Page 1


PAÍSES BAJOS 1988

EDITORIAL

TULIPANES DE MÁRMOL robablemente si le hablas a alguien de la historia de la selección neerlandesa, lo primero que le venga a la cabeza es Johan Cruyff y su generación de los setenta. Un equipo capaz de firmar el que para muchos fue el mejor fútbol que se ha visto en un terreno de juego, llegando a su punto más álgido durante el Mundial de 1974. Sin embargo, aquella selección llegó a dos finales mundialistas y en ninguna consiguieron hacerse con la victoria. Siempre se quedaron a las puertas. Tuvieron que pasar diez años para que Holanda pudiese levantar su primer y, hasta ahora, último título como selección nacional. Ganaron como mejor saben, jugando al fútbol. Valorando la posesión como merece y dominando los minutos a partir del balón. Con juga-

p

dores jóvenes de un talento excepcional a los que solo les hacía falta un sistema que explotase sus características individuales al máximo para asegurar el triunfo. Cerrando el círculo de la época más gloriosa del fútbol neerlandés, el hombre que hizo esto posible no podía ser otro que Rinus Michels. El mismo que catorce años atrás había construido una máquina de fútbol casi perfecta. Los héroes de la victoria fueron van Basten, Gullit o Koeman, entre otros, pero alguno también se acordaría de Cruyff, Neeskens o Ruud Krol. Así, los hijos pudieron conseguir lo que nunca lograron los padres. Fueron ellos quienes ganaron, pero no sin antes haber aprendido frente al televisor cómo debían hacerlo. Esta es su historia.

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 3


PAÍSES BAJOS 1988

PAÍSES BAJOS EUROCOPA’88 CONTACTO

NUESTRO EQUIPO

Dirección Irati Prat I @IratiPrat Diseño Irati Prat I @IratiPrat Portada Christian Díez I @christiandiez Redacción Iván Cordovilla I @ivancordovilla

@ug_football https://www.facebook.com/FootballUnderground

Website

undergroundfootball.com

Contacto

info@undergroundfootball.com

NOTA DE LA REDACCIÓN 1. Aclaramos al lector que con este tipo de publicaciones únicamente queremos recordar y rendir tributo a equipos que marcarón época, de una manera más o menos importante, en el mundo del fútbol. Aportamos nuestra visión y nuestra forma de relatar el fútbol sobre un equipo que, creemos, debe ser recordado.

2. Se agradece comunicar cualquier errata al Twitter de Underground Football (@ug_football) con el fin de corregir dicho fallo y resubir la guía cuanto antes.

3. Por último, esperamos que todos los amantes del fútbol disfrutéis de este monográfico tanto como nosotros hemos disfrutado llevándola a cabo. Gracias.

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 4


PAÍSES BAJOS 1988

ÍNDICE 6. ¿CUÁNDO y dónde? EL CONTEXTO 8. ¿CON QUIÉN? LOS PROTAGONISTAS 10. LOS 21 DE RINUS MICHELS 12. ¿CÓMO JUGABA AQUEL EQUIPO? 14. EL PARTIDO: ALEMANIA FEDERAL 1-2 HOLANDA

Fotos de David Cannon/Allsport UK/Getty Images

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 5


PAÍSES BAJOS 1988

¿CUÁNDO y dónde? EL CONTEXTO

ara entender la Erocopa de 1988 primero hay que entender los Mundiales de 1974 y 1978. La década de los 70 fue una etapa en la que el fútbol neerlandés estaba de moda. En el 69, el Ajax llegó a la final de la entonces denominada Copa de Europa, en el 70 el Feyenoord ganó el trofeo y en los tres años posteriores (1971, 1972 y 1973) el Ajax de Johan Cruyff dominó el viejo continente. Luego llegarían las tres ediciones seguidas para el Bayern y la explosión del fútbol inglés, pero para entonces, los Países Bajos y su fútbol total ya se había presentado al mundo. El Mundial de 1974 llegó con Cruyff en pleno auge, después de, como decimos, ganar tres Copas de Europa seguidas y fichar por el FC Barcelona. La selección neerlandesa era un equipo formado, en gran parte, por futbolistas del Ajax campeón de principios de los 70: Cruyff, Johan Neeskens, Johnny Rep,

p

¿UNA FECHA? 1988 ¿Un PAÍS? PAÍSES BAJOS

Ruud Krol… Esta consecuencia la vio la afición española con sus propios ojos cuando, en la final del Mundial de Sudáfrica 2010, de los once hombres que eligió Vicente del Bosque para salir de inicio, siete estaban formando parte en ese momento del Barça de Guardiola. El Mundial de 1974 fue una de las mayores lecciones de fútbol que ha dado un equipo en la historia. Quién no ha oído hablar de la ‘Naranja Mecánica’, del fútbol total. Durante todo el torneo, la Oranje no perdió ni un solo partido excepto la final. Allí, en el Olímpico de Múnich, cayó ante la Alemania Federal de Beckenbauer, Müller, Ulrich Hoeness o Paul Breitner, todos ellos jugadores del Bayern y que ya irían avisando de la apisonadora que se les vendría encima a los clubes extranjeros en la Copa de Europa. Es difícil acordarse del segundo antes que del primero, pero hoy en día, y casi cincuenta años después de aquella final, no hay un subcampeón más re-

El Mundial de 1974 fue una de las mayores lecciones de fútbol que ha dado un equipo en la historia. Quién no ha oído hablar de la ‘Naranja Mecánica’, del fútbol total

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 6


PAÍSES BAJOS 1988 cordado que la Holanda de Cruyff. Cuatro años más tarde, otra cita mundialista y otra oportunidad para resarcirse de la dura derrota de Múnich. A esta no acudió Johan Cruyff, ya que dejó la selección debido a un secuestro que sufrió con su familia un año antes. Pero, más importante incluso que Johan, tampoco fue como seleccionador nacional Rinus Michels. El artífice de la máquina perfecta que fue la Holanda del 74. El padre futbolístico de Cruyff. Por aquel entonces, ‘Mr. Mármol’ como era apodado por su dureza y frialdad- terminaba de perfeccionar a Johan en los interiores del Camp Nou. A la Argentina gobernada por el dictador Jorge Videla llegó un grupo de neerlandeses que se parecía bastante al que había caído cuatro años antes en el sur de Alemania. Para hacernos una idea, Jonkbloed, Jansen, Haan, Krol, Rensenbrink, Neeskens y Rep fueron titulares en ambas finales. Era un equipo bastante peor que el del 74, pero le debían un título a Cruyff, a Michels y a más de trece millones de neerlandeses. Este orgullo les permitió llegar hasta la final, pero Mario Kempes era demasiado poderoso. Podía brindar a su país un Mundial jugando en casa, ante su afición. El primer Mundial de la historia de Argentina.

Creación de Kits Design.

Y no le tembló el pulso. Otra vez, la Oranje volvía a quedarse a un solo paso de la gloria. Diez años más tarde, otro torneo internacional esperaba a los Países Bajos. Esta vez europeo y no mundial, pero la ilusión por levantar, por primera vez, un título, no era menor. Rinus Michels había vuelto a la selección. Y, casualmente, la Eurocopa se jugaba en Alemania.

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 7


PAÍSES BAJOS 1988

¿CON QUIÉN? LOS PROTAGONISTAS

el entrenador RINUS MICHELS alvo en casos excepcionales, la figura del entrenador está mucho menos reconocida que la del futbolista en un equipo ganador. Es lógico, claro. El fútbol es de los futbolistas. Quien marca el gol de la victoria es el joven delantero y no el señor de traje que se limita a mover de arriba abajo y de derecha a izquierda los brazos mientras rueda el balón. Pero como digo, hay casos excepcionales. Y

s

Foto de David Cannon/Allsp

ort

todos ellos debido a la excelencia del míster y no a la mediocridad de sus futbolistas. Helenio Herrera, Brian Clough, José Mourinho, Diego Pablo Simeone… y, por supuesto, Rinus Michels. Es totalmente imposible reducir la historia de Michels en menos de cien páginas. O, más que su historia, su influencia. Marcó un antes y un después en el fútbol neerlandés y este, a su vez, lo hizo en el fútbol mundial. No sabemos qué hubiese sido de Cruyff sin Michels, pero sí sabemos lo que ha sido con él. Y eso lo dice todo. Sin olvidar la fantástica retahíla de entrenadores que nos dejó como herencia: Johan, Koeman, Rijkaard, Frank de Boer… ‘Mr. Mármol’ siempre quiso parecer más frío de lo que era. Sus celebraciones no duraban más de uno o dos segundos, lo

que tardaba en darse cuenta de que podía haber gente mirándole. No solo de cara al público, así también se lo transmitía a sus jugadores. Pero en 1988 fue distinto. Había cambiado, con esa convocatoria tuvo un trato especial. Una relación más estrecha y emotiva, fue como un padre para todos ellos. Cuenta Gullit que años más tarde le preguntó por esto. Por qué había sido tan blando con ellos, hecho que sorprendió a toda la plantilla. “Michels me confesó que vio que éramos un grupo de jugadores tan profesionales que no vio necesidad de sacar el látigo”.

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 8


PAÍSES BAJOS 1988

Foto de Agencias

LA CLAVE VAN BASTEN migrar, salir de la zona de confort nunca es fácil. Su primera temporada en Milán no fue del todo bien. Una lesión en la clavícula le mantuvo de baja gran parte del inicio de la temporada y los problemas físicos no le abandonaron durante todo el año. Así llegó a Alemania, tocado y sin poder disputar el primer partido ante la URSS (0-1 para los soviéticos en la única derrota del torneo). A partir de ese día, Michels no volvió a prescindir de él. Y la selección solo conocería la victoria. En su primer partido como titular: hat trick. Van Basten fue el máximo goleador de la Eurocopa con un amplio margen de tres goles respecto a sus colegas Rudi Völler y Oleh Protasov. Además, sus goles fueron decisivos para ganar a Irlanda, Alemania y sentenciar ante la URSS en la final. Si tu segundo delantero es Ruud Gullit, el primero tiene que ser más fijo. Y así lo era van Basten, aunque su fútbol muchas veces le pidiese salir del área (en esas ocasiones eran Mühren o Koeman quienes amenazaban al portero rival). En este equipo, van Basten era la referencia en el

E

ataque, tanto en los pases verticales al corazón del área: 1-2 vs Alemania; o en centros colgados desde las bandas: 0-2 vs URSS. Marco ganó esta Eurocopa desde la definición. En los partidos no se generaban demasiadas ocasiones claras, pero él las transformaba para que así lo fueran. Tenía una técnica increíble que le permitía regatear en espacios reducidos como ningún otro futbolista de la época. Porque viendo a sus compañeros hoy en día, salta a la vista que jugaban diferente a Messi o Isco. El balón lo llevaba pegado a su pie, lo conducía y no iba dando pequeños botes que servían de testigo del mal

estado del césped. Un tobillo finísimo que le servía bien para regatear a un contrario y comenzar a encarar a puerta, o bien para cruzar el disparo y llevar a su país a una final de un torneo internacional diez años después. Por fin, el decisivo.

Marco ganó esta Eurocopa desde la definición. En los partidos no se generaban demasiadas ocasiones claras, pero él las transformaba para que así lo fueran

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 9


PAÍSES BAJOS 1988

los 21 de RIN ONCE TIPO van Tiggelen 16/06/1957 (30)

Arnold 2/05/1

Ronald Koeman 21/03/1963 (25) van breukelen 4/10/1956 (31) Jan Wouters 17/07/1960 (27) Frank Rijkaard 30/09/1962 (25)

berry van aerle 8/12/1962 (25)

BANQUILLO

JOOP HIELE 25/21/1958 (29)

Sjaak Troost 28/08/1959 (28)

w. koevermans 28/06/1960 (27)

wilbert suvrijn 26/10/1962 (27)

ARON WINTER 1/03/1967 (21)

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 10

j 3


PAÍSES BAJOS 1988

NUS MICHELS Erwin Koeman 20/09/1961 (26) m. van basten 31/10/1964 (23)

Mühren 1951 (37)

john van’t schip 30/12/1963 (24)

Ruud Gullit 1/09/1962 (25)

G. Vanenburg 5/03/1964 (24)

hendrie krüzen 24/11/1964 (23)

john bosman 1/02/1965 (23)

WIM KIEFT 12/11/1962 (25)

RINUS MICHELS 9/02/1928 (60)

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 11


PAÍSES BAJOS 1988

¿CÓMO JUGABA AQUEL EQUIPO? Foto de Bongarts/Getty Images

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 12


PAÍSES BAJOS 1988 i en la década anterior la selección neerlandesa estaba fuertemente marcada por el Ajax, tanto a nivel de plantilla como de juego, en esta ocasión eran las ideas del PSV las que copaban las concentraciones. En aquella temporada que estaba a punto de finalizar, la 87/88, el PSV había hecho triplete con Ronald Koeman como una de sus estrellas Curiosamente, el único partido que perdieron en todo el torneo fue en el que mejor jugaron. Así lo afirma también Ruud Gullit, quien admitió que aquella derrota les vino bien para pasar del 4-3-3 puesto en liza en el partido inaugural al 44-2 que adaptarían durante toda la Eurocopa. La URSS planteó un partido radicalmente distinto al que se vería más tarde en la final de Múnich, con un fútbol muy defensivo y rápido a la contra que gozó de la suficiente suerte como para aguantar los continuos embistes rivales y aprovechar las pocas oportunidades ofensivas. La idea de juego general era, simplemente, la posesión. Querían dominar cada partido desde el balón y así lo hacían. Para ello, dos recursos: presión alta y salida de balón de calidad. Rinus Michels apostó por Rijkaard, mediocentro puro, como central para acompañar a Koeman. Aunque el peso organizativo con balón era de Frank, ambos tenían un desplazamiento en largo exquisito, ideal para buscar con balones aéreos a van Basten o, sobre todo, a Gullit. Cuando les llegaba el balón, podían bajarlo

s

o tocar de cara a un compañero, decisión que solían tomar frecuentemente. Otra opción para salir con la pelota jugada era optar por las bandas, con van Aaerle y Vanenburg siendo los más activos. Si no veían clara ninguna línea de pase vertical, no tenían problema en tocar atrás y volver a comenzar la jugada. Pero si se perdía la pelota, la presión alta era clave para recuperar el balón lo antes posible. El desgaste físico de los hombres de arriba era increíble, no paraban de correr de un lado para otro sin que esto les repercutiese más tarde en las jugadas de ataque. Otra de las señas de identidad más importantes era el fútbol total que seguían poniendo en práctica catorce años después. Si un jugador cuando soltaba el balón estaba fuera de su posición, no tenía la obligación de volver lo más pronto posible como hoy en día. Esto se veía muchas veces con Ronald Koeman, que desde la posición de central era el box-to-box del equipo y solía llegar a la frontal para probar su disparo. En defensa el recurso más utilizado era la anticipación. Los neerlandeses eran muy rápidos y sabían suplir las carencias defensivas con esta velocidad. Aunque como consecuencia de abusar demasiado de esto, muchas veces llegaban tarde al balón y cometían falta. Ese era el caso del portero Hans van Breukelen, quien salía a los límites de su área para atrapar algún balón que caía con nieve y nunca olvidaba dejar la rodilla o el codo

en el rival que osase amenazarle. Así provocó en la final el penalti que pudo tirar por la borda las esperanzas de todos sus compañeros, saliendo a por un balón al que llegaría demasiado tarde. Afortunadamente, era mejor portero que anticipador y paró el penalti para ganar el único título de la historia de los Países Bajos.

La idea de juego general, era, simplemente, la posesión. Querían dominar cada partido desde el balón, y así lo hacían. Para ello, dos recursos: presión alta y salida de balón de calidad

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 13


PAÍSES BAJOS 1988

EL PARTIDO

ALEMANIA FEDERAL 1-2

holanda p

ocos partidos pueden prometer un buen espectáculo si no incluimos en la valoración el aspecto futbolístico. Este fue uno de ellos, de los que todo un país –o en este caso, dos- ve, independientemente del gusto de cada uno por este deporte. Aunque muchos no lo habían vivido, el recuerdo de la invasión nazi, hace, en ese momento, más de cuarenta años, seguía siendo demasiado pesado. También pesaba, por otra parte, la final del 74. Otra vez en Alemania, otra vez ante Alemania, y, por suerte, otra vez con nada más que un balón de por medio. Los más antiguos tienen por costumbre decir que, en los partidos grandes, la primera falta y el primer pelotazo a las vallas de publicidad (en otro tiempo de chapa y no electrónicas) tienen que ser nuestros. A lo segundo no le

dieron demasiada importancia, pero en el minuto dos ya habían hecho saltar por los aires a un alemán. En el minuto diez, Frank Mill fue a buscar un balón largo y, al entrar en el área neerlandesa, se encontró con la rodilla de van Breukelen a la altura del estómago. Los tulipanes, largos como los tallos de la flor que en ocasiones se usa como su gentilicio, salieron con todo y a por todas. Con intensidad, presión alta y dominando por completo los primeros veinte minutos del partido. La primera parte terminó con más detalles que ocasiones claras. Ambos equipos eran bastante parejos y, aunque escondido por la dura agresividad de los choques, el miedo de ambos conjuntos era evidente. A Klinsmann no había quien le arrebatase el balón si no era con falta, y Rij-

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 14


PAĂ?SES BAJOS 1988

L Foto de Bongarts/Getty Images

Ambos equipos eran bastante parejos y, aunque escondido por la dura agresividad de los choques, el miedo de ambos conjuntos era evidente UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 15


PAÍSES BAJOS 1988

kaard cayó en su trampa. Al poco de pisar el área, el 18 alemán se dio la vuelta para driblar a Frank, que soltó la pierna. El árbitro señaló penalti a la vez que su silbato anunciaba que deberían remontar si no querían volver a quedar eliminados. Y entonces apareció Marco van Basten. Primero provocó el penalti que facilitaría a Koeman empatar el partido y, cuando el marcador rozaba el minuto noventa, enseñó al mundo cómo se debe definir un balón largo de un compa-

ñero. La jugada fue perfecta. En dos pases y un disparo, cuatro toques, seis segundos, enviaron el balón desde su propio al campo al fondo de la red. Por un momento pareció que hasta Rinus Michels se alegraba. La fiesta fue máxima, en Hamburgo había más de diez mil neerlandeses. A esto había que añadirle que no era la ciudad más patriota del país. El delantero germano, Frank Mill, dijo después de caer eliminado que “hubiera sido mejor haber ju-

gado el partido en Alemania”. Lo celebraron como niños, correteando sin camiseta por el campo y burlándose del rival, con el mal ganar que siempre caracteriza al perdedor. Pero aquella noche se les permitió. Habían vengado a su país.

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 16


PAÍSES BAJOS 1988

ganaron... ...y Lo celebraron como niños, correteando sin camiseta por el campo y burlándose del rival, con el mal ganar que siempre caracteriza al perdedor. Pero aquella noche se les permitió. Habían vengado a su país

1-2 ALEMANIA FEDERAL

Matthäus 55’

ONCES INICIALES Foto de Bongarts/Getty Images

1 Eike Immel 3 Andreas Brehme 4 Jürgen Kohler 5 Mathias Herget 6 Ulrich Borowka 11 Frank Mill 8 Lothar Mattäus © 9 Rudi Völler 10 Olaf Thon 18 Jürgen Klinsmann 20 Wolfgang Rolff ENTRENADOR Franz Beckenbauer

21 de junio de 1988. Estadio Volksparkstadion, Hamburgo. ÁRBITRO Ioan Igna (Rumano).

HOLANDA

Koeman 74’, Van Basten 88’

1 Hans van Breukelen 2 Adri van Tiggelen 4 Ronald Koeman 6 Berry van Aerle 7 Gerald Vanenburg 8 Arnold Mühren 10 Ruud Gullit © 12 Marco van Basten 13 Erwin Koeman 17 Frank Rijkaard 20 Jan Wouters ENTRENADOR Rinus Michels

UNDERGROUND FOOTBALL VINTAGE I 17


Underground Football - Holanda 1988  

Monográfico de 18 páginas sobre aquella Holanda de Rinus Michels que maravilló a Europa en 1988, ganando la Eurocopa en tierras alemanas. Co...

Advertisement