Page 1

                        

PROGRAMA ELECTORAL  IRABAZI GANEMOS ARABA  ELECCIONES FORALES 2015                               

 


ÍNDICE   

1. Instituciones  de  la  ciudadanía,  participativas  y  transparentes  2. Ley de Territorios Históricos y Ley Municipal Vasca  3. Fiscalidad  4. Políticas feministas e Igualdad  5. Impulso económico y Defensa de lo público  6. Política social  7. Calidad ambiental  8. Biodiversidad, recursos naturales y protección animal  9. Movilidad sostenible  10. Ordenación del territorio  11. Infraestructuras viarias  12. Euskera  13. Cultura y deporte  14. Memoria histórica y convivencia  15. Cooperación y desarrollo                      


1. Instituciones  transparentes 

de

la

ciudadanía,

participativas

y

  No  queremos  gobernar  por delegación,  sino  con  participación​ . ​ La participación ciudadana  se  constituye   en  ​ el  eje  vertebral  y  transversal  de  nuestra  propuesta,  que  se fundamenta  en  el  convencimiento  de  que  a  mayor  participación,  mayor  democracia.  Sin  embargo  somos  conscientes  que  para  que  la  participación  sea  realmente efectiva tienen  que darse al menos  tres coincidencias:   a. Sin información no hay participación.  b. Sin poder de decisión, no hay participación ciudadanía efectiva  c. Sin poder de ejecución no hay políticas decididas por la ciudadanía  Desde  la  Administración  se  debe trabajar  conjuntamente,  en  el  terreno  del pro­común con la   sociedad civil y trabajar para que la gente participe.  Se  trata de avanzar a una democracia participativa que ponga a la ciudadanía  en el centro de  la  política  y  la  economía  y  que  posibilite  su  participación  en las decisiones de los Gobiernos,  en  la  planificación  y  ejecución  de  las políticas públicas, en la ordenación del Territorio y en la  gestión de los servicios públicos. Por todo ello, creemos que es necesario garantizar:  ­ ­

­

­

­ ­

Solucionar los  déficits  democráticos  y  la  opacidad  de  las  Juntas  Generales  y  de  la  Diputación Foral.  Establecer  y  modificar  democráticamente  los  mecanismos  de  consultas  populares,  Iniciativas  Legislativas  Ciudadanas  (ILP)  o  referéndums  para  asuntos  de  trascendencia  territorial.  Transparencia  y  participación  en  las  Comisiones  de  las  Juntas Generales de Álava.  Impulsar   el  uso  de  la  página  web  como  foro  de   participación  y  consulta  real  ciudadana.  Toda  la  actividad  parlamentaria  tiene  que  poder  ser  consultada  y  ser  transparente.  Fomentar  la  participación  ciudadana  en  la  gestión  de  los  bienes  y servicios  públicos,  que  permita  a  la  ciudadanía  participar  en  la  elección  de los modelos de organización,  funcionamiento y definición de objetivos de los servicios públicos.  La  participación  de la  ciudadanía  y de los trabajadores/as en los órganos de dirección  de los organismos autónomos o empresas públicas.  Establecimiento  de mecanismos  de  iniciativa  popular  que  posibiliten  la  revocación  de  diputados/as  generales  y/o  forales  por  mala  gestión,  o  incumplimiento  no  justificado  del programa. 

 

1.1. Territorios limpios de corrupción  Medidas contra la corrupción: 


­ Impulso  de  iniciativas  hacia  la aprobación de una Ley integral y severa anti­corrupción  que  incorpore  el  delito  de  enriquecimiento  ilícito  (patrimonio  injustificado)  o presunciones  sobre   la  titularidad  de  bienes  u  obligaciones  de   declarar  o  medidas  cautelares  que  impongan  el  cese  de  políticos  o  políticas  imputadas   y  el  abandono  del  cargo.  Los  y  las  corruptas   tendrán  que  asumir  los  costes  directos  e  indirectos  que  reportan  de  sus  acciones  delictivas:  aquello  evadido  o  dañado,  perjuicios  a  terceros, costes  de  restitución  del  derecho  lesionado  y  costes  judiciales.  Impulso  de  una  Ley  expropiatoria  de  bienes  adquiridos mediante prácticas corruptas.  ­  Impulso   de  iniciativas  hacia  la  eliminación  de  la  inmunidad  asociada  al  cargo  en  lo  relativo a los delitos de corrupción y la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción.  ­  Instar  a la  reforma de la Ley de Contratos del Sector Público para limitar las revisiones  de  los  precios  de  la  contratación,  evitar  las  divisiones  injustificadas  de  los  contratos  e  incorporar las garantías y reformas establecidas por la Unión Europea.  ­  Las  contrataciones  se  realizarán  a  través  de  comisiones  específicas,  cuyo  funcionamiento  será  transparente,  sus  decisiones  públicas y  en  las  que  participarán  los  y  las  representantes  de  todos  los  grupos  junteros.  Sus  componentes  tendrán  acceso  a  los  expedientes de contratación.  ­  Apostamos  por  una  función  pública profesionalizada, por lo cual se deberán limitar los  puestos   de  libre  designación  a  los  estrictamente  necesarios,  se  favorecerá  una  carrera  profesional  basada en los principios del mérito  y capacidad, generalizándose el sistema de  concurso  como   instrumento  de  provisión  de  puestos.  Acabar   con  el  clientelismo  que  se  produce  en  la  asignación  de  puestos   directivos  de   libre  designación  y  con  el  ejército  de  asesores  que  rodea  a  los  altos  cargos,  que  supone  la  creación  de  administraciones  paralelas.    

1.2. Diputaciones Forales y Juntas Generales transparentes  La  información  de  las  instituciones  públicas  debe  ser  accesible  a  la  ciudadanía  y,  al  mismo  tiempo,  las  instituciones  deben  ser  proactivas  en   el  ofrecimiento  y  puesta  a  disposición  de  esa información para los ciudadanos:  ­  Uso  de  la  página  web para el fomento de la transparencia en la gestión, dando la más  amplia  información  sobre  la  misma  y  en  especial  sobre  compras  públicas  y  ejecución  presupuestaria.  ­ Utilizar las nuevas tecnologías para aumentar la transparencia y  la concurrencia en las  contrataciones,  publicando  en  el  perfil  del  contratante  todas  las  ofertas  de  contratación  aunque no exista obligación legal, excluyendo tan solo las de adjudicación directa.  ­  Principio  de  publicidad de la información: el secreto y la denegación de la información  son  la  excepción  y  sólo  podrá  fundamentarse  en   razones  muy  específicas,  como  la  seguridad nacional, la investigación de delitos, o la intimidad de las personas. 


­ Las  entidades  públicas,  a  iniciativa  propia,  deben  poner  a  disposición  del  público  información  básica  y  esencial  sin que  sea  necesario  realizar  una  solicitud.  La información  se facilitará en formato abierto que permita su agregación y tratamiento.  ­ Impulsar  una  e­Administración efectiva y facilitar la emisión en directo (vía “streaming”)  de las sesiones y plenos celebrados.  ­  Auditoría  de  la  deuda  para  localizar la deuda  no legitima, si la hubiera, de la Diputació  Foral de Álava.  ­  Publicidad  en  la página web  de  la  Diputación y en  los medios de comunicación dando  máxima  difusión  a las  Ofertas  Públicas de  Empleo,  tanto  de  la  propia  institución  como de  los organismos y empresas relacionadas con ella. 

1.3. Participación ciudadana y transparencia  Irabazi  defiende  la  transparencia  y  una  verdadera  participación  ciudadana  que  consiga  aumentar el interés de la ciudadanía en aquellas cuestiones que le afectan directamente.  Nuestra   formación  defiende  la  búsqueda   de  herramientas  innovadoras  en  las  políticas  públicas,  con  la  participación  directa  de  la  población,  orientadas  al  desarrollo  humano  y  equitativo  del  territorio.  Consideramos  que  es  posible   y  necesario  adoptar  medidas  encaminadas  a  que  las  políticas  se  decidan  y  apliquen  con  mayor  participación  de  la  población.  Abogamos  por  avanzar  hacia una verdadera transparencia y participación ciudadana, porque  las  peores  políticas  acaban  siendo  aquellas  que  parten de una elaboración distante respecto  a la población afectada, algo que ha quedado demostrado. En este sentido, proponemos:  ­  Adaptación  organizativa  de  la  Administración  Foral  y  las   Juntas  Generales  a  las  necesidades  de  la  participación  social  y  ciudadana.  Reducción  de  los  requisitos  para  la  presentación  de una Iniciativa  Legislativa Popular  y obligación a su toma en consideración  y   debate  en  las  Juntas  Generales.  Esta  medida  obligará  a  la  reforma  de  organización  y  funcionamiento de las Juntas Generales de Álava.  ­  Vinculación  de  las decisiones  del  Pleno  de  Juntas  Generales  a  las  actuaciones  de  la  Diputación.  Modificación  de  la  Norma  para  evitar  el  déficit  democrático  que  sufre  este  órgano de decisión de democracia representativa.  ­  Ampliación  de  la  transparencia en  el  funcionamiento  de  las Juntas  Generales  y  de  la  Diputación  Foral,  publicación  de  toda  información  disponible  y  acceso  de  la  ciudadanía  a  los procesos previos y posteriores de decisión.  ­  Elaborar  normas  específicas  de  participación  ciudadana  que  incluyan  que  todos  los  ciudadanos  y  ciudadanas  inscritos  en  el  Censo  electoral  puedan  ser  consultados  directamente  sobre  asuntos  de  su  interés,  y  promuevan  la  consulta popular o referéndum  de acuerdo con la legislación de régimen local. 


­ Desarrollo  de  una  Comisión  Especial  en  el  primer  año  de  mandato  y  en  las  Juntas  Generales  para  elaborar  un  Reglamento  específico  para  la  Regulación  y la  Elaboración   de Presupuestos Participativos.  ­  Establecer  mecanismos  de  control  de  la  gestión  y  presupuesto  de  la  Administración  foral, de fácil acceso y comprensión para la totalidad de las personas.  ­  Mejora  de   la  publicidad  de  los  acuerdos  para  facilitar  el   control  y  la  participación  ciudadana.  ­  Apoyo   institucional  al  movimiento  asociativo  reconociendo  su  carácter  de  utilidad  pública   y  facilitando  recursos  económicos  y  materiales  para  el   desarrollo  de  sus  actividades:  convenios,  infraestructuras,  formación  continua,  soporte  técnico,  para  fomentar tanto su actividad como la participación.  ­  Apoyar  institucionalmente el  asociacionismo  de  mujeres  y  fomento  de organizaciones  con  perspectiva  de  género.  Incluir  la  perspectiva  de  género  en  las  políticas  de  desarrollo  urbanístico y el territorio.     

2. Ley de Territorios Históricos y Ley Municipal Vasca    Las  elecciones municipales y forales de 2015 vienen marcadas por la grave crisis financiera y  económica  desatada  en  2008  y  de  la  cual  todavía  no se ve el final del túnel. A esta  situación  hay  que  añadir  el  fin  de  la  burbuja  inmobiliaria.  El  crecimiento  desmedido  del  sector  inmobiliario  durante  la  última  década,  ha  provocado   un  incremento  de  los  ingresos  de  los  ayuntamientos,  que  ha  dado  lugar  a   que   éstos  estén  prestando  una  serie  de  servicios  a  la  ciudadanía para los que no se han definido ni las competencias ni su fuente de financiación.  Las  modificaciones  fiscales  regresivas,  unidas  a  la  crisis  financiera,  económica  y  del  sector  inmobiliario,  han  tenido  como  consecuencia  una  reducción  drástica  de  los  fondos  para  la   financiación  de  los  gastos  corrientes  de  los  ayuntamientos,  y  ha  evidenciado  la  debilidad  de  un  sistema  que  no  es  capaz de garantizar una financiación estable para los mismos, estando  muchos de ellos en situaciones límite.  La  Ley  de  Territorios  Históricos  (LTH)  está  poniendo  de  relieve  múltiples  y  graves  deficiencias  como  el  solapamiento  administrativo  y  el  sobredimensionamiento  en estructuras  administrativas,  o   los  conflictos  de  competencias  entre  las  distintas  instituciones  (Gobierno  vasco,  Diputaciones  y  Ayuntamientos),  ya  que,  en  muchas  ocasiones,  hay  tres  administraciones  diferentes  destinando  recursos  para  obtener  el  mismo  fin,  cuando  esos  fondos  podrían  dirigirse  a  otros  ámbitos  como  la  lucha  contra   el  paro,  el  gasto  social  o  la  recuperación ambiental. 


En Irabazi  consideramos  imprescindible  una  revisión  en  profundidad  de  la  LTH,  que  tenga  por  objetivo  racionalizar  y optimizar  todos  los  recursos.  El  papel  de  las Diputaciones Forales  debe reorientarse hacia la vertebración de sus Territorios y el apoyo a los municipios.    Además,  desde  Irabazi  queremos  impulsar  la  Ley  Municipal  Vasca ya que es un instrumento  básico  en  la  articulación institucional  del territorio. Los Ayuntamientos son piezas claves para  el  desarrollo  de  políticas  que  aseguren  el  bienestar de las personas, al ser la institución cuyo   contacto  con  la ciudadanía  es  más  directo.  Esta Ley  debe garantizar para los Ayuntamientos  amplias  competencias  en  políticas  económicas,  sociales,   culturales,  energéticas  o  urbanísticas,  entre  otras.  También  debe  servir  para  impulsar  la   participación  directa  de  la  ciudadanía  en los espacios de decisión municipal, a través de consultas populares, iniciativas  legislativas,   presupuestos  participativos  o  cualquier  otro  mecanismo  de  participación  ciudadana.    Aunque  en  el  proyecto  de  Ley  se  contempla   la  inclusión  de  las  instituciones  locales  en  el  Consejo  Vasco  de  Finanzas,  es  necesario que se concrete la forma en la que va a garantizar  una  financiación  suficiente  a  los  Ayuntamientos.   El  supuesto  blindaje  de  sus  competencias  será  papel  mojado  si  no se  permite  a  los  municipios  contar  con los recursos suficientes para  ejercerlas.  Desde Irabazi reclamamos  una  apuesta  más  valiente  en  favor del Consejo Vasco  de  Políticas  Públicas  Locales,  órgano  de  nueva  creación  que  se  configura  como  un  mero  ente  consultivo.  Es  preciso  dotarlo  de  capacidad  de   decisión,  para  que  pueda  velar  por  los  intereses de las administraciones locales en la toma de decisiones a nivel autonómico y foral.   

2.1. Elecciones a  Juntas  Generales,  la  representación de las Cuadrillas y  el papel de los Concejos   Desde  Irabazi  planteamos  avanzar  hacia  un  sistema   de  circunscripción  única  en  las  elecciones  a  las  Juntas  Generales.  Ésta  es  la  mejor  garantía  de  proporcionalidad,  igualdad   del voto y representación de la pluralidad.  Por  otra  parte,   no  se  puede  eludir  la  reivindicación  de  que  las  entidades  tienen  que  ver  satisfechas  sus  necesidades  y  de  que  sus  demandas  tienen  que  encontrar  cauces  institucionales  adecuados.  Por  ello,  consideramos  imprescindible  el  fortalecimiento  de  las  Cuadrillas.  El  incremento  de  las  competencias  de  estos  órganos supramunicipales  es,  para  Irabazi,  la  vía  clave  para  atender  a  las  entidades  locales.  Las  cuadrillas  son  entidades  que,  por  su   tamaño,  pueden  hacer  frente  a  problemas  para  los  que  los  Ayuntamientos  son  excesivamente  pequeños,  a  la vez que garantizan  que la voz de los municipios esté presente  en la toma de decisiones fundamentales para el ámbito local.    En  Irabazi  entendemos  los  Concejos  como  la  forma  más  local   y  participativa  de  tomar  decisiones.  El  auténtico  valor  de  los  concejos  reside,  precisamente,  en su sencillez, tanto de  concepto  como  de  funcionamiento.  Las  necesidades,  problemas  y  oportunidades  vecinales 


se exponen,  se  debaten  y  se  resuelven  en  reuniones  participadas  por  la  mayoría  de  las  personas.  La  Ley  de  Administración  Local  del  Gobierno  Central  pone  en  serio  peligro  a  las  Entidades  Locales  Menores.  En  Irabazi  hacemos  una  apuesta  decidida  por  defender  los   Concejos   y  nos  oponemos  frontalmente  a  cualquier  propuesta  de  eliminación  de  competencias en favor de los Ayuntamientos.     

3. Fiscalidad     La  fiscalidad  en  los  tres  territorios vascos  ha  sufrido  una  fuerte  regresión durante las últimas  legislaturas,  estableciendo un  sistema  más  injusto  donde  las grandes  rentas  y  el  capital han  salido  ganando  frente  al  gravamen  sobre  las  rentas  del  trabajo más  bajas.  Concretamente,  durante  la   última  legislatura  y  debido  a  la  bajada  de  los  ingresos  derivadas  de  las  reformas  basadas  en  regalos fiscales del  periodo  2007­2011, ha  habido  un intento de vuelta atrás con  la  recuperación  de  algunos  tributos,  como  el  impuesto  de  patrimonio,  por  el  que  Euskadi  recaudaba  todos los  años  en  torno  a  200  millones  de  euros  (en  la  legislatura  2007­2011 fue  eliminado)  y  que  sin  embargo,  ha  sido recuperado parcialmente a lo largo de 2012 y 2013  en  los tres territorios.  La  situación  fiscal  ha  provocado  que  la  parte  más  importante  de  los  ingresos  de  las  Haciendas  Forales  recaiga  en  los  rendimientos  del  trabajo  y  en  el IVA,  perdiendo gran parte  de  la  progresividad  exigible  a  los  tributos.  Esta  situación,   unida  a  la  crisis  económica,  ha  derivado   en  una  importante  merma  de  los  ingresos  en  las  arcas  forales,  que  se  han  visto  obligadas a reducir sus presupuestos y recortar la inversión pública en bienes y servicios.  Las propuestas de Irabazi en relación  a la fiscalidad se resumen en:  ­  Reforma   en  profundidad  tanto  del  IRPF  como  del  Impuesto  de  Sociedades  para  recuperar  la  progresividad  perdida,  unificando   las  bases  imponibles  del  ahorro  y  del  trabajo  en  una única  e  incrementado  el  número de tramos y los tipos a aplicar a las bases  imponibles.  ­ Revisar y eliminar las exenciones, reducciones y deducciones tanto del IRPF como del  Impuesto  de  Sociedades.  En  esta  línea,  suprimir  las  deducciones  por  aportaciones  a  planes  de  pensiones  y  EPSV,  así  como  limitar  y  modular  en  función  de  la base imponible  la  deducción  por  adquisición  de  vivienda  habitual,  de  manera  que  las  rentas más altas no  se puedan aplicar dicha deducción.  ­  Sustituiremos  las  exenciones,  bonificaciones,  reducciones  o   deducciones  de  los  impuestos  que  sólo  sirven  para  pagar  menos  por  los  beneficios  y  no  generan  mayores  recursos   a  la   sociedad  por  beneficios  fiscales  que  tengan  en  cuenta  el  esfuerzo  económico   que  hagan  las  empresas  por  conseguir  un  mayor  beneficio  social.  La  justificación   de  los  mismos  descansaría  en  los  principios  de  proporcionalidad y  justicia  y  los principios rectores de la política social y económica. 


­ Revisión de los regímenes especiales en el Impuesto de Sociedades.  ­  Crear  un  impuesto  para  las  grandes  fortunas  y  patrimonios  que  sustituya  al impuesto  de patrimonio.  ­  Modificar  el   impuesto  de  sucesiones  y donaciones  para  que  quien  más  tenga  pague  más.  ­  Controlar  las  ayudas  al  mecenazgo  para  evitar  que  se  conviertan  en  una  forma  de  evasión fiscal.  ­  Búsqueda  de  una  armonización  fiscal  entre  los  territorios   vascos  para  evitar  las  deslocalizaciones con carácter fiscal.  ­  Mayores   y  mejores  medios  para  luchar  contra  el  fraude  fiscal  y  contra  la   economía  sumergida.     

4. Políticas feministas e igualdad     La  igualdad  de  mujeres  y  hombres  sigue siendo la asignatura pendiente de nuestra sociedad  y   las  desigualdades  existentes  en  todos  los  ámbitos  entre  los  hombres  y  las  mujeres  no  se  superan.  Las  brechas  salariales  se  perpetúan  y  el  techo  de  cristal  de  las  mujeres  es  muy  difícil de superar, hay además, una feminización galopante de la pobreza.  Asimismo,  la  violencia  de  género  continúa  siendo   el  exponente  más  execrable  de  las  desigualdades  de  mujeres  y  hombres,  por  la  cual  70  fueron  asesinadas  en  2014  por   sus  parejas o  ex­parejas.  Además,  los  últimos  años  de  gobierno  central  han   sido  años  de  constante  regresión  en   la  lucha  feminista.  Las  distintas  leyes  impuestas  por  el  PP  han  dejado  patente  el  cariz  absolutamente  patriarcal  de  su  política  y  han  supuesto  agresiones  fuertes  a  los  derechos  fundamentales  de  las  mujeres,  como  el  caso  de   la  Ley  del  Aborto  promovida  por  el  ex­ministro  de  Justicia  Gallardón  que  sólo  la  constante  y sostenida en el tiempo movilización  feminista ha sido capaz de parar.  Las  distintas  leyes  de  igualdad,  tanto  la  autonómica  como  la  estatal,  han  tenido  como  consecuencia  que  los  distintos  parlamentos  tengan composiciones equilibradas de mujeres  y  hombres.   No  obstante,  esa  situación  no  se  traslada  a  la  hora  de  formar  los  distintos  gobiernos  o  en  el  momento  de  designar  a  las  personas  para  las  diferentes  comisiones  sectoriales  en  los  parlamentos  o  juntas  generales,   o  a  quienes  presiden  esas  comisiones,  perpetuándose  el  modelo  patriarcal.  En  este  sentido,  creemos que hay que dar un paso más  y   superar  el  mero  “equilibrio  de  género:  60/40”  y  apostar  por   la  paridad  real  de  género,  adoptando  medidas  que  promuevan  la  participación  de  las  mujeres  en  aquellos  ámbitos  en   los que esté infrarrepresentada. 


A pesar   de  la  elaboración  de  los  Planes  de  Igualdad,  sigue  pendiente  la  evaluación  de  la  aplicación  efectiva  de  dichos  planes, así como  la transversalidad de las políticas de igualdad.  Sólo  si se aborda desde todos los ámbitos será posible alcanzar la igualdad real y efectiva de  mujeres  y  hombres,  disponiendo  para  ello  de  recursos  económicos  y  humanos  suficientes.  Además,  la  falta  de  control  sobre  la  puesta  en  marcha  de   Planes  de  Igualdad  en  las   empresas  privadas evidencia  la falta  de  interés  de  los  diferentes  gobiernos  en avanzar en la  Igualdad real de género.  En  el  caso  de  la  CAV,  el  artículo  19  de  la  ley  4/2005,  de  18 de  febrero  para  la  igualdad  de  mujeres  y  hombres,  establece  la  obligatoriedad   de  elaborar  informes  de  evaluación  de  impacto   de  género  en  los  anteproyectos  de  normas  o  actos  administrativos,  para  el  órgano  administrativo   que  los  promueva,  y  el  artículo  20  señala  el   establecimiento  de  las medidas  correctoras  que  se  deriven  del  informe  anterior.  No  obstante,  estos  artículos preceptivos  no  están siendo cumplidos, en muchos casos, por las Diputaciones Forales.  Por  lo  tanto,   consideramos  que  existe  en  la  actualidad  un amplio  marco  normativo  que  nos  permite  avanzar  hacia  la  igualdad  de  mujeres  y  hombres,  pero  no  se  está aplicando  en  su  totalidad, por lo que desde  Irabazi proponemos las siguientes iniciativas:    

4.1. Departamento para la igualdad de mujeres y hombres  Defendemos  la  creación  de  un  Departamento  para  la   Igualdad  de  Mujeres  y  Hombres,  que  coordine   todas  las  directrices  del  Plan  de  Acción   positivo  Foral,  que  impulsará,  entre  otros  temas, las siguientes cuestiones con partida presupuestaria propia:  ­  Asignación  del  5%  del  total  del  presupuesto  foral  para  políticas  específicas  para  mujeres.  ­ Creación de la figura de Agentes por la Igualdad.  ­  Transversalizar   feminismo  y  equidad  de  género  en  todas   las  políticas  y  en  la propia  gestión, comunicación e imagen, así como el total respeto a los colectivos LGTBI+.  ­  Programas  integrales  de  actuación  socio  laboral  dirigidos  a  mujeres  prostituidas,  que  aseguren   su  acceso  en  igualdad  a  todos  los   derechos  sociales.  Estas  actuaciones  en  ningún  caso  favorecerán  ni legitimarán  a  quienes  comercian y se lucran con los cuerpos y  las vidas de las mujeres (proxenetas, clientes, traficantes...).  ­  Crear   y  dotar  económicamente  un  fondo  de  pensiones  impagadas  (pensiones  de  alimentos y pensiones compensatorias).  ­  Garantizar  la  práctica  de  la  interrupción  voluntaria  del  embarazo  dentro  de  la  red  sanitaria  pública  y,  en todo  caso,  a  cargo  de  la  Seguridad Social. Apoyar las experiencias  de   ­  Exigir   legalmente  a  los  medios  de  comunicación  que  contemplen  un  estilo  no  sexista  en  sus  emisiones y arbitrar los medios para no posibilitar que los entes privados y públicos  comuniquen,  anuncien  o  emitan  programas,  imágenes  o  artículos  que  potencien  la 


discriminación y   la  violencia  de  género  (desigualdad,  explotación  sexual,  prostitución...),  además  de  eliminar  estas  circunstancias  de  los  entes  públicos.  Eliminar  la  inserción  de  publicidad institucional foral en esos medios mientras persistan dichas situaciones.  ­  Promover  la  puesta  en  marcha, seguimiento y evaluación de Planes de Igualdad en el  entorno  empresarial  privado,  donde  más  a  menudo  se  vulneran  los  derechos  de  las  mujeres  (brecha  salarial,  falta  de  políticas  de  corresponsabilidad,  segregación  horizontal,  techo de cristal) .  ­  Apoyar  institucionalmente el asociacionismo de hombres profeministas, y hombres por  la  igualdad  para  el  fomento  de  las  organizaciones,  actividades  y  políticas  culturales  que  contemplen   el  estudio  desde  su  perspectiva  de  género  y  propicien  el  abandono  roles  y  rasgos heteropatriarcales.    

4.2. Diversidad sexual  ­  Se  establecerán  programas  de  formación  y  sensibilización  con  respecto  a  los  colectivos  LGTBI+  dirigidos  a  la  judicatura,  fiscalía  y  policía,  con  el  fin  de  lograr  una   persecución  penal eficaz  de  las  actitudes contra la diversidad y libertad sexual, una mayor  protección  de  las  personas  víctimas  de  estas  agresiones  y  un  trato  libre  de  prejuicios  por  parte del equipo multidisciplinar de funcionarias y funcionariado.  ­ Se incluirán protocolos específicos para erradicar la violencia intragénero.  ­  Fomentar  el  respeto  en  la  propia  gestión,  comunicación  e   imagen  a  los  colectivos  LGTBI+.    

4.3. Violencia de género  Existen  distintos  tipos  y  formas  de  violencia  contra  las  mujeres,  pero  todas  tienen  en común  sus  raíces  en  una  situación  estructural  de  desigualdad  y  subordinación  en  la  que  se  encuentran  las  mujeres con  respecto  a  los  hombres.  Esta  violencia  vulnera  la dignidad de la  mujer   y  de  los  derechos  Humanos.  Se  materializa  de  distintas   formas  que  van  desde  la  violencia  física,   sexual  y  psicológica  ­que  incluye  los   malos   tratos  y   la  violación,  el  abuso  sexual,  el acoso y las intimidaciones sexuales en el  trabajo o en cualquier otro lugar, el tráfico  sexual de mujeres y la prostitución­, a la violencia mediática.  Esta violencia que se ejerce contra las mujeres necesita una respuesta urgente y permanente   de  las  Administraciones  públicas,  en  general,  y  el  amparo  de  todas  las  instancias  gubernamentales en su debate y resolución, a fin  de garantizar la seguridad y la integridad  de  las mujeres.  Este  grave  problema  debe  ser  una  de  las  primeras  preocupaciones  de  la  política  foral y, por  ello, Irabazi propone: 


­ La  creación  de  Centros Asesores  por  parte  de  la  Diputación  que  presten  un  Servicio  de  atención  jurídica  y  psicológica  de  carácter  integral   en  coordinación  con  otras  administraciones.  ­  La  creación  de  Casas o  pisos  de  Acogida  como  una  solución temporal  para  aquellas  mujeres  que  deciden  abandonar  sus  hogares con el fin de evitar seguir conviviendo con  la  persona  que  les  maltrata y  no  tengan más remedio que abandonar su domicilio habitual, y  la gestión pública de las mismas de ámbito local o comarcal.  ­  La  concesión  de  subvenciones  y  ayudas  de  emergencia específicas ante  situaciones  concretas, con disponibilidad inmediata sobre las mismas.  ­  La  creación  de  un  Fondo  en  los  presupuestos  forales  para  el  caso de incumplimiento  de  pagos  de  pensiones,  dirigiéndose  posteriormente  la  Diputación  contra  el  incumplidor,   en su calidad de responsable civil subsidiario.  ­  La  condena  pública  y  de  repulsa  por  parte  de  las  Juntas  Generales  por  violación  de  los Derechos Fundamentales ante agresiones de este tipo.  ­  Una  labor  de sensibilización  social dirigida  a  toda  la población y, especialmente, a las  mujeres  que  sufren  cualquier  tipo  de  malos  tratos  para  que  denuncien o  busquen  vías de  apoyo e incidir en campañas de sensibilización y prevención al agresor.  ­  Una   labor  de  sensibilización  y  formación  dirigida  a  las   y  los  profesionales  de  los  ámbitos   implicados  en  este  tema:  judicatura,  abogacía,  personal  sanitario,  servicios  sociales,  profesorado  y  agentes  de  la  Policía  Municipal,  con  el fin de que puedan conocer  las causas y la gravedad del problema, y actuar con mayor eficacia.  ­  Plan  Integral  contra la violencia de género en coordinación con otras Administraciones  públicas  de  ámbito  municipal,  autonómico  y  estatal,  en  el  que  estén  implicados  diversos  servicios  y  sectores   de  la  Administración  (Fuerzas  de  Seguridad,  sanidad,  justicia,  servicios sociales, empleo...).  de  protocolos  de  seguridad  para  prevenir  las  agresiones  a  las  víctimas de violencia de género.  ­ 

Establecimiento ​

­ Garantía  de  un  salario de emergencia a aquellas mujeres  maltratadas sin recursos y/o  dependientes  económicamente  de  su  maltratador,  incorporándolas  a  los  programas  de   formación  y/o  reciclaje  y  reinserción  laboral  creados  a  tal  efecto.  Facilitar  becas  para  el  acceso a los cursos de formación profesional​ .  ­  Programas  de  prevención  de  violencia  machista  en  centros  educativos,  sociales  y  laborales.     

5. Impulso económico y defensa de lo público 


La crisis  financiera  y  económica  ha puesto  de  manifiesto  que  el  sistema  capitalista actual es  incapaz  de  dar  respuesta  a  las  necesidades  de  la  población,  generando  grandes  desigualdades  entre  aquellas  personas   que   tienen  recursos  propios  para  cubrir  sus  necesidades  y  quienes  no  los  tienen,  desigualdades  que cada vez son mayores  y hacen que  existan en nuestra sociedad ciudadanos y ciudadanas de primera y de segunda.  Estos  dos  últimos  años,  con  la  excusa de la crisis, se han caracterizado por una obsesión de  las  administraciones  públicas,  gobernadas  por  PNV  y  PP,  con   la  ayuda  del  PSE  y  en  ocasiones  con  la  connivencia  de  EH  Bildu,  por recortar tanto servicios públicos como ayudas  sociales,  criminalizando  a las  personas  que  las  necesitan  al  establecer la sombra de la duda  sobre  las  misma,  en lugar de buscar formas alternativas para dignificar y mejorar la situación  de estas personas.  Esta  actitud  pretende  hacer  responsable  a  la  ciudadanía  de  los  desmanes  de  la  banca  y los  mercados  financieros,  y  así  se  han  recortado  derechos  laborales  conseguidos  gracias  a  la  lucha  durante  mucho  tiempo  de  la  clase  trabajadora,  como  por  ejemplo  el  derecho  al  descanso,  retrasando  hasta  los  67  años  la  edad  legal  de  jubilación,  permitiendo  a  las  empresas  el  despido  de  los  y  las trabajadoras  con tan sólo una previsión de pérdidas, lo que  de  facto  supone  el  despido  libre  o  limitando  los  subsidios  por  desempleo o la caza de  brujas  iniciada  por  la  derecha contra las personas perceptoras de la Renta de Garantía de Ingresos,  entre otras cosas.  Frente  a  este  modelo  que  supone  una   agresión  a  la  gran  mayoría  de  la  sociedad,  es  necesario  cambiar  el  sentido  de  las  prioridades  y  apoyar  e  impulsar  otro modelo que ponga  el centro de atención en lo local, de cara a alcanzar el pleno empleo.  En  Irabazi queremos implantar una economía sostenible y socialmente avanzada, que esté al  servicio  de  las  personas  y  su  bienestar,  que  respete  los límites del planeta, que incentive las  iniciativas  asociativas  y  cooperativas,  empresariales,  económicas  y  financieras  comprometidas  con  los  principios  del  empleo  estable, la sostenibilidad ambiental, la igualdad  de género, la cooperación y la participación en redes.  Los  principales  esfuerzos  en  promoción  económica  deben  realizarse  en  el  desarrollo  del  tejido  económico  existente,  el  reparto  del  empleo  y   en  la  promoción  de  nuevas  iniciativas  locales con los siguientes ejes:  ­  Impulso   a  la   Economía  social  y  a  la  Economía  del  Cuidado  (a  través del Servicio  de  Atención Domiciliaria).  ­  Impulso   de  sectores  económicos  sostenibles,  dentro  de  los   nuevos  yacimientos  de  empleo.  Destacamos  la  rehabilitación  de  zonas   urbanas  degradadas,  el  aislamiento  energético  de  edificios,  el  desarrollo  masivo  de  energías  renovables descentralizadas,  la  recuperación y reciclaje de residuos, la conversión de la industria militar, etcétera.  ­  Zonas  rurales:  agricultura  sostenible,  industria  de  transformación,  ecoturismo,  etcétera. 


­ Mujer:  priorización  de  las  actividades  que  favorezcan  la  integración  y  la  igualdad  de  condiciones de la mujer en el empleo y en la vida social y cultural.  ­ Definición de unos criterios sociales a la hora de promover iniciativas privadas.  ­  Vincular  las  ayudas  a  que  el empleo sea estable  y con derechos, a la limitación de las  horas extraordinarias,  al reparto del trabajo y al respeto de la igualdad entre géneros.  ­  Tomar  en  consideración  las  condiciones  ambientales  de  las  actividades  promovidas:  certificación de normas 14000, ecoauditorías, y análisis del ciclo de vida de los productos.  ­  Regulación  de  formas  paritarias  de  contratación  funcionarial  y  laboral  para  aquellos  puestos y cuerpos en que existe escasa representación de las mujeres y/o hombres.  ­  Medidas  dirigidas a  potenciar la  igualdad  de  las  mujeres  en  el mundo  laboral, a partir  de  las  propuestas  encaminadas  a  corregir  la  segregación  ocupacional, la precariedad y  la  desigualdad salarial.  ­ Completar los polígonos vacíos y los suelos calificados actualmente.  ­  Utilizar  el  modelo  de “polígono industrial”, compacto y concentrado, en vez del modelo  de  industrias  dispersas  o  situadas  anárquicamente  a  lo  largo  de  las  carreteras  (con  especial atención a las directrices de Ordenación del Territorio).  ­  Utilización  de  indicadores  de  densidad  mínima  (para  evitar  el  despilfarro  de suelo)  y  máxima (para evitar la congestión).  ­  Con   carácter  prioritario,  rehabilitar  y  regenerar  antiguos   suelos  industriales  degradados para que puedan ser receptores de nuevas actividades.  ­  Promover  el  reparto  del  trabajo  con  jornadas  laborales  de  35  (y  32  horas)  y  la  conciliación laboral.  ­ Impulsar en alquiler público y la rehabilitación de viviendas.  ­  Incrementar  e  impulsar  el  I+D+i  y  cumplir  las  condiciones  de  la  Carta  Europea  del  Investigador.     

6. Política social     La  política  desarrollada  por  la  Diputación  Foral  de  Álava  en  los  últimos  cuatro  años  ha  perpetuado  la gradual subcontratación  de  los  servicios  sociales  que  son  de  su competencia,  lo  que  genera,  en  muchas  ocasiones,  condiciones  laborales  precarias  que,  a  su  vez,  son  fuente  de  numerosos  conflictos  laborales,  con  el  consiguiente  perjuicio  en  la  calidad  del  servicio que debe proveer.  Con  el  actual  modelo  de servicios sociales, la Diputación ejerce y quiere seguir ejerciendo de  cajero  automático,  es  decir,  una  vez  aprobados  los  presupuestos,  repartir,  a  través  de 


diferentes instrumentos  (convenios,  contratos  o  subvenciones…),  esas  cantidades,  para que  otros hagan su trabajo.  Además,  la  Diputación  viene proponiendo  que  sean las familias y sus redes sociales quienes  asuman  el  peso  de  unos  servicios  que  debe   proveer  la  correspondiente  institución  pública  para  garantizar  la  universalidad  y  el  acceso  en  condiciones  de  igualdad  de  todas  las  personas  a los mismos. En Irabazi defendemos que sean  las instituciones las que asuman su  responsabilidad  y no  dejen  en  manos  de  terceros  la  labor que les corresponde. Defendemos  el  desarrollo  ágil  e  íntegro de la Ley 12/2008 de Servicios Sociales que ha supuesto  un antes  y   un  después  al  reconocer  el  derecho  subjetivo  a  los  servicios  sociales  y  el  cumplimiento  como  mínimo  de  la  Cartera  de  Servicios  Sociales que ha tardado seis años en ser acordada,  lo  que  obliga  a  las  administraciones  a  garantizar la  prestación de la totalidad de los  mismos.  Esto,  a   su  vez,  requiere  que  hay  que  garantizar  una  financiación  acorde  a  las  necesidades  que se plantean.  En  ese   sentido,  hay  que  dejar  claro  que  no  existe  un  problema  de  financiación  de  los  servicios  sociales, lo que ocurre es que resulta más fácil cuestionarlos y no desarrollarlos que  llevar  a  cabo  una  política  fiscal  progresista  que tenga por objetivo que pague más quien más  tiene,  o  una  lucha  decidida  contra  el  fraude  fiscal  y  contra  la  evasión  de  capitales  vía  paraísos fiscales.  Irabazi  defiende  un  modelo  de  servicios  sociales  de  responsabilidad  pública,  que  no  encerrada   en  lo  público,  y  que  considera  los  servicios  sociales  como un  derecho  subjetivo,  cuyo  fin   debe  ser  favorecer  la  integración  en  la  sociedad  de  todas  las  personas  independientemente  de  su  capacidad  económica,  es  decir  justicia  social  y  no  solidaridad,  además  de  permitir  que  desarrollemos  nuestra  vida  de   una   manera  autónoma  en  nuestro  entorno más cercano. De esa manera, realizamos las siguientes propuestas:  ­  Priorizar  y  establecer  modelos  de  gestión  directa que sean referentes para el resto de  agentes  que  trabajan  en  el  sector,  tanto  en  la  calidad  de  los  servicios,  como  en  las  condiciones laborales del personal que los presta.  ­  Desarrollar,   de  manera  ágil  e  íntegra,  la  Ley  12/2008  de  Servicios  Sociales  para  garantizar  el  derecho  subjetivo  a  los  servicios  sociales  y  garantizar  con  una  correcta  y  suficiente financiación la Cartera de Servicios Sociales que deriva de esta ley.  ­  Implicación  directa  y   activa  de  la  Diputación  foral  en  la   negociación  de  todos  los  convenios   colectivos  de  los  sectores  que  trabajan  en  los  servicios  sociales  y  que  son  competencia  de  la  misma,  garantizando  en  todos  los  casos  la  subrogación  de  las  personas trabajadoras.  ­  Desarrollo  de  programas  destinados  a  la  atención  de  mujeres  y  hombres en situación  de  marginación  y  exclusión  social,  así  como  a  las  personas  de  colectivos  LGTBI+  que  se  encuentren en dichas situaciones.  ­  Equiparación de  las  condiciones laborales  del  resto de trabajadoras y trabajadores del  ámbito de los servicios sociales con el personal propio de la Diputación. 


­ La  Diputación Foral  debe  garantizar  en  los  presupuestos  la  prestación de  los  medios  personales  y  materiales  para  asegurar  la  permanencia  de  las  personas  en  su  entorno  el  mayor  tiempo  posible.  Para  ello,  es  necesario  modificar  las   condiciones  de  acceso  al  servicio de ayuda domiciliaria para que más personas puedan disponer del mismo.  ­  Con   el  mismo  objetivo  de  lograr  la  permanencia  de  las  personas  en  su  entorno,  la  Diputación  Foral  deberá  garantizar  los  medios  necesarios   para   que  haya  plazas  suficientes en los centros de día.     En  este  marco,   Irabazi  plantea  como  objetivo  imprescindible  para  lograr  todo lo  anterior,  la  creación  de  una  amplia  red  de  servicios  sociales  públicos   universales  de  atención  especializada  y  con  medidas  de  acción  positiva  para  los  colectivos  más necesitados.  En  la  medida  en  que  son  un  enorme  yacimiento  de  empleo,  conllevan  la  necesaria  coordinación  y  puesta  en  marcha  de  Planes  de  empleo  forales,  y  son  imprescindibles  para  que  las mujeres  tengan  una  ciudadanía  de  primera,  con  acceso  en  condiciones  de  igualdad  al  empleo  y  al  conjunto del universo social, incluida la política.  Todo  lo  anterior  se  ha  de  realizar  junto  con  el   desarrollo  de  planes  y  políticas  de  igualdad,  basados  en  una  concepción  integral  de  los  derechos  de  las  personas y los colectivos, con  el  objetivo  de  garantizar  su  ejercicio  al  conjunto  de  la  población:  vivienda,  trabajo,  educación,  salud, cultura, ocio, etc. Y por último, no podemos olvidarnos del estudio y creación de planes  y   políticas   específicas,  orientados  a  sectores  de  la  población  en  situación  de  desigualdad  (infancia,  mayores,  migrantes...)  o  de  exclusión  social  (ayuda  a  domicilio,  casas  de  acogida,  alternativas de reinserción...).    

6.1. Infancia  Los  niños  y   las  niñas  constituyen  un  colectivo  particularmente  sensible,  sujeto  de  derechos   específicos  y  de  máxima  prioridad.  Por ello,  es  fundamental  la  protección  de la infancia ante  situaciones  en  que  sus  necesidades  no  están  suficiente  ni  adecuadamente  satisfechas,  así   como  su   participación  activa  en  el  ámbito  social.  En  este   sentido  Irabazi  entiende  que  es  necesaria:  ­ La creación de consejos o foros de participación de la infancia.  ­ Reforzar los equipos de intervención y apoyo a la infancia y a sus familias.  ­  Priorizar  la   atención  ante  las  situaciones  de  riesgo  para  la  infancia.  En  este  sentido,  reforzar y ampliar la atención psicológica a menores.  ­  Primar  la  prevención  como  estrategia  fundamental  frente  a  los  problemas  de  malnutrición,  abandono,  abusos  sexuales   o  malos  tratos.   Estudios  de  necesidades  y  programas  específicos  de  actuación  en  zonas  de  riesgo.  Para  ello,  es  imprescindible  un  trabajo  coordinado  entre  las  administraciones  con  competencias  específicas  en  este  ámbito (educación, sanidad, servicios sociales, etc.). 


­ Adecuar  la   red  residencial  para  niños  y  niñas  en  situación  de  desprotección  a  las  nuevas realidades, contemplando el fenómeno de menores extranjeros no acompañados.  ­  Potenciar  y reforzar  el acogimiento no residencial de los y las menores en situación de  desprotección.  ­ Mejorar la  situación laboral de quienes trabajan en los pisos de acogida, estableciendo  cláusulas   de  subrogación  en  las  concesiones  y  equiparando  sus  condiciones  a  la  del  personal propio de la Diputación.  ­  Fomentar  la  formación  del  personal  que  trabaja  en  el  ámbito  de  los  y  las menores en  situación de desprotección.  ­ Establecer suficientes pisos de emancipación (18­21a.) para las/os jóvenes tutelados y  tuteladas  por  la  Diputación,  asegurándoles  empleo  y  formación  para  una  verdadera  integración social.  ­  Potenciar  la  formación  socio­laboral  de  los  menores  extranjeros  no  acompañados  (16­18 años) para su plena integración social.    

6.2. Juventud  La  juventud  padece directamente, la acusada presión excluyente y tendente a la marginación  social  propia  de  unas  relaciones  sociales mercantilizadas en extremo. El paro juvenil alcanza  en  el  Estado  a  un  53,4% de  las  y  los  jóvenes,  la  tasa  más  alta de  los  países  de  la OCDE, y  doblando  con  mucho  la  media  de  la  UE  que  es   de  un  2​ 1%​ ,  lo  que  en  muchas  ocasiones   fuerza  a  los  jóvenes  a  ir en  busca  de  trabajo  a  otros  lugares de la Unión Europea donde hay  mayores   oportunidades  de  empleo,  o  en  ocasiones  a  otros  países  no  comunitarios.  Desde  Irabazi  consideramos  que  es  urgente  plantear  medidas  específicas  para  acabar  de  una  vez  por  todas  con  la  precariedad  laboral  de  la  juventud,  que  imposibilita  que  estas  personas   puedan  llevar a cabo su proyecto de vida debido a las grandes dificultades ­como el  acceso a  una  vivienda­,  que  acarrea  el  no  disponer  de  un  empleo  estable  y  con  unas  condiciones  salariales y laborales dignas y con derechos.  Es   hora   de  construir  un  proyecto  emancipador  para  la  juventud,  que  rompa  con  la  discriminación,  descansando  sobre  los  pilares  del  empleo   digno  y  con  derechos,  el  acceso  real  a  una  vivienda  digna,  un  acceso  universal,  público  y  gratuito  a  la  sanidad  y  una  educación  laica,  científica  y  de  calidad,  y  el  derecho  a  un  ocio  digno,  no  mercantilizado  y  participativo. Por todo ello, proponemos las siguientes medidas.    6.2.1. Fomento del empleo digno y con derechos  Para  el  fomento del empleo  digno  y  con  derechos,  es necesaria la creación de un Plan Foral  de  Empleo  Juvenil  que  contengan  tres  ejes  principales: el asesoramiento y acompañamiento  en  la  creación  de  autoempleo,  las  ayudas  a  la  contratación de larga duración y las ayudas al 


emprendizaje, teniendo  siempre  en  cuenta  las  necesidades  específicas  de  empleo  y  formación en las zonas de declive del Territorio.   6.2.1.1. Asesoramiento y acompañamiento  ­  Apoyo   a  la   incorporación  de  personas  jóvenes  desempleadas  como  socias  cooperativistas  en las empresas cooperativas, mediante la cofinanciación de su aportación  obligatoria  al  capital  social  de  la  empresa.  Apoyo  financiero,  fiscal,  normativo,  jurídico…  para la creación de empresas cooperativas.  ­  Potenciar  el  acompañamiento  personalizado   de  la  población  desempleada  para  un  acceso   al  mercado  de  trabajo,  a  través  de  los  servicios  de  orientación,  que  habrán  de  garantizar una acogida y seguimiento integral en la trayectoria de la persona joven parada.  ­  Generalizar   y  centralizar  el  asesoramiento  a  la  juventud  vasca  sobre  las  diferentes  subvenciones existentes para fomentar el autoempleo.  6.2.1.2. Ayudas a la contratación de larga duración y el autoempleo  ­  Desarrollo  de  una  línea de  subvención  destinada  a potenciar la contratación de forma  estable  y  con  derechos  de  personas  jóvenes  paradas,  supeditando  las  subvenciones  al   cumplimiento  íntegro,  por  parte  del  contratante  del  contrato  mínimo de  18  meses,  siendo  sancionado en caso de no cumplirlo con la devolución del 100% de la ayuda.  ­  Contratación  directa  de  personal  desde  la  Administración  pública,  en lugar de recurrir  a empresas privadas de colocación o a la gestión indirecta.  ­  Concesión  de  ayudas  económicas  para  aquellas  empresas  que  creen  empleo  juvenil  por eliminación de horas extras o reducción de jornada.  ­  Consensuar  criterios  y  valores  de  acuerdo  con  el  tipo  de  empleo,  con  las  organizaciones  sociales  y sindicales,  para  el  desarrollo  de  una  normativa  sobre la calidad  del  empleo  juvenil  (contratación,  seguridad  y  salud  en   el  trabajo....),  vinculando  las  políticas fiscales y de subvención a los criterios de calidad del empleo juvenil.  ­  Adopción   de  medidas  fiscales  favorables  a  la  inversión  en  proyectos  destinados  al  autoempleo  y  a  la  creación de  primeras  empresas  dirigidas  a  jóvenes. Retraso,  a su  vez,  en el pago de impuestos por parte de empresas creadas por jóvenes.  ­  Elaboración  de  un informe en el que se identifiquen y analicen los nuevos yacimientos  de  empleo,  así  como  las  experiencias  piloto  ya  puestas  en  marcha,  en  los  cuales  la  Diputación  Foral  se  comprometa  a  participar,  subvencionar,  y  promover  las  iniciativas  emprendedoras surgidas fruto de dicho informe,     6.2.2. Vivienda  ­  Gravamen  a  las  viviendas vacías con el fin de movilizar el parque de viviendas vacías,  en  coordinación  con  los  programas  puestos  en  marcha  por  el  Gobierno  Vasco  y  los  ayuntamientos. 


­ Subvenciones  y  ayudas  para el pago de alquiler a las personas jóvenes, de forma que  no tengan que destinar más del 30% del sueldo al pago del alquiler de su vivienda.    6.2.3. Educación   ­ Asegurar mediante subvención la posibilidad de todas y todos los alumnos de estudiar   en los territorios limítrofes, garantizando ayudas al transporte.  ­ Promoción de jóvenes investigadores y sus proyectos.     6.2.4. Ocio, cultura y acción social   ­ Reconocimiento de figuras remuneradas en las asociaciones bajo convenio público.  ­  Promover el acceso de la juventud a la cultura: precios especiales o gratuidad para las  personas más desfavorecidas en conciertos, cine, teatro, etcétera.  ­  Potenciar  la  red  de  albergues  juveniles,  talleres  ocupacionales,  campos  de  trabajo  y  otras actividades que posibiliten el contacto, respeto y conocimiento de la Naturaleza.  ­  Crear  fondos  de  ayuda  económicos,  técnicos,  de  infraestructura  formación, etc. como  apoyo a la iniciativa del asociacionismo.  ­ Reforzar la red de equipamientos juveniles.  ­ Fomentar actividades y experiencias plurales que posibiliten un ocio alternativo.  ­  Plan  general  de  inversiones  en  infraestructuras,  materiales,  recursos  económicos  y  humanos  para  la  formación,  creación,  producción,  difusión  y  distribución  de los diferentes  tipos de actividades juveniles.  ­  Posibilitar  el  acceso  a  la  cultura  también  a  los  ámbitos  geográficos  y  colectivos más  desfavorecidos.  ­  Creación  y  potenciación de programas de tránsito a la vida  adulta de jóvenes mayores  de 16 años y en situación de desventaja social.  ­  Accesibilidad   a  la  información  y  asesoramiento  en  materia  de  salud,  sexualidad  y  drogas.  ­  Incentivar  el  asociacionismo  (deportivo,  tiempo  libre,  etc.),  facilitando  el  acceso  de  la  juventud a locales públicos.  ­  Posibilitar  el  acceso  a  la  cultura  también  a  los  ámbitos  geográficos  y  colectivos más  desfavorecidos.  ­ Gratuidad de todos los espacios culturales gestionados por la Administración.    

6.3. Personas de más de 45 años 


Las personas  de  más  de  45  años  están  sufriendo  las  peores  de  las  lacras  denunciables:  el  paro  crece  exponencialmente  en  este  colectivo  ante la desidia de las instituciones. Promover  políticas  activas  de  empleo  para  este  colectivo,  y  en  especial  para  las  mujeres,  es  una  asignatura  pendiente  que  es  necesario  reactivar.  Estas  personas  que  en  general  tienen  una  amplia  preparación  y  experiencia  además  de  muchos  años  cotizados,  debe  ponerse  en   el  centro  de  las   políticas  de  empleo  para  su  reinserción  en  el  mercado  de  trabajo  en  condiciones  dignas  acordes  a  su  cualificación.  Sólo  así  podremos  ​ construir  una  sociedad  sostenible   donde  el  conocimiento  revierte  en  la  sociedad  para  ayudar  a  las  nuevas   generaciones.  ­ Creación de un Plan Foral de Empleo para este colectivo.  ­  Concesión  de  ayudas  económicas  para  aquellas  empresas  que  creen  empleo  para  este colectivo por eliminación de horas extras o reducción de jornada.    

6.4. Personas mayores dependientes  La  sociedad  alavesa  es  una  de  las  sociedades  más  envejecidas de toda Europa a causa del  aumento  de  la esperanza de vida y la baja  natalidad;  49.000 alaveses y alavesas tienen más  de  65  años.  Más  del  1,5% de  la población de Vitoria­Gasteiz tiene más de 80 años; en Álava  el  porcentaje  se dispara  al  11%.  Es  evidente  que  Álava  envejece  y  que  hay  que  generar los  recursos   dotacionales  necesarios.  Esta  situación  implica  un  reto  importante  para  la  red  de  servicios  sociales   que  trabajan  de  forma  específica  con   personas  mayores.  Es  necesario  ofrecer a estas personas la necesaria calidad de vida y bienestar que demandan.  Irabazi  considera  que  es  necesario  trabajar  sin  descanso  hasta  lograr  que  los  derechos  universales de las personas mayores se vean reconocidos. Por ello, proponemos:  ­  Posibilitar  a  las   personas  mayores  las  condiciones  necesarias  para  que  puedan  permanecer  en  su  hogar,  disfrutando  de  una  buena  calidad  de  vida,  al  tiempo  que  se  potencie los Centros de Día.  ­  Apoyar  a  las  personas mayores desarrollando una política de servicios adecuada, que  garantice su integración en su propio entorno social.  ­  Publificación  de los servicios de ayuda a domicilio (SAD) extendiendo su  implantación  a  los   fines  de  semana,  festivos  y  vacaciones,  atendiendo  a  criterios  de  proximidad  y  haciendo  partícipe  al  usuario,  de  manera  que  se  respete  la  preferencia  del  recurso  asignado y el agrupamiento familiar.  ­  Establecer  baremos  de  ayudas  públicas  para  la  subvención  en  su  totalidad  o  en  función  de  diferentes  tramos  de  renta  para  los  gastos  sobrevenidos  en  oftalmología,  odontología,  etc.  para  personas  mayores  de  60  años  incluyendo  prótesis,  revisiones  periódicas,   limpiezas,  etc.  y  para  aquellas  personas   que   lo  precisen  y  sus  medios  económicos les impidan adquirirlas. 


­ Subvencionar  en  su  totalidad  cualquier  tipo  de  prótesis  o mecanismos  de  movilidad,  percepción,   etc.  para  aquellas  personas  que  lo  precisen  y  sus  medios  económicos  les  impidan adquirirlas.  ­  Creación  de  más  pisos  tutelados  y  Centros  de  Día  para  mayores   con  el  fin  de  garantizar su autonomía personal a la vez que se garantizar una asistencia rápida y eficaz.  ­  Plan  gradual  para  la  recuperación  y  generación  de  un parque  público  de residencias  para las personas de tercera edad.     

6.5. Diversidad funcional  Las  Personas con  Diversidad Funcional  o  con  Alguna  Discapacidad es un grupo de atención  prioritaria  para  Irabazi.  El  número  de personas  con  alguna  discapacidad supera en el Estado  Español  los  3,8  millones,  lo  que  supone  el  8,5%  de  la población.  Más  de  600.000  personas  con  alguna  discapacidad  viven  solas  en   su  hogar.  1,39  millones  de  personas  no  pueden  realizar  alguna  de  las  actividades  básicas  de  la  vida  diaria sin  ayuda.  269  mil  personas  que  residen  en  centros  de  personas  mayores,  centros  de  personas  con  discapacidad,  hospitales  psiquiátricos  y  hospitales  geriátricos  tienen  alguna   discapacidad.  En  Euskadi  hay  169.400  personas con discapacidad (en hogares) y 14.745 en centros (personas de 6 y más años). En  Álava ,  la cifra está cercana a las 23.000 personas.     Irabazi  considera  que  sólo  la  actuación  decidida  de  los  poderes  públicos  respecto  a  la  problemática  de  la  personas  con  diversidad  funcional   (psíquica,  física  o  sensorial)  puede  garantizar  su   integración  real.  Irabazi  se  reconoce  en  la  defensa  de  la  igualdad  en  este   aspecto   tal  y  como  lo  expresa  el  Art.  1  de  la  LIONDAU  –  Ley   51/2003  de  igualdad  de  oportunidades,  no  discriminación  y  accesibilidad universal de las personas con discapacidad:  garantizar  el  efectivo  ejercicio  y acceso  a  todos  sus  derechos por parte de las  personas con  discapacidad  de  nuestra  sociedad  (cualquiera   que  sea  su  situación,  condición,  edad,  diversidad  funcional, etc.).  Y lo hace desde el compromiso en la consecución y la AUSENCIA  DE  TODA   DISCRIMINACIÓN,   DIRECTA  O  INDIRECTA,  por  motivo  de  o  sobre  la  base  de  alguna  discapacidad,  incluida  cualquier   distinción,  exclusión  o  restricción  que  tenga  el  propósito  o el  efecto de obstaculizar o dejar sin efecto el reconocimiento, goce o  ejercicio en  igualdad  de  condiciones  por  las  personas  con discapacidad, de todos los derechos humanos  y  libertades  fundamentales  en  los  ámbitos  político, económico, social, cultural, civil o de otro  tipo. En este sentido, abogamos por:  ­  Exigir  el cumplimiento  de las leyes, decretos y normas que contemplen el empleo para  personas  discapacitadas  en  centros  de  trabajo,   tanto  públicos  como  privados,  sin  cortapisas ni ausencias Es una tarea ineludible de la Diputación Foral de Álava.  ­  Garantizar  la  colocación  de  personas  con  discapacidad  considerados  de  difícil  recolocación en empresas ordinarias, evitando que se generen empleos guetificados. 


­ Garantizar  la  igualdad  de  condiciones  en  el  acceso  a  un  puesto  de  trabajo,  haciendo  que  se  cumpla  el  3% de  empleo  en  igualdad  de  condiciones  con  el  resto de las personas   trabajadoras  por  parte  de  las  instituciones  públicas,  y  el  2%  en  el  sector  privado.  No  a  la  subcontratación  en la  plantilla  y  en  caso  de que haya subcontratación que se respeten los  porcentajes legales también en ese caso.  ­  La  revisión  y  ampliación  de  los  convenios  de  Ayuntamientos  con  la  Diputación Foral  de  Álava  para  la  prestación  de  servicios  a  todos  los  municipios  del  territorio  a través  de  INDESA que debe ser recuperada como una empresa pública.  ­  Conseguir  la  reserva  más  amplia de  puestos  de  trabajo  a  ocupar por  personas  con  alguna  discapacidad  física,  mental  en  todas  las  ofertas  de  empleo  que  genere  las  instituciones forales.  ­  Participación  de  los  colectivos  de  personas  discapacitadas  en  todos los  foros  en  los  que,  directa  o  indirectamente,  se  proyecten  medidas,  soluciones  o  estudios  de  medio,  hábitat,  transporte  o  comunicaciones,  con  el  fin   de  evitar  o  eliminar  las  barreras  arquitectónicas.  ­  Establecer  prestaciones  y  ayudas  económicas  suficientes  para  hacer  frente  a  las  necesidades  básicas  de  todas  las  personas  con   discapacidad  a  las que  se  les  impide  la   actividad laboral, o se encuentran en paro involuntario.  ­  Denunciar  y  poner  medidas  para  evitar  la  doble  marginación  que  sufren  las mujeres  con discapacidad por su condición de mujer y padecer una discapacidad.  ­  En  colaboración  con  otras  instituciones  públicas  y  entidades  sociales,  incrementar  la  oferta  de  plazas  en talleres ocupacionales y Centros Especiales de Empleo para personas  con  discapacidad,  donde  se  establezcan   medidas  para  dignificar  sus  condiciones  de   trabajo,  aplicando  las  normativas  de  los  convenios  sectoriales  en  los  que  desarrollan  su  actividad o, en su caso, con convenios de empresa que lo garanticen.  ­  Garantizar  plazas  en  centros  de  día  y  residencias  para  todas  las  personas  con  diversidad funcional en situación de dependencia que las soliciten. -​ Eliminar la alta tasa de precariedad existente y revisar todos los convenios colectivos y  laborales  en los  que  participe  la Diputación  para que se utilice el criterio de empleo digno   y justo.  ­  Tolerancia  Cero  a  la persistencia en  Álava de desigualdades por incumplimiento de la  legislación,  la  Diputación  Foral  de  Álava  está  obligada  a  cumplir  la  ley.  Es  necesario  un  cuerpo de inspectores a este respecto.  ­  Generar  diferentes  programas  de  orientación  y  tutorización  desarrollados  por  trabajadoras  y  trabajadores  especializadas/­os  para  la  integración  laboral  normalizada,  estable  y  con  derechos,  priorizando  la  derivación  hacia  las  instituciones  públicas  pero  también  a  las  empresas  privadas.  Esta  derivación  se  hará  en   coordinación  con  la  Diputación  Foral  y  con  los  servicios  municipales  de  orientación,  además  con  la 


participación de  estos  profesionales  en  formación   y  orientación  en  la  materia,  preparadores laborales públicos.  ­  Las  personas,  con  cualquier  tipo  de  disfuncionalidad  o  discapacidad,  son  un  grupo  social  de  atención  prioritaria  en  materia  de  política  de  vivienda,  a  todos  los  efectos.  Creación  de  un  cupo  de  reserva  para  personas  con   algún  tipo  de  discapacidad,  especialmente para el acceso en régimen de alquiler.  ­  Creación  de  servicio Foral  para  eliminar  las  barreras  físicas,  formativas, laborales, de  vivienda,  de  ocio, etc.  dependientes  de  la Diputación que impidan a las personas alcanzar   la igualdad de oportunidades. 

 

­ Impulso,  en  colaboración  con los  ayuntamientos,  de Programas de Apoyo a familias a  través de Programas de descanso.

6.6. Personas migradas  El  eje  fundamental  de  nuestra  política  pasa  por  el  reconocimiento  de  los  derechos  de  las  personas  migradas y seguir impulsando actuaciones  institucionales para su integración social  y su estrecha conexión, con el objetivo de la inserción laboral.  La  sociedad  alavesa  tiene  una  gran  capacidad  de  acogida,  pero  es  necesario  desarrollar  importantes  políticas  públicas  de  sensibilización  para  evitar  los riesgos de una xenofobia que  está  atenazando  a  la  sociedad  en   general.  Para  lograr  este  objetivo,  realizamos  las  siguientes propuestas:  ­  Apostamos  por  la  elaboración  de  planes forales formativos, culturales y artísticos y de  ocio para de integración social, de personas migradas.  ­  Trabajaremos   para  lograr  una  interculturalidad  como   modelo  de  integración,  por  el  respeto  a  la  pluralidad  cultural  y  social  de  nuestra  sociedad  y la  adhesión  como  principio  rector  uniforme  a  los  valores  señalados  en  las  diferentes  declaraciones  de  derechos  humanos.  ­  Desarrollaremos  campañas  periódicas de sensibilización en los medios, que fomenten  la cohesión social en detrimento de mensajes excluyentes y xenófobos.  ­  Extensión  del  derecho  de  voto  en  las  elecciones  municipales  y forales a las personas  residentes extranjeras.  ­  Fomentar  el  asociacionismo  y  la  participación  en  consejos,  foros  u  otros  órganos  de  las personas migradas.     

7. Calidad ambiental   


Para Irabazi  las  cuestiones  sociales,  económicas  y  medioambientales  están  ligadas.  Es  necesario  reorientar  nuestras  formas  de  vida,  de  producción,  distribución  y  consumo.  Exigimos  acuerdos máximos en  las  normas  ambientales  tanto en el Parlamento Vasco como  en  los  tres  territorios  y  en  los  Ayuntamientos,  que  tengan  por  objeto  garantizar  la  biodiversidad  y  los  recursos  para  las  generaciones  venideras.  La  solidaridad  en  el  tiempo,  con  las  generaciones  que  nos  seguirán,  y  en   el  espacio,  sin  generar  deudas  a   otros  territorios, debe ser un mandato en las políticas ambientales.  Proponemos  la  reforma  ecológica  de  la  fiscalidad  superando  el  principio  de  que  “quien   contamina  paga”,  exigiendo  desde  lo  local  a  la  Unión Europea  que  puede  y  debe establecer  las  leyes  y  directivas  europeas  que  garanticen  que  no  se  produzca  la  contaminación,  persiguiendo  penalmente  y  no  sólo  económicamente  a  los  culpables.  Instando  desde  las  Juntas  Generales  y  los  Ayuntamientos  a  las  Fiscalías  de  Medio  Ambiente  y  a  los Tribunales  de  Derechos  Humanos  a  que  utilicen  la  amplia  legislación  sobre  este  tema  y  constituyen  herramientas.  Asimismo,  hemos  de  tomar  en  consideración  tanto  el  coste  de  extracción  como  el  coste de  reposición  de  los  recursos  naturales  e  incluir  la  “huella  ecológica”,  o  huella  de  deterioro  ecológico, para facilitar el control de la evolución positiva o negativa de la sostenibilidad.  Irabazi  apuesta  por  una  transición  ecológica  de  la  economía.  Hemos  de  trabajar  un  marco  económico  que incorpore  los  límites ecológicos  del  Planeta.  Ello implicará la  introducción de  otro  tipo  de  “contabilidades”  que  trasciendan  las  de  carácter  especulativo  y  generador   de  plusvalías,  midiendo  los flujos de materiales y energía con el fin de minimizar su acción sobre  la biosfera.  Este  modelo  de  desarrollo  económico  ha  de  ser   social,  económica  y  ambientalmente  sostenible   y  esto  pasa  por  impulsar  nuevos  sectores  y  reorientar  los  sectores  existentes  hacia la sostenibilidad.  Hemos  de  empezar a  construir  entre todas  y  todos  un  modelo  de  desarrollo  que  socialice  la  toma  de  decisiones,  implicando  a  los  concejos  y  cuadrillas  en  el diseño y puesta en marcha  de  propuestas  de  desarrollo  económico  sin  comprometer   los  recursos  de  las  generaciones  venideras ni generar dinámicas de empobrecimiento de otras partes del mundo.  La  inversión  ha  de  planificarse  de  manera  que   sirva  para  garantizar  la  sostenibilidad  económica,  ambiental  y  temporal,  de  la  misma  manera  que  incluya  la  democratización  en  el  uso  de  los  recursos  y  los  medios  de  producción.  El  modelo  económico  basado  en  la  especulación y  el  consumismo  trae  perjuicios  ambientales,  de  salud,  sociales  y económicos,  no  dudando  en  lanzar  injustas  y  costosas  guerras,  con  el  objetivo  de  someter  a  un  saqueo  brutal   de  recursos  humanos  y  naturales  a  los  países.   En  Álava  hemos  superado  nuestro  límite  de   huella  ecológica,  estamos  consumiendo  varias  veces  las  posibilidades  de  renovación  natural  de  nuestro  territorio.  Y traspasamos esta huella ecológica a los países del   tercer  mundo,  de  varias  formas:  explotación  de  recursos  mineros,  agrícolas,  compra  de  terrenos,  cementerio  de  desechos  tóxicos.  Tenemos  la  obligación  de reflexionar y  proponer 


un modelo  totalmente  diferente  de  desarrollo,  que  pasen  por una  nueva  agenda  de  política  ambiental.    

7.1. Gestión de residuos  Irabazi  defiende sistemas  alternativos  a  la  incineración,  que  supongan un  incremento  mayor  de  las  cantidad  de  residuos  que  se  reutilizan,  dado  que  quemar  aquello  que  puede  ser  reutilizado es la gestión más insostenible que se puede hacer de los mismos.  En  estos  últimos  cuatro  años se han puesto en  marcha  distintas modalidades de sistemas de  recogida   residuos  urbanos  que  han  demostrado  que  sólo  mediante  la  separación  en  origen  de los mismos es posible alcanzar niveles superiores al 60%.  En  ese   sentido,  las  tres  prioridades  de  Irabazi  son,   en  este  orden:  reducción,  reutilización,  reciclaje, por lo que apostamos por:  ­  Impulso   a  la   Estrategia  Residuo  Cero:  recogida  selectiva  en  origen  obligatoria  (orgánico   vs   resto,  recogida  separada  en  fracciones),  compostaje  de  calidad,  centros  locales  de  reutilización  y  reciclaje,  investigación  e  incidencia  en  fracción  no  reciclable,  incentivos fiscales.  ­  Tratamiento  de  los  residuos  en  las  zonas  más  próximas  posibles  al  lugar  donde  se  generan, como forma de concienciación.  ­  La  recogida  selectiva no  se  debe  limitar  al cartón, el vidrio  o los envases y embalajes.  La  separación  domiciliaria  en  origen  de  la  materia  orgánica,  para  su  posterior  biometanización  y  compostaje,  es el  paso  fundamental  que  permitiría  recuperar  la  mayor  parte de los materiales.  ­  Promover  la  homologación  de  los  materiales  recuperados   para   su  reintroducción en  los circuitos productivos.  ­  No  a   la  incineración  ni  a  la  utilización  de  los  residuos  (papel,  cartón,  neumáticos,  aceites)   en  instalaciones  de  combustión.  Se  hacen  necesarios  cambios  legislativos  y  normativos  para  recuperar  una  jerarquía  de  gestión  de   los  residuos  encaminada  a  la  sostenibilidad,  a  la  protección de la salud  y a la generación de empleo que cierre la opción   a la incineración de residuos, llamada de manera engañosa "valorización energética".  ­ Consideramos fundamental un tratamiento fiscal diferenciado desde la Diputación, que  penalice  incineradoras  y  vertederos  frente  a  sistemas  de  recogida  y  tratamiento  de  residuos que apuesten por el reciclaje y la reutilización.  ­  Educación  ambiental:  proponemos  extender  la  educación  ambiental  no  sólo  a  las  escuelas,  sino  a  todos  los  ámbitos,  como  medida  preventiva  que  favorezca  la  concienciación  social  sobre  la  sostenibilidad,  el  intercambio  de  información  sobre  recursos,  experiencias,  programas  y  materiales didácticos, así como la recogida y difusión  de datos para cubrir de modo eficaz las necesidades de información. 


­ Aumentar  los  Garbigunes  o  Depósitos  Alternativos  de  Residuos,  de  forma que sean  accesibles  a  pie  para  el  conjunto  de  la  población  y más accesibles también a pie de calle,  promoviendo un servicio de recogida a domicilio.  ­  Gestión  pública  de  las  actividades  de  recogida,  clasificación y comercialización de los  materiales  recuperados.  Colaboración  con  asociaciones  y   organizaciones  de  recuperadores basadas en la economía social.  ­ Compra de materiales reciclados y reutilización desde la Administración pública.       

7.2. Uso eficiente del agua  Una   administración  eficiente  del  agua  debería  cumplir  las  siguientes  condiciones:  suministro  de  agua  potable  en  cantidades  adecuadas para las poblaciones, tanto rurales  como urbanas;  prevención  del  despilfarro  y  la  contaminación;  medidas  para  controlar la  disminución  de  los  recursos,  así  como  purificación  del  agua  y  control  de  la   contaminación,  a  través  de  las  siguientes medidas:  ­ Gestión comarcal del abastecimiento y la depuración.  ­  Programas  integrados  de  gestión  de  la  demanda de agua, en vez de construir nuevos  embalses. Reducción de consumo.  ­ Mantenimiento de la red para detectar fugas y evitar pérdidas.  ­ Política de precios que incentive el uso eficiente.  ­ Campañas informativas para promover un uso y consumo más sostenible del agua.  ­  Tasas  ambientales  según  el  grado  de  contaminación  del  vertido.  Vigilancia  y  control  riguroso de vertidos.  ­  Aumentar  el  ritmo  de  inversión  en  saneamiento  y  depuración  para  adecuarse  a  la  normativa europea.  ­  Depuración  en  origen  de  las  aguas  industriales. Separación de las aguas industriales,   de  las  residuales  domésticas  y  del  agua  de  lluvia,  pues   su  tratamiento  es  diferente.  Reutilización de aguas residuales para riego.  ­  Tratamiento  integral  del  ciclo  del  agua  mediante  la  renovación  de  los  sistemas  de  abastecimiento  y  la  generalización  del  sistema  separativo  de  saneamiento.  Reducción  de  la carga de depuración del sistema fecal y recuperación rápida de los caudales ecológicos.  ­  Descentralización  de  las  instalaciones  de  potabilización   y  depuración.  En  zonas  rurales, uso de tecnologías blandas y sencillas de mantener.  ­  Limpieza  y   restauración  de  cauces  fluviales,  manteniendo  la  vegetación  original  y  evitando encauzamientos. 


­ Prevención  de  la  contaminación:  protección  de  las  aguas  superficiales  y  de  los  acuíferos. Uso sostenible de estos últimos.    

7.3. Energías renovables  El  modelo  energético de  Irabazi  es  de  generación  y  consumo en cada municipio, generación  y  consumo  disperso  en  el  territorio frente al modelo concentrado habitual. En nuestro modelo   no  hay  necesidad  de  grandes  centrales  de  generación  eléctrica,  ni  de  grandes   empresas  energéticas, de electricidad, gas o petróleo, ni de grandes redes de transporte.  Defendemos  la  recuperación  por  parte  del  Estado  de  un  sector  público energético adecuado  donde  los  municipios  tienen  un  gran  papel.  Consideramos  que  debe  ponerse   en  pie  una  política  energética basada en la consideración de la energía como un bien público universal y  no como una mercancía. Por eso proponemos:  ­  Planes  de   eficiencia  energética  y  energías  renovables  (especialmente  solar,  tanto  térmica  como  fotovoltaica)  en  los  edificios  de  la  Administración   foral  y  las  entidades  locales.  ­  Planes  descentralizados  desde  los  municipios.  Auditorías  energéticas y  extensión  de  la cogeneración.  ­  Reconsideración  de  la  programación  sectorial  de  la  energía  eólica,  en  función  de  su  compatibilidad  con  la  defensa  integral  de  los  valores   naturales  y  medioambientales  del  territorio.  ­  Estimamos  necesario  aumentar  la  inversión  en  I+D  en  el  campo  de  las  energías  renovables:   undimotriz,  procesos  biotecnológicos  (fermentación,  metanogénesis,  biofotolisis y biocombustibles de segunda y tercera generación..).  ­  Declaración  de  Territorio  no  Nuclear,  prohibiendo  el   tránsito  de  materiales  radioactivos. Cierre inmediato y definitivo de la central nuclear de Garoña.  ­ Declaración del territorio como zona “libre de fracking”.  ­  Impulsar   la  creación  de  un  tejido  empresarial  que   nos  convierta   en  líderes  tecnológicos  a  nivel  mundial,  estableciendo  convenios  con  la  Red  de  Centros  Tecnológicos de Euskadi y con el Automotive Intelligence Center (AIC).    ­  En  2020  el  100%  de  la  energía  que  consuman  las  administraciones  públicas  en  sus  sedes y organismos ha de ser de origen renovable.  ­   Apostar por la generación mini­eólica con molinos de pequeña­media potencia.   ­ Potenciar instalaciones fotovoltaicas ubicadas en superficies ya construidas.   ­ Conseguir que la demanda energética de la industria disminuya un 20% para el 2015.    ­  Reducir  gases  de  efecto  invernadero  hasta  el  95%  en  el  horizonte  del  año  2050,  y  hasta el 40% para el año 2020. 


8. Biodiversidad, recursos naturales y protección animal    

8.1. Biodiversidad  La  pérdida  de  biodiversidad  y  el  cambio  climático  son  los  principales problemas ambientales  a  los   que   se  enfrenta  la  población  mundial,  y   se  agravarán  si  no  se  toman  las  medidas  oportunas.  Debemos  considerar  los  recursos  naturales  como  bienes  de  la humanidad, por lo  que  no  pueden  estar  sujetos  a  sobre   explotación  ni  a  derechos  de  propiedad  intelectual  ni  patentes.  Irabazi  promoverá  criterios  y  objetivos  para  la  conservación  del  patrimonio  natural  en  la  ordenación  del  territorio  y  urbanismo,  agricultura,   ganadería,  pesca,  turismo  y  transporte, entre otros.  Desde  Irabazi  proponemos  la  instauración  de  Normativas  sobre  Diversidad  que  recojan  los  datos  de  análisis  de  la  Estrategia  Europea  sobre   Diversidad  2020  y  el  tercer  informe  sobre  Perspectiva  de  la  Biodiversidad  de  Naciones  Unidas  (GBO3),   que  dan  una  visión  de  la  pérdida continua de biodiversidad y contemplen entre sus directrices las siguientes:  ­  Incluir  la  protección  de  la  biodiversidad  en  todas  las  políticas  sectoriales,  especialmente energía, agricultura, pesca, silvicultura, transporte, turismo y ordenación del  territorio,  como  elemento  transversal  que  debe  limitar  la  acción  cuando  se  convierta  en  amenaza.  ­ Desarrollar Planes de Acción Territoriales contra las especies exóticas invasoras.  ­  Crear   mesas  sobre  la  biodiversidad  con  todos  los  niveles  competentes  de  la  Administración  para  coordinar  y  mejorar  la  planificación,  evitando  dispersiones  e  incoherencias.  ­  Implicar   los  movimientos  sociales  y  ciudadanos,  no  solo  económicos,  en   la  salvaguarda y mejora de la biodiversidad.  ­ Promover investigaciones para mejorar el conocimiento de la diversidad biológica.  ­ Regular  el acceso a los recursos genéticos reconocidos como  derechos soberanos por  parte  del  Convenio  sobre  la  Diversidad  Biológica   (CBD)  y  asegurar  que  los  usuarios  de  recursos   foráneos  cumplan  con  las  normas  de  acceso  de  los  países  de  origen,  protegiendo la diversidad local.  ­  Apostar  por  la  implantación  y  ampliación  de  la  red   de  espacios  naturales  “Natura  2000”,   fomentando  su  utilidad  para  la  protección  territorial,   incorporando  la  protección  frente  a  los  riesgos  naturales,  la  gestión  integrada  de  cuencas  fluviales  o  la  recuperación  de  las  áreas  naturales  degradadas.  Impulsar  la  restauración  y  recuperación  de  ecosistemas degradados. 


­ Someter  las  actividades  agroganaderas,  silvícolas  y  de  pesca  a  controles  que  remedien   la  sobreexplotación  de  recursos,  fomentar  usos  y  técnicas  respetuosas  y  eliminar toda subvención a actividades no sostenibles.  ­  Adoptar   el  Principio  de  Precaución  asegurando  que  todos  los procesos  productivos,  servicios  e  investigaciones  se  sometan  a  controles  previos  que  eviten  su  acción  nociva  sobre los seres humanos y demás seres vivos.  ­  Imposibilitar  la  construcción  en zonas sensibles  o  vulnerables  de  Espacios  Naturales  Protegidos  así  como  en  Áreas  no  Protegidas  de  Interés,  como  los  Hábitats  Naturales  de  Interés Comunitario o las Áreas Importantes para las Aves (IBAs).  ­  En  Espacios  Naturales  Protegidos:  establecimiento  de zonas periféricas de protección  para evitar la urbanización inducida en el borde de los Parques Naturales.  ­  Integración  de  los  espacios  naturales  en  los  planes  comarcales  de  desarrollo  sostenible.  Participación  de  las  comunidades  locales  en  la  gestión  de  los  espacios  protegidos.  ­  Creación  de  una  red  de  corredores ecológicos que comunique los diferentes espacios  y posibilite el intercambio genético. Planes de recuperación de las especies amenazadas.  ­  Evitar  la  creación  de  “islas”  naturales  a  donde  se  dirige  toda  la   población  (efecto  diana). Protección a diversos niveles de todo el medio, no sólo de los parques naturales.  ­ Garantizar un porcentaje de los presupuestos para la investigación, sensibilización o la  adecuación ecológica de algunas actividades económicas.    

8.2. Agricultura y medio rural  La  legislación  medioambiental  y  urbanística  del  País  Vasco, a través de las DOT (Directrices  de  ordenación  del  Territorio),  los  PTP  (Planes  Territoriales  Parciales)  y  los  PTS  (Planes  Territoriales  Sectoriales)  no  favorecen  la  preservación  del   medio  rural  y  de  los  suelos  más  aptos  para  la  agricultura.  El  modelo  urbanístico   vasco  es   predador  de  los  suelos  rurales,  especialmente  de  aquellos  que  rodean  a  los   pueblos  y  ciudades.  Las  protecciones  que  establecen  los  PTS  sobre  los  recursos  naturales,  agroganaderos  y  silvícolas  están  supeditadas  a  los  objetivos  urbanísticos  de  los  PTPs  y  los  planes  generales  de  ordenación  urbana de los municipios.  Esta  situación  hace  que  el  precio  del  suelo  rural  deje   de  estar  fijado  por  su  capacidad  agrícola para pasar a ser regulado por sus posibilidades urbanísticas.  Los  ejes  prioritarios  son  el mantenimiento  del empleo agrario y el respeto al medio ambiente.  Por  estas  razones,  por  su  valor  cultural  y  como  factor  de  ordenación  del  territorio,  la  agricultura  debe  considerarse  un  sector  estratégico.  De   esa  manera,  planteamos  las  siguientes propuestas: 


­ Defensa  del  suelo  agrario  desde  la  Ordenación   del   Territorio   y  el  planeamiento  municipal.   Realización  de  Inventarios  que  cataloguen  todo  el  suelo  y  establezcan  las  Unidades Agrológicas a mantener prioritariamente por su calidad y continuidad territorial.  ­  Banco   público  de  tierras  para  facilitar  el  acceso  de  las  personas  jóvenes  y  para  viabilizar explotaciones de dimensión insuficiente.  ­ Apoyo técnico, financiero y de tierra a jóvenes. Fomento del asociacionismo.  ­  Agricultura  biológica,  más  intensiva  en  empleo  que  la  convencional.  Apoyo  técnico  y  financiero.  Campañas  divulgativas  entre el público  en general para desarrollar la demanda  de este tipo de productos.  ­  Moratoria  a  los  cultivos  modificados  genéticamente  hasta  que  no  exista  mayor  evidencia de su inocuidad. Ecoetiquetaje obligatorio.  ­  Caza  y   pesca:  eliminación  de  subvenciones  públicas  a   estas  prácticas  lúdicas.  Aumentar el control sobre las condiciones en que se ejercen.  A  la  hora  de  abordar  el  futuro  de  la  actividad agro­ganadera en Álava, no se puede marginar  el  análisis  de  la  situación  de  la  mujer  en  este  ámbito.  Irabazi  considera  que  uno  de  los  objetivos  principales  debe  ser  la  mejora  de  la  calidad   de  vida  de  los  habitantes  de  los  caseríos,  contemplando  la  puesta  en  marcha   de  acciones  positivas  que  favorezcan  el  reconocimiento  de  la  labor  realizada  por  dichas  mujeres,  tanto  en  el ámbito productivo como  reproductivo,  y  que  carece  del  suficiente  reconocimiento  jurídico,  valor  económico  y  reflejo  social  por  cuanto  no  trasciende  del  ámbito  doméstico,   perpetuando  su  invisibilización.  Con  ese objetivo, impulsaremos:  ­  Promover  una  modificación  de  la  Ley  de  Política  Agraria  que  posibilite la  cotización a  la Seguridad Social al 50% para el cotitular de la explotación agraria.  ­ Elaboración de un censo de mujeres baserritarras.  ­  Elaboración  de  un  estudio  sobre  las  necesidades  de  las  mujeres  rurales,  con  perspectiva de género y evaluaciones periódicas de la implementación de mejoras.  ­  Inclusión  en  los  programas  educativos  de  las  escuelas   agrarias  la  formación  en  igualdad, tanto para profesores y profesoras como para alumnos y alumnas.  ­ Garantizar el servicio integral de sustituciones en las explotaciones agrarias.  ­  Implicación  de  la  administración  foral  para  dar  a  conocer,  de   manera  directa  y  cercana,   los  servicios  sociales  de  los  que  pueden  disponer  las  familias  que  viven  en  el  medio rural.    

8.3. Montes  Defendemos  una  gestión  forestal  sostenible  que  proteja  el  suelo,  el  bosque,  la biodiversidad  y los paisajes: 


­ Repoblación  forestal con  especies  autóctonas  y  eliminar  las  ayudas  a  la  plantación  o  explotación de especies de crecimiento rápido.  ­  Considerar  las  distintas funciones  y  usos  de  los  bosques, no sólo el aprovechamiento  maderero.  ­  Conservación  de  prados  y  bosquetes  con  seto   vivo.  Incrementar  los  recursos  destinados a desbroces, podas y limpiezas de matorral.  ­ Creación de empleo en recuperación y conservación por medio de los Ayuntamientos.  ­ Respetar rigurosamente las zonas legales de servidumbre en ríos y arroyos, plantando  las riberas y márgenes con especies autóctonas.  ­ Controlar los montes de propiedad privada para garantizar su conservación.  ­  Determinar  los espacios con interés general cultural, social, de  ocio o medioambiental,  utilizados   por  las  personas  para  el  disfrute,  con  el  objetivo  de  declararlos  zonas  libres  de  actividad cinegética y que, por lo tanto, se eliminen los puestos de caza de dichas zonas.    

8.4. Protección animal  El  respeto  que  debemos  hacia  nuestros  recursos  naturales  ha  de  extenderse  también  a  los  animales que comparten nuestro hábitat. Para ello:  ­  Elaboraremos  leyes  que protejan a los animales y estableceremos los mecanismos de  control necesarios para su cumplimiento.    ­  Crearemos  iniciativas  para  promover  el  respeto  hacia  los  animales  mediante  la  educación y sensibilización para una sociedad sin violencia contra los animales.    ­  Impulsaremos  la  abolición  de  festejos  y  espectáculos  que  conlleven sufrimiento tanto  físico como psicológico de los animales.  ­  Fomentaremos  dietas  más  saludables  y  sostenibles  que   reduzcan  el  consumo  de  productos de origen animal.    

9. Movilidad sostenible  Nuestro   Territorio   Histórico  sufre  un  colapso de  la  capacidad  de  movilidad  de  la  ciudadanía  motivado  por   las  políticas  de  las  Diputaciones  Forales  que  carecen  de  un  planeamiento  de  las  necesidades  de  transporte  y  han  apostado prioritariamente por la masiva construcción de  carreteras   que,  no  sólo  no  solucionan  los  problemas   de  tráfico  existentes,  sino  que  los  agravan  y  sólo  sirven  para  el  beneficio  económico   de  las  empresas  constructoras  y  el  deterioro del medio ambiente.  Para  Irabazi  es  necesaria otra  política  de  movilidad  que  impulse  el  tráfico  tanto de personas  como  de  mercancías,  a  través  de  medios  sostenibles  como  el  ferrocarril  y   el  transporte  público colectivo en general, dejando de lado la apuesta por el tráfico por carretera. 


Para cambiar el modelo de movilidad actual, es condición ‘sine qua non’ el compromiso de no  construir   nuevas  vías  de  gran  capacidad  y  que  esos  fondos  se  destinen  al  fomento  del  transporte   público,  pero  ese  compromiso  es  inexistente  hoy  por   hoy  por  parte  de  las  instituciones públicas.  Las  políticas  de  transporte  que  se  han  llevado  a  cabo  en  las últimas legislaturas contradicen   absolutamente  el  Libro  Blanco  sobre  Transporte  de  la  Unión  Europea,  que  insiste  en  la  búsqueda  de  alternativas  a  la  carretera  para  construir  nuestras  regiones  de  una  forma  sostenible.  Consideramos  que  las  partidas  destinadas  a  nuevas  carreteras  en  los  presupuestos  forales  deben  ser   destinadas  a  la  mejora  y  ampliación  del  resto   de  medios  de  transporte,  a  la  resolución de los puntos más conflictivos y a la mejora de las redes locales y comarcales.  Irabazi  defiende la promoción de accesibilidad y el apoyo al transporte colectivo. La movilidad  no  se   puede  considerar  un  bien  en  sí  mismo.  Es   preciso  fomentar  la  accesibilidad  para  reducir  las  necesidades  de  desplazamiento  (acercar  usos  del  suelo,  equilibrar  los  balances  residencia­empleo y evitar nuevas construcciones de centros comerciales fuera de los cascos  urbanos).  Nuestra  prioridad  es  el  transporte  público  colectivo  porque  supone la mejora en la calidad de  vida   de  las  ciudades  y  pueblos.  Su  fomento  produce  una  disminución  de  la  contaminación  acústica  y   ambiental,  reduce  los  tiempos  de  traslado  entre  barrios,  rebaja  los  costes  de  los  trayectos  y  conforma  ciudades  pensadas  por  y  para  las  personas.  Irabazi  propone,  en  este   sentido, las siguientes medidas:  ­  Garantizar  la  igualdad  entre  toda  la  ciudadanía,  sea  cual  sea  el  lugar  de  residencia  elegido  y  cuales  sean  sus  condiciones  físicas  individuales.  El  transporte  público  es,  ante  todo,  un  servicio  público  al  que  se  deben  aplicar  legalmente  los  recursos  que la sociedad  considere.  Se  debe  optar  explícitamente  por  el  transporte  público  y  la  peatonalización  de  las ciudades y regiones urbanas.  ­  Reorientar  las  tendencias  urbanísticas  y  territoriales,  evitando  la  dispersión  de  las  actividades  urbanas y buscando la cercanía a los  servicios, actividades y equipamientos, a  fin  de   reducir  los  desplazamientos  de  larga  distancia  que  requieran  el  concurso  de  vehículos  a motor. Cada barrio o sector deberá, dentro de lo posible, disponer de todos los  servicios que habitualmente se necesitan.  ­  Sustitución  de  desplazamientos  en  los  medios  de   mayor  impacto  ­singularmente  el  automóvil  privado­, por  desplazamientos  en  transporte  colectivo:  introducción de sistemas  ligeros  de  capacidad  intermedia  (tranvía),  plataformas  reservadas,  intercambiadores  modales, aparcamientos disuasorios, etc.  ­  Creación  de  condiciones  favorables  para  que  se  desarrollen  los  desplazamientos  no  motorizados,  andando  o  en  bicicleta:  áreas  de  velocidad  reducida,  ejes  peatonales,  bidegorris,  etc.  Irabazi  solicitará  a  la Diputación Foral de Álava que, al menos el 5% de las  partidas  presupuestarias  destinadas  a  carreteras,  se   apliquen  a  la  construcción  de  bidegorris  de forma coordinada, de modo que  constituyan vías de comunicación dentro del 


ámbito local  entre  localidades  cercanas.  Puesta  en  marcha  de  espacios  en los autobuses   territoriales para el transporte de bicicletas.  ­  Mejora  sistemática  de  la  facilidad  de  acceso  en  todos  los  puntos  de  paradas  de  autobuses,  implantándose  progresivamente  material  móvil  adecuado  para  personas  con  movilidad reducida.  ­ Garantizar un transporte público de titularidad pública, no subcontratado.  ­  Mejora  de  la  información  a  la  ciudadanía  en  materia  de  horarios  y  servicios.  Tanto  el  horario  de cada uno de los servicios como el mapa de líneas pueden ubicarse en todas las  paradas.  ­  Implantación  de  precios  públicos  reducidos  que  compitan  eficazmente  con  el  transporte privado.  ­  Billete  único  para  todos  los  medios  de  transporte  (tranvía,  autobús,  funicular, metro,  ascensores,  EuskoTren  y RENFE cercanías.). La Diputación Foral deberá  coordinarse con  otras instituciones para la consecución de este objetivo.  ­ Política tarifaria única para todos los medios de transporte.  ­  Estudio  de  las  necesidades  del  tejido  productivo  (horario  de empresas, turnos  de  los  trabajadores  y  las  trabajadoras)  para  coordinar  horarios  de  transporte  público  que  se  adapten  a  dichas  necesidades,  incluidos  los  servicios  nocturnos  de  los  transportes  públicos.  ­  Mayor  frecuencia  del  transporte  público  los  fines  de  semana,  ya  que  normalmente se  ven reducidos y ello hace que las personas opten por el uso del vehículo privado.  ­  Convenio  entre  la  Diputación  Foral  y  la  UPV/EHU  para  la  creación  de  una  tarjeta  de  bus  especial  para  los  y  las  estudiantes  que  suponga  la  gratuidad  del  transporte  a   la  universidad, tanto interurbano como interterritorial.     Por  lo  que  respecta  al  desarrollo  del  ferrocarril,  Irabazi  apuesta  por  modernizar  el  modelo  tradicional  y  aprovechar  todas  sus  potencialidades.  Rechazamos  el  proyecto  de  la  Y  vasca  por  el  excesivo  impacto  ecológico  que  supone  y  porque  condena  a  la  ciudadanía  vasca  a  soportar el transporte de mercancías por la carretera, ya que este proyecto lo impide.  En  su  lugar,  proponemos  la  realización  de  una  línea  alternativa  de “velocidad  alta”  (no  más  de  220­230  km/h  e  inferiores  y  con  paradas  intermedias),  que  responda  a  las  necesidades  sociales  y  posibilite  el  trasvase  de  la  mayor  parte  de  las   mercancías  de  la  carretera  al  ferrocarril,   que   no  destruya  el  medio  ambiente  y  que   respete   las  zonas  más  densamente  pobladas.  Irabazi  entiende  que  la  mejor  opción  para  modernizar  y   mejorar  el  tren  en  Álava  es  desarrollar  el  ferrocarril  convencional. Las  distancias  son  pequeñas, hay muchas localidades  intermedias,  consume menos energía, no causa destrozos ambientales en el territorio porque 


puede usar  parte  de  la  infraestructura  actual  y  es  el  más  idóneo  para  el  transporte  de  mercancías.  Es   el  momento  de  que  las  instituciones  entiendan  que  el  sistema  de  transporte  es  un  todo  complementario,  donde  los  modos  no  compiten  entre   sí,  sino  que  se  especializan  y  se  complementan.    

10. Ordenación del territorio  Los  Planes  Territoriales  Parciales  son  cruciales  para  decidir  el modelo territorial del territorio.  La  discusión  de  los  Planes  Territoriales  Parciales  debe  ser  abierta a la participación tanto de  los  entes  municipales,  como  de  las  organizaciones  y  asociaciones  sindicales,  económicas,  ecologistas, agrarias, vecinales, etcétera. Por todo ello consideramos que es necesario:  ­  Priorizar  el  interés  colectivo  sobre  el  privado. Un marco de referencia territorial claro  y  mayor vinculación para todas las actuaciones de las autoridades sectoriales y municipales.  ­  Garantizar  la  participación  activa  en  la  elaboración  de  la  política  de  ordenación  del  territorio.  ­ Defensa del suelo agrícola y las zonas naturales. Defensa y protección del territorio.  ­  Contención  drástica  de  los  crecimientos  urbanísticos,  frenando  o  reduciendo  sustancialmente las nuevas propuestas de artificialización de suelo.  ­  Primacía  urbanística   del  modelo  de  ciudad  compacta  y  compleja,  frente  al  de  la  dispersión  y  especialización  funcional,  basado  en  la  residencia  unifamiliar,  las  grandes  superficies comerciales y la completa dependencia del uso del vehículo privado.  ­  Para  que  no  se  produzca  un  desequilibrio  en   el  crecimiento  de  las  zonas  metropolitanas,  potenciar  los  equipamientos  e  infraestructuras  de  rango  comarcal  y  vertebrador.  Exigir  planteamientos  concretos  de  comarcalización  de  los  equipamientos  para  hacer   atractiva  la  residencia  en  las  zonas  rurales  y   contribuir  a  un  mayor  equilibrio  territorial.  ­  Defender,  proteger  y  conservar  los  espacios  abiertos,  profundizando  en  una  política  de reequilibrio ecológico.  ­ Primar, en todo caso, la calidad de vida sobre el desarrollo urbanístico.  ­  Paralizar  la  política  de  expansión  de  centros  comerciales  de  periferia  que  generan  unas   necesidades  de  movilidad  (automóvil)  ecológicamente  insostenibles,  además  de  favorecer   la  desertización  de  los  pueblos  y  ciudades.  Ni  una  gran  superficie  comercial  más.       

11. Infraestructuras viarias 


La política  viaria  ha  consistido  en  la  construcción  de  más  y  más  carreteras, lo  que,  lejos  de  solucionar  el  colapso  existente  en  las  vías,  únicamente  ha  logrado  que  éste  sea  mayor.  Consideramos  que  hay  que  terminar  inmediatamente  con  esta  política  de  construcción  masiva de infraestructuras, y decretar una moratoria.  En  Irabazi,   somos  conscientes  de  la  necesidad  de  que  el  tráfico  de  paso  de  mercancías  contribuya  al  mantenimiento  de  las  infraestructuras  viarias,  teniendo en  cuenta  el importante  impacto   que   genera  en  nuestras  carreteras.  No  obstante,  consideramos  que  el  establecimiento  de  peajes  indiscriminados  para  toda  la  ciudadanía,  sin  abordar  realmente  el  problema   de  movilidad,  es  una  medida  totalmente  injusta  y  que,  además,  no  conseguirá   sacar  los  altos  niveles  de  tráfico  de las carreteras. La ciudadanía ya paga con sus impuestos  estas  carreteras  y  no  es  válido  utilizar  argumentos  como  ‘quien  contamina  paga’,  con  el  objetivo  de  esconder  un  interés  recaudatorio,  para  financiar  nuevas  vías,  cuyo  coste  es  altísimo.  Es  necesario  ofrecer  alternativas  a  la  ciudadanía,  es  decir,  dotar  al  territorio  histórico  de  un  sistema  de  transporte  público  atractivo,  económico  y  eficaz   para   empezar  a  hablar  de  medidas disuasorias del uso del vehículo privado.  En  ese  sentido, Irabazi considera que la Diputación Foral de Álava debe apostar por el apoyo  y  la  financiación  de  proyectos  de  transporte  colectivo  que  sirvan  para  vertebrar  el  territorio y  evitar el uso del transporte privado.    

12. Euskera  Como  lengua  propia  y  patrimonio  cultural  universal,  el   euskera  ha  de  ser  un  elemento  de  cohesión social en nuestro Territorio Histórico.  Debemos  defender  y  desarrollar  el  euskera  mediante   la  intervención  del  poder  público  municipal  y foral, contribuyendo a garantizar el derecho de toda la ciudadanía a conocerlo y a   comunicarse  correctamente  en  él,  tanto  en  el  ámbito  de  la   Administración  foral,  como  en  cualesquiera otros ámbitos propios de la expresión lingüística.  Irabazi  apuesta por el bilingüismo real y efectivo que toda sociedad plurilingüe debe alcanzar,  de  forma  gradual,  posibilista  y  no  traumática,  para   que   el  euskera  se  convierta  en  un  elemento  de expresión y comunicación que cohesione e integre a la sociedad en su conjunto.  En ese sentido rechazamos las políticas lingüísticas basadas en la exclusión.  Ante  eso, Irabazi apuesta por programas de fomento en positivo tendentes a la normalización  del uso del euskera:  ­  Mejorar  su  situación  como elemento  de  comunicación  en  todos  los  ámbitos,  desde  la  Administración  y  los  servicios, fundamentalmente  desde  la  Diputación,  hasta  el ámbito de  las relaciones sociales sin excepción. 


­ Desarrollar  medidas  de  urgencia  en  las  zonas  en  los  que  su  presencia  social  sea  testimonial, es decir, incrementar y fomentar su presencia allí donde el castellano sustituya  al euskera en todos los ámbitos mencionados.  ­  Aumentar  de  forma  significativa  el  número  de  euskaldunes,  diferenciando  siempre  objetivos a corto, medio y largo plazo.  ­  Mejorar su competencia lingüística, es decir, el nivel de conocimiento y la calidad en la  expresión.  ­  Ampliar  el  repertorio de ámbitos de utilización del euskera, administración, red social y  medios de comunicación.  ­  Reforzar  la  consideración del euskera como patrimonio cultural de toda la sociedad en  su  conjunto,  independientemente  de  ideologías  u objetivos políticos, y potenciar el estudio  del dialecto propio del territorio.  ­  Diagnosticar  la  situación  de  los  servicios  forales  para  crear,  modificar  o,  en  su  caso,  impulsar  instrumentos  de  desarrollo,  haciendo  una  previsión  o  los  gastos  necesarios  e  incluyéndolos  debidamente  en  los  presupuestos   forales,  así  como  fomentando  la  colaboración con los distintos agentes sociales.  La  normalización  lingüística  debe  ser  considerada  por   la  Administración  foral  en  cualquier  tipo  de  actividad  y  debe  implantarse  con  carácter  transversal,  al  igual  que  sucede  con  la  igualdad  de  género,  la  participación  ciudadana  o  la  política  de  innovación.  En  esa  labor, es  imprescindible  trabajar  conjuntamente  con  los  y  las  agentes   sociales  que  se  ocupan  de   la  normalización lingüística. Con este criterio, proponemos las siguientes medidas concretas:  ­  La  Diputación  destinará  el  1,5%  del  presupuesto  foral,  como  mínimo,  a  la  normalización del euskera.  ­  La  Diputación Foral  apoyará económicamente los euskaltegis o centros de enseñanza  pública del euskera, para avanzar hacia la gratuidad de su estudio.  ­  La  Diputación  Foral  promoverá,  en  cooperación  con  los  euskaltegis  y  centros  de  enseñanza pública del euskera la enseñanza del euskera para personas migradas.  ­  Tanto  la  Diputación  como  las  empresas  subcontratadas  deberán  garantizar  una  utilización  equilibrada  y  adecuada  del  euskera  en  los  actos  públicos,  iniciativas públicas y   organización  de  las  mismas,  promociones  sociales  y  difusión  de  resultados  cuando  sean  subvencionados,  obteniendo  el  mismo  grado  de  cantidad  y  calidad  con  respecto  a   la  utilización  del  castellano  como  requisito  mínimo  del  uso.  Se  valorará  en todas  las  bases  para  adjudicaciones  de  subvenciones.  En  todo  caso  la  planificación  respetará  la  realidad  sociolingüística  del  territorio,  con  especial  incidencia  en   la  determinación  de  perfiles  lingüísticos.  ­  La  Administración  foral  priorizará  las  relaciones  en  euskera  en  sus  relaciones con las  Administraciones de los territorios en que el euskera sea una lengua oficial. 


­ La Administración foral priorizará las relaciones en euskera con  sus proveedores y con  la ciudadanía.  La  difusión  del  euskera  a  través  de  los  medios  de  comunicación  es  fundamental  para  la  normalización  de  su uso. Por ello, Irabazi apuesta por potenciar la difusión del euskera en  los  medios  de  comunicación  audiovisual  públicos  de   ámbito   local  y  territorial,  mediante  la  financiación foral y la pertinente colaboración con los mismos.  Desde  el  más  escrupuloso  respeto  a  los  cánones   periodísticos  y  la  confianza  en  el  compromiso  de los  medios de comunicación públicos por la difusión de valores democráticos,  el  tratamiento  que  éstos  otorguen  al  euskera  ha   de  procurar,  en  todo  momento,  acercar  el   idioma a la población no euskaldun, auténtico reto pendiente de los medios públicos locales.      

13. Cultura y deporte    

13.1. Cultura  Sin  cultura  no  hay  futuro  ni  hay  dignidad.  Irabazi  quiere  hacer  partícipe  a  la  ciudadanía  del  debate sobre la necesidad de la cultura y lo que puede acontecer en torno a su futuro.  El  prolongado  y  grave  deterioro  cultural  que  ha  sufrido  nuestro  territorio  debería  contemplar  un  plan  restaurador  de  dicha  situación  de  emergencia.  Abordar  sin  demora  un  Plan  Estratégico  de  Cultura  que  evite  en  un  futuro   una   nueva  situación  de  similares  características.  Se  deberá  establecer  a  través  de  dicho  Plan  de  manera  necesaria  e  ineludiblemente  el  compromiso  y  los  puentes  de  colaboración  entre  la  Administración  y  las  diferentes  estructuras  culturales  de  los  municipios  y  del  Territorio  Histórico.  Estas  son  algunas  de  las  prioridades estratégicas:  ­ El derecho, el acceso y la participación en la cultura de todas la ciudadanía.  ­  Fomentar  la  creatividad  y  difundir  las  expresiones  de  las  artes  plásticas,  escénicas y  musicales.  ­  Incrementar  el  apoyo a la creación como condición necesaria para un mejor desarrollo  cultural de la ciudad.  ­ Promover y difundir la cultura y el arte contemporáneo.  ­ Trabajar por el desarrollo de la interculturalidad.  ­  Afirmar  y  asegurar  la  función  de  la  cultura  en  la comprensión de la ciudadanía y en el  desarrollo de la ciudad.    En ese sentido, apostamos en lo concreto por: 


­ Descentralizar  la   actividad  cultural  y crear  un  circuito  por  los  distintos  equipamientos  culturales  de  los  tres  Territorios  Históricos,  promocionando  los  museos  forales  que  actualmente existen en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.  ­  Apoyo  a  los  ayuntamientos,  especialmente  a  los  más  pequeños,  en el fomento de las  actividades culturales en el municipio.  ­  Medidas  dirigidas a  potenciar la  igualdad en todos los  ámbitos, también en el ocio y el  ámbito  festivo,   no  existiendo  ningún  tipo  de  subvención  ni  soporte  públicos  en  caso  de  existir comportamientos sexistas y/o homófobos.  ­  Crear   una   Red  pública  de  puntos  culturales  y  de  formación   artística:  despliegue  de  una  red  coordinada  de centros,  públicos  y/o  privados,  pero  integrados,  especializados  en  la formación artística y la práctica cultural.  ­  Crear   y  apoyar  a  los  municipios  en  el fomento  de  los  laboratorios  de  arte:  Proyectos  para la generación de una Red de espacios asociados y orientados al ensayo y la creación  en  los  diferentes  ámbitos  artísticos:  artes  visuales,  poesía,  teatro,  danza,  música,  literatura, audiovisuales, artes del movimiento, circo, magia, etc.     Y  por  ello  llevaremos  a  cabo  programas  para  el  fomento  especial  del  asociacionismo  y  la  autogestión.  Se  debe  evitar que la oferta cultural  y festiva sea exclusivamente la institucional.  Mayor  apoyo   a  iniciativas  culturales  locales  y  eliminación  de  trabas  y  obstáculos  innecesarios.  ­  Programas,   proyectos  y  acciones  para  incrementar  el  diálogo  intercultural:  desplegar  programas  que  desarrollen  la  protección  de  la  diversidad   cultural  y  la  promoción  de  espacios  y  procesos  para  el  diálogo  intercultural  en  el  conjunto  del  sistema  cultural  de  la  ciudad;  buscando  la  complicidad  de  las  instituciones,  los  equipamientos,  los  acontecimientos y los agentes culturales principales de los municipios del territorio.  ­  Apoyo  a  las  personas  jóvenes  con  inquietudes  culturales a  la hora de  desarrollar  sus  proyectos.  ­  Preservar  el  patrimonio  cultural  y artístico del territorio histórico, con especial atención  a la memoria histórica y democrática.  ­  Puesta  en  marcha  de  programas  destinados  a  potenciar  actividades  artísticas,  culturales y de investigación de las mujeres.    

13.2. Deporte  ­  Realizar  un  diagnóstico  de  los  hábitos  deportivos  de  la  población  y  las  nuevas  tendencias de la práctica deportiva de las personas.  ­  Aumentar,  la  colaboración  con  los  ayuntamientos  de   la  oferta  de  equipamientos  deportivos de proximidad. 


­ Promoción  de  una  cultura  deportiva  donde  se  prime  la  participación, la salud y el ocio  frente  a  la  competencia  y  el  exitismo.  Respaldo  al  deporte  de  base  frente  al  deporte  profesional, especialmente en lo relativo al Deporte Escolar.  ­ Eliminación de las subvenciones al deporte profesional de masas.  ­ Fomento del deporte femenino en los medios de comunicación de titularidad pública.  ­ Apoyo con subvenciones a dotación de recursos al deporte femenino.    

14. Memoria democrática y convivencia  La  sociedad  vasca  ha  sufrido  durante  décadas  las  consecuencias  de  distintos  fanatismos,  que  en  las  últimas  décadas  impulsaron  mediante  el  terrorismo  la  persecución  y  eliminación  física  de  los  adversarios  políticos,  y  que  en  el  pasado  provocaron  una  guerra  civil  y  sustentaron  una  dictadura.  En  ese  contexto   histórico  una  mayoría  social  ha  rechazado  las  violaciones  de  Derechos  Humanos  y  ha  apostado  por  una  convivencia  normalizada.  Ahora  que  se  ha  logrado  el  fin  de  la  violencia  de   ETA  debemos  trabajar  para  que  este  fin   sea  definitivo,  y  trabajar  a  favor  de  una  cultura  democrática  y  de  paz,  contraria  a  las  bases  ideológicas  de  esos fanatismos, para que así nuestra historia negra nunca vuelva a repetirse.  Para ello proponemos:  ­  Fijar  como  prioridad  de  la  acción  foral  en  la  materia  el  fomento  del  respeto  a  los  derechos humanos fundamentales y, en especial, del derecho a la vida.  ­  Programas  de  fomento  de  la  reconciliación  y  la  convivencia.  El   proceso  de  reconciliación  implica  reconocimiento  y  compensación  de  los  sufrimientos  padecidos,  revisión  crítica  y,  sobre  todo,  autocrítica  del  pasado  que  dio  lugar  a  esos  sufrimientos  y  adopción  de medidas  políticas,  sociales,  educativas  y  de  todo  orden  para  que nunca más   vuelva a ocurrir aquello que nunca debió ocurrir.  ­  Medidas  de  reconocimiento  individualizadas  a  todas  las  víctimas  como  consecuencia  del  terrorismo,  de  la  violencia  del  Estado  y  de  cualquier  violencia de  motivación  política.  Entendemos que el Día de la Memoria debe dar cabida a todas estas víctimas.  ­  Apoyo   incondicional  a  la  participación  y  presencia  de  todas  las formaciones  políticas  sin coacciones, amenazas o prohibiciones.  ­  Instar   al  acercamiento  de  los  presos  de  ETA,  excarcelación  de   los  presos  con  enfermedades  graves  e  incurables,  aplicación   sin  discriminaciones  de  los  beneficios  penitenciarios.  No  obstante  no  deben  ligarse  estas  reivindicaciones  con  el  homenaje  simultáneo   a  personas  que  han  perpetrado  graves  violaciones  de  Derechos  Humanos   mediante  el  terrorismo.  Paralelamente  la  Administración  debe  apoyar  procesos  de  reinserción individual de las personas presas.  ­  Se  debe  promover  una  memoria  democrática  basada  en  el  testimonio  directo  de  las  víctimas,  como  recordatorio  del  sufrimiento  injusto  que  han padecido y con el fin último de  que  nadie  vuelva  a  sufrir  daños  en  el  futuro  por  causas de  motivación  política.  Asimismo 


debe recordarse  a  las personas y organizaciones que destacaron en la defensa coherente  de los Derechos Humanos.  ­  Recordar y dignificar la memoria de las víctimas del franquismo y restituir los derechos  perdidos por ellas y sus descendientes es una necesidad democrática.  ­  Programas  para  preservar  la  memoria  histórica  de  las  violaciones  de  derechos  humanos  producidas  en  el  marco  de  la  guerra  civil  y  el  franquismo.  Reconocimiento a las  víctimas y eliminación de la simbología franquista.    

15. Cooperación y desarrollo  Nuestro  territorio  no se encuentra aislado del mundo. Pertenecemos a un planeta en el que la  mayoría  de  la   población  vive  al  borde  de  la  miseria.  Por  ello  la  cooperación  al  desarrollo  se  convierte en una obligación para el primer mundo al que pertenecemos.  Una   obligación  ética  y  de  justicia  que  implica  el  apoyo  al  desarrollo  de  los  pueblos  y  al  reconocimiento  de  sus  derechos,  una  obligación  de  respeto  a  su  historia  y  su  cultura  y  un  compromiso con la paz. Para ello actuaremos en diferentes ámbitos:  ­  Creación  de  una  partida específica  de  cooperación  al  desarrollo  que  supondrá como  mínimo el 0,7% del presupuesto de la Diputación Foral.  ­  Fortalecer las Direcciones de Igualdad, Paz, Solidaridad y Derechos Humanos.  ­  Cooperación  bilateral/solidaridad.  Las  tareas de cooperación se harán de modo que la  capacidad  administrativa  y  la  influencia  social de  las instituciones de los países en vías de  desarrollo contribuyan a su reforzamiento institucional. Se trabajará para conseguir:  ●  Apoyo  a  la  mejora  de  sus  prestaciones,  a  través  de  la  capacitación de técnicos y  la cofinanciación de los proyectos.  ●  Apoyo   al  papel  que  las  administraciones  locales  del  Sur,  pueden  jugar  como  agentes de desarrollo económico, social y cultural.  ●  Apoyo al asociacionismo transformador.     Combinar  la  cooperación  a  través  de  ONG  con  la  cooperación  directa  con  instituciones  públicas  a  través  de  programas  fortalecimiento  institucional,  la  participación  popular  y  superación del empobrecimiento.  Conseguir  la implicación de la ciudadanía a través de información y campañas. La Diputación  promoverá  por  decisión  propia  o  en  coordinación  con  los   movimientos  sociales  toda  la  información   posible  que  asegure  a  la  ciudadanía  la  posibilidad  de  tener  acceso  a  lo  que  ocurre   en  el  mundo  con  especial  atención  a  los  problemas  de  desarrollo,  conflictos,  solidaridad y cooperación. 


La visión  de  los  pueblos  del  Sur  debe  ser  objetiva  y  respetuosa  con  sus  identidades  culturales  y  la  dignidad  de  sus  gentes,  por  ello  se  trabajará  para  que  en  los  medios  de  comunicación locales se fomente la solidaridad y la reflexión en lugar de la caridad.  La  educación  para  el  desarrollo  pretende  facilitar  un  cambio  de  actitudes y comportamientos  en  relación  con  los  problemas  de  los  desequilibrios  económicos,  sociales y  culturales  entre  los  pueblos  y  sus graves consecuencias  sobre  las  condiciones  de  vida  y supervivencia de la   persona.  Para  ello  Irabazi  propone  promover  y  subvencionar  mediante  convenios  con  los  centros de enseñanza y organizaciones de la sociedad civil, entre otras:  ­  Proyectos  educativos  que  incorporen  la  educación  para  la  paz  y  la  solidaridad  como  eje transversal en los proyectos curriculares.  ­  Hermanamientos  y  relaciones  en  general  de  la  comunidad  educativa  con  centros  de  enseñanza de países del Sur.  ­  Comercio  justo  y  consumo  responsable:  desde  la  Diputación  se  debe  dar  un  impulso  importante  a  esta actividad  ayudando  a  crear  y  desarrollar  redes  locales  y  territoriales  de  comercio  justo,  facilitándoles  la  relación  con  establecimientos   comerciales,  apoyando  la  participación de estos en la actividad, reservando  espacios en mercados y ferias y dándola  a conocer a la población.    Irabazi priorizará que los fondos asignados a la cooperación para el desarrollo se destinen a:  ­  La  realización  de  actuaciones  (programas,  proyectos…)  que  contribuyan  a  resolver  situaciones  carenciales  crónicas  de  grupos  de  población  mediante  el  refuerzo  de  las  capacidades  económicas,  sociales  o  culturales  de  estos  colectivos.  A  este  respecto  se  considerarán  especialmente  las  destinadas  a   satisfacer  necesidades  primarias:  salud,  alimentación,  educación  y  formación  básica,  fortalecimiento  institucional,  potenciación  de  la organización social, de género, derechos humanos, etc.  ­  La  realización  de  actuaciones  de  ayuda  humanitaria  (alimentaria  y  de  emergencia)  dirigidas  a  poblaciones que precisan asistencia urgente para paliar situaciones carenciales  agudas  de  acuerdo  a  sus  capacidades  y   en  coordinación  con  el  gobierno  autónomo  y  central.     Irabazi  en  definitiva  se  compromete  a  trabajar  para  conseguir  otro  mundo  posible  también  desde  las  instituciones más  cercanas.  Para  Irabazi  es  un  reto  que  la  Diputación actúe como  instrumento  de  información  y  educación,  permitiendo  conocer  las causas  de  los  conflictos  y  de  las  desigualdades  que  existen  en  el   planeta,  con  el  objetivo  de  generar  una  conciencia  crítica  sobre  la  situación de los pueblos oprimidos y las  causas que provocan la existencia de  situaciones  de  guerra,  hambre, desigualdad, maltrato, homofobia, violencia hacia las mujeres  y   enfermedades  en  gran  parte  del  mundo,  mientras  en   otra  parte  del  planeta  existe  despilfarro y consumismo insolidario:  ­ Aplicaremos cláusulas sociales en los contratos públicos para la reinserción. 


­ Apoyaremos  a   las  asociaciones  y  agrupaciones  de  personas  voluntarias  que  se  ocupan  de  las  ayudas  de  emergencia   así   como  las  iniciativas  que  permitan  acceder  a  necesidades básicas de forma no consumista, como los Bancos de Tiempo.  ­  Crearemos  comedores  sociales y  albergues  de  urgencia  gratuitos  para  transeúntes  y  personas excluidas.  ­  Incentivaremos  al  empresariado  para  que  contraten  a  personas  provenientes  de  procesos  de  inserción.  Planificaremos  el  seguimiento,  inspección  y  control  del  trabajo,  de  los agentes empleadores y de las personas trabajadoras.  ­  Potenciaremos  el  acceso  a  microcréditos  a  través  de  Banca  Ética  con  aval  público  para  iniciar  actividades  empresariales,  artesanales  o   cooperativas,  especialmente  enfocado al mundo de la mujer y de las y los migrantes.  ­  Reforzaremos  los  proyectos  y  programas en  el  Sur  que  integren  de forma transversal  y   sectorial  la  crisis  ambiental,  la  deuda  ecológica  del  Norte  hacia  el  Sur  y  la  soberanía  alimentaria.  ­  Trabajaremos  a favor de la coherencia de políticas y lucharemos contra actividades en  el Norte que alimentan conflictos en el Sur.  ­  Realizaremos  campañas  de sensibilización  para prevenir  comportamientos xenófobos  y racistas en la sociedad, en particular contra los y las migrantes.   

Programa de Irabazi Araba  

Programa de Irabazi Araba (2015)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you