Page 95

pertenecen a los entornos más tradicionales por ideología (el grupo de Sevilla, a quienes cualquier muestra afectiva entre varones les lleva a pensar en sexo homosexual) o por hábitat (el grupo semi-rural de Medina del Campo). En este segundo caso, la mera sugerencia de una posible demostración de afecto en público entre dos varones convoca la idea del “escándalo”, en continuidad con el altísimo grado de control social que se percibe en el ambiente:

Me apuesto el cuello, me apuesto lo que quieras, que como se liara un chico con otro chico en cualquier bar de aquí de Medina… Se entera todo el mundo. …se va enterar todo Medina a los diez minutos. Y todo el mundo hablaría de lo mismo, ¿eh? Todo el mundo diría: “Ala, no sé qué…” (RG 2 Chicas 15-16 años Medina del Campo).

La visión más tradicionalista de todas no admite aquí matices: al grupo de Sevilla parece molestarle cualquier comportamiento afectivo que no sea el esperado por el rol de género masculino. Sin embargo, los sectores más modernos del grupo de Madrid, en sus propias palabras “más acostumbrados” a ver por la calle este tipo de comportamientos, son más capaces de discriminar entre las diferentes formas de demostrar afecto. Igualmente sucede con las chicas de Medina del Campo, que sí que expresan un cierto rechazo personal ante la visión de algunas de las fotografías de chicos besándose, pero que en ningún caso rechazan en bloque toda la afectividad gay (al contrario, recuperan positivamente varias de las fotografías mostradas). Podemos así establecer una cierta jerarquía u orden en la aceptación de las muestras de afecto homosexual en público por parte de los y las jóvenes. En primer lugar, y de forma ampliamente aceptada, aparece el mero pasear de la mano: cuando se trata de dos mujeres, es un gesto común entre amigas, que pasa totalmente desapercibido; cuando son dos varones quienes pasean de la mano, la homosexualidad es ya evidente, aunque solamente “choca” o “molesta” a los sectores más tradicionalistas (así, el grupo de chicos de Sevilla apunta, ante una fotografía en la que dos varones se cogen de la mano, que “ los chicos como mucho se dan un abrazo o se chocan la mano, pero tocarse las manos así… ”). Entre los/as jóvenes de las grandes ciudades existe, parecería, una tolerancia hacia este gesto, más allá de que sea comprendido o no como un índice de homosexualidad.

[Ante una imagen de dos chicos en un portal que se cogen de la mano, como si estuvieran despidiéndose] Esa foto así yo no lo veo homosexual. ESO NO LO VES HOMOSEXUAL.

94

ESTUDIOS

Profile for Instituto de la Juventud de España

El respeto a la diversidad sexual entre jóvenes y adolescentes  

Edición Injuve 2010. Una aproximación cualitativa. CIMOP. Equipo de investigación: Pablo Santoro, Concha Gabriel y Fernando Conde (Sociólogo...

El respeto a la diversidad sexual entre jóvenes y adolescentes  

Edición Injuve 2010. Una aproximación cualitativa. CIMOP. Equipo de investigación: Pablo Santoro, Concha Gabriel y Fernando Conde (Sociólogo...

Profile for injuve
Advertisement