Issuu on Google+


La investigación reportada aquí fue patrocinada por la Universidad Regiomontana, A.C. La Universidad Regiomontana es una Asociación Civil que no persigue fines de lucro, que promueve la formación integral del ser humano en las diferentes etapas de su vida, poniendo a su alcance una educación y capacitación de alta calidad para que llegue a ser y permanezca como un líder competitivo y un actor socialmente responsable. Universidad Regiomontana y UR son marcas registradas. ©Derechos Reservados 2009 Universidad Regiomontana Portada: Fotografía de Ivan Petrov de Stock XCHNG ®

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este artículo puede ser reproducida en ninguna forma ya sea por medios electrónicos o mecánicos (incluyendo fotocopiado, grabado o almacenamiento y recuperación de información) sin permiso por escrito de la Universidad Regiomontana. 2009 Publicado por la Universidad Regiomontana Rayón 480 Sur, Centro, 64000, Monterrey, N.L., México URL:http://www.ur.mx Para ordenar copias de este documento favor de contactar Editor Investigación: Teléfono +52 81 8220 4604 Extensión 3847 Fax+ 52 81 82204632; Email: mpacheco@mail.ur.mx

2


3


4


Impacto de la crisis en la personalidad del empresario Francisco C. Cervantes Pérez

U

n empresario se considera exitoso cuando ha logrado mantener o hacer crecer su negocio ante diferentes tipos de adversidades internas o externas a la empresa. En ocasiones no logra sacar adelante el negocio. Sin embargo sabemos que, una vez pasada la crisis, es de esperar que al menos su personalidad salga fortalecida. ¿Qué es estar en crisis? Decimos que se está en crisis cuando se vive un proceso donde existen cambios críticos, súbitos, violentos y que, sobre todo, provocan consecuencias trascendentales para el negocio y para la persona. Pueden incluso tener repercusiones en la salud. En un término más coloquial es una emergencia o una época especialmente difícil. ¿Cuales son los cambios que se dan en la personalidad del empresario? Para los empresarios que resultaron exitosos después de la crisis. Conocen sus posibilidades de éxito, se vuelven exigentes con base a la experiencia adquirida, tiene muy claro los limites de hasta donde pueden llegar las apreciaciones que hacen de la realidad. Poseen una visión clara de hacia dónde quieren llevar el negocio y en lo personal son conscientes de dónde se quieren ver en un futuro, no dejan de vivir el presente y no les gusta hablar de glorias pasadas. Los éxitos y fracasos los convierten en marcos de referencia para la transmisión de conocimiento. Se vuelven personas acertadas. Como dice Francisco Ugarte en su libro “Vivir en la realidad para ser feliz”, son “abiertos a grandes corrientes…y consistentes en sus criterios o juicios de valor, sin por ello caer en la cerrazón ni en la blandura de mente. Es lo que hace a un hombre acertado”. Son personas que se vuelven armónicas con su entorno e integran perfectamente su vida personal, empresarial, familiar y social, dan a cada esfera su tiempo y talento, generan para sí mismo y para los demás estados que favorecen la interacción, la comunicación, la solución a conflictos, la generación de ideas retadoras, generan en otros la voluntad para la mejora en cualquier campo. Con la superación de la crisis, fortalecen su autoestima, los hace fuertes en sí mismos, pero les da mayor responsabilidad en el autogobierno, ya que se aplican a sí mismos un autocontrol emocional, antes de buscar el control y administración de los demás. Podemos decir que el empresario que ha enfrentado crisis madura en su personalidad, como menciona Enrique Rojas, experto en la personalidad, “un hombre maduro ama y trabaja en libertad”.

5


Para los empresarios que no resultaron exitosos después de la crisis. ¿Que estado emocional se presenta cuando se ha vivido una situación desfavorable? Para algunos se presentará un periodo de inestabilidad emocional, debido a que viven una pérdida (empresa cerrada, en quiebra, etc.), la persona pasa por un proceso, donde las etapas más probables son: a) b) c) d) e) f)

No cree por lo que está pasando. Se viven sentimientos de frustración y enojo. Aceptación de la realidad. Análisis de los aciertos y las fallas. Elaboración de los hechos. Fortalecimiento de la autoestima del individuo.

Una vez cursado lo anterior la persona podrá replantearse las nuevas alternativas, y es entonces el momento de reiniciar en un nuevo proyecto. En el mejor de los casos se vive todo el proceso, ya que algunas personas pueden quedarse ancladas en alguna de las etapas y no salir nunca, y es cuando nos encontramos con los dichos de “era muy buen empresario, le iba muy bien, hasta que le fue mal en su negocio y jamás pudo recuperarse, desde entonces no da una”. Cuánto tiempo pueda llevar el proceso de elaboración de la experiencia “fallida” depende de cada persona, influye la herencia familiar, el entorno, la experiencia de vida del sujeto, y su propia capacidad de recuperación. ¿Qué hacer? 1. Lo primero es no aislarse, hay que compartir con personas de confianza los sentimientos que se están viviendo, hablar de la experiencia, en caso necesario acudir a un especialista para que apoye en el manejo de las emociones. En pocas palabras, sanearse, perdonarse por los errores cometidos y no buscar culpables, pero sí tener presente los hechos negativos para no replicarlos. 2.

Trazarse nuevos retos, metas claras y alcanzables.

3.

Tener firmeza al actuar, no quebrarse a los primeros obstáculos.

4. Tener todo el conocimiento posible del nuevo negocio, anticiparse a las posibles crisis y tener la visión de un negocio que opere cuando la empresa esté en crisis. 5. Transformar la experiencia negativa en situaciones positivas, plantearse alternativas de acción en caso de que no funcione lo previsto de primera intención. 6. Ser responsable, actuar con base a métodos, tiempos y acciones inteligentes según los planes proyectados, ajustando lo necesario a las circunstancias presentes. 7.

Asumir riesgos medidos.

8.

Ser sencillos en el actuar y humildes al reconocer que no lo saben todo.

9.

Tener la capacidad para dar y recibir retroalimentación personal y profesional.

10. Buscar llevar en todo momento una vida ordenada, mantener un programa de salud física y mental.

6


11. Medir sus resultados contra sí mismo, tomar modelos exitosos del entorno y hacer comparaciones sanas que le ayuden a su crecimiento personal y profesional. 12. Romper paradigmas, hacer uso de la creatividad, tal como dice Leonardo Polo (1998), el hombre es el protagonista de la innovación “sin novedades el hombre no podría vivir, porque vivir es desplegar las energías humanas. Por eso los retos son espléndidos”. 13. No olvidar lo que los motivó a ser empresarios, mantener la motivación y la confianza en sí mismos y transmitir esto a los que colaboran con ellos. ¿De los empresarios que fracasan por una crisis, cuántos intentan volver a ser empresarios? Eso no lo sabemos, lo que sí sabemos es lo que se obtuvo de un sondeo con empresarios que están viviendo actualmente una situación de crisis. Ante la pregunta ¿si fracasara en su empresa, volvería a intentar ser empresario? el 100% respondió “siempre volvería a intentar ser empresario”. Esto puede tener diferentes significados, uno de ellos es que en los participantes del sondeo existe una seguridad de a qué quieren dedicarse profesionalmente. Bien vale la pena lo que se pueda hacer para apoyar a los empresarios en su intento de seguir en el mundo de los negocios. Autor: Lic. Francisco C. Cervantes Pérez Investigador del Centro para Competitividad de los Empresarios Universidad Regiomontana

7


8


Impacto de la Crisis en la Personalidad del Empresario