Page 1

Concurs de microrelats de terror

Biblioteca de l'Institut de Tortosa i de l'Institut de l'Ebre

Tortosa, desembre 2010


Presentació

El jurat del Concurs de microrelats de terror format per les professores M. Josep Altadill, Araceli Aguiló, Carmen Segura i Cinta Cabrera de l'Institut de Tortosa va acordar donar per unanimitat els premis següents:

Premi en llengua catalana: El secret dels nens petits, d'Àngela Cartil, de 2n d'ESO. Premi en llengua castellana: Fiel compañero, de Luciana Piazza, de 4t d'ESO. Accèssit en llengua castellana: La leyenda del hada de los niños, de Cristina Chavalera, de 4t d'ESO. Premi especial del jurat: El profeta desobedient, d'Albert Aragonés, professor de Llengua catalana i literatura.

En l'acta de la deliberació del premi, el jurat va valorar positivament la participació en el concurs, al qual s'havien presentat vint-i-cinc concursants en total, i la qualitat de la majoria de relats. El lliurament dels premis va tenir lloc dilluns 20 de desembre de 2010, a la sala d'actes de l'Institut de l'Ebre.


Fiel compañero No era habitual que sucediera, pero esa noche debía quedarme sola en casa. Mi única compañía era mi perro Spot. Así se hace llamar o mejor dicho, ése es al único nombre que respondió cuando lo compramos, amigo fiel y cariñoso que siempre está a mi lado, con la manía de lamerme la mano si ésta cae al costado de la cama mientras duermo. Películas y palomitas eran mi plan para pasar ese sábado, que no se presentaba bueno para ir a ninguna parte, ya que una gran tormenta se avecinaba y no daba opción para mucha movida. Antes de medianoche un comunicado me altera un poco, en la televisión, avisan que se ha escapado del psiquiátrico un peligroso psicópata, un tal “Sonie”, y que lo están buscando. Ese manicomio está cerca de aquí, pensé en voz alta, Spot levantó la cabeza del almohadón y me miró con sus ojos entreabiertos. Siempre tan “estresado” me dije para mis adentros. Poco después se desató la tormenta, el ruido de los rayos era ensordecedor, los relámpagos iluminaban el cielo a día. Pobre “loco” escaparse justo hoy con la que está cayendo, y lo enojados que deben estar los del rastreo, otra vez vi a Spot mirarme y comprendí que seguía hablando sola. El corte de energía era lo que faltaba para completar la noche, además me quedé sin el final de la película que estaba por terminar, bueno tampoco era tan buena y siempre las repiten millones de veces. Contrariada me disponía a meterme en la cama, cuando el recuerdo del maníaco suelto me hizo volver sobre mis pasos y revisar todas las ventanas y puertas, Spot mi guardián me seguía por toda la casa. Me acurruqué en la cama, el ruido de la lluvia al golpear en los cristales me daba sensación de frío ¿o era miedo? No, miedo no, Spot estaba a mi lado como era su costumbre, me lamía la mano y mis padres no tardarían el llegar.


Durante la noche me desperté varias veces, Spot estaba inquieto pero seguía a mi vera, los truenos le molestarían o sentía los pasos de mis padres al regresar a casa. También pasé por alto los ruidos que parecían llegar desde el cuarto de baño. Spot seguía a mi lado, no se había movido en toda la noche, lo constaté sacando mi mano para que la lamiera. Por la mañana al despertarme, Spot no se encontraba en mi habitación, tendría hambre y estaría abajo junto a la comida, lo llamé... no respondió a mi orden… Tal vez mi padre lo sacó a pasear muy temprano. Me dirigí al cuarto de baño y al abrir la puerta… Spot… mi amigo Spot… yacía degollado en la bañera y con su sangre escrito sobre el espejo… LOS LOCOS TAMBIÉN SABEMOS LAMER “S”. Recuerdo que grité tan fuerte que pensé que me estallaba la garganta. La policía me aseguró que lo habían atrapado y lo habían devuelto al internado, para mi tranquilidad me llevaron al hospital para hacerme un chequeo, pero yo me encontraba bien. Me mudé de casa, la otra me traía malos recuerdos, ahora vivo en una gran casona, con un jardín estupendo, donde paseo con mis nuevos amigos y mis padres cuando están por las tardes. Ya no asisto a clases, me estoy dedicando a las manualidades y voy a charlas interesantes. Por las noches, no tengo miedo, ni las noches de tormentas ya que siempre hay alguien que me cuida y protege, cuando saco la mano de la cama me la lame, lo único extraño que ahora se hace llamar Sonie, mi fiel compañero.

Luciana Piazza


El secrets dels nens petits Em dic Daniel i tinc 12 anys, però prefereixo que em cridin Dani, potser ja has escoltat alguna història meva, però aquesta és nova… Fa temps, no molt, quan tenia 11 anys, ens acabàvem de canviar de casa perquè el meu pare havia de treballar. La casa era espantosa, tot estava fosc, les portes grinyolaven i, a més, hi havia teranyines pertot arreu. No podia dormir, la foscor d’aquella casa em feia por i em pixava al llit. Sí, ho reconec, però és que cada vegada que anava al bany per les nits, hi veia una ombra d’un home a la porta. Em feia molta por! Una ombra fosca, podía fer-me mal, matar-me, potser és de color verd, taronja, blau, groc, gris,… de moltes maneres! Potser una aranya gegant amb forma d’home, però seria massa paregut a Spiderman, ara que, ell es bò. I em pixava al llit per això. Era un assassí? Era un extraterrestre? O potser l’ombra s’havia escapat d’un home? No ho sé, la veritat, feia molt de temps que no anava per la nit al bany. Fins que un dia ho vaig fer, amb totes les meves forces, vaig anar cap al bany, tenia pipí i la mare em castigaria si me’l tornava a fer al llit. Vaig apropar-me a la porta… i vaig tornar a veure l’ombra, tot i així, vaig continuar caminant fins que… vaig veure el meu pare! Sí, era ell, em va explicar que eren les sis del matí, no era per la nit, com em pensava jo, també em va dir que ell s’aixecava per anar a treballar i, és clar, havia d’anar al bany. I mai més vaig pixar-me al llit.

Àngela Cartil Benaiges


El profeta desobedient Enmig d'una mar fonda i brava m'engolien les aigües abismals i per damunt del meu cap s'alçaven ones gegantines. M'arribava l'aigua al coll i el gran oceà, negre, em xuclava fins als fonaments de les muntanyes submarines. Diminut, minúscul, al meu voltant creixien onades vertiginoses i es formaven planícies d'aigua lleument escumosa d'aparent calma. Aferrat a un tió entumit, quan el balanceig em duia fins al rompent més alt i el cor em feia un salt, només em faltava veure que l'horitzó, gris i proper, el formaven una cadena interminable de crestalls que me'l tapaven. La solitud, que al principi em va semblar insuportable, amb el pas de les hores es va convertir en una amiga, però, seguidament, es va transformar en una sospita desassossegadora que em va paralitzar: -Aquí, a alta mar, segur que no estic totsol.

Albert Aragonés


La leyenda del hada de los niños Se cuenta en un pueblo llamado Alcoratxá una antigua leyenda, la cual cuenta una historia dónde, la noche en que un niño cumple sus 14 añitos un hada entra a su habitación para regalarle unas cuantas monedas, pero la leyenda dice que si abres los ojos y la observas como te deja las monedas, el niño estará maldito para siempre. En cuanto estén a oscuras el hada irá a por ellos y se los llevará a su mundo de tinieblas. Todos los niños estaban muy ilusionados por el regalo del hada, pero habían muchos que estaban muy asustados porqué no se querían encontrarse frente ella. Eso solo eran rumores, y mucha gente no se lo creía. Ásí que, un niño llamado Jack quiso comprobar si todos estos rumores eran ciertos. La noche de su cumpleaños notó la presencia del hada en su habitación, abrió enseguida la luz, el hada se marchó rápidamente de la casa. Jack estaba maldito, ya no había nada que hacer. Tenia que estar tanto de día como de noche con luz. Para el resto de su vida, ya que si se quedaba a oscuras por un momento el hada iría a por él. Jack se iba haciendo mayor y él siempre intentaba llevar una linterna en su mochila. Durante estos años habían niños que desaparecían la noche de su 14 aniversario. Nadie se explicaba lo que estaba pasando. Solamente él sabia lo que ocurría, pero no podía decir nada porqué nadie le creería. Una noche de tormenta, cuando Jack estaba durmiendo, se le agotó la batería de la linterna que siempre tenia encendida durante la noche y debido a la tormenta, se fue la luz, Jack se quedo a oscuras. De repente sonó un trueno tan fuerte que les despertó, y vio al hada que iba a por él. Jack logró salir de la casa corriendo en busca de alguna luz, pero en la calle todo era oscuridad. Estaba muyasustado y convencido de que iba a morir. El hada estaba a punto de alcanzarle, cuando un relámpago cayó sobre ella atravesándola y fulminándola, Jack no se lo creía. A causa de la tormenta estuvo a punto de morir, pero también gracias a un rayo pudo salvarse del hada. A partir de entonces, los niños ya podían cumplir los 14 años sin ningún tipo de peligro.

Cristina Chavalera Crisol


L'Institut de l'Ebre i l'Institut de Tortosa participen en el projecte d’innovació educativa La biblioteca escolar Puntedu, promogut pel Departament d'Educació. El projecte, que ha tingut una durada de tres anys, ha renovat les prestacions de la biblioteca i respon a la voluntat de continuar oferint un ensenyament de qualitat i adaptat a les noves tecnologies.

Av. Colom, 31-42 C/ Hernán Cortés, 15 43500 Tortosa biblioteca@iesebre.com biblioteca@instortosa.cat http://biblioiesebre.blogspot.com

Concurs de microrelats de terror 2010  
Concurs de microrelats de terror 2010  

Publicació dels treballs premiats en el Concurs de microrelats de terror 2010 convocat per la biblioteca de l'Institut de Tortosa i de l'Ins...

Advertisement