Issuu on Google+

PROGRAMA RADIO WEB ED 28 – Ingrid Odgers DIFUSIÓN DE ESCRITORES HISPANOPARLANTES ROCÍO L’AMAR- CHILE LEYENTE estoy resuelta a desunirme y a no darme explicación alguna cuando me halle cara a cara . sé que la luz de la invidencia irá huyendo hacia el desván harta de recuerdos . con ese apéndice de bolígrafo quizás tropiece de vejez lesionándome la página sordomuda . deshilachada no hacen falta los versículos del ángelus me arrojan y abren donde sea . igual que bestia de corral no voy a ninguna parte . piérdome donde nada concluye mis ojos apuntan al océano . y viceversa la furia de los huesos . grítame adicta y yo pido a gritos un nuevo afán . a la hora de sacudir el polvo de la tarde . como quien no quiere la cosa el leyente e x a s p e r a de seguirme es difícil pensar en el adiós . las huellas son mosquitos que cruzan los andenes abovedando . todo . olor femíneo . me reconozco . pero en lo que ya no soy. 1


MARIANELA PUEBLA, VALPARAÍSO, CHILE LLEGANDO . Estoy en el umbral de un sueño. Llega a su fin este vagar de mariposa de ciudad en ciudad, de un dolor a otro. Voy llegando con las alas rotas de tanto revolotear en lo imposible. . Hay una luz en el extremo del camino, una mano extendida que espera, una muralla que no existe. . Hay en el ambiento un llamado que enmudece mis labios, humedece mis ojos. Sé que estoy llegando a casa, huelo en el aire una sazón conocida, un silbido invernal se libera y cruza mi oído. . Desde el fondo de mi ansiedad vislumbro un baúl de recuerdos olvidados. . ¿A qué casa voy llegando? ¿Quién me espera entre sus tristes paredes? ¿Cómo reconocer que he llegado, si he cruzado tantas puertas? ¿Quién aguarda mi llegada? Las terribles dudas asedian mis pasos. . No lo sé, he perdido repentinamente la noción en mi deambular. No sé si será otra frontera, otro lugar inhóspito, sólo me guía el deseo de llegar, de saber que de veras voy a traspasar el umbral de mi origen. . Algo me dice que estoy llegando y eso, es lo que más anhelo.

2


EDUARDO MITRE, ORURO, BOLIVIA . AL PIE DE LA LETRA . a Guillermo Sucre . La mujer que de pronto aparece en la esquina como la pasante de Baudelaire. Sus ojos de noche del Líbano, brillosos como la piel de los dátiles, enigmáticos como las líneas que traza el destino en las hojas de coca. Su cuerpo esbelto, .................................su talle fino, su andar de palmera con brisa, su cabellera que al aire latiga y aroma, sus largas piernas presentidas bajo la falda roja, sus senos como dos olas rompientes a punto de perderse en el mar. . Y el mantel que prolonga a la nieve sobre la mesa del bar bajo la mirada que lee lo que al azar la realidad inventa. . Y el poema que dice al pie de la letra. . De "Líneas de Otoño"

3


PEDRO ARTURO ESTRADA – COLOMBIA ANTE EL ÁNGEL TERRIBLE Memoria de R. M. Rilke Todo esto sabíamos. Pero preciso fue mantener despiertos los ojos al insoportable resplandor del día. Reconocer-nos demasiado sucios ante lo abierto. Brumosos, casi ciegos en la frontera de la vida que olfatea la plenitud, la nada sagrada. Todo esto sabíamos y fue preciso asir con fuerza el destello acerado del verbo frente a tu rostro de fuego si queríamos permanecer un poco antes de volver a lo oscuro. Todo esto sabemos antes de ofrecerte —quizá despedazadas, no destruidas, las pruebas finales del sueño que fuimos. * (2001- Poemas de Otra/parte)

HÉCTOR CEDIEL GUZMÁN, BOGOTÁ, COLOMBIA .. "LAS VOCES DE LAS MASCARAS" .. Ahora habla la madera del rostro la fauna, la picardía, el dolor, el sufrimiento se inmortalizan en imágenes congeladas donde el espíritu grita o se expresa sin sonrojos, sin barreras ni falsos espejos .. Las manos poéticas del imaginario 4


ingenian las sonrisas y mil rostros del alma La voz invisible de los ancestros reinventa cosmogónicos versos .. Mitos y leyendas han brotado de la huellas del oso, del jaguar, del mico, del delfín, de las serpientes El brujo ha cantado y pensado por ellos hechizado por sus sentidos narcotizados .. Los cantos y los sonidos de los bosques y de los ríos se confunden con la lluvia de los sonidos de los loros y los rugidos que despiertan o atemorizan la selva .. He masticado coca y ayahuasca con el curaca me he desnudado para que no me coja la mala hora ni para que me entunde por culpa de los malos espíritus Me han cubierto con flores para que comprenda el efecto, la gratitud y la alegría del enjuague .. Hemos exorcizado los espíritus de la violencia en el ritual atrapamos al gallo volando y vimos danzas al matachín Las mujeres amamantan los fantasmas de los suicidas y se implora la alegría y el perdón bajo la máscara .. El oro, el cedro, la quina, el caucho desolaron la tierra El espíritu chamánico desfigura las risas y los rostros mientras el yagé barre los maleficios bajo el rostro de dantas, cerdos, coatis y la voz del taita .. Todo ha muerto, Amor mío, absolutamente todo Se han borrado las huellas de nuestros antepasados ha desaparecido el nativo con rostros de madera Nada sobrevivió del antiguo indígena... ¡máscaras! ¡Solo máscaras! y las lágrimas de los versos de sus cantos.

5


JUAN CARLOS RIVERA - ARGENTINA EL GENIO DE LOS DIOSES Obra del artista cubano, José Armando Lumpuy. A mi madre, por su espera de cuatro años. Buenos Aires, 25 de febrero de 2003. Con la neblina partirá el profeta a lanzar semilla en sitio ajeno y a iniciarlo todo. Ya no tendrá la madre cerca, en su ciudad, el rayo de sol, la profecía agorera de su bola de cristal. Una esquina ruidosa para recostar su calma, endebles de un naipe equivocado. Con la primera neblina partirá el profeta a tantear el mundo con el genio de una lámpara y una pócima milagrera ante la duda de una tabla desolada. Después no habrán más códigos ni leyes ni palabras para calificar todo lo innombrable la imprecisión también puede salvarnos cuando la saeta se dispara y el profeta ya no vuelve.

6


INTENTO A MEDIO CAMINO Obra del artista trinatario, José Armando Lumpuy. “(…) voraz imagen de ir asumiendo la falta con impía libertad” “Los símbolos que la nostalgia avizora”, de Ihosvany Hernández. Desdibujada la mano se deja posar sobre la ingle, ese espacio de la rutina que alguien deja entrever con lascivia hurga, escarba, se adentra, remueve, excava terminando humedecida y pestilente, pero henchida de gozo, como la primera vez. Quiere negociar esa leve fricción interna/casi dolorida en goce pecaminoso, oquedad perpetua intromisión vulgar hasta donde pueda llegar, y el desolado poeta ausculta-curiosea-degusta-olfatea para después sentarse a llenar- tantas veces lo ha hechode vaguedades y caligramas el pequeño papel-pantalla-cono de luz, que luego permanecerá amortajado sin ilusión en algún melancólico archivo cripta anónima, pasadizo ignoto... el primer descenso a los infiernos hasta llegar a la morada final: la papelera de reciclaje de la PC. pero como los otros también tendrá su cuarto de hora. ¿Qué lo inquieta tanto y le saca los gestos más tímidos las desazones adolescentes que sus 49 años habían olvidado? Parodia y explora mientras busca las palabras que se travisten en rito oscuro, en cierta mudez que aprendió a temer y maldijo tantas veces cuando las voces quedaban atragantadas/ desnaturalizadas/ sin consuelo ni talento en el socavón de la lengua, en la campanilla pétrea o el cielo de la boca entre el pus de las amígdalas con deseos de exorcizar figuras allí donde sólo asomaban la simulación, el retozo y la acechanza. Pero, una vez más, el intento de poema avanza, se detiene en el vértice entre una almohadón con funda de lino blanco y cuadros desnudos en la pared que ya nadie percibe. Entonces la rima se quiebra, consigue acercarse a la originalidad mundana, sin plagiar a nadie, sin lecturas clásicas y vuelve a resucitar, calza nuevos ritmos, se sacude, excita y aúlla como colegiala virgen antes de desfallecer irremediablemente, convertida en parodia vernácula, (como la vida-existencia misma), 7


justo en el segundo en que casi conseguía llegar a la frontera a esa perfección lacerante que sólo alcanza una mano sin diálogo, que se adentra furiosa más allá de donde debiera.

JUAN CARLOS RIVERA - ARGENTINA POEMA SEMINAL Obra del artista cubano José Armando Lumpuy

“No lo olvides, poeta/ en cualquier sitio y época (…) siempre estará acechándote algún poema peligroso”. De Heberto Padilla, “Dicen los viejos bardos”.

Quiero escribir un poema peligroso, de esos que den vergüenza mostrar que ruboricen a las pacatas damas con abanicos en las manos y collar de perlas verdaderas para exhibir a la hora del te y la canasta party/. Escribiré una de esas obras subversivas, perturbadoras y terroristas que le pondrán los pelos de punta a los señores de bien, a esos que usan excelentes trajes parisinos y fueron educados en pulcras escuelas british/. Mi cuartilla olerá a rancio, a mierda, a humedad seminal, a latón de basura,

8


a detritus, derramará un líquido sospechosamente amarillento e impúdico, de esos que arrugan las manos y hacen de las noches en soledad la mejor compañía. Me propongo escribir un poema imprecatorio esta noche/ no me importara que quien lo lea sienta un calor menopáusico, que baje su libido y le haga regurgitar con olor a comida enlatada y a almendras danesas. Diré la verdad sin cortapisas / sin simulaciones, sin metatextos semánticos ya no tendré pelos en la lengua/ lanzaré contra todos mis resentidas diatribas y mis malsanos discursos/ como escupitajos y después me iré a dormir/ a soñar tranquilamente con mis mejores lances y embestidas eróticas. Más tarde, vendrán los censores – hay tantos siempre- dispuestos a modificar adjetivos, cambiar alusiones desagradables, emborronar la página/ son expertos en rellenar vacíos con frases prolijamente construidas, tienen un sexto sentido para detectar el verbo pecaminoso y subido de tono, para condenar lo faccioso e incinerar el arte de barricada. También habrá tecnócratas que pretendan borrar el poema de la pantalla de mi ordenador con un virus letal,

9


enviado ex profeso, sólo utilizable para situaciones como estas, pero lo pondré a salvo en una cripta, en una buhardilla cibernética que nadie conoce. Rechazaré todos los recursos literarios, las metáforas y símiles hermosos, aborrezco los lugares comunes y las putas caricias que dan las palabras bombonas, edulcoradas como caramelos. Ningún lector – ni los más ingenuos, que son los mejores se atreverá a leer este poema que trastornará el orden de las cosas/ el riesgo de contagio es siempre un temor de los seres sanos y mi poema destilará infección, espuma por la boca, saudades/. Después quedaré extenuado, casi muerto, dispuesto a seguir arrinconado en la pasadizo virgen de otra cuartilla blanca/ que es mi territorio natural.

10


JUAN CARLOS RIVERA - ARGENTINA OFRENDA A LOS DIOSES Obra del artista cubano José Armando Lumpuy. “(...) porque no hay lugares diferentes sino viajeros diferentes”. Alberto Rodríguez Tosca. Voy perdiendo el equipaje en cada esquina, acaso como desaparecen voces y reclamos, sin otra esperanza que este rabioso dolor que ya huele a mordaza. Voy dejando certidumbres y ausencias, para la hora del escarmiento y el adiós definitivo. En la memoria sólo quedarán estos encuentros con un raro sabor a sudores y tragos compartidos. Al final del camino nadie contará de estos pecados y también desgastaremos nuestros huesos en la hoguera, con mundanal sonrisa de ángeles sorprendidos. Voy dejando mi torpe corazón en tus esquinas, raro privilegio para este tiempo donde la intimidad murió de tedio, y la verdad se sienta ante el espejo para oler a mujerzuela sin leyenda conocida. Aguardar pacientemente cada encuentro será la ofrenda, mirarnos a los ojos la venganza contra lo falso y lo mediocre de la vida.

11


MIGUEL - MEXICO La tumba de los años Al rincón de mis recuerdos Marcha triunfal de relámpagos Que profanan el tiempo al agonizar Preludio sobrenatural de existencia Vestidura de mi niñez que reaparece En brazos insatisfechos del altísimo Conjugación de la palabra inmortal Da a mis sentidos el aliento divino Separando mis años a la sepultura Del paraíso infinito que se descubre En los sueños despiertos de mi viaje Labrador de recuerdos abandonados Mi alma se hunde profundamente En penumbras de encantos furtivos Esperanzas de cumplir con mi encargo Despiertan con lenguajes enredados Marcho derrochando mi recordación Azotes de vida me anuncian al nacer Umbral del olvido ciego a la palabra Buscador de los ángeles perdidos

12


EVANGELINA ARROYO – ARGENTINA MEDIUM “ahora que escuchas a una mujer que cruza con sus medias de fuego el aire cada vez más oscuro” (Dolores Etchecopar) -a Ingrid Odgers, a Rocío L’Amaryo la más imperturbable la figurita difícil para el bufón de turno que asume este reino del revés soberana de tormentas extraviadas en la vereda de enfrente y por qué no reina monstruosa de los caprichos de invierno como una médium devota al desenfreno palpitando la niebla en mi jaula sonora y tibia en esos días bruscos cuando una pluma de metal y silencio me atraviesa dulcificada y mártir

13


heredera absoluta de todos los enigmas y este corazón no tiene quien lo abarque

ROSSANA ARELLANO - CHILE De la esperanza Recorro con los dedos tus instantes confianza y desconfianza ya se visten buscando los complejos que persisten atados a la espalda, vacilantes. Sencilla es la palabra que pronuncia derrochando ternura en el perdón privando de amargura al paredón cuando la bala a muerte ya renuncia. Se aleja la soberbia derrotada que proyectó perjuicio en el mañana inclinando cabezas predispuestas. También huye la envidia castigada asomando esperanza en la ventana de las almas que buscan las respuestas.

14


AZUCENA CABALLERO –CHILE CAMINANTE Se detuvo a meditar a orillas de árboles con follaje amarillo, junto a glicinias violeta y pámpanos púrpura. Desde una ciudad triste lejana una campana tañía horas de agonia... ¡Qué dulce liberación! -pensódesaparecer... morir talvez ya no sentir el sol sobre la piel ni el llanto mojando su rostro. Corre el agua bajo los sauces con inquietante latido estrellándose con las piedras en vorágines de espuma blanca, bulliciosa cascada que refresca sus doloridos pies, dulce remanso que aletarga su conciencia. El viento mueve los árboles pletóricos de vida otoñal y melancólica haciendo desfilar sombras silenciosas que se ovillan en el crepúsculo... El poeta caminante duerme.. envuelto en el misterio azul de una sonrisa ... Azucena Caballero De "Quaderns de Poesía de Barcelona" 2007

15


ALEJANDRO CABROL -ARGENTINA VIGILANTE habré de soñarte hoy estrujándome estrellas en la cara sonreír en calma milenarios mirasoles de tu cuello desprender y dejarlos secándose en mi pecho libo humores de tu piel escondrijos, subterfugios desde aquí abajo te miro acariciar mi cabeza, mi cuello tu vientre es suave, tibio y huele a cielos de atardecer saboreo generosidades, a tus inasibles emulsiones prendo botones de la intacta desnudez ruegan los labios secos esa humedad insondable ecos del rito ratos y hechos hacerlo ya mismo perder mi paroxismo en tus profundidades

16


GLORIA DAVILA ESPINOZA -PERÚ VUELCO Hay un vuelco sin fin, amando sus instantes que no me tiene sino rondando sus esquinas que va tras mis pies y me arranca el corazón con sus garras que son infinitas penumbras que trasvasan mi alma en llagas repleta de espinas y abismos negros en su polvo filtrando en mi esencia desde antiguo sulfuro y magma de soledades. Hay una lluvia sin fin, que corre por mis fauces cual saeta de ácidas hieles para mi éter fragmentándola en una y cien mil anquilosando mi dolor en alforjas de pieles curtidas de tu ausencia que vienen y van, que llevan entre sus lanzas miradas llagadas que son siglos de quebranto que hace toda una eternidad golpeteo sin fin. Hay un sentimiento anacoreta que agolpa mi vivir alejándome de su sol y lejos de ser pájaro soy sólo herida abierta en caños ancianos y perdiéndome en el confín me entrega a la locura de ser dagas filosas que entre uno y mil se ha convertido mar en llantos que persiguen mis huellas carcomidas por el viento áspero pesadillas de ácidos lechosos que supuran vuelcos de espinas para mi espanto. Hay un vuelco sin fin que no sabe si es mi aorta mi calada forma de pigmentos rotos sufriendo lo indecible porque mi mar no es más mi roca porque mi roca no es mi llanto y mi llanto no es más mío sino del fuego que aquilata mi pesar para ser pared de rostros curtidos por el olvido fractal. Hay un vuelco sin fin que hoy me dice adiós y luego me besa en la frente 17


signándome al exilio de su luz que gota a gota me cercena el alma para ser la nada de la nada. © Gloria Dávila Espinoza

PABLO CASSI- CHILE He vuelto a buscar mi calle / definitivamente me la llevaré conmigo / como la lluvia que pernocta en oscuros patios / la tenue sombra de los que se marcharon / He regresado para encontrarme / con el perfume sentimental de mi primer paisaje/ < revivir antiguas miradas que delinearon mi juventud > / Un piano melancólico atraviesa los corredores/ quiebra el sonido de la penumbra/ la soledad se amotina en los techos/ y Amalia regresa con la nostalgia de mis primeros poemas / Esta noche seré el protagonista de esta historia/ tras cuarenta años de ausencia...

18


ROCÍO L’AMAR - CHILE CANÍBAL dedico estas palabras a la creación más grande del universo, que soy yo José Luís Calva Zepeda México . . y de nuevo recuérdame que hay todavía y aún más y todavía caldo en estas extremidades . sácame la médula déjame surcos . como el azafrán en su propio silencio . y aún más pero mucho más desangrándose un dos un dos tres un dos tres cuatro cinco seis siete de la mañana . hace frío al acercar la mano vino ese halcón . áspero mitad ardiente sin nosotros sin dibujar el último poema sin beber en la poesía el suicidio . las palabras ya no están sudando sus rasgaduras . hasta el absurdo de la risa incluso lo mucho o poco que tiene de agujetas el dolor mientras una potencial andanada y un pequeño y gran ahínco contamina los labios me traen a la memoria el gustillo a semen porque allí todo empieza . y fuera de él . 19


mis partes flojas oscilan raspan caen como pétalos de sal huyendo . el halcón mexicano habla . en la fuga . vuélvome semejante dipsómana monstruosa troglodita . y de nuevo hay todavía y aún más y todavía tinieblas en esta marcha fúnebre . no quiero ………como muertita ………me arranquen la inmortalidad . y más pero mucho más yendo hacia ti . jamás seré viuda . soy demasiado cadáver para una lápida ……………………………..una plaza pública ……………………………..el paraíso del señor . abandonado entre los hombre . dices ven digo a qué hora dices acompáñame digo . qué mierda . las flaquezas roen y cualquiera es cobardona en abuso y en arrogancia . y lo hicimos . yo alzada sobre tacones anunciando un pubis azulete . tú sin reglas código ley indisciplinado . en fin . paso a paso 20


. fuimos entrando a la ceremonia del cuchillo el golpeteo de la calle la distancia de los objetos . al pasar de una orilla a la otra . he imaginado los platos la ensaladera el รกgape . estos versos van al centro de la mesa como ulcerosas costras . ya ajustaremos factura.

21


FRANCISCO JESUS MUÑOZ SOLER -ESPAÑA LA LENTA HUIDA DE LAS HORAS "Huye sin percibirse, lento el día, y la hora secreta y recatada con silencio se acerca. . . FRANCISCO DE QUEVEDO 1En entrañable escenario de urbano desierto retirado en la paz que de su claridad mana a través de sus profundas y alargadas ventanas mi música callada y mis argumentos, intento llenar de dicha mi ánima, fortalecerla con baños de contemplación y ricos recuerdos aderezados con bellos y canoros ritmos intenso soñar de vibrantes y espumosas olas "que mejora la lenta huida de las horas."

2Alimento engañado para orugas en silencio germino en fugaces días, aunque no me lo creo a pesar que saludo a la parca en confianza nos conocimos en puntuales y amargos eventos pero ha ido aminorando su distancia conforme le crece su capa de mortaja "que barnizara con el sedimento de mi limo."

3Vencer ese temor de miserias y espantos ese espacio tenebroso de desconocidas ascuas infinitas que nutrimos al dictado que todo lo iguala cuándo me enfrente le diré, serás mi consuelo llévame a tu mar de continuas pérdidas allí encontraré sustento, la gracia "que elevara mi ánima con pies de barro." 22


NORMA SEGADES-MANIAS -ARGENTINA ESTRENAR LA TERNURA (A ESPALDAS DEL SILENCIO) Ven a mi soledad. Hoy que la vida gravita sobre vértices de sombra, roza el pórtico azul de la esperanza, se ofrenda a los desnudos incisivos como una luz espléndida y madura, que gotea una escarcha parturienta, amamantando sueños extendidos con la absurda impaciencia de la savia mientras despuebla el cauce sudoroso sus cortejos de anémonas nocturnas. Ven a mi soledad. Es el instante de tenderme tus manos infinitas para saciar la sed de los jazmines y desceñir silencios germinales y embriagarme de vos en la penumbra. Es tiempo de vendimias tutelares, de racimos, de cantos, de preñeces, de trizarnos, a golpes de rocío, como resecos cántaros de greda desvelados de amor bajo la luna. Es el momento de fundar los puentes hacia donde se expanden las caricias y no conceden treguas los susurros. Ven a mi soledad. Te necesito. Quiero estrenar contigo esta ternura.

23


NORMA SEGADES-MANIAS -ARGENTINA CUANDO ME MIRAS Cuando me miras hondo, hacia el silencio, con ojos de caricias paralelas donde todo el amor me está llamando siento que soy, al fin, más que mi boca, más que esta piel plural, más que mi nombre, mucho más que el perfil y los cabellos, más que el linaje seco de mi sangre, más que el óvalo herido de mi rostro y los rictus de agobios heredados que reflejan las lunas del azogue. Entonces, como ríos insolentes, sin diques, sin compuertas, sin timones, como musgo de luna en la intemperie, como los huecos ávidos de ocasos que marchitan la luz del horizonte se atizan las hogueras del estío, se encienden los jazmines en la sombra, se rebelan milagros en hilachas y los pájaros llegan a mis manos a parir la liturgia de sus voces. Sólo porque tus ojos en los míos navegan un enigma en espirales, sólo porque maduras mis espigas con el conjuro espeso de tus lámparas y tu aroma de viento y tu llovizna y tu tenaz dulzura... sin rincones.

24


NORMA SEGADES-MANIAS -ARGENTINA

DESDE EL TRUENO SIN NOMBRE Mira dentro de mí. Desde el silencio de los verbos cayendo sin medida sobre los ciegos pliegues del milagro, desde el tiempo desnudo, desde el trueno fecundando los úteros de escamas, desde los minerales promoviendo toda su perentoria orografía entre espermas de nubes y mareas cuando aún no eran árboles ni pájaros sino insulares sombras escarpadas, desde las espesuras de la greda pulsada por aquella alfarería torneando las caderas, las cinturas, los muslos poderosos, la inocencia, desde el soplo de estirpes embrujadas, yo fecundé, tenaz, para tus miedos, este refugio abierto en la ternura donde arribar si estallan los naufragios o las esclusas rotas por el légamo desmadejan sus hebras de argamasa. Y erigí, con tu rostro entre mis párpados, el polen de mareas insurrectas mientras paría la tierra su estatura y andaba el corazón a la intemperie descubriendo el reverso de las máscaras. Y guarecí este amor de los diluvios y encendí el torbellino de mis lirios y forjé en ese tiempo inhabitado cada borde de lluvia, cada nombre que reclamaban fauces sin amarras, por fundirme en tu esencia, por nacerme, una vez y otra vez, de tu costado ya que no somos sino aquellos cuerpos descubriendo el dolor, por farallones, en la sexta matriz de las mañanas.

25


NORMA SEGADES-MANIAS -ARGENTINA AMOR SIN GOLONDRINAS A quienes el destino les exige el tributo de sus noches y les niega la gracia del amor. Entre el estiércol de mis noches largas, cuando la indiferencia es una mueca, cuando musgos de muertes maniatadas lloviznan sus jadeos corrompidos sobre mi yermo lecho de cenizas, entre muslos helados, entre grietas, entre desfiladeros donde acecha un hastío de risas degradadas quebrando longitudes de destierro, desangran los eclipses agresores la esencia de este amor sin golondrinas. Pudo ser con la luna en bandolera, con rituales de otoños sin sonrojos, con la complicidad de los jazmines, con cinturas de lagos y callejas, con ecos de campanas repetidas. Pero fui sucesora de destierros, locataria de extrañas pestilencias, poseedora de harapos, de falacias, de fracasos, de noches como siglos, de esta dureza hostil de la demencia azotando caderas encendidas. Porque me fue negada la ventura, porque no hubo temblores ni crepúsculos, porque mi vientre amartilló el silencio y siempre ha sido tarde en mis relojes, tarde para la luz y las semillas.

26


SERGIO ANDRÉS RODRIGUEZ ARANÍS – CHILLÁN, CHILE HÉROES Los héroes no durmieron la noche recién pasada los ví mientras caminaban por las certeras calles de la noche su gusto fue reventar los tímpanos de alguna gente sobria si mal no recuerdo eran canciones un poco olvidadas en el mundo La tremenda algarabía acompañó un arreo de glorias viejas ellos con la mejor vida danzante en los pómulos no pudieron contra la horrible hecatombe del sol la derrota asoma su nariz desde el arqueo oscuro Pero beben todavía beben el alcohol que mana de los adoquines aquí muy arrimados a mi ventana calculan vidrios me miran como se mira la sordidez alegre de un hermano y yo les cuento que otra vez ganamos cierta perdición en la tierra Publicado por INGRID en lunes, agosto 24, 2009 0 comentarios Etiquetas: difusion radio web ingrid odgers, SERGIO ANDRÉS RODRIGUEZ ARANIS - Chile domingo 23 de agosto de 2009

CRISTIAN CONDEMARZO – CHILE ESA SUBJETIVA CÁMARA DEL CINE INDEPENDIENTE Esa que te mira y deja mirar la que se hace carne la que dice que estas viva la que habla por ti la que muere cuando mueres la aparición infame de tu fantasma la que te captura al desnudo en plano entero porque estás en el peor momento de la historia porque tienes una lágrima en technicolor porque a veces vives más allá de la apariencia porque lo humano huele a tristeza y vouyerismo como una cama abandonada 27


y como cualquier mar con marea en retiro. Es cuando se calla el universo y aparecen los rostros lascivos del hambre y el despojo. Es el abandono total el exilio de ti y de tu propia casa cuando alguien al fin, alguien se muere de pena tras una pantalla en la impávida melodía del the end.

CRISTIAN CONDEMARZO – CHILE AHORA QUE POR FIN VINO EL VACÍO Y resulta que a esta hora a llegado el fin como vacío y nada dejó en las manos, ni en la cama ni el refrigerador. La soledad abunda y se ve tan sirena sobre la mesa del comedor los muebles duermen la vajilla los papeles los países que fueron paraíso está todo con sensación de ausencia con la sensación de pasos en la arena como casa sin las boletas de pago sin el tedio de las ciudades y sus paseos y sus plazas infectadas de palomas fagocitas y animales complejos con pasaporte humano. La cacofonía del color, la jubilación de las flores las pocas horas donde nunca pasa nada donde intentas dormir como si esa cama no fuera otra roca.

28


BÁRBARA CALDERÓN - CONCEPCIÓN, CHILE Nombrarte Quiero enumerarte en el silencio transformada en calendario lunar en reloj de arena en aguja temblorosa girando detrás de las sombras. Quiero volverme fracción de luz y volcarme en el tiempo sin manecillas ni campanadas. Quiero verterme agua desde la greda miel desde el cáliz vino desde las ánforas y caer en tu boca. Sin voz ni sonido bajar tus murallas tocar tus veredas rozar tus altares Quiero trocar mis naranjales por tus brazos. Tener atrapada tu silueta fantasmal entre los labios y nombrarte: Faraón del olvido Flor de los desiertos Piel de esfinge.

ESPEJO ROTO Miles de fragmentos de espejo devuelven tu imagen multiplicada. Desde cada uno de los trozos te despides y yo... ya no sé qué hacer con tantos adioses.

29


BÁRBARA CALDERÓN - CONCEPCIÓN, CHILE EN ESTO DE AMAR... En esto de amar hay algo de desnudarse de sacarse la piel de curtirla con soles poco usuales. Tiene un poco de fundirse de olvido de sí misma de renuncia de estrujar la vida destilando sudores humedades pálidas sensaciones desmayadas. Hay algo de morir de agonía de agotarse de a poco de no importa de a pesar de todo. En esto de amar hay algo de no amarse.

MARGOT DEL CASTILLO ROMANCE Te hice mío miedo cotidiano. terror de película el día a día que acongoja, secando la boca, sudando manos... un golpeteo de sangre... ¡ estoy enamorada! Salgo a la calle, medio día... no presagio encuentros con mi amante... 30


relegado al sillĂłn oscuro me espera... para otra noche de lujuria. Y se hace luz su sombra esquiva poseyendo la ciudad.. Perverso el infiel besa otras bocas. No se puede confiar en nadie.

DESNUDA AsĂ­, desnuda, te provoco poesĂ­a, quito una a una las cuerdas ambiguas del prejuicio. Desnuda pariendo en letras el dolor de saberme. Convoca perversa el poder del delirio la legitimidad de la lucha. Expuesta, tiemblo. Duele la desnudes cuando la feria vende al mejor postor... nidal de cuervos.

31


Programa radio Ed 28 Ingrid Odgers