Issuu on Google+

La Política Salarial Mexicana. Silvia Núñez Gómez, Socia Activa de ITESM campus Monterrey

El pasado 13 de Febrero, el Presidente del país, Felipe Calderón Hinojosa, comentó frente a un grupo de agricultores e industriales en el estado de Aguascalientes que el salario mexicano es menor que el de muchos países, entre ellos China e India. . Esto se debe a que en los últimos años, en el país se ha adoptado una política enfocada principalmente en mantener equilibradas las variables macroeconómicas más importantes, tales como la inflación, el déficit externo, entre otras. Además, se pretende hacer más competitiva a la economía mexicana mediante un salario real bajo, reduciendo así los costos de producción y beneficiando a las grandes empresas trasnacionales. Este tipo de política, en la cual el salario real permanece bajo, forma parte de las políticas económicas contra cíclicas que son las que prevalecen en el país. El salario es uno de los precios más importantes en cualquier economía, pues por una parte permite que la relación entre la producción y la inflación sea positiva pues con mayor inflación, el salario real se reduce, y si los insumos básicos de la producción son el capital y la mano de obra, una reducción en términos reales del salario, se traduce en una mayor posibilidad de producir, pues es más barato hacerlo; esto último es precisamente lo que genera una ventaja competitiva respecto al resto del mundo, pues que el poder adquisitivo se reduzca para los trabajadores, puede resultar beneficioso para los empleadores, creando incentivos a invertir en el país. Por otro lado, no debe olvidarse que el salario es el ingreso que tiene la clase trabajadora de cualquier país, y que es esta clase la que representa mayor porcentaje en la población económicamente activa. Así que para poder generar un mercado interno más grande, que sea la base del crecimiento del país, debe comenzarse con el aumento del ingreso para que exista mayor demanda, consumo e inversión, y de este modo comenzar con un círculo virtuoso que le de mayor dinamismo a la economía nacional. Esto es lo que países como Brasil han hecho, y que hoy por hoy, la inversión y PIB per cápita son superiores que los de México. La política salarial es muy delicada, pues implica sopesar los intereses entre las diversas clases sociales y económicas del país, pues por un lado la clase capitalista se ve beneficiada al minimizar los costos, pero por el otro, los trabajadores son los que enfrentan pérdida en el poder adquisitivo. No se trata de hacer juicios sin valor en los que se culpe a unos u a otros, pues este debate viene desde el siglo XIX; se trata de hacer un análisis en el que se velen los intereses de la Nación como un todo y se busque la mejor forma de lograr un crecimiento sostenible.


Bibliografía Gómez, N. (15 de Diciembre de 2011). Política Salarial y Globalización. La Jornada . Knochenhauer, G. (2 de Marzo de 2012). Se ufana Calderón de los bajos salarios. El Financiero , pág. 27.


La Política Salarial Mexicana, ITESM Monterrey