Page 1

Planificar la Catequesis “El Señor nos llama a vivir con Él”


1. Planificar la Catequesis La planificación en la vida de todo ser humano, es de gran importancia. Gracias a ella se pueden obtener buenos y abundantes resultado de todo aquellos que se realiza o que se quiere alcanzar. Bíblicamente, en el Antiguo Testamento, contemplamos cómo Nehemías planeó todo un itinerario para llevar a cabo la reconstrucción del templo y así realizar el proyecto de Dios. Jesús mismo, en el Evangelio de San Lucas 14,28-30 nos dice: ¿Quién de ustedes, si quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, para ver si tiene con qué terminarla? No sea que una vez puestos los cimientos, no pueda acabar y todos los que lo vean se rían de él, diciendo: "Este comenzó a edificar y no pudo terminar". La planificación didáctica en el proceso catecumenal para la Iniciación Cristiana de Adultos, se concreta en un plan definido de acciones, que constituyen una guía para conducir a los catecúmenos de una manera ordenada, progresiva y gradual a que conozcan, profundicen y vivan su fe. La planificación implica decidir y escribir anticipadamente lo que vamos a hacer, los tiempos que debemos disponer y los medios que debemos utilizar para lograr los objetivos propuestos. Una buena planificación nos ayudará a tener claridad y solidez en el mensaje que vamos a transmitir, así realizaremos mejor la tarea de la evangelización. Para desarrollar adecuadamente el itinerario de las catequesis para la Iniciación Cristiana de Adultos, es indispensable una planificación general de todo el Itinerario: etapas, encuentros, celebraciones, etc. 1.1.

Elementos para la planificación general del itinerario catecumenal

Para llevar a cabo la planificación general del itinerario de las catequesis para la Iniciación Cristiana de Adultos, debe de tomarse en cuenta lo que armoniza la vida del adulto a quien se va a dirigir este proceso. Es decir, las actividades religiosas, culturales, sociales, políticas y de distensión que están involucradas en la vida tanto del adulto como de la comunidad. Es importante que ésta planificación se realice en conjunto con el párroco o el sacerdote responsable de la comunidad y los catequistas correspondientes; ya que, es posible, que durante la planificación se tengan que tomar decisiones que sólo a ellos competen. De no ser posible, darlo a conocer a la brevedad posible para realizar los ajustes que sean pertinentes.

2


Para la planificación general del itinerario se proponen los siguientes pasos: 1. Contar con un calendario, con las siguientes características:  Que contenga todos los meses en los que se va a desarrollar el itinerario. Es indispensable cerciorarse, antes de iniciar la planificación, que corresponda realmente al tiempo que se va a planificar.  Que señale claramente los tiempos litúrgicos.  Debe contar con espacio suficiente para que se pueda anotar toda la planificación correspondiente, de manera clara y específica. 2. Señalar o anotar claramente en el calendario, todas las fechas religiosas, políticas, sociales, culturales y de distensión más significativas de la comunidad. Conviene realizar esto de manera minuciosa y ordenada, ayudados de los calendarios tanto civil, como religioso. Esto es de suma importancia ya que serán días que no se contarán para la realización de los encuentros y ayudará considerarlos para disminuir la ausencia de los catecúmenos en los encuentros. 3. Tener claro el número de encuentros, celebraciones y todas las actividades que se vayan a realizar en el proceso catecumenal 1. 4. Resaltar los días en que se llevarán a cabo los encuentros 2. 5. Contar el número de días que se disponen para la realización del itinerario, y también el número de encuentros y celebraciones que se deben realizar. Esto es importante para hacer la distribución y ajustes del tiempo que se necesite. 6. Una vez que se ubiquen los días y el tiempo con que se cuenta para la realización del Itinerario catequístico para la Iniciación Cristiana de Adultos, anotar clara, ordenada y específicamente, cada uno de los encuentros, celebraciones y actividades propias del itinerario. 7. Incluir en el programa una fecha de evaluación general del itinerario.

1

Para tener mayor claridad del itinerario, se puede ayudar del mapa visual que se encuentra en el libro del catequista en el que incluye todos los temas y el proceso de las celebraciones. 2 Es conveniente que los agentes pastorales Correspondientes hayan dialogado con anterioridad acerca del día, la hora y el lugar en que se realizarán los encuentros.

3


1.2.

Planificación de cada encuentro

Como maestros de la fe, somos instrumentos de Dios para que los catecúmenos conozcan a Jesucristo por medio del estudio de la fe, lo amen por medio de la reflexión y que este conocimiento y amor a Jesucristo los lleve a imitarlo y se conviertan en verdaderos discípulos misioneros de Jesucristo. Por eso aunque la planificación general del Itinerario para la Iniciación Cristiana de Adultos nos da una visión global del proceso, ello no es suficiente para la realización de cada uno de los encuentros; ya que no determina, las particularidades de cada uno de ellos. Pues, como ya sabemos, el proceso catecumenal está constituido por cuatro etapas y cada una de ellas tiene un matiz especial, en el que se va introduciendo de diversas formas al catecúmeno. Por ello es indispensable planificar anticipada y profundamente cada uno de los encuentros. Esto, nos ayudará a definir que ejercicios convienen realizar en el desarrollo del encuentro, qué momentos requieren de mayor dirección y reflexión, o cuales se pueden delegar a los catecúmenos. Recordemos que el Libro del Catequista cuenta con una sección previa al desarrollo del encuentro que se llama “Preparando el encuentro”. Ésta tiene como propósito ayudar al catequista a comprender el contenido central y el anuncio que hará a sus catequizandos. Es conveniente que realice los siguientes pasos: 1. Leer y ubicar cada uno de los momentos que se propone desarrollar durante el encuentro. 2. Vivir tranquila y anticipadamente el encuentro. 3. Subrayar aquello que será lo más significativo. 4. Reunir el material necesario. 5. Preparar dignamente el lugar del encuentro.

4


Planificar con anterioridad permite que el catequista:  Conozca más ampliamente el contenido del mensaje que se va a transmitir. Ya que si hubiera algún concepto, o situación desconocido tendrá tiempo para investigarlos y cerciorase del mensaje que va a comunicar 3.  Abra un espacio de encuentro personal con Jesucristo a través de la reflexión, meditación y vivencia de la Palabra de Dios. Recordemos que la catequesis no es enseñanza fría de la doctrina, sino el anuncio ante todo de una Persona, un acontecimiento, Cristo que nos ama y ha dado la vida por el Reino4.  Tenga mayor claridad del desarrollo del encuentro, mirando cada parte de él como una unidad y no como momentos aislados.  Programe el tiempo adecuado para cada momento o actividad del encuentro.  Distribuya las actividades y comisiones que se puedan delegar anticipadamente.  Tenga presente los avisos importantes que hay que comunicar.

3

Recordemos que en el libro del catecúmeno, dentro de cada encuentro, hay un apartado llamado “Para crecer en la fe” que puede ayudar a ampliar o profundizar el contenido del mensaje que se va a transmitir. 4 El Itinerario “El Señor nos llama a vivir con Él”, ofrece un apartado especial para que el Catequista pueda vivir un espacio de encuentro con Jesucristo, antes de la proclamación del mensaje.

5

Profile for INPAS

Planificar la catequesis  

Planificar la catequesis

Planificar la catequesis  

Planificar la catequesis

Profile for inpas
Advertisement