Issuu on Google+

La realidad visual es casi siempre  pobre. Solo se enriquece mediante  la imaginación y el sentimiento  de  quién  la recrea sin metro ni  compás y de quién  la contempla  desde la historia de sus vivencias. Estas vigas, paredes y cristales,  con sus múltiples manifestaciones,  luces , sombras, reflejos,  transparencias, en una continua  metamorfosis, enriquecen el cielo  de tal modo, que me fue imposible  mantenerlas en su sitio

OSVALDO CIPRIANI Exposición en la Clínica  Vascular Zurbano



Osvaldo Cipriani