hitzfeld, un desafío que no duró ni una temporada. La eliminación de la Champions a manos del Fútbol Club Barcelona y el mal entendimiento con la directiva cerraba su etapa en el equipo muniqués a falta de pocas jornadas para el término de la Bundesliga. Klinsmann regresó a Estados Unidos. Allí, un año y medio después de dejar el banquillo del Bayern, asumió la papeleta gestora de resucitar al Toronto FC, estancia en el club canadiense que duró algo menos de un año y que rompió la segunda llamada de la Federación Estadounidense. Esta vez no hubo dudas. Aceptaba el desafío. El técnico alemán buscaba renovar los cimientos de la selección americana. Quería disciplina, orden táctico, control del balón, transiciones rápidas y la presión voraz que caracterizó a la selección germana que él mismo

dirigió. Los primeros meses no fueron fáciles, los resultados no llegaban, pero las dudas se disiparon al tiempo. El conjunto yankee mejoró notablemente, consiguiendo su primer título en 2013, con la Copa de Oro de la Concacaf, rematando la machada meses después con el primer puesto en su grupo de clasificación para el Mundial, lo que valía como la séptima comparecencia consecutiva de Estados Unidos en un Mundial. Este buen año sirvió para renovar la confianza en Jürgen, quien validó su estancia al frente del conjunto nacional americano hasta el Mundial de 2018. Como ya sucediera en su etapa como seleccionador alemán, Klinsmann tuvo claro que por encima de los nombres estarían los jugadores. Así, desde su llegada al banco del combinado estadounidense, este realizó una imperiosa labor de scouting alrededor de todo el planeta en busca de esos jugadores herencia del pasado americano para reforzar su plantilla. Así llegaron a Brasil hombres como Julian Green, Aron Jóhannsson o Fabian Johnson, entre otros. Una estrategia que continúa el seleccionador americano junto a todos sus ayudantes. Su objetivo es patearse medio mundo y todo Estados Unidos para encontrar esa savia nueva que haga potenciar el fútbol americano, algo que a su vez se trabaja desde la Federación con los distintos equipos del país. Potenciar la liga con grandes jugadores de fuera, y sobre todo de dentro. Una simbiosis que haga avanzar a la selección a seguir escalando pelda-

ños en su desafío de pasar de cuartos de final de un Mundial. Otro aspecto a destacar en la nueva faceta de ideólogo del nuevo ‘soccer’ de Klinsmann está la potenciación mental. El técnico alemán han conjurado a los suyos desde el principio que son capaces de pelear contra cualquier otro equipo a nivel mundial, eso ha hecho que muchos jóvenes valores foráneos con raíces americanas se decanten por jugar en el combinado yankee. Una idea que se vio muy bien reflejada en Brasil, en la lucha encarnizada que presentó el equipo ante todos sus rivales, superando a selecciones de la entidad de Ghana o Portugal, poniendo contra las cuerdas por momentos a dos referentes internacionales del fútbol actual como Bélgica y la actual campeona del mundo, Alemania. Así lo explicó antes de la cita mundialista el técnico: “En el fútbol tienes que tener jugadores especiales para conseguir resultados especiales, y si no cuentas con ellos, con un Lionel Messi o un Cristiano Ronaldo, tienes que buscar la manera de compensar, con trabajo de equipo y mentalidad ganadora”. Dicho y hecho. Él ha confeccionado un equipo unido, reglado en luchar todos a una, con una clara filosofía de juego y con el optimismo por bandera. Así lucharon hasta el final en Brasil y así lo intentarán seguir haciendo en el futuro de la mano del director del nuevo ‘soccer’.

57


USA TRYOUTS ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

DETECCIÓN DE TALEN Un programa permite, mediante entrenamientos y charlas, formar futbolistas que puedan jugar en la liga de desarrollo estadounidense, para luego dar el salto a la MLS. Las pruebas, de alto alcance tecnológico, son comandadas por agentes FIFA.

58 A

mediados de la década de 1960, un nuevo método de observación económico comenzó a ser utilizado para evaluar las diferentes probabilidades de éxito que una empresa o proyecto pudiera obtener en el futuro. Las autoridades realizaban un estudio relacionado a cuáles aspectos podrían llegar a incidir dentro del ambiente de trabajo, como así también en el contexto dónde se desarrollaban. Aplicado a pequeñas o nacientes empresas, se ha erigido en una exposición rutinaria. El análisis FODA, evidenciando elementos internos, tiene que ver con las fortalezas y debilidades de la corporación. La transformación de una en otra para lograr una mayor consistencia empresarial es uno de los grandes desafíos. Mientras tanto, el informe acerca de lo externo depende

Texto de Nico Galliari @nico92galliari Fotos de Agencias

del mercado y las estrategias por las que apuesten los competidores; tanto oportunidades como amenazas se dirigen hacia esa cuestión. Pues bien, dentro de un ambicioso proyecto que comenzó con la idea de acercar talentos a Estados Unidos, la empresa Legacy Global Sports fue capaz de convertir una debilidad en una fortaleza. Las escasas posibilidades de progresión de futbolistas españoles virtuosos y con amplio margen de mejora, junto a pocos recursos económicos, se fundieron con el crecimiento del deporte en Norteamérica y sus capitales exponenciales. La evolución del fútbol en USA es cada día mayor. Más allá de que la reformulación competitiva ha acarreado la contratación de futbolistas que viajaron a la Major League Soccer (MLS) a finalizar su ca-

rrera, actualmente muchos jugadores buscan viajar hacia allí para iniciar su trayectoria. Ante estas circunstancias, ya se han desarrollado dos ediciones de los USA Tryouts, que consisten en probar futbolistas en España para darles un asentamiento y un club en la liga de desarrollo. Jóvenes que disputaban la tercera división en el país ibérico se acercaron a la primera prueba, realizada en abril de 2014. Con la finalidad de progresar mediante este sistema, en febrero volvió a desarrollarse, con sustentos de últimos avances tecnológicos y entrenadores capacitados para evaluar jugadores. El alcance que tuvo hizo que muchos clubes estadounidenses se añadiesen y solicitaran un cupo para aquellos que lograsen atravesar las diferen-


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

NTOS 59


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

60

tes pruebas. La cantidad de lugares destinados a quienes accedan a los equipos se ha casi triplicado de un año a otro. Además, al último período se presentaron hasta futbolistas que actuaron alguna vez en la segunda división de España. El concepto, según se explica en la página oficial de los Tryouts, consistió en direccionar el análisis en dos sentidos, con el objetivo de que todas las partes consiguiesen prosperar. Los jugadores españoles pueden realizar su sueño de hacerse profesionales en EEUU, en tanto que los equipos norteamericanos obtienen jugadores con mayor técnica y talento que los formados en su territorio. La Premier Development League espera a los jugadores que, en caso de adaptarse de la mejor manera, podrían acabar jugando en la MLS en un tiempo no muy lejano. Por si fuera poco, los viajes tienen todo pago y existen residencias globales, como también casas de familia que pueden hospedar a los jóvenes. Estas innovaciones no van solo orientadas a la formación deportiva, sino que además enseñarán el idioma inglés en cursos intensivos. En una entrevista concedida al sitio web www.deportevalenciano.com, Alex Peralt, uno de los máximos responsables de los USA Tryouts, hizo referencia a la preparación de los participantes. “Tenemos cosas que no tiene nadie en el mundo, hemos conseguido traerlas a Valencia para hacer las pruebas. A día de hoy el que haga los tryouts va a conocer lo que se va a llevar a cabo

en los equipos de élite. Los americanos que vendrán a evaluar a los jugadores van a ver cosas que no hay ni allí”. Las examinaciones, tanto individuales como colectivas, son filmadas y, en caso de no conquistar uno de los cupos para jugar en Estados Unidos, las condiciones de los futbolistas quedan archivadas para el mercado con otros países. Equipos como el Lane United, el Seacost United y el Evergreen FC (el torneo se extiende hasta Canadá y hay 64 conjuntos en cuatro conferencias) reservaron a los principales futbolistas para el draft de la Global Sportainment Group, nombre con el que se ha bautizado al proyecto que cada año cuenta con más adeptos. Han existido casos, incluso, de jugadores que retornaron a España por la poca adaptación y recibieron un nuevo llamado de Estados Unidos. En tres días que comprenden entrenamientos, charlas con gente experimentada en el ambiente y talleres de inglés, quienes se presentan se sienten como profesionales. Así lo expresó Peralt: “Van a haber sorpresas con un ‘partner’ tecnológico gracias al cual los chicos van a sentirse en las pruebas como si estuvieran en un anuncio de Nike, firma que actúa como ‘partner’ de las equipaciones. Va a ser muy mediático y profesional”. La detección de talentos es la apuesta de la GSG, a partir del crecimiento del soccer en Estados Unidos. Los Tryouts sirven como plataforma de las carreras de diversos futbolistas que todavía no pueden mostrar sus virtudes. También partici-

pan agentes FIFA para representación. Transformar la debilidad en fortaleza de una empresa genera beneficios como el Tryout, bajo la premisa de la proyección del fútbol en el norte del continente americano.

En España, los USA Tryouts están teniendo lugar en Valencia.


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

61


AQUEL VERANO DEL ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

Texto de Pepe Salgado @Pepatxto_Salgado Fotos de Agencias


L 94

ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

Todo comenzó en 1994, cuando Estados Unidos acogió el Mundial y el fútbol arraigó en el país norteamericano.

E

n EEUU el baloncesto, esa NBA sin parangón , franquiciados y jugadores que mueven millones de dólares; el baseball que se juega sobre un diamante; el fútbol americano y su final de la Super Bowl como el evento deportivo más visto del mundo con sus vigardos acorazados; o más al norte del país, el hockey sobre hielo en el que los jugadores además de ir acorazados llevan un bastón. Todos estos deportes, han estado y algunos siguen estando por encima del fútbol, no el americano, sino el de once contra once y siempre gana Alemania. Entonces, ¿por qué celebrar una fase final de un Mundial de Fútbol de Naciones en un país en el que el fútbol es un deporte minoritario? Pues por eso mismo, por que es minoritario. Por que es un deporte que se veía como una salida para los débiles que no daban la talla en el fútbol americano, o eran muy malos en baloncesto. Era un deporte mayormente femenino. La mayoría de becas deportivas relacionadas con el fútbol soccer eran exclusivas para deportistas femeninos. El fúbol soccer era un deporte de minorías, de clase obrera, de inmigrantes hispanos y de mujeres. Pero la FIFA no podía permitirse el lujo de no contar con

una liga profesional del deporte rey en el país más poderoso del mundo. Así, y por eso, se decide conceder a EEUU la celebración del Mundial de Fútbol en 1994, a partir de ahora lo llamaré soccer para no confundir con el fútbol del balón amelonado,. Ya sabéis un ”Yo te doy un Mundial de Soccer y tú me creas una liga profesional” y todos contentos. Con esta receta se crea la Mayor Soccer League unos cuantos meses antes del Mundial. Una liga de soccer profesional que englobaría dos países, EEUU y Canadá y que sería la encargada de recibir en sus estadios el Mundial. Manos a la cabeza y rodillas al suelo. Pero el problema de la inexperiencia, de las prisas por crear una competición profesional de soccer no fue el único. Y es que al no existir equipos profesionales, no había estructuras futbolísticas en las que desarrollar la competición. Pero bueno, las mentes pensantes decidieron adaptar los estadios de fútbol americano para que en su césped se pudiera practicar el soccer. Un lavado de cara, un eliminado de líneas marcando yardas, y un ligero estiramiento en la anchura del verde era más que suficiente. Incluso se podría apurar para encajar un campo de soccer en uno de

63


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

64

baseball. Nos querían montar un Mundial bonito y barato. Los jugadores decidirían si bueno. Fuera como fuese el 17 de junio de 1994 comenzaba el Mundial de soccer en el que 24 equipos se enfrentarían divididos en seis grupos de cuatro participantes de los cuales pasarian a octavos los dos primeros de cada grupo y los cuatro mejores terceros. De ahí a la final ya sabemos como va el cuento. No hubo sorpresas en esta primera fase de grupos. Los favoritos, Alemania, Brasil, Italia y Argentina pasaban sin problemas y junto a las revelaciones como Bulgaria, Rumanía y Nigeria, entre otros, nos dejaban un cuadro de octavos muy prometedores. En el cruce de octavos de final tampoco hubo sorpresas,

los favoritos pasaron sin muchos problemas a excepción de Argentina que cayó ante Rumanía y el México – Bulgaria que se decidió por penaltis. Los cuartos de final dieron mucho que hablar. Por su parte un trepidande Rumanía 2 – 2 Suecia en la que, a pesar de ir como favoritos y desarrollando un juego asombroso, terminó perdiendo el equipo centroeuropeo en la tanda de penaltis, los goles del tiempo reglamentario vinieron de la mano de Radiocioiu para Rumanía y de Brolin y Andresson para Suecia. Por otro lado el Holanda – Brasil, partido que no rompió hasta la segunda parte y en la que se adelantó dos a cero para la canarinha con goles de Romario y Bebeto, que la orange igualó a posteriori con

tantos de Bergkamp y Winter, pero que al final un gol de Branco le dió la victoria a Brasil. En el tercer partido Italia le rompió la cara a España en un partido muy igualado hasta el minuto 87 en el que Roberto Baggio clasificó a la azzurra. Hasta entonces el marcador era de 1 – 1 con goles de Dino Baggio para Italia y Caminero para España. Otra sorpresa, o no tanto, nos esperaba en el cuarto partido. Bulgaria se imponía a Alemania con dos goles, Stoichkov y Letchkov por uno de los germanos, Matthäus. La garra y la entrega de los búlgaros se impuso a la maquina de hacer fútbol alemana, favorita para hacerse con el título. Llegan las semifinales con partidos que nadie habría firAquel gol en propia portería le acabó costando, tiempo después, la vida a Andrés Escobar.


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

mado de antemano. Dos de las favoritas para ganar la copa Italia y Brasil, se enfrentarían a Bulgaria y Suecia, dos equipos revelación que, a pesar de sus carencias, habían venido demostrando un juego sólido y de garantías. Por un lado un Suecia – Brasil, partido igualado, con un muro de escudos en la frontal del área sueca para intentar parar los encajes de bolillos que Romario y Bebeto hacían con el balón. Dos líneas de cuatro y a verlas venir. Suecia parecía querer jugársela en los penaltis ya que Ravelli parecía estar inspirado. Por su lado Brasil practicó su juego bonito, con oportunidades claras que o bien Ravelli se encargaba de tapar o se fallaban por poco. Ni siquiera esa doble linea de cuatro podía defender las filtraciones que regalaban los dos pequeños delanteros brasileños. Finalmente, Suecia jugando con diez sucumbió ante Brasil con gol de Romario. En el otro partido de semifinales, Roberto Baggio solucionaba la papeleta en cinco minutos dejando el partido visto para sentencia en la primera parte, con un doblete en el '20 y '25 frente a un gol de penalti de Stoichkov. Partido tranquilo y bien planteado por Sacchi que contaba con mejor plantel y que no estuvo exento de polémica ya que no se pitó penalti a Costacurta por mano. En el partido por el tercer y cuarto puerto una Suecia a la que le salía todo, al menos durante los primeros 45', endosó cuatro goles, Brolin, Mild, Larsson y Andersson, a una Bulgaria a la que no le salía nada, con Stoichkov que acabó des-

quiciado y jurando en la de Cervantes. Si bien es cierto que en la segunda parte pudieron caer otros cuatro del lado nórdico y otros dos para los búlgaros, el marcador no se movió y para el país escandinavo el mundial de EEUU '94 se convertiría en el mundial de Suecia. En la final se vió un partido bonito, Brasil contra Italia, qué menos. Oportunidades por ambos bandos que parecían empeñados en no marcar. Si bien es cierto que Brasil puso más en el campo con la pareja de oro de alante jugando en corto, en largo y creando mucho peligro, Italia tampoco se distraía e intentaba su juego seguro, afianzados atrás y con la esperanza de que la coletilla taleguera que rebotaba por encima del 10, se escabuyese entre los defensas y solucionase el billete al trofeo. Pero se llegó a la prórroga con un marcador inamovible y de ahí a los penaltis. En donde pasará a la historia el penalti fallado por Roberto Baggio. No por el mero hecho de no tirar a puerta si no por que, se podía leer en su cara que el penalti lo tenía fallado antes de pegarle al balón. Éste fue el mundial de Hagi y de Stoichkov. Hagi, el Maradona de los Cárpatos que marcó el ritmo en cada partido, que deleitaba a las gradas con su exquisito passing y que le gano la mano al mismísimo Diego del que sobrevino su apodo. Y un Stoichkov desatado, su garra y su entrega se hicieron sentir en cada partido, su "hijo de puta" a cada pase y oportunidad fallada por él mismo y sobre todo su capaci-

65


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

66 La selección brasileña se acabó llevando el Mundial de USA’94 en la tanda de penales.

dad de enarbolar la bandera del coraje y liderar una Bulgaria como no se ha vuelto a ver. Fue el mundial de Tassotti y el tabique roto de Luis Enrique, del árbitro que no lo vió, de la maldición de cuartos seguía perpetuándose, de el fallo de Salinas sólo contra Pagliuca y del acierto de Roberto Baggio que nos sacaba del campeonato. Fue el mundial en el que se dió una vida por un gol. Mas bien se perdió. Recordemos como el colombiano Andrés Escobar recibió seis disparon

el dos de julio en su coche mientras se encontraba en el aparcamiento de una discoteca en Medellín, tras su vuelta del mundial por marcarse un autogol que les dejaba fuera de octavos. También fue el mundial del ocaso de Maradona. Todos vimos y pensamos que algo raro había en el Pelusa para celebrar un gol intrascendente de aquella manera, era el tres a cero contra Grecia en el primer partido de la fase de grupos, esa boca desencajada en el grito, esos ojos desorbitados


ESPECIAL LA PASIÓN DEL SOCCER

y esa rabia innecesaria hicieron sospechar lo que se mostró posteriormente. Diego dió positivo en una prueba antidopaje, por efidrina. Inmediatamente fue expulsado del mundial dejando el barco albiceleste sin su capitán. Argentína se hundiría en octavos frente a la Rumanía de Hagi. Y fue el mundial de Roberto Baggio que, desgraciadamente, quedó estigmatizado por no acertar en la tanda de penaltis contra Brasil en la final. Un fallo que pocos perdonan, los mismos pocos que no

recuerdan que seguramente gracias a él se llegó a jugar la final. Es típico el recordar el fallo en una final pero no recordar los aciertos que te llevaron a ella. Para muchos Baggio siempre será recordado por sus goles, su calidad y su coletilla. Y por supesto fue el mundial de Brasil. Se proclamaban tetracampeones después de 24 años sin hacerlo. Y es que no era para menos, un equipo de leyenda con un centro del campo que directamente te quitaba las ganas de vestirte de corto si jugabas contra ellos y con una pareja de delanteros como no he visto otra en mi vida. Romario y Bebeto. Los delanteros centros del Dream Team y el Súper-Dépor, una pareja de pequeños jugadores que se paseaban entre los defensas como David el Nomo entre las piernas de los trolls. Calidad, juego, gol y entretenimiento a espuertas. Brasil, merecido campeón. Pero si algo fue el mundial del '94 fue un punto de inflexión para el soccer en EEUU. Estadios llenos partido si y partido también dejaron ver que el soccer no era algo foráneo para la sociedad estadounidense, que allí también había y se vivía el soccer, que había jugadores que sobre el césped pero con otro tipo de balón, podían hacer jugadas tan atractivas como las que nos cegaban las estrellas de la NBA. Que el soccer era un juego también para hombres de todos los tamaños y colores, de todo tipo de status social. Que era un deporte atractivo, que había

emoción, épica, sufrimiento, tristeza y regocijo. Y que pudieron sentir todo eso gracias a su selección nacional que, a pesar de no contar con profesionales, hizo un papel más que aceptable en el campeonato. Las univerisdades comenzaron a abrir más su abanico de becas deportivas incluyendo el soccer masculino. La MSL comenzó a asentarse en la sociedad, fichando jugadores franquicia desde las mejores ligas del mundo, aunque fuese en sus últimos años como jugadores. Los canales de televisión comenzaron a pelear por los derechos de los equipos que jugaban en la MSL y posteriormente a comprar partidos de Premier, Bundesliga, la Liga, Calcio, Liga de Campeones,... así como de competiciones en latinoamérica, México, Argentina, Brasil,... El soccer crece en EEUU, sin duda. Y aunque aún está lejos de la NBA o la NFL, se abre paso, imparable, demostrando por qué es el deporte rey.

67


Nuestros 21 números a un golpe de ratón

Click aquí

Underground Football 21 - La pasión del soccer  

Esta vez decidimos centrarnos en el fútbol del otro lado del charco, en aquel del país que descubrieron por vez primera los vikingos cuando...

Advertisement