Page 1

Internacionalismo Proletario

1


PRESENTACIÓN El presente número de Internacionalismo Proletario comienza con nuestra declaración por Siria donde denunciamos cómo el imperialismo ha logrado unificar a todos los gobiernos burgueses de Medio Oriente, ya sean chiitas o sunitas, ya sea Israel o Irán, en una santa cruzada contra-revolucionaria para aplastar la revolución árabe. Este es el verdadero significado de la consigna “todos contra el terrorismo islámico”, que fue la misma que sirvió de pretexto para la invasión de Irak y Afganistán a principios del nuevo siglo. En ese momento el consenso general dentro del movimiento obrero era la defensa de la nación oprimida frente a la potencia norteamericana a pesar de que la resistencia árabe estuviera encabezada por partidos burgueses panislamistas como Al-Qaeda. Ahora, sin embargo, se está demostrando que todo este apoyo era solo de palabra y vemos como la absoluta mayoría de las direcciones reformistas del proletariado se han alineado en apoyo de la estrategia militar del imperialismo norteamericano. Ahora, pretenden presentar a la podrida burguesía kurda que colaboró con la invasión de Irak como “laica, democrática y progresista”, cuando sigue siendo cómplice activa de la opresión y balcanización del pueblo kurdo. Nuestro siguiente artículo es acerca del levantamiento de la juventud proletaria de color en Baltimore, EEUU. Este hecho, que sigue el rastro a los sucesos de Ferguson del año pasado, ha roto muchos mitos acerca de la democracia imperialista. Ha demostrado que en última instancia la más parlamentaria de todas las democracias no es más que una máscara que encubre la dictadura brutal del capital sobre el 99% de la nación. El gobierno norteamericano tiene que lidiar ahora con el frente interno encabezado por el proletariado más oprimido de los EEUU que ya está recuperando sus tradiciones y poniendo en pie sus milicias de auto-defensa. Junto con los trabajadores latinos y norteamericanos que se movilizaron contra la guerra y Wall Street, el proletariado de color se está poniendo a la cabeza de un poderoso

movimiento pre-revolucionario que para desarrollarse necesita librarse de todas las direcciones reformistas que lo llamaron a votar por Obama y ahora pretenden ahogar su lucha con falsas ilusiones parlamentarias. Los trabajadores norteamericanos tienen la responsabilidad de ponerse a la cabeza de la lucha contra su propio gobierno imperialista, porque solo así podrá alcanzar su propia liberación del yugo del capital imperialista. Con esta declaración por Baltimore, los trotskistas del NRCI intervinimos en la marcha por el Primero de Mayo en la capital del Perú, llamando a la unidad internacionalista del proletariado del continente y de todo el mundo, pero no solo de palabra si no en los hechos. Y es por eso que la marcha no podía quedar confinada a los límites impuestos por la burocracia sindical y nuestra intervención conquistó que las bases juveniles llamaran a los sindicatos a marchar hacia el Congreso, donde la patronal lanza las leyes que protegen la esclavitud asalariada. Y es que el Primero de Mayo que nació con sangre en Chicago no podía ser pasacalle ni vigilia, tenía que ser día de combate de la juventud explotada. Como afirmamos en nuestro artículo: “En primer lugar, debemos destacar que la movilización obrera hacia el congreso fue una gran conquista de combate de las bases contra la voluntad absoluta de la burocracia sindical que se quedó sola en su estrado y de los reformistas electoreros que se montaron en ella para traicionarla por la espalda. Pero también fue una conquista contra la política aislacionista del anarquismo que no creía posible ganar a las masas para esta movilización”. Vemos entonces que solo el verdadero bolchevismo le está haciendo frente a la burocracia estalinista, luchando por la más absoluta independencia de clase del proletariado que es la condición indispensable para el combate por el socialismo y la toma del poder. Nuestra declaración por Ucrania da cuenta del combate que venimos realizando los trotskistas del NRCI contra toda la basura propagandística que el reformismo ha lanzado contra la gloriosa revolución de los mineros y oprimidos de Dombás. A la cabeza de esta campaña contra-revolucionaria encontramos a la izquierda pro-Maidán que luego de apoyar la insurrección del fascismo empezó a condenar el Anti-Maidán del Este ucraniano bajo el mito de que están siendo manipulados o son mercenarios del “imperialismo” ruso. De esta forma pretenden impedir que la revolución de las milicias mineras llegue al corazón de la Europa quebrada por la crisis capitalista. La izquierda pro-rusa por su parte hacía de complemento perfecto, sosteniendo el gobierno burgués de frente popular como lo hizo en los 30’s contra la revolución española bajo las directivas del despotismo estalinista, responsable de la restauración del capitalismo. Contra esta política es que venimos impulsando una campaña internacional para no dejar aislada la revolución ucraniana, difundiendo el comunicado de los sindicatos mineros que llama “a romper la fortaleza del fascismo en Ucrania”, llevando este grito de guerra anti-capitalista a las asambleas y marchas del proletariado juvenil y minero del Perú. ¡VIVA LA UCRANIA OBRERA Y ANTIFACISTA! Cierran la presente edición nuestra declaración por Yemen y por Burundi. En ambos casos se trata de países

2

Internacionalismo Proletario


SUMARIO extremadamente pobres y con una historia mancillada por la ocupación imperialista. La revolución yemení como parte de la revolución árabe está enfrentando la ofensiva del imperialismo que utilizando Arabia Saudita pretende aplastar un eslabón más de la cadena de insurrecciones que se iniciaron a fines del 2010 en Túnez. En Burundi vemos como, siguiendo los pasos de la revolución de Burkina Faso de fines del año pasado, los campesinos pobres y explotados de la ciudad enfrentan el hambre y la enfermedad administrada por el gobierno de Nkurunziza a cuenta de las transnacionales. Vemos entonces que a pesar de la ofensiva contra-revolucionaria de la burguesía, el proletariado mundial no se ha rendido y sigue presentando batalla. Únicamente el armamento y la toma del poder del proletariado pueden resolver a favor del conjunto de explotados la actual crisis que atraviesa el mundo, pero para esto es necesario derrotar a todas las direcciones reformistas que obstaculizan su camino e impiden el triunfo del socialismo sobre el capitalismo en bancarrota.

¡Por el triunfo de la revolución socialista internacional! ¡Abajo la burocracia y la aristocracia obrera y todas las direcciones traidoras del Foro Social Mundial! ¡Refundemos nuestro partido, la Cuarta Internacional, con las lecciones estratégicas de su programa fundacional!

14

4 La cuestión kurda

En el conflicto militar entre este gobierno colonial y el ISIS los revolucionarios no podemos ser neutrales: nos colocamos en el frente militar de la nación oprimida por el imperialismo.

Una lección que aprender Si toda esa combatividad de la vanguardia juvenil fuera dirigida a una lucha sistemática en las organizaciones obreras contra la burocracia traidora, conquistaríamos una fuerza millones de veces superior. Esta jornada por el primero de Mayo es solo una pequeña muestra de ello. 11 17 23 25 27

| | | | |

24 ¡No pasarán! Gritaban en España en la década del 30 del siglo pasado y ese grito hoy vuelve a ser la voz de los explotados que día a día entregan su vida en el Este de Ucrania (Dombás).

Declaración por los sucesos en Baltimore, EEEU. A pesar de todo: ¡Viva la revolución ucraniana! Un llamado internacionalista a los trabajadores del Continente. ¡Abajo la intervención militar saudita en Yemen! Revolución en el corazón del África Negra.

Internacionalismo Proletario

3


Ante el cuarto aniversario del levantamiento contra Al-Assad…

EL REFORMISMO FRENTE A LA REVOLUCIÓN SIRIA, LA RESISTENCIA IRAQUÍ Y LA CUESTIÓN KURDA: UNA NUEVA TRAICIÓN AL PROLETARIADO MUNDIAL Desde principios del siglo XX, el sistema capitalista se encuentra en su fase final imperialista de decadencia. Bajo el dominio del capital, todos los intentos por satisfacer sostenidamente las necesidades básicas de los trabajadores han fracasado. La peor parte se lo han llevado los explotados de las naciones oprimidas por el imperialismo. La esclavitud asalariada y la opresión nacional no se han atenuado, por el contrario se profundizan cada día más, llevando a las masas a padecimientos inauditos. Esto está reflejado perfectamente en la situación mundial actual, marcada por la más grande crisis del capital en décadas, crisis desatada a mediados del año 2007. Frente a los redoblados ataques de la burguesía, el proletariado árabe encabezó la respuesta de los explotados, abriendo una cadena de revoluciones a fines del 2010 que trajo abajo uno tras otro gobiernos de décadas sostenidos por el imperialismo (Túnez, Egipto, Libia) y que amenazó con extenderse al continente europeo (Grecia, España, etc.). Sin embargo, la burguesía conspiró desde el primer día para traer abajo esas revoluciones sirviéndose sobre todo de las direcciones pequeño-burguesas

4

Internacionalismo Proletario


SIRIA que sometieron al proletariado a los políticos e instituciones de la clase dominante y bloquearon o desviaron la solidaridad internacional de clase. Fue esto lo que despejó el camino para nuevos ataques reaccionarios y explica también el repliegue de la revolución proletaria en Siria frente a la contra-ofensiva de Al-Assad. Esta misma política reformista de conciliación de clases se impuso sobre los trabajadores de Europa para impedir el contagio de las revoluciones de Magreb, dando tiempo a la burguesía para nuevos ataques y para el ascenso del fascismo que en Ucrania llegó a hacerse con el poder a principios del 2014. Mientras tanto en América Latina, se consolida la restauración capitalista en Cuba respaldada tanto por los gobiernos del TLC como por los “bolivarianos” que sometidos al imperialismo yanqui lanzaron nuevos ataques sobre las condiciones de vida y las luchas de los trabajadores del campo y la ciudad. No es posible entonces comprender la actual situación en Siria e Irak sin partir de este contexto histórico inmediato marcado por la crisis del capitalismo, la revolución proletaria y la contra-revolución imperialista. Como bien señalamos en nuestra declaración de septiembre del año pasado: “Luego de pactar con Putin y Hezbolá reforzar con armas y hombres las fuerzas reaccionarias de Al-Assad, el imperialismo ha conseguido dividir el frente revolucionario sirio entre las pandillas burguesas del Ejército Libre Sirio (ELS), los islámicos “moderados”, Al-Nusra y el “Estado Islámico de Irak y el Levante” (ISIS), llevando a las milicias del pueblo a una lucha fratricida”. Contra la opinión pública mundial moldeada por la burguesía, los trotskistas del NRCI sostenemos que las milicias que dirige el ISIS (o IS) son explotados (sobre todo del campo) que se han levantado en Irak contra el gobierno colonial de EEUU y en Siria contra el genocida de Al-Assad a los que hay que sumar los cientos de jóvenes que llegan de Europa, Asia y América para sumarse a su lucha. Sin embargo, para nosotros también está claro que: “Del ISIS no se puede esperar otra cosa que una dirección burguesa de la guerra que socava el espíritu revolucionario del proletariado, esclaviza a sus mujeres, aplasta sus intereses de clase y su lucha por el pan, la tierra y la libertad imponiendo la ley islámica del medievo, lo separa de los explotados kurdos y de otras confesiones, es decir, está llevando la resistencia revolucionaria contra Al-Assad a la derrota”. Esto que señalamos en su momento no ha hecho más que confirmarse con cada nuevo acontecimiento que ha llevado a colocar específicamente la cuestión kurda en el centro del debate político internacional. El Kurdistán es un territorio que se encuentra repartido entre los Estados de Turquía, Siria, Irak e Irán. La mayoría de los cerca de 40 millones de kurdos viven en Turquía, mientras que el resto se encuentra distribuido en los otros países mencionados y también en Europa. Se trata entonces de la mayor nación sin Estado

Internacionalismo Proletario

del mundo. A pesar del terrible atraso económico que sufre, el Kurdistán es un territorio rico en petróleo pero también en recursos hídricos muy útiles para el árido Medio Oriente. En esto radica su importancia para el imperialismo junto con su ubicación transversal estratégica. Durante la primera guerra mundial, gracias a la colaboración de la burguesía nativa, los explotados del Kurdistán sirvieron a las potencias imperialistas de los

Aliados bajo la promesa de que se les concedería la independencia sobre parte de su territorio histórico. Sin embargo, ni siquiera esto se cumplió y desde entonces el pueblo kurdo se encuentra dividido bajo el dominio de cuatro gobiernos que no han hecho más ahogar en sangre cada intento independentista de su parte. En la guerra entre Irak e Irán en los 80’s, los kurdos de ambos países fueron arrojados a una lucha fratricida para finalmente terminar aplastados por ambos gobiernos. Para el imperialismo yanqui fortalecer esta división era vital y por eso garantizó con su exitosa “guerra del Golfo” la autonomía política de los kurdos iraquíes, bajo la misma estrategia que se impuso primero en Sudáfrica con los bantustanes “independientes” y ahora en Palestina con los gobiernos colaboracionistas de Hamás y Al Fatah. Cuando el imperialismo yanqui invadió Irak contó con la colaboración de las milicias kurdas (“peshmergas”), todo bajo la responsabilidad de la burguesía nativa y las direcciones pequeño-burguesas de las masas. Ahora vemos como EEUU vuelve a usar al pueblo kurdo dentro de su estrategia imperialista de dominación. El estalinista “Partido de los Trabajadores del Kurdistán” asentado sobre todo en Turquía, también sostiene esta política, después de haber abandonado ya abiertamente la causa por la independencia plena del Kurdistán luego del aprisionamiento de su líder, Abdullah Öcalan. No solo esto. La burguesía kurda asentada en Siria ha jugado un abierto papel contra-revolucionario al no respaldar el levantamiento de los explotados del país contra el gobierno de Al-Assad, pactando ser “neutrales” frente a la revolución de obreros y soldados incluso chocando abiertamente con ellos en varias ocasiones. La supuesta independencia política que han conseguido en el bantustán sirio no es más que un fraude como todas las pro-

5


SIRIA mesas burguesas que se han hecho al pueblo kurdo. Una vez que el imperialismo termine de aplastar a las milicias del ISIS y de la resistencia iraquí, pasará aplastar a los kurdos de la mano de los gobiernos de Turquía, de Irán, de Siria y también de Irak. La independencia del Kurdistán pasa necesariamente por la derrota militar del imperialismo yanqui, del gobierno colonial de Bagdad y del gobierno genocida de Al-Assad. La necesidad de defenderse frente a los ataques reaccionarias del ISIS no justifica ni la colaboración política ni tampoco militar con el imperialismo que es finalmente el genocida número uno de Medio Oriente. Si bien es cierto el ISIS tiene como política la división del frente militar contra Al-Assad y el gobierno iraquí, no es menos cierto que la dirección burguesa del Ejército Libre Sirio (ELS) y la resistencia en Irak ha hecho también todo lo posible para llevar a la derrota la lucha revolucionaria de las masas. Sostener lo contrario sería creer que los oficiales del ELS son menos reaccionarios y sirvientes del imperialismo que el califa del ISIS. Tanto el ELS como el ISIS son responsables de haber roto el frente militar contra Al-Assad. Solo restableciendo la unidad de las milicias que combaten a Al-Assad es posible el triunfo de la revolución siria. Más aún cuando el ISIS está reclutando a miles de jóvenes oprimidos en las grandes metrópolis europeas como Francia que prohíbe el uso del velo musulmán y tiene un largo historial de genocidios contra los pueblos árabes. Francia no solo ha sostenido las campañas del imperialismo norteamericano en Afganistán e Irak, sino que además ha invadido directamente Malí, su antigua colonia africana, también con el pretexto de combatir el “terrorismo islámico”. Si algo ha motivado el levantamiento de los explotados de Burkina Faso ha sido también la opresión del imperialismo francés. La prensa burguesa ha olvidado asimismo como el ejército francés desfilaba con las cabezas cortadas de los rebeldes de Argelia en los 60’s y de Marruecos en los 20’s. ¡Cínicos! Aquí el terrorista número uno es el imperialismo; la única crítica proletaria posible al acto de terrorismo individual sobre el periódico burgués islamófobo “Charlie Hebdo” es su completa inutilidad en la lucha por el derrocamiento revolucionario de la burguesía colonia-

lista francesa. Es evidente que el ascenso del ISIS se debe totalmente a la política derrotista pro-yanqui del ELS. Se sabe por ejemplo que cientos de milicianos del ELS están desertando a favor del ISIS. Por ejemplo, el periódico británico The Guardian (23/11/14) ha difundo los siguientes testimonios de milicianos sirios: “Nosotros no obtuvimos armas de EEUU para combatir al régimen por los últimos tres años. Solo ahora llegan armas para combatir al ISIS […] En el momento [declara otro] en que los combatientes de ISIS toquen el suelo de Homs, nosotros seremos los primeros que lucharemos junto a ellos en el frente. Esta coalición militar (dirigida por EEUU) no es contra el ISIS, es contra todo el Islam […] Les pediremos [a al-Nusra] que proclamen su alianza con ISIS y ser una sola mano para derrotar a Bashar (al-Assad) y todos los tiranos del mundo”. Está claro que la política abiertamente pro-yanqui del ELS y su gobierno provisional (CNS) es la que ha conducido a esta situación, donde un partido burgués islámico termina montándose sobre la lucha anti-imperialista de las masas de la misma forma que ocurrió con la revolución obrera y campesina iraní de 1979, mal llamada “revolución islámica chiita”. Lo mismo sucede con la resistencia palestina mal dirigida por los “terroristas islámicos” de Hamas. Por otro lado, el ISIS también está encabezando la insurrección de los explotados iraquíes que se rebelan contra el gobierno colonial de mayoría chiita que ha venido lanzando ataques brutales contra las masas de confesión sunita y con el respaldo de la burguesía kurda que envió a uno de sus dirigentes a fungir de presidente del protectorado iraquí. La prueba definitiva de la política derrotista de la dirección burguesa del ELS es justamente haber aceptado formar parte de un frente militar común con el gobierno de Al-Assad y con el imperialismo norteamericano bajo el pretexto de defender a la población kurda del ataque de ISIS. Peor aún, todos parecen haber olvidado que el gobierno de Bagdad es un títere colonial de EEUU que merece ser derrocado. En el conflicto militar entre este gobierno colonial y el ISIS los revolucionarios no podemos ser neutrales: nos colocamos en el frente militar de la nación oprimida por el imperialismo. La burguesía kurda por el contrario colaboró con la invasión yanqui del 2003 y ahora está jugando el mismo papel contra-revolucionario. Esto tampoco sería posible sin la colaboración de las direcciones pequeño-burguesas de las masas. Ahora vemos como la izquierda reformista mundial ha unificado también su discurso, llamando todos aplastar a las milicias que encabeza el ISIS. Ya sea los estalinistas que apoyan Al-Assad o los socialdemócratas que respaldan al ELS, todos están sosteniendo directa o indi-

6

Internacionalismo Proletario


SIRIA rectamente la estrategia e intervención militar del imperialismo yanqui. Sin embargo, aquí vamos a detenernos a examinar la posiciones políticas de esos reformistas que pretendiendo confundir a la vanguardia obrera se hacen pasar por trotskistas. En primer lugar, tenemos a los mandelistas que también apoyaron la insurrección fascista en Ucrania. Su sección en Dinamarca participa de un frente de izquierda dentro del parlamento donde se puso a votación el apoyo militar del gobierno a la ofensiva de EEUU sobre Irak y Siria. Su posición es bastante clara al respecto: “Que los socialistas daneses voten en el parlamento enviar un avión militar a Irak bajo comando de EEUU no es usual. Incluso menos usual es el hecho que yo –que me considero un marxista revolucionario- vote para apoyar esta decisión. Sin embargo, eso es lo que sucedió hace pocas semanas atrás. […] hay una coincidencia temporal de intereses entre el imperialismo y los socialistas sobre el tema simple de combatir al IS” [IV 476, 09/14]. Los mandelistas no tienen reparo entonces en reconocer su respaldo político a la estrategia del imperialismo yanqui, justificando su intervención militar sobre una nación oprimida. Ya Trotsky planteó diáfanamente cual es la posición justa de los marxistas revolucionarios sobre esta cuestión: “En Brasil reina actualmente un régimen semifascista al que cualquier revolucionario sólo puede considerar con odio [refiriéndose al dictador Getulio Vargas]. Supongamos, empero, que el día de mañana Inglaterra entra en un conflicto militar con Brasil. ¿De qué lado se ubicará la clase obrera en este conflicto? En este caso, yo personalmente estaría junto al Brasil “fascista” contra la “democrática” Gran Bretaña. ¿Por qué? Porque no se trataría de un conflicto entre la democracia y el fascismo. Si Inglaterra ganara, pondría a otro fascista en Río de Janeiro y ataría al Brasil con dobles cadenas. Si por el contrario saliera triunfante Brasil, la conciencia nacional y democrática de este país cobraría un poderoso impulso que llevaría al derrocamiento de la dictadura de Vargas. Al mismo tiempo, la derrota de Inglaterra asestaría un buen golpe al imperialismo británico y daría un impulso al movimiento revolucionario del proletariado inglés” [La lucha antiimperialista es la clave de la liberación, 1938]. Es evidente que los mandelistas se han puesto de lado de la Norteamérica “democrática” contra la resistencia iraquí “fascista” de la misma forma que la burguesía kurda colaboró con los yanquis contra el “fascista” Sadam Hussein. Y en Siria se han ubicado “temporalmente” en la misma trinchera del gobierno genocida de Al-Assad para aplastar a miles de milicianos que aunque están bajo la dirección podrida del ISIS, desean la caída del régimen tanto como las bases del ELS. Esto es justamente lo que intenta negar a toda costa el reformismo, llamándolos “fanáticos religiosos” o incluso asesinos pa-

Internacionalismo Proletario

gados, como si semejante movilización de fuerzas pudiera explicarse por la religión o el mercenarismo. El PTS de Argentina por ejemplo, declara que solo se trata de una “guerra interreligiosa entre sunitas y shiitas, que recorre toda la región […] y es el trasfondo sobre el que ha surgido el EI [Estado Islámico]” [ft-ci.org, 11/10/14]. Para los falsos trotskistas de la IST de Inglaterra se tra-

taría de un caso de mercenarismo como exponen en su pretencioso artículo “ISIS y la contra-revolución: hacia un análisis marxista”: “En una sociedad devastada por la guerra civil, donde millones han dejado sus casas, la oferta de trabajo combatiendo para un líder tribal o una milicia sectaria podría hacer la diferencia entre la vida o la muerte para individuos y sus familias” [ISJ 145, 01/15]. Sin embargo, la IST no puede negar que en esas milicias hay miles de jóvenes llegados de Europa y también milicianos que han roto con el ELS o el “Frente Islámico”. Tampoco niegan que “ISIS ha prosperado por aparentemente ofrecer a los sunitas en Irak protección de su sistemática opresión a manos de los partidos islamistas chiitas sectarios a la cabeza del Estado iraquí […] [Es atractiva] para esos que están buscando una organización poderosa y eficaz que parezca ser capaz de desafiar al imperialismo y la dictadura”. En este punto habría que detenerse y preguntarles si reconocen que la mayoría de estos “sunitas” son trabajadores del campo y la ciudad. Para los “socialistas revolucionarios” de la IST sin embargo, no es posible “tomar la misma perspectiva hacia la organización [ISIS] que la que tenemos en relación a Hamas, Hezbolá u otras fuerzas islamistas armadas. A diferencia de estas organizaciones, que a veces han provisto una ruta desviada hacia la expresión de reales demandas políticas y sociales para la gente común, la política del ISIS representa un callejón sin salida”. Es curioso este razonamiento. Para la IST, que millones de explotados reclamen el fin de la opresión sanguinaria que sufren a manos del Estado no representa una demanda política y social “real”. Por otra parte, sobre Hamas podemos decir exactamente lo mismo: que ha llevado al pueblo palestino a un callejón sin salida. El pretendido análisis marxista resultó

7


SIRIA ser nada más que una justificación vulgar de su política social-imperialista. Otra justificación es la que levantan no solo los mandelistas sino sobre todo los morenistas calificando al movimiento del ISIS como “fascista”. En otra parte ya hemos demostrado como el seudo-trotskismo ha enredado todos los conceptos marxistas en relación a este término. Para ellos fascismo es simplemente un movimiento armado ultra-reaccionario, prácticamente la definición que levantó Stalin en los 30’s. Trotsky por el contrario supo ver que su base social era la pequeña-burguesía quebrada e incluso las capas superiores e inferiores del proletariado. Esto justamente lo distingue de otras formas de reacción burguesa. En segundo lugar, el fascismo no puede representar nunca a burguesías locales ni menos a “sectas religiosas que se pelean el petróleo”. Es siempre un movimiento armado directamente por el capital financiero y por lo tanto es imposible que entre en conflicto militar consigo mismo. A menos que se crea que el “califato transnacional” del ISIS es un nuevo imperialismo. Si el fascismo se ha levantado en Medio Oriente ha tenido que ser sostenido directamente por el capital dominante, es decir, por los EEUU y el único caso que encaja en esa definición es el del falangismo libanés (abiertamente anti-islámico) que ha colaborado militarmente con el Estado yanqui-sionista de Israel. El ISIS por el contrario llegó incluso a declarar que “a causa de las masacres que se están cometiendo contra hombres, mujeres y niños musulmanes en Gaza, el Estado Islámico hará todo lo que le esté en sus manos para seguir atacando a todo aquel que se interponga premeditadamente en su camino a Palestina”. Evidentemente esto son solo frases, su lucha anti-imperialista es tan consecuente como la de Hamas o Hizbolá. El ISIS no representa más que a una fracción de la burguesía árabe que sirve al imperialismo a su manera, montándose sobre la resistencia del pueblo iraquí y cobrando sus servicios contra-revolucionarios en oro negro. Sin embargo, la LIT-CI le coloca la etiqueta de “fascista” para poder sostener la estrategia militar

de Obama en Medio Oriente. Lo que no llegamos a comprender es por qué en el caso ucraniano sí apoyaron un levantamiento armado dirigido por el fascismo diciendo que una cosa eran las milicias de base y otra la dirección, por más nazi que sea ésta. Parece que la LIT-CI está destinada a colocarse siempre en el lado equivocado de la Historia y con argumentos mutuamente opuestos. Es evidente que una insurrección fascista no puede contar con ningún tipo de apoyo material por parte de los revolucionarios. Sin embargo, la LIT-CI utiliza este principio solo cuando le conviene. Para el caso ucraniano no, para el caso del ISIS sí (que según ellos es fascista); aquí sí importa quien dirige a pesar de reconocer que “la rebelión sunita fue capitalizada por el Estado Islámico […] Con la proclamación del Califato, el EI pasó a cuestionar directamente el gobierno Assad. A partir de allí se desarrolla la ofensiva aérea imperialista en alianza explícita con Assad” [LIT-CI.org, 7/12/14]. Partiendo de esta ubicación, la polémica sobre pedirle armas o no al imperialismo se vuelve innecesaria. Estamos en trincheras distintas. Unos con el gobierno colonial de Bagdad, otros con las milicias que lo combaten. Sin embargo, es preciso aclarar esto ya que el morenismo ha echado mucho barro sobre el asunto. En su artículo titulado “¿Exigir o no armas al imperialismo?” se puede leer lo siguiente: “sostenemos que una tarea imperiosa es impulsar la más amplia movilización para exigir en nuestros países y a todos los gobiernos del mundo, incluidos los de los países imperialistas, el envío inmediato de modernas armas pesadas, medicamentos y todo tipo de ayuda material para las milicias rebeldes del ELS y los Comités de Coordinación Locales, sin condiciones de ninguna naturaleza. Nuestra exigencia de armas no incluye a las brigadas ligadas a Al Qaeda y al Estado Islámico de Irak y el Levante, cuya visión sectaria y confesional-religiosa del conflicto las llevó a romper el frente militar contra la dictadura”. Esto fue escrito en octubre del 2013. Ahora han extendido el reclamo también para las milicias kurdas que han venido apoyando a Al-Assad

8

Internacionalismo Proletario


SIRIA en Siria y a EEUU en Irak. Señalemos en primer lugar que para la LIT-CI la “visión pro-occidental” del ELS no tiene nada que ver con la ruptura mencionada. Por otra parte, no hay forma de justificar desde el trotskismo la exigencia de armas al imperialismo que hace la LIT-CI, incluso si defendiéramos la misma trinchera. Empecemos por una formulación elemental. La propia LIT-CI reconoce que Trotsky se opuso a que los revolucionarios votaran en el parlamento a favor de dar créditos de guerra al gobierno republicano de España cuando enfrentaba militarmente al fascismo durante la guerra civil de los 30’s. Trotsky explica esto del siguiente modo: “Nosotros no apoyamos políticamente a Negrín. Si hubiésemos tenido diputados a Cortes, hubiéramos votado contra los presupuestos militares de Negrín. Acusamos a Negrín de la responsabilidad política por su conducción de la guerra. Pero al mismo tiempo debemos rechazar a las hordas fascistas hasta que seamos capaces de tomar entre nuestras manos la política militar” [Contra el derrotismo en España, 1937]. Sin embargo, la LIT-CI llama a que el imperialismo asuma la responsabilidad política del apoyo militar a la revolución siria. Si están exigiendo que EEUU envíe armas, ¿votarían en contra de este envío si tuvieran diputados en el congreso norteamericano? Sería absurdo. Para defender su posición la LIT-CI cita también a Trotsky: “Supongamos que mañana estalla una rebelión en la colonia francesa de Argelia bajo la bandera de la independencia nacional y que el gobierno italiano, motivado por sus propios intereses imperialistas, se prepara para enviarles armas a los rebeldes. ¿Cuál debe ser la actitud de los obreros italianos en este caso? Intencionalmente he tomado un ejemplo de rebelión contra un imperialismo democrático con la intervención a favor de los rebeldes de un imperialismo fascista. ¿Deben los obreros italianos evitar el envío de armas a los argelinos? Dejemos que los ultraizquierdistas se atrevan a contestar afirmativamente esta pregunta. Cualquier revolucionario, junto con los obreros italianos y los rebeldes argelinos, repudiarían tal respuesta con indignación. Aunque al mismo tiempo estallase una huelga general marítima en la Italia fascista, los huelguistas deberían hacer una excepción en favor de aquellos barcos que llevasen ayuda a los esclavos coloniales en rebelión; de otra forma no serían sino viles sindicalistas, no revolucionarios proletarios”. Es curiosa la manera como el reformismo tergiversa las cosas. ¿Acaso no es evidente el abismo que existe entre aceptar armas para el frente revolucionario cuando éstas son efectivamente enviadas que el hecho muy distinto de exigírselas a la burguesía? Supongamos por ejemplo que el en la misma situación planteada por Trotsky, el gobierno italiano no viera conveniente el envío de armas. ¿Se las exigimos entonces? Imagínense a los morenistas dirigiendo solicitudes al gobierno de Mussolini o de Hitler para que envíen armas a los rebeldes argelinos en bien de sus “propios intereses imperialistas”. Es que no es lo mismo la situación concreta donde los revolucionarios toman armas llegadas de donde sea que una campaña política de presión sobre los gobiernos imperialistas de mundo. Todos los ejemplos que usa Trotsky y cita la LIT-CI son en este mismo sentido. En ningún momen-

Internacionalismo Proletario

to Trotsky ni la Cuarta Internacional llaman a exigir armas al imperialismo. Esta exigencia va dirigida a las organizaciones obreras del mundo secuestradas por el nacionalismo de la burocracia sindical. Aceptar armas enviadas de donde sea responde a una necesidad práctica concreta; no votar los créditos de guerra responde a la necesidad de combatir políticamente la democracia burguesa. Por el contrario, para la LIT-CI exigirle armas al imperialismo no responde a una necesidad práctica, sino a razones puramente políticas. Tanto es así que ellos mismos no esperan que estas armas sean de verdad enviadas. El objetivo es “desenmascarar” al imperialismo como un vil traidor a la revolución proletaria: “¿no fue unánime en toda la izquierda, en el Estado español y en el mundo, la exigencia de armas y apoyo material a la República cuando los trabajadores y el pueblo se enfrentaban a las tropas de Franco? ¿No se exigían esas armas, especialmente a Inglaterra y Francia? […] ¿No quedó para la historia su negativa a enviar ese armamento como una demostración de rechazo infame a apoyar la revolución, que terminó en el triunfo militar de Franco?”. Es increíble el descaro de esta gente. Primero citan a Trotsky para ocultar a la vanguardia que en realidad son estalinistas. Pero inmediatamente después se apoyan abiertamente en la “unanimidad” que existía en la izquierda con respecto a esta política de presión reformista sobre el imperialismo. Evidentemente, esto era unánime en las organizaciones estalinistas y socialdemócratas que la Cuarta Internacional combatió ofreciendo incluso la vida de muchos militantes. Trotsky coloca el ejemplo

9


SIRIA de un gobierno fascista; los morenistas citan la política del reformismo con respecto al imperialismo “democrático” que ahora está representando por los EEUU. Tampoco podemos negar la unanimidad que existe hoy con respecto a esta política social-imperialista, por lo menos en la burocracia socialdemócrata de las metrópolis que también sostiene el gobierno de los falsos socialistas de Syriza en Grecia. Firmemente apoyados en la burocracia sindical brasileña de izquierda, la LIT-CI nuevamente demuestra que su política es completamente ajena a las tradiciones del proletariado revolucionario mundial. Dice que combate políticamente a la dirección del ELS y sin embargo no le atribuye ninguna responsabilidad en la ruptura del frente militar contra Al-Assad; dice no apoyar políticamente ningún tipo de gobierno burgués y sin embargo declara lo siguiente: “A pesar de la superioridad militar del EI, la resistencia kurda consiguió hacer retroceder parcialmente la ocupación de los alrededores de la ciudad. Aquí se dio un acuerdo extremadamente progresivo entre el Comando General del YPG (milicias kurdas) con el Ejército Libre de Siria, para luchar contra el EI” [LIT-CI.org, 07/12/14]. Lo “progresivo” hubiera sido que este acuerdo se hubiera hecho para combatir a Al-Assad y al imperialismo norteamericano; e incluso en este caso se tendría que denunciar todo el oportunismo y derrotismo detrás de tal

acuerdo entre direcciones burguesas de la guerra. “La victoria de la nación kurda y las brigadas antidictatoriales sirias sobre el EI, un enemigo superior en número y armamento, es un soplo de optimismo y moral para los pueblos de la región”, dice la LIT-CI. ¡Falso! En la medida que la estrategia militar del imperialismo siga ganando terreno, más se fortalecerán el gobierno de Al-Assad y el de Bagdad llevando la revolución siria y la resistencia iraquí a su derrota definitiva, desenlace que también sufrirán las masas kurdas. El reformismo ha llevado a las masas de Medio Oriente a la peor situación posible para luchar, sin embargo, todavía es posible resistir y vencer. Solo combatiendo y derrotando militarmente al imperialismo yanqui, al gobierno de Bagdad y a las tropas de Al-Assad se crearán las mejores condiciones para el triunfo de la revolución proletaria y por lo tanto para la derrota de la dirección del ISIS y también del ELS. Solo así es posible que los explotados del Kurdistán conquisten su independencia y que la clase obrera se haga con el poder, llamando a los palestinos a levantarse contra el Estado yanqui-sionista de Israel, a los revolucionarios de Burkina Faso y Yemen a unir sus fuerzas, a llevar al triunfo socialista la cadena de revoluciones del Magreb de la mano de sus hermanos de clase que combaten a la burguesía imperialista en Ucrania, Grecia y España.

¡Abajo los bombardeos del imperialismo norteamericano sobre Irak y Siria! ¡Abajo la dictadura genocida de Bashar Al-Assad y el gobierno colonial de Bagdad! ¡Por la destrucción del Estado yanqui-sionista de Israel! ¡Las milicias revolucionarias deben reconquistar su unidad, deben recuperar sus organismos de autodeterminación! ¡La revolución debe triunfar en Damasco y Bagdad! ¡Abajo los acuerdos contra-revolucionarios del ELS con la burguesía kurda y el imperialismo norteamericano! ¡Hay que tomar y expropiar los pozos petroleros para financiar la resistencia anti-imperialista! ¡Por la más absoluta independencia política de los revolucionarios frente al ISIS! ¡Viva la huelga de los obreros petroleros y portuarios de EEUU! ¡Las direcciones de las organizaciones obreras de Europa, EEUU y el mundo deben romper con su política social-imperialista y organizar toda la ayuda y solidaridad posible para las milicias que combaten a EEUU en Irak y Siria! ¡Viva la lucha de la juventud explotada de Grecia, Europa y todo el mundo contra el capitalismo en bancarrota!

10

Internacionalismo Proletario


¡VIVA LA LUCHA DE LA JUVENTUD EXPLOTADA Y OPRIMIDA DE LOS EE.UU! Ayer fueron los mártires de Chicago, hoy asesinan a los proletarios de color… ¡Basta de persecución y asesinato al proletariado negro norteamericano! La lucha de clases no cesa en el corazón de la bestia imperialista. Nuevamente un joven negro desarmado ha sido asesinado por la policía esta vez en Baltimore, Maryland, al noreste de los EEUU. Unos estiman que en solo año y medio, la policía ha cometido más de un millar de asesinatos de este tipo en todo el país. El New York Times por su parte ha publicado un artículo dando la cifra de cerca de un millón y medio de “desaparecidos” (la mayoría de color), ya sea por detención o asesinato. Los casos más sonados han sido el de Ferguson, el de un indigente en Los Ángeles, otro caso en Madison, en Carolina del Sur y finalmente este último en el Estado de Maryland. Baltimore es uno de los distritos más pobres del país, con una elevada tasa de desempleo y condiciones de vida que un estudio llegó a comparar con las de Nigeria. La crisis mundial del capitalismo también ha impactado en la potencia norteamericana y se pretende descargarla

Internacionalismo Proletario

11


EE. UU. sobre los hombros de los sectores más explotados, sobre todo los migrantes. Es por esta razón que la lucha de los explotados negros es también la lucha de los latinos y los asiáticos contra la opresión del capital yanqui. Como dijo un joven manifestante latinoamericano: “Nosotros estamos con vosotros. Tenemos el mismo problema” (El Mundo, 30/04/15). La masacre de estudiantes mexicanos por órdenes de la Casa Blanca es prueba de ello, las matanzas en la frontera también. Este es pues el verdadero rostro de la democracia yanqui vestida de Obama para engañar a las masas con el apoyo de la izquierda reformista que lo llamó a votar. Como afirmamos en nuestra declaración por Ferguson: “la burguesía necesita del terror policial y la opresión racial para garantizar la explotación salvaje del proletariado. Solo así, garantizando paz social en el frente interno, puede tener las manos libres para emprender nuevas aventuras colonialistas”. ¡Basta ya de persecución! ¡Igualdad de derechos para los trabajadores afroamericanos, latinos, asiáticos y árabes! ¡A igual trabajo, igual salario! ¡Hay que poner fin al desempleo: reducción de la jornada laboral sin reducción del salario! ¡Liberación de Mumia Abu-Jamal y Leonard Peltier, de los migrantes latinos y de todos los oprimidos presos en las cárceles de las transnacionales yanquis! La respuesta de las masas frente al asesinato de Freddie Gray, el joven negro de Baltimore, no se hizo esperar. Miles de jóvenes explotados salieron a las calles al grito “All night, all day, we’re gonna fight for Freddie Gray” (toda la noche, todo el día, lucharemos por Freddie Gray), chocando con la policía, incendiando sus autos y logrando hacerla retroceder. Los explotados de Baltimore retoman así sus mejores tradiciones de lucha. De hecho estamos frente a una corriente que recorre ya varios Estados donde el proletariado negro está saliendo a combatir a los mercenarios uniformados como lo hiciera en la década de los 60’s. En Texas ya se ha puesto en pie un serio comité armado de autodefensa bajo la supervisión de veteranos de guerra. Por su parte el gobierno de Maryland ha respondido declarando el Estado de Emergencia, recurriendo a la guardia nacional, mientras Obama llamaba “matones” a los manifestantes de Baltimore. Por ahora los ha hecho retroceder, pero su lucha cuenta con el apoyo de millones de trabajadores que se han movilizado en New York City, Boston, Washington D.C., Minneapolis, Denver, Houston y otras ciudades nortea-

mericanas. ¡Viva la unidad del proletariado: negros, latinos, asiáticos, árabes y blancos todos juntos contra la policía del capital! ¡Los obreros petroleros y portuarios que paralizaron el país contra las intervenciones militares del imperialismo yanqui deben también movilizarse! ¡La juventud proletaria del movimiento Ocuppy Wall Street debe volver a las calles! Si el movimiento obrero aún no ha respondido a nivel nacional es por responsabilidad de la podrida burocracia y aristocracia obrera blanca de la AFL- CIO, puesta al servicio de las guerras de Obama. Las organizaciones obreras deben seguir el ejemplo del local 10 del Sindicato Internacional de Trabajadores Estibadores que ha llamado a marchar este primero de mayo contra la policía asesina que también masacra a los trabajadores blancos de EEUU. Y es que todo obrero consciente sabe que los jóvenes de Baltimore están enfrentando al mismo Estado que condenó a muerte a los mártires de Chicago. ¡El proletariado solo debe confiar en sus propias fuerzas! ¡Ninguna ilusión en la justicia burguesa del Estado imperialista! ¡Ninguna confianza en los políticos y clérigos de la burguesía negra!

12

Internacionalismo Proletario


EE. UU.

¡MOVILIZACIÓN DE TODOS LOS EXPLOTADOS EN TODOS LOS ESTADOS DEL IMPERIO NORTEAMERICANO! ¡Abajo el Estado de emergencia! ¡Disolución de la policía asesina! ¡Por patrullas obreras y comités de autodefensa! Este primero de mayo todos los explotados y oprimidos de los EEUU deben gritar a una sola voz: ¡El enemigo está en casa! ¡Abajo la agresión imperialista en Medio Oriente! ¡Abajo el fascismo ucraniano y griego sostenido por los EEUU! ¡Abajo la restauración capitalista en Cuba impuesta por Obama y los Castro! ¡MOVILICÉMONOS FRENTE A LAS EMBAJADAS YANQUIS DE TODO EL MUNDO EN APOYO DEL PROLETARIADO DE BALTIMORE!

Internacionalismo Proletario

13


Un necesario balance de una jornada de lucha excepcional…

¡CONTRA LA VOLUNTAD DE LA BUROCRACIA SINDICAL: LAS BASES OBRERAS SE MOVILIZAN HACIA EL CONGRESO PATRONAL! ¡El 1 de Mayo no es vigilia ni pasacalle, el 1 de Mayo es día de combate!

Decenas de miles de trabajadores se movilizaron el día de hoy en Lima y al interior del país con el fin de sumarse a la jornada de lucha mundial contra la burguesía y su Estado asesino. La marcha partió del Campo de Marte para avanzar hacia la plaza 2 de Mayo donde la dirigencia de la CGTP realizaría su acostumbrado mitin. Trabajadores agrupados bajo diversas organizaciones gremiales y políticas marcharon coreando combativas consignas demostrando que en sus venas llevan todavía la sangre de los mártires de Chicago. Los socialistas internacionalistas del NRCI intervenimos llevando nuestra declaración por Baltimore (EEUU) cuya heroica

14

Internacionalismo Proletario


PERÚ lucha marca el camino para los obreros del continente y del mundo entero. Y es que los explotados del Perú están enfrentando también al imperialismo y a su sicario Humala, responsable de la masacre de campesinos pobres del Valle de Tambo en pie de lucha contra el saqueo transnacional. Los trabajadores salieron este Primero de Mayo no a pasear sino a combatir al gobierno que asesina a sus hermanos campesinos del sur, para demostrarles que no están solos en su lucha. La juventud proletaria auto-organizada en las Zonas deseaba también presentar batalla a los gendarmes del capital. Es por esta razón que la marcha no podía detenerse en el mitin burocrático de la cúpula de la CGTP. La juventud combativa decidió movilizarse al congreso. El NRCI planteó, sin embargo, contra la posición de los anarquistas, que esto no podía hacerse sin pelear por ganar a las bases obreras presentes en la concentración. Acordamos entonces marchar entre las filas de los trabajadores llamándolos bajo el grito de “basta de conciliar, es hora de luchar”, “primero de Mayo, día de combate”. Las bases obreras, hartas de las traiciones de Mario Huamán, respondieron a nuestro llamado y juntos comenzamos la marcha hacia el congreso de la patronal. Varias cuadras se avanzaron hasta que ya por la avenida Abancay un grupo empezó a correr para poder “adelantarse”. Algunos anarquistas decidieron seguirlos y fue así como la marcha se rompió dejando a las organizaciones de base rezagadas mientras

Internacionalismo Proletario

el tráfico se restablecía. Evidentemente este fue el pretexto perfecto para que los reformistas sindicales terminaran desorganizando la movilización. La juventud combativa que se plantó firme frente al congreso no pudo sin embargo mantenerse allí por mucho tiempo ya que solo era un pequeño grupo frente a la matonería policial que nos obligó a retroceder. Hubo duros choques y terminamos replegándonos de forma accidentada. Se hace necesario entonces hacer el balance de esta jornada de lucha para no repetir los errores que nos llevaron a este resultado. En primer lugar, debemos destacar que la movilización obrera hacia el congreso fue una gran conquista de combate de las bases contra la voluntad absoluta de la burocracia sindical que se quedó sola en su estrado y de los reformistas electoreros que se montaron en ella para traicionarla por la espalda. Pero también fue una conquista contra la política aislacionista del anarquismo que no creía posible ganar a las masas para esta movilización. Si bien el choque con la policía en el congreso demostró la valentía de un sector de la juventud, también demostró su impotencia. Nos vimos obligados a retroceder. Con la fuerza de las masas movilizadas otra hubiera sido la historia. Un siglo de lucha de clases demuestra que la burguesía solo ha sido derrotada por la acción revolucionaria de las masas y no por la movilización aislada de pequeños grupos. Las jornadas de lucha de diciembre son prueba de ello también. Si toda esa combatividad de la vanguar-

15


PERÚ

dia juvenil fuera dirigida a una lucha sistemática en las organizaciones obreras contra la burocracia traidora, conquistaríamos una fuerza millones de veces superior. Esta jornada por el primero de Mayo es solo una pequeña muestra de ello. Pero esta no es la política del anarquismo. Aislando a la vanguardia de las masas no hace más que fortalecer al reformismo y debilitar sus propias fuerzas, dejándolas a merced de la represión cobarde del Estado burgués. Como bien dice León Trotsky: “hay que comprender que la clase obrera no levanta barricadas por amor a las barricadas, así como no sale a la huelga por amor a huelga. Debe existir un objetivo político inmediato, capaz de fusionar a millones de trabajadores y dar apoyo firme a la vanguardia”. El NRCI acudió a la convocatoria de la CGTP, llamó a las bases a seguir movilizadas y participó también de los combates contra la matonería policial, sin embargo, tenemos la obligación de plantear con claridad las profundas diferencias que nos separan tanto del anarquismo como del oportunismo electoral. Finalmente, no podemos dejar de hacer mención al curioso caso del PST y la llamada “Red de Solidaria de Trabajadores”. Ellos decidieron no marchar unitariamente con la CGTP. Evidentemente rechazamos las amenazas lanzadas por la podrida cúpula estalinista de Mario Huamán. Nosotros mismos hemos sido víctimas constantes no solo de amenazas sino de ataques físicos como hemos venido denunciando decena de veces. Sin embargo, no hay justificación alguna para quebrar la unidad de acción de las bases obreras de la capital. Su “vigilia”

y “celebración” por el primero de Mayo es una capitulación vergonzosa a la burocracia. En primer lugar, el primero de Mayo no es vigilia ni pasacalle, el primero de Mayo es día de combate. Como bien señaló Engels: “Hoy, primero de Mayo, el proletariado europeo y americano pasa revista por vez primera a sus contingentes puestos en pie de guerra como un ejército único…”. En segundo lugar, los trabajadores con la juventud a la cabeza han demostrado en la calles que sí es posible pararse firme frente a la burocracia e imponerle derrotas tácticas. De esto se trata la verdadera lucha por la democratización de los sindicatos y no de levantar aparatos puestos al servicio de intereses electorales ajenos al proletariado. Esto es lo que vemos cuando el PST les dice a los obreros que “Tierra y Libertad” y algunos humalistas “arrepentidos” pertenecen al campo de los trabajadores. Esto es completamente falso o es tan acertado como cuando el PST llamó a votar por Humala junto con Mario Huamán y toda la fauna reformista de nuestro país. El partido del cura Arana no es un partido de los trabajadores. Es el partido de la burguesía agraria de Cajamarca asociada a ONG “ecologistas” del imperialismo. Los llamados “ex nacionalistas” no son más que una tira de sinvergüenzas buscando su reelección. De la misma calaña es el “Frente Popular” organizado por el PC y Patria Roja con Yehude Simon, el verdugo de Bagua. Los trabajadores no pueden tener la más mínima ilusión en estos políticos y mercenarios de la patronal que se inclinan ante el TLC-USA, la constitución fujimorista y la deuda externa. Deben conservar su más absoluta independencia política de clase. Deben movilizarse para ponerse a la cabeza de la lucha por los campesinos pobres del sur y del norte, por la liberación de los presos del baguazo, por la liberación nacional. Es por esta razón que no solo apoyamos la campaña por el ingreso del PST a la CGTP sino también debemos hacer otra campaña por su salida y la del PC del frente político con la burguesía. Porque solo peleando por la independencia política del proletariado podemos preparar el camino para la lucha revolucionaria por el poder y el socialismo. Aunque les tenemos la más profunda desconfianza, el NRCI está dispuesto apoyar a cualquier partido obrero que efectivamente rompa sus lazos con la patronal.

¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO, CLASISTA Y COMBATIVO! ¡POR LA PUESTA EN PIE DE UN VERDADERO PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES! ¡POR LA REFUNDACIÓN DE LA CUARTA INTERNACIONAL!

16

Internacionalismo Proletario


A un año de la masacre en la Casa de los Sindicatos de Odesa…

A PESAR DE TODO: ¡VIVA LA REVOLUCIÓN UCRANIANA! ¡Abajo los pactos de rendición de Minsk, Ucrania debe ser la tumba del fascismo! “Miles llenaron la Maidan Nezalezhnosti, la Plaza de la Independencia de Kiev, el último mes [febrero] para señalar el primer aniversario de la salida del presidente Yanukovich. La plaza dio al movimiento de protesta en su contra el nombre de Maidán. Pero un año más tarde las escenas de furia espontánea se han convertido en un grotesco espectáculo nacionalista. Himnos a la ‘Gloria de Ucrania’ inundan el ambiente. La organización fascista Sector de Derecha ha ganado tal sentido de legitimidad que incluso quioscos turísticos venden sus pegatinas” (Socialist Worker, 3/03/15, traducción propia). Después de pasarse todo un año negando el ascenso del fascismo en Ucrania, tenemos que encontrarnos con esta confesión miserable de uno de los partidos de la izquierda pro-Maidán, el SWP inglés. Sin embargo, es necesario recalcar que ese mismo “grotesco espectáculo nacionalista” lo pudimos observar durante la insurrec-

Internacionalismo Proletario

ción fascista y ahora estamos siendo testigos de su consolidación, golpe tras golpe. El propio Poroshenko ha reconocido que “el sacrificio del Maidán inspira a los que luchan en el este del país” (El País, 21/02/15). En primer lugar, debemos señalar que estamos frente al surgimiento de nuevas formaciones fascistas: el llamado “Frente Popular” del primer ministro Yatseniuk y de Adriy Parubiy (el jefe de las “autodefensas” del Maidán), como escisión de “Patria” de Timoshenko; el “Partido Radical” de Oleg Liashko; y el partido “Autoayuda” de Andriy Sadovyi. Todas estas agrupaciones dirigen abiertamente sus propios batallones fascistas y forman parte del actual gobierno ucraniano. Esto ha implicado, por supuesto, no solo la impunidad y legalización de las milicias fascistas del Maidán, sino su integración oficial al ejército ucraniano (incluyendo por supuesto al ya conocido “Sector de Derecha”). Para el marxismo, esto solo puede ser posible bajo un régimen que ha dejado de ser bonapartista para convertirse en uno fascista. Como agentes bonapartistas dentro del gobierno de coalición tenemos en primer lugar a Poroshenko, presidente de Ucrania y a lo que queda del viejo partido de Timoshenko. Sin embargo, lo significativo es la participación de tres extranjeros como ministros de sectores

17


UCRANIA

clave; incluso uno de ellos viene directamente del departamento de Estado norteamericano para garantizar directamente el endeudamiento y saqueo de la nación. Es decir, estamos frente a un régimen donde predomina el sometimiento absoluto al capital financiero por sobre las oscilaciones propias del bonapartismo: “En los países latinoamericanos [o semi-coloniales como Ucrania] el fascismo es la expresión de la dependencia más servil del imperialismo extranjero” (Trotsky, “Combatir al imperialismo para combatir al fascismo”). Aunque Sbovoda ha triplicado sus votos en las últimas elecciones no ha recuperado aún el masivo apoyo electoral que obtuvo en octubre del 2012. Sin embargo, fue “Sector de Derecha” quien ha dado realmente el salto político: no solo duplicó sus votos sino que su líder, Dmitró Yárosh, ha sido nombrado asesor militar de la jefatura de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Los choques entre Sbovoda y “Sector de Derecha” y el actual gobierno fascista de coalición expresan por un lado disputas en relación al liderazgo del régimen de transición pero también la exigencia de una política más agresiva con respecto al levantamiento revolucionario del Este, bajo la constante presión de la pequeño-burguesa del Maidán. Evidentemente este avance en la consolidación de un régimen fascista sobre Ucrania tiene su correlato no solo en el genocidio sobre el Este insurrecto, sino en la profundización de la persecución sistemática de las organizaciones de la clase obrera fuera de Dombás. En primer lugar tenemos acciones “ilegales” realizadas con total impunidad: el asesinato, secuestro y tortura de miembros de organizaciones sindicales y políticas de la clase obrera a manos de las milicias fascistas del régimen. En segundo lugar, como acciones legales del régimen: expulsión del parlamento del “Partido Comunista”, procesamiento de dirigentes de izquierda y una ley para la “limpieza” anti-comunista del país: eliminación y prohibición de todo nombre (de las calles, fechas, etc.), símbolo (destrucción oficial de monumentos) o expresión política relacionada al comunismo y al pasado soviético. Por el contrario habrá pena de cárcel para los que desconozcan a Stepán Bandera y su ejército fascista como “héroes de la nación”. Finalmente, no debemos olvidar que Ucrania fue el único país (junto a EEUU y Canadá) en votar contra una condena formal al nazismo y a la persecución racial durante una de las asambleas de la

organización imperialista de “Naciones Unidas”. Tenemos entonces un régimen de transición sostenido por milicias fascistas integradas al Estado bajo la dirección directa y beneficio inmediato del capital financiero que busca la destrucción sistemática de las organizaciones obreras. Si esto no es un régimen fascista ¿cómo es uno “de verdad” entonces? Esta es la pregunta que la vanguardia proletaria debe estar haciéndole a los grandes “intelectuales” de la izquierda pro-Maidán. Sin embargo, estas cuestiones parecen no preocuparles en absoluto. Por el contrario, ellos tratan con el mayor desprecio social-imperialista el levantamiento revolucionario de la cuenca minera del Dombás. El SWP inglés por ejemplo da tribuna a dos “manifestantes estudiantiles” que no tienen reparos en hacer las siguientes afirmaciones: “Si la gente en el este no hubiera gritado ‘Putin ven aquí’ entonces quizás nosotros no tendríamos una guerra. Ellos no son realmente ucranianos, sino fueron llevados allí por José Stalin después de la hambruna en 1932-33. Esa es la razón por la que nosotros tenemos tales problemas” (Socialist Worker, 03/03/15). La gran tesis del seudo-trotskismo inglés es que Rusia es una potencia imperialista. En realidad esta afirmación no es el resultado de un examen serio de la cuestión, sino la simple continuación de su podrida tesis anti-marxista sobre la naturaleza de la URSS como “capitalismo de Estado” o “social-imperialismo”. La restauración del capitalismo a manos de la burocracia estalinista fue para ellos un mero cambio de forma y no un salto cualitativo en el régimen de propiedad y en el carácter de clase del Estado. Todas estas estupideces Trotsky ya las combatió en su momento dentro de sus propias filas y de forma contundente y definitiva: “La victoria de los estados imperialistas significaría la caída, no solamente de la nueva ‘clase explotadora’ en la Unión Soviética, sino también de las nuevas formas de producción, la disminución de toda la economía soviética al nivel de un capitalismo atrasado y semicolonial” (Trotsky, “En defensa del marxismo”). Pero la miseria intelectual y política de la izquierda pro-Maidán no acaba aquí. Para sindicalistas como Simvolokov, a pesar de que los trabajadores tienen que enfrentar “los efectos de una creciente crisis económica y los ataques contra su sustento, la guerra separatista [!] que se extiende y los asaltos contra los derechos democráticos…lo que se logró en cuanto a su confianza y autoestima durante las protestas contra Yanukóvich en el

18

Internacionalismo Proletario


UCRANIA Maidán en Kiev y por todo el país ha fortalecido [¡sic!] a la clase obrera” (El Militante, 16/03/15). Pero hay más. Incluso reconoce que la moneda ucraniana ha caído a un mínimo histórico, lo que significa que “el salario medio solo tiene un valor de 50 dólares por mes…No se puede vivir con eso”. Y a pesar de todo esto, de la masacre de Odesa, de la persecución judicial de sus sobrevivientes, ¿Cómo es posible que alguien se atreva a sostener que la clase obrera se ha “fortalecido”? La lista de partidos pro-Maidán es larga, sin embargo, no queremos dejar de mencionar a los sindicalistas de la LIT-CI. No olvidemos que para ellos el Maidán fue “una victoria democrática que ilumina el camino a los pueblos del mundo y aterroriza a las clases dominantes”. Frente a todos los acontecimientos posteriores para cualquiera este tipo de afirmaciones solo pueden provenir de un ardiente fascista o de un loco rematado. Sin embargo, se trata simplemente de la LIT-CI, los tercos seguidores del argentino Nahuel Moreno. Partiendo de esta entusiasta caracterización, de afirmar que el fascismo puede dirigir milicias obreras, veamos las cosas que se inventan ahora para justificar semejante política: “El Kremlin ha promovido nacionalistas pro-rusos y organizaciones fascistas […] Kiev respondió impulsando las acciones de los nazis de “Sector de Derecha” con el fin de desalojar a los nacionalistas pro-rusos [en realidad fue al revés]. Ellos colisionaron en Járkov y Odesa, cuyo resultado fue el fin de las actividades pro-rusas en estas ciudades” (LIT-CI. org, 19/03/15, traducción propia). Al parecer es la primera vez que mencionan a Odesa. Cuando sucedió la masacre en la Casa de los Sindicatos no dijeron ni una palabra. Ahora dicen que fue un choque “entre fascistas” (cuestión inédita en la Historia). Hubo dirigentes sindicales allí, un militante de Borotda fue rematado en el suelo, ¿eran ellos fascistas? Este doble rasero morenista es de un cinismo increíble. En el Maidán no importó si la dirección era fascista: se trataba de auto-defensas “obreras” haciendo la revolución “democrática”. En el caso del Anti-Maidán es diferente: no podemos apoyar un levantamiento dirigido por “fascistas pro-rusos”. Es decir, con los fascistas de Obama sí, con los “fascistas” de Putin no. Con los “fascistas” de ISIS tampoco, por el contrario hay que pedirle armas a EEUU para combatirlo. Pareciera que la LIT-CI simplemente pregunta de qué lado está Obama y luego llena el papel de frases izquierdosas para disimular su capitulación al imperialismo. Sin embargo, la participación de organizaciones sindicales y políticas de la clase obrera en el levantamiento armado del Este (la región más industrializada de país) es un hecho ampliamente documentado. Tenemos por ejemplo la siguiente declaración del Sindicato Independiente de Mineros de Donetsk: “Nosotros, los residentes de Dombás, luchamos contra todas las mani-

Internacionalismo Proletario

festaciones del nazismo y del fascismo. Nosotros estamos luchando con las armas en la mano, por nuestras vidas y las vidas de nuestros seres queridos. […] Hacemos un llamado a ustedes, los trabajadores de los países europeos, para pedirles su ayuda y solidaridad: ayúdennos a romper la fortaleza del fascismo en Ucrania. ¡Esta será nuestra victoria común!”. La LIT-CI no solo oculta esto, sino también el caso de los jóvenes internacionalistas españoles que respondiendo a este llamado fueron a combatir a Dombás y que ahora están siendo perseguidos por su Estado imperialista precisamente por enfrentar al fascismo no en el papel sino en el campo de batalla. El boicot de la solidaridad con estos compañeros es tan criminal como lo que hizo el estalinismo con respecto a las revoluciones en Libia y Siria. Pero su política de sostener por izquierda al régimen fascista de Kiev no se limita a esto: “Los acuerdos de Minsk deben ser rechazados. En realidad esto es un paso hacia la división de facto de Ucrania, es decir, la legalización del control separatista en Donetsk y Lugansk”. ¿Cómo? Entonces Poroshenko le estaría capitulando a Putin… ¡pero si esta es la posición de la ultra-derecha del régimen fascista! Es lo que denuncia “Sector de Derecha” y los sectores más reaccionarios de la derecha mundial. De esto solo se puede concluir el rechazo del alto al fuego y la reanudación inmediata de los combates contra el “separatismo pro-ruso”. Sin embargo, la LIT-CI no quiere escandalizar más a sus bases. Para ellos la derrota del fascismo de Kiev y del “fascismo” de Dombás pasa por pedir la paz: “¡No a la guerra! ¡UE, EEUU, Putin, fuera sus manos de Ucrania! ¡Ni Poroshenko ni separatistas!”. Ni siquiera una política derrotista frente a la guerra “inter-fascista”, simplemente la consigna pacifista más vulgar, digna solo de los desechos más podridos de la social-democracia. Con semejantes posiciones no nos sorprende que su sección ucraniana (que nunca mencionan) haya caído en la impotencia más vergonzosa. Es que la LIT-CI solo sirve para eso, para crear prometedores aparatos sindicales que luego se hacen pedazos ante la primera prueba seria de la lucha de clases. Toda la historia de la corriente morenista es prueba de ello. Finalmente, hay casos dentro del campo pro-Maidán de verdad bastante curiosos. Se trata de una posición que podemos encontrar distribuida en diferentes escisiones del morenismo, del cliffismo y otras corrientes

19


UCRANIA seudo-marxistas con distintos matices. Frente a su total bancarrota por levantar el mito del “Maidán revolucionario” estos grupos creen haber salvado su “prestigio” retrocediendo hacia las posiciones del sectarismo más despreciable. Niegan radicalmente (aunque parezca increíble) el ascenso del fascismo y la existencia de un conflicto militar entre dos campos burgueses. Es decir, el proletariado ya habría conquistado su independencia política y estaría combatiendo militarmente al gobierno burgués de Dombás. Esta es la única conclusión lógica de sus afirmaciones y es una mentira descarada o el delirio de un viejo loco. En todo caso habría que preguntarles a los internacionalistas de España qué opinan al respecto. Pero esto no es necesario. Esta posición miserable es la misma que levantó el sectarismo frente a la guerra civil española y que ya Trotsky se encargó de desenmascarar sin piedad: “El gobierno Negrín-Stalin es un freno cuasi-democrático en el camino del socialismo, pero es también un freno, ciertamente ni seguro ni perdurable, pero por lo menos un freno, en el camino del fascismo. Mañana pasado mañana, el proletariado español quizás pueda romper este freno para apoderarse del poder. Pero si ayuda, aunque sea pasivamente, a romperlo hoy, esto no servirá más que para ayudar al fascismo. La tarea no es solamente apreciar teóricamente las dos campos en su justo valor, sino también utilizar prácticamente su lucha para dar un salto hacia adelante” (Trotsky, “Los ultraizquierdistas en general y los incurables en particular”, las negritas son nuestras). Expuesta toda la podredumbre de “la izquierda del euro”, pasemos a revisar las posiciones de “la izquierda del rublo”. Aquí tenemos que hacer referencia sobre todo Borotda, la más reciente e importante escisión del PC ucraniano. En escritos anteriores ya hemos desenmascarado la política pro-rusa de esta organización. En esta oportunidad citaremos una reciente entrevista que realizó la organización castrista el Militante (de Alan Woods) a un dirigente de esta formación estalinista: “¿Por qué luchan los comunistas en ucrania? En primer lugar, es una lucha contra la guerra y el crecimiento del fascismo, por el derecho a la auto-determinación, y por el derecho básico de existencia permanente de las organizaciones comunistas en el territorio de Ucrania” (Marxist.com, 30/03/15, traducción propia). Nada más. ¿Preparar la lucha del proletariado para la toma del poder? Imposi-

ble, como sentenció el estalinismo en España: “primero hay que vencer al fascismo, la revolución socialista vendrá después”. Y fue el fascismo el que venció pasando a través del cadáver de la revolución. A esto final está conduciendo la política etapista de Borotda y sus amigos del seudo-trotskismo mundial. Complemento de esto es el desprecio que tiene Borotda frente a las demandas democráticas de las masas del centro y oeste de Ucrania. Precisamente el fascismo ha podido ganar influencia en estas regiones gracias al podrido “nacionalismo eslavo y soviético” del PC y sus sostenedores por izquierda. Contra estas posiciones nosotros planteamiento hace ya un año atrás que: “El separatismo burgués quedará completamente aislado si las masas rusófonas de Donetsk, Luhansk e incluso de Crimea ven que el proletariado de Kiev lo convoca a luchar juntos contra el fascismo levantando el respeto absoluto por sus derechos culturales y su derecho a la autodeterminación nacional y exigiendo lo mismo para sí“. Evidentemente rechazamos la persecución que viene sufriendo Borotda y otras agrupaciones, llamamos activamente a manifestarnos en contra de estos ataques, sin embargo, no podemos dejar de criticar implacablemente una política que ya ha demostrado ser contraria a los intereses del proletariado. La teoría es la síntesis de la experiencia. Los marxistas recurrimos a ella para guiar nuestra acción porque se trata sobre todo de llevar al proletariado a la victoria. Ante el test ácido que representa Ucrania, los trotskistas del NRCI hemos demostrado que el método marxista ha pasado la prueba de los acontecimientos. El revisionismo por el contrario se ha estrellado contra la pared. Esto no es producto simplemente de la ignorancia o la falta de preparación. La aristocracia y burocracia obrera que sostiene al reformismo tiene privilegios materiales que resguardar. Es por eso que se les va la vida en impedir que el proletariado ucraniano conquiste un camino independiente de la burguesía. De lo contrario Ucrania se pondría a la cabeza de la revolución árabe que se ha levantado nuevamente en Yemen, de la revolución del África negra que se ha puesto de pie en Burkina Faso y ahora en Burundi, de las luchas de los explotados de toda América norte, centro y sur. Pero sobre todo se trata de impedir la revolución en Europa, donde las condiciones sobran y ya se descomponen en Grecia y ahora también en Italia y España, incluso en la misma Alemania que

20

Internacionalismo Proletario


UCRANIA

empieza a dar los primeros pasos en ese sentido. Con el fin de dejar clara nuestra posición frente a la vanguardia, pasaremos a enumerar las tesis fundamentales que sostienen nuestro programa revolucionario para Ucrania y también para el conjunto de Europa: 1. La ofensiva fascista del Maidán fue impuesta en primer lugar para aplastar al proletariado y en segundo lugar para preparar una ofensiva imperialista sobre Rusia. La intervención militar sobre Crimea fue una acción defensiva de parte de Rusia frente a la amenaza que supone la consolidación del fascismo sobre Ucrania. Históricamente Crimea nunca perteneció a Ucrania y por eso el gobierno bolchevique la integró a la República Federal Soviética de Rusia. Sin embargo, el levantamiento armado del Este no tuvo nada que ver con esto, se trata de la respuesta revolucionaria de las masas rusófonas frente a la insurrección fascista “pro-europea” del Maidán, cuestión que nadie esperaba ni mucho menos deseaba. Para contener a las masas se levantó un campo burgués “democrático” apoyado por Rusia en conflicto militar con el campo burgués fascista sostenido directamente por el imperialismo. Por lo tanto, no estamos frente a una ofensiva colonialista sobre Ucrania: de lo contrario se haría necesario un frente militar común con el ejército fascista de Kiev. Igualmente tampoco estamos frente a un conflicto “inter-imperialista”: no corresponde aquí una política derrotista que llame también a los soldados rusos a “voltear el fusil”. 2. Estamos, en primer lugar, frente a una ofensiva fascista concentrada sobre la población explotada del Este y frente a la respuesta revolucionaria de ésta. En segundo lugar, frente a una amenaza de intervención imperialista sobre Rusia y frente a la respuesta defensiva de ésta. Ante el primer aspecto de la situación los revolucionarios planteamos la táctica de “defender la democracia” con los métodos de la revolución proletaria reconociendo el derecho a la autodeterminación nacional del pueblo explotado rusófono. En ese sentido defendemos frente al fascismo el acuerdo militar práctico tomado por las milicias obreras con el campo burgués “pro-ruso”. Ante el segundo aspecto de la situación los revolucionarios planteamos que no cabe obviamente una guerra de liberación nacional contra Rusia, pero tampoco una política derrotista frente al conflicto militar sobre Crimea.

Internacionalismo Proletario

Ante la posibilidad de una ofensiva militar sobre la península, los marxistas estaremos del lado de la nación rusa contra Ucrania y el imperialismo, así como estamos del lado de Yemen contra Arabia Saudita. 3. Mientras sigue manteniendo sus tropas sobre Crimea, Putin igual que Obama busca poner fin a la revolución proletaria en Dombás. Es por eso que viene presionando a las “repúblicas populares” del Este para que desarmen a las masas y terminen de capitular frente al fascismo. Este es pues el sentido de los acuerdos con el imperialismo en Minsk (septiembre de 2014 y febrero de 2015). Sin embargo, el gobierno de Dombás aún no ha podido pasar a la ofensiva sobre las masas insurrectas (limitándose a reprimir a la vanguardia). El imperialismo ya se está preparando entonces para intervenir directamente bajo la cobertura de la ONU e incluso con el respaldo de Rusia. Sin embargo, aún en el caso de que la resistencia anti-fascista logre avanzar victoriosamente sobre Kiev, esto no sería más que el comienzo de una nueva guerra civil entre el proletariado y la burguesía “democrática” vasalla del imperialismo. 4. En conclusión, la crisis de Ucrania es el resultado de la lucha de clases internacional expresada de forma “laberíntica” en reivindicaciones democráticas (que solo la imbecilidad sectaria puede desconocer). En segundo lugar, existe una disputa de negocios entre fracciones burguesas pero que buscan sobre todo aplastar la revolución proletaria. Es la lucha de clases entonces lo que explica directamente tanto el Maidán fascista como el Anti-Maidán revolucionario. Los intereses particulares de la burguesía sí están en juego (salvo para el daltonismo anarquista) pero están subordinados al interés fundamental que es defender la propiedad privada de la furia de las masas. Es evidente que sin propiedad privada no puede haber negocios que disputar. Y ésta ha estado en cuestión desde mucho antes de la insurrección fascista pero sobre todo ahora con la revolución armada de Dombás. Solo el revisionismo más vulgar puede poner en primer plano supuestos conflictos “inter-imperialistas”, cuando bien sabemos que el fascismo se levanta siempre con el fin de aplastar o prevenir la revolución proletaria. Por todas estas consideraciones es que los trotskistas venimos planteando que mientras el proletariado defiende la democracia con sus propios métodos debe prepararse además e inmediatamente para la toma del poder y la

21


UCRANIA expropiación de la burguesía, de otra forma terminará aplastado por la contra-revolución burguesa fascista y “democrática”. Una ofensiva revolucionaria de este tipo solo puede tener éxito si la actual dirección reformista de las masas es reemplazada por una verdadera dirección revolucionaria. En ese sentido, la crisis de Ucrania, como la de toda la humanidad se reduce a la crisis de la dirección revolucionaria del proletariado mundial.

¡Abajo las contra-reformas del régimen de transición fascista a los pies del FMI! ¡Por salario y empleo móvil! ¡Expropiación sin pago y bajo control obrero de toda la oligarquía capitalista y las transnacionales! ¡En defensa de las conquistas democráticas: Abajo el régimen fascista del Maidán y su ofensiva militar pro-imperialista! ¡Abajo los pactos de rendición de Minsk, Ucrania debe ser la tumba del fascismo! ¡Por una asamblea constituyente revolucionaria para establecer la verdadera auto-determinación nacional de los pueblos de Ucrania! Para poder conquistar todas estas demandas es necesario: ¡Ninguna confianza ni apoyo político a los gobiernos burgueses de Donetsk y Lugansk aliados de Putin, lacayo del imperialismo! ¡Hay que defender la democracia con los métodos de la revolución proletaria! Las milicias populares, los comités de trabajadores y sindicatos mineros deben poner en pie soviets revolucionarios y marchar hacia un congreso que unifique a todos los explotados de la región. Solo con su propio gobierno los trabajadores podrán conquistar todas sus demandas: ¡Por una República Socialista Soviética del Dombás! La victoria no será posible sin el levantamiento de sus hermanos de clase de Kiev: ¡Huelga general revolucionaria en toda la Ucrania bajo la bota fascista! ¡Soldado ucraniano: tu lucha está del lado del Dombás revolucionario! ¡Los marxistas proponemos a los explotados de Ucrania: Una República Federada, Soviética y Socialista! ¡Por un tribunal obrero internacional para resolver la cuestión nacional de Crimea! ¡Vivan los internacionalistas que fueron a combatir el Maidán fascista! ¡Que se abra la revolución socialista europea, desde Grecia hasta Portugal! ¡Que se abra la revolución proletaria de los pueblos de la antigua URSS! ¡Por una federación de repúblicas socialistas euroasiáticas! ¡Por la refundación del partido bolchevique de Ucrania! ¡Por la refundación de la Cuarta Internacional!

22

Internacionalismo Proletario


¡LOS TRABAJADORES DE LATINOAMERICA DEBEN RESPONDER AL LLAMADO DE SUS HERMANOS DE UCRANIA! El siguiente comunicado pertenece al Sindicato Independiente de Mineros de Donetsk. No compartimos el planteamiento político del mismo ya que está identificado con la política estalinista de Frente Popular que hemos venido denunciando sin cansancio. Sin embargo, como señalamos en nuestra última declaración: “[la revolución ucraniana] debe despertar al poderoso proletariado ruso que en Crimea ya se ha levantado, debe unirse a la resistencia revolucionaria de los pueblos de Palestina y Siria, a las luchas del proletariado europeo contra los gobiernos de la Troika y el fascismo, a la lucha de los explotados y oprimidos de las semi-colonias y metrópolis. Esto es lo que han comprendido los voluntarios revolucionarios que han llegado de Europa y también de Rusia para combatir al fascismo junto a sus hermanos de clase ucranianos. Esto es lo que reclama, contra la voluntad de sus direcciones, el proletario revolucionario del Este”. ¡Por un comité internacional de las organizaciones obreras sin ningún otro acuerdo político que una acción común en defensa y asistencia de la resistencia revolucionaria antifascista del proletariado ucraniano! ¡Las direcciones reformistas de Europa, EEUU y Rusia deben romper con su política social-imperialista y responder con acciones al llamado de los sindicatos de Donbás! Núcleo por la Refundación de la Cuarta Internacional – NRCI

DECLARACIÓN DEL SINDICATO INDEPENDIENTE DE MINEROS DE DONETSK Hermanos mineros, Tenemos que explicarles la verdadera situación en Donbás. El retrato real de lo que sucede ha sido mal interpretado o silenciado por los medios de comunicación europeos. Comprendemos que a ustedes no les resulta fácil llegar a las conclusiones correctas; y por eso, declaramos que nosotros - los mineros- estamos obligados a luchar con las armas en nuestras manos por nuestras vidas ¡en nombre de la supervivencia! Nuestro interés en esta confrontación es uno: ¡terminar con el derramamiento de sangre!: Al final de la guerra serán juzgados los criminales de guerra que la iniciaron. ¡No podemos rendirnos, porque significaría nuestra total destrucción física y moral! Desde el principio, el “Euromaidan” ha estado bajo el control de la gran burguesía: los oligarcas ucranianos y sus amos extranjeros. En febrero de este año, hubo un golpe de estado en Ucrania con la participación activa de organizaciones neonazis. En respuesta a esto, hubo un movimiento de protesta en el sudeste del país, que al principio estaba impulsando consignas inofensivas como federalización y el ruso como un segundo idioma del estado. Esto fue recibido con el terror. En Donbás, hay una verdadera guerra en la que son asesinados civiles: incluyendo ancianos, mujeres y niños. Ustedes están siendo engañados descaradamente por los que dicen que la guerra es entre Ucrania y Rusia. ¡Pero no es así! La guerra es entre el pueblo y un puñado de oligarcas con el apoyo de las autoridades de la UE y Estados Unidos. La tragedia en Ucrania es que, aquellos en el poder, lograron infectar a la gente con inconfundibles ideas fascistas. Nosotros, los residentes de Donbás, luchamos contra todas las manifestaciones del nazismo y del fascismo. Nosotros estamos luchando con las armas en la mano, por nuestras vidas y las vidas de nuestros seres queridos. No tenemos dónde retroceder - ¡esta es nuestra tierra! Hacemos un llamado a ustedes, los trabajadores de los países europeos, para pedirles su ayuda y solidaridad: ayúdennos a romper la fortaleza del fascismo en Ucrania. ¡Esta será nuestra victoria común! Mikhail Alexeevich Krylov, Representante del Sindicato Independiente de Mineros de Donetsk

Internacionalismo Proletario

23


Los trotskistas del NRCI llevan el llamado de los Mineros de Ucrania a la juventud combativa del Perú…

¡VIVA LA UCRANIA OBRERA Y ANTIFACISTA! ¡Una sola lucha en Europa, Latinoamérica y Perú contra el capitalismo en bancarrota! Es sabido que el Imperialismo y sus agentes en las semicolonias llaman “terroristas” a todos los que luchan en las calles contra sus intereses y sus guerras, contra el hambre y la explotación que nos imponen. En Ucrania por ejemplo, son llamados “terroristas” los obreros, mineros, estudiantes y desempleados que con armas en la mano están enfrentando el ataque genocida de un gobierno que se apoya abiertamente en milicias fascistas de discurso neo-nazi. En Grecia, “terroristas” son los explotados que están presos por combatir a la banca usurera ahora bajo la protección del gobierno burgués de Syriza. En España, una nueva legislación “antiterrorista” ha mutilado varios derechos democráticos fundamentales, demostrando que la democracia parlamentaria se viene agotando incluso en las metrópolis imperialistas. En Latinoamérica, el gobierno bolivariano de Correa llama “terroristas” a los obreros campesinos pobres indígenas que se rebelan contra la economía dolarizada de las transnacionales mineras. Y en Perú, son “terroristas” los jóvenes explotados de los barrios de Lima que auto-organizados en Zonas junto con campesinos y mineros vienen combatiendo los paquetazos de la CONFIEP del bolivariano Humala. ¡No pasarán! gritaban en España en la década del 30 del siglo pasado y ese grito hoy vuelve a ser la voz de los explotados que día a día entregan su vida en el Este de Ucrania (Dombás). Los obreros mineros y sus familias, los “terroristas”

como los llama el régimen de transición fascista de Kiev, hicieron un llamado a sus hermanos de clase de todos los países para que los ayuden a combatir al fascismo y es así como jóvenes internacionalistas de varios países, principalmente de España respondieron a este llamado y fueron a combatir al Dombás revolucionario. El NRCI acogió inmediatamente este comunicado planteando nuestras diferencias pero destacando la necesidad de un frente único internacional, llevando este grito de guerra anti-capitalista a las asambleas y marchas del proletariado juvenil y minero del Perú: “Nosotros, los residentes de Dombás, luchamos contra todas las manifestaciones del nazismo y del fascismo. Nosotros estamos luchando con las armas en la mano, por nuestras vidas y las vidas de nuestros seres queridos. […] Hacemos un llamado a ustedes, los trabajadores de los países europeos, para pedirles su ayuda y solidaridad: ayúdennos a romper la fortaleza del fascismo en Ucrania. ¡Esta será nuestra victoria común!” (Sindicato Independiente de Mineros de Donetsk). ¡La clase obrera es una y sin frontera! se escucha en las calles de Lima y no hay nada más cierto. Con la más profunda convicción internacionalista seguimos impulsando esta campaña en Perú, la llevamos a los trabajadores, los campesinos pobres y la juventud explotada que en los últimos meses ha salido a luchar contra el proyecto minero Tía María. Así como los obreros mineros de Ucrania han entendido que la única forma de derrotar a la burguesía es a través de los métodos históricos de lucha del proletariado, los explotados del Perú están poniendo en pie sus primeros destacamentos de auto-defensa, los llamados “Espartambos”, para combatir la criminal represión policial-militar de las transnacionales y su gobierno.

Pero el veneno reformista dictado por las ONG imperialistas, viene levantando confusión en torno el asunto del conflicto entre la agricultura y la minería desde hace años. Separando la lucha de las comunidades campesinas con la de los explotados de las minas, a tal punto de tratarlos como enemigos, han traicionado la alianza obrero-campesina que se conquistó con sangre en un siglo de lucha. No es posible una minería capitalista e imperialista con “responsabilidad social y ecológica” como sostiene el frente burgués-reformista de “Tierra y Libertad” o el de Patria-Yehude. La gran minería tiene que pasar a manos de los trabajadores y los campesinos pobres. Las condiciones para esto existen como lo demuestra la lucha unificada de los mineros de Quiruvilca (norte) con los campesinos pobres de su comunidad y también la combatividad de los obreros de Marcona (sur) abandonados por los burócratas de la federación sindical minera. No nos sorprende entonces que ninguna de las grandes centrales o federaciones haya respondido a nuestro llamado así como tampoco han hecho nada por los presos del Baguazo y otros levantamientos. Sobre todo el seudo-trotskismo ha demostrado en este asunto que solo es un saco roto de frases internacionalistas. Los dirigentes de las Zonas también vienen dando la espalda al proletariado internacional, empeñados en subordinar estos organismos a su campaña electoral de paz social. Peor aún, han emprendido contra los trotskistas una campaña de persecución y calumnias calcada de la prensa burguesa con el fin de impedir que el llamado de las milicias obreras de Dombás llegue al corazón de esa juventud combativa que en las jornadas de diciembre salió a las calles por todo bajo el grito de ¡la clase obrera es una y sin fronteras!

¡FUERA LAS TRASNACIONALES MINERAS! ¡UNA SOLA LUCHA EN PERÚ Y UCRANIA POR SU EXPROPIACIÓN SIN PAGO Y BAJO CONTROL DEL PUEBLO TRABAJADOR! ¡LIBERACIÓN INMEDIATA DE LOS PRESOS DE BAGUA Y DE TODOS LOS PROCESADOS POR LUCHAR EN PERÚ, LATINOAMÉRICA Y EL MUNDO! ¡ES HORA DE ROMPER EL CERCO INTERNACIONAL QUE NOS IMPONEN LAS DIRECCIONES OPORTUNISTAS QUE DICEN LUCHAR POR EL PROLETARIADO Y EL PUEBLO POBRE! ¡ES HORA DE REFUNDAR EL PARTIDO MUNDIAL DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA: LA CUARTA INTERNACIONAL!

24

Internacionalismo Proletario


El imperialismo utiliza sus gobiernos lacayos para aplastar la Revolución árabe…

¡ABAJO LA INTERVENCIÓN MILITAR SAUDITA EN YEMEN! ¡DEFENDER A LA NACIÓN OPRIMIDA CON LOS MÉTODOS DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA!

El imperialismo continúa sus ataques con el fin de aplastar la revolución árabe iniciada en Túnez a fines del 2010. Por la traición de las direcciones oficiales del proletariado mundial, la clase obrera no ha podido encabezar a los soldados y a todos los oprimidos para hacerse con el poder cuando las condiciones eran más que favorables. Esto ha permitido que el imperialismo pase a la contra-ofensiva imponiendo el genocidio de la mano de gobiernos lacayos, como sucede en Siria con Al-Assad. En Yemen el proceso revolucionario conquistó primero la salida del dictador Saleh, después de décadas de gobernar al servicio de la burguesía y de las potencias extranjeras. Luego vino un nuevo levantamiento revolucionario desde mediados del año pasado, frente al alza brutal del costo de vida, llevando a la caída del dictador Hadi (en enero de este año), que había reemplazado a Saleh con el fin de dirigir la contra-revolución interna bajo fachada democrática. Sin embargo, las direcciones pequeño-burguesas de las masas revolucionarias han puesto el liderazgo del movimiento en manos de la burguesía islámica “chiita” (de la rama “zaydista”). Los zay-

Internacionalismo Proletario

distas de Yemen o Hutíes (por el nombre de uno de sus fundadores) vienen encabezando y conteniendo la insurrección de las masas del norte de este país desde el 2004 y ahora se han puesto a la cabeza del movimiento que ha derrocado el gobierno burgués de Hadi. Es por esta razón que la prensa imperialista y el reformismo sostienen que se trata de un conflicto de “sectas religiosas” y no la lucha de clases expresada en la lucha por la liberación nacional bajo el velo religioso. En realidad, el factor fundamental que explica la actual situación en Yemen y el mundo árabe es la política contra-revolucionaria del imperialismo que ha logrado disciplinar bajo su mando a las burguesías nativas de diferentes credos y filiaciones con el fin de aplastar la revolución proletaria. Es en este contexto que se ha dado la criminal intervención militar de Arabia Saudita (frontera norte de Yemen) en alianza con otros gobiernos árabes lacayos que ya se ha cobrado la vida de miles de trabajadores pero que después de meses no ha logrado imponerse. Como sostuvimos a principios de año: “En Europa los trabajadores vienen sufriendo las contra-reformas de la patronal que liquidan los derechos laborales y profundizan el hambre y el desempleo sobre todo en Grecia, España y los países del Este. En Ucrania el fascismo ha levantado cabeza para aplastar en sangre las organizaciones obreras. Pero la peor parte se la llevan los países más oprimidos por el imperialismo. El saqueo de sus recursos naturales se profundiza y se lanzan nuevas invasiones coloniales sobre el África o Medio Oriente. La heroica revolución árabe, traicionada por el reformismo, sufre la ofensiva del imperialismo yan-

25


YEMEN qui con el genocidio en Siria de la mano de Al-Assad sostenido por Irán, China y Rusia mientras que el ‘Estado Islámico’ fracciona y disciplina la resistencia revolucionaria de las masas. Se bombardea Palestina para sostener la presencia yanqui-europea en toda la región. Sobre la extraordinaria revolución proletaria de Burkina Faso (África) se impone la trampa de las elecciones mientras se preparan nuevas masacres contra-revolucionarias. Y en América Latina la situación no es mejor, con Cuba abriéndose más al saqueo transnacional y los trabajadores del continente sufriendo los ataques tanto de los gobiernos del TLC como de los ‘bolivarianos’ presionados por la crisis”. Es entonces en este contexto internacional que debemos entender esta nueva aventura imperialista sobre el país más pobre del mundo árabe. Algunos dicen que Arabia Saudita actuó sin conocimiento de EEUU (!) celoso por el acuerdo nuclear con Irán. Otros, que Irán está detrás de la caída de Hadi y busca reinstalar a Saleh en el poder. Es decir, el reformismo pretende ocultar la lucha de clases tras la fachada de la lucha entre fracciones burguesas, todo explicado por rivalidades nacionales o religiosas que nada tendrían que ver con la crisis mundial del capitalismo ni con la respuesta revolucionaria del proletariado. Es evidente que no podemos negar estos intereses particulares bajo la consigna kautskista de “la burguesía no tiene patria, solo negocios”. Como planteamos para Ucrania: “Los intereses particulares de la burguesía sí están en juego (salvo para el daltonismo anarquista) pero están subordinados al interés fundamental que es defender la propiedad privada de la furia de las masas. Es evidente que sin propiedad privada no puede haber negocios que disputar. Y ésta ha estado en cuestión desde mucho antes de la insurrección fascista pero sobre todo ahora con la revolución armada de Dombás. Solo el revisionismo más vulgar puede poner en primer plano supuestos conflictos ‘inter-imperialistas’, cuando bien sabemos que el fascismo se levanta siempre con el fin de aplastar o prevenir la revolución proletaria”. En el caso de la invasión a Yemen por una coalición liderada por Arabia Saudita, vemos que se pretende poner

en primer plano las disputas entre la burguesía sunita y chiita, cuando ambas han pactado hace tiempo aplastar la revolución árabe bajo la dirección del imperialismo norteamericano. Irán y Arabia Saudita, Al-Assad e Israel, todos son aliados militares bajo mando norteamericano en la lucha contra el ISIS. La última intervención de Irán en Tikrit (Irak) es prueba de ello. Es por eso que días después de que Arabia Saudita invade Yemen, Irán no envía ni un solo revólver en apoyo de los Hutíes, por el contrario se reúne con los EEUU para someterse a su política de desarme nuclear en Medio Oriente. Lo único que faltaría nada más es que Irán envié tropas en apoyo de Arabia Saudita. Incluso Venezuela y las burguesías latinoamericanas católicas también se han alineado dando respaldo a la intervención saudita. Pero el reformismo sigue hablando de guerra “sectaria”. ¿Qué significa esto? ¿Realmente están diciendo que la burguesía entra en guerra por creencias religiosas? Es como decir que las Cruzadas de la Edad Media se hicieron para llevar la salvación cristiana a los pueblos árabes, cuando fue en realidad para saquearlos. El marxismo le ha enseñado al proletariado que detrás del velo religioso se ocultan los intereses de las clases sociales. Enterrar u oscurecer este principio fundamental es propio solo de los peores renegados y revisionistas. La burguesía hutí no ha emprendido ninguna lucha religiosa (ni mucho menos Arabia Saudita). Solamente se ha montado sobre el levantamiento revolucionario de los explotados de Yemen para contenerlo y llevarlo a la derrota. En el camino puede sacar provecho de su ubicación frente a otras fracciones burguesas, pero su tarea central es salvar la propiedad privada de la ira de las masas. El pueblo necesita alimentos baratos, necesita que se deje de especular con los precios del petróleo. Esto es imposible sin expropiar a las transnacionales y esto es algo que la burguesía Hutí jamás hará. Por lo tanto se encuentra en un callejón sin salida, exactamente igual como se encuentra el ISIS: “Está claro que la política abiertamente pro-yanqui del ELS y su gobierno provisional (CNS) es la que ha conducido a esta situación, donde un partido burgués islámico termina montándose sobre la lucha anti-imperialista de las masas de la misma forma que ocurrió con la revolución obrera y campesina iraní de 1979, mal llamada ‘revolución islámica chiita’. Lo mismo sucede con la resistencia pales-

26

Internacionalismo Proletario


YEMEN tina mal dirigida por los ‘terroristas islámicos’ de Hamas. Por otro lado, el ISIS también está encabezando la insurrección de los explotados iraquíes que se rebelan contra el gobierno colonial de mayoría chiita que ha venido lanzando ataques brutales contra las masas de confesión sunita y con el respaldo de la burguesía kurda que envió a uno de sus dirigentes a fungir de presidente del protectorado iraquí” (Declaración por Siria del NRCI, marzo 2015). Lenin nos enseñó que hay que distinguir las clases detrás de las frases y también las naciones opresoras de las naciones oprimidas. Es por esto que él no dudo en respaldar la lucha contra el colonialismo europeo aunque se presentara “bajo la bandera del Islam”: “Un significativo desarrollo es la extensión del movimiento democrático revolucionario a las Indias Orientales Holandesas, a Java y otras colonias holandesas, con una población de algo de 40 millones. Primero, el movimiento democrático está desarrollándose entre las masas de Java, donde un movimiento nacionalista se ha levantado bajo la bandera del Islam” (“El despertar de Asia”, 1913). Sin embargo, el apoyo militar a la lucha de la nación oprimida contra la opresora debe combinarse con la lucha política contra todas las facciones burguesas nacionales, en especial contra los reaccionarios islamistas: “1) La obligación de todos los partidos comunistas de ayudar al movimiento democrático-burgués de liberación en esos países: el deber de prestar la ayuda más activa incumbe, en primer término a los obreros del país del cual, en el sentido colonial o financiero, depende la nación atrasada; 2) La necesidad de luchar contra el clero y los demás elementos reaccionarios y medievales que ejercen influencia en los países atrasados; 3) La necesidad de luchar contra el panislamismo y otras corrientes de esta índole que tratan de combinar el movimiento de liberación contra el imperialismo europeo y norteamericano con el fortalecimiento de las posiciones de los khanes, de los terratenientes, de los mulás, etc.”. (“Segundo Congreso de la Internacional Comunista”, 1920). De hecho el movimiento sunita en general pero sobre todo el ISIS tienen un discurso panislamista que condena el imperialismo de palabra pero busca servirle a cambio de fortalecer a los poseedores locales más reaccionarios. Sin embargo, mucho más pro-imperialista es la burguesía del “Ejército Libre Sirio” o los llamados islamistas “moderados” que no tienen ningún reparo en reunirse abiertamente con los EEUU. La juventud más combativa de Siria e Irak ha venido desertando a favor del ISIS justamente debido a esta política colaboracionista de sus direcciones. Han llegado también de toda Europa y el mundo miles de jóvenes proletarios de origen árabe para combatir militarmente al imperialismo. Obviamente la prensa burguesa enaltece al ELS y con-

Internacionalismo Proletario

dena al ISIS con el cinismo de costumbre, sin embargo, la tragedia del proletariado es ver como sus dirigentes, en el nombre del socialismo, se hacen eco de esto. La LIT-CI por ejemplo ha publicado recientemente lo siguiente: “El Frente Al-Nusra nunca negó sus vínculos con Al-Qaeda, pero siempre trató de definirse como un grupo más tolerante que las demás facciones islamistas. La realidad es que su base está formada principalmente por sirios cuyo principal objetivo es derrocar a Assad, habiéndose unido para ello al grupo que dispone de más armas y recursos, más allá de su ideología. ISIS, en cambio, cuenta con un gran contingente de combatientes extranjeros con una agenda neo-colonialista y abiertamente fascista-teocrática” (litci.org, 15/06/15; negritas nuestras). Hablar de combatientes extranjeros de manera despectiva solo puede significar dos cosas: que en realidad la LIT-CI cree que son mercenarios, o que voluntarios llegados del exterior son un elemento reaccionario dentro de la revolución “nacional” siria. Cualquier interpretación es contrarrevolucionaria. Más escandaloso es su definición de “agenda neo-colonialista”. ¿Qué significa este término? El colonialismo está asociado al imperialismo. ¿Están acaso diciendo que el ISIS sería el representante de una nueva forma de imperialismo? Es posible. En Ucrania dicen que estamos frente al choque de dos fuerzas igualmente fascistas. Junto con Rusia y China ahora tendríamos una nueva potencia colonialista: el imperialismo islámico. El desenfreno revisionista supera cada día sus límites. Ahora su posición está más clara: pedirle armas al imperialismo democrático occidental con el fin de combatir al bárbaro “neo-colonialismo” islámico. Se trata de una clásica posición social-imperialista donde es “democrático” el movimiento que se subordina a la democracia imperialista y no el que la combate militarmente. No importa que la burguesía kurda haya apoyado la invasión de Irak del 2003, lo importante es que están occidentalizados, son laicos, feministas y ecológicos, y por esta razón son “democráticos”. Así piensa esta gente. Igualmente, los islamistas son “moderados” y aceptables para la izquierda en la medida que estén más dispuestos a cooperar con la democracia norteamericana. Refiriéndose a este vil servilismo, Trotsky escribió lo siguiente: “Ustedes recuerdan que el ‘gran’ líder Liberal Gladstone –en realidad él fue un liberal filisteo, y Marx tenía un odio más altamente concentrado en él- el ‘gran’ Gladstone una vez presentó un tremendo discurso contra el Sultán sanguinario, el representante del bárbaro y fanático Islam, etc. Si tu tomas al filisteo promedio y le dices: Inglaterra y Turquía –bien, por supuesto, Inglaterra significa civilización y progreso, Turquía significa atraso y barbarismo”. (“Escritos sobre Inglaterra”, 1924). Lamentablemente la izquierda

27


YEMEN reformista está llena de este tipo de filisteos promedio que Trotsky y sus camaradas llamaron a combatir implacablemente: “El imperialismo sólo puede existir porque hay naciones atrasadas en nuestro planeta, países coloniales y semicoloniales. La lucha de estos pueblos oprimidos por la unidad y la independencia nacional tiene un doble carácter progresivo, pues, por una prepara condiciones favorables de desarrollo para su propio uso, y por otro asesta rudos golpes al imperialismo. De donde se deduce, en parte, que en una guerra entre una república democrática, imperialista, civilizada, y la monarquía bárbara y atrasada de un país colonial, los socialistas deben estar enteramente al lado del país oprimido, a pesar de ser monárquico, y en contra del país opresor, por muy ‘democrático’ que sea” (Del libro “Stalin”, 1940). Es por esta razón que los trotskistas del NRCI llamamos a las organizaciones obreras del mundo a defender militarmente Yemen de la agresión del imperialismo norteamericano que está usando Arabia Saudita para aplastar la revolución de los trabajadores de Yemen como parte de la revolución proletaria árabe. Simultáneamente llamamos a combatir políticamente al gobierno burgués de los Hutíes en alianza con Saleh, manteniendo la más absoluta independencia de

clase y también de Al-Qaeda, del ISIS y de los separatistas del sur, que en los hechos están colaborando con la intervención saudita al no hacerle frente en unidad militar con el gobierno hutí. Hay que defender la nación oprimida con los métodos de la revolución proletaria, expropiando sin pago todos los pozos petroleros, tomando las fábricas y centro de abastos para proveer de recursos a la resistencia anti-imperialista, defendiendo los derechos políticos de los soldados. Se deben poner en pie grandes asambleas revolucionarias de obreros, campesinos pobres y soldados rasos que tomen la dirección de la guerra en sus manos. Solo así es posible derrotar Arabia Saudita y preparar las condiciones para un gobierno provisional revolucionario obrero y campesino que es el único que puede convocar una verdadera asamblea constituyente que rompa con el imperialismo, entregue la tierra al campesino y garantice los derechos democráticos de la mujer trabajadora y de los oprimidos de todas las confesiones y nacionalidades. Con las actuales direcciones del proletariado esto es imposible; la Cuarta Internacional debe ser refundada junto con una poderosa sección árabe que guíe a los trabajadores hacia la toma del poder y el socialismo de la mano de sus hermanos de clase de las metrópolis imperialistas.

¡Abajo los gobiernos cipayos de Arabia Saudita y Medio Oriente! ¡Abajo el imperialismo y su Estado yanqui-sionista de Israel! ¡Armamento general de los explotados para defender Yemen de la agresión imperialista! ¡Expropiación sin pago y bajo control obrero de todas las transnacionales petroleras! ¡Una sola revolución en todo Medio Oriente y el Magreb! ¡Una sola revolución del proletariado árabe y sus hermanos del África Negra que se han levantado en Burkina Faso y Burundi! ¡Por una Federación de Repúblicas Socialistas Soviéticas de Medio Oriente!

28

Internacionalismo Proletario


BURUNDI

Los obreros y campesinos pobres de Burundi siguen los pasos de sus hermanos de Burkina Faso…

¡VIVA LA REVOLUCIÓN DE LOS EXPLOTADOS DEL ÁFRICA NEGRA! ¡ABAJO EL GOBIERNO DE NKURUNZIZA, LACAYO DEL IMPERIALISMO!

La crisis mundial del capitalismo no podía dejar de afectar al esclavizado continente africano. De hecho la revolución proletaria aquí empezó en los países árabes del norte (Magreb): Túnez, Egipto y Libia. La prueba absoluta de la inviabilidad del actual sistema se prueba justamente en las olas revolucionarias que vienen recorriendo el mundo por lo menos en los últimos veinte años después de los golpes restauracionistas del 89, desde Sudamérica hasta Europa del Este hoy, pasando por el mundo árabe y ahora el continente africano. La revolución de los explotados del África Negra comenzó en Burkina Faso (en la parte occidental del continente) a fines del año pasado, cuando las masas irrumpieron en las calles, asediaron el parlamento burgués y derrocaron el gobierno de Compaoré. Ahora son los obreros y campesinos pobres de Burundi los que han tomado

Internacionalismo Proletario

su destino en sus manos y están combatiendo para derrocar al régimen de Nkurunziza. Ya se cuentan decenas de heridos y el propio ejército ha entrado en crisis, los soldados empiezan a confraternizar con los obreros que están armándose con lo que pueden. Así como en Burkina Faso, en Burundi el imperialismo pretende superar la crisis de su dominio imponiendo la trampa de las elecciones. Los partidos burgueses de “oposición” las rechazan pero están conteniendo a través de sus agentes pequeño-burgueses dentro del movimiento popular, las energías revolucionarias de los esclavos asalariados del África Negra. Si esta política tiene éxito, entonces la revolución proletaria será derrotada y el precio lo pagarán las masas. Burundi tiene una larga historia de colonialismo y revolución que comparte con Ruanda del que se separó en los 60’s como parte de la política de balcanización del imperialismo belga que tomó la posta de los alemanes durante la primera guerra mundial. La burguesía de Bélgica es conocida en la historia por su barbarismo a la hora de colonizar África y fueron justamente los países centrales (como el Congo) los que sufrieron más su política sanguinaria. Luego se perpetrarían nuevos genocidios, como el de Ruanda en 1994, cuando los gobiernos de Bélgica y Francia armaron e instigaron a una parte

29


BURUNDI

de la población para que asesinara a la otra, explotando las diferencias raciales entre “hutus” y “tutsis”. Toda la historia del colonialismo europeo en estos países está marcada por la utilización siniestra de estos pueblos para que se masacren mutuamente mientras las potencias saquean su territorio. De hecho, la invasión de Malí (África Occidental) por el ejército francés el 2013, es la prueba saltante de que el imperialismo europeo sigue más vigente que nunca. Burundi es uno de los países más pobres y atrasados del mundo. El 90% de su población trabaja en el campo pero también cuenta con una industria que aporta el 20% de la producción bruta interna, es decir, existe un proletariado asalariado que cumple un rol clave en la economía. Por otro lado, por muy pobre que sea un país, no deja de ser provechoso para las transnacionales que con migajas ponen en pie una compacta clase media y que junto a la burguesía local sirven de correa de transmisión de los

intereses imperialistas dentro del movimiento obrero y campesino. De esta clase media, el rol central lo juega la aristocracia obrera (que trabaja menos y gana más) que es la base social inmediata de los sindicatos estatizados (subordinados a las leyes burguesas) que en Burundi se agrupan en dos confederaciones (la COSYBU y la CSB). Son estos aparatos los que están jugando un rol fundamental al sembrar falsas ilusiones en las instituciones seudo-democráticas de la burguesía, desarmando y hundiendo la revolución socialista (por su naturaleza de clase), bajo la orientación del “Foro Social Mundial” que se reunió en Túnez para preparar esta política contra-revolucionaria. Las tareas inmediatas para las masas son el derrocamiento del régimen militar-policial, la reforma agraria y la liberación y unidad nacional, cuestiones que la burguesía nativa y el reformismo en más de un siglo no ha podido resolver. La intentona fraudulenta del militar Niyombare, es prueba reciente de ello. No es posible hablar de ninguna liberación nacional en el África sin plantear la necesidad de unir a todos los pueblos esclavizados en un gran y único movimiento revolucionario anti-imperialista. Naciones amputadas como las de Burundi, Ruanda y los países del África no pueden tolerar más su separación artificial en beneficio exclusivo del colonialismo europeo y norteamericano. Las condiciones para su unificación revolucionaria sobran: vemos como países centrales como la RD del Congo y Gabón están también en crisis políticas sucesivas mientras que en la parte occidental Burkina Faso encabeza el movimiento que también se ha expandido a las pequeñas naciones costeras como la de Togo. Los combativos trabajadores mineros de Sudáfrica aún siguen peleando y ahora más que nunca es necesario unir su lucha a la de sus hermanos de clase de Burundi. ¡POR UNA FEDERACIÓN DE REPÚBLICAS SOCIALISTAS DEL ÁFRICA!

30

Internacionalismo Proletario


BURUNDI Ningún gobierno burgués por más “progresivo” que se muestre puede resolver las urgentes necesidades de las masas, exacerbadas por la crisis agónica del capitalismo mundial; la única salida posible es el armamento, los soviets y la toma del poder, es decir, la puesta en pie de un gobierno revolucionario de los obreros, campesinos pobres y soldados rasos. Está revolución no puede quedar aislada, debe soldarse con el combate del proletariado del mundo árabe pero también del continente americano donde los esclavos del África fueron llevados pero donde sus descendientes están ahora peleando en Haití y en las calles de Ferguson y Baltimore, poniendo en pie sus milicias para la auto-defensa, como lo hicieran hace ya medio siglo atrás. Esta revolución debe llegar sobre todo a la Europa esclavista de la mano de las milicias obreras de Dombás, de los trabajadores de Armenia y de los explotados de Grecia que están enfrentando también las políticas de hambre de la burguesía imperialista.

¡ABAJO EL GOBIERNO DE NKURUNZIZA Y SUS ELECCIONES FRAUDULENTAS! ¡HUELGA GENERAL Y ARMAMENTO DEL PROLETARIADO! ¡POR COMITÉS REVOLUCIONARIOS DE OBREROS, CAMPESINOS Y SOLDADOS RASOS! ¡EXPROPIACIÓN SIN PAGO Y BAJO CONTROL OBRERO DE TODAS LAS TRANSNACIONALES! ¡POR LA NACIONALIZACIÓN SIN PAGO DE LA TIERRA! ¡DESCONOCIMIENTO DE LA DEUDA EXTERNA! ¡LAS DIRECCIONES REFORMISTAS DEBEN ROMPER SU COLABORACIÓN CON LA BURGUESÍA Y LLAMAR A LOS PUEBLOS DEL ÁFRICA A SOLDARSE EN UNA SOLA REVOLUCIÓN CONTRA EL HAMBRE, LA ENFERMEDAD Y LA MUERTE A LA QUE NOS CONDENA EL CAPITALISMO EN SU FASE IMPERIALISTA DE DECADENCIA! ¡POR UN GOBIERNO PROVISIONAL REVOLUCIONARIO DE LOS OBREROS, CAMPESINOS Y SOLDADOS RASOS! ¡POR LA REFUNDACIÓN DE LA CUARTA INTERNACIONAL Y SU SECCIÓN AFRICANA!

¡REVOLUCIÓN EN BURKINA FASO!

Internacionalismo Proletario

A finales de octubre del 2014, los explotados de este país del África Occidental salieron a combatir a las calles abriendo la revolución que derrocó el gobierno de Blaise Compaoré. Sin embargo, el general Honoré Traoré, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, asumió la jefatura del Estado con la promesa de llamar a elecciones. Posteriormente, la cúpula del ejército tomó la decisión, en pacto con los partidos burgueses de oposición, que sea el militar Isaac Zida quien asuma el gobierno interino. Mientras tanto la ONU, junto a la “Unión Africana” de gobiernos lacayos (Ghana, Nigeria, Senegal, entre otros), “presionaron” a Zida para que en dos semanas deje el poder a favor de un civil, siendo finalmente nombrado Michel Kafando, diplomático representante del país frente a la ONU imperialista. Mientras tanto las masas seguían asediando la capital apostadas en la “Plaza de la Nación”. “Los militares nos han robado la revolución”, decían las pancartas en una de las manifestaciones. Cómplices de este robo fueron las direcciones reformistas que llamaron a las masas abandonar las calles y aguardar hasta las próximas elecciones ofrecidas para fines de este año. Gracias a esta política internacional de colaboración de clases, la burguesía ha logrado salir temporalmente de su crisis de dominio, pero ahora tiene que lidiar con los nuevos levantamientos revolucionarios de los esclavos del África Negra, deseosos de seguir el camino de los únicos hombres justos de Burkina Faso: los trabajadores del campo y la ciudad.

31


,

tina

U, M

o, éxic

os

otad

xpl sye

E.U en E

cran

,U tina

en

Arg

ales ia, P

rero

ob a de n e o… ond la c l mund a e te Fren y todo ú Per

Frente a la gran crisis mundial del sistema capitalista, la burguesía sigue impulsando una terrible ofensiva de sangre y fuego contra la clase trabajadora sin distinguir fronteras o creencias. Contra la revolución proletaria ha concentrado sus fuerzas, invadiendo Yemen, aplastando la revolución en Burundi, imponiendo el genocidio en Siria de la mano de Al-Assad, la dictadura fascista en Ucrania y los bombardeos del sionismo contra Palestina. Sin embargo, esta ofensiva se extiende por todo el mundo no solo sobre los países atrasados sino también sobre los avanzados. Como bien afirma Lenin: “En ninguna parte el capital domina tan cínica e implacablemente y en ninguna parte se manifiesta eso con tanta claridad como precisamente en estos países, a pesar de que son repúblicas democráticas, por muy elegantemente ataviadas que estén, y a pesar de todas las palabras sobre la democracia del trabajo y la igualdad de todos los ciudadanos”. Y de esto mismo hemos sido testigos con el asesinato de proletarios de color en Ferguson-EEUU, Baltimore y ahora en Carolina del Sur, en el corazón mismo de la bestia imperialista mientras siguen en prisión como rehenes de la burguesía Mumia Abu Jamal, Leonard Peltier y miles de explotados y oprimidos presos por luchar. Allí está todavía Guantánamo como centro mundial de la tortura y emblema criminal del colonialismo norteamericano, junto con miles de bases militares y cárceles secretas esparcidas por todo el mundo. Y si en las grandes metrópolis del imperialismo la democracia es una mentira, en los países atrasados es una vulgar estafa. Como en Egipto donde la burguesía impuso la trampa de las elecciones para terminar luego liberando a Mubarak y declarando la pena de muerte contra manifestantes. En

Ucrania siguen torturados en las cárceles del régimen de transición fascista cientos de explotados mientras otros son perseguidos o asesinados por simpatizar con el levantamiento obrero del Este. En Palestina más de 12 mil presos siguen pudriéndose en las cárceles del Estado yanqui-sionista de Israel mientras el pueblo pobre palestino aún sufre las consecuencias del último bombardeo genocida. En Perú se pretende condenar a cadena perpetua a los campesinos pobres del Baguazo mientras ahora también han sido encarcelados decenas de los combatientes del último levantamiento contra las trasnacionales mineras. En Argentina sobre los obreros de las Heras se está imponiendo la cadena perpetua de la mano de la justicia videlista del gobierno bolivariano de Kirchner. Sin embargo, vemos como la izquierda reformista internacional cumple su pérfido rol pacifista, no solo en los combates ofensivos sino también en la resistencia frente al problema de los presos y procesados. A los obreros de las Heras se los ha abandonado a su suerte como quedó demostrado hace ya más de un año cuando un solo delegado internacional llegó desde Perú, votado por bases obreras y estudiantiles, militante de nuestra organización, para acompañar a los trabajadores petroleros. El mismo Frente de Izquierda y los Trabajadores-FIT de Argentina levanta una política reformista frente a esta cuestión sembrando falsas ilusiones en los métodos parlamentarios y judiciales mientras es sostenido por decenas de grupúsculos estalinistas y morenistas que orbitan a su alrededor. La LIT-CI por ejemplo, fiel a sus principios reformistas, no tiene reparos en llorar la muerte de policías caídos sirviendo a la burguesía. Es por eso que en Perú han abandonado también a los presos del

Baguazo apoyando por el contrario que los sindicatos hagan foros parlamentarios con ex ministros asesinos como Yehude Simon. Así compiten con los maoístas del MOVADEF que con su consigna general de “liberación de los presos políticos” están reclamando también la amnistía para Fujimori, Montesinos, policías y ronderos fascistas, todo sea por la bendita “reconciliación nacional”. En Chile estudiantes siguen presos o procesados mientras la muerte de delegados obreros sigue impune. En Colombia los sindicatos sufren asesinatos diarios y cientos de explotados llenan sus cárceles bajo la guerra sucia lanzada por la burguesía. Ha quedado demostrado entonces que bajo la dirección del reformismo el proletariado seguirá paralizado observando como sus hermanos son procesados, presos y torturados. Solo con los métodos históricos del proletariado, con la movilización, la huelga y la revolución será posible liberar a nuestros presos, fortalecer nuestras filas y terminar por derrotar y derrocar a la burguesía.

Nikos Romanov, joven griego preso en la cárcel del gobierno de Syriza

¡TODOS A LAS CALLES POR LA LIBERACIÓN DE NUESTROS PRESOS POR LUCHAR! ¡LAS DIRECCIONES REFORMISTAS DEL PROLETARIADO LATINOAMERICANO Y MUNDIAL DEBEN ROMPER YA CON LA BURGUESÍA Y CONVOCAR A LAS MASAS A COMBATIR CON SUS PROPIOS MÉTODOS POR LA LIBERACIÓN DE TODOS NUESTROS PRESOS POR LUCHAR POR LOS DERECHOS DE EXPLOTADOS Y OPRIMIDOS! ¡POR LA LIBERACIÓN DE NUESTROS HERMANOS DE CLASE PRESOS POR LUCHAR CONTRA LA BURGUESÍA EN BURKINA FASO, MÉXICO, EEUU, PALESTINA, UCRANIA, SIRIA, EGIPTO, PERÚ, ARGENTINA, CHILE Y TODO EL MUNDO! ¡POR LA EXPROPIACIÓN SIN PAGO Y BAJO CONTROL OBRERO DE TODAS LAS TRANSNACIONALES Y BAN 32 Proletario QUEROS IMPERIALISTAS QUE SON LOS QUE ORDENAN DESDE SUSInternacionalismo DESPACHOS LAS CONDENAS Y ASESINATOS DE NUESTROS HERMANOS DE CLASE!

Internacionalismo Proletario N° 5  
Internacionalismo Proletario N° 5  
Advertisement