Page 1

El precio que pagamos todos o al menos casi todos Por: Claudia E. Molina Méndez, Socio Investigación IMEF UAA El tema de los monopolios en una nación, es un tema muy controversial, que da mucho de qué hablar, ya que este se puede analizar desde diferentes perspectivas. Las naciones que están constituidas bajo la democracia están regidas por leyes, las cuáles en su mayoría tienen reglamentada la prohibición de la existencia de monopolios; a pesar de ello esta ley en muchos países no se lleva a la práctica, como tal es el caso de México, la constitución establece que están estrictamente prohibidos los monopolios, sin embargo

este

concepto

en

la

práctica

no existe como tal, ya que vemos a diario

múltiples casos de monopolios. Desde

un punto de vista los monopolios son negativos, puesto que al ser los

únicos que pueden ofrecer cierto producto o servicio, establecen el precio que ellos quieren, no hay una sana competencia y los consumidores se ven obligados a comprar al precio que se les impone. Para que un país pueda tener un adecuado desarrollo económico, debe de llevarse a cabo una buena planificación económica que tenga por objeto elevar el nivel de vida de la población mediante el uso óptimo de sus recursos; pero en México la presente crisis ha hecho más evidente que no contamos con las condiciones materiales y mucho menos las ideológicas para lograrlo. Los Monopolios son una realidad, no solo en nuestro país, sino en todas aquellas naciones que se encuentran bajo una forma de gobierno considerada como capitalista, en su proceso de expansión los monopolios utilizan métodos e instrumentos que dañan a multitud de personas, sin importar nada más que encontrar el beneficio propio. En México existen claros ejemplos de grandes monopolios que le han costado a nuestra sociedad, al tener que consumir de sus productos y servicios al precio que ellos dispongan, que en comparación con otros países

estos precios son totalmente

desproporcionados y por si esto fuera poco crean fundaciones a efecto evadir


“legalmente” impuestos por las millonarias ganancias producto de su “espíritu de hombres visionarios y superdotados”. Simplemente el monopolio

de TELMEX representó

un costo social en el 2002, de $227, 000,000.00; la empresa continua en el mercado de la telefonía fija con el 95% de participación de mercado, en líneas telefónicas además

fijas,

tiene una participación importante en la telefonía móvil; lo cual se traduce en

un obstáculo para el desarrollo de cualquier proyecto productivo, que deba hacer uso de este servicio que prácticamente posee esta empresa. Hasta qué punto la sociedad Mexicana debe de pagar por el precio de contar con múltiples hombres

que se dicen

ser visionarios y audaces, en qué situación debe de

encontrarse la sociedad mexicana para que el gobierno sea capaz de llevar a cabo sus funciones y deje de lado los intereses personales, que realmente defiendan los intereses de todo mexicano y escuchen la voz del pueblo que aclama justicia. Fuentes de Información: GONZALEZ, M. http://www.gestiopolis.com/recursos/documentos/fulldocs/eco/desaecomex1.htm pp. 1-2,16-17, 22, 31, 53, 68. NEILSON, J. (2009). Competencia imperfecta y poder de mercado. http://site.ebrary.com/lib/univeraguascalientessp/Doc?id=10328234&ppg=4


El precio que pagamos todos o al menos casi todos, UAA  

Concurso: Junio 2012