Page 27

nificó su ejemplo, no queda otra solución que la entrega. Al realizarse ésta, al santificarse el pacto, se alían las fuerzas de la reacción interna con la reacción internacional más poderosa y se impide el desarrollo pacífico de las revoluciones socia/ les”19. La lucha armada, de esta forma, constituía para el Che la única alternativa por la que el pueblo podía optar para enfrentar al aparato del Estado burgués. La clase trabajadora y el campesinado serían los sectores sociales llamados a realizar en simultáneo las tareas para la liberación nacional y para el cambio del modo de producción, sin titubeos. La única y verdadera salida constituía la Revolución y el socialismo, donde las clases oprimidas debían aliarse y a su vez considerar como enemigos a los diversos sectores de la clase burguesa. Así, Guevara sentenciaba categóricamente: “Las burguesías autóctonas han perdido toda su capacidad de oposición al imperialismo y solo forman su furgón de cola. No hay más cambios que hacer; o revolución socialista o caricatura de revolución”20.

Conclusión Sabemos que estas páginas están muy lejos de agotar y saldar todos los debates y discusiones necesarias en torno al pensamiento del Che, así como las tareas que se nos impondrán en el porvenir. Pero también sabemos que es fundamental dar comienzo a una discusión que creemos, no se resolverá ni aún concretado el cambio social por el cual luchamos, pero que sin embargo se nos impone como tarea planteárnoslo desde ahora, siempre y cuando las ansias de transformación sean genuinas. Habiendo recorrido distintas facetas de este gran personaje, continuamos afirmando que muchos de sus planteos e ideas mantienen total vigencia. Desde su humanismo revolucionario, pasando por su anti-

burocratismo, hasta su lectura del rol de la violencia en la historia. Más allá de las diferencias históricas y políticas –innegables en este siglo XXI-, gran parte de sus fundamentos siguen casi intactos. Esto entonces nos invita a revisar su pensamiento, y sobre todo a entenderlo no como una fuente documental para estudiar la historia, sino como herramienta para comprender nuestro presente y cambiar nuestro futuro. Desde nuestro lugar como jóvenes y estudiantes -pero también como trabajadores, vecinos, usuarios del sistema de salud público, del transporte, etc.- debemos sentarnos a realizar un balance de las más ricas experiencias de liberación que han llevado adelante los pueblos de América y el mundo, para así poder desarrollar una estrategia transformadora que responda a las condiciones particulares de nuestro país. Es en ese sentido que desde la CEDP entendemos el estudio del pensamiento del Che. Esperamos haber aportado a la causa de los pueblos.

1965. 9 Podemos encontrar críticas a la política exterior Rusa en el “Discurso de Argel”, o una fuerte discrepancia con los lineamientos político económicos en los “Apuntes Críticos a la Economía Política”. 10 Solo basta con recordar la Guerra Fría, o los intentos de Moscú para producir determinados bienes con mayor eficacia que los EEUU. 11 Guevara, E.: “Discurso de Argel”. Argelia, 24 de febrero de 1965. 12 Guevara, E.: “Apuntes críticos a la Economía Política”, 2006, Ocean Sur, Cuba. 13 Stalin, Iósif: “Los problemas económicos del socialismo en la U.R.S.S”, 1952. 14 Guevara, E.: “Sobre el Sistema Presupuestario de Financiamiento”, 1964. 15 Guevara, E.: “Discurso de Argel”. Argelia, 24 de febrero de 1965. 16 Marcuse H., Ética de la Revolución. 1970. 17 Guevara, E.: “Táctica y estrategia de la Revolución Latinoamericana”, en Escritos y Discursos, Tomo IX, pág. 229. 18 Guevara, E.: “Guerra de Guerrillas, un método”, en Che Guevara, Obras Completas, Tomo I, págs. 209-210. 19 Guevara, E.: “Táctica y estrategia de la Revolución Latinoamericana”, en Escritos y Discursos, Tomo IX, pág. 228. 20 Guevara, E.: “Mensaje a los pueblos del mundo a través de la Tricontinental”, en Che Guevara, Obras Completas, Tomo IV, pág. 197.

1 Löwy, Michael: “El pensamiento del Che Guevara”, pág. 19. 2 Su participación en las luchas de la Guatemala de Arbenz principalmente, pero también sus viajes por América, dejaron importantes enseñanzas en el joven Guevara. 3 “No hay fronteras en esta lucha a muerte, no podemos permanecer indiferentes frente a lo que ocurre en cualquier parte del mundo, una victoria de cualquier país sobre el imperialismo es una victoria nuestra, así como la derrota de una nación cualquiera es una derrota para todos. El ejercicio del internacionalismo proletario es no solo un deber de los pueblos que luchan por asegurar un futuro mejor; además, es una necesidad insoslayable”. Guevara, E.: “Discurso de Argel”, 1965. 4 “Sabemos que hay sacrificios delante nuestro y que debemos pagar un precio por el hecho heroico de constituir una vanguardia como nación. Nosotros, dirigentes, sabemos que tenemos que pagar un precio por tener derecho a decir que estamos a la cabeza del pueblo que está a la cabeza de América. Todos y cada uno de nosotros paga puntualmente su cuota de sacrificio, conscientes de recibir el premio en la satisfacción del deber cumplido, conscientes de avanzar con todos hacia el hombre nuevo que se vislumbra en el horizonte.” Guevara E.: “El Socialismo y el Hombre en Cuba”, 1965. 5 Guevara Ernesto, El Socialismo y el Hombre en Cuba, 1965 6 Ibid. 7 Carta del Che Guevara a sus hijos. 8 Guevara E. El socialismo y el hombre en Cuba, Pag. 25 | Tinta Roja | Publicacion de la CEDP

Tinfa Roja n°1  

Revista de reflexión y discusión de la CEDP.