Page 1

LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

PREÁMBULO

Página

La modernidad  ha  suscitado  cambios  drásticos  en  la  manera  de  vivir  del  hombre.  Nuestras  maneras  de  relacionarnos  han  cambiado.  Nuestras  ciudades  han  cambiado.  Nuestros hábitats han cambiado.  Tras la vorágine que  se  impuso  a partir de  la  modernización  de  nuestras  sociedades,  algunas  han  marcado  la  pauta  y  otras  han  debido  de  seguirles  el  paso.  La  manera  de  concebir la ciudad a partir de la modernidad ha  marcado  un  derrotero  lleno  de  imposiciones,  geometrías  inertes  y  control.  La  modernidad  nos  ha  producido  ciudades  hostiles  y  deshabitadas,  con  poca  posibilidad  para  la  interacción y el intercambio.  Las  ciudades  del  siglo  XXI  están  marcadas  por  la  fragmentación,  la  velocidad,  la  virtualidad,  la  globalización  y  la  hibridación  cultural.  En  la  gran  mayoría  de  las  ciudades  estas  características  han  causado  un  efecto  incisivo en el tejido urbano y en la colectividad.  Lima no es la excepción.  El  pronóstico  para  el habitar  urbano  no  es  muy esperanzador. Si bien la revolución digital,  a  diferencia  de  la  industrial,  es  más  accesible  por  naturaleza,  las  faltas  de  equidad  de  las  distintas  sociedades  pueden  generar  ciudades  absolutamente disgregadas.   Sin  embargo,  se  pueden  generar  espacios  para  el  renacer  de  la  habitabilidad  urbana.  Espacios  en  los  que  la  socialidad  genere  intercambio  cultural,  libertad  de  expresión,  vivencias  urbanas  diversas  para  devolverle  a  la  sociedad civil el poder que le corresponde como  agente del habitar urbano.  El espacio público es el ámbito en el que se  deben  generar  estas  oportunidades  para  los  ciudadanos.  Sin  embargo,  en  la  Lima  actual  el  espacio público es aún incipiente. 

1


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA 

La modernidad  y  la  ultra‐modernidad  no  son  fenómenos  dispares.  La  ultra‐modernidad  se  traduce  en  la  acentuación  y  exageración  de  las características de la modernidad.  Los  agentes  principales  de  la  modernidad:  el capitalismo, la industrialización y  la sociedad  civil  se  han  transformado  a  partir  de  la  hegemonía  del  capitalismo  y  las  repercusiones  de  la  industrialización.  El  gran  ausente  es  la  sociedad civil. El capitalismo ha embebido todos  los  ámbitos  del  quehacer  humano.  Se  ha  inmiscuido  en  la  ciudad,  en  el  espacio  público,  en  los  imaginarios  urbanos.  La  industrialización  y sobre todo, la racionalización de las ciudades,  nos han dejado con espacios vacíos, la ciudad se  ha  convertido  en  un  lugar  de  paso,  una  herramienta  más  para  el  trabajo.  La  calle  ha  dejado  de  ser  habitada  y  vivida,  solo  se  utiliza  para  trasladarse  de  un  lugar  a  otro.  La  especialización  del  espacio  que  generó  la  excesiva fragmentación en los usos del entorno  urbano,  ha  separado  tanto  nuestras  ciudades  que  se  han  tornado  poco  humanas:  “…la  vida  cotidiana  moderna  ya  no  se  organiza  en  espacios  regidos  por  la  proximidad  peatonal”  (Vega‐Centeno,  2003).  Están  pensadas  para  la  máquina, no para el peatón.    1.1. MOVILIDAD Y VELOCIDAD  Las ciudades del siglo XXI están organizadas  a partir de la movilidad y la velocidad. Entender  que el territorio de una ciudad actual ha dejado  de  definirse  por  distancias,  y  ha  cedido  ante  la  variable  (capitalista)  del  tiempo,  es  muy  importante. Quienes habitamos en ciudades tan  grandes  como  Lima,  sabemos  bien  que  los  kilómetros  lineales  nada  tienen  que  ver  con  la  gran  cantidad  de  minutos  que  se  utilizan  para  recorrerla  para  realizar  las  actividades  de  nuestro  día  a  día.  La  organización  (y  el  diseño)  de  una  ciudad  deben  contemplar  necesariamente  los  recorridos  que  deberán 

La  ciudad  como  red.  Vista  nocturna  de  Huamanga,  Ayacucho.   Fuente: Fotografía del Autor. 

1.2. REDES Y COMPLEJIDAD  La  ciudad  del  siglo  XXI  está  organizada  en  redes  interconectadas.  Redes  de  movilización,  de  intercambio  económico,  cultural  y  de  información.  Redes  que  componen  una  organización  muy  diferente  a  aquella  que  la  modernidad proponía (absolutamente racional).  En  consecuencia,  el  uso  del  espacio  urbano  también se ha complejizado:    “La  intensificación  de  tramas  nodales  no  anula,  entonces,  la  posibilidad  de  desarrollo de la presencia de permanencias  en  la  ocupación  del  espacio  y  tampoco  el  espacio virtual aparece como dimensión de  la interacción social que anule la necesidad  de  construir  referentes  ligados  a  espacios  concretos.  Esta  parece  ser  una  necesidad  humana  que  no  se  puede  soslayar  con  las  innovaciones  tecnológicas  con  las  que  nos  confrontamos” (Vega‐Centeno, 2003).   

2

Página

1

LA CIUDAD DE LA MODERNIDAD   Y LA ULTRA‐MODERNIDAD 

hacer sus  habitantes  para  vivir  en  ella;  para  vivirla.  Las  tendencias  urbanas  desde  el  punto  de  vista  de  la  sostenibilidad  promueven  cada  vez  más  confluir  distintos  usos  en  pequeñas  porciones de territorio.  La  movilización  de  las  personas  compone  redes  de  desplazamiento  interconectadas  a  lo  largo  del  territorio.  Esto  produce,  entre  otras  cosas  un  tejido  diverso  al  urbano,  una  maraña  de  conexiones  viales  que  tienen  que  ver  más  con  el  tiempo  que  con  la  distancia  y  por  tanto  con la noción de lugar. 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA 

1

“These  interstitial  spaces  of  connectivity  within  individual  buildings  extend  through  urban  space  to  produce  a  multi‐layered  structure  of  extraordinary  complexity and utility.” Traducción del autor.   

Página

                                                           

que este tomaría es una tarea bastante difícil, al  ser el  ser humano, un ente tan subjetivo como  lo son sus decisiones.    1.3. TECNOCIENCIA  La innovación tecnológica ha evolucionado  a pasos agigantados. Desde el punto de vista del  capitalismo,  ya  no  somos  nadie,  si  por  ejemplo  no  tenemos  acceso  a  tarjetas  de  crédito  para  comprar  online,  o  si  no  contamos  con  perfiles  en  sitios  electrónicos  para  que  podamos  ser  reconocidos (o mejor dicho rastreados). ¿Hasta  qué  punto  estos  accesos  y  la  permanente  disponibilidad  de  la  que  nos  hacen  capaces  los  distintos  aparatos  que  nos  hacen  creer  que  necesitamos, son realmente necesarios? ¿Hasta  qué  punto  se  nos  permitirá,  en  un  futuro  no  muy  lejano,  decidir  si  quiero  o  no  quiero  estar  imbuida en esta conexión sin límites? Parece ser  que  poco  a  poco  vamos  renunciando  a  la  facultad  de  poder  decidir  por  nosotros  mismos  si nos insertamos o no es te este mundo digital,  ya  que  al  parecer  resulta  sospechoso  que  algunos  no  formen  parte  de  este  sistema,  que  abre las puertas a la posibilidad de que se sepa  siempre,  en  cualquier  momento,  que  está  uno  haciendo, con quien y en donde.  El  ser  humano,  dentro  de  su  gran  capacidad  técnica  y  su  obsesión  por  el  conocimiento,  ha  llegado  a  un  nivel  tal  de   desarrollo,  que  en  este  momento  es  posible  pensar  en  hombres  o  mujeres  que  lleguen  a  vivir  doscientos  o  trescientos  años.  La  tecnociencia de la que disponemos ahora, hace  que  esta  afirmación  no  sea  más  una  fantasía  bíblica, sino una posibilidad.  Sin  embargo,  hay  otras  urgencias  de  las  que  los  avances  tecnológicos  no  deben  distraernos.  Perdemos el  tiempo en  desarrollar  tecnologías que, por ejemplo, nos pueden llevar  a  una  virtual  inmortalidad  pero  aun  no  hemos  consolidado  nuestra  manera  de  ser  mortales.  Deberíamos abocar toda la ciencia y técnica que  tenemos  a  nuestra  disposición  para  llevar  a  la  humanidad  en  conjunto  al  desarrollo.  ¿Cómo  podemos  avocarnos  a  innovaciones 

3

Esta transformación de la morfología de la  ciudad  (de  buscar  homogenizar  los  comportamientos – y por tanto los espacios – y  hacer  énfasis  en  la  idea  de  movimiento),  nos  lleva  a  entender  el  territorio  como  una  confluencia  de flujos,  de  distintas densidades  y  distintos  tiempos,  que  hacen  la  ciudad  contemporánea  un  espacio  cada  vez  más  etéreo. Sin embargo, aún sumergidos en lo que  Vega‐Centeno  denomina  redes  nodales,  tal  vez  estemos  construyendo  un  territorio  más  consolidado  (a  la  manera  de  un  verdadero  tejido  urbano,  que  entrelaza  centros  de  diferentes  jerarquías  sólo  con  la  actividad  humana).    “Estos  espacios  intersticiales  de  conectividad ente los edificios se extienden  a  través  del  espacio  urbano  para  producir  una  estructura  de  múltiples  capas  de  extraordinaria  complejidad  y  utilidad”  (Gandy, 2005).1    Las  ciudades  se  han  convertido  en  una  realidad  complejísima  de  variables:  variables  morfológicas  o  físicas  y  variables  subjetivas.  Estas  variables  se  superponen  a  manera  de  capas  en  la  estructura  urbana.  Para  poder  entender esta red de variables se puede reducir  a  la  ciudad  a  su  unidad  mínica:  el  espacio  y  la  acción:  “La  acción  y  el  espacio  son  indivisibles.  La  acción  se  apoya  en  el  tipo  de  espacio.  “El  espacio  apoya  este  tipo  de  acción.  Ambos  forman  una  unidad,  un  patrón  de  acontecimientos  en  el  espacio”  (Alexander,  1979).   La  complejidad  está  en  que  la  unidad  mínima  espacio‐acción  se  multiplica  n  veces  y  todo  depende  de  las  decisiones  de  los  actores:  los  habitantes  de  la  ciudad.  Confrontar  al  ciudadano con el espacio y predecir las acciones 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

“Los  edificios  más  recientes  están  dotados  con  helipuertos  privados  que  permiten  a  unos  cuantos  privilegiados  (cada  vez  más  numerosos)  vivir  en  la  ciudad  de  manera  completamente  desconectada,  pasando  de  un  lugar  cerrado  a  otro  también  cerrado  (residencia,  trabajo,  ocio),  evitando  pasar  por  los  espacios  públicos  abandonados  a  los  ciudadanos  comunes  y  corrientes”  (Musset, 2007).    Este  fragmento  extraído  de  un  texto  que  compara  las  ciudades  actuales  (sobretodo  sudamericanas)  con  aquellas  ciudades  de  la  ciencia  ficción  (como  Coruscant2)  revela  el  miedo  e  incertidumbre que  pueden  producir  la  inestabilidad  de  la  morfología  urbana:  “…nutre  los  sentimientos  colectivos  de  paranoia,  al  conformar una geografía del miedo basada en la  estigmatización de lugares específicos” (Musset,  2007). Esta sensación influye, evidentemente en  el  estado  de  ánimo  de  la  colectividad  y  repercute  en  las  formas  de  uso  del  espacio  urbano  más  cercano  a  ella:  el  espacio  público.  Este  vivir  en  un  entorno  que  cambia  constantemente, al que hay que seguirle el paso  diariamente,  no  es  algo  para  lo  que  el  ser  humano está preparado, aún.   Procesos  constantes  de  des‐ territorialización  y  re‐territorialización  son  el  marco en el que se mueven nuestras urbes. Nos  encontramos  pues,  frente  a  varios  procesos  paralelos  que  tienen  que  ver  con  retroceder  y  volver  a  caminar.  La  des‐territorialización  implica la ausencia de vínculos de identidad con  los  lugares,  determinada  en  gran  parte  por  la  globalización  y  este  nuevo  mundo  totalmente  accesible;  la  re‐territorialización,  en                                                                En la saga de películas de la Guerra de las  Galaxias, Coruscant es uno de los planetas más  poblados de la galaxia (es un planeta del  tipo ecumenópolis, o sea es una ciudad que cubre el  planeta entero). Fue la sede del gobierno de la  llamada Antigua República, del Imperio Galáctico, y  en última instancia de la Nueva República. Aparece  en los episodios I, II, III y en la edición especial del VI. 

4

2

Página

tecnológicas superficiales, cuando aun tenemos  problemas,  como  sociedad  global,  que  cargamos  como  resultado  de  nuestra  precaria  modernidad?:  el  hambre,  la  contaminación,  la  falta  de  equidad,  la  pobreza,  la  falta  de  educación, etc.    “La  meta  del  proyecto  tecnocientífico  actual  no  consiste  en  mejorar  las  miserables  condiciones  de  vida  de  la  mayoría  de  hombres;  en  cambio,  parece  atravesado  por  un  impulso  insaciable  e  “infinitista”  que  ignora  explícitamente  las  barreras  que  solían  delimitar  la  proyecto  científico prometeíco” (Sibilia, 2009).    El  potencial  tecnológico,  sin  embargo  nos  abre  puertas,  desde  el  punto  de  vista  de  la  interacción social, que hasta hace un tiempo no  contemplábamos.  Las  redes  sociales,  la  conectividad  inmediata  tienen  gran  potencial  para despertar en la sociedad civil un sentido de  colectividad.  Además,  el  potencial  de  la  conectividad  en  el  espacio  urbano,  es  sumamente  sugerente.  Debemos  buscar  hacer  ciudades  que  a  partir  de  esta  nueva  idea  de  conexión  virtual,  aumenten  la  conexión  física.  Es  decir,  el  potencial  del  trabajo  en  conjunto  puede  generar  cambios  positivos  en  el  uso  del  espacio público y el despertar de la colectividad.    1.4. TRANSFORMACIÓN CONSTANTE  Haciendo  referencia  a  la  postmodernidad,  la  post‐metrópolis  (Soja,  2000)  se  define  como  aquel  espacio  urbano  actual  caracterizado  por  el nuevo modo de vivir, pero que aún carga con  pedazos  del  pasado.  Esta  post‐metrópolis  también tiene que ver con la reestructuración y  la remodelación de los espacios urbanos. Es un  concepto que aun se está elaborando, pues los  cambios se siguen dando.  Los  cambios  producen  ansiedad.  Una  época  marcada  por  los  cambios,  como  lo  es  la  nuestra,  genera  incertidumbre.  Tan  es  así  que  alguno  teóricos  han  llegado  a  prefigurar  el  pronóstico  de  la  ciudad  del  siglo  XXI  a  un  panorama bastante desconcertante: 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA 

“Cuando  las  calles  de  una  ciudad  ofrecen  interés,  la  ciudad  entera  ofrece  interés”  (Musset, 2007). 

La morfología de las ciudades modernas ha  repercutido  enormemente  en  la  falta  de  intercambio cotidiano en nuestras ciudades. Las  ciudades  ya  no  son  más  un  espacio  de  encuentro,  no  propicia  lo  encuentros  entre  las  personas. Por lo menos no para las personas del  siglo XXI, ya que a partir de las características de  la  post‐metrópolis  (ciudad  de  la  ultra‐ modernidad),  está  diseñada  para  acentuar  la  individualización  de  sus  habitantes.  Estas  nuevas  características,  que  han  transformado  nuestras ciudades, convocan a la arquitectura a  pensar  en  una  nueva  manera  de  afrontar  el  diseño  del  entorno  urbano,  en  especial  el  espacio  público,  que  es  el  lugar  con  vocación  para el encuentro y el intercambio cultural.     2.1. DIACRONÍA DEL ESPACIO PÚBLICO  El  espacio  público a  lo  largo  de la  historia,  fue siempre un lugar de encuentro: el ágora de  la  Grecia  clásica  propicia  el  cultivo  físico  e 

Página

2

GEOMETRÍA Y   SOCIABILIZACIÓN 

intelectual de  los  atenienses,  las  calles  orgánicas  de  la  ciudad  de  la  Edad  Media  era  modelada  por  el  uso  mismo  de  sus  habitantes,  las  plazas  del  Renacimiento  eran  acogedoras  para  los  peatones,  ya  que  por  su  escala  conformaban  espacio  intermedios  entre  los  grandes  vacío  de  la  ciudad  y  las  áreas  de  encuentro para las personas.  A  partir  de  la  modernidad  y  de  la  consecuente  racionalización  de  las  ciudades,  éstas  dejaron  de  ser  “humanas”.  “Cuando  el  espacio  se  fue  devaluando  en  virtud  del  movimiento,  los  individuos  gradualmente  perdieron  la  sensación  de  compartir  el  mismo  destino  que  los  demás”  (Sennett,  1997).  La  ciudad  dejo  de  ser  pensada  para  los  peatones,  para  pasar  a  servir  a  la  máquina  (el  nuevo  paradigma  de  la  modernidad),  y  por  ende,  el  espacio público perdió poco a poco su carácter  de  lugar  de  intercambio,  encuentro  e  identificación.  La  geometría  heredada  de  la  ética  protestante  (Senneth,  1991),  que  a  la  vez  se  heredó  de  los  babilonios,  egipcios  y  romanos,  fue la geometría ideal para diseñar las ciudades  de la modernidad, de un nuevo comienzo.  Una  retícula  ortogonal,  que  se  contradecía  con  el  tejido  orgánico  de  la  ciudad  medieval  y  del  renacimiento. Se superponía sobre la topografía  sin  el  menor  respeto  por  el  entorno.  La  racionalización y las necesidades de dominación  y  control,  llevadas  al  extremo.  Esta  cuadrícula,  se  implantaba  en  el  territorio  y  podía  extenderse  ad  infinitum,  esta  posibilidad  de  extensión  ilimitada  acentuaba  la  nulidad  del  espacio  como  tal.  Se  anularon  los  centros  públicos,  no  hay  noción  de  nodos,  ni  de  aglomeración.  No  se  tenía  necesidad  de  encuentro, de interacción.  El  ritmo  de  vida  actual,  propicia  el  desplazamiento  constante  de  las  personas  y  esto  lleva  al  aumento  de  espacios  inertes,  que  no  sirven  para  el  encuentro,  sino  que  sirven  únicamente para la movilización de las masas.   La  tecnología  con  la  que  contamos  actualmente nos permite prescindir del espacio 

5

contraparte, suscita  nuevas  formas  de  identificación y ocupación de los espacios.  Esta  reubicación  de  los  espacios,  de  los  centros y de los poderes nos lleva a pensar en el  torbellino  del  que  hablar  Marshall  Bermann  (1982),  en  cuanto  a  que  la  modernidad  diluye  todo  lo  sólido  o  todo  aquello  en  lo  que  pensábamos  asentarnos,  en  lo  que  nos  sentíamos  seguros.  Es  preciso  pues,  encontrar  nuevos cimientos, que no tengan que ver con el  capital o con el desarrollo tecnológico, que son  la  columna  vertebral  de  la  búsqueda  del  hombre  hoy  en  día.  Debemos  volver  a  buscarnos,  en  el  hombre  y  sus  subjetividades  como ser humano podemos encontrar nuestros  nuevos cimientos.     


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

comportamientos y  por  su  capacidad  de  estimular  la  identificación  simbólica,  la  expresión  y  la  integración  culturales”  (Borja, 1998).  Se  debe  entender  el  espacio  público  “a  modo  de  escenario  donde  cada  ciudadano  produce espacio a partir de sus observaciones y  recorridos,  donde  él  también  representa  un  papel,  donde  la  ciudad  se  encuentra  representada  en  reglas,  símbolos,  imágenes  y  por  supuesto,  en  las  observaciones  y  experiencias  con  las  que  cada  ciudadano  la  refleja y la recorre” (Iregui, 2007).  El  espacio  público  es  el  espacio  para  intercambio,  para  el  encuentro  y  para  interacción.  Existen  diversas  definiciones  sobre  lo que significa el espacio público. Para efectos  de este ensayo, se ha elegido la definición pluri‐ dimensional del arquitecto Juan Tokeshi:     La dimensión físico‐territorial:   El  espacio  público  es  un  espacio  visible  y  accesible.  Tiene  un  carácter  de  centralidad,  es  decir  es  reconocible  por  el  grupo  de  personas  que  lo  utilizan  cotidianamente  o  es  identificable  como  parte  de  su  entorno  por  aquellos,  que  si  bien  no  lo  utilizan  cotidianamente,  lo  reconocen como un espacio que los podría  acoger sin resistencia.   La dimensión política:  El espacio público es el espacio del diálogo  entre  el  poder  político  y  la  ciudadanía.  El  poder político es el propietario jurídico del  espacio  público  y  faculta  su  uso.  La  ciudadanía  ejerce  el  uso  del  espacio,  ejerciendo  su  derecho  y  otorgándole  el  carácter  cultural  propio  del  grupo  de  personas que con él se identifican.   La dimensión social:  Se  define  el  espacio  público  como  el  escenario  del  anonimato,  es  decir  es  el  espacio en que todos son iguales, donde no  se  debe  justificar  el  origen  o  condición  social. 

6

Página

urbano. Hace posible relacionarse o conectarse  con  las  personas  a  través  de  medios  virtuales,  ya no hay necesidad de salir a la calle.     “La  historia  ha  demostrado  las  virtudes  de  estos  elementos  hasta  tal  punto  que,  para  la  mayoría  de  la  gente,  las  calles  y  las  plazas constituyen la verdadera esencia del  fenómeno “ciudad”. Esta sencilla relación y  el  uso  lógico  de  las  calles  y  las  plazas  –  calles  basadas  en  el  trazado  lineal  del  desplazamiento  del  ser  humano  y  plazas  basadas  en  la  capacidad  del  ojo  para  inspeccionar  una  superficie  –  se  han  adoptado  de  nuevo  en  los  últimos  años”  (Gehl, 2006).     Cuando  privamos  a  las  personas  de  un  espacio  urbano  que  invite  a  la  interacción,  les  estamos  privando  de  uno  de  sus  derechos  fundamentales  como  ciudadanos.  La  ciudad,  y  sobre todo el espacio público son una necesidad  para socialidad inherente en los seres humano.   La morfología de estos espacios debe estar  pensada a escala humana. El error más grave de  la  ciudad  moderna  es  dejar  de  pensar  en  la  ciudad  para  el  hombre  y  volcarla  hacia  la  máquina.  El  peligro  de  la  post‐metrópolis  es  el  mismo: olvidarse del hombre como centro de la  ciudad  y  embeberse  en  la  tecnología  y  en  el  individualismo y fragmentación que ésta puede  generar.  Sin  embargo,  la  tecnología  también  puede  jugar  un  rol  humanizador  del  espacio  urbano.  Debemos,  por  ello,  entender  su  potencial  para  revestir  los  espacios  públicos  con  la  misma  conectividad que ésta nos proporciona.     2.2. ESPACIO PÚBLICO    “El  espacio  público  supone  pues  dominio  público,  uso  social  colectivo  y  multifuncionalidad.  Se  caracteriza  físicamente  por  su  accesibilidad,  lo  que  le  hace  un  factor  de  centralidad.  La  calidad  del  espacio  público se podrá  evaluar  sobre  todo  por  la  intensidad  y  la  calidad  de  las  relaciones  sociales  que  facilita,  por  su  fuerza  mixturante  de  grupos  y 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA 

“¿Qué necesitamos los seres humanos para  nuestra  realización  más  plena?  Necesitamos,  por  ejemplo,  caminar,  ver  gente,  estar  con  gente.  Y  la  ciudad  debe  tener  características  que  propicien  ese  contacto con otros” (Gehl, 2006).  Los  vacíos  enormes,  de  gran  escala,  propiciados  por  la  utopía  urbana  de  la  modernidad,  son  pues  espacios  deshumanizados.  Se  deben  propiciar  escalas 

intermedias, para  que  el  ser  humano  pueda  reconocerse  en  la  ciudad.  Estas  escalas  intermedias tienen que ver con los bordes, con  los  ángulos  de  visualización,  con  los  elementos  polivalentes,  finalmente,  con  devolverle  a  la  ciudad su carácter humano.    “El  espacio  público  ha  pasado  de  ser  el  lugar  de  encuentro  y  socialización  a  transformarse  en  uno  de  simple  tránsito  entre  uno  y  otro  punto  de  la  ciudad;  su  diseño  parece  más  orientado  a  optimizar  los  flujo  de  producción  de  un  sistema  decididamente  capitalista  que  se  expande  sin  resistencia  aparente,  que  a  satisfacer  los deseos de bienestar y recreación de los  ciudadanos” (Iregui, 2007).    Por las características expuestas de la post‐ metrópolis, entendemos que el espacio público  corre  el  gran  peligro  de  desaparecer  para  convertirse  en  espacio  de  infraestructura  urbana.  Nuestras  ciudades  cada  vez  necesitan  más de espacio que sirvan a la movilización y el  desplazamiento,  al  intercambio  económico.  La  tecnología  nos  propone  realizar  cada  vez  más  actividades  desde  una  conexión  a  la  red.  La  figura del peatón va perdiendo importancia. Los  desplazamientos  humanos  ya  no  son  excusa  para el encuentro, se propicia el individualismo  sobre la interacción social.  Para  propiciar  este  intercambio,  la  ciudad  debe  convertirse  en  el  espacio  de  neutralidad,  en el que todos somos iguales. Si el capitalismo  ha  pasado  a  gobernar  todas  nuestras  actividades,  esta  igualdad  no  se  puede  dar  libremente. La lógica del capitalismo intensifica  les desigualdades:    “La  imposición  de  lógicas  derivadas  del  actual  modelo  económico  –que  pasa  por  alto criterios mínimos  como planificación o  sostenibilidad‐  sobre  los  procesos  de  nuestras  ciudades  ha  marcado  con  mayor  intensidad  una  huella  que  es  patente  en  ellas  desde  el  mismo  momento  en  el  cual  fueron fundadas: la desigualdad” (Takano y  Tokeshi, 2007). 

Página

La dimensión económica:  En  la  idiosincrasia  peruana,  las  plazas  y  calles  son  escenario  tradicional  de  comercio,  sin  olvidar  que  esta  actividad  comercial  genera  conflicto  en  torno  a  su  dinámica.   La dimensión cultural:    El  espacio  público  es  el  espacio  de  la  identificación  con  el  pasado  de  toda  la  ciudad.  Expresa  los  orígenes  y  las  identidades comunes.    ¿Qué pasa entonces cuando el origen y  el  pasado  no  convergen?  Es  evidente  que  el  contexto  de  la  Gran  Lima  no  es  unívoco.  Las  diferencias entre Lima Centro y Lima Periférica y  los  modos  de  apropiación  del  espacio  público  son puntos clave para poder proponerle a Lima  un verdadero escenario para la interacción y el  intercambio cultural.    2.3. PANORAMA URBANO DEL SIGLO XXI  “…La  ciudad  tensa  el  sistema  nervioso  humano al extremo” (Johnson, 2003).    La morfología de las ciudades determina el  uso  de  las  mismas.  Si  la  ciudad  está  pensada  para  el  automóvil,  las  personas  no  se  sentirán  más parte de ella y será percibida, como sucede  con  Lima  Metropolitana,  como  un  espacio  hostil. ¿Qué tipo de encuentros puede propiciar  una  ciudad  hostil?  ¿Qué  tipo  de  intercambios  sociales?  ¿De  qué  manera  se  puede  hacer  ciudad  en  un  espacio  que  no  te  invita  a  utilizarlo? 

7


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

Una  ciudad  sin  espacio  de  encuentro,  es  una  ciudad  muerta.  Cuando  los  habitantes  no  tienen  el  espacio  para  manifestarse  o  para  apropiarse de la ciudad, la ciudad ha dejado de  servir  al  ser  humano.  Es  preciso  devolver  la  ciudad a sus habitantes.    2.4. LO VIRTUAL vs. LO TANGIBLE  Los  límites  entre  lo  tangible  y  lo  tangible,  entre  lo  físico  y  lo  virtual  se  han  ido  diluyendo  (Sibilia,  2002),  el  mundo  ya  no  será  cartesiano  nunca  más,  en  la  ciudad  cyborg  (Gandy,  2005)  se  diluyen  los  límites  entre  mente  y  cuerpo,  material y virtual.      “El concepto de cyborg puede, en este  sentido, ser considerado dentro de un  proyecto intelectual para  “rematerializar” la ciudad y establecer  conexiones sustantivas entre el cuerpo, la  tecnología y el espacio”3 (Gandy, 2005).    Rematerializar  la  ciudad,  quiere  decir  en  este  caso,  devolver  su  sentido  físico  y  táctil  a  partir del potencial tecnológico de este tiempo.  Lo  que  necesitan  nuestras  ciudades  no  es  vaciarse  de  vida,  sino  todo  lo  contrario.  Para  devolverle  el  sentido  a  la  ciudad,  debemos  devolvérsela a sus habitantes. Lo cual se puede  lograr sin satanizar el desarrollo tecnocientífico,  sino incorporándolo a esta tarea.    “La  ciudad cyborg es  ampliamente  percibida  como una  ciudad post‐ metabólica  en  la  cual el  intercambio  de  información ha  suplantado el papel  del  intercambio  material  y  se  convierta  en la  dinámica dominante detrás  de la  conformación del espacio urbano”4 (Gandy,  2005). 

Imaginémonos recorrer  una  ciudad  en  la  que  a cada  paso podemos  percibir  información  útil  y  práctica  para  facilitar  su  recorrido.  La  ciudad misma es una fuente de información. La  infraestructura  física  está  complementada  por  infraestructura  virtual  y  de  esa  manera  percibimos  datos  de  clima,  tráfico,  eventos,  acumulación  de  personas,  etc.  A  partir  de  esta  información  podemos  tomar  decisiones  informadas con respecto a nuestros recorridos.    “…la  ciudad es  a  la  vez una  entidad  tangible,  sino  también una  construcción relacional  de  modo  que no  podemos separar la una  de  la  otra”5  (Gandy, 2005).    Sin embargo se mantiene clara una idea: la  conectividad  virtual  no  podrá  reemplazar  al  espacio  físico  tangible.  Lo  que  debe  pasar  es  que  la  ciudad  se  adapta  a  estas  nuevas  tecnologías y las incorpore en la infraestructura  urbana,  para  de  este  modo  complementar  lo  tangible con lo virtual y viceversa.   A  partir  de  esta  idea  de  complementariedad,  se  desliga  un  concepto  que  algunos  autores  denominan  identidad  digital, que está íntimamente relacionado con el  potencial  del  reciente  fenómeno  de  las  redes  sociales.  Volcar  ese  potencial  de  identificación  de  una  red  con  este  gran  potencial  de  conectividad a un espacio físico tangible, es una  de las tantas puertas que nos abre la tecnología.  El  espacio  público  se  volverá  nuevamente  el  escenario  de  la  interacción  social,  dejarnos  nuestras casas u oficinas para volver a las calles.    “Asociar  una  identidad  digital  un  lugar  (barrio,  calle)  de  residencia  abrirá  nuevas  fronteras a  las dinámicas  de  comunicación  de  escala  local  e  hiper‐local  catalizando  nuevos  procesos  de  identificación  con  los 

                                                            3

become the dominant dynamic behind the shaping of  urban space. Traducción del autor.  5  The city is both a tangible entity but also a  relational construct so that we cannot disentangle  the one from the other. Traducción del autor. 

8

                                                                                        

Página

The  cyborg  concept  can  in  this  sense  be  enlisted  into an intellectual project to “rematerialize” the city  and  establish  substantive  connections  between  the  body, technology and space. Traducción del autor.  4  The cyborg city is widely perceived as a post‐ metabolic city in which the exchange of information  has supplanted the role of material exchange to 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA 

3

IDENTIDAD E   INTERCULTURALIDAD 

“Mediante el  concepto  de  espacio  social,  nos aproximamos, entonces, a un enfoque  del  ámbito  de  lo  local  referido  a  un  colectivo humano circunscrito a un espacio  delimitado.  Partiendo  de  este  enfoque  antropológico,  Augé  define  este  espacio  como lugar, como territorio que permite a  un  colectivo  la  afirmación  de  una  identidad” (Vega‐Centeno, 2003).    Aquello  a  lo  que  vega  Centeno  se  refiere  como  lugar,  es  el  espacio  de  identificación,  un  espacio  que  podemos  asociar  a  algún  tipo  de  referente  personal  que,  por  mínimo  que  sea,  podemos  relacionar  con  algún  aspecto  importante  en  nuestras  vidas.  Un  lugar  es  un  espacio con significado.  Las  ciudades  tienen  una  carga  subjetiva  sustancial. Están conformadas ellas mismas por  seres  de  gran  subjetividad:  los  seres  humanos.  No  podemos  entender  el  fenómeno  urbano  únicamente desde el punto de vista morfológico  (físico), ya que siempre habrá un complemento  no  tangible  (lo  meta‐físico,  o  aquello  que  está  más  allá  de  los  físico).  Este  elemento  no  tangible es tan importante como el morfológico,  ya  que  la  subjetividad  de  las  personas  determinará  sus  decisiones  y  son  estas  dicisiones las que determinan el uso del espacio  público. Estas decisiones son el encuentro entre  la vida y el espacio en la ciudad: “el patrón total,  espacio  y  acontecimientos  juntos,  es  un  elemento cultural” (Alexander, 1979).  Esta  parte  no  tangible  está  comprendida  por  la  cultura,  la  identidad,  los  imaginarios  urbanos  y  demás  variables  que  se  desprendan  del factor humano de la ciudad.    3.1. LA NOCIÓN DE PERTENENCIA 

Página

Desde el  punto  de  vista  del  espacio  público, los  factores de  identidad  y cultura  son  fundamentales.  Si  consideramos  el ejemplo  del  París  de  la  post‐revolución  francesa,  entendemos  que  si  una  sociedad  no  se  identifica con un determinado hecho, el espacio  público  no  funciona:  luego  de  la  revolución  francesa,  las  autoridades  de  la  ciudad  de  París  pretendieron  movilizar  a  la  población  en  diversas  actividades  de  tipo  procesional.  Cuando  la  gente  era  dirigida,  la  procesión  marchaba  como  estaba  planificada,  pero  cuando llegaba el momento de usar las plazas y  calles  de  manera  espontánea,  las  personas  se  desorientaban,  se  aburrían  o  simplemente  se  retiraban  a  sus  casas.  Y  es  que  para  utilizar  el  espacio  público  es  fundamental  identificarse  con  él,  de  alguna  manera,  no  necesariamente  directa:    “Generalmente será preciso que tengan un  significativo  denominador  común:  un  trasfondo  común,  intereses  comunes  o  problemas comunes” (Gehl, 2006).    La  identidad  se  genera  a  partir  del  reconocimiento  de  los  otros,  ya  que  esta  relación  con  los  demás  es  clave  para  el  autodescubrimiento  y  la  autoafirmación,  por  eso la identidad está ligada intrínsecamente a la  colectividad. La sociedad alimenta mi identidad.  Es por ello que para que una ciudad sea vivida,  para que sus espacios públicos vuelvan a la vida,  es  necesario  consolidar  la  identidad  de  la  colectividad que la habita.   Además, le hecho de vivir en sociedad nos  hace  capaces  de  tolerar  y  respetar  las  decisiones de los otros: nos hace civilizados, en  el  sentido  de  ejercer  la  civilidad.  La  noción  de  civilidad  proviene  del  latín  civitas,  que  quiere  decir  ciudad,  esto  quiere  decir  que  la  civilidad  es  la  capacidad  de  una  persona  para  vivir  en  una  sociedad  urbana,  lo  cual  implica  la  capacidad  de  respetar  a  lo  demás,  de  sociabilizar, de concertar. Así pues la incivilidad  dificulta  la  convivencia,  ya  que  puede  generar 

9

espacios públicos  del  barrio  donde  vivimos  o trabajamos” (Di Siena, 2010). 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA 

Página

noción de  identidad  vinculada  al  lugar  en  que viven” (Vega‐Centeno, 2003).    Se  podría  decir,  a  partir  de  esto,  que  las  acciones,  la  magnitud  y  la  repetición  de  las  mismas  pueden  llegar  a  conformar  un  espacio  sin  necesidad  de  la  existencia  física  del  mismo.  La  sola  acción  por  el  hecho  de  realizarse  cotidianamente  define  tanto  la  identificación  con el lugar como los límites espaciales de esta  identidad.   El espacio público por lo anterior, debe ser  capaz  de  servir  para  múltiples  actividades  cotidianas,  debe  ser  versátil  y  a  la  vez  familiar.  De poder adaptarse a las diferentes actividades  y  a  la  vez  ser  percibido  como  igualmente  confortable para todas ellas:    “Tal vez para conseguir revitalizar e incluso  rehabilitar  cualquier  barrio  de  cualquier  ciudad  sea  suficiente  el  hecho  de  crear  atmósferas  adecuadas  en  el  espacio  público  mediante  la  introducción  de  lo  cotidiano  como  herramienta  que  permite  su  modificación,  que  es  adaptable  a  las  situaciones  cambiantes  e  imprevisibles  del  devenir de toda ciudad” (González y Muñiz,  2010).    3.3. HIBRIDACIÓN CULTURAL  La  identidad  se  alimenta  también  del  intercambio  cultural,  por  el  mismo  hecho  que  esta tiene que ver con el reconocimiento de los  otros,  a  partir  de  un  encuentro  cultural  las  identidades  se  afianzan  y  se  alimentan.  El  intercambio  cultural  no  hace  más  que  enriquecer  a  la  colectividad.  “Pertenecer”  es  fundamental  para  el  individuo,  para  el  ser  humano como ser social que es por naturaleza.  Desde  una  perspectiva  ética,  se  prefiguraba  la  globalización  como  una  fuerza  con la capacidad de anular las diferencias, en el  sentido  de  desaparecerlas  y  diluirlas.  Ahora  entendemos que mientras más globales somos,  más  enraizados  con  nuestra  cultura  y  nuestras  tradiciones  podemos  ser.  La  globalización,  bien  llevada, nos invita a realzar lo local, para poder  compartirlo con el mundo.  

10

violencia, abusos e inseguridad. La ciudad debe  ser capaz de enseñarte eso:    “El  entorno  urbano  debe  ser  “civil”  para  que  sus  habitantes  puedan  aprender  las  difíciles destrezas de la civilidad” (Bauman,  2008).    Además  de  aprender  a  convivir  entre  iguales,  las  ciudades  deben  ser  el  germen  para  el desarrollo de la identidad colectiva, que es la  que reafirma la identidad individual. Para lograr  esto  se  debe  despertar  en  cada  uno  de  los  habitantes  la  noción  de  colectividad,  de  pertenecer  a  un  grupo  y  la  capacidad  para  identificarse  con  algún  grupo  se  relaciona  directamente con los hábitos.    “El hecho de compartir el espacio físico con  otros  actores  abocados  a  una  actividad  semejante  añade  importancia  a  la  acción”  (Bauman, 2008).    Cuando los ciudadanos se encuentran unos  con otros, realizando las mismas actividades en  el espacio público, más  allá de que la  actividad  sea  compartida  o  no,  ésta  se  torna  más  importante.  La  acción,  entonces,  se  liga  al  espacio,  y  el  espacio  conecta  a  las  personas  mediante  la  acción.  Identificar  estas  acciones  comunes que puede ir desde sentarse a leer en  una  banca,  salir  a  jugar  a  la  calle,  regar  las  plantas,  o  arreglar  una  bicicleta;  es  determinante para entender el tipo de espacios  públicos que necesita tal o cual sociedad.    3.2. COTIDIANEIDAD  Así como relacionar las mismas acciones es  importante, también lo es la constancia con que  se  realizan.  Identificar  las  acciones  más  comunes,  las  más  repetidas,  nos  dará  un  claro  panorama del espacio a proponer.    “Las  interacciones  se  hacen  constantes  en  un  espacio  delimitado  por  la  práctica  cotidiana  (…,)  la  referencia  constante  a  un  espacio  delimitado  permite  generar  una 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

inmediato”6 (Mitchell,  1998;  en  Gandy,  2005).    Hay  que  considerar  que  ahora  ya  no  se  diseña  una  ciudad  para  cuerpos  limitados,  con  una  capacidad  sensorial  limitada  (como  es  la  nuestra),  y  enmarcada  en  contenedores  espaciales  diferenciados;  sino  que  el  diseño  de  la  ciudad  ahora  tiene  que  ver  con  cuerpos  electrónicos  (o  más  bien  electronizados)  capaces  de  registrar  estímulos  sensoriales  a  grandes  distancias,  o  en  pequeñísimas  densidades  y  en  muchas  direcciones,  una  especie de tecnología omnipresente, pero que a  la  vez  está  condenada  a  un  punto  fijo,  que  le  impide  una  movilización  o  desplazamiento  considerables.  Lo contradictorio de esta nueva manera de  hacer  ciudad  es  que  se  va  estructurando  en  recintos  limitados  y  al  mismo  tiempo  híper  conectados  entre  sí.  Los  ciudadanos  modernos  tienen una fuerte carga de individualización. La  ciudad cyborg de Gandy, tiene nuevas maneras  de  vivir  las  experiencias  colectivas,  a  partir  de  los nuevos significados.     

4

LIMA:   ¿CIUDAD DEL SIGLO XXI? 

Las características de las ciudades del siglo  XXI  se  dan  de  manera  distinta  en  Lima  Metropolitana.  Por  la  historia  de  su  formación  Lima  presenta  una  complejidad  particular  ya  que  no  todos  los  sectores  de  la  ciudad  se  han  desarrollado  de  la  misma  manera,  y  mucho  menos en el mismo momento.  En cuanto a la movilidad, es ya redundante  decir  que  Lima  carece  de  sistemas  eficientes                                                              

Architects have been concerned with the skin‐ bounded body and its immediate sensory  environment… (sic) now they must contemplate  electronically augmented, reconfigurable, virtual  bodies that can sense and act at a distance but that  also remain partially anchored in their immediate  surroundings. Traducción del autor. 

11

6

Página

Esta colectividad  y  este  pertenecer  repercuten  en  el  uso  del  espacio  urbano.  La  acción y el espacio son indivisibles, la acción se  apoya  en  el  tipo  de  espacio  (morfología)  y  ambos  forman  una  unidad,  un  patrón  de  acontecimientos.  La ciudad no es más que una red compleja  de  decisiones  individuales  interconectadas.  Entenderla  de  esta  manera  nos  permite  entender su carácter, su esencia. Este conjunto  de  decisiones  se  convierten  en  patrones  de  conducta  repetidos.  Los  patrones  de  conducta  se  estructuran  a  partir  de  reglas  simples,  que  pueden  (y  suelen)  tener  grandes  repercusiones  en el entorno urbano.   Es  clave  para  el  arquitecto,  que  es  el  encargado  de  juntar  la  vida  con  el  espacio,  entender  de esta manera  la ciudad:  a partir de  los  patrones  que  las  mismas  personas  van  generando, como si  de una ciudad medieval  se  tratara,  en  donde  la  morfología  era  modelada  por el uso.   Pues bien, nuestra tarea no es tan sencilla,  ya  que  las  variables  que  debemos  contemplar  en el siglo XXI, son muchas más y están mucho  más interconectadas unas con otras, generando  redes  en  un  sistema  urbano  complejísimo.  Sin  embargo  es  posible,  ya  que  las  herramientas  con  las  que  contamos  también  han  evolucionado  y  nos  proporcionarán  la  información  necesaria  para  poder  hacerlo.  Debemos  pensar  las  ciudades  a  partir  de  la  interculturalidad,  el  nuevo  potencial  social  del  siglo XXI.    3.4. IDENTIDAD Y VIRTUALIDAD    “Los  arquitectos se  han  preocupado  por  el  cuerpo  humano  que  está  limitado  por  la  piel  y  su  entorno  sensorial  inmediato,  ahora  deben  contemplar  cuerpo  virtuales,  potenciados  y  electrónicamente  reconfigurables que pueden sentir y actuar  a  distancia;  sino  que  también  deben  permanecer  anclados  a  su  entorno 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

la que  se  ven  sometidos  es  la  misma,  aunque  por  distinto  lapsos  de  tiempo.  Es  cierto  que  el  Metropolitano  y  ojalá  el  Tren  eléctrico,  han  aliviado  un  poco  estas  demoras,  pero  es  evidente que los flujos que recorren las arterias  de la ciudad las saturan y por tanto el tema de  la  velocidad  se  presenta  en  momentos  específicos  de  día  y  en  zonas  muy  particulares,  lo  cual  no  es  suficiente  para  catalogar  a  Lima  como una ciudad veloz, todo lo contrario.  La  fragmentación  es  una  característica  fundamental  de  Lima,  tanto  desde  el  punto  de  vita  morfológico,  como  desde  el  aspecto  histórico‐cultural.  Lima  es  una  ciudad  fragmentada  tanto  por  su  organización  física  y  vial (como lo podrían ser diversas ciudades en el  mundo),  pero  particularmente  por  su  realidad  cultural.   El  proceso  migratorio  y  de  sub‐ urbanización  periférica  produce  el  Lima  realidades  muy  diversas.  Esto,  sumado  al  reciente boom de los centros comerciales como  polos de atracción “fragmenta a la ciudad en 

En el  aspecto  económico  sin  embrago,  la  ciudad presenta una mayor homogeneidad que  hasta  hace  unos  años,  cuando  aún  la  periferia  se  consideraba  un  sector  económicamente  inferior.  Si  bien  esta  realidad  persiste  en  gran  parte  de  la  periferia,  han  surgido  focos  de  desarrollo  económico  sustancial  en  diversos  sectores de la misma. Esto se traduce en los ya  mencionados  mega  centros  comerciales  (sobre  todo en Lima Norte) como lo son Mega Plaza y  el Plaza Norte, en el Callao tenemos el Aventura  Plaza,  en  Lima  Sur  el  Plaza  Lima  Sur  y  hacia  el  este el Mall Aventura Plaza Vitarte.    “Como  hace  algunos  años  ya  no  es  tan  cierto  asociar  de  manera  absoluta  a  la  ciudad  popular  con  el  territorio  de  la  pobreza urbana. El mapa metropolitano de  pobreza  se  ha  desconcentrado  teniendo 

12

“islotes” de  consumidores  en  medio  de  un  creciente  mar  de  guettos  de  pobreza,  articulados  entre  sí  más  allá  de  la  contigüidad territorial” (Ávila, 2003). 

Página

para la  movilización  masiva  de  sus  habitantes.  Los recientes proyectos culminados como son el  Metropolitano y el tren eléctrico, además de no  estar conectados a un sistema integral (todavía,  o  por  lo  menos  eso  esperamos),  parecen  estar  concebidos para una Lima de hace 10 o 20 años.  Las  grandes  vías  como  son  la  Vía  Expresa,  Panamericana,  Circunvalación,  Javier  Prado,  La  Marina,  parte  de  la  Carretera  Central,  Brasil,  Abancay,  Alfonso  Ugarte,  Arequipa,  etc.  generan  un  efecto  incisivo  en  el  tejido  urbano.  Uno de los efectos más críticos de estas arterias  tiene que ver con el peatón y como se accede al  transporte  público:  los  paraderos  no  están  pensados  de  manera  integral.  Para  acceder  de  un  sistema  vial  a  otro,  en  la  mayoría  de  los  casos  es  necesario  caminar  grandes  distancias,  lo  cual  hace  que  la  movilidad  no  sea  menos  eficiente aún.  En la periferia, sin embargo la movilidad se  hace menos  fluida, por la misma topografía. La  avenida  Túpac  Amaru,  en  Lima  Norte,  se  distingue  por  ser  una  de  las  pocas  arterias  de  una  escala  considerable  por  su  amplitud.  Es  importante  recalcar  que  en  la  periferia,  las  arterias  comprenden  una  gran  berma  central  (generalmente  un  arenal)  que  podría  ser  potenciado  para  el  uso  público  a  partir  de  las  lógicas de la periferia, como son: le mercado, el  comedor,  los  juegos  infantiles.  Incluso  se  podrían  incorporar  sistemas  de  compostaje  y  reciclaje  de  residuos  inorgánicos,  que  conforman  una  parte  importante  de  las  actividades periféricas.  Por  esto,  Lima  está  marcada  por  la  movilidad  y  el  desplazamiento  de  sus  habitantes.  Es  una  ciudad  altamente  recorrida,  que se encuentran en movimiento permanente.  La  velocidad  está  intrínsecamente  relacionada con extensión de la ciudad de Lima.  La  población  se  ve  en  la  necesidad  de  recorrer  inmensas  distancias  diariamente  para  acudir  a  sus centros educativos o laborales. Si bien para  la  población  periférica  esta  distancia  es  evidentemente  mayo  que  para  aquellos  que  viven  en  los  distritos  céntricos,  la  congestión  a 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

Por lo  anterior,  podemos  afirmar  que  si  bien  existen  grandes  diferencias  culturales  y  morfológicas  en  la  Gran  Lima,  podemos  considerar,  hoy,  que  todos  sus  habitantes  son  ciudadanos  urbanos,  es  decir,  que  se  manejan  dentro  de  una  estructura  urbana  cotidianamente,  ya  no  son  más  extraños  al  sistema urbano, ya no son más inmigrantes:    “Han  transcurrido  ya  tres  generaciones  descendientes  de  aquellos  primeros  migrantes  y  hoy  día  debemos  decir  a  ciencia  cierta,  que  quienes  actualmente  la  habitan  son  limeños  y  son  urbanos” (Takano y Tokeshi, 2007).   Desde el punto de vista de la conectividad  y  la  revolución  digital  es  pertinente  considerar  que si bien la revolución industrial no fue capaz  de llegar a todos los sectores de la población (y  en  el  sentido  global  se  entiende  que  Perú  no  llego  a  desarrollar  una  industria  per  se),  la  revolución  digital  si  tiene  la  facultad  de  inmiscuirse  en  los  más  diversos  sectores  económicos  por  su  accesibilidad.  Si  bien  no  llegamos  a  la  modernidad  por  la  industria,  se  podría  decir  que  podemos  alcanzar  a  la  ultra‐ modernidad por la conectividad.  Tanto  Lima  Centro  como  Lima  Periférica  cuentan con conexiones a la nube del internet.  En Lima Centro estas conexiones son privadas y  se  están  incorporando  al  los  espacios  públicos.  Tanto  a  los  libres  como  por  ejemplo  el  Parque  Kennedy, como a los comerciales como son los  cafés  urbanos.  En  la  periferia  abundan  las  llamadas  cabinas  de  internet  (que  son  también  comunes en provincia y en cualquier ciudad con  alta  actividad  turística).  Esta  posibilidad  de  conectarse  a  la  nube  de  gran  parte  de  la  población inserta a Lima dentro del tema post‐ metropolitano de la virtualidad. 

5

LA MORFOLOGÍA   DE LA CIUDAD   LA CIUDAD PLANIFICADA   VS. LA CIUDAD IMPROVISADA 

El  proceso  de  crecimiento  urbano  en  Lima  tuvo  un  punto  de  quiebre  importante  a  partir  de  los  años  40  con  la  migración  masiva  de  habitantes  del  interior  del  país  por  el  conflicto  interno.  Estos  inmigrantes  se  afincaron  en  las  zonas exteriores de la ciudad, en las topografías  más  complejas,  construyendo  lo  que  llamábamos las barriadas.  Este  gran  grupo  de  personas  huyó  de  una  realidad  violenta  y  marcada  por  la  falta  de  equidad.  En  gran  parte  esta  situación  tuvo  que  ver  con  el  terrorismo  que  azotó  las  regiones  andinas y amazónicas. Cuando los eruditos en el  tema  hablan  de  reparaciones  civiles,  se  han  propuesto  acciones  penales,  de  indemnización,  de  restitución  y  simbólicas.  Pero  no  se  ha  pensado nunca en acciones de corte urbano. La  población que llegó a Lima y abandonó su lugar  de nacimiento y al hacerlo tuvo que renunciar a  sus  costumbres,  alejarse  del  grupo  humano  al  que  pertenecía.  Cuando  consideramos  que  estas  personas  enfrentaron  cosas  que  las  personas de la capital apenas percibieron con el  ataque  de  Tarata  y  los  cortes  de  luz, 

13

Lima, es una ciudad aún en formación, por  lo tanto presenta más oportunidades de las que  percibimos.  Es  una  ciudad  joven  que,  sobre  todo  en  la  periferia,  presenta  la  posibilidad  de  proponer  espacios  y  arquitectura  más  pertinentes. Hacia ahí es hacia donde debemos  mirar  también  las  futuras  generaciones  de  arquitectos.  Lima  Central  también  tiene  carencias  y  defectos,  que  deben  ser  subsanados,  pero  estos  aspectos  urgen  en  la  periferia.  Debemos  asumir  nuestras  ciudad  como una oportunidad, un lugar donde todavía  queda  mucho  por  hacer  y  eso  debe  ser  una  motivación.     

Página

ahora grandes  zonas  con  una  población  económicamente  emergente  donde  se  vuelve  clave  la  aparente  constitución  de  una nueva clase media” (Takano y Tokeshi,  2007). 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

Parque Kennedy, Miraflores.  Fuente: Cuenta Hillmer de Flicker. 

En  la  periferia  sin  embargo,  hay  una  carencia  de  estos  elementos  polivalentes.  El  referente  principal  de  mobiliario  urbano  es  la  banca  y  la  pérgola.  Las  plazas,  que  por  su  extensión  no  son  consideradas  de  gran  escala,  por  su  simpleza  y  poca  ambigüedad,  no  le  proponen  al  peatón  distintas  opciones.  Limitan  la actividad.    Las calles  Las  calles  y  vías  deben  presentar  opciones  para los peatones. Si bien ya se ha mencionado  la falta de conexión con la ciudad y el peatón de  las arterias de la ciudad, en Lima central las vías  se  han  volcado  a  servir  al  automóvil.  Existen  algunos  ejemplos  importantes  de  vías  peatonales  que  generan  vida  alrededor  de  las  mismas, del Jirón de la Unión hasta el malecón  de Miraflores. No es necesario, en este aspecto,  generar una estadía. La fluidez de los recorridos  ya evidencian su eficacia.  En  la  periferia  no  existen  vías  para  el  tránsito  peatonal.  Tampoco  ciclovías,  que  si  se  presentan en el sector céntrico de la ciudad. Sin  embargo, la berma central se es utilizada como  tal  en  muchos  casos,  por  su  amplitud.  Resulta  curioso  e  interesante  como  la  generación  de 

14

“Si la  ciudad  es  un  lugar  de  encuentro  por  excelencia, más que cualquier otra cosa, la  ciudad  es  su  espacio  público  peatonal…  La  cantidad  y  la  calidad  del  espacio  público  peatonal determinan la calidad urbanística  de  una  ciudad…  un  espacio  público  es  bueno  cuando  en  el  ocurren  muchas  actividades  no  indispensables,  cuando  la  gente  sale  al  espacio  público  como  un  fin  en sí mismo, a disfrutarlo” (Gehl, 2006).    La ciudad de Lima es una ciudad de muchas  maneras  hostil.  Si  bien  un  factor  importante  tiene  que  ver  con  la  movilidad  y  el  individualismo,  también  tiene    que  ver  con  la  morfología  del  espacio  urbano.  Con  criterios  fundamentales de diseño.  Los  vacíos  de  gran  escala  no  son  acogedores  para  el  ser  humano.  El  peatón  necesita  de  espacios  intermedios.  Necesita  poder tener un registro visual de aquel espacio  al que se va a enfrentar. Necesita también, ver  gente  en  esos  espacios  para  sentir  que  puede  recorrerlos con tranquilidad.    Las plazas  En  Lima  central  podemos  apreciar  plazas  de  la  época  republicana,  como  por  ejemplo  la  Plaza  San  Martín  en  el  centro  de  Lima,  que  si  bien  por  su  extensión  pueden  parecer  impersonales,  la  presencia  de  elementos  polivalentes  le  presentan  al  peatón  oportunidades  de  estadía  variadas  y  opciones  para decidir.  Las arquerías que bordean la plaza  mayor  representan  un  límite  flexible,  desde  el  cual  el  peatón  puede  tener  un  registro  de  los  que sucede en el vacío y decidir si accede a él o  si  permanece  en  esa  especie  de  limbo  que 

genera este  espacio  intermedio.  Otro  ejemplo  puede ser el parque Kennedy de Miraflores, que  presenta una variedad importante de mobiliario  urbano  que  permiten  al  usuario  observar  diversas actividades y personas. 

Página

entendemos que  la  retribución  hacia  ellos  nunca  será  suficiente.  ¿Por  qué  no  proponer  espacios  en  donde  ellos  puedan  volver  a  pertencer?  Parte importante de la incorporación a una  sociedad  tiene  que  ver  con  la  morfología.  La  forma de la ciudad es la manera en que esta te  acoge o te repele: 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

Conexiones y Bordes  Como  se  camina  una  ciudad  es  determinante en la calidad del espacio público.  Los  límites  entre  un  espacio  y  otro  deben  proveer  descansos  o  estaciones.  La  ciudad  que  se puede percibir a pie, es la ciudad que mejor  se vive.  En  Lima  periférica,  a  diferencia  de  Lima  centro,  en  muchos  casos  los  límites  se  presentan  en  la  misma  plaza,  por  un  tema  topográfico.  Cuando  se  deben  subir  escaleras,  los espacios dejan de convocar a la acción. Gran  parte  de  las  plazas  en  la  periferia  están  sesgadas por necesarias escaleras para conectar  los pronunciados desniveles.  En el caso de los bordes entre la vivienda y  el  afuera,  resulta  mucho  más  útil  proveer  a  la  viviendas de pequeños espacios intermedios en  el  exterior,  antes  que  un  gran  vacío  alejado  de  las mismas. Casos como la residencial San Felipe  o  Matute,  generan  estos  vacíos  intermedios,  que  a  la  manera  de  las  arquería  de  la  plaza  mayor,  le  dan  la  opción  a  sus  habitantes  para  realizar actividades en el afuera, sin alejarse de  la  vivienda,  con  la  consecuente  oportunidad  para encontrarse e interactuar con las personas  que por allí circulen. 

La losa  deportiva  debe  complementarse  con  otro  tipo  de  infraestructuras.  Parque  de  llantas  en  Manchay. Fuente: Fotografía del autor. 

Una  nueva  tipología  de  espacio  público,  presente  tanto  en  Lima  centro  como  en  la 

15

Berma Central en Tablada de Lurín.   Fuente: Fotografía del Autor. 

En la  periferia  esta  noción  de  espacio  exterior se vuelca hacia la calle directamente, es  decir  se  utilizan  las,  a  veces  inexistentes,  veredas  para  sacar  las  mesas  (de  la  misma  manera que se hace en las provincias costeras)  o hasta las piscinas inflables en verano. La calles  es de todos, y todos la comparten.    Equipamiento  Lima  Centro  cuenta  con  diversos  tipos  de  equipamiento urbano, en ese sentido se puede  decir  que  está  bien  abastecida  de  comercio  local,  centros  de  salud,  centros  deportivos,  culturales, etc.  En  Lima  Periférica  se  han  suscitado  unas  pocas  tipologías  indispensables  en  el  espacio  público.  Una  de  ellas  es  en  salón  comunal,  donde se dan las reuniones de la junta vecinal.  El  comedor  popular,  que  alberga  al  comité  del  Vaso  de  Leche.  Uno  de  los  espacios  más  recurrentes  es  la  losa  deportiva,  presente  en  toda  la  periferia  presenta  una  oportunidad  importantes  para  proponer  complementos  en  estos  espacios  altamente  utilizados  por  la  población (que en su mayoría es masculina).    “Si  bien  el  deporte  es  vital  para  mantener  la vida de los distintos barrios, y alrededor  de él se generan una serie de actividades y  apropiaciones distintas del espacio urbano,  no  podemos  decir  en  ningún  caso  que  una  cancha  de  fútbol  suple  todo  el  equipamiento  necesario”  (Takano  y  Tokeshi, 2007). 

Página

vías arteriales en la periferia, con un exagerado  espacio  central  cuya  vocación  convencional  suele estar dirigida a albergar vegetación – que  en  el  caso  periférico  es  casi  inexistente  por  la  aridez  de  los  suelos  –  puede  resultar  una  oportunidad  para  una  nueva  manera  de  circulación  peatonal,  capaz  de  albergar  tantas  actividades como una plaza central. 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA 

 

6

IDENTIDAD Y   SUBJETIVIDAD   LIMA CRIOLLA VS. LIMA PROVINCIANA 

“El  espacio  público  es  indispensable,  o  por  lo menos muy necesario, para desarrollar el  proceso de socialización de los pobres y los  niños. Y de  los  recién  llegados  a  la  ciudad.  En  los  espacios  públicos  que  se  expresa  la  diversidad,  se  produce  el  intercambio  y  se  aprende  la  tolerancia.  La  calidad,  la  multiplicación  y  la  accesibilidad  de  los  espacios  públicos  definirán  en  buena  medida  el  progreso  de  la  ciudadanía”  (Borja, 1998).    La inserción del colectivo provinciano en la  realidad  urbano  limeña  implicó  un  proceso  de  marginación  y  redefinición  del  mismo.  El  sólo  hecho  de  tener  que  cambiar  su  idioma  o  su  vestimenta  determinó  una  renuncia  a  parte  de  su identidad.  En  un  primer  momento  los  inmigrantes  pudieron  recrear  diversas  manifestaciones  culturales  propias  de  sus  lugares  de  procedencia  (ceremonias,  danzas,  música, 

Página

Graffiti en el Averno, Jirón Quilca.  Fuente: Fotografía del autor. 

fiestas, etc.)  que  se  tradujeron  en  una  sistemática manera de insertarse en la capital y  sobrevivir.  Pero,  para  fines  de  los  90,  este  dinamismo  perdió  fuerza  y  la  identidad  propia  del  “campo”  fue  diluyéndose  y  mezclándose  con la realidad urbana.  Hoy Lima es fruto de la hibridación cultural  de  este  encuentro.  Paradójicamente  desde  su  fundación  Lima  ha  sido  producto  del  mestizaje  repetidamente.  Convergen  hoy  en  nuestra  capital lo moderno con lo tradicional y como en  el otras ciudades del Perú, lo global con lo local,  pero  sobre  todo  lo  formal  con  lo  informal.  El  centro  histórico  se  vuelve  una  especie  de  núcleo de esta convergencia. Alrededor de él se  despliega  la  carga  cultural  tanto  criolla  como  provinciana.  Las muestras de las diversidades subjetivas  que componen el imaginario urbano de la Gran  Lima  son  diversas.  Desde  las  actividades  cotidianas,  recreativas,  religiosas,  hasta  la  manera de asumirse como parte de una ciudad  inserta  en  el  siglo  XXI,  marcado  por  la  globalización y la tecnociencia.    Uso del espacio público  Tanto en el centro como en la periferia, los  habitantes  de  esta  ciudad  ocupan  los  espacios  urbanos de manera masiva, allí donde los haya.  La  gente  si  tienen  necesidad  de  salir  a  la  calle,  de encontrarse, de pasear, de movilizarse.   Sin  embargo  en  lima  periférica  se  encuentran  tintes  colectivos  más  pronunciados  por la misma necesidad de auto‐organización de  la  población.  En  estos  espacios,  la  sociedad  se  encuentra  más  compenetrada,  con  la  colectividad  como  con  sus  tradiciones.  En  Chaclacayo  por  ejemplo,  se  siguen  festejando  las  yunzas  como  eventos  que  marcan  los  eventos más importantes de la colectividad.  En  Lima  centro  se  evocan  remanentes  culturales  tradicionales,  como  por  ejemplo  el  carnaval  de  Barranco,  hoy  organizado  y  difundido  a  través  de  las  redes  sociales,  que  convoca  a  gente  de  los  distintos  distritos  centrales.  

16

periferia es  el  skatepark,  que  además  resulta  sugerente  morfológicamente  para  plantear  diversas  situaciones.  Junto  con  esta  actividad  emergente,  aparecen  también  manifestaciones  urbanas  consideradas  de  alguna  manera  más  subterráneas como el graffitti, que forma parte  de  la  expresión  cultural,  pero  que  también  puede generar una imagen física de la ciudad.  


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA 

Desplazamientos en la ciudad  Los  habitantes  de  Lima  Centro  suelen  recorren  un  porcentaje  mucho  menor  del  territorio  total  de  la  ciudad;  a diferencia  de  los  habitantes  de  Lima  Periférica  que  tienen  la  necesidad  de  atravesar  la  Gran  Lima  para  realizar  sus  actividades  cotidianas.  Se  podría  decir,  por  esto,  que  ellos  conocen  una  mayor  parte de la nueva Lima.     Presencia Ciudadana  La  periferia  la  han  hecho  y  construido  sus  habitantes.  Mal  que  bien,  la  consecuente  identificación con el lugar hace que hagan de la  necesidad  virtud  y  mediante  la  organización  colectiva  (muy  propia  de  los  andes  peruanos)  resuelvan sus problemas.   En  la  Lima  central, los problemas son de las autoridades, y  a ellos  se  le  culpa  por todas  las  deficiencias  de  la ciudad.  Las  actividades  culturales  de  Lima  centro  tienen  un  tono  aristocrático  y  regularmente  exclusivo  (entiéndase  excluyente),  el  ejemplo  más  cercano  es  la  reciente  inauguración  del  Remodelado  Estadio  Nacional.  En  Lima  periférica,  en  cambio,  la  convocatoria  (y  la  responsabilidad)  es  para  todos,  las  actividades  tienen fines inclusivos.  El  cuidado  del  espacio  público  es  igual  de  incipiente.  Se  puede  encontrar  poco  respeto  por  los  demás,  como  por  el  espacio  urbano  en  ambos  escenarios.  Desde  la  basura  en  la  calle,  los  claxon,  los  gritos  de  la  gente  que  maneja, 

Página

El carnaval toma las calles de Barranco.  Fuente: Facebook carnaval de Barranco. 

17

etc. en  general  Lima  es  una  ciudad  hostil.  Tal  vez  esto  se  deba  a  esta  confrontación  entre  realidades: uno se sienten excluidos y evitados y  los otros se sienten invadidos.      Distracciones  La  música,  la  televisión,  la  radio,  el  internet,  todos  tienen  presencia  tanto  en  Lima  Centro como en Lima Periférica. Sin embargo es  evidente que el producto que se consumo no es  el mismo.  La música chicha, el reggaetón y la cumbia  se  han  infiltrado  en  los  encuentros  sociales  de  Lima  Centro,  así  como  la  importada  del  extranjero también ha encontrad seguidores en  Lima Periférica.  La televisión tiene sus puntos de encuentro  y divergencia. Algunos programas como Magaly  TV  y  Al  Fondo  hay  sitio,  tienen  rating  en  todos  los  segmentos.  Sin  embargo  los  programas  de  humor son mucho más visto en Lima Periférica,  mientras  que  el  acceso  a  la  televisión  digital  y  por cable provee a la población de Lima Centro  de  otras  alternativas,  a  las  que,  aun  contando  con  el  servicio  en  algunos  casos,  la  periferia  podría  renunciar  por  un  tema  de  gusto  exclusivamente.    Imaginarios  Los miedos a la inseguridad son los mismos  en  ambos  sectores.  Lima  es  una  ciudad  peligrosa tanto en zonas de la Periferia como en  el  Centro.  Las  respuestas  sin  embargo,  son  diferentes:  en Lima  centro el  miedo  se traduce  en consumo de tecnología para protegerse o en  la  contratación  de  servicios.  Al  carecer  de  esta  posibilidad en la periferia, la respuesta usual es  la organización colectiva y en algunos casos, los  habitantes  llegan  a  tomar  la  justicia  en  sus  propias manos.  Los recuerdos en la Lima central tienen que  ver con la Lima que alguna vez fue, con jironear,  con  el  champus  y  el  arroz  con  leche.  En  Lima  periférica  necesariamente  le  recuerdo  los  lleva  a su tierra natal, a las costumbres y tradiciones  que les transmitieron sus padres o abuelos. 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

        Permeabilidad  Las personas que se encuentran en la calle  en  Lima  Centro,  pocas  veces  se  saludarán  o  intercambiarán  palabras.  El  Lima  Periférica,  al  haber compartido más actividades, las personas  se conocen más, hay más vida de barrio.  La apertura a los habitantes del otro sector  es  un  igualmente  reducida.  En  Lima  central  hasta hace unos años esta situación se daba por  discriminación. En la Periferia, por desconfianza.  La  situación  de  ensimismamiento  se  ha  reducido  considerablemente  en  los  últimos  años,  nuestras  sociedades  se  han  ido  abriendo  poco a poco a aquellos que son diferentes. Esto  podría  deberse  a  que  Lima,  en  general,  se  ha  visto invadida, por la globalización, por culturas  de otras partes del mundo, lo cual hace que se  explore  la  posibilidad  de  apertura  hacia  los  demás con mayor facilidad.             

18

Imagen elaborada  por un niño de  Manchay para un  proyecto de Diseño  Participativo.  Fuente: Fotografía  de Natalia  Cárdenas. 

Lo que nos une  Lo  que  definitivamente  genera  una  identidad  colectiva  en  toda  la  Gran  Lima,  es  la  comida.  La  genialidad  reciente  del  conocido  cheff  Acurio,  ha  logrado  un  impulso  conjunto  hacia la misma dirección. Resulta sorprendente  y  sugerente  para  potenciar  el  uso  del  espacio  público,  como  todos  los  sectores  sociales  de  Lima  (y  el  Perú)  sienten  que  algo  tan  cotidiano  como  la  comida  puede  generar  un  impulso  tan  fuerte  hacia  la  identidad  y  la  sensación  de  pertenencia.  Un  plano  en  el  que  volvemos  a  ser  todos  iguales es el virtual. En la red no hay distinción  de  ubicación  ni  procedencia,  pues  este  referente  queda  eliminado.  La  tecnología  de  la  conectividad  ha  llegado  (con  las  carencias  propias  de  cada  sector)  a  homogenizar  los  accesos  a  la  información  de  ambos  sectores.  Este es otro aspecto en el que el espacio público  debe explorar nuevas posibilidades.  Finalmente,  una  actividad  a  la  que  se  avocan tanto Lima Periférica como Lima Central  es el consumo. Si bien consumir, no determina  la  identificación  necesaria  con  una  sociedad,  si  permite  que  las  personas  se  sientan  un  poco  más  parte  de  algo.  Sin  embargo,  la  posibilidad  de  los  centros  comerciales  como  espacios  urbanos  totalmente  democráticos  queda  anulada  por  su  misma  naturaleza:  para  participar,  es  necesario  pagar,  lo  cual  anula  su  posibilidad  como  espacio  público  totalmente  accesible.       

Página

Sin embargo  los  niños  comparten  los  mismos  deseos  para  la  ciudad.  La  imagen  que  tienen ellos de la ciudad ideal es muy parecida.  Una ciudad en la que puedan salir a jugar, en la  que  puedan  trepar  árboles  y  montar  bicicletas.  En  esa  generación  es  en  donde  Lima  puede  encontrar  finalmente el  encuentro verdadero y  un futuro promisorio. 


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA 

        PALABRAS FINALES    La  vocación  de  toda  ciudad  es  llamar  a  la  unidad.  Y  será  muy  difícil  llegar  a  la  unidad  sin  puntos  de  encuentro.  El  ser  humano  necesita  sociabilizar  con  otros  seres  humanos.  Necesita  el  contacto  físico  (carnal  si  se  quiere)  de  los  griegos  (seguramente  sin  la  desnudez  a  que  estos  estaban  acostumbrados).  Pero  es  fundamental  generar  estos  espacios  de  encuentro físicos, para devolverle a la sociedad  civil el espacio de acción y de interacción que ha  perdido.  El  espacio  público  de  una  ciudad  es  el  espacio de la interacción, de la cultivación de la  identidad.  Los  espacios  públicos,  desde  que  la  modernidad  asomaba,  han  dejado  de  ser  concebidos  para  los  ciudadanos  de  a  pie.  En  algunos  casos  funcionan  y  en  otro  ni  siquiera  existen. La necesidad de un espacio público vivo  para  las  colectividades  urbanas  es  imperante.   Tanto  las  ciudades  como  los  ciudadanos,  necesitan para subsistir, de esta interacción.  El  espacio  público  se  ha  visto  deshumanizado, por todas las características de  la  ciudad  ultramoderna:  la  velocidad,  la  fragmentación,  la  globalización.  Estas  características  han  propiciado  que  las  ciudades 

Página

             

(en mayor  o  menor  medida)  convoquen  a  la  individualización.  Las  personas  prefieren  interactuar desde la comodidad de su hogar on‐ line  con  otras  personas  en  sus  hogares.  Ya  no  parece  ser  necesario  salir  a  la  calle,  ya  que  el  encuentro  se  puede  dar  tranquilamente  desde  una laptop.  La  situación  de  Lima  Metropolitana  es  tan  diversa  y  compleja  que  los  aspectos  morfológicos  y  subjetivos  se  traducen  en  realidades  muy  diversas.  El  potencial  de  enriquecimiento  social  y  cultural  a  partir  de  nuestro  mestizaje  particular,  debe  orientarse  a  consolidar una identidad colectiva basada en la  diversidad.   Se  podría  suponer  que  morfológicamente  hablando,  las  personas  responden  de  la  misma  manera  a  los  estímulos  físicos  que  el  espacio  urbano  les  presenta;  pero  necesariamente  la  carga  cultural  que cada habitante  trae consigo,  hace  que  en  algunos  casos  la  respuesta  sea  diferente.   Si  partimos  de  de  la  idea  que  la  ciudad  es  una  red  de  decisiones  interconectadas  que  responden  a  la  morfología  diversa  que  se  presenta,  la  mejor  opción  para  proponer  espacios  públicos  es  la  polivalencia  y  la  escala  intermedia. Estos es,  la  inserción de elementos  en los vacíos urbanos deben servir para diversas  actividades  o  situaciones  y  las  escalas  deben  acercarse más al peatón que a la maquina, y al  diversificarse  ofrecer  diferentes  opciones  espaciales, para diversos tipos de agrupación de  personas. La versatilidad se adaptaría a nuestra  realidad  marcada  por  la  complejidad  y  la  hibridación cultural.  Sin  embargo  la  neutralidad  propia  de  la  modernidad,  no  es  capaz  de  convocar  e  incorporar las subjetividades propias de nuestra  realidad.  Es  preciso  empapar  los  espacios  públicos  de  cada  contexto  con  las  cargas  culturales  propias  de  cada  uno  de  ellos,  para  afianzar la idea de pertenencia y así generar en  Lima el dinamismo y en enriquecimiento que el  intercambio  de  culturas  de  nuestra  realidad  puede propiciar. 

19

   


LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI_  APUNTES MORFOLÓGICOS Y SUBJETIVOS EN TORNO AL ESPACIO PÚBLICO EN LIMA CENTRO Y LIMA PERIFÉRICA   

JOHNSON,  Steven.  Sistemas  emergentes.  O  qué  tienen  en  común  hormigas,  neuronas,  ciudades  y  software. Fondo de  Cultura  Económica.  México  D.F.  2003    KOOLHAAS,  Rem.  La  ciudad  genérica.  Ed.  Gustavo  Gili, GG Mínima, Barcelona, 2008.     LOPEZ SORIA, José Ignacio. Interculturalidad desde la  Filosofía en   [http://sites.google.com/site/jilopezsoria/]  Consultado el 9 de julio de 2011.    MUSSET, Alain. Entre la ciencia ficción y las ciencias  sociales: el "lado oscuro" de las ciudades  americanas. EURE. Santiago. 2007.   [http://www.scielo.cl/pdf/eure/v33n99/art06.pdf]     SENNETT,  Richard.  Carne  y  piedra.  El  cuerpo  y  la  ciudad  en  la  civilización  occidental.  Madrid:  Alianza  Editorial, 1997.      La  conciencia  del  ojo.  Versal.  Barcelona. 1991.  SIBILIA,  Paula.  El  hombre  post‐orgánico.  Cuerpo, subjetividad y tecnologías digitales.  Fondo  de  Cultura Económica. Buenos Aires. 2009.    SILBA,  Armando.  Imaginarios  Urbanos.  Arango  Editores. Bogotá. 2006.    Imaginarios  Urbanos  en  América  latina:  Archivos.  Fundació  Antoni  Tápies.  Barcelona.  2007.    SOJA,  Edward.  Postmetrópolis.  Estudios  críticos  sobre  las  ciudades  y  las  regiones.  Editorial  Traficantes de Sueños. Madrid. 2000.    TAKANO,  Guillermo  &  TOKESHI,  Juan.  Estudios  Urbanos:  Espacio  Público  en  la  ciudad  popular,  reflexiones  y  experiencias  desde  el  Sur.  Serie  estudios Urbanos Nº 3. DESCO. Lima. 2007.    VEGA‐CENTENO.  Pablo.  Movilidad  (espacial)  y  vida  cotidiana  en  contextos  de  metropolización.  Reflexiones  para  comprender  el  fenómeno  urbano  contemporáneo,  en  Debates  en  Sociología,  Nº  28,  2003, Lima, PUCP. 

20

ALEXANDER, Christopher.  El  modo  intemporal  de  construir. Oxford University Press. EE.UU. 1979.    ÁVILA, Javier. Globalización y nuevas cartografías de  la segregación urbana en Lima metropolitana, en  Debates en sociología Nº 28. Lima. 2003.    AUGE, Marc. Los no lugares. Espacios del anonimato.  Una  antropología  de  la  sobremodernidad.  Ediciones  Gedisa. Barcelona. 1996.     BAUMAN,  Zygmunt.  Modernidad  liquida.  Fondo  de  Cultura Económica. México D.F. 2008.    BERMAN, Marshall. Todo lo sólido se desvanece en el  aire. México. 1982.    BORJA, Jordi. Cuidadanía y Espacio Público en VVAA  Ciutat  Real,  Ciutat  Ideal.  Significat  y  funció  a  l’espai  urbá  modern,  Urbanitats.  Centro  de  Cultura  contemporánea de Barcelona. Barcelona. 1998.    DI SIENA, Domenico. Redes sociales, identidad digital  y  espacio  público,  en  La  ciudad  Viva.  Consejería  deVivienda y Ordenación del territorio de la Junta de  Andalucía. 2010.  [http://ecosistemaurbano.org/castellano/redes‐ sociales‐identidad‐digital‐y‐espacio‐publico/]    GANDY,  Matthew.  Cyborg  urbanization:  complexity  and  monstrosity  in  the  contemporary  city,  en  International  Journal  of  Urban  and  Regional  Research. Vol. 29.1. Marzo 2005.    GARCIA  CANCLINI,  Néstor.  La  globalización:  objeto  cultural  no  identificado,  en  Globalización  y  diversidad  cultural.  Una  mirada  desde  América  Latina. IEP, Lima, 2004.     GEHL,  Jan.  La  humanización  de  espacio  urbano.  La  vida  social  entre  los  edificios.  Editorial  Reverté.  Barcelona. 2006.    GONZÁLEZ,  Luciano  &  MUÑIZ,  Patricia.  Lo  cotidiano  como  método.  Sustainable  Building  Conference  SB10mad. Madrid. 2010.    IREGUI,  Jaime.  Los  espacios  del  espacio  público,  en  Zehar: Arteleku‐ko aldizkaria, Nº 62. España. 2007.  [http://www.arteleku.net/zehar/wp‐ content/uploads/2008/01/iregui_espindd.pdf]       

 

Página

BIBLIOGRAFÍA   

LA SOCIABILIZACIÓN EN LA LIMA DEL SIGLO XXI  

El espacio público es el ámbito en el que se deben generar estas oportunidades para los ciudadanos. Sin embargo, en la Lima actual el espaci...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you