Issuu on Google+


El terreno de 50x50m con frente playa se encuentra en un nuevo fraccionamiento, poco desarrollado aún, a pocos kilómetros al norte de Puerto Escondido. Teniendo un entorno arquitectónico de construcciones masivas, urbanas, que niegan su ubicación junto al mar, el terreno cuenta con un desnivel de 2m del frente de la playa hasta el fondo. La vista a la playa está orientada al sur, el acceso al predio al norte, al oriente colinda con otro predio y al occidente con un andador común del fraccionamiento para acceder a la playa. El reglamento del fraccionamiento solo permite construir un nivel con una altura máxima de 4mts. Aquí dos parejas de viejos amigos de la universidad estadounidenses que rondan los 60, deciden concretar su proyecto para una casa de descanso, donde recibir a sus hijos, nietos y amigos y compartir con ellos su amor por las costas oaxaqueñas.


Existe un antecedente de diseño desarrollado por otra oficina, del cual se alcanzó a construir una barda perimetral y una casa para los cuidadores, proyecto que fue desechado por los clientes. Las razones; no atendía sus expectativas estéticas, concentraba el funcionamiento en un gran volumen que ocupaba casi todo el terreno y dejaba poco espacio para jardines y zonas de estar exteriores. La barda perimetral construida es completamente sólida bloqueando la vista y la circulación del aire, únicamente se interrumpe en el tramo que mira a la playa. Se encontraron al visitarlo algunas palmeras recién sembradas pero no existe ninguna vegetación original.


Con gustos y preocupaciones propios cada pareja volcó hacia el proyecto deseos y necesidades. Una de las parejas admiradora de la arquitectura de las misiones del siglo XVI, de la estética de las haciendas mexicanas, de la arquitectura colonial californiana, especialmente de la obra del arquitecto Neff Wallace. La otra pareja más preocupada por el confort, por el aspecto técnico y económico, gusta también de la arquitectura californiana, pero sobretodo rechaza la arquitectura contemporánea. Algunas de las coincidencias en sus gustos nos permitieron tomar decisiones de partido; el rechazo al adobe y las palapas, el gusto por la talavera, los arcos, la teja, la madera rústica, los pisos de piedra monocromáticos, los muebles hechos en obra, los patios, las fuentes, los espacios de reposo, los jardines con plantas tropicales y las áreas con césped donde sus nietos pudieran jugar, haciendo mucho énfasis en el mantenimiento y durabilidad de los materiales, y en la necesidad de contar con aire acondicionado y poder aislar del exterior algunas habitaciones (del calor, insectos, luz).


P A T I O

1 P OR C H

F L OODGA T E

GA R DE NS

4

2

3

K I T C HE N

5


WA L L GA R DE N

6

P OOL

MA S T E R B E DR OOMS

MA I N HOUS E

8

9

7 10 C ONT E MP L A T I ON

Los requisitos de programa incluyen, espacio para tres coches, áreas de servicio (bodega, alacena, cuarto de lavado, cuarto de máquinas), zona de visitas con tres habitaciones completas, área de tv, men's cave, zona pública con una cocina abierta, sala, comedor, área de cocina exterior, alberca, y dos villas, jardines, áreas exteriores y un cuarto de contemplación. En palabras de los propietarios la casa debe ser “Muy bonita, que te sientas bienvenido, feliz de estar ahí, no ostentosa, no debe gritar en ningún sentido, armoniosa, no atada a ninguna época en particular, que pueda volverse fuera de época, elegancia que trascienda el diseño, toques de estilo colonial, en general que tenga un ambiente cálido y muy civilizado, que envejezca con dignidad sin revelar su época, que sea, Casa Serena”


Partiendo de la existencia de la casa de los cuidadores y con la intención de liberar la mayor porción de terreno posible se decidió crear un volumen compacto paralelo a la calle de acceso, que incluyera todo el programa de servicio y zonas públicas accesorias, envolviendo a la casita existente y filtrando el fraccionamiento. A este volumen se le dio tratamiento de “claustro” con elementos característicos de la arquitectura del siglo XVI: la relación de espacios a través de patios, corredores porticados, exclusas, áreas de penumbra y predominio del macizo sobre el vano. El recorrido desde la entrada esconde lo que sucede a continuación de modo que a cada paso vas encontrando diferentes espacios cada uno con una atmósfera distinta, unos en sombra, otros apenas iluminados por ventanas abiertas al corredor y otros relacionados directamente con el patio y el microclima que este genera.


El acceso a la casa es a través de un patio que nos recibe con un árbol frondoso y un estanque que lo sombrean y refrescan, una pequeña puerta nos lleva a una exclusa sin ventanas donde la penumbra contrasta con la intensa luz del sol; al atravesarlo se descubre un pórtico de gruesos muros calados que aligeran la estructura de arcos que lo conforman dejando pasar la brisa, y por fin la vista mar.


La arcada se comunica con los diferentes espacios de la casa, la “cueva de los hombres”, un salón familiar y un patio con una fuente de piedra volcánica, rodeado de las habitaciones de visitas.


A un costado del pĂłrtico el espacio de la cocina flanqueado por muros que no tocan la cubierta se confunde con los jardines gracias a un recubrimiento de talavera con motivos vegetales diseĂąado exprofeso por la artista plĂĄstica texana, Malou Flato.


Después del pórtico, dispersos a modo de “ermitas” encontramos los volúmenes de las villas y la casa principal entre los exuberantes jardines de plantas tropicales, que esconden y revelan a cada paso la casa y sus vistas. Del lado poniente siguiendo la colindancia que da al corredor del fraccionamiento, se u b i c al ac a s ap r i n c i p a l , un amortiguador entre el exterior y las zonas más privadas del conjunto. En el espacio reglamentario contiguo aparece un jardín con plantas tupidas y frondosas que refresca el aire y da privacidad al espacio que no cuenta con cerramientos de cristal.


La piscina de suaves curvas serpentea paralela a la casa enfriando la brisa marina antes de entrar. Desde cualquier punto de la casa principal se tiene vista al mar, esto se logra bajando uno o dos escalones en cada 谩rea, quedando a un metro sobre el nivel de la playa, con el prop贸sito de darle privacidad y evitar la pleamar.


Lacubiertaquenaturalmente hubiera sido una palapa, se resolvió con madera, teja y un diseño de geometría orgánica que aligera la masividad de una cubierta tradicional de 2 o 4 aguas, esto permitió jugar con las alturas al interior según las necesidades de cada espacio y controlar el asoleamiento y las vistas. Un gran tragaluz excéntrico permite el escape del aire caliente. La estructura de vigas y tablones a modo de costillar de ballena está terminada con pintura marina color verde menta que protege la madera de la intemperie y da una sensación de frescura y ligereza.


Tomando su posición de acuerdo a las personalidades de sus habitantes, las dos villas descansan entre el jardín y la playa, protegiéndose del sol y de las miradas, como ruinas encontradas en el sitio. Su geometría con entrantes y salientes enfatiza los accesos, amplía o comprime las vistas. Bloques de piedra herméticos con aperturaspequeñas localizadas solo para ventilar o iluminar, se abren hacia terrazas semiprivadas frente al mar protegidas del sol con una enramada típica de la zona. Las villas están coronadas con formas cónicas, que permiten el escape del aire caliente y la humedad de los baños, y cubiertas habitables para disfrutar de la mejor vista.


Los interiores están adaptados cada uno a la personalidad de los usuarios; La villa del lado oriente es más hermética y compartimentada, un espacio de estar relacionado con la terraza, otro que se puede oscurecer totalmente para dormir, baños y vestidor. La otra, ubicada al centro del jardín, es un solo espacio donde dormitorio, estar, baño y vestidor fluyen en un continuo diferenciado únicamente con muros y muebles bajos y desniveles.


Los jardines de la casa, fueron diseñados para dar privacidad y frescor a cada espacio sin perder la vista al mar; Entre el pórtico y las villas la vegetación será alta y abundante: árboles frutales, palmeras, arbustos, plantas florales que decrecen a medida que se avanzan hacia la playa. Varios metros antes del límite del terreno el pasto y las plantas rastreras ceden lugar a plantas pioneras y arena existente haciendo una transición sutil hacia la playa. Del lado oriente al borde del terreno sobre la arena aparece un elemento efímero construido con madera y palma cubierto para meditar, hacer yoga o simplemente leer asilado del resto del conjunto.


I N O C E N T EC O L E C T I V O S ONORA195B, HI PODROMOCONDE S A, CUAUHT E MOC, DI S T RI T OF E DE RAL , CP06140T E L( 55)55844339 i noc ent ec ol ecv o@g ma i l . c om i s s uu. c om/ i noc ent ec ol ecv o f a c ebook . c om/ i noc ent ec ol ecv o


Casa Serena