__MAIN_TEXT__

Page 1

1

Â


2


Índice de contenidos  

3

Indice de contenidos

4 - 5

Biografías de los editores

6 - 8

Los tres amigos, por Randall Blake

9 - 11

K(VIII)lin, por Marianela Cintrón

12 - 14

Una noche en el castillo, por Mary-Catherine Clark

15 - 16

El fantasma del edificio académico, por Elizabeth Cuellar

17 - 19

Calabaza Negra , por Michelle Estrada

20 - 21

Un amigo silencioso, misterioso, por Steven Gooch

22 - 23

El payaso, por Avery Harris

24 - 26

Pelo el color de miel, por Piper Heide

27 - 29

La planeta nueva, por Jeb Kendrick

30 - 31

El hospital embrujado, por Elena Khalaf

32 - 34

Los espejos, por Bailey Kropp

35 - 36

La marca roja, por Zoe Leibowitz

37 - 39

La noche que iba a recordar para siempre, por Kevin Martinez

40 - 42

El día que empecé a bailar, por Ella Maxwell

43 - 45

El cumpleaños de María, por Jessica McComb

46 - 49

Una mujer libre, por Hannah McComb

50 - 52

La tierra del pecado, por William McCoy

53 - 54

La cara de Rubén, por Jaqueline Medrano

55 - 57

Ana, por Leslie Mitchel

58 - 61

Las rocas, por Darryl Mohr

62 - 65

Un noche en el bosque, por Aidan Read

66 - 68

La criatura, por Michelle Schulz

69 - 70

La maldita misión, por Noah Simpson

71 - 74

El hombre de dialectos, por Zachary Turman

75

El Fin

3


Los Editores  

E ​ lena Khalaf ¡Hola!  Mi llamo Elena Khalaf y yo soy del lado norte de Houston, cerca  de  The  Woodlands.  ​Tengo  veinte  años  y  soy  una  estudiante  de  tercer  año  aquí,  en  la  Universidad  de  Texas  A&M.  Actualmente  estoy  estudiando  comunicaciones  y  quiero  ir  a  publicidad  y  marketing.  Me  encanta  viajar  con  mi  familia también. He estado en más de doce países  y  me  encanta  aprender  sobre  las  diferentes  culturas en todas partes que  voy.  Me  gusta  escuchar  música  todo  el  tiempo  con  mí  misma  y  mis  amigos  a  pasar  tiempo.  También,  durante  el  tiempo  libre,  me  gusta  mirar  Youtube,  Netflix,  y  Hulu.  Me  gusta  pasar tiempo con mi familia  y  mis  amigos  por  ir  a comer y ir de aventuras fuera. También me gusta hacer ejercicio cuando no tengo  mucho para estudiar para la escuela.  

 

M ​ ary-Cate Clark Hola,  me  llamo  Mary-Cate,  pero  mis  amigos  me  llaman  “MC”.  Soy  de  Temple, TX y tengo veintiún años. Tengo cuatro hermanos y soy la mayor  hija  en  mi  familia.  En  mi  tiempo  libre  me  gusta  pasar  tiempo  con  mis  amigos,  cocinar,  bailar  salsa  y  ​two-step​,  leer  libros  de  religión  y  filosofía,  hacer  ejercicio, cantar y estar afuera. En mi tiempo en Texas A&M, estudié  biología  molecular  y  celular  y  español.  En  agosto,  voy  a  empezar  mis  estudios  de  medicina  en  la  escuela  de  medicina.  Quiero  ser  una  pediatra  y  trabajar con los niños y sus familias.  

 

S​ teven Gooch ¡Howdy!  Me  llamo  Steven  Gooch. Soy de la pequeña ciudad de Iola, Texas.  Ahora,  estoy  en  mi  segundo  año,  estudiando  negocios  en  Mays  Business  School.  También  tengo  una sub-especialización en español. Trabajo en The  Barracks  Townhomes  en  el  arrendamiento.  Durante  mi  tiempo  libre,  me  gusta  visitar  lugares  nuevos  en  Bryan/College  Station  o  pasar  un  rato  con  mis  mejores  amigos.  En  los  años  que  vienen,  ojalá  que  yo  pueda  viajar  mucho, explorar la vida, y encontrar personas interesantes.  

  4 


Randy Blake ¡Bienvenido!  Me  llamo  Randy  Blake.  Soy  de  una  ciudad  en  el  norte  de  tejas  que  se  llama  Melissa.  Tengo  veinte  años  y  estoy  estudiando  comunicaciones  y  negocios.  Tengo  una  hermana  que  se  llama  Suzi  quien  juega  voleibol  en  New  Jersey.  Me  encanta  viajar  a  lugares  nuevos  mientras  que  grabó  videos  de  esos  viajes  porque  entonces  puedo  compartir  esas  experiencias  con  mi  familia.  En  mi  tiempo  libre  me  gusta  ir  al  gimnasio  para  hacer  calistenia  y  levantar  pesas.  También  me  gusta  leer  y  siempre  estoy  queriendo  aprender  más  en  general.  Creo  que  la  cosa  más  importante para mí es probablemente pasar  tiempo  con  mis  amigos  mejores.  Específicamente,  no  solamente  pasar  tiempo  con ellos pero construir  esas relaciones de calidad por el tiempo que paso con ellos. Finalmente, tengo una pasión para aprender  español  porque  muchos  de  mis  primos  y  parientes  pueden  hablar  múltiples  idiomas.  Creo  que  aprender un lenguaje es muy beneficioso y abre tu mente. 

Avery Harris   ¡Hola!  Me llamo Avery Harris y yo tengo veinte años. Soy de Bridge  City,  Texas,  y  estoy  estudiando  en  la  Universidad  de  Texas  A&M.  Me  especialización  es  las  ciencias  políticas,  yo  espero  que  use  mi  título  para  ser  una  abogada  internacional.  Yo  tengo  una  familia  pequeña:  mi  madre,  mi  padre,  mi  hermano  mayor  y  yo.  Mi  familia  vive  en  Bridge  City,  pero  yo  vivo  sola  en  College  Station,  Texas.  También  tengo  dos  perros:  Koda  y  Kali.  Ellos  tienen  mi  corazón.  Algunas  cosas  que  me  gusta  hacer  son  cocinar,  hacer  arte,  y  tocar  ukulele.  Otra  cosa  que  me  gusta  hacer  es  aprender  lenguajes.  Yo  hablo  inglés,  español,  y  un  poco  de  ruso.  El  próximo  semestre,  yo  voy  a  estudiar  en  el  extranjero  en  Saint Petersburg, Rusia, para trabajar en mis habilidades del ruso.  

Michelle Schulz   ¡Hola!  Me  llamo  Michelle  Schulz.  Soy  de  Houston,  Texas  y  tengo  veinte  años.  Tengo  un  hermano  mayor  que  se  llama  John  Ross.  Ahora  vivo  en  College  Station  y  soy  una  estudiante  de  la  Universidad  de  Texas  A&M.  Yo  estudio  la  ciencia  biomédica  con  un  certificado  en  español  y  una  subconcentración  en  negocios.  Estoy  en  mi  tercer  año de estudios. Estoy en la sociedad Pre-Vet y el  equipo  de  escalada.  Me  gusta  escuchar  la  música,  ver  películas  y  programas  de  televisión  y  jugar  con  mis  perros.  Otra  actividad  que  me gusta es viajar o acampar en lugares más hermosos.   

5


Los tres amigos Randy Blake    Había  tres  amigos.  Timmy,  Callie  y  Cristyn.  Nuestra  historia  empezó dentro de la casa  de  Timmy.  Todos  de  ellos  estaban  jugando  juegos  y  escuchando  música  aterrador.  La  casa  tenía  solamente  una  puerta  y  unas  pantallas  que  no  pudieron  cerrar.  Las  pantallas  no  podían  cerrar  porque  Cristyn  los  rompió  mientras  jugaba  fútbol  dentro  de  la  casa.  A  veces  las  luces  trabajaban  pero  no  todo  el  tiempo.  La  casa  tuvo  mucha  problemas  pero  Timmy  no  quiso  arreglarlos.  Los  tres  amigos  empezaron  a  hablar  sobre  esta  chica  que  a  Timmy  le  gustaba.  Timmy  se  preguntó,  — ​ “​ Cómo  puedo  hablar  con  esta  chica?"—  Callie  responde​—“​   Usted  necesita  tener  confianza  y  hacer  las  cosas  con  un  propósito.  — ​ “​ Chicas les gustan eso”​— Callie  explicó.  Repentinamente,  hubo  un  sonido.  — ​ “​ Qué  fue eso?"— Cristyn susurró. Miraron a los  pantallas  pero  no  vieron  nada.  — ​ “​ Qué  hacemos?"—  Timmy  se  preguntó.  — ​ ​“Pues  este  es  tu  casa  por  eso  pienso  que  deberías  mirar afuera.”​— Callie dijo. — ​ ​“Eres muy chistoso.”​— Timmy  dijo sarcásticamente.   Timmy  caminó  a  la  puerta  con  vacilación.  El  miró  afuera  pero  no  vio  nada.  Repentinamente  el  vi  algo  en  la  distancia. Timmy preguntó Cristyn para una linterna. Cristyn  da  la  linterna  a  Timmy  y  anduvia afuera. — ​ ​“Estoy nervioso”​— Callie dice. — ​ “​ Que deberíamos  hacer?"—  Cristyn  pregunte  Callie.  — ​ ​“Creo  que  deberíamos  siguiendo  Timmy  y  ayuda  a  encontrar  que  la  cosa  es.”​—  ​Callie  y  Cristyn  agarran  dos  linternas  y  siguiendo  para  Timmy.  Había  una  problema.  Callie  y  Cristyn  no  pudieran  a  encontrar  Timmy.  En  este  punto,  ellos  han  buscado  para  una  hora  intentar  para  encontrar Timmy y no tenían mucho suerte. — ​ “​ Qué  hacemos  ahora?"—  Callie  preguntó.  Sin  saber  qué  hacer,  ellos  empezaron  volver  para  la  casa.  Cuando  se  volvieron  a  casa,  Callie  fue  al  baño  y  Cristyn  fue  a  la  sala  para  llamar  la  policía.  El  problema  fue  que  no  había  servicio  en  sus  teléfonos.  Ellos  esperaron  para  treinta  minutos  cuando  ellos  escucharon  una  sonida  a  dentro  del  garaje.  Lo  fue  Timmy.  —"¿Donde  estabas?"—  Cristyn  gritó.  Pero  no  hubo  una  respuesta.  En  lugar,  Timmy  gritó,  —"¿Quién  tiene  los  pisos  fangosos?"—  Confundo,  Cristyn  caminó  por  el  cuarto  y  veas  las  huellas  en  los  pisos.  Su  corazón  se  detiene.  — ​ “​ No  caminábamos  por  el  garaje”​—  Cristyn  explicó.  Pronto,  Callie  venga  para  ver.  También,  ella  explica  que  no  caminábamos  por  el  garaje  y  no  sabemos  como  las  huellas  están  allí.  Pánico  empieza.  Repentinamente,  la  puerta  se  cerró de golpe. Ellos  corren  afuera  por  el  garaje.  Cristyn  pregunte,  —"¿Qué  hacemos  ahora?"—  Callie  no  puede  respirar.  Ella  tiene  es  más  miedo  de  todos.  Timmy  está  en  pánico.  Cristyn  es  la  persona  solamente  que  esta  tiene  una  mente  clara.  — ​ “​ Piensa, Piensa, Piensa”​— Cristyn dice. Él trata de  llamar  la  policía  pero  no  tiene  servico.  Finalmente,  Cristyn  tiene  una idea. Primero, él necesita 

6


hablar con  sus  amigos.  El  consuela  Callie  y  la  dice  para  respirar.  Luego,  el  dice  Timmy  que  se  enfoque. Cristyn les dice el plan.  Primero,  ellos  necesitan  correr  por  el garaje para obtener útiles como una pala para usar  como  un  arma.  Segundo,  ellos  necesitan  escalar la casa y se paran en el techo. Esta ubicación va  a  ayuda  con  el  servicio  mal  en  sus  teléfonos.  Ellos  están  ilusionados  pueden  hacer  el  llamar.  Siguiendo,  van  a  llamar  a  la  policía y se esperan para ellos venir. Todos ellos estaban satisfechos  con  el  plan  y  listo  para  empezar.  Naturalmente,  ellos  continúan  con  el  plan.  Empiezan  para  caminar  al  garaje.  Estaban  muy  tranquilo  y  cauteloso.  Ellos  llegaban  al  garaje  y  tomaron  tres  palas.  Proximo,  ellos  fueron  al  techo.  Ellos  encontraron  como  y  donde  para  escalar  y  hizolo.  Encima  de  el  techo,  ellos  escucharan  un  fuerte  estruendo.  — ​ “​ Qué  fue  eso?"—  Timmy  pregunte.  Pronto,  ellos  ven  una  sombra  entrar  la  casa.  Se  miraron  con  miedo.  Rápidamente  Cristyn  trata  llamar  la  policía.  Pero,  como  él  está  llamando,  él  deja  caer  su  teléfono.  Silencio.  Ninguno  dicen  algo  para  minutos.  Ninguno  saben  qué  hacer.  No  hubo  servicio  excepto  encima  del  techo.  Cristyn  decidió  para  encontrar  su  teléfono.  Fue  muy  arriesgado.  Pero  era  la  única  manera.  Timmy  y Callie espera encima del techo mientras Cristyn comienza a bajar. Tan  pronto  como  Cristyn  llega  a  su  teléfono,  hubo  un  grito. Algo de dentro la casa agarró Cristyn.  Callie  empezó  llorar.  Timmy  decidió  que  el  necesito  ayuda.  Primero,  el  se  calmo  Callie  y  él  esperó  a  que ella dejara de llorar. Segundo, Timmy empieza para la casa para encontrar Cristyn.  Él  bajó  el  techo  y  el  entro  a  la  casa.  La  casa  es  completamente  negra.  Timmy  no  podría  encontrar  las  luces  y  no  oye  nada.  Timmy  caminó  lentamente  por  la  casa.  Repentinamente,  hubo  un  sonido.  Era  una  sombra  en  la  cocina.  Timmy  susurra,  —"¿Es  que  Cristyn?"—  Ninguna  respuesta.  El  repitio  la  pregunta.  — ​ “​ Es  que  Cristyn?"—  De  nuevo,  no  hubo  una  respuesta.  Timmy  oye  pasos.  —"¿Quien  esta  ahi?"—  Timmy  pregunte.  Para  su  sorpresa,  Cristyn  aparece.  —"¿Que  tal  wey?"— Cristyn pregunte. — ​ “​ ¡¿Que estas pensando!?"— Timmy  gritó.  Cristyn  sale  de  la  casa  y  no  habló.  Timmy  gritó  y  él  siguió  Cristyn.  Fuera  de  la  casa,  Timmy  no  podría  encontrar  Cristyn.  El  no  estaba  por  ningún  lado.  —"¿Dónde  está  Cristyn?"—  Timmy  pensó.  Timmy  buscaba  a  Callie.  El  no podría ver ella. El decidió escalar el  techo  para  ver  mejor.  Desafortunadamente,  el  no  vio  Callie.  —"¿Donde  esta  todos  mis  amigos?"—  Timmy  gritó.  Él  empezó  a  entrar  en  pánico.  El no podría encontrar Cristyn. El no  podría  encontrar  Callie.  El  no  podría  encontrar  el  teléfono.  El  no  podría  encontrar  nada.  —"¿Qué  debería  hacer?"—  Timmy  gritó.  Repentinamente,  hubo  un  sonido  detrás  de  él.  Él  miró  y  vio  Cristyn  y  Callie  en  la  piscina  en  el  patio  trasero.  También  había  alguien  más.  ¡Los  padres  de  Timmy!  Timmy  no  podía  creerlo.  Timmy  gritó  y  pregunte  todos  los  ellos  en  la  piscina,  —"¿Quién  está dentro de nuestro casa?"— La mama de Timmy responde que su padre  tenía zapatos embarrados. Por eso hay barro en la casa.  

7


Ahora que  Timmy  sabía  dónde  están  todos,  él  saltó  del  techo  y  va  a  su  cuarto  para  dormir.  Timmy  preparó  para  la  cama  y  se  acuesta. Repentinamente, la lámpara se apagado y la  sombra sale volando por la ventana.     

8


K(VIII)lin Marianela Cintron    Hace cincuenta años…  Con  la  carta  de  amor  en  su  mano,  el  hombre  caminó  sobre  el  campus  de  Texas A&M.  Era  un  fresco  día  de  octubre  en  College  Station.  La  letra  era para su amor, pues, con suerte, su  amor,  Kaitlyn.  Él  tuvo  PHYS  208  con  ella,  y  se  sentaba  dos  filas  detrás  de  ella.  Antes  del  comienzo  de  la  clase,  el  hombre  iba  a  dar  la  carta  a  su  amor  Kaitlyn  y  esperaba  para  ver  si  ella  sentía  lo  mismo.  El  hombre  la  vio  entrar  a  la  clase,  le  dió  la  carta,  y  esperó  mientras  que  ella la  leía.  Pero  cuando  ella  se  enojó,  su  corazón  se  rompió. “Absolutamente no,” —ella se lo dijo—.  “Mi  nombre  está  escrito ‘C-A-Y-T-E-L-I-N-N-E’, —no con la letra ‘K’.”— Se rio del hombre y  salió  de  la  clase,  aunque  había  un  examen  en  la  clase  ese  día.  El  hombre,  con  el  corazón  roto,  desapareció. Nadie nunca vio de él después de ese día…    Un mes atrás…   Ella  estaba  terminando  de  poner  el  toque  final  a  su maquillaje cuando su amiga entró a  su  dormitorio. “¡Qué linda Caitlin!” —exclamó su amiga—. “Pero…” —ella se detuvo a pensar,  insegura  sobre  sus  siguientes  palabras.  —“No  tienes miedo del fantasma? El fantasma que odia  cada  niña  con  el  nombre  que  suena  como  ‘Katelin’?  Recuerdo  lo  que  pasó  a  Caitelind  en  su  veintiún  cumpleaños  dos  años  pasados…”—  la  amiga  de  ella  hizo  una  pausa,  porque  ella  no  quería  recordar  los  eventos.  Ese  día era el veintiún cumpleaños de Caitlin, y mientras ella había  oído  sobre el fantasma que se aparecía en Aggieland, ella no le importaba. Solo quería divertirse  ese  día.  —“No  te  preocupes  Madeleine,  hoy  vamos  a  divertirnos.”—  Las  niñas  continuaron  preparándose  por  la  noche,  pero  ahora  el  aire  estaba  lleno  de  aprensión  e  incertidumbre.  Cuando  había  una  llamada  fuerte  a  la  puerta,  Caitlin  saltó  y  su  amiga  gritó  un  poquito.  Ellas  hicieron  contacto  visual  rápido  y  Caitlin  soltó  una  risa  nerviosa:  —"No  tenemos  nada  que  temer,  ¡sólo  Josh  está  aquí  para  recogernos!"—  Su  amiga  le  devolvió  la  risa  nerviosa:  —"Sí,  lo  sabía,  no  es  cómo  si  hubiera  pensado  que  era  el  fantasma  o  algo  así...  "—.  Las  chicas  se  amontonaron  en  el  fondo  del  coche  de  Josh  y  cabalgaron  hacia  el  destino de la celebración del  cumpleaños  de  Caitlin,  el  bar  Icon.  Caitlin,  todavía  asustadiza  desde  la  conversación  anterior,  pensó  que  ella  escuchaba  gritos  cuando  había  entrado  al  bar.  Pero  no,  sólo  había  un  coro  de  vítores  desde  sus  amigos  quienes  estaban  allí  para  celebrar  su  veintiún  cumpleaños.  Con  su  primer  bebida  legal  en  su  mano,  Caitlin  tintineó  su  cristal  al  cristal  de  su  amiga  Madeleine.  “¡Esta  noche  es  para  mí!”  —ella  exclamó—.  “¡No  hay  fantasmas  y  no  habrá  fantasmas  que  arruinen  esto!”  Las  amigas  bebieron  sus  bebidas  y  se  divirtieron.  Más  tarde  en  la  noche,  la  9 


canción favorita  de  Madeleine  y  Caitlin  comenzó  a  sonar.  Pero  cuando Madeleine se giró para  agarrar  la  muñeca  de  Caitlin  para  llevarla  al  piso,  se  había  ido.  Este  tiempo,  hubo un grito real  desde  Madeleine  porque  el  fantasma  atrapó a su mejor amiga. La policía inmediatamente cerró  a Icon después del incidente, pero a Caitlin nunca la volvió a ver…     Una semana atrás…   Un  cumpleaños  en  octubre  no  era  una  cosa  rara,  pero  quizás  un  cumpleaño  en  31  de  octubre  era  especial.  Aún  más  si  tus  padres echaban una maldición sobre tu vida a través de un  nombre  como  Katelyn.  Esto  fue  el  caso  para  Katelyn  Scott,  una  estudiante  en  Texas  A&M  universidad.  Hoy,  Halloween,  era  el  veintiún  cumpleaños  de  Katelyn.  En  este  punto  habían  habido  bastantes  desapariciones  de  otras  chicas  con  nombres  que  sonaban  como  ‘Katelynne’,  pero la policía había renunciado todos los casos. Según la policía, en todos los casos de personas  desaparecidas  había  una  falta  total  de  evidencia para la desaparición de cada chica. También, la  universidad  se  negaba  a  reconocer  todos  los  incidentes.  Para  Katelyn  Scott,  ella  sabía que cada  desaparición  era  real  y  cada  historia  detrás  de  cada  desaparición.  Sí,  cada chica con un nombre  que  sonaba  como  ‘Catelyn’  y  estaba  celebrando  su  veintiún  cumpleaños,  pero  también,  cada  chica  estaba  sola.  Todo  lo  que  Katelyn  quería  era  graduarse  y  encontrar  un  buen  trabajo;  ella  no  tenía  el  tiempo  de  luchar  contra  un  fantasma.  Determinada  a  vivir  más  allá  de  la  medianoche  en  su  veintiún  cumpleaños,  ella  creó  un  plan.  Katelyn  vivía  sola  en  una  casa  que  no  estaba  muy  lejos  del  campus,  pero  ella  se  negaba  a  estar  sola  esa  noche.  Katelyn  invirtió  la  mayor  parte  de  su  dinero  para  su  Aggie  Ring,  y  en  vez,  compró  múltiples  cámaras.  Mientras  ella  esperaba  comprar  su  Aggie  Ring,  no  le  importaba  si  desapareciera  esa  noche.  Había  planeado  capturar  cada  segundo  de  la  noche  de  su  veintiún  cumpleaños  en  video  con  las  cámaras.  En  lugar  de  globos,  Katelyn  decoró  su  sala  con  las  cámaras.  Ella  tenía  la intención de  pasar  la  noche  en  su  sala,  donde  ella podría estar rodeada de las cámaras mientras comía helado  y  miraba  Netflix.  No  le  importaba,  porque  ella solo quería sobrevivir. Ella sabía que el resto de  las  desapariciones  ocurrieron  cuándo  nadie  podría  ver  a  la  niña,  y  por  supuesto  ella  se  negó  dejar  que  le  pasara  lo  mismo  a  ella.  Katelyn  planeaba  transmitir  en  vivo  toda  la  noche  para  sobrevivir  hasta  el  día  siguiente.  Las  cámaras  que  ella compró estuvieron configuradas a grabar  e  inmediatamente  a  guardarse  en  su  computadora.  De  esa  manera,  habría  evidencia  después.  Además  de  las  cámaras,  en  su  laptop  ella  tenía  abierta  una  transmisión  en  vivo  de  Facebook  y  en  su  teléfono  ella  tenía  una  transmisión  en  vivo  de  Instagram.  No  fue  difícil  encontrar  y  conseguir  los  espectadores,  especialmente  de  las  conspiracionistas  y  los  fanáticos  de  los  fantasmas.  “¡Hola  a  todos!”—  saludó  a  las  cámaras.  —”Mi  nombre  es  Katelyn,  eso  está  escrito  K-A-T-E-L-Y-N,  y,  como  todos  ustedes  ya  saben,  hoy  es  mi  veintiún  cumpleaños.”—  Ella  se  10 


tomó un  segundo  para  calmar  su  corazón  acelerado  y  reunirse  sus  pensamientos.  Si  algo  iba  a  suceder  esa  noche,  ella  quería  ser  recordada  con  gran  respeto.  —  “Se  rumora  que  A&M  tiene  un  fantasma  del  campus  que  persigue  a  todas  las  chicas  llamadas  Caetlin.  He  estado  haciendo  mi  investigación,  y  me  parece  que  cada  desaparición  pasada  ocurre  una  vez  que  Keightlin  estaba  fuera  de  la  vista  de  todos  los  demás.  ¡Ahí  es  donde  todos  ustedes,  mis  espectadores,  me  ayudarán!  Tengo  todas  mis  luces  encendidas  con  una  multitud  de  cámaras  instaladas  en  mi  sala.  Esto  garantiza  que  tendré  muchos  ojos  sobre  mí  en  todo  momento.  Disfrutaré  de  mi  veintiún  cumpleaños  aquí  en  mi  sala,  comiendo  helado  de  pastel  de  cumpleaños  y  viendo  Netflix,  probablemente  The  End  of  The  F***ing  World.  Pero  lo  más  importante,  sobreviviré  esta  noche.”—  Ella  hizo  una  pausa  para  leer  los  comentarios  que  llenaban  la  pantalla  de  su  teléfono,  principalmente  de  apoyo. —”¡Así que gracias a todos por acompañarme! Mi objetivo  es  sobrevivir  hasta  pasada  la  medianoche.”—  Katelyn  se  acomodó  en  su sofá, y con su primera  tina de helado y una cuchara en la mano, ella pulsó el botón de play.  Cuando  se  acercaba  la  medianoche,  Katelyn  revisó  su  teléfono  y notó que tenía casi un  mil  espectadores  en  ambas  Facebook  e  Instagram.  “¡Wow!”  —  exclamó  ella.  —  “¡Estoy  agradecida  de  que  todos  están  tan  apasionados  por  mi  supervivencia  esta  noche!”  —  Ella  vió  que  algunos  espectadores  estaban  dedicados  a  mantener  una  'cuenta  regresiva'  actualizada  en  los  comentarios.  Con  300  segundos  restantes,  exactamente  cinco minutos, Katelyn comenzó a  sentir un poco de ansiedad en su pecho. “No sé por qué,” — ella comenzó a decir a las pantallas  de  sus  dispositivos,  —  “pero  de  repente,  estoy  muy  nerviosa.  No ha ocurrido nada hasta ahora  esta  noche,  pero  todavía  tengo  miedo  de  que  algo  puede ocurrir en el último minuto.” — Tan  pronto  como  terminó  su  oración,  hubo  una  descarga  eléctrica  y  se  apagaron  todas  las  luces de  la  casa  de  Katelyn.  Ni  siquiera  una  segunda  después,  las  luces  volvieron  a  encenderse,  pero  ya  era  demasiado  tarde.  Cuando  la  sección  de  comentarios  comenzó  a  inundar  con  palabras  de  angustia  y  luto,  todo  lo que las pantallas reflejaban era la sala de estar vacía, solo con una cuesta  en el sofá donde Katelyn estaba sentada momentos antes.    Hoy…  “...y  ese  fue  la  última  momento  que  se  vio  a  Katelyn.”  —  dijo  el  reportero.  —  “Ella  es  la  vigésima desaparición en los últimos 20 años. El fantasma permanece en libertad en A&M...” 

11


La noche en el castillo Mary-Catherine Clark    La  historia  sucede  en  un  pequeño  pueblo  de  suroeste  de  Alemania,  Bisingen,  en  el  año  1387.  Una  criada  que  trabaja  en  el  castillo  Hohenzollern  narra  la  historia  misteriosa  en  una  serie de cartas a su mejor amiga que vive en un pueblo cerca de Berlín.     Hola Gretchen,   Hoy  el  problema  siguió.  Todos  en  la  casa  tienen  miedo  y  no  saben  la  causa.  Ayer,  otra  persona  desapareció.  La  última  vez  que  esto  sucedió,  Beatrisa,  la  hija  del  chef,  estaba  perdida.  Esto  ocurrió  la  semana  pasada.  Ninguno  pudo  encontrar  a  la  hija.  Beatrisa  tenía  dieciocho  años.  La  vez  anterior,  fue  la  hija  del  mayordomo  del  castillo.  Su  hija,  Friederika,  que  tenía  dieciocho  años  también.  Esta vez, fue la hija del Señor de la casa, el Señor Hans Wasser. Hoy, el  Señor  y  la  Señora  Wasser  se  preocuparon  por  su  hija.  La  niña  se  llama  Adeline  Wasser  y  ella  tiene  dieciocho  años  como  las  otras  chicas.  Ella  conoció  a  un  hombre,  Finn,  que  vivía  en  una  casita  de  campo,  cerca  del  pueblo.  Finn  tenía  veintitrés  años  y  vivía  en  el  castillo cuando él era  más  joven.  Nuestro  castillo  está  en  la  cima  de  una  colina,  dentro  de  un  bosque que nos separa  del  pueblo.  Este  hombre  trabaja  para  el  panadero,  el  Señor  Schmidt.  Debido a esto, el hombre  no podía ver a ella excepto cuando llevaba el pan al castillo.   Yo  ayudé  a  criar  a  las  chicas.  Las  tres  chicas  eran  muy  buenas  amigas,  porque  ellas  crecieron  juntas.  Recuerdo  que  cuando  ellas  eran  cuatro  años  y  jugaban  en  los  terrenos  del  castillo.  Pero  ahora,  todas  han  desaparecido.  Creo  que  fue  hace  cinco  años  cuando  la  Señora  Wasser  dijo  que  Adeline  no  podía  ser  amiga con las dos chicas, Beatrisa y Friederika. La Señora  no  les  gustaba  estas  chicas  porque  sus  familias  eran  peores  en  su  opinión.  También,  ella  no  quiso  que  Adeline  compartiera  con  las  otras,  porque  quería  que  Adeline  se  casará  con  un  hombre rico. Fue muy triste para todas las amigas. Sus vidas fueron mejor antes de eso.   Necesito hacer los quehaceres. Te voy a escribir pronto.   Saludos,   Evonne    Gretchen,  Hubo  rumores que Finn fue el responsable por la desaparición de las chicas. En el fin de  semana  pasado,  las  padres  de  Adeline,  el  Señor  y  la  Señora  Wasser,  decidieron  confrontar  a  Finn.  Ellos  creían  que  los  rumores  eran  ciertos.  Hoy,  todos  los  padres  de  todas  las  hijas  le  12 


preguntaron a  Finn  sobre  las  chicas.  Él les dijo que no estaba involucrado en la desaparición de  las  hijas,  pero  que  él  sabía  algunas  cosas sobre lo ocurrido. Él dijo que había visto a las tres hijas  en  el  mes  pasado.  Ellas  fueron  al  mercado  juntas.  Finn  estaba  trabajando  en  la  panadería  a  la  vez.  Él  oyó  que  las  chicas  estaban  hablando  de su amistad secreta. Una chica, Beatrisa, dijo que  las  tres  necesitaban  salir  al  castillo,  finalmente.  Friederika  estuvo  de  acuerdo  con  Beatrisa  y  las  chicas continuaron hablando sobre su plan para la fuga.   Entonces  el  Señor  Wasser le preguntó más. Él le habría gustado dar más detalles sobre la  conversación en el mercado. Sin embargo, Finn tuvo solamente uno más. Finn dijo que las hijas  empezaron a hablar en español antes del final de la conversación…  Los padres estaban furiosos.   Saludos,  Evonne    Gretchen,  Hoy,  Señora  Wasser,  después  de  la  interrogación  de  Finn ayer, busqué algunas pruebas  en la cuarto de Adeline. Ella encontró un boleto a España...  Saludos,   Evonne    Gretchen,   Finalmente,  las  padres  descubrieron  que  el  maestro  de  español  del  castillo  desapareció  también.  En  realidad,  fue  Finn  quién  descubrió  la  verdad.  Finn  estaba  enamorado  de  Adeline  toda  su  vida  y  él  quiso  ayudar  a  los  padres  para  encontrar  a  sus  hijas.  Finn  fue  a  todas  los  cuartos  del  castillo  y  preguntó  a  todos.  Pero,  ninguna  persona  estaba  allí,  ni  el  maestro  don  Quiroz.  Don  Quiroz  tenía  veintisiete  años  y  le  enseñó  a  Adeline.  Al  parecer,  Beatrise  y  Frederiko  fueron  enseñados  por  él  también,  pero  en  secreto.  Él  es  de  una  parte  de España que  se  llama  la  Mancha  y  aprendió  literatura  en  la  Universidad  de  Roma.  ¡Él  viajaba  más  que  una  otra  persona  que  yo  sabía,  Gretchen!  Bueno,  pienso  que todos los padres y yo iremos a España  en la mañana.   Saludo,   Evonne    Gretchen!  Nuestro  viaje  a  España  fue  terrible.  Antes de salir del castillo, el Señor Wasser decidió ir  al  pueblo  para  dar  provisiones  a  nosotros  y  a  los  caballos.  Primero,  nosotros  íbamos  a  la  panadería  de  Schmidt.  Cuando  llegábamos  allí,  el  Señor  Schmidt  nos  dijo  que  Finn  había  13 


desaparecido en  la  noche  pasada.  La  última  vez  que  él  lo  vio  fue  cuando  Finn  había  salido  del  trabajo  y  le  dijo  que  iba  a  la iglesia a orar por Adeline. Desde entonces, nada. Después fuimos a  la  iglesia  a  buscarlo.  La  mañana  era  fría  y  se  oscureció.  Cuando  caminábamos  a  través  de  la  puerta  de  la  iglesia  oímos  un  sonido  que venía del cementerio. El Señor Wasser gritó a su hija y  los  otros  padres de Beatrisa y Friederika hicieron lo mismo. De repente, oí una risa musical. Fue  don Quiroga, él vino detrás de una lápida grande. Él sonrió y dijo,    —Buenos  días  a  todos.  Ustedes  pueden  pensar  cómo  todo  esto  sucedió.  Pues,  yo  les  diré…  estoy  enamorado  de  estas  chicas  y  estaba  enamorado  de  ellas  por  un  largo  tiempo.  Este  año,  decidí  traer  todos,  porque  sabía  que  nadie  quería  amarlas.  El  mes  pasado,  empecé  a  engañar  a  las  chicas.  Primero,  le  dije  a  Frederika  que  quería  llevarla  en  un  viaje  a  España  para  vivir  juntos,  que  tendríamos  una  vida  más  emocionante  ahí.  Sin  embargo,  en  vez  de  llevarla  a  España  la  encerré  aquí  hasta  que  me  pudiera  robar  las  tres  niñas.  Entonces,  borraría  sus  recuerdos y los convertiría en mis esposas y mis esclavas…—  Al  sonido,  el  Señor  Wasser  sacó  su  arma  y  le  disparó  a  don  Quiroz  en  la  cabeza.  Fue  el  fin  de  don  Quiroz,  luego  fuimos  a  buscar  a  las  niñas.  El  padre  de  Beatrisa  encontró  las  tres  dentro  de  la  iglesia  y  debajo  de  la sacristía. Adeline, Frederika y Beatrisa estaban bien, pero don  Quiroz  escribió  todo  su  piel.  En  realidad,  no  pudimos  viajar  a  España.  Las  hijas  fueron  encontradas y el maestro don Quiroz murió para sus crímenes.   Saludos,   Evonne 

14


El fantasma del edificio académico Elizabeth Cuellar    Era  un  escurro  y  tormentoso  día  en  College  Station  Texas.  Cuando  los  estudiantes  entraron  a  la  clase  de  español  302  en  el edificio académico algo estaba diferente. Había un olor  muy  mal.  Olía  como  a  un  animal  muerto  o  como  huevos  podridos  y  no  estaba  el  profesor  Robles.  Los  estudiantes  esperaron  por  veinticinco  minutos  por  el  Profesor  Robles,  pero  no  entró  a  la  clase.  Esto  fue  muy  raro  porque  el  Profe  Robles  siempre  llegaba  a  tiempo  todas  las  clases.  Cuando  Zach,  un  estudiante  de  la  clase,  quiso  ser  gracioso  fue  atrás  del  escritorio  y  encontró  algo que nadie pensó era posible. El Profe Robles estaba muerto atrás del escrito y eso  era el mal olor en la clase. Los estudiantes estaban confundidos y llenos de miedo. Todos tenían  preguntas,  ​—​¿qué  pasó?  ¿Cómo  se  murió?  ¿Cuándo  murió?  ¿sufrió?  ¿somos  los  únicos  que  sabemos?  ¿deberíamos  llamar  a  la  policía?​—  pero  era  cuando  Randel  preguntó  ​—​¿quién  lo  mató?​— Toda la clase tembló de miedo y los estudiantes entraron en pánico, sugiriendo teorías  y susurros que inundaron la habitación de acusaciones unos y a otros.   Después  de  tanto  acusar  y  pelear  la  clase  se  puso  de  acuerdo  en  una  persona.  La  única  persona  que  tenía  experiencia  con  pistolas  y  el  combate  porque  está  en  el  Corps  of Cadets era  Jebb.  Pero  Jebb  dijo  que  no  podía  matar  al  Señor  Robles  porque  estaba  boleando  sus  botas  y  preparándose  para  el  “Midnight  Yell”  porque  pensaba  besar  o  “Mug  Down”  con  su  cita  cuando  las  luces  se  apagaran  durante  el  “Midnight  Yell”.  La  pregunta  sigue  siendo,  ¿quién  mató  al  Señor  Robles? Piper y Alexis dijeron que fueron a su oficina porque necesitaban ayuda  con  toda  la  difícil  y  horrible  tarea  que  da  el  Señor  Robles.  Las  chicas  dijeron  que  el  Señor  Robles  era  muy  feliz  y  social  como  normal.  Cuando  las  chicas  acabaron  de  hablar  sobre  el  Señor  Robles.  Steven  inmediatamente  culpó  a  Piper  y  Alexis  porque  fueron  las  chicas  que  vieron  al  Señor  Robles  ese  día.  Pero  ellas  dijeron  que  no  lo  habían  matado  y  cuando  estaban  saliendo  de  su  oficina  vieron  a  Steven  entrar  a  su  oficina.  Toda  la  clase  jadeó  porque  fueron  atrapados  sin  decir  la  verdad  lo  que  solo  podía  significar  una  cosa,  lo  que  estaba  tratando  de  ocultar.  Piper  dijo  a  Steven,  ​—​tú  le  das  la  culpa  a  todos  menos  a  ti.  Todo  el  tiempo  hablas  en  clase,  pero  el  Señor  Robles  no  te  da  mucho  crédito  y  no  te  da  mucha  participación  de chips…  quién  dice  que  no  lo  mataste  por  venganza.​—  ​La  clase  se  sorprendió  nadie  en  la  clase  estaba  seguro  quién  era  el  asesino.  Otra  vez  la  pregunta  sigue  siendo,  ¿quién  mató  al  Señor  Robles?  Podía  hacer,  ¿Hannah  y  las  dos  agradables  chicas  Katie  y  Madison  que  se  sentaban  con  ella?  Ellas  dijeron  que  no  podía matar al Señor Robles porque estaban haciendo algo con su iglesia y  no  estaban  en  el  campus  todo  el  día.  Podía  hacer  ¿Bailey  y  su  amigo  Kevin?  Ellos  dijeron  que  15 


no podían  matar  al  Señor  Robles  porque  Bailey  estaba  consiguiendo  las  novatadas  de  su  hermandad  de  mujeres  y  Kevin  estaba  ocupada  con  sus  niños  y  consulares  de  “Fish  Camp”  ¿Podría haber sido los estudiantes como Darryl que habla muy bien español y siente derecho de  la  clase?  Darryl  dijo  que  no  podía  matar  al  Señor Robles porque estaba con su iglesia haciendo  una  recaudación  de fondos para poder volver a ir a Colombia y los otros niños. Dijo que estaba  comiendo  y  durmiendo  en  su  casa  antes  de  la  clase  ¿Podía  ser  los  estudiantes  como  Aidan  y  Noah  que  sienten  detrás  de  la  clase  y  nunca  hablan?  Ellos  no  dijeron  nada  porque  nunca  hablan  a  menos  que  se  le  solicite  el  Señor  Robles.  ¿Podría  hacer  Marianela  o  Jaqueline?  Ellas  dijeron  que  Señor  Robles  las  llaman  mucho  para  responder  a  una  pregunta  y  a  veces  no  le  gustan  nunca  la  matarían.  La  clase  creyeron  que  las  chicas  porque  toda  la  clase  ya  sabe  que  Marianela y Jacqueline son las favoritas de la clase. ¿Podía ser Burk? Todos saben que lo intenta  en  la  clase  de  español,  pero no es el mejor, tal vez se enojó porque no obtuvo suficiente crédito.  Él  dijo  que  no  podía  matar  a  Señor  Robles  porque  él  estaba  planeando  una  fiesta  con  su  fraternidad.  ¿Podría  haber  sido  Michelle  y  Mary-Cate?  La  clase  inmediatamente  supo  que  no  podían  ser  ellas  porque  Michelle  es  muy  pequeña  y  el  Señor  Robles  duplica  su  tamaño.  No  podía  haber  sido  Mary-Cate  porque  ella  era  muy  agradable  y  ni  siquiera  podía  lastimar  a  una  mosca.  ¿Podría  haber  sido  Zach?  Esa  acusación  se  cerró  rápidamente  porque  Zach  era  bien  chistoso  y  a todos le gustan incluyendo al Señor Robles. La persona final en la clase era Randall  ¿Podría  haber  sido  Randall?  La  clase  pensaba  que  podía  haber  sido  Randall  porque  el  Señor  Robles  no  vio  el  video  de  Randall  en  España  y  no  gustó  ni si suscribió su página de YouTube.  Pero Randall dijo que no podía matar al Señor Robles porque estaba filmando la segunda parte  de  su  video  sobre  su  viaje a Suiza. Al principio su clase no le creyó porque se suponía que debía  lanzar  videos  semanales  y  tal  vez  no  lo  lanzó  porque  estaba  muy  ocupado  planeando  el  asesinato de Señor Robles. Después de mucho convencer a la clase finalmente creyó Randall.  Todos  estaban  confundidos.  La  única  pista  era  que  había café en la escena del crimen y  el  café  fue  derramado  en  el  piso  y  la  taza  del  café  estaba  justo  al  lado  de  Señor  Robles  mano.  Todos  sabían  que  el  Señor  Robles tomaba mucho café con canela, pero esto era natural. Alexis  dijo  que  recordaba  que  el  Señor  Robles  estaba  haciendo  el  café  en  su  oficina.  La  clase  fue a su  oficina  para  encontrar  el  café.  Cuando  vieron  y  leyeron  que  tenía  el  café  encontraron  algo  intrigante.  El  café  tenía  vanilla  y  el  Señor  Robles era mortalmente alérgico. La muerte de él fue  finalmente  descubierta  que  era  trágica  y  porque  todos  sabían  cuánto  les  gusta enseñar español  al  Señor  Robles.  Fue  enterrado  en  el  edificio  académico.  Hoy  los  estudiantes  dicen  que  su  fantasma merodea en las clases de español y atormenta a los estudiantes que no hacen su tarea.  

 

16


Calabaza Negra Michelle Estrada    ーCinco  estrellas,  diez  de  diez!,  Volveremos  pronto!ー  El  pueblo  de  la  Calabaza  Negra  no era  como  su  nombre  lo describía. ¿Obscuro? ¿Misterioso? No, en lo absoluto era todo lo contrario  y muy amado por todos los que lo visitaban.   El  pueblo  estaba  construido  meticulosamente.  Las  casas  estaban  en  forma  de  un  círculo,  rodeando  el  centro  donde  se  encontraba  el  ayuntamiento.  Solo  quedaban  pequeños  espacios  entre  las  casas  para  las  calles  que  conducían  a  ellas  y  además  bajaban  hasta  el  bosque.  En  cada  anillo  residencial,  también  había  un  anillo  para  las  empresas.  Más  cerca  del  bosque  estaban  los  anillos  para  los  hoteles  y  atracciones  turísticas.  La  gente  que  se  quedaba  aquí  siempre tenían la mejor vista. Estaba reservada para ellos, por supuesto.   Desde  afuera,  la  Calabaza  Negra  se veía animada y en auge con muchas actividades para  hacer,  espectáculos  para  ver  y  restaurantes  para  ir  a  comer,  pero  a  medida  que  te  acercabas  al  centro,  algo  parecía  muy extraño. Los turistas entraban de afuera de la ciudad y se encontraban  con  el  pueblo  Calabaza  Negra,  la  mayoría  de  veces  venían  buscando  un  lugar  para  quedarse  y  terminaban  regresando  durante  años  y  años.  A  los  turistas  siempre  les  resultaba  muy  fácil  decidir  quedarse.  Al  acercarse  a  la  ciudad,  había  letreros  y  avisos  muy  convincentes;  en  proporción,  nueve  de cada diez te convencían a probar la comida de un restaurante o quedarse  un fin de semana.  La  primera  vez  que  alguien  dio  algún  tipo  de  negocio  al  pueblo,  era  como  firmar  un  contrato  para  ser  su  “cliente”.  Habían  ciertas  reglas  para  seguir  y  asegurarse  que  uno  parte  importante de lo que manejara su ciudad. Las reglas eran simples: No te acerques al centro de la  ciudad.  No  te  vayas  al  bosque.  No  hables  con  los  residentes  de  la  ciudad  por  la  noche.  No  te  acerques  a  las  casas  residenciales.  Las  personas  que  rompieran  estas  reglas  nunca  más  se  volverían a ver. Cross, un joven que hizo exactamente eso, nunca más fue visto.   El  estaba  estudiando  en  la  universidad  cuando  de  pronto  hubo  una  notificación  de  evacuación  por  una  tormenta  que  se  estaba  acercando.  Había  planeado  irse  a  vivir  con  sus  padres, mientras el viento golpeaba fuertemente. Empaco sus cosas, las puso en su carro y se fue  rápidamente.  Mientras  manejaba  escuchaba  que  en  las  noticias  hablaban  de  que  su  ruta  habitual  estaba  bloqueada  debido  a  que  había  mucho  tráfico  por  lo  que  Cross  decidió  tomar  un atajo.   De  pronto  se  dio  cuenta  de  que  se  estaba  acercando  a  un  área  muy  cubierta  de  hierba  más  alta  de  lo  que  él  estaba  acostumbrado  a  ver  cuando  salía  de  la  ciudad.  La  mayoría  de  las  17 


veces había  sentido  que  el  pueblo  estaba  compuesto  principalmente  por  ciudades  interconectadas.  Estaba  seguro  de  que  esta  área  estaba  lejos  de  su  destino  final,  pero  siguió  manejando.  A  medida  que  avanzaba  en  el  camino,  noto que aparecían más y más árboles hasta  que  finalmente  llegó  a  un  vasto  bosque  con  una  pequeña  abertura  en  la  que  tenía  miedo  de  entrar.  Parecía  que  el  lugar  había  aparecido de la nada, pero tenía que llegar a casa y decidió ver  si podía encontrar ayuda en el pueblo de la Calabaza Negra.   Al  cruzar  el  bosque,  Cross  miró con cautela el pueblo a lo lejos y pensó que se veía todo  extraño cómo se construyó en forma circular, como si estaban protegiendo o escondiendo algo.  Se  dirigió  por  el  camino  y  vio  cómo  algunas  personas  cruzaban  el  campo  para  ir  al  bosque,  a  veces cargando bolsas, o quizás arrastrándolas.   Cuando  se  detuvo  más  cerca  de  la  ciudad,  noto  que  los  establecimientos  estaban  en  pleno  auge.  Cross  decidió  acercarse  a  una  cafetería  y  pedir  indicaciones  para  llegar  a  la  casa  de  sus  padres,  no  estaba  seguro  de  donde  estaba  en  ese momento. Al acercarse al mostrador, miró  que  la  gente  que  trabajaba  era  un  poco  holográfica,  o  tal  vez  solo  eran  sus  ojos.  Se  sentía  realmente  cansado  después  de  manejar  por  un  largo  rato  y  no  puso  mucha  atención  a  las  personas  a  su  alrededor  por  alguna  razón.  La  barista  no  hablo, pero lo miro fijamente, como si  quisiera que él dijera algo.   Cross  miró  a  su  alrededor  y  noto  muchas  fotos  de  personas  y  familias,  un  gran  cartelero  con un conjunto de reglas y una pared de clientes memorables que habían visitado el lugar. Usó  su  última  gota  de  energía  para  preguntar  qué pueblo era y en qué área se encontraba. El barista  lo  miro  y  estaba  muy  contento  para  decirle  que  estaba  en  un  pueblo  llamado  la  Calabaza  Negra, el mejor pueblo de todos.   Había  comenzado  a  decirle  lo  que  ofrecía  hasta  que  una  gran  campanada  del  reloj  lo  detuvo  en  medio  de  su  oración.  Eran  las  nueve  en  punto  de  la  noche  y  había  caído  la  tarde.  Cross  se  sintió  incómodo  y  miró  a  su  alrededor,  vio  que  nadie  más  parecía  darse  cuenta  de  el  silencio inmediato de la barista y continuaron con sus conversaciones.   Se acercó a otro hombre y le preguntó si había visto lo que sucedió. El  hombre sacudió su  cabeza  y  señaló  a  el  letrero  con  reglas.  Decía:  No  hable  con  los  residentes  del  pueblo  por  la  noche.  Volvió  a  leer  su  libro  y  tomar  su  café  ignorándolo.  Paranoico  de  esa  respuesta,  Cross  salió del café en busca de más ayuda.   Se  dio  cuenta  de  la  afluencia  de  personas  (ahora  aparentemente se veían más holográficas  y  brillantes  en  la  noche)  que  entraban  y  salían  del  bosque  habían  acelerado  el  paso.  Pero  los  turistas  que  estaban  disfrutando  de  las  comidas,  caminando por las calles o divirtiéndose en las  diferentes  atracciones,  no  los  miraban  ni  una  sola  vez.  Cross  se  sentía  inquieto  por  volver  y  tomar de nuevo la carretera.  

18


Comenzó a  caminar  hacia  el  establecimiento  más  cercano:  un  bar  llamado  ´Pimienta´.  Entró  y  volvió  a  ver  a  dos  camareros  sombríos,  preparando  y  sirviendo  bebidas  en  silencio.  Al  servir bebidas, noto que los clientes simplemente señalaban a un menú.  Un  hombre  había  señalado  una  bebida  amarilla,  y  un  hombre más joven señaló la misma  bebida  unos  segundos  después.  A  toda  prisa,  el  joven  agarró  la  bebida  que  estaba  destinada  al  más  viejo.  El  hombre  mayor  se  enojó  y  le  gritó  a  uno  de  los  camareros  ー  Lo  vas  a  dejar  que  haga eso?ー El cantinero solo lo miró y sonrió. El respondió, ー bueno, simplemente se lo gano ー  y  desapareció  en  lo  que  parecía  la  habitación  de  atrás.  El  hombre  mayor  estaba  completamente  quieto  hasta  que  se  levantó  de  repente  y  se  fue,  Cross  lo  observó  mientras  se  dirigía hacia la parte trasera del edificio.   Curioso,  Cross  se  había  salido  del  bar  para  seguir  al  hombre.  Sin  embargo,  se  encontró  con  el  camarero  que  estaba  metiendo  al  hombre  dentro  de  una  bolsa  que  era  demasiado  pequeña  para  el. Había sentido a Cross y se congeló al mirarlo. Cross dio un paso atrás y el otro  camarero  se  vino  a  unir  con  ellos.  Sintiendo  que  Cross  había  visto  demasiado,  el  segundo  camarero  cargó  contra  él.  Ahora  asustado  y  lleno  de  adrenalina,  Cross  salió  corriendo  hacia  el  centro del pueblo.   Pasando  por  el  anillo  residencial,  las  casas  parecían  tumbas  y  la  gente  parecía  la  muerte.  Estaban  descalzos,  afuera  o  dentro  de  sus  casas,  quietos  hasta  que  Cross comenzó a acercarse a  ellos.  En  ese  momento,  era  como  si  algo  hubiera  cambiado  dentro  de  ellos  y  se  voltearon  a  verlo.  Los  que  habían regresado con sus bolsas, lo ignoraron y entraron alegremente a sus casas,  listos  para  un  nuevo  día.  Los  que  no  tenían  bolsas  se  agachadon  hasta  el  suelo...y  lo  persiguieron.   Cross  tomo  callejones,  atravesó  rápidamente  los  vecindarios y pudo llegar al otro lado del  pueblo.  En  este  punto,  la  mayoría  de  los  residentes  lo  estaban  persiguiendo  y  ya  no  podía  aguantar  más.  De modo realista, Cross no tenía ninguna posibilidad de escapar. Estaba perdido  y  ahora  confundido  sobre  dónde  encontrar  su  auto.  No  habría  regreso  para  el.  Los  últimos  esfuerzos  de  Cross  lo  llevaron  al  campo  antes  de  que  los  residentes  que  estaban  adentro  del  bosque  salieron  a  atacarlo.  El  destino  de  Cross  fue  sellado  y  así,  trajeron  su  cuerpo  al  bosque  para  absorber  su  alma, en un método que aún no se ha descubierto. Estos eventos simplemente  demostraron que nadie podía saber los secretos de la Calabaza Negra y Cross sabía demasiado.   El  pueblo  de  la  Calabaza  Negra  era  una  trampa,  estaba  conectado  con  una  fábrica  alimentada  por  la  energía  humana  conocida  como  el  alma.  Sin  embargo,  los  residentes  trabajaron  duro  para  mantener  vivos  a  su  pueblo  y  a  ellos  mismos.  Así  como  habrían  completado  un  día  lleno  de  trabajo, después de lidiar con Cross se reivindicaron en sus hogares  y se prepararon para la nueva selección de mañana.    19 


Un amigo silencioso, misterioso Steven Gooch    El  14  de  octubre  era  una  noche  ventosa  y  fría,  y  todos  los  árboles  alrededor  del  Academic Plaza estaban moviendo con el viento… todos los árboles excepto el Century Tree. El  árbol  grandísimo  y  majestuoso  se  quedaba  allí,  tranquilo  y  sin  moverse ni una hoja. Sólo hubo  una  persona  allí,  y  no  se  dio  cuenta  de  que  estaba  pasando.  Matías,  un  chico  argentino  de  20  años,  caminaba  solo  por  la  Academic  Plaza  hacia  la  biblioteca  de  Evans.  Tenía  mucho  frío  y  mucho  que  hacer; caminaba rápidamente sin parar ni pensar en nada más que escapar ese clima  terrible.  Cuando  Matías  pasó  la  estatua  de  Sully,  él  se  cayó  de  repente.  Él  no  sabía  si  era  una  piedra  o  su  propio  cordón  de  zapato  que  causó  esto,  pero  sabía  que  le  dolía  mucho  la  caída.  Cuando  él  empezó  a  recoger  sus  cosas,  miró  al  cielo  y  se  dio  cuenta  de  que  algo  muy,  muy  extraño  pasaba.  Al  principio,  no  podía  decir qué era. Sentía que alguien lo estaba mirando. No  podía  ver  a  nadie,  y  decidió  continuar  caminando,  lleno  de  miedo.  Cuando  él  pasó  por  la  esquina  del  Academic  Building,  miró  una  vez  más  a  la  plaza,  y  creía  que  veía  un  par  de  ojos  entre muchas hojas totalmente quietas…  …   Había  pasado  tres  semanas  desde el incidente de Matías, y casi cada noche, alguien notó  una…  presencia  en  la  Academic  Plaza.  El  departamento  de  policía  recibía  ocho  quejas  sobre  cosas  muy  extrañas  e  inexplicables  sobre  la  Academic  Plaza.  Cada  una  incluía  solamente  una  persona,  y  todas  las  incidencias  ocurrieron  entre  las  horas  12  y  3  de  la  mañana.  Una  chica  reportó  que  había  oído  alguien  riéndose  cuando ella estaba completamente sola. Otra persona,  una  profesora  de  biología,  dijo  que alguien le había tocado la espalda y que inmediatamente, se  sintió  muy  fría.  Y,  en  todos  los  casos,  no habían visto al autor de estas acciones. Había muchos  estudiantes  hablando  sobre  este  misterio  y  acabaron  de  escribir  sobre  las  ocurrencias  en  el  Battalion.  Al  principio,  nadie  creía  que  había  un  problema  grave.  Pero,  después  de  muchas  quejas  y  mucha  atención  en  las  redes  sociales,  el  miedo  empezó  a  propagar  en  el  campus.  La  policía  de  la  universidad  empezó  una  investigación,  y  el  Presidente  Young emitió un aviso que  todos deberían quedarse lejos de la Academic Plaza durante la noche.  …   La  mañana  después  de cuando Matías vio estas cosas misteriosas en la plaza, él regresó al  Century  Tree  para  investigar.  No  encontró  nada.  No  encontró  ni  una  cosa  fuera  de  lo  ordinario.  Creía  que,  quizás,  descubriría  un  conjunto  de  huellas  o,  por  lo  menos,  marcas en el  Century  Tree  que  le  indicaría  que  alguien  había  estado  allí.  Pero,  todo  le  parecía  como  cada  otro  día  que  pasaba  por  la  plaza. Por unos días, él pensaba que solo había imaginado lo que vio  20 


en el  Century  Tree.  Pero,  cuando  Matías  vio  en  las  redes  sociales  que  otras  estaban  hablando  sobre  sus  propias  experiencias  en  la  Academic  Plaza,  decidió  que  todo  no  podía  ser  una  gran  casualidad.  Y,  cuando  el Presidente Young emitió el aviso, Matías decidió que iba a descubrir la  verdad.  Al  día  siguiente,  Matías  inició  su  propia  investigación.  Empezó  con  la  actividad  en  las  redes  sociales,  específicamente  en  Twitter.  Buscó  los  tweets  hechos  por  las  víctimas  y  los  testigos  de  las  ocurrencias  en  la  plaza,  y,  cuando los encontró, le mandó un mensaje. Matías les  preguntó  que han visto y que han sentido. Pero, por todos sus esfuerzos, él no podía obtener ni  una  solución  para  la  cuestión—“que  causa  esos  episodios?”—.  Eso  causó  mucha  frustración  para  Matías,  y  él  empezó  a  pensar…  si  nadie  que  había  tenido  una  experiencia como la suya en  la  Academic  Plaza  sabía  algo,  alguien  ​tenía  que  hacer  más  que  entrevistar  a  estas  personas.  Alguien  tenía  que  hacer  lo  que  nadie  quería  que  hacer:  regresar  a  la Academic Plaza y conocer  esa fuerza misteriosa.  A  medianoche,  el  10  de  noviembre,  Matías  se  embarcó  por  Military  Walk  hacia  la  Academic  Plaza.  Otra  vez,  era  tan  frío  y  ventoso,  y  Matías  estaba  temblando…  en  parte  por  el  frío,  pero  también  de  miedo.  Pero,  sabía  que  tenía  que  hacerlo  para  descubrir  la  verdad  y  proteger  a  los  estudiantes  de  Texas  A&M.  Caminaba  hasta  Sully  y  paró  delante  de  la  estatua,  temblando  de  lo  que  pasara.  Giraba  continuamente  para  ver  detrás  de  él, y no podía pensar en  nada  más  que  mirar  a  todos  lados.  De repente, el viento se hundió y todo era tranquilo. Matías  podía  ver  su  propia  respiración,  y  él  se encontró más calmado. Entre las robles de la plaza, pasó  una  brisa  que  solamente  movió  a  muy  pocas  hojas.  La  misma  brisa  llegó  a  Matías  y  le  cubrió.  No  era  tan  fría  sino  era  una  poca  cálida.  Inmediatamente  después,  Matías  vio  unas  huellas:  oscuras  como  si  fueran  pies  mojados  en  el  concreto.  Lentamente,  esas  huellas  aparecieron  en  una  línea,  una  tras  la otra, acercándose a Matías. Asustado, Matías retrocedió y se cayó al suelo.  Las  huellas  continuaban  hacia  él  y pararon a su lado. Matías se cubrió la cabeza para protegerse  de  esa  persona  invisible  --ese  fantasma  de  la  Academic  Plaza.  —“¡No  me  hagas  daño!”—  exclamó  Matías.  El  fantasma  no  se  movió;  nada sucedió. Mirando entre sus manos hacia el aire  encima de las huellas, Matías no veía nada, pero él podía sentir ​alguien allí. —“¿Quién es usted?  ¿Qué quiere?”— Matías le preguntó. Nada… Nadie contestó esa pregunta. Lentamente, Matías  se  levantó  y  llegó  a  estar  de  pie,  y  todavía  podía sentir una presencia. —“¿Quién es?”— Matías  le  preguntó  otra  vez,  y  después,  él  sintió  una  mano  puesta  en  su  hombro. De nuevo, una brisa  pasó  por  la  Academic  Plaza  y  cubrió  a  Matías.  Y,  otra  vez,  lo  calentó  como  una  buena  taza  de  café.  Con  esta  brisa  vino  una… lo que parecía para Matías una foto viejísima. Llegó a sus pies, y  Matías  la  recogió; el tiempo se detuvo para Matías y su corazón dejó de latir por un momento…  En esa foto, Matías vio una cara tan familiar: la cara del fantasma, la cara de… su abuelo.

21


El payaso   Avery Harris    Un  domingo  en  una  noche  oscura  y  lluviosa  de  octubre,  me  fui  a  dormir  tranquilamente  en  mi  cama.  Esto  fue  cuando  oí  un  sonido.  Me  desperté  y  miré  alrededor  del  cuarto.  Yo  ví  nada.  ¿Qué  habría  sido  esto?  Entonces,  noté  la  luz  a  mi  izquierda.  El  sonido  fue  mi  teléfono.  Miré  a  mi  teléfono,  y  yo  había  recibido  un  texto.  El  texto  fue  de  mi  amiga,  y  ella  me  dijo  — ​ ​ten  cuidado  esta  noche,  hay  un  payaso  loco  suelto—.  ¿Un  payaso  loco?  No  era  cierto.  Esto  no  es  IT:  Capítulo  2.  Yo  pensé  —vale,  lo  que  sea—  y  yo  no  respondí  porque  era  tarde  en  la  noche  y  yo  estaba  cansada.  Traté  de  dormir,  pero  la  lluvia  era  demasiado  ruidosa.  Era  ya  sobre  la  medianoche.  Yo  continuaba  tratando  de  dormir,  pero  yo  podía  porque  escuchaba  la  lluvia  pegar  la  ventana  y  hacía  mucho  ruido.  Cuando me di cuenta que yo no iba  a  poder  dormir,  me  desperté  y  fui  a  mi  escritorio  para  trabajar  en  mi  tarea  para  mañana.  Mis  clases  de  ese  semestre  fueron  tan  difíciles,  y  yo  usaba  cualquier  tiempo  que  para  estudiar  o  hacer  mi  tarea.  Esa  noche  me  fui  a  dormir  temprano,  aunque  yo  tuve  mucha  tarea.  Si  yo  no  podía dormir, tendría que trabajar en mi tarea.   Yo  tuve  tarea  para  todas  mis clases, y yo necesité hacer mi tarea para la próxima semana.  Especialmente  porque  yo  tuve  un  papel  de  ocho  páginas  debido en lunes. ​Además, yo tuve un  proyecto que fue muy importante de mis notas en una de mis clases que fue debido el viernes, y  yo  no  lo  había  empezado.  Desde que yo supe yo no pude dormir, yo decidí trabajar en mi tarea  que  no  había  terminado.  Después  de  trabajaba  en  mi  tarea  por  dos  o  tres  horas,  yo  había  terminado  mi  papel  de  ocho  páginas y el mejor de mi proyecto, y yo estuve exhausta. Yo miré a  el  reloj  y  vi  el  tiempo.  Lo  fue  sobre  2:00  en  la  mañana,  y  yo  fui  tan  cansada  a  trabajar más. Yo  debía  continuar  a  trabajar  en  mi  tarea,  pero  yo  fui  muy  cansada.  Yo  decidí  a  tratar  de  dormir  otra  vez,  porque  yo  pude  trabajar  en  mi  tarea  en  la  mañana.  Yo  fui  a  mi  cama  y  acostarme.  Todo fue normal. Entonces, después de yo hube conseguido confortable, yo oí otro sonido. Lo  fue  mi  teléfono  otra  vez.  Un  otro  texto  de  la  misma  amiga  que  hubo  me  enviado  antes,  y  ella  dijo —yo estoy seriosa, hay un payaso loco suelto y necesitas tener cuidado.—  Ahora,  yo  tuve  un  poco  de  miedo.  Yo  vivo  solo,  así  no  tengo  compañeros  de  cuarto  a  hablar  con  o  preguntar  para  ayuda.  Yo  decidí  a  tratar  de  llamar  mi  amiga  que  me  envió  el  mensaje, pero ella no contestó. Extraño. Ella siempre contestaba el teléfono. Entonces, yo llamé  mi  otra  amiga  ​Kaci​,  pero  ella  también  no  contestó.  ¿Por  qué  ninguno  contestaron  a  sus  teléfonos?  Yo  acosté  en mi cama, y viendo al cielo. Es no posible que un payaso loco es suelto aquí.  Este  es  algo  de  una  película de terror, no en realidad. Cosas como este no se ocurre en vida real.  22 


Este tiene  que  estar  un  chiste, porque lo no pudo ocurrir. Mi amiga fue tratando de asustarme.  Entonces yo escuché otro sonido, pero esta vez yo no miré un luce de mi teléfono.  Yo  miré  alrededor  mi  cuarto,  y  yo  vi  nada,  pero  mi  cuarto fue muy oscuro. Yo encendí  la  luz  de mi lámpara, pero vi nada. Extraño. ¿Qué fue este sonido? Me levanté de la cama y fui a  la  puerta. Escuché a través de la puerta, pero oí nada. Entonces, yo oí pasos bajo en las escaleras.  Yo  inmediatamente  cerrada  la  puerta  y  corrí  a  la  cama.  Es  no  posible  que  un payaso fue en mi  casa.  Yo  debí  haberlo  imaginado.  Este  no  puso  ocurrir  en  realidad.  Ahora,  yo  tengo  mucho  miedo. ¿Es posible que este no fue un chiste? No supe, pero yo supe que yo tuve miedo.  Desde  que  mis  amigas  estaban  durmiendo,  yo  necesité  alguien  más.  Yo  tuve  una  otra  persona  yo  podría  enviar  un  mensaje,  pero  no  sé…  Nos  relación  fue  complicado.  Nosotros  somos  amigos,  pero  no  solo  amigos.  Nosotros  ambos  nos  gustamos,  pero  no  estábamos  una  pareja.  Yo  sé  yo  no  debería  texto  él,  pero  lo  quiero  porque  yo  tuve miedo y yo no supe a hacer  en este momento. Yo sabía que él va a estar despierto. No me sentía seguro y yo necesité alguien  con  mí,  y  mis  amigas  no  habían  contestado  el  teléfono.  Lo  fue  una  idea  mal,  pero  yo  decidí  a  texto  él.  Yo  dije,  —¿tú  despiertas?—  Él  no  contestó  inmediatamente.  Yo  estaba  empezando  a  pensar  él  estaba  durmiendo,  y  yo  tuve  más  miedo.  Sobre  cinco  minutos  después,  yo  recibí  un  texto  de  él.  Él  fue  despierto.  Yo  no  sabía  si  yo  debería invitarle. Nosotros hemos estado en esta  fase  de  —dos  nos  gustamos,  pero  no  estábamos  una  pareja—  por  mucho  tiempo  ahora.  Yo  quería  una  relación  real,  pero  no  quererle  todavía. Lo fue un problema por que yo estaba listo,  pero  no  le  estaba  listo.  ¿Él  —necesita  más  tiempo,  —  pero  cuánto  tiempo  necesita?  Yo  había  estado esperando para él a estar listo por mucho tiempo.  Yo  oí  nada  más  fuera  de  la  puerta. Yo comencé a pensar que podría no había un payaso  aquí.  Es  posible  que  mi  mente  me  juega  trucos.  El  sonido  fue  probablemente  todo  en  mi  mente.  Entonces,  me  di  cuenta  de  algo.  Yo  no  necesité  tener  miedo  para  el  payaso  loco  de  suelto.  ¿Por  qué?  Porque  no  había  un  payaso  loco  de  suelto.  No  había  ningunos  payasos.  Yo  había  de  creer  mi  amigo  estaría  para  una  relación  real,  pero  este  es  no  cierto.  Este  es  un  ciclo  tóxico  de  decepción,  porque  yo  había  continuado  a creer que él solo necesitó tiempo a decidir,  pero yo había engañado. Nunca hubo un payaso, porque lo fue yo. Yo fui el payaso. 

23


Pelo el color de miel Piper Heide    Darius  Coen  solía  ser  un  héroe.  Por  supuesto,  eso  fue  hace  mucho  tiempo.  Ahora,  se  sienta  en  un  banco  de  la  plaza  durante  cuatro  horas  del  día,  consumido  por  su  pesar.  Había  perdido  todo:  su  familia,  sus  amigos,  y  su  honor.  Hasta  las  palomas  de  la  ciudad  lo  evitaban  como una plaga.  Darius  miró  fijamente  su  café.  Todas  las  mañanas,  él  lo  ordena  del  café a la vuelta de la  esquina.—Sin  crema,  sólo  un  azúcar,—  decía.  Entonces,  caminaba  a  este  banco  y  se  sentaba  aquí hasta que el café se volviera frío en sus manos.  Esa  noche,  la  noche  que  perdió todo, no corría  café por sus venas. No, era algo mucho  peor.  Recordaba  ahora,  cómo  las  luces  de  neón  del  bar  reflejaban  en  su  vaso,  como  el  líquido  oscuro  en  su  taza  encontraba  su  garganta  con  una  quemadura  lenta.  Su  teléfono  sonó,  su  esposa  estaba  en  el  otro  lado,  sus  dos  hijos  se  preguntaban  dónde  estaba  su  padre.  Debería  haberse ido a casa, pero se quedó.   —Estaré  en  casa  pronto—  ​Clic.  ​Sólo  un  vaso  más,  se  dijo.  Sólo  un  vaso  más,  entonces  dos, entonces tres, entonces cuatro…  Recordó  sus  llaves  en  sus  manos  cuando  se  fue  del  bar.  El  metal  estaba  frío  contra  su  piel. Recordó encender su coche. Recordó haber llevado lejos.   —Perdón,  señor—.  Una  voz  joven  lo  sorprendió.  Darius  parpadeó  dos  veces,  mirando  arriba  encontrando  a  una  niña.  Era  joven,  tenía  ocho o nueve años. Su chaqueta hinchada roja  coincida  con  sus  mejillas  rojas.  —¿Puedo  sentarme  contigo?—  ella  pregunta,  apuntando  al  espacio vacío junto al lado de él.   —Uh,  sí,  claro,  por  supuesto—,  Darius  tropezó  con  sus  palabras,  moviéndose  a  su  derecha  crear  más  espacio.  Cuando  la  niña  tomó  el  asiento  al  lado  de  él,  Darius  notó  sus  zapatos.  Se  paró,  tomando  en  la  vista.  Eran  zapatos  blancos,  ligeramente  rayados,  con lirios en  las  punteras.  Darius  vio  aquellos  zapatos  antes.  Los  recordó, abandonadas en la calle, el blanco  reflejando el rojo y azul de las luces de policía.   Golpectio,  golpectio,  golpectio.  ​La  chica  hizo  clic  en  sus  talones  juntos.  Era  baja;  sus  pies  no  podían  tocar  el  suelo.  Darius  la  estudió.  Su  pelo  era  el  color  de  miel.  Pecas  marrones  punteadas  su  cara,  y  sus  ojos  verdes  vieron  el  mundo  que  los  rodea  con  asombro.  Sus  ojos  se  volvieron conocer a él.   —¿Por  que  te  quedas  aquí?—  Darius  pensó  que  era  una  pregunta  extraña  para  ella  preguntar,  pero  una  pregunta  que  era aún más difícil para él contestar. ¿Cómo explicas la pena  a alguien tan joven? Se aclaró su garganta.   24 


—No sé  qué  más  hacer—.  La  chica  arrugó  su  nariz  en  esa respuesta, volviendo mirar el  parque.   —Pero  hay  mucho  que  hacer—,  ella  respondió,  haciendo  gestos  a  las personas otras en  el  parque.  Era  domingo  y,  aunque  hacía  frío,  el  parque  estaba  lleno  de  vida.  Corredores  en  todas  partes,  recibiendo  su  carrera  de  la  mañana.  Un  perro  manchado  corriendo  alrededor,  agarrando  frisbees  izquierda  y  derecha  desde  su  dueño.  Más  allá  de  eso,  un  grupo  de  niños  jugando “él corre que te pillo”. Darius señaló el grupo.   —¿Por qué no vas a jugar con ellos?— La chica frunció el ceño.   —No juegan conmigo—, ella explicó.  —¿Por qué no?—  Ella  se  encogió  de  hombros,  y,  una  vez  más,  silencio  se  apoderó  de  la  conversación.  El  viento  mordió  en  sus  caras,  a  diferencia  de esa noche. Esa noche no había viento, nada luchaba  contra coche de Darius mientras aceleró a través de las calles.   Recordó  cómo  la  luz  verde  enfrente  de  él  se  convirtió  en  amarilla.  Su  pie  pulsó  en  el  pétalo.  Darius  estaba  borracho,  y  imprudente.  La  luz  se  convirtió  en  roja  mientas  entró  en  la  intersección,  girando  de  la  esquina  a  la  derecha.  Darius,  en  toda  su  gloria  difusa,  falló  notar  la  chica quien estaba cruzando la calle. Que fue, hasta, ella estuvo enfrente de él.   Agarró  el  volante,  sacudiendo  a  la  izquierda,  intentando  fallar  esa  chaqueta  roja,  y  aquellos  zapatos  de  lirio  florecido.  Pero,  era  demasiado  tarde.  Su  coche  golpeó  algo,  desviándose  aún  más  a  la  izquierda.  El  coche  saltó  la  acera,  enviando  el  cubo  de  basura  de  alguien  volando.  Luego  vino  el  sonido  del  metal  gimiendo  mientras  su  coche  envuelto  alrededor  de  un  poste  de  teléfono.  La  cabeza de Darius golpeó el parabrisa con un chasquido y  todo se volvió negro.   —Aquellos  niños—,  la  niña  comenzó  de  nuevo,  afrontando  Darius.  —“No  creo  que  puedan  verme.”—  Darius  se  quedó  en  silencio.  Él  sabía  la  verdad.  La  chica  estaba muerta, y el  la  mato.  El  la  golpeó  con  su  coche,  y ahora aquí ella estaba, definitivamente un producto de su  imaginación,  una manifestación de su culpa. Ella era la forma de su cerebro de torturarlo por lo  que hizo.   Sí,  Darius  hizo  algo  terrible--  lo  supo  en  el  momento  en  que  se  despertó  del  accidente.  Su  cabeza  estaba  golpeado  mientras  tropezó  fuera  del  asiento  del  conductor.  La chica estuvo a  veinte  pies  de  distancia  en  el  pavimento,  su  cuerpo  estaba  retorcido  de  todas  las  maneras  equivocadas.  Darius  quiso  ir  a  ella, ayudarla, pero sus pies no se movían. Sirenas resonaron  a la  distancia,  cada  vez  más  cerca  hasta  que  una  ambulancia  paró  a su lado. Paramédicos corrieron  hacia la chica, con equipo en mano.​ La ayudarían​, Darius pensó. Ellos intentaron.   —Puedes  verme—,  la  niña  habló,  esta vez con confianza, con certeza. Una nueva ola de  culpa se lavó sobre Darius. Se niveló con la chica.   25 


—Puedo verte  porque  estas  en  mi  cabeza,—  él  dijo  en  voz  baja.  Ella  extendió  la  mano,  tocando su brazo. Sintió su mano pequeño tirando de la manga de su chaqueta.   —No! No estoy en su cabeza,— ella insistió, apretando en la manga.   —Si  yo  estuviera  en  tu  cabeza,  como  podría  hacer  esto?—Darius  se  alejó  de  su  agarre  débil,  levantando  a  sus pies. Se hizo con esta conversación y con esta chica rondando su cabeza.  Pero, antes de que pudiera dejar, la chica habló de nuevo, y detenerlo él en sus huellas.  —No  eres  como  yo?—  Darius  se  dio  la  vuelta  para  enfrentarla.  Abrió  su  boca  para  protestar,  antes  de  cerrarla  rápidamente  de  nuevo.  En  su  prisa,  Darius  había  notado  algo.  Su  taza  de  café  estaba  ausente,  sus  manos  ahora  vacío.  En  vez  de  eso,  algo  cálido  corrió  por  su  frente  y  se  acercó  para  tocarlo.  Tiró  de  su  mano  hacia  atrás  para  encontrar  una  sustancia  roja  cubriendo  sus  dedos.  Darius  miró  a  la  chica  en  shock.  Ella  simplemente  inclinó  su  cabeza.  —Ves?— Ella dijo. —Estás muerto también.—                                                  26 


El planeta nuevo   Jeb Kendrick      Todos  los  días  hay  gente  que  mira  hacia  las  estrellas  y  piensan  que  algún  día  nosotros,  como  seres  humanos,  vamos  a  encontrar  otras  formas  de  vida  inteligente.  Siempre  piensan  que  cuando  los  encontramos  podremos  aprender  de  ellos  y  este  descubrimiento  va  a  mejorar  nuestras  vidas.  Nunca  piensan  que  tal  vez  no  hemos encontrado nada porque la otra vida en el  universo  no  quiere  ser  encontrada.  Tal  vez  no  nos  quieren  ayudar,  pero  si  no  quieren  eliminarnos...    El  año  es  2420  y  la  Tierra  está  apunto  de  morir.  Hemos  usado  todos  los  recursos  naturales  i​ncluso  con  toda  la  ayuda  de  la  tecnología  del  futuro:  no  podemos  salvar  nuestro  planeta.  Ya  tenemos  ciudades  en  Marte,  pero  la  mayoría  de  la  población  humano  todavía  vive  en  la  Tierra.  Ya  no  hay  diferentes  países  y  nacionalidades,  todos  son  parte  de  la  alianza  interplanetaria (AIP) que incluye los ciudadanos de Marte, Tierra y Júpiter. Desde 2340 hemos  enviado  muchas  misiones  a  diferentes  partes  del  universo  para  poder  encontrar  más  planetas  como  la  Tierra.  Hasta  este  punto nunca han recibido confirmación que uno de las misiones ha  logrado  encontrar  una  planeta  nuevo, hasta hoy.  Hoy el gobierno recibió un mensaje diciendo  que  la  nave  espacial  “El  Libertador”  ha  encontrado  una  planeta  muy  similar  a  la Tierra donde  pueden  mover  la  población.  El  único  problema  es  que  el  mensaje  estaba  mandado  más  de  40  años  anterior.  Este  nuevo  planeta  es  tan  lejos,  que  va  a  tomar  aproximadamente  40  años  para  llegar allí. Nadie sabe si todavía es una opción pero es el único mensaje que han recibido y ya no  hay  tiempo.  El  gobierno  del  AIP  decide  enviar  30%  de  la  población  de  la  Tierra  a  Marte  y  Júpiter. El resto va a ir en naves espaciales que tienen camas para el crio sueño para hacer el viaje  al  nuevo  planeta  sin  en  envejecer.  En  2427  la  población  de  la  Tierra  entra  en  el  sueño  crió  y  comienza el viaje, sin saber lo que espere en este nuevo planeta.  El  nave espacial “El Libertador” sale del híper carril en el año 2380 en el sección XZ-420  del  galaxia  Z9.  Son  los  primeros  seres  humanos  a  explorar  este galaxia y su objeto es explorar el  planeta  3X.  Los  científicos  del  AIP  piensan  que  este  planeta  sería  bueno  para  reemplazar  la  Tierra.  El  Libertador  tiene  un  equipo  de siete miembros, el capitán Dante, el piloto Alejandro,  dos  soldados  (Alex  y  Ivan),  el  doctor  Ramírez  y  dos  científicos  (Fernando  y  Blake).  Su  misión  es  aterrizar  en  la  planeta  y  ver  si  el  aire,  el  agua,  y  la  tierra  sería  bueno para comenzar de nuevo  aquí.  Cuando  El  Libertador  se  acerco  a  el  planeta  podían  ver  océanos  y  bosques  por  todo  el  planeta.    --Esto  se  ve  bueno--  dijo  Alejandro.  --No  celebras  hasta  que  nos  pongamos  en  el  planeta--  respondió  Dante.  La  tripulación  puso  el  piloto  de  auto  y  luego  se  subieron  a  la  nave 

27


de desembarco.  A  medida  que  los  escáneres  escaneaban  el  planeta,  todos  los  resultados  volvieron  positivas,  significando  que  se  veía  bien  para  ellos.  A  medida  que  el  barco  de  desembarco  pasaba  por  la  atmósfera,  todos  comenzaron  a  emocionarse al ver el nuevo planeta.  En  cuanto  que  el barco de desembarco aterrizó en la superficie del planeta, comenzaron a darse  cuenta  de  algo:  era  demasiado  tranquilo.  No  oyeron  nada,  pájaros,  el  viento.  Nada.  --¿Como  puede  ser  que  una  planeta tan similar a la Tierra no tiene vida?-- preguntó Fernando. --¿Tal vez  nunca  había  vida?--  exclamó  Blake--.  Los  científico,  ustedes  empiezan  sus  experimentaciones.  Alejandro  quedate  con  el  nave.  Alex,  Ivan  y  Ramírez  ven  conmigo--,  dijo  Dante.  Con  esto  todos  se  pusieron  a  trabajar  y  Dante  se  fue  con  sus  hombres.  Caminaron  por  unos  3  o  4  kilómetros  hasta  que  vieron  algo  muy  extraño,  una  ciudad.  Entraron  a  la  ciudad  con  mucho  cuidado,  pero  mucho  curiosidad.  La  ciudad  se  veía  como  una  de  la  Tierra,  edificios  grandes  y  casas  por  todos  lados.  --Cuidado, no sabemos qué vamos a encontrar--, dijo Dante. Después de  buscar  por  mucho  tiempo  encontraron  algo  que  nunca  habían  visto,  un  esqueleto  con cuatro  brazos.  El  doctor  lo  examinó  y  dijo  que  era  de  un  alienígena,  pero  todavía  no  habían  visto  lo  peor.  Cuando  doblaron  la  escena  de  la  calle  vieron  una  montaña  de  huesos  casi  20  metros  de  altura.  Todos  los  esqueletos  eran  de  la  misma  especie  de  antes,  cuatro  brazos.  --¿Que  mató  a  todos  estos  animales?--  preguntó  Alex  --.  No  se,  pero  matan  mucho--  respondió  Ivan.  De  repente  el  suelo  empezó  a  temblar.  --¿Un  terremoto?--  pregunto  Ramírez.  Luego  lo  vieron,  cienes  de  insectos  el  tamaño  de  un  carro  corriendo  hacia  a  ellos.  Se  veían  como  arañas  y  un  bicho  juntos,  pero  con  bocas  llenos  de  dientes.  --¡CORRAN!--  gritó  Dante,  pero  ya  casi  estaban  encima  de  ellos. Los soldados empezaron a disparar pero sólo mataban a uno o dos con  cada  disparo.  Un  insecto  brinco  y  atrapó  al  doctor,  y  con  la  ayuda  de  otro  insecto,  lo  desgarraron  por la mitad. Dante y los dos soldados corrieron a uno de los edificios y empezaron  a  subir  las  escaleras.  Al  mismo  tiempo  llamó  a  Alejandro  y  le  dijo  que  estaba  pasando,  que  necesitaba  que  él  venga  por  ellos.  Alejandro  y  los  doctores  subieron  al  nave  y  fueron  a  ayudarlos.  Cuando  llegaron  vieron  que  Dante  y  los  soldados  estaban  encima  de  el  edificio  matando  a  los  insectos  que  estaban  escalando  al  exterior  del  edificio.  Alejandro  estaciono  el  nave  arriba  de  Dante  y  los  soldados  y  bajo  una  escalera  para  que  se subieran. Dante y Alex, los  que  estaban  herido,  se  subieron  a  él  nave.  Ivan  no  podía  subir  la  escalera  suficientemente  rápido  y  los  insectos  lo  comieron.  Cuando  regresaron  a  El  Libertador,  no  podían  creer  lo  que  pasó.  Alex  fue  a  la  enfermería  con  Blake  y  los  otros  pensaron  en  qué  hacer.  --Necesitamos  llamar  al  AIP  y  decirlos  que  debemos  encontrar una planeta nueva--, dijo Dante. --Ese mensaje  va  a  tomar  casi  40  años  para  llegar,  ya  se  fueron--  respondió  Alejandro.  Luego  escucharon  un  grito  y  disparos,  y cuando llegaron a la enfermería Alex y Blake muertos en el suelo. Alex estaba  infectado  con los huevos de los insectos. Habían nacido dentro de él y ahora estaban en la nave. 

28


--¡Qué hemos  hecho!--  exclamó  Dante,  antes  que  el  enjambre  de  insectos  lo  mataron  con  el  resto del equipo.    Cuando  el  equipo  aterrizó, despertaron a una raza alienígena parasitaria que se alimenta  de  carne  y  utiliza  los  cuerpos  de  sus  víctimas  para  incubar  sus  huevos.  Una  vez  que  llegue  el  resto de la raza humana, su destino será muy similar al de la tripulación de El Libertador.                                                                29 


El hospital embrujado Elena Khalaf    Rose  acababa  de  terminar  la escuela de medicina y trabajaba en un hospital para ser una  doctora.  El  hospital  tenía  muchos  tipos  diferentes  de  personas con las que Rose era amiga. Jon  era  muy  inteligente  y  siempre  ayudaba  a Rose si ella tenía que tomar una decisión en relación a  un  paciente.  Valerie  era  la  mejor  amiga  de  Rose  en  el  hospital  y  siempre  estaba  allí por si Rose  necesitaba  algo.  Y  también  estaba  Tyler,  quien  siempre  le  jugaba  bromas  a  todos  para  hacer  el  trabajo  divertido.  Todos  ellos  trabajaban  bien  juntos en el hospital, pero también les gustaba ir  a comer y pasar el tiempo juntos fuera del trabajo una vez que conocieran al otro.   Rose  trabajaba  largos  turnos  los  días  y  dormía  cortas  las  noches,  pero  veía  actividades  extrañas  en  el  hospital  durante  la  primera  hora  en  la  mañana.  Como  acababa  de  venir  de  la  escuela,  ella  tenía  que  trabajar  muy  arduamente  para  mostrar  que  podía  ser  una  gran  doctora.  Ella  generalmente  nunca  llegaba  a  ir a casa a su propia cama, ella siempre dormía en el hospital.  Cada  noche  ella  caminaba  alrededor  del  hospital  a  través  de  cada  pasillo  mirando  a  todos  sus  pacientes,  pero  a  veces  ella  escuchaba  un  oía  algo  extraño.  Los  sonidos  en  los  pasillos  hacían  que  ella  pensara  que empezaba a trabajar en el hospital. Antes de su primer día de trabajo, Rose  había  visto  algo  en  la  televisión  sobre  el  hospital  la  noche  antes.  La  gente  en  el  hospital  que  estaban  enfermos  hablaban  sobre  cómo  siempre  escuchaban  un  grito  fuerte  durante  la  noche.  Los  extraños  sonidos  y  acciones  no  habían  pasado  desde  su  primer  día  en  el trabajo, hasta una  noche que nunca olvidaría mientras trabajara en el hospital.   Los  doctores  y  los  pacientes  no  sabían  que  era  el  gran  ruido,  hasta  que  ocurrió  una  noche  mala  en  octubre.  Era  viernes,  el  trece  de  octubre  y cosas extrañas pasaban en el hospital.  Un  hombre  iba  a  la  sala  de  emergencias  porque  dijo  que  un  fantasma  lo  había  lastimado  mientras  que  dormía. Una mujer dijo que ella había escuchado ruidos extraños en el interior de  su  cabeza,  como  si  una  persona  le  hablaba  a  ella.  Rose  y  sus  amigos  doctores  fueron  a  ver  al  hombre  y  la  mujer  para  ayudarles,  pero  nadie  veía  lo  que  estaba  mal  con  ninguna  de  las  personas.  Incluso  Jon,  el  amigo  inteligente  de  Rose,  no  sabía  qué  hacer  con  los  pacientes  y  les  dijo que no tenía una explicación científica ya  que los pacientes vieron y escucharon estas cosas  después  de  pasar  por  muchas  pruebas  diferentes  en el hospital, pero los doctores quería ayudar  al  hombre  y  a  la  mujer.  Aunque  todas  las  personas  originalmente  pensaban  que  los  pacientes  sólo  vieron  y  escucharon  las  cosas,  sus  pensamientos  se  hacían la realidad. Mientras que todos  los  doctores  solo  piensan  que  el  hombre  y  la  mujer,  los  síntomas  empezaban  a  extender  en  el  hospital.  Todos  en  el  hospital  comenzaban  a  pensar  que  vieron  fantasmas  y  oyeron  voces  y  ruidos en sus cabezas. Era como si les pasara a todos en el hospital incluso a Rose.   30 


Después de  realizar  las  pruebas  en  el cerebro de la mujer, se decidía que la mujer entrara  en  la  parte  psicología  del  hospital  porque  escuchaba  voces  y  ruidos  en  la cabeza podía mostrar  problemas  de psicología. Aunque la mujer parecía un paciente normal en la sala de emergencias  de  escuchar  sonidos,  todavía quejas de sonidos extraños en todas partes del hospital. Rose tenía  una  idea  por  un  minuto,  ​¿podría  el  hospital  estar  embrujado?,  se  preguntó.  Después de que la  mujer fuera a ayudar, Rose y los otros doctores comenzaron a ir a ayudar al hombre.   Los  doctores  finalmente  encontraron  que  el  nombre  del  hombre  que  seguían  viendo  fantasmas,  y  su  nombre  era  Víctor.  Después  de  que  los  doctores  hacían  las  pruebas, Víctor no  tenía  nada  malo,  hasta  más  tarde  en  la  noche.  Rose  iba  a  ir  a  ver  como  ella  ayudó  a  la  otra  mujer,  pero  cuando  ella  va  a  su  cuarto,  él  no  estaba  allí.  De  repente  escuchaba  en  el  hospital,  “CODIGO  ROJO  sexto  piso.”  Las  palabras  se  repetían  en  todo  el  hospital  y  Rose  finalmente  piensan  que  es  Víctor  en  el  piso  de  operaciones,  para la cirugía, el sexto piso. Rose tenía miedo  de  lo  que  iba  a  ver,  porque él no estaba en el cuarto, pero ella corría hasta el sexto piso para ver  lo que pasa.   Cuando  Rose  entró  en  la  sala  de  operaciones,  ella  se  sorprendía  por  ver  y  escuchar.  Víctor  es  en  la  cirugía  cama  y  parece  que  tiene  problemas  con  su  cerebro.  La  máquina  que  su  corazón  está  conectado  a  decía  “latidos  del  corazón  bajando,  el  defecto  del  monitor,”  pero  Rose  no  veía  a  nadie  que  realizar  la  cirugía  en  el.  Todo  que  veía  es  el  movimiento  de  los  instrumentos  en  su  cuerpo,  pero  no  había  un  cirujano  en  el  cuarto  que  trabaja  en  el.  Aunque  Rose  no  veía  a  nadie,  ella  sabía  que  Víctor  no  estaba  en  buenas  condiciones  y  debía  tratar  de  salvar  él.  Rose  llamaba  a  todos  los  otros  doctores  para que vinieran a ayudar a ella, Jon, Valerie  y  Tyler,  pero  nadie  vino  a  ayudar  a  ella.  Así  que  decidía  caminar  y  tener  los  instrumentos  en  cerebro  de  Víctor  en  sus  manos,  pero  hay  una  fuerte  fuerza  que  tenía  los  instrumentos  y  no  deja  ir.  Rose  realizaba  que  tal  vez  todos  en  el  hospital  son  correctos,  incluía  el Víctor, y que su  fantasma estaba frente a ella.   Rose escuchaba una voz llamada a ella, “​¿Te acuerdas de mi?”  Ella  ten​ía  miedo  y  repuestas  en  un  grito,  “¡Parada!  ¡Necesito  ayudarlo!”  Rose  realizaba  que  reconoc​ía  la  voz  que  habla  a  ella.  Volvió  hasta  su  primer  dia  trabajando  en  el  trabajo,  cuando  tuvo  que  ayudar  a  la  muerte  de  un hombre que había sido atropellado por un coche, y  Victor,  que  golpean  el  hombre  con  el  coche.  Este  fantasma  volvió  a  perseguir  a  Rose  porque  ella  no  pudo salvar el hace meses en cirugía antes de que morir. Este primer día era el mismo dia  que  los  sonidos  comenzaron en el hospital. Este era el fantasma de Rose y Victor, pero también  el fantasma del hospital.         31 


Los espejos Bailey Kropp    Soy  una  mujer  vieja  ahora.  Había  un  tiempo cuando era joven, hermosa, y feliz. Ahora,  no.  Mi  vejez  no  forma  mi  desolación,  éste  es  un  cuento  que  he  estado  escondiendo  desde  50  años.  Ahora,  antes  que  muera,  necesito  sentirme  libre.  Aquí  está  el  cuento,  de  las  cartas  que  han estado debajo de mi cama por 45 años.  --Soy  Antonio.  Tengo  35  años.  Hoy  es  el  21  de  octubre.  Yo  llegué  hace  2  meses.  Mi  cuarto  es  pequeño,  hace  frío  durante  el  día  y  hace  calor  durante  la  noche.  Bloques  de  ceniza  blanca  construyen  las  paredes,  en  columnas  rectas,  como  rejas  sin  las  aberturas.  Hay  una  ventana  pequeña  cerca  del  techo,  el  tamaño  de  una  toalla  de  mano,  que se enfrenta al este, y el  sol  me  despierta  en  la  madrugada  de  la  mañana,  y  me  deja  en  la  oscuridad  de  la  noche.  Las  paredes  blancas  reflejan  el  sol  como  si  estuviera  dentro  de  una  bola  de  discoteca. Está cegando  ahora,  pero  en  la  noche  no  puedo  ver  nada.  Es  como  si  no  pudieras  ver  nada  en  la  luz  de  la  mañana y nada en la oscuridad de la noche.  Tengo  una  cama  metal,  un  colchón  que  se  siente  como  una  roca,  una  plana  almohada  de  plumas,  y una manta de algodón con picazón. Hay otra cama para mi compañero de cuarto.  Nosotros  no  hablamos  muchísimo.  Solamente  tenemos  contacto  visual  brevemente  y  de  helado. El suelo es de concreto, áspero y frío. Mis pies son rosados por raspar el suelo. La puerta  es  pesada  y  se  abre  dos  veces  al  día,  por  la  parte  inferior  de  la  puerta  hay  una  abertura,  y allí es  donde  los  enfermeros  me  dan  el  desayuno  y  la  cena.  Usualmente  mi  comida  consiste  de  pan  duro,  fruta  sin  jugo,  y  agua  gruesa.  Sin  embargo,  yo  tengo  que  comer.  Tengo  que sobrevivir y  probar  que  no  estoy  loco.  Ellos  quieren  que  me  muera.  No,  no  los  doctores  ni  los  psicólogos,  ni  los  enfermeros, pero ​ellos​. Mis vecinos, en mi vecindario, y ahora en este hospital. Yo he oído  las  pisadas  detrás  de  mí  en  los  pasillos.  Sí  puedo  salir  de  mi  dormitorio  cuando  quiero.  Tengo  una  llave  para  entrar y salir cuando yo quiero. No es una prisión, es un hospital. Pero ahora, no  puedo  salir.  No  quiero.  Ellos  piensan  que  estoy  loco.  Pero  no  es  cierto. Ellos creen que soy un  asesino. No soy. Éste es mi cuento.  Todo  empezó  hace  3  meses.  Yo  estaba  caminando  en  la  calle  con  mi  perrito,  Beaux,  cuando  un  hombre  viejo  me  acercó.  Tenía  una  cara  amable,  pero  ojos  de  fuego  y  odio.  Amenazó  con  matarme  y  sacó  un  arma.  Afortunadamente,  siempre  llevaba  un  cuchillo  de  bolsillo.  Yo  dije,  ‘¡Beaux,  ataca!’  Mientras  que  el  hombre estaba distraído con los dientes de mi  perro  en  su  pierna,  lo apuñalé con mi cuchillo hasta que él no me pudiera atacar más. Supongo  que  él  tenía  dos  compañeros  escondidos  que  llegaron  para  ayudarle  a  matarme.  Uno  de  sus  amigos  trató  de  agarrarme,  mientras  que  el  otro  fue al lado del hombre viejo. Rápidamente, yo  32 


lo apuñalé para defenderme. Cuando me caí, miré al otro hombre y traté de obtener el arma del  hombre viejo. Claro que sí, yo tenía que defenderme, entonces lo lastimé.  Supongo  que  un  vecino  oyó  el  ruido  y  llamó  a  la  policía.  Cuando  llegaron,  ellos  me  esposaron  y no me escucharon. Solamente vieron la sangre en mis manos y pensaron que yo era  el  culpable,  el  iniciador.  No  era  cierto.  No  pudo  serlo.  Ellos  dijeron  que  no  había  un  arma,  y  que  el  vecino  que  llamó  a  la  policía  vio  todo.  No  lo  creo.  Ahora, estoy en este hospital porque  mi  juicio  decidió  que  estoy  ‘loco,’  y  ‘no  entiendo  las  consecuencias  de  mis  acciones.’  Alguien  está tratando de matarme, incluso ahora, en este hospital.  Estoy  escribiendo  esta  carta  en  caso  de  que  ellos  tengan  éxito  esta  noche.  Yo  voy  a  investigar  esta  noche.  Desde  que  llegué  aquí,  cosas  misteriosas  han  sucedido.  Yo  oigo susurros  en  el  pasillo  en  la  noche  y  no lo aguanto nada más. Yo voy a salir a las once y media, cuando mi  compañero de cuarto esté durmiendo.--  --Tengo  que  escribir  rápidamente.  Mi  corazón  está  latiendo  rápidamente  y  no  puedo  ver  claramente.  Esta  noche  estaba  de  caos.  A  las  once,  estaba descansando en mi cama antes de  mi  viaje  exploratorio.  De  repente,  sentí  presión  en  mi  cara.  No  pude  respirar.  Pateé  y  empujé  hasta  que  estuviera  libre,  y  pude  ver  que  era  mi  compañero  de  cuarto  tratando  de  sofocarme.  Me  defendí,  y  lo  asfixié  con  la misma almohada que él usó en mí. No podía creer esto. Él debió  haber  leído  en  mi  primera  carta,  y  supo  que yo sabía sobre un grupo, su grupo aparentemente,  que  estaba  tratando  de  matarme.  Él  trató  de  hacer  el  trabajo  antes  de  que  me  fuera  a  buscar,  pero  ahora  yo  sabía  que  tenía  que  investigar.  ​Me  salí  de  mi  cuarto  a  las  once  y  media.  Los  pasillos  no  tenían  bastante  luz,  solamente  una  luz  amarilla  cada  treinta  yardas.  Una  estaba  directamente  enfrente  de  mi  dormitorio,  pero  no  tomé  mucho  distancia  para  pasar  en  la  oscuridad.  Había  susurros  detrás  de  mí  y  cuando  me  di  la  vuelta,  yo  vi  dos  sombras  que  corrieron  desde  la  luz  a  la  oscuridad.  Yo  sabía  que  me  seguían,  y  tenía  que  saber  por  qué.  Yo  empecé  a  correr  detrás  de  ellos.  Me  agarraron  y  me  jalaron  de  los  brazos.  Sin razón, uno de los  hombres  me  pegó  en  la  cara  y  los  dos  otros  empezaron  a  correr  más  rápido.  Yo sé que ellos no  me  quisieron  saber  sus  identidades  pero  yo  tenía  que  saber  quien  me  quería  muerto,  o  quién  estaba detrás de todo esto.  Este tiempo cuando me atraparon con ellos, los tecleé y grité ‘¿por qué? ¿por qué?’ Ellos  me  pegaron,  y  yo  les  pegué  para  defenderme.  Solamente quería respuestas y ellos las tenían. Yo  les  luché  hasta  que  no  se  pudieron  moverse  más.  No  reconocí  sus  caras.  Estaban  extraños,  entonces, ¿por qué me querían?   Yo  escuché  más  pisadas,  vi  a  las  personas  inmóviles,  y  yo  supe  que  si  alguien  me  encontraba,  me  culparan.  Entonces,  yo  corrí  a  mi  dormitorio,  para  escribir  y  explicar  mi  lado  del  cuento.  Había  un  grupo, los hombres en mi vecindario, las personas en los pasillos, quienes  me  querían  muerto.  Yo  tuve  que  defenderme.  No  tenía  opción.  Ahora  ellos  estaban  muertos  33 


en lugar  de  mí.  Necesitaba  ayuda,  obviamente  no  quise  matarlos,  y  ahora  tenía  miedo  y  necesitaba  protección.  Todos  pensaron  que  estaba  loco,  pensaban  que  fui  el  asesino  y  no  me  dieron  un  juicio  justo. Podía oír los pisadas que venían cerca de mi puerta. Tenía que luchar. Si  estás leyendo esto, escucha a mi cuento, protégeme.--   Antonio  fue  mi  esposo.  Es  cierto,  el  mató  a  más  de  seis  personas.  Pero  ésta  es  la  verdadera  verdad.  Mi  esposo  siempre  luchaba con… la realidad. Estaba paranoico. Pensaba que  el  gobierno  estaba  escuchando  sus  llamadas  en  el  teléfono  y  cosas  así.  Una noche, algo cambió  drásticamente,  y  ya  no  podía  distinguir  la  verdad  de  su  imaginación.  Pensó  que  un  hombre  viejo  lo  amenazó  con  un  arma,  entonces,  lo  mató.  Luego,  los  dos  vecinos  llegaron  a  ayudar  el  pobre  hombre,  y Antonio también los mató. Su juez decidió que él no era de mente sana, y que  él  debería  ir  al  hospital  psiquiátrico. Aquí, mató más que 3 personas, él creía que todos estaban  tratando  de  matarlo.  Sin  embargo,  después  de  una  mes  en  el  hospital,  sufrió  un  derrame  cerebral  y  murió  y  lo  enterramos.  Pero,  algo  de  su  espíritu  se  quedó.  El  hombre  que  vivió con  Antonio  hasta  que  murió  decidió  dormir  en  la  cama  de  Antonio  una  noche.  El  espíritu  de  Antonio no le gustó esto. Fueron muchos casos, cuando un residente estaba caminando por los  pasillos y se sentó un briso de aire frío, sus manos se congelaron, y pronto murió. Esto continua  por  más  de  5  años,  hasta  que  cerraron  el  hospital.  Pero  todo  el  tiempo,  yo  recibía cartas como  éstas.  En  mi  ático,  en  mis  estantes,  en  mi  armario,  en  la  cama  a  lado  de  mi  cuando  me  despertaba en la mañana. No sabía cómo llegaban las cartas.    Pienso  que  él  todavía  está  vivo  en  el  hospital  viejo.  Pero  nunca  salgo  de  mi  casa.  No  hablo  con  otras  personas.  Tengo  miedo.  Las  cartas  no  paran.  Él  siente  más  aislado  y  loco  que  nunca,  ahora  que  está  atrapado  allí  aislado.  Mientras  que  yo  estoy  aquí  muriendo,  mi  último  deseo es advertir a cualquiera que lea esto que nunca vuelva al hospital, que él está esperando.                            34 


La marca roja Zoe Leibowitz    Cerré  la  puerta  del  auto de mi amigo y comencé a correr adentro. La lluvia caía cada vez  más fuerte y no podía esperar para estar adentro. Había sido un día largo y una semana aun más  larga  y  no  podía  esperar  más  para  escapar  de  todo  lo  demás  y  meterme  en  la  cama.  Llevé  mis  libros  escolares  debajo  de  un  brazo  y  busqué  mis llaves en mi bolsa con el otro. Dejé caer todos  los  libros  que  llevaba  cuando  me  di  cuenta de que la puerta estaba abierta. Saqué mi teléfono y  inmediatamente  marque  al  911.  Ésta  era  una  tendencia.  Había  estado  sucediendo  en  casas  y  alrededor  de  College  Station.  Cada  Halloween,  este  grupo  desconocido  y  sin  nombre  en  College  Station  irrumpía  en  los  hogares  de  las  personas  cuando  no  estaban  allí,  dejando  la  puerta  abierta  y  esperando  hasta  que  llegaran  a  casa.  Cada  persona  había  entrado  a su casa, sin  pensar,  para  ver  por  qué  su  puerta  se  había  dejado  abierta,  y  había  entrado  directamente  en  la  trampa  más  grande  que  se  les  había  tendido.  Cada  mañana  siguiente,  la  gente  finalmente  encontraba  el  cuerpo,  extendido  sobre  el  piso  de  la  sala,  con  las  manos  sobre  el  corazón,  muerto.  Cada  persona  fue llevada a una autopsia, y no se le encontró ninguna causa de muerte,  ni  rastro  de  evidencia.  La  única  consistencia  con  cada  asesinato,  sin  embargo,  fue  una  estrella  roja  marcada  en  la  muñeca  izquierda  de  los  cadáveres.  Este  mismo  asesinato  ocurrió  una  vez  cada  Halloween  durante el tiempo que pude recordar. Parada aquí en el porche, no pude evitar  preocuparme  de  que  esto  fuera  una  trampa.  Miré  mi  reloj  en  ese  momento.  Eran  las  cinco  y  cuarto  exactamente.  Acababa  de llamar a la policía e iba a esperar no más de diez minutos antes  de  irme  a  la  casa  de  mi amigo. Tal vez estaba siendo paranoica, pero tenía que saber con certeza  que  mi  casa  era  segura.  Como  estaba  tan  cerca  de  Halloween  y  volvía  a  casa  con  mi  puerta  abierta,  no  quise  correr  ningún  riesgo.  La  policía  llegó  en  cuestión  de  minutos  y  el  oficial  se  reunió  conmigo  en  el  porche.  Vio  que  la  puerta se abrió de par en par, me miró boquiabierta y  supo  exactamente  por  qué  me  preocupaba  dada  la  época  del  año.  Me  aseguró  que  entraría  a  mirar,  y  me  avisaría  una  vez  que  considerara  que  la  casa  estaba  segura.  Caminé  de  un  lado  a  otro  en  mi  patio  delantero,  esperando  que  el  policía  volviera  y  me  dijera que todo estaba bien.  Eché  un  vistazo  a  mi  reloj,  y  habían  pasado  veinte…  treinta…  cuarenta  minutos.  Seguramente  no  debería  tardar  cuarenta  minutos  en  revisar  toda  la  casa.  Mi  casa  era  pequeña,  con  un  baño  estrecho  a  un  lado,  una  cocina  cómoda,  y  una  acogedora  sala  de  estar.  Respiré  hondo,  y  sin  pensarlo  salté  los  cinco  escalones  hasta  mi  porche  y  crucé  mi  puerta  abierta  para  ir  a  buscarlo.  Seguramente  si  le  hubiera  pasado  algo,  lo  habría  escuchado  todo,  ¿verdad?  Escaneé  la  sala  de  estar  en  busca  de  algo  fuera de lo común, cualquier desorden en el piso o elementos faltantes, y  no  había  nada.  —¿Oficial?—,  grité,  esperando  una  respuesta  inmediata.  Esperé  un  par  de  35 


segundos y  luego  llamé  otra  vez.  No  era  una  respuesta  y  mi  corazón  comenzó  a  acelerarse.  Mi  casa  era  prácticamente  una  habitación grande con un dormitorio y baño a un lado. Si estaba en  alguna  parte,  tenía  que  estar  allí.  Lentamente  abrí  la  puerta,  sin  estar  segura  de  lo  que  encontraría.  Tenía  miedo  de  lo  que  encontraría  detrás  de  esa  puerta.  Mi  cama  todavía  estaba  hecha  de  esta  mañana y todo parecía igual cómo lo dejé. No había señal del agente de policía en  ninguna  parte.  Atónita  y  confundida,  me  metí  en  la  cama  y  agarré  mi  control  remoto.  Todo  era  un  poco  raro,  pero  sorprendentemente  me  sentía  bien.  Estaba  cansada,  finalmente  tuve  la  oportunidad  de  sentarme  hoy,  y  para  ser  honesta,  en  ese  momento,  ya no me importaba. Salté  de  nuevo  y  fui  a  la  cocina  para  tomar  una  bolsa  de  papas  fritas.  Mi  curiosidad  aún  persistía  y  miré  por  la  ventana.  El  coche  del  policía  había  desaparecido.  ¡Qué  raro!,  me  dije.  Tal  vez  apareció,  revisó  toda  la  casa  y  ¿no  descubrió  nada? Tal vez se fue apurado y ¿necesitaba llegar a  algún  lado?  Explicación  razonable,  ¿verdad?  Regresé  a  mi  habitación  con  mi  bolsa  de  papas  fritas y volví a la cama. Finalmente. Hojeé las caricaturas en la televisión hasta que encontré una  que  quería  ver,  y  comencé  a  comer.  Un  par  de  horas  y  muchos  episodios  después,  decidí  que  era  hora  de  dormir.  Me  levanté  al  baño  para  cambiarme  y  prepararme  para  la  cama.  Cuando  me  levanté,  escuché  un  fuerte  chirrido  y no pude determinar de dónde venía. El ruido atravesó  mis  oídos,  y  antes  de  que  pudiera  comprender  lo  que  estaba  pasando,  fui  agarrada  por  dos  brazos  fuertes.  El  intruso  puso  su  mano  sobre  mi  boca  gritando  y  envolvió  su  otro  brazo  alrededor  de  mí  para  mantenerme  quieta.  Antes  de  darme  cuenta,  estaba  atada  con  una  cubierta  negra  colocada  sobre  mis  ojos  y  arrastrada  al  piso  de  mi  sala  de  estar.  Fue  entonces  cuando todo el mundo se volvió negro y tomé mi último aliento.   Desaté  los  lazos  de  su  cuerpo,  le  quité  la  venda  de  los  ojos  y  crucé  los  brazos  sobre  su  corazón.  Ella  estaba  acostada  tan  tranquilamente.  Mi  trabajo  aquí  estaba  hecho.  Fue  el  plan  todo  el tiempo. Estos asesinatos habían recibido demasiada atención a lo largo de los años y este  grupo  de  asesinos  necesitaban  a  alguien  de  su  lado  que  nadie  sospechara.  La  chica  parecía  tan  confiada  en  mí  para  protegerla.  ¡Qué  triste!  Ella  fue  engañada,  al  igual  que  todos ellos. Recogí  mis  cosas  y  estaba  a  punto  de  irme  cuando  me di cuenta de que olvidé marcarla. La marqué en  su muñeca izquierda, como a todas las demás, y salí de la casa.               

36


La noche que iba a recordar para siempre Kevin Martinez    Había  un  hombre  que  era  un  periodista  de  investigación  que  se  llamaba  Miles.  Él  necesitaba  un  buen  cuento  para  escribir  en  su  blog.  Escuchó  una  conspiración  de  un  manicomio  que  trataban  mal  sus  pacientes  y  experimentaban  con  ellos.  El  gobierno  cerró  el  manicomio  porque  encontraron  evidencia  de  conspiraciones,  pero  había  conspiraciones  nuevas  que  el  manicomio  estaba  secretamente trabajando y realizando experimentos. Entonces  Miles  fue  al  manicomio  en  la  noche  para  ver  si  él  podía  encontrar  cosas  que  apoyaban  o  rechazaban  las  conspiraciones.  Miles  entró  por  el  portón  del  manicomio  y  vió  muchos  vehículos  del  ejército.  Estaba  confundido  pero  él  necesitaba  encontrar una manera de entrar al  edificio.  Miles  encontró  una  sección  de  construcción  al  lado  del  edificio  con  una  escalera  que  llevaba  a  una  ventana  abierta.  Él  subió  por  las  escaleras  y  entró  al  manicomio  por  la  ventana.  Miles  estaba  asustado,  pero  todavía  tenía  curiosidad.  Vió  unas  escaleras  para  subir.  Entonces,  Miles  subió  hasta  llegar  al  vestíbulo  principal  del  segundo  piso.  El  lugar  parecía  muy  viejo  y  desgastado  con  cosas  al  azar  en  todas  partes.  El  manicomio  podría  colapsarse  en  cualquier  momento.  Había  una  puerta  que  estaba  abierta  un  poquito.  Cuando  Miles  abrió  la  puerta,  encontró  muchas  personas  del  ejército  muertas.  Una  persona estaba viva un poquito y le dijo a  Miles.   —​¿Qué  estás  haciendo  aquí?  ¡Sal  de  aquí,  antes  de  que  te  mate!  Él  es  muy  fuerte…​—  y  murió  después de esas palabras.   Miles  no  podía  comprender.  Tenía  mucho  miedo  y  quería  salir de allí tan rápido como  era posible. Trataba de buscar otra puerta abierta para escapar del manicomio. Cuando trató de  abrir  una  puerta,  alguna  cosa  lo  agarró  por  el  cuerpo  y  lo arrojó al primer piso. La cosa parecía  una  persona.  Una  persona  muy  fea  y  enorme.  Parecía  que  pesaba  seiscientas  libras.  Tenía  cadenas  rotas  en  los  brazos  y  piernas,  dientes  ensangrentados  y  afilados.  Miles  despertó  de  la  inconsciencia  y  vió  un  hombre  pequeño  con  un  traje  muy  cerca  de  él.  El  hombre  llamó  Miles  su  salvador,  el  que estaba esperando. Entonces el hombre escapó de Miles. Cuando Miles pudo  levantarse,  trató  de  encontrar  al  hombre  feo  que  lo  había  arrojado,  pero  no  pudo.  Entonces  Miles  estaba  mirando  alrededor  de  él  para  tratar  de  encontrar  un  lugar para escapar. Encontró  un  cuarto  de  vigilancia  que  podía  abrir  las puertas de la entrada si tenía una carta de seguridad.  Entonces,  Miles  fue  a  muchos  cuartos  para  encontrar  la  carta.  Miles  vió  muchas  cosas  raras  y  malas.  Vió  muchos  pacientes  torturados.  Algunos  prestaron  atención  a  Miles  y  otros  no.  Todos  los  pacientes  parecían  locos.  Podría  decir  que  algo  realmente  malo había sucedido en el  manicomio.  Muchos guardias de seguridad muertos. Sangre vieja y fresca estaba en todos lados.  37 


También encontró  archivos  clasificados  que  hablaban  sobre  los  pacientes  poniendo  más  irritables,  y  un  gran  proyecto  llamado  “Proyecto  WALLRIDER." Él al finalmente encontró la  carta  en  una  guardia  de  seguridad  muerto.  Miles  fue  al  cuarto  de  seguridad  para  abrir  las  puertas.  Cuando  estaba  tratando,  fue  la  electricidad.  Miles  entonces  fue  a  encontrar  cómo  prender  las  luces.  Había  una  puerta  que  abría  abajo  donde  era  el  interruptor de encendido del  edificio.  Él  fue  allá  y  trataba  a  prender  las  luces.  Cuando  estaba  tratando,  un  hombre  estaba  caminando  cuarto  a  cuarto  con  un  palo.  Miles  necesitaba  a  tener  mucho  cuidado  porque  el  hombre  loco  quería  a  matar  alguien.  Miles  escondía  muchas  veces  del  hombre.  A  veces  el  hombre  encontraba  Miles  y  lo  perseguía  mientras  Miles  intentaba  a  perderlo.  Cuando  Miles  perdía  el  loco,  fue  de  nuevo  a  prender  las  luces.  Miles  encendió  las  luces.  Entonces  Miles  fue  rápido  para  el  cuarto  de  vigilancia  para  abrir  las  puertas  del  manicomio  de  nuevo.  El  hombre  pequeño  con  el  traje  acercó  sigilosamente  de  él  cuando  Miles  estaba  en  el  cuarto.  El  hombre  clavó Miles con una aguja que tuvo algo que lo hizo dormir.  —No  es  la  hora  de  que  te  vayas  mi  salvador—  El  hombre  le  dijo  a  Miles  mientras  èl  estaba  dormido.  El  hombre  mostró un clip en la pantalla de la computadora. Era las personas del ejército  en  el  edificio  que  fueron  arrojados  y  asesinados  por  algo  invisible  llamado  WALLRIDER.  Miles  después  levantó  en  un  cuarto  para  los  locos.  Cuando  Miles  fue  de  su  cuarto,  encontró  que  él  estaba  en  la  zona  donde  los  pacientes  masculinos  vivieron.  Miles  fue  a  buscar  un  lugar  para  escapar  y  encontró  una  escritura  en  la  pared  diciendo  “siga  la  sangre.”  Entonces  Miles  siguió  la  sangre,  viendo  cosas  muy  raras  y  inquietante  en  el  camino.  Por  poco de morir a veces  cuando  enfrentando  los  locos.  Finalmente  Miles  llegó  al  final  de  la  sangre  que  lo  llevó  a  la  sección  de  la  iglesia  del  manicomio.  El  hombre  en  el  traje  estuvo  clavado  en  madera  para  sacrificarse.     —Mi  tiempo  ha llegado. El WALLRIDER está casi completa. Puedes salir por ese ascensor.—  Él dijó a Miles.   Con la ayuda de los locos, èl murió. Miles no le importaba y fue al ascensor.     Cuando  estaba  adentro,  el  ascensor  cayó  en  el  fondo  donde  el  manicomio  experimentaron  los  locos.  Mientras  Miles  exploraba,  algo  lo  golpeó  pero  no  pudo  verlo.  La  cosa  golpeó Miles más duro otra vez y tiró Miles a un pared. Era el WALLRIDER! Miles corría  y  corría  y  entró  en  un  cuarto  para  escapar  el  WALLRIDER.  Había  una persona con una bata  de  laboratorio.  Miles  estaba  muy  amable  cuando  vió  una  persona  normal  pero  la  persona  no  estaba  amable cuando vió Miles . La persona preguntó por qué Miles estaba aquí. Miles explicó  y  la  persona  estaba  sorprendido.  La  persona  explicó  lo  que  estaba  pasando  con  el  proyecto  WALLRIDER.  La  compañía  “Upshur  Corp.”  estaba  experimentando  con  los  locos  para  experimentar con la terapia del sueño.  38 


—Cuando una  persona  es  tan  loco,  puedes  usar  esta  persona  para  la  terapia  del  sueño.  Con  nuestros  dispositivos  y  la  terapia,  nosotros  podemos  controlar  el  WALLRIDER.  Pero  el  doctor  que  encontró  este  experimento  está  en  los  dispositivos  y  es  controlando  el  WALLRIDER ahora.— dijo la persona con la bata de laboratorio.   —Quiero  a  destruir  los  dispositivos  para  destruir  el  WALLRIDER  porque  ha  destruido  todo  mi trabajo.— Él continuaba diciendo    La  única  forma  que  Miles  podría  ir  del  manicomio  era  si  destruyó  los  dispositivos.  Entonces  Miles  encontró  y  destruyó  los  dispositivos.  Los  dispositivos  explotó  con  el  doctor  adentro  y  a  mismo vez Miles estaba tratando de mantenerse con vida cuando el WALLRIDER  estaba  tratando  a  matar  Miles.  Ahora  el  WALLRIDER  no  tenía  un huésped porque el doctor  murió.  El  WALLRIDER  entonces  fue  adentro  de  Miles  y hizo Miles su huésped. Miles estaba  muy  cansado  y  solamente  quería  ir  afuera  del  edificio.  Cuando  estaba  yendo,  el  equipo  de  SWAT  entró  el  laboratorio  con  la  persona  con  la  bata  de  laboratorio.  Miles  recibió  disparos y  cayó  al  piso.  Todavía  Miles  estaba vivo y el WALLRIDER salió de Miles y atacó todo lo gente.  Después de matarlos, el WALLRIDER entró Miles y lo llevó afuera.     EL FIN                                        39 


El día que empecé a bailar Ella Maxwell    Eran  cinco  minutos  antes  de  las  doce  cuando  los  perd​í.​   Estaba  segura  que  los  había  dejado  en  la  acera,  ¡estaba  segura!  Pero,  cuando  regres​é​,  ya  estaban  desaparecidos.  La  mañana  siguiente, estaba caminando con mi amigo a la escuela, cuando él me pregunt​ó.  —¿Michelle, vas a ir al baile el sábado?—.  Sacudí  mi  cabeza. Ya había rechazado muchos invitaciones al baile en el principio de la semana.  Y todos por la misma raz​ón ​ .  —Yo no bailo—.  Él parecía un poco decepcionado, pero la conversación terminó cuando él notó.  —Ay dios mio, Michelle, ¿dónde están?—.  —¡Yo no s​é​! Creo que alguien los robó—.  y  hubiera  sido  bien  si  esto  fuera  la  única  vez  que  recibí  esa  pregunta  ese  día.  Creo  que  toda  la  escuela tenían algo que decir.   —Creo que olvidaste algo hoy, Michelle—,   dijo mi profe.   —Ya  he  oído—  respondí sombríamente. Iba a ser un día lento. Después de varias horas,  me dolían mis pies y habían mojado caminando de una clase a otra.   Pas​é  por  mi  restaurante  favorito  al  final  del  día.  Era  un  lugar  encubierto  entre  el  desorden de la ciudad donde casi nadie iba. Pero, la dueña sacudió su cabeza.   —Lo  siento  Michelle,  pero  las  reglas  todavía  aplican,  incluyendo  mis  clientes  favoritos—  Ella me sonrió con simpatía y me envió en mi camino.   Cuando  regres​é  a  mi  casa,  fui  al  parque  para  buscarlos  en  la  luz  del  d​ía​ .  Les  busqu​é  debajo  del  tobogán,  en  el  hierba,  y  también  en  las  redes de baloncesto. Los iba a encontrar esta  vez. Pero no los encontré.   Cuando casi era tiempo que regresara a mi casa, encontré la nota.   —Ya sabes lo que tengo— se dijo.  Esa  noche,  no  podía  dormir  por  el  miedo  de  ser  ridiculizado  otra  vez  la  mañana  próxima.  Por  eso,  me  levanté  y  caminé  hasta la sala para leer mi libro. Hice una taza de té, y me  senté  para  comenzar  a  leer  el  libro.  Después  de  haber  leído  por  cinco  minutos,  escuché  un  sonido extraño.   Era  como  un  -​thunk​-  y  -  ​pitter  patter​-  desde  el  piso  de  arriba.  Pensé  que  solo  era  una  ardilla en mi techo, o algo así. Resumé mi libro y los sonidos pararon.   40 


Cinco minutos  después,  oí  el  sonido,  pero  más  cerca.  Era  como  si  alguien  estaba  arrastrando sus pies, por mi pasillo, más cerca, más cerca, más cerca, hasta que el sonido par​ó en  la entrada de la sala. No vi nadie. Hasta que yo miré hacia abajo.   Y allí estaban.   Mis  zapatos,  rojos  y  blancos,  la  protección  para  mis  pies,  algo  que  busqué  por  todo  el  día.  Empecé  a  temblar.  ¿Como  habían  llegado  ahí?  Pero,  tuve  la  confianza  para  levantarme  y  acercarles  muy  lentamente.  Los  estudié  con  mucha  curiosidad,  pero  no  me  atreví  a  tocarlos.  ¿Pero,  eran mis zapatos, sí? ¿Por qué no? Con eso en mi mente, extendí mi dedo indicador para  tocarlo.  Este zapato imbécil me pateó.  Estoy  diciendo  la  verdad.  Cuando  lo  pinché,  el  zapato  me  dio  una  patada  en  la  cara.  Miré mi zapato con incredulidad, atreviéndose a patearme otra vez.   En  un  instante,  me  lancé  hasta  mi  zapato,  agarrándolo  con  mis  manos.  El  otro  saltó  hasta  mi  puerta,  y  se  fue.  Logré  forzar  el  zapato  de  lucha  en  mi  pie.  Cuando  me  lo  puse,  el  zapato  dejó  de  luchar.  Muy  interesante.  Me  levanté  con  cuidado,  y  caminé  hasta  la  ventana.  Cuando miré afuera de la calle, vi mi zapato saltando por la calle, hasta que ya no podía verlo.   Miré  hacia  abajo  a  mi  zapato  capturado.  Ya  no  pareció estar vivo. Fue una señal buena.  Si  pudiera  capturar  al  otro  zapato,  tal  vez  mi  vida  volvería  a  la  normalidad.  Esa  noche,  dormí  con  mi  zapato  izquierdo  en  mi  pie.  Dormí  bien  con  el  pensamiento  que  mi  vida  pronto  volvería a ser como era antes.   Pero  el  próximo  día  fue  igual,  tal  vez  más  peor.  Creí  que  para  mis  amigos  y profesores,  tener  un  zapato  era  más  chistoso  de  no  tener  ninguno.  Al  final  del  día,  estaba  determinada  a  encontrar mi otro zapato. Pero, ¿dónde estaba?   Decidí  mirar  alrededor  de  mi  vecindario.  Miré  en  el  bosque,  delante  de  las  casas  y  los  vehículos, y también otra vez en el parque. Pero no lo encontré.   Cuando  regresé  a  mi  casa,  cansado  de  caminar  con  solo  un  zapato,  escuché  música  viniendo  de  mi  casa.  Era  como  un  canción  triste,  y  me  hizo  sentir  que  había  otro  mitad  de mi  corazon, en algun lugar perdido en el mundo. Espera un minuto.   Salí  corriendo  hasta  mi  casa,  arrojando  la  puerta  abierta,  y  corriendo  hasta  mi  sala,  donde  guardaba mi piano. Allí estaba mi otra zapato, tocando mi piano con sus cordones vivas.  Era  una  vision  increible.  No  pude  hacer  nada,  aparte  de  pararse  allí,  con  mi  boca  abierta.  Mi  zapato  pudo  tocar  piano  mucho  más  mejor que yo, y por un momento, debati a preguntarlo si  pudiera  enseñarme.  Pero  en  ese  momento,  recordé  mi  misión  a  capturar  mi  zapato  derecha.  Forc​é​ a mis pies a moverse en el dirección de mi zapato, pero mi pie izquierda comenzó a bailar.   ¿Qué?  Y  luego  estaba  bailando,  de  un  lado  de  mi  sala  a  la  otra,  haciendo  movimientos  de baile desearía haberlo sabido antes.    41 


Después de  una  hora  de  bailar,  me  desplome  en  mi  sofá.  Mi  zapato  derecha  dejó  de  tocar  el  piano  y  salto  para  sentarse  a  mi  lado.  Cuidadosamente, extendí mi mano para tomarlo  y  ponerlo  en mi pie derecha. No me peleaba. No pude decir por seguro, pero pensé que parecía  feliz a estar en mi pie, junta al otro zapato.   —¿Es así?— les pregunté. —¿Solo me querían bailar más?—  Ellos  no  me  respondieron,  por  supuesto,  solo  eran  zapatos,  pero  ya  sabía  su  respuesta.  Para mantener la compañía de mis zapatos, necesitaba ir al baile.   La  próxima  mañana,  fui  al  café  para  celebrar  mi  victoria.  Me  había  perdido  el  sabor  dulce del café capuchino.    Cuando camin​é​ hasta mi primer clase del dia, mi amigo notó.  — ​¡E ​ ncontraste el otro!— él exclamó.  — Si, pero me gustaría preguntarte— le dije —¿Irás al baile conmigo?—  —​¡​Claro que si!— él respondió. —pero, ¿pensé que no pudiste bailar?—  Sonreí, pensando de los eventos extraordinarias de la noche anterior.  — He estado practicando—   Incluso después de usar esas zapatillas rojas, lo haría por el resto de mi vida.                                     

42 


El cumpleaños de María Jessica McComb    En  un  país  desconocido,  había  un  pueblo  que  se  llamaba  “El  Cuervo  Amarillo”.  El  cuervo  era el animal oficial del país. Y en el Cuervo Amarillo vivía una mujer muy rica y bonita.  Su  nombre era María. Ella no era una princesa, pero su padres eran descendientes de la realeza y  entonces  la  familia  tenía  mucho  prestigio  y  estatus.  Cada  año,  para  el  cumpleaños  de  María,  había  una  fiesta grande, con todos los príncipes y las princesas del país. Y a pesar de los rumores  de  la  rebelión  y  la  guerra,  el  padre  de  María  insistió  que  ella  necesitaba  un  cumpleaños  más  grandioso  que  los  años  pasados.  El  padre  quería  que  la  gente  supiera  que  la  realeza  no  tenía  miedo.  —Vamos  a  usar  la  sala  de  banquetes  en  la  cima  de  la  colina!—  el  padre  de  María  dijo,  —todo  el  pueblo  puede  mirar  la  fiesta  y  sabía  que  nosotros  no  nos  preocupamos  de  los  rumores!—   Desafortunadamente,  si  la  familia  hubiera  sido  más  cautelosa,  no  habrían  muerto.  María  se  levantó  del  suelo  donde  ella  se  había  caído,  lanzando  una  mirada  fulminante  al  carro  amarillo  que  casi  chocó  contra  ella.  Su  vestido  era  rasgado  y  sucio.  María  estaba  tan  sorprendida  que  olvido  por  qué  estaba  en  la  ciudad.  —“El  conductor  loco  casi  me  mata!”—  pensó  María  con  furia.  María  se  puso  de  pie,  temblando.  El  carro  ya  fue  de  la  vista,  y  todo  el  pueblo  estaba  callado.  María  miró  alrededor  de  ella,  pero no había ninguna persona en la calle.  De  repente,  María  estaba  consciente  del  calor  terrible,  aunque  era  en  la tarde. —Todos son en  sus  casas,  tratando  de  escapar  el  calor  del  verano—  pensaba  María,  —yo  necesito  hacer  los  mismo; no se porque yo estoy aquí.—  Pero  ella  estaba  equivocada,  porque  había  una  otra  persona  en  la  calle,  observando  a  María.  La  familia  de  María  no  era  de  la  realeza,  pero  la  casa  de  la  familia  parecía  como  un  palacio.  La  casa  fue  pintado  en  muchos  colores;  amarillo,  rojo,  y  negro,  con  jardines  llenos  de  flores  exóticas.  Cuando  María  llegaba  a  su  casa,  ella  era  sorprendida por los criados no estaban  en la casa; de hecho, la casa estaba completamente vacía.   —Voy  a  tener  los  todos  despedidos!—  María  gritó  con  ira,  —¿¡dónde  están  mis  padres?!—  —Ellos  están  a  la  fiesta,  señora!—  dijo  una  voz  alegremente.  Un  niño,  cerca  de  ocho  años, se reía de ella, mirándola vuelta de una esquina.   —¿La fiesta? ¿Qué fiesta?—  —¡Es su cumpleaños, señora! ¿Cómo puedes olvidar?— 

43


—Pero no  es  mi  cumpleaños!  Mi  cumpleaños  es…  es…—  María  hizo  una  pausa,  muy  confundida.  Ella  no  podía  recordar.  —El  incidente  con  el  carro  se  desorden  mi  mente—  pensaba María.  —La  fiesta  es  encima  de  la  colina,  en  la  sala  de  banquetes,—  el  niño  señaló  en  la  dirección.  Débilmente  en  la  distancia,  María  vio  la  sala.  La  sala  fue  decorada  con  luces  brillantes  y  flores.  También,  María vio personas entrando y saliendo la sala de banquetes, y esta  escena  aliviada  ella  mucho.  Por  un  segundo,  ella  sintió  que  todas  las  personas  en  el  mundo  se  desparecido  y  solo  ella  y  el  niño  quedaron.  Con  una  risa,  ella  dijo  esto  a  el  niño,  y  él  dio  una  extraña mirado a María.  —¿Que es su nombre, señora?—  —Mi nombre? Mi nombre es María. ¿No sabes quién soy?—  —Eso  es  que  lo  que  pensé,—  él  dijo,  —necesita  apurarse,  Señora  María,  la  fiesta  terminará pronto. —  Ella  pasó  su  mano  sobre  su  frente.  Se  ponía  el  sol,  y  el  cielo  tenía  los  colores  de  rojo  y  anaranjado,  como  flamas.  —Por  qué sigue siendo tan caliente?— María se preguntaba. El niño  se  reía  otra  vez  y  huía,  saludando  adiós.  Ella  lo  miraba  fijamente  por  un  momento,  y  luego  miraba  a  su  vestido. En el día parecía sucio, pero en el oscuro de noche se alguna manera se veía  aún  peor.  Durante  de  todo  el  día,  el  vestido  se  volvía  más  andrajosa,  hasta  que  parecía  como  trapos.  —No  puedo  ir  a  la  fiesta  como  así,—  pensaba  María.  Pero,  ella  miraba  a  su  casa vacía,  enorme  y  aterrador  y  completamente  silencioso,  y  ella  no  podía  obligarse  a  dar  un  paso  adelante.  Así,  ella  se  dio  la  vuelta  y  poco  a  poco,  comenzaba  a  caminar  por  la colina a la fiesta,  su  rostro  rojo de la vergüenza. ​A medida que se acercaba la cima de la colina, y las voces se hacía  más  fuerte,  María  se  detenía  en  las  sombras.  En  las  luces  de  la  sala  de  banquetes, ella podía ver  todos  los  príncipes  y  princesas  en  sus  ropas  costosas  de  rojas,  amarillas,  y  escarlatas.  ​María  se  sentía ridículo en su vestido sucio y casi había decidido irse antes de que nadie la viera. Pero una  voz  habló  y  le  preguntaba,  —algo  anda  mal,  ¿señora?  ¿Porque  está  en  las  sombras?  —.  Dio  la  vuelta,  María  veía  un  príncipe  joven.  Él  era  delgado  y  pálido  y  llevaba  toda  ropa  negra.  Él  parecía alto, pero se inclinaba de una manera que le hizo parecer apenas tan alto como María.   —Estoy…  Perdón,  pero te conozco, ¿verdad?— María miraba a el rostro del príncipe en  la oscuridad.  —Así  que  te  acuerdas  de  mí!—  Él  reía  de  repente,  —¿Recuerdas  algo  más?—  El  príncipe  llevaba  a  María  a  la  luz,  a  la  sala  de  banquetes.  María  se  sentía  a  la  vez  helado,  a pesar  del calor y su visión fue borrosa.    —Yo  recuerdo…  que  te  vi  en  mi ​cumpleaños​. Recuerdo el calor, él terrible calor.— Los  príncipes y princesas en sus ropas amarillos y escarlatas parecían como flamas. 

44


—Yo no  sabía  lo  que  estaba  pasando,  todo  era  tan  doloroso.—  María  se  detuvo  en  la  puerta, —Me trajiste a este lugar, ¿por qué?—  —Para  que  supieras  lo  que  te  paso.  Necesito  que  sepas,  es  mi  trabajo  ayudarte  a  resolverlo  todo.—  El  príncipe  empujaba  a  María  en  él  edificio,  —¿Así  que  dime María, que te  paso?—  —¡Había  llamas  por  todas  partes,  estaba  atrapado,—  La  sala  cambio,  llenando  de  humo, —¡La gente del pueblo mató a todos! Ellos mataron… a mí. —  —¡Finalmente!—  El  príncipe  sonreía  demasiado amplio y desaparecía. María recordaba  todo  en  ese  momento;  el  día  de  su  cumpleaños,  todos  los  sirvientes  los  traicionaron  y  habían  incendiado  la  sala  con  todos  los  príncipes  y  princesas  dentro,  también  con  María  y  su  familia.  María caía al suelo en la desesperación, las llamas estaban destruyendo ella y la sala a cenizas.                                               

45 


Una mujer libre   Hannah McComb    Érase  una  vez  una  mujer  que  se  llamaba  Candice.  Ella  tenía  un  esposo  y  dos  hijos.  Candice  tenía  un  buen  trabajo,  el  trabajo  de  sus  sueños.  Su  vida  era  perfecta.  Después  de  la  escuela  secundaria,  ella  asistía  a  la Universidad de Texas en Austin. En su año final ella conoció  a  su  esposo. Un hombre guapo del equipo rugby. Después 10 años tuvieron hijos de 8 y 6 años,  un  chico  y  una  chica.  Candice  y  su  esposo  tenían  buenos  salarios.  Realmente  su  vida  era  perfecta para ella hasta el final…    La  primer  de  nos  historia  estaba  un  día  normal  para  Candice.  Ella  fue  a  su  trabajo,  y  después  tomó  su  niño  para  la  práctica  de  fútbol.  En  casa,  cocinó  una  cena  por  toda la familia.  Durante  la  cena  alguien  golpeó  a  la  puerta.  Candice  se  levantó  y  abrió  la  puerta.  ¡Candice  sonrió,  Ana,  una  amiga  vieja  de  sus  años  en  universidad  estaba  a  la  puerta!  Las  mujeres  hablaron  y  hablaron  toda  la  noche.  Hubo  millones  y  millones  de  historias  y  memorias  importantes  sobre  qué  hablar.  Finalmente,  Candice  preguntó,  —Ahhh  Ana,  te  amo  mucho  vieja amiga, y ha sido un tiempo largo, pero cuál es la razón por la cual tú me visitas?—   —Pues  Candice,  en  los años pasado, desde universidad, no tuve buen sueño. Mi trabajo fue un  desastre,  y  dejé  antes  de  ellos  me  despidieron.  Y  mi  esposo  me  dejó  después  12  años  de  nos  matrimonio.— Ana respondió  —“Aye  Ana,  no  me  digas...  que  horrible.  Todo  de  mis  cosas  son  tuyos.  ¿Que  tu  necesita?  Un  lugar para vivir, comida— Candice interrumpió,  —No,  no  necesito  nada  Candice,  este  es  la  razón  de  me  visite.  Durante  el  periodo  más oscuro  encontré una solución. Mi vida ahora es la más perfecta de mis sueños.—  —¿Qué es?— Candice fue en el borde de su asiento.  —Una  compañera  de mi ex marido vio a mí en una parque y me dio un botella de pastillas para  problemas  internos.  Antes  de  las  pastillas,  mi  vida  son  horrible, pero ahora, mi vida es la mejor  en todo mi vida.— Candice quedó estupefacta. ¿Su amiga Ana fue un drogue adicto? 

46


—Algunas personas  pensaron  soy  un  drogadicto,  no  son  drogue  adicto  porque  hay  pastillas  naturales. Necesitas probar las pastillas Candice.—  —No,  no  gracias  Ana.  Adiós.  Tengo  hijos  aquí.  No  quiero  tus  pastillas.—  Candice  cerró  la  puerta.  —Me llamas con tu quieres una vida vale de pena.— Ana sonrió.  Candice  cerró  la  puerta  con  llave.  Que  raro.  Candice  se  fue  a  cama  rápidamente  y  probó  olvidar la conversación.  La  próxima  mañana  se  levantó  de  la  cama  el  tiempo  normal  y  cocinó  desayuno,  pero  cuando  ella  anunció  desayuna,  no  había  una  respuesta.  Sus  hijos,  y su esposo no estuvieron en  casa. Solamente había una nota encima de la mantel que dijo,   —Candice, hay un otra mujer. Los hijos son conmigo. No nos intente encontrar.—  Su  cabeza  era  girar.  Pero,  fue  tiempo  para  trabajar,  y  uno  minuto  más  tarde  y  ella  sería  despedida. Candice planeó a resolverlo en su trabajo. Pero, cuando ella llegó, su jefe dije,   —No tenemos dinero por tu trabajo. Lo siento mucho por el aviso corto.—  ¿Qué?  El  mundo  de  Candice  fue  en  un  desastre.  Y  en  uno  día.  ¿Qué  pasó?  Ella  perdió  su  familia,  su  trabajo,  todo.  Candice  tuve  su  teléfono  en  mano  y  llamó  Ana.  En  2  horas  Ana  fue  en la casa de Candice…    … 3 meses después.   —Han  sido  3  meses con las pastillas. Mi mundo es perfecto. Las pastillas son las cosas perfectas  en todo el mundo. Nunca siento cansada o triste. No necesito nada ni alguien.—   El  diario  de  Candice.  Todos  los  días  por  tres  meses,  ella  se  levantaba  a  las  2  o  3  en  la  tarde,  y  tomaba  sus  pastillas,  y  dormía  el  resto  de  día.  En  sus  sueños  fueron  libertad  y  alegría.  En  realidad,  ella  no  tenían  una  casa,  porque  lo vendió para comprar más drogas. Vivió en las calles  y fue hambriento. Día tras día ella no habló, ni comió, ni movió, ella apenas podía respirar.   

47


Un día,  después  un  año  como  así,  las  pastillas  se  acabaron.  Sin  las  patillas  Candice  era  como  un  animal.  Su  mente  no  funcionó  normal.  Ella  empezó  gritar  en  las  calles.  Candice  no  tuve  otros  pensamientos,  solamente  las  pastillas.  Ella  haría  cualquier  cosa  para  las  pastillas.  CUALQUIER  COSA.  Por  tres  días  ella fue corriendo en las calles, en los parques, las escuelas,  las  iglesias  en  busca  de  más  pastillas.  Finalmente, después tres días, había una chica pequeña en  un  parque  con  dulces  blancas.  Su  madre  fue  en  el  baño.  Candice  tuve  un  cuchillo  hecho  de  vaso  de  una  ventana  rota.  Y  por  la  primera  vez en un año, Candice tuve un pensamiento claro.  —No  hagas  esto.—  Y  por  la  primera  vez  en un año ella tenía una decisión entre malo y bueno.  Candice tomó el cuchillo en su mano y cortó la garganta de la niña.   

Solamente horas  después,  Candice  tuve  las  pastillas  y  fueron  pastillas  falsas.  Pero  no  le 

importaba porque  Candice  fue  en  prisión.  Rápidamente,  después  los  efectos  de  las  pastillas  fueron  ausente,  todos  de  los  pensamientos  de  Candice  fueron  claros.  —Que  horrible.  Soy  un  monstruo.  Con  mis  manos  tomo  drogas  y  drogas  y  maté  una  chica inocente. ¿Qué es mi vida?  No merecí para vivir.  —Y  fue  la  verdad.  El juez dije el veredicto— muerte. Candice no tendría una pelea. Ella conocí  ser justicia.  Viernes  fue  el  día de su muerte. Usualmente, gente tienen juicios y abogados hasta el fin  día,  pero  no por Candice. Ella conocí su culpa. Y especialmente en el final día, cuando tenía un  pensamiento claro, y todavía lo hizo. El veredicto fue grave, y Candice no tuve esperanza.  Finalmente,  el  día  llegó.  Candice  fue  muy  sombrío.  Sus  ojos  al  suelo.  Ella  no  tuve  una  familia.  No  tenía  amigos.  No  tenía  una esperanza. Solamente tenía minutos. Un hombre abrió  su celda.   —Ven  conmigo.—  Caminaron  a  un cuarto obscuro con una silla metal con alambres metales.  El hombre tuve una cara sombría. Sus ojos fueron amable.   —¿Por qué este hombre y no un oficial?— Candice pensó.  —¿Tienes  palabras  finales?  No  hay  personas  aquí,  pero  es  valioso  para  mi.—  El  hombre  dijo.  Candice saltó, sorprendió por sus palabras. 

48


—No, ¿qué diría? Soy la culpa.— Candice dijo. —Sí, tu es la culpa.— El hombre dije cuando inició la silla.   —Pero, te amo. Va. Tú es libre ahora.— El hombre dije Y se sentó en la silla.  Y por el primer vez en la vida de Candice, ella era libre.                                                      

      49 


La tierra del pecado Burke McCoy    En  las  llanuras  soleadas  abajo  de  la  sierra  de  Organos  en  Durango  estaba  el  Rancho  la  Coyotada  orgullosamente  cubierto  con  mezquites  y  nopales  por  cientos  de  kilómetros  de  campo.  En  la  sombra  de  unos  mezquites  había  unas  estructuras,  la  hacienda  de  la  familia  Morales  que  se  dedicaba  a  una  vida  dura  con  la  ganadería.  El  padre,  Gabriel,  siempre  había  vivido  por  la  Coyotada,  y  empezó formando una familia con su esposa Camila cuando Gabriel  cumplió  veinte  años.  Camila  dio  a  luz  a  tres  niños  y  dos  niñas.  En  ese  momento  la  familia  de  siete tenía una vida dura con trabajo diario.  Era  la  mitad del verano y la tierra no había recibido ninguna gota de lluvia en dos meses.  Como  siempre,  Gabriel  y  Camila  se  levantaban  juntos  por  la  madrugada.  Era  el  último  domingo  de  julio,  y  Camila,  empezó  a  preparar  una  sopa  con  la  última  cantidad  de  maíz  que  tenían.  En  el  pasado  Camila  siempre  había  preparado  una sopa de tripa y hueso, pero la sequía  había  causado  una  mala  racha  por  la  familia,  y  no  se  podían  permitirse  comer  carne  de  res.  Mientras  que  Camila  cocinaba,  Gabriel  daba  un  paseo  por  el  camino  entre  los  campos  de  cosecha  fallida  de  frijol.  Con  el  dolor  siguiendo  después  de  haber  perdido  toda  la  cosecha  de  frijol  además  del  sufrimiento  de  su  manada  de  ganado  por  la  escasez  de  agua.  Con  todas  las  penas  de  los  meses  pasados  Gabriel  empezó  a  preocuparse  de  la  seguridad  de  su  familia.  La  frustración del Gabriel había cambiado en enojo. A Dios Gabriel le preguntó  —Cómo podemos seguir viviendo así, nos fallaste.—   El  mes  pasado  había  sido duro a pesar de la esperanza que tenía Gabriel en la primavera.  La  mala  suerte  empezó un mes atrás. En la primavera Gabriel labró un campo de frijol nuevo al  otro  lado  del  arroyo.  Más  adelante,  mientras  la  última  semana  de  mayo  y  la  primera  de  junio  Gabriel  con  su  hijos  mayores  sembraron  los  tres  campos  de la hacienda. Siendo orgullosos con  lo que lograron, los Morales tenían mucha esperanza en la temporada venidera.   Gabriel  nunca  podía  imaginarse  que  más  de  un  mes  adelante  él  estará  viendo  sus  campos  preciosos  completamente  arrastrados  por  una  sequía  terrible.  En  ese domingo en julio  allí  estaba  Gabriel  maldiciendo  a  dios  por  la  mala  suerte  que  había  tenido.  Durante  el  día  Gabriel  revisó  su  ganado  y  la  familia disfrutó la sopa que la familia siempre tenía muchas ganas  de  comer  cada  semana.  El  día  pasó  y  en  la  noche  Gabriel  le  despertó  una  gran  tormenta.  Relámpagos  y  truenos  rodeaban  la  casita.  Una  torrente  de  agua  entró  por el frente de la casita.  Mientras  la  tormenta,  la  tierra  zarandeó  fuertemente.  La  noche  pasó,  y  en  la  madrugada,  cuando  el  sol  no  hubiera  subido  todavía,  Gabriel  estaba  preocupado  y  creía  que  él  había  perdido  todo.  Cuando  podía  ver, quedó claro que el agua del arroyo había subido hasta la casa.  50 


Gabriel vio  que  el  agua  del  río  estaba  tan  alto  y  rápido.  Gabriel  dio  un  paseo  para  ver  sus  campos.  Gabriel  había  realizado  que  la  inundación  había  cambiado  el  paisaje  y  el  agua  había  erosionado  el  tercer  campo  de  frijol.  El  agua  talló un camino nuevo a través del campo nuevo.  Gabriel notó una fila de piedras desenterradas por el agua.    En  la  primavera  mientras  que  Gabriel  estaba  labrando  el  campo  nuevo,  Gabriel  desenterró  unas  piedras  grandes  por  la  orilla  del  arroyo  con  la  punta  del  arado,  no  pensó  mucho en el descubrimiento extraño de las piedras.  Sin  embargo,  después  de  la  inundación,  diez  tumbas fueron expuestas a la luz del sol. Mientras  que  Gabriel  estaba  caminando  por  la  orilla  del  río,  él  vio  una  sombra  de  un  hombre  en  la  barranca  adyacente.  Entonces  de  repente  la  tierra  sacudió  y  movió.  Cuando  Gabriel  sintió  el  temblor,  él  se  sintió  terror.  Luego,  un  voz  calmado de un hombre llenaba el cielo mientras que  Gabriel se encogió de miedo.  —Cometí un error grave… perdoname Señor— dijo el voz  —¿Quién eres?— proclamó Gabriel  —Yo  soy  José  Doroteo  Arango  Arámbula;  soy  conocido  como  Pancho  Villa…  Quiero  que  usted  sepa  que  yo  había  cuidado  mi  familia  y  esta  tierra por toda mi vida… Cuando yo era  joven  unos  bandidos  hicieron  algo  despreciable  a  mi  familia;  Desde  entonces  enlazaba  por  justicia  hasta  que  yo  muriera.  Temprano  en  el  verano algo me despertó de la muerte. Despertó  en una ira; tenía ganas por la venganza; maldije todo sin consideración por nadie ni nada—  —Tu  has  destruido  mi  sustento,  la  vida  ha  sido  miserable  por  tu  maldita ira; ¡como no  tengas vergüenza!— interrumpió Gabriel  —Me arrepiento lo que hice …— continuaba Pancho Villa  Gabriel  no  sabía  antes  que  Pancho  Villa  nació  y  creció  en  la  misma  Rancho  la  Coyotada. Las Tumbas fueron de Pancho Villa y su familiares.    Cuando  Pancho  era  niño  su  hermana  fue  violada  y  su  papá  fue  matado  por  unos  bandidos.  Pancho  prometió  que  su  familia  nunca  serán  molestado  y  que  la  justicia  será  victorioso.  Cuando Pancho Villa era vivo, enlazaba por justicia hasta que muriera; enlazaba por  la  venganza.  Por  casi  cien  años,  Pancho  Villa  y  su  familia  habían  sido  enterrado  tranquilamente.  Desde  el  día  que  gabriel  desenterró  la  tumbas,  el  alma  de  Pancho  Villa  había  sido  despertado.  En  una  furia  indiscriminado,  Pancho  Villa  empezó  una  mala  racha  tan  grave  sobre  la  tierra.  La  sequía  y  toda  la  mala  suerte  sucedió  por  la  ira  de  Pancho  Villa.  Hasta que el  momento  Gabriel  vio  la  sombra  de  Pancho  Villa  en  la  barranca  la  mañana  después  de  la  tormenta,  Pancho  estaba  vagando  por  las  llanuras  y  montañas  buscando por los culpables. Sin  embargo,  en  esa  noche  de  la  tormenta,  algo  sucedió  que terminó la caza por justicia de Pancho  Villa y cambió su mente. 

51


Mientras la  noche  de  la  tormenta,  Dios  afrontó  con gran enojo a Pancho Villa. el enojo  de  Dios  causó  la  tormenta  y inundación. Dios exigió que Pancho Villa vuelva a la tumba por la  injusticia  causada  por  él.  Pancho  Villa  había  enfadado  a  Dios  por  traer  sufrimiento  sobre  la  tierra.  En  las  últimas  palabras  dicho  por  Pancho Villa a Gabriel, Pancho insistió que la justicia  debería  ser  logrado  a  través  equidad  y  prudencia  en  vez  de  injusticia.  Pancho  Villa  se  había  realizado que la justicia no podía ser logrado por injusticia.    Gabriel  nunca  imaginaba  que  alguien  podría  ser  culpable  por  el  tiempo  y  la  clima.  Ya  que  Gabriel  supo  que  Pancho  fue  culpable,  Gabriel  quería  justicia  para  la injusticia traído por  la  ira  de  Pancho.  Sin  embargo  Gabriel  quería  justicia específicamente de una manera justa. Ese  dia  cuando  Pancho  regresó  a  la  tumba,  Gabriel  prometió  que  las  tumbas  nunca  fueron  interrumpidas.  Gabriel  regresó  a  su  sustento  y  nunca  consideraba  molestar  las  tumbas  otra  vez.  En  las  siguientes  meses  la  tierra recuperaba y Gabriel y su familia regresaba al estilo de vida saludable y  exitoso.                                     

  52 


La cara de Rubén Jaqueline Medrano    Había  una  vez  una  familia  chiquita,  el  papá  Rubén,  la  mamá  Isabel  y  su  hijo  Mateo.  Ellos  eran  muy  felices  que  nunca  se hubieran imaginado que su felicidad terminaría tan rápido  como  empezó.  Una  noche  la  familia  fue  a  una  fiesta,  y  Rubén  estaba  tomando,  pero  cuando  Isabel  dijo  que  ella  iba  a  manejar  él  sugirió  que  no,  estaba  borracho.  En  el  camino  a  la  casa,  empezó  a  llover  e  Isabel  le  dijo  a  Rubén  que  parara  el  carro, pero cuando estaban discutiendo,  Rubén causó un accidente de carro.   Rubén  se  desmayó  y  al  despertar  escuchó  a  Mateo  llorar  por  su  madre,  pero  cuando  Rubén  se  fijó  en  Isabel,  ella  no  estaba  respirando.  Cuando  vino  la  ambulancia  declararon  que  Isabel  había  fallecido  y  el  dolor  que  sintieron  Rubén  y  Mateo  en  ese  momento  sería  inolvidable.  Rubén  cargó  con la culpa que su esposa había fallecido y no pudo perdonarse, que  empezó  a  tomar  para  poder  olvidarlo  todo.  A  Mateo le dolió mucho haber perdido a su madre  y era tan joven que, para poder seguir adelante, iba a necesitar la ayuda de su padre.   Cuando  Rubén  tomaba,  a  veces  le  pegaba  a  Mateo  y  le  decía  cosas  muy feas como que  no  servía  para  nada  o  que  era  un  menso.  Mateo  no  hacía  nada  cuando  le  pegaba  sólo  tomaba  los  golpes  y  después  se  iba  a  su  cuarto  a  llorar.  Le  dolía  tanto  que  su  padre  le pagara porque él  no  había  hecho  nada  que  el  rencor  que  su  padre  crecía  cada  vez  que le pegaba. Un día, Rubén  le  pegó  a  Mateo  tanto  que  el  decidió  que  todo  ya  había  sido  suficiente.  En  su  cuarto  Mateo  empezó a planear que él iba a matar a su padre para poder salir del sufrimiento verbal y físico.   Mateo  tenía  un  plan  ya  hecho  que  era  que  la  siguiente  vez  que  viera  a  su  padre  lo  pagaría.  Iba  a  matar a Rubén, pero a este punto, ya se había convertido un poco psicópata, y su  plan  no  terminaría  con  sólo matarlo. Rubén se emborrachó tanto una noche y le pegó a Mateo  pero  esta  vez  Mateo  no  se  dejó  y  le  empezó  a  pegar  a  su  padre  con  un  martillo.  Cuando  le  empezó  a  pegar  se  recordó de todo lo que había pasado en los años desde que falleció su mamá.  Con  la  sangre  en  su  cara  y  en  sus  manos,  Mateo  paró  y  Rubén  ya  estaba  muerto,  pero  su  venganza  no  terminaría  allí.  Mateo  arrastró  a  Rubén  al  sótano,  ya  muerto,  a  Mateo  no  le  importó  las  veces  que  se  pegaba  en  la  cabeza  con  las  escaleras.  Llegando  al  sótano,  Mateo  empezó  con  su  plan, había planeado construir una máscara hecha de la cara de su padre. Mateo  recogió  a  su  padre  colgando  de  sus  piernas  y  cortándole  su  cabeza  de  su  cuerpo.  Ya cuando su  cabeza  estaba  separada  de  su  cuerpo,  Mateo empezó el proceso de despellejar la cara de Rubén, 

53


pensando de  todo  lo  que  Rubén  le  había  hecho  durante  los  años  desde  que  había  muerto  Isabel.   Terminando  de  despellejar  la  cara  de  Rubén,  Mateo  fue  al  cuarto  de  su padre, y agarró  un  cambio  de  su  ropa,  quitandose  su  ropa  y  poniéndose  la  de  Rubén.  Mateo  no lamentaba lo  que  le  había  hecho  a  su  padre.  Desde  los  años  que  murió  su  madre,Rubén  se  volvió  agresivo,  Mateo  empezó a odiarlo entonces el matarlo no le dolía. Ya cambiado Mateo, fue al sótano otra  vez  y  se  puso  la  cara  despellejada  de  su  padre,  ya  cambiado  con  su  ropa  se  puso  los  lentes  de  Rubén  y  se  fue  a  sentar  al  porche  enfrente  de  su  casa.  Sin  esperar,  llegó  el  abuelo  de  Mateo, el  padre  de  Rubén,  Roberto,  Roberto,  ya  estaba  más  viejo  al  principio  y  no  notó  que  la persona  sentada en el porche era Mateo y no su hijo.   Mateo  se  hizo  pasar  por  Rubén.  Se  puso  muy  nervioso  que  Roberto  se  enterara  que  él  no  era  Rubén.  Cuando  Mateo  se  fue  a  buscar  algo,  Roberto  se  sintió  un  poco  raro  y  fue  dentro  de  la  casa.  Roberto  tenía  un  sentido  malo  de  lo  que  estaba  pasando  y  fue  al  sótano,  el  olor  de  la  sangre  y  el cuerpo de su hijo hizo que se asomara abajo, y él descubrió el cuerpo de su  hijo.  Mateo se dio cuenta que su abuelo había descubierto lo que había hecho, que él realmente  no  era  su  hijo,  pero  su  nieto,  él  había  matado  a  su  padre.  Roberto llamó a la policía pensando  que Mateo no lo estaba escuchando pero en realidad él lo estaba espiando.   En  pánico  Mateo  le  pegó  a  Roberto  en  la  cabeza  con  un  ladrillo,  el  golpe  no  lo  mató  pero  si  lo  desmayó  por  el  rato  Mateo  se  iba  a  tratar  de  deshacer  de  él,  pero  en  ese  momento  escuchó  el  ruido  de  un  carro  de  policía.  En  ese  momento,  ya  no  supo  que  iba  a  hacer  y  se  escapó  por la puerta de atrás de su casa. Mateo empezó a correr pero cuando la policía llegó a su  casa  la  primera cosa que hicieron fue tratar de despertar a Roberto para tratar de enterarse de lo  que  había  pasado.  Ya  cuando  Roberto  despertó  le  explicó  a  la  policía  que  él  había  venido  a  visitar  a  su  hijo y nieto, pero cuando llegó se sentía un poco raro, y fue adentro y descubrió que  la  persona  que  él  pensó  que  era  su  hijo  no  era  pero  su  nieto,  y  cuando  fue  adentro  de  la  casa  encontró  el  cuerpo  de  su  hijo,  desecho  en  el  sótano  y  después  de  eso  ya  no  recordaba  nada  porque alguien le había pegado en la cabeza.  La  policía  fue  a  buscar  a  Mateo  con  la  poca  información  que  tenían.  Fueron  calle  por  calle  y  por  fin  encontraron  a  Mateo.  Él  había  parado  en  una  parada  de  autobús,  Mateo  supo  que  nunca  se  iba  a  poder  escapar  para  siempre,  que  no  había  pensado  su  plan completamente  con  las  consecuencias.  Él  sólo  quería  parar  de  sufrir  pero  con  sus acciones sólo iba a sufrir más  al  final  de  cuento,  por  esa razón no corrió lejos y no trató de huir más. Se quedó quieto porque  él  supo  que  la  policía  lo  encontraría  y  así  fue.  Cuando  la  policía  lo  atrapó,  lo  metieron  a  la  carcel.  Usted  podría  pensar  que  la historia de Mateo terminaría aquí, pero no, un día, regresará  por Roberto.    54 


Ana Leslie Mitchell  Beatriz  y  sus  padres  acababan  de  mudarse  por  el  trabajo  de  su  padre  a  un  pueblo  cerca  de  Dallas.  Estaba  nerviosa  de  hablar  inglés  en  un  pueblo  donde  no  habían  muchas  familias  latinas.  Ella  no  estaba  feliz  de  mudarse,  pero  amaba  a  su  familia  y  estaba  feliz  de todos modos.  Era  junio,  así  que  ella  no  tenía  escuela.  Ella  le  gustaba leer y caminar a la biblioteca, cerca de su  casa.  Ella  era  muy  madura  para  su  edad  y  sus  padres  estaban ocupados trabajando y moviendo  cajas.  Antes  de  irse,  se  puso  su  mochila  rosa  para  llevar  libros.  Ésta  fue  un  regalo  de  su abuela.  Cuando  ella  llegó  a  la  biblioteca,  le  preguntó  al  bibliotecario  si  la  podía  ayudar.  Beatriz quería  la  sección  de  terror.  Le  encantaban los libros de miedo, y otros niños pensaban que por eso ella  era  rara.  Por  la  estantería  había  otra  niña  que  leía  un  libro  de  Stephen  King.  La  niña  vio  a  Beatriz y le dijo   —Hola,  soy  Ana.  ¿Has  leído  este  libro?  Mi  parte  favorita  es  cuando  consiguió  la  venganza en el baile de graduación. La sangre del cerdo era tan repugnante!—  Beatriz  no  había  leído  a  Carrie.  Los  libros  de  Stephen  King  eran  demasiado  complicados.   —Hola, mi nombre es Beatriz. Soy nueva aquí—, dijo Beatriz. Las niñas hablaron de los  libros por un tiempo y decidieron ser mejores amigas.   Las  niñas  irían  a  la  biblioteca  o  la  casa  de  Beatriz  cada  día.  Beatriz pensaba que Ana era  un poco extraña, pero Beatriz no tenía otros amigos. Nunca iban a la casa de Ana a jugar, y Ana  no  hablaba de su familia. Sin embargo, era obvio que Ana no tenía mucho dinero. Ana siempre  hablaba  de  cómo  era  afortunada  Beatriz  por  tener  padres  ricos,  y  cuando  Beatriz  perdió  su  mochila favorita un día Ana no pareció interesada.   —Tus padres pueden comprarte una nueva mochila, no importa— dijo Ana.   Beatriz  pensaba  en  la  familia  de  Ana,  y  pensaba  que  una  mochila  era  un  problema  pequeño.  A  veces  Ana  se  provaba  ropa  nueva  o  juguetes  cuando  ella  venía  a  la casa de Beatriz,  pero  no  decía  donde  los  obtenía.  Ana  a  menudo  no  decía  la  verdad.  Beatriz quería hacer otros  amigos.  

55


Finalmente comenzó  la  escuela  y  las  niñas  se  veían  menos.  A  veces  Ana  esperaba  a  Beatriz  después  de  la  escuela  para  que  pasaran  el  tiempo  juntas.  Cada  vez,  Ana  corría  a  ella,  gritando  sobre  cómo  no  podría  esperar  jugar.  Beatriz  pensó  que  era  embarazoso,  pero  no  quería  herir  los  sentimientos  de Ana. Los nuevos amigos de Beatriz no les gustaban Ana, y Ana  estaba muy enojada y celosa.   —¿Por qué te caen bien las chicas?—pregunta Ana,—son crueles.—  Los  problemas  entre  los  amigos  de  Beatriz  continuaron.  Ana  caminaba  hacia  las chicas  en  el  almuerzo,  y  observarlos  mientras  no  decían  nada.  Las  chicas  se  burlaban  de  Ana  y  le  pedían  a  Beatriz  que  dejara  de  verla.  Beatriz  les  decía  que  Ana  era  un  poco  rara,  y  ella  era  su  amiga.  Esto  no  duró  por  mucho  tiempo.  Cada  día  Ana  se  volvía más extraña. La gente le tenía  miedo  y  había  rumores.  Finalmente,  Beatriz  le  dijo  que  no  era  normal  o  que  no  podían  continuar  a  ser  amigas.  Era  la  chica  nueva,  y  no  quería  ser  asociada  con  la  "chica  rara".  Ana  se  ofendió.   —Esto es lo que soy— dijo Ana y se alejó.  En  los  próximos  meses,  Beatriz  veía  a  Ana  un  poco.  Su  vida  era  buena.  Tenía  muchos  amigos,  buenas  notas,  y  era nominada para la presidenta de la clase. Pensaba que nada podría ir  mal.  Eso  era  cierto  hasta  que  ella  llegó  a  casa  un  día  y  sus  padres  hablaron  con  ella.  En  su  sala  estaba Ana, riéndose con sus padres.   —¿Qué haces aquí?—, dijo Beatriz.   Ana tenía una mirada satisfecha en su cara.   —Vine  a  decir  hola!  Hemos  estado  muy  ocupadas,  pero  todavía  somos  mejores amigas  por supuesto!—  Beatriz se sentió enferma. Ana estaba actuando demasiado normal.  —¡Ella  nos  estaba  hablando  de  la  escuela!  De  sus  amigos  y  de  la  diversión  que  ustedes  han tenido!—dijo su madre.   Beatriz  no  pudo  decirle  a  su  madre  por  qué  ya  no  eran  amigas.  Su  madre  pensaba  que  estaba siendo cruel. Por suerte, Ana les decía que ella tenía que ir a casa para cenar e irse.  

56


Ana continuaba  en  la  vida  de  Beatriz  con  frecuencia.  Beatriz  pensaba  que  veía  a  Ana  por  todas  partes;  en  los  pasillos,  en  el  supermercado,  e  incluso  en  la  calle.  Ana  siempre  desaparecía  antes  de  que  Beatriz  podía  hablar  con  ella.  El  día  de  las  nominaciones  de  la  clase,  Beatriz  estaba  nerviosa.  Sus  cosas  desaparecieron  de  su  casillero  también.  Ella  sabía  que  era  popular  y  lo  suficientemente  inteligente,  pero  quería  practicar  su  discurso  ganador.  Abrió  su  casillero  para  obtener  sus  notas  y  gritó.  Había  una  rata  muerta  en  su  mochila  rosa  que  perdió  en  el  verano.  El  director  corrió  hacia  ella  y  le  preguntó  qué  había  pasado.  Ella  le  explicó  y  le  diho  al  director  que  había  sido  un  accidente.  Él  no  le  creyó  su  historia  sobre  su  mochilla.  Ella  sabía que estaba equivocada y que Ana se la había puesto en su casillero.   Más  y  más  cosas  malas  sucedieron,  y  ahora  ella  estaba  paranoica.  Ella  tenía  que  abandonar  la  carrera  presidencial  porque  el  director  pensaba  que  estaba  demasiado  estresada.  Sus  amigos  comenzaron  a  recibir  notas  horribles  en  sus  mochilas  y  pensaban  que  Beatriz  las  había  escrito.  Las  notas estaban en su escritura con secretos de Beatriz que ni siquiera ella sabía!  Beatriz estaba enojada ahora. Ésta era su vida y Ana la había arruinado. Ella hizo un plan.   Esta  vez,  Beatriz  esperaba  aAna  después  de  la  escuela.  Ella  se  disculpó  y  le  dijo  que  lo  sentía por ser mala con Ana.  —Tú eres mi mejor amiga y muy inteligente. Puedes ayudarme con algo?—   Ana  nunca  se  había  mirado  más  feliz.  La  próxima  semana  hicieron  un  plan.  Ana  ayudaría  a  Beatriz  a  avergonzar  al  nuevo  presidente  de  la  clase  estilo  de  Stephen  King.  Ana  consiguió  la  sangre  del  cerdo,  pero  no  dijo  de  dónde  la  encontró.  Beatriz  no  le  preguntó.  Finalmente  llegó  el  día.  La  nueva  presidenta  de  la  clase,  María,  estaba  dando  un  discurso  para  toda  la  clase.  Ana  estaba  encima  del escenario con la sangre, a la espera de su señal para soltar la  sangre  de  María.  En  lugar  de  la  señal,  todas  las  luces  del  escenario  estaban  repentinamente  en  Ana.  María  corría  fuera  del  escenario  y  el  director  ocupaba su lugar. Ana fue expuesto. Beatriz  decía  a  sus  padres  y  los  principales  oía  Ana  hablaba  sobre  del  plan,  y  era  asustado  para  la  seguridad  de  Maria.  Creían  que  ella  puesto  que  Ana  su  casillero  estaba  lleno  de  evidencia,  así  como  las  cosas  robadas  de  muchos  estudiantes.  Ana  era  expulsada  de  la  escuela  y  su  familia  misteriosa se mudaba lejos.   Unos  meses  más  tarde  todo  en  la  vida  de  Beatriz  volvía  a  ser  normal.  Sus  amigas  le  perdonaban  y  se  convertía  en  la  vicepresidenta  de  la  clase.  Estaba  contenta.  Después de un día  larga  en  escuela,  Beatriz  se  iba  a  casa  a  relajarse. Ella encontraba una nota en la cocina diciendo 

57


que sus  padres  se  habrían  ido  esa  noche  para  una  cena. Ella puso una pizza en el horno y fue al  sofá. Se sentaba cuando oyó una voz decir.  — Hola Beatriz, ¿Me extrañaste?— 

Las rocas Darryl Mohr    Christian  se  despertó  cuando  el  rayo  de  luz  pasó  por  su  cara.  Sintió  la  calidez  en  su  mejilla  y  le  recordó  de  un  tiempo  más sencillo, de su niñez y los días que él pasó en la playa con  su  perrito jugando entre las olas. Aún podía oler la sal en el aire y escuchar los gritos de los otros  niños nadando a su lado.   —Pero ya nada es normal— pensó Christian al sentarse en la esquina de su cama.  —Ahora ni puedo ir a la playa sin pensar en las rocas— susurró a sí mismo.    Toda  su  vida  cambió  cuando  cumplió  21  años.  Aquel  día  empezó  como  cualquier  otro.  Se  levantó  y  comió  un  desayuno  de  arroz  con  huevos.  Ese  fue  algo  muy  normal  para  él.  Cada  día  desde  que  podía  recordar,  menos  de  la  navidad,  su  mamá  había  preparado  este plato  para  Christian  y  sus  cuatro  hermanos.  Al  crecer  en  una  casa  con  cinco  hombres  y  sin un papá  fue  difícil  para  Christian,  más  que  nada  porque  él  que  era  el  menor  de  todos.  En  el  día  de  su  cumpleaños  en  aquel  año,  su hermano mayor, Duvan, le regaló un paquete grande envuelto en  papel periódico.   —¿Para  mí?—  preguntó  Christian  porque  nunca  había  recibido  un  regalo  de  sus  hermano desde que Duvan salió del ejército seis años previos.   —Claro bobo— dijo Duvan al sentarse a la mesa con Christian.  —¡Hoy  es  tú  cumpleaños!  ¡Vamos  a  divertirnos  esta  noche!—  Christian  miró  al  paquete en sus manos. Estuve bien pesado y sonó como vidrio cuando él lo agitó.   —¿Me  vas  a  emborrachar  esta  noche,  Duvan?—  preguntó  Christian  a  su  hermano.  Duvan  no  le  contestó,  solo  sonrió  y  salió  del  comedor.  Eso  fue  la  última  cosa  que  Christian  recordó de aquel día.   58 


Cuando Christian  se  despertó,  dos  días  habían  pasado.  Estaba  acostado  en  el  piso  del  baño  de  un  Taco  Bell.  Al  levantarse,  cayó  de  nuevo  al  suelo  y  vomitó  tres  veces  por  causa  del  dolor  en  su  cabeza.  Después  de  media  hora  más  de  dolor  y  vergüenza  ahí  en  el  piso  del  baño,  Christian  notó  que  estaba  vestido  en ropa que no era la suya. La mayoría de los días, él se vestía  en  jeans  y  una  chaqueta  Nike.  Esa  mañana,  llevó  puesto  la  misma  chaqueta,  pero  con  pantalones  verdes  de  MC  Hammer.  Bien  confundido,  él  comenzó  a  buscar  por  su  teléfono  y  billetera.  Al  meter  su  mano  en  los  bolsillos,  descubrió  que  no  tenía  su teléfono ni billetera. En  vez de ellos, sus bolsillos estaban llenos de rocas.   —¿Qué?— gritó Christian al sacar su mano llena de rocas.   En  su  ira,  las  tiró  al  suelo  y  metió  su  mano  en  el  otro  bolsillo.  Salió  con  más  rocas.  Él  repitió  eso  diez  veces  más  con  más  y  más  rocas  saliendo  cada  vez.  Ahora  se  enojó.  Frustrado,  Christian  se  quitó  los  pantalones.  Él  estaba  determinado  a  regresar  a  la  casa  y  confrontar  su  hermano por dejarle en un baño de Taco Bell.   Cuando llegó a su casa. Su mamá le pegó y empezó a regañarle por desaparecer dos días.    —¿Cómo me vas a hacer eso? ¡Pensé que estabas muerto!— gritó ella.  —¿Dónde está Duvan?— preguntó Christian.   —No sé —contestó su madre.  —¿Y  donde  consiguió  esos  pantalones?—  dijo  ella.  Al  mirar,  Christian  se  dio  cuenta  que tuvo puesto los pantalones verdes de MC Hammer otra vez.  —¿Cómo es posible? — dijo Christian a sí mismo.  —Me los quité en el baño—.   Pero  ahí  estaban.  Temblando,  él  metió  los  manos  a  sus  bolsillos  otra  vez  orado  a  Dios  que no hubiera rocas adentro. Christian se desanimó a sentir el frío de las rocas tocar sus dedos.   

—No entiendo  qué  está  pasando—  dijo  Christian  al  botar mano tras mano de rocas en 

el piso de la cocina de su mamá.  

59


Las rocas  eran  de  todos  tamaños.  Algunas  eran  pequeña,  como  los  que  se  mete  en  los  zapatos.  Otras  eran  más  grandes,  casi  como  un  pelota  de  golf.  La  única  cosa  que  era  similar  a  todas las rocas fue que ellas eran del mismo color, un rojo oscuro que brillaba en la luz directa.   Christian  fue  superado  por  sus  emociones. Cayó al piso otra vez, pero esta vez se quedó  llorando  y  gritando.  Sin  saber  qué  hacer,  su  mamá  llamó  la  policía  pensando  que  su  hijo  se  había  vuelto  loco.  A  poco  tiempo  llegó  la  policía  y  llevó  Christian  a  la  estación  de  policía.  La  policía  puso  a  Christian  en  un  cuarto  con  un  hombre  dormido  en  el  piso  para  esperar que un  psicólogo  hablara  con  Christian.  Christian  no  había  dejado  de  llorar  en  todo  el  camino  a  la  estación.  Entre  sus  gritos  y  clamor,  Christian  siguió  lanzando  rocas  a  la  pared.  Después  de  cinco  minutos  de  esto,  el  hombre  en  la  esquina  del  cuarto  se  despertó,  levantó  y  se  acercó  a  Christian.  Al  levantar  su  mirada  a  la  cara  de  hombre,  Christian  se  asustó  porque  la  cara  del  hombre era la más horrible que Christian había visto en toda su vida.   Christian  notó  que  el  hombre  era  muy  viejo. Sus ojos eran oscuro como noche sin luna  y  parecía  no  tener  fin.  Su  cara  fue  una  mezcla  de  cicatrices  cruzando  cada pulgada de su cara y  dio la impresión que el viejo tenía que luchar toda su vida.   

—¿Christian, porque me dejaste esperando?— preguntó el viejo.

—¿Cómo sabe mi nombre? — dijo Christian.   En  este  punto  Christian  dejaba  de  llorar  pero  todavía  tenía  la  mano  llena  de  rocas 

levantado arriba de la cabeza en la moción de lanzarlas.   —Ahh, veo que no recuerdas el trato que hizo conmigo— dijo el hombre.   —¿Trato?  ¿Que  trato?—  gritó  Christian  poniendo  más  nervioso  que  un  ratón  cruzando  la  calle.  En  el  momento  que  dijo  las  palabras,  su  mente  se  inundó de memorias de la  noche  de  sus  cumpleaños.  Christian  recordó  viendo  el  viejo  cuando  estaba  con  sus  hermanos  jugando  con  un  béisbol  en  la  calle  esperando  que  empezara  la  película.  El  viejo  estaba  vendiendo  bolas  pesadas  llenas  con  algo  duro  y  frío.  Christian  se acercó y preguntó que estaba  en las bolsas. 

60


—Son rocas—  dijo  el  viejo.  Con  riza,  Christian  agarró  una  bolsa  y  regresó  a  sus 

hermanos riendo que él había robado un viejo loco de sus rocas.   —Devuelveme  las  rocas  joven—  dijo  el  viejo  —o  voy  a  hacer  su  vida  una  pesadilla—.  Christian solo respondió con riza.  Ahora  sabía  cómo  llegó  a  estar  en  el  piso  de  una  estación  de  policía  llorando  con  pantalones de MC Hammer llenos de rocas. Todo fue porque el le robo a un brujo.   —Así será tu vida joven— dijo el viejo al acostarse de nuevo en el piso.   Desde  aquel  día  hasta  ahora,  Christian  no  podía  quitarse  los  pantalones  por  más  de  ocho minutos. Los bolsillos siempre estaban llenos de rocas. Su vida se había vuelto un chiste.                                                   61 


Una noche en el bosque Aidan Read

Cinco  amigos  estaban  visitando  el  campamento  en  las  montañas  para  celebrar  Halloween  el  fin  de semana. Los amigos se llamaban Maggi, Miguel, Katie, Adam y Ben. Fue la  primera  vez  que  Maggi y Katie acamparon en las montañas y se sentían incómodas. Adam, Ben  y  Miguel  acampaban  todo  el  tiempo.  Cuando  llegaron,  establecieron  el  campamento  por  la  noche  y  nadaron  en  el  río  cercano.  Se  pusieron  al  sol  y  disfrutaron  del  día.  Cuando  se  puso  oscuro,  cocinaron  la  cena  y  encendieron  un  fuego.  Después  de  comer,  Ben  tuve  que  irse.  Se  sentaron  alrededor  de  la  fogata  y comenzaron a contar cuentos de fantasmas. Lo que no sabían  era que estaban a punto de experimentar su propia cuento de fantasma...   Todos  los  amigos  se  sentaron  alrededor  de  la  fogata  y  no  pudieron  ver  bien.  En  el  bosque,  oyeron  ruidos  fuertes.  No  eran  lo  suficientemente  fuertes como para ser de un animal  grande. El ruido sonó como una persona. Miguel se levantó y miró al bosque.   Miguel gritó —¿¡Hay alguien allí!?—   No hubo una respuesta.   Miguel  se  sentó  cuando  de  repente  lo  oyeron  de  nuevo,  pero  esta  vez  estaba  más cerca.  Miguel gritó —¡¿Hola?! ¡¿Quién eres?!—   No hubo respuesta.   Miguel  fue  a  su  camioneta  y  agarró  dos  bates  de  béisbol  y  le  dio  uno  a  Adam.  Habló,  —Voy al bosque para ver qué o quién está ahí— Miguel desapareció en el bosque.  Estaba muy tranquilo.   Maggi le preguntó, —¿piensas que es un oso? ¿O una persona?—   Ella  estaba  muy  asustada  y  no  sabía  qué hacer. De repente, escucharon un ruido fuerte,  era un bate de béisbol golpeando algo sólido.   —¿Miguel?— gritaron.   No hubo respuesta.   Miguel apareció detrás de ellos, asustándolos.  62 


—¿¡Qué pasó!?— Miguel  explicó,  —Olvidé  mi  linterna  así  que  estaba  muy  oscuro.  No  escuché  nada.  Tropecé en un rama y grité. Mi bate de béisbol golpeó un árbol y no pude encontrarlo—   Katie preguntó —¿Has visto a alguien?—   Respondió, —No. No he visto nada—  Inestable,  se  sentaron  de  nuevo.  Después  de  veinte  minutos,  Adam  anunció  que  tenía  que ir al baño. Los amigos miraron a Adam con incredulidad.   —¿Vas a salir?— Katie preguntó.  —¿Qué?  No  hay  nada.  Tomaré  una  linterna  y un bate de béisbol. Estará bien. Volvería  en  dos  minutos—  respondió  Adam.  Caminó  por  el  bosque.  Después  de  que  cinco  minutos  pasaran, comenzaron a preocuparse de Adam.  —¿Adam?— gritaron.   No hubo respuesta.   Miguel habló —Voy a tras él—  Las chicas miraron fijamente.   —¿Nos estás dejando?—  —Si, pero vuelvo enseguida— Entró en el bosque.   Las  chicas  tenían  miedo.  No  sabían  qué  hacer.  Esperaron  veinte  minutos,  y  luego  tomaron un decisión a esconder en su tienda de campaña. Entraron y lo encerraron.   —Nos necesitamos llamar la policía— Katie habló.   —Mi  teléfono  está  muerto,  ¿puedes llamar?— Maggi recogió su teléfono, pero no tenía  servicio telefónico.    —¡Estamos  atrapados!—  Maggi  gritó.  Miraron  a  su  alrededor  desesperadamente,  tratando de pensar un salida.   —¡Mis llaves!— Katie encontró en su bolso   —Pero dejaremos sin Ben y Miguel ¿Por qué?—  —No  sabemos  dónde  están!  Además  de,  incluso  si  nada  está  mal  tienen  su  propio  coche. Sólo vamos a conducir hasta que tengamos servicio telefónico—   Maggi  de  mala  gana  de  acuerdo.  Apagaron  sus  linternas,  descomprimió  la  tienda,  y  cuidadosamente  miraron  hacia  fuera.  No  vieron  nada,  y  corrieron  a  su  coche  lo  más  rápido  posible.  Se  metieron  en  el  coche  en  silencio.  Lo  única  que  podían  oír  eran  cigarras  y  el  viento  susurrando  los  árboles.  Kate  intentó  comenzar  el  coche  pero  no  se  enciende.  Ambos  estaban  aterrorizados.   —¿¡Qué hacemos?!— Kate gritó en la frustración.   De repente, Maggi vio algo moverse.   —¿Viste que? Algo acaba de pasar por el fuego— dijo.   63 


—No lo vi. Probablemente fue tu imaginación—. Maggi no estaba convencido.   —Tenemos  dos  opciones.  Podemos  buscar  por  los  hombres  o  podemos  buscar  por  ayuda. Pero de cualquier manera, necesitamos dejar el coche— Katie dijo.   —Vamos a empezar a caminar— Maggi respondió.   Decidieron  tratar  de  encontrar  a  los  chicos  y  luego  buscar  ayuda  si  no  podían  encontrarlos  después  de  diez  minutos.  Con  la  decisión  tomada,  entraron  en  el  bosque,  aterrorizados de lo que había por ahí.  —¡Adam! ¡Miguel!— gritaron una y otra vez.   No hubo respuesta.   —¿Deberíamos volver?— preguntó Maggi.   —Sí. Vamos a ver si podemos obtener el servicio telefónico—   —¿En qué dirección está el coche?—   —Está al norte— ella gritó.   —No, está al oeste—   No  podían  estar  de  acuerdo.  Después  de  luchar  durante  cinco  minutos,  se  fueron  al  norte.  Caminaron  por  diez  minutos  y  se  dieron  cuenta  de  que  habían  ido  por  el  camino  equivocado.   De repente, escucharon un estruendo. Se volaron hacia él rápidamente.   —¿Adam? ¿Miguel?—   Caminaron  a  donde  pensaban  que  lo  habían  oído.  Ahí  fue  cuando  lo  encontraron:  el  bate  de béisbol que Miguel había perdido antes. Excepto que ahora parecía que había sangre en  él.   —¡Dios mío!—   Por  muy  asustados  que  estuvieran,  sabían  que  debían  estar  cerca  del  coche.  Maggi  pensó  que  podía  ver el fuego a través de los árboles. Movieron al fuego, con la esperanza de que  sus  amigos podrían haber vuelto y qué todo estaría bien. Surgieron de los bosques y estaba Ben,  tocando  la  guitarra  como  si  todo  estuviera  bien.  No  entendían  de  dónde  había  venido  desde  que se había ido a casa hace horas.   —¿Ben?  ¿Qué  haces  aquí?  Pensamos  que  te  fuiste—  estaba  a  punto  de  responder,  cuando los amigos escucharon dos fuertes ruidos.     Todos  se  vieron.  Sonaba  cómo  un oso o algo similar. Los ruidos continuaron, cada vez  más cerca.   —Ben,  necesitamos  dejarte  ahora  mismo.  Mi  coche  no  funciona;  necesitamos  usar  tu  camión. Te explicaremos todo pero tenemos que irnos—.   Se metieron en el camión a medida que los ruidos se acercaron aún más.   64 


—¡Maneje! ¡Maneje!— Kate gritó.   En ese momento, Miguel apareció desde el asiento trasero y habló   —Boo—   Las  chicas  gritaron  más  fuerte  de  lo  que  habían  gritado  antes.  Miguel  comenzó  a reírse  en  cuanto  Adam  salió  del  bosque,  sosteniendo  el bate de béisbol que había estado usando para  hacer los ruidos fuertes. Kate se dio la vuelta y comenzó a golpear a Miguel.   —¿¡Qué diablos!?— gritó furiosamente.   —¡Lo siento! ¡Lo siento!—   Todos  los  hombres  reían.  Los  hombres  explicaron  que  habían  creado  el  plan  una  semana  antes. No pudieron resistirse a asustarlos. Las chicas estaban furiosas y querían irse. Los  hombres las convencieron de que se quedaran.        

65


La criatura   Michelle Schulz    Todos  creían  que  Amelia  estaba loca, pero ella conocía lo que vio. Su hermana no era la  misma  persona  con  quien  había  crecido.  Emma  estaba  comportándose  de  manera  extraña  desde  que  la  vez  que  fueron  a  las  montañas por unos días. Cuando regresaron a su casa, Emma  parecía  que  nunca  había  estado  allí.  Caminó  en  un  clóset  cuando  había buscado por el baño y  llevó  su  maleta  arriba  cuando  su  cuarto  estaba  en  el  primer  piso. ¡En su propia casa! También,  la  otra  noche Amelia habría jurado que había visto a Emma comer un paquete de carne cruda y  recientemente  su  sonrisa  era  demasiado  grande  en  su  cara.  No  quería  decirlo  pero  su hermana  empezaba a asustarla. Amelia recordó el viaje, pero no tenía importancia.   El  viaje  fue  bueno  hasta  que  encontraron  un  lugar  donde  las  rocas  caían  y  formaban  una  barricada  en  la  autopista  de  la  montaña.  Estuvieron  sólo treinta minutos del campamento  pero  en  ese  momento  necesitaron  ir  a  otra  ruta.  Cuando  llegaron  finalmente,  el  sol  se  había  puesto  y  el  cielo  estaba  oscuro.  Era  un  espacio  que  estaba  rodeada de árboles. El lugar se sentía  aislado  pero  sólo  estaban  cinco  millas  de  la  carretera.  Ellas  montaron  rápidamente  sus  tiendas  de  campaña  y  crearon  un  fuego.  Después  de la cena, las hermanas se fueron a dormir. Cerca de  la  medianoche,  la  hermana  menor,  Amelia,  se  despertó.  Se  oyó  pisados  en  el  otro  lado  de  la  carpa.  Ella  estaba sentada completamente inmóvil y escuchaba. No supo cuánto tiempo estuvo  sentada  allí  pero  eventualmente  se  quedó  dormida.  Cuando Amelia despertó otra vez era ya de  mañana.   Su  hermana  puso  su  cabeza  en  la  puerta  de  su  carpa  y  dijo  ​—​¡despierta  dormilona!  Tenemos  la  mañana  para  nosotras.  ¿Qué  quieres  hacer?​—.  Decidieron  hacer  desayuno  e  ir  a  explorar  el  bosque.  En  el  bosque  las  hermanas  caminaron  por  un  camino  por  casi  veinte  minutos  donde  Emma  se  dio  cuenta  de  algo  que  circulaba  en  las  sombras  de  los  árboles.  Primero  creyó  que  lo  estaba  imaginando  pero  el  movimiento  continuó  al  lado  de  ellas.  Pensó  que  la  seguían  entre  la  cobertura  del  bosque.  Después  de  un  rato  le  dijo  a  su  hermana  quien  buscaba  por  todos  lados  antes  de  volver  muy  pálida,​—​probablemente  es  un  animal​—,  dijo  Amelia.  El  movimiento  había  terminado  pero  las  chicas  decidieron  que  deberían  regresar  al  campamento.   Como  el  día  pasó,  las  hermanas  olvidaron  lo  que  había  pasado  en  el  bosque.  Almorzaron  delante  del  fuego.  Las  hermanas  se cambiaron en sus trajes de baño y fueron al río  que  es  una  distancia  corta  de  sus  campamento.  Antes  de  lo  supieron  era  tiempo  por  cena.  Cuando  regresaron  a  su  campo  una  de  las  carpas  estaba  abierto  y  las  ropas  de  Emma  habían  estado disperso por todo el suelo.   66 


—¡​Ay! Seguramente  un  animal,  ¿tenías  comida  en  su  maleta?​—  preguntó  Amelia.  Emma caminó a su campa y recogió un envoltorio de una barra de granola.  ​—¡​Dios! ¡Me los olvidé! ¡Y la cremallera está rota también! ¡Eso apesta!​—  ​—b ​ ueno ...necesitamos limpiar, venga​—​ Dijo Amelia.    Después  de  recogieron  todo  de las cosas que pudieron encontrar, comieron la cena y se  sentaban  en  las  piedras  circundante  el  fuego  y  hablaron  sobre  cosas  diferentes  por  horas  hasta  que no se mantuvieron despierto nada más. Ellas dijeron buenas noches y fueron a sus camas.   ~  Emma  corría  entre  el  bosque  para  escapar  de  la  criatura de oscuro. Las ramas arañaron  su  brazos y hicieron brotar sangre. Ella tropezó por una piedra ​y se cayó. Emma despertó antes de  se  chocó  la  tierra.  Estuvo  sólo  una  pesadilla.  Se  sentaba  con  confusión,  las  paredes  de su carpa  desaparecieron  y  altas  paredes  de  rocas  estaban  alrededor  de  ella.  Vio  la  luna  lejos  sobre  su  cabeza.  Emma  no  entendía  qué  había  pasado.  ​—​¿Donde  estoy?​—  se  preguntó.  Se  levantó  y  tocó  uno de las paredes con una mano temblorosa. La pared estaba mojada. Emma caminaba al  lado  de  la  pared  con  su  mano  la  tocaba.  Fue  en  un  círculo.  El  espacio  tenía  poco  más  de  doce  pies  de  ancho  y  diez  pies  de  longitud.  Estaba  más  de  veinte  pies  bajo  la  tierra.  Sentía  como  estuviera en una tumba grande.   —​¡¿Hola!?​—​ gritaba   —​¡Alguien! Por favor, ¿puedas oírme?​—   —​¡¿Amelia!?​—   Había  esforzado  escalar  las  paredes  hasta  que  sus  dedos  sangraron.  No  podía subir más  de  un  pie  antes  de  se  resbalará.  No existió ni una remota posibilidad de escapara solo. La luz de  la  luna  desapareció,  reemplazó  por  la  luz  de  la mañana. Una figura apareció en el agujero sobre  su  cabeza.  Emma  empezó  a hablar pero cuando vio la cara de la forma, el solo sonido que pudo  hacer  estaba  un  grito.  Tenía  un  dolor  de  su  garganta  por  sus  gritos  pero  no  podía  pararlo.  La  criatura  que  la  miraba  no  tenía  una  boca  o  ojos.  Su  cara  era  pálido  como  un  hoja  de  papel  y  donde  sus  ojos  y  boca  deberían  ser,  hay  solo  enorme  rotos  oscuros.  Emma  se  acobardó  en  la  esquina y escondió su cara.   —​No lo es real. No lo es real.​—​ ella repetía como una mantra.   —​¿Que no es real?​—​ oyó una voz en su oreja.   Emma  gritó  y  sentía  una  mano  en  su  pelo.  Se  la  pegó  con  sus  puños,  pero  la  criatura  estaba  fuerte  y  arrastró  Emma  al  centro  del  cuarto.  Algo  cubrió  su  cara  y  lo  sentía  como  quemadura. Perdió el conocimiento por el dolor.  Emma  despertó  un  poco  tiempo  después  en  desconcierto.  La  quemadura  en  su  cara  duele  tanto  su  cabeza  que  no  podría  moder.  Se  echó  en  su  espalda  y  parpadea  sus  ojos  para  eliminar  las  lágrimas.  Miró  una  cara  y  por  una  segunda  había  creído  que  esté  pesadilla  hubo  67 


terminado. Pero  con  una  mirada  más  cercana,  vio  su  propia cara y creyó que en este momento  se perdió su razón. Pero ella vio más claro y si! Estaba una persona que se veía la misma de ella.   —​¿Como…?... ¿Quien eres tu?​—​ Emma susurró.   —​¿Quien es yo?​—​ respondió el ente con la voz de Emma.  —​Yo soy tú​—   Y  Emma miró, no podía mudar, como la criatura que no era Emma ascendió las paredes  imposibles y salió.   ~  Amelia  despertó  otra  vez  al  sonido  de  pasillos.  Dejó  su  carpa  y  vio  su  hermana  salió  el  bosque. — ​ ​Buenos días Emma, ¿que hacías en el bosque?​—​ preguntó Amelia   —​¡Hola!  Necesite  ir  al  baño,  perdón  si  te  despierte​—  responde  la  criatura,  ​—​¿Listo  a  empacar y salir?​—​ Amelia asintió y ellos empezaron a empacar sus cosas en el carro.     El fin.                                         

68 


La maldita misión Noah Simpson    Había  una  vez,  una  misión  perdida  en  el  espacio.  La  tripulación  del  barco  se  estaba  quedando  sin  suministros.  Hubieron  perdido  completamente  la  comunicación  con  el  control  de  su  misión.  Las  luces  misteriosas  habían  aparecido  alrededor  del  barco  y  la  tripulación  empezó a escuchar ruidos y pesadillas cuando durmieron.   El  año  era  2173,  una  misión  espacial  de  las  Naciones  Unidas  se  perdió  en  la  oscuridad  del  espacio  exterior.  El  objetivo  de  la  misión  era ir a mundos distantes fuera de nuestro sistema  solar  y  proporcionar  informes  sobre  el  estado  de  los  planetas.  El  objetivo era encontrar lugares  adecuados  para  establecer  colonias  humanas.  La  tripulación  tenía  instrumentos  que  podían  detectar  los  niveles  de  oxígeno  en  las  atmósferas.  Además,  era  importante  tener  en  cuenta  los  niveles  de  vegetación y la posible fauna peligrosa. Tenían en cuenta sus objetivos, la tripulación  llegó  cerca  de  un  gran  planeta  terrestre  en  la  zona  habitable  de  su  estrella,  el  planeta  también  tenía  dos  grandes  lunas. La nave se movió a la atmósfera del planeta y la tripulación notó que la  concentración  de  gases  era  alta  en  nitrógeno  y  oxígeno  como  en  la  Tierra.  La  nave  voló  a  la  superficie  del  planeta  para  encontrar  un  lugar  para  aterrizar  y  explorar  más.  El  barco  voló  por  un tiempo y encontró una buena ubicación en la costa, cerca de una selva. Este lugar era rico en  recursos,  y  las  selvas  son  un  gran  lugar  para  estudiar  lo  que  el  planeta  tiene  para  ofrecer  en  forma  de  biodiversidad.  Si  iban  a  colonizar  este  planeta,  comenzaría  aquí.  La  tripulación  dejó  sus  asientos,  se  puso  sus  trajes  de  protección  y  fue  a  explorar  el  entorno  circundante.  Descubrieron  que  el  agua  era  segura  para  beber  y  que  había  muchas  frutas  diferentes  que  crecían  en  los  árboles.  El  suelo  era  exuberante  y  resistente, por lo que comenzaron a instalar su  refugio  y  equipo.  El  sol  estaba  bajando,  así  que  tan  pronto  como  el  equipo  de  comunicación  estuviera listo, enviaría un mensaje a casa y luego se irían a dormir.  La  tripulación  envió  un  comunicado  al  control  de  la  misión  de  las  Naciones  Unidas,  declarando  su  descubrimiento  de  un  candidato  principal  para  la  colonización  y  que  los  refuerzos  deberían  enviarse  lo  antes  posible.  La  mitad  de  la  tripulación  decidió  dormir  en  el  barco esa noche y la otra mitad durmió en el refugio tipo carpa que habían dejado.   Durante  la  noche,  la  tripulación  escuchó  sonidos  extraños  provenientes  de la selva. Era  difícil  dormir  porque  estaban  en  un  ambiente  desconocido.  Por  la  mañana,  la  tripulación  se  despertó  de  su  primera  noche  en  este  extraño  y  nuevo  planeta.  La  tripulación  preparó  el  desayuno  y  discutió  la  noche.  La  tripulación  se  alarmó  cuando  descubrieron  que  la  gente  dentro  del  barco  dormía  bien.  Las  personas  que  dormían  en  el  refugio  fuera  del  barco  se  despertaron  con  extrañas  marcas  en  la  piel  y  se  sintieron  desorientados.  La  tripulación  del  69 


barco consultó  su  estación  de  primeros  auxilios  automatizada  para  descubrir  cómo  diagnosticar  estos  síntomas  extraños. Ellos anotaron la extraña noche y los acontecimientos. La  tripulación  decidió  pasar  el  día  explorando  el  territorio  circundante.  Ellos  probaron  y  catalogaron  muchas  de  las  frutas  que  encontraron  en  la  selva  cercana.  La  tripulación  dudó  en  comer  la  fruta  que  estaban  recolectando,  y  decidieron  no  hacerlo.  Después  de  anotar  sus  texturas  y  otras  propiedades,  se  secaron  por congelación las diversas frutas, luego la tripulación  las colocó en cajas de metal en la bodega de carga del barco.  Mientras  estaban  caminando,  notaron  que  muchos  animales  en  las copas de los árboles  miraban  y  vigilaban  a  los  intrusos  en  su  tierra.  La  tripulación  ya  tenía dudas sobre este planeta  después  de  las  revelaciones  que  ocurrieron  en  la  mañana.  La  tripulación  recordó  su  misión  de  encontrar  un  lugar  adecuado  para  la  futura  colonización  humana.  La  tripulación  sabía  que  habían  estado  ocurriendo  cosas  extrañas  desde  que  llegaron,  decidieron  continuar  con  su  trabajo.  Después  de  un  día  largo  explorando  el  área  cercano  y  catalogando  algunas  especies  de  plantas,  la  tripulación  decidió  regresar  al  campamento  y  discutir  su  progreso.  El  sol  se  estaba  poniendo,  así  que  decidieron  preparar  algunas  de  sus  raciones  alimenticias  para  la  cena.  La  tripulación  decidió  separarse  nuevamente.  La mitad dormía afuera en el campamento, y la otra  mitad  dormía  en  el  barco.  Era  una  noche  extraña  otra  vez,  los  animales  que  los  observaban en  los  árboles  durante  el  día  bajaban  al  suelo.  Hubo  fuertes  chillidos  y  el  campamento  estaba  siendo  golpeado  con  fruta.  La  tripulación  estaba  aterrorizada  y  rápidamente  corrió  hacia  la  nave  y  selló  todas  las  entradas  posibles.  Despertaron  a  la  tripulación  que  dormía  en  el  barco.  Todos  se  reunieron  alrededor  de  la  ventana  y  vieron  cómo  el  campamento  fue destrozado por  estos  animales  agresivos.  La  tripulación  tomó  fotos  y  documentó  la  situación.  Comenzaron  a  repensar  la  habitabilidad  del  área  para  una  posible  colonia  de  colonos  humanos.  Después  de  observar  y  documentar el incidente, la tripulación decidió ir a la armería del barco para obtener  algunas  armas para lidiar con los animales. La tripulación se vistió con máscaras de gas y equipo  de  protección  y  agarró  algunas  armas.  Se  reunieron  en  la  entrada  de  la  bahía  de  carga  y  se  prepararon  para  abrir  las  puertas.  La  tripulación  se  detuvo  cuando  las  puertas  se  abrieron  lentamente  y  arrojaron  algo  de  gas  granada  afuera.  Los  animales  se  dispersaron  con  enojo,  la  tripulación  descubrió  que  el  campamento  había  sido  destrozado,  la  mayoría  del  equipo  que  dejaron  afuera  era  insalvable.  La  tripulación  decidió  empacar  sus  cosas y abandonar el planeta.  Regresarán  a  la  Tierra  para  presentar  sus  hallazgos  al  panel  de  las  Naciones  Unidas.  Se  fueron  en  la  mañana  de  su  tercer  día  en  el  planeta.  Habían  escapado  con  algunas  notas  y  varias  muestras  de  especies  de  plantas.  Iba  a ser un largo viaje de regreso, así que fueron a sus cápsulas  de  sueño  criogénico.  Había  un  mecanismo  en  la  nave  que  se  descongeló  y  despertaba  al  ingeniero  y  al  capitán  en  caso  de  que  alguno  de  los  sistemas  vitales de la nave sufriera de daños  críticos. La tripulación informó a su control de la misión que iban a regresar, luego se hizo frío.  70 


El hombre de dialectos Zachary Turman    —​Cállate  y  sígueme​—​,  dijo  Antonio.  Antonio  lideró  a  un  hombre  entre  los  pasillos  de 

su barco.  Pues,  no  es  su  barco,  pero  él  trabaja  en  el  barco,  en  un  crucero  que  se  llama  ​La  Mariposa  del Mar. ​—​Tráelo aquí​—​. Antonio dirigió al hombre hacia un cuarto pequeño abajo  del  crucero.  Ellos  fueron  adentro  del  cuarto,  cerraron  la  puerta  y  permanecieron  callados  mientras que los otros trabajadores del crucero caminaban afuera.   —​Antonio,  yo  no  entiendo  como  tú  haces  esta actividad. Estás rodeado de familias y tu  compañía​—​,  dijo  Enrique.  El  hombre  era  lo  más  cercano  a  un  amigo,  pero  era  también  un  mensajero para las actividades secretas de Antonio.   —​Yo  sé  Enrique...  tengo  un  conflicto  interno.  Yo  necesito  ganar  dinero,  pero  es  muy  difícil  con mis antecedentes. Yo huí de mi hogar cuando tenía diez años, entonces, nunca recibí  una  educación,  pues  nadie  me  contrata.  Aquí  estoy,  soy  un  hombre  de  veinte  años,  sin  educación,  sin  una  familia,  y  he  quemado  todos  los  puentes  que  he  cruzado.  No  tengo  otras  opciones, Enrique, ésta es la vida para mí​—​, dijo Antonio.  —​No  Antonio,  hay  otras  opciones.  Puedes  parar  en  cualquier  momento..,​—  dijo  Enrique.  —​Pero  yo  no  puedo.  La  Banda  de  Acentos  me  atrapará.  Estoy  metido  demasiado  profundo​—​. Antonio comenzó a abrirse.   —​¿Sabes  la  historia  de  Juanito?  Juanito  se  escapó  del  cartel  el  mes  pasado.  Creo  que  él  está bien. Ellos no le están persiguiendo​—​, dijo Enrique.  —​Sí,  pero  no  sé.  Es  una  decisión  muy  difícil.  Es  muy  peligroso.  Quiero  salir  de  esta  posición, pero no sé adónde ir. No tengo a nadie, no hay un lugar para mí​—​, dijo Antonio.  —​Antonio,  ésta  es  una  situación  mala.  Hay  muchas  familias  y  niños  que  están  en  este  crucero.  ¿Qué  pasará  si  las  drogas  entran  en  las  manos  equivocadas?  ¡Piensa  en  los  niños  Antonio!​— ​Este fue el debate. Antonio se sentía atrapado.   Pues,  la  noche  continuó.  Antonio  fue  a  conocer  a  un  hombre  en  Caracas,  Venezuela,  donde  el  crucero  embarcó.  Este  hombre  le  vendió  diez  libras  de  cocaína  para  vender a la gente  en  las  puertas  en  el  horario  de  La  Mariposa  del  Mar​.  Antonio  volvió  al  barco  rápidamente,  porque,  como  un  empleado  de La Mariposa del Mar, ​él tenía la responsabilidad de trabajar en  la  cocina.  Eran  las  4:36  de  la  mañana  ,  y  su  tiempo  de  trabajar  empezaba  a  las  4:30.  Él  llegó  tarde.  —​Antonio, espero que tengas una buena excusa​—​, dijo Ramiro, su jefe.  

71


—​Lo

siento Ramiro,  no  pasará  otra  vez​—​.  Antonio  estaba  triste.  Él  no  quería  decepcionar a las personas en su vida. Su vida era una aventura loca, llena de peligro y miseria.   —​Vamos  equipo,  encontraremos  al  hombre  que  dio  las  drogas  a  los  estudiantes  en  el  colegio​—​,  dijo  un  hombre  bajo  con  una  energía  única  que  llenaba  la  atmósfera en el cuarto en  el  edificio  de  Investigación  Oficial  de  Panamá,  Panamá.  Este  hombre,  el  detective  Sergio,  quería  luchar  contra el crimen en  Latinoamérica. El caso nuevo para Sergio y su equipo era  un  caso  sobre  las  drogas  en  los países diferentes de  Latinoamérica. Sergio y su equipo sabían sobre  La  Banda  de  Acentos,  y  el  poder  que  ellos  tenían  en  el  tráfico  de  las  drogas.  También,  ellos  sabían  que  La  Banda  de  Acentos  usaba  personas  vulnerables  para  vender sustancias ilegales. El  equipo amplió su lista de sospechosos para incluir un hombre misterioso.   Este  hombre  tenía  un  alias  conocido  como ‘El Hombre de Dialectos’, porque él viajaba  mucho.  El  equipo  de  Sergio  rastreó  el  nombre  ‘El  Hombre  de  Dialectos’  en  varias  ciudades  costeras.  Tal  vez,  este  hombre  misterioso  viajaba  en  barco.  — ​ ​Vale,  equipo.  Nosotros  necesitamos  ojos  y  oídos  en  todas  las  ciudades  costeras.  Si  oyen  el  nombre  ‘El  Hombre  de  Dialectos’  necesitan  comunicarse  conmigo.  Recuerden  que  este  hombre  aparecerá  ser  una  persona  local,  pero  esto  es  porque  él  es  un  maestro  de  acentos  y  varios  dialectos.  Tengan  cuidado​—​, dijo Sergio.   La  Mariposa  del Mar ​fue puerto a puerto entre Venezuela y la República Dominicana.  Ésta  era  la  costumbre  de  este  crucero,  y  también  la  costumbre  de  Antonio  con  su  negocio  secundario.  Antonio  recibía  las  drogas  en  Caracas,  y  viajaba  a  las  ciudades  costeras  como  Puerto  Cabello,  Punto  Fijo,  Maracaibo,  y  entonces  arriba  a  Santo  Domingo,  San  Juan,  Islas  Virgenes,  y  finalmente  en  Puerto  España, Trinidad y Tobago. Era duro trabajar en un crucero,  pero  también era buen negocio. Para Antonio, fue peligroso vender a los turistas, el crucero fue  solamente un buque para llevar las drogas.   Una día, cuando el equipo de cocina estaba lavando los platos, Ramiro dijo:​—​¡Antonio!  Creo que te vi la noche pasada en Santo Domingo. ¿Fuiste tú?​—   —​Sí Ramiro, fui a Santo Domingo la noche pasada​—​, dijo Antonio.  —​¿Por  qué  fuiste  sólo?  ¿Porque  no  pasaste  tiempo  con  el  equipo  de  la  cocina?  Todos  nosotros te vimos la noche pasada​—​, dijo Ramiro.  —​A  veces,  necesito  tiempo  a  solas.  Me  gusta  caminar  solo  en  las  ciudades  de  noche​—​,  dijo  Antonio.  En verdad, Antonio quería estar con el equipo, pero necesitaba vender las drogas  de cocaína. Era un trabajo con un horario duro.   En  realidad,  el  negocio  de  las  drogas  iba  muy  lento,  y  Antonio  necesitaba  vender  algunas  antes  del  viaje  a  Las  Islas  Vírgenes.  En  Las  Islas  Vírgenes, existen leyes estrictas porque  las  islas  son  para  turismo,  e  islas  pequeñas  son  fáciles  para  controlar.  Antonio sentía la presión  para vender.  72 


En La  Ciudad  de  Panamá,  Panamá,  Sergio  estaba  ocupado.  Algunas  noticias  llegaron  sobre  ‘El  Hombre  de  Dialectos’.  La  noticia  llegó  de  la  policía  en  Santo  Domingo. En la noche  pasada,  había  un  hombre  llamado ‘El Hombre de Dialectos’ que vendía a algunos grupos, pero  uno  de  los  grupos  eran  policia  encubierta.  Inmediatamente,  Sergio  empezó  a  buscar  para  los  archivos  de  barcos  viajando  entre  Venezuela  y  Santo  Domingo.  El  tráfico  de  drogas  es  más  común  en  los  barcos  que  el  avión.  ¡Sergio  estaba  emocionado!  Esta  noticia  fue  la  primera  noticia en algunos meses. Él se sentía muy cerca.  Fue  el  tercer  día  en  el  mar entre Las Islas Vírgenes. Antonio estaba frustrado porque no  existían  oportunidades  para  vender  y  ganar  dinero  entre  Las  Islas  Vírgenes.  Antonio  sintió  la  necesidad  de  vender  cocaína  en  el  crucero.  Después  de  pensarlo  por  cuatro  días,  Antonio  decidió  hacerlo.  Él  sintió  la  presión.  Entonces,  el  próximo  día,  Antonio  vendió  cocaína  a  dos  grupos  en  el  crucero.  Uno  de  los  grupos  fue  en  el  equipo  de  cocina,  el  otro  fue  una familia de  pasajeros. Fue un movimiento arriesgado.   Sergio  estaba  extático.  ¡Más  noticias!  Este  tiempo,  no  noticias  sobre  ‘El  Hombre  de  Dialectos’,  pero  algunas  noticias  llegaron  sobre  cocaína  en  un  crucero.  Este  crucero,  ​La  Mariposa  del  Mar  acababa  de  salir  de  Santo  Domingo  hace  veintidós  días.  Esta  situación  podría  ser  cualquier  cosa:  Las  drogas  pueden  estar  en  cualquier  país,  y  tal  vez,  no  hay relación  con ‘El Hombre de Dialectos’.   Por  dos  días,  Sergio  estudió  la  costumbre  de  las  drogas  y  ‘El  Hombre  de  Dialectos’.  Finalmente,  ¡Sergio  descubrió  lo  que  buscaba!  El  modelo  de  ​La  Mariposa  del  Mar  ​era  el  mismo como el modelo y pauta de las drogas. ¡Había una conexión!  —​Equipo,  La  Mariposa  del  Mar  es  la  llave  de  este  caso.  Viajó  en  los  mismos  lugares  como  el  modelo  de  las  drogas  de  ‘El  Hombre  de  Dialectos’,  y  en  el  mes  pasado,  la  misma  cocaína  existió.  Yo  iré  a  Las  Islas  Vírgenes  mañana  entonces  estaré  más  cerca al problema, y el  hombre  misterioso.  ¡Este  día  es  un  día  importante,  nosotros  estamos  muy  cercanos!​—  dijo  Sergio.  Entonces, Sergio fue a St. John, una ciudad en Antigua y Barbuda, antes de la llegada de  La Mariposa del Mar. ​En la mañana su objetivo fue conocer al capitán, para hacer preguntas.   La  mañana  vino,  y  Sergio  conoció  al  capitán,  llamado  Timothy, pero todos lo llamaba  Capitán  Tim.  Sergio  le  preguntó  sobre  la  actividad  de  drogas  en  el  crucero,  pero  él  no  sabía  nada  .  Sergio  no  se  rindió.  Sergio  salió  de  la  oficina  del  capitán  y  fue  al  puerto  ,  donde  los  pasajeros y personal estaban saliendo por la ciudad. Aquí, Sergio esperó y miró a las personas.   De  la  nada,  un  hombre  vino  a  Sergio  y  le  preguntó:  — ​ ​Hola  tío,  ¿eres  de  aquí?  ¿Dónde  está  el  mercado?​—​dijo  el  hombre.  Este  hombre  era  del  crucero,  y  probablemente  un miembro  de la tripulación.   Sergio  contestó:  — ​ ​Lo  siento,  no  soy  de  aquí,  soy  de  Panamá​—​.  El  hombre  empezó  a  irse, pero Sergio tuvo una idea de preguntarle sobre las drogas.   73 


—​Hola, ¡señor!​—  El  hombre  volteó.​—​¿Puedo  preguntarte  algunas  preguntas  sobre  este 

crucero?​— —​Sí. ¿Cómo te llamas?​—​ dijo el hombre.  —​Sergio. ¿Y tú?​—  —​Antonio​—​.   —​Entonces,  gracias  por  su  tiempo  Antonio.  ¿Has  notado  algunas  actividades  sospechosas sobre drogas y cocaína?​—​dijo Sergio.  —​¿Para  quién  trabajas?​—  dijo  Antonio.  Él  empezó  a  entrar  en  pánico.  ¿Quién  es  este  hombre? ¿Qué es lo que quiere?   —​Trabajo  para  la  Investigación  oficial  de  Panamá.  Pues,  ¿has  notado  actividades  de  drogas?​—​ Sergio preguntó otra vez.   Antonio  sintió su vida destellar antes sus ojos. El tiempo era  ahora. El tiempo era  ahora  para  salir  de  esta  trampa.  Entonces,  Antonio  respondió:  — ​ ​Pues,  Sergio...  Creo  que  yo  puedo  ayudarte si tú me ayudas a mí...​—

74


El fin

75

Profile for damiánrobles

Colección de Cuentos, Vol. II, Otoño 2019  

terror y misterio

Colección de Cuentos, Vol. II, Otoño 2019  

terror y misterio

Advertisement