Issuu on Google+

Primera época

Nº 7

Edición especial

Conozca los cinco latifundios revertidos en la Cordillera cruceña

La revolución agraria en Bolivia cumple con los pueblos del mundo

Pág. 7

Pág. 2

El proyecto BID 1512 saneó 2,3 millones de has. en ocho meses Pág. 9


La revolución agraria en Bolivia Los Estados más pobres del mundo evitarían el despojo de sus tierras rurales y recursos naturales y el quiebre de sus frágiles sistemas democráticos ejecutando una reforma agraria integral que vincule el uso de la tierra con la soberanía alimentaria. Organismos internacionales, centros de investigación científica, decenas de ONGs, un ejército de especialistas de todas las ramas del conocimiento y movimientos sociales como la Vía Campesina, que agrupa a más de 132 organizaciones de más de 60 países, aseguran que los directos responsables del colapso económico y ambiental son la súper intensiva y contaminante agroindustria capitalista y la contra reforma agraria de mercado que descolectivizó la tierra y los bosques. Por eso desarrollaron en varios años de debates un modelo de producción agrícola alternativo administrado por el Estado que ayudaría a los países más pobres a resistir la hambruna global de dimensiones nunca antes vistas y la feroz ofensiva neocolonial de potencias económicas y cárteles agroindustriales privados. [1]

Los pueblos del mundo piden: 1. Una reforma agraria integral para redistribuir democráticamente la tierra y todos los recursos agrarios altamente concentrados, y restituir los territorios de los pueblos indígenas. 2. Políticas agrarias y reglas de comercio más justas y centradas en las personas: protección y re nacionalización de los mercados de alimentos, promoción de ciclos locales de producción y consumo. 3. Apoyo decidido a la pequeña agricultura familiar y tradicional “capaz de alimentar y enfriar el planeta”. y el derecho de los pueblos a comida, tarea esencial en lucha contra el hambre y la pobreza.

Se reconoce el territorio indígena Las naciones y pueblos indígena originario campesinos anteriores a la invasión colonial española tienen derecho al dominio ancestral sobre sus territorios, a la libre determinación, autonomía, autogobierno y a existir manteniendo su identidad cultural, creencia religiosa, espiritualidades, prácticas y costumbres y su propia cosmovisión, reconoce la nueva CPE. (Art. 293) El territorio indígena originario campesino (TIOC) es un tipo de propiedad comunitaria o colectiva indivisible, imprescriptible, inembargable, inalienable e irreversible, y exenta del pago de impuestos a la propiedad agraria. (Art. 394, III) El TIOC comprende áreas de producción, de aprovechamiento y conservación de recursos naturales, y espacios de reproducción social, espiritual y cultural. (Art. 403, II) La integralidad del TICO incluye el derecho a la tierra, al uso y aprovechamiento exclusivo de los recursos naturales renovables; a la consulta previa e informada y a la participación en los beneficios por la explotación de los recursos naturales no renovables. (Art. 403, I) El Estado reconocerá, respetará y protegerá los usos y costumbres de las comunidades, de sus autoridades locales y de las organizaciones Indígena Originaria Campesinas sobre el derecho, el manejo y la gestión sustentable del agua (Art. 374. II)

Se democratiza el acceso a la tierra La nueva CPE reconstituye el territorio indígena originario campesino, comunidades interculturales originarias, afrobolivianos y comunidades campesinas mediante la redistribución de tierras fiscales disponibles, de acuerdo con una política estatal que atienda a las realidades ecológicas y geográficas, así como a las necesidades poblacionales, sociales, culturales y económicas. (Art. 395, I) El Estado regulará el mercado de tierras, evitando la acumulación en superficies mayores a las reconocidas por la ley, así como su división en superficies menores a la establecida para la pequeña propiedad. (Art. 396, I) Se prohíbe el latifundio y la doble titulación por ser contrarios al interés colectivo y al desarrollo del país. Se entiende por latifundio la tenencia improductiva de la tierra; la tierra que no cumpla la función económica social; la explotación de la tierra que aplica un sistema de servidumbre, semiesclavitud o esclavitud en la relación laboral o la propiedad que sobrepasa la superficie máxima zonificada establecida en la ley. En ningún caso la superficie máxima podrá exceder las 5 mil hectáreas. (Art. 398)

El desarrollo rural integral sustentable fortalece la economía de los pequeños productores agropecuarios y de la economía familiar y comunitaria. (Artículo 405) El Estado protegerá y fomentará a las organizaciones económicas campesinas como alternativas solidarias y recíprocas en el área rural y urbana. (Artículos 334, 255 y 311, 6) El Estado reconocerá, respetará, protegerá, fomentará, fortalecerá y promoverá la forma de organización económica comunitaria que comprende los sistemas de producción y reproducción de la vida social, fundados en los principios y visión propios de las naciones y pueblos indígena originario y campesinos. (Artículos 47, III, 307) El Estado priorizará acciones para la significación y el respeto de las comunidades indígena originario campesinas en todas las dimensiones de su vida, (Artículo 405) y promoverá y fortalecerá las organizaciones económicas productivas rurales para que contribuyan al desarrollo económico social del país de acuerdo a su identidad cultural y productiva. (Artículo 406)

Uno de los objetivos de la forma de organización económica estatal (empresas y entidades económicas de propiedad estatal) es promover la democracia económica y el logro de la soberanía alimentaria de la población. (Art. 309) El desarrollo rural integral sustentable, fundamental en las políticas económicas del Estado, priorizará sus acciones con énfasis en la seguridad y en la soberanía alimentaria. (Artículo 405) Son objetivos de la política de desarrollo rural integral del Estado garantizar la soberanía y seguridad alimentaria, priorizando la producción y el consumo de alimentos de origen agropecuario producidos en el territorio boliviano. (Artículo 407) La negociación, suscripción y ratificación de tratados internacionales se regirá por los principios de seguridad y soberanía alimentaria para toda la población. (Artículo 255, II)

Llamado al mundo

Reforma productiva El Estado tiene la obligación de fomentar planes de asentamientos humanos para alcanzar una racional distribución demográfica y un mejor aprovechamiento de la tierra y los recursos naturales, otorgando a los nuevos asentados facilidades de acceso a la educación, salud, seguridad alimentaría y producción, en el marco del Ordenamiento Territorial del Estado y la conservación del medio ambiente. (Art. 402, 1) El Estado garantizará el desarrollo rural integral sustentable por medio de políticas, planes, programas y proyectos integrales de fomento a la producción agropecuaria, artesanal, forestal y al turismo, con el objetivo de obtener el mejor aprovechamiento, transformación, industrialización y comercialización de los recursos naturales renovables. (Artículo 406) Son objetivos del Estados y de la política de desarrollo rural integral establecer políticas de fomento y apoyo a sectores productivos agropecuarios con debilidad estructural natural (Artículo 407); apoyar a las organizaciones de economía comunitaria para que sean sujetos de crédito y accedan al financiamiento (Artículo 336); y determinar estímulos en beneficio de los pequeños y medianos productores con el objetivo de compensar las desventajas del intercambio inequitativo entre los productos agrícolas y pecuarios con el resto de la economía. (Artículo 408) Director: Juan Carlos Rojas C.

Esta publicación es una producción del Instituto Nacional de Reforma Agraria y del Viceministerio de Tierras

Nº 7 Primera época

Agricultura familiar y valoración de conocimientos indígenas

Soberanía alimentaria

Bolivia cumple con los pueblos del mundo Según la nueva Constitución Política del Estado boliviano (CPE), el Estado define soberanamente y sin condicionamientos externos sus políticas agrícolas, alimentarias y de administración de tierras para honrar el derecho a la alimentación y los demás derechos económicos, sociales y culturales de la población. Los recursos naturales son de propiedad y dominio directo, indivisible e imprescriptible del pueblo boliviano, y corresponde al Estado su administración exclusiva en función del interés colectivo y sin comprometer la soberanía sobre los recursos naturales. (Artículos 349, I y 346) La CPE prohíbe la privatización de tierras, agua, semillas, conocimientos tradicionales, plantas, animales, microorganismos y cualquier materia viva. (Artículos 255, II, 357 y 381)

El Estado facilitará el acceso a la capacitación técnica y a la tecnología, a los créditos, a la apertura de mercados y al mejoramiento de procesos productivos, y otorgará preferencias en las compras del Estado. (Artículos 334 y 255)

Coordinador: Juan de Dios Fernández

La Paz, enero de 2009 www.inra.gob.bo www.vicetierras.gov.bo

El movimiento popular boliviano convoca a gobiernos, Comité de Seguridad Alimentaria , a la FAO, a otras instituciones de Naciones Unidas, y a otros actores a comprometerse con la Revolución Agraria y la Soberanía Alimentaria en Bolivia, que garantiza el acceso y control efectivo de la tierra, el territorio y los recursos naturales y productivos para el ejercicio de los derechos humanos. Los movimientos sociales y luchadores sociales de todo el mundo tienen la oportunidad de demostrar que la revolución agraria beneficia a toda la sociedad: 1.Pone fin al éxodo masivo y forzado del campo y a las deshumanizantes e insostenibles urbes que concentran cada vez más pobreza. 2.Desarrolla la economía local, regional y nacional de manera más incluyente. 3.Liquida la agricultura intensiva de monocultivos que acapara agua y envenena la tierra y los ríos. 4.Y asegura alimentos sanos, accesibles y culturalmente apropiados para todos los ciudadanos. (MLF) [1] Foro de ONGs de la Cumbre Mundial Alimentaria (junio de 2002), Conferencia Internacional de Reforma Agraria y Desarrollo Rural (Porto Alegre, Brasil, marzo de 2006), Conferencia europea sobre el desarrollo rural (Berlín, junio de 2007), Quinto congreso internacional de Vía Campesina (Maputo, Mozambique, 16 - 23 de octubre de 2008) Editor: Unidad de Promoción Indígena y Campesina -VICEMINISTERIO DE TIERRAS (UPIC Tierra) Redactores: Vladimir Arancibia, Shirley Lara, Abad Oropeza (INRA CBBA), Marvin Alba (INRA Santa Cruz), Rilka Peralta (INRA Nacional) Unidad de Comunicación Social - INRA Diseño y diagramación: Miguel Aguilar T.


Las reformas agrarias de 1953 y de 1996 no eliminaron el germen infeccioso: el latifundio

¿Por qué el país arrastra la lacra de la servidumbre en pleno siglo XXI? Moreviti (Ore yvyty, nuestra colina o cerro), Yaiti (monte tupido), Ipati (arboleda florida), Iviyeka (tierra partida o dividida en dos partes), Itakuatía (piedra marcada o señal del límite territorial), Aguarenda (donde hay morteros para moler el maíz), Tentayapi (casa en la cima de la montaña) y Yaguapoa (donde “pujan” los tigres), entre otras áreas, fueron entre los siglos XV y XVIII la casi mítica e inexpugnable “tierra sin mal” del pueblo indígena guaraní.

La joven República de Bolivia nacida en una revolución libertaria antimonárquica y antifeudal encerró en las haciendas a los indígenas “salvajes”, “flojos” y “desidiosos” que vivían libres y con sencillez en su “tierra sin mal”, sin acumular bienes materiales ni ahorros,

Decenas de topónimos indígenas que sobreviven al paso de los siglos en la actual provincia Cordillera del departamento de Santa Cruz evidencian la importancia esencial del territorio cordillerano en la racionalidad comunitaria de los guaraníes que se proveían de agua en Irenda y de miel de abeja en Eiti; y que recogían lianas para amarrar sus cargas en Isiporenda, y paja para techar sus viviendas en Capirenda. Entre 1471 y 1525, las tropas invasoras del Inka expulsadas de la “tierra sin mal” tuvieron que construir fortalezas en Inkallaqta, Mizque, Samaypata, Pulkina, Tomina e Inkawasi a lo largo de la frontera guaraní cordillerana para contener la avanzada de los fieros kereimbas (guerreros), el principal obstáculo para la penetración española en el chaco durante la colonia. Las comunidades guaraníes sobrevivieron al paulatino asentamiento de haciendas, villas, pueblos y misiones religiosas hasta fines del siglo XVIII; pero en el siglo XIX los mineros, hacendados y ganaderos se apoderaron de sus áreas comunales de caza y de recolección de miel, y las vacas invadieron la tierra guaraní cordillerana más fértil. Unos 6.000 guerreros guaraníes al mando de Haipiguaqui-Tumpa se rebelaron contra los conquistadores que impusieron nuevas relaciones sociales expresadas en las duplas propietario/esclavo, indio/blanco, comunal/privado, vaca/maíz (Brañez, 2000-2003), pero fueron derrotados por el ejército karaí (blanco) el 28 de enero de 1892 en Kurujuki, la última gran batalla en defensa de su territorio.

mientras no paguen al patrón deudas tramposas y fraudulentas que heredaban a sus hijos. La Iglesia Católica compró 30 mil hectáreas de tierra para liberar a los indígenas empatronados entre 1993 y

Chaco, tal y como había denunciado la Televisión Española en 2004. En 2005, el gobierno de Carlos Mesa reconoció la existencia de comunidades cautivas que “trabajan por cuenta ajena, en condición de subordinación y dependencia, en labores propias de la actividad agropecuaria en espacios h i s t ó r i c a y ancestralmente ocupados por ellas, y que no tienen tierra en propiedad”. (Decreto Supremo 28159 del 17 de mayo de 2005) En 2006, la Cruz Roja Suiza y el Ministerio de Justicia identificaron al menos 10 comunidades indígenas “cautivas” (Yaiti, Yapui, Yapumbia, Recreo, Itakuatia, Huaraka, Bajo Karapari, Alto Karapari, La Colorada y Tartagalito) en 26 haciendas de Alto Parapetí.

para que curas católicos los “civilicen” y les enseñen a servir y a trabajar como siervos de la gleba. Latifundio y servidumbre en el siglo XX La reforma agraria antifeudal de 1953 prometió liquidar el latifundio y la servidumbre cuasi esclavista, pero a mediados de la década de 1970 los indígenas de la provincia Cordillera de Santa Cruz continuaban padeciendo una brutal explotación, evidenció la Iglesia Católica. A principios de los 90, representantes del Instituto Indigenista Boliviano y dirigentes guaraníes denunciaron varios casos de esclavitud, y en 1994 el periódico católico Presencia confirmó que 10 mil guaraníes sin tierra continuaban viviendo como esclavos en el chaco. Los guaraníes en servidumbre por deudas, una práctica análoga a la esclavitud tradicional, no podían dejar su trabajo o la tierra que cultivaban

En 2007, el Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas de Naciones Unidas (ONU) Rodolfo Stavenhagen halló vestigios de antiguas prácticas de dominación FOTO: Del libro “Ñande Reko” PADEP/GTZ patronal, servidumbre, 1996, y el Estado boliviano interpelado trabajos forzosos y cautiverio en algunas reconoció el derecho de los pueblos comunidades guaraníes en el chaco; y indígenas originarios a la propiedad en 2008 la CIDH de la OEA y otras de sus tierras (Constitución Política del instituciones constataron que algunos Estado de 1994), y su acceso terratenientes de la provincia Cordillera preferencial y gratuito a Tierras semi esclavizaban y azotaban como Comunitarias de Origen (TCO) (Ley ganado humano a sus peones indígenas. INRA 1715). La explotación laboral y violación de los El INRA inició el saneamiento de una derechos humanos de los guaraníes en TCO indígena en Alto Parapetí en condición de servidumbre en pleno siglo noviembre de 1997, pero una década XXI, tal vez el caso más grave de toda la después los guaraníes habían obtenido región andina, puso en evidencia una de menos del 20 por ciento de la tierra las mayores deudas históricas del que solicitaron al Estado. supuestamente “democrático y civilizado” Estado boliviano. En el nuevo siglo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la La reforma agraria “antifeudal” de 1953 Comisión Interamericana de Derechos alentó una escandalosa concentración Humanos (CIDH), la Federación de la tierra sin sentido de proporción ni Internacional de Derechos Humanos y equidad y no libró de la dependencia y la Organización Mundial contra la de la opresión a los guaraníes. La Tortura, entre otros organismos compra de tierras promovida por la internacionales, corroboraron que Iglesia Católica minimizó la lucha cientos de familias indígenas ancestral y legítima de las comunidades continuaban padeciendo servidumbre por un territorio. Y la reforma agraria en algunos rincones olvidados de las neoliberal de 1996 consolidó la provincias Cordillera, Luis Calvo, inequitativa e injusta distribución de la Hernando Siles, O'Connor y Gran tierra en el chaco.


Onofre Cerezo

“Larsen tiene luz eléctrica y nosotros vivimos a oscuras” El anciano guaraní Onofre Cerezo ha trabajado toda su vida en la hacienda Caraparicito. Desde joven trabajó con azadón y arado con bueyes, también ordeñaba y cuidaba a las vacas. Toda su vida fue peón y el patrón nunca lo ascendió. En sus más de 80 años de existencia ha visto pasar a tres patrones: Octavio Padilla, dueño de la propiedad que abarcaba desde Lagunillas hasta Gutiérrez; René Donoso y a los terratenientes actuales Ronald y Duston Larsen. Antes trabajaban y vivían en Caraparicito muchas personas de las comunidades Tasete, Itakuatía e Iviyeka, pero se fueron a vivir a otros lugares. Ronald Larsen no les dio ni un pedazo de tierra para sembrar, “más bien han salido las familias” de la hacienda, pero el anciano evita explicar por qué razón. Cerezo tiene una hija y nietos que viven en la comunidad de Moreviti, y hace dos años que no los ve. “Está llenito (Moreviti), toditos se fueron ahí, es una comunidad grande, hay una posta, escuelita, sería mejor vivir allá que aquí porque incluso ya pondrán luz”. El anciano vivía en una casa de paja y después se hizo unos cuartos dentro del predio Caraparicito; “los guaraníes construían sus viviendas y el patrón no ha hecho nada”, aunque los terrenos son de su propiedad y se han medido sólo a su nombre. En el lugar no hay luz eléctrica ni mecheros, “el Larsen tiene luz eléctrica, pero no nos da, nosotros estamos en oscuro y la velita que nos compramos no aguanta”.

Miguel Corrales

Miguel ha jurado no morir esclavo Miguel Corrales nació esclavo hace 36 años. Su madre lo parió en el suelo terroso de su choza, dentro de la parcela de media hectárea que el patrón Ernesto Chávez les dejó para una imposible subsistencia. Apenas dio sus primeros pasos, este guaraní comenzó a trabajar arreando ganado. No sabe lo que es un hospital, menos una escuela. La única vida que conoció es la de la servidumbre. Desde su "comunidad cautiva", una especie de prisión verde en la zona del Alto Parapetí, unos 300 kilómetros al sur de Santa Cruz, Miguel se ha jurado no morir esclavo. "Mis padres comían como perritos alrededor de una bandeja en el suelo donde los patrones tiraban la comida. Mi madre murió así, encarcelada y con miedo. Ya no tengo miedo a los patrones. Mi único miedo es repetir la historia de mis padres". El relato de Miguel podría ser el de cualquiera de los 77.000 guaraníes distribuidos en el chaco de los departamentos de Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija. (Publico.es)

Andrés Padilla Chico

“Trabajábamos año redondo sin aguinaldo” Andrés Padilla Chico de la comunidad Moreviti escapó de la hacienda Caraparicito, donde trabajaba año redondo, desde la 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde, sin derecho a asociarse o a organizar un sindicato y sometido a servidumbre. El patrón no cumplía las leyes laborales y pagaba un jornal por el trabajo realizado en una semana. “Trabajábamos de sol a sol, de domingo a domingo obligados por el propietario y nadie controlaba en aquellos tiempos”. También lavaba motores y si había un tiempo despachaba y acarreaba postes “hasta completar las horas y sin descanso”. Andrés no recibía aguinaldo en Navidad “porque para él (patrón) no había Navidad”. Cada tres meses le pagaban en especie, nunca en dinero. “El patrón agarraba el bono que daba a veces al año y con lo mismo que juntaba del salario regalaba en

Navidad y de paso salíamos debiendo”. Recuerda que hace mucho tiempo una mujer guaraní (Hortensia Rojas) se embarazó de Larsen cuando éste era joven, “pero ha abortado, el gringo se ha apoderado de él (feto) y se lo llevó”. Padilla sospecha que el gringo tiene varios hijos guaraníes.

Luís Rojas Padilla

Larsen dejó morir a un muchacho de 17 años Luis Rojas Padilla, trabajador de la hacienda Caraparicito, no tiene ni una hectárea de tierra. Cría sólo gallinas y patitos porque el patrón no le permite tener chanchos ni caballo… “dice que su propiedad no es comunidad”. El patrón nos le deja asistir a ninguna reunión y “más bien se molesta y a los que les ha pillado les ha dicho que les va a botar; cuanto uno quisiera ir a esas reuniones para recibir un consejo”, se lamenta. Rojas trabaja entre 11 y 12 horas diarias, el propietario redujo su sueldo varias veces y una vez le descontó 200 bolivianos por la muerte de un ternerito. Le deben por lo menos seis meses de sueldo. Hace poco que Ronald Larsen comenzó a pagar a sus trabajadores con dinero en efectivo. “Antes nos pagaba con puro víveres y ropa a cuenta y cuando hacíamos el arreglo más bien salíamos debiendo”.

Rojas recuerda que uno de sus familiares de 17 años de edad que trabajaba para los Larsen murió por falta de atención médica en 1981. “Le avisamos al patrón, pero no le importó, lo enterraron sin realizar ningún tramite de defunción en un cementerio por allá arriba, donde también están enterradas otras personas”.


Revierten latifundios para restituir el territorio histórico de indígenas semi esclavizados

El Estado devuelve Alto Parapetí a los guaraníes Algunas comunidades guaraníes viven en condición de servidumbre como consecuencia directa del despojo histórico de sus territorios. Por eso el Relator Especial Rodolfo Stavenhagen exigió al gobierno priorizar el saneamiento de las TCO indígenas en cumplimiento de la Ley y la Constitución.

En sociedades altamente inequitativas y con alta concentración de la propiedad agraria, nada es más efectivo que expropiar y revertir latifundios que no cumplen la función económico social (FES) para restituir el territorio histórico de pueblos indígenas semi esclavizados, y restringir el derecho a la propiedad privada particular con el objetivo de preservar identidades colectivas. Los predios agrarios que incumplen la FES y los latifundios que aplican un sistema de servidumbre, semiesclavitud o esclavitud en la relación laboral serán revertidos y pasarán a dominio y propiedad del pueblo boliviano. (Artículos 398 y 401, I de la nueva CPE) El Estado garantiza la propiedad agraria empresarial siempre cuando cumple la FES, es decir que emplee la tierra de forma sustentable en el desarrollo de actividades productivas, conforme a su capacidad de uso mayor, en beneficio de la sociedad, del interés colectivo y de su propietario. (Artículo 397, inciso III) No cumplen la FES los predios agrarios rurales que mantienen sistemas de peonazgo, trabajo forzoso, cautiverio, servidumbre o formas análogas contrarias al beneficio e interés colectivo. (Decreto Supremo 29802 del 19 de noviembre de 2008 y Decreto 29215 que reglamenta la ley 3545)

José Yamangay, responsable Tierra- Territorio TCO Alto Parapetí

“Esperamos cantar victoria este año con el título en la mano” Ha quedado demostrado a nivel nacional e internacional que en pleno siglo XXI existen comunidades cautivas, y que la demanda de la TCO de Alto Parapetí es un derecho legítimo del pueblo indígena, afirma José Yamangay, responsable de Tierra - Territorio de ese territorio guaraní. Lo anterior es una conquista histórica porque durante muchos años los derechos guaraníes han sido negados por las autoridades. “El nuevo gobierno representado por el viceministro de Tierras Alejandro Almaraz entendió nuestra situación y ha gestionado un trabajo conjunto con la dirección nacional del pueblo guaraní”, asegura el dirigente. A Yamangay le sorprende la actitud de muchos profesionales, políticos e intelectuales que desconocieron la ley vigente, compraron conciencias e ignoraron los derechos de los pueblos indígenas. “Políticos demagogos como Marinkovic, Costas y otros utilizaron la democracia y a los pueblos indígenas con la finalidad de seguir sometiéndolos; la prefecta de Chuquisaca Savina Cuellar vendió su conciencia siendo indígena. Quisieron acaparar los territorios indígenas y adueñarse de todo para gobernar, pero no podrán”. Según el líder indígena, los patrones se aprovecharon de los indígenas para su propio progreso, e incluso sus hijos son profesionales gracias a su trabajo en las haciendas. La novedad es que los pueblos indígenas comprendieron que llegó la hora de hacerse respetar y de exigir el estricto cumplimiento de la normativa agraria y del estado derecho para acabar con la injusticia. Yamangay opina que con la recuperación del territorio guaraní se está dando un ejemplo a los demás pueblos indígenas de Bolivia y del mundo, y espera cantar victoria este año “con el título en la mano, sin dueños ni patrones para trabajar en nuestro propio espacio”.

Juan Carlos Soria, equipo de monitoreo, control y seguimiento de las brigadas del INRA

“Llama la atención el régimen autoritario” Algunos grandes propietarios de tierras imponen un régimen autoritario y mantienen en cautiverio a familias indígenas guaraníes, confirmaron las brigadas del INRA que realizaron trabajos de campo en la provincia Cordillera de Santa Cruz, asegura Juan Carlos Soria. “Lo que más me llamó la atención fue evidenciar la existencia de un régimen autoritario por la distancia y la inaccesibilidad (de la zona)”, resalta Soria. Los indígenas en situación de cautiverio con graves limitaciones en cuanto al acceso a la tierra, a la educación, a la salud y a los servicios básicos, no pueden salir de las haciendas sin permiso del patrón. Algunos propietarios de la región admiten que en Alto Parapetí existe un régimen autoritario, a pesar de la presencia del Estado y de las brigadas del INRA, que fueron víctimas de la agresividad y oposición de algunos propietarios como Chávez y Malpartida. Se pudo evidenciar el cerco de caminos vecinales de dominio público, algunos de los cuales permanecen cerrados o restringidos, limitando el derecho a la locomoción. También se demostró que los patrones desprotegen a sus trabajadores guaraníes y los tratan de una forma infrahumana. La familia Larsen asegura que pagó a un profesor para que enseñe a los hijos de los peones de la hacienda Caraparicito, pero no presenta pruebas documentales. Soria recalca que no todos los patrones obstaculizaron el trabajo del INRA, ya que algunos propietarios proporcionaron transporte a las brigadistas para facilitar sus trabajos de campo. Es la primera vez que el Estado desplaza una cantidad importante de funcionarios para avanzar en el proceso de saneamiento, resalta Soria, pero lamenta que una vez concluido este trabajo “es como dejar desamparados a los trabajadores porque en el lugar solo existen visitas esporádicas de otras instituciones que precautelan sus derechos”.


Ganan los indígenas, pequeños y medianos propietarios con el saneamiento de la TCO Alto Parapetí El 21 de noviembre de 2008, brigadas técnicas del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) reanudaron el trabajo de saneamiento de tierras en comunidades indígenas, pequeñas y medianas propiedades y empresas agropecuarias en la provincia Cordillera del departamento de Santa Cruz.

Extensión: 157.094 hectáreas Lugar: Santa Cruz, Provincia Cordillera

Límites de la TCO Al norte: comunidades Iguasurenda, Itaimi, Tenta Piau-Lagunillas, Curupaiti y Kuruyuqui. Al sur: Río Cuevo, los predios El Piritial, Parapetí, Yaguagua y con la comunidad Santa Rosa de Cuevo. Al este: TCO Kaami. Al oeste: comunidad Santa Rosa de Cuevo, Tierra fiscal, Quebrada Itacua, Río Caraparí y el predio Santa Bárbara.

Los objetivos del saneamiento son: 1. Titular la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) de Alto Parapetí demandada por comunidades guaraníes. 2. Liberar a los indígenas sometidos a servidumbre. 3. Entregar títulos propietarios gratuitos de pequeños predios ganaderos y agrícolas de menos de 500 hectáreas de extensión que cumplen una función social. El INRA concluyó el saneamiento de los polígonos 3 y 4, de 88 mil hectáreas de extensión, donde identificó 77 propiedades. Se reconocerá los derechos de 60 pequeñas y medianas propiedades agrícolas y ganaderas, las cuales recibirán títulos de propiedad. Recibirán sus títulos siete comunidades indígenas mensuradas e integradas a la TCO Alto Parapetí. Se revertirán al Estado cinco latifundios que no cumplen FES y donde viven más de 50 familias guaraníes en condición de servidumbre.

Comunidades Guaraníes dentro de la TCO Alto Parapetí 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9.

Iviyeka: Significa tierra partida o tierra dividida en dos partes. Tasete: Montón de hormigas trabajadoras. (Muchas hormigas) Yapumbia: Donde termina la vida del hombre. Yaiti: Monte tupido. Itakuatía: Piedra marcada o escritura sobre una piedra (Ancestralmente fue un límite territorial) Huaraca: Pava de monte. Carapari: Cactus que existe en chaco y en guaraní significa Guareno. Mandiyuti: Se escribe mandyjuti que significa algodón blanco. Karaguatarenda: Lugar donde existe la Karaguata, planta silvestre similar a la

hoja de piña. El arenal: Ivikuinti significa arena. Timboirenda: Lugar de la planta timboy, planta maderable. Capirenda: Lugar donde existe paja en abundancia. Ivicuati: se escribe yvykuaty; que significa pozo y por lo general ti con dos puntos en la vocal i significa color blanco. Entonces yvycuaty significa pozo blanco. 14. Cuevo: (Ñumbite o mbui'te) Cañón o planicie ubicada en el centro de dos colinas. Según Registro de identidad del pueblo indígena u originario, datos por el VT. 10. 11. 12. 13.


Cinco latifundios revertidos

Los propietarios de 10 predios que conforman cinco unidades productivas incumplen las leyes laborales, pagan a sus trabajadores montos muy por debajo del salario mínimo nacional (algunos niños trabajan más de ocho horas diarias sin recibir salario) o les remuneran en especie (comida, coca, alcohol, ropa vieja); y les prohíben organizarse o afiliarse a un sindicato. Las comunidades, familias o personas en condición de servidumbre trabajan o sirven al propietario o titular del predio agrario en un marco de violación a los derechos fundamentales, bajo sometimiento, sin el pleno

Caraparicito I, Caraparicito II, Reserva Privada del Patrimonio Natural y Yaguapoa

consentimiento, y a cambio de un salario en especie o por debajo del mínimo nacional. El desplazamiento forzado de predios agrarios por presión psicológica, engaños o medios violentos es indicio de la existencia de relaciones servidumbrales. (DS 29802) Las familias latifundistas Larsen, Chávez y Malpartida encabezaron una violenta movilización terrateniente entre febrero y abril de 2008 en la provincia Cordillera para impedir la titulación de la TCO de Alto Parapetí. Acusan al patrón Mario Malpartida de tentativa de asesinato (Art. 8vo. con relación al 252 del Código Penal);

Huaraca - Itacay

Asociación Delictuosa (Art. 132); Resistencia a la Autoridad (Art. 159); Impedir o Estorbar el Ejercicio de Funciones (Art. 161); Amenazas (Art. 293); Robo Agravado (Art. 332); Atentado contra Dignatarios de Estado (Art. 128); Daño Calificado (Art. 358); Allanamiento de Domicilio y Sus Dependencias (Art. 298) y Sedición (Art. 123). Los cruceños que llegaron después, descendientes de croatas, turcos, Rubén Costas y los hacendados del chaco cruceño impidieron el saneamiento de retazos de tierra para los indios.

Buena Vista - Isiporenda

TIERRA FISCAL (RECORTE DE SAN ISIDRO)

POZO DEL TIGRE

COMUNIDAD HUARACA

QUIRIQUIRIGUA COMUNIDAD YAITI POZO INCAHUASI X-1

TIERRA FISCAL ÁREA 2

SANTA BÁRBARA

EL PARAISO

COMUNIDAD INDÍGENA “IBYYECA”

AYUMBIRAYTI

Extensión: 15.262,9492 hectáreas Propietarios: Duston Larsen Metenbrink y otros 29 guaraníes en situación de servidumbre. Ronald Larsen, padre de Duston y descendiente de inmigrantes daneses, llegó a Bolivia en la década de los 60 con el Cuerpo de Paz y compró el predio Caraparicito I en 1969 a la familia Donoso Trigo, descendiente de Octavio Padilla dueño de 32 haciendas, abogado y cuñado de Juana Azurduy de Padilla, según la Revista Escape, Periódico La Razón. (febrero 2007) Los Larsen adquirieron la propiedad con guaraníes que trabajaban para el anterior patrón. El norteamericano Larsen posee 57.145 hectáreas de tierra en el departamento de Santa Cruz. Carapari es un cactus del chaco.

El Recreo

Extensión: Propietarios:

10.958,6948 hectáreas Elvy Abett de Malpartida y Luis Eduardo Soriano Noriega 26 guaraníes en situación de servidumbre y trabajo forzoso.

Extensión: Propietarios

4.894,0967 hectáreas Nelson Chávez Aguilera, Luz Virginia Chávez de Gutiérrez, Julia Aguilera de Chávez, Roberto Chávez Aguilera, Juana Chávez Aguilera, Humberto Mario Chávez Aguilera, Rene Ernesto Chávez Aguilera, Alicia Chávez Aguilera, Raquel Chávez Aguilera de León. 33 guaraníes en estado de servidumbre y trabajo forzoso.

La familia Malpartida compró la tierra a Oscar Peña Sandoval. El documento de transferencia del predio incluye a guaraníes como si fueran animales de carga. Malpartida, uno de los patrones más violentos y abusivos de la zona, enjuiciado por flagelar a guaraníes en Cuevo el 13 abril y por amedrentar con armas de fuego a comunarios de Itakuatia. Acostumbra azotar a sus peones y mandar a matar a los chivos que crían para consumo familiar. Paga un salario de 300 bolivianos por un trabajo de 13 horas diarias, generalmente en medicamentos, materiales escolares, ropa y alimentos. Malpartida flageló 15 minutos al abogado Ramiro Valle y a otros indígenas el 13 de abril de 2008 en Cuevo. Huaraca: Pava de monte. Itacay: Piedra marcada o señal del límite territorial.

Roberto Chávez dice que sus padres Julia y Nolberto adquirieron la propiedad en 1940 a Seledonio Aguilera El primer propietario fue Ernesto Chávez Corcuy quien transfirió la propiedad incluyendo a las familias guaraníes. El trabajador Jesús Jarillo Toledo denunció que el propietario le amenazó con expulsarlo de la hacienda sin pagarle beneficios sociales. Isiporenda: lugar donde crece el bejuco, liana trepadora que sirve para amarrar cosas.

San Isidro

TCO - ALTO PARAPETÍ

SERRANIA INCA HUASI

HACIENDA ANDREA

RIO PARAPETÍ

Extensión: Propietarios:

1.938,4717 hectáreas Herminia Fernández de Corcuy y Aniceto Corcuy Caba. (primeros dueños) Seis personas en situación de servidumbre y trabajo forzoso.

Extensión: Propietarios:

3.790,9321 hectáreas Elide Montes de Chávez y Babil Chávez Corcuy 42 guaraníes en situación de servidumbre y trabajo forzoso.

Foto: Frontis de la hacienda Buena Vista


La siesta del yaguareté María de los Angeles Zendroni

Cuando los conquistadores europeos arribaron a estas tierras en el siglo XVI encontraron una nación en pleno auge expansivo, pero viviendo con sencillez, sin pensar en el mañana. Tal vez fue esa primera impresión de “abandono” y desinterés por la acumulación de bienes materiales, ese estilo minimalista en el subsistir y en el mostrarse, el germen del estigma que -aún en nuestros díasatraviesa el pensamiento de miles de personas: “son unos haraganes”. A ello se sumó una idiosincrasia carente de sentido del ahorro - en la cosmovisión de ese pueblo la Tierra Sin Mal provee lo necesario para cada día-, lo cual, a lo largo medio milenio, contribuyó a que la cultura guaraní fuera víctima de la explotación, la marginalidad y la pobreza extrema. Los guaraníes, profundamente creyentes en Ñamandú, único creador de todo lo que existe, vivieron siempre en armonía con la Madre Naturaleza, practicando la caza, la pesca, la recolección de frutos y, más tardíamente, la agricultura de subsistencia. Como el yaguareté (especie animal característica de la región), los guaraníes fueron reyes de las selvas subtropicales de América y, también como él, estupendos nadadores, caminantes incansables y poderosos cazadores. Los cerca de 30 mil kilómetros cuadrados de la provincia de Misiones en el extremo nordeste de Argentina albergan a casi un millón de habitantes, de los cuales poco más de cinco mil pertenecen a la Nación Mbya Guaraní, compuesta por 94 comunidades dispersas en toda la geografía provincial. El secretario del Consejo de Ancianos de la Nación Mbya Guaraní, Javier Villalba -residente del aldea Perutí, en El Alcázar, a 165 kilómetros de Posadasestima que hay 5.300 Mbya guaraníes nativos, “y alrededor mil hermanos más que vinieron y siguen viniendo de Paraguay, Brasil y hasta de Bolivia, porque en esos países sufren muchas injusticias; sobre todo en Paraguay, donde se registraron maltratos que quedaron impunes porque no los reconocen como nación originaria”. La Constitución reconoce la “preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos”, y en la provincia de Misiones el Decreto 917/2003 reconoce al Consejo de Ancianos Arandú y Guías Espirituales como “Institución Representativa de la Cultura y Religiosidad Ancestral de la Nación Mbya Guaraní”. Sin embargo, la llegada del hombre blanco vino a complicar las cosas. A veces con violencia, otras lenta y

silenciosamente. El llamado Occidente fue dejando su impronta de dominación en los más diversos órdenes, lo que se vio agravado en los últimos tiempos con el febril avance sobre los recursos naturales de la Tierra Sin Mal. “Nuestra misma manera de ser nos llevó a dejarnos avasallar durante quinientos años, porque no nos dejaban ni siquiera estudiar y por eso no estábamos en condiciones de participar en las discusiones de Estado. Pero si hubiéramos intervenido estoy seguro que cuando vinieron esos megaproyectos que terminaron destruyendo nuestro territorio, alguito por lo menos se iba a salvar”, reflexionó Javier Villalba. Los indígenas bregan por el reconocimiento del territorio de la Nación Guaraní que comprende Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Chile. Se ha planteado a diversos organismos la obtención de un documento de identidad que los reconozca como miembros de la Nación Mbya Guaraní y, de ese modo, “facilitar el tráfico fronterizo de los hermanos que, básicamente en el caso de Paraguay, quieran pasarse a Argentina y tienen demasiadas dificultades”, apuntó Villalba. Según el investigador José Bautista Flores, “el espacio geográfico de la Nación Originaria está fundamentado en la posesión territorial milenaria, donde se ejercen derechos históricos y tradicionales consagrados a través de leyes, tratados y convenios internacionales, constituyendo una uniformidad de coexistencia entre la naturaleza y los seres humanos. Los Mbya son Nación por cuanto rescatan las formas tradicionales e históricas de convivencia comunitaria y definen los marcos que los identifican con el pasado como unidad territorial, que garantiza la forma que consideren definir como modelo socioeconómico de existencia”. En su opinión, el nuevo escenario político planteado en Latinoamérica luego de la llegada al poder de Evo Morales en Bolivia, constituye de por sí una bisagra en la historia de los pueblos originarios, que los posiciona “de otra manera, con más fuerza y más esperanza, porque puede decirse que de algún modo ahora comenzamos a estar de pie”. La gestación de una nueva conciencia colectiva sin alterar su ancestral cosmovisión implica un salto sustantivo y signará sus pasos de ahora en adelante. María de los Angeles Zendroni; taller virtual Periodismo, Medios de Comunicación y Movimientos Sociales en América Latina; Portal de Estudios en Comunicación y Periodismo (PECyP)

El racismo trata de romper la Patria María Bolivia Rothe

Racismo es una actitud de desprecio hacia un semejante, solamente porque piensa diferente que uno, tiene un color de piel diferente que la de uno o simplemente, porque no se parece a uno. El racismo es hijo del odio y bastardo de la intolerancia; en nombre del racismo la humanidad ha cometido los más grandes crímenes, no olvidemos lo que pasó en la Alemania de Hitler o en el Apartheid de Sud África. Pero una cosa había sido leerlo en los libros o verlo en las películas y otra, muy diferente, sentirlo en carne propia, en tu gente, en tu pueblo, en tu tierra. El sentido de pertenencia y la carga afectiva que esto representa, parece que hacen las cosas mucho mas intolerables, porque hoy estoy rota y lo estoy, desde el 24 de mayo (2008), pero creo que no solo yo, sino todos los bolivianos y bolivianas nos hemos empezado a partir, a romper desde hace mucho tiempo ya. Desde el momento que unos cuantos han decidido que no les gusta que Bolivia sea el país de todos y no solamente de unos cuantos y entonces, como los muchos no son reconocidos por los pocos, estos poquísimos deciden atacar lo que no entienden ni conocen, intentando romper en mil pedazos la Patria, queriendo hacernos creer ahora que esta maravillosa tierra no es más que un conglomerado de pequeñas patrias, diseñadas al antojo de unos cuantos, que movidos por los intereses personales y por supuesto, económicos, apoyados por la nación más separatista del mundo como es Norteamérica, pretenden deshacernos y convertirnos en una entelequia, en tan solo una idea. Dicen que uno solo ama lo que conoce. Que bueno sería que estos poquísimos empiecen a enterarse que es Bolivia para que empiecen a amarla con todo lo que ella representa; lo que ahora pasa es que estos pocos solo conocen lo que les han enseñado en tantos años de coloniaje mental, no lo que es la Patria en realidad; por lo tanto, ignoran la realidad y presas de su ignorancia, actúan. Sin embargo, Bolivia es mucho más que rostros diversos o apellidos diversos; Bolivia es mucho más que pozos petrolíferos o gasíferos; Bolivia es la cuna de la Libertad de América; aquí, en Bolivia, se iniciaron los grandes movimientos que, en la época del coloniaje e independencia y en la época actual, han dado lugar a los cambios estructurales en Latinoamérica. Este pedazo de América cobriza, quechua, aymara, chiquitana, guaraní, este millón y algo más de kilómetros cuadrados de tierras fértiles, de llanos profundos, de valles siempre verdes y nieves eternas, no es el producto de la cabeza de Bolívar, quién la llamó su hija predilecta. Bolivia es mucho más: Es la sangre de sus hijos muertos en la Guerra de la Independencia y durante la campaña del Acre y del Chaco; es la lucha por días mejores para mujeres e indios en la Revolución Nacional de 1952; es la lucha de más de 20 años de dictaduras sangrientas donde mujeres y hombres ofrendaron sus vidas, perdieron a los que más amaban, para hacer de esta una Patria libre y digna, recuperando la democracia. Bolivia es el grito nostálgico de la quena y la dulzura de un charango; los ojos grandes de los niños y niñas descalzos del altiplano y el valle, panzones por desnutridos y parasitados; es la Patria de millones de mujeres valerosas que en la Guerra del Gas supieron que tenían una cita con la historia y valientemente, la cumplieron, aunque se les haya ido en la batalla algún hijo, algún hombre. Y Bolivia también es Sucre, es la Casa de la Libertad; es la Asamblea Constituyente donde doscientos cincuenta y cinco hombres y mujeres, de todas las clases sociales y de todas las tendencias políticas, soñaron e hicieron realidad el texto de una nueva Carta Magna que nos refleje a todos y refleje nuestra historia. Bolivia no es, no ha sido nunca y no será jamás la tierra del separatismo y la violencia; la Patria de la desunión y la ruptura; el territorio de la desolación y la guerra; Bolivia es un país de paz, no de guerra; Bolivia, mi Patria, es un territorio libre, por decisión y determinación propia; porque se ha luchado muchos años para llegar a esta nueva aurora donde Bolivia, por fin es un país incluyente, donde todas y todas tienen cabida, son dignos y soberanos, tienen voz y voto y tienen responsabilidad en la construcción conjunta de una Patria fecunda; y esto se logró por el voto también libre y soberano de más de la mitad de la población que tomó el camino de la libertad y de la democracia. Hacia allí vamos ahora, sin prisa pero sin pausa, aunque aquellos pocos que aún no han entendido que se acabó la era del pongueaje, de la esclavitud y la servidumbre, insistan por todos los medios posibles en destrozarnos utilizando el racismo y el desprecio como armas. Aunque sigan haciendo atrocidades, aunque, amparados en sus padrinos separatistas intenten hacer creer al mundo que lo que hacen es lo correcto, el mundo entero sabe que son solamente los últimos estertores de una casta decadente y deforme que no se resigna aún a comprender que la Patria también es de otros, aunque estos otros hablen otro idioma y tengan otro color de piel. Por lo tanto, resulta imprescindible ahora, levantar las voces para decirle al mundo que esta minoría debe ser exterminada de una vez y que la única manera que lo haremos, no será con palos o fusiles, será con la fuerza de nuestra verdad y de nuestra dignidad, que eso si, no podrán matar jamás, por más balas que disparen. María Bolivia Rothe es médica boliviana especialista en Salud Pública. / 20 de junio de 2008, CEPRID.


La nueva historia del saneamiento de tierras

El proyecto BID 1512 saneó 2,3 millones de hectáreas en ocho meses de labor Yakelin Rojas Hurtado, Edwin Uco Noe y Eidy Edgley

El saneamiento de la propiedad agraria ejecutado desde la aprobación de la Ley 1715 del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) en 1996 hasta el año 2005, un proceso técnico- jurídico burocrático y costoso, favoreció a un reducido grupo de propietarios que tenían posibilidades de pagar el servicio y frustró las aspiraciones de sectores sociales mayoritarios. En 2006, los pequeños propietarios agrícolas, ganaderos, campesinos e indígenas demandaron al gobierno que garantice el derecho propietario a través de un proceso de saneamiento menos burocrático, más ágil y transparente, y que beneficie a todos sin distinción de raza ni situación económica. En ese contexto se aprobaron la Ley 3545 de modificaciones a la Ley 1715 de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria, y el Proyecto BID 1512 para responder a las expectativas de la población rural boliviana, específicamente de la zona de los valles del departamento de Santa Cruz, con nuevas metodologías que agilizan el proceso de saneamiento y promueven la participación social. El Proyecto BID 1512, como parte del Programa de Saneamiento de la macro región de los Llanos del Plan Estratégico Nacional de Saneamiento y Titulación 2007 - 2013 (PENSAT) del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), trabaja desde hace 10 meses en el municipio de Mairana y desde hace cuatro meses en el municipio de Quirusillas, con la misión de disminuir la desigualdad en la tenencia y acceso a la tierra, y a la vez garantizar la seguridad jurídica sobre la propiedad agraria. Brigadas profesionales con bastante experiencia en el tema agrario recogen información técnica - jurídica en la misma comunidad donde viven los propietarios y propietarias, y han logrado avances y resultados alentadores e inéditos. El Proyecto BID 1512 tenía como objetivo inicial sanear 1,2 millones de hectáreas en un plazo de ocho meses,

sin embargo logró sanear una superficie de 2,3 millones de hectáreas (pericias de campo concluidas, georeferenciadas y en proceso de titulación) en los municipios de San Martín, Mairana, Quirusillas, Comarapa, Okinawa, Charagua (ANMI. PN.Kaa/Iya) y Paurito del departamento de Santa Cruz. El INRA identificó en los valles de Santa Cruz una superficie de 64.459 hectáreas de tierras fiscales disponibles en los cantones de Concepción y Santa Rosa de la Roca, ubicados en los municipios de Concepción y San Ignacio de Velasco de las provincias Ñuflo de Chávez y Velasco, respectivamente. Se identificó como tierra fiscal no disponible una superficie de 2,1 millones de hectáreas correspondiente a un área natural de manejo integrado ubicado en el Parque Nacional Kaa Iya. Se identificaron 134.449 hectáreas correspondientes a derechos individuales de productores con actividad agrícola y ganadera, y se emitieron 1.722 títulos ejecutoriales de propiedad agraria individuales y colectivos. Se probaron nuevas metodologías de mensura directa denominadas Estático Rápido en las zonas de Okinawa y Paurito. En Paurito, en menos de cinco días se registró información de cerca de 130 propiedades que significan un total de 410 vértices prediales, un buen rendimiento en áreas donde la topografía es llana que permitirá una cobertura mayor en las áreas objeto de saneamiento en la gestión 2009. El Proyecto BID 1512 tiene el desafío de seguir ejecutando un trabajo con eficiencia, transparencia, equidad y justicia social en beneficio de la población de los municipios de Mairana, Quirusillas y Comarapa, y en nuevas áreas en las que se tiene proyectado aplicar el nuevo procedimiento de saneamiento. El Proyecto INRA BID 1512 inició la etapa preparatoria del saneamiento en el municipio de Comarapa a solicitud

de la Central Única de Trabajadores Campesinos de la Provincia Manuel María Caballero. Según su secretario general Hugo Pinto, la organización sindical solicitó el saneamiento de predios hace más de 10 años, pero la demanda nunca fue atendida. En 2006 se establecieron polígonos para arrancar los trabajos de campo y en 2007 se confirmó el inicio del Proyecto INRA BID 1512 en el municipio. Los problemas más difíciles de resolver en el saneamiento de la propiedad agraria en la provincia Manuel María Caballero son los conflictos por colindancia en las comunidades. Lo que falta es que la gente del Proyecto INRA BID 1512 visite las comunidades para informar sobre los requisitos y actividades que se realizarán en la zona.

El nuevo procedimiento de saneamiento Howard Arroyo Camacho / Gerente de Proyecto del BID 1512

Después de la intervención del Instituto Nacional de Colonización (INC) y del Consejo Nacional de Reforma Agraria (CNRA) en 1992, y luego de la promulgación de la Ley 1715 del Servicio Nacional de Reforma Agraria (SNRA) en 1996, el Estado ha obtenido apoyo económico de distintos países amigos y entidades financieras para reorganizar el sistema de administración de tierras. Los recursos captados para iniciar procesos de saneamiento de la propiedad agraria en su mayoría fueron ejecutados a través de empresas privadas debido a los altos índices de corrupción denunciados antes de la intervención y de forma posterior a la promulgación de la Ley 1715. En este período de tiempo, varias experiencias de saneamiento tardaron mucho tiempo en dar resultados y demandaron una inversión excesivamente elevada. El INRA comienza a elaborar distintos planteamientos respecto a la forma de ejecución del saneamiento a partir de 2003, y el año 2004 se aprueba el Programa de Saneamiento de Tierras y Catastro financiado con el préstamo 1512/SF-BO del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobado mediante Ley 2883. Como resultado de las misiones del BID, se recomendó crear una gerencia de servicios y la dotación de un manual de procedimientos y un sistema de administración.

Varias gestiones que pasaron por el INRA desde 2004 no tuvieron éxito en liberar el crédito y comenzar la ejecución del programa, hasta que el actual Director Nacional del INRA Juan Carlos Rojas planteó en 2007 la elaboración y presentación del Plan Estratégico Nacional de Saneamiento y Titulación de Tierras (PENSAT) 2007 - 2013. Ese mismo año otra misión del BID autorizó la ejecución de un Plan Piloto de una duración de 10 meses con el propósito de probar los nuevos procedimientos agrarios en el marco del PENSAT y demostrar la capacidad operativa en la modalidad de ejecución directa a cargo del INRA. En junio de 2008, un informe de evaluación del BID “reconoce el esfuerzo realizado por el INRA en los últimos 10 meses y considera que la ejecución del plan propuesto puede ser viable”. Para la ejecución directa del proyecto BID 1512 a cargo del INRA se conformó una gerencia con base en la ciudad de Santa Cruz; se implementaron centros de operaciones en los lugares más cercanos a los polígonos de trabajo; la Dirección Nacional delegó responsabilidades operativas y administrativas, y se disminuyeron los filtros de control, logrando mayor participación de los actores principales del proceso. Los resultados del Plan Piloto permitieron recobrar en algunos casos la confianza de los financiadores, de

los beneficiarios y actores del proceso. Es importante rescatar el cambio de actitud del personal contratado y los procesos de capacitación impartidos a las brigadas de saneamiento, dejando atrás la vieja estructura del tradicional funcionario público que no dio resultados en la historia previa. A la fecha se tiene desplegado el proyecto piloto en siete municipios y dos centros de operación modelo en los valles cruceños, ubicados en las localidades de Mairana y Comarapa. En la gestión 2008 se cumplió con el 85% de las metas trazadas considerando que se tuvo trabajo efectivo de solo nueve meses con recursos asignados por el crédito. Los resultados de esta experiencia no reflejan aun la totalidad de la metodología programada debido a que faltan algunas variables por aplicar en propiedades medianas y empresas agropecuarias; resta completar el número de brigadas planificadas inicialmente; no se aplicaron métodos indirectos de mensura; ni se adquirieron los equipos mínimos, lo que impidió probar de forma plena la experiencia piloto. El INRA proyecta que esta experiencia servirá como base de datos en los cálculos de rendimientos por centros o por brigadas, y permitirá establecer un parámetro real de costos por hectárea, realidad topográfica y densidad predial. El uso de nuevas metodologías puede ser la respuesta a muchos problemas de planificación para encarar nuevos proyectos de saneamiento en el país.


Agilidad, transparencia y participación

Jorge Gómez

Un equipo de gerencia rector y administrador y centros operativos de trabajo ejecutan el nuevo procedimiento de saneamiento y titulación de tierras. Los centros de operaciones, el motor dentro del proceso de saneamiento, están conformados por personal técnico jurídico, administratrativo y de comunicación, que de manera conjunta y coordinada conforman las brigadas de campo y de gabinete. El proyecto cuenta a la fecha con dos centros de operación itinerantes: el primero ubicado en el municipio de Mairana, provincia Florida, y el segundo en el municipio de Comarapa, provincia Manuel María Caballero, donde los equipos técnicos y jurídicos despliegan su labor con base a tres premisas: agilidad, participación y transparencia. Las brigadas de campo instalan campamentos u oficinas temporales en las áreas de trabajo para acopiar información técnica y jurídica completa, la que luego es procesada en gabinete en el centro de operaciones. Esta metodología facilita el contacto directo con los beneficiarios, su acceso a la información sobre el estado de sus trámites en curso y la complementación de documentación. La atención es gratuita y ahorra tiempo al beneficiario. En el pasado, el demandante tenía que viajar a las capitales de departamento para cualquier reclamo, complementación o firma de documentos, dinámica que significaba una carga económica que no podía ser cubierta por la mayoría de pequeños propietarios, campesinos y dueños de parcelas pequeñas. Participación y transparencia Desde los primeros trabajos de diagnóstico, comunicadores, técnicos, jurídicos y otros funcionarios trabajan de manera coordinada con todas las organizaciones sindicales, sociales, cívicas y sus respectivas autoridades (Alcaldes, Concejales y otros) a objeto de socializar y transparentar la toma de decisiones. En cada comunidad o área intervenida se conforman controles sociales que acompañan a diario los trabajados de levantamiento de información técnica y jurídica y permiten que la población se sienta parte importante del proceso,

Mairana tendrá un catastro rural actualizado gracias al saneamiento

comprometiéndose con los resultados y sobre todo devolviendo la confianza a la institucionalidad. Así se despejan conceptos prejuiciosos que establecían que los problemas o conflictos se resolvía entre cuatro paredes o recurriendo a favores. En la actualidad, la información presentada es la más objetiva y veraz como resultado de la participación del conjunto de la comunidad a través de sus autoridades locales y representantes del control social. Cambio de actitud Los logros alcanzados a la fecha se deben, entre otros factores, a que los funcionarios del proyecto asumieron una actitud diferente a la del funcionario público común y corriente que se limita a cumplir ocho horas de trabajo y a esperar su salario cada fin de mes. Varios de los abogados, a g r i m e n s o r e s , comunicadores, agrónomos, topógrafos, administradores, choferes y serenos que trabajan en el Proyecto BID 1512 son oriundos de otras regiones o departamentos y tienen que estar mucho tiempo fuera de sus casas y lejos de su familia. Todos ellos asumen riesgos físicos como accidentes, caídas, picaduras de serpientes, enfermedades tropicales como el dengue o malaria, además de sufrir las inclemencias del tiempo. Se ha establecido como premisa la gestión por resultados, retos u objetivos de grupo e individuales, cuyo trabajo solidario rige las diferentes actividades. Todos los funcionarios, independientemente del cargo que ocupan, se encuentran habilitados para asumir cualquier tarea o actividad que sea necesaria para el logro de los objetivos del proyecto. Se erradicó la vieja práctica del “vuelva mañana” o le “falta esto”. El personal del INRA coadyuva y facilita el acceso a la información y soluciona los problemas del beneficiario, desempeñando una verdadera labor de servicio a favor de campesinos y trabajadores del área rural. Así como se garantizan los derechos a la tenencia de tierras de los demandantes, también se exige y garantiza el cumplimiento de la ley sin ningún tipo de intromisión o presión destinada romper el cumplimiento del ordenamiento jurídico vigente, venga de donde venga.

Una de las preocupaciones del Concejo Municipal de Mairana desde hace mucho tiempo era la falta de información actualizada de las propiedades agrícolas y de un catastro rural del municipio. Ahora el INRA BID 1512 entregará en bandeja el catastro rural y toda la información actualizada para que las autoridades podamos planificar el desarrollo de la región, celebra el presidente del Concejo Municipal de Mairana Darío Balderas. En Mairana se cultiva maíz, frejol, tabaco, frutas y hortalizas, el 40% de la población tiene ganado y en los últimos años ha crecido el sector avícola y porcino. La vida la población gira en torno a la tierra, afirma alcalde de este municipio Jhonny Rosales Solar. Antes de que llegue el proyecto BID 1512, en el municipio se manejaban y respetaban las minutas de transferencia de propiedades. “No hemos tenido problemas porque somos un municipio culto. Algunas empresas contactaron a comunidades y sindicatos para realizar el saneamiento, pero tengo entendido que el trabajo no prosperó”, dice el alcalde Rosales. Rosales y Balderas coinciden en que el saneamiento beneficia mucho al municipio porque da seguridad jurídica a los propietarios, y mucho más cuando lleguen los títulos que avalan y certifican el derecho propietario sobre la tierra. Entonces los productores invertirán en su tierra con la confianza de que son verdaderamente dueños de sus parcelas. Al inicio del trabajo del INRA, Rosales vio falta de coordinación y de información sobre el avance del trabajo, pero ahora los beneficiarios del municipio están conformes. Balderas destaca la labor óptima y transparente de los técnicos, cuya profesionalidad permitió evitar conflictos al interior de las comunidades. La Comisión de Desarrollo Ciudadano y Territorial del Concejo Municipal ha hecho seguimiento a las actividades realizadas, e hizo lo posible para atender los requerimientos del Proyecto y de los beneficiarios.

INRA Beneficia con 2.000 títulos a los municipios de El Torno y Mairana

El INRA entregó 205 títulos agrarios a las comunidades de Jurina y Molle Molle

En un acto público que se desarrolló en enero, el Instituto Nacional de Reforma Agraria procedió a la entrega de 2.000 títulos ejecutoriales agrarios correspondientes a los municipios El Torno y Mairana del Departamento de Santa Cruz. El Director Nacional del INRA Lic. Juan Carlos Rojas, informó que la entrega de títulos se realizó directamente a los beneficiarios campesinos, quienes a partir de ahora contarán con la necesaria seguridad jurídica sobre la tierra que trabajan. Además, de acuerdo a la normativa agraria vigente, se dispuso que en el caso de matrimonios y uniones conyugales libres o de hecho, los títulos ejecutoriales fueron emitidos a favor de ambos cónyuges, consignando el nombre de la mujer en primer lugar; ésta es una política pública que garantiza equidad en la distribución del recurso tierra. Las ventajas de contar con un título ejecutorial, son: la tenencia legal de la tierra y el control y aprovechamiento de la tierra que puede ser realizado por la misma comunidad, éste es un paso fundamental para la lucha contra la pobreza y la reivindicación de sus aspiraciones sociales y económicas, manifestó el Director.

El Instituto Nacional de Reforma Agraria INRA, en el marco de la ejecución del desafió institucional de culminar con el proceso de saneamiento hasta el año 2013, realizó la entrega de 205 títulos de propiedad agraria a las comunidades de Jurina y Molle Molle, pertenecientes al municipio de Pocona tercera sección de la provincia Carrasco del departamento de Cochabamba. Los pobladores de las comunidades de Jurina y Molle Molle expresaron su satisfacción por la visita realizada en cada una de sus comunidades. Al promediar las diez de la mañana funcionarios del INRA y dirigentes de la comunidad de Jurina se prestaron a iniciar con la entrega de títulos ejecutoríales, destacándose además la presencia masiva de mujeres que ahora son propietarias de sus tierras, haciendo cumplir de esta manera el derecho que tienen a la distribución, tenencia y aprovechamiento de la tierra. Posteriormente a primera hora de la tarde el INRA se constituyó en la Comunidad de Molle Molle donde también en presencia de dirigentes, comunarios y comunarias se hizo la entrega de los títulos de propiedad agraria.


Los vallunos de Santa Cruz participan en el saneamiento Las autoridades locales, propietarios, representantes del control social, dirigentes y bases de las comunidades que participaron directamente en todas las actividades ejecutadas por el Proyecto BID 1512 se han convertido en los pilares fundamentales del proceso del saneamiento y titulación de la propiedad agraria en los valles mesotérmicos de Santa Cruz.

y términos técnicos del trámite de titulación. La participación masiva de casi la totalidad de la población beneficiaria en cada comunidad u OTB en la presentación de informes de cierre demuestran que la institucionalidad agraria ha recuperado la confianza de la sociedad.

En talleres informativos de orientación y motivación, en trabajos de mensura, encuestas y conciliaciones, los funcionarios del Proyecto BID 1512 explican con palabras sencillas las actividades técnicas que se cumplen en el proceso de saneamiento, como por ejemplo la densificación de puntos, el manejo de aéreas de pastoreo colectivo, el ingreso de información a la base de datos

“Es un proceso rápido y se ven los resultados, hoy recibo mi plano y creo que no tardarán en entregarnos los títulos”: Magaly Piérola de la Comunidad Mendiola. “Estoy contento con la entrega de los planos y esperaremos los títulos ejecutoriales”: Hugo Saldias, corregidor y miembro del control social de la comunidad de Bella Vista.

“El saneamiento aporta al desarrollo de los productores que con un documento legal van a hacer mejoras e inversiones que beneficiarán al municipio”: Bertino Rocha de la Asociación de Regantes de Mairana (ASOREMA).

Mario Bonilla Morón, Secretario General de la Central Sindical Única de Trabajadores Campesinos de la Provincia Florida

Dina Cortés Rojas, Presidenta de la OTB de Mendiola, municipio de Mairana

Adalid Paniagua, Presidente de la OTB de la Comunidad de Venadillos

El saneamiento rápido y gratuito abrió las puertas al crédito

Hablan los beneficiados

Ahora sí sanean y titulan de forma ágil, transparente y gratuita

“Es un día especial, estoy contento y seguro porque tenemos los planos de nuestra propiedad”: Heberto Rafarachi de la Comunidad Bella Vista. “Iniciamos el saneamiento hace dos años con una empresa particular sin ningún resultado; el INRA BID 1512 ha continuado el tramite sin ningún problema y ahora tenemos los planos”: Jaime Blacutt de la Compañía Industrial de Tabacos en Mairana.

“Han tenido mucha paciencia con las personas conflictivas”

Un censo realizado este año en la provincia Florida reveló que sólo el 5% de los propietarios posee título ejecutorial otorgado por el Consejo Nacional de Reforma Agraria, ya sea por consolidación o por dotación; el 25% tiene escrituras o títulos civiles otorgados por un juez ordinario antes de 1952, y el 70% son asentamientos inmemorables heredados sin ningún papel que avale su derecho propietario, explica Mario Bonilla Morón, secretario General de la Central Sindical Única de Trabajadores Campesinos de la Provincia Florida (47 años). P. ¿Qué opina del trabajo del INRA a través del Proyecto BID 1512? R. El trabajo está solucionando el principal problema de la pobreza que es la inseguridad jurídica, y esto es una revolución para el campesino del municipio. Se ha creado el Centro Piloto de Saneamiento en Mairana y queremos que esto se irradie a toda la provincia Florida y a todo el departamento de Santa Cruz. P. ¿Qué opina del trabajo del INRA? R. Es excelente porque hacen bien las mediciones, es un trabajo gratuito e identifican tierra que no está siendo trabajada para dársela a las personas que realmente necesitan. A la gente que tiene tierra le darán títulos como dueños y poseedores legítimos. P. ¿En qué se diferencia el saneamiento de antes y el actual? R. El INRA no llegó a Mairana, vinieron empresas particulares que no hicieron bien su trabajo, más bien crearon problemas y no solucionaron los conflictos. Antes el saneamiento era muy lento y burocrático y no avanzaba. Ahora con el Proyecto BID 1512 se está realizando un trabajo con honradez y agilidad. P. ¿Cómo participó su comunidad en el proceso? R. A través del comité de gestión se realizaron reuniones y talleres donde nos explicaron el trabajo del INRA. Hemos cooperado mostrando los puntos a los técnicos y depositamos toda la confianza en ellos. Se ha dado oportunidad a las mujeres para que participen en el proceso de saneamiento.

P. ¿Qué diferencia ve entre el saneamiento anterior y el actual? R. El INRA de 1996 no saneó ni el 15% de la tierra y gastó más de 80 millones de dólares, un préstamo que a larga nosotros pagaremos con nuestros impuestos. Fue un negociado, los expedientes durmieron el sueño de los justos durante 10 años, prueba clara de la poca voluntad de los ex funcionarios del INRA. Si alguien consiguió título fue porque han metido plata por debajo del escritorio; se dotaron tierras a brasileros, hindúes y a otros extranjeros. Con el Proyecto BID 1512 hay una marcada diferencia: Se está barriendo con todo, se sanea sin diferencia de raza y sexo para que nadie se quede sin título ejecutorial, y no como antes que se saneaba a determinadas familias y personas. La diferencia es abismal porque ahora si se sanea y titula sin mayor trámite de manera ágil, transparente y gratuita. P. ¿Cómo participó su comunidad en el proceso? R. Al principio no participó el 100%, pero ahora los compañeros se están apropiando del proyecto porque se sienten tomados en cuenta, están muy animados y conformes con el trabajo.

P. ¿Qué resalta del trabajo del INRA y del Proyecto BID 1512?

P. ¿Qué es lo que más resalta usted del trabajo del INRA?

R. Desarrollan un trabajo gratuito, rápido y bien coordinado.

R. Nos permitirá obtener la titulación rápida y sin burocracia. Nos place la capacidad de solucionar problemas y la predisposición para trabajar con diferentes comunidades y organizaciones.

P. ¿Qué beneficios ha obtenido su comunidad con el saneamiento? R. Los propietarios podrán garantizarse con sus tierras para sacar microcréditos, ya que ahora contamos con un plano que indica claramente quién es el propietario, cuánto mide y quiénes son los colindantes, esto es uno de los requisitos que nos pide la cooperativa; antes no se podía porque nuestras tierras eran “tierra de nadie” y mucha gente no tenía ninguna documentación.

P. ¿El Proyecto BID 1512 dio oportunidad a que hombres y mujeres participen en el proceso? R. Cumplen la ley que establece que mujer y hombre gozan de los mismos derechos propietarios. No hace mucho era prohibido que una mujer vaya a una reunión del sindicato, pero se ha dado un cambio estructural.

“En mi comunidad cultivamos papa, tomate y tabaco, criamos ganado y de ahí sacamos leche y hacemos queso. Por eso para nosotros es importante tener el título que nos garantiza que somos dueños de nuestras parcelas”, expresa la presidenta de la OTB Mendiola Dina Cortés Rojas. P. ¿Qué opina del trabajo del INRA? R. El Proyecto BID 1512 ha hecho un trabajo profesional y serio. Destaco la dedicación de los funcionarios que han tenido mucha paciencia con aquellas personas que somos conflictivas y que nos cuesta entender algunas cosas. P. ¿Qué diferencia ve entre el saneamiento anterior y el actual? R. Las empresas particulares que vinieron a sanear cobraron muy caro y dejaron el trabajo a medias. Sin embargo, el Proyecto BID 1512 terminó de sanear toda la comunidad sin mucho trámite y sobre todo de forma gratuita. P. ¿El Proyecto BID 1512 dio oportunidad a que hombres y mujeres participen? R. Si porque en las reuniones decían que todos tienen derecho a ser propietarios de las parcelas, por eso siempre pedían la participación la mujer. Antes había mucha discriminación y los trámites eran trabajo sólo del hombre y titulaban las parcelas sólo a su nombre, ahora eso ha cambiado. P. ¿Qué beneficios ha obtenido su comunidad con el saneamiento? R. Contamos con planos de nuestras parcelas con medidas exactas, ubicación y colindancias. Se han resuelto conflictos de sobreposición, de colindancia y lo más importante es tener la seguridad de ser propietarios de nuestros terrenos. Agradezco infinitamente a los funcionarios del INRA BID 1512 porque ya no seguiremos con el miedo de que alguien nos quite nuestras parcelas.



Somos Tierra Nro 7