Page 1

^

64

Anprogapor

Miguel Ángel Higuera Pascual Adjunto al Director – Anprogapor

“Todo productor de porcino debe conocer qué es lo que puede hacer y qué no en las obligadas modificaciones de las explotaciones a partir de 2013” Para Anprogapor ¿Cuál es hoy la principal dificultad a la que se enfrentan los ganaderos de porcino? Actualmente, el gran reto es tratar de ajustar los costes de producción para hacer frente a la volatilidad del sector de las materias primas, cuyo precio se ha posicionado en unos niveles que hace muy difícil la viabilidad del ganadero. Además, a esta dificultad se le añade la imposibilidad de transferir dicho incremento de costes a lo largo de la cadena. Si el problema del coste de producción se pudiera contener se afrontaría más fácilmente y con mejores perspectivas de futuro las adecuaciones de las granjas para cumplir con las normas mínimas para la protección de los cerdos, que serán de obligado cumplimiento a partir del 1 enero de 2013. En la hoja ruta para cumplir la ley de Bienestar Animal en 2013, ¿Qué pasos se van a seguir? ¿Cómo se va hacer? Es pronto para saberlo. Se ha trazado una hoja de ruta y por el momento se está cumpliendo. El siguiente paso, además de la formación de los ganaderos acerca de la interpretación de la normativa, es conocer el estado actual de la adaptación y la predisposición o no a cumplir de aquellos que aún no lo han hecho. Podemos suponer que el camino que marque la avicultura de puesta será el que deba seguir el porcino, con tres grandes diferencias: ➜ El número de explotaciones de porcino es unas 30 veces mayor.

➜ No es obligatorio comunicar oficialmente la adecuación o no adecuación a la normativa. ➜ En porcino no hay, ni queremos, identificación individual del producto listo para el consumo, como sí ocurre con el huevo de puesta Las restricciones de las que se empieza hablar en avicultura supondrían, en el caso del porcino, un limitante comercial muy importante que podría afectar a los mercados. ¿Qué porcentaje de granjas están transformadas a día de hoy en España? Desde Anprogapor hemos lanzado una encuesta con el fin de tener unos datos preliminares de la situación de adaptación en España. A la espera de los resultados que obtengamos cuando la finalicemos, actualmente consideramos que ya hay alrededor de un 30% de granjas españolas adaptadas a la nueva normativa, representando aproximadamente un 40% del censo nacional. También somos conocedores de que en la actualidad hay otro porcentaje de madres muy importante que está en trámites para adecuarse a la normativa del 2013. Hay que señalar que el grado de cumplimiento de la normativa varía bastante entre regiones: algunas tienen una adaptación de más del 50% del censo y otras están aún esperando para tomar la decisión de qué hacer y cómo hacerlo.


^

65 ¿Qué actuaciones está realizando Anprogapor para que los ganaderos se adapten a la normativa de bienestar animal de 2013? Desde Anprogapor somos conscientes del difuso horizonte que se plantea a partir del 2013. Es por eso por lo que actualmente nos estamos centrando en una formación directa a nuestros asociados, para que todo ganadero de porcino tenga claro qué es lo que puede hacer y qué no, en lo que se refiere a las modificaciones de las explotaciones. Con estas charlas de formación pretendemos difundir una correcta interpretación del real decreto 1135/2002 para evitar que a los ganaderos españoles se les exija más requisitos que a sus colegas europeos. En varias comunidades autónomas (las más proactivas hacia sus ganaderos de porcino), estas charlas de formación las impartimos conjuntamente con las Consejerías de Agricultura. Además, Anprogapor es codirector de un curso que comenzará a partir del año que viene en la Facultad de Veterinaria de Madrid acerca del “Bienestar animal en las producciones ganaderas” donde los estudiantes del mismo (veterinarios, estudiantes, ingenieros y profesionales del sector) obtendrán el primer Diploma en Bienestar Animal otorgado por la Universidad Complutense de Madrid. Consideramos que los futuros profesionales de los sectores ganaderos deben conocer de primera mano cómo es el modelo de producción animal de España, qué es el bienestar animal y cómo afecta a las producciones españolas. ¿Qué retos futuros tiene Anprogapor? Obviamente, los retos de futuro van muy ligados a los retos del sector porcino español. La difícil situación por la que está pasando el sector hace que todos los esfuerzos sean inútiles si no se consiguen resultados y esa es la línea de trabajo. La máxima “la unión hace la fuerza” es aplicable a casi todas las circunstancias y es ahora, en un mercado cada vez más globalizado, donde adquiere especial importancia. Hoy día los problemas y retos de los sectores ganaderos requieren contundencia al máximo nivel y por ello además de seguir trabajando con las Administraciones Central y Autonómicas, estamos fuertemente posicionados en Bruselas; somos miembros de tres grupos de trabajo del Copa-Cogeca (ostentando además la vicepresidencia primera del grupo de trabaja Salud y Bienestar Animal, so-

mos miembros de la Federación Europea de la Sanidad Animal y Seguridad Sanitaria. Además, estamos incluidos como expertos en porcino en DG Sanco y DG Agri, y el futuro es seguir adquiriendo más y más protagonismo tanto a nivel nacional como europeo para seguir defendiendo los intereses del sector porcino español. Ante los retos de la globalización que marcarán el futuro del sector, ¿qué filosofía crees que debería seguir una explotación española para ser competitiva? Una explotación debe buscar la mayor eficiencia posible; es decir, conseguir la máxima rentabilidad. Normalmente, la rentabilidad de una explotación va ligada a un incremento de producción, pero bajo mi punto de vista hay que evaluar racionalmente qué incremento de costes supone alcanzar ese lechón más que estamos buscando. Cuando ese aumento de producción no compense los costes asociados que conlleva es el momento de reflexionar si es necesario. Desde un punto de vista de la adecuación a la normativa del 2013, desde Anprogapor, estamos trabajando para establecer las “normas mínimas para la protección…” según reza el título del Real Decreto. Pero, ¿ese mero cumplimiento de las normas mínimas será suficiente para maximizar la rentabilidad de la granja? Posiblemente sí o posiblemente no. El ganadero español tiene que tener la vista puesta mucho más allá del 2013, si no tiene claro lo que debe hacer (y aun así) debe buscar asesoramiento profesional para conocer y estudiar cuál puede ser la mejor opción en su caso particular.


Entrevista Miguel Angel Higuera Pascual Anaporc Dic 11  

Entrevista Miguel Angel Higuera Pascual Anaporc Dic 11

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you