Page 1

PROGRAMA RADIO WEB EDICIÓN 36 –Ingrid Odgers DIFUSIÓN INTERNACIONAL DE ESCRITORES Martes 10 de Noviembre de 2009 Juan Pablo Núñez Oyarzo - CHILE P O E S Í A Tengo una palabra atravesada en el recuerdo, me persigue a todos lados va conmigo a comprar libros en la mañana y me sirve el Jack Daniels en el Galindo por las noches. Me despierta en las madrugadas y no me deja dormir acompañado de ninguna mujer que no sea ella. Tengo una palabra atragantada en mis pupilas que me mira y me clava su puñal de nostalgia y pureza. A veces, cuando trato de olvidarla, con un gesto, con una sonrisa vuelvo a enamorarme de su bendita rebeldía. Que importa que nadie me entienda. Que importa que sólo yo disfrute el silencio de la tinta. Tengo una palabra que regalar a mis hijos cuando leamos juntos al gran Rodrigo Lira. Tengo una palabra que me acompaña cuando vuelve el temporal a mi vida. 1


ALFONSO RAMÓN FERNÁNDEZ -ESPAÑA TAN SOLO RESPIRAR A respirar se ha dicho ¡¡ A respirar pleno y henchido. A respirar de continuo, tranquilo. A respirar en olas de aliento al vaivén del movimiento, a buen recaudo del descontento. A respirar dulce, suave, lento... Inspiro el suave trino. Expiro el quejío del vecino. Inspiro Sol astral y ancestral. Expiro de las ciudades su mal. Inspiro la bonanza del día. Expiro las tribulaciones sin guía. Inspiro superación y mejora. Expiro al señor y la señora. Inspiro lo que mi alma añora. Expiro el desconsuelo del que llora. Inspiro mis posibilidades y probabilidades. Expiro las difuntas imposibilidades.

2


Inspiro entendimiento y comprensión. Expiro verborrea y sugestión. Inspiro compartir lo sencillo. Expiro el relumbre y su brillo. Inspiro convivir en armonía. Expiro la desesperanza noche y día. Inspiro mi Ser de andar por casa. Expiro máscara y coraza. Inspiro libre y responsable. Expiro bala, cañón y sable. Y sin dudarlo al igual trueco el orden respiracional... ANGEL FERNÁNDEZ (GÉLICO) - CUBA

Especulación de aquel mismo sitio

Tu vista y la mía se han encontrado maravillosamente, han hablado que nos desconocemos más allá de las butacas, la sala de espera y pienso, a lo mejor, que tienes una hermana que es un zorzal, inexplicable, con la misma sonrisa que disfraza tu atisbo, el vuelo del resumen. Tu mirada y la mía disparan mariposas y diez siglos de encuentros y la recorro por mi mente como si fuese mi casa, mi nido incompleto, para trazar una novela con tu nombre que se llama Ojo y es del género de los idólatras, de las constelaciones y del olor de tu pelo a la luz. Te miro, y hasta creo que bajo a tu nombre y discutimos por una sinrazón a la hora de la mesa. Tu pupila y la mía se dedican un tono, tan 3


puntual como un reloj despacio, ofrendando una canción al segundo en que nuestros amantes vuelven al acecho.

En el puerto de las túnicas pálidas

y vinieron los hombres como pescadores a zurcir sus túnicas y zarpar las flores que devoran la codicia del pez, una quimera.

y vinieron de noche con su fe a espantar paredes y castálidas, la tranquilidad trizada del recreo una vida, también los libros.

llegaron anunciando las estrellas las que quedan el invoque

4


arrebatando los cubiertos del pábulo una envestida en la ventana la oscuridad que estremece el salmo. llegaron como la espera en el momento del humo, en el exacto momento no apremiado. llegaron diciendo una fábula con más cadenas en las nubes con más puertos inocentes para atrapar el iluso amor de los varones.

Carta de Penélope a Héctor

sabrás tú de cómo se pacta con la soledad y el grito y dónde se roba el mar cada noche cuando el lobo de mi interior bebe el templo, los hilos pues entre el sol y tú tejeré otro sudario: 5


un lugar donde parezca que llegabas antes de morir de frío pues tantas guerras y diez pretendientes pregona el pecho. pero no les hablé de ti ni que hueles al griego de tus manos yo misma sueño que me amas que buscas un tiempo y otro cuento para vernos y bebernos en la sombra como la boca en que no he muerto como el desierto donde escondo mis raíces. En tu muerte lejana hay eternidad y aún me faltan otros 10 para ser más fiel sin tu piedra, en la espalda que no besó Aquiles. ¿qué será de tu lámpara, del polvo donde murió tu semen en mi hambre? yo tendré más tiempo, pero el dolor de alguien será una nube entonces obraré un puente y creerán que bailo que soy una tarde con puentes en los hombros. sabrás que el ovillo que una noche ayudaste a soñar aún tiene tu retrato, el olor del siglo y otras lanzas con que tú respondes a mis dedos 6


y reconoceré otro héroe y sus puñales pues este encierro tiene arena y Telémaco partió a Esparta conoce mis amantes y sus ruinas, la claridad de las camisas yo, que no he mentido nunca quiero estar desnuda a la mitad de tus senos, un tanto más breve y amanecer en la mitad de tus ojos es el delito, esperar otra noche. Ítaca sin ti convocará a la tristeza al recuerdo de una calle oscura ya no volveré a verte dos veces por semana y la criada aún vigila el juego que yo entrego mi infancia la beberá otro nombre que conocí en tu cara, alguien con un árbol en la luz y en el otro la humedad de la pulpa, del otoño. tu sabrás que dirán otro pigmento: una fábula azul el patio quedó sin el mar con tu partida que llevaba ciervos y peces, el lugar de creerme aún una mujer buena.

7


Una mujer

Una mujer, delgadamente, galopa por la verja y le sonríe a las hojas ciegas como si fuese el otoño pero no sabe que somos tontos los que se sientan en los bancos desgarrados los que le llueven soledades

corre se aleja y deja atrás la nostalgia el frío y el deseo de un amante sin saber que las sombras sufren de árboles y de hojas mientras que al revés de cada árbol yacen los azules bancos de la orfandad de los parques

Buscando un espacio para quedarse 8


cuando lloro hasta mi último sorbo hasta mi último pedazo de mi córnea es cuando no llego a tiempo a los cristales o a decir el último nombre que me queda en la memoria a quién le duele tener una mujer en sus arterias cruzando una piedra infinita y unos labios eternos que no huelen a fantasma, sino a fruta donde se sueña despacio, donde yo también elijo los cadáveres que derrumban mi felicidad. cuando soy hermoso y soy soledad, lo confieso soy la voz y las uvas de tu pelo pero cuando lloro por el hambre soy más allá del blanco y los oídos. soy la urgencia necesaria de las postales, de los viajeros. Mary Jane, mírame fijamente a los ojos y sabrás que miento, que tengo otras islas, en cada puerto, en cada esperanza de ser un animal que matas. he dicho mi piel porque yo hice las estatuas de la ciudad, incluso, las calladas las que vamos a cazar por medio de los siglos, de los amantes por medio de mi llanto y de tu pelo que sabe donde flotan mis aguas. Respira mi pájaro Mary Jane, encuentra la luz de su pez en medio del zarpazo entra a mi madrugada respira el olor de mi colores, despacio y parecerás que llegabas.

9


(sin título)

y se construyó ciudades por dentro un lugar para reposar las tardes escribir su juventud y en ese instante/ en esa muerte solo fue un abismo/ otra luz

La muerte de Hypatia

Hypatia, abre tus pórticos déjame entrar al calor de tus arbustos yo puedo ser otro patriarca que lleva su casa un plazo corto hasta tus miembros sin saberlo cargaré los siglos más inciertos 10


el carácter donde saboreo los bares donde me convierto en vientre en un alejandrino destruído y sin nombre preséntame tu invierno perfecto esa juventud desconocida Plotino no será tu cárcel en mis manos en mis libros en la hora en que cenamos junto al mar para ver pasar los peces y las nubes sé sencilla crea un faro con tus rumores en Nitria lloverá otro desierto otras culpas para tu muerte nadie paseará tu cadáver sobre tejas y ni tu magia astronómica del sexo se extinguirá por los siglos yo apagaré el Cinareo 11


beberé otros vientos más allá de la luz descansando en tu seno albino y pagano para poder adorar otros dioses tras la puerta.

Como faltando un poco de aire

Mary Jane llevaba un vaso de licor en su frente y como una música o un río danzaba entre la multitud de mi ojos que no tenían más cenizas que su música también mis ojos tenían un vivir en sus piernas que saltaban de un puerto hacia la otra mesa sus muslos que poseen el blanco de la luna pueden romper y fabricar estatuas sus piernas tienen un lugar donde se guardan los dedos donde me puedo castigar en las noches con su nombre. 12


Pero Mary Jane no sabe que existo como un grano de manzana como el ojo del extraño que la persigue con el mismo silencio de un crimen. Si supiera que soy Dios, el que habla me amaría casi eterna sin crucifijos ni tendones tendiera el mantel que una vez vi morir tras los abedules e hiciera otras cosas indecibles mientras duerme. Si yo me destruyera, Mary Jane, en este mismo instante nadie te hubiera dejado un beso sin saber nadie hubiera descrito lascivamente el mapa de tus tetas nadie hablaría de ti ni tampoco de mí en otras felicidades que trae la noche pues soy quien te lleva el viento y otras brújulas y quien te lleva también ese vestido ligero que seduce al descuido y a los hombres y rompe mi cabeza sin las desidias de la aurora. Ay, Mary Jane pasando nuevamente por mis ojos 13


sin escrúpulos ni permisos solo con su danza destinada al azar si conocieras certeramente la Ley de Newton u otra ley que compagine con los hombres y las bestias amanecieras sin motivo en mi saliva en cada historia como un náufrago que brinda por sus animales después de lo planeado, después de un pez u otra ola tú, mujer, eres una poesía en un mundo más sucio en este segundo en que bailas con un vaso de licor en tu frente.

ALICIA PEREDA – CHILE 14


Dejé abiertos los ventanales Dejé abiertos los ventanales de la casa que se estremece al menor soplo de brisa a la espera de sentir el llamado de la tarde y verla aparecer cubierta con largos helechos arrastrando en la cadencia de su suave andar sombras verdes y ecos de pájaros y girasoles y campanas con sabor a golpes metálicos sumidos en el torrente azul y profundo del río. Ella no sabe de esta diaria y ansiosa espera. No sabe del mantel que cubre mi mesa. De los cojines que he derramado en el suelo para recibir el suave roce de sus pies descalzos Y ella no viene y tarda como a veces la primavera cuando se queda dormida entre los cerros sin escuchar el ardiente llamado de la tierra. Esta espera en mi corazón se hace angustia con un galopar de caballos desbocados como un amante a la hora de la cita clandestina que cansa sus ojos de mirar la calle desierta Y como un regalo a mis doloridos sentidos llega la tarde quemando la risa con sus dedos fragante a mar, a selva húmeda y caracolas, enterrando en mi pecho su lengua de cobre haciéndolo repicar en alegres campanadas que sueltan su voz sobre los valles adormecidos Y así en el último arrebol que tiñe de coral el cielo contemplamos extaciados la transparente y fría denudez de la luna (De Eco del Fuego) 15


Jorge Castillo - Perú Tú sabes que nunca tuve edad sólo latidos para anunciar todo el rocío que escancia tu cuerpo sobre el último lirio del deseo Sólo este canto que a flor de sed creciente subraya mi destino Sólo esta nave insomne que vara en ti sin que lo sepas.

Jorge Castillo - Perú (De Revólver del Amor)

Mientras que yo te sigo amando Juan Gabriel Que Dios entre en tu pecho con una lámpara sin tiempo y florezcan los niños como un jardín de asombros lilas Que el polen de tu sueño te endulce la mirada y todo lo soñado te corone (Mientras lloro en la oscuridad y te sigo amando).

Jorge Castillo - Perú 16


¿Hubo un jardín o fue el jardín un sueño? J. L. Borges ¿Hubo luna en nuestro sueño o fuimos un error con dos ventanas? (el puente de tu cuerpo se me apaga) ¿Hubo error en nuestro sueño o fuimos las ventanas de la luna? (el puente de mi cuerpo se te apaga) ¿Hay lunas? ¿Hay sueños? ¿O sólo error? (y sin ventanas) Y sin embargo he sido error (tú: mi ventana) Y eras un sueño (yo fui tu luna en la ventana). Jorge Castillo - Perú (De Canción Triste de Cualquier Hombre)

DANZA DE / LIRIO alma del fuego : el canto fuego del canto : el alma canto del alma : el fuego 17


fuego del alma : el canto canto del fuego : el alma alma del canto : el fuego

Jorge Castillo - Perú Nadar Nadar en ti y en mí sentir tu nado y tu nada fundiéndose en la mía sin nada más que fuego / amor fuego de amor amor de fuego Nadar en este líquido de fuegos sin saber si somos dos o uno o nada O un sínodo de nadas cuya lumbre es su juntura Sus aguas invisibles Sus fuegos indomables (Brillan los cuerpos en el sueño del cielo del aliento brotan alas) Cruzar sin tiempo el beso vasto o mar de amar y sentir que nadando nuestras nadas (el aire tal vez es nuestros nombres que trascienden estas aguas / sus tres fuegos) existe en ti y en mí sueños / cuerpo y alas. (De Lámpara de Fiebre)

18


Jorge Castillo - Perú A José Cerna Soñabas de perfil Disuelta la luna entre tus dedos tejías un himno para no morir ¿Era tu voz una danza invisible sobre el viento o el alma de los ciegos quebrada en el licor de los silencios? ¿Blandías estrellas sobre el fango?

Jorge Castillo - Perú Trozos de nada y una suma de silencios ciegos La llamarada del recuerdo que desata la lluvia (ojos nadando en la tristeza) El ala única e inversa Caer caer caer Ese vacío de líneas invisibles mapa de vértigo / viento erizo Tocar el fondo Trepar la escómbrica escalera (la carne más la herida el aullido copulando la palabra) Salir al callejón de otro comienzo tras las huellas de sangre el sueño en diáspora de polvo y el amor agujereado por todos tus olvidos. 19


(De Yo Soy Aquel Espejo)

Tú: Yo Tuyo tu Yo (Tú -Yo) Soy tuyo Soy tu Yo.

Jorge Castillo - Perú La era en que era el traje que traje en sueños (¿ensueños?) pasó de paso: en el mar y en el amar nada a la nada.

20


A la que me amamanta A la que me ama (manta) A la que me ama mansa Alas que me amansan Alas que me aman Alas que miman Alas qué mías Alquimias Aquí mi As!

KARINA GARCÍA ALBADIZ - CHILE 21


La Muertera: hoy pena y rabia en esta cacerĂ­a Con la lengua en la mano Encontrar nuestra lengua poder decir de ambos lados tejer la red desde esta araĂąa rencorosa hasta el otro extremo poner no solamente la lengua en la mano en el vientre hueco en la acogida ahuecada en los pies descalzos sin ĂĄngeles sin alas terrestres y cotidianas poner no solamente la voz poder decir de ambos lados un paso luego el otro recorrer la distancia del silencio poner la mano en la lengua los pies en la lengua en la mano 22


sin alas sólo las manos en los pies descalzos

pies manos lengua

en la red

frágiles hebras la tela nos contiene

KARINA GARCÍA ALBADIZ - CHILE

La Muertera: hoy pena y rabia en esta cacería Espacio que media Corto un rectángulo blanco es la parcela del mundo la coloco en el centro de un círculo En este pequeño papel dibujo a la izquierda la figura que te despide en el otro extremo 23


la imagen de ti en el espacio que media todo aquello que se precipita Al parecer ambas figuras se funden sólo al parecer

KARINA GARCÍA ALBADIZ - CHILE

La Muertera: hoy pena y rabia en esta cacería Jardín Salvaje Llueve en el jardín salvaje He subido y doy la espalda al mar Acuestas un sueño de jardín domesticado otorgación de certidumbre Gotitas de aguas convierten la tierra roja en arcilla Aposan lo pies Aquí cada paso es un huella ¿por cuántos segundos la forma evidenciará el paso del tiempo? la herradura se va borrando como los sueños

24


la vida es perder perder y perder.

KARINA GARCÍA ALBADIZ - CHILE

Barro humano arriba

Progreso, progreso, que es eso a otro perro con ese hueso Los Miserables, grupo de rock chileno

Me ronda este roedor pequeño devorador e insano Me ennudece este cordón de cerros con su miseria que asciende instalada en los ojos Estamos donde se acaban las calles donde se quiebra el camino y sólo queda la huella angosta y húmeda Nuestros pies tienen la fuerza de un Aquiles Ramírez empujado por un tímido Almagro y la mitad de un Progreso Muchos roen aquí niños, chanchos, cabras, caballos pero sobre todo perros, muchos perros La huella -como nosotros - es un visitante en el bosque 25


un caballo que recorre con dificultad el único rastro Somos ratones pequeños y rápidos rodeando el furioso progreso Somos visitantes dioses y perros bajando lentamente por el talón de Aquiles desbordando otra vez el mar Somos

un asiento barro arriba un pucará en la cima una nave de los dioses

ANTONIO ANDALUE -CHILE Divago Hay un sonido de latas oxidadas y creo que es la sinfónica del barrio. El gato asaltó a uña armada el refrigerador y se quedó con una conserva en el canino. Las noticias de la tarde dicen que el sol murió atropellado por una nube. Salta la tapa de la olla al grito del tuto de pavo… y me voy quedando sólo con mi merienda de papel. La TV duerme en el ropero junto al control remoto Suben las estrellas por el tejado de zinc y el poema abortó en medio del minuto. Sin celular rasguño tu nombre en el espacio y no aparece en el afiche publicitario, sólo hay ofertas de corbatas fucsias 26


y de lápidas “lleve dos y pague una”. Otra vez las latas de la mansión vecina comienzan su sinfonía fatal. El croar de los perros sucumbe en el callejón. Dormito con las cejas en vela mientras espero el sorteo de la fortuna, pero un infeliz zancudo en picada me dice que se acumuló en mi piel. Me levanto de noche y no encuentro el dentífrico para mi conciencia, cual Pilato me lavo las manos en el retrete… Divago escribiendo en el regazo de la almohada mientras la sinfónica con sus acordes discordes y un aullar de ranas en coro desde la charca se complotan para trasquilar mi tiempo ido. Crepita la hora en la hoguera del silencio... y mientras divago llueve la noche sus desventuras en un amanecer sin fin.

GRECHKA LEE MALDONADO -EEUU PROMESA Llevo la noche vestida cual arista del deseo sublevado al rocíe de un soplo avanzando esta llama que desborda

27


en suspiros, arrebatado deseo soñador de noche excelsa, asida a tu cintura en danza sublime una rosa solapa mi vientre resguardando su templo esperando respiro que abrase esta flama indigente que me quema en llama viva, alucinando que me desquicia, en su desvarío promesa escrita en pliegues ensangrentados de deseos teñidos de locuras, delicias amaneceres inauditos que fusionan violentos latidos volcando fuego a mis pasiones llevo el dialogo pintado de deseos, carne latente, en mi armonía que sucumbe en frenesí 28


arrebato en círculo, al rojo en mis entrañas profanada ruta, enardecida orquestando mi cuerpo abrigando la unión sobre rayos de plata, sobre sueños matizado oro, seda, lienzo en entrega sublime, consumada tomarte desespero, quiero conjugando, el idioma, desnudo de tu cuerpo boca a boca latido a latido piel con piel plena de amarte plena de ser tuya con el beso prometido que robe tu aliento entre el viento, entre la noche que respira su ocaso rosando el cielo, tus besos extasiada entre tus brazos

29


que enerve el sentido subyugada de la espera, y la nostalgia que el mañana será perpetuo y lo eterno no terminara… Por amor, por ti

Grechka Lee Maldonado Octubre 31,2009

GRECHKA LEE MALDONADO- EEUU

QUE MUERA...QUE MUERA Tierra háblame en signos préndeme en calor al tiempo dilata mi emoción como huella que lleve mi dolor atado al viento sucumba en los valles agitado en desfiladero oculto al miedo ¡que muera…que muera sin respiro! en el silencio, de una noche fría perdida en tus cenizas, quiero ven calma este frenesí que duele que palpita en mi, latido hiriente 30


que añora al toque de sus manos calor en vida, ausencia de pieles al purpúreo soplo consumado llanto llévame hasta el, llévame en el viento... arranca mi corazón, de este mi pecho que sea ofrenda en sus manos, ¡que muera que muera…sin respiro! si a él yo perdiere, si su amor no tuviere… Tierra háblame en signos…arrójame al vacio alma y corazón si no fuere mío…

Derechos Reservados Safe Creative #0911094849690 EN TI Desvestiré la caricia, más tierna la más profunda, la más secreta un solo gesto tuyo, una mirada sutil que me hable de tu deseo mas oculto que me diga si aun me amas que me robe al instinto aliento del deseo impetuoso de un beso al roce de tus labios,

31


en ti amaneceré prendida al vuelo rauda afianzarme entre tus alas esas que un día dijeron llevarme muy alto a tu cielo, sin un regreso sobre tu pecho hundirme rozando tu ternura, abrigada al frio, pintare un arcoíris, un edén y cada color será una caricia, -será un “te quiero”dibujare mis pasos en tu senda donde cada huella me lleve hasta ti en ti sentiré armonía intensa al sostener tu mirada franca cuando a tus ojos me realice entre ráfagas de viento, cálida brisa y te lleve mis ansias, al fiel anhelo de que siempre, Tu y yo continuemos juntos…

Grechka Lee Maldonado Nov 8 2009 Derechos Reservados Safe Creative #0911094849683

32


FRANCISCO MUÑOZ SOLER –ESPAÑA QUE ECLIPSA NUESTRAS CERTEZAS Que eclipsa nuestras certezas para intrincarnos en hondonadas escarchadas orquestadas por acordes de graznidos que nubla propósitos cimentados y los orilla con abjuraciones mecidas por rastros de humos que bellezas embrujadoras de emociones cercena los tálamos superiores y desviste corazones y razones que desvaríos nos apartan de lo que fuimos para embarcarnos en errante penitencia entre oscuras cenizas de rocío.

martes 10 de noviembre de 2009 FERNANDO BEDOYA LONDOÑO ­COLOMBIA 

FRENTE AL ESPEJO

LA LUNA Oyendo la canción del viento en la ciudad, con su lomo cenizo por el humo, miro mi frágil cuerpo en el espejo roto, que me deparará según lo dicen las sibilas, 33


unos dos mil quinientos días de infortunio. Su luna rota, en mi desesperación, captura la ventana detrás de mi presencia y allá, a lo lejos, al fondo del diáfano cristal, en el azogue plata, se ha quedado la otra que pasea solitaria en el cenit, con sus cuernos agudos y brillantes, que le dejó el beso enamorado de la sombra.

REFLEJOS Poso mis ojos amorosos en la límpida luna y los de allá me miran angustiados reflejando, tu cuerpo de mujer que se ha metido en ellos y al que miro asombrado sin poder definir, si estás metida en mí o yo dentro de ti, o quién es el que mira de los dos, la luna quieta del espejo silencioso.

IMAGEN Mis manos con el molde de tus senos se transforman en cuencos de ternura y se reflejan en él como una hoja de bordes desgarrados que modelan, en el cristal encantado tu figura.

BRUMAS El beso de mi boca con su hálito lo empaña y esconde entre sus brumas la silueta, borrando en un instante los contornos, de las cumbres, los valles y oquedades de tu cuerpo, esculpidas con cincel en mi memoria.

34


OLVIDO Y así empezaron mis días de infortunio con no poderte recordar ni verte reflejada, en el claro cristal de mis recuerdos.

Ya se acabó el amor por ti y por mí; ya somos dos extraños que se miran, en otros ojos, otras lunas no quebradas, que reflejan otros cuerpos, otras manos, otros besos, después de haber botado a la corriente, los maléficos trozos del espejo.

Fernando Bedoya Londoño ... Fernando Bedoya Londoño. Nacido en Ibagué, departamento del Tolima, el 28 de noviembre de 1.950. Maestro titulado en la Normal Nacional de Florencia-Caquetá- Colombia; Licenciado en Lingüística y Literatura de la Universidad de la Amazonía; integrante del Taller de Literatura Maniguaje… Caquetá también cuenta, adscrito al Ministerio de Educación Nacional, área de Literatura, red nacional de talleres de escritura creativa RENATA; músico empírico, ex integrante de varios grupos musicales Folclóricos; escribo poesía, cuento, ensayo y otras clases de textos. Me desempeño como docente de Lengua Castellana y Literatura en la Institución Educativa San Francisco de Asís del municipio de Florencia=Caquetá. Florencia-Caquetá-Colombia E-mail: mariofbed@hotmail.com

EDER HERNÁN SARAO -MÉXICO

INVITACIÓN A LA NADA

35


Difiero de la luz y la razón al estilo posmoderno, pero tampoco les creo a los excéntricos; mucho menos a los faranduleros. No ejercen sobre mí, influencia alguna, las desbandadas de fieles tras las faldas del que ponen de cabeza. Nivel cero de atención, a los que llaman a la puerta con intenciones subversivas: ¿como confiar en una torre convertida en papel reciclable?

Los rockeros estaban por convencerme: agitaba la cabeza, caminaba por allí con el ceño fruncido vomitaba con gusto después de la ingesta cervecera hasta que tiré algunas hilachas de hígado y me suspendieron la beca de niño bueno.

Eslóganes más comerciales menos prefiero mantenerme sobrio. Ahora watcho programas culturales escucho al Mozart y al Ludwig Van me olvidé de los porros y las grupies de los buffers y las liras.

No vaya a ser la de malas y me quede sin oficio ni oficina. No vaya a ser la de malas y me quede sin esposa y sin carrera. (¡No vaya usted A-SER!)

36


SABIDURÍA TIERNA

Los niños juegan y dicen, se ríen y burlan, nunca recuerdan. Los niños pasan el dedo por el pastel.

Cuando dicen: -si tú lo haces… ¿yo por qué no? No imitan, en realidad sólo abandonan su lado blanco para acreditarse en el club de los nuevos inquilinos de la gran curiosidad compartida.

SIN PROBLEMAS DE HORARIO

No hay reloj que lo detenga, no hay cifra que siga su ritmo, ni siquiera pueden hacerlo pasar como desgracia o signo de vida. Todo ceso tiene un retro o un pro: provengo de los sitios que se descubren después de la era para los fueron moldeados; de los cuerpos empolvados por la efervescencia de las espadas, de la demolición insistente 37


que desapareció los rastros del dolor ajeno: construir el porvenir no es como sembrar un árbol: un hoyo no edifica un vacío cuando se trata de ocultar raíces deudoras. El para siempre ofrece tranquilidad a los inquilinos pero la fuga del agua crea un estado de ansiedad que no se detendrá a menos que sincronicen sus tic-tács.

PREMIER Llego a la butaca me siento en primera fila de la primera función: parecería matinée si no te conociera.

Las noches las confundes con el primer farol que te topas después de salir del after. Tú no dices algo que no quieras, pero sí besas a todo el que te halaga.

Por lo primero no tengo reproches, por lo segundo no existe reclamo ya que haces lo que te viene en gana sin el menor prejuicio.

Menos mal que siempre te agarro 38


a primeras horas y me hago la ilusión de que soy el que inaugura tus días.

© María Gabriela Abeal … Mi nombre es Eder Hernán Sarao. Porque no tenía otra cosa que hacer, por diligencia obligatoria, estudio la licenciatura en Sociología (ultimo año). A los 16 años tuve mi primer acercamiento a la literatura debido a los días de reposo en cama (debido a una operación) de mi exmejor amigo que me recomendaba libros. Aunque en la primaria -por culpa de algunos descerebrados profesoresya habían pasado por mis manos El Quijote y El Principito. Ahora escribo porque me nace y no por añadidura. Estudio en la Universidad Autónoma de Tabasco, México. Tengo una experiencia de intercambio académico (un semestre) en Salamanca, España. Actualmente tengo 24 años. He colaborado con la revista Remolinos, Nevando en la Guinea, Circulo de Poesía, Letralia.

ALEJANDRA CRESPIN ARIADNA…

Te extraño, imperturbable Sobreviviente de mi naufragio Dios de nuestra isla, Habitante de lugares lejanos Teseo de regiones encantadas. A veces sueño que te verè a mi lado Que escucharé tu voz, dando aliento a mi pena. ¿Sabes que sufro mucho? ¿Sabes que este lugar se ha vuelto insoportable? Daria mi vida por sentirte, 39


Por tener tu mirada sobre mi pelo, Tu voz acariciando mi dolor, Tu mano fuerte en mi mano solitaria. Estás en mi recuerdo, No quiero años, sin ti No quiero este río de minutos sin tus palabras, Tengo miedo de que me devore el minotauro, Miedo de ofrecerme en sacrificio, Miedo de que me abandones… Solo tú puedes llegar aquí, Solo tu calidez y tu deseo, Pueden darme esperanzas.

ALEJANDRA CRESPIN BELLEZA

La belleza està en todos lados, En el viento que agita las hojas, En la rama desnuda. En el musgo de las rocas, En la gota de rocìo Que estremece sus luces , En el campo aterciopelado De los pètalos de las flores. Està en los jardines 40


En las sienes de plata, Y en los ojos que se pierden En el horizonte lejano del recuerdo.... Està en el suspiro que salta Las barreras del olvido, En el grito que desborda En el sollozo, En la mirada que acaricia suavemente, En el leve parpadeo de la estrella, En la mano que se tiende sin recelos, Y en la página del libro Que espera El roce de los ojos Para darnos su mensaje.......

PROFUNDIDAD

Necesito que algo me impulse Como el viento al velero; Tus ojos, por ejemplo, Esos ojos que miran para dentro Y se hunden en la profundidad del sueño. O tu paso, Con algo de misterioso apuro, Paso sin huella, Con el eco sutil de los recuerdos.

41


O tu risa, Cascabel sonoro, Juego de luces en tu rostro, Melódica cadencia, Donde navega tu alegria de vivir... O tu mano, La que pliega el con tenido de las horas Para que sirvan de señal al libro Donde el tiempo escribio nuestro destino. Algo, O todo me impulsarà mañana Como el viento al velero, Hasta el puerto Seguro de tus brazos O hasta el mar sin riberas del olvido....

ALEJANDRA CRESPIN

CUENTO, POEMA, O…

42


No todo está tan mal, no. En medio de esta precipitación alocada de ires y venires, horarios, certidumbres, sueños, ausencias, extrañamientos, dolores, críticas, dudas, comidas, prácticos, y transpiraciones, hay alguien que te ve. No todo está tan mal. Nervios, apuros, ansiedades, aclaraciones, preguntas, respuestas, Silencios, quejas, tiempos relojes, cronologías… Y alguien que se acerca y te regala un poema de Borges. No todo está tan mal. Apretujones, hacinamiento, olores, palabras toscas. Ojos perdidos, edades diferentes frenadas, semáforos, boletos, interrogaciones, valija, grabador y apuntes… Y alguien que te reclama y te dice: Quiere que le lleve sus cosas? No todo está tan mal. No No todo está tan mal, porque después de haber pasado túneles, subterráneos, calles, asfalto, autos, maquinas, computadoras, vidrieras, mármoles y puertas, he llegado a mi casa y he mordido el primer fruto que hoy me regala el ciruelo de mi jardín, limpio, fresco, transparente, dulce.´´ ¡Qué milagro! No todo está tan mal. No está verdaderamente del todo mal.

43


TIEMPO Alguna vez hemos tenido Temor y sobresalto por el paso de las horas. La sentimos deshacerse sin ruido, algo asì como una sombra que se adhiere a las paredes de la piel. Como un brote de silencio que crece, Sin pausa y sin prisa, arbusto que teje en las entrañas los hilos de su trama, en ese instante sin tiempo que separa los días. No sabemos como fue que sus ramas apresaron nuestro ser, allí están… Es difícil expresar con palabras Ese miedo, secreta mordedura, Afán imposible de regreso, Sin partida, Deseo de saltar sobre los muros de la vida, Sin que nada nos pese o nos detenga. Ni pensar En un retorno a lo pasado ni en un trazo que nos libre de la vuelta Inevitable que revela la existencia. El tiempo, viejo libro Se impone y nos maneja Y a veces nos deja un respiro, Breve ventanal abierto hacia la Vida… 44


LUCEVAN VAGH OWEN BERG ­PERÚ  ELLA ME TIENE

De: “NELE: La Princesa Once y Seis…”

Cuando el aire murmura en mi aliento… ella me tiene. Cuando zozobran estrellas restantes… ella me tiene. Cuando terriblemente ondula el pensamiento de no tenerla en las noches de los sobrevivientes… ella me tiene. Y cuando hay que mencionar todas las cosas simples de entre tantas naderías… de entre tantas naderías… de entre tantas naderías… nadie, indudablemente nadie, como ella, nadie. Ella, me tiene.

AUTO-EFIGIE: ALGO TE DESCRIBE… De:”Lentamente Humano...”

De todo lo que se ha dicho, 45


estas últimas verdades te describen: Que eres un ciudadano de alcantarilla con gustos diferentes; un vago con ética, un ser con rostro y sin nombre. Que tu armonía… escrupulosamente se halla en la sombra que cae al acantilado, o en la sombra que duerme bajo los puentes, o en la sombra, que llora en la herida orillada del mar… Que tu alegría la cargas en los bolsillos… junto a tus manos y a la gran honda angustia que contrapone. Que eres sonido oscuro y volátil, o luz silenciosa y sórdida, como un heraldo de la muerte, o la sombra diáfana que emana de este. Que muerdes los sesos de idea a sueño y viceversa, y saltas lunecente y radiante y escarmentado. 46


Que nada te complace a menos que sea nada y eso es suficiente. Que tus coetáneos… son los del tiempo infinito o como el viento o como la elegía que lo genera. Que tienes alma de nube y la orientación de ella. Que todo lo que tienes no es tuyo, pero llegó a ti para ser propio. Que la onírica afección, pulula en tus ojos divinamente ascendidos, diariamente transmutados, solo, circumplejo. De todo lo que se ha dicho, estas últimas verdades te describen. Y un poco más… Que has nacido para ser un hombre íntimo y privado, inconmensurablemente detallado. 47


TRAS TRES LUCES… De: “Cáustica ciudad”

Tras tres luces, salgo del refugio de los artistas limeños… con el cielo oscureciendo. Tras tres luces… voy a bordo de un bus a 20 Kilómetros por hora. Tras tres luces… sólo quedan 30 minutos para llegar a casa. Tras tres luces y por la ventana… los parpados recorren la ciudad entera. Tras tres luces… un poste, dos postes árboles casas… Tras tres luces… más postes más luces 48


gentes árboles casas… Tras tres luces… luces luces luces. Tras tres luces… el sueño me lleva a casa. Tras tres luces… despierto, llego; diez largos minutos a bota por un camino recto y oscuro. Bajo mil lucecitas… la puerta está cerrada. Y lo abre un arrebato desde adentro, ajeno a mi. Se apagan las luces.

Lucevan vagh Owen Berg. (Perú - Sudamérica) Poeta que nació en Lima en el año 1978, fiel discípulo de las eximias obras de los Poetas de toda filiación. Es autor de los Poemarios “Lentamente Humano...”, “Nele: La Princesa Once y Seis…”, “Trágica y nocturna”, “Las Notas del Cielo o Sonatas Nocturnas”, “Vida Onírica”, y “Cáustica ciudad”. Ha publicado escritos en diversas Revistas de Literatura y sección Poesía, tanto impresa como en formato virtual. 49


Actualmente radica en Piura, Perú. Ricardo Costa Brizuela

MARCELINO MENENDEZ -ESPAÑA

MÁGICO EQUILIBRIO

Quiero ser optimista y grabar en las pupilas el nacer de las auroras y las caricias disfrutadas.

Olvidar los caminos equivocados y no confundirme, creando la luz en la noche sin luna, con el brillo de las estrellas; imaginar cómo el sol ignora las sombras y olvidar que, en el andén de la soledad los viajes son interiores y los trenes se marchan...

Quiero pues, generar mis propias vibraciones que estén en movimiento, con un flujo constante de energía vital y que me proyecte siempre hacia la realidad de un sano bienestar y un logro espiritual capaz de darme un sosiego interno, llenando los espacios vacíos de equilibrio, esencia, sentido y vida.

50


ABSORTO

Quiero dejarme llevar como luz que penetra de forma inesperada en la oscuridad y sorprender con su haz lo imprevisible, como un sueño repentino de espacios infinitos.

Permanecer debajo de los alisos, donde canta la postrera luz de las cigarras y se guardan las sombras en un azul que ya no existe, ensimismado como estoy en un limbo sin fronteras…

Los árboles no se mueven Sólo agitan sus ramas

51

Programa Radio Web Ed 36 Ingrid Odgers  

Difusion internacional de escritor@s

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you