Page 1

REVISTA N° 2 INSTITUTO DE ESTUDIOS CONSTITUCIONALES

La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado


CONTENIDO:   La Estimación de Daños en materia de responsabilidad del Estado

3

1.Consideraciones generales

3

1. Ejercicio de una función pública 

4

2. Daño a los particulares en cualquier tipo de bienes o derechos  8 

           

3. La relación de causalidad 

19

4. Culpabilidad 

21

Bibliografía

22

SPA-TSJ 26/11/2003 Exp.1998-14648

23

Sentencia SPA-TSJ 02/11/2010

43

SPA-TSJ 04/03/2010 Exp. Nº 2000-0727

73

Tribunal Contencioso Administrativo del Cauca 13-07-2010

108


La Estimación de Daños en materia de

Responsabilidad del Estado  

RUTH DAMARIS  MARTÍNEZ  LEZAMA,  encontrándose  en  el  desempeño  de  sus  labores  habituales,  se  presentó una emergencia en dicho hospital cuando en todas las instalaciones del centro hospitalario  se produjo una neblina blanca y un olor irritante, derivada de los productos químicos utilizados para la  limpieza y mantenimiento de los ductos de aire acondicionado de dicha institución.   El ciudadano Carlos Rafael Quevedo Herrera fue herido  con un disparo de arma de fuego en la región  malar  izquierda  por  un  funcionario  de  la  Policía  de  Caracas,  mientras  se  encontraba  detenido  en  el  área de Policía de la Alcaldía de Caracas.   Ángel Esteban Millán Aguilera y Orlando Millán Rodríguez, causahabientes del de cujus Francisco José  Millán Rodríguez, interpusieron demanda por responsabilidad patrimonial del Estado,  por la muerte  de Francisco José Millán Rodríguez a manos de funcionarios de la PTJ (hoy CICPC) con evidentes signos  de  tortura,  mientras  se  encontraba  detenido  por  una  investigación  penal,  en  la  Delegación  de  la  ciudad de Cumaná. 

Por Jhenny Rivas Alberti1  http://dconstitucionales.blogspot.com/ 

1.Consideraciones generales La doctrina  y  jurisprudencia  venezolanas  viene examinando el deber indemnizatorio  del  Estado  a  través  de  tres  elementos:  (i)  lesión  resarcible,  (ii)  imputación  del  daño,                                                          1

Abogado  mención  Summa  Cum  Laude  UCV  y  Especialización  en  Derecho  Administrativo  de  la  Universidad Central de Venezuela. Cursa estudios  de  Doctorado  en  la  Universidad  de  Zaragoza,  España.  Directora  Académica  del  Instituto  de  Estudios  Constitucionales.  Coautora  de  “Comentarios a la Ley Orgánica de la Jurisdicción  Contencioso‐Administrativa” (Caracas, 2010).  

3  

(iii) relación de causalidad. En sentencia de  la  Sala  Político  Administrativa  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia  del  01  de  octubre  de  2002  (caso:  Eleoriente) 2 se  establecieron  como  elementos  constitutivos  que  deben  concurrir  para  la  procedencia  de  la  responsabilidad  de  la  Administración,  los  siguientes:  “a) que se haya producido un daño a los administrados en la esfera de cualquiera de sus bienes y derechos; b) que el daño infligido sea imputable a la Administración, con motivo de su funcionamiento; y c) la imprescindible relación de causalidad que debe existir                                                        

2

SPA‐TSJ 01/10/02 Nº01175 Exp. N° 2000‐0297 

Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado   

entre el hecho imputado a la Administración y el daño efectivamente producido por tal hecho.” Se  propone  la  revisión  de  los  siguientes  elementos  para  que  proceda  la  responsabilidad del Estado: 3  1. Ejercicio de una función pública  2.  Daño  a  los  particulares  en  cualquier  tipo  de  bienes o derechos 4  3. Relación de causalidad   4. Culpabilidad 

1. Ejercicio de una función pública Para Santa María Pastor la responsabilidad  del  Estado  posee  carácter  total,  esto  es,  que  abarca  los  daños  producidos  por  la  actuación,  no  sólo  de  la  Administración,  sino  de  la  totalidad  de  los  poderes  públicos. 5  El  artículo  140  de  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela  consagró  el  carácter  total  del  sistema  de  responsabilidad,  en  sus  más  amplios  términos,  teniendo  los  particulares  el  derecho a obtener, directamente y a través  de  procesos  de  tutela  judicial  efectiva,  la  reparación  integral  de  todo  tipo  de  daño  que  sufran  provenientes  de  cualquier  actividad  del  Estado.      La  sentencia  de  la  Sala  Político  Administrativa  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia  del  09  de  octubre  de  2001  (caso  Hugo Eunice Betancourt Zerpa)  se  refiere  a  la  responsabilidad  integral  del  Estado, esto es, a su carácter total y como 

                                                      

Jhenny Rivas Alberti 

tal, que abarca a todas las funciones que a  éste corresponden. 6  Se trata pues, de un sistema amplio el cual  comprende  a  todos  los  entes  y  poderes  públicos,  tanto  en  sentido  horizontal  (legislativo, ejecutivo, judicial, ciudadano y  electoral),  como  en  sentido  vertical  (nacional, estadal y municipal; autoridades  administrativas  autónomas  o  independientes,  entes  descentralizados),  eventualmente  incluyendo  a  los  entes  y  personas  privadas  actuando  en  función  de  servicio  público  o  de  interés  general,  con  independencia  del  tipo  de  lazo  funcional  (entes  de  autoridad,  concesionario,  contratista, colaborador ocasional, etc.) 7  En  este  sentido,  si  bien  es  cierto  que  el  artículo  140  de  la  Constitución  de  1999  considerado en forma aislada podría llevar  a  concluir  que  la  Constitución  sólo  consagró  expresamente  la  responsabilidad  patrimonial de los órganos que integran la  Administración  Pública  (en  sentido  estricto),  al  establecer  que:  “El Estado responderá patrimonialmente por los daños que sufran los particulares en cualquiera de sus bienes y derechos, siempre que la lesión sea imputable al funcionamiento de la Administración Pública”.  La  expresión  “funcionamiento de la Administración”  contenida en el artículo 140 constitucional  puede  y  debe  entenderse  en  su  sentido  más  amplio  siendo  claro  que  se  está  refiriendo a toda actividad – o inactividad ‐  de  cualquier  ente  público  o  de  cualquier  ente  privado  en  ejercicio  de  funciones  públicas o de interés general. La expresión  Administración  tanto  en  su  acepción  general,  como  cuando  se  refiere  al  sector  público,  tiene  dos  significados:  puede 

3

ESPINOZA Alexander y RIVAS Jhenny, Comentarios  a  la  Ley  Orgánica  de  la  Jurisdicción  Contencioso  Administrativa, p.94  4  SPA‐TSJ 01/10/02 Nº01175 Exp. N° 2000‐0297  5  SANTAMARÍA  Pastor  Juan  Alfonso,  Principios  de  Derecho Administrativo, p.481  4   

                                                      

6 7

SPA‐TSJV 09/10/01 Exp.Nº15336   ORTIZ Álvarez Luís, La Responsabilidad Patrimonial  de  la  Administración  Pública  por  Sacrificio  Particular o sin Falta, p.269 

Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


Jhenny Rivas Alberti   

La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado 

identificar tanto  un  conjunto  de  órganos  como  un  conjunto  de  actividades. 8    La  Administración  Pública  en  sentido  orgánico,  apunta  siempre  al  conjunto  de  estructuras  administrativas,  ministerios  y  departamentos  que  forman  parte  del  Poder  Ejecutivo.  La  Administración  como  actividad,  en  cambio,  es  una  noción  material  que  atiende  a  una  acción  o  tarea  administrativa realizada por el Estado. 9   La  noción  contenida  en  el  artículo  140  constitucional  se  entiende  en  su  sentido  más amplio como toda actividad u omisión  de  cualquier  ente  público  en  ejercicio  de  funciones  de  interés  general.  A  lo  anterior  puede  agregarse  que  la  Exposición  de  Motivos  de  nuestra  Constitución  señala  que  el  régimen  de  responsabilidad  regula  “la obligación directa del Estado de responder patrimonialmente por los daños que sufran los particulares en cualquiera de sus bienes y derechos, siempre que la lesión sea imputable al funcionamiento, normal o anormal de los servicios públicos y por cualesquiera actividades públicas”. De  lo  anterior  resulta  que  están  comprendidas  en  el  sistema  de  responsabilidad  del  Estado  perfilado  en  nuestra  Carta  Magna,  cualquier  actividad  que  se  realice  en  ejercicio  de  una  función  pública,  ello  comprende  tanto  las  actividades  que  realiza  directamente  el  Estado como aquellas en las que el Estado  se  sirve  de  particulares  investidos  de  autoridad  para  dictar  y  ejecutar  actos  administrativos, tal como ocurre en el caso 

de los  colegios  profesionales  o  de  las  universidades privadas. 10   La  falta  de  una  regulación  especial  sustantiva  sobre  el  tema  de  la  responsabilidad  del  Estado  ha  generado  y  sigue  generando  vacíos  e  incertidumbres.  Por  otra  parte,  resulta  difícil  distinguir  cuando un agente actúa en ejercicio de una  función  pública  y  cuando  se  está  comportando  como  un  particular.  Los  tribunales  venezolanos,  por  regla,  general  sólo  revisan  que  exista  o  no  intervención  del  Estado,  de  cualquier  forma,  bien  porque  se  trate  de  una  empresa  del  Estado, porque el evento haya ocurrido en  una  instalación  pública  o  con  ocasión  de  una  cosa  cuya  guarda  corresponde  a  un  agente público. 11   En  el  caso  Ruth  Amaris  contra  el  Instituto  Venezolano  de  los  Seguros  Sociales, 12  se  reclama  una  indemnización  por  dos  mil  millones  de  bolívares  en  virtud  de  la  incapacidad  para  ejercer  su  profesión  de  médico  ocasionada  por  la  intoxicación  por  sustancias  químicas  múltiples  que  sufrió  en  el  centro  del  Instituto  Venezolano  de  los  Seguros  Sociales,  ubicado  en  la  Ovallera,  Palo  Negro,  Estado  Aragua,  cuando  en  todas  las  instalaciones  del  citado  centro  hospitalario  se  produjo una intoxicación generalizada derivada  de  los  productos  químicos  utilizados  por  la  empresa  encargada  de  la  limpieza  y  mantenimiento  de  los  ductos  de  aire  acondicionado  de  dicha  institución.  La  demandante  Ruth  Amaris  se  desempeñaba  como  médico  residente  en  el  referido  hospital  cuando  la  intoxicación  que  sufrió  mientras 

                                                       10

                                                       8

ESPINOZA Alexander y RIVAS Jhenny, Comentarios  a  la  Ley  Orgánica  de  la  Jurisdicción  Contencioso  Administrativa, p.95  9  BREWER‐CARÍAS  Allan  R,  Las  Instituciones  Fundamentales  del  Derecho  Administrativo  y  la  Jurisprudencia Venezolana, p.43  Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales   

PEREZ  Gómez  Augusto  J,  Los  Actos  Administrativos de Origen Privado, p. 158‐163  11  ESPINOZA  Alexander  y  RIVAS  Jhenny,  Comentarios  a  la  Ley  Orgánica  de  la  Jurisdicción  Contencioso Administrativa, p.96  12    SPA‐TSJ  26/11/2003  Exp.1998‐14648  Sentencia  Nº01867;  SPA‐TSJ  21/07/2009  Exp.  2004‐0831;  SPA/07/06/06/Nº 01481/ EXP. Exp. 2002‐0514  5 


La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado   

realizaba sus  funciones  le  provocó  una  incapacidad  total  para  ejercer  su  profesión.  La  demanda  se  interpuso  originalmente  ante  el  Juzgado Quinto de Primera Instancia en lo Civil,  Mercantil  y  del  Tránsito  de  la  Circunscripción  Judicial  del  Área  Metropolitana  de  Caracas,  declinando  este  su  competencia  en  la  Sala  Político Administrativa. 

Siguiendo el  esquema  que  tratamos  de  establecer  para  analizar  la  posible  responsabilidad  patrimonial  del  Estado,  la  primera  interrogante  por  resolver  es  si  el  daño  ocasionado  a  la  demandante  Ruth Amaris se  produce  con  ocasión  del  ejercicio  de  una  actividad  pública  del  Estado o si por el contrario se trata de una  actividad privada en la cual el Estado actúa  como  un  particular,  esta  diferencia  parece  ser  irrelevante  para  los  Tribunales  venezolanos, pero en algunos casos puede  ser  crucial  para  la  resolución  del  caso.  Existe  una  serie  de  leyes  especiales  que  regulan  supuestos  de  responsabilidad  que  deberían  ser  aplicadas  en  tanto  leyes especiales.  Es  el  caso  por  ejemplo,  de  los  accidentes  laborales,  que  tiene  una  regulación  especial  en  la  Ley  Orgánica  del  Trabajo,  o  las  exigencias  en  cuanto  a  condiciones  y  medio  ambiente  del  trabajo  que impone la Ley Orgánica de Prevención,  Condiciones  y  Medio  Ambiente  de  Trabajo.13   El caso Ruth Amaris es un accidente laboral  al  cual  resultaba  aplicable  las  indemnizaciones de la Ley del Seguro Social  (artículo  15)  y  supletoriamente  en  todo  cuanto  no  estuviera  regulado  la  Ley  Orgánica del Trabajo.  

                                                      

13

6   

ESPINOZA  Alexander  y  RIVAS  Jhenny,  Comentarios  a  la  Ley  Orgánica  de  la  Jurisdicción  Contencioso Administrativa, p.97 

Jhenny Rivas Alberti 

Estableció la  jurisprudencia  de  la  Sala  de  Casación  Social  de  la  Corte  Suprema  de  Justicia  que  con  relación  a  las  distintas  acciones  que  por  indemnización  de  daños  provenientes  de  accidente  o  enfermedad  profesional,  son  competentes  los  Tribunales  del  Trabajo  “para acordar la reparación, por mandato de los artículos 1.185 y 1.196 del Código Civil, de todo daño material o moral causado por el hecho ilícito del patrono”. 14   La  acción  de  indemnización  por  hecho  ilícito  del  patrono,  causante  de  un  accidente  o  enfermedad  profesional  del  trabajador,  debe  tramitarse  por  ante  el  Tribunal del Trabajo conjuntamente con las  acciones  previstas  en  las  leyes  especiales  en  la  materia,  por  ser  el  Tribunal  del  Trabajo  el  competente  para  conocer  de  esta  materia  tan  especial  como  son  los  accidentes laborales. 15 Todo en protección  de  los  intereses  del  trabajador  accidentado, en consecuencia el trabajador  podrá demandar la indemnización tanto de  los daños materiales como de los morales,  ejerciendo  conjuntamente  las  acciones  previstas  tanto  en  la  Ley  Orgánica  del  Trabajo  (responsabilidad  objetiva),  la  Ley  Orgánica  de  Prevención,  Condiciones  y  Medio  Ambiente  del  Trabajo  por  incumplimiento  de  la  empresa  o  patrono  de  las  disposiciones  ordenadas  en  dicha  Ley, y las provenientes del hecho ilícito del  patrono  de  conformidad  con  el  artículo  1.185 del Código Civil, en este último caso  se  aplica  supletoriamente  la  normativa  prevista en el Derecho Común. 16   Cuando  el  trabajador  demanda  la  indemnización  de  daños  materiales  provocados por el hecho ilícito del patrono  causante  del  accidente  o  enfermedad                                                          14

CSJ/SCC /03‐06‐1987   SCS‐TSJ 17/05/2000Exp. Nº99‐591  16  SCS‐TSJ 17/05/2000Exp. Nº99‐591  15

Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


Jhenny Rivas Alberti   

La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado 

profesional, debe  aplicarse  el  derecho  común.  Es  decir,  si  el  trabajador  también  demanda  la  indemnización  de  daños  materiales  por  hecho  ilícito  del  patrono  causante  del  accidente  o  enfermedad  profesional, el sentenciador para decidir la  procedencia  de  dichas  pretensiones,  deberá  aplicar  la  normativa  del  derecho  común.  El  trabajador  que  demande  la  indemnización  de  daños  materiales  superiores  a  los  establecidos  en  las  leyes  especiales,  deberá  probar  de  conformidad  con el artículo 1.354 del Código Civil, 17 los  extremos  que  conforman  el  hecho  ilícito  que  se  le  imputa  al  patrono,  este  criterio  ha sido mantenido por la Sala de Casación  Civil  y  ratificado  por  la  Sala  de  Casación  Social. 18   En  cuanto  al  daño  moral  la  jurisprudencia  de  la  Sala  de  Casación  Civil  ha  establecido  que  la  acción  por  indemnización  de  daño  moral  proveniente  de  un  accidente  de  trabajo  procede  tanto  por  hecho  ilícito,  como  en  los  casos  de  riesgo  profesional  (responsabilidad  objetiva). 19 La  teoría  del  riesgo  profesional,  es  aplicable  al  patrón  por  los  accidentes  o  enfermedades  profesionales que sufran sus empleados, lo  hace  responder  objetivamente,  es  decir,  independientemente de la culpa, tanto por  el  daño  material  como  por  el  daño  moral,  siempre que el hecho generador (accidente  o  enfermedad  profesional)  de  daños  materiales  pueda  ocasionar,  además,  repercusiones  psíquicas  o  de  índole  afectiva al ente moral de la víctima. 20  

En conclusión,  todo  trabajador  que  sufra  un  accidente  o  enfermedad  profesional,  deberá demandar las indemnizaciones que  le correspondan por ante los Tribunales del  Trabajo,  ya  sea  tanto  por  la  responsabilidad objetiva  prevista en  la  Ley  Orgánica  del  Trabajo  (artículo  560  y  siguientes), por  daños  materiales  tarifados  y  daño  moral,  como  por  la  indemnización  establecida  en  la  Ley  Orgánica  de  Prevención, Condiciones y Medio Ambiente  del  Trabajo  (artículo  69  y  siguientes),  también,  si  logra  probar  los  extremos  que  conforman  el  hecho  ilícito,  la  indemnización  material  que  supera  las  indemnizaciones  antes  mencionadas.  En  caso de probar el trabajador el hecho ilícito  del  patrono  el  Juez  deberá  condenar  solamente  la  diferencia  entre  la  indemnización  que  procede  por  daño  material tarifado por las leyes especiales y  lo demandado por daño emergente y lucro  cesante. 21   El Estado que actúa frecuentemente como  patrono también puede ser demandado en  tal  condición  y  en  el  caso  de  accidentes  laborales se aplican las leyes especiales en  la materia, esto es las laborales, siendo los  Tribunales  laborales  competentes.  La  revisión  del  elemento  “en ejercicio de una función pública”  a  los  efectos  de  determinar  la  responsabilidad  del  Estado  permite  discriminar  la  normativa  aplicable  al  caso  concreto.  Cuáles  son  las  leyes  aplicables  al  caso  concreto  y  las  normas  supletorias,  garantizando  de  esta  manera  una mayor seguridad jurídica. 

                                                      

17

Artículo  1.354.‐  Quien  pida  la  ejecución  de  una  obligación  debe  probarla,  y  quien  pretenda  que  ha  sido  libertado  de  ella  debe  por  su  parte  probar  el  pago  o  el  hecho  que  ha  producido  la  extinción de su obligación.  18  SCS‐TSJ 07/03/2002 Exp. Nº 0164  19  SCS‐TSJ 17/05/2000Exp. Nº99‐591  20 SCC‐ CSJ 23/03/92

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales   

                                                       21

ESPINOZA  Alexander  y  RIVAS  Jhenny,  Comentarios  a  la  Ley  Orgánica  de  la  Jurisdicción  Contencioso Administrativa, p.97  7 


La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado   

2. Daño a los particulares en cualquier tipo de bienes o derechos La Constitución de la República Bolivariana  de  Venezuela  estableció  de  manera  expresa  y  sin  necesidad  de  recurrir  a  interpretación  alguna,  la  responsabilidad  patrimonial  de  la  Administración  Pública  por  los  “daños”  que  sufran  los  administrados  como  consecuencia  de  su  actividad. 22  El  daño  es  un  requisito  indispensable  para  que  exista  responsabilidad  pero  no  suficiente  para  declarar  la  responsabilidad.23   Se  requiere  que  el  daño  indemnizable  sea  efectivo,  evaluable  económicamente  e  individualizado  en  relación  con  una  persona  o  grupo  de  personas. 24  Se  excluyen,  en  consecuencia,  los  daños  eventuales  o  simplemente  posibles  por  su  falta  de  efectividad.  Los  daños  ciertos  excluyen los daños de producción eventual,  pero no los futuros si la producción de ese  daño es segura y pueden ser objeto de una  evaluación  económica  (como  la  oportunidad  probada  de  obtener  una  licenciatura  y  de  ser  nombrado  de  inmediato a un empleo). 25  Entre los daños indemnizables, además de  los  corporales,  materiales  e  inmateriales,  se incluyen la pérdida de los ingresos de la  víctima  (pérdida  de  sueldos,  rentas,  perjuicios  financieros,  reembolsos  de  gastos)  las  perturbaciones  en  las  condiciones  de  existencia  (por  ejemplo  retirada  de  una  licencia  de  taxi  por  varios  meses,  pérdida  de  escolaridad  de  un  niño                                                          22

ESPINOZA  Alexander  y  RIVAS  Jhenny,  Comentarios  a  la  Ley  Orgánica  de  la  Jurisdicción  Contencioso Administrativa, p.103  23  HENAO Juan Carlos, El Daño, p.38  24  PENAGOS Gustavo, El Daño Antijurídico, p.102  25  PENAGOS Gustavo, El Daño Antijurídico, p.103  8   

Jhenny Rivas Alberti 

debido a  un  accidente)  y  los  psicológicos  derivados  de  una  incapacidad  permanente  o  parcial.  Asimismo,  son  indemnizables  tanto  los  daños  corporales  (atentados  a  la  integridad  física,  estética,  sufrimientos  físicos), como el dolor moral producido por  la  pérdida  de  los  familiares  más  allegados  (hijos, padres, hermanos y esposos). 26  El daño o la lesión ha de ser antijurídico, es  decir,  tratarse  de  un  daño  que  el  administrado  no  tiene  el  deber  jurídico  de  soportar dentro del colectivo a que alcanza  la gestión administrativa. 27  El  daño  debe  ser  probado  por  quien  lo  sufre,  so  pena  de  que  no  proceda  su  indemnización.  Sin  embargo  en  ocasiones,  sin  que  se  afirme  que  se  presume  la  existencia  misma  del  daño,  podría  apoyarse  en  presunciones  que  aligeran  de  manera  importante  la  carga  de  su  prueba.  Esto ocurre, por ejemplo, con la aplicación  automática  de  la  indemnización  por  lucro  cesante,  en  el  evento  de  lesión  o  fallecimiento  de  una  persona  que  ha  aplicado  recientemente  la  jurisprudencia  colombiana. 28  En  estos  casos  el  juez  presume  que  toda  persona  corporalmente  lesionada  o  las  personas  que  dependían  económicamente  del  difunto  sufren  un  daño, consistente en la falta de ingreso (de  por lo menos) el salario mínimo. 29   2.1 Daño emergente y Lucro cesante La  jurisprudencia  de  la  Sala  Político  Administrativa  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia  ha  señalado  con  respecto  al  lucro  cesante  que  el  mismo  tiene  que  ser  “especificado y demostrado en cuanto a su                                                         26

PENAGOS Gustavo, El Daño Antijurídico, p.103   ESPINOZA  Alexander  y  RIVAS  Jhenny,  Comentarios  a  la  Ley  Orgánica  de  la  Jurisdicción  Contencioso Administrativa, p.104  a28 HENAO Juan Carlos, El Daño, p.40  29  HENAO Juan Carlos, El Daño, p.40  27

Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


Jhenny Rivas Alberti   

La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado 

existencia y las causas que lo originan, esto es, debe comprobarse plenamente el lucro o utilidad dejada de percibir a consecuencia del hecho dañoso”.30 En el caso Dorangella de Jesús Villarroel Rivas,  viuda  de  Elio José Gracia Marval,  contra  la  Electricidad  de  Oriente 31  la  demandante  solicitaba  lucro cesante y daño moral en virtud de la  imposibilidad de continuar con los aportes  de  su  cónyuge  fallecido  para  la  manutención  familiar.  La  Sala  Político  Administrativa  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia  de  Venezuela  desestimó  el  lucro  cesante  afirmando  la  no  demostración  de  su existencia y causa.  De  acuerdo  con  la  jurisprudencia  del  Consejo  de  Estado  de  Colombia,  el  daño  por  lucro  cesante  se  puede  dividir  en  dos  períodos  que  comprenden:  uno  el  lapso  que se llama vencido o consolidado, que va  desde  el  momento  en  que  se  produjo  la  falla  y  hasta  la  fecha  de  la  sentencia  que  declara  la  responsabilidad  del  causante  de  daños  y  condena  a  su  pago  o  de  su  ejecutoria  (en  general,  se  prefiere  la  última);  el  otro  período,  llamado  futuro  o  de  pago  anticipado,  comprende  el  lapso  que  va  desde  la  fecha  de  la  sentencia  o  desde  su  ejecutoria  y  hasta  el  término  de  vida  probable  de  la  víctima  o  del  sobreviviente, el que fuere menor, cuando  por  las  circunstancias  del  caso  resulta  demostrado  que  durante  todo  ese  tiempo  recibiría el auxilio del que se ve privado por  el  hecho  perjudicial  (v.gr.  evento  de  la  viuda  o  de  los  padres  dependientes  de  quien  fallece),  o  un  lapso  menor,  cuando  con las mismas circunstancias resulte cierto  que  el  perjudicado  no  recibiría  el  auxilio,  sino  por  un  tiempo  menor  al  de  la  vida  probable  del  occiso  (v.gr.  caso  de  los  hijos  menores  que  se  supone,  por  lo  que  ordinariamente acontece, que al llegar a la                                                          30 31

SPA‐TSJ 08/10/02 Exp.Nº14728   SPA‐TSJ 08/10/02 Exp.Nº14728 

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales   

mayoridad o  al  terminar  estudios  profesionales  que  subvenía  la  víctima,  dejarán  de depender económicamente  del  benefactor, padre o madre). 32   Compartimos  la  jurisprudencia  de  avanzada  de  los  tribunales  colombianos  pues  en  estos  casos  el  juez  presume  que  toda  persona  corporalmente  lesionada  o  las  personas  que  dependían  económicamente  del  difunto  sufren  un  daño,  consiste  en  la  falta  de  ingreso  (de  por  lo  menos  el  salario  mínimo).  No  se  exige  al  demandante  la  prueba  de  los  ingresos,  con  independencia  de  que  fuera  o  no  desempleado  al  momento  de  ocurrir  el daño, pues siempre tendrá la posibilidad  de  producir  económicamente  lo  que  las  normas establecen como salario mínimo. 33   Tal  como  lo  ha  afirmado  la  jurisprudencia  colombiana  un  tema  es  la  ausencia  de  prueba  del perjuicio y otra  cosa  es  la  falta  de  los  elementos  para  hacer  su  tasación.  En  el  primero  de  los  casos  se  dicta  una  decisión desestimatoria, en tanto que en el  segundo, una condena in genere, la cual se  resuelve en un incidente de liquidación de  perjuicios.  Incluso  en  los  casos  en  los  que  sea difícil o imposible determinar la cuantía  del  daño,  puede  aplicarse  el  estándar  mínimo  del  daño,  esto  es,  el  juez  puede  deducir  la  forma  mínima  de  su  indemnización. 34  

                                                       32

Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo,  Sección  Tercera,  sentencia de  31de  agosto de 1990, Exp. 5891 CP, Actores: Gabriel Ortiz  y otros      33  HENAO Juan Carlos, El Daño, p.40  34  ESPINOZA  Alexander  y  RIVAS  Jhenny,  Comentarios  a  la  Ley  Orgánica  de  la  Jurisdicción  Contencioso Administrativa, p.106  9 


La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado   

Es posible que el petitum de la demanda se  redacte  genéricamente,  por  ejemplo,  solicitando  que  se  indemnicen  los  perjuicios  derivados  del  hecho  dañino,  lo  cual  permite  al  juez  decretar  la  indemnización  de  aquellos  que  se  encuentran  probados,  a  pesar  de  que  específicamente  no  hayan  sido  solicitados  en la demanda, sin violar así el derecho de  defensa y sin fallar ultrapetita.  La Sala Político Administrativa del Tribunal  Supremo  de  Justicia  en  un  importante  número  de  casos  rechaza  las  pretensiones  de indemnización por daño material por no  haber  sido  probada  las  estimaciones  pecuniarias en cuanto a gastos realizados o  cualquier tipo de perjuicio material. Así por  ejemplo,  en  el  caso  Antonia Zulay Pérez,  contra  las  compañías  CADAFE  y  ELECENTRO, 35  en  el  cual  se  demandan  daños  materiales  y  morales  por  la  muerte  de  un  niño  causado  por  un  accidente  con  tendido  eléctrico,  la  Sala  rechaza  la  indemnización por daño material debido a  que sólo se presentaron unos documentos  privados  que  debieron  ser  ratificados  a  través de la prueba testimonial.   En  este  sentido,  reiteramos  nuestro  comentario  anterior  en  cuanto  a  la  diferencia  entre  la  ausencia  de  prueba  del  perjuicio  y  la  falta  de  los  elementos  para  hacer  su  tasación,  el  demandante  está  obligado  a  probar  los  daños,  la  estimación  de  los  mismos  es  una  cuestión  procesal  que  puede  ser  resuelta  a  través  de  los  diversos mecanismos con los que cuenta el  juez.  Incluso  en  los  casos  en  los  que  sea  difícil o imposible determinar la cuantía del  daño,  puede  aplicarse  el  estándar  mínimo  del daño, esto es, el juez puede deducir la  forma mínima de su indemnización. 36                                                           35

SPA‐TSJ 06/12/07 Exp. Nº 2003‐1032 

10   

Jhenny Rivas Alberti 

Similares comentarios  nos  merecen  la  decisión  del  caso  Hilda  Josefina  Farfán  contra  la  República  de  Venezuela,  (hoy  República  Bolivariana  de  Venezuela). 37  Demanda  la  viuda  Farfán  la  indemnización  por daños materiales y morales. En el caso  de los daños materiales se solicita el lucro  cesante para los hijos de la victima de 13 y  12  años  respectivamente,  tomando  como  referencia  las  pensiones  alimenticias  que  dejarán  de  percibir  durante  el  tiempo  de  vida  útil  que  aún  le  quedaba  a  su  padre  y  hasta  la  mayoría  de  edad  de  dichos  menores,  calculadas  en la  cantidad de  dos  mil  bolívares  (Bs.  2.000)  mensuales,  estiman que el primero de los hijos dejó de  percibir  por  este  concepto,  la  cantidad  de  ciento seis mil bolívares (Bs. 106.000); y el  segundo  la  cantidad  de  ciento  treinta  y  ocho mil bolívares (Bs. 138.000).  La Sala Político Administrativa del Tribunal  Supremo  de  Justicia  negó  el  reconocimiento  del  lucro  cesante  señalando  que  en  caso  de  fallecimiento  la  obligación de manutención corresponde al  cónyuge  sobreviviente.  Esta  afirmación  se  aleja  del  principio  de  reparación  total  que  inspira  a  nuestro  sistema  de  responsabilidad.  Tal  como  fue  señalado  anteriormente.  En  Colombia  la  jurisprudencia  ha  llegado  incluso  a  la  aplicación  automática de la indemnización  por lucro cesante, en el evento de lesión o  fallecimiento  de  una  persona,  en  estos  casos  el  juez  presume  que  toda  persona  corporalmente  lesionada  o  las  personas  que  dependían  económicamente  del  difunto  sufren  un  daño,  que  se  ha  estimado  en  por  lo  menos  el  ingreso  del  salario mínimo. 38  

                                                       37 38

SPA‐TSJ16/11/04 Exp. Nº 1994‐10623   HENAO Juan Carlos, El Daño, p.40 

Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


Jhenny Rivas Alberti   

La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado  39

En este  sentido,  el  Consejo  de  Estado  ha  afirmado  que,  “cuando no es posible determinar con claridad cuál era el valor de los ingresos que el afectado percibía mensualmente, pero se reconoce que realizaba una actividad productiva, a efectos de establecer el monto para la indemnización, se tendrá en cuenta el valor del salario mínimo, pues se tiene establecido que en cualquier actividad este es el monto que debe percibirse para garantizar las condiciones mínimas de subsistencia”. Adicionalmente,  es  posible  que  sea  necesario actualizar el salario mínimo legal  mensual  vigente  a  la  fecha  del  hecho  dañoso  cuando  el  resultado  sea  inferior  al  monto  del  salario  mínimo  vigente  a  la  fecha en que se hace la actualización. 40   La  jurisprudencia  contencioso  administrativa  venezolana  no  ha  desarrollado  criterios  claros  para  la  determinación  de  los  daños  correspondientes  a  lucro  cesante.  La  Sala  Político  Administrativa  suele  resolver  las  pretensiones  por  responsabilidad  patrimonial  del  Estado  otorgando  indemnizaciones por daño moral, negando  los  daños  materiales,  en  el  caso  de  daño  emergente  el  argumento  expuesto  por  la  Sala  Político  Administrativa  es  la  falta  de  prueba, tal como ocurrió en la decisión que  resolvió  la  pretensión  por  responsabilidad 

                                                       39

Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo,  Sección  Tercera,  sentencia  de  4  de  diciembre  de  2006,  CP  Mauricio  Fajardo  Gómez,  Radicación 13168 

patrimonial del  Estado  del  Sr. Ángel Navas.41  El  Sr.  Ángel  Navas  estuvo  privado  de  libertad  por más de dos años en aplicación de la Ley de  Vagos  y  Maleantes,  sin  que  mediara  procedimiento  alguno,  no  constando  en  el  expediente ni siquiera la causa de su detención. 

En esta primera decisión de la Sala Político  Administrativa  la  Sala  niega  el  daño  emergente, alegando la falta de pruebas de  los  bienes  que  el  demandante  afirmó  poseer  antes  de  ser  privado  de  libertad:  “Ahora bien, en lo concerniente al daño material solicitado en el escrito libelar, específicamente, en lo que respecta al vehículo presuntamente propiedad del demandante que perdió como consecuencia de su reclusión en las Colonias Móviles de El Dorado; observa esta Sala Accidental que para su procedencia era necesario acompañar a la demanda la documentación que acreditase su existencia y consecuente titularidad, como el documento de compra venta del mismo o su título de propiedad. En el mismo sentido, era menester la comprobación por parte del demandante, de la existencia de cada uno de los bienes que fueron parte del basamento de su pretensión. Como quiera que en el caso de autos, la parte actora no aporto ningún elemento que le permitiese a esta Sala Accidental conocer la existencia y titularidad de dicho bien, declara improcedente la solicitud”. 42 “Por consiguiente, en vista de que el demandante no aportó ninguna prueba que acreditara la existencia y titularidad del vehículo reclamado y, por tanto, no resulta procedente tal pretensión, estima necesario esta Sala Accidental concluir que la reclamación referente a los daños

40

Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo,  Sección  Tercera,  sentencia  de  4  de  diciembre  de  2006,  CP  Mauricio  Fajardo  Gómez,  Radicación 13168  Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales   

                                                       41 42

TSJ‐SPA 02‐04‐08/Nº 00409   SPA‐ TSJ 02/04/08 Exp. Nº 2000‐0727  11 


La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado   

materiales producto de los ingresos dejados de percibir por la pérdida de dicho vehículo, igualmente resulta improcedente, visto que al no comprobarse la existencia del bien, no puede pretenderse la indemnización por lucro cesante debido a su pérdida”. 43 “(…)en lo que concierne a los enseres de los cuales disponía el demandante en la vivienda donde habitaba y que, según afirma, perdió como consecuencia de su reclusión en las referidas Colonias Móviles, observa esta Sala Accidental que el demandante no acompañó instrumento alguno como facturas, órdenes de compra u otro documento que pruebe la existencia y valor de cada uno de los bienes presuntamente perdidos, ya que en materia de indemnización de daños y perjuicios, no es susceptible solicitar el resarcimiento por un cúmulo de bienes no identificados, tanto porque impide tener la certeza de la totalidad de los mismos, como porque resulta imposible su estimación a los efectos de su restitución, razón por la cual es improcedente la presente solicitud.” 44 La evaluación  o  la  medición  del  daño  emergente no supone mayores problemas,  el  monto  de  la  indemnización  corresponderá  al  valor  de  reposición  del  bien  o  del  interés  destruido  o  averiado;  algo  que  salió  del  patrimonio  del  afectado  por  el  hecho  ilícito  y  debe  retornar  a  él,  bien  en  especie  o  bien  en  su  equivalente  para que las cosas vuelvan a ser como eran  antes de producirse el daño.   En  el  caso  del  ciudadano  Ángel Navas  probar  la  pérdida  de  los  enseres  después  de  treinta  años  de  ocurrido  el  hecho  dañoso  presenta  graves  dificultades.  En  este  tipo  de  casos  es  importante  diferenciar  entre  la  prueba  del  daño  y  la                                                         

43

SPA‐ TSJ 02/04/08 Exp. Nº 2000‐0727  44  SPA‐ TSJ 02/04/08 Exp. Nº 2000‐0727  12   

Jhenny Rivas Alberti 

cuantificación del mismo. Reconoce la Sala  Político Administrativa el daño  sufrido y la  responsabilidad  del  Estado  en  la  producción  del  daño,  la  estimación  del  daño  emergente  podría  haberse  realizado  una estimación de los precios referenciales  de  línea  blanca  y  otro  típicos  enseres  de  una  hogar  promedio  en  la  década  de  los  año  70  en  nuestro  país,  profesionales  experto  como  es  el  caso  de  los  peritos  pueden  realizar  este  tipo  de  cálculos,  sin  embargo la Sala desestimó completamente  daños  materiales  por  concepto  de  daño  emergente.  En el caso del lucro cesante tratándose de  una ganancia frustrada no es siempre fácil  determinar  con  certeza  cuál  era  el  provecho  que  la  víctima  podrá  esperar  obtener  y  no  obtuvo  en  razón  del  mismo  hecho  dañino.  Pero  en  este  último  caso  ciertas  reglas  son  admitidas,  tanto  por  la  jurisprudencia  como  por  la  doctrina  a  saber: 45   a) Si bien el daño por lucro cesante implica  la pérdida de una utilidad que no es actual,  el  que  pueda  acreditarse  que  ella  habría  tenido  existencia,  es  suficiente,  en  cuanto  hace a su certeza  b)  Teniendo  en  cuenta  las  circunstancias  y  las  aptitudes  del  perjudicado,  es  como  debe  valorar  el  juez  si  una  determinada  ventaja se habría o no realizado a su favor  Al  respecto  sólo  deben  considerarse  las  utilidades  realmente  probables  y  no  las  posibles.  Si  se  trata  de  un  accidente  corporal,  por  ejemplo,  el  lucro  cesante  se  determinará  con  base  en  lo  que  ganaba  o  podrá ganar la víctima, atendidas su edad,  condiciones físicas y morales, competencia,                                                          45

Tribunal  Contencioso  Administrativo  del  Cauca  13‐07‐2010,  Expediente:  2006‐00654‐00,  ponente  Dra. Hilda Calvache Rojas  Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


Jhenny Rivas Alberti   

La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado 

etc., pero  no  de  lo  que  puede  ganar  por  una  situación  extraordinaria  o  inesperada,  como por ejemplo: la lotería. 46   Es  así  como  para  la  jurisprudencia  y  doctrina  colombiana  toda  persona  que  realizaba  una  actividad  productiva  e  incluso una persona desempleada pero que  potencialmente  podría  realizar  una  actividad con remuneración y que en virtud  de  un  hecho  dañoso  no  puede  continuar  realizando  la  misma  actividad  en  forma  permanente o durante un tiempo debe ser  indemnizado  con  por  lo  menos  el  salario  mínimo. 47  En  el  caso  del  ciudadano  Ángel Navas  privado  de  libertad  en  forma  irregular  en  aplicación  de  la  Ley  de  Vagos  y  Maleantes  la  Sala  Político  Administrativa48 negó  todo  tipo  de  daños  materiales  por  falta  de  prueba. Tanto el daño  emergente como el  lucro  cesante  podían  ser  estimados  por  la  Sala Político Administrativa utilizando para  ello,  entre  otros,  los  criterios  anteriormente  expuestos.  Esta  decisión  de  la Sala Político Administrativa fue objeto de  un recurso de revisión constitucional.  En  la  sentencia  del  recurso  de  revisión,  la  Sala  Constitucional  destacó  la  importancia  de diferenciar entre la prueba del daño y la  cuantificación  del  mismo,  además  de  afirmar  la  posibilidad  de  indemnizar  utilidades  futuras  (perjuicio  no  consolidado):  “(…)Sin embargo, la Sala considera que bajo el marco conceptual del sistema de responsabilidad patrimonial del Estado, no es contrario al ordenamiento jurídico vigente, la posibilidad de indemnizar daños derivados del menoscabo                                                        

del potencial de generar ingresos (utilidad futura) -vgr. Obtención de un empleo-, ya que los mismos en forma alguna quebrantan los principios rectores en materia de responsabilidad.” 49 “Declarada la existencia del daño y la responsabilidad de la Administración, la cuantificación del mismo, corresponde en principio a la parte agraviada quien tiene la carga probatoria de los daños alegados en cuanto a su existencia y extensión (cuantificación)-, con la salvedad que en caso de no ser probado el monto pero si la existencia del daño, el contenido de los artículos 26, 30, 140 y 259 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, obliga al juez a determinar la entidad real del daño del que sólo le consta su existencia y, a fijar en consecuencia, la reparación o 50 indemnización del mismo”. Reafirma la  Sala  Constitucional  el  carácter  integral  del  sistema  de  reparación  patrimonial  del  Estado  y  la  posibilidad  de  indemnizar de todo tipo de daño.  Declarado  con  lugar  el  recurso  de  revisión  constitucional  la  Sala  Constitucional  anuló  la  sentencia  de  la  Sala  Político  Administrativa  y  ordenó  se  dictara  una  nueva  sentencia  acatando  la  doctrina  establecida al respecto.  En  posterior  sentencia  de  la  Sala  Político  Administrativa, 51  se  afirma  que  “el principio conforme al cual quien alega debe probar, debe ceder, ante los derechos y garantías que le fueron vulnerados al actor (derecho a la defensa y a la libertad personal previstos en los artículos 60 y 69 de la Constitución de 1961 vigente en ese

46

Tribunal  Contencioso  Administrativo  del  Cauca  13‐07‐2010,  Expediente:  2006‐00654‐00,  ponente  Dra. Hilda Calvache Rojas  47  HENAO Juan Carlos, El Daño, p.40  48  SPA‐TSJ 02‐04‐08 Exp. Nº 00409  Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales   

                                                      

49

SC‐TSJ 17‐10‐08 Exp. Nº08‐0550   SC‐TSJ 17‐10‐08 Exp. Nº08‐0550  51  SPA‐TSJ 04‐03‐10 Exp. Nº 2000‐0727  50

13


La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado   

entonces y artículos 44 y 49 de la Constitución de 1999)”. Con  esta  afirmación  la  Sala  Político  Administrativa  deja  de  lado  el  argumento  expuesto  por  la  Sala  Constitucional  en  cuanto  a  la  diferencia  entre  la  prueba  del  daño y la estimación del mismo. Los daños  al demandante están probados, en el caso  del  daño  emergente  su  estimación  podría  ser  un  poco  más  compleja,  sin  embargo  podrían  aplicarse  las  presunciones  antes  mencionadas.  En  cuanto  al  lucro  cesante  con base en criterios específicos como bien  podría  ser  el  “salario mínimo”  podrían  determinarse  tanto  el  “perjuicio consolidado”  como  el  “perjuicio no consolidado”,  en  virtud  del  tiempo  que  dejo  de  trabajar  mientras  estuvo  detenido  y  luego  por  las  dificultades  que  se  le  presentaron  para  conseguir  trabajo  al  aparecer con antecedentes penales.  La  Sala  Político  Administrativa  declaró  procedente  la  indemnización  por  daños  patrimoniales y ordenó una indemnización  integral de  (Bs. 200.000,00), así como una  pensión  vitalicia  mensual  equivalente  a  treinta  unidades  tributarias  (30  U.T.).  Además acuerda notificar de esta sentencia  al  Ministerio  Público  y  lo  exhorta  a  que  proceda  a  abrir  una  averiguación,  a  fin  de  establecer  los  hechos  y  sus  autores  que  originaron  la  reclusión  indebida  del  ciudadano  Ángel Nava  por  más  de  dos  (2)  años en las Colonias Móviles de El Dorado y  determinar  las  responsabilidades  a  que  hubiese  lugar.  Finalmente  ordena  la  inserción  de  una  nota  marginal  que  dé  cuenta  de  la  presente  decisión  en  el  Libro  de  Registro  de  Reclusos  en  la  Colonia  de  Trabajo  de  El  Dorado,  Departamento  Archivo Folio 199, que guarda y custodia el  archivo  General  de  la  Nación  en  relación  con el ciudadano Ángel Nava. 

14  

Jhenny Rivas Alberti 

La falta  de  criterios  claramente  establecidos para determinar la estimación  de  daño  emergente  y  lucro  cesante  ha  llevado  a  la  Sala  Político  Administrativa  a  otorgar  montos  únicos  de  indemnización  que integran daño material y daño moral.  2.2 Lucro cesante en caso de fallecimiento En reiterada jurisprudencia del Consejo de  Estado  de  Colombia,  y  sin  que  se  pueda  afirmar  que  presume  la  existencia  misma  del  daño,  se  apoya  en  presunciones  que  aligeran de manera importante la carga de  su  prueba. 52  Es  lo  que  ocurre  en  la  reiterada jurisprudencia sobre la aplicación  automática  de  la  indemnización  por  lucro  cesante,  en  el  evento  de  lesión  o  fallecimiento  de  una  persona.  En  estos  casos  el  juez  presume  que  toda  persona  corporalmente  lesionada  o  la  persona  o  personas  que  dependían  económicamente  del difunto sufren un daño, consistente en  la falta de ingreso del salario mínimo. 53  Cuando  muere  una  persona,  sus  deudos  tienen derecho a recibir indemnización por  el  dinero  que  deja  de  aportarles  el  fallecido. 54    Es  así  como,  “el detrimento patrimonial por la muerte de su esposo y padre habida cuenta de que de él dependían económicamente debe ser jurisprudencia  indemnizado”. 55  La  colombiana  tiene  establecido  que  la  colaboración económica entre familiares se  presume  en  virtud  del  concepto  de  obligación alimentaria del Código Civil. 56                                                          52

HENAO Juan Carlos, El Daño, p.40   Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo  sección  Tercera,  sentencia  de  12  de diciembre de 1996, Exp.10805  54  HENAO Juan Carlos, El Daño, p.210  55  Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo  sección  Tercera,  sentencia  de  10  de octubre de 1996, Expediente 10287  56  HENAO Juan Carlos, El Daño, p.211  53

Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


Jhenny Rivas Alberti   

La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado 

Ángel Esteban Millán Aguilera y Orlando Millán  Rodríguez,  causahabientes  del  de  cujus  Francisco  José  Millán  Rodríguez,  interpusieron  demanda  por  responsabilidad  patrimonial  del  Estado,  por la muerte de Francisco José Millán  Rodríguez  a  manos  de  funcionarios  de  la  PTJ  (hoy  CICPC)  con  evidentes  signos  de  tortura,  mientras  se  encontraba  detenido  por  una  investigación  penal,  en  la  Delegación  de  la  ciudad de Cumaná. 

La Sala  Político  Administrativa  declaró  la  responsabilidad  del  Estado,  pero  negó  el  lucro  cesante  que  solicitaban  los  demandantes:  “en el asunto que nos ocupa, no puede considerarse al padre y hermano del fallecido como acreedores o beneficiarios de un hipotético ingreso que supuestamente hubiese generado el ciudadano Francisco José Millán Rodríguez en el transcurso del tiempo por ellos establecido en su petitorio, con ocasión de la actividad laboral que desarrollaba al momento de su muerte.” 57  “En conclusión, visto que en el caso bajo examen los demandantes solicitan el resarcimiento derivado de las posibles ganancias salariales que hubiese podido generar su familiar, lo que a juicio de esta Sala constituye una compensación indirecta, además de incierta, que no puede ser objeto de indemnización, conforme a los criterios anteriormente aludidos; este Órgano Jurisdiccional con base en las razones precedentemente desarrolladas, debe concluir que no resulta procedente la reparación patrimonial demandada por concepto de lucro cesante.” 58 La  Sala  Político  Administrativa  se  aleja  de  las  más  modernas  tendencias  en  materia  de  responsabilidad,  pues  el  lucro  cesante  es un concepto que también se aplica en el 

caso de  fallecimiento  de  la  víctima  y  no  sólo  cuando  este  sufre  una  incapacidad  o  es  privado  de  la  actividad  lucrativa  por  un  determinado  tiempo.  La  jurisprudencia  colombiana  se  mueve  entre  la  necesidad  de  probar  que  el  desaparecido  proporcionaba  con  sus  ingresos  económicos  ayuda  a  alguna  persona  que  ahora se ve afectada y la presunción de la  colaboración  económica  entre  familiares  en  virtud  del  concepto  de  obligación  alimentaria prevista en el Código Civil.  El  hermano  y  padre  de  Francisco José Millán Rodríguez, debían ser indemnizados  por  lucro  cesante  en  virtud  de  los  aportes  que  dejaron  de  percibir  de  la  víctima.  El  fundamento de esta indemnización está en  la  obligación  alimentaria  entre  familiares  prevista en el artículo 284 del Código Civil.  2.3 Lucro cesante en caso de incapacidad Cuando  la  persona  es  lesionada,  el  lucro  cesante  consistirá  en  el  dinero  que  habría  recibido la persona de no haber ocurrido el  daño  y  cuya  pérdida  o  mengua  se  origina  en  su  incapacidad  laboral. 59  La  indemnización  correspondiente  dependerá  de  la  clase  de  incapacidad  laboral  que  se  haya producido.  El lucro cesante consiste en estos casos en  el  resultado  o  efecto  de  la  pérdida  de  capacidad  o  de  posibilidad  laboral,  y  se  indemniza con una suma de reemplazo de  aquella que no fue o no será producida. 60  El  ciudadano  Carlos  Rafael  Quevedo  Herrera  fue  herido  fue  herido  con  un  disparo  de  arma  de  fuego  en  la  región  malar  izquierda  por  un  funcionario  de  la  Policía  de  Caracas,  mientras 

                                                      

                                                      

SPA‐TSJ 06‐10‐10 Exp. Nº 2008‐0576  58  SPA‐TSJ 06‐10‐10 Exp. Nº 2008‐0576 

60

57

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales   

59

HENAO Juan Carlos, El Daño, p.212   HENAO Juan Carlos, El Daño, p.213  15 


La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado   

Jhenny Rivas Alberti 

se encontraba detenido en el área de Policía de  la Alcaldía de Caracas.61 

lesionado requiere  de  cuidado  médico  neurológico y de asistencia permanente.  

El ciudadano  Carlos  Rafael  Quevedo  Herrera  necesitó  para  su  recuperación  de  una  intervención  quirúrgica  denominada  “Craniectomía  Derecha”,  la  cual  ameritó  asistencia médica con un tiempo de curación de  cuarenta  y  cinco  (45)  días,  y  la  privación  de  ocupaciones por sesenta (60) días, concluyendo  que  el  estado  general  del  paciente  es  de  “condiciones generales regulares” y de carácter  “grave”.  Igualmente,  se  dejó  constancia  que  para  el  momento  de  la  emisión  del  aludido  informe,  el  accionante  estaba  recibiendo  tratamiento  profesional  en  el  Hospital  Psiquiátrico  de  Sebucán  por  presentar  trastorno mental y del comportamiento debido  a  disfunción  cerebral,  por  lo  cual  en  el  estudio  realizado  se  sugiere  evaluación  por  Psiquiatría  y Neurología Forense. 62 

Es claro,  que  si  se  ha  establecido  la  existencia  del  daño,  tal  como  lo  afirma  la  Sala  Político  Administrativa  en  el  caso  del  ciudadano  Carlos Rafael Quevedo Herrera,  su cuantificación es un problema diferente.  En  este  caso  para  el  lucro  cesante  podía  utilizarse  el  estándar  mínimo  de  daño  ya  mencionado  del  salario  mínimo,  aun  en  el  caso  de  que  se  encontrara  desempleado,  considerando la estimación promedio de la  vida productiva de una persona. 

Basados en  los  informes  médicos  que  constan  en  el  expediente  del  caso  la  Sala  Político  Administrativa  afirma  que  “existe la afección a un bien o a un derecho tutelado por el ordenamiento jurídico, como lo es la integridad física del ciudadano Carlos Rafael Quevedo Herrera”. 63 Sin embargo, la Sala Político Administrativa  sólo  reconoce  daños  morales  a  la  víctima  otorgándole  una  pensión  vitalicia  de  40  unidades  tributarias.  Se  niega  la  indemnización por daños materiales.  El  demandante  reclamaba  una  indemnización  por  la  pérdida  de  sus  capacidades  motoras  y  las  consecuencias  que  ello  supone  para  desarrollar  su  vida  a  futuro,  además  se  menciona  que  el 

Destaca la sentencia del Consejo de Estado  colombiano  que  resolvió  el  caso  de  una  menor  que  sufrió  lesiones  cerebrales  por  un disparo, a raíz de lo cual fue sometida a  varias  intervenciones  quirúrgicas,  pero  sin  poder  recuperar  por  completo  sus  facultades físicas y mentales, el Consejo de  Estado  ordenó  “socorrer a la menor mientras viva y así lo requiera o necesite , prestándole o suministrándole en forma continua y permanente los tratamientos médicos, terapéuticos, quirúrgicos, psicológicos y/o psiquiátricos que ameriten su alivio y recuperación, a través de instituciones públicas o privadas encargadas de la prestación de los servicios de salud”. 64 Agrega  la  sentencia  que no puede predicarse que se incurre en  un fallo extrapetita puesto que en el libelo  de  la  demanda  se  solicitó  el  pago  de  los  perjuicios que resultaren probados durante  el  proceso,  concepto  en  el  que  quedan  comprendidas  las  graves  secuelas  que  padece  el  menor  como  consecuencia  del  disparo recibido. 65                                                         

64

                                                       61

SPA‐TSJ 03/11/10 Exp.Nº 2006‐0905   SPA‐TSJ 03/11/10 Exp.Nº 2006‐0905  63  SPA‐TSJ 03/11/10 Exp.Nº 2006‐0905  62

16  

Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo  sección  Tercera,  sentencia  de  9  de octubre de 1997, Expediente 13118  65  Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo  sección  Tercera,  sentencia  de  9  de octubre de 1997, Expediente 13118  Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


Jhenny Rivas Alberti   

La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado 

La Sala  Político  Administrativa  pudo  hacer  la  estimación  por  lucro  cesante  con  los  estándares mínimos de indemnización. Con  el otorgamiento de una pensión vitalicia la  Sala  Político  Administrativa  reconoce  la  existencia  de  una  condición  que  requiere  de  cuidados  especiales  por  tiempo  indefinido. 

“A partir del fallo anterior, la jurisprudencia ha entendido el daño a la vida de relación, como aquel que “rebasa la parte individual o íntima de la persona y además le afecta el área social, es decir su relación con el mundo exterior; por ello se califica en razón al plano afectado: la vida de relación”. 68

2.4 Reparación por alteraciones en las condiciones de existencia

Para que se estructure en forma autónoma  el perjuicio de alteración de las condiciones  de  existencia,  se  requerirá  de  una  connotación calificada en la vida del sujeto,  que  en  verdad  modifique  en  modo  superlativo  sus  condiciones  habituales,  en  aspectos  significativos  de  la  normalidad  que  el  individuo  llevaba  y  que  evidencien  efectivamente  un  trastrocamiento  de  los  roles  cotidianos,  a  “efectos  de  que  la  alteración  sea  entitativa  de  un  perjuicio  autónomo, pues no cualquier modificación  o incomodidad sin solución de continuidad  podría llegar a configurar este perjuicio, se  requiere  que  el  mismos  tenga  significado,  sentido y afectación en la vida de quien lo  padece”. 69  

Ha sido la pauta jurisprudencial de Consejo  de  Estado  colombiano  que  desde  el  año  2007  y  ya  en  varias  oportunidades  ha  señalado  que  las  denominaciones  de  perjuicio  fisiológico,  hoy  entendido  como  daño  a  la  vida  de  relación,  se  encuentran  inmersas  dentro  de  una  categoría  que  abarca  una  reparación  más  amplia  que  se  ha  denominado  perjuicio  de  “alteración a las condiciones de existencia”. 66   En  efecto,  la  máxima  Corporación  de  lo  Contencioso  Administrativo  colombiana  adoptó  la  denominación  de  “alteración a las condiciones de existencia”, para efectos  de  indemnizar  no  sólo  los  daños  ocasionados  a  la  integridad  física  y/o  psíquica,  sino  cualquier  vulneración  de  bienes, prerrogativas, derechos o intereses  diferentes  a  los  señalados,  o  lo  que  es  lo  mismo  decir,  aquellas  prerrogativas  que  sobrepasan  la  esfera  de  lo  corporal  del  sujeto  afectado,  tales  como  la  honra,  el  buen nombre, el daño al proyecto de vida,  entre otras. 67  

Son daños  que  se  entienden  por  fuera  del  daño moral y material.  

                                                      

El reconocimiento  de  indemnización  por  concepto del daño por alteración grave de  las  condiciones  de  existencia  es  un  rubro  del  daño  inmaterial  ‐que  resulta  ser  plenamente  compatible  con  el  reconocimiento  del  daño  moral‐,  que,  desde  luego,  debe  acreditarse  en  el  curso  del proceso por quien lo alega y que no se  produce  por  cualquier  variación  menor,  natural  o  normal  de  las  condiciones  de  existencia,  sino  que,  por  el  contrario,                                                         

Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo  sección  Tercera,  sentencia  de  31  de agosto de 2006, Expediente 15.439 67  Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo  sección  Tercera,  sentencia  de  31  de agosto de 2006, Expediente 15.439 

Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo  sección  Tercera,  sentencia  de  19  de julio de 2000  69  Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo  sección  Tercera,  sentencia  de  19  de julio de 2000 

Así, el Consejo de Estado ha sostenido: 

66

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales   

68

17


La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado   

solamente se  verifica  cuando  se  presenta  una  alteración  anormal  y,  por  supuesto,  negativa de tales condiciones. 70   La  existencia  de  este  perjuicio  como  la  de  los demás, puede demostrarse a través de  cualquier  medio  probatorio  e  incluso,  puede  darse  por  acreditado  en  consideración  a  las  circunstancias  particulares  del  caso,  relacionadas  con  la  naturaleza de  la  lesión  física  sufrida  por  la  víctima, las secuelas que le haya dejado y la  alteración  de  las  condiciones  en  que  se  desarrollaba su vida familiar y laboral. 71    En  el  citado  caso  de  Ángel Navas  privado  de  libertad  en  forma  irregular  por  más  de  dos años existió esta modificación grave en  la  alteración  de  las  condiciones  de  vida  pues  las  consecuencias  del  hecho  dañoso  se  extendieron  a  su  imagen  y  reconocimiento  frente  a  la  sociedad  a  la  posibilidad  de  incorporarse  al  mundo  laboral  y  de  su  reinserción.  Esta  idea  se  asoma sutilmente en la sentencia de la Sala  Político  Administrativa  que  le  reconoce  la  indemnización  patrimonial  al  señalar:  “Adicionalmente se observa que tal como se deriva de autos, el demandante nació el 01 de diciembre de 1935, es decir, que para la fecha de su detención 19 de julio de 1965 tenía 29 años de edad, en virtud de lo cual podía realizar cualquier actividad laboral propia de un hombre joven y capaz, la cual fue interrumpida por la indebida reclusión                                                        

70

Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo  sección  Tercera,  sentencia  de  31  de  agosto  de  dos  mil  seis  2006,  Expediente  15.439  71  Consejo  de  Estado,  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo  sección  Tercera,  sentencia  de  31  de  agosto  de  dos  mil  seis  2006,  Expediente  15.439;  Consejo  de  Estado,  Sentencia  del  4  de  junio  de  2008,  Expediente  15.657.  Magistrada  Ponente  Doctora  Myriam  Guerrero  de  Escobar;  Sentencia  del 15  de  agosto de 2007,  Expediente  AG 2003‐385  18   

Jhenny Rivas Alberti 

antes mencionada, en otras palabras la medida correccional a la que fue sometido truncó su proyecto de vida, entendido este como el plan de realización personal que todo sujeto tiene para conducir su vida y alcanzar el destino que se propone.” 72 2.5 Evaluabilidad económica del daño El daño  ha  de  ser  evaluable  económicamente, esto es, determinable en  términos  monetarios.  Cuando  el  daño  se  produce  sobre  bienes  o  derechos  patrimoniales,  el  importe  del  daño  viene  determinado por el valor que dicho bien o  derecho tenga en el mercado. En el caso de  los  daños  morales,  su  evaluación  económica  es  normalmente  convencional:  existen  daños  no  patrimoniales  en  los  que  el  sufrimiento  que  generan  puede  ser  aliviado  o  eliminado  mediante  una  indemnización  otros,  en  cambio,  son  invaluables  en  términos  estrictos,  ello  sin  embargo,  no  impide  que  deban  ser  indemnizados,  por  más  que  su  estimación  haya  de  efectuarse  con  arreglo  a  criterios  siempre  opinables  (así  lo  reconoce  la  jurisprudencia  del  Tribunal  Supremo  español  en  sentencias de  27‐11‐93,  19‐11‐ 94, 2‐12‐95, 20‐7‐96, 5‐6‐97 y 20‐1‐98). 73    En  el  caso  venezolano  los  tribunales  contenciosos  administrativos  han  reconocido  la  posibilidad  de  indemnizar  por  el  daño  moral  ocasionado  por  el  Estado, así  en sentencia de la Sala Político  Administrativa  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia  caso  Hugo Betancourt  de  fecha  9  de  octubre  de  2001, 74  la  Sala  señaló  lo  siguiente:  “el artículo 140 de la Constitución Vigente estableció la                                                         72

SPA‐TSJ 04‐03‐10 Exp. Nº 2000‐0727   SANTAMARÍA  Pastor  Juan,  Principios  de  Derecho  Administrativo,  p.485;  ESPINOZA  Alexander  y  RIVAS Jhenny, Comentarios a la Ley Orgánica de  la Jurisdicción Contencioso Administrativa, p.108  74  SPA‐ TSJ 09/10/01 Exp.Nº15336  73

Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


Jhenny Rivas Alberti   

La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado 

responsabilidad de la Administración por los daños que “sufran los particulares en cualquiera de sus bienes y derechos”, sin referirse a un tipo de bienes o derechos en específico, por lo que es necesario asumir un concepto amplio de patrimonio en el que se trascienda la esfera estrictamente económica (bienes), y se abarcan los derechos inherentes a la persona. Con ello se asume la noción de patrimonio que comprende tanto la esfera económica como la esfera moral del mismo(…)”. “(…) Así, siendo la esfera afectiva o espiritual de un individuo un derecho jurídicamente protegido por el ordenamiento jurídico debe esta Sala declarar que el daño moral de los particulares producto de la actividad de la Administración encuentra protección en los mismos presupuestos en que ha sido enunciada la responsabilidad extracontractual de la Administración en la presente decisión.” La jurisprudencia  de  la  Sala  de  Casación  Civil  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia  de  Venezuela  ha  establecido  algunos  criterios  que deben ser evaluados en el caso de una  acción  por  daño  moral:  a)  la  entidad  (importancia)  del  daño,  tanto  físico  como  psíquico  (la  llamada  escala  de  los  sufrimientos  morales);  b)  el  grado  de  culpabilidad  del  accionado  o  su  participación  en  el  accidente  o  acto  ilícito  que  causó  el  daño  (según  sea  responsabilidad  objetiva  o  subjetiva);  c)  la  conducta  de  la  víctima;  d)  grado  de  educación  y  cultura  del  reclamante;  e)  posición  social  y  económica  del  reclamante,  f)  capacidad  económica  de  la  parte accionada; g) las posibles atenuantes  a  favor  del  responsable;  h)  el  tipo  de  retribución  satisfactoria  que  necesitaría  la  víctima para ocupar una situación similar a  la  anterior  al  accidente  o  enfermedad;  y,  por  último,  i)  referencias  pecuniarias  estimadas  por  el  Juez  para  tasar  la 

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales   

indemnización que  considera  equitativa  y  justa para el caso concreto. 75   3. La relación de causalidad Para  que  el  Estado  esté  obligado  a  indemnizar  se  requiere  que  su  actividad  haya sido la causa del daño; la lesión debe  ser  consecuencia  del  funcionamiento  normal o anormal de la Administración.  En  una  primera  fase  de  la  jurisprudencia  española se utilizó la restrictiva teoría de la  causalidad  exclusiva,  conforme  a  ella  para  que  el  Estado  sea  responsable,  los  daños  deben  ser  ocasionados  por  la  exclusiva  intervención del mismo, de manera que la  concurrencia  de  una  causa  extraña  a  la  actividad, cualquiera que ella sea, liberaba  al Estado de su deber indemnizatorio. 76   Esta tesis, resulta claramente protectora de  los  intereses  del  Estado,  pero  lo  cierto  es  que la concurrencia de causas parece exigir  naturalmente una coparticipación de todos  sus  autores  en  la  reparación  del  daño,  sin  que  la  pluralidad  de  las  mismas  permita  eximir  por  completo  de  esta  obligación  a  ninguno de ellos. 77   En  fases  posteriores  la  jurisprudencia  española  pasó  a  emplear  la  denominada  teoría  de  las  equivalencias  de  las  condiciones:  dado  que  en  cualquier  supuesto  concreto  de  daño  concurre  una  pluralidad  de  causas,  de  tal  forma  que  el  daño  no  habría  llegado  a  producirse  de  faltar una sola, se concluye que todas ellas  deben considerarse de igual relevancia, por  lo  que  la  obligación  de  indemnizar  puede 

                                                      

75

SCC‐ CSJ 26/11/1987   SANTAMARÍA  Pastor  Juan  Alfonso,  Principios  de  Derecho Administrativo, p.493  77  SANTAMARÍA  Pastor  Juan  Alfonso,  Principios  de  Derecho Administrativo, p.493  76

19


La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado   

imponerse al autor de cualquiera de ellas y,  por lo tanto, también a la Administración.78   Esta segunda teoría se mueve en una línea  de clara protección al sujeto dañado, pero  se critica en la medida que no distingue la  dispar  relevancia  que  todas  las  causas  concurrentes pudieron tener en el proceso  de producción del daño, además establece  una  suerte  de  solidaridad  entre  todos  los  causantes  del  daño,  por  lo  que  el  primero  al  que  se  demande  la  obligación  de  indemnizar  puede  ser  condenado  a  pagar,  con  la  posibilidad  posterior  de  solicitar  la  repetición de lo pagado.   La  tercera  línea,  se  conoce  con  el  nombre  de  teoría  de  la  causalidad  adecuada,  de  acuerdo  con  ella,  el  órgano  jurisdiccional  selecciona,  entre  todo  el  conjunto  de  circunstancias  causantes  del  daño,  aquella  que, según la experiencia común, sea por sí  sola  idónea  para  producir  el  daño  y  decisiva  en  el  caso  concreto  (esto  es,  sin  cuya  concurrencia  no  se  hubiera  producido). Ello permite obligar al Estado a  indemnizar,  cuando  su  conducta  adquiere  esta  relevancia  especial  en  el  abanico  de  causas productoras del daño. 79   El Tribunal Supremo español, afirmó que la  relación  causa  a  efecto  entre  la  actividad  administrativa  y  el  resultado  dañoso,  es  el  requisito  imprescindible  para  poder  declarar  procedente  la  responsabilidad.  Y  además,  que  los  daños  sean  consecuencia  del  funcionamiento  normal  o  anormal  de  los  servicios  públicos  en  relación  directa,  inmediata y exclusiva de causa a efecto sin  intervención  extraña  que  pueda  influir  alterando el nexo causal. 80                                                           78

SANTAMARÍA  Pastor  Juan  Alfonso,  Principios  de  Derecho Administrativo, p.493  79  SANTAMARÍA  Pastor  Juan  Alfonso,  Principios  de  Derecho Administrativo, p.494  80  S/TSE/27‐05‐99  20   

Jhenny Rivas Alberti 

Por lo que respecta a la prueba de relación  de causalidad corresponde, como es lógico,  al  que  reclama  la  correspondiente  indemnización de daños. No obstante, una  vez  acreditado  el  correspondiente  nexo  causal,  si  el  Estado  opusiera  que  se  encuentra  roto  dicho  nexo,  la  carga  de  dicha  prueba  correspondería  al  Estado,  al  igual  que  la  de  la  existencia  de  fuerza  mayor.  Así  lo  afirmó  la  sentencia  del  Tribunal Supremo español, de 15 de marzo  de  1999.  Agrega  la  sentencia  que  en  caso  de alegarse la culpa de la víctima, la carga  de la prueba correspondería igualmente al  Estado. 81   La  doctrina  venezolana  por  su  parte  se  refiere  algunas  teorías  para  determinar  cuál es la causa determinante a los efectos  de declarar la responsabilidad del agente:82    a)  Teoría  de  la  causa  próxima  inmediata  o  del hecho más próximo al mismo.  b)  Teoría  de  la  fuerza  desencadenante,  se  centra en la fuerza que produjo el daño  c)  Teoría  de  la  causalidad  adecuada,  expresa  que  entre  el  hecho  considerado  como  causa  y  el  resultado  que  produjo  debe haber cierta adecuación. Cuando hay  varias concausas, el hecho desencadenante  es  aquel  capaz  de  producir  un  resultado  adecuado  a  su  gravedad,  a  su  intensidad,  es decir, entre el hecho determinado como  causa  y  el  resultado  producido,  existe  una  proporcionalidad normal. Las críticas a esta  teoría  se  centran  en  que  induce  a  confundir  la  culpa  con  la  relación  de  causalidad.  d) Teoría de la equivalencia de condiciones,  el  juez  deberá  en  primer  término                                                          81

COCHEIRO  DEL  RÍO  Jaime,  Responsabilidad  Patrimonial  del  Estado  por  la  Declaración  de  Inconstitucionalidad de las Leyes p.347  82  ZAMBRANO Freddy, Obligaciones, p.89‐90  Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


Jhenny Rivas Alberti   

La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado 

determinar cuáles son las circunstancias sin  las cuales no se habría producido el hecho,  a  objeto  de  determinar  los  hechos  causales.  La teoría que cuenta con mayor aceptación  es  la  de  la  equivalencia  de  condiciones,  pero  en  todo  caso,  el  asunto  queda  sometido a la prudencia del juez, quien en  definitiva  evaluará  la  participación  de  los  distintos  coautores  en  el  hecho  y  si  el  hecho casual atribuido a alguno de ellos es  muy remoto, lo descartará.  La  sentencia  de  la  Sala  Político  Administrativa  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia de Venezuela de fecha 9 de octubre  de  2000,  caso  “Hugo Betancourt”  señaló  en  cuanto  a  la  relación  de  causalidad  lo  siguiente:  “se requiere probar la existencia del hecho, el daño o perjuicio sufrido por el actor y la relación de causalidad entre ambos, es decir, que el daño ilegítimo es consecuencia directa de la actividad culpable de la Administración, lo cual está comprendido en la expresión 83 “funcionamiento anormal”. 4. Culpabilidad El  artículo  90  de  la  Constitución  Colombiana  hace  referencia  a  la  responsabilidad  del  Estado  por  daño  antijurídico.  Afirma  la  doctrina  que  con  el  artículo  90  de  la  Constitución  de  1991,  la  responsabilidad  ya  no  se  detiene  en  el  causante  del  daño  sino  en  la  víctima.  Sin  embargo,  algunos  autores  afirman  que  antes  de  la  Constitución  de  1991  ya  existían  instituciones  de  responsabilidad  objetiva. 84   De  acuerdo  con  la  jurisprudencia  del  Consejo de Estado de Colombia  un “daño                                                         83

S/ TSJV/SPA /09‐10‐01/Nº02130  84  TAMAYO  Jaramillo  Javier,  La  Responsabilidad  del  Estado, p.16  Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales   

será antijurídico cuando la víctima del mismo no esté obligada por imperativo explícito del ordenamiento a soportar la lesión de un interés patrimonial garantizado por la norma jurídica”. Así,  la  responsabilidad  parece  tornarse  completamente  objetiva.  Pero  esta  completa  objetivización  no  se  produce  en  el  sistema  de  responsabilidad  colombiano  como tampoco ocurre en Venezuela.  La  teoría  de  la  responsabilidad  extracontractual  del  Estado  ha  evolucionado  en  el  sentido  de  no  ser  la  culpa  el  fundamento  único  del  sistema  indemnizatorio,  como  lo  ha  sostenido  el  Consejo  de  Estado  colombiano  en  varias  sentencias,  interpretando  el  texto  de  la  Constitución  de  1991.  La  culpa  viene  a  ser  uno de los criterios jurídicos de imputación  de daños a la Administración. 85   En  derecho  de  responsabilidad  del  Estado,  se debe probar un perjuicio ocasionado por  una culpa determinada. No podría hablarse  de  responsabilidad  cuando  ocurre  fuerza  mayor como única causa del daño. 86   La  potenciación  de  la  responsabilidad  por  riesgo  es  el  principal  argumento  doctrinario para la objetivación de la culpa.  Este criterio se construye sobre la base de  que  quien  se  beneficia  de  la  actividad  lesiva ha de sufragar los daños que de ella  se deriven sobre terceros. Esto ha supuesto  el  desplazamiento  de  la  culpa  subjetiva  (actitud  del  agente  lesivo)  a  un  segundo  plano,  para  sustituirla  por  una  culpa  objetiva  que  toma  en  consideración  preferentemente  los  elementos  circunstanciales que rodean al daño. 87                                                          

85

TAMAYO  Jaramillo  Javier,  La  Responsabilidad  del  Estado, p.16  86  PENAGOS Gustavo, El Daño Antijurídico, p.32  87  PENAGOS Gustavo, El Daño Antijurídico, p.32  21 


Jhenny Rivas Alberti   La estimación de daños en materia de responsabilidad del Estado  Espinoza Alexander y Rivas Jhenny, Comentarios a la  Es  así  como  siendo  la  regla  general  la  Ley  Orgánica  de  la  Jurisdicción  Contencioso  objetivación  por  riesgo,  existen  Administrativa,Instituto de Estudios Cons 

excepciones, esto es, supuestos en los que  rige una exigencia más rigurosa de la culpa  (por  ejemplo  la  prestación  de  servicios  profesionales).  Es  importante  retener  dos  elementos:  el  fundamento  jurídico  de  la  objetivación  (cifrado  en  el  principio  de  responsabilidad por riesgo, que se concibe  como  una  obligación  de  indemnizar  a  terceros  por  el  daño  derivado  de  actividades  peligrosas  que  benefician  al  agente),  y  el  casuismo  jurisprudencial  que  evoluciona  constantemente,  y  determina  en  cada  momento  la  pauta  de  imputación  de  responsabilidad  frente  a  cada  actividad  dañosa. 88   El  régimen  jurídico  de  responsabilidad  extracontractual  incluye  un  régimen  de  imputación  culposa:  el  que  resulta  aplicable  al  personal  y  dependientes  de  la  Administración  frente  a  ésta,  como  consecuencia  de  los  daños  generados  a  terceros de los que responda previamente  la  Administración,  o  de  los  infligidos  a  los  bienes y derechos de la Administración sin  repercusión  alguna  sobre  terceros. 89  En  Venezuela  no  existe  ley  de  la  jurisdicción  contencioso  administrativa  por  lo  que  los  supuestos  anteriormente  descritos  se  le  podría aplicar el derecho común.  

Bibliografía Brewer‐Carías Allan  R,  Las  Instituciones  Fundamentales  del  Derecho  Administrativo  y  la  Jurisprudencia Venezolana, Caracas 1964  

Gamero Casado  Eduardo,  Responsabilidad  Administrativa:  Conflictos  de  Jurisdicción,  Editorial  Aranzadi, Navarra 1997  Henao Juan Carlos, El Daño, Universidad Externado  Colombia, Colombia 1998  Ortiz ‐Álvarez Luis , La Responsabilidad Patrimonial  de la Administración Pública por Sacrificio Particular  o  sin  Falta,  Procuraduría  General  de  la  República,  Caracas 1995  Ortiz  ‐Álvarez  Luis,  La  Responsabilidad  Civil  de  los  Funcionarios  Públicos,  Editorial  Sherwood,  Caracas  2002  Santamaría  Pastor  Juan  Alfonso,  Principios  de  Derecho  Administrativo,  Vol.  II,  Editorial  Centro  de  Estudios Ramón Areces, Madrid 2002  Penagos  Gustavo,  El  Daño  Antijurídico,  Ediciones  Doctrina Ley LTDA, Bogotá 1997  Pérez  Gómez  Augusto  J,  Los  Actos  Administrativos  de  Origen  Privado,  Cuadernos  de  la  Cátedra  Allan  Brewer‐  Carías  de  Derecho  Administrativo  Universidad  Católica  Andrés  Bello  Nº  18,  Editorial  Jurídica Venezolana, Caracas 2005   Tamayo  Jaramillo  Javier,  La  Responsabilidad  del  Estado.  El  Riesgo  Excepcional  y  las  Actividades  Peligrosas, Temis, Bogotá 2000   Zambrano  Freddy  Obligaciones,  Editorial  Atenea,  Caracas 2008 

Concheiro del  Rio  Jaime,  Responsabilidad  Patrimonial  del  Estado  por  la  Declaración  de  Inconstitucionalidad  de  las  Leyes,  Editorial  Dijusa,  Madrid 2001  

                                                       88

89

GAMERO  Casado  Eduardo,  Responsabilidad  Administrativa: Conflictos de Jurisdicción, p.60   GAMERO  Casado  Eduardo,  Responsabilidad  Administrativa: Conflictos de Jurisdicción, p.68 

22  

Revista N° 1 del Instituto de Estudios Constitucionales 


Jhenny Rivas Alberti   

L La estimación d de daños en materia de respo onsabilidad deel Estado 

SPA-T TSJ 26/111/2003 Exp.19998-14648 Ruth Damaris D Martínez Lezama Vs. Institutoo Venezolano De Los Segguros Socialess Extractto IEC Por lo tanto, t observa la Sala que loos padecimienttos físicos a quue alude la acccionante en su libelo son cierrtos; sin embarggo nada se pru ueba en torno a los gastos en e que ésta hayya tenido que incurrir con motivo m de los mismos, m toda veez que no fuero on consignadass las facturas correspondient c tes; situación que q sin duda atañe a la procedencia de una porción p del da año material reeclamado. En lo concerniente all resarcimientoo solicitado porr lucro cesantee, derivado de la supuesta diisminución ecoonómica de los ingresos de la a demandante, producto de encontrarse actualmente a im mpedida de ejeercer su professión, se apreciaa que la ciudad dana Ruth Dam maris Martínezz Lezama, postteriormente al accidente ha seguido s cobranndo con normalidad las quinceenas que devenngaba. Asimism mo, no existen dudas en tornno a que dicha ciudadana segguirá percibienndo su salario,, a pesar de quue en la actualiddad esté imped dida de ejercer su profesiónn, ya que la deemandante fue incapacitada, por lo que esstima la Sala quue la actora no o acreditó que los citados paadecimientos fís ísicos hayan geenerado un luccro cesante que afecte su esferra material. Con reelación a los daños d moraless alegados, daado que verificcada la circunnstancia de quue la ciudadanna Ruth Damariis Martínez Lezzama ha tenidoo que soportarr una disminución considerabble de su estadoo de salud en general, g resulta claro que dich ha situación affectó y afecta su s esfera moral, por lo que pasa p la Sala annalizar de inmeediato si tal perjjuicio es conssecuencia direccta del accideente que sufrióó la accionantte, lo cual noo es otra cosa que la relaciónn de causalida ad necesaria para que proceeda el régimen de responsabilidad invocaddo por la actorra en su demandda.

resspectivamentee, actuando en su caráccter de SALA POLÍTICO-AD P DMINISTRAT TIVA Magistrrada–Ponente: GUERR RERO

YOLAND DA

ap oderados juddiciales de laa ciudadana RUTH JAIMES

AMARIS DA

MARTÍNE EZ

LEZ ZAMA,

venezolana, maayor de edad, de este domiicilio y tituular de la céédula de idenntidad Nº 6.1333.736,

Exp. 19998-14648

meediante escritto presentadoo ante el J uzgado

Los abbogados Arísstides Rengiffo Camacaro y

Quuinto de Prrimera Instanncia en lo Civil,

Rebecaa

el

Meercantil y de l Tránsito dee la Circunsc ripción

Inpreabbogado bajo los Nros. 166.642 y 71.9998,

Juddicial del Área Á Metropoolitana de Caracas, C

Martínez

Lezama,

innscritos

en

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

23


Ruth Daamaris Martíneez Lezama  proced ieron en fech ha 10 de maarzo de 1998,, a

S SPA‐TSJ Geeneral de la República, R de conformidad con el

os materialess y morales al demanddar por daño

arttículo 38 de laa Ley Orgánicca de la Procuuraduría

INSTIT TUTO

Geeneral de la República vigente para la feccha.

SEGUR ROS

VE ENEZOLANO O

DE

LO OS

SOCIA ALES, instituto autónom mo

creado por Decreto--Ley publicaddo en la Gaceeta xtraordinario del d 6 de abril de Oficiall Nº 1.096, Ex 1967, cuya c última modificación m f publicada en fue la Gaceeta Oficial Nºº 4.322, Extraaordinario dell 3

Poor auto de fechha 2 de abril de 1998, el referido r Juzzgado declinóó en esta Sala la competenccia para co nocer del presente asunto, de conformiddad con el ordinal 15 deel artículo 42 de la Ley Orrgánica de la Corte Suprrema de Justiccia.

de octuubre de 1991. d cuenta en Sala y El 13 de mayo de 1998, se dio Los heechos que rod dearon la menncionada acciión se refieeren a que su poderdante sufrió s daños que q afectann tanto su esffera patrimoniial como morral, derivaddos de la exp posición a aggentes químiccos

por auto de esa misma fechaa se designó ponente p al Magistrado Alfredo A Duchharne Alonzoo, a los finnes de decidir acerca de la referida decliinatoria de competencia.

utilizaddos por lass empresas Aristas Cenntri Serviciios, C.A. y Enterprise, E parra la limpiezaa y mantennimiento

dee

los

ducctos

de

a aire

Meediante diligeencia de fechha 28 de maayo de 1998, la parte acctora solicitó se dictara senntencia.

acondiccionado del Instituto Vennezolano de los l

Enn sentencia puublicada el 15 de octubre dee 1998,

Seguroos Sociales, ubicado u en laa Ovallera, Paalo

la Sala aceptó la competenccia para cono cer del

Negro, Estado Arag gua, lugar donnde laboraba la

preesente asunto..

M Residdente, desde el demanddante como Médico año 19992 aproxim madamente. En E tal sentiddo,

El 10 de noviiembre de 19998, el Juzgaado de d la Sala adm mitió la demandda. Suustanciación de

identifiicó como su ujeto causantte del daño al mencioonado Institu uto, por serr el ente que q

Poor escrito pres entado el 14 de enero de 1999, la

contrattó a la aludida empresa dee mantenimiennto

parte actora reeformó la dem manda, la cuual fue

y a tal fin estimó laa demanda enn la cantidad de

d enero de esse mismo año. ad mitida el 14 de

Dos Mil M Milloness de Bolívaares con ceero

El 9 y 23 de feebrero de 19999, el Alguaccil dejó

céntimos (2.000.000 0.000,oo).

h practicaado la citaciónn de la co nstancia de haber

da en fecha 20 2 de marzo de Admitiida la demand

parte demandadda, así como la l notificació n de la

1998, el e Juzgado Qu uinto de Primera Instancia en

R Proocuraduría Geeneral de la República.

lo Civvil, Mercantill y del Tránnsito del Árrea

Enn fecha 7 de abril a de 1999, la parte dem mandada

Metroppolitana de Caracas, C emplazó al Instituuto

opuso

Venezoolano de los Seguros Sociales S en la

a co ntenidas en los ordinales 8º y 11 del artículo

personaa de su Presid dente Rafael Arreaza A Padillla,

346 del Código de Procedimiiento Civil, reelativas

a los fines de quee dentro de los 20 días de

l existencia de una cues tión prejudicial que a la

despachho siguientes a su citaciónn procedierann a

deba resolversee en un prooceso distintoo y la

dar

demandda.

proohibición de la ley de admitir la acción

Asimissmo, se ordeenó notificar al Procuraddor

proopuesta, las cuales c fueron declaradas sin lugar

24  

contestación

a

la

preseente

a

la

actora

las

cuestiones

previas

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


Ruth Dam maris Martínez Lezama  recconstituyó la Sala Político Administrativva y se

TSJ     SPA‐TS

por senntencia del 16 de mayo de 2000. 2 Por autto del 25 de mayo m de 20000, el Juzgado de Sustancciación de laa Sala acordóó notificar a las partes de conformid dad con el artículo a 233 del d miento Civil, en e concordanccia Códigoo de Procedim

designó ponentte a la Mag istrada YOL LANDA AIMES GUE ERRERO, a los fines de d que JA ressolviera sobree la solicitud de suspensión de la cauusa formuladaa por la Proccuraduría Genneral de la República, laa cual fue declarada improccedente

con el artículo a 358 eiusdem. e

mbre de en sentencia puublicada el 2 0 de septiem Cumpliidas

las

no otificaciones

ordenadas,

el

2001.

abogaddo Guillermo o Calderón, inscrito en el Inpreabbogado bajo el Nº 7.675, actuando en su carácteer de apoderado judiciall del Instituuto Venezoolano de los Seguros Socciales, proceddió mediannte escrito de fecha 17 de abril a de 2001 , a dar coontestación a la demandaa e igualmennte solicitóó la intervencción forzosa de la socieddad mercanntil Arista Centri C Servicios, C.A, de

Reemitido el ex pediente nuevvamente al Juzgado de Sustanciaciónn de la Sala y una vez praccticadas lass notificacionnes pertinentes, la parte actora meediante diligeencia de fechha 13 de maarzo de 2002, solicitó see declarara la perención dee la cita de

saneamientto

planteada

por

el

innstituto

demandado.

conform midad con los l ordinaless 4º y 5º del d

Enn fecha 14 dee marzo de 20002, se ordennó abrir

artículoo 370 del Cód digo de Proceddimiento Civil.

cu aderno de teercería, a loos fines de que se

La anteerior tercería fue f admitida el e 26 de abril de 2001, por lo que se emplazó a la socieddad ntri Servicios , C.A., para que q mercanntil Arista Cen dentro de los 3 díass de despachoo siguientes a su ntestación a la misma, de citaciónn diera con conform midad con el artículo 3822 del Código de Proceddimiento Civill. Igualmente se suspendió la causa por 90 díass continuos a tenor de lo estableecido en el artíículo 386 eiussdem. Mediannte escrito prresentado el 26 de junio de 2001, la Procuradurría General de d la Repúbliica ón de la causaa por 90 días, de solicitóó la suspensió

reaalizara el proonunciamientoo correspondiiente y en tal virtud se dio cuenta enn Sala el 18 de d abril d ponennte a la Maggistrada de 2002 y se designó OLANDA YO declaró meencionada

J JAIMES

GU UERRERO,

postteriormente soolicitud

de

quien

procedentee perención

la de

la

demanda de terccería en senteencia publicadda el 24 de abril de 20033. l parte Enn lo concernieente a la caussa principal, la acttora promovióó pruebas el 2 de abril de 2002 y el 25 de abril de ese mism mo año, las cuales fueeron admitidaas el 11 de junnio de 2002.

conform midad con el artículo 38 3 de la Ley L

Evvacuadas las pruebas y unna vez concluuida la

Orgánica de la Procuraduría P General de la

su stanciación deel expediente, se ordenó p or auto

Repúbllica vigente paara la fecha.

del 26 de junio de 2003, remiitir dicho exp ediente

El 3 dee julio de 2001 1, el Alguacil dejó constanccia

e Sala. a esta

de la imposibilidad d de lograr la citación del d

El 2 de julio de 2003, se dio cuenta en Salla y por

g terceroo llamado en garantía.

d ponennte a la au to de esa mis ma fecha se designó

Por auuto de fechaa 11 de julio de 2001, se

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

RRERO Maagistrada YO LANDA JAIIMES GUER

25


Ruth Daamaris Martíneez Lezama  y se fijjó el 5º día de despacho paara comenzarr la

S SPA‐TSJ micos comenzzaron a siddo afectados por los quím

relació n.

ev acuar los paacientes de emergencia e h acia el

Llegadda la oportunid dad de presenntar informes, la represeentación judiccial del Instituto Venezolaano de Segguros Socialees en fecha 30 de julio de

esttacionamientoo del hospitaal, mientras que q las demás personaas recluidas tuvieron quue ser traasladadas por sus propios faamiliares haciia otros cenntros hospitallarios.

2003, consignó c el esscrito respectivo. El 5 dee agosto de 2003, la parte actora presenntó

Poosteriormente, indicaron qu e la gran mayyoría de loss

las connclusiones escritas.

entre

médicos,

elloss

la

demanndante,

en fermeras y pacientes, p emppezaron a prresentar El 17 de d septiembre de 2003, se dijo d Vistos.

prooblemas resp iratorios, pruurito generalizado y larringoespasmo , por lo quee “...se llamóó a la

I

Diirectora del Centro C Dra. Yamilde Y Riveroo, a fin AL LEGATOS DE E LA PARTE E ACTORA

de notificarle la emergenccia por la cual c se e no esttaba atravesaando, responddiendo que ella

Conforrme a lo narraado por la pa rte actora en su escrito de demandaa, esta Sala observa o que los l alegatoos de hecho y de derecho a que se refieere la presente deman nda y su reeforma son los l siguienntes:

tennía

nada

que

hacer

allí,

siendo

y

approximadamennte las 10:30 de la noche, de ese miismo día, see presentó el e Sub-Directtor del Ceentro, a quiénn se le planteeó la evacuación del Hoospital,

peroo

este

seññor

no

se

quiso

En priimer lugar seeñalaron que su poderdannte

ressponsabilizar con la mismaa....”, aducienndo que

ingresóó en el mes dee diciembre dee 1992, a prestar

debía

sus seervicios como médico reesidente en el

meencionada Dirrectora.

Institutto Venezolan no de los Seeguros Sociales, ubicadoo en la Ovallera, Palo Negro, Estaado Araguaa y que encon ntrándose en el e desempeño de sus

labores

habiituales,

se

presentó

u una

o hospital aprooximadamentee a emergeencia en dicho las 7:000 p.m. del día d sábado 20 de marzo de 1993, cuando en todas las innstalaciones del d

mente previam

comuunicarse

coon

la

Dee igual modo destacaron, que su repressentada se mantuvo en el e lugar hastaa la 1:00 p.m del día do mingo 21 de marzo, ya quue la Directora no se e las instalaaciones del referido r hizzo presente en ho spital sino haasta las 5:00 a.m. de ese mismo díaa, comenzanddo su evacuacción a las 8:0 0 a.m., ap roximadamennte.

citado centro hospitaalario se proddujo una nebliina blanca y un olor irritante, deerivada de los l produc tos químicos utilizados poor las empressas Aristass Centri Serviicios, C.A. y Enterprise, paara la limppieza y manttenimiento dee los ductos de aire acoondicionado de d dicha instittución.

s que durante los 15 días Seeguidamente señalaron sigguientes a la aludida a evacuuación, se efecctuaron suppuestas

laabores

dee

limpiezaa

y

descontaminacióón del Centro, por lo que q su reppresentada fuue obligada a incorporars e a su traabajo, a pesarr de su delicaado estado dee salud,

En tal sentido señ ñalaron, que los médicos y meras que hassta los momeentos no habíían enferm

26  

en virtud de quee existía un innforme realizaado por m no toxiccología, loss Bomberos e Ingeniería más

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TSJ     SPA‐TS

donde se dejaba con nstancia que las l instalacionnes

Ruth Dam maris Martínez Lezama  paara caminar, temblor enn todo el cuerpo, c

se encoontraban en peerfectas condiiciones.

prooblemas respiiratorios, Hem mi Parkinson tóxico,

Asimissmo,

alegaro on

que

a

r raíz

de

diccha

reincorrporación la situación s de su representaada empeorró “...quien presentó p síntoomas graves de intoxic ación, no lee fue dado el tratamiennto gencia que am meritaba, ya que q oportunno y de emerg su sallud comenzó a deterioraarse y de los l exámennes

de

lab boratorio

quue

le

fuerron

practiccados, se deteerminó una baja b de calcioo y se encoontraba suma amente decaídda, sin poderrse

neumonitis quím mica, dolores óseos, muscuulares y artticulares, asíí como tambbién envejeciimiento preematuro actualmente

de

los

órgannos,

inncapacitada

encontrrándose

para

ejerccer

su

más de proofesión de Médico Cirujano, adem haaberse visto frustrada suu formación como Méédico Residennte, ya que para p el momeento de haaber ocurridoo los hechos, tenía 29 a ños de eddad, y llevaba apenas 2 año s de graduadaa...”.

levantaar de la cama a y con una cefalea intennsa

Enn cuanto a la imputación i deel daño adujerron que

que le impedía abrir los ojos...”, por lo que fue f

huubo culpa maanifiesta tantoo de la emprresa de

mente a CATO OX trasladaada a Valenciia, específicam

lim mpieza y ma ntenimiento, al haber em mpleado

(Centroo de Atención n Toxicológicca), en donde se

negligente e imprudentemente los quuímicos

le realiizaron los exáámenes de sanngre respectivvos

miento de los ductos utiilizados para el mantenim

y se procedió a la ho ospitalización inmediata enn la

del aire aconndicionado, como c del Innstituto

Policlínnica

dichhos

Veenezolano de Seguros Sociiales, a travéss de su

exámennes que padeccía de una collinesteraza baaja

personal Direcctivo, quienes no tomar on las

y calciio bajo, igua almente existíía una baja de

meedidas pertineentes del casso, una vez que se

Maracay,

“...reveelando

fósforro,

proodujo el envenenamiento colectivo c “...yy lo que

imposibbilitando por los mareoos y vértigoos,

es más grave aúún, obligando a nuestra maandante

aunadoos a los dolores de cabeeza, la funciión

r a trabajar, sin existir un Informe I a reintegrarse

motoraa...”.

Tooxicológico

sodio,

magnesio,,

potasio

y

Derivado de lo anterrior, sostuvierron que en diccha nosticó, al iggual que por el Clínicaa se le diagn Departamento

de

“...intooxicación

por p

Medicina

de

sustanccias

Trabaajo químiccas

de

co ntaminadas... ”.

las

ár eas

del

H Hospital

A tal effecto, invocarron los

arttículos 1.185,, 1.195, 1.1966, 1.264 y 1.2273 del Cóódigo Civil y los artículos 236 y 237 de la Ley Orrgánica del Trrabajo.

múltiplles...” y en tal virtud a dujeron que la

Sinn embargo, la pretensiónn resarcitoria de la

recuperración fue leenta y con muchas m recaíd as,

acccionante estim mada en la c antidad de Dos D Mil

ameritaando

Miillones de Boolívares con Cero C Céntimoos (Bs.

para

ello

trattamiento

c con

oligoellementos, quee son ampolla s importadas de

2.0000.000.000,ooo)

los Estados Unidos de d América.

co ntra el Insttituto Venezzolano de Seguros S

ma, señalaron que los dañoos que ha traíído En sum

fue

diirigida

únicamente

Soociales.

tal situuación a su representadaa se refieren a

II

“...pro blemas de descalcificació d ón, dolores de

A ALEGATOS D LA PART DE TE DEMAND DADA

d coordinaciión cabeza, mareos, vérrtigos, falta de

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Meediante escritoo de fecha 177 de abril de 2001, 2 la

27


Ruth Daamaris Martíneez Lezama  represeentación judiccial del Instituto Venezolaano

S SPA‐TSJ esttacionamientoo de dicho Ceentro, se manttuvo en

de Se guros Socialles dio conntestación a la

el lugar del info fortunio hasta la 1:00 p.m del día

demandda incoada en n su contra y en tal sentiido

sigguiente, lo cual, según alegan, fuue una

señaló lo siguiente:

co nducta impruudente de suu parte tenienndo en

mer lugar imp pugnaron la estimación e de la En prim demandda por consid derarla exagerrada, ya que de acordarrse dicha suma ello con stituiría, en su criterioo, un enriqueccimiento sin causa, proscrrito

señalaaron

que

pretendiida

la

reclamación por luccro cesante noo es procedennte, q la actora aún percibe el 100% de su dado que sueldo y demás beeneficios com mo si estuvieere activa

en

su

traabajo

y

en

consecuenccia,

estimarron, que no se le ha pr ivado de diccha

Por otrra parte indiccaron que la sintomatologgía que, seegún el libelo, presenta la demandante, no se debbe a hechoss o actos producidos p c con negligencia

o

no civos

de

s su

permanenncia

en

las

áreas

co ntaminadas.

im mprudencia

mootora, estado patológico, p tr astornos func ionales y demás manifeestaciones físsicas que dicee haber suffrido la accioonante, no esstán suficienttemente diaagnosticadas

como

proovenientes

de

la

inttoxicación quue, según lo expuesto en su demanda, sufrióó dicha ciudaadana en el Hospital H Jo sé Antonio Vaargas.

utilidadd y mucho meenos disminuiddo.

intención,

virrtud de lo cuual ha podidoo prever los efectos

Poor otra partee, aducen que q la dismiinución

por el artículo a 1.184 4 del Código Civil. C Asimissmo,

cu enta su capaccidad intelectuual y profesioonal, en

d del

o de los Seguuros Sociales, ya Institutto Venezolano que loss posibles agentes contaminnantes no fuerron

q los docuumentos Dee igual modoo, sostienen que quue existen al respecto no constituyen, en su criiterio, “...unaa fuente legallmente reconoocida y co nfiable que su s enfermedadd la haya conntraído en el momento y lugar referiidos en el esccrito de a la demanda y que la haya prroducido los agentos quuímicos

colocaddos allí por su u representadoo.

allí

referidos...”,

y

así

mismo

proocedieron a im mpugnar las pruebas p insertaas a los En tal sentido, invo ocaron la caussal eximente de responssabilidad, rellacionada conn la existenccia del heccho de un teercero, toda vez que fue la

follios 12 al 21, 23 al 30, 33 al a 39, 43 al 455, 47 al 52, 55 al 78, 800 al 86, 88 al 104, 108 al 114 1 del ex pediente.

empressa contratada para el manteenimiento de los l ductos de aire acondicionado la que incurrió en nte e imprudennte que causóó el la condducta negligen daño y en conseccuencia, señ alaron que su represeentado no es responsable, de conformiddad

p demandda citó en garrantía a Finnalmente, la parte la sociedad meercantil Aristta Centri Serrvicios, A; sin embbargo, como quiera que dicha C.A terrcería fue decclarada perim mida en sentenncia de feccha 24 de abrril de 2003, esta e Sala se abstiene a

con el artículo a 1.193 3 del Código Civil. C

de realizar cons ideraciones all respecto. Asimissmo, alegaron la concurren cia de un heccho de la víctima, v quien n a diferencia del resto de los l médicoos y enfermerras que se enncontraban en el estableecimiento

28  

y

se

trrasladaron

al

III D LAS PRUE DE EBAS A. De las pru uebas promovvidas por laa parte

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TSJ     SPA‐TS

Ruth Dam maris Martínez Lezama  9. Original del informe méddico realizado por la

actora : Con reespecto a las pruebas pro movidas por la parte actora, a se obsserva que junnto al libelo se presenttaron los siguiientes recaudoos:

Drra. Magallan es de la P oliclínica M aracay, insserto al folio 28 2 del expedieente. 10. Original dell informe méddico, realizadoo por el

1. Inseerto a los foliios 9 y 10 deel expediente, el instrum mento poder otorgado o por la accionantee a los abbogados Arístides Rengiffo Camacaro y Angel Eduardo E Varg gas Rodríguezz.

món Yepez Lóópez el 17-044-1993, Drr. Hector Ram de la Policlínicca Maracay, folios 29 y 30 del ex pediente. 11. Copia simplle del certificcado de incap acidad,

2. Origginal del informe médico realizado r por la Secciónn de Bioquímica del Hoospital José A.

manado del Innstituto Veneezolano de Seguros S em Soociales, folio 31. 3

Vargass del I.V.S.S., del 13 de abril de 19993,

12.Original del examen de laaboratorio, realizado

inserto al folio 11 deel expediente.

por el Laborato rio Catox del Hospital Cenntral de

3.

Orriginal

de

las

indicac iones

médiccas

realizaddas en fecha 14 de abril de d 1993, por la

Vaalencia el 24 de abril de 1993, folio 32 del ex pediente.

Dra. María M A. Mo orejón G., perteneciente p al

13. Originales de exámen es de laboraatorios,

Centro

reaalizados por el Laboratoriio Marchena S.R.L,

COSMOM MÉDICA,

fo folio

12

d del

expedieente.

en fechas 30 de d abril, 10 de agosto y 24 de

4. Origginal de los exámenes de d Laboratorioos, emanaddos del Hosspital José A. A Vargas del d

4 del sepptiembre de 1993, folioos 33 al 40 ex pediente.

I.V.S.S S., de fechas 13 y 15 de abril de 19993,

14. Original d e los exámeenes de laborratorio,

insertos a los folios 13 y 14 del exxpediente.

reaalizados en ell Hospital Ceentral de Valeencia el

d Laboratorrio, 5. Original de los exámenes de emanaddos

del

Laaboratorio

C Clínico

Losaada

17 de septiembbre de 1993, folios 41 y 42 del ex pediente.

Marcheen, S.R.L, dee fechas 15 y 16 de abril de

15.

1993, insertos a los folios 15 al 21 del d

Miinisterio de Saanidad y Asisstencia Social,, donde

expedieente.

se recomienda a la demanndante sometterla a

6.

Orriginal

del

examen

rea lizado

por

el

Laboraatorio Catox en e fecha 16 dee abril de 19993, inserto al folio 22 deel expediente. 7.

Or iginal

de

los l

ecos

reealizados

Original

de

constanncia

emanadda

del

mbiente co ntrol médico y mantenersee fuera del am labboral. 16. Original dell reporte de la función pullmonar,

a

la

demanddante en el riñon izquierdo y derechho, folio 233 del expedien nte. 8. Origginal del electtrocardiogram ma realizado a la demanddante el 19 de d abril de 1993, folios 24 al 27 del expediente.

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

manado del H ospital Univeersitario de Caracas, C em insserto a los folios 44 al 50 del d expediente. 17. Original de constancias médicas m signaddas con d Dr. loss Nros. 07887 y 0794, emanadas del Maaximiliano Riincon Toledo, insertas a loss folios 51 y 52 del expeediente.

29


Ruth Daamaris Martíneez Lezama  18. Oriiginal del info orme médico realizado porr el

S SPA‐TSJ funnción pulmonnar, insertos a los folios 770 y 71

Serviciio de Salud y Seguridad Industial, I foliios

del expediente.

53 y 544 del expedien nte. 19.

C Constancias

en e

27. Original d e los exámeenes de Labooratorio original

emanadas

d del

Consulltorio Médico Integral, el 21 2 de febreroo y 11 de marzo m de 1994 4, insertas a los l folios 55, 56 y 58 deel expediente.

reaalizados por el e Centro Sim món Bolívar, insertos i a los l folios 73 al a 77 del expeddiente. 28. Original deel informe méédico y diagnnósticos reaalizados por el e Dr. Hectorr R. Yepez L.., de la

20. Original del examen de calcio séricco,

Pooliclínica Maraacay, insertoss a los folios 78 7 y 80

emanaddo del Centro o Médico Sim món Bolívar de

del expediente.

fecha 14 de marzzo de 1994,, folio 57 del d expedieente.

Miinisterio del Trabajo T el 22 de agosto dee 1994,

21. Constancia e infforme médicoo emanado de la Clínicaa de Tratamiento Hiperbáriico, así como el presupuuesto correspo ondiente, inseertos a los foliios 59 al 62 del expediente.

junio de 1994, deel I.V.S.S.,

dirigida a la

ual se le participa que no está demanddante, en la cu su

rein ntegro

insserto al folio 79 7 del expedieente. 30. Original d e los exámeenes de laborratorio, reaalizados en el Centro Médico Simón Bollívar en feccha 23 de agoosto y 12 de septiembre dee 1994,

omunicación Nº N 198 del 14 de 22. Oriiginal de la co

autorizzado

m emanaado del 29. Original deel informe médico,

hastaa

tanto

exista

pronunnciamiento de Medicina Laboral, inserto al

follios 81 y 82 del d expediente . 31. Original dee los exámenees practicado s en el Laaboratorio Maarchena, S.R..L., el 20 y 26 de octubre de 19994, insertoss al folio 83 8 del ex pediente.

folio 633 del expedien nte. me médico re alizado 32. Copia simpple del inform 23. Oriiginal de los exámenes praacticados por el Laboraatorio Clínico o del Centro Médico Sim món

D M Magnético el 25 de en el Centro Diagnóstico 8 del expediente. octubre de 19944, folios 84 y 85

Bolívarr, insertos a los folios 64 al 67 del d expedieente.

33.

Copia

siimple

de

l la

electromiiografía

praacticada a la demandante el 27 de octuubre de 24. Infforme originaal del diagnóóstico realizaado por el Dr. D Hector R. Yepez L., enn la Policlíniica Maracaay el 16 de agosto a de 19994, folio 68 del d

1994 en la Uniddad de Rehabbilitación Méddica del 8 del Ceentro Profesiional del Noorte, folio 86 ex pediente.

expedieente. matológico realizado 34. Original del examen hem 25. Orriginal de los exámenes de laboratorrio, realizaddos en el Cen ntro Médico Simón S Bolívarr el 17 de agosto de 1994, folios 69 y 70 del d expedieente. 26. Oriiginal del elecctrocardiogram ma, realizado el 24 de octubre o de 1994, así como el reporte dee la

30  

a la accionantee en el Labooratorio Clíniico del Hoospital Centraal de Valenc ia en fechas 28 de octubre y 7 de noviembre n de 1994, folios 87 8 y 94 del expediente. 35. Original del examen de calcio sérico, praacticado a la demandante en e el Centro Médico M

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TSJ     SPA‐TS

Simón Bolívar en fecha fe 31 de o ctubre de 19994,

maris Martínez Lezama  Ruth Dam Veenezolano de los Seguros Sociales, follio 115

folio 888 del expedien nte.

del expediente.

36. Orriginal de los exámenes realizados a la

d los exámeenes de labooratorio 45. Original de

demanddante en el Laboratorio Clínico Losaada

praacticados porr la Unidad de Bioanálisis del

Marcheena, S.R.L., folios f 89 al 933 y 95 al 98 del d

I.V V.S.S., folios 116 al 118 deel expediente.

expedieente.

46. Copia simpple de la com municación Nºº 1.367

37. Oriiginal del infforme médico suscrito por el

manada del Colegio C del 29 de abrill de 1997, em

Dr. Paalacido A. Mora M Casanoova del 14 de

Méédico del E stado Araguua y dirigidaa a la

noviem mbre de 1994, folio 99 del expediente. e

Diirectora del Hospital dell I.V.S.S., Joosé A.

38. Oriiginal de las constancias expedidas e por el

Vaargas, folio 1119 del expedieente.

Dr. J. Germán Colss Matheus, foolios 100, 1002,

47. Copia simplle de la comunnicación Nº 2 .630 de

1 del exped diente. 103 y 111

M Venezzolana, dirigidda a la la Federación Médica

39. Oriiginal de los exámenes de laboratorio y el resultaddo correspon ndiente, praccticados en el Hospitaal José Anton nio Vargas dell I.V.S.S., foliios 101 y 104 1 al 108 dell expediente. 40.

C Copia

simplee

de

las

Drra. Hebe Gonzzález en su caarácter de Preesidenta del Colegio de Médicos M del Estado E Aragu a, folio 120 del expedieente. municación em manada 48. Copia simpple de la com

comunicacionnes

emanaddas del Colegio Médico dell Estado Araggua y diriggidas al Direcctor Nacional y al Presidennte del Ins tituto Venezo olano de los Seeguros Sociales,

d Trabajo de d fecha 13 de d abril del Ministerio del de 1997 y diirigida al P residente y demás C Ejecutivo de la Fedeeración Miiembros del Comité Méédica Venezo lana, folio 121 del expediennte.

en fechha 5 de enerro y 16 de agosto a de 19995,

49. Original de la comunicacción Nº 53 deel 27 de

folios 109 1 y 110 del expediente.

junnio de 19977, emanada del Ministerrio del

41. Oriiginal del info orme de la coonsulta realizaada a la deemandante el 17 de enero de 1996, en el Hospitaal Dr. J. M. Carabaño C Tossta del I.V.S.S., folio 112 del expediente. orme bacteriollógico, emanaado 42. Oriiginal del info del Ins tituto Médico o Valera en feecha 6 de marrzo d expediente. de 19966, folio 113 del 43. Oriiginal del exaamen de citoloogía, practicaado a la acccionante por la Dra. Emma Cordero el 6 de marzo de 1996, folio o 114 del expeediente. l broncoscoppia, 44. Oriiginal de los resultados de la realizadda el 6 de marzo m de 19966 en el Hospiital Dr. Juuan Motezum ma Ginnardii del Instituuto

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Tr abajo y diriggida al Consuultor Jurídicoo de la Feederación Médica Venezollana, folio 122 del ex pediente. 50. Original de la comunicacción Nº 52 deel 27 de junnio de 19977, emanada del Ministerrio del Tr abajo y diriggida a la Diirección Geneeral de Saalud, folio 1233 del expediennte. 51. Original de d la carta de remisión de la l facultad dee odontologíaa, folio demandante a la 124 del expedieente. 52. Original dee los resultaddos de la evalluación psiicológica praacticada a laa accionante en el Hoospital Gene ral Dr. Dom mingo Luciaani del

31


Ruth Daamaris Martíneez Lezama  I.V.S.S S., folios 125 y 126 del exp ediente.

2 al 230 dell expediente. juddicial, folios 227

S SPA‐TSJ

53. Oriiginal de anun ncios de prenssa publicados en

2. Documento privado si mple del contrato c

el Diario El Nacio onal en fechaas 15 y 14 de

su scrito por el de los e Instituto Venezolano V

f 127, 128 1 y 129 del d agosto de 1997, folios

Seeguros Socialees y la socieddad mercantill Arista

expedieente.

Ceentri Servicioss, C.A., para el mantenimieento de

Por otrra parte se ap precia, que en e el lapso paara evacuaar

pruebas

la

parte

acctora

promovvió

loss ductos de aire a acondicioonado, insertoo a los follios 231 al 238 del expediente.

tambiénn los siguientes medios proobatorios:

IV

1. Marrcado con la letra “A” la Resolución del d

DE E LA IMPUG GNACIÓN A LA ESTIMA ACIÓN D LA DEMA DE ANDA

Consejo Directivo Forma 10-442, identificaada

escrito

de

bajo el Nº 98, Acta Nº 08 de fechha 18 de febreero

Laa

m de 199 7, emanada del d de 19997 y 22 de mayo

co ntestación, im mpugnó la estimación e reealizada

Consejo Directivo del Instituto Venezolano de

por el actor enn el libelo, toda t vez quee, a su

los Segguros Socialess, en reunión ordinaria, enn la

en tender, la missma es exager ada.

cual

se

acuerd da

incapaciitar

total

y

permannentemente a la Dra. Ruthh Martínez, por p haber resultada affectada por la intoxicaciión n el mes de marzo m de 1993 en química suscitada en la sedee del prenombrado hospitaal, folios 3455 y 346 dell expediente.

parte

demandada

enn

su

j a ha señalado que en All respecto, la jurisprudencia loss términos del d artículo 38 del Cód igo de Proocedimiento Civil, C dicha estimación e noo puede serr contradicha en forma purra y simple, siino que por fuerza debee agregarse el e elemento exigido, e co mo es lo redducido o exaagerado de ésta, en

2. Prueeba de exhibicción de la hisstoria médica de

ap licación a loo dispuesto textualmente en la

la demandante, llevaada en el Hosppital José Maaría

“ demanddado podrá reechazar cittada norma: “...el

I Carabaaño Tosta del I.V.S.S.

la estimación cuuando la conssidere insuficciente o

B. De las pruebass promovidass por la parrte

Ahhora bien, en casos como el presente, esto e es,

ndada: deman La

r epresentación n

judicial

del

Instituuto

Venezoolano de los Seguros Soci ales se limitóó a promovver las pruebas presentadaas adjuntas a la contesttación de la demanda, d ya que en el lappso probatoorio

no

consignó

el

escrrito

corresppondiente. En n tal sentido, se observó que q fueron acompañado os en dicha oportunidad o l los siguienntes recaudos: 1.Instruumento poderr conferido poor el Presidennte del Ins tituto Venezo olano de los Seeguros Sociales, a que ejercen dichaa representaciión a los abogados

32  

exaagerada...”.

cu ando el demaandado al mom mento de conttradecir la

estimación

alega

un

hecho

nuevvo,

lo

más de ex agerado de la misma, debe, adem m que loo inducen a ex presar los motivos aseeveración,

probar

taales

hechoos

dicha o

cirrcunstancias. Por tanto, si nada pruueba el demandado, quueda, en priincipio,

firrme la

esttimación hechha por el actorr. Sinn embargo, la mencionaada firmeza no es vinnculante para aquellos casoos donde se reclama r unna indemnizacción por conc epto de daño moral,

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TSJ     SPA‐TS

ya que en tales supu uestos el juez puede p reducirr el

maris Martínez Lezama  Ruth Dam q sea acorddada la cu antía, en el ssupuesto de que

monto de la cantidaad demandad a, atendiendoo a

inddemnización. Así se decidee.

criterioos o parámettros objetivos que tanto la

V

jurispruudencia como o la doctrina han delineaddo,

ACIONES PA ARA DECIDIR R MOTIVA

toda vez v que el pago p que se dispone com mo reparacción de los daaños morales , no tiende a la fijaciónn de montos que impliquen una forma de enriqueecimiento parra la víctima, sino que é ste pretendde

únicamen nte

lograr

un

verdadeero

resarcim miento al dolor sufrido que afecta el

El objeto de la presente acciión se circunsscribe a determinar si el Instituto Venezolano de los Seeguros Sociales es o no responsable de los suppuestos dañoss materiales y morales quue se le cauusaron a la ciudadana Rutth Damaris Martínez M Leezama, con ocasión o de la exposiciónn a los

patrimoonio moral deel sujeto pasivvo del daño.

ag entes químicos con los cuales c se reaalizó el Articullado todo lo antes indicado , aprecia la Saala que enn el presente caso, la dem mandada rechaazó por exaagerada la cuaantía estimadaa por el actor en su libe lo y además de d no probar nada n al respeccto e con relación a los hechos y sólo expresó, circunsstancias

en

que

se

f fundamentó

su

maantenimiento

de

los

ductos

de

aire

acoondicionado del d Hospital José Antonio Vargas, V ub icado en Paalo Negro, Maracay, M donnde se desempeñaba

la

demandannte

como

m médico

e que ocurrrió el ressidente para la fecha en acccidente.

impugnnación, elem mentos que atienden a la improccedencia de taales montos o conceptos, más m no a laa forma supu uestamente exxagerada en que q

A

tal

efectoo,

es

necessario

verificcar

la

co ncurrencia d e tres requissitos indispennsables para que proceeda la respo nsabilidad deel ente

éstos fuueron calculad dos.

demandado, quue son a.- Laa producción de un Así se observó, que la representacción judicial del d no de los Seeguros Sociales, Institutto Venezolan pretenddió impugnarr la suma reclamada por p conceppto indemnizzación,

aduciendo que no

puede acordarse a en el e presente caaso la reparaciión

daño en la esferra de los biennes o derechoos de la acccionante.

b.--

Que

el daño

inferiddo

sea

im mputable al demandado d y c.- La relacción de cauusalidad quee obligatoriam mente debe existir en tre el hecho im mputado y el daño produciddo.

por luccro cesante, ya y que la acttora no ha siido privadaa o disminuid da del goce de d su salario, el cual haasta los momeentos lo percibe en un 100 %. De maanera que más m que unaa objeción con c relació n al cálculo de la pretenssión resarcito ria dirigidaa en su contrra, el institutoo demandado lo que recchazó fue la procedencia coomo tal de diccha suma, lo l cual es asu unto reservadoo al mérito dee la causa y en consecueencia, esta Salla debe declarrar improccedente

la

aludida

imppugnación,

s sin

perjuiccio de la facu ultad del juezz de reducir su

Enn cuanto al primero de ellos, es d ecir la prooducción del daño, la reppresentación judicial j de la ciudadanaa Ruth Damariis Martínez Lezama, L aleega haber suffrido un perjuuicio tanto material m co mo moral deerivado de loos trastornos físicos quue padece a coonsecuencia del d citado acccidente, loss cuales se refieren a “...problem mas de desscalcificaciónn, dolores de d cabeza, mareos, m vérrtigos, falta de coordinacción para caaminar, tem mblor

en

resspiratorios,

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

todo Hemi

el

c cuerpo, P Parkinson

prooblemas tóxico,

33


Ruth Daamaris Martíneez Lezama  neumonnitis química, dolores óseoos, muscularess y

co nstancias

articulaares, así co mo también envejecimiennto

naturaleza y a las distintas comunicacionnes que

prematturo

reaalizó tanto la l Federaciónn Médica coomo el

de

actualm mente

loss

órganos,

incap pacitada

encontrándoose

parra

ejercer

e

informes

m médicos

de

SSPA‐TSJ igual

su

Coolegio de Méddicos del Estaado Aragua, ess decir,

profesiión de Méd dico Cirujano, además de

quue todos ellos tienen en com mún que emaanan de

habers e visto frusstrada su foormación com mo

terrceros y por tanto, exige nuuestra legislacción en

Médicoo Residente, ya y que para el momento de

el artículo 4311 del Códigoo de Procediimiento

haber ocurrido loss hechos, tennía 29 años de

Civil, que seann ratificados mediante la prueba

edad, y llevaba apen nas 2 años de graduada...” .

tesstimonial; sittuación esta última que no se

En tall sentido, laa accionante hizo valer al momennto de presentar su deman da una serie de recaudoos de los cu uales se despprenden, en su criterioo, tales perju uicios.

Dichoos instrumenttos

verificó para el caso de au tos y en tal virtud, debe la Sala dessechar dichas instrumentalees. Así se decide. Poor lo tanto, a los efectos dee verificar el primer

fueron impugnadoss en su mayoría m por la

eleemento constiitutivo de

represeentación judiccial del Instituto Venezolaano

Saala sólo puedde constatar los hechos que se

de loss Seguros Sociales, S qu ien ejerció el

derivan de los instrumentoos indicados en los

mencioonado mecanismo de contrrol de la prueeba

liteerales 1, 2, 4,, 6, 11, 12, 144, 15, 16, 18, 29, 34,

con resspecto a los comprendidos c s en los literalles

39, 41, 44, 45, 51, 52 y 533, que se refieren al

3 al 5, 7 al 10, 13, 16, 17, 19 al 28 2 y 30 al 40 del d

poder consignaado por la actora; el informe

capítulo de pruebas de la presentee decisión.

mica del méédico realizaddo por Secciónn de Bioquím

Sin embargo o, a los efectoos de estableccer la valloración de los elementtos probatoriios consignnados junto al libelo, connviene destaccar que toddos ellos fueron presentadoos en originall, a excepción de los co ontenidos en los literales 32, 3 33 y 400 del referido capítulo de pruebas. p De ahí a que la citada c impugn nación procedda con relaciónn a estos últimos, ú los cuales c quedann expresamennte desech ados, de confformidad con el artículo 429 4 del Cóódigo de Prrocedimiento Civil. Así se

r esponsabilidaad, esta

Hoospital José A. A Vargas dell I.V.S.S., dell 13 de ab ril de 1993; los exámennes de Laborratorios praacticados en dicho d Hospitaal el 13, 15 y 16 de ab ril de 1993;; el certificaado de incappacidad manado el I.V..S.S.; los exám menes de labooratorio em reaalizados en ell Hospital Ceentral de Valeencia el 24 de abril y 17 de septiembre de 19993; la co nstancia méddica emanadaa del Ministeerio de Saanidad

y

A Asistencia

S Social,

dondde

se

reccomienda som meter a la deemandante a control méédico y maantenerla alejjada del am mbiente

decide..

labboral; el repporte de la actividad puulmonar Asimissmo, aprecia la Sala que para el caso de las documeentales previsstas en los literales 3, 5, 7 al 10, 13, 17, 19 al 28, 30, 31, 35 all 38, 42, 43 y 46 al 50, las mismas se refieren básicamente a exámennes

de

estableecimientos

34  

lab boratorios privados,

prracticados a así

como

p por a

efeectuado

en

el

Hospitall

Universitarrio

de

Caaracas; el in forme médicco realizado por el Seervicio de Saalud y Segu ridad Industrrial; el infforme médico emanado del Ministerrio del Tr abajo el 22 de agosto de d 1994; el examen e C hematológico reealizado en el Laboratorio Clínico

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TSJ     SPA‐TS

del Hospital Centrall de Valencia de fecha 28 de

maris Martínez Lezama  Ruth Dam Poor otra parte, se evidencia del informe médico m

octubree y 7 de novieembre de 19944; los exámennes

quue corre inserto al folio 53 y 54 del expeediente,

de laboratorio y el resultado correspondien c nte,

quue la demandaante un mes después del aludido a

realizaddos en el Ho ospital José Antonio A Varggas

acccidente presentaba “Oprresión Toráccica –

del I.V V.S.S.; inform me de la consuulta efectuadaa a

Deecaimiento

la dem mandante el 17 1 de enero de 1996, en el

Reespiratoria- Visión V Borros a-Mareos-Ceffalea –

Hospitaal Dr. J.M. Carabaño C Tossta del I.V.S. S.;

Vóómitos

los resultados de la broncoscopiaa de fecha 6 de

Addormecimientoo Distal en Ambos Miembros

marzo de 1996, realizada en el Hospital Dr. Juuan

Sup uperiores

Motezuuma Ginnardii del Instituto Venezolano de

“....alteraciones

exámenes

General-

–Trasstornos

o

T Tos

parra

la

Inferioress...”, neurológiccas

Difficultad

Marccha

como

así

perifériccas

y

de

cenntrales, con trastornos t eleectrolicos; depplesión

de

del calcio...”, motivo m por el e cual se iniició un

Bioanáálisis del I.V.S S.S.; la hoja de d remisión dee la

traatamiento sinttomático ambbulatorio y coontroles

demanddante a la facultad f de odontología; o las

méédicos

resulta s de la evaluaación psicológgica efectuadaa a

“....observando cambios flu ctuantes de ánimo,

D la acccionante en el Hospitall General Dr.

irrritabilidad peersistente, parrestesias en laa Cara

Domin go Luciani del d I.V.S.S.; así a como de los l

– Miembros M Infferiores y Supperiores – Deeterioro

e el Diario El anuncioos de prensa publicados en

Prrogresivo de su estado geneeral de Salud...”.

los

S Seguros

laborattorio

Socciales;

practiccados

los por

l la

Unidad

Nacionnal de fechas 15 y 14 de agosto a de 19997; con rel ación a los cu uales se observva lo siguiente:

permanentes,

conn

rutina

annalítica,

Enn igual sentiddo, el Inform me realizado por el Deepartamento

de

Medicinna

Industriaal

del

En prim mer lugar, see desprende de d los aludiddos

Miinisterio del Trabajo, T el cuual cursa al folio f 79

artículoos de prensaa, los cuales constituyen un

del expediente,, revela que la demandannte fue

hecho

las

rem mitida a “.. .Consultas Especializadas E s tales

condiciiones de tiem mpo, forma y lugar en que q

co mo: Neumonoología debido a cuadro clínnico de

ocurrióó el accidentte son ciertaas.

Brronquitis.

notorio

comunicacion c nal,

que

Asimism mo,

A

Toxicologgía

Clínicaa

por

apreciaa la Sala qu ue tal situacción constituuye

Hip ipocalcemia y a otras esspecialidades como:

tambiénn un hecho admitido, tooda vez que la

Neeurología,

represeentación judiccial del I.V.S S.S., en ninggún

Gaatroenterologíía, quienes hasta la feccha la

caso negó n el preenombrado a ccidente ni la

maantienen en control debiido a la evoolución

presenccia de la dem mandante en el lugar, por el

torrpida de su cuuadro clínico ...”, lo cual en e parte

contrarrio dicho In nstituto preteendió citar en

es también raatificado porr las docum mentales

garantíía

inssertas a los fo lios 11 y 112 del expedientte.

a

la

em mpresa

de

mantenimiennto

contrattada para la limpieza y fum migación de los l ductos de aire acond dicionado del Hospital donnde laborabba la ciudadaana Ruth Daamaris Martínnez Lezamaa.

Medicina

Interna,

O.R.L.,

Assimismo, apreecia la Sala que q en los diistintos ex ámenes de laaboratorio quee fueron practicados a la l ciudadana Ruth Damariis Martínez Lezama, L loss

valores

a arrojados

por

los

mism mos

se

en cuentran por debajo del prromedio norm mal, con

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

35


Ruth Daamaris Martíneez Lezama  una claara tendencia al declive, auunado al reporte

S SPA‐TSJ devengaba com mo médico ressidente del H Hospital

de la función f pulmo onar consignaado a los foliios

Drr. José Antoni o Vargas de Palo P Negro.

44

al

50

del

disminuución

expediente, e

consiiderable

q que

de

refleja

la

la

actividdad

respiratoria; resultan ndo aún más contundente c q que la Juntta Directiva del d I.V.S.S. haaya aprobado la incapaccidad

de

la

demandannte,

según

se

desprennde de la Resolución Nº 988, Acta Nº 08 de fecha 18 1 de febrero de 1997 y 22 de mayo de ese e mismo año; aunado a las resultass de las pruebbas psicolóógicas practiccadas a la actora, las cuales denotann afeccioness de carácteer depresivo y deteriooro de la memo oria inmediataa. Por

lo

tanto,

ob bserva

la

Assimismo, no existen e dudas en torno a que dicha ciuudadana seguiirá percibienddo su salario, a pesar de que en la actualidad esté impedida de ejercer su

profesión,

ya

que

laa

demandantte

inccapacitada, seegún la Reso lución insertaa a los follios 345 y 346 3 del expeediente, por lo que esttima la Sala que q la actora no acreditó que q los cittados padecim mientos físicoss hayan generrado un luccro cesante quue afecte su esfera material y en co nsecuencia,

se

declara

improcedennte

recclamación quue sobre diccho particulaar

Sala

que

fue

la se

l los

reaalizó en el libelo, todaa vez que no se

padecim mientos físico os a que aludde la accionannte

maaterializó unoo de los elem mentos constiitutivos

en su libelo son ciiertos; sin em mbargo nada se

del sistema de d responsab ilidad, esto es la

prueba en torno a los gastos enn que ésta haaya

demostración de d la existenccia del daño. Así se

tenido que incurrir con motivo de los mismoos,

decide.

toda veez que no fueeron consignaadas las facturras corresppondientes; situación que sin s duda atañee a la proccedencia de un na porción deel daño materrial reclamado, dado qu ue para que se acuerde una u indemnnización por tal conceptoo es necesarrio determ minar su cuanttía, lo cual reesulta imposibble atendieendo a los elementos probatorios p q que cursan en autos. De

iggual

Sinn embargo, noo ocurre lo mismo m con relaación a loss daños moralles alegados, dado que verrificada la circunstanciia de que la l ciudadanaa Ruth Daamaris Martínnez Lezama haa tenido que s oportar unna disminucióón considerabble de su estado de sallud en gen eral, resulta claro que dicha sittuación afectóó y afecta su esfera moral,, por lo quue

modo,

al

perjuicio es co nsecuencia directa d del ac cidente

cesannte,

quue sufrió la acccionante, lo cual no es otrra cosa

derivaddo de la supu uesta disminu ción económiica

quue la relación de causalidadd necesaria paara que

de los ingresos de la demandannte, producto de

prooceda el régim men de respoonsabilidad in vocado

encontrrarse actualm mente impedidda de ejercer su

por la actora en su demanda.

resarcim miento

profesiión,

se

en

lo

soliccitado

apreecia

cooncerniente

pasa la Sala S analizar de inmediatoo si tal

por

que

lucro

dee

las

pruebbas

aportaddas por las paartes destaca el e recibo inserrto al folioo 349 del expeediente, del cuual se evidenccia que

laa

ciudadanaa

Ruth

Dam maris

Martínnez

Lezamaa, posteriormente al accid ente ha seguiido cobran do con norm malidad las quincenas que q

36  

A tal efecto see observa, quue la represenntación S juddicial del Insttituto Venezoolano de los Seguros Soociales, entre los cuestionaamientos que plantea en su escrito de d contestacióón está el atinnente a q padece la demandante no son quue los daños que co nsecuencia diirecta del acciidente, situaciión que

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TSJ     SPA‐TS

se repiite en el acta levantada coon ocasión de la

maris Martínez Lezama  Ruth Dam quue es necesar io “...elaboraar una encueesta de

evacuaación de la prueba p de exxhibición de la

preevalencia

historiaa clínica respeectiva, en la cual c indicaronn lo

quuímicos múltipples al personnal que actuaalmente

siguiennte:

esttá ejerciendo en el hospitall, para determ minar si

“...Sin embargo, de la referida historia h médicca, llevadaa por el In nstituto Veneezolano de los l Seguroos Sociales, con c sede en Maracay, M no se revela que los pad decimientos que q dice suffrir dicha paciente seean consecu encia de una u presun ta intoxicació ón ocurrida en el Hospiital José M. M Vargas en Palo Negro, Estado Araguua, las cuuales se refiiere el libeloo de demannda presenttado ante estee Tribunal...”.. Ahora bien, en torn no a la proceedencia o no de a apreciia la Sala quee, tal y como se dicho alegato

d de

intoxicacción

por

a agentes

toddavía hay secuuelas de la coontaminación. ..”. Coorrobora

lo

expuesto

e el

hecho

q que

la

Reesolución porr la cual se s incapacitóó a la ciuudadana Rutth Damaris Martínez Lezama, L insserta a los foolios 345 y 346 3 del expeediente, reffiere el casoo como “...IN NTOXICADOSS DEL HO OSPITAL DR R. JOSÉ VA ARGAS DE PALO NE EGRO...”.

desprennde los artículos de prennsa consignaddos

Dee manera que todo lo anteriior revela quee existe

por la demandante d insertos a los folios 127, 128

unna absoluta coonexión entree los padecim mientos

y 129 del expedientte, son más de d 100 personnas

quue

las

quue

padecen

síntomas

s similares

a

la

presenta

la

ciudada na

quuímicos

con

los

cualees

se

la

maantenimiento

de

los

97-110,

acoondicionado

constataar,

instrum mental

marcada

principallmente con

e el

de

D Damaris

Maartínez Lezam ma y la expo sición a los agentes a

accionaante luego dee ocurrido el accidente. Así A puudo

Ruth

y

en

se

ductos

realiizó de

co nsecuencia,

el aire

quedó

corresppondiente a laa publicación del Nacional de

demostrada, a juicio j de estaa Sala, la preesencia

fecha 14 de agosto o de 1997 quue “...están por p

del

mar la hipótessis de que la mayoría de las l confirm

ressponsabilidad , relativo a la l existencia de una

víctimaas presentan envejecimient e to prematuro de

rellación de cauusalidad y así a expresameente se

sus órgganos y sisteemas, así com mo alteracionnes

declara.

funcionnales, deterioro de los neuurotrasmisoress y alteracción del sistem ma inmune...” .

segundo

elemento

constitutiv o

de

Poor otra parte en e lo atinente a si dicho peerjuicio es o no imputabble al Institutoo Venezolanoo de los

De iguual modo, seg gún la declaraaciones tomaddas

Seeguros

en dicha instrumen ntal a la Draa. Elvira Fanngo

reppresentación judicial de la l parte dem mandada

S.S para trabaj ajar Ibarra, Comisionadaa por el I.V.S

invvocó

P de la el casoo y el Dr. Oreellana Parra, Presidente

ressponsabilidad , relativas al hecho de la víctima v

Red de d Toxicológ gica Nacionaal, “...hay una u

y al a hecho de un u tercero, coon relación a lo cual

población laboral affectada, que ha h ido varianndo

ap recia la Sala lo l siguiente:

su patoología con ref eferencia a suu cuadro clíniico inicial.

Estas peersonas han presentado un

u desmejjoramiento dee su calidad de vida y una situacióón de reposo laboral permanente.. .”, señalanndo, además, el último de los nombraddos

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Sociiales,

las

se

causales

observó

quue

eximentes

la

de

Enn cuanto a la primera causal eximeente de ressponsabilidad invocada i por laa parte demanddada, es deccir la existenccia de un heccho de la vícttima, la doctrina ha señallado que para que se perfecccione la miisma, es necesario que la acctuación de la víctima

37


Ruth Daamaris Martíneez Lezama  esté revvestida de cierttas característiicas, ya que enn la

S SPA‐TSJ All respecto, apprecia la Salaa que de los hechos

generallidad de los cassos la persona que sufre el daaño

narrados por la accionante, no n se deriva, como c lo

ha despplegado al meenos una actuaación, como por p

preetende la reppresentación judicial del Innstituto

ejemploo, salir de su casa o trasladdarse a un luggar

Veenezolano

específi fico entre otrass, lo cual no siiempre puede ser

ciuudadana Ruthh Damaris Maartínes Lezam ma haya

consideerado como un na conducta caapaz de causarr el

asuumido una acttitud que impllique una acepptación

accidennte, dado que para ello deeben examinaarse

inddirecta y vooluntaria de los riesgos de su

otros

permanencia en el lugar del accidente. a

elementos

y

atender

a

las

restanntes

circunsttancias particu ulares que rodeaan al caso.

de

Seguros

Sociales,

q que

la

Poor el contrariio, narra la demandante d que en

A tal effecto, se apreccia que el prim mer requerimiennto

vissta de la emeergencia susccitada en el aludido a

viene dado d por el hecho h de que la víctima haaya

cenntro

queridoo intencionalm mente el daño sufrido por ella e

ciuudadana de guuardia, fueronn realizadas distintas d

y el seggundo, consisste en que éstaa haya aceptaado

llaamadas a la Directora deel Hospital, con la

los rie sgos a pesar de no haber querido que el

finnalidad de quue se procediera a la evaccuación

daño see produjera.

del lugar, las cuales, convviene destacaar que,

Circunscribiéndonoss al caso quee se analiza, se observaa que la representación r n judicial del d Institutto Venezolan no de los Seeguros Sociales, pretendde encuadrar la actuación de la ciudadaana

hospitaalario

y

enncontrándose

dicha

seggún lo alegaado, fueron desatendidas d por la meencionada reepresentante, al punto que q es preecisamente enn ello en lo quue basa la acciionante el elemento de imputación i deel daño.

Ruth Damaris Maartínez Lezam ma dentro del d

Dee igual modo,, resulta lógicco suponer quue ante

segunddo de los mencionados m requerimientoos,

unna emergenciaa como la quue tuvo lugarr en el

relativoo a la supuesta aceptación que q ésta tuvo de

Hoospital José Antonio A Varggas de Palo Negro,

los riessgos, a pesar de no haber querido que el

parte del equuipo médico haya teniddo que

daño see produjera.

ab ocarse a la tarea de evacuar a algunos a

En efeecto señaló la l parte dem mandada, que la ciudadaana Ruth Daamaris Martínnez Lezama, a diferenncia del resto de las enferm meras y médiccos que se encontraban n en el establlecimiento y se trasladaaron al estacionamiento de d dicho Centtro Médicoo, se mantuvo o en el lugarr del infortunnio hasta la l 1:00 p.m. del día siguuiente, lo cuual, según alegan, a fue un na conducta im mprudente de su parte,

teniendo

en e

cuenta

su

capaciddad

intelecttual y profesiional, en virtuud de la cual ha podido

prever

loss

efectos

n nocivos

permannencia en las áreas á contaminadas.

de

su

pacientes hacia el estacionam miento del lu gar, no puudiendo por ello pretendderse que toodo el personal médicoo hiciera lo mismo, m ya quee de ser esee el caso, elllo implicaría un abandonoo de su labbor como proofesionales dee la medicin a, toda vez que constittuye una máxxima de expeeriencia quue

dentro

d de

un

hospiital

se

encuuentran

pacientes recluuidos cuyo traslado haacia el ex terior y sin los equipos apropiados pudiera p cauusar su muerte. Dee manera que,, más que un hecho intencional o im mprudente, laa actuación desplegada por la demandante dennota un abso luto e irrenu nciable

38  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TSJ     SPA‐TS

cumpli miento de su u deber como médico que en

Ruth Dam maris Martínez Lezama  lleevaba a cabo en ese mom mento la menccionada

ningúnn caso puede invocarse como c un heccho

ciuudadana, consstituyó una actuación a neggligente

constituutivo

de su parte que daba lugar a la configuracción del

de

la

causal

eximente

de

responssabilidad aleg gada por la parrte demandad a.

d denominado heccho de la víctiima. Así se decide.

En efecto, la Ley de d Ejercicio de d la Medicinna,

Auunado a ello, considera la Sala que no existen

publicaada

mootivos

en

Gaaceta

Oficiaal

3.0002,

suficiientes

para

presumir

q que

la

Extraorrdinario, del 23 de agosto de 1982, preevé

demandante porr sus conocim mientos y cappacidad

en su capítulo IV los l deberes generales g de los l

inttelectual hayya podido prever p los efectos

médicoos, los cuales, según disponne el artículo 27

no civos

de dichha Ley sólo pueden renuunciarse cuanndo

co ntaminadas d el hospital, yaa que ésta no tendría

exista motivo m justifiicado para elllo y cumplienndo

porque estar al a tanto de

las sigguientes con ndiciones: i) Que ello no

eleementos quím micos que see utilizaron para p el

acarre e un perjuiciio a la salud del d paciente; ii)

maantenimiento

c su s decisión con suficiennte Que comunique

acoondicionado y si éstos erran tóxicos para p el

anticip ación y iii) Que Q suministree la informaciión

orgganismo, circcunstancias quue permiten reiterar r

necesarria para quee otro médicco continúe la

unna vez más que q en el p resente caso no se

asisten cia.

verificó

Refuer za lo expuestto el hecho quue el Código de Deontoología Médicaa, dispone enn su artículo 1º

de

la

s su

permanenncia

de

citada

los

en

las

áreas

cuáles er an los

ductos

caussal

de

eximentte

aire

de

ressponsabilidad , relativa al hecho h de la víctima. v Assí se declara.

que “...El respeto a la vida y a la l integridad de

Poor otra parte, en e lo concernniente a que operó o el

la perssona humana, el fomento y la preservaciión

hecho de un tercero, señaló la represenntación

de la salud, como o componentees de bienesttar

S juddicial del Insttituto Venezoolano de los Seguros

social, constituyen en e todas las ciircunstanciass el

Soociales que fuue la empresaa contratada para p el

p deel médico...”. deber primordial

maantenimiento

De manera que, ateendiendo a la s circunstancias que roddearon al casso bajo estudiio, resulta claaro que la ciudadana Ru uth Damaris Martínez M Lezam ma e au utorizada por la Ley que riige no se encontraba el ejerccicio de su profesión p paraa abandonar sus s funcionnes como médico residente, toda vez que q de ser ese el caso o, ello habríaa acarreado un

de

los

ductos

de

aire

acoondicionado la que incurrrió en la coonducta negligente e im mprudente quee causó el dañño y en r Instittuto no tall virtud, alegaaron que el referido eraa responsable de los perjuiicios sufridoss por la ciuudadana Ruthh Damaris Martínez M Lezaama, a tennor de lo prrevisto en el artículo 1.1 93 del Cóódigo de Proceedimiento Civvil.

perjuiccio para la salud s de los pacientes que q

Ahhora bien, paraa que se produuzca esta exim mente de

estabann bajo su cuid dado y en tal virtud, v no pueede

ressponsabilidad es necesario que q el aconteccimiento

pretendder el institu uto demandaado, eximir su

proovenga de un sujeto distintoo y desvinculaado a la

responssabilidad

aludiida

perrsona a quien se s le exige la indemnización,, ya que

permannencia en lass instalacionees del Hospiital

si entre éstos haa mediado unaa relación conntractual

durantee el turno corrrespondiente a la guardia que q

parra la prestacióón de una detterminada activvidad o

in ndicando

quue

la

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

39


Ruth Daamaris Martíneez Lezama  servicioo, en virtud dee la cual se prroduce el evennto

S SPA‐TSJ terrceros, de conformidad con el artículo 1.3363 del

que see denuncia como c dañoso,, estaríamos en

Cóódigo Civil. De D manera quee, siendo la ciuudadana

presenccia de lo que se s conoce com mo el régimen de

Ruuth Damaris Martínez Leezama una persona p

responssabilidad por hecho ajeno.

tottalmente ajena a la relación contractual, c la aludida

En tal sentido, s convieene advertir quue en ocasioness el hecho generador dell daño no haa sido realizaado directam mente por la persona p a quieen se le demannda

dissposición no puede opornnérsele por estar su efiicacia limitadaa a las partess que suscribiieron la refferida convención. Así se deccide.

la repaaración, pero si entre ésta y el sujeto que q

Poor otra parte, apprecia la Sala que la represeentación

materiaalmente despleegó tal actuaación existe una u

juddicial de la actora basó su pretensión p resaarcitoria

relaciónn contractual, pudiera p darse el caso de quee la

en normas previsstas en la Ley Orgánica del Trabajo, T

ley obliigue al primerro de ellos a reesponder frentee a

en materia de higgiene y seguriddad, concretam mente en

la víctim ma del perjuiciio que ésta alegga haber sufriddo.

loss artículos 2366 y 237 de dicho cuerpo norrmativo,

Bajo

estas

premisas,

se

obbserva

que

la

represenntación judiciaal del Institutoo Venezolano de los Segguros Sociales consignó adjuunto al escrito de contestaación a la dem manda un doccumento privaado simple,

relativo

all

contrato

d de

servicios

y

mantennimiento suscrito entre dichho Instituto y la sociedaad mercantil Arista A Centri Servicios, C.A, el cual preetende oponer a la parte actoora a los fines de estableccer que esa em mpresa es la únnica responsabble del dañño causado a la ciudadanaa Ruth Damaaris Martíneez Lezama, ya que en la clááusula novena del d aludidoo

contrato

CONTR RATISTA será á el patrono del d personal que q

Coondiciones y Medio Am mbiente de Trabajo, T

utilice

las

esttablece en suu artículo 4 que q se entiennde por

obligacciones que, parra con sus traabajadores pueeda

conndiciones de trabajo, entree otras cosas, “...los

imponeerle la Legisla ación del Trabbajo y la Ley de

facctores externoss al medio ambiente de trabbajo que

Seguro Social...”.

tienen influenciass sobre él (trabbajador)...”.

cumplimiento c

que

“A Artículo 237.-- Ningún traabajador poddrá ser exppuesto a la accción de agentees físicos, conddiciones agentes erggonómicas, riesgos siccosociales, químicos, biológgicos o de cuallquier otra índdole, sin serr advertido aceerca de la natuuraleza de los mismos, m de los daños que pudieran causar c a la salud s y aleeccionando en los principios de su prevenciión...”. Asimism mo, la Ley Orggánica de Prevvención,

el

previóó

“A Artículo 236.- El patrono deberá tom mar las meedidas que fuerren necesariass para que el servicio s se preste en conddiciones de higgiene y seguriddad que resspondan a loss requerimienntos de la salud del traabajador, en un medio ambiente a de trabajo addecuado y prropicio para el ejercicio de sus faccultades físicass y mentales...” ”

“L LA

para

se

loss cuales disponnen lo siguientee:

de

todas

b en torno a la eficacia de d la mencionaada Ahora bien,

Por lo tanto, resulta evidente e que laa ley no

disposicción contractuaal, aprecia la Sala S que aún enn el

disstingue, a los efectos de coonsagrar la ineeludible

supuestto de que la misma pudiera coonsiderarse com mo

obligación del patrono de manntener las conddiciones

una

de

de higiene y seguridad s del medio ambieente de

responssabilidad, resulta claro que al estar recogiida

traabajo si éste recurre o noo a la figuraa de la

en un documento prrivado simple que no ha siido

conntratación, ya que en todo caso c el primeroo de los

reconoccido o tenido legalmente coomo reconociddo,

nombrados siemppre será el ressponsable frennte a los

ésta sóllo surte efecto o entre las parttes y no frentee a

perrjuicios que sufra s su depeendiente, queddando a

40  

auténtica

cláusula

e exonerante

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TSJ     SPA‐TS

salvo, desde luego, las accioness de regreso o

Ruth Dam maris Martínez Lezama  im mportancia dell daño, el gr ado de culpaabilidad

posibles incumplimiientos contraactuales que la

del autor, la coonducta de la víctima, la llamada

empresa o el aludido establecimientto tenga frentee al

esccala de los sufrimientos s m morales, el grrado de

contratiista.

ed ucación y cu ltura del reclamante, su p osición

De ahí que a juicio de d la Sala, resuulta claro que por p las conndiciones en que q se produjoo el accidente, al Institutoo Venezolano de los Seguross Sociales si lee es imputabble la actuació ón que causó el daño, aunqque ésta no fue realizaada directamente por diccho Institutoo, quedando a salvo, como ya se explicó en las líneeas que anteceden, las accionnes de regresoo o

soccial y econnómica, la participación p de la vícctima en el acccidente y porr último, tenieendo en cu enta que el monto quee se dispone como inddemnización por conceptoo de daño moral, connstituye el eqquivalente en dinero del perjuicio p suffrido por el accionante y no una forrma de enrriquecimiento. Así se decide..

posibles incumplimieentos contracttuales que diccho

VI

organismo tenga conttra la empresaa contratista. Así A se decidde.

N DECISIÓN

Ahora bien, en cuan nto a la suma demandada por p

Poor las razoness expuestas, el e Tribunal Suupremo

nización, se observa o que los conceptto de indemn

de Justicia, enn Sala Políttico Adminis trativa,

apoderaados judicialess de la ciudadaana Ruth Damaaris

ad ministrando

Martíneez Lezama señ ñalaron literalm mente en la paarte

Reepública y poor autoridad de la Ley, declara

petitoria de su libelo “...estimam mos estos dañños

PA ARCIALMEN NTE CON LUGAR L la deemanda

materiaales, morales y la utilidadd que se le ha

quue por dañoos y perjuiccios intentaroon los

privadoo a nuestra ma andante, en la cantidad c de DOS

ab ogados Arístiides Rengifo Camacaro y Rebeca R

MIL MILLONES MI DE BOLÍVARES SIN CÉNTIM MOS

ma, ya identifficados actuaando en Maartínez Lezam

(Bs. 2.0000.000.000,00 0)...”.

su carácter dee apoderadoss judiciales de la

Asimissmo, convienee destacar quee dicha suma en ningunaa parte del escrito e de la demanda ni su reformaa fue discrimin nada, en el senttido de estableccer cuál erra el monto correspondiennte a los dañños materiaales y el atinentte a los daños morales. m

ciuudadana

justicia,

RU UTH

enn

nombre

DAMA ARIS

de

la

MART TÍNEZ

LE EZAMA, tituular de la céddula de identidad Nº 6.1133.736,

contra

VE ENEZOLANO O

e el

DE

L LOS

INSTIITUTO SEG GUROS

SO OCIALES. En E consecuenncia, se conddena al insstituto deman dado, pagar laa cantidad de Ochenta O

Sin em mbargo, la partte demandada nada alegó con c relaciónn a dicha indeeterminación en e la oportuniddad

Miillones de Bolíívares Exactoss (Bs. 80.000.0000,oo), por concepto de daño d moral que sufrió la actoora.

correspondiente, es decir al mom mento de oponner cuestionnes previas. Por lo tanto, estta Sala se ve enn la obligación de reduciir tal estimaciión, como es la

Puublíquese, regísstrese y comunníquese. Archíívese el exppediente.

facultadd del juez en materia m de dañños morales y en

Daada, firmada y sellada, en el Sallón de

tal senttido, se fija po or tal conceptto la cantidad de

Deespacho de la Sala Político Administrativva del

Ochenta Millones de Bolívaress Exactos (B Bs.

Tr ibunal

80.000..000,oo), atend diendo en priimer lugar a la

l veinticincoo (25) días deel mes de novviembre a los

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Suprremo

de

Justicia, en Caracas, C

41


Ruth Daamaris Martíneez Lezama  del añño dos mil tres. Años : 193° de la

S SPA‐TSJ

Indepenndencia y 144 4° de la Feder ación. E Presidente,, El LEVIS S IGNACIO ZERPA Z El Vicepresidente, M PAOLINI HADEL MOSTAFÁ L MagistradaaPonente, La YOLA ANDA JAIME ES GUERRER RO Laa Secretaria,

ANAIS ME EJÍA CALZAD DILLA

YJG/b pc Exp. Nº N 1998-14648 8 En vein ntiseis (26) dee noviembre del año dos mil m tres, see publicó y registró r la an nterior sentencia bajo el Nº 01867.

42  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJ  

Ruth Damaris Martínez Lezama 

Sentencia SPA-TSJ 02/11/2010 CARLOS RAFAEL QUEVEDO HERRERA contra el INSTITUTO AUTÓNOMO DE SEGURIDAD CIUDADANA Y TRANSPORTE   Extracto del IEC: Tales circunstancias constituyen, en criterio de este Máximo Órgano Jurisdiccional, razones suficientes para considerar la actuación de los agentes Fabio Edgardo Chirinos, Jhonny Rafael Marchan y José Gregorio Aguirre Medina, como un hecho dañoso vinculado al servicio de policía del cual formaban parte; pues aunque ajenos a los nobles y valiosos propósitos inherentes al deber de cualquier agente policial, dichos ciudadanos actuaron investidos de las funciones que para entonces desempeñaban dentro del ente demandado, razón por la cual se verifica en el caso bajo examen una actuación (funcionamiento anormal) atribuible al Instituto Autónomo de Seguridad Ciudadana y Transporte del Municipio Libertador del Distrito Capital. La parte accionante se circunscribe a solicitar un monto de Cinco Mil Millones de Bolívares (Bs. 5.000.000.000,00), ahora expresado en la cantidad Cinco Millones de Bolívares (Bs. 5.000.000,00) para “…cuidado médico neurológico permanente que [conlleva] consulta médica, medicinas, alimentación y atención especializada que actualmente tiene un alto costo económico”, sin aportar en autos prueba alguna que justifique tales servicios o la cantidad solicitada. En consecuencia, esta Sala desecha la solicitud de indemnización por concepto de daños materiales, pues de conformidad con lo dispuesto en el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil. Por razones humanitarias considera la Sala justo acordar al demandante una asignación mensual que deberá pagar el Instituto demandado en beneficio del ciudadano Carlos Rafael Quevedo Herrera, por el monto equivalente a cuarenta (40) unidades tributarias.

MAGISTRADA PONENTE: EVELYN MARRERO ORTÍZ

QUEVEDO HERRERA, titular de la cédula de identidad N° 13.968.105, interpuso demanda por indemnización de daños materiales y morales contra

EXP. Nº 2006-0905

el INSTITUTO AUTÓNOMO DE SEGURIDAD Mediante escrito presentado ante esta Sala en fecha 15 de mayo de 2006, el abogado José Jesús Jiménez Loyo, inscrito en el INPREABOGADO bajo el N° 66.350, actuando con el carácter de apoderado judicial

del

ciudadano

CARLOS

RAFAEL

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales   

CIUDADANA Y TRANSPORTE, adscrito al Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital, creado mediante Ordenanza de Policía Administrativa Municipal dictada por el Concejo del Municipio Libertador, publicada en la Gaceta 43


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN Municippal Extra N° 1470-C del 12 1 de agosto de

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  carrácter de apodderado judiciaal de la parte actora,

1994, laa cual fue mod dificada el 29 de d marzo de 19996

preesentó escrito de promociónn de pruebas.

y publiccada en la Gacceta Municipal N° Extra 15788-4 Meediante auto del d 12 de julio de 2007 el Juzgado J

de esa misma m fecha.

de

Sustanciacción,

admitió

las

p pruebas

El 23 de d mayo de 200 06 se dio cuennta en Sala y, por p

p poor la parte acccionante do cumentales promovidas

auto dee igual fecha, se s ordenó pasaar las actuacionnes

…en el Capítuulo I, numeraal ‘1’ del esccrito de “…

al Juzgaado de Sustancciación, lo cuaal se realizó el 19

proomoción de pruebas, el cual se conntrae a

de junioo de ese mismo o año.

repproducir el mérito m favorablle de los autoos”, así com mo aquellas producidas p junnto con el esccrito de

Mediannte auto del 28 de junio de 20006 el Juzgado de Sustancciación de estta Sala, admiitió la demannda cuanto ha lugar en derecho d y orddenó emplazar al mo de Seguriddad Presideente del Instittuto Autónom Ciudadana y Transpo orte, para quee dentro de los l s a su veinte (20) días dee despacho siguientes citaciónn

diera

con ntestación

a

la

demandda.

Asimissmo, ordenó la notificaciónn del ciudadaano Síndicoo Procurador del Municippio Bolivariaano Libertador del Distritto Capital, de conformidad con c lo dispuuesto en el arttículo 155 de la Ley Orgánnica del Podder Público Municipal de 20005, vigente paara la fechaa.

proomoción. Asim mismo, admitiió “…la pruebba libre conntenida en el Capítulo II, denominada d PR RUEBA RE ECONOCIMIE ENTO MÉDICO O FORENSE referida r a que ‘se desig igne a la Diirección de Ciencias C Foorenses del Cuerpo de Investtigaciones Cienntíficas, Peenales y Crimiinalísticas paraa que se le prractique un

nuevo

reeconocimiento

forense

[yy]

un

recconocimiento integral, que incluya un examen físiico y psiquiáátrico del [deemandante], con c sus sopportes científiccos”, para lo cuual acordó oficciar a la Dirección de Ciencias C Forennses del Cueerpo de Invvestigaciones

Científicaas,

Penaless

y

Crriminalísticas, de d conformidaad con el artícuulo 395

Por esccritos de fechaas 12 de abril y 9 de mayo de

dell Código de Procedimientto Civil. Iguaalmente,

2007 los l abogados Doris C. González G Arauujo,

orddenó notificaar a la ciuddadana Procuuradora

Rommeel Puga Gonzáález, Andrés Puga P Zabaletaa y

Geeneral de laa República, de acuerdoo a lo

Ramona Mendoza de Bichoff, inscritos en el

disspuesto en el e artículo 95 del Decreto con

INPREA ABOGADO bajo b los Nros. 21.946, 99.3449,

Fuuerza de Leyy Orgánica de la Procuuraduría

18.404 y 40.264, respectivamente, actuando conn el

Geeneral de la República R de 2001, 2 vigente para la

carácterr de apoderaados judicialees del Instituuto

feccha.

Autónoomo de Segurid dad Ciudadanaa y Transportee; y la aboggada Cecilia Vivas Pérez, inscrita en el INPRE EABOGADO bajo el N° 244.892, actuanndo con el carácter de ap poderada judiicial del Síndiico nicipio Bolivarriano Libertaddor, Procuraador del Mun

El 19 de julio de d ese mismoo año se libraaron los ofiicios dirigidoss a la Procurradora General de la Reepública y al Director de Ciencias C Forennses del Cuuerpo de Inveestigaciones Científicas, C Pennales y Crriminalísticas.

dieron contestación a la demanda.. Reealizadas las nootificaciones de d Ley, en fechha 23 de El 5 dee junio de ese año el aboggado José Jessús

octtubre de 2007 se recibió el oficio N° 003503 del

Jiméneez Loyo, ya identificado, actuando a con el

44  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  17 de ese mismo mes y año, emanado de la

CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  SENTENCIA: C co nclusiones loos cuales fuueron agregaados al

Procuraaduría Generall de la Repúbllica, mediantee el

ex pediente.

cual rattificó la suspen nsión del procceso por un lappso El 13 de agosto de 2008 se diijo “Vistos”.

de treinnta (30) días co ontinuos. Por oficcio N° 129-122 206-07 del 14 de noviembre de 2007, recibido r el 27 de ese mism mo mes y año, la Coordinnación Nacion nal de Cienciias Forenses del d

d abril y 3 de d junio de 2009 2 la Enn fechas 15 de reppresentación judicial j de la parte demaandante sollicitó a la Salaa dictar sentenncia.

Cuerpo de Investigaaciones Científicas, Penaless y

Meediante auto para p mejor prroveer N° AM MP-070

Criminaalísticas,

Periccial

del 5 de agostto de 2009, esta Sala connsideró

practicaado al ciudad dano Carlos Rafael Queveedo

necesario “…rrequerir inforrmación acerrca del

Herreraa.

esttado físico y mental en el que se encueentra el

rem mitió

el

Dicctamen

Mediannte diligencia de d fecha 8 de enero e de 2008,, el apoderaado judicial dee la parte accioonante solicitóó la

ciuudadano Carloos Rafael Queevedo Herreraa, antes ideentificado, coomo consecueencia del inncidente preesuntamente accaecido el 28 de d octubre de 2000 2 en

remisióón del expedien nte a la Sala.

lass instalacioness de la Poliicía de Caraccas del Vista la anterior diligencia y concluida la

Muunicipio Liberrtador…”, paraa lo cual se ofició o al

sustancciación de la causa, el 9 dee enero de 20008

Insstituto de Meddicina Forense adscrito al Cuuerpo de

el Juzggado de Susstanciación acordó a pasar el

Invvestigaciones

expedieente a la Sala..

Crriminalísticas (CICPC), ( a finnes de la rem misión a

Científicaas,

Penaless

y

estta Sala de unn informe detallado en el cual se El 22 de d enero de 2008 2 se dio cuuenta en Sala y, por autto de la misma fecha, se deesignó ponentee a la Maggistrada Evelyn Marrero Orrtíz y se fijó el tercer (3er) día de despacho paara comenzar la relació n.

seññalara el alcannce de los dañoos físicos sufriidos por el accionante, coomo consecuenncia del incideente del cuaal dice haber sido objeto y que dio origgen a la intterposición de la demanda bajo examen; y a la Unnidad de Psiiquiatría Doctor Jesús Mata M de

Por au to del 29 de enero de 2008, se inició la

Grregorio, ubicaada en la Avenida A Princiipal de

d (10°) día d relació n de la causa y se fijó el décimo

Sebbucán, a efeectos de sum ministrar inforrmación

nte para que tuviera lugar el de desppacho siguien

aceerca del estaddo actual psííquico o menntal del

acto dee informes.

ciuudadano Carloss Rafael Queveedo Herrera.

En fechha 25 de junio o de 2008, oportunidad fijaada

Enn fecha 21 dee septiembre de 2009 se libraron

para la l celebració ón del acto de informes,

loss oficios correespondientes.

comparrecieron los ap poderados judiiciales de la paarte demanddante, del Insttituto Autónom mo de Seguriddad Ciudadana y Transpo orte y del Sínddico Procuraddor M Bollivariano Libeertador, quiennes del Municipio expusieeron

oralmeente

sus

argumentos

y

Reealizadas las referidas r notifficaciones, el 17 de noviembre de 20009 se recibió el e oficio N° DIIR-221E-009 de fecha 4 de noviembrre de ese mism mo año, susscrito por la Médico M Fanny Rivero, actuanndo con el carácter de Directora D de laa Unidad Nacional de

consignnaron, posterriormente, suus escritos de Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

45


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN Neuroppsiquiatría “Drr. Jesús Mataa de Gregorio”,

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  Priincipal de Sebbucán, a efecttos de que infformara

adjuntoo al cual la referida r professional remitió el

aceerca del actuual estado psííquico o menntal del

Informee elaborado el 2 de ese mism mo mes y año por p

ciuudadano Carloss Rafael Queveedo Herrera, assí como

la Dra. Rosalba Mén ndez, médico psiquiatra p de ese e

a este e último, parra que manifesstase “la ubicaación de

Centro Hospitalario, con la finaliidad de cumpplir

su domicilio y las l personas con c las que convive; c

e auto para mejor m proveer N° N con lo señalado en el

a labboral y iguualmente, si desempeña actividad

or esta Sala el 5 de agosto de AMP-0070 dictado po

hacerla constar en e el expedientte”.

2009. m de 2010 el abogado Jossé Jesús Enn fecha 27 de mayo mbre de 2009 see dejó constanncia En fechha 2 de diciem

Jim ménez Loyo, antes a identificado, actuando con el

del venncimiento del lapso l para dar cumplimientoo al

carrácter de apodderado judicial del ciudadanoo Carlos

auto paara mejor pro oveer N° AM MP-070, dictaado

Raafael Quevedo Herrera, soliciitó a la Sala diictare la

por esta Sala el 5 de agosto de esee mismo año.

senntencia definitiiva.

Mediaante auto para mejor proveeer N° AMP-0031

Poor escrito del 20 de julio de d 2010 la ciuudadana

del 244 de marzo de d 2010, estaa Sala requirrió

Dooris C. Gonzáález Araujo, identificada i enn autos

“…nueevamente inforrmación detalllada acerca del d

com mo apoderadaa judicial de la parte dem mandada,

estado físico, f mental y el entorno familiar fa en el que q

exppuso:

se enccuentra actualmente el ciuudadano Carrlos

Nootificación del ciudadano Caarlos Rafael Quevedo Q

Rafael Quevedo Herrrera, supra iddentificado, com mo

Heerrera, que poor error en la l notificaciónn de la

consecuuencia del inciidente presunttamente acaeciido

dirrección del esccritorio Jurídicco al cual repreesento”.

“Consiigno

en

estte

acto

Oficcio

de

el 28 de d octubre de 2000 2 en las insstalaciones dee la Policía de Caracas del d Municipio Libertador”, en miento de lo cual se oficióó al Instituto de cumplim Medicinna

Forense

Investiggaciones

adscrito Científicas, C

a al

Cuerpo Penales

de y

Criminaalísticas (CICP PC) a fines dee la remisión a la

El 5 de agosto de 2010 se dejó constanncia del venncimiento del lapso para dar cumplimientoo al auto para mejor prooveer N° AM MP-031, dictaado por d marzo de ese mismo añoo. estta Sala el 24 de Para decidir, la Sala S observa:

Sala dee un Informe detallado, d en ell cual se señalaara el alcaance de los daños d físicos sufridos por el

I

accionaante como conssecuencia del incidente i del cuual

D LA DEMA DE ANDA

dice haaber sido sujjeto y que dio d origen a la interpossición de la deemanda bajo examen, e tal com mo antes se s había solicitado en el Auto A para Mej ejor Proveerr N° AMP-07 70 de fecha 5 de agosto de 2009, que q no fue resp pondido en su oportunidad. o

Enn fecha 15 de mayo m de 2006 el abogado Jossé Jesús Jim ménez Loyo, actuando con c el caráccter de apooderado judiccial del ciudaadano Carlos Rafael Quuevedo Herrerra, antes ideentificados, innterpuso dem manda por inddemnización de d daños materiales y

soliccitó

moorales contra el e Instituto Auutónomo de Seeguridad

informaación a la Unidad U de Psiqquiatría “Docctor

Ciuudadana y Transporte, T addscrito al Muunicipio

Jesús Mata M de Greg gorio”, ubicadaa en la Aveniida

Boolivariano Libeertador del Disstrito Capital, sobre s la

Igualmeente

46  

en

el

referido

auuto,

se

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  base dee las siguientess consideracionnes de hecho y de

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  preesuntamente para p ser someetido a interroogatorio

derechoo:

en flagrante violación a las ordenan nzas y regglamento que prohíben p el poorte de arma de d fuego

Narra el e apoderado ju udicial del accionante que, el 25

en esa área”. (Deestacado del teexto).

de octtubre de 2000, su repreesentado “…ffue aprehenndido [por efecctivos de la Poolicía de Caracas]

Maanifiesta que su represenntado fue traasladado

por enccontrarse de acuerdo a al acta policial de la

iniicialmente “all Hospital Pérrez Carreño, (…), y

misma fecha, presun ntamente invoolucrado en una u

possteriormente a la Clínica Atias A (sic), quuedando

riña callejera”; sin n embargo, “…no “ pudo ser s

reccluido en el seervicio de terap apia intensiva después d

identificcado toda vezz que negaba suministrar sus s

de practicárselee intervención quirúrgica para p la

datos, igualmente no o permitió se le tomaran sus s

exttracción del prroyectil alojadoo en la zona malar”.

impresiiones dactilarees”. Quue, en virtud de lo anteriior, el “…Miinisterio Indica que, el 26 dee octubre del mismo año, su

Púúblico en repreesentación dell Estado [proccedió] a

represenntado fue trasladado al “Palacio de Justiccia

sollicitar el enjuuiciamiento de d los acusaddos [los

de esta Circunscripciión Judicial” a los fines de ser

funncionarios pooliciales Fabioo Edgardo Chirinos, C

presentado ante un n Tribunal de d Control, de

Jhoonny Rafael Marchán M y Joosé Gregorio Aguirre

conform midad con lo establecido enn el artículo 374 3

Meedina] y postteriormente a establecer la l pena

del Código Orgánico o Procesal Pennal, logrando su

corrrespondiente con los delitoss que se les impputan”.

reseña y captación de huellas dactilaares. Exxplica el apooderado judiciial del demaandante, Señala que, el 27 de octubre o de 20000, su poderdannte

habberse demostraado durante el referido juicioo que en

fue presentado ante el e Juzgado Décimo Noveno de

feccha 28 de octtubre de 20000 su representaado fue

Primeraa Instancia en n Funciones de Control del d

lessionado en la reegión frontal de d la cara con un u arma

Circuitoo Judicial Pen nal del Área Metropolitana M de

de

Caracass; sin embarg go, se ordenóó su traslado al

C del Muunicipio insstalaciones de la Policía de Caracas

Hospitaal Psiquiátrico de Lídice y, en consecuenccia,

Libbertador por el funcionaario Fabio Edgardo E

se suspeendió la audien ncia de presenttación.

Chhirinos, quien “…se encontrraba de servicio para

fuego

no

reglamentariia,

dentro

d de

las

esee momento, desempeñándos d se como custoodia de Afirma, que no obstan nte lo anterior, su mandante fue f enviadoo a los calabozzos de la Policíía de Caracas del d Municippio Libertadorr en espera de d su traslado al mencionado hospital psiquiátrico. p

callabozos, pertenneciente al gruupo ‘C’, integraado por Jh honny Rafael Marchan Mayz M (jefe) y José Grregorio

Aguiirre

Medina;;(…)

encontrrándose

Caarlos Rafael Quevedo Q Herrrera, en condición de

Exponee que, en fech ha 28 de octuubre de 2000, el

dettenido en esppera de su traslado t al Hospital H

ciudadaano Carlos Rafael R Quevedo Herrera fue f

Psiquiátrico ordeenado”. (Sic) (Destacado ( del texto).

herido con un arma de fuego en la región maalar izquierdda, por “…el oficial Fabio Chirinos, en el área de d la Policía de la Alcalddía de Caraccas, Municippio Libertadorr, una vez sacaado del calaboozo

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Assimismo, indicca que los fuuncionarios pooliciales Fabbio Edgardo Chirinos, C Jhonnny Rafael Marrchán y Jossé Gregorio Aguirre A Medinaa, eran “…inteegrantes dell grupo de guardia g para ese momentoo, cuya

47


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN funciónn era la de proteger p la inntegridad física,

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  Chhirinos ejerció el recurso dee apelación coontra la

psíquicaa y moral del detenido [Carlos Raffael

refferida decisiónn publicada el 5 de mayo dell mismo

Queveddo Herrera], y no podían ni ellos mism mos

añoo.

someterr o dejar, permitir p o tollerar que fueera Quue mediante seentencia del 188 de julio de 2003, 2 la

lesionaddo el detenido en ninguna forrma”.

Sala N° 6 de la Corte de Apeelaciones del Circuito C Señala que, el 9 de ab bril de 2003, se s llevó a caboo la

d la Circunsscripción Judiccial del Juddicial Penal de

audienccia oral y públiica ante el Tribbunal Segundo de

Árrea

Primeraa Instancia en e Funciones de Juicio del d

parrcialmente coon lugar el recurso r de appelación

Circuitoo Judicial Pen nal del Área Metropolitana M de

intterpuesto y modificó m la deccisión apeladaa “…en

Caracass, relacionada con las lesionnes producidass al

cuaanto a la califficación jurídicca dada a los hechos,

actor enn fecha 28 de octubre de 20000, en la cuall el

loss cuales encuaadran en el deelito de HOMIICIDIO

aludidoo Juzgado “… …según lo previsto p en los

IN NTENCIONAL L

artículoos 226 y 253 de la Connstitución de la

FR RUSTRACIÓN N, previsto y sancionado en el

Repúbliica Bolivarian na de Venezueela, artículo 408 4

arttículo 407 enn relación coon los artículos 80,

ordinall 1 en relación con el artícculo 80, artícuulo

seggundo aparte y 82 del Códdigo Penal (… …), y en

282, arrtículo 84 y 255 todos del Cóódigo Penal y los

connsecuencia CONDENA C all ciudadano FABIO F

artículoos 1, 2, 4, 5, 6, 7, 12, 13, 14, 15, 22 y 365 del d

ED DGARDO CHIIRINOS GUTI TIERREZ a cum mplir la

Código Orgánico Prrocesal Penal, por unanimiddad

penna de DIEZ (10) ( AÑOS DE E PRESIDIO,, por la

na al ciudada ano Fabio Eddgardo Chirin nos conden

com misión

dell

delito

Gutiérrrez, (…), a cu umplir la penaa de catorce (114)

IN NTENCIONAL L

EN

años y ocho (08) messes de presidio, por encontrarlo

FR RUSTRACIÓN N, (…), y CON NDENA al ciuudadano

culpablle y por ende responsable de d la comisión de

JO OSÉ GREGOR RIO AGUIRRE E a cumplir la pena p de

los deliitos de Homiccidio Calificaddo en Grado de

CIINCO (05) AÑ ÑOS DE PRES SIDIO, por ell mismo

Frustraación y Uso in ndebido de arm ma de fuego (… …).

dellito

Conden na José Grego orio Aguirre, (…), a cumplirr la

(D Destacado del esscrito).

Metropoolitana

en

de

Caracas,

EN

GR RADO

declaró

GRADO

de

HOMIICIDIO

GRADO

DE

DE

DE

COMPLICIIDAD”.

pena de d Seis (06) años y ocho (08) meses de presidioo, por encon ntrarlo culpabble y por ennde responssable de la co omisión del dellito de Cómpllice en

el

Homicidio

Calificado

en

Grado

de

Frustraación, (…). Condena C al ciuudadano Jhon nny Rafael Marchan May ayz, (…), a cum mplir la pena de Tres (003) años de priisión, por encoontrarle culpabble y por ende responsab ble de la comissión del delito de H Callificado en Graado Encubrrimiento en el Homicidio de Frusstración”. (Sic) (Destacado del d escrito).

Inddica la represeentación judiciaal del accionannte que, en fecha 10 de abril de 2006, consignó unn escrito antte el “…Insstituto Autónnomo de Segguridad Ciuudadana y Trransporte Adsccrita al Consej ejo (sic) Muunicipal del Diistrito Capital (SETRA)”, a los fines de solicitar la inddemnización dee los daños maateriales y

morales

cauusados

a

suu

representaddo,

de

connformidad conn lo establecidoo en el artículoo 54 del Deecreto con Fuerza F de Leey Orgánica de la Proocuraduría Geeneral de la República dee 2001,

Indica que, en fech ha 21 de maayo de 2003, el

viggente para la feecha.

d ciudadano Fabio Edgarrdo apoderaado judicial del

48  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  Arguyee que la decisió ón de fecha 18 de julio de 20003,

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  Miillones de Bolívares (Bs. 5.000.000,000), con

dictada por la Sala N° N 6 de la Cortee de Apelacionnes

ocaasión

del Cirrcuito Judiciall Penal de la Circunscripciión

“… …sufrimiento y (…) el dolorr (…) [que] tuuvo que

Judiciall del Área Metropolitanna de Caraccas,

sopportar

constituuye un “Título Ejecutivo”” que posee su

inttervenciones quirúrgicas q quee se le hicieroon para

represenntado para sollicitar la indem mnización de los

exttraerle el proyectil y la reconnstrucción del malar y

daños causados, c lo cu ual demanda coon fundamento en

la (sic) distintass medicinas e inyecciones que tuvo

el artícculo 1.191 deel Código Civvil, relativo a la

que soportar parra salvar su vidda”.

del

en

d daño

moral

las

producido

distintaas

p por

el

operacionnes

e

“…respponsabilidad especial e por hecho ajeno (… …), fundadaa en una pressunción de cuulpa de caráccter absolutto contra el civvilmente respoonsable, o sea, la

M de Boolívares 2) El monto de Cinco Mil Millones (Bs. 5.000.000.0000,00) hoy expresado enn Cinco Miillones de Bolíívares (Bs. 5.0000.000,00), enn virtud

personaa del dueño, prrincipal o direcctor”.

de los daños matteriales ocasioonados por “… …la falta Alega, de conformidaad con los artículos 19, 23, 30, 3

de conciencia pllena de sus acctividades mottoras ya

meral 8 y 14 40 de la Connstitución de la 49 num

que en las operaciones perrdió parte dee masa

Repúbliica

enccefálica produucto del disparo, [lo cual] traae como

Bolivariiana

de

V Venezuela,

en

concorddancia con los artículos 1.1185 y 1.191 del d

connsecuencia

Código

neuurológico perrmanente quee motivan consulta c

Civil,

quee

“…todos

los

hechos

y

q que

necesitaa

cuidado

médico

circunsstancias explanadas en el presente Libeelo

méédica,

están soometidos a la sanción s de resaarcimiento”.

esppecializada quue actualmentee tiene un altto costo

medicinas,

alimenntación

y

a atención

ecoonómico y el impedimento i d desarrollo pleno de p de Manifieesta el apoderaado judicial del accionante, que q demandda al Institutto Autónomoo de Seguriddad Ciudadana y Transp porte, adscrito al Municippio or del Distrito Capital, C en virttud Bolivarriano Libertado de los daños materiaales y morales causados a su

su personalidadd que le impidde estudiar, convivir c soccialmente y deepender de si, por si (sic) mismo m e incclusive pudienddo haber desaarrollado una carrera universitaria coomo eran suss ideales, form mar su fam milia”.

represenntado por los funcionarios policiales Fabbio Edgardo Chirinos Gu utiérrez, José Gregorio G Aguiirre

II

M adscritoos a Medinaa y Jhonny Raffael Marchán Mayz,

DE LA PART A ALEGATOS TE DEMANDADA

dicho Instituto, I en virtud v de las agresiones a de las Meediante escritoo de fecha 12 de abril de 2007 los

cuales fue f sujeto.

aboogados Doris C. González Araujo, A Romm mel Puga Solicitaa como indem mnización la cantidad c de Diez

Goonzález,

Mil Miillones de Bolíívares (Bs. 10.000.000.000,000),

Meendoza de Bicchoff, antes iddentificados, acctuando

hoy exppresados en Diez D Millones de d Bolívares (B Bs.

conn el carácter de apoderados judiciales j del Instituto I

10.000..000,00),

Auutónomo de Seguridad S Ciuddadana y Trannsporte,

disccriminados

d de

la

siguiennte

maneraa:

dieeron

1) La suuma de Cinco Mil Millones de d Bolívares (B Bs. 5.000.0000.000,00)

ahora a

expresada

en

Anddrés

Puga

contesttación

a

Z Zabaleta

y

R Ramona

la demanda en e

los

sigguientes térmiinos:

Cinnco

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

49


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN Como punto p previo, oponen la incoompetencia dee la

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  Inddican que lass cantidades antes señaladdas son

Sala para p conocer en primera instancia de la

exaageradas y fuera fu de contexto, ya que “…en

demandda interpuesta,, ya que “…een el caso baajo

maateria del ejeercicio de la acción de daños d y

estudio si bien se tratta de un Instituuto Autónomo de

perrjuicios, correesponde al dem mandante deteerminar

Descentralizaada

la extensión de los mismos y sus causass, y no

Municippal, la Repúb blica no ejerrce sobre diccha

hacerlo de manerra genérica, coomo lo hace el actor”.

la

addministración

Pública

institucción un contro ol decisivo y permanente en cuanto a su dirección n o administracción” (sic), razzón por la cual c la compeetencia correspponde al Juzgaado Superioor en lo Civil y Contenciosoo Administratiivo de la Región Capiital, de confoormidad con el dencial (…) esstablecido por la “…criteerio jurisprud Sala Político P Admin nistrativa de este Honorabble Tribunaal, en sentenciia No. 05523, de fecha 11 de agosto de 2005”. d Por otraa parte, indican los apoderaddos judiciales del institutoo demandado que “…para que proceda la indemnización del da año, éste debe ser probado por p l sufre (…). No basta quue el actor haaga quien lo afirmacciones sobre la existencia de los dañoss y perjuiciios y el daño moral”. m

p demandannte no cumplióó con la Affirman que la parte carrga procesal de establecerr y demostrarr “…el quantum debidam mente discrimiinado, y desgllosado”, sinno que se limiitó a estimarloos de forma genérica, conn lo cual “… …estaríamos en presencia de un enrriquecimiento sin causa, a favor f de la vícctima, y en detrimento del patrimonio de d la Instituciónn”. Señalan que si bien existe una sentenciaa penal deffinitivamente firme f que deteermina el hechoo ilícito y establece e las leesiones sufridaas por el actor, éste ha debbido indicar los l gastos de manera indivvidual y acoompañarlos coon sus respectiivas probanzass, “…si preetende que se le indemnice, considerando que en el caso de marrras es un Innstituto Autónoomo, el civvilmente obligaado, por el coomportamiento doloso

En sinttonía con lo expuesto, e afirm man que el acctor

de unos funcionnarios, es decir, es una persona p

debe deemostrar la reelación de cauusalidad existennte

disstinta a las sanncionadas penaalmente”.

“…entrre el daño producido y los gastos g que señaala el actorr incurrió, parra que prospeere su pretensiión (…) noo basta la prueeba del daño, sino s que a su vez v el actoor está obligad do a probar el monto por él invertiddo en su enferm medad”.

Niegan, rechazaan y contradiccen el alegatoo de la j de laa parte demaandante, reppresentación judicial rellativo a que derivado del suceso acaecido al ciuudadano Carlos Rafael Quevvedo Herrera, “…se “ le imppidió desarroollar una caarrera univerrsitaria,

Niegan, rechazan y contradicen laa demanda en lo

cassarse y tenerr hijos”, ya que q de autos no se

mo consecuenccia de los hechhos relativoo a que “…com

dessprende pruebba alguna mediante m la cual c se

alegadoos en su dem manda, deba [su] mandannte

dem muestre que el actor “…estaba reaalizando

cancelaarle al actor,, la cantidadd de cinco mil m

dilligencias destinnadas a ingresar a una Univeersidad,

millonees de bolívarees (Bs. 5.0000.000.000,oo), al

acoontecimiento futuro fu e inciertto (…), [y] quee debido

actor por daños y perrjuicios y cincoo mil millones de

a las lesiones sufridas s queddó incapacitaddo para

p daño moraal”. bolívares (Bs. 5.000.000.000,oo) por

proocrear”.

(sic).

50  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  Exponeen, en lo atin nente a la inddemnización por p

CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  SENTENCIA: C DEL DISTRITO CAPITAL C

daños morales, que la cantidad solicitada s resuulta

Enn fecha 9 de mayo m de 20077 la abogada Cecilia

igualmeente exageradaa y no ajustadda a la realidad,

Viivas Pérez, anntes identificaada, actuando con el

pues “…De “ autos no se infierre el grado de

carrácter de apoderada judicial del Síndico S

educaciión del demand dante, antes biien afirma quee se

Proocurador del Municipio Bolivariano B Libbertador

le impiidió estudiar en e la universiddad, tampoco se

dell Distrito Capiital, en el acto de contestacióón de la

evidenccia de autos cuál es la posicióón económica del d

dem manda, expusoo lo siguiente:

demanddante, y por otra o parte, esstá la capaciddad económ mica de la deemandada civilmente, la cuual dependde del presupu uesto que le es e asignado, sin tener otros bienes pro opios que le peermitan disponner

Quue el actor fundamenta fu la “estimación”” de la inddemnización por p concepto de d daño morall, en un Infforme Médico Forense F de feccha 6 de noviem mbre de 2000, “…es deciir que para la fecha f de introdducción

de bienes de capital”.

dell Libelo de Demanda ese Info forme Médico Forense F midad con la jurisprudencia de Aducenn, de conform

tennía cinco (055) años y seis s (06) meeses de

este Altto Tribunal, qu ue corresponde al Juez estim mar

praacticado”.

la canttidad a indem mnizar por cooncepto de daaño Coon relación a loo anterior, señaala que la partee actora

moral.

debbió consignar en autos un Innforme Médicoo actual n se declaree sin lugar el Finalmeente, solicitan

praacticado al ciudadano Carrlos Rafael Quevedo Q

“quantuum” estimado por concepto de daño morral,

Heerrera, a los fines de demostrar cuáles fueeron las

“…y proceda p el Juez, J al senteenciar fijar los

“… …consecuenciaas dañosas peermanentes” sufridas s

elementtos en que hassta la fecha haa sido estableciido

por dicho ciudaddano con ocasióón del suceso.

por la jurisprudencia j al estimar el daño d moral, enntre ellos el e grado dee cultura y educación del d reclamaante, la posicción social y económica del d demanddante,

así

como

el

p patrimonio

d del

demanddado, el cual depende de un u presupuestoo y carece de un capital personal y fueentes de ingressos ncionadas”. Asimismo, solicittan distintaas a las ya men se declare improcedeente “…los daños y perjuiciios,

Affirma que el apoderado judicial dell actor funndamenta la soolicitud de inddemnización poor daño mooral, en el sufriimiento y el doolor que se le ocasionó o a su representaado en las distintas d operraciones s le realizaronn, “…pero no prueba quuirúrgicas que se ni acompaña a su s Libelo los medios m de prueeba que funndamentan su dicho”. d

entendiiendo por tal, ‘toda disminución o pérdiida

Exxpone que el ciudadano Caarlos Rafael Quevedo Q

que expperimente una a persona en su patrimonioo o

Heerrera “…fue reeconocido porr sus victimarioos como

acervo material” (sicc), por cuanto éstos no fuerron

el autor materiall de la muerte de un funcionnario de

determiinados ni especcificados en el libelo.

d ser la Policía de Caaracas”, circunnstancia que debe

III

ponderada por ell Juez a los finnes de valorar el e grado d accionado o su participaación en de culpabilidad del

ALEG GATOS DEL SÍNDICO PR ROCURADOR R

el accidente o actto ilícito que produjo el dañoo.

D DEL MUNICIPIO BOLIVA ARIANO BERTADOR LIB

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

51


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN Asimism mo, explica qu ue “…se desconoce la conduccta

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  Quuevedo Herrerra] (…) de feecha 28/09/2001”; es

de la vííctima, es deciir, se omite el señalamiento del d

deccir, que para la fecha de interposiciónn de la

porque (sic) fue aprrehendido el reclamante, r baajo

dem manda dicho “Peritaje” tennía cuatro (4) años y

que (sic) circunstanccias y porque (sic) presentaaba

ochho (8) meses de d realizado.

ese estaado de abstracción, cuandoo fue detenido en fecha 26/10/2000, 2 bajjo que (sic) coondiciones físiccas

Al respecto, preecisa que el appoderado judicial del mandante debbió demostrarr cuáles fuerron las dem

y psíquiicas se encontrraba”.

“… …consecuenciaas dañosas peermanentes” sufridas s Manifieesta que, en el caso de autos, el Juez carece de

por su representaado; sin embarggo, éste sólo seeñaló de

los elem mentos necesarrios para estimar de una maneera

forrma genérica una serie de limitacionnes sin

proporccional, justa y equitativa el daño mooral

connsignar en auttos prueba alguna que soporrte tales

sufrido por la víctimaa, lo cual supoone una situaciión

aleegatos.

n sólo deja en e estado de indefensión a su donde no represenntado, sino qu ue compromete seriamente la decisiónn del Juez po or no consignnar en autos los elementtos que permitan conocer el estado reall y

Inddica que “…SSe desconoce cuales c son loss daños cauusados como consecuencia de la lesión sufrida por el reclamante, pues lo únnico producidoo por el acttor fueron las dos Sentenciaas proferidas por los

actual del d accionante.

Triibunal del Cirrcuito Judicial Penal, limitánndose a Sostienne que la indemnización prretendida por el

funndamentar los daños y perjuicios en un Peritaje P

actor enn virtud de la actuación a de unn funcionario que q

Psiquiátrico, quee además no fue f ratificado por los

ya no pertenece a la Policía de Caracas, es

exppertos que lo suscribieron” s (Sic).

orcionada, ileggal e ilegítima”, “…grossera, despropo por lo que el Juez debe d ser más cuidadoso “… …al estimarr los daños morales cuanndo la persoona jurídicaa demandada es un Ente adscrito a los Órganoos del Estado, ya y que lo que se pretende ess la condenaatoria del Terrcero Responssable Civilmennte,

Exxplica que la indeterminaciión de los daños d y perrjuicios reclaamados, así como la faalta de esppecificación

de

los

m montos,

trae

como

connsecuencia quee la acción proopuesta “…carrezca de objjeto”.

pues laa persona juríd dica demandadda en el presennte

Señala que la reppresentación juudicial del demandante

caso es un Instituto Autónomo A adscrrito a la Alcalddía

“… …no señalo (sic) ( la maneera de calcuular los

del

M Municipio

Bollivariano

Libbertador,

y

su

preesuntos dañoss que reclamaa, ni las caussas que

patrimoonio proviene exclusivamentee de los recurssos

susstentan y soporrtan los mismoos, ni los fundaamentos

aportaddos por el Municipio M provvenientes de los

de los presuntos daños”.

adminisstrados y de ottros Fondos Púúblicos aportaddos para el cumplimiento de sus fines”.

e lo expuesto solicita Finnalmente, con fundamento en se declare sin luugar la “…tem meraria e infuundada”

q el actor fun ndamenta la “eestimación” dee la Indica que

manda de autoos. dem

indemnnización por co oncepto de dañños y perjuiciios, en el “…estado físico y mentall según Peritaaje do [al ciudadaano Carlos Raffael Psiquiáátrico practicad

52  

IV COMP PETENCIA DE E LA SALA

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  Correspponde a esta Saala pronunciarrse con relaciónn a

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  mo de Justiccia de la Reepública Triibunal Suprem

su com mpetencia para conocer el casso de autos y, en

Boolivariana

tal sentiido, observa:

tem mporis, al trattarse el caso bajo examen de una

dee

Venezuela,

aplicable

ratione

dem manda por inddemnización de d daños materiales y Los apooderados judiciiales del Instituuto Autónomo de Seguriddad Ciudadan na y Transpoorte, adscrito al Municippio Bolivariaano Libertadoor del Distrrito Capital, en su escrito de contestacióón a la demanda, señalann que “…en el caso bajo esstudio si bien se trata dee un Instituto Autónomo A de la l administraciión Públicaa Descentraliza ada Municipal,, la República no ejerce sobre s dicha in nstitución un control decisivoo y permannente

en

cu uanto

a

suu

dirección

o

moorales contra un Instituto adscrito a al Muunicipio Boolivariano Libbertador del Distrito Capital, la com mpetencia parra conocer el caso bajo exaamen le corrresponde a esta Sala Poolítico-Adminisstrativa, todda vez que laa cuantía de la demanda incoada exccede las Setennta Mil Una Unidades Tribbutarias (700.001 U.T.); raazón por lo cuaal, esta Sala dessecha el aleegato formuladdo por la repreesentación juddicial de la parte p demandaada. Así se decllara.

adminisstración”, razó ón por la cuall la competenncia corresponde al Juzg gado Superior en lo Civil y

V

R Capital, de Contencioso Adminisstrativo de la Región midad con el “…criterio “ juriisprudencial (… …) conform

D DE LAS PRUE EBAS 

estableccido por la Sa ala Político Administrativa A de

1.-- Los recaudoos acompañad dos junto al lib belo de

este Hoonorable Tribunal, en sentenccia No. 05523, de

la demanda:

fecha 11 de agosto dee 2005”. 1.11.- Copia certifficada de la seentencia de feccha 9 de Ahora bien, aprecia la Sala que en el caso baajo

abrril de 2002, emanada del Juzgado Quiinto de

estudio el apoderado judicial del ciudadano c Carrlos

Priimera Instanccia en Funciones de Juiccio del

p Rafael Quevedo Herrrera, interponne demanda por

Cirrcuito Judiciall Penal del Área Á Metropolitana de

ños materiales y morales conntra indemnnización de dañ

Caaracas, que corrre inserta a loss folios 19 al 58 5 de la

el Instiituto Autónom mo de Seguriddad Ciudadanaa y

priimera pieza del d expediente.. (Distinguida con el

Transpoorte, adscrito o al Municippio Bolivariaano

núúmero 2).

Libertador del Distrrito Capital, en e virtud de las p los funcioonarios policiaales lesioness producidas por en ejeercicio de su us funciones Fabio Edgarrdo Chirinoos Gutiérrez, Jo osé Gregorio Aguirre A Medinaa y Jhonny Rafael Marcchan Mayz, adscritos a diccho e el daño en la cantidad de Institutoo. Asimismo, estima Diez

Mil

Millo ones

de

B Bolívares

(B Bs.

a expresaddos en la suma de 10.000..000.000,00), ahora

1.22.- Copia cerrtificada del “ACTA DE JUICIO J OR RAL Y PÚBLIC CO” del 9 de abbril de 2003, emanada dell Juzgado Seegundo de Primera P Instanncia en Fuunciones de Juuicio del Circuuito Judicial Peenal del Árrea Metropolitaana de Caracaas, la cual curssa a los follios 59 al 61 de d la primera pieza del expediente. (M Marcada con el número 3).

Diez Millones M de Bolíívares (Bs. 10.000.000,00).

1.33.- Copia certifficada del falloo dictado en fecha fe 18

En estee sentido, de co onformidad conn lo dispuesto en

de julio de 20033 por la Sala N° 6 de la Corte C de

el numeeral 24 del artículo 5 de la Ley L Orgánica del d

Appelaciones del Circuito Juudicial Penal de la Cirrcunscripción Judicial del Área Á Metropoliitana de

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

53


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN Caracass, el cual corree inserto del foolio 62 al 120 de

11/2010 SPA‐TSJ 02/1 1.55.- Copia sim mple de la G Gaceta Municiipal del

la primera pieza del expediente. e (Iddentificado conn el

Distrito Federal N° N 1578-4 del 29 de marzo de d 1996,

númeroo 4).

la cual se tiene por p fidedigna en e este juicio con base en lo preceptuaddo en el artícullo 432 del Código de

Se aprrecia que los documentos antes señaladdos constituuyen copias de d los fallos dictados d por los aludidoos Juzgados, deebidamente cerrtificadas por sus s respectiivos Secretarios, razón por p la cual de conform midad con lo previsto p en los artículos 111 del d Código de Procedimiiento Civil y 1.384 1 del Códiigo

C pues no fue f impugnadaa por la Proocedimiento Civil, parrte contraria. (Vid., ( sentenciaas de esta Salla Nros. 2487 y 02487 deel 9 de noviem mbre de 2006 y 16 de r te). Dicha docuumental junnio de 2010, respectivament corrre inserta dell folio 123 al 130, marcadaa con el núúmero 6.

Civil, hacen h fe de su s contenido de acuerdo a la naturaleeza de cada uno de ellos.

1.66.- Original del d oficio N° 148 1 del 17 de abril de 2006, suscrito poor el ciudadanoo “Comisario General G

1.4.- Doocumento orig ginal del escritoo consignado por p el aboggado José Jesúss Jiménez Loyoo, identificado en autos, actuando a con el carácter de appoderado judiccial del ciuudadano Carlos Rafael Queevedo Herrera,, y dirigidoo al Presidentte del Institutto Autónomo de Seguriddad Ciudadanaa y Transportee; el cual cursaa a los follios 121 y 122 de la priimera pieza del d

(P..E.F.) Lic: Osswaldo Rodrígguez León”, acctuando conn el carácter de Presidente deel Instituto Auutónomo de Seguridad Ciiudadana y Trransporte, adsscrito al Muunicipio Boliivariano Libeertador del Distrito Caapital, dirigiddo al represeentante judiciial del acccionante. El mencionado m doccumento cursa al folio 131 y está identifficado con el número n 7.

expedieente distinguido o con el númerro 5. Reespecto a la reeferida documental, aprecia la Sala Con reelación a esta probanza se observa que el mencionado instrumeento, contiene un sello húmeedo en señaal de recepción n por el Instituuto Autónomo de Seguriddad Ciudadan na y Transpoorte, adscrito al Municippio Bolivariaano Libertadoor del Distrrito Capital, en fecha 27 7 de agosto de d 2003, lo que q evidenccia que dicha documental d fuue recibida porr el referidoo ente. Ahora bien, aprecia la l Sala que enn el escrito de contestació ón a la demannda, el apoderaado judiciall de la partee accionada no impugnó el documeento antes señaalado, por lo quue conforme a lo expuestto, se le otorrga valor proobatorio a diccha probanzza en lo referen nte a su recepcción por parte del d Institutoo Autónomo de Seguridaad Ciudadana y

quue ésta constituuye una comunnicación dirigiida a la parrte demandantte, mediante laa cual el prenoombrado funncionario públlico manifestó la voluntad de d dicho Insstituto con rellación al escriito “…recibidoo en la preesidencia de [ese] [ Instituto en fecha 10 de d abril dell año [2006]]”. En virtudd de lo anterrior, la meencionada probbanza tiene caarácter de doccumento adm ministrativo ell cual conform me al criterio reeiterado de esta Sala, constituye unna tercera caategoría documental

inttermedia

entrre

los

docuumentos

púb úblicos y los privados quue se tienenn como fiddedignos salvoo prueba en contrario. c (Vidd., entre otrras, sentencia N° 02487 dell 9 de noviem mbre de 2006).

Transpoorte, a la luz de lo previstoo en los artícuulos 1.371 y 1.374 del Cód digo Civil.

2.-- Pruebas promovidas por la parte actorra en la etaapa probatoria:

54  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  2.1.- Enn primer lugaar, el representtante judicial del d

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  …contenidos en el 2.44.3.- Los doocumentos “…

demanddante hizo valler el mérito favorable de los

exppediente penall 1160-03 piezza I, (…) folioos 45 al

autos.

73”, relativos a las l “…hojas de d evolución médicas” m miento e al momento dell ingreso, duraante el tratam

P “…íntegramente la causa pennal 2.2.- Promovió identificcada con el Nro. 1160-003, del Juzgaado

inddicaciones méddicas que recibbió el demanddante en la Clínica Atías.

primeroo de Ejecución del Circuito Judicial J Penal del d Área Metropolitana M de caracas,, así como la

T y Datos 2.44.4.- “Informe Radiológico, Tomográfico,

sentenccia penal defin nitivamente firrme de caráccter

de Emergencia” contenidos “… …en la pieza I de la

condenaatoria dictada a por el Juzgaado Segundo de

muestran el estaado que cauusa penal 11600-03”, que dem

Primeraa Instancia en e Funcioness de Juicio del d

preesentaba el ciudadano c Carrlos Rafael Quevedo Q

Circuitoo Judicial del d Área Metropolitana M de

Heerrera con ocassión de la lesióón producida por arma

Caracaas Mixto, de feccha 05 de Mayoo de 2003” (Siic).

de fuego.

2.3.- Iggualmente, pro omovió “…la Sentencia Pennal

2.44.5.- El Reconocimiento Méddico Legal praacticado

definitivvamente firme, dictada en fecha fe 18 de Juulio

al accionante poor el ciudadanno Sinuhe Villlalobos,

del añño 2003 por la Sala 6 de d la Corte de

acttuando con el carácter c de Méédico Forense I de “la

Apelaciiones

Meedicatura Foreense de Caraccas”, de fechaa 31 de

del

[C Circuito

Judiicial

del

Árrea

Metropolitana]”.

octtubre de 20000, el cual cursaa a “la pieza I de la cittada causa pennal (…), folio 116”. 1

2.4.- Prrodujo copias certificadas dee los documentos que se indican a con ntinuación y que q cursan en el

2.44.6- Las secuuencias fotogrráficas emanaddas del

l nomenclatuura expedieente, identificcados con la

Cuuerpo Técnicoo de Policía Judicial que corren

“1160-003” llevada ante a el Juzgaado Primero de

inssertas “…en laa pieza I de la causa Penal signada s

Ejecuciión del Circu uito Judicial Penal del Árrea

conn el Nro. 11600; las cuales cuursan a los follios 282

Metropolitana de Caraacas:

al 314”, de las que q se evidenciia el sitio de reeclusión en el que se enncontraba el demandante d “… …donde

2.4.1.- Las documentales que cursaan “…a los follios d la pieza I del d expediente penal p nro. 116602 y 3 de

estte (sic) fue maaltratado físicaamente y moraalmente donde además caasi pierde la vidda”.

03”, doonde consta el Informe Médicco suscrito porr el Dr. Joaquín Pestanaa, adscrito a la Unidad de

Enn lo atinente al legajo de copiias consignadaas por el

Neurocirugía de la Clínica Atíass, del ciudadaano

apooderado

R Queved do Herrera. Carlos Rafael

conntentivas de las actuacionnes cursantes en el

judiicial

de

la

parte

demaandante,

exppediente antes identificado, llevado l por el Juzgado J 2.4.2.- Las secuenciias fotográficaas emanadas del d P Judiciaal, “…conteniddas Cuerpo Técnico de Policía f 19 al 27 de la pieza I del expediennte en los folios penal”, de las cualess se desprendeen los diferenntes s el demanndante. maltratoos físicos que sufrió

Priimero de Ejecuución del Circuuito Judicial Peenal del Árrea Metropolittana de Caraccas, se obserrva que dicchas

docum mentales

fuueron

debiddamente

cerrtificadas porr el Secretariio adscrito a dicho Cirrcuito Judiciall conforme a lo dispuesto en los arttículos 111 del Código de Procedimiento P Civil y

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

55


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN 1.384 del d Código Ciivil. A estos documentos d see le

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  ficamente, acerrca de la Soobre este particuular y, específi

otorgará valor probato orio según la naturaleza n de caada

esttimación de loss daños materiales reclamadoos, debe

uno de ellos.

traaerse a colación lo que en diistintas oportuunidades estta Sala ha señaalado en apliccación de lo diispuesto

2.5.- Prromovió “prueeba de reconoocimiento medico (sic)”, para lo cual solicitó se libbrara oficio a la Direcciión de Ciencias Forenses del Cuerpo de Investiggaciones

Científicas, C

Penales

y

Criminaalísticas, a los fines de que se s le practicaraa al ciudadaano Carlos Raafael Quevedoo Herrera “… …un nuevo reconocimientto medico (sic) forense que q miento integral,, (…) un exam men incluya un reconocim

en el artículo 38 del Código dee Procedimientto Civil, connforme al cuaal el rechazo a la estimacióón de la dem manda no pueede ser planteado en forma pura y sim mple, sino quee deben especiificarse las razzones y cirrcunstancias

por

las

cuuales

se

coonsidera

inssuficiente o exagerada e la estimación realizada. (Vé Véase en este seentido Sentenciia N° 01558 deel 20 de junnio de 2006).

físico y psiquiátrico”. Assí, en el preesente caso, se observa que q los Con rellación a esta prrueba, aprecia la Sala insertoo al folio 300 de la segu unda pieza deel expediente, el oficio N° N 129-12206 6-07 del 14 de d noviembre de 2007, mediante m el cuaal la Coordinación Nacional de Cienciaas Forenses del d Cuerpo dee Investigacionnes Científiicas, Penales y Criminalístticas, remitió el Dictamen Pericial praacticado al dem mandante, el cuual

reppresentantes juudiciales del Instituto dem mandado recchazaron por exagerada la cuantía de loss daños maateriales estimaada por la parrte actora en ell libelo, sinn expresar razzones con relaación a los heechos y cirrcunstancias sobre los cualles fundamenttan sus aleegatos. En connsecuencia, estta Sala debe declarar d im mprocedente diccho rechazo. Así A se declara.

me a las reglas de será anaalizado por estta Sala conform Reespecto al rechhazo de la estiimación de los daños

la sana crítica.

moorales reclamaddos, debe señaalarse que la Saala tiene

VI

la facultad disccrecional de ajustar a la estiimación

PUN NTO PREVIO O 

p demandannte, en el supuuesto de seññalada por la parte acoordar la indemnización poor concepto de d daño

Rechazo de la esstimación de e la demanda  Del esccrito de contesttación a la dem manda presentaado por loos representan ntes judicialees del Instituuto Autónoomo de Seguriidad Ciudadanna y Transporrte, observaa la Sala que éstos é destacaroon lo exageradoo y no ajustado a la realid dad del montoo solicitado com mo ños materiales y morales, puues indemnnización de dañ “De auutos no se infieere el grado de d educación del d demanddante, (…) tam mpoco se evideencia (…) cuáll es la posicción económica a del demandante”.

mooral. Enn efecto, en casos como el de d autos, en loss cuales se reclama una indemnizaciónn por tal concepto, el l suma jueez puede reduccir o aumentarr el monto de la dem mandada, atenndiendo a crriterios o paráámetros objjetivos delineeados tanto por p la jurispru rudencia com mo por la docctrina; pues el pago atribuiblle como repparación de loos daños moralles no constituuye una forrma de enriqueecimiento paraa la víctima, sino que preetende

únicaamente

logrrar

un

veerdadero

ressarcimiento al dolor d sufrido en e el patrimonio moral

56  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  del sujeeto pasivo del daño. d (Vid. senntencia N° 006670

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  se encontraban en horas de servicio cuando

del 9 dee mayo de 2007 7).

parrticiparon en loos hechos ilícittos expuestos.

En consecuencia, estaa Sala declara improcedente tal

Ahhora bien, apprecia la Saala que el Instituto I

argumeento. Así se deccide.

Auutónomo de Seguridad S Ciuudadana y Traansporte adsscrito al Munnicipio Bolivaariano Libertaddor del

VII

Distrito Capital, creado mediannte la Ordenanzza de la

MOTIVACIÓN PARA DECIDIR 

Poolicía Adminisstrativa Municcipal dictada por el Cooncejo del Muunicipio Libertador, publicadda en la

Correspponde a la Salaa pronunciarse acerca del fonndo

Gaaceta Municipaal Extra N° 14770-C del 12 dee agosto

del asuunto sometido a su considderación y, a tal

de 1994, la cual fue modificadda el 29 de marzo m de

efecto, observa: el caso bajo exameen de trata de una u

1996 y publicada en la Gacetaa Municipal N° N Extra

demandda de responsaabilidad por hecho ilícito conntra

1578-4

el Instiituto Autónom mo de Seguriddad Ciudadanaa y

desscentralizado

Transpoorte del Municipio Libertador, derivada en los

adm ministración municipal, m razzón por la cuaal debe

daños

presuntamennte

esttablecerse, en primer lugar,, el régimen jurídico j

ha 28 de octuubre de 2000 al ocasionnados en fech

apllicable para deeterminar su responsabilidadd en los

ciudadaano Carlos Raafael Quevedoo Herrera, com mo

hecchos que se le imputan.

materiales

y

morales

de

essa

misma

fe fecha;

funcionalmennte,

es

unn

ente

adscrito

a

la

consecuuencia de las lesiones prooducidas por los funcionnarios Fabio Ed dgardo Chirinoos Gutiérrez, Joosé

Enn este orden dee ideas, resulta necesario señaalar que

Gregoriio Aguirre Meedina y Jhonnyy Rafael Marchhán

la responsabiliddad del Estaddo es una garantía g

Mayz, adscritos a al refferido Institutoo, quienes paraa el

funndamental

momennto de ocurreencia de los hechos teníían

Deemocrático y Social de Deerecho y de Justicia

encomeendada

decclarado en el artículo 2 de la Constitucióón de la

la

custodia c

del

actor

en

las

innherente

al

modelo

de

Estado

instalacciones de la Policía de Caracaas.

Reepública Bolivaariana de Veneezuela.

Fundam menta el accionante su prretensión en los

Taal institución see encuentra establecida en el artículo

artículoos 1.185 y 1.19 91 del Código Civil, los cuaales

6 del d Texto Funndamental, connforme al cuall: “…el

aluden a la responsab bilidad por heccho ilícito y a la

gobierno de la República R Boli variana de Veenezuela

responssabilidad de los dueños,, principales o

l entidades políticas p que laa componen ess y será y las

directorres

sieempre

por

los

daños

causados

por

s sus

democrático,

parrticipativo,

e electivo,

dependiientes en el ejeercicio de las funciones fu para las

desscentralizado, alternativo, reesponsable, plluralista

cuales han h sido empleeados, respectiivamente, puess -a

y de d mandatos reevocables”.

su deciir- la presuntaa responsabiliddad del Instituuto Autónoomo de Segurid dad Ciudadanaa y Transporte del d Municippio Bolivariaano Libertadoor del Distrrito Capital, deriva de su u condición dee patrono de los dgardo Chirinoos, Jhonny Raffael funcionnarios Fabio Ed Marchaan y José Greg gorio Aguirre Medina, quiennes

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Iguualmente, el artículo 140 de la Carta Magna, disspone

que:

“…El

E Estado

respponderá

patrimonialmentee por los dañoos que sufran loos o las c de sus s bienes y deerechos, particulares en cualquiera sieempre

que

la

lesión

sea

imputabble

al

funncionamiento de d la Administrración Públicaa”.

57


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN Asimism mo, en su Ex xposición de Motivos nuesstra Constituución hace refferencia expressa a la obligaciión del Esttado de respon nder patrimonialmente por los daños sufridos s por lo os particulares en cualquiera de sus bienes y derecchos, cuando la lesión sea s

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  lo hacce respectoo al Addministración, fun ncionamiento normal como anormal, es decir, d lo detterminante, coomo se ha expuesto, e es que q los particulares no están obligaados a soporrtar sin inddemnización ell daño sufrido,, indistintamennte si el daño ha sido cauusado por el fuuncionamiento normal o anormal, a comoo se ha indicadoo”.

mal o anormal, de imputabble al funcionaamiento, norm los servvicios públicoss y por cualesqquiera actividaddes públicaas, administrativas, judicialles, legislativvas, ciudadaanas o electorrales, de los entes e públicoss o incluso de personas privadas en ejercicio e de taales funcionnes. Como puede observ varse, la Connstitución de la na de Venezueela no califica el Repúbliica Bolivarian “funcionamiento” de la Administraación susceptibble de origginar responsaabilidad, razónn por la cual la doctrinaa y la jurisprrudencia están contestes en la cobertuura constitucion nal de los cassos en los quee la lesión deriva de un n funcionamiento “anormall o

Deel mismo modoo la Sala, en la sentencia N°° 01175 dell 1° de octubree de 2002, casoo: Complejo Industrial dell Vidrio, C.A., estableció quee: “((…) el ámbito de responsabbilidad patrimoonial de la Administracióón se extiendee, de acuerdo con su arttículo 140, ‘a todo dañño sufrido por p los particulares en cualquiera c de sus s bienes y deerechos, sieempre que la lesión sea imputabble al funncionamiento de la Adminisstración Públlica’, lo cuaal implica la consagración c d la responsaabilidad de patrimonial de la Administrración, cuanddo con ocaasión del cum mplimiento dee sus cometiddos, ha gennerado daños y perjuicios a los administraados, no disstinguiendo la norma citadaa si dichos daaños se han producido por el funcioonamiento noormal o anormal de la Administración A n, a los finess de su debber de repararrlos”.

ilícito” de la Admiinistración, assí como de los u supuesttos en los cuaales el perjuiciio resulta de una

Iguualmente, cabee destacar que en los fallos dictados d

actuacióón “normal o lícita”. l

el 27 de noviemb mbre de 2001 y 10 de abril de d 2002,

Partienddo de tales premisas, se desarrrolla un régim men de responsabilidad pú ública “patrimoonial e integraal”, g vertienntes, a saber: i)) la distinguuido por dos grandes responssabilidad con falta o por funcionamiennto anormaal, y ii) la responsabilidad r d sin falta, por p funcionnamiento

norrmal

o

por

sacrificio

d del

particullar.

cassos: Consorccio Inversioniista Fabril vs. La Rep epública

y

A Augusto

Nunnes

Revenrendo

vs.

CA ADAFE, respeectivamente; este e Máximo Órgano Jurrisdiccional reiteró el aludiddo criterio exprresando quue la Administrración está oblligada a la repparación en toda circunstaancia, esto es, tanto t por su acctuación t ilegítima, lo cuual resulta obbvio, como también mo de sus com metidos cuaando en el ejjercicio legítim

Así haa sido señalaado por estaa Sala Políticco-

ocaasiona daños a los administraados. En dichos fallos,

Adminiistrativa, entree otras, en la l Sentencia N°

la Sala puntualizóó lo siguiente:

01013, publicada el 31 de julio j de 20002, c Marbeliss María Borgges correspondiente al caso: UM, en los siguiientes términoss: Borges vs. BAUXILUM s de ressponsabilidad patrimonial del d “...el sistema Estado dispuesto en el e mencionadoo artículo 140 de la Con nstitución, al referirse r a la responsabiliddad ‘funcionamien la derivadda del nto’ de

58  

“laa Administraciión está obliggada al resarccimiento en toda circunnstancia: sea por su acctuación ileggítima; o bienn porque en ell ejercicio legíítimo de suss competenciass genera dañoss a los adminisstrados. Enn consecuenciaa, la actividad de la Administración, maanifestada a través de cualquiera de d sus insstituciones mediante las cuales gestioona la preestación de servicios s púbblicos, debe siempre s

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  resarcirr a los particu ulares, si por el e resultado de su actuaciión se fractura a el equilibrio social, alteranndo la necessaria igualdad d que debe preevalecer entre los ciudadaanos ante las cargas públiccas, denominaado por la doctrina resp ponsabilidad sin falta o por p sacrificcio particular; o porque en viirtud de la mism ma gestión pública, el da año se producee como resultaado de la u un funcionamiento anoormal de Adminisstración”. Es

im mportante

destacar d

la

que

señalaada

jurispruudencia ha sid do reiterada más m recientemennte por estta Sala, entre otras, en las sentencias Nrros. 0058199 y 01370 de feechas 5 de octuubre de 2005 y 30 de septiembre de 2009, 2 casos: Douglas D Oliviieri

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  orddenamiento jurrídico o disminnución patrimoonial, ii) una

actuación

u

omisiónn

atribuible

a

la

Addministración Pública, y iii) la relación de cauusalidad entre la actuación u omisión de la parte dem mandada con la produccióón del daño que se dennuncia. Ahhora bien, en este caso particular correesponde verrificar la existeencia de una afección a a un bien b oa un derecho tutelado por el ordenamiento o j jurídico Q inffringido al ciiudadano Carrlos Rafael Quevedo Heerrera, para lo cual c la Sala observa:

v ELEORIE ENTE y Leonnel Gutiérrez vs. Leiva vs.

El apoderado juudicial del demandante d adduce lo

ELEOC CCIDENTE, reespectivamentee.

u parte, señaala que con ocasión al sigguiente: i) por una

Asimism mo, debe traerrse a colación lo señalado enn la decisiónn publicada en n fecha 6 de octubre o de 2010, bajo ell Nº 00962, caso: Ángel Esteban Milllán Aguilerra y Orlando Millán Rodrríguez, contra la Repúbliica Bolivarianaa de Venezuela, por órgano del d Ministeerio del Pod der Popular para p Relacionnes Interiorres y Justicia, en e la cual esta Sala expuso que q “…el principio p de reesponsabilidadd patrimonial del d Estado supone la oblligación de repparar un dañoo o

dissparo del cuall fue víctima su representaddo, éste tuvvo “…que sopportar (…) disstintas operacciones e inttervenciones quirúrgicas q (… …) para extraaerle el prooyectil y la recconstrucción deel malar”; ii) y, y por la otrra, alega que como consecuuencia de la referida lessión, su manndante padecce de “…faalta de connciencia plenaa de sus actividdades motorass ya que en las operacionnes perdió partte de masa enccefálica prooducto del dispparo…”.

o, causado poor una acciónn u un inteerés protegido

Enn tal sentido, see observa de laas pruebas prom movidas

público,

por el actor, quue corre inserrto al folio 655 de la

indepenndientemente de d que tales actuaciones a seean

d expediente, la copia cerrtificada seggunda pieza del

despleggadas conform me a derecho o contravinienndo

dell Reconocimieento Médico Legal L de fechaa 31 de

normass jurídicas, con n lo cual resullta necesario que q

octtubre de 20000, practicado al accionante por el

dicho

omisiónn

del

hecho

Adminisstración

órrgano

daño oso y

o

sea

exista

ente

attribuible una

a

la

méédico Sinuhe Villalobos, Médico Foreense I,

relación

de

adsscrito a la Diviisión General de d Medicina Leegal del

causaliddad”.

Cuuerpo Técnico de Policía Judicial, J del entonces e

En ordden a lo anterrior, para quee tenga lugar la responssabilidad

patrimonial

dell

Estado

deebe

Miinisterio del Innterior y Justiccia, de cuyo coontenido se desprende lo siguiente: s

constataarse la concurrrencia de tres (3) condicionnes,

CIUDADANO:: “C

las cuaales deben serr probadas fehhacientemente,, a

JE EFE DE LA DIIVISION CON NTRA HOMIC CIDIOS

saber: i) la existencia de un daño coonstituido por una u

CU UERPO TÉNIICO DE POLIC CIA JUDICIA AL

afecciónn a un bien o un derecho tutelado por el

SU U DESPACHO O.

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

59


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN El susccrito SINUHE E VILLALOB BOS Cédula de Identidaad N° 6.446..654, Médico Forense de la Medicaatura Forense de d Caracas, enn cumplimientoo a lo soolicitado porr ese Desspacho, rem mito reconoccimiento Méd dico Legal praacticado al (la) ( ciudadaano (a) CARLO OS RAFAEL QUEVEDO. Q - Exam minado en la Unidad U de Cuiidados intensivvos del Hosspital Periféricco de Coche. Lesionaado conectad do a ventilaador mecánico, inconscciente con son nda Foley prresenta múltipples hematomas de nueva a y vieja data a nivel de gloobo ocular izquierdo, tórax anterior, ambas rodilllas, tercio superior s y meedio cara posterior del muslo derechoo y miembros superiores. s

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  Dee la lectura del d Reconocim miento Médicoo Legal anttes transcrito, se s evidencia quue el 28 de octtubre de 2000 el ciudadanno Carlos Raffael Quevedo Herrera, H inggresó a la Clíínica Atías prresentando herrida por arm ma de fuego enn la región malar izquierda. Assimismo, se apprecia que el demandante presentó p politraumatismoss,

múltipless

hematomas

y

exccoriaciones, raazón por la cuaal el ciudadanoo Sinuhe Villalobos, actuuando con el carácter de Médico Foorense I, adscrito a la División D Geneeral de

- Excooriaciones red dondeadas en planta del pie p derechoo, tobillo dereccho y otras alaargadas en ambbas muñecaas, meñique izq quierdo.

Meedicina Legal del Cuerpo Técnico de Policía

- Heridda por arma dee fuego con orrificio de entraada en regiión malar izq quierda, heridda quirúrgica en región temporal t dereccha.

Jussticia, concluyyó que el estaddo general preesentado

Historiaa Clínica; refe ferencia de la Clínica Atias al Hospitaal de Coche.

Juddicial, del enntonces Minissterio del Interior y

por el paciente era “malo” y de “carácter grave”, é requería cuarenta c y cinnco (45) seññalando que éste díaas para recupeerarse de la inntervención quirúrgica

- Paciennte de veintioccho (28) años que q ingresó el 282 10-20000, a las 10:0 00 Pm en maalas condicionnes generalles con politraumatism p mos, múltipples hematomas y excoriaciones con herrida por arma de fuego en región malar izquierda da con proyecctil alojadoo en región temporal derechha, documentaado por raayos X de cráneo y Toomografía Axxial Computarizada de crráneo. Se reallizó craniectom mía temporaal derecha con limpiezaa quirúrgica y hemostaasia. Se extrajjo proyectil en acto quirúrgico. Tomogrrafía Axial Co omputarizada revela: fractuura de basee de cráneo. Frractura de conncha del temporal derechoo. Fractura del d antro del malar m izquierddo. Edema cerebral acenttuado.

praacticada a loss fines de exxtraer el proyyectil y,

- Nota:: No se pudo realizar ano-rrectal por malas condiciiones del lesion nado

Penales y Crimiinalísticas del Ministerio deel Poder

- ESTAD DO GENERAL L: MALO

el Dictamen D Periicial practicado al ciudadanoo Carlos

- TIEM MPO DE CURA ACIÓN: CUAR RENTA Y CINC CO DIAS SALVO COMPLICACIONES D DE EVOLU UCIONAR BIEN EN

Raafael Quevedo Herrera. En dicho d oficio see lee lo

- PRIV VACION DE OCUPACION NES: SESEN NTA SALVO DIAS COMPLICACIONES D DE UCIONAR BIEN EN EVOLU

“C Ciudadano (a): TR RIBUNAL SUP PREMO DE JUSTICIA J SA ALA POLÍTIC CO ADMINIST TRATIVA JU UZGADO DE SUSTANCIAC S CIÓN. Prresente. (…omissis… …)

- ASIST TENCIA MÉDIICA: SI ESPEC CIALIZADA - TRA ASTORNOS DE FUNC CIÓN: RECON NOCIMIENTO O EN TRES ME ESES

NUEV VO

CARÁC CTER: GRAVE E.-” (Sic) (Destacado del textoo).

60  

posteriormente,

debía

realizarse

un

nuevo

m para deeterminar la exxistencia recconocimiento médico o no n de trastornos de función. Poor otra parte, de las pruebaas promovidas por el dem mandante, se observa o al folioo 300 de la pieeza N° 2 dell expediente, el e oficio N° 1229-12206-07 deel 14 de noviembre de 20007, adjunto al a cual la Meddicatura Foorense del Cueerpo de Investtigaciones Cienntíficas,

Poopular para Rellaciones Interioores y Justicia, remitió

sigguiente:

El (La) suscritoo (a), ANUNZ ZIATA DAMB BROSIO Tittular de la céddula de Identiddad 6.964.538 Médico Foorense de la Coordinación C N Nacional de Ciencias C

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  Forensees, en cumplim miento al Artt. 239, remite el Dictamen Pericial, prracticado al (laa) ciudadano(aa):

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  quue para el moomento de la emisión del aludido

(… …omissis…)

proofesional en el e Hospital Psiiquiátrico de Sebucán S

NOMBR RE: CARLO OS HERRE ERA

RAFAÉL ÉL

QUEVED DO

Infforme, el accioonante estaba recibiendo r trataamiento

por presentar trasstorno mental y del comportaamiento debbido a disfunnción cerebrall, por lo cuall en el

EDAD:: 31 AÑOS.

esttudio

FECHA A DEL SUCES SO: AÑO 2000

realizaddo

se

sugieere

evaluacióón

por

EXAMIINADO EN ESTE SERV VICIO EL DIA D 08/08/007, donde se ap precia:

Psiiquiatría y Neuurología Forensse.

- Hacerr referencia a la experticia anterior a de feccha 06/11/22000.

Loo antes señaladdo permite a esta e Sala conclluir que

- Cicattriz antigua correspondiente c e a crenectom mía derechaa.

bieen o a un derrecho tutelado por el ordenaamiento

- Actuaalmente con tra atamiento en el e Psiquiátrico de Sebucann según inform me emitido por la Dra. Diviina Saboriddo, SAS: 48141, C.I. 164661106, de feccha 10/07/007, que según refiere trastorrno mental y del d comporrtamiento debid do a disfunciónn cerebral. - Se sugiere eva aluación logía Forense. Neurolo

por

Psiquiatría

y

en el asunto bajjo examen, exxiste la afeccióón a un

jurrídico, como lo es la inntegridad físiica del ciuudadano Carloos Rafael Queevedo Herreraa, quien neccesitó de una intervención i q quirúrgica denoominada “C Crenectomía Derecha”, D la cuual ameritó assistencia méédica con un tiempo de cuuración de cuaarenta y cinnco (45) días, e igualmentee la privación de sus

GENERAL: E ESTADO CONDIICIONES GEN NERALES.

REGULAR RES

ocuupaciones por un período de sesenta (60) días. d Así se declara.

- TIEM MPO DE CURA ACIÓN: FUE DE CUAREN NTA Y CINC CO DÍAS, SALV VO COMPLIC CACIONES. - PRIV VACIÓN DE OCUPACION NES: FUE DE D SESEN NTA DÍAS. - ASIST TENCIA MÉDIICA: SI.

a debe esta Sala veriificar la Establecido lo anterior, o atribuiible a la exiistencia de unaa actuación u omisión Addministración Pública, en el e caso concrreto, al Insstituto Autónoomo de Seguuridad Ciudaddana y

- TRASTORNOS DE FUNCIÓN: F LO OS DESCRITO OS.

Traansporte del Municipio M Bolivvariano Libertaador del

D - CICATRICES: LAS DESCRITAS.

Distrito Capital. En E tal sentido, se observa:

- CARÁ ÁCTER: GRAV VE.” (Sic) (Desttacado del textto). El apoderado juddicial de la partte actora señalaa que el Del Dicctamen Pericia al antes transccrito se evidenncia

28 de octubre de 2000, su representado resultó

que el ciudadano Caarlos Rafael Quevedo Q Herreera,

lessionado en laa región fronttal de la caraa como

fue

soometido

denomiinada

a

una u

intervención

“Creneectomía

Dereecha”,

quirúrgica la

cuual

ameritóó asistencia méédica con un tieempo de curaciión de cuarrenta y cinco (45) ( días, salvoo complicacionnes (estas últimas ú no apa arecen descrittas en el aludiido dictameen), y la privacción de ocupaciones por sesennta (60) díías, concluyen ndo que el esttado general del d paciente es de “cond diciones generaales regulares”” y de caráácter “grave”. Igualmente, see dejó constanncia

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

connsecuencia de un disparo prroducido por un u arma de fuego, dentro de las instalacciones de la Poolicía de Caaracas del Munnicipio Libertaddor. Iguualmente, aducce que el autoor material del hecho anttes señalado fue el funcionnario Fabio Edgardo E Chhirinos, quien “se “ encontrabaa de servicios para p ese moomento,

desempeñándose

como

custoddia

de

callabozos, pertenneciente al gruupo ‘C’, integraado por Jh honny Rafael Marchan Mayz M (jefe) y José

61


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN Gregorrio Aguirre Medina; M (…)) encontrándoose Carlos Rafael Queveedo Herrera, en condición de deteniddo en espera de su traslaado al Hospiital Psiquiáátrico ordenado o”. (Destacadoo del texto). Asimism mo, indica que los funncionarios Fabbio Edgardo Chirinos, Jh honny Rafael Marchán y Joosé M eran “integrantes del d Gregoriio Aguirre Medina, grupo de d guardia pa ara ese momennto, cuya funciión era la de proteger la a integridad física, f psíquicaa y moral

del detenido o [Carlos

R Rafael

Queveedo

an ni ellos miismos someterr o Herreraa], y no podía dejar, permitir p o to olerar que fueera lesionado el

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  e hecho punnible de para considerarr acreditado el HO OMICIDIO CALIFICADO O FRUSTRA ADO y US SO INDEBID DO DE ARM MA DE FUE EGO en conntra del acusaddo FABIO CH HIRINOS (…). (… …) en el caaso de autoss quedó plennamente dem mostrado que el grupo de guardia g del díaa 28 de octtubre del año 2000 conocíaa, (…) que enntre los dettenidos se encoontraba un funncionario de laa policía meetropolitana que q se decía en los pasilllos del Paalacio de Justticia que estaaba implicadoo en la muuerte de un funncionario de laa policía de Caracas, C que más innoble que el despreccio a la vida quue pudo senntir FABIO CHIRINOS cuando sin ninguna n razzón accionó su arma perrsonal apuntando de izqquierda a dereecha y con am mbas manos hacia h la cabbeza de un deetenido que addemás de todoo según rellataron todoss los testigoos tenía unaa clara dissminución de su capacidad mental. m

deteniddo en ninguna forma”. f Por su parte, p se obserrva que la partee demandada está e contestee respecto lo an ntes señalado, razón por la cuual no es un u hecho conttrovertido que los funcionarrios policialles Fabio Edg gardo Chirinoss, Jhonny Raffael Marchaan y José Greg gorio Aguirre Medina, M adscritos al Instiituto Autónom mo de Seguriddad Ciudadanaa y Transpoorte, encontráándose en ejjercicio de sus s funcionnes, participaro on en los hechhos acaecidos en fecha 28 2 de octubre de d 2000 en lass instalaciones de la Poliicía de Caracas del Municcipio Libertaddor, donde resultó herido o el ciudadanno Carlos Raffael Queveddo Herrera. En refuuerzo de la anteerior afirmación, aprecia la Sala inserta a los folios 167 al 265 de la segunda pieeza opia certificadaa de la sentenncia del exppediente, la co dictada en fecha 5 dee mayo de 20003 por el Juzgaado Segunddo de Primeraa Instancia enn Funciones de Juicio del Circuito o Judicial Penal P del Árrea Metropolitana de Carracas, en la cuual se decidió lo que siguue: “Los ellementos proba atorios analizaados han serviido para coonsiderar que se s pudo demosstrar la existenccia del INJJUSTO TÍPICO O CULPABLE E que implica que q se han configurado los elementos necesarios (… …)

62  

El motivo fútil se s extiende incclusive hasta el e hecho que en la posicióón de garante de d los funcionaarios del gruupo de guardiaa ellos tenían la l obligación de d velar por la integridadd física del deteenido (…). El hecho queedó demostraado en graado de FR RUSTRACIÓN N, [porque] efe fectivamente síí existió la intención y por ende el e autor hizoo todo, abssolutamente toodo, lo necesarrio para que el e hecho se consumara, siiendo que el faactor independiiente de su voluntad lo im mpidió, y ese faactor independiiente de su voluntad es e sencillameente que Quevedo Q sobbrevivió a la teerapia intensivva por lo que el e autor reaalizó todo lo neecesario para matar. m Enn lo relativo all USO INDEB BIDO DE ARM MA DE FU UEGO ha queddado demostraado que quien disparó en contra de CARLOS C QUE UEVEDO fue FABIO HIRINOS quedda plenamente comprobado que fue CH prooducto del acccionar de un arma a de fuegoo que a pessar que podíaa estar autorizzado a utilizaar como porte lícito, utilizó de manera totaalmente inaadecuada parra la perpetrración de un hecho dellictivo (…). Enn cuanto a JOS SÉ GREGORIIO AGUIRRE E quedó com mprobada quue su actitudd ante los hechos connfigura el delito d de CÓ ÓMPLICE EN E EL HO OMICIDIO CALIFICADO C FRUSTRAD DO (…) [yaa que] adopttó una posiciión ante los hechos com metidos por Chirinos C que im mplican que esstaba en connocimiento de lo que sucedíaa en la sala dee reseña (… …) si AGUIRR RE hubiese inteervenido en frrenar la connducta fútil e innoble que deesplegaba CHI HIRINOS en contra de Carrlos Quevedo el hecho punibble (…) no se hubiese conncretado, de alllí que su compplicidad fuee concomitantee con el hechho porque se produjo p

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  durantee la fase ejecu utiva o consum mativa del heccho puniblee (…).

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  dellito en GRADO DE COMPL LICIDAD de acuerdo a al artículo 83 nuumeral 3° del Código Penall”. (Sic)

En relaación a JOHNN NNY MARCHA AN, la valoraciión probatooria demostró ó que su acción fue la de encubriir la acción delictiva de CHIRINOS por p cuanto fue f él quien reedactó y copió las novedades en el libro de diario (…)).

(D Destacado del teexto).

El hechho de asumir Marchan M una acctitud de narraar y expresaar que existió un forcejeo entre e el deteniido (Queveddo) y el funciionario judiciaal (Chirinos) sin que esoo hubiese ocurrrido en la realiidad (…) implica que Marchan M en conocimiento que dolosa y fútilmennte CHIRINOS S había accionnado su arma de fuego en e contra de Quevedo y buscar que éste fueera favoreccido con una transcripción t d novedad falsa de hace poosible la cond dena por encubbrimiento”. (S Sic) (Destaccado del texto)..

dell debate quuedó demostrrada plenameente la

Assimismo, el mencionado m falllo indicó que “…No quedó lugar a dudas d de que durante el dessarrollo

cullpabilidad y subsecuente s responsabilidadd penal dell ciudadano FABIO F EDGAR RDO CHIRINO OS toda vezz que de los teestigos y experrtos presentadoos, toda vezz que el Tribbunal en la sentencia de condena c conncluyó que el hecho h y las cirrcunstancias descritos d en la acusación y en el acto de apertura a juicio l que suufriera el ciuudadano resspecto a la lesión

Por ottra parte, aprrecia la Salaa que mediannte

CA ARLOS QUEVE VEDO en la cabbeza, fue produucto del

sentenccia de fecha 18 8 de julio de 20003, la Sala N° 6

dissparo ocasionnado con un revólver caliibre 38

de la Corte C de Apeelaciones del Circuito C Judiccial

em mpuñando las dos d manos, enccontrándose enn el área

Penal de la Circun nscripción Juddicial del Árrea

de reseña, durante la guardiaa que realizabban los

p c con Metropolitana de Carracas, declaró parcialmente

funncionarios CH HIRINOS, MAR RCHAN Y AGUIRRE,

lugar el e recurso de apelación a interrpuesto el 21 de

el día 28 de octuubre de 2000 en e los calabozoos de la

mayo de d ese mismo año por el appoderado judiccial

sedde de la Policíía de Caracas””.(Sic) (Destaccado del

del ciuudadano Fabio o Edgardo Chhirinos, contra la

texxto).

decisiónn antes transcriita. Dee esta forma, es e evidente la clara intervennción de loss funcionarios policiales Fabbio Edgardo Chirinos, C En su sentencia, s la Co orte de Apelacciones señaló que q

Jhoonny Rafael Marchan M y Joosé Gregorio Aguirre

“…en cuanto c a la ca alificación jurrídica dada a los

Meedina,

hechos, los cuales encuadran en e el delito de

Seguridad Ciudaadana y Transsporte del Muunicipio

HOMIC CIDIO INTEN NCIONAL EN N GRADO DE D

Libbertador del Distrito D Capitaal, en los hechhos que

FRUST TRACIÓN, prrevisto y sanncionado en el

oriiginaron la dem manda bajo estuudio.

adscritos

al

Instituto

Autónom mo

de

artículoo 407 en relación con los l artículos 80 segundoo aparte y 82 2 del Código Penal P (…), y en

Sinn embargo, laa representaciión judicial del d ente

consecuuencia

dem mandado aleega que su poderdante no es

condeena

al

ciuddadano

FAB BIO

EDGAR RDO CHIRINO OS a cumplir la l pena de DIE IEZ

ressponsable

d de

los

daaños

presunttamente

(10) AÑ ÑOS DE PRE ESIDIO, por la comisión del d

ocaasionados, puues los menccionados ciuddadanos

delito de d HOMICIDIO O INTENCION NAL EN GRAD DO

tiennen personaliidades distintaas a la del Instituto I

DE FR RUSTRACIÓN, (…), condenna al ciudadaano

Auutónomo de Seeguridad Ciudaadana y Transpporte del

JOSÉ GREGORIO G AGUIRRE a cumplir la pena de

Muunicipio Liberttador del Distriito Capital.

CINCO O (05) AÑOS DE D PRESIDIO O, por el mism mo

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

63


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN Por tal razón, paraa desentrañarr si la referiida

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  …condenar al pago de sum mas de dinero y a la “…

institución tiene o no la responsabillidad patrimonnial

repparación de daños d y perjuuicios originaados en

frente a los daños quee se le imputann, debe esta Sala

ressponsabilidad

determiinar la procedeencia de la defeensa expuesta por p

resspectivamente.

de

la

Administrración”,

la repreesentación jud dicial de la parte p demandada, atinentee a la inexisstencia de unn nexo entre su represenntada

y

la

actuación

d dañosa

de

los

funcionnarios policialles Fabio Eddgardo Chirinnos, Jhonny Rafael Marcchan y José Gregorio G Aguiirre

Ahhora bien, en este e punto esttima la Sala opportuno preecisar,

como

lo

ha

heecho

en

annteriores

oportunidades, que q no será ressarcible el dañño cuyo objjeto indemnizzatorio comporrte una activiidad de natturaleza ilícitaa por parte de d los afectaddos, de

Medinaa.

maanera que no n todo dañño causado por el En esee orden de id deas, cabe desstacar que en la

funncionamiento

normal

recientee sentencia de esta Sala N° 00962 0 de fechaa 6

Addministración

debe

de octuubre de 2010,, caso: Ángel Esteban Milllán

detterminarse en cada caso, la l procedenciaa de la

Aguilerra y Orlando Millán Rodrríguez, contra la

recclamación atendiendo a laas indicaciones antes

Repúbliica Bolivarian na de Venezueela, se reiteró la

exppuestas. (Vid., entre otras, seentencia N° 000206 de

jurispruudencia pacíficca respecto a la interpretaciión

feccha 4 de marzzo de 2010, publicada p el 9 de ese

del artíículo 140 de la l Carta Magnna se consagraa la

missmo mes y añño, caso: Ángeel Nava vs. Rep epública

responssabilidad patrim monial del Estado cuando con c

Boolivariana de Venezuela, V por órgano del Miinisterio

ocasiónn del cumplimiento de sus cometidos c geneera

dell Interior y Justicia, J hoy Ministerio M dell Poder

daños y perjuicios a los administraddos, sin distingguir

Pop opular para Relaciones Interiiores y Justiciaa).

ser

o

anormal reparado,

de

la

deebiendo

si tales menoscaboss se han prroducido por el funcionnamiento

norrmal

o

annormal

de

la

Poor otra parte, deebe señalarse que q la responsaabilidad de la Administración encuenttra sus límitess en las

Adminiistración Públicca.

exiimentes consagradas en el derecho d comúnn, como De iguaal forma, la cittada disposicióón obliga a toddos

lo son: la falta dee la víctima, el hecho de un tercero,

los Tribunales de la Jurisdiccióón Contencioso-

el caso fortuito y la fuerza mayor.

denar la indem mnización de los Adminiistrativa a ord daños y perjuicios suffridos por los particulares p com mo consecuuencia de la actividad de la Administración A .

En este sentido, en su decisión d N° 011693 de feccha 17 de octubbre de 2007, caaso: Walter Huumberto Feelce Salcedo vs v La Repúblicca, la Sala inndicó lo

La

s señalada

complementada

norrma

se

e encuentra adem más

porr los artículos 30 y 259 2

constituucionales, relattivos a la obliggación del Estaado “…de indemnizar i integralmente a las víctimas de violacioones a los deerechos humannos que le seean imputabbles, o a sus derechohabieentes, incluido el pago dee daños y perju uicios” y a la competencia c dee la jurisdiccción

64  

sigguiente:

conteencioso-adminiistrativa,

paara

“… …La Sala ha seeñalado respeccto a este tema que, en suss inicios el sistema s de reesponsabilidadd de la Addministración Pública P se conf nfiguró con basse a las teoorías de la cuulpa, denomináándosele así, por un secctor de la docctrina, sistemaa subjetivo, ess decir, aquél en el cual se exige que laa conducta daññosa de la Administración A n sea culpablee. Asimismo se ha h indicado, que este esquema e traadicional se hizzo insuficiente,, razón por la cual en

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  la actuualidad, atendiiendo a princiipios de dereccho públicoo, debe acentua arse en la repaaración de quien sufre ell daño basado en los criterioos de falta o faalla de serrvicio e incluso del riessgo, que es el denomiinado en doctrrina sistema obbjetivo, en donnde se presccinde de las teo orías de culpa..

CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  SENTENCIA: C Assí pues, conntrario a lo esgrimido por la reppresentación juudicial del Innstituto accionnado, se puueden extraer laas siguientes coonclusiones applicables al caso sub iudicee:

En estee sentido, lass teorías que fundamentan f el sistemaa de responsab bilidad del Esttado deben ten ner adecuaados límites.

r a) La consagración constituciional de un régimen

Así, la aplicación de las teorías subbjetivas en graado extremoo generaría la posibilidad dee que difícilmennte Estado responda, lo o cual iría contra c la norm ma constituucional que assí lo establece.. Por otra parrte, la respponsabilidad administrativaa soportada en juicios en alto grrado objetiviistas, debe ser s interpreetada con crriterios razonables, es deccir, guardanndo la debida ponderación p o prudencia, a fin f de evittar generaliza aciones improp opias, injustass e inconduucentes que excluyan los supuestos necesarrios eximentess de la responsabilidad, taales como, hecho h del terceero, culpa de la l víctima, fuerrza mayor o caso fortuito o, los cuales dee no ser tomaddos en cuennta crearían sittuaciones injusstas y de extrem ma onerosiidad sobre la hacienda h públicca.

com mo una manife festación induddable de los priincipios

Es por ello que deben n articularse ambos a criterioss o abilidad de la Administraciión tesis dee la responsa Públicaa y adaptarloss a los postulaados axiológiccos previstoos en el artícu ulo 2 de la Coonstitución dee la Repúbllica Bolivarian na de Venezuella, (…); es deccir, deben armonizarse a lo os sistemas dee responsabiliddad entendiiendo que, conforme a la norm ma constituucional, debe prevalecer siempre s el biien común, el interés sociial y general soobre el particular o indiviidual, todo lo cual, sin dudaa alguna, ampplía las garaantías de los administrados a y los intereses de la Admiinistración…. (Resaltado deel citado fallo)””.

cullpable,

Conforme a lo o expuesto, laa responsabiliddad patrimoonial del Estad do es una de lass garantías de las cuales dispone d el ciud dadano, en ordden a la obtenciión de

lass

indemnizacciones

cuandoo

la

actividdad

mplio e integraal de responsabbilidad adminiistrativa am

y garantías g inherentes a todo Esstado de Dereccho y de Jussticia, en el cuual la Administtración a pesarr de sus preerrogativas pueeda ser condennada a resarcir por vía inddemnizatoria

los

daños

causados

a

los

adm ministrados poor cualquiera dee sus actividaddes; b)

El

reconoocimiento

coonstitucional

de

la

d Estado derrivada de los artículos a ressponsabilidad del 30 y 140 de la Carta Magna no sustittuye la s o perrsonal del funccionario ressponsabilidad subjetiva prevista

en

form ma

independieente

y

esppecífica en los artículos 25 y 139 dell Texto Fuundamental; c) A los efectos de la responsabbilidad patrimoonial de la Administracióón Pública, loos hechos culpposos o dolosos de loss agentes pooliciales no pueden connsiderarse dessvinculados deel servicio de policía por ellos prestaddos, cuando prrecisamente enn virtud s hayan creadoo las condicionnes para de tal actividad se r dell hecho ilícito y la producciónn de sus la realización connsecuencias peerjudiciales; d)

La existenncia de una falta personnal del

adminisstrativa ha lesionado su esfera jurídiica,

funncionario

debienddo tener pressente el Juzggador la debiida

ressponsabilidad del Estado, pues p cuando esa falta

ponderaación o pruden ncia al momennto de revisar las

conncurra con el e servicio o no esté totaalmente

eximenntes de la respo onsabilidad. Dee no ser tomaddos

dessligada del missmo, comprom mete la responsaabilidad

en cueenta estos lím mites se creaarían situacionnes

pattrimonial de laa Administracióón;

injustass

y

de

ex xtrema

oneroosidad

para

n no

excluye

directamente

la

la

Adminiistración Finan nciera del Estaddo.

e) De conformiddad con lo estaablecido en el artículo 23

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

de

la

Caarta

Fundameental,

los

T Tratados

65


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN Internaccionales reco onocidos porr la República

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  durante la guarddia que realizaaban los funciionarios

Bolivarriana

jerarquuía

CH HIRINOS, MAR RCHAN Y AG GUIRRE, el díaa 28 de

constituucional, razón por la cual see debe atenderr al

octtubre de 20000 en los calaboozos de la sedde de la

conteniido de la Co onvención Am mericana de los

Poolicía de Caraccas”.

de

Venezuela V

tiienen

Derechoos Humanos, a la Declaraciión Universal de los Derrechos Humano os y a la Convvención contraa la tortura y otros tratos o penas cruelles, inhumanoss o

Taales circunstanccias constituyeen, en criterio de este Mááximo Órganoo Jurisdiccionaal, razones sufficientes parra considerar la actuación de d los agentess Fabio

degradaantes.

Eddgardo Chirinoos, Jhonny Raafael Marchan y José f) El respeto del dereecho humano fundamental f a la

Grregorio Aguirrre Medina, com mo un hecho dañoso

vida exige e a los órganos del Poder Público,

vinnculado al servvicio de policcía del cual foormaban

incluyendo al Poder Judicial, J por unna parte, orienntar

parrte; pues aunqque ajenos a los l nobles y valiosos v

su actuación a fin de garantizar la integridad de las

proopósitos inherentes al deberr de cualquierr agente

personaas y, por la ottra, asegurar laa responsabiliddad

policial, dichos ciudadanos acctuaron investtidos de

del Esstado en la indemnizaciónn de los dañños

lass funciones que q para entoonces desemppeñaban

produciidos por la viiolación de taal derecho. (V Vid.

denntro del ente demandado, razón r por la cual se

sentenccia N° 00962 de d fecha 6 de octubre o de 20110,

verrifica en el caso bajo exxamen una acctuación

caso: Ángel Á Esteban n Millán Aguilera y Orlanndo

(fuuncionamiento anormal) attribuible al Instituto I

Millán Rodríguez, co ontra la Repúbblica Bolivariaana

Auutónomo de Seeguridad Ciudaadana y Transpporte del

de Veneezuela).

Muunicipio Liberrtador del Disstrito Capital. Así se decclara.

Ahora bien, b en el casso de autos loss hechos dañossos fueron ejecutados po or los agentess Fabio Edgarrdo

Dee la relación dee causalidad.

Chirinoos, Jhonny Raffael Marchan y José Gregoorio Aguirree Medina, adsccritos al Instituuto Autónomo de Seguriddad Ciudadanaa y Transporte del Municippio Libertador del Distriito Capital, vaaliéndose de los medios e instrumento os inherentes a su condición de

Obbserva la Sala, que a los fines de atenuar o mitigar en este procesoo los efectos de los hechoos antes verrificados la apoderada juudicial del Síndico S Proocurador del Municipio Boolivariano Libertador, seññala en su esccrito del 9 de mayo de 20077, a los

prestadores del servicio de policía.

finnes

de

valoorar

la

respponsabilidad

de

su

En efeccto, en la senttencia de fechha 18 de julio de

reppresentado en el incidente o acto ilícito geenerador

2003 dictada d por laa Sala N° 6 de la Corte de

dell daño, que see debe ponderaar el hecho dee que el

Apelaciiones del Ciircuito Judiciaal Penal de la

ciuudadano Carloos Rafael Queevedo Herrera “…fue

Circunsscripción Judiccial del Área Metropolitana M de

recconocido por sus victimarrios como ell autor

Caracass, antes transccrita, se dejó sentado que “la “

maaterial de la muerte de un u funcionarioo de la

lesión

Poolicía de Caraccas”.

que

sufrierra

el

ciudaadano

CARLOS

QUEVE EDO en la cab beza, fue prodducto del dispaaro ocasionnado con un revólver r calibrre 38 empuñanndo las dos manos, encon ntrándose en ell área de reseñña,

Assimismo, sostiene la apodderada judiciial del Sínndico Procurrador del Muunicipio Boliivariano Libbertador, que “…se desconooce la conductta de la

66  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  víctima, es decir, se s omite el señalamiento s d del

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  octtubre de 20000, el demandante se enccontraba

r baajo porque (sic) fue aprrehendido el reclamante,

asiistiendo a conssultas psiquiátricas.

que (sic) circunstanccias y porque (sic) presentaaba ese estaado de abstracción, cuandoo fue detenido en fecha 26/10/2000, 2 bajjo que (sic) coondiciones físiccas y psíquicas se encontrraba”, con lo cual c pretende que q se atennúe o exima de d responsabillidad al Instituuto Autónoomo de Seguriidad Ciudadanna y Transporrte, adscritoo al Municipiio Bolivarianoo Libertador del d Distritoo Capital, especcíficamente enn lo que atañe a la actuacióón de los funcionarios f p policiales Fabbio Edgardo Chirinos, Jh honny Rafael Marchan y Joosé Gregoriio Aguirre Med dina por su parrticipación en los

Noo obstante lo anterior, a debe resaltar r la Salaa que el preesunto “estadoo de abstracción” del ciuudadano Caarlos Rafael Quevedo Q Herrera en los sitioos antes meencionados, esto es, al mom mento de su dettención, el cual no fue caalificado de viiolento o agressivo por alggún funcionarioo policial, así como la circunnstancia de haber sido iddentificado “coomo el autor material m de la muerte dee un funcionaario de la Pollicía de Caaracas”, -señalamientos que no n han sido proobadosy, finalmente el hecho h de estar asistiendo a coonsultas psiiquiátricas, noo pueden ser consideradoss como

hechos acaecidos el 28 de octubre de 2000.

cauusales

exim mentes

o

a atenuantes

d de

la

dencia del Info forme Médico de Al resppecto, se evid

ressponsabilidad de d la Administtración Públicaa por los

fecha 2 de noviembree de 2009, elaborado por la Dra. D

hecchos acaecidoss el 28 de octuubre de 2000, pues la

Rosalbaa Méndez, méédico psiquiatrra de la Uniddad

obligación de los funcionarrios policialess Fabio

Nacional de Neuropssiquiatría “Dr.. Jesús Mata de

Eddgardo Chirinoos, Jhonny Raafael Marchan y José

Gregorrio”, consignado en el exppediente con la

Grregorio

finalidaad de cumplirr con lo señaalado en el auuto

inttegridad física del demandannte en su condiición de

para mejor proveer N° N AMP-070 dictado por e sta

dettenido bajo la custodia de autoridades a policiales.

Sala ell 5 de agosto o de ese mis mo año, que el

Enn

ciudadaano Carlos Raafael Quevedoo Herrera es un

arggumentos. Así se declara.

Aguirrre

consecuenccia,

Medina,

quedan

era

resguarrdar

desechados

la

tales

paciente regular que fue evaluado por primera vez v “ 07-10-20000 por emergenccia en dichha institución “el y

possteriormente

en

consultaa

externa

c con

Diagnóóstico: TMO (F.06)”, (F sin reecibir tratamiennto

Enn razón de lo antes señaladoo, se evidenciia en el asuunto bajo anállisis la relaciónn de causalidaad entre loss hechos dañossos ejecutados por los agentees Fabio Eddgardo Chirinoos, Jhonny Raafael Marchan y José

farmacoológico.

Grregorio Aguirrre Medina, adscritos a al Instituto I Igualmeente, indica laa prenombradaa profesional que q

Auutónomo de Seeguridad Ciudaadana y Transpporte del

desde el e 6 de abril de 2009 el ciudadano c Carrlos

Muunicipio Liberrtador del Diistrito Capital,, y los

Rafael Quevedo Herrrera, “asiste a [su] consulta de

dañños ocasionaddos al ciudaadano Carlos Rafael

forma

regular

cumpliendoo

tratamien nto

Quuevedo Herreraa.

farmaccológico indica ado. Actualmen nte se encuentra compen nsado”. (Destaacado de esta Sala).

Enn consecuenciaa, verificada coomo ha sido enn el caso bajjo estudio unna actuación atribuible a a la l parte

De lo antes a señalado se desprende que q para la feccha

acccionada y la relación de causalidad enntre esa

en la cual c ocurrió el e incidente, esto es, el 28 de

acttuación y el daaño producidoo; esta Sala a tenor t de

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

67


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN lo estabblecido en el ordinal o 6 del artículo a 156 dee la

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  Soobre este particcular, la representación judicial del

Constituución de laa República Bolivariana de

Insstituto demanddado indica, quue “…en mateeria del

Venezuuela, declara que q el Institutto Autónomo de

ejeercicio de la acción de daños y perrjuicios,

Seguriddad Ciudadanaa y Transporte del Municippio

corrresponde al demandante d deeterminar la exxtensión

Libertador del Distrito Capital, es responsable por p

de los mismos y sus causas, y no n hacerlo de manera

los dañños derivados de las lesiones sufridas porr el

gennérica, como lo l hace el actoor”, razón porr la cual

Rafael

Herreera,

afiirma que el deemandante no cumplió con la l carga

ocasionnadas en fecha 28 de octubree de 2000 por los

proocesal de estaablecer y demoostrar “…el quantum q

agentess Fabio Edgaardo Chirinos, Jhonny Raffael

debbidamente disccriminado, y deesglosado”.

ciudadaano

Carlos

Queevedo

Marchaan y José Greg gorio Aguirre Medina, paraa la Poor otra parte, niiega, rechaza y contradice el alegato

época adscritos a a dich ha institución. Así A se decide.

de la representacción judicial deel accionante, atinente a De la naturaleza y alcance de los dañ ños

a que q en virtud del suceso accaecido, al ciuudadano

nados al ciuda adano Carlos Rafael Queveedo ocasion

Caarlos Rafael Quevedo Q Herreera “…se le impidió

Herrerra.

dessarrollar una carrera univversitaria, cassarse y tenner hijos”, puees de autos noo se desprende prueba

De los daños d materia ales.

algguna mediantee la cual se deemuestre que el e actor

Ahora bien, en relacción con la inndemnización de

“… …estaba realiizando diligeencias destinaadas a

m obsserva la Sala que q el apoderaado daños materiales,

inggresar a una Universidad, U accontecimiento futuro f e

judiciall del ciudadaano Carlos Rafael R Queveedo

inccierto (…), quue debido a las lesiones sufridas s

Herreraa solicita la caantidad de Cinnco Mil Millonnes

quedó incapacitaado para procrrear”.

de Bolíívares (Bs. 5.0 000.000.000,000) hoy expresaada en la suma s de Cincco Millones dee Bolívares (B Bs. 5.000.0000,00), en virrtud de los daaños y perjuicios ocasionnados por “…lla falta de connciencia plena de sus actividades motoras ya que enn las operacionnes d perdió parte de masa encefálicca producto del t como coonsecuencia que q disparoo, [lo cual] trae necesitaa cuidado méédico neurológgico permanennte que

m motivan

alimenttación

con nsulta y

atención a

médicca,

medicinnas,

especializada

q que

actualm mente tiene un n alto costo económico y el

Enn este orden dee ideas, debe laa Sala precisar que los dañños materiales están constituuidos por perjuicios de tippo patrimoniall, divididos comúnmente por la doctrina en: dañño emergente y lucro cesaante. El priimero de elllos consiste en la pérdidda que expperimenta el acreedor a en suu patrimonio, por los gasstos médicos o de otra naturaaleza en que ésste pudo habber

incurridoo

por

las

lesiones

físiicas

o

psiicológicas sufrridas; y, el seggundo, se refieere a la utiilidad

que

s se

le

hubierre

privado

por

el

inccumplimiento de d la obligación.

impedim mento de desarrrollo pleno dee su personaliddad que le impide estudiar, convivirr socialmente y

Iguualmente, cabbe destacar que q conformee a lo

dependder de si, porr si (sic) missmo e inclusive

disspuesto en los artículos 1.3554 del Código Civil y

pudienddo

carreera

506 del Códiggo de Proceddimiento Civil, que

universsitaria como eran sus ideeales, formar su

connsagran el prinncipio de la carga c de la pruueba, el

familia””.

recclamante de loos daños materriales debe proobar las

68  

haber

desarrollado

una

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  lesioness sufridas, señ ñalando expressamente cuál fue f

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  iguualmente conceder una inndemnización a los

la dism minución de su patrimonio, bien sea com mo

parientes, afiness o cónyuge, como reparacción del

productto del daño em mergente o en consecuencia del d

dolor sufrido en caso de muertee de la víctima”.

lucro cesante, c no pu udiendo el Jueez presumir taales daños económicos. e (V Ver sentencia N° Nº 00622 del d

Enn este sentiddo, el representante judicial del dem mandante sollicita la cantidad de Cincco Mil

21 de mayo m de 2008).

Miillones de Bollívares (Bs. 5.000.000.000,000) hoy Así, enn el caso bajjo estudio se observa que la

exppresados en Cinco C Millonees de Bolívarres (Bs.

represenntación judiciial del demaandante alega y

5.0000.000,00), enn virtud del “… …sufrimiento y (…) el

prueba las lesiones físicas sufridas por el ciudadaano

dolor (…) [que] tuvo que sopportar en las distintas d

Carlos Rafael Queveedo Herrera, con ocasión del d

operaciones e inntervenciones quirúrgicas q quue se le

disparo efectuado por el funcionarrio policial Fabbio

hiccieron

Edgardo Chirinos, adscrito al Instituuto Autónomo de

recconstrucción del malar y la (sic) distintas d

Seguriddad Ciudadanaa y Transporte del Municippio

meedicinas e inyeecciones que tuuvo que soporttar para

Bolivarriano Libertad dor del Distrrito Capital; sin

sallvar su vida”.

para

extraerle

e el

proyectil

y

la

embarggo, en lo atinen nte al daño emeergente y el luccro cesante, la parte accionante a se circunscribe a solicitarr un monto de Cinco Mil M Millones de Bolívarres (Bs. 5.000 0.000.000,00), ahora expresaado en la cantidad c Cinco o Millones dee Bolívares (B Bs. 5.000.0000,00) para “…cuidado méddico neurológico permannente

que

[conlleva] [

coonsulta

médica,

medicinnas, alimentacción y atencióón especializaada que acttualmente tienee un alto costoo económico”, sin aportar en autos prueeba alguna quue justifique taales servicioos o la cantidad d solicitada. En connsecuencia, estta Sala desechha la solicitud de indemnnización por concepto c de daños d materialles, pues dee conformidad con lo dispuesto en el artícuulo 254 deel Código de Procedimientto Civil “…L Los Jueces no podrán deeclarar con luugar la demannda sino cuando, a su juicio, exista plenna prueba de los hechos alegados en ellla (…)”. Así se s declara.

Soobre este aspecto, la apodderada judiciial del Sínndico Procurrador del Muunicipio Boliivariano Libbertador, afirm ma que la parte actora fundam menta la sollicitud de inddemnización poor daño moraal en el suppuesto sufrimiento y el dolorr que se le ocaasionó a su

representadoo

en

las

d distintas

operraciones

quuirúrgicas que se s le realizaronn, sin embargoo, “…no pruueba ni acom mpaña a su Libelo L los meddios de pruueba que fundaamentan su diccho”. Poor

otra

partee,

de

la

leectura

efectuada

al

“R Reconocimientoo Médico Leggal” emanadoo de la División Generaal de Medicinna Legal del Cuerpo 3 de octubre de d 2000, Téécnico de Policía Judicial el 31 praacticado al ciudadano Carrlos Rafael Quevedo Q Heerrera, aprecia la Sala que el accionante inggresó en feccha 28 de octuubre de ese miismo año a la Clínica Attías, con heridaa por arma de fuego f en regióón malar izqquierda, razónn por la cuual fue inteervenido

De los daños d moraless.

quuirúrgicamente a los fines de extraer e el menccionado prooyectil. Asimissmo, en dicho informe se seññala que

Respectto a la indemniización por dañño moral, aprecia

el referido r ciudaddano debía reaalizarse en el fuuturo un

la Sala que la parte in fine del arrtículo 1.196 del d …El Juez pueede Código Civil establlece que “…

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

69


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN nuevo reconocimientto médico parra determinar la

SPA‐TSJ 02/1 11/2010  acttualidad “comppensado” aún sufre las secuuelas de

existenccia o no de trasstornos de funcción.

loss señalados dañños, por lo quee recibe el trataamiento en el Psiquiátricoo de Sebucán por p presentar trrastorno

Posterioormente, el 14 de noviem mbre de 2007 la Medicaatura Forense del Cuerpo dee Investigacionnes Científiicas, Penales y Criminalísticas del Ministeerio del Pooder Popular para Relacionnes Interiores y Justiciaa, remitió el “D Dictamen Pericial” practicadoo al demanddante, del cual se desprende que q transcurriddos más de siete (7) añoss del suceso, el e estado geneeral

meental y del coomportamiento debido a dissfunción cerrebral y a la l necesidad de cumplir con el traatamiento farm macológico indiicado por los médicos m esppecialistas adsscritos a la Unidad U Nacioonal de Neeuropsiquiatría “Dr. Jesús Mata de Greegorio”. Taales hechos o circunstancias no n dejan lugar a dudas aceerca del dolor sufrido s por el demandante. d

del ciuddadano Carlos Rafael Queveedo Herrera es de “condicciones generales regulares””. Asimismo, se

Cieertamente, noo existe duda para la Salaa de la

evidenccia que recibe tratamiento en e el Psiquiátriico

neccesidad de reeparación del dolor sufrido por el

de Sebbucán, por preesentar trastornno mental y del d

ciuudadano Carloos Rafael Quuevedo Herrerra, aun

comporrtamiento debid do a disfunciónn cerebral.

cuaando reconocee, como lo ha venido reiteraando en disstintos pronuncciamientos, que el daño moraal no es

Igualmeente, según el Informe Médiico de fecha 2 de noviem mbre de 2009, elaborado porr la Dra. Rosallba

sussceptible de seer satisfecho mediante m una suma s de dinnero.

Méndezz, médico psiq quiatra de la Unidad U Nacionnal de Neuuropsiquiatría “Dr. “ Jesús Maata de Gregorio”,

Enn tal sentido, cabe acotaar que las secuelas s

con la finalidad f de cumplir c con loo requerido enn el

prooducidas por las l heridas sufridas por el actor a le

auto para mejor prroveer N° AM MP-070 dictaado

im mpiden obtener un empleo paara vivir dignaamente,

por esta Sala el 5 dee agosto de esse mismo año,, el

puues como se seññaló en las líneas antecedenttes, éste

ciudadaano Carlos Raafael Quevedoo Herrera es un

preesenta trastornno mental y del comportaamiento

paciente regular que fue evaluado por primera vez v

debbido a disfuncción cerebral, razón r por la cuual debe

p por

cum mplir con el tratamiento t farrmacológico prescrito p

emergeencia y posterriormente en consulta c exterrna

por los médicos especialistas adscritos a la Unidad

con Diaagnóstico: TM MO (F.06)…”; y que desde el e 6

Naacional de Neuuropsiquiatría “Dr. Jesús Mata M de

de abrill de 2009 “…a asiste a [su] coonsulta de form ma

Grregorio”.

en

diccha

regularr indicaddo.

institución

cumpliendo o

“…el

0 07-10-2000

tratamientoo

Actuallmente

see

farmacológico encuentra

compen nsado…”. (Desstacado de estaa Sala).

Deesde la anteriior perspectivva, en este caso c en parrticular, tomanndo en cuenta la situación del d actor asíí como las circcunstancias quue rodearon el caso, y

Ahora bien, de los documentos antes analizaddos

en atención a los postulaados constituccionales

puede evidenciarse e qu ue el accionantte fue sometidoo a

conntenidos en loos artículos 89 y 87, conform me a los

una inttervención quiirúrgica en viirtud del dispaaro

cuaales “El trabajjo es un hecho social y gozarrá de la

efectuaddo por el ciudaadano Fabio Edgardo E Chirinnos,

prootección del Esstado. La ley dispondrá d lo neecesario

funcionnario policial en e servicio adsscrito al Instituuto

para mejorar lass condiciones materiales, moorales e

demanddado, y que no n obstante enncontrarse en la

inttelectuales de los l trabajadores (…)”; y quee “Toda

70  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  personaa tiene derech ho al trabajoo y el deber de

SENTENCIA: C CARLOS RAFAEEL QUEVEDO H HERRERA  D Capittal. En Muunicipio Libeertador del Distrito

trabajar. El Estado garantizará la adopción de

connsecuencia, se declara:

medidas necesarias a los fines de que q toda persoona pueda

obtener

ocu upación

prodductiva

que

le

proporccione una exisstencia digna y decorosa y le

1.-- IMPROCED DENTE la reclamación porr daños maateriales.

garantiice el pleno ejjercicio de este derecho”; por p

2.-- PROCEDEN NTE la reclamaación por dañoo moral;

razoness humanitarias considera la Sala S justo acorddar

por tal razón se CONDENA C al Instituto dem mandado

al demaandante una asignación a mennsual que debeerá

p al actorr, una asignación mensual vitalicia v a pagar

pagar el Instituto demandado d enn beneficio del d

equuivalente a CUARENTA A (40) UNID DADES

ciudadaano Carlos Raafael Quevedoo Herrera, por el

TR RIBUTARIAS S.

monto equivalente a cuarenta (40) unidad des Puublíquese, regísstrese y comunníquese. Notifííquese a

tributaarias. Así se deeclara.

lass partes. Remíttase copia certtificada de la presente p Por loss razonamientos antes expuuestos, esta Sala

deccisión al Ministerio M Púbblico. Cúmpllase lo

declara

orddenado.

parcialmentte

con

lugaar

la

demannda

interpueesta por el ciudadano Carloss Rafael Queveedo Herreraa contra el Insstituto Autónom mo de Seguriddad

Daada, firmada y sellada en el Salón S de Despacho de

Ciudadana y Transpo orte del Muniicipio Libertaddor

la

del Disttrito Capital. Así A se decide.

Suupremo de Justticia, en Caracaas, a los dos (002) días

Polítiico-Administraativa

Sala

del

T Tribunal

dell mes de novieembre del añoo dos mil diez (2010). Finalmeente, visto qu ue en este juiicio no hubo un

Añños 200º de la Independeencia y 151º de la

vencim miento total de alguna de las partes, p se declaara

Federación.

improceedente la cond denatoria en costas solicitada en el libeloo de demanda. Así se declaraa.

La Presidentaa - Ponente VELYN MAR RRERO ORTÍÍZ EV

VIII

La Viicepresidenta

DECISIÓN D Con fundamento f en e los razonnamientos anntes señaladdos, esta Salaa Político-Addministrativa del d

YO RRERO LANDA JAIIMES GUER Los Magistraados, LE EVIS IGNAC CIO ZERPA

Tribunaal Supremo de Justicia, adminnistrando justicia en nom mbre de la República y porr autoridad de la Ley, deeclara PARCIA ALMENTE CON C LUGAR R la

HADEL MOS STAFÁ PA AOLINI

demandda por indemn nización de daaños materialess y moraless incoada por el ciudaddano CARLO OS RAFAE EL QUEVEDO HERRE ERA contra el INSTIT TUTO AUTÓ ÓNOMO DE E SEGURIDA AD CIUDA ADANA Y TRANSPORT TE, adscrito al

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

EM MIRO GARCÍÍA ROSAS La Secretarria, SOFÍÍA YAMILE GUZMÁN G En tress (03) de novviembre del aaño dos miil diez, se publicó p y registró la anterior a sen ntencia bajo el Nº 01072, la cual no n está

71


NCIA: CARLOS R RAFAEL QUEVEEDO HERRERA  SENTEN firmad da por el Magistrado M H Hadel Mostaafá Paolinii, por motivos justificados.

72  

SPA‐TSJ 02/1 11/2010 

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SEENTENCIA: Áng gel Nava 

SPA‐TSJ J    

SPA-TS SJ 04/033/2010 Exp. E Nº 2000-07 2 727 Ángel Navva Vs. Ministerio Án M o del In nterior y Ju usticia   Magisstrado Levis Iggnacio Zerpa y se fijó el quinnto

ACCID DENTAL

día de despacho paraa comenzar la relación. r Magisstrada Ponentee: MIRIAM EL LENA BECERRA A TORRES

El 03 de julio de 20001 comenzó la relación en el

Exp. Nº 2000-0727 2

presennte juicio y se fijó el acto de informes para el primerr día de despaccho siguiente al a vencimiento de

Mediante escrito e presentaado ante esta Sala S el 28 de

los quince días calenndario ininterruumpidos.

junio de 2000, el abogad do José Fernaando Nuñez, ABOGADO bajo b el Nº inscrito enn el INPREA

El 18 de julio de 20001 oportunidaad fijada para el

11.742, acctuando en su u carácter de apoderado

d informes, compareció laa representación acto de

judicial dell ciudadano ÁNGEL Á NAVA A, titular de

judiciaal de la Repúbblica, y consignnó su respectivvo

la cédula de identidad Nº 2.242.9844, interpuso

escritoo de informes.

p indemnizacción de daños materiales m y demanda por morales contra la REPÚB BLICA BOLIIVARIANA ENEZUELA, VE

DE

por

órggano

del

MINISTERIO DEL IN NTERIOR Y JUSTICIA, J hoy

Ministerio

del

Poder

Popu ular

para

Relacioness Interiores y Justicia, por su s detención y aplicaciión de la medida m correeccional de reclusión, prevista en la Ley sobree Vagos y Maleantes del 16 de agossto de 1956. s dio cuenta en e Sala y se El 29 de juunio de 2000 se ordenó paasar el expeediente al Juzgado de Sustanciaciión a los fines de su admisiónn. En fecha 19 de julio de 2000, se admitió la i por indemnizaciónn de daños demanda intentada materiales y morales.

El 9 de d octubre de 2001 se dejó constancia de la culminnación de la reelación en la prresente causa. En E esa miisma fecha se dijo d “VISTOS””. En fechas 11 y 25 de febrrero de 2003 los l Magisstrados Levis Ignacio Zerrpa y Yolannda Jaimess Guerrero, resspectivamente, manifestaron su volunttad de inhibbirse en la presente caussa, inhibicciones que fuerron declaradass con lugar. Por diiligencias de feechas 12 de junnio y 23 de jullio de 20003, el actor reaalizó consideraaciones y soliciitó la constitución de la Sala Accidenttal. l El 23 de marzo dee 2004 fueron convocados los abogaddos Humbertoo Briceño Leónn y Ricardo Joosé Henríqquez La Roche, Primer y Seegundo Suplennte

01, una vez concluida c la El 20 de junio de 200

de laa Sala Polítiico-Administraativa a fin de

sustanciaciión de la caussa, se designó ponente al

constittuir la Sala Accidental para continuuar

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

73


NCIA: Ángel Na ava   SENTEN conociendoo de la causaa, quienes se excusaron.

S SPA‐TSJ Jaimess Guerrero, Evvelyn Marreroo Ortíz y Emiiro

Posteriorm mente, fueron convocados c loos abogados

Garcíaa Rosas.

Emiro Garrcía Rosas y Miriam Josefina Simón Peralta, Prrimer y Segun nda Conjueces de la Sala Político-Addministrativa del d Tribunal Supremo S de Justicia,

respectivamen nte,

quienes

aceptaron

conformar la Sala Accideental.

2004 el appoderado judicial del actorr solicitó la de

la

Sala

solicittó se dictara senntencia. Por auuto del 10 de mayo de 20005 se revocó por p contraario imperio el auto del 29 dee marzo de 20005,

En fechas 14 de octubrre y 02 de nooviembre de

“integracióón

El 29 de marzo dee 2005 el Miinisterio Públiico

Accidenntal

y

la

designación de ponente”.. 1 de marzo En fechas 14 de diciembre de 2004 y 17 l abogada Eiira María Torrres Castro, de 2005, la inscrita enn el INPREA ABOGADO bajo b el Nº 39.288, en su carácter de Suplente Esppecial de la M Público ante el Fiscalía Prrimera del Ministerio Tribunal Supremo S de Ju usticia solicitóó se dictara sentencia. d 2005 el Por diligencia del 09 de febrero de apoderado judicial del demandante solicitó se dictara senttencia. Por auto del 29 de marzo m de 20005, se dejó constancia que en fecha 17 de enero de 2005 se incorporaroon a esta Salla Político-Addministrativa del Tribunaal Supremo dee Justicia, los Magistrados M Emiro Gaarcía Rosas y Evelyn Marrrero Ortíz, designadoss por la Asam mblea Nacionaal el 13 de diciembre de 2004, qued dando integradda esta Sala por cinco Magistrados, M conforme a lo dispuesto d en el artículo 2 de la Ley y Orgánica del d Tribunal d Justicia de la República Bolivariana Supremo de

debidoo a la inhibiciión de los Maagistrados Levvis Ignaciio Zerpa y Yolaanda Jaimes Guerrero. G En fechas 01 de junnio y 20 de octtubre de 2005, el apoderrado judicial del demandaante solicitó se constittuyera la Saala Accidentall y se dictaara sentenncia. Convoocados

los

ciudadanos

Octavio

Sissco

Ricciaardi, Cuarto Suplente y Carmen Leticcia Salazaar Briceño, Quinta Q Suplennte de la Saala Políticco-Administrattiva, éstos acepptaron conform mar la Salaa Accidental ell 03 de noviem mbre de 2005. En feecha 14 de dicciembre de 20005 el ciudadanno Ángell Nava solicitó se dictara senttencia y que éssta fuese leída l y entregaada en rueda dee prensa. El 01 de febrero dee 2006, se coonstituyó la Saala Políticco-Administrattiva

Accidenntal

quedando

conforrmada de la siguiente mannera: Magistraada Evelynn Marrero Ortíz, O Presidennta; Magistrado Hadel

Mostafá

Paolini,

Vicepresidentte;

Magisstrado Emiro García Rosaas, Magistraddos Suplenntes Octavio Sisco Ricciaardi y Carm men Leticiaa Salazar Briceño. En la misma m fecha se designnó ponente al Magistrado Suplente S Octavvio Sisco Ricciardi.

de Venezuuela, a saber: Presidente, Magistrado Levis Ignaacio Zerpa; Viicepresidente, Magistrado

El 09 de febrero de 2006, los aboggados Félix Peeña

Hadel Moostafá Paolini y Magistradoos Yolanda

E Fernánddes Ramos, Alberto Rosssi Palencia, Eneida S y Noraa Valdivia, inscritos i en el Da Silva

74  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  INPREABO OGADO bajo o los númerros 70.575,

gel Nava  SEENTENCIA: Áng de esse mes y año a se librarron los oficiios

71.275,

correspondientes.

7 79.059

y

13.061,

respeectivamente,

procedienddo en su caráctter de represenntantes de la Defensoríaa del Pueblo consignaron escrito e ante esta Sala, solicitando ceeleridad y quee se dictara

Por officio Nº 2536 de fecha 11 de diciembre de 2006 la l Dirección General G de Connsultoría Jurídiica del Ministerio M del Innterior y Justiccia, informó que q

e la presente causa. c sentencia en

no exiiste expedientee administrativvo sino el contrrol Por diligeencia del 21 de marzo de d 2006 el

de los datos carcelarrios de las perssonas detenidass o

demandantte ratificó su solicitud s de quue se dictara

d condicióón en los centrros que haan estado en dicha

sentencia.

penitenciarios del paaís. Asimismo, informó que el N ingresó a las Coloniias ciudaddano Ángel Nava

m de 2006 la l abogada Mirriam Pineda El 30 de marzo de Fariñas,, inscrita en ell INPREABOG GADO bajo el Nº 13.9962, actuando en su carácteer de Fiscal Tercero deel Ministerio Público ante el Tribunal Supremo de d Justicia en Sala S Plena y annte sus Salas Constitucioonal,

Políttico-Administrrativa

y

Electoral, solicitó s celeridad en la constiitución de la Sala Acciddental.

demandantte consignó officio Nº 1333 del 07 de septiembree de 2006, em manado de laa Dirección General deel Despacho deel Ministerio deel Interior y Justicia, meediante el cual informa que el e ciudadano Ángel Navva ingresó a laas Colonias Móóviles de El Dorado el día 19 de julio de 1965 doonde estuvo hasta el 022 de agosto dee 1967, y que egresó por de

la

medida

impuesta,

desconociééndose el delito o.

Accidental acordó oficiarr al Ministerio del Interior G de la Nación N para y Justicia y al Archivo General que un laapso de diez (10) días dee despacho, el

cumpllimiento de la pena impuestaa. En el anexoo a dicho oficio la Direección Generaal de Custodiaa y R del refferido Ministerrio Rehabbilitación del Recluso inform mó al Directtor General de Consultorría Jurídicca de ese deespacho que el prenombrado

expediente

impueesta, “desconocciéndose el dellito”. Mediaante diligencia del 14 de diciembre de 20006, el ciuddadano Ángel Nava consignnó oficio Nº 976 de feccha 11 de dicieembre de 20066, suscrito por el Directtor General del d Archivo General de la Naciónn, donde conffirma que en dicha d institución no repposa expediennte del caso, sólo aparece el Libro de Registros de Ingreso dee Reclusos en la Colonnia de Trabajo de El Dorado con la siguiennte descrippción: “Nombbre: Ángel Navva, Ficha N° 10, 1

Mediante auto a del 25 dee octubre de 20006, la Sala

remitieran

el 02 de agosto de d 1967, cuanndo egresó por p

ciudaddano egresó poor cumplimiennto de la mediida

Por diligencia del 03 de octubre de d 2006 el

cumplimiennto

Móvilles de El Doraddo el 19 de jullio de 1965 hassta

adm ministrativo

da correccional aplicada en relacionadoo con la medid 1965 al ciuudadano Ángell Nava, para loo cual el 31

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Nacionnalidad:

Vennezolano,

Eddad

28

añoos,

Proceddencia: Distrrito Federal, fecha ingresso: 19/07//65. Pena imppuesta: No inndica. Fecha de egresoo (en blanco).. Infracción o falta: Primeera vez. Observaciones: O Averiguación personalidad” p ”. Por diligencias de fechas 11 de enero y 07 de marzoo de 2007 los representantess judiciales de la

75


NCIA: Ángel Na ava   SENTEN Defensoríaa del Pueblo solicitaron s quee se dictara

S SPA‐TSJ Magisstrado Hadel Mostafá M Paolinni, en vista de su

sentencia.

inhibicción.

Mediante decisión d N° 0409 del 02 de abbril de 2008

Mediaante diligencia del 02 de dicieembre de 2008 el

la Sala Pollítico-Administtrativa Accidenntal declaró

demanndante solicitóó que los magistrados m q que

parcialmennte con lugar laa demanda.

considderen estar suubsumidos en una causal de inhibicción procedan a efectuarlo.

En fecha 07 de mayo de 2008, el e ciudadano Ángel Naava, ya identtificado, asistiido por el

En fecchas 11 de dicciembre de 20008 se inhibió el

abogado

Magisstrado Emiro García G Rosas.

Humberto

Decarli, D

inscriito

en

el

INPREABO OGADO bajo el Nº 9.928, solicitó s ante la Sala Connstitucional de este Supremo Tribunal la revisión dee esa sentencia..

El 17 de diciembre de d 2008 el actoor solicitó que en aras de la celeriddad procesal, se provea lo conduucente a fin de constituir la Sala S Accidentall a

Por decisióón N° 1542 dee fecha 17 de octubre de

objetoo de continuaar con el prroceso y dicttar

2008 la Saala Constitucional declaró “hha lugar” la

sentenncia.

revisión innterpuesta porr el referido ciudadano, anuló la sentencia s N° 0409 0 del 02 de abril de 2008 dictaada por la Salla Político-Administrativa Accidental y ordenó qu ue se dictaraa un nuevo pronunciam miento, en accatamiento a la doctrina establecidaa en ese fallo dee revisión consstitucional. En fecha 11 de noviembrre de 2008 se recibió r en la Sala Políticco-Administrattiva copia certiificada de la decisión N° N 1542 del 17 de octubrre de 2008 emanada de la Sala Constitucionaal de este

En feechas 15 de enero e de 2009 se inhibió el Magisstrado Suplentee Octavio Siscoo Ricciardi. Por diligencias de feechas 15 y 20 de d enero de 2009 el dem mandante pidióó que en aras de la celeriddad processal

se

consstituyera

la

Sala

Políticco-

Adminnistrativa Accidental. El 20 de enero de 2009 2 se inhibiió la Magistraada Suplennte Carmen Leticia Salazar Briceño, por lo que see convocó al suuplente respectiivo.

T En la misma fecha se dio Supremo Tribunal. cuenta.

Por diiligencia del 29 2 de enero de 2009, la parrte actoraa solicitó se reemitieran las inhibiciones i a la

2 el accionaante solicitó El 11 de nooviembre de 2008

Sala Plena P a los fines de su pronunnciamiento.

a través de diligencia se provea p lo condducente para continuar laa “secuencia procesal”.

En feccha 18 de febbrero de 20099 el demandannte solicittó se active el trámite de la incidencia i de las l

En fechas 18 y 25 dee noviembre de d 2008 se dos Evelyn Maarrero Ortíz inhibieron los Magistrad

inhibicciones de los magistrados m de la Sala PolíticcoAdminnistrativa para continuar el juuicio.

y Hadel Moostafá Paolini. El 199 de febrero de 2009, se convocó a los l Por diligenncia del 25 de d noviembre de 2008 el actor solicitó se conv vocara al suuplente del

76  

abogaddos Rodolfo Antonio Luuzardo Batista, Miriam m Elena Beccerra Torres, Trina Omaiira

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  Zurita, Ferrmín Toro Jim ménez y Fredddy Vásquez

SEENTENCIA: Áng gel Nava  Que en e fecha 12 de d julio de 1965, funcionariios

Bucarito quienes q acepttaron constituuir la Sala

adscrittos a la Diirección Geneeral de Policcía

Accidental.

(DIGE EPOL), allanaron la oficinaa del ciudadanno Edwinn Burguesa (noo identificado en autos), quiien

d 2009 el actoor ratificó su En fecha 25 de febrero de pedimento del 18 de ese mes m y año.

libertaad del General Marcos Pérez Jiménez.

o de 2009 el accionante El 19 de mayo solicitó quee en vista de laa llegada del expediente e y el nombram miento de los magistrados por la Sala Plena, se coonstituyera la Sala S Accidentaal. En fecha 26 2 de mayo de d 2009, se coonstituyó la Sala Polítiico-Administraativa Accidenttal, la cual quedó

inntegrada

com mo

sigue:

Presidente

Magistradoo Suplente, Rodolfo R Antonnio Luzardo Batista; Vicepresidenta V : Magistradaa Suplente, Miriam

E Elena

Becerrra

Torres;

presunntamente form maba parte del d comité pro p

M Magistrados

Conjueces:: Trina Omaiira Zurita, Feermín Toro Jiménez y Freddy F Vásqueez Bucarito. En laa misma fechaa se designó ponente p a la Magistradaa Suplente Miriiam Elena Beccerra Torres. Ell 19 de mayo o de 2009 el accionante solicitó en vista de la lleegada del expeediente y el nombramieento de los magistrados m p la Sala por Plena, se coonstituyera la Sala S Accidentaal. Enn fechas 25 de junio, 15 de julio, j 17 de septiembree, 15 de octubrre, 05 y 18 dee noviembre de 2009, 28 2 de enero y 23 2 de febrero de 2010, el demandantte solicitó se dictara senteencia en la

Que enn ese allanamiiento fue detennido junto a otrras personnas, sometidoo a “torturaas brutales” y finalm mente trasladaddo a las Coloniaas Móviles de El Doraddo en calidad de depósito a la orden del d Ministterio

de Reelaciones Inteeriores de

e ese

entoncces. Que

posteriormente

la

P Prefectura

d del

Deparrtamento Libeertador del enntonces Distriito Federaal,

abrió

e el

expedientte

según

l las

dispossiciones contennidas en la Leyy Sobre Vagoss y Maleaantes e instruyóó el mismo, a su entender, en fecha posterior al momento de su detención y reclusiión. Que ello e evitó que los l defensores de los derechhos humannos

intercediieran

en

suu

beneficio

y

constaatasen el estadoo de deterioro físico en que su representado se encoontraba. Que en fecha poosterior a suu detención, el ciudaddano Ángel Nava tuvo conoocimiento que la Prefecctura

del

Departamento

Libertador

d del

Distritto Federal, enn aplicación de d la Ley Sobbre Vagoss y Maleantes, lo había sometido s a una u medidda correccionall que ordenabaa su reclusión en

presente caausa.

las refferidas Coloniias por un lappso de cinco (5) ( I

años.

DE LA DE EMANDA

Que

esa

medidaa

fue

confirrmada

por

la

Goberrnación del Disstrito Federal, y posteriormennte El representantee judicial del ciudadano Ángel Navva adujo:

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

rebajaada a dos (2) años de reeclusión por el Ministtro de Relacionnes Interiores. 77


NCIA: Ángel Na ava   SENTEN Que sin su s representad do haber comeetido algún

S SPA‐TSJ Que para la época enn que el ciudaddano Ángel Naava

hecho subssumible en loss supuestos preevistos en la

salió en e libertad deespués de cum mplida la mediida

Ley Sobre Vagos y Maleaantes para ser considerado c

correcccional, imperaaba en Venezuela la obligación

como tal, estuvo dos (2) años reclluido en la

por paarte de quien prretendía obtener un empleo, de

referida

Colonia

óvil Mó

por

unna

medida

da en dicha leyy. correccionaal fundamentad

consiggnar ante su poosible empleaddor la “Carta de Anteceedentes”, razón por la cual, su representaddo, por haaber estado enn el ya mencioonado Centro de

Que para que q se magnifficara la violaación de los derechos humanos quee el Estado venezolano

Reclussión y Correccción, no pudo acceder a algúún trabajoo.

cometió enn contra de su representado, r laa Ley Sobre Vagos y Maleantes, M tex xto legal por el que éste

Que aún cuandoo la Ley de Registro de

había sido recluido en laas Colonias de El Dorado,

Antecedentes Penales de fecha 03 0 de agosto de

oviembre de 1997, por la fue anuladda el 06 de no

1979 prohibió los “Antecedentees Penales” con

Corte en Pleno P de la extinta Corte Suprema S de

ocasióón de las soliccitudes de trabbajo, cuando su

Justicia all considerarlaa violatoria de normas

mandaante lograba conseguir algúnn empleo, al ser s

constitucioonales y dispo osiciones sobrre derechos

identifficado –por cualquier cauusa- como exe

humanos contenidas en n tratados, coonvenios y

conviccto de las Collonias Móviless de El Doraddo,

pactos interrnacionales susscritos por Vennezuela.

era inm mediatamente despedido. d

Que su representado estuvo recluiido en las

Que el e estigma de ex e presidiario lo l ha seguido en

Colonias Móviles M de El E Dorado poor un lapso

el tiem mpo, al punto de d que en el añño de 1990 le fue f

de dos (2) años y tres sem manas.

negadoo el ingreso al Ejército de Venezuela V a unno de suss hijos únicameente porque su padre era un exe

ndante salió enn libertad el Que aun cuando su man

conviccto.

02 de agoosto de 1967, las consecuuencias del atropello cometido por el e Estado Veneezolano y la

Que tanto t en el año a 1997 com mo en 1999, se

us derechos humanos h se violación flagrante a su

desem mpeñó en cargoos públicos coomo Transcripttor

perpetuaronn, ya que, a su s entender, sii bien logró

de Dattos y Director de Seguridad del d Ministerio de

recuperar su libertad, no logró recobrar “su

Interioor y Justicia, respectivamen r d te, y en las dos

matrimonioo, ya que (…) su cónyuge noo accedió a

oportuunidades fue destituido de los cargos que q

volver con él, y luego, sollicitó y obtuvo el divorcio,

desem mpeñaba

la familia, (…) se dispeersó por la ausencia del

supervvisores por medio m de annónimos de su

padre; el modesto apartamento arreendado que

condicción de ex-convvicto.

al

tener

conocimiento

s sus

e automóvil dee su propiedadd con el que habitaba, el trabajaba como taxista para obtener el sustento diario, y suu condición de hombre sin taacha, ya que en lo succesivo no ha podido deslaastrarse del carácter dee ‘ex-convicto de d El Dorado’’ (…)”.

Que enn vista de que los efectos dee la aplicación de la meddida correccional dispuesta en la Ley Sobbre Vagoss y Maleantes no n han cesado en el tiempo, es evidennte a su enttender, que tampoco t se ha produccido la presccripción de los l derechos y

78  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  acciones quue pudieran haaber nacido enn la persona

gel Nava  SEENTENCIA: Áng (US$ 186,00) por un u lapso de cuatro (4) años, lo

de su repreesentado.

m novecienttos cual hace un totaal de ocho mil veintioocho dólares (U US$ 8.928,00).

Que con fundamento en lo dispueesto en los o Penal, 102 de d la Ley de artículos 109 del Código

Asimismo, adujo quue en los diezz (10) años que q

Salvaguardda

1.957,

trascurrrieron entre 1969 y 19979 perdió un u

1.964 1.9665 (ordinal 1º), 1.967 y 1.9688 del Código

promeedio mensual de tres mil bolívares (B Bs.

Civil, 709 del Código dee Procedimiennto Civil en

3.000,,00), hoy tres bolívares (B Bs. 3,00) que al

puesto en el arttículo 29 de concordanccia con lo disp

cambio para la éppoca equivalía a seiscienttos

la Constituución de 1999 9, la presentee acción no

novennta y ocho dólares d (US$ 698,00), cuuya

puede estarr prescrita.

sumatooria da un total t de ocheenta y tres mil m

del

Patriimonio

Públiico,

setecieentos sesenta dólares d (US$ 833.760,00). De acuerddo a lo dispuessto en los artícculos 3 y 50 de la Consstitución de 19 961, en concorrdancia con

Igualm mente, señaló que perdió ell vehículo de su

los artículoos 1.185 y 1.191 del Códiggo Civil, el

propieedad y los ennseres y biennes de los que q

actor dem manda al Estaado venezolanno por los

disponnía la viviendda que habitaba, los cualles

siguientes daños: d

ascenddían a treinta mil bolívares (Bs. 30.000,000) para laa época, hoy trreinta bolívarees (Bs. 30,00), lo

Daños matteriales. Indicó quee para la feccha en que see inició su reclusión en e las Coloniaas Móviles de El Dorado, laboraba como c taxista y obtenía un ingreso promedio mensual m de ochocientos bolívares (Bs. 800,00), hooy ochenta cén ntimos (0,80), equivalentes e a ciento occhenta y seis dólares (US$ 186,00) [al cambio dee cuatro bolívaares con treintta céntimos (Bs. 4,30) por p dólar], quee una vez recluuido dejó de percibir. v obtenida su s libertad tam mpoco pudo Que una vez seguir perccibiendo dicho o ingreso ya quue perdió el vehículo que q le servíaa como instrrumento de trabajo, y no n fue sino doss (2) años desppués cuando pudo reincorporarse al trrabajo como coonductor de q le eran alqquilados por automóvilees colectivos que

cual eqquivalía a seis mil novecientoos setenta y sieete dólarees (US$ 6.9777,00) al cam mbio por dóllar señalaado antes. Con fundamento fu enn lo expuesto estimó e los dañños materiiales causadoss por el Esttado venezolanno en noventa y nueve mil seiscientos sesenta y cinnco mo dólarees (US$ 99.6665,00) lo cual tomando com valor referencial seeiscientos ocheenta y uno con d dólar para el cincueenta bolívares por unidad de momeento de la innterposición de d la demandda, equivaalía a la cantiddad de sesenta y siete millonnes noveciientos veintiúún mil seiscieentos noventa y siete con c cincuenta céntimos (Bs. 67.921.697,500), hoy sesenta s y sieete mil noveccientos veintiúún bolívaares con setentaa céntimos (Bs. 67.921,70). Daño Moral.

personas am migas. El apooderado judiciaal del demandaante indicó quee si Estimó el demandante que dejó de percibir un promedio mensual m de cieento ochenta y seis dólares

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

bien su s representadoo recobró su liibertad física, lo cierto es que no ha recobraado su liberttad 79


NCIA: Ángel Na ava   SENTEN emocional,, debiendo aco ostumbrarse a vivir v siendo

S SPA‐TSJ Que si se computa dicho d lapso deesde el momennto

señalado como c un ex-co onvicto de El Dorado, lo

m correccional impuestaa a en quee culminó la medida

cual le ha producido p ataq ques, rechazos, vejaciones

la parrte actora, estoo es, desde el 2 de agosto de

y discriminnaciones.

1967 hasta la fechha de la inteerposición de la demannda, el 28 de juunio de 2000, han transcurrido

Estimó el daño moral en e la suma de seiscientos n milloness doscientos dieciséis d mil setenta y nueve novecientoos

setenta

y cinco

bolívares

(Bs.

treintaa y tres (33)) años y dieez (10) mesees, superaando el lapso establecido e en el artículo 1.977 del Cóódigo Civil.

679.216.9775,00), hoy seiscientos setennta y nueve mil doscientos dieciséis bolívares conn noventa y

Que si s el demandaante consideró que la Ley de

mos (Bs. 679.2 216,98). ocho céntim

Vagoss

y

Maaleantes

accarreaba

u una

inconsstitucionalidad sobrevenida, por haber sido La demannda fue estim mada en la cantidad c de setecientoss cuarenta y sieete millones ciiento treinta y ocho mill seiscientos seetenta y dos boolívares con cincuenta céntimos (Bs. 747.138.6772,50), hoy

promuulgada el 16 de d agosto de 1956, es deccir, antes de la entrada en e vigencia dee la Constitución de 19661, el lapso paara interponer la acción estarría igualm mente prescritoo.

s mil cientto treinta y setecientoss cuarenta y siete ocho bolívvares con sesen nta y siete cénntimos (Bs. 747.138,677),

monto

que q

incluye

los daños

En

c cuanto

al

foondo

de

la

demanda,

la

representación judiciial de la Repúbblica arguyó:

materiales y morales antees descritos. Que la declaratoria de inconstituccionalidad de la o judicial del acctor solicitó Por último, el apoderado

M dicttada por la Corrte Ley soobre Vagos y Maleantes

d dichos monttos. la correccióón monetaria de

Suprem ma de Justiciaa, tiene únicam mente efectos ex nunc, es decir, desdee la fecha de publicación p de la

II I CON NTESTACIÓN N A LA DEMA ANDA

sentenncia en la Gacceta Oficial de la República,, y por ennde, todos loos efectos antteriores a diccha declarratoria son váliidos, por cuannto contaban con

La repressentación jud dicial de la República

un coontrol constituucional y leggal que en su

arguyó:

momeento pudieron ser s accionados..

p d la acción. de Como puntto previo la prescripción

Que el e artículo 288 del Código Orgánico Processal

En este sentido sus representantess judiciales

Penal no resulta apllicable en el presente p caso, ya

indicaron:

p la fecha en que “se dictó d la medidda que para correcccional”, los hechos comettidos acarreabban

Que la accción para reclaamar los supuuestos daños

sancioones, de confo formidad con el principio de

materiales y morales caausados por laa República,

tipiciddad penal, applicado en esste caso por la

por órganoo del Ministerrio de Interiorr y Justicia,

Adminnistración, sin contar el dem mandante con una u

está prescriita desde cualq quier supuesto en el que se

decisióón absolutoriaa donde se deeclarase que los l

comience a computar el lapso para su ejjercicio.

hechos no revestían carácter penal..

80  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  Que en lo concerniente a la responsaabilidad del

gel Nava  SEENTENCIA: Áng existenncia de dichoss bienes como el valor real de

l en su proceso de Estado leggislador, las leyes

los miismos.

formación y aplicación n gozan de controles c y o ademáás de una mecanismoos que le otorgan legalidad formal, f una leg gitimidad naturral dada por

Que no n se podía considerar luucro cesante la cantiddad de dineroo dejada de percibir por la imposibilidad de enncontrar empleeo, ni atribuirrse

la voluntadd general.

ello a la aplicaciónn de la Ley Sobre Vagos y Que sería muy difícil determinar en e un caso

Maleaantes, ni al hecho de poseerr “Antecedenttes

plicación de una u ley de concreto, cuándo la ap

Penalees”.

carácter general podría generar respponsabilidad patrimonial de la República y que en el supuesto de aceptarrse dicha resp ponsabilidad, podrían p ser potencialm mente

indem mnizables

toodos

los

ciudadanoss que se encontrasen en la Reepública, en

En cuaanto al daño moral, m la repressentación judicial de la República R aduujo que éste deebe ser directoo y personnalísimo, por lo l que resulta improcedente el daño moral sufrido por su hijo debido a su no n d Venezuela. admisiión en la Acaddemia Militar de

virtud de dicha vigencia. Que el deemandante no determinó enn su escrito libelar en que q consistía el e supuesto daaño material directo, cieerto, determinaado o determinnable, que le fue causaddo por la apliicación de la Ley Sobre Vagos y Maleantes. M

Con fuundamento en lo expuesto, loos representanttes judiciaales de la República R soliicitaron que se declarre sin lugar laa demanda y se condene en costas a la parte actoora. III

Que al no existir daño material no puede p haber

P PRUEBAS

daño emerggente. Pruebas del demandante: Que los biienes que señ ñaló el demanddante como perdidos coomo consecuen ncia de la apliccación de la

d 1.- Certificación exxpedida por el Director del

medida

el

d Archivvo General dee la Nación, dependiente del

automóvil de su propieedad y los enseres e que

Ministterio de Interior y Justiciaa, en la cual se

disponía enn la vivienda donde d habitabaa, no pueden

transcrribe el conteniido de la ficha Nº 10 del Libbro

ser considderados perdidos como coonsecuencia

de Reggistro de Ingreeso de Reclusos a la Colonia de

directa de aquélla, ya qu ue el actor noo explanó la

Trabajjo de El Doraddo, en cuyo conntenido se señaala

c correccional,

ocurrió ó

dicha

por

no

el inggreso del deemandante a ese centro de

individualizó los bieness específicos que fueron

reclusiión, sin especiificar la infraccción cometidaa y

ompañó los innstrumentos objeto del daño, ni aco

la corrrespondiente pena, tal y comoo lo establecía la

fundamentaales de su prettensión como son s el título

derogaada Ley Sobre Vagos y Maleeantes.

manera

c como

comprendidos

péérdida,

de propieddad del vehícullo, experticia de d su valor, inventario y las facturaas correspondientes a los enseres de la vivienda, a fin de determiinar tanto la

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

81


NCIA: Ángel Na ava   SENTEN 2.- Seis (66) recortes de prensa p certificcados por la

S SPA‐TSJ Por deecisión Nº 04009 del 02 de abril a de 2008 la

Dirección de Servicioss Hemerográfi ficos de la

Sala PolíticoP Adm ministrativa Acccidental declaaró

Biblioteca Nacional.

parciaalmente con lugar la deemanda en los l siguienntes términos:

Pruebas de la demandad da: La represeentación de laa República consignó c la

“(…) 1. IMPROCE EDENTE la inddemnización por p daños materiales recclamados.

Gaceta Ofi ficial de la Rep pública de Veenezuela N° 36.330 del 10 de noviemb bre de 1997, en la que fue publicada la l sentencia de d fecha 06 dee noviembre de 1997 diictada por la Corte C Supremaa de Justicia que declaróó la inconstituccionalidad de la l Ley sobre Vagos y Maleantes. M Asimismo reprodujo el mérito favoraable de los autos, esppecialmente ell que se derriva de los siguientes documentos: d 1.- Recortee de prensa del diario “Ultimaas Noticias” de fecha 277 de febrero dee 1962. 2.- Recortee de prensa del d diario “El Mundo” de fecha 09 dee agosto de 196 66. 3.- Recortee de prensa del diario “Ultimaas Noticias” de fecha 200 de octubre dee 1983. 4.- Extractto de la Gaceta Oficial de laa República de Venezuuela N° 36.688 8 del 27 de abrril de 1999, en el que aparece publlicada la desiggnación del ciudadano

Ángel

Nav va

como

D Director

de

M de Seguridad Encargado deel entonces Ministerio Justicia. IV I ENCIA DICTA ADA POR LA A SALA SENTE PO OLÍTICO-ADM MINISTRATIIVA ACCID DENTAL

82  

2. CO ONDENA a la l República Bolivariana de Venezuuela, por órgaano del Minissterio del Podder Populaar para Relacciones Interiorres y Justicia, al pago de d una publicaación a título de d indemnización por daaño moral, de un desagravioo público en una páginaa indeterminadda que se divvulgará por unna sola vez, v en los diarios d “Últim mas Noticias” y “Panoorama”, cuyo texto igualmennte se difundirrá, por inntermedio del referido Ministerio, M en el horariio estelar de los informaativos de Raddio Nacionnal de Vennezuela (RN NV), Televisoora Venezoolana Social (TEVES) y Venezolana de Televiisión, C.A. (VTV), por tres (3) díías conseccutivos, para lo cual dispoone de diez (110) días continuos parra cumplir con c esta ordeen. Asimissmo, se otorgaa un lapso de treinta (30) díías para dar cuenta a esta Sala Accidental del d cumpllimiento de estee mandato. (…)) 3. La L destruccción de toodo expediennte adminnistrativo curssante en loss archivos del d Ministterio del Podder Popular para p Relacionnes Interioores y Justiccia y cualessquiera de sus s Depenndencias, salvo el Libro de d Reclusos que q custoddia el Archivvo General de la Nacióón, declarrado documento histórico, que q se relacioone con laa medida correeccional a la cual fue sometido así como cualquier ottro el demandante, d docum mento adminisstrativo en ell que se tengga registrrada dicha actuación relacionada con la presennte causa. 4. La inserción de una nota marg rginal en el follio d Libro de Registro de Reclusos en la 199 del Colonia de Trabajo de El Doradoo, Departamennto de Arrchivo, que guuarda y custoodia el Archiivo Generral de la Nación, bajo el siguiiente título:

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJ J 02/11/2010   

SEENTENCIA: Áng gel Nava 

‘Sentencia de la Sala Político Adm ministrativa Accidental del Tribuna al Supremo de d Justicia mediante laa cual acordó desagraviar púúblicamente al ciudadanno venezolano ÁNGEL NAVA VA, nacido el 1° de dicciembre de 1935 1 en la ciudad de Maracaiboo, estado Zulia a y portador de d la cédula de identidaad N° 2.242.9 984, por su detención d y reclusión inndebidas en la as Colonias Móóviles de ‘El Dorado’ enn el período co omprendido enntre el 19 de julio de 19965 hasta el 2 de agosto de d 1967, al habérsele aplicado inju ustamente una presunta ue contenía laa Ley sobre medida correccional, qu Vagos y Maleantes. Ma Remítase copia certificada de todas las e el expediennte así como actuacionees que cursan en de esta senntencia al Ministerio Públicoo a los fines establecidoos en la presente decisión.(…))’ V S SENTENCIA A DE LA SALA A CONS STITUCIONA AL QUE ANULÓ EL FALL LO DICTADO O POR ESTA SALA PO OLÍTICO ADM MINISTRATIIVA ACCID DENTAL Por fallo N° N 1542 del 17 1 de octubre de 2008 la Sala Consttitucional declaaró “ha lugar” ” la revisión de la decissión Nº 0409 del 02 de abril de 2008 dictada

p por

la

Sala

Político-Addministrativa

Accidental, con fundamen nto en lo siguieente: q en el conttexto de las “(…) la Saala advierte que denuncias presentadas y en marcco de los principios relativos a la indemnizaciónn integral y oportuna de los dañ ños por parrte de la Administraación, la plena a vigencia de tal t garantía constitucioonal, sólo es posible si laa misma se vincula neecesariamente con una detterminación efectiva deel daño, su quantum y los medios de indemnizacción del mismo o. (…) Así, la Sala advierte qu ue en el contexto de las p lo que el hoy solicitante y la denuncias planteadas

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Sala Político P Administrativa del Tribunal Tr Suprem mo de Justicia, J denoominan comoo “(…) dañños materiiales reclamados por el e demandannte produccto de los ingrresos dejados de d percibir com mo conseccuencia de suu imposibilidadd de acceder al mercaado laboral poor haber sido ‘condenado a la medidda correccionaal’ (…)”, fueroon desestimaddos por laa sentencia objjeto de revisióón al considerrar “(…) que no puuede atribuirrse per se la accesiibilidad a una fuente f de trabajo por el hecho de habber sido sometido a una sancción corporal, en este caso, a una meedida correcciional, ya que en idénticca situación dee desempleo se ha encontrado y enncuentra acctualmente un u porcentaaje signifiicativo de la población que q no ha sido sometiida a pena alguuna (…)”. De laa lectura dee la sentenciia parcialmennte transccrita, se evideencia que el fallo objeto de revisióón asentó en términos geneerales que no se podía derivar un daño d o perjuiccio indemnizabble por laa aplicación dee una restriccióón de la liberttad personnal, dada la exxistencia de unaa “(…) situación de dessempleo [que] se ha encontrrado y encuenttra actuallmente un poorcentaje signnificativo de la poblacción que no haa sido sometidda a pena alguna (…)”. Sobre este particullar, cabe reallizar precisionnes desde el punto de vista v constituccional y legal al anterioor aserto, ya que como reegla general en nuestrro ordenamiiento jurídicco la pauuta hermeenéutica quee rige en materia de responnsabilidad deel Estado, indica i que la indemnización o reeparabilidad de d los daños o perjuiccios, deben cuubrir o restabblecer todas las l pérdiddas ciertas deel demandantte en su esfeera jurídicca -vgr. Dañoss materiales y morales-. m La anterior afirmacción es cardinaal, si se toma en considderación como se enunció annteriormente, que q el caráácter integral del resarcimieento de los dañños causaddos forma parrte de la tutela judicial efectiiva de la garantía dell sistema de responsabiliddad monial del Esttado y, su violación contrarría patrim princippios y dereechos consaggrados en la Constiitución de laa República Bolivariana de

83


SENTEN NCIA: Ángel Na ava    Venezuela, reconocidos de d forma reiteerada por la jurisprudenncia vinculantte de esta Sala. De ello resulta puees, la necesid dad de distinguuir entre el régimen juurídico aplica able a los deenominados daños matteriales como de los dañoss morales o inmaterialees. (…) Sobre la baase de las anteriores consideraciones, se advierte quue la Sala Po olítico Adminis istrativa del Tribunal Supremo de Justicia aceertadamente declaró la responsabilid dad de la Adm ministración, al consideerar que “(…) constata esta Sala Accidentall que cursan n en autos suficientes elementos probatorios p qu ue no fueron desvirtuados d por la representación ju udicial de la República R y, o valor, pues corroboran, c por tanto, merecen pleno efectivameente, el daño sufrido s por ell recurrente tras permaanecer más dee dos años reccluido en El Dorado, por motivo de la medida coorreccional, impuesta sin imputar cargo algunno por el Ministerio de Justicia parra la época, enn aplicación M (…)”. de la Ley soobre Vagos y Maleantes Declarada la existen ncia del daaño y la responsabiilidad de la l Administrración, la cuantificacción del mismo, m corressponde en principio a la parte ag graviada quieen tiene la carga proobatoria de los l daños aleegados -en cuanto a su exiistencia y extensión (cuantificaación)-, con la a salvedad quee en caso de no ser probbado el monto o pero si la exxistencia del daño, el coontenido de lo os artículos 266, 30, 140 y 259 de la Constitucción de la República Bolivariana de Venezu uela, obliga al juez a d que sólo determinarr la entidad reeal del daño del le consta su s existencia y,, a fijar en con nsecuencia, la reparaciión o indemnizzación del mism mo. El anteriorr aserto, es una consecuenciia inevitable de asumir que el sistema inntegral de responsabiilidad patriimonial dell Estado consagradoo en la Consstitución de laa República Bolivarianaa de Venezueela, como unna garantía patrimoniaal del administrado frennte a las actuacionees de la Admin nistración geneeradoras de daño y no como c una gara antía en favor de los entes públicos, ya y que una intterpretación enn contrario,

84  

S SPA‐TSJ como la que asum mió la senteencia objeto de revisióón, llevaría al absurdo de acceptar toda claase de arggumentos paraa la declaratorria formal de la “respoonsabilidad paatrimonial del Estado”, E la cuual no see materializaaría en una reparación o indemnización efectiva de los dañños, sino en una decisióón de contenido merodeclarativo de derechhos u obligacciones inejecuttables, vaciando de conntenido los derechos y garaantías conteniddos en loos artículos 26, 2 30, 140 y 259 de la Constiitución de laa República Bolivariana de Venezuuela. Así, laa Sala asume el criterio seegún el cual en estos casos c de respoonsabilidad exttracontractual de la Addministración por p privacionees ilegítimas de libertaad, procede unna valoración equitativa de la indemnización, es decir, que el juez debeerá recurrrir a la apreciaación de las prruebas e indiciios sobre la base de la sana crítica, las reglas de la lógicaa, los conocimientos científicoos y las máxim mas de exp xperiencia quee debe tener en cuenta todo operaddor justicia a la l hora de dicttar una sentenccia o falloo, para lograar la verificacción precisa del d quantuum del daño. Cabe señalar igualm mente, que meediante la simpple utilizaación de una máxima de experiencia, se puede concluir quee una privaciión ilegítima de libertaad personall impuesta arbitraria e ilegalm mente produce una lesión integral en el patrim monio -materiial y moral-- de cualquiier personna, lo cual ha sido reconociddo recientemennte por ell legislador nacional n en materia penal, al regulaar en los artícculos 275 al 279 del Códiggo Orgánnico Procesal Penal, P que el juez j competennte “(…) fijará f su imporrte computanddo un día de pena o meddida de seguriddad por un díaa de salario baase de juez j de priimera instanncia (…). La L indemnización fijadaa anteriormentte no impediráá a quien pretenda unaa indemnizaciión superior, la t com mpetentes por la demannde ante los tribunales vía quue correspondaa (…)”. Incluso en el caso bajo examen,, en el cual no n d l disposicionnes las resultaan aplicable directamente parciaalmente transccritas, debe tenerse t presen nte

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJ J 02/11/2010    que si bien n el solicitantee no probó a decir de la propia Salla Político Adm ministrativa del d Tribunal Supremo de Justicia, su capacida dad laboral particular -ingresos y condición de d taxista-, ostenta perr se una capa acidad laboral genérica o la capacidaad de obtener una renta prooducto de su trabajo, poor lo que correesponde a la Sala S Político Administraativa en ejerrcicio de la atribución contenida en el artículo 259 de la Constitución de la Repúbliica Bolivarian na de Venezueela, y según su apreciación soberana a derivada del examen de uicio ocasionaado y a la la naturalleza del perju condición del demanda ante, valorar los daños patrimoniaales reclamado os, y estimar loos modos de reparación n que más id dóneos le parrezcan para resarcir loss daños. (…) Por lo tantto, la lesión dee los derechos a una tutela judicial efe fectiva y a una indemnizaciión integral por la declaratoria d de la respponsabilidad patrimoniaal del Estado, se encuentrra presente desde el momento en que la Sala Político Administraativa del Tribun nal Supremo de Justicia, a pesar de haber declarrado la respponsabilidad administrativa de la Administracióón por la verificaciónn de un daño o, negó la inddemnización por indetterminación en su cuanntía y en desconocim miento de la condición c del demandante d como afecctado directam mente por loss perjuicios causados por p la Administración, desconociendo la jurisprudenncia vinculantee de esta Sala en relación al sistema integral de ressponsabilidad del Estado, así como del d contenido y alcance de loss derechos y garantías consagrados c en n los artículos 26, 30, 140 y 259 dee la Constitu ución de la República Bolivarianaa de Venezuela a. Al margen de las anterio ores consideraaciones, aun alado que la revisión no cuando la Sala ha seña constituye una nueva insttancia, donde se s replantee f objeto de análisis a judicial, considera lo que ya fue oportuno en e el marco dee la conceptuaalización de la responssabilidad patriimonial del Esstado como un sistemaa de naturalleza amplia, integral y objetiva, en lo que respecta a las dennuncias por daño morral, analizar el planteam miento del solicitante (…)

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

SEENTENCIA: Áng gel Nava  Sobre este punto, resulta r medulaar determinar si constitucionalmente la indemnizacción de los dañños y perjjuicios moralees puede ser pecuniaria p o no (…) A los fines de diluucidar el temaa central en la d tomarse como c parámettro presennte denuncia, debe interprretativo el conntenido del arrtículo 140 de la Constiitución de laa República Bolivariana de Venezuuela, (…) Desdee un enfoquee meramente semántico, el contennido del artícullo 140 eiusdem m denota que por p los daños d que sufran s los particulares p en cualquuiera de suus bienes y derechos, el Estadoo responderáá “patrimoniaalmente”, cuy uya acepciión es precisam mente la referidda al patrimonnio o “(… …) conjunto dee bienes perteenecientes a una personna natural o jurídica, j o affectos a un fin, f suscepptibles de estim mación económ mica (…)” -Cf Cfr. REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, E D Diccionario de la Real Academia A de laa Lengua Españñola, 2001-. Igualm mente, debe tenerse en cuenta que la Constiitución de laa República Bolivariana de Venezuuela, se erige sobre s la base de un modelo de Estadoo Democráticoo y Social dee Derecho y de Justiciia (artículo 2),, caracterizadoo por un sistem ma integraal de respoonsabilidad patrimonial p d del Estadoo, tal como see recoge en laa Exposición de Motivoos de la Constitución cuaando se señaala expressamente que “(...) se estaablece bajo una perspeectiva de deerecho públicco moderna la obligaación directa del Estado de respondder patrim monialmente por los daños que sufran los l particuulares en cuualquiera de sus bienes y derechhos, siempre que q la lesión sea s imputable al funcioonamiento, noormal o anoormal, de los l servicios públicos y por cualesquuiera actividaddes públiccas, administraativas, judiciaales, legislativaas, ciudaddanas o electoorales, de los entes públicoss o inclusoo de personas privadas en ejercicio ej de talles funcioones (…)”. En funnción de ello, se concibe -aal menos a nivvel constitucional- la poosibilidad que el Estado pueda responnder en materiia de daño mooral cabalmente,

85


SENTEN NCIA: Ángel Na ava    al margen de una indem mnización peccuniaria, en tanto la reesponsabilidad patrimonial no n se iguala con la responsabilida ad “pecuniarria”, cuyo significadoo se identifiica con aquuello “(…) perteneciennte o relativo al dinero efecctivo (…)” Cfr. REAL L ACADEMIA ESPAÑOLA, Diccionario D de la Reaal Academia de d la Lenguaa Española, 2001-.(…) Al respectoo, de la lectura a del artículo parcialmente transcrito se colige qu ue la procedeencia de la indemnizacción por daño o moral no es meramente facultativa del juez (…) Así, si existee el daño el i y el carácter pootestativo se juez debe indemnizarlo limitaría a la facultad del d juez de deeterminar el alcance y los medios de la indem mnización o compensacción del daño. Sobre estee punto, cabe destacar quee cuando el Código Civvil hace refereencia a indemnización no debe entennderse como un medio para p hacer desapareceer el daño, sino o como una compensación mediante el e otorgamiento o de un bien quue sea capaz de proporccionar una sa atisfacción sussceptible de reemplazarr aproximad damente el menoscabo sufrido. (… …)

S SPA‐TSJ proclaamado en el arrtículo 2 de la Constitución de la Reppública Bolivarriana de Venezzuela (…)” -Vi Vid. Sentenncia de esta Saala Nº 2.818/022-. De elllo resulta puees, que esta Saala concluya ha lugar la revisión deel fallo Nº 4099 dictado por la P Administrativa del Tribunal Tr Suprem mo Sala Político de Jussticia el 2 de abril a de 2008, debido a que el mismoo generó unna violación constitucionnal tutelabble mediante la l presente sollicitud, conform me el criteerio expuesto (Vid. ( Sentenciaa de esta Sala Nº N 325/055, caso: “Alciddo Pedro Ferreeira”). En coonsecuencia, se s anula la seentencia Nº 409 dictadda por la Salaa Político Addministrativa del d Tribunnal Supremo dee Justicia el 2 de abril de 2008 y, ordeena remitir coppia de la preseente decisión a la mencioonada Sala, a los fines de quue dicte un nueevo pronunnciamiento, enn acatamientoo a la doctrinna establecida en este fallo f (Vid. Sentencias de essta Sala Nros. N 93/01 y 325/05, 3 casos: “Corpoturismoo” y “Alccido Pedro Feerreira”, respeectivamente). Así A se deccide.” (Resaltaddo de la Sala Constitucional) C . VI CO ONSIDERAC CIONES PARA A DECIDIR

Bajo tales planteamiento os, la Sala conncuerda que en materiaa de daño moral la legislacióón nacional establece como fin úlltimo que see repare compensarr- el daño causado, sin que esté preestableccida ninguna a forma parrticular de indemnizacción -vgr. En especie o equivalente-. e (…) Finalmentee, esta Sala deebe reiterar quue “(…) No puede connsiderarse (… …) que la inttención del Constituyennte haya sido la de erigir la responsabiilidad del Estado como unna garantía prevista a favor de la a Administracción, y en protección del erario púb blico. Por el contrario, su consagraciión constitucio onal en términoos expresos, directos y objetivos exxige que la misma sea interpretadda por los juecces en sentido progresista a favor deel administrad do, como corrresponde a toda garanntía constituccional en un modelo de Estado dee Derecho y de Justiciaa como el

86  

Antes de emitir pronnunciamiento respecto r al fondo del assunto, debe estta Sala Accideental resolver la defenssa alegada poor la Repúblicca, referida a la prescrripción de la acción conform me a lo dispuessto en el artículo a 1.977 del d Código Civvil. En estte sentido se observa que la representación judiciaal de la Repúbllica adujo: “(…) que la acciónn para reclamar los supuesttos daños materiales y morales caausados por la Repúbblica (…), esttá prescrita desde d cualquiier supuessto en el quee se comiencee a computar el lapso para p el ejerciccio de la acciónn. (…) que si se computa c dichho lapso dessde el moomento en que le fue impuuesta a la parrte actoraa la medida coorreccional, esto es, desde ell 2

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJ J 02/11/2010    indemnizaciónn

por

SEENTENCIA: Áng gel Nava  partee del Estado

de agosto de d 1967 hasta la fecha de innterposición de la dem manda, el 28 de junio de 2000, han transcurriddo treinta y trres (33) años y diez (10) meses, supperando el la apso establecido por el artículo 1.9977 del Código o Civil.

una

Por el conntrario, si el demandante d connsideró que la precitada Leyy acarreaaba una inconstituccionalidad sob brevenida, porr cuanto la misma fuee promulgada antes de la entrada en Vigencia de d la Constitucción de 23 de enero e 1961, esto es, en fecha f 16 de ag gosto de 1956, la cual a su vez no conttemplaba la deerogatoria de la l misma, se debía com menzar a computar c el lapso de prescripcióón desde el día d 2 de agosto de 1967 hasta el 28 de junio de 2000, por p lo que transcurrieeron treinta y tres (33) años y diez (10) meses (…)”.

personnales prescribeen a los diez (110) años, sin que q

d materialees y morales que q venezoolano por los daños considdera que se le han h ocasionadoo. Confoorme a la citada normaa las accionnes

pueda oponerse a laa prescripción la falta de títuulo ni de buena fe, salvvo disposiciónn contraria de la ley. No obbstante lo expuuesto, del libeloo de demanda se derivaa que las indem mnizaciones reeclamadas tiennen como causa la violaación de los deerechos humannos c motivo de su del acttor que se habrría producido con detencción por más de d dos (2) añoss en las Coloniias Móvilles de El Doraado en aplicaciión de la Ley de

Por su parrte, la represen ntación judiciaal del actor

Vagoss y Maleantes sin especificarr los motivos de

argumentó que de conforrmidad con lo dispuesto d en

esa deetención.

digo Penal; 1002 de la Ley los artículoos 109 del Cód de Salvaguuarda del Pattrimonio Públlico, 1.957,

Al resspecto los artícculos 2 y 29 dee la Constitución

1.964, 1.9665, 1.967 y 1.9 968 del Códigoo Civil, 709

de

del Códigoo de Procedim miento Civil, y 29 de la

disponnen:

laa República Bolivariana de Venezueela

Constitucióón de la Reepública Boliivariana de Venezuela no se ha prod ducido la presscripción de o por su reclusión los derechoos y acciones originadas en las Coloonias Móviles de El Dorado por tratarse de delitos de d lesa humaniidad. Con relacióón a la prescrripción de las acciones el artículo 1.9977 del Código o Civil prevé: Artículo 1.977.- “Todass las accioness reales se prescriben por veinte añ ños y las perssonales por diez, sin quue pueda opon nerse a la presscripción la falta de títtulo ni de buen na fe, y salvo disposición contraria de d la Ley. La acción que nace de un na ejecutoria se s prescribe a los veintee años, y el deerecho de haceer uso de la vía ejecutivva se prescribee por diez añoss.” En el presente caso el demandante d intterpuso una acción de naturaleza perrsonal, dirigida a obtener

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Artícuulo 2.- “Veneezuela se con nstituye en un u Estadoo democráticoo y social dee Derecho y de Justiccia, que propu ugna como valores superiorres de su ordenamientoo jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la l igualdad, la solidaridad, la dem mocracia, la responsabiliddad social y en generral, la preem minencia de los l derech hos humanoss, la ética y el pluralism mo políticco.” Artícuulo 29.- “El Estado estaará obligado a investiigar y sancioonar legalmeente los delittos contraa los derechoss humanos com metidos por sus s autoriidades. Las acciones a para sancionar loss delitos de leesa human nidad, violaciiones graves a los derech hos human nos y los crímenes de guerra soon impresscriptibles. Las violacionees de derechhos humannos y los deliitos de lesa humanidad serrán

87


SENTEN NCIA: Ángel Na ava    investigadoos y juzgad dos por los tribunales ordinarios.. Dichos delito os quedan excluuidos de los beneficios que puedan conllevar su impunidad, incluidos el e indulto y la amnistía.” (R Resaltado de la Sala Acccidental).

S SPA‐TSJ Adujoo el demandannte que fue deetenido el 12 de julio de d 1965 por funcionarios de la Dirección Generral de Policíía (DIGEPOL L), sometido a torturaas brutales y finalmente trasladado t a las l Colonnias Móviles dee El Dorado. De lo expuesto se deriva d que paraa el momento en

ormas citadas nuestro n país Connforme a las no

que ocurrieron o loss hechos quee originaron la

tiene comoo norte la preeeminencia de loos derechos

presennte demanda, el e régimen de responsabiliddad

humanos. Una U de las man neras de hacer efectiva esa

de la Administración A n Pública era el previsto en el

preeminenccia es a travéss de la impresccriptibilidad

artícullo 47 de la Constitución de 1961, que q

de las acciones que persiiguen la reparaación de los

disponnía: “En ningúún caso podráán pretender los l

daños cauusados por violaciones graaves a los

venezoolanos ni los extranjeros quue la Repúblicca,

derechos huumanos.

los Esstados o los Municipios M les indemnicen por p

Lo expuestto implica quee en el campo del derecho público no hay limitación n temporal algguna para el ejercicio dee acciones relaacionadas con la violación

daños,, perjuicios o expropiacionees que no hayan sido causados c por autoridades legítimas en el ejerciccio de su funcióón pública”.

de los derechos fundam mentales. Ello deviene del

Lo quue se reconoccía, ni más nii menos, era la

E de inveestigar, juzgar y sancionar deber del Estado

responnsabilidad patrrimonial del Esstado, solamennte

a los autorres y cómplicees de violacionnes graves a

cuandoo esos daños hubieren siddo causados por p

los derechoos humanos.

autoriddades legítimaas de la Repúública o de las l

De acuerdoo a los señalam mientos anterioores, resulta desacertadoo aplicar la prescripción p liiberatoria –

demáss entidades locaales. Con

relación

a

la

responsaabilidad

de

la

propia del derecho civil- a las accioness destinadas a obtener un resarcimien nto por violacciones a los derechos fuundamentales. Coon fundamento o en las conssideraciones que antecedden resulta imp procedente la prescripción p de la accióón opuesta por la representacción judicial de la Repúbblica. Así se deeclara. Precisado lo l anterior, corrresponde a la Sala decidir la demandda por dañoss materiales y morales incoada poor el ciudadan no Ángel Navva contra la República Bolivariana de d Venezuela, por órgano del hoy Ministerio del Poder Poopular para usticia. Relacioness Interiores y Ju

88  

Adminnistración la Exposición E dee Motivos de la Constiitución de laa República Bolivariana de Venezzuela, prevé: “Finalmente, en las disposiciones generales (de la Constiitución), se esstablece bajo una perspectiiva de derrecho público moderna, m la obbligación direccta del Esstado de responnder patrimonnialmente por los l daños que sufran loss particulares en e cualquiera de sus biienes y derechhos, siempre que la lesión sea s imputaable al funcionnamiento, norrmal o anormaal, de los servicios públicos p y poor cualesquieera actividdades públicass, administrattivas, judicialees, legislaativas, ciudadaanas o electoraales, de los enttes públiccos o inclusoo de personaas privadas en ejerciccio de tales fu unciones” (parréntesis, cursivvas y negrrillas de este texto).

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJ J 02/11/2010    Asiimismo estableció:

el

artículo

1400

eiusdem

17 de octubre de 2007 2 (Caso: Walter W Humberrto

140.“El responderá Artículo Estado patrimoniaalmente por lo os daños que sufran los particularees en cualqu uiera de suss bienes y derechos, siempre s que la a lesión sea im mputable al funcionamiiento de la Adm ministración Púública”. En efe fecto, la Constiitución de 19999, mejora la consagracióón constitucio onal del princcipio de la responsabillidad del Estad do. Así, el preccitado artículo 140 de la Connstitución de la Repúbliica Bolivarianaa de Venezuela consagra un régimeen de responssabilidad que amplía el ámbito dee la responsaabilidad patrim monial del Estado,

extendiendo

SEENTENCIA: Áng gel Nava  A respecto enn Sentencia N°° 01693 de feccha Al

esa

respponsabilidad

patrimonial tanto a los casos de funccionamiento mo anormal de la Administracción. normal com Por otra parte, p es meneester precisar que q no será

Felce Salcedo conntra la Repúública), la Saala Políticco-Administrattiva de este Máximo M Tribunnal señalóó lo siguiente: “(…) La Sala ha señalado respeecto a este tem ma e sus inicios el sistema de responsabiliddad que, en de la Administracióón Pública see configuró con base a las teorías de d la culpa, denominándose d ele así, poor un sector dee la doctrina, sistema subjetivvo, es deccir, aquél en ell cual se exige que la conduccta dañosaa de la Adminiistración sea cuulpable. Asimissmo se ha indicado, i quee este esquem ma tradicional se hizo insuficiente, i raazón por la cuual en la actualidad, atendiendo a principios de derechho público, debbe acentuarse en la reparación de quiien sufre el daaño basado enn los criterios de falta o falla de servicio e incluso del d riesgo, que es el dennominado en doctrina sistema objetivo, en dondee se prescinde de d las teorías de d culpa.

resarcible el daño cuy yo objeto indemnizatorio u actividad de naturalezaa ilícita por comporte una parte de loss afectados, dee manera que no n todo daño

el En esste sentido, lass teorías que fundamentan f sistem ma de respon nsabilidad dell Estado deben tener adecuados a lím mites.

causado poor el funcionam miento normall o anormal de la Adm ministración deb be ser reparado, debiendo determinarse en cada caaso, la proceddencia de la reclamacióón atendiendo a las indicacciones antes expuestas. a que laa noción de Debbe señalarse además, responsabillidad de la Administracióón, admite límites y quue tales límitess derivan de laas eximentes de responnsabilidad quee consagra el derecho común, quue no puedeen ser soslayyadas pues atienden a la responsabilidad generall por hecho mo son las consstituidas por la falta de la ilícito, com víctima, poor el hecho de d un tercero, o por caso

Así, la l aplicación de las teoríaas subjetivas en grado extremo generaría la possibilidad de que q difícilm mente Estado responda, r lo cuual iría contra la normaa constitucionaal que así lo esttablece. Por ottra parte, la respponsabilidad administratiiva soporttada en juicioos en alto graado objetivistaas, debe ser s interpretadda con criterioos razonables, es decir, guardando la debida ponderación o g nes prudenncia, a fin de evitar generalizacion improppias, injustas e inconducenttes que excluyan los supuestos s neecesarios exim mentes de la responnsabilidad, talles como, heccho del tercerro, culpa de la víctima, fuerza mayorr o caso fortuito, los cuuales de no serr tomados en cuenta crearíían situaciones injustas y de extrema onerosidad o sobbre la haccienda pública.

fortuito o fuerza fu mayor. Es porr ello que debeen articularse ambos criteriios o tesiss de la responssabilidad de laa Administracióón

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

89


SENTEN NCIA: Ángel Na ava    Pública y adaptarlos a a lo os postulados axiológicos previstos en e el artículo 2 de la Constittución de la República Bolivariana de Venezuelaa, (…); es decir, deben armonizzarse los siistemas de responsabiilidad entendieendo que, conf nforme a la norma connstitucional, deebe prevalecerr siempre el bien común, el interés social s y generral sobre el particular o individual, todo lo cuall, sin duda alguna, am mplía las garan ntías de los addministrados y los intereses dee la Adm ministración. (…)” (Subbrayado de la Sala S Accidentall).

S SPA‐TSJ De segguidas pasa la Sala a revisar si en el presennte caso están e presentes los elementoss que determinnen la respponsabilidad paatrimonial aleggada. En estte sentido se observa o que el actor adujo que q en fecha 12 de julio de 1965, es deecir, a la edad de p 29 añoos, fue deteniddo junto a otras personas, por funcioonarios adscritos a la Direccción General de Policíaa brutalees”

(DIGEPOL L), y

sometidoo

entreggado

a

“torturras

a la Prefectura

d del

Confforme a lo exp puesto, la respponsabilidad

Deparrtamento Liberrtador del Distrrito Federal paara

patrimonial del Estado constituye una u de las

la épooca, donde –en su criterio- se instruyó un u

d las que dispone el ciudaadano frente garantías de

expediiente posteriorr al momento de d su detenciónn y

éste,

las

reclusiión con fundam mento en la Leey Sobre Vagoss y

mnizaciones en aquellos corresponddientes indem

Maleaantes; que en aplicación a de la citada Ley fue f

supuestos en e que la activ vidad estatal ha h lesionado

ordenaada su reclusióón en las Coloonias Móviles de

su esfera jurídica, tenieendo presentee la debida

El Dorrado por un lappso de cinco (55) años; que essta

ponderacióón o prudencia al momento dee excluir los

medidda fue ulteriorm mente rebajadaa a dos (2) añños

supuestos

la

de recclusión por ell Ministro de Justicia de ese e

d tercero, responsabillidad, tales como, hecho del

entoncces; que sin haber h cometidoo el demandannte

culpa de laa víctima, fuerrza mayor o caaso fortuito,

conduucta alguna subbsumible en cualquiera c de los l

los cuales de no ser tom mados en cuennta crearían

supuesstos contenidoos en la Ley Sobre Vagos y

situacioness injustas y de extrema oneroosidad sobre

Maleaantes para ser considerado como c tal estuvvo

la haciendaa pública.

más de d dos (2) añños recluido en e las referiddas

en

orden

a

necesarios

la

obtenciónn

eximentes

de

de

Colonnias Móviles; que q dicha Ley fue anulada por p Ahora bienn, la Administtración estaríaa obligada a reparar el daño, cuando concurran loss siguientes elementos:

la Salla Plena de laa entonces Coorte Suprema de Justiciia en fecha 066 de noviembre de 1997, por p considderarse violatorria de normas constitucionalles

s haya prod ducido un daño d a los a) Que se administraddos en la esfe fera de cualquuiera de sus

y

diisposiciones

sobre

derecchos

humannos

contennidas en traatados, conveenios y pacttos internaacionales susscritos por Venezuela; V q que

bienes y deerechos.

despuéés de dos (22) años y tres semanas baajo b) Que el daño infligido sea impuutable a la

medidda correccionaal el demanddante obtuvo la

Administraación, con motiivo de su funciionamiento.

libertaad.

c) Que hayya relación de causalidad enttre el hecho

Asimismo agregó quue las consecuuencias de aquuél

imputado

“atroppello” cometiddo por el Estaddo Venezolanoo y

a

la

Administración

y

efectivameente producido por tal hecho.

el

daño

la violación flagrantte a sus derecchos humanos se perpettuaron, ya quee, a su entendeer, si bien loggró

90  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  rescatar suu libertad, no n logró recuuperar “su matrimonioo, ya que al salir s de su reeclusión, su

gel Nava  SEENTENCIA: Áng Asimissmo se obseerva que la representación judiciaal de la Reppública, en ningún n momennto

cónyuge no n accedió a volver con él, é y luego, solicitó y obtuvo el divorcio, la famiilia, que se p la ausenciia del padre, el modesto dispersó por apartamento arrendado que q habitaba, el e automóvil

contraadijo ni rechaazó que el demandante d f fue sometiido a una meddida correccionnal sustanciadaa y aplicaada por la Prefectura P dell Departamennto

ue trabajaba como c taxista de su propiiedad con el qu para obtenner el sustento diario, y su condición de hombre sinn tacha, ya que en lo suceesivo no ha podido desslastrarse del carácter de ‘ex-convicto

Liberttador del Disttrito Federal de d ese entoncees, confirm mada por laa Gobernacióón del Distriito Federaal y rebajada por p el Ministerrio de Justicia de

de El Dorrado’…”; que para la épocaa en que el demandantte salió en libertad, im mperaba en Venezuela la obligación n del solicitaante de un empleo de consignar la “Carta de Anttecedentes”,

esa época, é motivoos por los que esta Saala Accideental

los

considera

hechos

no

controovertidos. Así se s declara.

a no pudoo acceder a razón por la cual, el actor osteriormente la Ley de trabajo algguno; que po

En la Ley de Vagos y Maleantess preveía que la

Registro de d Antecedentees Penales de fecha 3 de agosto de 1979 prohibiió que se sollicitaran los

averigguación y la decisión corrrespondía a la

a a “Antecedenntes Penales” a quienes aspiraban

Primeera Autoridad Civil de los Distritos en los l

obtener unn empleo; que no obstante lo expuesto

Estadoos y de los Departamenttos del Distriito

cuando loggraba consegu uir algún trabbajo, al ser identificadoo como “ex-cconvicto” de laas Colonias

Federaal y de loss Territorios Federales. La L

Móviles de d El Dorad do, era inmeediatamente

averigguación mencioonada podía seer de oficio o por p

despedido; que esa condición de “ex-cconvicto” lo

denuncia. Los funcioonarios de pollicía procedíann a

ha

persegguido

desde

entonces

im mpidiéndole

desarrollar una vida norm mal.

deteneer al encausaddo, lo colocabaan a disposición de la autoridad adm ministrativa paara sustanciar la

ue en su conteestación a la Observa esste Tribunal qu demanda laa representació ón judicial de la República no contraddijo ni rechazó lo afirmado por p el actor,

averigguación. Establlecía la citadaa normativa un u lapso de trres

es decir, no n contradijo que el demaandante fue recluido enn las coloniass móviles de El Dorado

días hábiles h para la l promoción de las pruebaas,

desde el 199 de julio de 1965 hasta el 02 0 de agosto

venciddo éste, se proocedería a diictar la decisión

de 1967 enn aplicación de d la Ley sobre Vagos y

dentroo de las 48 horas siguienntes. Dictada la

Maleantes (folios 80 al 98), razón poor la que -a dental - dicha reclusión r no juicio de esta Sala Accid

decisióón se podía apelar ap ante el Gobernador del d

constituye un hecho contrrovertido. Así se decide.

Estadoo quien podía confirmar, revvocar o reform mar

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

91


NCIA: Ángel Na ava   SENTEN la medida correccional c ap plicada dentroo de los tres

S SPA‐TSJ Igualm mente se preeveía que “N Ninguna de llas

días siguienntes (artículo 17 1 al 21 eiusdeem).

mediddas de que traata este Capíítulo podrán ser s aplicaddas sino por las autoridaddes competenttes

Además se establecía quee la defensa del de indiciado conforrme a la presente Ley y previas las l sería realizzada por un Deefensor Públicco de Presos formallidades que enn él se determinnen” (artículo 16 (artículo 222 eiusdem). eiusdeem). Cuando la medida impueesta excedieree de seis (6) meses,

e el

expediente

será

soometido

a

En el presente caso el actor adujo que fue recluido en las Colonias Móvviles de El Dorrado sin que se le

consideracción del entonces Ministro de Justicia

hubiesse indicado el delito cometiddo o al menos en

“quien

cual de d los supuesstos de la Leey de Vagos y

a aprobará

el

nto procedimien

encontraree objeción que

hacer.

si

En

no caso

Maleaantes se basó laa Administraciión para privarrlo de su libertad. l

contrario, decidirá en definitiva d lo coonducente” Al resspecto se obseerva que La Ley L de Vagoss y dentro de un lapso no mayor m a quincee (15) días, Maleaantes establecíía en sus artíículos 2 y 3 lo decisión coontra la que no n se oirá recuurso alguno siguiennte: (artículo 233 eiusdem). Asimismo el e mencionado texto legal preveía que si transcurrieere el tiempo o de internaamiento sin haberse obbtenido la corrección del recluso, el Ministro de d Justicia pod drá prorrogarr la medida hasta por un tiempo ig gual al de laa originaria (artículo 122 eiusdem). Conforme a lo expueesto un órgaano de la Administraación Pública (el entonces Ministro M de Justicia) erra quien en definitiva d deciddía sobre la medida eiusdem).

92  

c correccional

aplicada

(artículo

23

“Artícculo 2. Se consideran vagos: a) Loss que habituallmente y sin causa c justificada no ejerzan profesiónn u oficio lícitoss y que por tannto constituyen una ameenaza para la sociedad. s b) Loss que aún ejeerciendo profe fesión, destino u oficio o poseyendoo bienes o reenta, viviesen o complletasen sus reccursos personales a expenssas de perrsonas dedicaddas a la prostiitución, o por el ejerciccio de actividaades ilegítimass, entendiéndoose como tales, a los efectos de esta Leey, las que tienen mo por obbjeto actos genneralmente connsiderados com atentaatorios de laa moral o de las buennas costum mbres. c) Loss timadores y petardistas de oficio. o d) Loss que habituaalmente transitten por calles o caminos promovienddo y fomentanddo la ociosidadd y v otros vicios.

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJ J 02/11/2010    e) Los quue habitualmen nte pidan limosnas para imágenes, santuarios u otros o fines relligiosos, sin a y el visaddo de las la licenciaa eclesiástica autoridadees de policía; y los que coon pretexto benéfico y filantrópico especulen e con la buena fe ontribuciones. del públicoo levantando co f) Los que habitualmente induzcan o manden a sus hijos, parieentes o subord dinados que seean menores de edad a mendigar pú úblicamente y los que en general see valgan de menores paraa mendigar públicamennte y los que en general see valgan de menores paara el mismo fin fi o exploten iggualmente a enfermos mentales m o lisia ados. g) Los quue infligieren enfermedad o defectos orgánicos para p dedicarsee a la mendiciddad.”

Artículo 3.-- “Se considerran maleantes: a) Los rufiaanes y proxeneetas. b) Los quue hacen de los l juegos proohibidos su profesión habitual h y los que exploten estos e juegos o cooperen con los exxplotadores enn cualquier forma, a saabiendas de esa a actividad ilíccita. c) Los que habitualmentee, sin llenar loos requisitos legales, coomercien con armas, drogaas, bebidas embriagantes y otros effectos de uso o consumo reglamentaado o prohibiido por la ley ey. o de la manera ilíccita los fabriqu uen, importen o faciliten. d) Los que suministren pa ara su consumo inmediato aguardienttes, vinos o en generaal bebidas espirituosaas a menoress de dieciochho años en lugares o establecimiento e os públicos o en e Institutos de educaciión o instrucción, o los que a sabiendas promuevann o favorezccan la embrriaguez de menores. e) Los quee ejerzan de brujos o hechhiceros, los adivinadorres y todos loss que por meddio de esas artes ilíciitas exploten n la ignoranncia o la supersticióón ajena.

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

SEENTENCIA: Áng gel Nava  f) Los que habitualm mente ocurran a la amenaza de algún daño inmediaato contra las personas o sus s bieness con el objetoo de obtener algún provechho, utilidaad o beneficio. g) Loss condenados dos o más veces por delittos contraa la propiedad. h) Loss sindicados dos o más veeces por delittos contraa la propiedadd, en cuyo podeer se encuentrren llaves falsas o defo formadas paraa abrir o forzzar cerradduras o desccerrajar puerttas o ventannas cuanddo no justificaren su proceddencia y destino legítim mo. i) Los que comercieen con objetos pornográficoss o los exhhiban en públiico, y los que ofendan o el puddor de la mujer y la irrrespeten en la l vía y lugarres públiccos con perssecuciones y palabras que q constituyan ofensa a su delicaddeza y sean un desacaato al respeto y a la moral. j) Los que conoccida y habituualmente hagan professión de testificaar en juicios. k) Loss pederastas debidamente d e evidenciados q que de orddinario frecuennten las reunionnes de menoress. l) Loos que habiitualmente see dediquen al contraabando. m) Loss que habituallmente sean haallados en la víías y lugaares públicos en e estado de em mbriaguez y que q sean además, a provoccadores de riñaas. n) Loos que observven conducta reveladora de inclinaación al delitto manifestadaa por reiterada amenaaza de causarr daño a las personas; p por el trato asiduo y sin causa justificada j con delinccuentes y sujetoos conocidos como c peligrosoos; por laa asistencia a los lugares donde estos se reúnenn habitualmente y por la com misión reiterada y frecuuente de faltas o contravencioones policialess. o) Loos que habituualmente deteenten, compreen, vendann, marquen, seeñalen o condduzcan ganadoo o cueross sin llenarr los requisitos legales y reglam mentarios, cuando c taless actos seaan preparratorios o consstitutivos de deespojo.

93


SENTEN NCIA: Ángel Na ava    p) Los curranderos reincidentes en el ejercicio e de algunas dee las profesion nes médicas, siempre s que por su peersistencia en n la explotacción de la credulidadd ajena, constittuyan peligro para p la vida o la salud de d las personass. q) Los merrodeadores. A los efectos de esta Ley se entienden como c tales aq quellos que haabitualmente vagan por el campo vivieendo de lo que hurten o se ” apropien.” Como puedde observarse sólo s podían seer sometidos

S SPA‐TSJ Colonias Móviles dee El Dorado sin que se hubieese indicaado el delito coometido (folios 318 y 319).

Con fundamento f enn los precitaddos documenttos considdera la Sala Acccidental que laa actuación de la Adminnistración en el caso del ciudadano c Ánggel Nava fue irregular y arbitraria ya que omittió mir la conducta del actor en e alguno de los l subsum supuessto de la Leyy de Vagos y Maleantes, en contraavención de lo dispuesto en el e artículo 16 del d

a las sanciiones contenid das en dicha leey, aquellas

mencionado texto legal, l vulneranndo con ello el

personas cuyas conductas estuviesen tippificadas en

d derechho a la defenssa y a la liberrtad personal del

algunos dee los literaless transcritos, calificación

accionnante (artículoss 60 y 69 de laa Constitución de 1961 vigente v en esee entonces), hooy artículos 444 y

que en estee caso corresp pondía a la Preefectura del

49 de la Constituciónn de 1999. Así se declara.

Departameento Libertadorr del Distrito Federal. F Adicioonalmente

a

las

consideracionnes

En el preesente caso see observa quee consta en

expuesstas, advierte la Sala que laa Ley de Vagoss y

autos Oficiio N° 1333 del 07 de septiembre de 2006

Maleaantes -fundameento jurídico enn el que se baasó

emanado de d la Direcció ón General deel Despacho

la Adm ministración para p mantener por más de dos d

del Ministeerio del Interio or y Justicia, mediante el

(2) añños privado de su libertad al demandante- fue f

cual se inf nforma que ell ciudadano Ángel Á Nava

declarrada inconstituucional por laa entonces Corrte

“ingresó a las Colonias Móviles M del Doorado el día

Suprem ma de Justiciaa en Pleno mediante decisión

19/07/19655

por

de feccha 14 de octuubre de 1997, publicada en la

y

Gacetaa Oficial Nº 36.330 3 del 10 de d noviembre de

cumplimiennto

hasta de

02 2/07/1967, la

medida

egresa im mpuesta

desconociééndose el delito o” (sic).

1997.

Asimismo se s observa quee consta en auttos oficio N°

Dicha

2536 de fecha 11 de diciiembre de 20006, emanado

mencioonada ley vuulneraba los derechos a la

de la Direccción Generall de Consultorría Jurídica,

defenssa, a la libertaad personal, all juez natural de

remitido a esta Sala Acccidental con motivo del

quienees eran calificaados como vaggos o maleantees,

auto de feccha 25 de octu ubre de 2006, en e el que se

ademáás de contrarriar los princiipios de nulluum

informa quue el demandan nte estuvo reclluido en las

crimenn nulla poena sine s lege y nonn bis in idem.

94  

decisión

s se

fundamenttó

en

que

la

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  Conforme a lo expuestto y a los recaudos que

SEENTENCIA: Áng gel Nava  los cuuales disponía en la viviendda que habitabba,

constan en autos se colig ge que el actor fue privado

los cuales tenían un valor de treinnta mil bolívarres

de su liberttad cuando ten nía 29 años y ennviado a las

(Bs. 30.000,00) para la épocca, hoy treinnta

Colonias Móviles M de El Dorado a traavés de una

bolívaares (Bs. 30,00)).

actuación irregular i de laa Administracióón de aquel Asimissmo, adujo quue en los diezz (10) años que q entonces y con fundam mento en unna ley que transccurrieron entrre 1969 y 1979, por ser s posteriormente fue declaarada inconstittucional por necesaario para ese entonces e la prresentación de la violentar

los

derech hos

fundameentales

ya carta de “No Anttecedentes Penales” para la

mencionaddos. incorpporación de los ciudadanos al mercado En atencióón a lo expuessto, a juicio de d esta Sala

laboraal, perdió un promedio p mennsual de tres mil m

Político-Addministrativa Accidental A en el presente

bolívaares (Bs.3.000,, 00), hoy trees bolívares (B Bs.

caso se veerifican los req quisitos concuurrentes que

3,00).

determinann la responsabiilidad de la Reepública, ya que se haa producido un n daño al actor, que es imputable al funcionamieento de la Adm ministración Pública. Assí se declara.

Daños matteriales

Estimóó el daño mateerial causado en e sesenta y sieete millonnes novecienttos veintiún mil seiscienttos noventa y siete con c cincuenta céntimos (B Bs. 67.9211.697,50), hoy sesenta y sietee mil novecienttos veintiúún

bolívaress

con

setenta

céntim mos

(Bs.677.921,70). El actor addujo que para la fecha en que se inició su reclusióón laboraba co omo taxista obteniendo un ingreso mensual de occhocientos bollívares (Bs.

En reelación a loss daños matteriales la Saala Accidental precisa que no es reeparable sino el perjuiccio probado. Ésta É regla, es la l aplicación del d

h ochenta céntimos (Bs.. 0,80) los 800,00), hoy

Derechho común, quue tiende o exxige que sea el

cuales dejóó de percibir por p estar reclluido por el

reclam mante el que haga h la pruebaa de su derechho.

lapso señallado y que obtenida su liberttad tampoco

No ess procedente la l indemnizacción de daños y perjuiccios, cuando el reclamannte no acredita

percibió, por p cuanto peerdió el vehícculo que le

suficieentemente la existencia de los mismos ni

servía como instrumento de trabajo.

demueestra con dattos exactos e irrefutables el porquéé de la cuantíaa en que los fijja. Y, ello es así, a

En este senntido señaló la a parte actora que perdió el mencionnado vehículo y los enseres y bienes de

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

porqu ue no puede convertirse c el derecho a un na indem mnización en fuente f de riqu ueza indebidaa o

95


NCIA: Ángel Na ava   SENTEN sin causa,, con daño in njusto del patrrimonio del Estado quee está obligado o tan sólo al abono a de lo

S SPA‐TSJ considderó que al ciudadano c Ánggel Nava se le causarron daños debiido a su reclussión por un lappso

debido, de lo justo. de doss (2) años y catorce (14) díass en las Coloniias miento debe co onsistir y consstituir en la El resarcim atribución de un valor pecuniario (= relativo al

Móvilees de El Doraado bajo la viggencia de la Ley L de Vaggos y Maleantees, sin imputarrle cargo algunno.

dinero) quue llene el vacío formaado en el patrimonioo de la víctim ma, de forma que dicho

En estte punto de la controversia c see advierte que en virtud de las circcunstancias particulares p q que

patrimonioo quede en igu ual o similar situación a aquélla en que se habría encontrado dee no haberse producido el daño o la lessión de su dereecho.

defineen el presente caso, en el quue el demandannte fue sometido a una u medida correccional c s sin minarse el supuuesto legal preevisto en la Ley L determ de Vaagos y Maleanntes, e igualm mente al tiemppo

Respecto a los daños ma ateriales, la Saala Político-

transcuurrido desde que q ocurrieron los hechos (añño 1965),, considera esta e Sala Acccidental que el

Administraativa ha estableecido que: “están coonstituidos po or perjuicioss de tipo patrimonial, que la doctriina comúnmennte divide en daño emerrgente y lucro cesante. Éstos consisten, bien en la pérdida p experiimentada en ell patrimonio del acreedoor, es decir, en n los gastos médicos m o de otra naturaaleza en que éste é pudo habeer incurrido por las leesiones físicass o psicológicas que le ocasionó ell daño (daño em mergente), o enn la utilidad que se le huubiere privado o por el incumpplimiento de la obligacióón (lucro cesan nte). De tal maanera, que el reclamante dee los daños materiales debe probar las lesiones actuales y ciertas sufr fridas, señaland do expresamennte cuál fue la disminuución de su paatrimonio, no pudiendo p el Juez presum mir tales dañoss económicos.”” (Sentencia Nº 0622 dee fecha 21 de mayo m de 2008).

princippio conformee al cual quien alega deebe probarr, debe ceder, ante los derecchos y garantíías que lee fueron vulneerados al actoor (derecho a la defenssa y a la liberrtad personal previstos en los l artícullos 60 y 69 de la Constiitución de 1961 vigentte en ese entonnces y artículoos 44 y 49 de la Constiitución de 19999), conforme a lo previsto en la sentencia (de reviisión) Nº 15422 de fecha 17 de octubrre de 2008 dicttada por la Salaa Constitucionnal. Así see decide. Adicioonalmente se observa o que tall como se deriiva de auttos, el demanddante nació el 01 de diciembbre de 19935, es decir,, que para la l fecha de su

En cuanto a los daños materiales m reclaamados por

detencción 19 de jullio de 1965 teenía 29 años de

el accionannte por los ing gresos dejados de percibir

edad, en virtud de loo cual podía reealizar cualquiier

o lucro ceesante se observa que el demandante d

actividdad laboral propia p de un hombre joven y

adujo que para p la fecha de su detencióón laboraba

capaz,, la cual fue interrumpida por p la indebida

como taxissta. Asimismo o se observa que en los

reclusión antes menncionada, en otras o palabras la

párrafos que q anteceden n esta Sala Accidental

medidda correccionall a la que fue sometido s trun ncó

96  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  su proyectto de vida, entendido este coomo el plan

SEENTENCIA: Áng gel Nava  0409 del d 02 de abriil de 2008 dicttado por la Saala

de realizacción personal que q todo sujetoo tiene para

Políticco- Administraativa establecióó lo siguiente:

conducir su s vida y alccanzar el desttino que se propone. Establecidoo lo anterior entiende e este Tribunal T que la actuacióón irregular dee la Administraación de ese entonces ocasionó o que el e demandantee dejara de laborar -enn principio- por p el lapso que q duró su reclusión, privándosele de la utilidadd que pudo haber perccibido con motivo de su trabajo, de no haber sido injustamente detenido con fundamento f en una Leey -que como o ha sido exppuesto- fue declarada posteriormentte inconstituciional, daño

“(…) la Sala advieerte que en el contexto de las l denuncias planteadaas lo que el hoyy solicitante y la Sala Político P Administrativa del Tribunal Tr Suprem mo de Justicia, J denoominan comoo “(…) dañños materiiales reclamados por el e demandannte produccto de los ingrresos dejados de d percibir com mo conseccuencia de suu imposibilidadd de acceder al mercaado laboral poor haber sido ‘condenado a la medidda correccionaal’ (…)” fueroon desestimaddos por laa sentencia objjeto de revisióón al considerrar ‘(…) que no puuede atribuirsse per se la accesiibilidad a una fuente f de trabajo por el hecho de habber sido sometido a una sancción corporal, en este caso, a una meedida correcciional, ya que en idénticca situación dee desempleo se ha encontrado y enncuentra acctualmente un u porcentaaje signifiicativo de la población que q no ha sido sometiida a pena alguuna (…)’.

material que deberá resarcir la República Bolivarianaa

de

Venezzuela

por

ó órgano

del

Ministerio del Poder Popular P para Relaciones Interiores y Justicia al ciiudadano Ángeel Nava. Así se decide. m reclaamados por En cuanto a los daños materiales al mercado el actor deebido a su no incorporación i laboral enn el período comprendido c d desde 1969 hasta 19799 por ser necessario para ese entonces la presentacióón de la Carrta de “No antecedentes a penales” para p la incorpo oración de los ciudadanos al mercaddo laboral, la a Sala Constittucional en sentencia Nº N 1542 de fech ha 17 de octubbre de 2008

De laa lectura dee la sentenciia parcialmennte transccrita, se evideencia que el fallo objeto de revisióón asentó en términos geneerales que no se podía derivar un daño d o perjuiccio indemnizabble por laa aplicación dee una restriccióón de la liberttad personnal, dada la exxistencia de unna ‘(…) situación de dessempleo [que] se ha encontrrado y encuenttra actuallmente un poorcentaje signnificativo de la poblacción que no haa sido sometidda a pena alguna (…)’. Sobre este particullar, cabe reallizar precisionnes desde el punto de vista v constituccional y legal al anterioor aserto, ya que como reegla general en nuestrro ordenamiiento jurídicco la pauuta hermeenéutica quee rige en materia de responnsabilidad deel Estado, indica i que la indemnización o reeparabilidad de d los daños o perjuiccios, deben cuubrir o restabblecer todas las l pérdiddas ciertas deel demandantte en su esfeera jurídicca -vgr. Dañoss materiales y morales-. m

cuando decclaró ha lugarr la revisión del d fallo Nº La anterior afirmacción es cardinaal, si se toma en q considderación como se enunció annteriormente, que

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

97


SENTEN NCIA: Ángel Na ava    el carácterr integral del resarcimiento de d los daños causados forma fo parte dee la tutela judiccial efectiva de la garrantía del sisttema de respponsabilidad patrimoniaal del Estado y, y su violacióón contraría principios y derechoss consagradoos en la Constitucióón de la Reepública Bolivvariana de Venezuela, reconocidos de d forma reiteerada por la jurisprudenncia vinculantte de esta Sala. De ello resulta puees, la necesid dad de distinguuir entre el régimen juurídico aplica able a los deenominados daños matteriales como de los dañoss morales o inmaterialees. En el casoo de los daño os materiales, los mismos tienen diveersa naturalezza y un régim men jurídico particular para p la proceedencia de cadda supuesto. Puede enttonces disting guirse entre los daños materiales,, el resarcim miento derivaado de la pérdida suffrida en el pattrimonio del addministrado -quantum mihi m abest- com mo a la falta de d ganancia -quantum lucrari potuii-, cuyas deffiniciones y elementos de procedenciia para su inddemnización la doctrinaa y jurispruden ncia han desaarrollado en extenso -V Vid. Sentencia as de la Saala Político Administraativa del Tribu unal Supremo de Justicia Nros. 1.3886/00 y 345/07 7; JIMÉNEZ LECHUGA, L FRANCISC CO JAVIER.. La Respponsabilidad Patrimoniaal de los Poderes P Públiicos en el Derecho Español. E Una Visión de Connjunto. MP, Madrid, 19999 y DE CUP UPIS, ADRIANO O. El Daño. Teoría Geeneral de la Responsabillidad Civil. Editorial Bosch, Segun nda Edición, Barcelona, 1975-. Sin embarggo, la Sala con nsidera que baj ajo el marco conceptuall del sistem ma de respponsabilidad patrimoniaal del Estado o, no es coontrario al ordenamiennto jurídico vigente, v la possibilidad de indemnizarr daños derivados del mennoscabo del potencial de d generar ing gresos (utilidaad futura) vgr. Obtención de un em mpleo-, ya que los mismos en forma alguna queebrantan los principios rectores enn materia de reesponsabilidad.. Ciertamentte, si bien dentro d de loss requisitos esenciales para que proceda p judiciialmente la reparaciónn de los dañoss materiales, es e necesario

98  

S SPA‐TSJ que ell perjuicio o daño d sea ciertoo y no eventuaal; tal carracterística enn forma algunaa, se opone a la existenncia de daños futuros, f ya quee para su validdez se reqquiere que noo exista duda respecto de su ocurreencia, por cuuanto se consstituyen en una prolonngación necesaaria y directa de un estado de cosas actual, a difeerencia del perrjuicio eventuaal, cuya consolidaciónn se funda en un interrés meram mente hipotéticco y fortuito (inncierto) de quiien lo alegga. Al respectoo, la doctrina ha h afirmado que q ‘(…) el perjuicio es e cierto cuanndo la situación sobre la cual el juezz va a pronuncciarse le permite inferirr que se extendderá hacia el futuro, f y que es eventuual cuando la l situación que refleja ‘el perjuiccio’ no existe ni se presentaará luego (…)’ Vid. HENAO, H JUAN N CARLOS. Ell Daño. Análissis Compaarativo dee la Responsabiliddad Extraccontractual del d Estado en e el Derecho Colom mbiano y Franccés, UEC, 19988, p. 139-. Por otra parte, no resulta óbice para la ño futuro la indeterminació i ón declarratoria del dañ de su u cuantía, la cual debe ser s el resultado posterrior a la prueeba del corresp spondiente dañ ño futuroo y resultado de d la apreciaciión soberana del d juez derivada d del examen e de laa naturaleza del d perjuiicio ocasionaado, la valooración de las l circun nstancias y condiciones deel afectado, así a como de otras situ uaciones, segú ún los diverssos elemen ntos de convicción currsantes en el expedi diente. En tal sentido, s compaarte esta Sala el criteriio de CHAPU US según el cual c el juez no n puedee en ausenciia de la detterminación del d perjuiicio, otorgar indemnización i n que lo reparre, ello debido d a que la realidad y dimensión del d perjuiicio son la meddida de su inddemnización; por p lo qu ue bien se puede recoonocer que la respon nsabilidad see compromete cuando la existen ncia del perjuicio se estableece, sin importtar las du udas que se ten ngan acerca dee su extensión Vid. CHAPUS, C REN NÉ. Responsabbilité Publique et Responsabilité Privéé. Les Influences Réciproquues J s Administratiive et Judiciaal, des Jurisprudences LDGJJ, Segunda Edicción, Paris, 19957, p. 403-. Bajo tales t parámetrros, corresponnde en definitiiva al órggano jurisdicccional competeente, determinnar

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJ J 02/11/2010    según su appreciación sob berana pero noo arbitraria, derivada del d examen de la l naturaleza del d perjuicio ocasionadoo y los diverssos aspectos en los que la valoración o aparece demostrada, cuantificacción de loss daños paatrimoniales (quantum respondeatur) -Vid. Sentenccia de esta Sala Nº 2.3359/07-. Sobre la baase de las anteriores consideraciones, se advierte quue la Sala Po olítico Adminis istrativa del Tribunal Supremo de Justicia aceertadamente declaró la responsabilid dad de la Adm ministración, al consideerar que ‘(… …) constata esta Sala Accidentall que cursan n en autos suficientes elementos probatorios p qu ue no fueron desvirtuados d por la representación ju udicial de la República R y, por tanto, merecen pleno o valor, pues corroboran, c efectivameente, el daño sufrido s por ell recurrente tras permaanecer más dee dos años reccluido en El Dorado, por motivo de la medida coorreccional, impuesta sin imputar cargo algunno por el Ministerio de Justicia parra la época, enn aplicación de la Ley soobre Vagos y Maleantes M (…)’. Declarada la existen ncia del daaño y la l Administrración, la responsabiilidad de la cuantificacción del mismo, m corressponde en principio a la parte ag graviada quieen tiene la l daños aleegados -en carga proobatoria de los extensión cuanto a su exiistencia y (cuantificaación)-, con la a salvedad quee en caso de no ser probbado el monto o pero si la exxistencia del daño, el coontenido de lo os artículos 266, 30, 140 y 259 de la Constitucción de la República Bolivariana de Venezu uela, obliga al juez a determinarr la entidad reeal del daño del d que sólo le consta su s existencia y,, a fijar en con nsecuencia, la reparaciión o indemnizzación del mism mo. El anteriorr aserto, es una consecuenciia inevitable de asumir que el sistema inntegral de patriimonial dell Estado responsabiilidad consagradoo en la Consstitución de laa República Bolivarianaa de Venezueela, como unna garantía patrimoniaal del administrado frennte a las actuacionees de la Admin nistración geneeradoras de daño y no como c una gara antía en favor de los entes

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

SEENTENCIA: Áng gel Nava  públiccos, ya que unna interpretacióón en contrario, como la que asum mió la senteencia objeto de revisióón, llevaría al absurdo de acceptar toda claase de arggumentos paraa la declaratorria formal de la “respoonsabilidad paatrimonial del Estado”, E la cuual no see materializaaría en una reparación o indemnización efectiva de los dañños, sino en una decisióón de contenido merodeclarativo de derechhos u obligacciones inejecuttables, vaciando de conntenido los derechos y garaantías conteniddos en loos artículos 26, 2 30, 140 y 259 de la Constiitución de laa República Bolivariana de Venezuuela. Así, laa Sala asume el criterio seegún el cual en estos casos c de respoonsabilidad exttracontractual de la Addministración por p privacionees ilegítimas de libertaad, procede unna valoración equitativa de la indemnización, es decir, que el juez debeerá recurrrir a la apreciaación de las prruebas e indiciios sobre la base de la sana crítica, las reglas de la mas lógicaa, los conocimientos científicoos y las máxim de exp xperiencia quee debe tener en cuenta todo operaddor justicia a la l hora de dicttar una sentenccia o falloo, para lograar la verificacción precisa del d quantuum del daño. Cabe señalar igualm mente, que meediante la simpple utilizaación de una máxima de experiencia, se puede concluir quee una privaciión ilegítima de libertaad personall impuesta arbitraria e ilegalm mente produce una lesión integral en el patrim monio -materiial y moral-- de cualquiier personna, lo cual ha sido reconociddo recientemennte por ell legislador nacional n en materia penal, al regulaar en los artícculos 275 al 279 del Códiggo Orgánnico Procesal Penal, P que el juez j competennte ‘(…) fijará f su imporrte computandoo un día de pena o meddida de seguriddad por un díaa de salario baase de juez j de priimera instanncia (…). La L indemnización fijadaa anteriormentte no impediráá a quien pretenda unaa indemnizaciión superior, la demannde ante los tribunales t com mpetentes por la vía quue correspondaa (…)’. Incluso en el caso bajo examen,, en el cual no n resultaan aplicable directamente d l disposicionnes las

99


SENTEN NCIA: Ángel Na ava    parcialmennte transcritass, debe tenersse presente que si bien n el solicitantee no probó a decir de la propia Salla Político Adm ministrativa del d Tribunal Supremo de Justicia, su capacida dad laboral particular -ingresos y condición de d taxista-, ostenta perr se una capa acidad laboral genérica o la capacidaad de obtener una renta prooducto de su trabajo, poor lo que correesponde a la Sala S Político Administraativa en ejerrcicio de la atribución contenida en el artículo 259 de la Constitución de la Repúbliica Bolivarian na de Venezueela, y según su apreciación soberana a derivada del examen de la naturalleza del perju uicio ocasionaado y a la condición del demanda ante, valorar los daños os, y estimar loos modos de patrimoniaales reclamado reparación n que más id dóneos le parrezcan para resarcir loos daños. (…))” (Resaltado de la Sala Constitucioonal).

S SPA‐TSJ Lo exxpuesto denotaa que antes dee la vigencia ddel citado instrumento legal los patrronos exigían la presenntación de unna constancia de no poseeer anteceedentes penaless a los aspiranttes a obtener un u empleo. Ello obviam mente constituíaa un requisito de imposible cumplimieento por parte del demandannte, ya quee por una actuuación de la Addministración de aquel

entonces

p poseía

anteceedentes

penalles

derivaados de su recllusión en las Colonias C Móvilles de El Dorado. La auusencia de cum mplimiento de tal requisito por parte del d actor pudo haber impedido que ésste obtuviera em mpleos desde su excarcelación hasta la l fecha en que se promulgóó la prenombraada Ley

de

Registro

de

Anteceddentes

Penalees,

producciendo un dañoo material al acccionante. Así se declarra.

Con funddamento en lo expuesto, esta Sala

Asimissmo se observaa que el actor sostuvo que con

Accidental observa que en los páárrafos que

motivoo de su inesperrada detenciónn y aplicación de

anteceden fue determinada la existenncia de un

una medida m correcciional por más de 2 años en las l

d del demandante d daño en la esfera de derechos d su reclusión n por más de dos d (2) años derivado de

Colonias Móviles dee El Dorado peerdió un vehícuulo

en las Coloonias Móviles de El Dorado, por motivo

de su propiedad y loos enseres de que disponía en

de la meddida correccion nal impuesta sin imputar

su vivvienda, lo cuall produjo dañoos materiales al

cargo alguuno por el Min nisterio de Justicia de ese entonces, en aplicación de la Ley de d Vagos y

demanndante, que a su entendder, deben ser s

Maleantes.

indemnizados.

ue tal como loo indicara el Asimismo se advierte qu R de Antecedentes A demandantte, la Ley de Registro Penales (puublicada en la Gaceta Oficiaal Nº 31.791 de fecha 03 0 de agosto de d 1979) estabbleció en su artículo 8 lo siguientee: “Queda prohibido p a cualquier empresa o persona, exiigir a los n de las ofertass de trabajo particularees, con ocasión y en mateeria relacionada con el reeclutamiento laboral, laa presentació ón de los Antecedentes A

Precisada como ha sido la existenncia cierta de un u daño,

correspondíía

cuantiificación,

al

circcunstancia

actoor quue

probar

su

no

ha

se

verificcado en el casoo que se examiina, sin embarggo, conforrme al criterioo parcialmente transcrito en la sentenncia de revisióón constitucionnal citada y a lo dispueesto en los artíículos 26, 30, 140 y 259 de la Constiitución de 19999 correspondee a este Tribunnal Accidental “determinar la entidaad real del dañño

Penales”.

100  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  (…) y (…) fijar f (…) la rep paración o inddemnización del mismo” ”.

SEENTENCIA: Áng gel Nava  Estimaa la Sala quee la actuación irregular de la Adminnistración de aquel a entonces no permitió que q

Asimismo advierte esta Sala Accidenntal que el

el actoor obtuviese opportunamente los l beneficios de

actor es unna persona de avanzada edadd (nacido el

la seguuridad social. Así A se declara.

01 de dicieembre de 1935 5), y en atención a que la Daño Moral. actuación irregular i de la a Administración de aquél entonces (aaño 1965) impiidió su desarrrollo laboral lo cual reedundó en un n grave deterrioro de su proyecto de d vida, la Sala considera que q hay un daño en la esfera patrimo onial del accionante.

Con reelación al dañoo moral el actoor adujo que aun cuanddo recobró su liibertad física, no ha recobrado su libertad emocionnal debiendo acostumbrarse a e a vivir siendo s señalado como ex –convicto – de El Doraddo,

Al respectoo se observa qu ue los artículoss 80 y 86 de la Constituución de 1999 disponen: d

Artículo 80.8 “El Esttado garantizzará a los ancianos y ancianas ell pleno ejerciicio de sus derechos y garantías. El Estado (…) está obligado a respetar su dignidad hum mana, (...) y les garantiizará atención n integral y loss beneficios de la segu uridad social que q eleven y aseguren a su calidad dee vida. Las pensiones p y jubilaciones j otorgadas mediante el sisstema de segurridad social no podrán ser inferiores al a salario míniimo urbano. (…) ” Artículo 866.- “Toda perrsona tiene deerecho a la seguridad social como servicio público p de carácter no n lucrativo, que q garantice la salud y asegure prrotección en co ontingencias de d (…) vejez, (…) y cuaalquier otra ciircunstancia de d previsión social. El Estado E tiene la l obligación de d asegurar la efectividdad de este derrecho, creandoo un sistema de seguriidad social universal, inntegral, de financiamieento solidario o, unitario, eficiente y participativvo, de contribuciones directas d o indirectas. La ausencia de d capacidad contributiva c no será mootivo para exccluir a las perssonas de su protección.. (…)” (Resaltaado de la Sala)).

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

produciénndoles

eventtuales

ataquees,

rechazzos, vejacioness y discriminacciones, tanto a su personna como a suu grupo familiiar, por lo cuual solicittó a los fines de la indemnnización por tal t conceppto la suma de d seiscientos setenta y nueeve millonnes doscientoss dieciséis mil m novecienttos setentaa y cinco bolívvares (Bs. 679.2216.975,00), hoy seiscieentos setenta y nueve mil dosscientos diecisééis bolívaares con novventa y ocho céntimos (B Bs. 679.2116,98). Respeccto al dañoo moral, el

Código Civil

disponne: Artícuulo 1.196.- “Laa obligación de d reparación se extien nde a todo dañ ño material o moral causaddo por el acto ilícito. El Ju uez puede, especialmente, e , acordar un na indem mnización a laa víctima en caso de lesióón corporral, de atentaddo a su honor, a su reputacióón, o a loss de su familiaa, a su libertadd personal, com mo tambiéén en el caso de d violación de d su domicilioo o de un secreto concerrniente a la parrte lesionada.

10


NCIA: Ángel Na ava   SENTEN El Juez puede igua almente concceder una indemnizacción a los parrientes, afines, o cónyuge, como repaaración del dolor d sufrido en e caso de muerte de la l víctima.” (R Resaltado de la Sala).

S SPA‐TSJ años] por lo que corresponde ahoora es hacer una

En relacióón al daño moral, m la Salla Político-

Ningún medio prrobatorio, pueede determinnar

Administraativa ha señalad do: “(…) la indemnizaciión por daaño moral a de encuentra su fundameento en la afección i deesde el puntoo de vista carácter intangible material que q se producee en la esfera inmanente al individ duo, tomándo ose en cuentta para su valoración las circunstaancias personnales de la víctima, ess decir, la ed dad, sexo y el e nivel de incapacidaad que le pro odujeron los daños. d Este derecho a la indemnizaación por dañoo moral no persigue enn modo alguno sancionar ciivilmente al causante del daño -ccomo sucede en otros ordenamienntos jurídicos-- pues su fund damento es indemnizaar el dolor suffrido por unaa persona a raíz de una u pérdida inmaterial, espiritual e o afectiva. De D allí que el legislador hayya dejado al Juez la estimación e dee la indemnizzación que merezca en e cada caso o, quien hayaa resultado dañado mooralmente.

estimaación del mismo.

cuántoo dolor, cuántoo sufrimiento, cuánta molesttia o en cuánto c mermó el prestigio y el honor de la víctima, ciudadano Ángel Nava,, por su ileggal reclusión, ni las secuuelas que emoccionalmente essto le ha generado. g

En estte sentido, es criterio reiteraado de esta Saala que los l daños morales m “por su naturaleeza esenciialmente subjeetiva no estánn sujetos a una comprrobación mateerial directa, pues p ella no es posiblle" (Vid. Senntencias

núm meros 02874 y

024522, de fechas 4 de diciembre de d 2001 y 08 de noviem mbre de 2006, respectivamennte).

Advierte laa Sala que pa ara la determ minación del monto de la indemnizacción no está obligado el Juez a tom mar en cuenta el monto sugeerido por la parte actorra, ya que dicha cantidad see formuló a los únicos efectos de la estimación e de la demanda (…)” (R Resaltado dee la Sala PolíticoAdministraativa) (Sentenccia Nº 02628 del 22 de noviembre de 2006).

Se esttima que ese tipo t de situaciones (privación ilegal de libertad) generan g intensoos sufrimientoss y daños psíquicos irreeversibles, dañños morales que q no poodrán ser rem mediados con el pago de una cantiddad de dinero.

En el caso de autos, el demandante d señaló que su detención por p más de doss (2) años en las l Colonias

Con fundamento f en todas las conssideraciones que q

Móviles dee El Dorado lee produjo un daño moral

anteceeden

que no culminó con su excarcelación e y que se ha

proceddentes

mantenido en el tiempo.

demanndante como consecuencia c d la afectación de

esta los

S Sala daños

Accidenntal reclam mados

consideera por

el

de su proyecto p de vidda y de su esfeera moral debido Observa laa Sala Accidenttal que en el prresente caso a su reclusión r por más de dos (2) años en las l ha sido detterminado el hecho h generaddor del daño Colonias Móviles de d El Dorado con fundamennto moral aleggado [la privacción de libertaad irregular en la Ley L de Vagos y Maleantes siin especificar los l del demanndante por un lapso mayorr a dos (2) motivoos de su detennción, por lo que q ordena a la

102  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  República Bolivariana de d Venezuela (por (p órgano del Ministeerio del Poder Popular paraa Relaciones

SEENTENCIA: Áng gel Nava  cualess se ha hecho referencia, estta Sala PolíticcoAdminnistrativa Acciidental del Trribunal Suprem mo de Jussticia, administtrando justicia en el nombre de

Interiores y Justicia) pa agar al ciudaddano Ángel Nava unaa indemnizacción integral única de doscientos mil bolívarees (Bs. 200.0000,00), así

la Reppública y por autoridad de la Ley, declaara PARC CIALMENTE E CON LUGA AR la demannda por inndemnización de d daños mateeriales y moralles incoadda por el ciudaadano ÁNGEL L NAVA conttra

como una pensión p vitaliccia mensual eqquivalente a treinta uniidades tributarrias (30 U.T.).. Asimismo, no procedee indexar el mo onto que se orddeno pagar.

la

REPÚBLICA A

BOLIVA ARIANA

D DE

VENE EZUELA porr órgano del MINISTERIIO DEL

INTERIOR R

Y

JUS STICIA,

hoy

MINIISTERIO DEL L PODER PO OPULAR PAR RA Así se declaara.

RELA ACIONES IN NTERIORES Y JUSTICIA, por suu detención y aplicación irregular de la

Igualmentee ordena la inserción de una nota marginal que q dé cuenta de d la presente decisión en el Libro dee Registro de Reclusos R en laa Colonia de

medidda correccionaal de reclusiónn prevista en la Ley soobre Vagos y Maleantes de 16 de agosto de 1956. En consecuenccia:

Trabajo dee El Dorado, Departamentto Archivo, folio 199, que guarda y custodia el Archivo

EDENTE la inddemnización por p 1.- Deeclara PROCE

e ciudadano General dee la Nación en relación con el

los daaños patrimoniiales reclamaddos por el acttor

Ángel Navva. Así como notificar n de esta sentencia al Ministerrio Público y exhortarlo a iniciar una

que se s produjeronn como consecuencia de la

averiguacióón, a fin de determinar d los hechos que

afectación de su proyecto p de viida y su esfeera

originaron la reclusión indebida del ciudadano

moral debido a su reclusión por más de dos (2) (

d dos (2) años a en las Ángel Navva por más de Colonias Móviles M de El Dorado y detterminar las

años en e las Coloniaas Móviles de El Dorado con

responsabillidades a que hubiese h lugar de d acuerdo a

fundam mento en la Ley L de Vagos y Maleantes sin s

lo previsto en el artículo 139 de la Connstitución de

especif ificar los mottivos de su deetención. En tal t

t se decide. 1999. Así también sentido do Coon fundamento o en las conssideraciones expuestas

esta

Sala

Político-Administrativa

Accidental declara parrcialmente conn lugar la

VII V

r de todo lo anterior y, conforme a En razón

la

REPÚBLIC CA

del MINISTERIO M DEL PODE ER POPULA AR RELACIO ONES

INT TERIORES

Y

JUSTI TICIA pagar al a ciudadano ÁNGEL NAV VA una

DECIISIÓN

a

BOLIIVARIANA DE E VENEZUE ELA por órgano

PARA A

demanda.

ORDENA A

indemnizacióón

DOSC CIENTOS

M MIL

integrall

única

BOLÍÍVARES

de (B Bs.

200.0000,00), así como c una pensión vitaliccia

las disposiiciones constittucionales y leegales a las Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

10


NCIA: Ángel Na ava   SENTEN mensual eqquivalente a treinta unidadess tributarias

S SPA‐TSJ Accidental del Tribbunal Supremoo de Justicia, en Caracaas, a los cuatroo (04) días deel mes de marrzo

(30 U.T.).

del añño dos mil dieez (2010).- Años A 199° de la OCEDENTE la l indexación solicitada. s 2.- IMPRO

Indepeendencia y 1511° de la Federaación. El Presidente,

3.-ACUER RDA notificarr de esta seentencia al MINISTERIO PÚBLIC CO y lo EXHO ORTA a que proceda a abrir

una averiguación, a fin de

RODO OLFO

LUZARD DO

A ANTONIO

BAPT TISTA

establecer los hechos y sus s autores quee originaron la reclusión indebida deel ciudadano Ángel Á Nava por más dee dos (2) añoss en las Colonnias Móviles

La Vicepressidenta-Ponentte,

de El Doraado y determin nar las responsaabilidades a MIRIAM ELENA E BECE ERRA TORRE ES

que hubiese lugar. ENA la inserciión de una noota marginal 4.- ORDE que dé cueenta de la pressente decisión en el Libro

Loos Conjueces,

de Registroo de Reclusos en la Coloniaa de Trabajo de El Doraado, Departam mento Archivo Folio 199, que guardaa y custodia el ARCHIVO GENERAL G DE LA NACIÓN N en reelación con ell ciudadano

TRIN NA OMAIRA ZURITA Z

ÁNGEL NAVA. N Pubblíquese,

ORO JIMÉNE EZ FERMÍN TO regíístrese

y

coomuníquese.

Notifíquesee a la Proccuradora Geneeral de la República de conformidaad con lo disppuesto en el artículo 86 del Decreto con Rango, Vallor y Fuerza

DDY VÁSQUE EZ BUCARIT TO FRED

de Ley de Reforma R Parciial del Decretoo con Fuerza de Ley Orggánica de la Procuraduría General de la República (publicado en e la Gaceta Oficial Nº La Secretaria,

5.892 extraaordinario de feecha 31 de julio de 2008).

SOFÍA YAMILE Y GUZ ZMÁN Remítase copia c certificaada de esta deecisión a la Sala Consttitucional de este e Tribunal Supremo S de

Voto Concurrentte del Conjuezz Fermín Toroo

Justicia y, a los entes y demás auutoridades a

Jiménez

mpeta y tengaan relación conn el presente quienes com

Exp p. 2000-0727

proceso. Cúúmplase lo ord denado. Quienn suscribe, Feermín Toro Jiménez, J en su Dadda, firmada y sellada en el e Salón de Despacho de la Sala Político Addministrativa

104  

cualiddad

de

Conjjuez

de

la

Sala

Políticco-

adminnistrativa de este Tribunaal Supremo de

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


SPA‐TSJJ 02/11/2010  Justicia, enn Sala Acciden ntal, para deciddir la acción

SEENTENCIA: Áng gel Nava  constittuye en contra de este y a favvor de la víctim ma.

de indemniización por daaños materialess y morales,

Presunnción que im mplica, en este supuesto, la

interpuestaa contra la República R Boliivariana de

inversión de la cargaa probatoria y deja d sin efecto el

Venezuela,, por el ciud dadano Ángel Nava, con

princippio procesal general g de quee quien alega un u

cédula de identidad No 2.242.984, quue cursa en

hecho (en este caso haber h sufrido un u daño material,

0727, expresoo mi plena Expedientee No 2.000-0

d de su imputaable al Estadoo, que lo ha despojado

conformidaad con el falllo suscrito porr los demás

libertaad ilegalmente)) tiene la cargaa de probarlo.

Magistradoos de esta Sala.. P otra partee, es nuestro criterio que el Por Es mi m parecer, quee resulta útil, a propósito

Estadoo, responsable de los dañoss ocasionados a

de este coontencioso, pro oducir una interpretación

una peersona, cuyos derechos d han sido s violados por p

pertinente del artículo 49 9 de la Constiitución, que

este, debe d disponerr, a favor de la víctima una u

D Procesoo, en cuanto consagra laas reglas del Debido

indem mnización quee cubra, sin excepción, la

concierne específicament e te a la prueba de d los daños

totaliddad de los daños d ocasionnados. Lo que q

materiales sufridos en su u patrimonio, por p quien ha

configgura la cualidaad o condiciónn de integral de

sido privaddo de modo irrregular e ilegítimo de su

dicha indemnizaciónn, en cuanto debe incluir tannto

libertad poor un acto arbitrario de violaación de un

e el “dañño los daños materialles y entre estos,

derecho fuundamental, imputable i al Estado La

emerggente” y el ”luucro cesante”, así a como el dañño

sustantiva y debida intterpretación del d precepto

moral inflingidos a la víctima. Así A lo confirm ma

constitucioonal nos conduce a afirmar quue la norma

textuaalmente

constitucioonal citada, imp pone al Estadoo victimario,

razonaable, el artícullo 30 de la Constitución, C q que

la obligacióón de velar y asegurar a que laa víctima de

distinggue claramentee los conceptos de unicidad de

su acción dañosa, pued da hacer a pessar de ello,

la inddemnización y multiplicidaad de los dañños

e ejercicio de d su defensaa, es decir efectivo el

posiblles. Dicho estto, podemos concluir que la

“acceder a las pruebas y disponer del tiempo

cuantiificación de la indemnizaciónn del daño morral

necesario y los medios ad decuados” al fin f indicado.

corresponde hacerlaa al Juzgadoor, individual o

De tal maanera que, prroviniendo dell Estado la

colectiivo, de acuuerdo a los elementos de

violación del d derecho humano h fundam mental a la

conviccción disponibbles. En cuannto a los dañños

libertad, caabe a este prov veer a la probannza de que,

materiiales, la cuanttificación de laa indemnización

a pesar dee que el justiciiable ha estaddo impedido

debe corresponder a la valoraación de estoos,

por el hechho mismo de laa privación de su libertad,

evaluaación que puedde ser trabajo de complejidaad.

contraria a Derecho, de acceder a a las prruebas en su

Así occurre en este caso. c Para obttener la solución

d tiempo neccesario para defensa y de disponer del

más satisfactoria, es necesarioo disponer de

E le aseguró efectivvamente ello, el Estado

la

destrezzas profesionaales específicaas, de las cualles

posibilidadd real de ejeercer el dereccho que le

careceen de modo general, salvo excepciones, e l los

atribuye el artículo 49 ejjusdem. Sólo esta e prueba,

Magisstrados

en princippio, aducida y a cargo del Estado

dificulltad, el Códiigo de Proceedimiento Civvil,

violador, permitiría p destrruir la presuncción, que se

aplicabble por mandaato expreso de la Ley Orgániica

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

confforme

judicciales.

a su exégesis

Para

superar

m más

essta

10


NCIA: Ángel Na ava   SENTEN del Tribunaal Supremo dee Justicia, ofrecce la opción de la experticia complem mentaria al fallo. Por este motivo, quuien suscribe tiene t el pareceer de que la determinacción del valor,, en términos monetarios, de los dañoos materiales su ufridos por el demandante d en su patrimonio, que see ventilan en este proceso,

S SPA‐TSJ En nu ueve (09) de marzo m del año dos mil diez, se publiccó y registró la anterior seentencia bajo el Nº 00206, con el vooto concurren nte del Conju uez Fermíín Toro Jiménez, el cual no n está firmad do por el e Magistradoo Suplente Rodolfo R Anton nio Luzarrdo Baptista y el Conjuez Freddy F Vásqu uez Bucarrito, por motivvos justificadoos.

ha debido encomendarsee a expertos, de acuerdo a las normass del Código de d Procedimiennto Civil, a fin de aseegurar la mejjor posibilidadd de hacer

La Secretaria,

justicia en el caso concretto. SOFÍA YAMILE Y GUZ ZMÁN El Presidentee,

O RODOLFO

ANTONIO

L LUZARDO

BAPTISTA A

Laa Vicepresidennta-Ponente, NA BECERRA A TORRES MIIRIAM ELEN

Los Co onjueces,

TRINA OM MAIRA ZUR RITA FER RMÍN TORO JIMÉNEZ

Voto urrente Concu B FREDDY VÁSQUEZ BUCARITO

La Seccretaria, S SOFÍA YAMIILE GUZMÁN N

106  

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TRIBUN NAL CONTENCIO OSO ADMINISTTRATIVO DEL C CAUCA   

‐ Por  concepto  de  perju uicios  morales,  el  eq quivalente  a  a cien  (100)  salarios  míínimos  leggales mensu uales vigentees a favor dee cada  un no de los dem mandantes. 

REPUB BLICA DE CO OLOMBIA  RAMA A JUDICIAL DEL PODER PÚBLICO  TRIBUNAL CONTENCIOSO  ADMIN NISTRATIVO DEL CAUCA A  Popayyán, treinta ((30) de septiiembre de dos  mil dieez (2010)  Magistrado  pone ente:  NAUN  MIRAWA AL  MUÑO OZ MUÑOZ  I. ANTECEDENTES  1. La d demanda  ROBER RTO  AUGUSSTO  RODRÍG GUEZ  MUÑO OZ,  OSCAR R ANDRÉS M MUÑOZ Y LIC CENIA MUÑO OZ  FERNÁ ÁNDEZ  quien nes  actúan  por  conduccto  de apo oderado y en ejercicio d de la acción de  reparaación  directta  instaurad da  contra  LA  NACIÓ ÓN  –  FISC CALÍA  GENEERAL  DE  LA  NACIÓ ÓN, solicitaro on al Tribunaal se declaree a  la  Entid dad  demandada  admin nistrativamente responsable de todos  los dañ ños y perjuiccios causado os con ocasió ón  de  la  detención  arbitraria  a e  ilegal  de  que  fue ob bjeto el prim mero.  Como  consecue encia  de  la  anteriior  declarración, solicitaron que see condene a la  Entidaad  a  paggar  a  favvor  de  los  deman ndantes: 

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

‐ P Por concepto o de perjuiccios materialles, en  la  modalidad  de  daño  em mergente  la  suma  dee  cuatro  millones  de  peesos  ($4.000 0.000),  co orrespondien ntes a los valores que el señor  Ro oberto  Augu usto  Rodrígguez  Muñozz  tuvo  qu ue  pagar  por  p conceptto  de  hono orarios  prrofesionales al abogado que lo repreesentó  en n la investigaación penal  adelantada en su  co ontra.  ‐ P Por concepto de perjuiccios materiaales en  la  modalidad  de  lucro  ceesante  la  sum ma  de  trees  (3)  salarios  mínimos  men nsuales  viggentes  corrrespondientes  a  las  sumas  deejadas de peercibir derivaadas de su trabajo  co omo  consecu uencia  de  laa  privación  injusta  i dee la libertad a la que fue sometido. ‐Por  conceptto  de  daño o  a  la  vid da  de  relación,  la  suma  s de  cien  (100)  saalarios  míínimos legalles mensuales, para cad da uno  dee los demand dantes.  So olicitaron  que  q las  sumas  que  se  reconozcan  en  la  sentencia  sean  acctualizadas  de  d conformiidad  con  el  IPC,  y  qu ue  se  de  cu umplimiento o  del  fallo  en  e los  términos del aartículo 176 6 y 177 del C Código  Co ontencioso Administrativo  y  qu ue  se  co ondene  en n  costas  a  la  Entidad  deemandada. 1.1. Los hecho os  Co omo  fundamento  fáctico  de  sus  prretensiones  expuso  loss  que  la  Saala  se  peermite resum mir de la man nera que siggue:  El 26 de diciem mbre de 200 03, la señoraa Janet  Sáánchez  Aviraama  presentta  ante  la  Unidad  U dee  Reacción n  Inmediatta  de  Po opayán  deenuncia  en  contra  de  Roberto  Au ugusto  Ro odríguez Mu uñoz por la ccomisión del  delito  10


de reb belión,  por  lo  que  la  Fiscalía  01‐008  delegaada  ante  el  Juez  Prromiscuo  del  d Circuitto de Silvia C Cauca, dispu uso la apertu ura  de  la  investigación  mediantte  Resolució ón  del  28 8  de  febre ero  de  2004  en  la  cu ual  ordenó  escucharr  en  declaaración  a  la  denun nciante,  citaar  a  otros  testigos,  librrar  misión n  de  trabajo o  al  CTI  del  Municipio  de  Piendaamó  y  orde enar  la  captura  del  señ ñor  Rodrígguez Muñoz..  El  1°  de  julio  de  2004,  el  señor  s Roberrto  Augussto Rodrígue ez Muñoz fue capturado o y  puesto o a disposición de la Fisccalía Seccion nal  de  Sillvia  por  paarte  del  Fisscal  Local  de  Totoró ó,  así  mismo o,  el  hecho  fue  publicad do  en los medios de  comunicación radial y  en  L del  3  3 de  julio  de  el  perriódico  El  Liberal  2004.   Mediaante  Resolución  proferrida  el  12  de  julio  de  d 2004,  el  Ente  Investiigador  decid dió  resolver la situació ón jurídica d del investigad do  impon niéndole  me edida  de  aseguramien a nto  consisstente en de etención preeventiva por  la  presun nta  comisión n  del  delito  de  rebelión n  y  se  exp pidió  la  bole eta  de  deteención  N°  00 08  mediaante  la  cuaal  se  orden nó  que  fueera  llevado  al  Estable ecimiento  Penitenciario o  y  Carcellario San Isid dro.  Posterriormente,  previa  petición  p d del  apodeerado  del  acctor,  la  Fiscalía  revoca la  medid da  de  asegguramiento  impuesta,  al  consid derar que no o existía fundamento paara  la  missma  median nte  Resolución  del  27  de  septiembre de 200 04.  Finalm mente,  el  prroceso  seguido  en  conttra  del  seeñor  Rodrígguez  Muñozz  culminó  en  preclu usión  de  la  investigaciión  median nte  Resolu ución del 10 de noviemb bre de 2004.  2. Recuento proce esal  manda  pressentada  el  19  1 de  octub bre  La  dem de 200 061, fue adm mitida por aauto del 1°  de 

1 08 

TRIBU UNAL CONTENC CIOSO ADMINISSTRATIVO DEL CAUCA 

dicciembre de  20082  y  notificada  en n  legal  forma al Minissterio Públicco el 8 de junio de  20 0093  y  al  Direector  Secccional  Ad dministrativo o  y  Financieero  de  la  Fiscalía  F Geeneral  de  la  Nación  el  e 14  de  julio  de  20 0094.  2.1. Contestacción de la deemanda  La  Entidad  acccionada  preesentó  escrrito  de  co ontestación  a  la  demanda  para  opo onerse  a  todas  y  cada  una  de  las  pretenssiones,  manifestó  que  no  le  constan  los  hechos  h naarrados en laa demanda  y que se atiene a  loss  que  resultten  probado os  en  el  proceso,  sieempre  y  cuaando  guardeen  relación  con  el  lib belo introducctorio.  Co omo  razonees  de  defeensa  expuso,  en  sín ntesis,  los  siguientes:  Las  fu uentes  no ormativas  relacionad das  con  la  responsabilidaad  patrimo onial  del  Estado  E paara  la  época  de  los  hechos  esstaban  inttegradas  por  p el  artíículo  90  de  d la  co onstitución N Nacional y el artículo 68 8 de la  Leey 270 de 1996.  Assí  también,  la  normatividad  vigen nte  al  momento  de  los  hechos  era  la  Ley  600  6 de  000,  por  lo  que  no  se  puede  apliicar  al  20 prresente  casso  lo  dispu uesto  por  el  H.  Co onsejo de Esstado en pro ovidencia deel 4 de  dicciembre  dee  2006,  porr  cuanto  en  e esa  op portunidad  la  Corporacción  se  pron nunció  so obre  un  asu unto  en  el  que  el  imp plicado  haabía sido juzzgado en viggencia del Decreto  27 700  de  199,  fecha  para  la  cual  aún  no  se  haabía proferid do la Ley 270 de 1996. EEn ese  co ontexto conccluye que en n el caso de autos  ess  aplicable  la  jurisprudeencia  del  Máximo  M Tribunal  de  lo o  Contencio oso  Administtrativo  viggente para laa fecha de lo os hechos.  La  providencia  referida  tampoco  debe  ser  plicada  al  caaso  concreto  porque  laa  tesis  ap qu ue  en  ella  see  pregona  no  n es  aplicable  en  nu uestro orden namiento jurrídico, ya que para 

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TRIBUN NAL CONTENCIO OSO ADMINISTTRATIVO DEL C CAUCA   

la Fisccalía  Generaal  de  la  Nación  elementtal  es  afirrmar  que  el  estado  dee  inocencia  se  presum me  y  asiste e  a  todas  las  person nas  como  criterio  de e  carácter  fundamental,  presun nción  que  se e  mantiene  vigente  hassta  que  see  dicte  y  qu uede  en  firm me  el  fallo  que  dispon nga  lo  contrario,  sin  embargo,  tal  t circunstancia  no  puede  esggrimirse  com mo  excepcción  para  deslegitimar  d la  aplicació ón  del iuss puniendi p por vía de la  restricción  de  la libertad como ffacultad legaal que le asisste  a  la  Fiscalía  F General  de  la  Nación  en  su  gestión de operad dor jurídico.  La  Fisscalía  General  de  la  Nación  actuó  ajustándose  estrictament e te  a  la  normaatividad vige ente, dando  cumplimien nto  a la Co onstitución  y las leyes q que regulan  la  materria  penal.  En  consecuencia,  la  actuacción  de  En ntidad  accio onada  estuvo  ajustada  a  las  normas  n quee  la  facultan  expressamente  para  adelanttar  investigaciones  vigentes  a  la  época  de  los  os.  hecho Sobre  la  primera  causal  del  artículo  a 68  de  d la Ley  270 de 1996 señaló quee la detenció ón  no  fu ue  injusta,  por  cuanto o  existían  los  requissitos  sustan nciales  paraa  proferir  la  medid da  de  aseguramiento,  esto  e aunado o  a  la  actiitud  procesaal  del  actor  y  a  su  deb ber  constitucional de colaborar co on la justicia.  uanto  la  seggunda  caussal,  manifesstó  En  cu que  la  medida  no  puede  ser  calificada  como  desproporcionada,  ya  que  se  atendiieron los parámetros disspuestos en el  artícullo  357  de  la  Ley  600 0  de  2000  y,  finalm mente,  respe ecto  de  la  tercera  causal,  indicó que el sindicado tuvo laa oportunidad  de con ntrovertir co on las garanttías del debid do  processo  tanto  las  pruebaas  como  las  l decisio ones adoptaadas.  Por  ottro  lado,  loss  Fiscales  Deelegados  an nte  los  Jueces  Penale es  del  Circuiito  en  calidad  dores  po or  mandaato  de  administrad

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

co onstitucionall, se  les  otorga  o autonomía  paara interprettar los hecho os que se someten  a  su  conocimiento  y  así  mismo  apliccar  las  no ormas  consstitucionaless  o  legaless  que  juzzguen  aprop piadas  para  la  resolució ón  del  respectivo con nflicto. En esse orden de ideas,  see puede dedu ucir que la responsabilid dad de  la  Entidad  no  se  encueentra  acred ditada,  pu ues  la  instrucción  que  se  adelantó  co onstituía unaa carga que  el hoy actorr debía  so oportar  po or  el  heccho  de  existir  cirrcunstanciass  que  incriminaban n  su  responsabilidaad  en  dond de  era  neccesario  essclarecer,  in nvestigar  y  buscar  la  verdad  v teniendo  en n  cuenta  el  criterio o  de  vaaloración dell funcionario o instructor. Fin nalmente,  en  relaación  con n  la  responsabilidaad demandaada, afirmó q que no  ess  viable  jurídicament j te  presum mir  la  prrivación  inju usta  de  la  libertad  l tod da  vez  paara decretar  la medida d de aseguram miento  so on  menorees  los  req quisitos  qu ue  se  requirieren paara proferir  una resolución de  accusación o de formulació ón de acusaación y  a  su  vez  ésstos  son  menores  m qu ue  los  p proferiir  una  sen ntencia  requeridos  para  co ondenatoria,,  pues  éstaa  última  requiere  pleena  pruebaa  de  la  ressponsabilidaad  del  im mplicado  en  la  comisión n  de  la  con nducta  pu unible.  2.2 2. Los alegattos de conclusión  Co oncluido  el  término  t pro obatorio,  por  auto  dee 18 de marzo de 2010  se corrió traaslado  paara  alegar  de  concllusión5,  téérmino  prrocesal  denttro  del  quee  se  hiciero on  los  sigguientes pro onunciamien ntos.  5 FFolio 76 cuaderno principal No. 2  2.2 2.1. De la Fisscalía Generral de la Nación  La  Entidad  deemandada  presentó  p aleegatos  ón  para  solicitar  s qu ue  se  dee  conclusió resuelvan  neggativamentee  las  pretensiones 

10


de la  demanda,  para  ello  insistió  en  los  argum mentos expue estos en la ccontestación n y  ademáás  manifesttó  que  en  los  processos  conten nciosos  el  Juez  no  pu uede  adopttar  decisio ones  que  no  estén  fun ndadas  en  las  l pruebas debidame ente allegad das al processo,  ni le co orresponde descargar a las partes ssus  deberes  probato orios,  puesto  que  se  violaríían flagrante emente los aartículos 174 4 y  177  de  Código  de e  Procedimiento  Civil,  así  a como  también se vulnerarían n los derechos  fundam mentales  al  debido  pro oceso  y  de  la  defenssa  de  la  paarte  deman ndada,  por  lo  anterior no hay fu undamentoss de juicio que  permittan  accederr  a  las  preteensiones  de  la  parte  demandante  y,  en  consecuencia,  ó  que  las  mismas  seean  resuelttas  solicitó negatiivamente.  2.2.2.  De  la  Procuraduría  General  G de  la  n  La  Procu uraduría  40 0  Judicial  en  Nación Asunto os  Administrativos  pressentó  alegattos  de con nclusión en los siguientees términos: Manifestó que se  encuentra  probada en  el  plenarrio  la  deten nción  del  señor  Roberrto  Augussto  Rodrígue ez  Muñoz  y  y su  posteriior  privación  de  la  libertad  con n  la  orden  de  capturra proferida por la Fiscalía encargad da,  la  cuaal  obra  en  los  folios  137  a  148  del  d Cuadeerno Principaal; así mismo o, que el acttor  fue ab bsuelto y dejjado en liberrtad median nte  provid dencia  proferida  porr  la  Fiscalía  Delegaada  ante  el  Juzgado  Promiscuo  P de  Silvia.  Por  lo o  anterior,  consideró  que  tanto  el  daño,  como  la  an ntijuridicidad d  del  mismo o  y  os,  la relaación causal  se encuentran probado en con nsecuencia iindica que sse evidencia  la  respon nsabilidad  de  d la  Entidad  demandada  por  lo o  que  deb berá  respon nder  por  los  perjuiccios ocasionados a los demandantess.  II. CON NSIDERACIONES DEL TRIIBUNAL 

1 10 

TRIBU UNAL CONTENC CIOSO ADMINISSTRATIVO DEL CAUCA 

El Tribunal,  al  no  enco ontrar  caussal  de  nu ulidad  algun na  que  pud diera  invalid dar  lo  acctuado, procede a resolvver el asunto o.  1. La competeencia  Po or  la  naturaaleza  del  prroceso  y  el  lugar  do onde ocurrieeron los hecchos el Tribu unal es  co ompetente  para  decidir  el  asuntto  en  PR RIMERA INSTTANCIA.  2. Problema ju urídico  orresponde  a  la  Sala  determinar  si  es  Co im mputable  a  LA  NACIIÓN  –  FISSCALÍA  GEENERAL  DE  LA  NACIÓN,  la  responsabilidaad  de  los  peerjuicios  cau usados  a llos actores ccon ocasión de la privación de  la  libertad  de  que  fue  objeto  el señor  RO OBERTO  AUGUSTO  ROD DRÍGUEZ  MUÑOZ,  lleevada a cabo o por orden n de la Fiscalía 01‐ 00 08  Delegadaa  ante  el  Ju uzgado  Prom miscuo  deel  Circuito  de  d Silvia  (Cauca),  con  ocasión  dee la investigaación adelan ntada en su ccontra  po or  la  presun nta  comisió ón,  en  calidad  de  au utor,  del  deelito  de  reb belión,  cuando  tal  invvestigación  terminó  con  preclusión n  a  su  favvor.  El  artículo 90  constitucion nal, establecce una  clááusula  geneeral  de  ressponsabilidaad  del  Esstado  cuan ndo  determ mina  que  éste  responderá patrimonialmente  por  los  daaños antijuríídicos que lee sean imputtables,  causados  por  la  acción  o  la  omisión  de  las  au utoridades  públicas,  de  lo  cual  se  que  para  deeclarar  deesprende  responsabilidaad  estatal  se  requieere  la  co oncurrencia d de estos doss presupuesttos: (i)  la  existencia  de  d un  daño o  antijurídico o  y  (ii)  ue ese daño antijurídico o le sea imputable  qu a  la entidad p pública, bajo o cualquiera  de los  títtulos de atribución de reesponsabilid dad, V.  gr. la falla dell servicio, ell daño especcial, el  rieesgo excepciional, etc. 

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TRIBUN NAL CONTENCIO OSO ADMINISTTRATIVO DEL C CAUCA   

En esee contexto, p procede la SSala a estudiiar  en  su u  orden  el  hecho  gen nerador  de  la  respon nsabilidad,  el  réégimen  de  respon nsabilidad  aplicable  a al  caso,  el  dañ ño  antijurrídico,  la  imputabiliidad  de  la  respon nsabilidad  y,  y de  ser  el  caso,  los  perjuiccios  sufrido os  por  los  demandanttes  con  ocasión  de  laa  privación  de  la  libertad  de  qu ue  fue  objjeto  el  señ ñor  ROBERTTO  AUGUSTO RODRÍG GUEZ MUÑO OZ.  3. El hecho generaador de la reesponsabilidad  Se  preetende  deriivar  responssabilidad  a  la  NACIÓ ÓN  –  FISC CALÍA  GENEERAL  DE  LA  NACIÓ ÓN, por la prrivación de  la libertad d del  señor  ROBERTO  AUGUSTO  RODRÍGUEZ  MUÑO OZ,    llevada  a  cabo  por  orden  de  la  Fiscalíía  01‐008  Delegada  D ante  el  Juzgad do  Promiscuo  del  Ciircuito  de  Silvia  S (Caucaa),  con occasión de la investigació ón adelantada  en  su  contra  por  la  presuntaa  comisión,  en  calidad d de autor, d del delito dee rebelión.  4. Réggimen de Ressponsabilidaad  La  parrte  actora  im mputa  la  reesponsabilidad  de los hechos a la Entidad dem mandada baajo  el  régimen  de  un na  falla  en  el  e servicio,  sin  s embarrgo  la  Sala,  al  calificaar  la  realidad  históriica  del  procceso,  y  prevvaliéndose  del  d princip pio  iura  novit  curia,  goza  de  la  facultaad  de  determinar  el  réggimen  jurídico  de  responsabilid dad  aplicab ble  al  caso  concreeto  que  es  objeto  de  laa  decisión.  En  efecto o,  la  escogen ncia  de  uno o  de  los  varios  regímeenes de resp ponsabilidad d y, con ello, la  exigen ncia  de  laas  condicio ones  que  su  aplicacción  supo one  paraa  que  la  respon nsabilidad  del  Estado o  pueda  ser  s declarrada ante de eterminadoss perjuicios,  es  tarea  que  corresp ponde  realizzar  libremen nte  al  juez,  a  menoss  que  dichas  condicion nes  das  expresaamente  en  la  estén  contemplad ley. 

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

En n sentencia  de  febrero  20  de  1989,  Exxpediente  núm.  n 4655,,  actor:  Alfonso  A Sieerra  Velásqu uez,  el  H.  Consejo  C de  Estado  E dio o  aplicación n  a  estas  mismas  ideas  en  los  sigguientes térm minos:  "Lo  hasta  aqu uí  dicho  perrmite  conclu uir,  sin  du uda  algunaa  para  la  Sala,  qu ue  la  cirrcunstancia  de  que  los  hechos  relaatados  en n  la  demand da  sean  con nstitutivos  de  d una  falla  del  serviicio,  o  confo ormen  un  evento  e dee  riesgo  excepcional  e o  puedan n  ser  su ubsumidos  en  e cualquierr  otro  régim men  de  responsabilidaad  patrimon nial  de  los  entes  pú úblicos,  es  una  valoración  teóricaa  que  inccumbe  efeectuar  auttónomamentte  al  juzzgador,  com mo  dispensaador  del  deerecho  an nte  la  realid dad  históricca  que  las  partes  deemuestren". Teeniendo  en n  cuenta  lo  anterio or,  se  ab bstendrá  la  Sala  de  estudiar  en  el  prresente  caso o  la  posible  falla  del  seervicio,  pu uesto que dee conformidad con los h hechos  naarrados  y  las  pruebas  obrantes  en  el  exxpediente,  lo  que  se  imputa  ess  una  prresunta  privvación  injusta  de  la  lib bertad  qu ue  no  req quiere  estaablecer,  paara  el  reconocimientto  del  perjuicio  ocasio onado,  qu ue  efectivam mente  se  hu ubiere  preseentado  un na  defectuosa  o  irregullar  prestació ón  del  seervicio  de  jussticia,  toda  vez  que,  como  se  veerá,  el  títu ulo  de  im mputación  de  la  responsabilidaad  en  esto os  casos  es  e de  carácter objettivo y no sub bjetivo.  Ah hora  bien,  el  e alcance  dee  la  modalid dad  de  responsabilidaad  del  Estaado  por  privvación  n  tema  trataado  de  dee  la  libertad,,  ha  sido  un forma  activa  en  la  ju urisprudencia  del  Co onsejo  de  Estado,  en  efecto,  see  han  ideentificado  tres  t líneas  jurispruden nciales,  así  lo  ha  reconocid do  esa  misma  m Co orporación6  al  explicarr  que  la  prrimera  tesis  jurisprud dencial  que  se  puede  caalificar  omo  “restricctiva”,  reservó  el  deb ber  de  co reparar  sólo  a  a aquellas  personas  p qu ue  por 

11


causa de  algun na  decisión n  judicial  se  hubierren  visto  ile egítimamentte  privadas  de  su  lib bertad,  de  manera  qu ue  solamen nte  existíaa  deber  de e  reparar  la  “falla  del  d serviciio judicial”.  La seggunda línea  jurisprudenccial establecció  que  laa  responsabilidad  por  privación  p de  la  libertaad  regulada  por  el  arttículo  414  del  d Código o  de  Proccedimiento  Penal,  serría  objetivva y que eraa procedentte únicamen nte  si  la  situación  pod día  subsumiirse  en  alguna  de  las  tres  caussales  normativas,  en el  o contrario, el actor ten nía el deber  de  evento demosstrar  la  ocurrencia  de  errror  jurisdiccional  derivado  del  d caráctter  “injustto”  o  “injusttificado”  de  la  detenció ón.  La responsabilidad d objetiva derivada de llas  causalles estableciidas en el arrtículo 414 d del  Código o  de  Pro ocedimiento o  Penal,  ha  quedaado  explicaada  en  lo os  siguienttes  términ nos por el Co onsejo de Esstado:  “Una  segunda  línea  jurisprudenccial  dió que en  los tres eventos previsttos  entend en  el  artículo  41 14  (absolución  cuando  el  hecho o  no  existiió,  el  sind dicado  no  lo  comettió o la cond ducta no esttaba tipificada  como  punible)  la  respon nsabilidad  es  objetivva,  por  lo  cual  c resulta  irrelevante  el  estudiio  de  la  conducta  del  juez  o  magisttrado  para  tratar  de  definir  si  por  p parte  de  él  hu ubo  dolo  o  culpa.  Se  deró,  ademáás  que,  en  tales  t evento os,  consid “la  leey  presume e  que  se  presenta  la  privación  injusta  de  la  libertad”,  pero  se  precisó  que  en  aquelloss  casos  no  n subsum mibles  en  taales  hipótessis  normativvas  se exiggiría al demaandante acrreditar el errror  jurisdiccional derivado no sólo del caráctter  “injustto”  sino  “injustificaado”  de  la  detencción.  Nótese  que  la  jurrisprudencia  encontró,  en  el  artíículo  414  del  d derogad do  C.P.P.,  dos  precep ptos. Un prim mer segmen nto normativvo,  previsto  en  su  paarte  inicial,  conforme  c a  la  1   12 

TRIBU UNAL CONTENC CIOSO ADMINISSTRATIVO DEL CAUCA 

cu ual “quien haaya sido privvado injustamente  dee  la  libertad d  podrá  dem mandar  al  Estado  E ind demnización n  de  perjuiccios”,  que  vendría  a  constituir un na suerte dee cláusula general  dee responsabiilidad del Estado por el  hecho  dee la privación n injusta de la libertad, la cual  am merita  su  deemostración n  bien  por  error  e o  ileegalidad  de  la  detencción.  La  seegunda  paarte  de  laa  disposició ón,  en  caambio,  tip pificaría  loss  tres  úniccos  supuestos  6  Co onsejo  de  Estado.  Sección  S Teercera.  Seentencia  de  12  de  dicciembre  de  2005.  Exxpediente  13 3558.  Conseejero  Ponen nte  Dr.  Alier  Eduarrdo  Hernáández  Enrríquez.   (absolución  cu uando  el  heecho  no  exisstió,  el  sin ndicado  no  lo  cometió  o  la  conduccta  no  esstaba  tipificcada  como o  punible)  que,  prrobados, dab ban lugar a la aplicación de un  régimen  de  responsabilid dad  objetivaa,  o  lo  ue es igual, n no era meneester demosstrar la  qu occurrencia dee error judicial o de ileggalidad  en n la adopción n de la medida privativaa de la  lib bertad.7  Reespecto  de  la  aplicación n  del  artícullo  414  deel decreto 27 700 de 1991 1, en sus iniccios, el  Co onsejo  de  Estado  seeñaló  que  sólo  prrocedía  la indemnizacción  cuand do  se  deemostrara  que  la  ocurrencia  de  un nos  de  loss  elementoss  de  la  dispo osición  se  debió  a  la  falla  en  la  prestaciión  del  seervicio,  osteriormentte  la  postu ura  fue  reccogida  po paara  señalar  que  en  estos  e eventtos  la  responsabilidaad  era  objetiva,  para  ilustrar  essta circunstancia se transcribe el siguiente  ap parte  jurisprrudencial:  “EEn  relación  con  la  responsabilidaad del Estad do por la privvación  injjusta de la libertad prevvista en el artículo  41 14  del  deecreto  2700 0  de  199 91,  la  jurisprudenciaa  de  la  Sección  Tercera  co onsideró iniccialmente qu ue no bastab ba con  qu ue  el  proceeso  terminaara  con  deecisión  ab bsolutoria,  en  e virtud  dee  uno  de  lo os  tres  su upuestos  prrevistos  en  la  norma,,  para  co onceder el derecho a la  indemnización en  forma  automáática,  sino  que  q era  neccesario  accreditar  el error  o  la  ilegalidad  de  la  Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TRIBUN NAL CONTENCIO OSO ADMINISTTRATIVO DEL C CAUCA   

provid dencia que  dispuso  la  detención,  ya  que  “lla  investigacción  de  un  delito,  d cuand do  medieen  indicios  serios  contrra  la  persona  sindicaada,  es  un na  carga  que  todas  las  l person nas  deben  soportar  por  igual  y la  absolu ución final q que puedan  éstas obten ner  no pru ueba, per se e, que hubo  algo indebid do  en la rretención”.  En decisionees posteriorres  se  consideró,  en n  cambio,  que  en  talles  evento os y por disp posición legaal se estaba en  presen ncia  de  unaa  detención n  injusta,  co on  abstraacción  de  la  conductta  o  de  las  l provid dencias  dictaadas  por  las  autoridad des  encarggadas  de  ad dministrar  justicia  y  qu ue,  por  lo o  tanto,  su urgía  para  el  Estado  la  obligación  de  reparar  lo os  perjuicios  dos con la m misma. 8(Subrayado fueera  causad texto) Finalmente e, la última ttendencia que  ha  puedee  calificarse e  como  “amplia”,  “ señalaado  que  la  responssabilidad  por  p privación injusta d de la libertad, va más allá  de  lo os  tres  sup puestos  no ormativos  del  d mencionado  artícculo  414,  por  p lo  que  la  obligación  de  re eparación  surge  aún  en  evento os  en  los  que  q el  sindiicado  ha  sid do  absuelto  en  apliccación  del  principio  p de  in  dubio  pro  reo,  7  Consejo o  de  Estad do.  Secció ón  Tercera..  Sentenciaa  de  4  de  diciem mbre  de  20 007.  Exped diente  1549 98.  Consejero  Ponentte  Dr.  Enriqu ue  Gil  Boterro.  onsejo  de  Estado,  Sala  de  lo  8  Co Contencioso  Administrativ A vo  Secció ón  Tercerra,  Sentencia  de  9  de  ju unio  de  200 05,  CP  Ru uth  Stella  Co orrea  Palacio,  Expedien nte  14740 0.  pues  si  bien  b es  cierto  el  Estad do  tiene  el  deber  jurídico  de  investigar,  el  ciudad dano no tien ne la obligación jurídica de  soporttar  la  privacción  de  la  lib bertad  que  es  uno  de  los  derechos  de  mayyor  protecció ón  en el EEstado Sociaal de Derecho o.  La  últtima  tesis  ha  h sido  exp plicada  por  el  Consejo  de  Estado,  en  lo os  siguienttes  nos:  términ “Esta  Corporación n  ha  sostenido  que  a  los  asociaados  corresp ponde  sopo ortar  la  carrga  Revista  N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

pú ública que im mplica particcipar, por voluntad  dee  la  autoridaad,  en  una  investigació ón.  Sin  em mbargo, aho ora la Sala co onsidera opo ortuno  recoger expreesiones en viirtud de las  cuales  alggunos  secto ores  de  la  co omunidad  ju urídica  haan  llegado  a  a sostener,  sin  matiz  alguno,  qu ue  el  versse  privado  de  la  lib bertad  occasionalmente  es  una  carga  c públicca  que  loss  ciudadan nos  deben n  soportar  con  esstoicismo.  Deefinitivamen nte no puedee ser así. Lo  cierto  ess  que  cualq quiera  que  sea  la  escaala  de  vaalores que in ndividualmen nte se defien nda, la  lib bertad perso onal ocupa u un lugar de p primer  orrden en una sociedad qu ue se precie de ser  jussta  y  democcrática.  Por  consiguiente,  mal  pu uede  afirmarse  que  experimenttar  la  péérdida  de  un  u ingredieente  fundam mental  paara  la  realizzación  de  todo  t proyeccto  de  vid da,  pueda  considerarse c e  como  una  carga  pú ública normaal, inherentee al hecho d de vivir  deentro  de  un na  comunid dad  jurídicamente  orrganizada  y  a  la  circunsstancia  de  ser  s un  su ujeto solidario. Si se quiere ser coheerente  co on el postulaado de acuerrdo con el cu ual, en  un n Estado Soccial y Democcrático de Deerecho  la  persona ¾ju unto con tod do lo que a  ella es  inh herente¾  ocupa  o un  luggar  central,  es  la  razón  de  la  existencia  de  d aquél  y  y a  su  seervicio  se  hallan  todas  las  instituciones  qu ue  se  integgran  en  el  aparato  estatal,  e carece de asid dero jurídico o sostener q que los  ind dividuos  deban  soportaar  toda  suerte  de  sacrificios, sin compensacción alguna,  por la  ún nica  razón  de  que  ressultan  neceesarios  paara posibilitaar el adecuad do ejercicio de sus  funciones por las autoridaades públicas.  La  afirmación  contraria  sólo  s es  posible  en  el  seno  de  un na  organizacción  estatal  en  la  qu ue la person na ¾con todos sus atributos y  deviene  instrum calidades¾ mento,  sacrificable,  reductible  y  prescin ndible,  sieempre  que ello  se  estime  necesario  en  aras de lograrr lo que convviene al Estaado, es  deecir,  en  un  modelo  m de  convivencia  en  el  11


que la  prevalenccia  de  un  ¾desde  essta  perspeectiva,  maal  entendido¾  interrés  generaal,  pue ede  jusstificar  el  despro oporcionado o  sacrificio  del  interrés  particu ular  ¾incluida  la  esferaa  de  derechos  fundam mentales  de el  individuo o¾  sin  ningún  tipo dee compensación.  Y  es  que  si  bie en  es  cierto  que  en  el  ordenamiento  jurídico  co olombiano  la  prevallencia  del  in nterés  general  constituye  uno de los princip pios fundanttes del Estad do  ¾a  vo oces  del  arrtículo  1º  in  i fine  de  la  Constiitución Política¾, no lo  es menos que  el  artíículo  2º  de  la  propia  Caarta  eleva  a  la  catego oría de fin esencial de laa organizació ón  estataal la protección de todass las person nas  resideentes  en  Colombia  en  sus  derechoss  y  libertaades.  Ello  im mplica  que  laa  procura  o  la  materrialización  del  d interés  general,  no  puedee  llevarse  a  cabo  avasalland do  inopin nada  e  irresttrictamente  las  libertad des  individ duales,  puess  en  la  med dida  en  que  la  salvagguarda  de  éstas  fo orma  partte,  igualm mente,  del  contenido o  teleológico  esenciial con el qu ue la Norma Fundamenttal  prograama  y  limita  la  activvidad  de  los  distinttos  órganos  del  Estado,  esa  e proteccción  de  lo os  derechoss  y  libertad des  tambiéén acaba po or convertirse en parte d del  interés general.  (...)  Entre  las  consid deraciones  acerca  de  la  d antiju urídico  se  ha  naturaaleza  del  daño  sosten nido  que,  en  cada  caso,  ha  de  corressponder al ju uez determinar si el dañ ño  va  máás  allá  de  lo o  que,  normalmente  y  sin  s compeensación  algguna,  debe  soportar  una  person na  por  el  hecho  de  vivir  en  una  comun nidad  juríd dicamente  organizada  y  compo ortarse  com mo  un  sujeto o  solidario.  En  ese  orrden  de  ideas,  no  pocaas  veces  se  ha  conclu uido  que  con nstituye  dañ ño  antijurídico  aquel  que  se  exxperimenta  en  el  ámbiito  puram mente  materrial,  por  víaa  de  ejemplo,  1   14 

TRIBU UNAL CONTENC CIOSO ADMINISSTRATIVO DEL CAUCA 

cu uando se devvalúa un bieen inmueble  por la  prroximidad dee un puentee vehicular q que ha  sid do  consttruido  y  puesto en  funcionamiento  para  el  bienestar  b dee  toda  la  colectividad d.  (Subrayad do  fuera  de  texto)  No o se entiend de entonces con apoyo een qué  tip po  de  argu umento  no o  habría  de  d ser  catalogado co omo igualmeente antijuríd dico el  daaño  que  suffre  quien  se  ve  privado o  de  la  lib bertad  ¾como  en  el  presente  caso¾  du urante  cercaa  de  dos  año os  y  acaba  siendo  s ab bsuelto  meediante  seentencia  ju udicial.  Cieertamente rresulta difícil aceptar qu ue, con  el  fin  de  sattisfacer  las  necesidadees  del  sisstema  penall,  deba  una  persona  ino ocente  so oportar  dos  años  en  prisión  p y  qu ue  sea  po osible  aduccirle,  válidaamente,  qu ue  lo  occurrido  es  una  cueestión  “no ormal”,  inh herente  al  hecho  dee  ser  un  buen  ciu udadano  y  que  su  pad decimiento  no  va  más  allá  de  lo  que  es  e habitualmente  exxigible  a  to odo  individ duo,  como  carga  pú ública  derivada  del  heecho  de  vivvir  en  so ociedad.  Adm mitirlo  supondría  asumiir,  con  vissos  de  norm malidad,  la  abominació ón  que  elllo conlleva yy dar por convalidado ell yerro  en n  el  que  ha  h incurrido o  el  sistem ma  de  Ad dministración de Justiciaa del Estado..  Co onsidera la SSala, de todas formas y  como  lín neas  atrás  se  s ha  apun ntado,  que no  es  po osible  generralizar  y  qu ue,  en  cadaa  caso  co oncreto, corrresponderá aal juez deterrminar  si la privación de la libertaad fue más aallá de  lo  que razonablemente debe un ciudadano  so oportar  parra  contribu uir  a  la  recta  Ad dministración  de  Justicia.  Lo  que  no  se  esstima  jurídiccamente  viable,  sin  embargo,  ess  trasladar  al  a administrado  el  cossto  de  todas  las  deficiencias  o  incorreccion nes  en  lass  que,  en  ocasiones,  pueda  incurrir  el  Esstado  en  ejeercicio  de  su u  ius  punien ndi.  En  relación  con  la  inconvveniencia  ¾si  ¾ no  mposibilidad¾ ¾ de verter jjuicios generales y  im ab bstractos en relación con n asuntos co omo el  qu ue  atrae  la  atención  del  preesente 

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TRIBUN NAL CONTENCIO OSO ADMINISTTRATIVO DEL C CAUCA   

proveíído, ya  había  exp presado  essta  Corporación lo sigguiente:  'Al  resspecto,  debe e  reiterarse  lo  expresad do  en  otrras  oportun nidades,  en  el  sentido  de  d que  no  cualquierr  perjuicio  causado  c com mo  conseccuencia  de  una  provid dencia  judiccial  tiene  carácter  ind demnizable.  Así,  en  cada  caso  concreto  de eberá  estab blecerse  si  el  daño  sufrido  es  de  tal  en ntidad  que  el  afectaado  no  esttá  en  la  obligación  o d de  soporttarlo,  y  re esulta,  en  consecuencia,  antijurrídico,  sea  que  tenga  causa  en  una  provid dencia  errad da  o  en  una  providenccia  ajustada a la ley.  erarse, en prrincipio, que el  No puede conside Estado o deba responder siemp pre que cau use  inconvvenientes  a  a los  parrticulares,  en  desarrrollo  de  su  función  de  administrrar  justiciaa;  en  efecto o,  la  ley  le  permite  a  los  fiscalees  y  juecess  adoptar  determinad das  decisio ones,  en  el  curso  de  lo os  respectivvos  processos,  en  arras  de  avvanzar  en  el  esclareecimiento  de  la  veerdad,  y  los  ciudad danos  deben n  soportar  algunas  a de  las  l incomodidades  que  q tales  decisiones  d l les  n.  Sin  emb bargo,  tampoco  pueden  causen hacersse  afirmaciiones  categgóricas,  paara  suponer  que,  en  determinados  casos,  seerá  nte  el  daño o  antijurídicco,  siempre  inexisten mucho o menos cuaando ha hab bido lugar a  la  privación de la lib bertad de un na persona, aasí  or corto tiem mpo, dado que se trata  de  sea po la vuln neración de  un derecho fundamental,  cuya  injusticia,  i al  margen  de  la  licitud  o  ilicitud d  de  la  de ecisión  que  le  sirvió  de  d fundam mento,  pu uede  hacerrse  eviden nte  como  consecuen ncia  de  una  u decisió ón  definittiva de caráccter absolutorio9. He aq quí  la  dem mostración  de  d que  la  in njusticia  dell  9  Nota  de  la  sen ntencia  citada:  Sobre  la  respon nsabilidad del Estado po or la privació ón  injustaa  de  la  libe ertad,  se  prronunció  essta  Sala en sentencia del 18 de sseptiembre  de  1997,  expedientte  11.754,  actor  Jaiiro  Hernán  Martínez  Nieves,  exttendiéndola  a  Revista  N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

casos en que la absolución se ha prod ducido  po or  razones  distintas  d a  laas  previstass  en  el  artículo  414  del  d Código  de  d Procedim miento  Peenal,  y  concretamente  por  p aplicació ón  del  prrincipio  in  dubio  pro  reo.  perjuicio  no  se  deeriva  de  la  ilicitud  de  la  conductta  del  aggente del Esttado' 10 (Su ubrayas y neegrillas  fuera del texto o original).  El  umbral de  resistencia d de los ciudaadanos  haa de ser mayyor cuando  se trata de  cargas  pú úblicas  cuya  asunción  se  s hace  neccesaria  paara  garantizzar  la  sosttenibilidad  de  la  exxistencia coleectiva, pero deberá analizarse  la magnitud  de  tales  cargas  co on  un  esscrutinio  más  estricto  y  comprensivo  ¾ssiempre  deesde  la  peerspectiva  de  la  vícctima—  allí  en  donde eestén  involuccrados  aspectos  que  tocan  en  to oda  su  pleniitud  la  essfera  de  derechos  fundamentalees  del  ind dividuo, al p punto de, inccluso, poderr llegar  a  hacer  inviable  su  proyyecto  person nal  de  vid da, circunstaancia que see da, sin asomo de  du uda,  cuando o  se  ha  afectado  de  manera  m tan  intensa  ¾como  ¾ en  el  sub  lite¾ ¾  una  gaarantía  tan  cara  c a  la  naaturaleza  hu umana  co omo  lo  es  el  sagrado  derecho  a  la  lib bertad11.”  En n  desarrollo  de  esta  última  posiciión,  el  Co onsejo de  Esstado ha  maanifestado q que las  no ormas que reespaldan la  procedenciaa de la  responsabilidaad  por  la  prrivación  injusta  de  n el artículo o 68 de la Leey 270  la  libertad son dee  1996,  el  cual  debe  seer  interpretaado  en  armonía  con n  las  consideracioness  del  artículo  90  dee  la  Constitución  Políticca,  sin  olvvidar  que  lo os  supuestos  del  artículo  414  no o  quedan  excluidos  e a  pesar  de  estar  deerogados, po orque el artícculo 90 consstituye  un na  cláusulaa  general  y  ampliaa  de  im mputación  de  d la  respo onsabilidad  de  la  ad dministración n  sustentada  en  el  daño  an ntijurídico,  en  el  cual  se  encueentran  inm mersos los eelementos d de responsab bilidad  qu ue  consagraba  el  precittado  artículo o  414,  textualmente se señaló:  11


“En deefinitiva, no  resultan compatibles co on  el  artículo  90  de  la  Constitució ón,  interpretaciones  de  norm mas  infraco onstitucionaales  que  restrinjan  la  cláusu ula  general  de  responsabilidad  que  aquél contiene.  Partiendo de la co onclusión an nterior, la Saala  determ minó  que  en  e el  artícu ulo  90  de  la  Constiitución  Política  tienen  arraigo,  aún  después  de  la  en ntrada  en  vigor  de  la  Ley  L 270  de  1996,  tod dos  los  supuestos  en  los  cualess  se  produce  un  daño  antijurídico  imputable  a  la  Administració A ón  de  Justiccia  que  no  están  con ntemplados  –más  no  por  p ello  excluidos,  se  insiste  en  el  premeencionado  artículo  68 8  de  la  Ley  L Estatu utaria  de  la  Admin nistración  de  Justicia–  ,  entre  10  Consejo  de  Estad do,  Secció ón  Tercera,,  sentenciaa  de  27  de  d septiembre  de  2000,  Consejjero  ponentte:  Dr.  Alier  A Eduard do  Hernánd dez  Enríqueez,  actor:  Ana Ethel M Moncayo de  Rojas y otro os,  1  11  Consejjo  de  Estad do,  Radicaación  11601 Secció ón  Tercera,,  sentenciaa  de  4  de  diciem mbre  de  20 006,  Exped diente  1316 68,  Consejero  Ponente  Dr.  Mau uricio  Fajard do  Gómez.  ellos,  com mo  en  los  eventos  e en  los  cualess  se  impon ne  a  un  ciudadano  una  medid da  de  dete ención  prevventiva  com mo  conseccuencia  de  la  cual  se  le  priva  del  d ejerciccio  del  derrecho  fundaamental  a  la  libertaad  pero  possteriormentee  se  le  revo oca  tal  medida  al  co oncluir  que  los  aspecttos  os  por  los  cuales  c el  investigado  fue  fáctico detenido  no  constituyeeron  hecho  uoso  alguno o,  supuesto o  que  estaba  delictu previsto en el artíículo 414 deel C. de P. P., y  que  co ompromete  la  responsabilidad  de  la  Admin nistración,  pues  con  su  actuació ón  causó  un  daño  an ntijurídico  consistente  c en  la  privvación  de  la  libertad  en  contra  de  quien  no  comettió  el  hech ho  delictuo oso  imputado,  circunsstancia  que  torna  injussta  la  med dida  y  que  debe  ser  reeparada  por  la  autoridad que pro odujo el hech ho.”12 

1 16 

TRIBU UNAL CONTENC CIOSO ADMINISSTRATIVO DEL CAUCA 

5. El caso conccreto  5.1. El daño an ntijurídico  El  daño  antiju urídico  cuyaa  definición  no  se  en ncuentra  en  la  Constitu ución  ni  en  la  ley,  sin no  en  la  Docttrina  esp pañola,  paarticularmen nte en la del profesor Ed duardo  Gaarcía  de  Enterría,  ha  sido  s reseñado  en  múltiples senttencias desd de 199113 haasta la  ép poca14,  co omo  el  peerjuicio  qu ue  es  prrovocado  a  una  personaa  que  no  tiene  el  deeber jurídico o de soportarrlo.  Seegún  se  deesprende  del  d texto  de  la  deemanda,  el  daño  anttijurídico  qu ue  se  prretende  sea  reparado  por  el  accionado  co onsistió  en  la  privación  de  la  liberttad  de  qu ue  fue  ob bjeto  el  señor  ROB BERTO  AU UGUSTO  RO ODRÍGUEZ  MUÑOZ  M llevvada  a  cabo  por  orrden  de  laa  Fiscalía  01‐008  0 Deelegada  antte  el  Juzgad do  Promiscu uo  del  Circuito de Silvia (Cauca),  con ocasión n de la  invvestigación  adelantada  en  su  contra  por  la  presunta  co omisión,  en  calidad  de  autor,  deel delito de rrebelión.  Dee  conformid dad  con  Oficcio  dirigido  por  el  Fisscal  01‐008 8  delegado  ante  el  Ju uzgado  Prromiscuo  deel  Circuito  dee  Silvia  (Cau uca)  al  Director de la Penitenciarria de “San Issidro”,  brante a folio o 92 del Cuaaderno de Prruebas  ob N°°  1,  el  seño or  Roberto  Rodríguez  Muñoz  M fue capturado o el día 1° dee julio de 200 04.  2  Consejo  de  Estad do;  Sala  de  d lo  12 Co ontencioso  Administrativo,  Sección  Teercera,  senttencia  de  25  2 de  febreero  de  20 009,  CP  Mauricio  Fajardo  Gómez,  G Raadicación 25508.  13 3  Consejo  de  Estad do,  Sala  de  d lo  Co ontencioso  Administrati A ivo,  Sentenccia  del  27 7  de  junio  de  d 1991,  C.  P.  Dr.  Julio  César  Urribe Acosta, expediente 6454.  14 4  Consejo  de  Estad do,  Sala  de  d lo  Co ontencioso  Administrati A ivo,  Sentenccia  del  Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TRIBUN NAL CONTENCIO OSO ADMINISTTRATIVO DEL C CAUCA   

6 de  junio  j de  200 07,  C.  P.  Drra.  Ruth  Stella  Correaa Palacio, exxpediente N°° 16460. 

el servicio) u o objetivo (rieesgo excepciional y  daaño especial). 

Posterriormente, el  e 12  de  julio  de  2004  la  Fiscalíía  01‐008  Delegada  D ante  el  Juzgad do  Promiscuo  del  Circuito  de  Silvia  (Caucca)  resolvió  impo oner  M Medida  de  Aseguramiento  Sin  Beneficio o  de  Libertad  Provisional  en  contra  del  señ ñor  Rodrígu uez  Muñoz15,  para  hacer  h efectivva  la  decisió ón  libró  orden  de detención n  y  solicittó,  mediaante oficio de la misma  fecha dirigid do  ante  el  e Director  del  d Centro  Penitenciario P o  y  Carcellario San Isid dro, manten nerlo detenid do  hasta nueva orden n16. 

Esstando prob bado  en  el  proceso  el   daño  causado a la p parte actoraa, la Sala paasará a  an nalizar  si  dicho  daño o  es  imputable  jurídicamentee a la Nación – Fiscalía General  dee la Nación.

nsor del  señ ñor  Frentee  a  lo  anteriior,  el  defen Rodrígguez  Muñozz  el  10  de  septiembre  s de  2004 ssolicitó que  fuera revocada la medida  de  aseguramiento o,  por  lo  que  q la  Fiscalía  encarggada,  el  27  de  septiem mbre  de  200 04  dispusso modificarr parcialmen nte el numeral  primero  de  la  parte  reso olutiva  de  la  provid dencia  del  12  de  jullio  de  200 04,  mediaante  la  cual  se  definió ó  la  situació ón  jurídicca, en el sentido de revo ocar la medida  de  aseguramiento o  dictada  en  e contra  del  d señor  Roberto  Augusto  Rodrígueez,  ordenando  en  consecuencia c a  su  libertad  inmed diata17.  Finalm mente, mediaante Resolución proferida  el 10 d de noviembre de 2004  por la Fiscalía  Delegaada  ante  el  Juzgado  Promiscuo  P d del  Circuitto  de  Silviaa  se  decidiió  precluir  la  investigación  que  se  adelantaaba  en  conttra  del señ ñor Rodríguez Muñoz18 8.  5.2. Laa imputabilid dad  La  Imputabilidad  es  la  atribución  jurídiica  que see le hace a laa entidad pú ública del dañ ño  antijurrídico padeccido y que por lo tanto een  princip pio  estaría  en  la  obligación  o de  respon nder, bajo cu ualquiera dee los títulos de  imputación  de  los  reggímenes  de  respon nsabilidad; e esto del subjjetivo (falla en 

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Co omo se  mencionó  an nteriormente,  de  co onformidad  con  el  Oficio  dirigido por  el  Fisscal  01‐008 8  delegado  ante  el  Ju uzgado  Prromiscuo del Circuito dee Silvia al Diirector  dee la Penitencciaria de “Saan Isidro”, ob brante  a ffolio 92 del Cuaderno de Pruebas N N° 1, el  seeñor  Roberrto  Rodrígu uez  Muñozz  fue  capturado el d día 1° de julio de 2004. Ad dicionalmentte,  las  prruebas  recogidas  loggraron  dem mostrar  que  el  señor  Ro oberto  Au ugusto  Rodrríguez  Muño oz  no  particiipó  en  la  comisión deel ilícito, porr lo que disp puso la  e su  Fisscalía  preclluir  la  inveestigación  en  co ontra,  por  medio  m de  la  citada  Reso olución  deel 10 de noviiembre de 2004.  La  jurispruden ncia  que  sob bre  el  régim men  de  ressponsabilidad d  por  privacción  injusta  de  la  lib bertad  avala  en  la  actuallidad  el  Conssejo  de  Estado,  estableece  que  es  ilegítimo  pa ara  un  Estado  Social  de  Derecho  como  el  nuestro,  exxigir a los asocciados la asun nción de la ca arga de  sop portar una in nvestigación p penal y la priivación  dee  la  liberta ad,  bajo  el  e argumento  de  conservación deel interés y seeguridad general de  la  comunidad,  en la investig gación y sancción de  loss delitos.  La  tesis  expueesta  se  susteenta  en  el  ca arácter  fun ndamental  del  d derecho  a  la  libertad,  que  ob bliga  al  Estad do  a  su  cuidadosa  proteccción  y  def efensa,  por  tanto,  t cualqu uier  restricció ón,  por  corta  que  sea a,  siempre  que  no  enccuentre  jusstificación, co onfigura un da año antijurídiico que  deebe ser resarccido, análisis q que debe reallizar en  cada  caso  con ncreto  el  juzgador,  pues  no  se  tra ata  de  cond denar  al  Esta ado  por  tod das  las 

11


investig gaciones pen nales en las q que se absuellva  al sindiicado. 

En esste  caso,  ess  evidente  que  la  parrte  deman ndante ha sufrido un perjuicio por  la  privación de su lib bertad y su vvinculación  en  un  proceso  pen nal  que  concluyó  c co on  preclu usión  de  la  investigació ón  a  favor  del  d señor Roberto Auggusto Rodrígguez Muñoz.  El régim men de respo onsabilidad reespaldado en n el  daño  antijurídico,  atribuye  al  Estado  la  obligacción  de  repa arar  los  perju uicios  causad dos  en  ejerrcicio  de  actu uaciones  tantto  ilícitas  com mo  lícitas,  así  haya  exxistido  apego  a  la  legalid dad  por pa arte de la Fisccalía al proferirle medida  de  asegurramiento  co onsistente  en  detenciión  preven ntiva. 

En este  e caso  la  preclu usión  de  la  investigación  a  faavor  del  señ ñor  Rodrígu uez  Muñoz,  se  dio  por  p la  convvicción  de  su  inocen ncia  a  la  qu ue  se  llegó  dentro  de la  investigación  pen nal,  lo  que  configura,  sin  s lugar  a  dudas,  laa  existencia  de  un  dañ ño  antijurrídico, pues la privación de la libertad  realmeente  ocurrió  y  en  dessarrollo  de  la  investigación se llegó a la con nclusión sob bre  ncartado.  la inoccencia del en 6. Liqu uidación de p perjuicios  6.1. Peerjuicios morales  Para  establecer  el  valor  de  la  indem mnización  po or  los  perjuicios  moralees,  la  Salla  tiene  en n  consideraación  que  de  conforrmidad  con n  el  acervvo  probatorrio  obrantte  en  el  plenario,  es  posible  p infeerir  que  el  demandan nte  estuvo  privado  p de  su  libertaad  por  un  espacio  e apro oximado  de  2  mesess y 26 días de esde el 1 de julio de 200 04,  fecha  en  que  fue  capturado,  y  hasta  el  27  de  septiembre  de e  2004,  feccha  en  que  la  Fiscalíía  01‐008  Delegada  D ante  el  Juzgad do  Promiscuo  del  Circuito  de  Silvia  (Caucca)  resolvió  la  peticción  instau urada  por el 

1 18 

TRIBU UNAL CONTENC CIOSO ADMINISSTRATIVO DEL CAUCA 

ap poderado deel actor respecto de la m medida  dee  aseguram miento  im mpuesta  po or  la  Reesolución  interlocutoria  calendada  el  12  dee  julio  de  2004  y,  en ntre  otras  cosas,  co oncedió  ell  beneficio o  de  lib bertad  co ondicional al actor.  See solicitó en la demanda, la indemnización  en n  cuantía  dee  cien  (100)  salarios  míínimos  leggales mensu uales vigentees, para cad da uno  dee los demand dantes.  Pa ara probar la  calidad en la a que actúan  dentro  deel  proceso,  fu ueron  aporta ados  al  expeediente  copa  auténtica a  del  registro  civil  de  nacim miento  dee  ROBERTO  AUGUSTO  A RO ODRÍGUEZ  MUÑOZ,  M do onde consta q que la señora  LICENIA MUÑ ÑOZ es  su  madre19  y  copia  c auténtiica  del  registtro  civil  dee  nacimiento o  de  OSCAR R  ANDRÉS  MUÑOZ  M do onde  se  dem muestra  su  parentesco  con  la  vícctima  en  calid dad  de  herm mano20.  Ha  dicho  d el  H.  Consejo  dee  Estado,  qu ue  respecto  de  los  peerjuicios  morrales  el  prretium  dolorris,  se  deetermina confforme al prud dente arbitrio o de los  jueeces;  se  ha  establecido  que  si  bieen  esa  corporación  ha  h señalado o  pautas a  los  Triibunales  parra  facilitar  la  l difícil  tarrea  de  deeterminar  el  perjuicio  p morral,  aquéllas  no  son  ob bligatorias21.  Igualmente  se  ha  determ minado  qu ue es razonab ble que el juezz ejerza su prrudente  arb bitrio  al  estimar  el  monto  de  d la  compensación p por el perjuiccio moral y qu ue para  el  efecto  ha  de  d tenerse  en n  consideraciión  los  lin neamientos exxpresados en el artículo 16 de la  Leyy 446 de 1998, en virtud d de los cuales, dentro  dee  los  proceso os  contencioso  administrrativos:  “la a  valoración n  de  daños  irrogados  a  las  peersonas  y  a  la as  cosas,  aten nderá  los  priincipios  dee reparación in ntegral y equ uidad.” 

Assí entoncess,  es  claro  que  el  arbitrio  jud dicial  se  co onfigura  com mo  único  siistema  paara  realizar  la  tasación  de  los  perj rjuicios  morales y de  daño en la  vida de relaación y  qu ue es éste el método utilizado para d definir  lass  cuantías  in ndemnizatorrias  reconoccidas  a  loss actores. 

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TRIBUN NAL CONTENCIO OSO ADMINISTTRATIVO DEL C CAUCA   

Conforme a  las  reglas  de  laa  experiencia,  resultaa  cierto  que e  desde  el  momento  en  e que  se  s realiza  la  detenció ón  del  señ ñor  Rodrígguez  Muñozz  se  produjo o  tanto  en  él  como  en  sus  familiares  angustia  y  preocu upación  al  verse  v involu ucrado  en  una  investigación  de  carácter  penal  debiend do,  ademáás,  soportaar  la  privaación  de  su  libertaad.  Intranqu uilidad  que  se  s traduce  en  una  afectación  a moral  quee  la  entidad  deman ndada debe sin lugar a d dudas resarccir.  Con  fundamento  en  lo  expu uesto,  la  Saala  ocerá  las  siguientes  cantidades  a  recono título  de  indemnización  por  el  e daño  morral  o  a  favo or  de  lo os  siguienttes  sufrido deman ndantes:  Para  ROBERTO  AUGUSTO  RODRÍGUEZ  MUÑO OZ  (víctima))  la  suma  de  d CUARENTTA  SALAR RIOS  MÍNIMOS  LEGALESS  MENSUALLES  VIGEN NTES.  Para LLICENIA MUÑ ÑOZ FERNÁN NDEZ (madree),  la sum ma de CUAREENTA SALAR RIOS MÍNIMO OS  LEGALLES MENSUA ALES VIGENTTES.  Para O OSCAR ANDR RÉS MUÑOZ (hermano), la  suma  de  VEINTTE  SALARIO OS  MÍNIMO OS  ALES VIGENTTES.  LEGALLES MENSUA 21  Consejo  C de e  Estado  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativ A vo,  Secció ón  Tercerra,  Sentenciia  de  5  de  diciembre  de  2005,  MP  Alie er  Eduardo o  Hernánd dez  Enríqu uez,  radicaación  7600 01‐23‐31‐00 00‐ 1994‐  00095‐01(13339)  Acctor:  Franccia  do:  Doris  Vélez  Zapaata  y  otros  Demandad dera ‐ Valle d del Cauca.  Municcipio de Prad 6.2. Peerjuicios matteriales  Reclam mó  la  partte  demandante  que  se  condeene  a  la  Naación  –  Ram ma  Judicial  –  Fiscalíía General d de la Nación, a pagar a  su  favor  los  perjuicios  materiales  en  la  modallidad  de  daño  emerggente  y  luccro  cesantte.  Revista  N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

6.2 2.1. Daño em mergente  En n  la  modalidad  de  daño  d emergente,  so olicitó se recconozca a su u favor la suma de  cu uatro  millon nes  de  peesos  ($4.000.000)  co orrespondien ntes a los valores que el señor  Ro oberto  Augu usto  Rodrígguez  Muñozz  tuvo  qu ue  pagar  por  p conceptto  de  hono orarios  prrofesionales al abogado que lo repreesentó  en n la investigaación penal  adelantada en su  co ontra.  Reevisado el exxpediente, n no observa lla Sala  prrueba  tendiente  a  accreditar  qu ue  los  deemandantes,  con  ocasió ón  de  la  privvación  injjusta  del  señor  Ro odríguez  Muñoz,  M hu ubieren hech ho alguna errogación por tales  co onceptos.  Como  C quieera  que  no  n se  en ncuentra  deemostrado  dicho  d perjuicio,  y  qu ue  el  acervvo  probatorrio  recaudad do  no  ind dica que se  haya ocasio onado el mismo, el  Tribunal al resspecto habráá de despachar de  manera desfavvorable tal p pretensión. 6.2 2.2. Lucro ceesante  See  solicitó  en  la  demandaa  el  reconocimientto  de  tres  (3)  saalarios  míínimos  legaales  vigentess  mensuales,  por  co oncepto  de  las  sumas  de  d dinero  dejadas  dee  percibir  por  p el  término  que  du uró  su  deetención.  El  Consejo  de  Estado,,  ha  recon nocido  ind demnización n  por  los  salarios  s y  demás  d erogaciones  dejadas  dee  percibir  por  p el  término  de  prrivación  de  la  libertad,  en  los  sigguientes  térrminos:  “Em mpero,  lo  que  q sí  co onstituye  lu ucro  cesantte  ¾como  líneas  atrás  se  explicó¾  son n  los  salarrios  y  ue  el  señor  Audy  prrestaciones  sociales  qu Heernando  Forrigua  Panchee  dejó  de  percibir  co omo  consecuencia  de  su  s desvincu ulación  dee  la  Policíaa  Nacional,  derivada  de  la  medida  cauteelar  de  deteención  prevventiva  dee  la  que  fue  objeto.  De  D la  relación  de  causalidad  en ntre  el  heecho  dañoso o  ¾la 

11


medid da cautelar e en mención¾ ¾ y el perjuiccio  irrogado  ¾la  in nicial  suspeensión  en  el  empleeo  y  po osterior  desvinculació d ón  definittiva  del  missmo,  con  laa  consecuen nte  imposibilidad  de  continuar  devengand do  salario os  y  presttaciones¾  no  n queda  la  menorr  duda,  pue es  así  se  desprende  co on  claridaad  de  la  hoja  h de  vid da  del  señ ñor  Forigu ua  Panche,  remitida  con  destino  a  este  proceso  p por  la  Policía  Nacional,  N en  la  cual see observa que la causal de retiro d del  serviciio  fue,  preccisamente,  “existir  en  su  contraa detención preventiva q que excede de  60 díaas”, causal d de retiro con nsagrada en  la  letra l) del artículo 24 del deccreto 2247 d de  1984,  estatuto  de  person nal  civil  del  d Ministterio  de  Defensa  D y  de  d la  Policcía  Nacion nal,  vigente e  para  la  época  é en  que  ocurrieron los hecchos.22 

TRIBU UNAL CONTENC CIOSO ADMINISSTRATIVO DEL CAUCA 

De lass  declaraciones  rendidas  en  el  presen nte  proceso  obrantes  a  folios  59,,  60  y  61  del  d Cuaderrno  de  Prueb bas  N°  1  se  establece  que  el  señor  Roberto  Aug gusto  Rodríguez  Muñoz,  se  desemp peñaba  com mo  agricultor,,  sin  embarg go,  no es p posible establlecer con clarridad cuál era a el  valor  de  los  ingresos  que  percib bía  mensualmente, en cconsecuencia a al encontrarrse  determ minado  que  el  e demandante  desarrolla aba  una  actividad  a prroductiva,  a  a efectos  de  estableecer  el  montto  de  la  ind demnización,  se  tendrá á  en  cuenta  el  e valor  del  salario  s mínim mo,  pues  se  s tiene  establecido  quee  en  cualquier  activid dad  este  es  ell monto que  debe  percibirrse  para  garantizar  g la as  condicionees  mínimas  de  subsisttencia.  De  ig gual  manera  se  tendrá  en  cuenta a  el  tiempo  que  q duró  la  privación  p de  la  libertad para realiza ar la liquidaciión. 

No o obstante  lo  anterior,,  se  tiene  que  q al  acctualizar  el  salario  s mínim mo  legal  meensual  viggente  a  laa  fecha  dee  los  hecho os,  el  gu uarismo  resu ultante  es  inferior  i al  monto  m deel  salario  mínimo  vigen nte  a  la  feccha  en  qu ue se hace laa actualizació ón ($515.00 00). Así  lass cosas, y  siguiendo la p pauta trazad da por  la Sección  Tercera  T del  H.  Conseejo  de  Esstado23,  po or  razones  de  equidaad  se  tomará  la  sum ma  mayor  para  p la  liquid dación  deel lucro cesante. 

Para tal  efecto,,  la  Sala  procederá  a  o  establecid do  actualizar  el  salaario  mínimo mente  paraa  la  feccha  de  los  legalm aconteecimientos, así:  ∙ Indexxación a valo or presente  Ra: Reenta actualizada a establlecer 

1 20 

Rh h: Renta histtórica que see va a establecer  Ipcc  (f):  Índicce  mensual  de  precios  al  co onsumidor  final,  f correespondiente  a  la  fecha en que sse realiza la actualización.  Ipcc  (i):  Índicce  mensual  de  preciios  al  co onsumidor  inicial,  correespondientee  a  la  fecha  desde  la  cual  se  va  a  realiizar  la  acctualización. Raa: Rh x Índicee final  Índ dice inicial Raa: 358.000 x 104.59  79 9.50  Raa: $ 470.983

∙ In ndemnizació ón Debida o Consolidadaa  Raa: Renta actu ualizada: $51 15.000  n : Número meses a indem mnizar: 2.8 i: IInterés técnico 0.004867 7  Fo ormula:  n (1 + i ) ‐ 1  S == Ra. ____________ 

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TRIBUN NAL CONTENCIO OSO ADMINISTTRATIVO DEL C CAUCA   

i

como la  honra a,  el  buen  nombre,  n el  daño  d al  pro oyecto de vid da, entre otrass. 

2.8 S= 515 5000 x (1 + 0 0.004867) ‐1  0.0048 867  S = $1.072.630  6.3.  Peerjuicio  de  alteración  a d condicion de  nes  de la eexistencia  La parrte actora so olicitó la sum ma equivalen nte  a 100  salarios mín nimos mensuales vigenttes  c uno  de  d los  demandantes  por  p para  cada  concepto  de  “dañ ño  a  la  vida  de  relación n”,  ya  qu ue  hubo  un n  cambio  brusco  b en  su  “Modu us  Vivendi”  como  consecuencia  del  d deterioro  de  su  imagen,  po or  cuanto  fue  presen ntado  por  las  autoridades  por  los  medio os  masivos  de  comunicación  com mo  integrantes  del  grupo  g subversivo  de  las  l FARC.  Aprovecha  la  Saala  la  oporrtunidad  paara  precisar que, de cconformidad d con la pau uta  jurisprrudencial  de e  H.  Conseejo  de  Estad do  que  desde  d el  año o  200724  y  y ya  en  variias  oportu unidades  ha  h señalad do  que  las  l denom minaciones  de  perjuicio  fisiológicco,  hoy  entendido  e como  daño  a  la  vida  de  relació ón, se encue entran inmerrsas dentro de  una  categoría  que  abarca  un na  reparació ón  ue  se  ha  denominad do  más  amplia  qu perjuiccio  de  “alte eración  a  laas  condicion nes  de existencia”.  En  efe fecto,  la  má áxima  Corpo oración  de  lo  Conten ncioso  Adm ministrativo  adoptó la  denom minación  de  “alteración  “ a  las  condicion nes  de  exisstencia”,  para  efectos  de  indemnizar  no  sólo  lo os  daños  occasionados  a  a la  integrid dad  física  y/o  y psíquica,  sino  cualqu uier  vulneraciión  de  bien nes,  prerroga ativas,  derech hos  o  interesses  diferen ntes a los señalados, o lo q que es lo mism mo  decir, a aquellas prerrrogativas quee sobrepasan n la  esfera  de lo corporal del sujeto  afectado, talles  Revista  N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Assí, el H. Conssejo de Estado, sostuvo25: “A  paartir del fallo o anterior, laa jurispruden ncia ha  en ntendido  el  daño  a  la  vida  de  rellación,  co omo aquel que “rebasa  la parte indiividual  o  íntima  de  laa  persona  y  además  le  afecta  el  área  social,  es  decir  su  s relación  con  el  mundo  exterrior;  por  ello  se  califica  en  razón  al  plaano  afectado:  la  vid da  de  relación”.26  “EEn  esta  opo ortunidad  laa  Sala  apro ovecha  paara,  en  arass  de  precisiión  y  rigor  en  la  no omenclaturaa, dejar de laado el nomeen que  haasta  ahora  se  ha  venid do  utilizand do  ‐en  occasiones  de  manera  inadecuada  o  exxcesivapara acudir  al  concepto  dee  daño  po or  alteración n  grave  de  las  condicion nes  de  exxistencia,  el  cual  ofrecee  mayor  am mplitud  qu ue el anterio or y abarca n no sólo la reelación  dee  la  víctima  con  el  mun ndo  exteriorr,  sino,  dee  manera  más  m generaal,  esos  caambios  brruscos  y  releevantes  a  laas  condicion nes  de  un na  personaa  en  cuan nto  tal  y  como  exxpresión  dee  la  libertaad  y  el  albedrío  atributos  esen nciales  a  la  dignidad  hu umana  prrincipio  fund dante  del  Estado  Social  de  Deerecho colom mbiano y dee su ordenam miento  jurídico, según n consagra eel artículo 1°° de la  Co onstitución P Política.  “EEn  la  citada  sentencia  del  d 19  de  ju ulio  de  20 000 se dijo,  refiriéndosee al daño a lla vida  dee relación so ocial que “[p]ara designaar este  tip po  de  perjuicio,  p h ha  acudid do  la  jurisprudenciaa  administraativa  francessa  a  la  nes  de  exxpresión  alteeración  de  laas  condicion exxistencia,  que,  en  priincipio  y  por  p lo  exxpresado  an nteriormentee,  pareceríaa  más  afo ortunada. N No obstante,, considera lla Sala  qu ue su utilizacción puede sser equívocaa, en la  medida  en  que,  en  estricto  seentido,  cu ualquier  perrjuicio  implica,  en  sí  mismo,  m altteraciones  en  las  condiciones  de  exxistencia de una personaa, ya sea quee éstas 

12


se ubiiquen  en  su  patrimonio o  económico o  o  por fuera de él.”  “Resulta  ahora  pertinente  p r recoger  esttos  planteeamientos para señalar  que si bien  es  cierto  que  la  expresión  e r relativa  a  la  alteracción de las  condiciones de existenccia  resultaa  ser  más  compresiva  y  adecuad da,  mal  podría  pensaarse,  desde  la  perspectiva  de la rresponsabilidad del Estaado, que tod do  perjuiccio, de cualq quier carácteer y magnitu ud,  compo orte  necesaaria  y  auto omáticamen nte  una  alteración  a  las  con ndiciones  de  existencia jurídicamente relevvante.  “Sobree  el  partticular  la  doctrina  ha  señalaado,  precisamente,  que  “para  que  se  estruccture en form ma autónom ma el perjuiccio  de  alteración  de  d las  con ndiciones  de  existencia, se requ uerirá de una connotació ón  calificaada  en  la  vida  del  su ujeto,  que  en  verdad d modifique e en modo superlativo ssus  condicciones  hab bituales,  en  e aspecttos  significcativos  de  la  normalidad  que el  individ duo  llevab ba  y  quee  evidencien  efectivvamente  un n  trastocam miento  de  los  roles  cotidianos,  a  efectoss  de  que  la  ntitativa  de  un  perjuiccio  alteracción  sea  en autóno omo, pues n no cualquierr modificació ón  o inco omodidad sin n solución d de continuidad  podríaa llegar a configurar este perjuicio,  se  requieere  que  el  mismos  m tengga  significad do,  sentido y afectaciión en la vid da de quien  lo  padece”27.  “Por su parte, en la doctrina ffrancesa se  ha  consid derado  que e  los  llamaados  troublles  dans  les  l conditions  d’éxisten nce28  pueden  entend derse  com mo  “una  modificació ón  anorm mal  del  curso  de  la  existencia  e d del  deman ndante,  en  sus  ocupacciones,  en  sus  s hábito os  o  en  su us  proyecto os”29  o  “llas  modificaciones  ap portadas  al  modo  de  vida  de  loss  demandan ntes  por  fueera  del  mism mo  daño m material y de el dolor morral”30. 

1 22 

TRIBU UNAL CONTENC CIOSO ADMINISSTRATIVO DEL CAUCA 

“EEl reconocim miento  de  in ndemnizació ón  por  co oncepto del  daño por allteración graave de  lass  condicionees  de  existeencia  es  un  rubro  deel  daño  in nmaterial  ‐que  resulta  ser  pleenamente  compatib ble  con  el  reconocimientto  del  dañ ño  moral‐,  que,  deesde  luego,  debe  acreditarse  en  el  curso  deel proceso por quien lo  alega y quee no se  prroduce  por cualquier  variación  menor,  m naatural  o  normal  de  las  condicion nes  de  exxistencia,  siino  que,  por  p el  contrario,  so olamente  se  verifica  cuando  se  preesenta  un na  alteración  anormal  y,  por  sup puesto,  neegativa de taales condicio ones.  “EEn  otras  palabras,  para  quee  sea  jurídicamentee  relevante  en  materria  de  mpacto  responsabilidaad  estatal,  el  im respecto  de  las  condiciones  de  exisstencia  prrevias  ha  de  ser  grave,  dráástico,  evvidentementte extraordin nario.”31 (Destaca  el Tribunal).  Assí  mismo,  en n  sentencia  reciente32,,  el  H.  Co onsejo de Estado, precisó:  “SSe  solicita  en  la  demandaa  el  reconocimientto  de  una  in ndemnizació ón  por  oce  fisiológico,  al  la merma  tottal  de  su  go qu uedar  de  po or  vida  con n  graves  lesiones  co orporales,  que  q lo  imp posibilitarán  para  realizarse plen namente en su vida.  Caabe señalar  que la afecttación a la  que se  q refieren las deemandas haa sido definid da por  la  Sala  de  manera  reciente  como  “alteración  dee  las  condiciones  mateeriales  dee  existencia”,  la  cual  hace  h alusión n  a  la  modificación significativaa  de  los  háábitos,  da  de  prroyectos  y  ocupaciones  de  la  vid qu uien padece el daño33.  La  existencia de  este  perrjuicio  como o  la  de  loss demás, pu uede demostrarse a travvés de  cu ualquier  meedio  probaatorio  e  in ncluso,  pu uede  darsse  por  acreditado  en  co onsideración  a  las  circunsttancias 

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


TRIBUN NAL CONTENCIO OSO ADMINISTTRATIVO DEL C CAUCA   

particu ulares del  caso,  c relacio onadas  con  la  naturaaleza de  la  lesión  física  sufrida  por  la  víctima, las secuellas que le haaya dejado yy la  alteracción  de  lass  condicionees  en  que  se  desarrrollaba su vid da familiar yy laboral”.  Así  lass  cosas,  con ncluye  el  Trribunal  que  el  cambio  de  deno ominación  al  a que  se  ha  hecho o  referenciaa  no  obed dece  única  y  llanam mente  a  la  simple  conversión  de  la  design nación  para  este  tipo  de  perjuiciios  extrap patrimoniale es, sino que éésta se expliica  en  el  ánimo  de  la  Alta  Co orporación  de  o  que  permita  evoluccionar  en  un  concepto atendeer las pautass de la reparración integrral  de  lo os  perjuicios  que  han n  sufrido  las  l víctimas, dado qu ue la nueva n noción recoge  n la integridad  no sólo los daños causados en psicofíísica  del  ser  human no  (perjuiccio  fisiológico),  o  laas  limitacio ones  que  se  undo  exteriior  puedaan  producir  con  el  mu (daño  a  la  vida  de e  relación),  sino,  ademáás,  todos  los  cambioss  bruscos  y  relevantes  en  las  co ondiciones  de  existen ncia  de  una  person na, razones  todas éstas  por las que la  Sala accoge la nuevva denominaación.  Superaado  lo  ante erior,  proceede  la  Sala  a  realizaar  el  análiisis  de  la  petición  de  reparaación de perrjuicios por eeste concep pto  en el ccaso concretto.  Como  se  señaló ó  en  el  aparte  a de  la  dencia  de  H.  Consejo o  de  Estad do  provid proferrida el 11 de e noviembree de 2009 que  viene  de  verse,  esta  clase  de  perjuiccio  puedee  demostrarrse  a  travéss  de  cualquiier  medio o  probatorio o  e  incluso  puede  darrse  por  acreditado  a l en  consideeración  a  las  circunstancias parrticulares del caso.  Consid dera  la  partte  actora  qu ue  el  perjuiccio  por  este  e concep pto  se  ocasionó  por la  alteracción  de  laas  condiciones  de  vida  padecidas  por  el  detenido  y  su  familia  las  l cualess  no  estaban  en  obligación  o de  soporttar. 

Revista N° 2 del Instituto de Estudios Constituciona ales   

Ob bserva la  Sala  que  esta  imputación  co orresponde  al  a perjuicio  moral  sufrid do  por  loss  demand dantes  el  que  ya  fue  deebidamente reparado.  Assí  mismo,  laa  parte  acto ora  señaló  que  q el  peerjuicio  se  causó  porque  como  resultado  dee  la  privación  de  que  fu ue  objeto  el  señor  Ro oberto  Auggusto  Rodrríguez  hub bo  un  cambio  bruscco  en  su  “Modus  Vivvendi”  co omo  conseccuencia  del  deterioro  de  su  im magen, por ccuanto fue p presentado p por las  au utoridades  por  p los  meedios  masivvos  de  co omunicación  como  inteegrante  del grupo  su ubversivo de las Farc.  No o  obra  pru ueba  en  el  expedientee  que  peermita  dem mostrar  la  existencia  de  altteraciones  a  las  con ndiciones  de  d la  exxistencia  dee  los  dem mandantes  como  co onsecuencia  de  la  privación  injustaa  de  la  lib bertad  de  que  fue  objeto  el señor  Ro odríguez  Muñoz,  M toda  vez  que  las  deeclaraciones  rendidass  refieren n  la  afeectación  mo oral  que  suffrió  la  familia  del  deetenido y lass dificultades económicaas que  paadecieron, m más no existee referencia sobre  el  alegado detterioro de su imagen frente a  la  comunidad d  y  la  alteraación  real  de  d sus  co ondiciones de existencia con ocasión n de la  prrivación de la libertad d de que fue o objeto.  Assí las cosas, n no se acredita la existen ncia de  esste  perjuicio os  y  por  tanto  t se  im mpone  deesestimar esta pretensió ón.  7. Conclusión Co omo  conclussión,  y  paraa  dar  respueesta  al  prroblema  jurídico  planteeado,  la  Sala  del  Tribunal consiidera que si es imputablle a LA  NA ACIÓN  – FISCALÍA  GENERAL  G D LA  DE  NA ACIÓN,  la  responsabilidad  dee  los  peerjuicios  causados  a  los  actoress  con  occasión  de  laa  privación  de  la  liberttad  de  qu ue  fue  ob bjeto  el  señor  ROB BERTO  AU UGUSTO  RO ODRÍGUEZ  MUÑOZ,  M llevvada  a  cabo  por  orrden  de  laa  Fiscalía  01‐008  0

12


Delegaada ante  el  Juzgado  Promiscuo  P d del  Circuitto de Silvia ((Cauca), con n ocasión de la  investigación  adelantada  en  su  contra  por  p la  presunta  comissión,  en  calidad  de  auto or,  del deelito de rebelión.  III. DEC CISIÓN  Por  lo  expu uesto  el  TRIBUNA AL  CONTEENCIOSO  ADMINISTR RATIVO  DEL  D CAUCA A,  administrrando  justicia  en  nomb bre  de  laa  Repúblicaa  de  Colo ombia  y  por  p autoridad de la Le ey,  F A L LL A:  1.  DECLÁRASE  a  la  NACIÓN N  –  FISCALLÍA  RAL  DE  LA  NACIÓ ÓN  GENER admin nistrativamente  respon nsable  de  la  privación  injusta  de  la  liberttad  del  señ ñor  RTO  AUGUSSTO  RODRÍG GUEZ  MUÑO OZ  ROBER dentro o  del  procceso  adelan ntado  en  su  contraa por la Fiscaalía 01‐008 D Delegada an nte  el Juzggado Promisscuo  del Circcuito de Silvvia  (Caucaa), por el pre esunto delito de rebelió ón,  de con nformidad co on lo expuessto en la parrte  motivaa de esta pro ovidencia.  2.  Com mo  consecu uencia  de  la  declaració ón  anterior,  CONDÉÉNASE  a  laa  NACIÓN  –  A  NACIÓN  a  FISCALLÍA  GENERAL  DE  LA indem mnizar  a  lo os  demandaantes  en  las  l siguien ntes  sumass  y  por  lo os  siguienttes  conceptos. 

TRIBU UNAL CONTENC CIOSO ADMINISSTRATIVO DEL CAUCA 

MÍNIMOS MEENSUALES  LEEGALES  vigentes  a  la  fecha de ejeecutoria de  esta senten ncia. B.  Po or  daños  maateriales  en  la  modalid dad  de  luccro cesante..  A  favor  del  señor  ROB BERTO  AUG GUSTO  RO ODRÍGUEZ  MUÑOZ,  laa  suma  de  UN  MILLÓN  SETENTA  Y  DOS  MIL  SEISCIEENTOS  TR REINTA PESO OS ($1.072.630).  3.  SE NIEGAN  las demás p pretensioness de la  deemanda.  4. Sin costas. 5.  Por  Secretaaría,  liquíden nse  los  gasttos  del  prroceso.  CÓ ÓPIESE, NOTTIFÍQUESE Y CÚMPLASE See  hace  consstar  que  el  proyecto  dee  esta  prrovidencia  fue  f considerado  y  aprobado  po or el Tribunaal en sesión  de la fecha  según  Accta No. 151 Lo os Magistrad dos,  NA AUN MIRAW WAL MUÑOZ MUÑOZ  CA ARLOS  H.  JARAMILLO  DELGADO  HILDA  CA ALVACHE RO OJAS (E)  PR RESIDENTE

A. Por daños moraales:  A  faavor  de  ROBERTO O  AUGUSTTO  RODRÍÍGUEZ  MUÑ ÑOZ,  Y  LICEENIA  MUÑO OZ  FERNÁ ÁNDEZ  la  su uma  de  CU UARENTA  (4 40)  SALAR RIOS  MÍNIMOS  MENSUA ALES  LEGALLES  vigenttes  a  la  fech ha  de  ejecu utoria  de  essta  senten ncia, para caada uno de eellos.  A favo or de OSCAR ANDRÉS MUÑOZ la sum ma  de VEIINTE (20) SA ALARIOS 

1 24 

Revvista N° 1 del In nstituto de Estu udios Constituccionales 


R evista N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales 

12

REVISTA N° 2 del Instituto de Estudios Constitucionales  

La Estimación de Daños en materia de responsabilidad del Estado SPA-TSJ 26/11/2003 Exp.1998-14648 Sentencia SPA-TSJ 02/11/2010 SPA-TSJ 04/...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you