Issuu on Google+

LOS HIJOS DE LA MINA JAIRO VELOZA GONZALEZ


LOS HIJOS DE LA MINA

Este libro fue terminado de editar el 13 de enero de 2.013 en los Talleres Gráficos ORION S.A. Agradecimientos especiales a: EMTRA FUNZA. DR. NESTOR BERNAL VERGARA. Diagramación: Talleres Gráficos ORION. Corrección y Ortografía: José Suescun. Fotografía: D.R.A. Funza – Cundinamarca – Colombia Enero de 2.013

2


LOS HIJOS DE LA MINA

隆Dedicado a Roberto Vergara, Mi gran amigo, Quien muri贸 en su ley, Buscando esmeraldas!.

3


LOS HIJOS DE LA MINA

AGRADECIMIENTOS

A Jorge Enrique Machuca Lopez, EMTRA Funza y su gerente Bibiana Pinilla, por el apoyo incondicional para la publicaci贸n de esta obra.

4


LOS HIJOS DE LA MINA

A Nestor Bernal Vergara, Leito y su familia

5


LOS HIJOS DE LA MINA

F

ue en una noche de diciembre, estando en la provincia de Rionegro en Cundinamarca, cuando iniciara a escribir esta obra y la cual relata la historia real de un hombre sencillo y particular, que fue amo y dios, señor de las minas y las esmeraldas, quien en su vertiginoso ascenso logro conquistar lo imposible, pero con el infortunio de hacer enemigos que no les interesaba tener un competidor que luego lo hicieron derrumbar!. ¡Inicia su historia al ver morir a su madre en medio de un hogar pobre, sin padre y con la separación de sus hermanos que fueron subastados al mejor postor, cuenta con la mala fortuna de que nadie lo quiere adoptar, es llevado al internado donde escucha por primera vez de las esmeraldas y de lo valiosas que son, allí fija su amor por ellas y sin conocerlas, se propone ser un gran minero, luego de un incidente, escapa del internado y en su aventura recorre muchos lugares, todos ellos lo empujan a las minas, conoce gente y situaciones peligrosas, finalmente un error lo lleva a huir de nuevo y a convertirse en un criminal, se refugia en las minas donde conoce más del trabajo y se convierte en uno de los mejores mineros y a la postre en uno de los grandes esmeralderos, al final se involucra en una guerra por el poder y dominio de las tierras y las minas, edifica un gran emporio, el cual enfrenta a sus peores enemigos, pero el fantasma de un viejo enemigo le cobra muy caro la partida!.

6


LOS HIJOS DE LA MINA

CAPITULO UNICO

N

-“! o tendría más de siete años ,cuando mi padre nos abandono a nuestra suerte ,yo era el mayor de tres hermanos, apenas y uno de ellos estaba en los brazos de mi madre, el otro estaba aprendiendo a caminar, mi madre también era muy niña, una juventud que se vio truncada por el fracaso, atormentada por un esposo irresponsable que humillo su belleza con los golpes y las malas palabras, una niñez que se vio marchita a muy temprana edad por una grave enfermedad, la cual por falta de dinero, jamás pudo ser tratada!”. -¡Mi madrecita se ganaba la vida, lavando ropas ajenas a las familias adineradas del pueblo, las cuales le pagaban muy poco y con unas cuantas monedas debía de sostener a sus hijos, por eso desde muy joven entendí que el pobre debe ganarse la vida a muy temprana edad y para lograr ello, hay que dejar a un lado, los sueños y las fantasías que un niño y un adolecente tanto desean!. -¡Tal y como mis abuelos, nací y crecí en Yacopi, un pequeño pueblo de tierra caliente, de casas pequeñitas y tejas de zinc, de gentes buenas y humildes, pero también de gentes poderosas; un pueblo agricultor y ganadero, rodeado de montañas virginales que guardan orgullosas, millones de tesoros naturales! -¡Desde muy pequeño tuve que trabajar en todo tipo de labores, desde ayudante en los almacenes de café,

7


LOS HIJOS DE LA MINA

auxiliar de las flotas que llegan al pueblo procedentes de Bogotá, me toco arrear ganado por grandes distancias sosteniendo con dificultad el rejo y el garabato, soy de origen campesino, de casta valiente y trabajadora, jamás deje de ganar dinero para comprar la comida y la poca medicina que podía dar a mi madrecita, debido a que era el mayor de la camada y a mi prematura responsabilidad, debí dedicarme a trabajar y dejar para siempre los juegos, las rondas y la escuela, de la noche a la mañana me convertí en el hombre de la casa, en el padre de mis hermanos dejando para siempre los sueños y las ocasionales picardías que un niño a mi edad suele realizar inocentemente para no darle mal ejemplo a ellos!. -“! A pesar de que nací en el campo, junto a la vereda de “Alto de Cañas” vivimos la mayor parte en el pueblo nuevo (casco urbano central actual) ya que el primer caserío fue destruid por un bombardeo ordenado por un presidente conservador de la época por ser este pueblo liberal y que según a las versiones de los antiguos, este presidente afirmaba que YACOPI era el santuario de las guerrillas y la chusma liberal!”. !Pese a que debí de madurar de forma extrema, conocí amigos mucho mayores que yo, quienes guardaban cierto respeto por mi y que se debía a mi padre, quien tenía fama de hombre bandolero y arriesgado y cuyo nombre había transcendido los límites del pueblo, pues desde muy joven se dedico a trabajar en las minas de Boyacá,

8


LOS HIJOS DE LA MINA

gracias a sus hazañas gano la confianza de los grandes patrones y se convirtió en “el pájaro de confianza” de estos magnates, luego ascendió a jefe de seguridad convirtiéndose en la mano derecha de uno de ellos; mi padre no fue un niño muy normal que digamos, pues a tan corta edad, hacia cosas de muchacho grande que desafiaban la conciencia humana y aunque yo no creía o tal vez si, sabia en el fondo, que yo sería igual a mi padre, mi padre era un hombre maduro de aproximadamente cuarenta años, alto, fornido, de tez morena, de bigote fino, pelo y ojos negros, con pinta de galán y de excelso músico, que le valió el apodo del “ruiseñor del Rio negro” y por supuesto “el ruiseñor de las mujeres” pues era muy asediado por ellas y podía darse el lujo de conquistar a cualquier mujer que se le cruzara por el camino, en especial a las hermosas jovencitas como mi madre, quien a la edad de quince años se enamoro perdidamente de mi padre, sin saber lo que el futuro junto a él, le depararía!; -¡a mi padre lo recuerdo poco, pues permaneció siempre metido en las minas y aunque jamás logro ganar una fortuna parar cambiar nuestras vidas, ya que según mi madre, siempre que mi padre se “enguacaba”, todo lo que ganaba era para las “mozas” y ello la entristecía y en ocasiones la alteraba, cambiándole el genio y tomándola contra nosotros, pero pese a todo lo anterior y a lo mal que la pasaba junto con el sinvergüenza de mi padre, siempre fue una excelente madre!.

9


LOS HIJOS DE LA MINA

¡Mi abuelo al que poco conocí, porque yo apenas era un niño cuando fue asesinado por la guerrilla (no por buena gente lo pelaron: decía la gente) pues él se había convertido en uno de los gamonales más poderosos del pueblo y apenas supo que su hija había quedado embarazada por uno de los muchachos de la “perramenta” ( los vagos) del pueblo, echo a mi madre de la casa sin nada más que la ropita que llevaba encima!; ¡siendo apenas una niña, tuvo que sufrir todo tipo de tormento y vivir junto a un hombre (mi padre) quien de responsabilidad solo lo citaba la cedula, un hombre que desde que anochecía hasta que amanecía no paraba de jugar cartas, domino, billar y los gallos finos de pelea y cuando estaba le pegaba a la suerte, algo de ese dinero llegaba a la casa pero el resto tenía como destino las otras casas de sus concubinas, pero cuando perdía, su hombría se arrastraba como culebra humillada, llegando ebrio y directo a golpear a mi madre, sin importar que ella estuviera embarazada, de esa forma mi madre soporto los maltratos, las humillaciones y las cientos de golpizas, la mayoría de ellas, la llevaron a visitar el puesto de salud sin encontrar remedio alguno a sus moretones y du afligido corazón; a sus 23 años parecía un cadáver ambulante (dejaba de comer por darnos a nosotros); se sobrepuso a su enfermedad (aparentemente) y como pudo trabajo juiciosa en lo que le saliera, desde aporrear potreros, alquilarse en extenuantes rocerías en el campo y el monte, vender guarapo y tinto en la plaza y en cualquier “chichería” de mala muerte y muchas cosas

10


LOS HIJOS DE LA MINA

más que no recuerdo y todo para no dejarnos morir de hambre; jamás nos descuido y aunque nunca nos hablo con cariño y jamás expreso su ternura juvenil con caricias, siempre la respetamos y aprendimos todo lo bueno de ella y pese a las décadas efímeras del tiempo, jamás la he olvidado!. -“!Cuando mi padre se marcho de la casa, en busca de supuestas oportunidades, mi madre sabía que era solo una mentira y que su partida era solo por cortejar a la hija de un patrón suyo, cuyo dinero era incalculable como las arcas de un banco usurero y que de seguro seria heredado por esa pobre muchacha, la cual sufriría el mismo destino de mi madre, trato de disimular su tristeza con nosotros pero yo sabía que mi padre jamás regresaría (al cabo que ni falta hacia) y debí consolar con sus días y noches a mi podre madre destrozada!”. -¡Una tarde llegue a la casa y encontré a mi hermano abrazado a mi mama, entendí que algo no andaba bien, me acerque un poco mas y vi que mi madre estaba agonizando, en sus ojitos se reflejaba la tristeza infinita que solo sufren las almas en pena, aquellos ojitos dejaban escapar el ultimo fulgor, un brillo pálido convertido en inocencia y que solo el amor puede descifrar, aquellos ojitos casi juveniles que me parieron , esos mismos ojitos que a regañadientes me criaron y que ahora me dejaban a la mitad del camino, esos mismos ojitos verdes que me miraron débiles tratando de robar el ultimo lastro de mi

11


LOS HIJOS DE LA MINA

luz, antecediéndose a un oscuro final en el mas allá; junto a mis hermanos vi partir a una mujer joven, a mi madre santa y que al igual que nosotros, le falto mucho por vivir, allí en aquel ranchito pobre permanecimos junto a ella por mucho tiempo, hasta que mi madrina doña Emperatriz de Chávez llego y de inmediato aviso a los vecinos, al cura y hasta el alcalde quien era su esposo, sobre la particular calamidad que sacudía a nuestra familia. Esa noche nos llevo a su casa, nos dio comida y aunque era deliciosa y llevamos varios días que no probábamos la carne y el arroz, no tomamos bocado alguno, luego quiso son sus caricias consolarnos, pero apenas y podían sus suaves manos alentar un poco el recuerdo de las manos curtidas de mi madre; con un profundo sentimiento (el primero y el ultimo) mi madrina me dijo que lamentaba mucho lo sucedido pero que no podía hacerse cargo de nosotros, ya que esa era la obligación de mi padre y haría todo lo posible por ubicarlo aunque en el fondo lo hacía por evitar gastar unos cuantos pesitos temiendo que se le acabara la gran fortuna que había hecho su marido en la pobre alcaldía, así pues mi madrina llamo al pueblo de Pacho para dar aviso a la autoridad competente encargada de la protección de la niñez, (que vaina esta, en donde quedan los supuestos compromisos adquiridos en la pila del bautismo)!. -¡Creo que no fueron las lágrimas más amargas que derramaba mi alma, llore tanto junto a mis hermanos que

12


LOS HIJOS DE LA MINA

no tuvimos como después llorar, en cuanto a mi hermano (el más pequeño) aun no entendía del todo lo que nos sucedía y mi hermano y yo tratábamos de disimular nuestro dolor para que el menor no sospechara que nuestra madre había partido para siempre! -¡En vano los vecinos trataron de hallar algún familiar para evitar que nos enviaran a ese lugar en Pacho pero también les fue imposible hallar alguno; antes del funeral, mi madrina ya había concertado con el hogar de bienestar infantil para que nos recogieran y nos llevaran a dicho internado, no importaron las exequias y las dolorosas lagrimas de despedida de nosotros, ya que ese mismo día nos llevaron directo a Pacho, nos echaron como perros en un camión y sin más que lo que llevamos puesto, dejamos atrás a nuestra madre y al pueblo que nos vio nacer!. -¡Cuatro meses de estar recluidos como los peores criminales en aquel lúgubre lugar, una pareja de esposos mayores venidos de la capital (Bogotá) legalizaban ante un juzgado, la adopción de mi hermano más pequeño, no importo el sufrimiento y nuestra sangre, nos separaron para siempre como “cerdos sutes y volantones”, ni siquiera nos dejaron despedirnos, dejando a mí hermano y a mi, completamente solos y con una familia a medias! - ¡en el internado pasamos siete meses aproximadamente, en los cuales poco hablamos y poco compartimos, convirtiéndonos en unos niños fríos y de pocos sentimientos; días después una pareja de “gringos” habían adoptado a mi otro hermano y al igual que al otro,

13


LOS HIJOS DE LA MINA

tampoco no me dejaron verlo, dejándome para siempre sumergido en un lugar lúgubre y vacio, sin madre y sin hermanos¡. -¡Unas semanas después hice un amigo y el cual se llamaba Carlos Bolaños y quien era oriundo de Tudela (un caserío muy cerca de Quipama Boyacá) y quien al igual que yo, había quedado huérfano debido a la guerra entre la gente de Pacho y los “Quipameros”, su compañía fue vital para sobrevivir en ese lugar, logre sonreír así fuera prematuramente y olvide en segundos mi triste pasado, aprendí tanto de Bolaños que sin conocer una piedra de carbón, aprendí todo lo suficiente sobre las minas de esmeraldas y que marcaria el rumbo de mi vida!; -¡me narro con lujo de detalles, todas y cada una de las anécdotas de su padre en busca de las piedras verdes, me hablo tanto de ellas que sembré en mi corazón el anhelo de poseerlas algún día (ya que mi amigo me decía que con una de ellas podría comprar el mundo si yo quisiera) fue tal mi enamoramiento y mi capricho por ellas, que noche y día solo pensaba en ellas, así jamás en mi vida hubiera visto alguna!; -¡apenas y con siete años quería hacer lo imposible por hallar una piedra de estas y con ella vengarme de todos los que me hicieron daño, según Bolaños, el poder que daba estas piedras era magnifico e inmenso, entonces comprendí porque mi padre amaba tanto la vida en las minas, donde podía conseguir lo que quisiera sin tanto esfuerzo, incluso el amor de las más bellas mujeres!. -¡No había duda que en tan poco tiempo había encontrado

14


LOS HIJOS DE LA MINA

un instante para soñar y al menos para jugar junto a esta niño en una supuesta mina de esmeraldas, olvidando tanto sufrimiento que me tenia atormentado; al cabo de unos meses, los abuelos maternos de Bolañitos, lo llevaron lejos del internado para un pueblo llamado Caucasia, a la fecha de hoy nunca volví a saber de él!. -“!Como consecuencia a los maltratos que recibí en el internado planee durante semanas con sus días y sus noches como escapar del internado, cientos de ideas llegaron, muchas de ellas confusas que me volvían loco por la complejidad de las mismas, hasta que un día, un maestro llamado Agapito (que de tierno solo tiene el nombre) me agarro robando un pedazo de pan, “medio una pela” que aún conservo algunas de las cicatrices que me dejo la rama de café que cargaba el ancianito, fue tal el castigo que me dejo tendido en el suelo semi inconsciente, fui llevado por una monja a la enfermería donde me cuido por varios días, una vez me recupere regrese a la rutina del internado, ante mi negativa de no regresar y estando en la huerta, vi de lejos al viejo profesor Agapito, enseñando a regañadientes como sembrar verduras, entonces sin vacilar y ante el descuido de la monja, tome el cabo de un azadón a dos manos, camine hacia él y con la respiración agitada alcé el cabo y como bate de beisbol, impacte el cuerpo delgado de aquel hombrecito y semejando a un muñeco de trapo cayó sin sentido al piso, luego se revolcó del dolor (agradezca que no le di con el filo del azadón) yo corrí apurado hacia los

15


LOS HIJOS DE LA MINA

dormitorios para encerrarme, minutos después los profesores, el director y hasta la misma monjita trataban de tumbar la puerta y así poder entre todos como decía la hermanita, quitarme el diablo de encima a punta de palo y rejo!”. -¡Luego de otro castigo y de enviarme al cuarto oscuro, a donde según los niños y los maestros, moraba un perverso espíritu que asustaba a los niños malos como yo, pero que finalmente pude constatar que el único que asustaba era yo, finalmente el profesor Agapito, jamás regreso al internado y quien va a regresar con semejante garrotazo, decidí entonces bajo el amparo de la oscuridad escapar veloz por entre el monte, corrí tanto que creo que fueron más de ocho horas de estar corriendo sin parar, escapando a cualquier dirección sin rumbo fijo pero con un solo objetivo marcado en mi cabeza, llegar a mi pueblo y estar en mi casa cerca de la tumba de mi madre y allí poder descansar, así fuera en su regazo de concreto. Llegue a la inspección de “Pasuncha” y fue tal mi temor de que alguien me viera y me delatara con los profesores del internado, que me escondí entre las montañas y permanecí agazapado durante varios días, comiendo naranjas, guayabas y nacumas y otras cosas más, que por horribles prefiero no recordar; mi travesía por el monte fue dura y jamás la olvidare, pues sin estar enseñado a estar en el, aprendí de forma rápida, todos los resabios para vivir tranquilo en esta manigua andina, pues en el monte como en este mundo solo sobrevive el más fuerte,

16


LOS HIJOS DE LA MINA

el más inteligente ,el más ágil y por supuesto el más “verraco” como yo!. !Si no estoy mal, creo que ande por media provincia de Rionegro, hasta que el hambre y una culebra coral me sacaron de las entrañas del monte, había llegado a “Mataderramo” donde un viejecito llamado Camilo Flores y que tenia la única tiendecita a varios kilómetros a la redonda, me dio de tomar algo y hasta me hospedo en su casa por espacio de seis días, procuraba no salir para que nadie se enterara de mi presencia, incluso le dije al anciano que venía de Bogotá pero este no me creía, retribuí con trabajo su gentil hospitalidad, pero debía de regresar pronto, así que muy de madrugada, salí cuesta arriba por la carretera destapada hacia san Antonio de Aguilera, siguiendo con cuidado las indicaciones del anciano, según sus señas debía de seguir derecho por este caserío hasta encontrar una “ye” donde debía tomar a la derecha hacia una vereda llamada “Suaraz” y de ahí hasta “Ibama” y de ese punto tomando por atajos por varias horas hasta llegar al pueblo de Yacopi (eso hágale mijo, que el camino lo lleva: decía el viejito)¡bastante sencillo….cierto!, pero por seguir mis propias conjeturas y en vez de tomar la bifurcación seguí derecho hasta un caserío llamado “Los Terminos” anduve solitario sin encontrar a nadie, ni siquiera un rancho halle sobre la carretera y les juro que sentí miedo, mucho temor, pues en la inmensa maraña de montañas y monte, sentí la más absoluta soledad y eso me hizo llorar bastante, hasta que

17


LOS HIJOS DE LA MINA

me encontré con un señor “Pedro Moreno” quien arreaba varias reces, las cuales entraron en un potrero ajeno, allí el hombre me pidió el favor de atajarlas, luego le ayude a llevarlas hasta su finca, donde me dieron almuerzo y fiambre para el camino más cincuenta pesos para los imprevistos. Camine toda la noche hasta el cruce de los chamuscados y luego hasta Topaipi y como si esto fuera poco, la lluvia me atrapo empapado por completo mi ropa y mi conciencia, apenas y podía caminar, llegue hasta el pueblo de Topaipi, donde no había ni un alma en pena, tan solo se escuchaba el ladrido frenético de los perros que anunciaban mi llegada, por desgracia pase justo al frente del cuartel de la policía, donde un agente me detuvo, de inmediato el comandante de guardia me interroga sobre el lugar donde venía (no era para menos pero la guerrilla estaba por todas partes y eso no dejaba dormir tranquila a la autoridad), allí pese al susto de regresar al internado y como acción de supervivencia les invente una excusa, -! vengo de Términos y voy para donde mi tío! desafortunadamente el policía poco me creyó, entonces al primer descuido me volé del cuartel por entre una calle arriba y corrí tanto que una decena de perros me venían oliendo los pedos, creo que todo el mundo en aquel pueblecito se despertó asustado (de seguro creyeron que la guerrilla se les había metido al pueblo)!.

18


LOS HIJOS DE LA MINA

¡De nuevo camine por entre el monte y luego por extravíos, llegue a una carretera, que estaba más oscura que mi conciencia y sin exagerar creo que ningún “guapo” se atrevería a pasar por allí, (hasta el mismo diablo no cruzaría por este lugar por no tener un susto que recordar) lo único que hice fue rezar, me encomendé tanto al alma de mi mamita que los terribles truenos me alumbraban el camino y vaya camino, donde el peligro acecha a cada paso en especial en los abismos por el cual yo desfilaba sin darme cuenta!; ¡llegue a un rancho que tenía un gran patio cubierto, allí me arrunche junto a las paredes de madera y a las seis en punto de la mañana, la voz de un hombre me despertó, era el dueño de la casa quien se sorprendió de verme ahí sentado, empapado y con cuatro perros enormes “arrunchados” junto a mi ;el buen hombre me dio tinto y “aguacaldo” luego me hizo tontas preguntas que no supe que responder, su esposa me quito las ropas aun húmedas y hasta en una bolsa me empaco comida y una botella de guarapo!. !Continúe con mi camino y durante dos horas anduve solitario, pase por una vereda llamada “Papatas” y otros lugares más que no recuerdo, hasta que llegue a un caserío conocido como “el Naranjal” un pueblito del cual mi madre me hablaba mucho, pues mis abuelos era de allí, además su territorio servía de límite entre Topaipi y Yacopi, sentía mucha alegría, pues había llegado a mi pueblo; desde allí y con la seguridad de estar cerca, camine acelerado por la empinada cuesta y fue en la vereda de Chirripay, la misma que mi padre hacía

19


LOS HIJOS DE LA MINA

referencia a un señor de Bogotá quien sacaba grandes cantidades de esmeraldas. Permanecí inmóvil descansando del largo viaje, cuando un viejo de apellido Triana paso a mi lado halando un caballo, -¿que anda haciendo por acá muchachito? me pregunto, -¡voy para mi casa en el pueblo!, -¿luego de quién es usted hijo?, -¡de Leonel Vergara¡ conteste, el viejo sorprendido pregunta de nuevo -¿usted es hijo de Él?, -¡qué cosas tiene la vida¡ exclama el anciano, -¿por qué? pregunte de nuevo, -¡él es primo mío por parte del abuelo¡ -¿de verdad? pregunte asombrado, luego el viejo se sentó junto a mí, sacando de su mochila, una botella con guarapo. -¿Qué es de la vida del primo, hace mucho rato que no lo veo?, dialogamos amenamente, le conté cada detalle de mi triste historia, al filo de las tres de la tarde, el supuesto primo me invita a su casa a comer algo, allí me pide le ayude a coger el café pues se está perdiendo la cosecha. -¡de esta manera comencé a trabajar en la finca del viejo, con una paga que por cierto era irrisoria y por qué no “negrera” por no decir más…!, al comienzo todo fue normal, un hombre viejo y solitario con mas plata que la “caja agraria” y las arcas de la alcaldía y aunque ustedes no me crean, este viejecito millonario era más tacaño que

20


LOS HIJOS DE LA MINA

mula tenida en “bajada” pues vestía muy humilde y además comía como mendigo, en pocas palabras este hombre era tacaño consigo mismo, (como si alguno de nosotros después de muerto, lo enterraran con trasteo y plata) tenía mucho dinero, tanto dinero que era dueño de la mitad del pueblo, con tanto ganado como para surtir la despensa de Bogotá durante muchos años, tenía tanto dinero que este viejecito jamás supo cuánto dinero tenia y era tal su salud, que estaba mejor que cualquier muchacho de veinte años aunque en ocasiones se hacia el sordo cuando le pedían prestado dinero!. !Trabaje en la finca durante veinte meses, bajo una extenuante rutina que atropellaba mis derechos, pues me levantaba a las cinco de la mañana, prendía el fogón de leña, preparaba el tinto y el caldo, luego tenía que darle de comer a las gallinas, los cerdos y ordenar a más de veinte vacas gordas y ariscas, luego llevaba la leche en bestia a mas de dos horas de camino a donde una señora Concha que preparaba queso para vender en Bogotá; en dicha rutina siempre debía pasar junto a una mina de esmeraldas, allí me detenía a observar a decenas de hombres trabajando y un tanto más con armas de fuego, custodiando los alrededores de la mina de “Chirripay”, en varias ocasiones veía desfilar lujosas camionetas llevando dinero y poder, desde lo alto de un puente observaba el agite convulsionado de ese lugar y recordé a mi amigo y todas las palabras maravillosas que describían a una esmeralda, fue allí donde empecé a interesarme por la minería, un riesgo y un arte manual de

21


LOS HIJOS DE LA MINA

muchos sacrificios y peligros, de extraer de las mismas entrañas, los tesoros más exquisitos jamás obtenidos!. -¡Llevaba seis meses de estar con don Triana y mi presencia en el lugar fue bien vista por la gente de la vereda y los de la mina, (pues que problema puede causar un niño de once años) por el contrario muchos de ellos, me confiaron sus mandados y encomiendas, pero fue un doce de octubre de 1985, que llevando la leche a la quesería me encontré a tres hombres tomando guarapo, los salude cordialmente, ellos hicieron lo mismo y hasta me dieron guarapo y yo a cambio les di a cada uno, una arepa de mi desayuno, me hablaron entusiasmados del trabajo en la mina y que muy pronto, en cualquier momento y si Dios y la suerte lo permitía, se “enguacarian” les preste tanta atención que olvide llevar la leche, pronto llego la señora Concha y allí me reclamo airadamente por el retraso, me halo del brazo y me llevo con regaños a su casa, -¡ niño no se meta con esa gente, ellos son malos y no les importa nada, ni siquiera un niño, deje a esos hombres quietos, que culebra que esta quieta, no pica! Entonces deje de pasar por la mina por algunos días pero más pudo la curiosidad y de nuevo estaba reunido con los mineros, en el fondo solo quería saber más de las minas y de las amadas esmeraldas, así en ese momento jamás hubiera conocido una! Ese mismo día y de regreso a la finca, vi algo extraño como si se tratase del diablo, se trataba de un hombre lúgubre seguido muy de cerca por quince hombres, todos ellos armados con escopetas, fusiles y machetas, de inmediato

22


LOS HIJOS DE LA MINA

me hice a un lado del camino, para que ellos pudieran pasar, observe con detenimiento al misterioso hombre, quien no me quito la mirada, recuerdo que era de baja estatura, de tez morena, lampiño, de aproximadamente cuarenta años y quien usaba sombrero, cotizas y ruana (en semejante calor) me quede inmóvil, apenas y podía mover los ojos, salude tímidamente pero ninguno me respondió, hasta que por fin los hombres se perdieron en la maleza y pude aflojar un poco las patas y el culo que los tenia paralizados!. -“!Pese a que viví en Yacopi, jamás escuche alguna noticia trágica de violencia o algo parecido, tal vez porque era un simple niño que no entendía nada, pues este pueblo de tierra caliente, desde muchas décadas atrás, sufrió terriblemente la violencia política, dejando en sus tierras y montañas, cientos de muertos y heridos, además de miles de huérfanos y muchos desaparecidos!”. -“!Cuando mi madre murió y ante el abandono de mi padre, me vi en la necesidad de hacer muchas cosas, de meterme en problemas, de andar con gente buena y también con personas muy malas, de conocer, aprender y ejecutar muchas mañas y resabios que solo se aprende al lado del sufrimiento y la pobreza, entonces entendí que mi pueblo al igual que yo, también había sufrido mucho por la violencia y que toda su gente tenía muchas secuelas difíciles de olvidar, pero que pese a los errores y el desastre, su gente era fuerte y dispuesta a todo. Fue en

23


LOS HIJOS DE LA MINA

mi pueblo donde entendí que el poder del dinero compra el infierno y el cielo, y que para hacerlo se necesita de tener valor y decisión. Fue en mi pueblo que entendí que solo el fuerte sale a flote y el débil se hunde, de esta manera, entendí también que al existir gente buena, también existía gente mala, capaz de morir por su ley, hombres arriesgados y “guapos”, muchos de ellos al servicio de la mafia, él ejército y otros más, todos ellos metidos de pies y manos en sus negocios y otros más, metidos de cabeza con el alma empeñada en las benditas minas de esmeraldas!”. -¡De regreso a la finca, le conté a don Triana lo sucedido con dicho hombre misterioso y ello lo alarmo, luego me conto en voz baja, la historia del hombre de la ruana y que para mejor comprensión de este relato, comenzare por decirles que dicho sujeto era natal de Yacopi, considerado un hombre cruel y peligroso, con un prontuario delictivo de exageradas proporciones, amante obsesivo de las piedras verdes y el dinero y no le importaría que hacer con tal de obtener una riqueza fácil, la justicia estuvo a punto de pisarle los talones pero esta hombre demostró tener pacto con el diablo, pues siempre lograba huir de los cercos que le tendía la policía y como si fuese poco, siempre salía ileso de los mortales cruces de disparos y aun mas, sano y salvo de los cerca de cien atentados que le hicieron!, -¡Según se rumoraba, muchos de los homicidios cometidos en el pueblo, los había cometido el, era tal su ambición que muchas de sus

24


LOS HIJOS DE LA MINA

víctimas sufrieron el horror de las torturas y los vejámenes perversos de una mente retorcida, finalmente muchos de sus crímenes los hizo con motosierras y según los testimonios tímidos de los campesinos “fue el único hombre en el mundo capaz de matar y comer del muerto” (realmente era un hombre maligno que atemorizaba al mismo diablo) y yo apenas con unos cuantos años empezaba a cruzarme con él!. - ¡Al día siguiente, llego don Juanito un viejito muy amable y servicial con don Triana, llegaba a colaborarle con la limpia de potreros, el viejo se sentó en el patio para descansar del largo viaje, pues venia de una vereda al otro lado del pueblo, luego de tomar aire, se acerca a su patrón, con absoluto misterio y en voz baja, le cuenta la última noticia pueblerina. -“¡Si sabe don Triana lo que paso por aquí cerquita!”, -¿luego qué pasó don Juan?, -“¡imagínese patrón que mataron a Don “chucho” Cárdenas, lo encontraron hecho pedacitos!” dijo preocupado el viejecito. -“¡Como así!” Dijo Don Triana. -“¡Si, lo mataron anoche, lo vieron en el día en el pueblo negociando un lote de novillos!” aseguro de nuevo el viejo. ¡Yo me encontraba muy cerca de ellos dando vuelta al café seco, me llamo tanto la atención los comentarios de los ancianos, que decidí acercarme un poco más, pero el viejo Triana “me pillo!”, ¡Era la primera vez que

25


LOS HIJOS DE LA MINA

escuchaba este tipo de cosas, de inmediato el viejo organizo junto con otros vecinos, una comisión para ir a donde el “finado” y aunque yo tenía mucho miedo, me fui a fisgonear, una vez allí, pude ver la crueldad de los asesinos, era tal la imagen macabra que perduro conmigo por mucho tiempo, una imagen que no me dejo dormir en varios meses! al mes de este hecho otro homicidio sacude la tranquilidad de la vereda y así otro asesinato y otro más, una completa cadena de muerte horrorizaba a todo el pueblo, aunque sus móviles eran todos diferentes, en el fondo todos sabían quién era su autor pero nadie se atrevía a denunciar por temor a que algo similar le sucediera!. ¡Como era de esperar todo en el pueblo cambio y por enésima vez, la desconfianza y el miedo era general (así los pantalones se hicieran agua, la vida debía continuar) yo continúe llevando la leche hasta donde doña Concha quien ya planeaba en silencio un viaje sin regreso para Bogotá, ella como otros campesinos temía por su vida y no se quedaría en la vereda para esperar la muerte! -¡Semanas después me encontré con los mineros, quienes a menudo me invitaban al campamento, un lugar rustico que consistía en un gran rancho de madera y guadua, semejando una barraca que era soportada por columnas de madera que alejaban el rancho del agua, pues justo entre las dos montañas que guardaban con sigilo el túnel, ondeaba peligrosa una gran quebrada que en épocas de invierno no dejaba trabajar; dentro del campamento

26


LOS HIJOS DE LA MINA

habían muchos catres y esteras dispuestas en orden militar, justo al lado del rancho se levantaba una cocina que no era más que un fogón de leña de cuatro puestos, una gran mesa de guadua y mucha madera acumulada, junto al fogón había un hombre gordo con dos ayudantes que al estilo de los mejores cocineros del mundo, preparaba todo el alimento de los obreros y guardias de la mina y que luego empacaba en hojas de plátano; -¡de esta forma gane la confianza del administrador de la mina y fue en esa mina que vi por primera vez una esmeralda y vaya que era hermosa!, -¡fue tal la atracción de los dos (yo y la piedra) que puedo asegurar que fue amor a primera vista!, ¡también fue allí donde pude ingresar por primera vez a un túnel (vaya túnel y les aseguro que tenía más de 30 metros de profundidad y que para mí era una eternidad y un peligro inminente pues sentía que toda esa tierra se me viniera encima), definitivamente todo aquel que trabajaba en un socavón es un verdadero valiente!. - ¡ Aprendí todo lo relacionado con el mundo de las esmeraldas, desde seguir una “brecha”, detectar a ojo un lugar especial donde pueda haber esmeralda, además sufrí con vértigo e ignorancia el arte de escavar y lavar la tierra adecuadamente para no dejar escapar una piedra preciosa!. -¡Entable una gran amistad con los tres hombres quienes fueron a su vez muy atentos conmigo, dichos hombres y luego de tanto trabajar (a escondidas sin que su patrón

27


LOS HIJOS DE LA MINA

y sus demás compañeros se dieran cuenta) lograron la hazaña más increíble “enguacarsen” habían logrado encontrar la “mama de todas las vetas” y robarla completa solo para ellos; escaparon del lugar antes de que el dueño los mandara matar, finalmente me regalaron una esmeralda grande y oscura y uno de ellos de forma jocosa me dijo, -¡ si algún día decides ser esmeraldero no lo pensara dos veces y me marchara para muzo!, -“!allá si esta la riqueza!” dijo el hombre, me indico además un lugar en un cerro cercano junto a la mina, donde presuntamente podría haber muchas esmeraldas -“¡allá también está la riqueza, vaya muchacho y trabaje duro sin que nadie se dé cuenta, pues estas piedras son celosas!” Dijo el furtivo minero. -“¡Vaya chino, tal vez todo lo que esté en esa montaña sea para usted!” dijo un segundo hombre el cual no paraba de reír (no sé si de nervios o porque me estaba tomando del pelo); al día siguiente un pelotón de soldados llego a la mina para reforzar la seguridad del yacimiento y evitar más robos, según las habladurías de la gente, ¡fue tal la riqueza que sacaron de allí, que su producción se prolongo por siete años más y después de sacar hasta la última “murralla” quedo abandonada para siempre la mina, terminando con ella el sueño de riqueza y también la esmeralda!, -¡Con la llegada de los soldados no se permitió la entrada de ningún extraño al lugar incluyéndome a mí, además no me permitieron usar el acostumbrado camino para llevar

28


LOS HIJOS DE LA MINA

la leche y me toco usar otro bastante peligroso!. -¡Al siguiente domingo realice mi primera labor de minería y para ello me arme de una maleta con carne asada, plátano maduro y bastante guarapo para no morirme de sed y todo ello sin que se diera cuenta el viejo; salí hacia el punto indicado por los hombres, lleve también una pica, un martillo y un palustre; con dificultad sortee grandes abismos que ponían mi vida al filo de la muerte, llegue al lugar citado y para mi mala suerte, era una gran pendiente (maldita acrofobia) que desafiaba toda la teoría de la física y la gravedad, (según los refranes campesinos de los antiguos -“¡para sembrar en esa loma se necesita una buena escopeta de fisto, y en cada cañón, poner un grano de frijol por dos de maíz y así sembrar más fácilmente!”) allí estaba yo, solo e inexperto y en medio de un monte peligroso, haciéndole frente a mi miedo por las alturas (pobrecito de mí, donde las patas se me lleguen a zafar, me tendrían que recoger con cuchara) en ese trágico primer intento no halle nada y más bien me la pase sentado, mirando fijamente la cúspide de la montaña, deseando ir a la cima y conquistarla pero el miedo no me dejaba, entonces me tome todo el guarapo y no deje nada para el regreso y creo que hasta me embriague o algo parecido; solo logre explorar una pequeña parte de la loma donde halle una extraña fuerza geológica de color verde y amarilla más conocida como “mierda de loro”, luego la oculte de los curiosos, guarde la herramienta y

29


LOS HIJOS DE LA MINA

decidí regresar a la casa, esperando otra oportunidad para seguir con el trabajo de hallar las benditas esmeraldas. Cansado y con el gaznate seco, regrese a la finca, allí el viejo me estaba esperando y se encontraba bastante irritado, me pregunto por el lugar donde me hallaba, tan solo le conteste -¡que estaba trabajando donde misia concha! El anciano callo y no volvió a preguntar más. -¡Por 25 semanas y en mi tiempo de descanso trabajaba en mi insipiente corte de esmeraldas, logre bastantes avances como la explanación firme y segura del lugar de excavación, arregle y adecue un camino de acceso que no pusiera en riesgo mi vida y seguí con detalle la misteriosa brecha verde y que me llevo a escalar esa loma (un total sufrimiento), treinta metros arriba y con el corazón a punto de explotar, escale a las malas la montaña, poco a poco me fui acostumbrando al vértigo (aunque para lograrlo tuve que cambiarme de pantalón muchas veces). -¡Deje de ir un tiempo a mi corte de esmeraldas pues estaba levantando muchas sospechas en el viejo y algunos vecinos suyos; de nuevo una ola de violencia mancha la tierra santa del pueblo, esta vez la muerte de un viejecito conmociona toda la región, dicho suceso ocurre muy cerca de la finca, lo que prende aún más las alarmas en el viejo Triana!. -¡Fueron varias semanas viviendo en el terror pero sin importar cuanto me acosara la muerte, regrese de nuevo al corte en busca de un sueño y calmar así la ansiedad que el produce; madrugue más de la cuenta y sin hacer

30


LOS HIJOS DE LA MINA

ruido para no despertar el viejo, salí pero para sorpresa mía, el viejo ya estaba tomando tinto, con preguntas me agredió a lo cual no hice caso y solo le conteste que iría a ayudarle a la señora Concha, (insinuándole que lo que él me pagaba no me alcanzaba ni para comprar un par de cotizas) sin más palabras que decir, me marche del lugar, desafortunadamente no pude llevar nada de comer y eso si me preocupaba, pues el camino era largo y sin echarle nada al buche sería algo complicado!. -¡llegue al corte y encontré todo en normalidad, saque la herramienta del escondite y empecé a cavar, fue tal mi entrega que olvide la sed, el hambre y la hora que era, logre seguir un rastro interesante y decidí darle con todas mis fuerzas; a la medida que golpeaba la roca esta se hacía más dura como el acero pero no paraba de darle con más ahínco y cada vez con más fuerza, pues mis ojos veían muchas marcas verdes, aunque mi cerebro se resistía a creer lo que estaba viendo!; ¡decidí tomar un descanso y observe extasiado el gran horizonte verde, el perfecto paraíso que Dios creo y que junto a él, creo todas y cada una de las criaturas y riquezas magnificas que nutren la tierra!, ¡observe feliz el bello horizonte que envuelve a mi pueblo, logre divisar en la distancia, la mina de Chirripay, donde los mineros sacaban la tierra en los rústicos carros, además vi muchas camionetas lujosas, decenas de hombres bien vestidos lavando tierra en el rio y un poco más allá, muchos soldados que inquietos vigilaban la millonaria labor; me dio por mirar a un lado y a unos 200 metros donde yo estaba, se encontraba un

31


LOS HIJOS DE LA MINA

grupo extraño de hombres, todos ellos armados y con no muy buena intensión, apostados en lugares estratégicos, detallando con sus armas y su olfato de sabueso cada movimiento de la mina, pero lo que más me causo impresión, fue ver entre ellos, al hombre misterioso del otro día (era el hombre de la ruana quien semejaba ser el mismo demonio) dando órdenes a diestra y siniestra!. ¡Aunque no entendía bien lo que pasaba, me causo curiosidad y me quede allí inmóvil por más de dos horas observando todo el conjunto, pero al ver que no pasaba nada, me levante de allí y regrese a mi excavación, algo en el fondo de mi alma me alerto y me dirigí hacia otro lugar lejos de allí, oculte con maleza los rastros de mi trabajo y justo cuando colocaba algunas rocas para disimular el hueco, el brillo radiante de un cristal me encegueció pronto me abalance para investigar y allí en medio de la roca surgía una hermosa piedra verde, tome la pica y con todas mis energías envié un certero golpe que partió la piedra en dos, -¡Que sorpresa!, había hallado un buen número de preciosos cristales de cuarzo y esmeraldas, saque de mi bolsillo la esmeralda que me habían dado mis amigos, la compare con las otras y vaya sorpresa, eran igualitas, no cabía de la dicha, estaba feliz, tome todo lo que había allí y lo metí en la mochila, aunque no era mucho para un experto esmeraldero, para mí era una gran fortuna, tome la esmeralda de la suerte y la guarde en uno de los bolsillos de mi pantalón!. -¡Lastimosamente el ruido producido por el impacto de la pica, viajo veloz y tan sonoro por toda la hondonada que

32


LOS HIJOS DE LA MINA

alerto a las guardias del peligroso hombre de la ruana, de inmediato ordeno investigar lo que sucedía mientras tanto yo ocultaba todo en el lugar, note en la distancia que varios hombres venían hacia mí, eso me alarmo y apure el ritmo, huí de allí y tome un extravió pero uno de los hombres me intercepto y me apunto con su arma. -¡Quieto! grito, yo quede paralizado a punto de fallecer y así como decía mi madre “el que nace para pobre, pobre se queda”, el hombre me llevo a empellones a donde su jefe, una vez allí, este me dijo: -¡venga pa’ acá peladito!,-¡de donde viene!, me pregunto el hombre de la ruana, quien portaba un brillante machete, su voz era ronca y maligna, me asuste tanto que no pude contestar, el hombre ordeno que me requisaran, por desgracia lo primero que hallaron fue la bolsa con las gemas, entonces uno de los hombres se sorprendió. -¡Mire esto jefe!, -¡Que paso!, exclamo enojado el hombre, el guardia le alcanzo la bolsa, pronto los ojos de furia cambiaron drásticamente a una alegría teñida de muerte, una a una saco todas las esmeraldas y las observo con bastante calma, olvidando que a pocos metros estaban sus peores enemigos, los soldados; el hombre de la ruana no podía creer lo que el destino le entregara en bandeja de plata, una buena fortuna”, luego me mira y de nuevo me pregunta. -¿De dónde saco esto?.

33


LOS HIJOS DE LA MINA

¡No pude contestar, entonces uno de los hombres saco una pistola, la cargo con un proveedor y se la entrego a otro, quien jugaba con ella, me atemorice tanto que moje mis pantalones por enésima vez, les dije toda la verdad (tal vez por ser apenas un niño)de esta manera le conté con detalle la historia de esas benditas piedras y como las halle. -¡Si ven muchachos, así uno no se coma el fiambre hoy, lo que es para uno, mañana se lo come!, exclamo orgulloso el hombre de la ruana. ¡Me obligaron a llevarlos a mi guarida, donde el hombre entro al hueco y vio que entre las piedras había una esmeralda, esto convulsiono su aparente calma pronto el frenesí de la riqueza, lo llevo a excavar demencialmente por doquier, sin encontrar nada de valor, salió de ahí y me tomo del brazo. -¡De donde saco las esmeraldas chino hijueputa!. ¡Me halo arrojándome al piso, yo le dije que las piedras las había sacado de ese hueco, me tomo de la camisa y me arrojo entre la excavación. -¡coja la pica!, me grita el hombre (que vaina) tome la pica y con los brazos débiles por el miedo, envié la herramienta contra una de las paredes, esta se derrumbo y con ella cientos de gemas aparecieron, tan brillantes y tan verdes como las primeras. -¡El hombre me saco del hueco, apenas y podía con la respiración, pues la ambición lo estaba ahogando y no era para menos, ya que frente a sus ojos, había una gran fortuna y en verdad hubieran visto los ojos de ese hombre

34


LOS HIJOS DE LA MINA

que reflejaba la lujuria de un alma condenada, ese hombre daba miedo y expelía un olor asqueroso de traición y muerte! -¡Fue tal la emoción de los hombres que se olvidaron de mi, pretendí escapar pero uno de los hombres me tomo de nuevo por el brazo, luego entre ellos hablaron y rieron con gran gana. -¡Patrón que hago con este niño!, -¡Tráigalo pa’ acá!, dijo el hombre, -¡Que vamos a hacer con este chino!, reino el silencio por dos segundos (creo yo) luego el hombre continuo recogiendo el botín, se detuvo y salió de ahí, me miro fijamente y luego me hablo. -¡De quién es usted hijo!, a media lengua le dije, -¡No tengo padres!, -¡Pero entonces de quién es usted familiar!, -¡no tengo familia!, conteste, -¡entonces donde duerme! Exclamo el malvado hombre. Le conteste que estaba trabajando en la finca de don Chucho Triana, mis palabras produjeron en el hombre, un sentimiento de odio y venganza, -¡Piérdase de aquí, no lo quiero volver a ver nunca por acá!, salí apurado pero de nuevo la voz del hombre me detuvo. -¡Alto muchachito de todas maneras la suerte es suya, tome esto y piérdase!, me había dado un manojo de esmeraldas, un total de 10 piedras pequeñas, las cuales empuñe y guarde dentro de la mochila, salí de ahí apurado.

35


LOS HIJOS DE LA MINA

-“!tranquilo muchachito que yo le llevo la herramienta a su patrón¡ una siniestra sonrisa mostro el furtivo diente de oro, -¡Claro que sí, con gusto le llevare la herramienta al viejo!. ¡Corrí apresurado como alma que lleva el diablo hacia la finca, donde el viejo Triana me estaba esperando, apenas y podía mantenerse de pie, pues se había tomado todo el guarapo que yo había batido la noche anterior, sin mediar cortesía alguna, me reclama violentamente y aunque no le entendía la letra pegada, (de algo si estaba seguro, que lo único que yo le entendía eran las benditas groserías). -¡Usted me cree huevón, acaso yo mantengo vagos en mi casa!, los siguientes quince minutos fueron de reclamos y más groserías, todo porque no logre cumplir todas las tareas de la finca, trate de no hacer caso al viejo pero este agarro el espanta perro y lo estremeció contra la mesa, fue tal la rabia del viejo que se puso rojo como un tomate!. -¡Pendejo hijo de perra, mentiroso, mínimo y debe ser ladrón, con razón que me hacen falta cosas; pero conmigo ya va a aprender!, entonces vi como cogió el espanta perros a dos manos. -¡en donde es que se la pasa muchachito, que ya no para aquí!, -¡Pues a donde Doña Conchita! Conteste, -¡Conchita y que mierdas! Replico enojado el viejo, -¡esta mañana vino Doña Concha a despedirse de usted y me dijo que usted hace rato que no va por

36


LOS HIJOS DE LA MINA

allá!, me quede mudo y sin como refutar, no tuve más remedio que decir la verdad, pero el anciano no me creyó y se me abalanzo dándome un palazo que nunca antes me habían dado, luego un segundo garrote estremeció mi espalda dejándome sin aire en el suelo, entonces deje caer todas las esmeraldas que llevaba esparciéndose por todo el patio, ello detuvo al viejo en su locura de matarme a golpes y la verdad les digo, “sino fuera por las esmeraldas, ese viejo me hubiera acabado a palo”,(quien dijo reumatismo, gota o artritis, ahí estaba el viejo a cuatro patas recogiendo todo lo que había en el piso), aproveche para levantarme y escapar lejos de allí, con lágrimas y el dolor agudo en todo mi cuerpo observaba a don Triana como perro cazador que busca su minúscula presa, quise detenerlo y darle con el mismo palo al viejo en la cabeza, pero me contuve y entre más bien a prisa al rancho, saque mis pocas pertenencias, revise cada bolsillo en busca de la esmeralda de la suerte y por poco me pongo a llorar, pues había creído que la había botado, pero la dichosa piedra estaba bien oculta en uno de los bolsillos del pantalón, la guarde con sigilo entre papel higiénico, luego tome una macheta y salí corriendo hacia el pueblo, dos días después, el viejo Triana apareció muerto dentro de su casa, con dos tiros en su cabeza que cegaron por completo su inútil ambición, al parecer y según los rumores, el hombre de la ruana, tendría que ver con el homicidio, cobrando tal vez una vieja deuda y haciendo caso a mis palabras, llevo las herramientas al rancho de este, de acuerdo a las pesquisas, el viejo fue

37


LOS HIJOS DE LA MINA

torturado vilmente y puedo apostar mi alma, que al viejo lo mataron por no colaborar económicamente con el hombre de la ruana, lo peor de todo es que antes de cometer el crimen, el hombre de la ruana le ordeno al viejo preparar un gran piquete de gallina, incluso les batió chicha de avena y les aso algunos “plátanos pintones”, era como si el mismo viejo preparara todo un festín para su fatal despedida! ¡Cuando escape, camine hacia el pueblo, utilizando los extravíos para no dejarme ver de nadie, llegue a mi casa, la cual estaba en total abandono, sentí tanta tristeza que llore toda la noche!; ¡Los recuerdos de mi madre y de mis hermanitos ahogaron por completo mi alma, cada rincón, cada lugar me hacía regresar en el tiempo y lo juro por Dios, que los extrañe tanto que incluso pensé en quitarme la vida, pero el miedo y el no saber cómo hacerlo, me impidieron concebir un plan, recrimine a Dios y a la vida, incluso a mi madrecita por haberme traído al mundo, pero jamás de ninguno recibí respuesta, luego al final, después de muchos años, entendí que todo tenía un propósito y debía enfrentarlo y aprender solo, todas las cosas malas y buenas que nos depara la vida!. -¡Escondido, permanecí en el rancho por varios días, viví de milagro y de una y otra pilatuna nocturna que cobraban cuanto racimo de plátano había en el vecindario, hasta una gallina que robe a doña Evangelina “la loca del pueblo” (que de loca no tenía nada, pues sabia diferenciar entre el godo y el liberal) de esta forma con una gallina la cual no supe como matar y

38


LOS HIJOS DE LA MINA

mucho menos preparar, logre sobrevivir por dos o tres días, hasta que no tuve que comer, (que cosas tan embarradas tiene la vida, que solo la pobreza y la ignorancia se atreven a pisar)!, -¡permanecí por varios días más, aguantando hambre, hasta que un día una señora muy amiga de mi madre, descubrió que yo me quedaba en el rancho, ella se compadeció de mí y me llevo a su casa, pese a los reclamos de su esposo, que al igual que mi padre eran perfectos “sinvergüenzas del azar”; viví con ella por varios meses, aguantando las humillaciones de sus tres hijos y los golpes del esposo loco que juraba a ciegas que yo era su “ceniciento”, pero no todo era malo, ya que en esta familia particular, aparte de doña maruja, estaba Roberto, con quien compartí una gran amistad y que se convirtió con el tiempo en mi hermano, mi padre y mi única familia!. -¡Robertico era un niño muy resabiado con más mañas que correccional de alta peligrosidad, las cuales aprendió en el internado, dichas travesuras las usaba muy hábilmente en el pueblo y en contra de aquellos que le hacían la vida imposible, no puedo exagerar que estas “chanzas Pachunas” eran muy especiales y lograron llegar a ser muy famosas en la región y obviamente admiradas por muchos y temidas por otros más¡. -¡De mi familia poco supe, de mi padre me entere que convivía con una muchacha de 17 años y quien era la hija de un esmeraldero, (por fin le había pegado al premio gordo del destino o del marrano), logro entonces amasar una gran fortuna, convirtiéndose en un

39


LOS HIJOS DE LA MINA

hombre poderoso, lastimosamente el dinero no lo hizo cambiar y continuo con una vida llena de excesos, los mismos que lo llevaron a olvidar a sus hijos y la tumba de una mujer que lo amo sin dignidad, pero el destino y los años harían que nuestros caminos se cruzaran de nuevo, cobrándole con creses cada una de las amarguras que vivimos a su lado. De mi hermano, el segundo, fue adoptado por una familia adinerada pero por su rebeldía propia de su edad, fue llevado a Yacopi, donde encontró una casa destruida y dos hermanos desaparecidos, poco tiempo después y declarando la guerra a su pasado, se convirtió en el jefe de seguridad de un importante empresario de las esmeraldas!. -¡Junto a Roberto y otros muchachos del pueblo hacíamos de las nuestras, pues a cuanta reunión, combité, baile popular o cortejo fúnebre, causábamos terribles problemas y malestar entre la autoridad; metido en estas andanzas y sin haber cumplido los quince años de edad, aprendí todo lo necesario sobre los gallos finos, las apuestas y por supuesto las trampas y las armas, llegue incluso hacer mas travieso y mas tremendo que el mismo Roberto y sus compañeros y como me ganaba la plata de forma fácil, jamás tuve la necesidad de asistir a la escuela y creo hoy, que nunca necesite de loa educación para vivir, pues la vida a trancazos te enseña todo!. -¡Tendría 16 años cuando al pueblo llego un capitán del ejército de apellido Martínez, oriundo del Tolima y que a diferencia de otros oficiales, este si tenía las pelotas bien

40


LOS HIJOS DE LA MINA

puestas y no permitiría que pasaran por encima de su autoridad (quién diablos se iba a meter con él, si era un negro fortachón de casi dos metros), dicho capitán venía a remplazar a un sargento comandante del cuartel y quien era un completo “alcahueta” con ciertos personajes siniestros del pueblo; dicho capitán llego a reforzar con un grupo de cuarenta soldados las elecciones presidenciales de esa época, dicha determinación seria por un corto tiempo pero un decreto motivado por la violencia y el aumento de la guerrilla en la región, ordenan que el oficial sea nombrado alcalde militar de Yacopi -¡y qué alcalde señores!, pues de la noche a la mañana, cambio el desorden y los resabios en el pueblo (que problema tenia quien no hiciera caso de sus órdenes) lastimosamente este oficial me echo el ojo y no permitiría que yo alterara la tranquilidad, de inmediato convoca de forma obligatoria a todo el pueblo a una reunión en la plaza de mercado, para informar sobre algunas medidas drásticas que tomara el, muchas de estas normas buscaban castigar a los revoltosos como yo, quienes éramos un verdadero dolor de cabeza y que gracias a mis picardías hice sufrir a muchos comandantes de la policía y el ejército y pese a la autoridad de los comandantes, jamás ninguno pudo conmigo!. ¡En dicha reunión y en medio del debate, el famoso capitán Martínez pregunta por mí y mis compañeros (venía desde Bogotá prevenido y no dejaría que unos culicagados como yo, le dañáramos la hoja de vida)

41


LOS HIJOS DE LA MINA

estaba dispuesto a todo, por recobrar la tranquilidad y les juro por lo más sagrado, que este hombre traía planes especiales para mí!, -¡una vez terminada la reunión, el capitán ordena a sus hombres, llevarme a mí y mis amigos al cuartel, donde nos reseñan en un gran libro verde, luego en un cuarto a solas, nos advierte ferozmente, que ahora el pueblo le pertenece y que no escatimara esfuerzo alguno para restablecer el orden, finalmente nos encierra en una celda por tres días y cuando ya estábamos a punto de salir, nos cogió una por uno y con un bastón de mando, nos dio una paliza que a uno de mis amigos lo hizo desmayar!. !Dicha celda, fue mi compañera permanente, pues me recibió muchas veces en un idilio fantástico de amor y tormento; así pues mis actuaciones delictivas que ya no eran travesuras inocentes y que con el pasar de los días se convertían en peligrosos juegos, donde las apuestas, las borracheras, las peleas campales y hasta los robos muchos de ellos pequeños y otras más grandes, hicieron que el capitán me castigara con cárcel, golpes y sanciones en plata, ósea, que de acuerdo a mi falta, dicho oficial me obligaba a pagar con tejas de zinc, cemento, arena, manguera, ladrillo, cuadernos y zapatos, incluso whisky y de la mejor marca, el cual se jactaba de tomar el dichoso capitán mientras me observaba cargar el ladrillo como bestia para las escuelas, de esta manera logre romper el record municipal del mayor número de estadías en la cárcel, además de lograr que mi nombre fuese reconocido como el mayor benefactor que en contra de su voluntad

42


LOS HIJOS DE LA MINA

construyo la mayor parte de las escuelas, incluso el calabozo municipal lleva mi nombre, y todo esto, para no ser enviado a un centro de reclusión en Bogotá!. !Me convertí en un experto criminal, mi nombre era popular en el pueblo ( en serio les digo que la cárcel parecía mi hogar y el día que no estaba en ella, esta era fea y aburrida) pronto un juez de la Palma me cita a una audiencia, la cual acate cumplir, allí me ordena pagar al pueblo de Yacopi con trabajo y dinero la remodelación completa del atrio de la iglesia, pero entonces proteste el fallo, desafortunadamente el juez me castigo con treinta días más de prisión!. -¡Regrese para cumplir con la orden, la cual hice con desagrado y jure ante ese atrio y la cruz que emerge de él, realizar una de mis últimas picardías para que nadie la olvidara y por qué no, la recitaran en el libro de la historia de este pueblo!. -¡Gracias a mi travesuras, parte de la alcaldía, el hospital, el cuartel y el cementerio literalmente hablándolo, fueron reformados gracias a mi dinero y el trabajo forzado, pronto mi fama pasaría las fronteras de mi pueblo y solo soñaba, con que dichas hazañas llegaran a las minas de esmeraldas y viajar pronto a ese lugar y ganar mucho dinero!, -¡así fragüe el primer plan para desquitarme de los abusos de la autoridad y de algunos enemigos acaudalados, solo quería vengarme de todos aquellos que se burlaron y me humillaron, en especial del capitán Martínez! -¡Así fue que en el quinto día de la novena de aguinaldos

43


LOS HIJOS DE LA MINA

y luego de una frustrada tarde de gallos finos, me escurrí hasta el cuartel del ejército donde se encontraban todos los soldados, en especial el capitán Martínez, en un supuesto acuartelamiento de primer grado, ya que el pueblo estaba amenazado por la guerrilla o la caja de licor que tenían escondida para celebrar las novenas!. -¡No sería menos de las ocho de la noche y un manto negro cubrió toda la extensión del pueblo, sólo el cigarro que llevaba en mi boca, anunciaba mi paso difuso como el de una alma en pena, el silencio penetrante de las calles se fusionaba musicalmente con el murmullo de los grillos y uno que otro animal que no puedo describir!, ¡camine agazapado por entre el monte llevando a cuestas más de una decena de cohetes con pólvora, similares a los que utilizan en las fiestas patronales, me escurrí tanto como pude, para acercarme al comando, allí permanecí invisible ante los guardias, improvise una plataforma horizontal de lanzamiento ayudado por varias guaduas, lo instale minuciosamente frente al cuartel, coloqué un hilillo de pólvora de aproximadamente diez metros, los suficientes para escapar del lugar, espere varios minutos y active el hilo detonante, segundos después el hilo era consumido por el fuego, luego la pólvora encendió uno a uno los cohetes, los cuales en una gran danza espeluznante de tambores y brillantes luces de color, salieron espantados hacia el edificación militar, el pavor y la zozobra cobraron la tranquilidad del lugar, en especial el descanso de los pobres soldados, que aterrorizados gritaban,-¡se metió la guerrilla!, luego

44


LOS HIJOS DE LA MINA

decenas de disparos se escucharon por doquier,-¡nos emboscaron estos infelices!, continuaban gritando y tal como en una película de acción, los militares se escabulleron hacia el monte y solo salieron de allí, hasta que el alcalde dio cuenta exacta de lo sucedido, y no era para menos pero la gente descubrió sin esforzarse que dicho ataque no era más que una simple broma, que causo entre los moradores, muchas risas y comentarios indebidos!. -¡a la mañana siguiente un bloque gigantesco de policías y soldados escudriñaban cada centímetro del pueblo en busca del bromista, pero yo ya estaba muy lejos, caminando hacia el corregimiento de Ibama, usando muchos atajos para no ser sorprendido, la mayoría de ellos muy peligrosos y no puedo olvidar que esta anécdota loca, se convirtió en el chiste de muchas generaciones en el pueblo y en la región!. -¡De nuevo se repetía la historia, allí estaba yo, solo y con mi mochila en medio del monte, llevando en mi pecho un poco de sueños frustrados, alegrías contagiadas de enfermedad, y una que otra inocencia moribunda a punto de desaparecer; lleve también conmigo, la piedra verde que de seguro me garantizaría un poco de dinero, ropa y comida y que de acuerdo a las palabras de algunos mineros “solo podría ser vendida en Quipama-Boyaca, donde de seguro la pagarían muy bien”. -¡llegue a Ibama a donde un señor de apellido Real y quien era un hombre muy importante en la región, por ser este un cacique liberal, caracterizado por ser alcalde en

45


LOS HIJOS DE LA MINA

muchísimos pueblos menos en el suyo, concejal vitalicio digno de un record güines y que solo vio la derrota cuando su curul fue robada por las trampas en las urnas; este hombre tan particular, vestía siempre de blanco inmaculado, usaba sombrero blanco y pequeño, llevaba a todo lado lentes y maletín fino de cuero donde guardaba mil y un decretos obsoletos que solo beneficiaban su bolsillo, su estilo y su porte eran únicos; querido por muchos y odiado por otros, conocido por la gente como “el doctor” asesor de los pobres y los ricos en cuanto problema había, desde asuntos jurídicos, comerciales y extramatrimoniales, bebedor consumado de whisky y jugador experto de naipe, billar pool y gallos finos y como si fuese poco, habilidoso comerciante que sin importar a quien perjudicara, siempre ganaba un poco más y finalmente un entregado mujeriego a cuanta mujer conocía y que lo llevo a tener cientos de amantes; poseía una de las mejores haciendas, con más ganado que plata en el banco, poseedor de extensos potreros de pasto donde nunca faltaba el agua y mucho menos el dinero que no sabía qué hacer con ellos!. -¡Con hambre y mucha sed, llegue a la finca de este señor, quién vivía con dos mujeres, las cuales eran sus amantes así ellas no lo supieran, ellas le cocinaban, le arreglaban la ropa entre otras cosas, (como el de caminar a gatas en medio de la noche buscando a su minino enamorado) -¡allí estaba el hombre bregando con una novilla, que lo halaba a punto de hacerlo caer entre el lodo, yo me acerque rápidamente y le ayude con

46


LOS HIJOS DE LA MINA

el lazo, logrando domar a la res, y llevándola al potrero, el viejo asombrado me mira, luego me da las gracias ¡Mijo gracias!, ¿Cuál es su nombre? finalmente me propone que le ayude por ese día en la finca,-¡claro!, contesté, pues necesitaba reunir dinero para viajar a la tierra de mis sueños -¡permanecí en ese lugar por un tiempo largo y me consagre a mi trabajo olvidando las benditas esmeraldas, solo quería trabajar y ser el mejor, tal como lo hacen los más grandes en su ramo, y vaya misión que me toco asumir, cuidar con mi vida a este hombre, era una complicada labor, comenzando que era un poco más alto que yo y vivía ocupado en cuanta reunión había y como entienden ustedes, yo apenas era un niño y como si esto no bastara, este hombre de Dios poco dormía, se levantaba temprano a trabajar, en el día poco descansaba y en las noches era un completo noctambulo, tertulio y bohemio enamorado y yo apenas y podía sostener con mis sueños, el arma de dotación que me diese el viejo. Empecé a viajar a muchos lugares, cuidando de él y de sus benditos negocios, conocí muchos sitios como Bogotá, Barranquilla, Bucaramanga y Cali, además de Muzo y Otanche, estos últimos, bellas tierras que me cautivaron por ser estas, tierras de esmeraldas. Cuando me refiero a los negocios del patrón, no eran más que la dichosa “política y los gallos finos”, que lo caracterizaron por ser un hombre correcto, el cual admire y admirare toda mi vida, un hombre querido por el campesino y el pueblerino, respetado y venerado como “cura viejo”, seguido y aclamado como cuan prócer de la

47


LOS HIJOS DE LA MINA

patria, amante perpetuo de los gallos de pelea y los juegos de azar, los cuales le aprendí muy bien (eso creo) tengo que decirlo, pues la suerte siempre busco a este hombre, gano tanto dinero como le fuera posible y su crédito traspaso las fronteras de los bancos regionales, conto con los mejores gallos finos que lo llevaron a participar en campeonatos mundiales y traer al menos una medalla y muchos dólares, sin duda era un hombre de admirar, que al parecer no tenía enemigos, aunque más de uno no estaba feliz de que le quitaran su plática en una apuesta!. -¡A mi corta edad me había convertido en un consumado pistolero, adiestrado en la academia de la vida y ascendido como general gracias a mi puntería, a diario hacia peligrosos polígonos y aunque no le atinara, le disparaba como loco a todo lo que se cruzara en el camino; recuerdo que en una de esas prácticas de tiro al blanco, divise en un palo de guamo, a un grupo de chulos “buitres” les dispare toda la carga del proveedor, bajando del árbol a una decena de estas aves y fue tanta la emoción que no sentí repugnancia por ellas y decidí hacer algo con los chulos y recordé por un instante mis mejores travesuras, entonces tome una de estas aves, la arregle con cebolla y tomate, le agregue papa y yuca y luego le di al doctor el suculento manjar, haciéndole creer que era un delicioso pisco!. -¡No todo fue broma con el patrón, tuve que protegerlo en muchas ocasiones y tengo que decirlo que en más de una ocasión, tuve que echar la bala y demostrar con coraje,

48


LOS HIJOS DE LA MINA

que era un muchacho que no le tenía miedo a nada (así por dentro estuviera cagado del susto) fue tal la fama de mi trabajo y mi pistola que la gente de Ibama y sus alrededores me tenían gran respeto!. -¡De mi padre no volví a saber nada y mucho menos de mis hermanos, en el fondo de mi alma quería encontrarlos, aunque sabía que eso era imposible, trataba por todos los medios de reunirlos y de recomponer a mi familia, tal como lo hubiera deseado mi madrecita!;!desde muy pequeño y sin saberlo, tenía esa atracción fantástica por las piedras verdes, un sueño mágico y que magnetizaba, halándome a las profundidades del mismo infierno, donde creía tener por fin mi suerte, pero aún era muy pronto para llegar allá y debía mientras tanto continúe trabajando, aunque en muy corto tiempo, el destino me llevaría a las minas!. -¡Fue en una gallera donde encontré mi gran primer incidente que me obligo a huir una vez más y todo por una apuesta de mi jefe y sucedió justo en momentos en que acompañaba al doctor a un desafío de gallos en la fiesta de san Isidro labrador en el municipio de la Victoria- Boyacá, allí don salvador Real “el doctor”, desafía a un señor Matiz de Topaipi y quien laboraba como representante en uno de los “cortes” en Quipama, el viejo echa un pollo marañón” con seis millones de pesos, el ambiente es tenso y fuerte, se dan apuestas por todo el lugar, hay mucho dinero en juego, la pelea se

49


LOS HIJOS DE LA MINA

lleva a cabo en la más completa efusividad, trata todo de estar tranquilo, pero bastaron pocos segundos para que el gallo marañón acabara con su oponente y la alegría de unos cuantos contrasta con el mal humor desaforado de los perdedores, el problema inicia cuando el doctor cobra la apuesta a su rival, pero este lo ataca con insultos, entonces las agresiones verbales vinieron de cada lado, de las reclamaciones pasaron a los empellones, hasta que Matiz, lanza un puño en el rostro del doctor, ambas personas se enfrascan en una riña curiosa dentro del escenario exclusivo que dominan los gallos de pelea, de inmediato los escoltas y los amigos de Matiz agreden al viejo pero yo reacciono e intervengo y me enfrento a los hombres para salvar a mi patrón de una golpiza, entonces uno de ellos saca un revolver y le apunta en la cabeza al viejo, en fracción de milésimas de segundos, saque mi arma y hale el gatillo en varias oportunidades, luego un silencio mordido impacta el lugar, mi mente se nubla por un instante y reacciono luego, tomando del brazo al viejo lo llevo hacia afuera, donde los gritos fueron el común denominador, mire sobre mi hombro y vi un hombre tirado en el piso, hale con fuerza al viejo hacia la calle, donde nos recibieron a plomo, les conteste con la misma dosis y logre controlarlos, subí al viejo en la camioneta, yo estaba muy asustado y con la adrenalina a punto de estallar, apuntaba con mi arma a todo aquel que intentará acercarse, estaba demente y no había poder humano para controlarme! -¡Pendejo que fue lo que hizo! Grito enfurecido el

50


LOS HIJOS DE LA MINA

doctor, pero aun así, yo seguía sin entender lo que estaba pasando, luego dos hombres uno por cada esquina trataron de abrirse paso disparándonos como locos, sin vacilar les respondí también con plomo, ellos retrocedieron, refugiándose en el interior de la gallera. -¡Súbase pendejo antes de que nos maten! exclamo el político, me subí al auto sin quitar nunca la mira sobre mi arma, pero la fortuna no estaba de nuestro lado, ya que el carro no encendía, de nuevo una lluvia de balas cayó sobre nosotros, cambie el ultimo proveedor y dispare a todos los lados, mientras el viejo con pulso tembloroso daba vueltas a la llave, logre controlar parcialmente la situación, alejando a estos hombres, luego un rechinar de llantas terminaba de impacientar a los agitados pistoleros, un fuerte ruido en el motor antecedió a la carrera alocada por proteger nuestras vidas, varios hombres salieron corriendo detrás de nosotros y otros más, subieron a un carro, dispare en varias ocasiones, en contra de los hombres de a pie, deteniéndolos definitivamente, revise de nuevo mi arma y apunte directo al carro que nos perseguía, mientras sus ocupantes nos disparaban (puedo ser exagerado al afirmar que fueron más de una centena de disparos que sin tino pasaron furtivos por encima de nuestras cabezas) mi mente se nublo totalmente y solo recuerdo que tome mi arma, me persigne con ella y confié a no sé quien, la última bala que me quedaba, apunte y hale nervioso el gatillo, luego el ultimo proyectil impacto sobre el vidrio panorámico del carro, haciendo que su conductor perdiera el control y

51


LOS HIJOS DE LA MINA

colisionara violentamente contra un árbol, deteniendo su marcha!. -¡Llegamos a la hacienda, donde los reclamos del viejo no se hicieron esperar,-¡pero chino como fue a hacer eso!, replica el nervioso doctor, mientras sostenía tembloroso a dos manos, el brillante revolver 38 que jamás utilizo por el susto!, -¡ponga cuidado no sea que nos lleguen de sorpresa y nos llenen el culo de plomo! entro a la casa, empaco su ropa en una maleta, metió también todo el dinero en un maletín, sale apurado del rancho, no dice nada, sus dos empleadas salen a su paso, ellas no entienden lo que sucede, el viejo se detiene y antes de huir a la capital, les dice a sus empleadas. -¡si vienen a buscarme, ustedes no saben nada de mí, se están calladas y mañana en la noche, suben al pueblo y con disimulo esperan mi llamada para saber que a pasado!. ¡Salimos a alta velocidad, pasando por detrás de la victoria, donde un grupo de hombres y familiares del doctor lo estaban esperando secretamente, allí lo meten en una camioneta y cuando esta ya estaba en marcha, el doctor me dice, -¡chino es mejor que se quede, no puedo llevarlo conmigo; tenga cuidado de seguro en este momento nos deben estar buscando como aguja en un pajar; mijo solo le hago una recomendación, usted no sabe nada de mí y antes de disparar piénselo bien y piénselo varias veces, no sea que tenga que arrepentirse para toda su vida! en silencio escuche las cortas palabras del viejo, luego arranco a toda velocidad

52


LOS HIJOS DE LA MINA

el vehículo y yo me quede fijo mirándolo a través de la ventana, quise hablarle pero no pude, toque el vidrio en varias ocasiones para que el viejo me prestara atención pero ni siquiera me volteo a mirar, les juro que sentí una extraña sensación de miedo mezclada con impotencia que cubrieron cada poro de mi cuerpo, la misma sensación que sentí cuando mi madre murió. -¡Pero doctor que hago, no tengo a donde ir!, entonces el doctor me miro y sin mediar palabra alguna saca del maletín un fajo de billetes de 2.000 pesos y me lo entrega diciéndome, ¡ese no es mi problema, es suyo ahora, cuídese muchachito y no de papaya!. -¡Sin más que la ropa que llevaba puesta, la asquerosa pistola y mi única amiga “la esmeralda de Chirripay” tome camino confundido en busca de seguridad, escale a oscuras una agreste montaña de difícil acceso, una empinada cumbre tan peligrosa como el arma que llevaba en el cinto, ande por varios días entre el monte, donde rasgue la camisa y el pantalón y hasta perdí un zapato, por culpa de la oscuridad sufrí cientos de lesiones, resbale y perdí el conocimiento, mi cuerpo lacerado por las heridas con ramas espinosas no paraba de sangrar, las mismas heridas que eran picadas por mosquitos y hormigas que no me dejaban dormir y hasta las serpientes y las enormes arañas se cruzaban en mi camino, haciéndome retroceder por los abismos, como si esto no fuera suficiente, en mi cabeza y mi delirio veía a

53


LOS HIJOS DE LA MINA

los espantos y hasta el mismo putas que se reía a carcajadas de mi dolor!. -¡Varios días después, llegue a un pueblo llamado Paime, muy cerca de un rio conocido como “Guaquimay” o minero donde existe un puente, allí descanse agazapado por varias horas, reflexionando sobre lo que debía hacer, espere tranquilo recobrando la respiración y recordé que allí, existía un caserío muy humilde, baje de mi escondite y entre decidido a uno de los ranchos que funcionaba como restaurante y cuyo dueño era un pobre viejecito que de pobre y de viejo no tenía nada, recuerdo que fue tanta el hambre que tenía, que no comí menos de cuatro platos de sancocho de gallina, carne asada con papa salada y bastante “ají chirca” y como si no fuese suficiente le di 500 pesos para que consiguiera unas cervezas y un buen guarapo para hacer un refajo, en dicho rancho permanecí por tres días y en la noche del tercer día, me reuní con el viejecito y otros hombres, para beber unos tragos mientras me contaban historias espeluznantes dentro de las minas de esmeraldas, historias de muerte, y traición, de amor y pasión, todas ellas con algo en común, ninguno de sus protagonistas tuvo la suerte de hallar una esmeralda que les cambiara la vida (hay quienes tardan toda una vida para encontrar la fortuna pero hay otros que en una chispa de suerte, consiguen toda la vida); en medio de la rochela y la bohemia, llega al lugar un viejo llamado Ananías y quien venía de Ibama de recoger café, traía noticias frescas de la región, no muy

54


LOS HIJOS DE LA MINA

buenas por cierto y obviamente tenía que ver conmigo, ello me causo mucha intranquilidad y les juro que no pude pegar el ojo durante mil noches con sus días; dicho viejito nos contó con detalle todo lo sucedido sobre el tiroteo de días pasados en la gallera. -¿si saben que paso en la victoria?, se refirió don Ananías. -¿luego que paso? en coro contestaron, -!que hubo una balacera en la gallera y mataron a un hijo del patrón Matías!; -¿cómo así? pregunto asombrado el dueño del negocio, mientras yo escuchaba en silencio (aquel momento me hizo recordar al condenado juez de La Palma que no me dejo hablar) un frio intenso recorrió cada hueso de mi ser, cada célula de mi cuerpo expelía el hedor del miedo, cada musculo y cada órgano me ardía del dolor, mi cabeza daba vueltas y no por el licor, precisamente!. -¡cual hijo de don Matías fue el que mataron!, -¡pues el menor, el consentido del viejo!, exclamo el viejo chismoso, -¡pobres aquellos que mataron al chino!, -¿Por qué?, pregunte asustado, -¡don Matías es un hombre malvado, capaz de picar en pedacitos a sus enemigos con sus propias menos y créanme ustedes que no descansara hasta encontrar a los asesinos de su hijo!; (adivinen ustedes quien era ese tal “Matías” y no era un carnicero precisamente) se trataba de un esmeraldero y jefe una buena parte de las minas, poseía orgulloso un nutrido ejercito de cien

55


LOS HIJOS DE LA MINA

hombres que cuidaban de él, pues su fama y no por bueno, había logrado ganar peligrosos enemigos, además era amigo de la policía y el ejército quienes a buen precio cuidaban sus minas!. -¡Adivinen que!, ¡fui el más buscado por cielo y tierra y mi cabeza valía su peso en oro para el que me matara y sin saberlo, yo estaba en las fauces de este animal, tanta fue su venganza que organizo un bloque de búsqueda letal, pero fracasaron jamás lograron hallarme, su sacrificio fue su derrota, tardaron meses y años para dar con el paradero del muchacho homicida!, -¡por lo anterior de nuevo viví en la pobreza, aguantando hambre y otras cosas más, ya que le dinero del doctor se me acabo tan rápido como llego, “ lo que por agua vino, por agua se fue, solo me quedaba la bendita esmeralda, pero aguante la necesidad y no la vendí y así la guarde un poco de tiempo más, esperando un golpe de suerte!. -¡Mi temor creció mucho más, cuando al mes y medio de estar en mi escondite, el mismo don Ananías me cuenta como pasquín de última hora, que en Bogotá habían asesinado al doctor Real y que de acuerdo a los comentarios en la vereda, lo habían matado en Bogotá de dos disparos dentro de su carro!; -¡el doctor había muerto, el líder de un pueblo (el gestor de leyes y también de muchas picardías) aunque la policía capturo a sus asesinos, jamás estos delataron al autor intelectual, ahora la nueva misión del ejecutor era dar de baja al supuesto asesino que para el colmo de todos mis

56


LOS HIJOS DE LA MINA

males, las señas particulares de esa persona, hablaban de que era un muchacho joven y oriundo de Yacopi!; -¡pase varios años escondido, evitando la justicia y la muerte, me ofrecí como obrero para todo lo que saliera, desde aporrear potreros, rozar monte, arrear vacas ariscas y a cambio recibía comida, guarapo, techo y unas cuantas monedas para poder vivir!; -¡poco Salí y cuando lo hacía, procuraba hacerlo al corregimiento de Tudela, donde aparentemente me sentía seguro, lejos del peligro y en especial, lejos del famoso Matías, pero eso no era así, pues dicho hombre llegaba hasta allí, donde su excentricidad asustaba a todos los pobladores!, -¡Don Matías era un hombre bastante obeso, de tez morena, alto, de bigote negro y tupido, se caracterizaba siempre por usar sombrero, carriel y poncho negro y como dato curioso, portaba sin prudencia (estoposo) y a la vista de todo el mundo, una pistola dorada con incrustaciones de esmeraldas, andaba en lujosas camionetas, rodeado de mucho dinero, hermosas mujeres y bastantes guardaespaldas que nunca le perdían la pista, sin duda era un hombre soberbio, con mucho poder y sin temor a exagerar, todos en ese otro país, le rendían profundo respeto y como un rey sublime, todos allí, desde los más pequeños hasta los más viejos (hasta los fantasmas del pasado), le hacían la venia diciéndole “patrón”, y aunque ustedes no lo crean, yo también termine diciéndole “patrón” (tal vez por un instinto normal de supervivencia), -¡Viví en medio de Tudela y Quipama, incluso sufrí en carne propia los coletazos de una maldita

57


LOS HIJOS DE LA MINA

guerra entre los quipameros y los pachunos y que cobro la vida de más de doce mil personas y que por razones de quien sabe quién, aún conserva en su memoria fúnebre plasmada en sus paredes y techos los agujeros que las balas perforo, semejando un pueblo fantasma!. -¡Viví con muchos apuros y en medio de una completa humildad, donde solo tenía dos pantalones y dos camisas las cuales combinaba muy bien pero que luego se volvieron añicos a causa del trabajo en el campo; pese a los problemas que tenía, logre pasar desapercibido en la región y con lo poco que ganaba, ahorre lo suficiente para complacer algunos caprichos personales!, -¡Con el tiempo salí del caserío y visite otros lugares como Paime y cuatro Caminos donde tomaba cerveza, jugaba gallos y hasta donde me convertí en un apasionado enamorado de las muchachas bonitas del campo, aunque estas fuesen más resabiadas que las niñas de la cuidad!. -¡Recuerdo que por esa época, una fuerte crisis económica azoto por completo al país, incluyendo al campo y pese a que existían las afujías, donde la vida se torna difícil, encontré buenos amigos, como es el caso de un señor ya mayor de nombre Nicanor, quien me recibió amablemente en su rancho, brindándome su confianza y su respeto, pero tanta dicha no podía ser completa, ya que este bendito viejo y su “fiel lava perros” don Chucho, estaban haciendo de las suyas, haciendo picardías con lo ajeno, como podía ser posible que un par de viejos (que juntos sumaban un poco más de cien cuarenta años) hicieran tantas picardías como les fuera posible, incluso

58


LOS HIJOS DE LA MINA

sus cabezas llevaron un cartel de recompensas, por tantas pilatunas que hicieron y en donde uno puede decir que en este caso no sobra el dinero para poder pagar el abogado, ya que se pusieron a robar gallinas, piscos, racimos de plátanos, yuca y todo lo que se moviera en la finca del prójimo (esas cosas no dan si no problemas graves que no se perdonan en el campo) y todo porque el viejo Nicanor había conseguido novia muy joven y con las “patas chuecas”, además de tener la nada depreciable suma de seis hijos (consecuencia de la falta del televisor) esta muchacha más joven que el viejo, “era una madre responsable, pues a cada chino le tenía un papa”, por ende el viejo se puso a robar para darle de comer a estas criaturas, aunque en el fondo era una noble causa, esta entrega por amor era mal paga por la mujer, pues tenía más “mozos” que todos los dedos juntos de los pies y las manos y como cosa rara todos ellos trabajaban en las minas de esmeraldas y la muy bendita a todos ellos les Sacaba plata y ella a cambio les regresaba pequeñas migajas el amor y placer, ya que muy en el fondo de su corazoncito, ella tenía su príncipe azul y quien a su vez, también se daba “mañas” para sacarle toda la plata (nadie sabe para quién trabaja) y como dicen, al pobre viejo Nicanor, esta china no se le daba ni a oler!. -!Para esa época, había llegado a la región, un grupo proveniente de Yacopi, se trataba de un grupo de ultra derecha y que para mi desgracia, todos ellos, desde el comandante hasta el cocinero, eran todos conocidos míos y esa situación era delicada para mi, pues temía que me

59


LOS HIJOS DE LA MINA

delataran!, -¡pero bueno que se le va a ser, tenía que enfrentar mi destino, me resigne y trate de no dar papaya, entonces comprendí que pese a mi juventud, mi aspecto había cambiado bruscamente , tenía abundante bigote, era un poco más moreno y más curtido por el sol y el hambre, tenía el cabello un poco más largo y estaba tan flaco como una vara de guadua, sin duda me había convertido en un hombre!. -¡Las quejas y los reclamos de la comunidad por los robos del viejo Nicanor no se hicieron esperar, pronto llegaría el comisario de la vereda a enfrentar al viejo, pero este lo saco a machete del rancho, dos días después llego el inspector de cuatro caminos, pero también recibió lo suyo, los robos continuaron, hasta que llego el día en que un grupo armado comandado por un hombre con el alias de “pescado”, rodearon la casa luego nos sacaron de ella y a las malas nos tendieron en el suelo, -¡con que ustedes son los ladrones de la vereda!, -¡ustedes ya saben lo que les pasa a los ladrones!, nos pusieron de pie y nos dieron una paliza de pata, puño y palo (hasta correa me dieron por ser el mas chiquito) un poco más y nos matan; en medio de los insultos y los golpes, el comandante me pregunta: -¿cómo se llama usted, hijo de puta? ante mi silencio las bofetadas no se hicieron esperar, quise hablar pero los golpes y el pensar en la muerte que me esperaba con el patrón, me hacían tartamudear; el comandante me tomo a dos manos por el cuello y allí me miraba fijamente

60


LOS HIJOS DE LA MINA

como tratando de identificar mi rostro pero yo desviaba la mirada, agachando mi cabeza para disimular, pero este me halaba el pelo. -¿De dónde es usted hijo de puta? pero el viejo Nicanor interfirió diciendo: -¡él es mi sobrino y no tiene nada que ver con los robos!, luego el comandante me empuja contra una pared, -¿de dónde es usted? pregunta de nuevo, -¡de Paime señor!, conteste, -¿de Paime? riposto el comandante, -!con que de Paime! exclamo de nuevo el hombre, -¡si señor! Conteste, -¿de qué parte de Paime es usted?, entre mis dientes rondaba la duda, una especie de terror que broto en leves murmullos poco entendibles, luego el golpe seco de la cacha de un fusil, me sentó fulminado sobre el suelo, de nuevo y por segunda vez, el viejo intervino diciéndole al hombre que yo era de la vereda, pero pese a ello, el comandante me dio con todo (con alma, sombrero y el fusil) estaba tan golpeado que quede inconsciente, para mi fortuna ninguno de los hombres me reconoció (que fortuna tiene el vivo que a veces se hace pasar por bobo). -¡malnacidos tienen 24 horas para que se larguen de la vereda o de lo contrario les advierto, que si mañana a esta hora no se han largado de aquí, yo mismo los fumigo pero a plomo!, se escucharon muchas groserías y por supuesto muchas risas. ¡Los hombres salieron al

61


LOS HIJOS DE LA MINA

monte, perdiéndose sin rumbo definido, dejando atrás a tres hombres moribundos y cagados del susto!; -¡ese mismo día y muy mal trecho, el viejo Nicanor sale hacia el pueblo en busca de un primo suyo, el alcalde de Paime, un gentil hombre quien al enterarse de lo sucedido, no vacilo en regañarlo varias veces, luego realiza una llamada con un allegado suyo para que este interceda con la gente Yacopi, promesa que fue aceptada a la brevedad posible, finalmente y para garantizar que el viejo no volviera a robar, el alcalde le da un contrato de trabajo para que con el dinero que este ganara, devolvería todo lo robado y tuviera además un ahorro para vivir dignamente!, ¡Al día siguiente el viejo Nicanor firmaba el “bendito contrato” y que consistía en realizar una “rocería” sobre la vía principal de Tudela, y lo mejor de todo, no tenía que dar “coimas”, solo debía cumplir la promesa sagrada de no volver a robar, eso sí, tenía que dar trabajo a la gente que él había robado!. !El miércoles de esa semana, inicio el contrato y nos llevó como obreros a don Chucho y a mí, llevo además a su novia que hacía las veces de cocinera (a la pobre se le quemaba hasta una olla con agua) y ahora que el viejo tiene dinero, la muchacha se desvive en amores por don Nicanor (amor por interés, cuanto tienes) como es la vida, aunque el mico tenga dinero, pendejo se queda, vamos a ver cuánto le dura a don Nicanor estos amores de novela, ¡hasta que la plata se le acabe, me imagino yo!. ! Siempre fue un trabajo duro aquel de la rocería, pero que

62


LOS HIJOS DE LA MINA

más se le va a hacer, tocaba trabajar o de lo contrario nos esperaban serios problemas, trabaje como buey durante dos meses, dando peinilla al monte sin parar, al comienzo fue una buena opción para ganar dinero, pero al final, el viejo Nicanor se volvió engreído, tramposo, mala paga y mal patrón conmigo y eso me estaba cansando!; ¡a pocos metros de llegar al final del contrato, muy cerca del puente del rio Guaquimay, (con las manos ampolladas y el gaznate seco) llega la novia de don Nicanor, que nos trae el almuerzo, baje a la carretera y como era mi costumbre me ubique lejos para comer, no quería hablar con el viejo y tengo que decirlo, que estaba pensando seriamente en marcharme lejos, lastimosamente por el viejo, quien cambio conmigo, convirtiéndose en un hombre humillante, ofensivo y violento, por eso trataba de alejarme de él, para no tener que arrepentirme luego de cualquiera de mis acciones!; -¡apenas y había probado la carne, cuando llego el viejo Nicanor a donde me encontraba, me trato mal y cada insulto que brotaba de sus labios, no era más que la manipulación perversa de su mujer, finalmente me reprocha diciéndome que era un flojo y que por mi culpa estaba perdiendo plata, como si esto no bastara, me echo del rancho como si nada (cría faras y te morderán más abajo de la panza) todo porque se iría a vivir con la vieja y su camada de chinos, “como dicen las abuelas, donde manda la arepa quesuda, no manda el chorizo rancio”, como si fuera poco, el muy tonto creía que la suerte le había llegado en bandeja de plata, -¡cómo no! pensé, -¡ sí señor, mañana busco para

63


LOS HIJOS DE LA MINA

donde irme! le conteste, de repente el viejo en un acto de locura, el viejo saca su peinilla y la estremece a un lado mío, cortando de un solo tajo una mata de mora, fue tal la contundencia del golpe, que atravesó todo lo que había en su paso, demostrando con ello, su hombría (si con ello se le quitaran los cuernos) en el fondo yo sabía, que no era más que una demostración de debilidad, aunque les diré, que ese golpe, fue un verdadero golpe de suerte, pues la peinilla atino con crudeza una botella de cristal que estaba muy bien escondida, de inmediato el viejo investiga y halla una botella verde llena de tierra hasta el cuello, esto lo impacto de forma absurda que de inmediato la tira lejos para romperla, pero ello no sucede!. -¡brujas hijueputas y sus horribles maleficios satánicos, mire usted hasta donde viene hacer esas maldades y todo para jodernos a nosotros los hombres! (vaya saber si su novia no le echo juagadura de calzones en el guarapo) se santiguo varias veces y en una lengua extraña que conoce el guarapo, declaro la guerra en contra de las brujas, al trabajo y a mí por supuesto!. ¡Al rato del incidente y siendo presa de la curiosidad, fui a buscar la botella, la examine por todo lado pero fue imposible ver en un interior, pues el tiempo y la humedad, convirtieron el color verde en algo más oscuro, casi negro, la sacudí varias veces y note que tenía muchas piedras, recordé por un instante las palabras del viejo sobre las brujas y las maldiciones, -¡más bien dejo

64


LOS HIJOS DE LA MINA

quieto, no sea el putas y esta noche me visite una de ellas! decidí dejar la botella en el mismo lugar y bajar a trabajar antes de que el viejo volviera a joder, pero como los gatos que no tienen amo y les toca salir a cazar, me regrese a escondidas a donde estaba la botella, tome el cristal, la oculte de nuevo, la sacudí, y hasta la olí, sentí su peso con detalle y supe que esto no era ningún tipo de entierro, pues eran piedras y no tierra de cementerio, y al igual que el viejo me persigne más de diez veces y me arriesgue a destapar la botella, salió de ella un olor hediondo que por poco me hace trasbocar, luego la sacudí y vi en su interior un poco de piedrecitas, volví y sacudí el frasco y extendí la palma de mi mano y voltee la botella, vi como de ella salían muchas piedras teñidas de tierra y lodo, muchas piedras negras que se fusionaban herméticamente con el verde cristalino, muchas piedrecillas, muchas de ellas de diferentes tamaños, y todas ellas pintadas celestialmente con un verde mágico casi divino, no había duda que eran esmeraldas, para salir de la duda, tome una piedra y con mi saliva, la limpie perfectamente, luego tome la esmeralda de Chirripay y las compare minuciosamente, no lo podía creer, era esmeralda y de la buena, saque todas las esmeraldas y las observe extasiado a cada una de ellas, no me importo el viejo y no me importo nada, solo me importaban mis esmeraldas, todas ellas eran hermosas, perfectas, mágicas y me hacían fabulosos guiños como si se tratara de un amor a primera vista y yo les regresaba también muchos guiños pero no de amor si no de millonario. Metí

65


LOS HIJOS DE LA MINA

apresurado todas las piedras en la botella antes de que un fisgón llamado Nicanor llagara a molestar!. Escuche un fuerte reclamo, que no hacía más, que recordarme a mi madrecita -¡Ya voy, lo que me faltaba, que para hacer del cuerpo tengo que pedir permiso! Exclame, rápidamente metí la botella en mi mochila y continúe trabajando como si nada, aunque por dentro la ansiedad me estaba causando un infarto, pues quería salir de ahí y escapar a la gran ciudad y disfrutar de esta riqueza, que la vida me daba de nuevo. En la noche y con el corazón a mil revoluciones por minuto, abrí la botella y una por una, salían como granos de maíz, las hermosas esmeraldas que con su brillo resplandeció la oscuridad de un rancho de madera y guadua, pero la ambición descuido la vigilancia que tenía en los alrededores, y sin evitarlo, el viejo Nicanor me sorprendió, con su linterna alumbro lo que parecía un poco de bagazo pero que luego con la lupa exacta de un experto minero, confirmo que aquella basura que el mismo desecho, no era más que la gran fortuna que tanto ha buscado, se abalanzo sobre mí para quitarme la botella, logro quitarme varias gemas que luego se metía a la boca, semejando saborearlas -¡son de verdad! decía el infame viejo al mejor estilo de un experto esmeraldero, con su linterna alumbro todo el resto de la riqueza y quiso tomarlas todas, yo no lo permití y forcejeamos ambos, ¡alto, es mejor que paremos esta discusión y apaguemos la luz, el monte aparte de tener oídos, también tiene ojos¡ entonces en voz baja me decía, ¡esta

66


LOS HIJOS DE LA MINA

es la botella de allá arriba, cierto! yo no respondí, mas sin embargo el viejo tomo la botella y la examino, ¡si, esta es la botella!, gritaba emocionado y rápidamente reía como loco, luego se controlaba y hablaba un poco más bajo -¡silencio, que nos pueden descubrir! Y de nuevo reía, entonces le respondí -¡que esa riqueza era mía, ya que usted la dejo escapar! el viejo dejo escapar un brillo espeluznante de maldad en sus ojos, empuño su macheta como lo hace el hombre decidido a enfrentar lo que es incierto. -¡Esta botella es mía, porque yo fui el que la encontré!, -¡no es suya, usted renuncio al dejarla botada!; ¡Tome la botella y la agarre firmemente, pasaron varios segundos y la discusión se tornó más violenta, sabia que esta pelea terminaría muy mal y la verdad yo estaba dispuesto a todo, yo había probado la muerte en más de una ocasión y tener que volver a verla directamente a los ojos, no me causaría miedo (yo no nací el día de los temblores) y creo yo, que el viejo también estaría dispuesto a llegar a las últimas consecuencias y como dice el refrán “!el diablo entre más viejo, mas mañas sabe!” pero yo no me doblegaría tan fácil, el viejo llego más allá de las palabras y me ataco, yo me desborde en una fuerza descomunal que destruí todo lo que había allí, esto asusto al viejo que lo hizo retroceder, luego me pide que lleguemos a un acuerdo pacífico donde ninguno de los dos salga lastimado y yo acepte pero lastimosamente

67


LOS HIJOS DE LA MINA

mi inopia en los negocios no coordino bien el reparto del botín y el viejo se quedó con las mejores piedras!. -¡Esa noche preste guardia, no fuera el diablo y me llegará el viejo cuando estuviera dormido y me robara a punta de machetazos, finalmente no pasó nada, aunque les juro que yo si tuve ganas de robar el viejo y perderme de allí. Cuando alistaba la maleta para irme del rancho, el viejo Nicanor entro y me saludo amablemente y me ofreció café con arepa, yo lo mire fijamente y desconfié nuevamente de él, (que tal que le hubiera echado al pocillo veneno para ratones; -¡chino tiene que irse ya, porque la mujer ya se vino para acá y necesito este espacio para los chinos!, -¡listo don Nicanor!, luego saco de uno de sus bolsillos un fajo de billetes, ¿y eso? Le pregunte, -¡tranquilo chino, ese es el pago por el trabajo y la compañía; más bien tenga cuidado y cuide bien esas piedras, aprovéchelas! -¡gracias Don Nicanor!, conteste estrechando su mano; salió del cuarto, tomo su maleta, su sombrero y su machete y salió a encontrar a su mujer, yo no dude en alistar pronto mis cosas, aunque ustedes no lo crean, me detuve por un instante y mire para aquel rancho y me dolió tanto el partir de aquel lugar y que a pese a los años, añoro esa época única e inolvidable de mi vida la cual no renuncio jamás a olvidar. ! Como era costumbre, salí sin rumbo en busca de una

68


LOS HIJOS DE LA MINA

oportunidad o tal vez de un buen camino que no me metiera en problemas y lograr así encontrar a mi familia, de quienes les perdí totalmente la pista!; ¡Llegue a la carretera y mire de lado a lado, esculcando el horizonte en busca de un destino, estaba en el dilema si tomaba hacia Pacho o hacia la mina en Muzo o Quipama, me senté desilusionado sin saber qué hacer, pero el brillo de una idea fugaz me hizo levantar y caminar con apuro hacia la mina, en el fondo tenía la esperanza de encontrar a mi padre y porque no a mis hermanos trabajando también en las minas!. Esa misma mañana llegue a la quebrada de Guaquimay y observe que a lo lejos había una tiendecita, la única en muchos kilómetros a la redonda (a esta parte de mi ida la llamo “el fracaso”) una vez en la tienda, un hombre gordo me atendió de forma osca y grosera (eso que pague de contado, que tal si fuera a crédito) como si fuera poco el dichoso gordo me bombardeo con un múltiple cuestionario de preguntas, emulando a los detectives de la policía, preguntas como ¿de dónde venía?, ¿para dónde iba? y otras más que me hacían sospechar de la extraña del gordo; compre una cerveza y algunos comestibles, como para disipar el hambre, mientras que al otro lado del mostrador, el gordo no me quitaba la mirada de encima, instantes después un segundo hombre llega, se trata de un hombre joven poco mayor que yo, vestía un traje caqui similar al de los soldados y traía puestas unas botas de caucho y en la pretina del pantalón traía un revolver plateado, este

69


LOS HIJOS DE LA MINA

hombre al igual que el dueño de la tiendecita, no perdía detalle alguno sobre mí (un loco analizando a otro) me observo tanto que me asuste y me hizo pasar un mal rato, hasta creí que ese hombre era uno de los miembros del bloque de búsqueda que estaban tras mis huellas, saque el fajo de billetes y le pague al gordo (que error) los hombres se miraron entre sí, tal vez con su mando un plan aplazado, segundos después el hombre joven desaparece del lugar; le pregunto al señor sobre el camino para llegar a Quipama, este me mira y con su osca forma de hablar me dice -¡el camino lo lleva! salgo de la tienda y el gordo sale detrás mío, volteo mi cabeza para observar al hombre y el continua observándome cual aparato de rayos x, esculca mi cintura y mi espalda en busca de un arma o algo parecido!. !Camine de acuerdo a la indicación, dejando atrás la idea de regresar, mas sin embargo nunca quite la mirada de la gente que dejaba, pues tenía mis dudas sobre ellos, pero estas se diluyeron con los pasos que daba sobre la aparente calma del lugar, continúe caminando durante 30 minutos sin parar hasta que llegue a un puente en concreto, allí estaba un hombre de aproximadamente cuarenta años, de bigote espeso y el cual vestía un sombrero blanco, cruce por su lado y lo salude, este me respondió pidiéndome la hora, yo le dije que no tenía reloj, el hombre saca una pistola y me la coloca en el pecho, -¡quieto o se muere!, trate de retroceder y correr, pero un segundo hombre salió de la nada y me apunto con su arma en la nuca, luego un tercer hombre, el mismo

70


LOS HIJOS DE LA MINA

hombre de la tienda, aparece furtivo, gritando a los cuatro vientos, -¡en los bolsillos tiene la marmaja! el más viejo me esculca bruscamente y halla el fajo de billetes, mientras tanto el segundo hombre trata de quitarme la mochila pero no puede, ello disgusta al más viejo, quien con un garrote castiga mi espalda, sin embargo no logran arrebatarme la maleta, entonces los dos hombres me toman de los brazos venciendo por completo mi resistencia, hasta que finalmente me quitan la mochila y con ella mis esmeraldas, tan solo me dejaron la esmeralda de Chirripay que estaba bien oculta en un bolsillo secreto del pantalón, como si no les bastara de robarme, entre los tres me dan una paliza demencial, yo les gritaba, -¡No me peguen más por favor!, pero ello excitaba más a los hombres, quienes me golpeaban cada vez más, el más viejo con el garrote no paraba de reír, otro dijo: -¿Qué hacemos con este marrano, este parece que va para Quipama?, -¡hay que colgar a este hijo de puta y dejarlo metido en el monte! respondió otro, -¡listo! gritaba el más viejo, me apuntaron con la pistola en la cabeza para acabar de una vez por todas conmigo, entonces el más viejo de la pandilla, me dio tan fuerte con el mazo en la cabeza, que caí fulminado al suelo, rápidamente la sangre se esparció por todo el lugar, los muy infelices creyeron que me habían matado, apresurados por el supuesto homicidio y el susurro cercano de gentes que venían en la curva, me echaron a una quebrada, donde puedo apostar que si no me mataba

71


LOS HIJOS DE LA MINA

el golpe del madero, me mataría la caída libre de ocho metros; caí boca abajo en medio del agua, mientras los bandidos corrieron hacia el monte, recuerdo que uno de ellos decía convencido: -¡ese está bien muerto!, y otro más afirma, -¡repartamos de una vez el botín!, -¡ahora en el rancho!, contestaba el más viejo, quien es el líder de aquella manada. -¡Si no estoy mal, dure algo más de ocho horas inconsciente en ese poco de agua, por poco y muero ahogado, si no es por el alma de samaritana de un par de viejecitas, quienes me llevaron a su casa, permanecí inconsciente por 3 días más, hasta las muy inocentes me creyeron muerto, pero desperté ante el asombro de las vejecitas que no hacían más que repetir -¡milagro, milagro!, ellas habían curado mis heridas y gracias a su misericordia, supere todo el dolor, tanto el de los golpes como el del dinero perdido!. ¡Fue una larga convalecencia pero llevadera por los cuidados de las viejitas quienes eran hermanas (con más plata que cura con dos iglesias) eran solteronas a punto de vestir santos, pues ya estaban muy vejecitas a punto de “colgar los guayos”, vivían muy humildemente en un rancho con lo básico para subsistir, poco se les veía, hasta se rumoraba que eran brujas, mas sin embargo cuando salían hacer mercado, todos en la región le guardaban respeto profundo, según los comentarios de la gente, el dinero lo sacaban constante y sonante de una mina secreta y que cada vez que se les acababa la plata, solo

72


LOS HIJOS DE LA MINA

bastaba con sacar unas cuantas puñadas de esmeralda para poder vivir tranquilamente unas cuantas semanas más!. ¡Pero este par de ancianitas piadosas, eran tremendamente morbosas, pues a falta de macho, veían en mí una presa fácil, joven y con mucho vigor y aunque les juro por mi hijo, jamás me inspiraron un mal pensamiento y por el contrario, tenía por ellas un sentimiento inmenso de gratitud y nada más, hasta ese momento!. ¡Tengo que admitirlo pero en el tiempo que estuve con ellas, fui el rey absoluto de todo y era atendido como tal, emulando ser el galán de una película mexicana de amor, cada una las viejitas competía por conquistar mi corazón, cada una se esmeraba por dar la mejor atención, el mejor regalo, el mejor piropo y hasta luchaban por vestir la mejor prenda suntuosa y provocativa, lo cierto es que todos en la vereda, decían que yo era el marido de las dos viejas, aunque esto no estuviera lejos de la realidad, pues a ambas las complacía y las quería como a unas abuelas con plata y aunque suene inmoral, me había convertido en un experto vividor, imitando a mi padre, por lo anterior y por esas pequeñas cosas, no trabajaba y no hacía nada por mi y por lograr un mejor futuro, me convertí en un recostado y total oportunista!. ! De los hombres que me robaron, jamás los volví a ver, aunque una de las viejitas de nombre Anita, me aseguraba que esos “fulanos” trabajaban en uno de los cortes de don Matías y que lo mejor para mí, era que no

73


LOS HIJOS DE LA MINA

se enteraran de que aún continuaba con vida!; ¡tiempo después y un poco transformado por los golpes que marcaron mi rostro, salí al pueblo de Quipama acompañado de las viejecitas, que se compadecieron por mi encierro, ellas me presentaron como su sobrino venido de Bogotá y créanme cunado les digo, que salir al pueblo, fue para mí un total reto, no por la viejitas sino por los pecados que tenía y que me hacían ver la muerte a cada paso, en cuanto al cuento del sobrino, fue algo extraño para mí y para la gente, menos para las viejecitas que cada una por su lado me echaban el brazo, me acariciaban y hasta besos casi sexuales me daban!; ¡con el paso de las semanas la gente ya me veía como un vecino, incluso salía solo hacer las compras y los mandados que las viejas requerían, en pocas palabras sentía que todo había sido olvidado!. ¡En ocasiones me sentía inconforme a pesar de que tenía algo de dinero y ciertas comodidades que las damas me daban, solo deseaba tener mi propia plata y quería trabajar duro para obtenerlo, pero las viejitas no me dejaban hacerlo, ya que temían perderme; entonces comencé a hacer mis primeros “pinitos” de minería, siguiendo con cálculo y estudios empíricos de geología, los rastros y las vetas de esmeraldas, empecé a investigar con la gente todo lo relacionado con las minas, ideando en mi mente un mapa perfecto de yacimientos, cortes explotados y probables existencias de esmeraldas en la

74


LOS HIJOS DE LA MINA

región. Cierto día, la viejita juanita (la loca juanita) me dijo: -¡si se porta bien, le doy una sorpresa!, -¿qué sorpresa?, pregunte, -¡un lugar maravilloso y secreto, donde existe mucha esmeralda!, pero su hermana la regañaba a pulmón entero por soltar la lengua conmigo, apenas yo le hice guiños y ella cambio de cara y muy coqueta me insinuó: -¡todo lo mío es tuyo, incluyendo lo que hay mis tierras y en mis naguas! !De esta manera me convertí en un experto, sabio y complaciente amante de las damas mayores, poco a copo me gane su confianza y respeto, depositaron en mí, todos sus negocios y la verdad les digo que era una tarea ardua y con esfuerzo logre demostrarles que podía con todo!. Estando en el pueblo me entere por medio de un amigo de Paime, sobre la suerte del viejo Nicanor !vaya sorpresa! según él corrillo, el viejo se había marchado con su novia y sus seis muchachitos para la capital, cargado de maletas con mucho dinero y muchas ilusiones, pero con una vida corta, porque a esa edad todo se puede esperar, (porque con una mujer tremenda y seis criaturas con hambre de pelotón, puede acabar con lo que sea, incluso con los pocos años que le quedaban a don Nicanor) según el chisme, el viejo se compró una casa de tres pisos, ataviada de lujos, muebles suntuosos, electrodomésticos costosos y un carro y una camioneta para la mujer, además de moto para el

75


LOS HIJOS DE LA MINA

muchacho mayor, como si fuera poco, le coloco un supermercado que también hacia las veces de hostal repentino (pero para la mujer) pronto la dicha y la gloria de un idilio fantástico duraría muy poco, ya que la bendita muchacha estaba enamorada de un sargento de la policía (no por algo el farmaceuta del lugar le formulo al viejo comprar una crema para quitar los enormes cachos de la infidelidad) pero poco pudo hacer don Nicanor para detener la hecatombe que le estaba produciendo en su alma una mala mujer, para rematar su cruel angustia, el muy bestia le dejo todo a nombre de ella (ni siquiera era dueño de sus propios calzones) bastaron algunas semanas para que su supuesta mujer lo echara como a un perro de su propia casa, ahora solo y sin plata, vaga como loco por las calles cercanas de su amor maldito!. -¡Estando en el pueblo, vi a uno de los hombres que me robaron, era el más viejo, se encontraba en un deplorable estado de embriaguez, su vestuario no era el mejor, parecía más bien un indigente (al parecer mi dinero y mis piedras no le sirvieron de nada) era tal su estado que cuando cruzo por mi lado no me reconoció, decidí entonces indagar por él, sin levantar sospechas, averiguando que era un simple guardia en una mina llamada “La macarena” y que era propiedad del famoso don Matías y que en ese mismo lugar, estaba el resto de la banda, entonces formule un plan perverso para vengarme de los ladrones, así fuese lo último que

76


LOS HIJOS DE LA MINA

hiciera!; -¡al mejor estilo de un detective, vigile cada movimiento de estos sujetos, tome nota clara de cada detalle, y prepare mil y una trampas, cambie un poco mi apariencia, me tinture el cabello de amarillo, me deje la barba y el bigote y aumente de peso (las viejas estaban engreídas ya que creían que lo hacía por ellas) frecuente varios lugares lúgubres y de diversión mundana, sin que las viejas se dieran cuenta, allí conocí a una bella mujer llamada Margarita, su sensualidad me cautivo tanto que me obligo a cometer locuras y en muchas ocasiones, tome cosas que no eran mías para complacer a esta hermosa “gatita”, colocando en riesgo mi estabilidad y como si no fuera suficiente, la hermosa Cenicienta tenía a su Romeo (o sea su esposo) un primo del jefe de seguridad de don Matías, como comprenderán por lado y lado estaba ahorcado, pero quien no se arriesga, cuando lo más bueno es lo prohibido. ¡Como comprenderán poco estaba en la finca y obviamente poca atención prestaba a las viejitas, aunque para mi fortuna ellas no sospechaban nada y si me hacían algún reclamo, bastaba con demostrarles un poco de cariño (que buena medicina para el mal genio) finalmente logre conquistar a la muchacha del bar, convirtiéndome en su amante y delirio sexual, (un pretexto perfecto para que ella no hiciera el amor con su esposo) y porque no decirlo, pero en este tipo de relaciones fortuitas, el miedo a lo prohibido es el ingrediente secreto para activar la pasión y esto me

77


LOS HIJOS DE LA MINA

gustaba, nos excitaba saber que todo lo que hacíamos era malo, aunque es lo más bueno!. Empecé a beber demasiado y apostar mucho dinero en las cartas, una veces ganaba y en otras lo perdía todo, gastaba todo el dinero que ganaba, pronto toda esa dicha estaba a punto de terminar, ya que las viejitas se darían cuenta de mi extraño comportamiento y obviamente su generosidad cambiaria, debí entonces utilizar una carta bajo la manga, utilizar definitivamente mis dotes de don Juan con Anita, sin que se diera cuenta Juanita, su hermana, para que me dijera el lugar secreto de su fortuna, no fue fácil y me vi obligado a complacer todos los sueños eróticos, sucios y extraños de tan depravada viejecita, aunque les digo la verdad, aprendí mucho; días después la táctica funciono, juanita me llevo a la mina, eso sí me llevo vendado, totalmente inmerso a la voluntad de la dama, recorrí una gran distancia, pasando por grandes montañas y quebradas, hasta llegar a dicho lugar; se trataba de un viejo socavón, abandonado, sin más protección que un par de lámparas de carburo, nos adentramos hacia el interior, el olor era nauseabundo, miles de ecos en forma de chillidos, alertaban la presencia de extraños, luego las figuras geométricas horribles, revoleteaban sobre nuestras cabezas, miles de feos y espeluznantes seres nocturnales pasaban rasantes por mi cabeza, cientos de murciélagos que asustados protegían su paraíso, un socavón asqueroso, santuario de sus eses y desperdicios y de las más bellas esmeraldas de todo el mundo; era la primera vez que me adentraba tanto

78


LOS HIJOS DE LA MINA

a un túnel y les digo en verdad, -¡que tenía las pelotas al cuello!, tenía tanto miedo causado por los murciélagos, la oscuridad y la claustrofobia que me hacían pensar que toda esa “petaca” de tierra se me viniera encima, nos metimos en línea recta por algunos quince minutos, llegamos a una bifurcación, donde la viejita muy coqueta me insinuaba que lo hiciéramos allí y por la plata y por lo que había oculto en ese lugar, no me importo, ni la oscuridad, ni el miedo, ni la idea que un bicho me picara el culo. -¡¿por cuál hueco nos vamos papacito?, me dijo, -¡por el de la derecha!, conteste, -¡da lo mismo! me replico; así tomamos el de la derecha y andamos en descenso unos diez minutos, incluso sentía que desviamos nuestro curso más hacia la derecha y como dato curioso, entre más adentro, mas murciélagos habían, millones de millones, nunca había visto tantos animales de esos en mi vida; a la medida que caminábamos, mis piernas se hundían en una especie de lodo asqueroso y mal oliente, era guano o excremento de murciélago y no exagero al decirles que me llegaba un poco más arriba del tobillo, imagínense cuanto había de eso en esa cueva, -¡cógete duro de esta cuerda! me decía ella, alumbrándome el lazo, era una cuerda gruesa y que estaba pegada a la pared y que le permitía aferrarse de él, en el descenso, pues con todo ese guano, era imposible mantenerse en pie, (imagínense como sería el camino

79


LOS HIJOS DE LA MINA

de regreso) llegamos a una caverna más pequeña donde les aseguro que ni el mismo diablo viviría, pues daba miedo entrar en ella, una vez dentro de ella, la viejita tomo una mochila que tenía escondida en ese hueco, saco un puñado de tierra y luego otro, y otro más, luego alumbro a una esquina donde había un cofre, se quedó inmóvil, como pensando, -!listo, vámonos! me dijo, -¡apure mijo!, -¡Eso es todo¡ exclame extrañado, -!no pregunte tanto y camine más bien! dijo la viejita, -¡pero como así, parece loca usted! Reclame, pero las groserías y hasta una palmada en la espalda calmo mi altanería, -¡no sea tan bruto muchacho, esta suerte hay que tratarla bien, consentirla, incluso amarla; no ve que la esmeralda es como una mujer, es la reina de todo, haga de cuenta que es su madre! -¡con eso es suficiente! luego me hizo salir de ahí y esperarla por unos minutos, ella se quedó ahí en una especie de entrega espiritual, tal vez agradeciendo a quien sabe quién por tan secreto regalo, aunque yo tenía mis dudas!. ! Según Anita buena parte de Boyacá y Cundinamarca, fue habitada por indios feroces, que defendían su territorio sangrientamente, ellos eran consumados amantes de la tierra y el universo, pero realmente lo más admirable de ellos y que prevaleció por siglos, fue su

80


LOS HIJOS DE LA MINA

habilidad por la minería, en especial el oro y la esmeralda, ellos eran los muzos y los colimas, los mejores exponentes de este arte, pues extrajeron de la tierra, miles de toneladas de oro y esmeralda, y lo mejor de todo, sin joderse tanto, pues a diferencia de hoy en día y con toda esa tecnología, donde el minero trabaja mucho para hallar una buena producción, los indios utilizaban plantas que indicaban las floraciones mineras, además existían otros indios que utilizaban el trance, activado por medio de ciertas plantas que los llevaba en un viaje, el cual les indicaba el lugar exacto del yacimiento!. !Salimos de la cueva enceguecidos por el sol del mediodía, la vieja traía apretada contra sus senos la mochila y su carga secreta, me dispuse a ayudarle pero ella no me dejo, bajamos unos diez metros en donde estaba una quebrada cristalina, allí había una gran laja de piedra de forma rectangular, por cuyo centro pasaba un hilillo de agua (en la minería, lo más difícil es lavar la tierra, porque hay que estar atento a la tierra, no sea que por descuido, se le vaya una esmeralda “gota de aceite”, allí la viejecita acomodaba varias piedras en forma de listón atravesando el hilillo, luego echo agua dentro de la bolsa de material y la metió en un platón, allí batió con fuerza la bolsa, mientras por los minúsculos poros, salía agua negra, esta operación la repitió por lo menos unas treinta veces, luego abrió la boca de la bolsa y empezó a echar agua y a revolverla con su mano el material que quedaba, luego con el platón roseaba agua sobre la laja, esta corriente arrastraba la tierra, la cual pasaba debajo de

81


LOS HIJOS DE LA MINA

los listones que formaban una especie de barreras de diferentes medidas que dejaban pasar de acuerdo a su tamaño el material grueso y el fino, de esta manera no se desperdiciaba un grano de tierra, al final de la última barrera, llagaba todo el material limpio, era casi imposible que se le escapara una esmeralda (tendría que estar uno de malas) este arte, ella la aprendió de su padre y esta su vez de su padre y así sucesivamente hasta llegar a los indios!. En la medida que echaba la tierra en la laja, la cantidad de piedras de todos los tamaños quedaban aprisionados, el material estaba limpio y dejaba ver la roca negra aun embardunada con una especie de aceite y el cual permitía ubicar las chispas verdes de esmeraldas, me dio tanta emoción que quise coger una, pero la vieja me lo impidió, -!primero aprenda y luego hágalo con las suyas! duro un tiempo largo examinando una a una las piedras, luego las separaba, las volvía a lavar, las miraba y si no era buen material, lo arrojaba a la quebrada, lo bueno lo metía en un frasco de vidrio, finalmente término el proceso y contabilizo 22 esmeraldas, todas ellas, hermosos canutillos de todos los tamaños y de un verde concentrado casi acuarela, la vieja las miraba y las volvía a mirar, echaba un nuevo vistazo a los desperdicios, de pronto encontraba una esmeralda que se le hay escurrido entre los dedos,

82


LOS HIJOS DE LA MINA

-!si ve mijo, el que esta de buenas, no se le pierde ni las naguas de la mama! decía bastante orgullosa la viejita!, -¡ahora le toca a usted, veamos cómo está su suerte! me dio apenas unas manotadas de tierra, como si se tratara de un dulce para un niño, saque el material y lo coloque sobre la roca, luego rocié lentamente el agua y vaya sorpresa, instantáneamente toda la tierra que cubría las piedras desapareció, dejando la evidente y hermosa presencia de más de una decena de esmeraldas, esto impacto a la vieja que no podía creer lo que veía, -¡suerte de principiante!, -¡no señora, el que esta de buenas, así sea en las naguas de la abuela, encuentra la fortuna! le conteste, lave una a una las esmeraldas y las metí con cautela en un frasco, mientras la vieja las revisaba con cierta envidia! -¡De acuerdo a las leyendas y a los testimonios de las guaqueros, mujer que entraba a una mina, espantaba la riqueza y yo les aseguro que esa es solo supersticiones nada más, pues con lo que hizo la viejita, queda demostrado que “la riqueza es para el que le toca”, recuerden siempre “lo que es del gato no se lo come el ratón”, de regreso a la casa, la viejita me dijo que me daría un porcentaje de lo sacado, según ella, para cubrir gastos de manutención y vivienda mías, y no tuve más remedio que aceptar, aunque yo sabía, que eso era nada más que física envidia, por tener mejor suerte que ella!.

83


LOS HIJOS DE LA MINA

¡Regrese a mi rutina del juego y las mujeres, pero en esta ocasión con más descaro y vergüenza, sin importar lo que pensaran las viejitas, ya que tenía buen dinero; aposte altos volúmenes de dinero, también lo gaste en trago fino, comida, joyas y armas, incluso hasta “pájaros” (guardaespaldas) tenia, ustedes se preguntaran como hacía para tener dinero, ¡pues fácil!, solo tenía que cambiar las esmeraldas y todo solucionado; tengo que admitirlo que en estos cambios no me pagaban lo justo y siempre salía perdiendo y en ocasiones no me pagaban las esmeraldas porque me veían la cara de bobo; una a una, las esmeraldas se fueron diluyendo como el agua en verano, ni siquiera un vestido o un par de zapatos compre, nunca tuve un detalle con las viejas, pero en cambio muchas personas que no conocía, ganaron mi dinero, lo suficiente para comprar carro, casa y hasta zapatos finos, incluso hasta le “llene la perra” aun poco de vagos que vivían como parásitos colgados a mi bolsillo!. ¡Pronto mi capital se desvaneció y mi fama tonto creció tanto, que muchos en el pueblo se peleaban por jugar conmigo, pues casi siempre (todas las veces) me ganaban con trampas o sin ellas, calculen que clase de tahúr era yo; la demora era llegar al centro y en cada esquina tenía un juego listo; mi nombre fue famoso por las esmeraldas que traía, pronto el viejo Matías escucharía de mí y tal vez querrá conocerme; ¡como dato curioso, todas las esmeraldas que compraban las gentes del pueblo, llegaban a manos del viejo Matías, quien pagaba un poco

84


LOS HIJOS DE LA MINA

más (no mucho) ya que era una obligación dárselas a este viejo, como una especie de imposición u orden marcial!. -¡seria tal vez un jueves al mediodía, cuando cuatro o cinco camionetas, repletas de hombres armados hasta los dientes, organizados como grupo táctico militar, ocuparon todos los alrededores del lugar, protegiendo con obediencia canina a un hombre muy particular ¡adivinen ustedes de quien se trataba!, ¡pues sí, era don Matías rojas!, quien llegaba en busca mía y como moraleja de nunca acabar,! prometo nunca jamás despilfarrar tanto dinero solo para llamar la atención!. Me acuerdo tanto que yo estaba jugando a las cartas con uno de mis rivales y por primera vez tenía la plena certeza de que esa mano seria mía!, como iba a estar contento, si había mucho dinero en juego y lograría por fin recuperar parte de todo lo perdido, coloque las cartas bocabajo, ante la incertidumbre de mi oponente tome un trago largo de whisky, luego suspire, tome las cartas de nuevo, observe con detalle todo el dinero que había sobre la mesa, tome un segundo trago, vi las cartas de nuevo, ¡ahora si me llego el desquite! pero tal suerte no era para mí, pues el supuesto patrón don Matías, se hizo junto a mí y allí dos palabras fueron suficientes para espantar a todo el mundo -¡buenas tardes! pronto los apostadores se levantaron de la mesa recogiendo todo lo que había sobre ella, incluso mi dinero, salieron de ahí como almas que lleva el diablo, se perdieron como ratas,

85


LOS HIJOS DE LA MINA

desapareciendo con ellos el dulce sabor de un triunfo somero y mi maldito dinero!, -¡puedo sentarme señor! refirió el viejo, mientras sus guardaespaldas rodearon la mesa; -¡si señor! conteste, pensé en lo peor, pronto la voz militar de unos de sus hombres interrumpió mi pensamiento; -¡que le traigo patrón!, -¡un amarillito mijo¡ el viejo miro las cartas de mis oponentes y luego destapo las mías, -¡vaya que tiene suerte, mire ese juego, me imagino que gano con esas cartas!, -¡no señor, no alcance, pues se llevaron mi dinero!, -¡tranquilo muchacho que yo le recupero el dinero! exclamo don Matías, llamo a uno de sus hombres y quien al oído le ordena una misión, de inmediato sale el escolta con cuatro hombres más en una camioneta con rumbo desconocido, quise levantarme pero uno de los hombres me lo impidió, -¡quédese amigo y tómese un trago! dijo autoritario, entonces sirvió dos vasos con hielo, ¿usted no es de por acá? ¡Cierto! pregunto, -¡no señor! contesté mirando hacia el piso, procurando no darle la cara, -¿de dónde es usted muchacho? guarde silencio, luego recordé a Nicanor y le conteste, -¡de Paime patrón!, -¡con que de Paime!, refirió el viejo, -¡si señor!, -¿de quién es usted familiar?,

86


LOS HIJOS DE LA MINA

-!yo soy sobrino de don Nicanor cárdenas de Tudela!, conteste seguro, -¡nunca lo había visto a usted por estos lados! exclamo el viejo. -¡viví casi todo el tiempo en Zipaquirá y Pacho! respondí, -!tómese un trago conmigo! dijo el hombre, nunca me quito la mirada, creo que trataba de descifrar con su sicología elemental, la verdad de mis ojos, pero creo que pude convencerlo de que era una persona buena supuestamente, -¡que lo trae por estas tierras señor!, -¡vine a trabajar en las minas!, -¡con que en las minas!, -!si señor! Conteste, -¡juguemos una mano al póker! exclamo don Matías, -¡la verdad no tengo dinero! me levante de la mesa pero de nuevo el escolta me sentó, el viejo guardo silencio mientras servía otro trago, pregunto de nuevo, -¡de que apellido es usted!, -!Vergara señor! el viejo guardo silencio, -!pero luego su tío no es cárdenas!, -¡si señor, por parte de mi mama!, -¡pero entonces el Vergara de donde es, por que por esta región es poco común ese apellido!, -¡de Topaipi, de una vereda del centro! conteste evitando decirle que era de Yacopi (no sea el diablo y el viejo ate cabos conmigo), -!o sea que su padre es de Topaipi!,

87


LOS HIJOS DE LA MINA

-¡si señor! -¡en donde se encuentra su padre!; De nuevo quede es silencio, tome un trago y luego le dije, -¡mi padre lo mataron ya hace unos años! conteste, -¡qué pena mi amigo!, -¡yo tengo familia en ese pueblo, de pronto lo conozcan¡ tomo las cartas y las ordeno rigurosamente, luego al mejor estilo de un tahúr profesional, barajo las cartas y de qué manera, -¡qué apostamos señor!, exclamo el viejo, mientras yo trataba de buscar dinero en mis bolsillos, pues todo se lo habían llevado, -¡pero no tengo dinero, todo me lo robaron¡ -¡tranquilo! exclamo el viejo, -!apostemos dos mil pesos¡ dice el, -¡yo se los presto! replica, -¡listo! Conteste, y la verdad era mucho dinero y aunque no los tenía, podía devolvérselos pidiéndoselo a las viejitas, ojala la suerte que estaba esquiva, fuese un poco más comprensiva conmigo y me ayudara. El viejo Matías repartió las cartas, luego me mira, ¡sabe muchacho, en mi grupo de hombres de confianza, tengo un hombre de Yacopi de apellido Vergara!, -¿de verdad? conteste, -¡llego hace unos años y se caso con una sobrina mía!, -¡lo tengo administrando algunos negocios!, -¡qué afortunado! Exclame, -¡esa gente de Yacopi es muy trabajadora pero hay algunos que son tremendos! exclame, mientras miraba las cartas una y otra vez, en mi pensamiento solo rondaba

88


LOS HIJOS DE LA MINA

la idea de que ese tal Vergara, fuera mi padre, pero no podía adelantarme, pues temía por mi vida. El juego de cartas estuvo aburrido y quiso el viejo darle, cierta emoción, doblando la apuesta, pero yo no tenía como responder, -¡va a entrar a la apuesta señor Vergara! , exclamo, pero fue interrumpido por uno de los escoltas, quien le entrego una bolsa, luego el viejo me mira, -¡señor Vergara, aquí tiene su dinero, espero que este completo, si le falta alguna moneda, yo se la devuelvo!, -¿pero señor? trate de preguntar, -¡no se preocupe, este es su dinero, simplemente se lo devolvieron de buena forma! ante esta respuesta no me imagino como lo recupero y que les pasó a mis oponentes; fue gracias a ese detalle que mucha gente en el pueblo me empezó a ver con otros ojos y jamás volvieron a engañarme en el juego. -¡qué dijo señor Vergara planta o dobla su juego!, -¡dobló patrón!, -¡aquí están sus dos mil y apuesto otros dos mil!, -¡vaya que es usted un verdadero apostador! pidió una botella de whisky, sin quitar la mirada de mí y las cartas, (que señor tan desconfiado) una a una, destape las cartas y ante el asombro del hombre, había logrado hacer una perfecta escalera, -¡de verdad que es usted un buen jugador de póker, me deja sorprendido, juguemos otra partida!, exclamo el viejo,

89


LOS HIJOS DE LA MINA

-¡listo patrón, pero esta vez apostamos diez mil pesos! créanme que en esa época esa cantidad de dinero era una gran fortuna. Jugamos seis o siete partidas, de las cuales gane cinco, ganando parcialmente una buena riqueza, pero la ambición rompió el saco, no sé si el viejo lo hizo a propósito o fue un golpe certero de la mala suerte, entonces propuse una última partida y aposte una de las cinco esmeraldas que me quedaban, el gordo inmediatamente tomo la piedra, la observo por todo lado, la coloco a la luz y luego con un pañuelo la limpio, -¡no hay duda de que esta piedra es valiosa, dígame señor Vergara de donde es esta piedra! permanecí en silencio, note que sus ojos tenían un brillo extraño que saciaban maldad, -¿aún no me ha respondido de donde saco esta piedra?, -¡vera estas piedras!, trate de buscar unas respuesta rápida y que saciara la indagatoria del viejo sin poner en riesgo la mina de las viejitas, me fue imposible hallar una explicación, invente entonces una mentirilla que hasta yo mismo la creí, ¡cómo iba hacer ingenuo de contarle a este sujeto el lugar secreto de mis viejecitas!, -¡estas piedras se las compre a un vecino de mi “tío Nicanor” que las saco de una vereda llamada Corruncha!, -¡Corruncha! repitió el viejo, -¡si señor!

90


LOS HIJOS DE LA MINA

-¿cómo se llama ese señor que usted dice? pregunto el hombre, -¡don Pedro! conteste, -¿en dónde está el?, -¡el ya murió hace unos meses! exclame triste, -¡qué mala suerte, definitivamente es una verdadera perdida¡ -¡si señor!, me sirvió un trago y pidió otra botella, -¿se va a quedar un tiempo en el pueblo?, -¡si señor, vine a probar fortuna!, -¡si le parece, se puede quedar a trabajar conmigo!, dijo don Matías, -¡le agradezco mucho su invitación y la tendré en cuenta, pero por ahora quiero, ocuparme en algún tipo de negocio aquí en el centro!; -¡gente como usted es la que necesito, ambiciosa, frentero y muy leal, como usted hay muy pocos, le iría muy bien mi amigo Vergara, piénselo y me avisa, las puertas de mi empresa están abiertas en cualquier momento para usted!, -¡Le agradezco patrón y lo pensare muy bien! conteste, -¡brindemos mi amigo, que sea esta el comienzo de una buena amistad!, alzo la copa y brindo tres veces, por mi, por su hijo muerto y por las esmeraldas, en especial las mías. -¡Cuando era niño, mi mama me llevo a casa de los abuelos, para presentarme como su hijo y de paso pedirles ayuda, pues mi padre no aparecía por ningún

91


LOS HIJOS DE LA MINA

lado, se había marchado a trabajar a Otanche, donde un primo suyo, quien tenía un corte de esmeraldas pero el andar detrás de cualquier mujer, lo llevo a fracasar, finalmente y ante el desastre de hacer nada, busco la salida más rápida, quitarle la mujer a su primo y quien era la dueña de todo y así gastarse con ella, todo el dinero y luego abandonarla, de paso se ganó un enemigo muy peligroso que hasta el día de hoy, lo busca para pegarle un tiro!. ¡Mis abuelos pese a tener dinero, vivían con lo necesario de forma humilde, obviamente tenían sus animales y sus buenos cultivos y en la vereda eran los patrones; apenas mi mama quedo embarazada, mi abuelo la echo de la casa, pese a las lágrimas y los reclamos de mi abuela que trato de evitar que mi mama se fuera de la casa, ella debió acatar la orden, ya que él, era un hombre bastante radical, poco humano, muy Sico rígido en sus decisiones, en cambio mi abuela como todas las mamas, era muy buena y sufría mucho por nosotros, cuando podía y a escondidas de mi abuelo nos ayudaba pero cuando mi abuelo se daba cuenta, la maltrataba con insultos y la golpeaba con la cubierta del machete!; !a mi abuelo lo veía de vez en cuando en el pueblo, pero el cada vez que nos veía cambiaba de anden o se devolvía, mucha gente intercedió por nosotros ante él, pero él los regañaba y prefería estar solo y no acompañado con gente que le hablara de nosotros!. ¡Mi abuelo quería lo mejor para su hija, fue tanto su amor y entrega por ella, que tenía planificado su futuro, quería

92


LOS HIJOS DE LA MINA

que su única hija, fuese el orgullo de su familia, de la vereda y de la región, la amaba mucho, era su todo, su vida, no quería que ella sufriera como él lo hizo; apenas supo del embarazo, la castigo salvajemente que casi la mata, en cuanto a mi abuela, un ángel de Dios, era natal de Topaipi y era huérfana de padres, los cuales fueron asesinados en la época de la violencia a manos de los liberales de Yacopi y todo por ser conservadores, siendo niña se casó con mi abuelo, quien dentro de lo normal, fue un buen esposo, aunque en ocasiones se le olvidaba ese compromiso!; ¡mi abuelo era amante a los gallos finos, el tejo y los caballos y como buen liberal, era el gamonal de la región y su palabra era fiel escritura en cualquier negocio, nunca cruce palabra alguna con él, más sin embargo sabía que era mi abuelo y le merecía respeto!; ¡fue un día de junio en que mi madre regresaba a su casa, yo apenas era un bebe de brazos, ella solo quería presentarme y conmover el corazón duro de su padre, pero mi abuelo no permitió que entrara a loa casa y de nuevo la echo, entendí entonces que mi abuelo jamás cambiaria y al igual que mi padre, mi madre jamás tendría esa figura paternal; dos meses después, mi padre regreso y fueron siete meses de total tormento para nosotros, pues casi siempre llegaba borracho y le pegaba a mi mamá, sufrimos mucho y tuvimos que en silencio soportar sus abusos!. -¡En la última partida, donde lo aposte todo incluso una de las esmeraldas, deposite en ella la fe necesaria para ganar, dicen que la esmeralda trae ruina y muchos

93


LOS HIJOS DE LA MINA

infortunios pero para mi caso me trajo muchas alegrías y por supuesto muchos amores!; -¡tome un vaso con whisky y lo bebí todo, luego miro mis cartas, una a una las reviso con detalle, analizo a mi rival y sus movimientos, -¡señor Vergara le cuento que hacía mucho tiempo que no jugaba de esta manera! -¡para mí es un placer jugar con usted y me interesa comprar sus esmeraldas y pagárselas muy bien!, -¡claro patrón, con mucho gusto! en esa tarde me convertí en un verdadero tahúr, perdí dos partidas pero le aposte otra y le gane todo al viejo (no estoy hablando “de chichiguas” sino de bastante billete) terminamos la botella de whisky y me invito a ir a su casa para que tomáramos un whisky que tenía guardado para una ocasión especial, pero algo en el fondo me decía que no debía de ir, tal vez porque no era el momento o porque yo tenía mi pecado con él!. -¡Llegue a la casa de los viejitas y tenían bronca porque ya no permanecía en el rancho y no estaba “pendiente” de ellas ¡vaya que problema!, ¡en un solo día, me echaron siete veces, incluso en la última me sacaron la maleta para la carretera! yo estaba dispuesto a largarme pero la verdad, la tentación por las esmeraldas me lo impedía, entonces agache mi cabeza y doblegue mi corazón a sus pies, eso si antes de llegar a este estado de humillación, les lleve algunos regalos como para bajar un poco la temperatura de las viejecitas, al final del día, mis encantos y mis atributos juveniles calmaron la ira y la

94


LOS HIJOS DE LA MINA

lividez de estas mujeres, en pocas palabras, el par de damas recibieron una larga noche de pasión llena de juegos y otras cosas más, que aquí no puedo mencionar (no hay como curar la rabia con un poco de amor)!. A la mañana siguiente me fui para el pueblo, en esta ocasión podía ver el cambio, la gente me miraba diferente, podría decir que con cierto respeto, ya no me esperaban los grupos de jugadores tramposos y por el contrario se negaban a jugar conmigo, no había la menor duda, que había subido de nivel gracias al viejo, y hasta las mejores mujeres del pueblo, se me insinuaban descaradamente sin importar las consecuencias, estaba fascinado, sentía algo de poder, el problema es cuánto duraría esta odisea fantástica, me encontré con mi novia (otra más) la cual cobro los restos de una noche de lujuria, “que vaina esta” (hasta los perros se peleaban por los sobrados) luego salí de allí en el momento justo, porque un minuto después llego su marido y creo mucho que a él, no le importaría que yo fuera el nuevo amigo de su jefe, y la verdad les digo, que estuve de suerte, aunque me imagino que él tuvo que sospechar; esta situación de infidelidad se prolongó por varias semanas y en cada ocasión, el marido sospechaba cada vez mas de su esposa, pero nunca se imaginó que ella jugara conmigo; finalmente fue en una noche de ferias que me le escape a las viejitas y me fui a encontrar con la muchacha aprovechando que su esposo estaba trabajando; nos tomamos unos tragos, bailamos y luego nos fuimos para su casa, que quedaba en la parte alta del pueblo, no

95


LOS HIJOS DE LA MINA

esperamos a llegar a la cama, cuando teníamos todas las prendas desapuntadas y con las ganas a punto de estallar, nos dejamos caer en el sofá, donde como faena taurina, realice la mejor corrida de mi vida, fue tal la entrega, que ambos escapamos a un mundo imaginario lejos de la realidad, olvidando que estábamos en casa de su marido, les juro que no sentí miedo y por el contrario, el saber que yo estaba allí, me emocionaba mucho, pero toda esa dicha terminaría, ya que el marido salía de descanso a ultima hora y cuando este estaba a punto de llegar a la puerta de su casa, nosotros vivimos sumergidos en el más completo frenesí, envueltos solamente por nuestra piel, unidos en un solo hechizo, mágico y cruel, una completa fantasía prohibida, nuestras ropas yacían esparcidas por toda la sala, las ventanas a medio cerrar dejaban escapar los quejidos y una puerta sin seguro a punto de ser abierta por un marido celoso; logre escuchar cuando metían la llave por la cerradura, quede paralizado, ella se botó del sofá y recogió toda su ropa, -¡mi marido, mi marido, vete por detrás, pero ya, rápido! -¡como así!, ¿luego no está trabajando? dije confundido; desnudo y a cuatro patas salí del cuarto, recogiendo lo que podía, ¡el que entra y logra verme salir por una ventana!, -¡que es lo que está pasando Mireya!, saca su arma, le quita el seguro y corre hacia la ventana, en su camino se le atraviesa su mujer, pero este la quita de una fuerte bofetada, de un solo salto llegue hasta una platanera

96


LOS HIJOS DE LA MINA

donde pude correr más seguro, sin embargo una decena de disparos pasaron rasantes por encima de mi cabeza, en mi huida deje un zapato, la camisa, un calcetín y hasta los calzoncillos, solo escuchaba los insultos lejanos del hombre, -¡yo sé quién es usted, lo voy a partir a plomo!, corrí tanto que pase derecho por el pueblo y llegue a la salida, allí note que estaba aporreado, pues del salto, caí a botes y me lastime la cara, las piernas y como si esto fuera poco, tenía el pecho y la espalda rasguñada por el amor, compre una camisa y un par de zapatos y me fui para el rancho de las viejas, donde tuve que inventar una gran historia para justificar los moretones y los rasguños de una tarde de amor. Permanecí por espacio de cuarenta días encerrado en el rancho, alejado del pueblo, de mi amante pero en especial de su marido, me dedique a levantar los cultivos de yuca y plátano, cuide del ganado y las gallinas, las viejitas estaban fascinadas, que incluso Anita me llevo a la mina para sacar algunas esmeraldas pero al igual que su hermana, también me cobro peaje! ¡Esa tarde quise salir al pueblo para averiguar por la suerte de la mujer, pero las viejas se opusieron y pese a los reclamos de las viejas, tome uno de los caballos, le coloque la mejor montura, lleve el sombrero, el poncho y el machete y partí para el caserío; en la carretera logre divisar la figura de dos hombres que se fueron despejando en la medida que me acercaba, no podía creer lo que veía, eran dos de los tres hombres que me

97


LOS HIJOS DE LA MINA

atacaron, se trataba del más viejo y el muchacho de la tienda, ambos sujetos venían ebrios, traían consigo un costal pesado que se turnaban con dificultad para cargarlo, los nervios me hicieron su presa, sude frio y creí que ellos me robarían de nuevo y que en esta ocasión me matarían, quise devolverme pero era demasiado tarde, ellos ya estaban justo al lado mío, llevaban mucha prisa, pareciera que estuviera huyendo u ocultando algo, hice de tripas corazón y me prepare para enfrentarme a ellos, empuñe mi machete y hasta ore, dispuse toda mi fuerza y mi razón para no dejarme atacar; pero ellos al parecer no querían hacerme daño y tal vez me confundieron con alguien!; -¡buenas tardes patrón!, dijeron ellos, -¡buenas!, conteste, ni se inmutaron de mi presencia y siguieron de largo, entonces comprendí que esos hombres no eran tan peligrosos como yo pensaba y decidí cobrar una vieja deuda, pero debía planificarlo bien, para no cometer errores y más bien me regrese y no sea que esté equivocado y me esperen agazapados para joderme. Luego de una larga noche, de intangibles planes e ideas, concebí el más maravilloso plan para cobrar mi dinero, así muy en punto de las cuatro de la mañana, me levante, me arregle y salí para el pueblo, metí en mi mochila, una buena suma de dinero y varias piedras, me monte en el caballo y a galope firme me enrumbe; una vez en el caserío, busque a una persona de mi confianza y quien traficaba con elementos robados y armas, mi urgencia de encontrarlo, era para comprarle una pistola, pues la

98


LOS HIJOS DE LA MINA

requería, ya que tenía muchos “brincos”; luego de hacer la transacción, salí hacia un hotel en el centro, donde otro amigo y quien conoce a todo mundo (dirección, características, familia, trabajo entre otros) para que me diera la ubicación exacta de mis amigos de lo ajeno; luego de recibir la preciada información, continúe la última parte de mi plan, llame a don Matías, para pedirle trabajo en una mina en especial; ¡cómo ven ustedes, la vida me había convertido en un hombre calculador, matemático y muy frio, no me importaba nada!, con la premisa de un buen plan, el cual buscaba varios beneficios, como el de desquitarme de los ladrones por mis propias manos, aceptar la propuesta de “el patrón” para trabajar en la mina, así estar más cerca de los ladrones, del viejo y frenar un poco la sed de venganza de un marido celoso y finalmente depender de mí mismo y no de la caridad extorsiva de las viejitas!. ¡Concerté una cita con el esmeraldero quien me envió de inmediato a un corte suyo, en dicho lugar me estaba esperando, una vez allí, me invito a seguirlo y a explorar un túnel que estaba a punto de producir, ¡vaya producción de esmeraldas! Se trataba de una mina muy organizada que al parecer funcionaba como un relojito, pues desde que entre pude notar, que tenía un sistema de seguridad máximo como cualquier entidad militar, tenía guardias por todo lado, además contaba con sistema de luz eléctrica, oxígeno y carritos que llevaban el material al exterior, también tenía un gran campamento con capacidad para unas cien personas, además de una gran

99


LOS HIJOS DE LA MINA

cocina donde un hombre gordo, hacía las veces de chef internacional conocido como el ranchero y si quieren aceptar un consejo mío, -¡jamás peleen con el cocinero, pues este es el hombre que de acuerdo a su temperamento nos puede dar una buena comida o la peor de ellas!; recuerdo que el viejo Matías tenía puestas unas botas amarillas de caucho, camisa corta de futbol y pantalón de overol azul además de un casco acondicionado con una linterna, llevaba consigo un pica betas, una maleta y su pistola nueve milímetros, ordeno a uno de sus hombres me dieran unas botas y un casco; seguimos caminando siempre escoltados por sus hombres, llegamos a una entrada del socavón donde se erigía una gran puerta metálica con un enorme candado, allí estaba Máximo Morales quien era su representante en la mina y su persona de confianza ante los socios y de quien dependía toda la organización en la mina y quien debía responder por todo incluso con su vida, cuando la mina empezaba a pintar esmeralda, este hombre debía de informar de inmediato a su patrón y detener de inmediato el trabajo, debía de sacar a toda la gente de la mina y redoblar la seguridad para evitar saqueos, solo y cuando el patrón estuviera en la mina, se abría la puerta para que el jefe entrara y sacara la producción de las millonarias esmeraldas, de lo contrario se prohibía la entrada y se disponía para ello de varias puertas metálicas que impedían el acceso, todo aquel que fuese encontrado robando, debía pagar de acuerdo a un código de supervivencia con su propia vida!.

100


LOS HIJOS DE LA MINA

¡Existió en la región un hombre muy rico, que no sabía lo que tenía y que llego a convertirse en el hombre más millonario del mundo, sus excentricidades fueron bien conocidas pero su vida secreta y su trabajo en las minas de esmeraldas no era bien conocida, se dice que cuando en sus minas pintaba buena esmeralda, ordenaba levantar gruesos muros en concreto que bloqueaban la entrada, y que solo eran retirados por el mismo, se dice también que los sistemas de seguridad eran muy exigentes, medidas como el de colocar salas de rayos equis, donde los guaqueros incluso los guardias debían de pasar desnudos por la máquina, entre otras medidas muchas de ellas ilógicas!. ¡Bajamos por un malacate (ascensor no apto para enfermos del corazón) y les juro que sentí la acrofobia y la claustrofobia en toda su dimensión, y eso casi me obliga a renunciar a la minería pero por fortuna o por necesidad, me acostumbre a ello; llegamos a una puerta metálica, donde un guardia del otro lado nos esperaba, abrieron la reja y continuamos caminando por un espacio de diez minutos, donde bajamos por otro malacate, este era más largo y más peligroso, calculo que descendimos unos trescientos metros, que descifrado en tiempo, son unos cinco minutos y les aseguro que fueron los cinco minutos más largos de mi vida y sin demeritar todo lo que me ha sucedido, fueron además los minutos más peligrosos de mi vida, tal vez por ser la primera incursión en las entrañas de la tierra, una sensación difícil de

101


LOS HIJOS DE LA MINA

explicar, pues todo es oscuro y muy húmedo, el olor es seco y feo, el calor aumenta de acuerdo al descenso, el aire es pesado, difícil de respirar, el trabajar en esas profundidades es complicado, es imposible coordinar los movimientos, el pensar obliga a consumir oxígeno y este elemento es escaso, las ideas luchan por coordinar la fuerza bruta con dificultad, de ahí que hombres tan valientes como los mineros, arriesguen su vida en esas profundidades y eso los hace únicos y especiales; bajamos del malacate y creo que caminamos unos veinte metros en línea recta, apenas y podía distinguir entre la penumbra y los pálidos bombillos de luz amarilla que marcaban tímidamente el camino, llegamos a una puerta metálica que estaba custodiada por un gran candado del tamaño de mi cabeza, luego el viejo saca una llave antiquísima, la cual inserto pero que le causo contratiempo pues no giraba en la ranura, solo una mala palabra logro que el cerrojo cediera y permitiera abrir la oxidada reja, frente a mí se levantaba una gran pared acanalada, brillante y húmeda, una muralla que guarda entre sus grietas, la riqueza más fantástica del mundo, -¡muchacho coja ese carro y llévelo para allá! me dijo el viejo, se trataba de un carrito metálico sobre puesto en lo que parece ser un par de rieles, lo lleve a donde me había indicado el hombre; luego observe al hombre que estaba arrodillado y en la más extrema comunión que un hombre y su fe pueden tener; se levantó, luego analizo la pared y finalmente con su pica envió un golpe seco a la pared y luego otro y otro más y así un promedio de cinco

102


LOS HIJOS DE LA MINA

golpes más, luego se detiene y volvía a revisar la formación geológica, -¡ya casi! decía él, mientras que yo seguía sin entender, de nuevo envía un golpe y este produce un leve derrumbe, el viejo se detiene y vuelve y golpea, esta operación la realizo por lo menos unas diez veces, -¡Señor Vergara, hágame un favor, traiga ese carrito y acomódelo aquí!, -¡si señor! conteste. El viejo organizo todo, tomo el carro y lo dejo frente al corte, luego con una fe única e imparable, envió el golpe final, desprendiendo rocas y piedrecillas que no se podían identificar, luego envió otro picazo y otro más, su ansiedad era evidente, casi y no podía respirar, tratando de recoger todo lo que caía en el piso, yo trate de ayudarlo, pero no me dejo. -¡Usted no, déjeme a mí!, dijo, ¡el viejo a cuatro patas seguía escarbando la tierra, lleno dos carritos y cuatro lonas, todas ellas llenas de tierra negra y embardunada de grasa, regresamos al exterior, la tensión era gigante, muchos hombres armados y muchos otros más a la expectativa, muertos de ansiedad por saber lo que traíamos, luego dos hombres de confianza de don Matías nos ayudaron a llevar los carritos, llegamos a una especie de represa de madera que a su vez contenía varias paredes en malla muy fina que solo permitían el paso del agua y la tierra y que trancaban los grumos y las piedras un poco más grandes que la cabeza de un alfiler, todo esto estaba acondicionando en una especie de descenso y

103


LOS HIJOS DE LA MINA

permitía el paso del agua de una motobomba y que era lo único moderno que tenía la región!. ¡Incluso fuera del perímetro de la mina, habían cientos de personas que esperaban con paciencia y mucha fe que la corriente del agua llevara una esmeralda que se le escapaba en el lavado al viejo, habían cientos de hombres, mujeres y niños, que con palas, bolsas plásticas y otros utensilios, hurgaban cada milímetro de agua y tierra, era tanta la gente que se aglomeraba allí, que surgían muchas peleas por tener el mejor lugar en la quebrada, una lucha frenética por obtener una esmeralda y por escapar con urgencia de la pobreza, una pelea desigual contra la suerte que solo le apuesta al hombre con más dinero, una lucha salvaje entre pobres que buscan una esmeralda que los ojos ambiciosos del patrón deja escapar!. ¡Cuentan que en una época y de acuerdo a los más veteranos, los esmeralderos no eran tan tecnificados como ahora, abrían la montaña a cielo abierto y rudimentariamente buscaban las gemas, siempre lo hacían junto a los ríos, donde podían con facilidad lavar la tierra, bajo el austero ojo de un fusil que no permitía la perdida de una piedra preciosa; de todas maneras sea a cielo abierto o en un socavón, la gente, cientos de ellos, todos ellos pobres y con muchas ilusiones, buscaban hallar una esmeralda, para que esta les cambiara por algunos días la pobreza absoluta en la que vivían, pero también muchas de ellas, mancharon con su sangre y con la de otros, las aguas de estos ríos y quebradas virginales!.

104


LOS HIJOS DE LA MINA

Don Matías rojas, curtido esmeraldero y con la suerte a su favor, empezó a regar la tierra sobre el tambre, mientras yo sostenía la manguera del agua, ¡eche agua por este lado!, gritaba el viejo acelerado, sus manos eran veloces separando la tierra de la piedra, pero más veloces eran sus ojos que encontraban la esmeralda, -¡bote más agua por este lado!, gritaba una vez más, todo aquello que parecía ser esmeralda, la echaba dentro de un recipiente, -¡hágale suavecito!, me indicaba, mientras volvía y repetía la operación, -¡hágale con ganas huevon! me dijo alterado y de nuevo revisaba el material en busca de algo que se le haya quedado escondido, echaba luego en una caneca todo el material seleccionado para ser lavado, sin duda era una labor bastante demorada y que solo el viejo atendía personalmente; una a una sacaba todas las esmeraldas, dejándolas un rato al sol, el cual esparcía su hermoso brillo en todo el lugar, entonces los emocionados ojos de todos las personas que estaban allí, trataban de ubicar alguna piedra que el viejo hubiera dejado escapar, para luego cuando les tocara su turno, la tomaran como su más valiosa posesión, dichos ojos maliciosos no podían creer lo que los brazos de su jefe habían logrado, una riqueza incalculable y fantástica que solo unos pocos podrían disfrutar (el patrón y sus socios que se llevaban todo, dejando algunas boronas del botín a los demás) obvio que los guaqueros ganaban algo (una minúscula parte por cierto que no tiene

105


LOS HIJOS DE LA MINA

nada de equitativa para toda la mierda que se comen) un porcentaje irrisorio representado en un 5% de todo lo se sacara de la mina, ese valor debía ser dividido en partes iguales entre todos los hombre que trabajaron en el corte, por lo general siempre se ha utilizado esta forma de compensación en las minas!. ¡De esta particular ganancia, existen muchas historias como la que le sucedió a don Pablo Sierra Moreno natal del Tolima y quien trabajo en una mina a brazo fuerte y pelado durante sesenta meses y nunca consiguió nada, hasta cuando una noticia que llego con urgencia de Ibagué que le informaba sobre la muerte repentina de su madre, le hizo renunciar inevitablemente, ese mismo día partió, sin más dinero que lo del bus (gracias a la colecta de sus amigos que reunieron el dinero) y una mochila llena de cuarzo y marmaja para ser feriada a la suerte; al siguiente día y a falta de un par de brazos, la empresa recibe un muchacho joven y fue en esa mañana, cuando uno de los guaqueros encontró la más inmensa fortuna de esmeraldas jamás descubierta en la región, “se habían enguacado”, la estrella les sonrió a todos, incluso al más joven trabajador pero negó su suerte a un hombre que por derecho algo le correspondía, de esta manera el patrón de la mina, entrego a cada de los mineros la suma de trecientos millones de pesos (como es la vida, mientras el más veterano, lo perdía todo, otro en cambio, sin un gota de sudor, se llevaba todo), ¡así es la vida en las minas de esmeraldas, donde nadie sabe para quién trabaja!.

106


LOS HIJOS DE LA MINA

-¡coja esa poco de tierra y lávela usted, pero hágale rápido!, me dijo el viejo, entonces tome una parte de tierra que estaba abajo del tambre donde hay una malla tome a dos manos lo que pude, -¿eso no más? me dijo el viejo, -¡si señor¡ metí las manos entre la caneca y lave tan rápido como pude, ¡vaya sorpresa!, había sacado seis esmeraldas de buen tamaño, el viejo no presto atención a lo que saque pero si los demás que estaban allí, que en cierta forma me estaban deseando mala fortuna, cuando termine, continuaron los hombres de confianza y sus representantes, quienes buscaron entre el lodo, una oportunidad para salir de la miseria, pero pasaron veinte minutos y solo unos pocos lograron hallarla; -¡en serio le digo, que usted tiene mucha suerte, señor Vergara!, al final del día, el supuesto patrón Matías saco una extraordinaria cantidad de esmeraldas y en cuanto a mí y sus hombres, el mismo viejo nos compró sin más remedio y al precio que él quiso, todas las piedras que extrajimos; -¿porque no trabaja conmigo?, me dijo el viejo, -¡que dice muchachito!, dice de nuevo, -¡está bien patrón!, -¡entonces arranque la otra semana en una mina nueva que voy a abrir, para que sea mi representanta, mi mano derecha en ese lugar, yo le coloco todo, hombres, guardias, comida, vivienda y plata!, -¡pero eso sí, que todo funcione como un relojito, correctamente para que no tengamos problemas!;

107


LOS HIJOS DE LA MINA

-¡listo patrón!, pronto comenzaría a trabajar con este señor, ciñéndome a mi plan. Regrese a la finca junto a las viejitas, quienes no podían creer que yo tuviera dinero y como era de esperar, me hicieron reclamo por ello, hasta el punto de que me acusaron de robar, de conseguir mujeres ancianas a las cuales les quitaba el dinero, esto me ofendió y me marche del rancho para no regresas nunca, pero tres días después, el par de viejecitas me fueron a buscar al hotel, donde me colmaron de regalos incluido un carro Toyota del año, porque según ellas, ¡su merced se merece todo, siempre y cuando nunca las deje solas, además todo se trata de un mal entendido!, regrese al rancho, pero eso sí , antes de llegar, les hice jurar que compartieran conmigo algún día su mina secreta, a cambio yo les daría (vaya si le sacaron punta al lápiz, fueron muchas noches eternas de amor, donde el diluvio universal devoro cada gota de vida que aún me quedaba, dejándome exprimido totalmente), pero de la promesa, ni una piedra no me dejaron ver, ¡bueno hasta ese momento!. ! Luego de toda la faena de reconciliación, me aliste para salir a la mina del viejo Matías y como de costumbre las viejas protestaran por mi decisión y de nuevo me acusaron, de que eso era un pretexto para irme a donde las mozas, discutimos sin remedio y me marche enojado, (pero a los dos días, regrese para contentarlas), salí hacia la carretera donde estaba el Toyota, no podía creer

108


LOS HIJOS DE LA MINA

que tuviera carro y no me importaría usarlo a mi manera, solo rondaba una idea en mi cabeza que me hacía sentir mal, “mi madrecita santa y mis hermanos y como hubieran disfrutado de mi primer carro”, les juro que eso me daba mucha tristeza, haciéndome llorar. Prendí el carro, tome mi arma y la metí entre la silla y el muslo, avance rechinando las llantas, unos quinientos metros más adelante, observe a lo lejos, al viejo ladrón quien estaba agachado arreglando una moto, frene un poco mientras decidía que hacer, en el fondo tenía miedo y la verdad no quería que me robara de nuevo, quite el seguro de mi pistola y la deje sobre mis piernas y continúe como si nada, pasando junto a él, este se levantó y me hizo una señal de alto, yo frene lentamente y vi como este hombre, llevaba su mano a su cintura, luego un segundo hombre aparece de la nada, lleva consigo una carabina, me apunta a lo lejos, el otro hombre saca su arma y trata de apuntarme, pero yo tomo mi arma, abro la puerta violentamente y disparo fulminante al hombre de la escopeta y este cae muerto, luego me agazapo por un lado del carro, mientras que el segundo hombre dispara como loco, gritando muchas groserías, acabando con toda su carga, entonces en su descuido por tratar de cargar su arma, descubre su guardia, yo me levanto y le apunto disparando varias veces, pero solo le atine una sola vez, hiriéndolo gravemente, el hombre trata de correr en busca de un escondite, disparo una segunda ráfaga, la cual pega directamente en la humanidad del hombre, este cae a un lado de la carretera, me cercioro de que el otro

109


LOS HIJOS DE LA MINA

este muerto, lo muevo con el pie, luego corro a dar un vistazo al otro, y allí estaba boca arriba, muriendo lentamente, sin esperar halo a los hombres hacia lo que parece ser abismo profundo, cuyo fondo es bañado por un rio para que el agua cumpla con llevarlos lejos; miro a todos lados, corro rápido hacia mi carro y oculto mi arma, arranco presuroso con dirección al pueblo, evitando ser visto por los fisgones, acelere tanto que el tiempo normal del trayecto es de treinta minutos y yo lo hice en solo ocho minutos y como si nada hubiera pasado, continúe la rutina normal de mi viaje a la mina, esperando tal vez cualquier noticia en contra mía, pero eso nunca sucedió!. ¡Regrese al mes a casa de las viejitas, fue un tiempo duro y largo de trabajo, de aprender lo básico sobre la minería, de organizar y coordinar todo, de lidiar con todo tipo de gentes y situaciones, fui nombrado representante general del consorcio y por supuesto del viejo, retome el trabajo en una mina que había pertenecido a un abuelo del viejo y que produjo en el pasado, muy buena esmeralda pero por culpa de la violencia política, tuvo que ser abandonada y obvio que las nuevas generaciones le perdieron la pista a la veta. Cuando les digo que este es un trabajo duro ¡es la verdad!, este es un trabajo para gente “guapa” y atrevida que no teme a la muerte, ya que son muy pocos los hombres y las mujeres que se internan dentro de un hueco, donde medio mundo se suspende sobre sus hombros, allí trabaje con gente de Coscuez,

110


LOS HIJOS DE LA MINA

Otanche, Barbosa, Pacho, Los llanos y de Bogotá, muchos de ellos venían huyendo de la justicia y al internarse en un lugar de estos, la policía jamás los encontraría; tuve a mi mando veinticuatro guaqueros divididos en cuatros turnos, los cuales también hacían las veces de guardias, rancheros, patinadores o mensajeros, construí un campamento y una rustica cocina, dichas edificaciones las levante junto al socavón muy cerca a la rivera de una quebrada; de la gente que trabajaba allí, puedo decir que cinco de ellos simpatizaron rápido conmigo y con el tiempo se convirtieron en hombres de mi plena confianza, incluso varios de ellos lo son hoy en día, en cuanto a los demás, seis de ellos me daban mala espina, no les tenía ni una gota de confianza y siempre pensaba mal de ellos, especialmente de Jaime Loaiza un santandereano quien trataba de ser era el líder del grupo y de quien nadie sabía nada sobre él, (es que la universidad de la vida y en este oficio, uno aprende de sicología, criminalística y hasta derecho y yo tenía esa habilidad, que era algo innato en mi), de este hombre les puedo decir que es un hombre osco, con una personalidad de doble apariencia quien de frente es uno y por la espalda le clava el cuchillo, no tenía experiencia en esto de la minería pero era fuerte y osado y asumía los encargos más difíciles de exploración, al parecer logro convertirse en jefe de cuadrilla y renuncio a ella, luego de asesinar a su comandante, llego a Quipama donde logro ubicar un trabajo!. !Mi estadía en las siguientes semanas con las viejitas fue

111


LOS HIJOS DE LA MINA

corta y poco fructífera pues no logre sacarles el lugar de la mina secreta, regrese a la mina a continuar con el corte y en Quipama me detuve a donde un señor llamado Alfonso Benito, un anciano de 80 años, dueño de una tienda de abarrotes y víveres, allí me dijo que en la noche anterior, don Matías había estado tomando allí y que según palabras de él, -“!esa mina no tenía nada y que solo la había abierto para justificar un dinero que él se había gastado del consorcio que el administraba!” sentí que se me caían todas las ilusiones, quería renunciar y regresar al rancho, pero algo en el fondo de mi corazón, me decía que debía seguir, que allí había algo bueno para mí y eso se llama “fe” y eso me sirvió para continuar con en este trabajo!.

¡En esa mañana llego don Matías a inspeccionar junto con sus socios, dos paisas, un abogado, un japonés y un americano, la dichosa mina, fue una visita breve (de medico rico) ni siquiera el viejo me determino, pero a mí me daba igual y continúe trabajando, organice tan bien los grupos de trabajo que todo andaba como un relojito. Empezamos a excavar fuerte y en el transcurso de dos meses avanzamos 35 metros, pues la roca era fuerte y solo teníamos las picas y nuestros brazos para romper la montaña, ya que la inversión en dinamita era nula, pues el gordo (el supuesto inversionista o “plantero” no le metía ni una moneda de 5 centavos más al corte) pero

112


LOS HIJOS DE LA MINA

pese a ello, avanzamos gracias a la experiencia de un geólogo empírico llamado Antonio Bohórquez, quien encontró una brecha de esmeralda muy interesante y podría pintar muy bien en algunos días; pese a la poca inversión, me toco buscar otras alternativas de financiación para solucionar algunos problemas en la mina, de esta manera logre hallar madera, cortarla e instalarla dentro del túnel, para proteger el hueco y a los mineros, (a este oficio se le conoce como “camaretear” y que consiste en colocar vigas y columnas dentro del túnel para que soporten el peso de la montaña y evitar que se derrumbe el socavón); la remesa llegaba tarde y debía solucionar como fuera la comida para todos los hombres, (hombre que trabaja y no come, hombre que no rinde); cinco meses después, habíamos llegado a los 50 metros y aun no habíamos logrado atinarle a la brecha, entonces la moral se cayó y doce hombres de la cuadrilla renunciaron y era fácil comprenderlo, ya que el guaquero no recibe sueldo y solo gana un porcentaje sobre lo que se saque, a cambio la empresa, debe darle a ellos buena comida, bebida y un buen descanso para que el corte no se detenga, pero allí no existía nada de eso, trate de suplir la emergencia con algo de dinero que me daban las viejitas pero no era suficiente, -¡años más tarde entendí que debía de cambiar esas costumbres de compensación y modificar las garantías de pago a los mineros, dándoles una buena bonificación semanal y un merecido porcentaje, logrando disminuir la

113


LOS HIJOS DE LA MINA

amenaza de robo en la mina!. Con poca gente y sin recursos por parte de los dueños, continué trabajando pero sin fortuna, dure en ese trajín por espacio de dos meses más, hasta que llego a la mina una mujer llamada Hermelinda, quien tendría cincuenta años y vivía de lo poco que producía su finca, la cual colindaba con la mina, ella quería ver qué era lo que se estábamos haciendo y quiénes eran las personas que hacían tanto alboroto en la vereda; -¡era una mujer delgada, curtida por los años bien sufridos, de vestido negro roído, de cotizas y sombrero negro, de ojos verdes y rostro pálido, de aspecto débil cuyo cuerpo podría ser halado fácilmente por la borrasca más impetuosa del invierno, dicha mujer era extraña y muchos en el lugar la juzgaban temerariamente, acusándola de bruja!. -!tengo que decirlo que luego de consumar por azares del destino una parte de mi vida, metido de pies y manos en el fracaso, llega una luz de esperanza y suerte que cambiaría para siempre mi vida!; -¡a esta parte de mi vida la llamo, el ascenso y el cual comienza y termina con esa mujer!” No fue a los tres meses de haber conocido a la mujer, que comprendí que era una bruja y no cualquier bruja, sino la mejor de todas, -¡como dicen en el campo era ¨LA

114


LOS HIJOS DE LA MINA

MAMA DE TODAS LAS CHULAS¨!; ese día se presentó muy humildemente y hasta nos llevó guarapo, a mí me pareció normal y no le vi nada raro en ella y mucho menos recibirle el licor, pero su intención en el fondo, era la de ganar la confianza de uno de mis hombres, llamado Pablo quien era casado con una mujer de Muzo y la cual le había encomendado una delicada misión, castigarlo en carne y hueso por su infidelidad, ¡vaya castigo!, para lograr su cometido debía de ingresar a la mina sin problema y llevarse sin darnos cuenta, unos interiores del desdichado hombre, para rezarlos, conjurarlos y maldecirlos con el peor de los pactos satánicos, luego debía de regresarlos de la misma manera, este trabajo según ella, me confesara, duro algunos días, misión que logro terminar al ofrecerse ella, para lavar la ropa de todos, al mes exacto de esa brujería don Pablo murió de la forma más miserable a causa de una enfermedad desconocida que ningún médico pudo controlar pero colocando mi fe en duda, muchos en la vereda sabían que su muerte había sido producto de un hechizo y yo les aseguro que a la fecha, no permito que nadie me lave los calzoncillos y llámenlo como quiera, pero esta acción es solo cuestión de prevención. Dicha mujer congenio conmigo de una manera muy especial, pero no para enamorarnos, sino como una bonita amistad que creció bastante con el tiempo; con la

115


LOS HIJOS DE LA MINA

novia que tenía en el pueblo, la frecuente varias veces y por sugerencia mía, don Matías envió a su marido a un pueblo llamado Peñas blancas, al poco tiempo la muchacha también se marchó para ese pueblo, tal vez porque le pico el remordimiento o porque le contaron que su marido se había “enguacado”, lo cierto es que hay quienes aseguran que ella tuvo un hijo mío, de lo cual aún no he podido asegurar y creo que nunca lo hare, ya que jamás volví a saber de ella; en cuanto a las viejitas, sigo viviendo con ellas aunque voy esporádicamente y tengo que decirlo, que cada vez me exprimen con más ímpetu hasta la última gota de vigor pero de aquello nada, (no me decían ni “mu” sobre el lugar secreto de la mina), en cuanto a mi familia, siempre estuve tan cerca de mi padre y el día que fui a buscarlo, se había marchado para Venezuela, de mis hermanos no tenía noticias de ellos y aplacé por un tiempo la búsqueda hasta que estuviera económicamente bien; sin novedad en mi vida, trabaje internado en la mina por un largo tiempo, el fracaso rondaba en mi vida y obviamente en la mina, además le sumaba la falta que no tenis plata y pronto empezaría a desanimarme y estaba dispuesto a tirar la toalla y la verdad no quedábamos sino siete hombres, los cuales entraron en huelga y no querían trabajar más, fue entonces cuando un miércoles santo en la tarde, llega a la mina doña Hermelinda con una olleta de café; -¡buenas tardes, vengan a tomar tinto!, nosotros estábamos discutiendo pero ella con su presencia calmo el ambiente,

116


LOS HIJOS DE LA MINA

-¡Buenas tardes patrón que tal día!, dijo la señora, -¡le traje esta agüita para su merced especialmente!, de nuevo dijo, todos los hombres murmuraron y me quisieron hacer la mofa pero yo no les permití, incluso hasta yo creí que la vieja me estaba coqueteando, pero la verdad es otra y ella lo que quería darme con esa agua era un remedio efectivo para acabar con la mala suerte y que tres días después, ella me conto con detalles el porqué de ese bebedizo; tome el agua sin saber que era esa vaina y para que servía, en la primera noche de las tres, tuve muchas pesadillas, demasiadas diría yo, macabras alucinaciones que me impactaron tanto y que pese a mis años, jamás he olvidado; en el segundo día aun tenía algunas pesadillas cuyas imágenes eran difusas y que solo desaparecían por momentos, pero en el tercer día, tuve el sueño más extraño y más confuso de toda mi vida, -¡había soñado que caminaba por una gran montaña y que frente a mí se levantaba un cerro muy pequeño y para llegar a la cima debía escalar un palo de cedro, ya que esta cuesta era muy escarpada, mire a lo alto y sentí que mis piernas estaban húmedas, baje la mirada y veo que estoy en el medio de un gran rio de mierda oscura y mal oliente, quise correr pero no pude, entonces trepe al árbol pero me fue difícil, pues me resbalaba, lo intente de nuevo en varias oportunidades y logre colgarme, veo como el rio crece y crece hasta alcanzarme, asustado por el rio, subo un poco más y llego a una rama gruesa, pero esta no me soporta y se rompe, caigo de cabeza en el rio,

117


LOS HIJOS DE LA MINA

lucho por salir y siento ahogarme, pero la rama gruesa esta junto a mí y logro aferrarme a ella, finalmente veo como la mierda se transforma en agua pura y cristalina, levanto la mirada y observo cómo se derrumba la pequeña montaña, toda esta tierra es consumida por el agua y logro divisar tan solo un minúsculo montículo de tierra cubierta de mierda, escucho un fuerte estruendo que me despierta. A la mañana siguiente, me levante con ganar de ir a casa de doña Hermelinda y contarle ese sueño tan raro, con prisa llegue a su casa y allí estaba ella, -¡Que hubo mijo lo estaba esperando! , ¡De verdad!, Conteste, mire a todo mi alrededor y note que no había ninguna planta, una flor o un frutal, ni siquiera una mosca, ¡algo extraño!, mas sin embargo seguí caminando a donde estaba ella, el piso era brillante e impecable, algo absurdo, ya que dentro de la casa era una total oscuridad, demasiado lúgubre; en una mesa habían muchas velas de color rojo y morado, en otra mesa más pequeña, había una especie de altar con muchas imágenes y fotografías, las cuales no distinguía bien; en otra mesa había una gran figura con túnica y bastón, su imagen era la misma muerte que parecía reírse de mi, al caer en ese lugar, las paredes eran rojas simulando el fuego eterno del infierno, había un olor extraño como a tabaco con eucalipto, el silencio era sepulcral; ella me hizo sentar junto a una pequeña mesa

118


LOS HIJOS DE LA MINA

donde habían dispersos muchos huesitos como falanges de algún animal o tal vez de un prójimo inocente, había además varias barajas de cartas y junto a estas, un espejo hexagonal cuyo reflejo estaba contra la pared, también había un manojo de ramas y un cigarro prendido a medio consumir. ¡Sentí mucho terror al ver todo esa escena pero algo me impulsaba a seguir en ese lugar, -¿Cómo le fue anoche mijo?; pregunto la mujer, -¡La verdad no sé, anoche tuve muchas pesadillas y eso me tiene preocupado, ya que yo no sufro de esa vaina!, le respondí, -¿Cuénteme mijo cual sueño fue?, la mujer tomo el plato con el cigarro, lo aspiro varias veces y exhalo el humo en todo mi cuerpo y mi cara, me confundí mucho , -¡Tranquilo mijo esto es cuestión de fe y nada más¡, continuaba echando humo por todo lado, luego toma una botella y sirve su contenido en una copa, luego lo escupe a todo mi alrededor, quise salir rápidamente, pero ella no me dejo, -¡si quiere saber cuál es su destino, debe de tener fe!, esas palabras fueron suficientes para atarme de pies y manos, inmovilizándome totalmente, cayendo vencido ante la frágil mujer; empezó a murmurar cosas que no le entendía, luego con las ramas me golpeo por todo el cuerpo, me hizo quitar la ropa y yo no opuse resistencia, hasta pende que la vieja me iba a violar, quede congelado como si algo me hubiera poseído, no

119


LOS HIJOS DE LA MINA

pude hacer nada (les digo sin exagerar que no falta nada para hacerme en los pantalones), finalmente para terminar la maratón de cosas raras, la señora se sumerge en una especie de trance por espacio de tres a cinco minutos, donde ella se desdobla o algo así y solo me observa de arriba abajo como tratando de buscar algo en mí; se sienta junto a la pequeña mesa, recoge todos los huesos y los mete en un recipiente y los revuelve, luego los tira sobre la mesa, ¡Tu suerte será buena pero debes cuidar tu espalda de los enemigos, muchos de ellos tan poderosos como el mismo satanás, tendrás muchas riquezas, tantas que no sabrás lo que tienes, pero solo una será la verdadera y deberás descubrirla, antes de que la pierdas para toda la vida, o de lo contrario, ni tú, ni tu riqueza podrán hacer algo para recuperarla!; hace silencio y recoge los huesos dejándolos en el mismo lugar que los encontró, fuma el cigarro que está a punto de consumirse, lo inhala varias veces y bota el aire de un solo impulso, mira el cigarro y descifra algo, -¡El amor es esquivo y no llegara, no por ahora, más adelante y será tu última oportunidad, cuídalo y protégelo de ti mismo y de tus enemigos!, aunque no comprendía en ese momento lo que sucedía, bastaron algunos minutos para comprender cada palabra que ella me dijo, ¡Muchacho aunque la suerte te acompañe, esta manchada con la sangre de los inocentes, por eso ella será efímera, pero esta aparecerá muchas veces en tu camino pero todas ellas no serán aprovechadas adecuadamente y solo una, la última de todas, será la

120


LOS HIJOS DE LA MINA

recompensa para tu esfuerzo, solo bastara cambiar y abrir los ojos para darse cuenta de la verdadera suerte¡; la vieja bruja hace un silencio y luego se levanta, de nuevo observa el cigarro diciéndome, -¡pero esta suerte llegara pronto y en varias formas pero perderás los más amado de tu vida!, la mujer se sienta y hace silencio, ella cierra los ojos y pensé que todo había terminado, trate de levantarme y ella abre los ojos, me mira fijamente y fuma por última vez el cigarrillo ya apagado, -¡Ahora muchacho cuénteme que es eso que lo tiene tan intranquilo desde anoche!, le conté con detalle todo el sueño, como si ella fuese una autoridad suprema y yo semejaba ser un terrible pecador en el calvario, las palabras brotaron de mis labios de forma fácil y espontánea, no sentía ningún tipo de presión que me impidiera hablar. -¡Este sueño muchacho solo indica que hasta a punto de hallar una gran suerte para usted, pero usted está buscando en el lugar equivocado y está a muy pocos metros de hallarla, pero esa suerte es corta y efímera!, -¡la suerte suya esta en las esmeraldas, pero nunca usted sabrá si ellas son su peor maldición!; estaba confundido, no sabía si creer o reírme del espectáculo, sin embargo permanecí en silencio y quise de nuevo salir pero no lo hice y trate de buscar respuestas a tantas cosas

121


LOS HIJOS DE LA MINA

que me rondaban en mi cabeza. Días después decidí cerrar la mina, pero Jaime Loaiza me ataco, nos enfrascamos en una riña, gracias a la oportuna intervención de los hombres, evitaron que el incidente llegara a mayores, de todas maneras quedo cazada la pelea para después, el problema era si yo me descuidaba, ya que este hombre tenía fama de traicionero; viaje al pueblo ese mismo día para llevar el campero y cargar todo lo que había en la mina para donde el viejo Matías, tome entonces un atajo y salí por encima del socavón, justo encima del túnel, vi un gran árbol de cedro, el mismo del sueño y junto a este, se levantaba una pequeña montaña del tamaño de una casa de dos pisos, la cual estaba cubierta de lama y musgo, su aspecto era normal y no le preste tanta atención, entonces sentí ganas de orinar y camine hacia la loma, con una rama limpie el lugar por si de pronto alguna culebra me pegara mi buen susto, justo cuando golpeaba la rama, le pegue a la pared de la minúscula montaña, fue tal mi sorpresa que ante mis ojos, aparecían débiles destellos verdes que trataban de escapar de la pared, tome luego una roca y golpee la pared y vi como esta se desmorono, entonces ante mis ojos, surge la fuerza geológica más hermosa del mundo, pintada de un verde mágico, una fibra que venía desde lo más debajo de la tierra y terminaba en el pico de esta montañita, busque por donde subir pero el musgo y lo vertical de la pared me lo impedían, camine alrededor de la loma buscando por donde subir, en aquel momento vi el árbol de cedro y

122


LOS HIJOS DE LA MINA

una de sus ramas, descendía sobre la cúpula, trepe rápido al árbol y en la cima busque la brecha, escudriñe cada centímetro hasta encontrar la bendita floración mágica incrustada en la roca, un yacimiento verde oscuro con algunos tintes amarillos que indicaban la existencia de una maravillosa riqueza, excave un poco y ante mí, aparece un gran ramillete de pequeñas chispas de esmeraldas que rodeaban juguetonas a un perfecto y geométrico canutillo verde, lo tome emocionado, lo revise por todos sus ángulos, luego lo guarde y continúe excavando, así logre encontrar tres gemas más, intente sacar más piedras pero fue más difícil de lo que imaginaba, baje de la roca a pedir ayuda a los muchachos pero ninguno atendió mi llamado, se habían subordinado, decidí ir a donde estaban ellos y mostrarles con orgullo mi hallazgo, -¡ahora si me van a escuchar!, sin demora y luego de escuchar con atención mi historia, corrieron a sacar las herramientas, pocos minutos después y como en el primer día, estaban todos los hombres animados, esa piedra y esa montaña extraña les devolvía la moral y la vida y también la esperanza de salir pronto de la pobreza; los muchachos empezaron a excavar, -¡esta si es la veta, patrón!, dijo el Santandereano Loaiza, dejando a un lado el altercado conmigo, -¿entonces qué hacemos Jaime?, pregunte emocionado, -¡esto está a punto de reventar en cualquier momento, patrón!, replico Jaime Loaiza, envié urgente a uno de los obreros al pueblo para buscar a don Matías, pese a los

123


LOS HIJOS DE LA MINA

reclamos de los demás que no querían que le avisara al viejo, querían ellos sacar algunas piedras y compartirlas, ya que sabían que una vez que el viejo llegara allí, no tendrían nunca una oportunidad igual de ser ricos, ya que el viejo les pagaría cualquier dinero que no sería suficiente para compensar tanto sufrimiento, pero mi compromiso y mi aparente honestidad no permitirían tal cosa pero de nuevo los reclamos y las suplicas se tornaron más fuertes y como dicen “cinco contra uno no es democracia, en una paliza”, accedí bajo una condición que solo se sacara lo suficiente para nosotros y lo demás era del viejo; empezaron a excavar y a sacar una que otra buena esmeralda, Jaime Loaiza quien era el más afiebrado para excavar decía, “Lo que es del perro no se lo come el gato”, y vaya que si es cierto, porque aunque para nosotros fue mucho el botín, para el viejo Matías triplicaba cien veces lo que nos habíamos robado, ocho horas después el patrón llego acompañado con un centenar de hombres armados, nos sacaron a todos de la particular mina, incluso a mí, no me dejaron aproximar a la “guaca”, cuentan que el viejo trabajo toda la noche y toda la mañana sacando grandes cantidades de esmeraldas y que solo se detuvo para ir al improvisado baño (el monte), finalmente y cuando todo acabo, el viejo nos mandó llamar, frente a sus hombres y socios nos felicitó, y nos motivó a seguir trabajando por la empresa, mando traer comida y trago para celebrar, festejamos con él toda la noche y hasta nos declaró reyes de su riqueza, así fuera solo en sueños; según el viejo, esa

124


LOS HIJOS DE LA MINA

tierra era pobre, desierta y muerta, donde jamás nadie hallo una “marmaja”, el viejo no podía creer lo que la suerte le había dado sin tanto esfuerzo. Finalmente se embriago y río tanto, que olvido todos los problemas que tenía por sus trampas; fui a orinar muy cerca y me fije que no estaba el Santandereano pero no le preste tanta atención a eso y regrese junto al viejo; serían las nueve de la noche, cuando se escuchan varios disparos, la seguridad del viejo habían capturado a alguien robando en el hueco, luego un hombre grita desde lo alto -¡patrón cogimos a uno robando!, el viejo ordena a otros hombres llevar al ladrón ante él, se escuchan varios impactos seguido de un silencio, minutos después, luces de linternas anunciaban el descenso de los hombres, traen a arrastras a un hombre, bastante herido, se acercan un poco más y pude ver claramente que era Jaime Loaiza, -¿qué paso hombre?, pregunte, -¡lo encontramos robando!, dijo la guardia personal del viejo, -¡si ve, a estos hijueputas les da uno de comer y le quieren quitar la mano a uno!, el viejo se hace frente a él, no pronuncia palabra alguna pese a las suplicas del Santandereano, -¡esto va para todos ustedes, aquí siempre ha existido una ley, el que roba en la mina con la vida la paga!, gira su cabeza hacia sus hombres, diciéndoles, -¡ya saben que tienen que hacer!, el Santandereano suplica de nuevo pero es demasiado tarde,

125


LOS HIJOS DE LA MINA

la orden es irrevocable, suben al hombre a un carro y lo llevan lejos, hasta el día de hoy, Jaime Loaiza continua desaparecido. Una semana después, regrese a buscar a la bruja y contarle todo lo que me había ocurrido, viaje tan aprisa en mi carro que creo que rompí la marca mundial, quería contarle todo con pelos y señales, pero cuando llegue a su casa, no había nadie; la llame varias veces pero ella no me contesto, me acerque a la puerta y quise entrar a la habitación pero una barrera invisible me lo impidió, se me pusieron los pelos de punta y salí corriendo de allí; tres días después regrese y tampoco la encontré; al día siguiente y al otro y solo al mes la encontré, le entregue un sobre con dinero en señal de gratitud, el cual ella no recibió, hablamos muy poco y fue esquiva conmigo, solo me dijo que yo era un hombre de suerte y debía aprovecharlo, sin más palabras que un simple hasta luego, la mujer me despacho de su casa, al día siguiente, la bruja viajo para Venezuela para nunca regresar, de ella lo recuerdo todo y jamás la he olvidado, porque ella fue la que cambio mi vida con sus predicciones. Regrese a la finca de las viejitas pero las cosas andaban mal con ellas, ya que ellas y como de costumbre, no me creían que hubiese terminado como representante del hombre más poderoso de la región; aguante un poco más de tiempo en la casa de las señoras, ya que no tenía a donde ir, pese a que tenía algo de dinero; trabaje juicioso

126


LOS HIJOS DE LA MINA

a sembrar maíz y café en los terrenos “faldosos” de la finca y olvide por algunas semanas todo lo que tenía que ver con las esmeraldas, incluso no volví al pueblo y aunque me aleje de los peligros y hasta descanse, tengo que admitirlo que me hacía falta ese mundo, sentía como si el mundo se me hubiera acabado y debía de recuperarlo, fueron varias semanas de total entrega al campo y al ganado y aunque eso me gustaba, no era feliz, (es como cuando el hombre quiere ser cura pero cuando se le cruza una mujer, su vocación termina tan rápido como llego), ¡no importaba lo que hiciera, siempre existiría algo o alguien que me hiciera cambiar la decisión de regresar a las minas, así fuera para bien o para mal!. Regrese al pueblo y fue más la demora en bajarme del auto, que llegara don Matías en busca mía; -¡En donde estaba metido, lo ando buscando como loco!, apenas y pude bajarme, cuando el viejo me abrazo, -¡usted que se había hecho!, -¡trabajando patrón! conteste, -¡pero para que se jode, si usted tiene la suerte a mi lado!, replico, -¡camine chino y nos tomamos un trago y le propongo un buen negocio para estos días!,

127


LOS HIJOS DE LA MINA

-¡claro patrón!, conteste; en esa mañana en un bar, me ofreció trabajo en otro corte de su propiedad y que al parecer no le estaba funcionando como el quería, ¡muchacho necesito que me haga el favor y me colabore con un corte en Muzo y que solo me ha traído problemas!, yo escuche atento cada palabra del viejo más sin embargo tenía mis dudas; ¡yo le prometo que les envió la remesa puntualmente y todo lo que necesiten, solo es que me diga y yo se la envió sin demora!, yo seguía escuchando y seguía sin creerle, -¡mire señor Vergara si usted me pone a andar ese corte como debe ser y me saca una producción de esmeraldas bien buena, le doy el 25% de lo que saque!, me quedo mirándolo a los ojos, -¿de verdad patrón?, pregunte con duda, -! si señor Vergara le doy todas las condiciones para que usted este seguro de que este trabajo es serio!; -¿qué piensa señor Vergara?, pregunta el hombre, tome la copa y bebí dos tragos, luego mire al viejo y le dije lo siguiente, -¡pero con una condición Don Matías¡ el viejo se sorprendió, pues no creía que yo, un simple muchacho salido de la nada, tuviera los cojones suficientes para pedirle algo, -¿cuál será?,

128


LOS HIJOS DE LA MINA

-¡que yo solo trabajo con mi gente y que se les pague una buena bonificación de lo que se saque del corte!, el viejo no podía creer lo que yo le decía, -¡mire pes me salió capitán el muchachito!, hizo silencio el viejo, tomo una copa y luego sonrió; -¡está bien señor Vergara pero antes tengo que estudiar sus propuestas con las con los socios, pero llegado el caso de ser aprobadas, así mismo le exigiré resultados rápidos, es mucho dinero el que está en juego!; -¡no se preocupe patrón, cumpliré a cabalidad todo lo que usted me pida!, -¡eso espero señor Vergara!, luego tomo lo que quedaba de su trago, -¡mañana lo espero muy temprano para que vayamos a la mina y traiga a sus hombres de confianza!, al parecer le dio gracia mi exigencia, que se retiró a carcajadas del lugar, seguramente no confiaba en mi o se burlaba, se fue el viejo sin despedirse, sin dar las gracias al dueño de la tienda, este hombre menospreciaba a todo el mundo, incluso a mí, que lo había salvado de la quiebra y de una muerte segura. A la mañana muy temprano me encontraba con cuatro amigos de mi plena confianza, don Antonio Bohórquez, Misael Suarez oriundo de Tunja Boyacá, Nixon "el mataperros" y que se encargaría de la seguridad del lugar

129


LOS HIJOS DE LA MINA

y de la mía y Germán Gutiérrez "el ingeniero" y que era experto en la excavación y construcción de túneles sin importar como lo hiciera; la noche anterior, luego de que el viejo se marchara, me había emborrachado tanto que me volví loco y discutí con las viejitas, destruí todo en el rancho y hasta las mande a dormir al monte, horas más tarde y cuando estaba dormido, me sacaron toda la ropa y por enésima vez me echaron de sus vidas, pero eso no me preocupaba, ni siquiera me acordaba del bendito lugar secreto de la mina de las viejitas, tenía buen dinero y eso era suficiente para mí. Partimos para la mina, fue un viaje de siete horas por una trocha horrible y peligrosa, atravesando el filo de los abismos y colocando en sus manos, nuestras vidas; por fin llegamos a una quebrada donde no había paso y debimos caminar por una enorme montaña semejando a los monos arañas de la selva, escalamos la empinada cumbre hasta llegar a la cima, donde había un socavón con varios hombres y herramienta por doquier, allí un hombre moreno llamado Carlos Miranda era el encargado, nos recibió con cierto desagrado y eso fue suficiente para no confiar en él, nunca. Entramos de inmediato al hueco, ayudados con lámparas de carburo y tengo que decirles que esta mina tenía una inversión de muchos millones representada en redes de luz y agua, un buen campamento, entre otras cosas más, dentro de esa montaña me entregue a la suerte y al poder milagroso de Dios, para que me protegiera de un posible

130


LOS HIJOS DE LA MINA

derrumbe o de un fracaso, les juro que allí adentro, se vive y se aspira un gran terror, pese a lo inhóspito del lugar, era un túnel perfectamente hecho pero eso no era prenda de garantía para mí, avanzamos unos cincuenta metros y tomamos el primer descenso, y así conocer nuestro nuevo gran reto en las entrañas de esa montaña, de los cuatro que salimos a explorar el hueco, solo dos llegamos al final del túnel, donde se erigía la más fuerte muralla que limitaba la riqueza de la pobreza, una pared de roca dura como el acero que ni siquiera la dinamita podía quebrantar, ni siquiera el grupo de veinte hombres que meses atrás llevaban trabajando allí, y ahora yo acompañado de mi gente, trabajaríamos a brazo limpio para tratar de abrir un boquete a la suerte. -¿Cuánto llevan trabajando aquí?, pregunte, -¡llevamos un buen tiempo en esta montaña y no hemos encontrado nada, pero don Crisanto que es el experto en geología dice que estamos muy cerca y que en cualquier momento encontramos la propia veta!, contesta el tipo que nos recibió: lo cierto es que llevan con ese cuento mucho tiempo, sin lograr nada y en cuanto al famoso Crisanto, no era más que un borracho que no conocía nada sobre esmeraldas, afortunadamente llevaba al más antiguo de los buscadores de esmeraldas y quien era un verdadero artista para encontrar las brechas sin tanto esfuerzo y fue el mismo Antonio quien me informo que ese trabajo que realizaba esta gente, lo estaban haciendo muy mal y que al igual que otros

131


LOS HIJOS DE LA MINA

desafortunados, estaban buscando en el lugar equivocado, entonces no dude más y haciendo uso de mi nuevo cargo, cambie todas las reglas de juego y releve a todos los hombres en el corte pero tal acción me trajo fuertes inconvenientes y gane nuevos enemigos que trataron de sabotear mi trabajo y el de mi gente, finalmente tuve que usar otras alternativas y echar a la gente que no me servía; luego de sacar a la gente y de reemplazarlas por otras personas del sector, decidí iniciar el trabajo lo más pronto posible pero antes debía cerciorarme y preguntar a don Antonio, sobre una fecha posible para encontrar esmeralda y ganar pronto buen dinero, el viejo no dudo en contestar, pidiéndome un plazo de siete días para hallar la fuerza y dependiendo de la forma de la brecha, de 30 a 90 días para llevarme a una buena “guaca”, -¡eso sí, me suplico que le diera una buena bonificación por el trabajo y además me pidió, que pasara lo que pasara, no lo dejara morir en esas montañas y que lo llevara conmigo para todo lado, a cambio me juro lealtad y honradez, yo le di todo el apoyo necesario para hacer su trabajo, me pidió más hombres, dotación de equipos y herramientas, y me pidió que construyera un nuevo campamento al lado del túnel porque pronto esa montaña pintaría verde y llegaría al lugar mucho ladrón dispuesto a matar por tener una sola gema!; para lograr ello me toco tumbar media montaña, (fueron aproximadamente 1500 jornales día y noche para instalar el rancho y todo lo conveniente para trabajar cómodamente, reemplazando el antiguo

132


LOS HIJOS DE LA MINA

campamento que estaba en la parte de encima de la montaña y que era el dolor de cabeza de todos los días, pues se debía de subir por una larga pendiente para descansar y madrugar a bajar para trabajar, una rutina de una hora diaria de camino por una montaña difícil; ordene también crear un nuevo camino fácil y no tan tortuoso que desde la distancia parecía una gran pirámide atravesada por un camino en zigzag y que fuese bautizado por los antiguos como "El Banco" pues muchos de ellos creían que en esa montaña había mucha plata pero estaba protegida por el diablo y solo le prestaba a aquella persona que se atreviera a pedírselo por medio de un pacto, cosa que nadie en la vereda o en el pueblo, se atrevían por hacerlo por temor a ser maldecidos o llevados de las patas al mismo infierno. Organice el trabajo en dos turnos, de seis de la mañana al doce del día y del doce a seis de la tarde y en cada turno envié a seis hombres incluyendo un guardia armado, mejore totalmente la comida y la bebida y hasta cree un nuevo cargo dentro de la mina "el patinador" quien llevaba hasta el corte, la comida, los refrigerios, y herramientas para que los hombres no salieran del corte y perdieran tiempo valioso, fue tal la organización que diseñe, que pronto otros en la región seguirían mi ejemplo aunque no con los mismos resultados, -¡me había convertido sin saberlo y sin pisar nunca una escuela, en el mejor administrador y minero del mundo entero!, pronto el cambio de personal daría sus resultados, el viejo Antonio por fin había encontrado el

133


LOS HIJOS DE LA MINA

rastro y estábamos tan cerca de hallar el camino correcto, ya que la brecha pintaba de una forma mágica que excitaba al menos experto en este arte; pronto el viejo Matías recobro la fe en esta mina muerta y enviaría un grupo de doce hombres para reforzar el trabajo y lograr rápido la anhelada veta millonaria, pues el común de la gente decía que se le estaba acabando la plata y prácticamente estaba en la calle y todo por el maldito juego de los gallos finos, el cual él entendía bien pero la suerte no lo acompañaba, se asegura que en un solo día, aposto más de 100 millones de pesos y que acabo miserablemente hasta el último peso, solo se marchó de la gallera cuando sintió que su cabeza y su corazón le estaban jugando sucio, o sea se estaba volviendo loco y le estaba dando un infarto, una semana después y sin coger escarmiento aposto todos los carros, las fincas y las minas en producción y lo perdió todo, -¡absolutamente todo y lo perdió todo!, finalmente le metió el ultimo peso que le había quedado a esta mina del infierno, y ya empezaba a tener problemas con sus asociados que no veían rendir su dinero, al parecer sospechaban de que su administrador se había gastado todo el dinero. Fue en ese grupo de hombres que envió, que encontré a una persona muy especial para mí, -¿adivinen a quién?, -¡el tercer ladrón, quien iba de obrero raso a la mina!, -¡vaya sorpresa!, quise tomarlo por mis propias manos y acabar con él, no me importaba las consecuencias, ya que era yo, el jefe de la mina y yo mandaba, así mandara mal, pero me contuve y aguante todo deseo de venganza,

134


LOS HIJOS DE LA MINA

entonces recibí a estos hombres y los distribuí por todo el área y al famoso ladrón lo envié a un nuevo turno de trabajo en las horas de la noche (para hacerlo comer toda la mierda necesaria), quería hallar pronto la veta y según mis planes, todo podría salir bien, si el trabajo de los obreros rendía tal como lo había planeado. Durante cuatro meses, día y noche y sin parar, trabajamos en la mina siguiendo un hilillo verde con pintas de cuarzo y marmaja y esto no quiere decir que sea bueno pero tampoco malo, estábamos siguiendo bien la brecha, pero el acoso del viejo Matías por obtener resultados, cuando ni siquiera el viejo y como era su costumbre, nos enviaba la encomienda de la comida y la herramienta muy tarde y ello perjudicaba la voluntad de los hombres y obviamente no rendían lo mismo, -¡la verdad les digo que esa situación me atormentaba mucho y llegue hasta perder la fe en esa mina del diablo!. Y no fue sino un miércoles de agosto, luego de otorgar licencias a los hombres para que fuesen visitar a sus familias, temiendo que estos no regresaran al corte, que decidí entrar al túnel y verificar por mí mismo el trabajo y tengo que admitirlo que realizaban un trabajo duro, tratando de seguir el rastro bendito de la esmeralda, pero este desaparecía y volvía aparecer en otro lado y eso tenía loco al viejo Antonio, -¡Nunca había visto una cosa parecida patrón, aparece la brecha abajo y la seguimos, luego desaparece, excavamos duro y

135


LOS HIJOS DE LA MINA

aparece arriba, luego excavamos para arriban y desaparece y aparece a la izquierda, y se pasa después a la derecha y luego corre hacia abajo, es como si esta mina y las esmeraldas, jugara con nosotros, como si la mina estuviera encantada!, me regrese hacia la entrada y en la mitad del trayecto vi que una de las paredes de la mina se estaba derrumbando y que en la parte superior caía un leve chorro de agua, esta falla dentro de la mina, me llamo tanto la atención que fui a mirarla de cerca para tratar de arreglar el problema y evitar un derrumbe, no vi otra cosa fuera de este mundo, me pareció algo normal y regrese al campamento; tres días después, los obreros no quisieron trabajar producto de la irresponsabilidad de la empresa que no nos enviaba desde hace más de dos meses la remesa del mercado y la plata para la gente y por segunda vez, me tocó a mí, respaldar con mi dinero la mina de este cristiano del demonio. La irresponsabilidad del viejo lleno la copa, decidí entonces parar el trabajo y marcharme de nuevo para Quipama, reuní a los hombres para comunicarle mi decisión y evitar inconvenientes en el futuro con ellos, les explique sinceramente lo que estaba pasando y que sería mejor para todos, dejar la mina y marcharnos cada uno por su lado, de esta manera cada uno de mis hombres, recogió lo que más pudo en el socavón, encabece la triste fila para sacar todo dentro de la mina y justo cuando llegue al lugar de la caída del agua, esta había formado

136


LOS HIJOS DE LA MINA

un derrumbe que obstaculizaba el paso, le pedí a uno de los muchachos me trajera un listón para colocarlo en la estructura de madera y así detener la caída de la pared, mientras los demás recogían la tierra con palas, fue el ladronzuelo quien trajo apurado el madero, incluso me ayudo a colocarlo, pensé en ese momento asesinarlo pero me contuve y más bien me puse a instalar la viga, terminamos pronto y continuamos hacia adentro hasta llegar al corte y recoger lo poco de herramienta que había allí, el viejo Antonio dio el ultimo picazo como tratando de escudriñar la pared pero solo logro una grosería y la resignación general del grupo ante este fracaso, ¡larguemos de este bulto de sal!, grito Misael y todos salimos detrás de él, pasamos por el derrumbe y vaya sorpresa que nos llevamos, nuevamente media pared se había caído, el listón que habíamos instalado no soporto el peso y dejo salir un enorme boquete, entonces brotó con más fuerza el agua y por pura física intuición de minero, me arrodille a ver la tierra que estaba por doquier, alumbre con mi lámpara cada puñado de tierra y como dicen, "el que no ha visto a Dios y cuando lo ve, se asusta" apareció ante mí, la más hermosa recompensa que solo la miseria y el fracaso pueden dar, la suerte en forma de una preciosa y majestuosa esmeralda, mis ojos no daban crédito de lo que tenía en mis manos y creo que ninguno de los que estaban allí conmigo, distinguí con exactitud lo que sostenía, -¡Don Antonio, mire esto!, grite emocionado, pronto el viejo se abalanzo junto a mí,

137


LOS HIJOS DE LA MINA

-¡es una esmeralda patrón y de las buenas!, de inmediato me rodearon, uno a uno de los obreros, se pasaron la bendita esmeralda y en su fe única y absoluta, solo dieron gracias cada uno a su manera a sus dioses tutelares, otros solo en silencio dieron besos diáfanos de felicidad, otros más, invocaron conjuros y pactos que solo el fracaso conoce y finalmente otros más, se persignaron con ella; me levante y observe la fuente del derrumbe, escarbe un poco y cayo otro derrumbe un poco más pequeño, logre sacar tres esmeraldas de buen tamaño y color, no podía creer mi suerte, el regocijo fue general, las risas y los abrazos daban credibilidad al hallazgo, ¡Patrón esta es la veta, siempre estuvo ahí, tan cerca de nosotros pero tan lejos de nuestros ojos! , y les digo con plena certeza, que a diario y cada instante pasamos tan cerca de esta guaca y nunca nos dimos cuenta de su existencia y hoy puedo asegurar, que así es la suerte, tan hermosa y poderosa pero tan esquiva que puede pasar justo en frente de nuestras narices y jamás podremos reconocerla; estuvimos a menos de cinco centímetros del hallazgo más fantástico de nuestras vidas, y hasta yo no podía creer que tal riqueza estuvo siempre junto a nosotros. Ordene recoger toda la tierra y cavar más en la pared y lo que sacamos de allí, lo repartíamos en partes iguales, el resto seria para el viejo Matías y aunque no se lo merecía, era solo cuestión de principios y mi palabra y aunque el viejo me había defraudado por su abandono y el mal pago con mis hombres, debía de ser leal y correcto y dar lo justo a este hombre, entonces llego la difícil

138


LOS HIJOS DE LA MINA

decisión que podría cambiar el rumbo de vida de muchos o el destino de un solo hombre. Entonces me ubique en el medio de todos los hombres y con voz segura, les ordene hacer silencio por un instante, todos allí escucharon cada una de mis palabras; -¡yo sé que esta es una oportunidad única en la vida, donde la suerte nos sonríe en nuestra cara, tal vez sea esta la última oportunidad y para otros tan solo sea la primera, estamos tan cerca de tener una fortuna casi propia, una fortuna capaz de aliviar la pobreza, la tristeza y los malos recuerdos que todos hemos sufrido, yo solo les quiero proponer un buen negocio para que disfrutemos por igual de esta fortuna que hoy nos sonríe!; -¡lo saquemos hoy, lo repartiremos en partes iguales entre todos los que hemos estados metidos en este hueco y que una vez sea repartido el botín, sea mañana el día en que avisemos al patrón sobre esta producción y cobrarnos así por la derecha el justo pago a tanto abandono y sufrimiento!, todos en común acuerdo respaldaron mi propuesta y yo finalizo mi osado discurso con estas palabras. -¡pero solo basta una condición para que hagamos el reparto de las esmeraldas y es que lo que se haga acá, se diga acá, lo que se reparta acá, nunca saldrá de nosotros un leve murmullo que delate lo que hoy

139


LOS HIJOS DE LA MINA

hacemos mal pero que para muchos puede ser el pago justo a tanto sacrificio!, -¡ustedes saben que lo que estamos haciendo, se castiga con la muerte y el patrón no vacilara en cobrar hasta la última piedra de su propiedad y finalmente sin importar nuestro pacto, aquel que nos delate, yo mismo lo matare!; se escucharon aplausos, todos me abrazaron y me levantaron en hombros como a un gran héroe taurino, -¡este es nuestro patrón, gritaban emocionados!, uno a uno, cada hombre de los 24 que tenía, me juraron lealtad eterna, hasta el mismo ladrón del cual desconfiaba, juro ser firme y obediente a la promesa. Recogimos todo lo que pudimos y en orden dejamos todo listo para que el viejo llegara en la mañana, ordene levantar un muro en madera y disponer una seguridad estricta en todo el lugar, envié a Misael al pueblo de Quipama en busca de Don Matías para que le informara sobre lo sucedido, esa misma noche celebramos, cantamos y tomamos guarapo y de acuerdo a lo que se sacó, repartimos por igual y así fue que cada hombre recibió 97 esmeraldas grandes y 212 pequeñas, además de un puñado de chispas; de acuerdo al pacto, solo el botín se utilizaría después de un tiempo prudente para no levantar sospechas. A la mañana siguiente, un pelotón de hombres, y un estruendoso dispositivo de seguridad, llegaban junto con

140


LOS HIJOS DE LA MINA

don Matías a la mina, fue un encuentro simple y muy vació, ni siquiera pregunto como estábamos, -¡ni siquiera las gracias dio!, solo llego y ordeno a sus hombres, sacarnos de allí, y llevarnos al pueblo; -¡pero como así!, reclame, -¡son órdenes del patrón!, contestaron desafiantes sus guardias, nos echaron de allí como a unos perros como si nuestra suerte no fuera motivo de admiración o gratitud por parte de este hombre, cuatro días después, salió de la mina el famoso pero tramposo don Matías Rojas, cargado de esmeraldas y según sus hombres, saco tanta esmeralda que sus hombres tuvieron que dejar sus armas para ayudar a cargar el pesado tesoro, incluso las doce camionetas en las que se movilizaba, tuvieron que hacer tres viajes para llevar la esmeralda, fue tanto el dinero que sacaron de allí, que en la hacienda del viejo, realizo una gran fiesta que duro 27 días, fue tanto el billete que sacaron de esa mina, que el viejo y sus socios compraron edificios completos, flotas de taxis y hasta aviones para exportar directamente toda la esmeralda, pero a nosotros los que encontramos la riqueza, no se nos pagó lo justo, tan solo se nos dio una bonificación de doscientos mil pesos para que los repartiéramos entre todos nosotros, ello me indispuso y me hizo renunciar a todo este cuento de la minería, no por el pago que nos había hecho, ya que nos habíamos cobrado por derecha una pequeña parte de ese gran trofeo, estaba ofendido por lo desgraciado que era el viejo con nosotros y como nos dejó a nuestra

141


LOS HIJOS DE LA MINA

suerte, pero como dicen por ahí, “en camino largo hay desquite” y yo sabía que ese viejo tendría que llegar a mi muy pronto. Regresamos todos a nuestras actividades normales, no sin antes, encerrarnos en una casa y beber sin parar durante cuatro días, menos mal nos quedamos con algo de esmeraldas o de lo contrario, estaríamos esperando la compasión de un viejo egoísta; cada uno de los obreros tomo un rumbo diferente, unos viajaron para Bogotá, otros para Chiquinquirá y otros más para el llano, yo me quede en Quipama, junto a Misael, el ladronzuelo, Germán y otros más y antes de partir para donde las viejecitas, les hice prometer a todos ellos, silencio total pero ellos también me hicieron jurar, que el día que yo tuviera un nuevo corte para trabajar, los llamaría a trabajar. !Estando en Quipama, el par de viejitas me buscaron en el hotel, me llevaron regalos, ropa nueva, anillos, relojes finos, zapatos y hasta una loción que solo los ricos utilizan, (para mí es el mismo “pachuli” que todo el mundo se aplica), al principio no acepte nada pero ellas me insistieron, hasta me lloraron y me suplicaron, pero yo me hice el difícil y las deje llorar un poco más, pero la verdad no aguante verlas así, y yo las abrace y las bese, me di cuenta que ambas damas, yo las quería mucho y que yo sin ellas, no era más que un pobre diablo, un simple hombre que daría la vida por ellas, y aunque no es

142


LOS HIJOS DE LA MINA

momento para hablar de ellas, no sabía en el fondo a cuál de las dos quería más, ya que ambas viejitas eran el complemento una de la otra en mi vida, o sea lo que no tenía la una, lo tenía la otra y viceversa; regrese a la casa a descansar un poco, cosa que fue difícil y ustedes entienden porque, de todas formas me gusto regresar a la casa y tener una bonita reconciliación con las patronas!; ¡fue en el séptimo día de mi regreso que estando con la señora Juanita y en el éxtasis final de nuestro idilio, que la pobre viejecita se siente muy enferma y no aguanta el voltaje del amor, me pide con urgencia un receso pero en el momento de que ella va al baño, cae fulminante sobre el piso y fallece instantáneamente!, yo grite pidiendo ayuda, pero ya no podía hacer mucho, su hermana no podía creer lo que había sucedido, mas sin embargo y pese a las circunstancias, encontró refugio en mí, como yo también lo encontré en ella y de esta forma, ambos pasamos esta amarga pena; sin duda fue una pérdida irreparable que ninguno en el rancho se había imaginado y que ahora sin ella, debíamos de prepararnos para lo que el futuro nos quisiera deparar; -¡la partida de Juanita fue algo que a mí me destruyo y que marco un dolor intenso en mi alma, difícil de olvidar!, la gran Juanita falleció a los sesenta años, los cuales no demostraba, aunque ella decía que tenía 43 años pero la verdad yo les digo que parecía una muchacha de 22 años pues su ímpetu era insociable y voraz, de esa manera mi gran amiga y mi alcahueta incondicional, partía para el mas allá, dejando en este mar de lágrimas a su hermana y

143


LOS HIJOS DE LA MINA

a mí!. El par de viejecitas eran mellizas y las menores de quince hijas, herederas de una gran fortuna y de un absoluto prestigio que les hubiese dejado su padre, quien era un consagrado gamonal político, alcalde de medio Boyacá, llamado Rogelio Morales, sobreviviente de la violencia política, ya que se “volteo” a buena hora de partido, pero nunca soporto la cantaleta de su esposa y sus quince hijas por andar metido en el juego y la mujer ajena.

De esta forma Doña Juana se marchaba al más allá, dejándonos en medio de la incertidumbre, fueron tres meses de duelo, recordándola a cada instante, ya que es difícil olvidar a una persona tan especial: -¡recuerdo que el día de su funeral, todo el pueblo asistió, llego mucha gente de otros pueblos, hasta el alcalde y el gobernador, dieron emotivos discursos que aflojaron los más duros sentimientos, también la música y los mariachis acompañaron altivos su despedida!, solo me quedaba su hermana, de quien nunca me aparte y la acompañe lo necesario para que aliviara su pena, ya que ella y Juanita eran inseparables y buenas hermanas, debido a la muerte de la viejita, no regrese a la mina por un tiempo y no volví a mencionar el tema de la minería hasta que fuera prudente, respetando su memoria, ya que ella me criticaba mucho por estar metido en las minas, me reprochaba por ello y siempre se cuestionaba por no

144


LOS HIJOS DE LA MINA

darme lo suficiente, ella solo quería tenerme a su lado y de algo si estoy seguro, es que nunca me falto nada pues ella me lo daba todo. Pero pasado el dolor, olvide la promesa en el cementerio y regrese a la mina que era mi verdadera pasión, de la otra viejita que les puedo decir, a los seis meses se marchó para España a vivir por una temporada y olvidar el trago amargo de la partida de su hermana y el desamor que ahora yo le daba, pero se radico definitivamente en ese país, al parecer un catalán un poco menor que yo, la habría conquistado, aunque al parecer nunca la cautivo, ya que nunca dejó de escribirme, manifestando que la vida era diferente y un poco más dura sin su hermana y por supuesto sin mí, regreso a Colombia varias veces, solo para verme; fue en su último que visito su reliquia millonaria, la famosa mina para financiarse por última vez, en esa oportunidad estaba acompañada de su nuevo esposo y no era precisamente un galán de novela y pecaba a veces de ingenuo, ya que Anita se insinuaba mucho conmigo y el parecía no sospechar nada, (pero quien va a sospechar, si la viejita me presento como su único sobrino). Dicho encuentro fue muy romántico para los dos, (obviamente sin el marido), me llevo a Bogotá, donde pasamos días muy divertidos (tal vez los últimos de mi vida), no importo la edad y el rumor de los malos comentarios de la gente envidiosa, compartimos tanto en pareja que creí que se iba a quedar conmigo y dejaría al Español, pero solo fue dicha de un segundo, que pronto llegaría lo irrevocable, su despedida, cruel y amarga, ya

145


LOS HIJOS DE LA MINA

que yo la quería mucho y me dolía que ella se marchara pero esa decisión ya estaba tomada; -¡fue en ese día que me dejo un sobre marcado con la frase “Para que no me olvides nunca”, guardaba en su interior una carta y varios documentos legales, no le preste atención al sobre y solo la vi partir, a medida que se alejaba dentro del aeropuerto, comprendí que el amor y todo sentimiento parecido son muy hermosos pero cuando duelen te marcan para toda la vida; en ese último día antes de su viaje, me declaro su amor profeso pero también su tristeza y sin más que un beso, un abrazo y un hasta luego punzante, se perdió por el terminal aéreo dejando atrás, episodios y sueños eróticos jamás vividos, dejando atrás a un muchacho, que gracias a ella y a su hermana sobrevivió y creció, finalmente vi surcar en el cielo, la nave majestuosa que la llevaría al otro lado del mundo lejos de mí; me imagino que querrán saber que había en el paquete, había una carta especial y mágica, cuyas letras me declaraban su gran amor, expresando a los cuatro vientos, la falta que yo le hacía y el porqué de su despedida; anexo a la carta, me dejo el mapa deseado por un pirata, el lugar exacto del tesoro que yo tanto soñé, la mina secreta de esmeraldas de sus antepasados, me dejo además las escrituras de varias propiedades entre las que estaban, cinco casas, tres fincas, vacas, caballos, gallinas y hasta un perro cazador, hasta el día de hoy, conservo con cariño esa hermosa carta de despedida. De doña Ana Morales no volví a saber nada, nunca más

146


LOS HIJOS DE LA MINA

me escribió, jamás regreso, tal vez se había enamorado de su marido, olvidándose de mí, viví sumergido en el alcohol, lloraba mucho y tengo que admitirlo pero hasta el día de hoy, ni a ella y a su hermana, jamás las he olvidado; finalmente por chismes de la gente, que había regresado a Colombia en busca mía pero al no encontrarme, se sumergió en la pena más profunda hasta morir, otros me dijeron que había muerto en España a causa de la edad, otros que murió en Italia y así cien teorías más, todas diferentes que apuntaban a un mimo camino, la muerte. Compre una casa en Muzo, en donde instale una pequeña oficina donde compraba y vendía, una especie de comando especial donde planificaría todo lo que quería hacer en las minas, aunque no tenía mucho dinero, sabía que tenía talento y buenos amigos que podrían ser mis socios; de la secreta mina de esmeraldas no era más que un túnel que los indios levantaron en total abandonado y cuyo interior guardaba un cofre de los españoles con esmeraldas y joyas (ya quedaban muy pocas pues las viejitas las usaron para poder vivir), con lo poco que rescate del túnel y el poco dinero que me dieron por las propiedades, funde mi empresa minera, legalmente constituida, convirtiéndose ella, en el gran legado que me dejaran las viejitas y que entraría a competir con las compañías más poderosas del mundo. Doce meses después de que el viejo Matías sacara la

147


LOS HIJOS DE LA MINA

guaca multimillonaria, este regreso de Quipama en busca mía, de seguro se quedó sin plata y quería que yo se la buscara de nuevo, (pero mamola), envió varios emisarios para que me convencieran de regresar a trabajar con el señor, pero a todos les dije que no, ¡eso sí, fui muy tajante al decirles, que yo no sería más un carga ladrillos de nadie!, mis palabras conmovieron al viejo pero para mal, se indispuso tanto que incluso pensó en deshacerme de mí. ¡Mi fama creció tanto, que muchos hombres venidos de Bogotá, Medellín, incluso de México y ex socios de don Matías vinieron a contratarme o proponerme negocios!, pero no me intereso ninguna propuesta, solo le preste atención a una sola persona, a un argentino quien me convenció bajo una condición, ¡lo que sacáramos, lo repartíamos en partes iguales!, este hombre tenía todo el dinero del mundo y colocaba su fortuna para que yo la administrara, (lo mejor de todo, yo no tenía que poner una moneda de a peso), luego de culminar el trato, le pedí un tiempo prudente para buscar gente de confianza, ya que la región estaba caliente y una nueva guerra estaba por iniciar, el gaucho no le vio inconveniente y coloco todos los recursos posibles para iniciar el proyectos.

De la noche a la mañana, la violencia y sus artificies aparecieron por toda la región, incluso el hombre de la ruana comandaba un nutrido grupo de antisociales que

148


LOS HIJOS DE LA MINA

sembraban el terror por los campos y las minas, junto a él, también surgieron varios grupos más, cada uno de ellos velaban y protegían los intereses de oscuros patrones sin importar como lo hicieron. Recomendé a mi amigo Misael la búsqueda intensa de mi familia, incluso de mi padre, para llevar a cabo dicha misión le entregue todo lo necesario para que pudiera hacerlo, desde una camioneta, dinero y armas, de esta manera, mi nuevo amigo “el ladronzuelo”, se convertía en mi mano derecha y mi guarda espalda, -¿y si quieren saber ustedes, si el sabia quién era yo?, ¡si lo sabía!, él nunca se imaginó que la vida diera tantas vueltas y yo llegara tan lejos, jamás por su cabeza se imaginó que aquel muchacho terminaría siendo su jefe, como dato curioso le pregunte al hombre, sobre el día del robo y si su intención era de matarme , a lo cual respondió que ¡sí!, desde ese día, mi enemigo se convertía en mi fiel amigo y yo en su patrón (que cosas tiene la vida, mientras unos rezan, otros le hacen morcillas al diablo). Días después recibí la visita sorpresiva de don Matías, quien como era su costumbre estaba bien custodiado, pero él también pudo notar que yo tampoco estaba solo y obviamente eso incomodo al señor, entablamos un dialogo corto, nada cordial y más bien acalorado, me reclamo por mi rechazo de no trabajar en su empresa, a lo cual le conteste que los negocios valen lo mismo de palabra o escritos y él me había fallado, entonces le dije:

149


LOS HIJOS DE LA MINA

-¡la lealtad esta en las buenas y en las malas y por nada del mundo se debe de abandonar a quienes lo dan todo por nosotros!, él se enojó tanto conmigo, que discutió y me echó en cara la supuesta ayuda que él me había dado, no hice caso y trate de no discutir con el viejo, ¡no olviden que yo mate a si hijo y no quería que por nada del mundo me lo cobrara!, el hombre continuo ofendiéndome con cualquier cantidad de tonterías y yo solo me limitaba a escucharlo, al ver el hombre que yo no le decía nada, me dice; -¡Olvídese que usted trabajara en una mina en esta región, jamás volverá a pisar un corte de esmeraldas nunca en su vida, yo mismo lo echare como a un perro!, -¡y si lo hace, yo me encargare de sacarlo, así sea muerto directo para el cementerio!, dijo don Matías, -¡le advierto que tiene 48 horas para que se largue del pueblo, no me importa cómo lo haga, solo lárguese o de lo contrario busque escondite en el mismo infierno, porque hasta allá lo iré a buscar!, amenazo de nuevo don Matías, yo me quede en silencio, tratando de no mirar al señor pero luego me decidí a hablarle, no sea y me coja a tiros el viejo porque no le digo nada. -¡como mande patrón, si es eso lo que usted ordena!, exclame -¡yo soy el patrón de todo esto y nadie me reta y el que lo hace, se muere!, !El viejo se marcha de mi casa y sube a su carro, desde la

150


LOS HIJOS DE LA MINA

ventana continua amenazándome, ahora por situaciones que solo el corazón conoce, me exige que ya no son 48 horas sino 24 horas que me da para largarme del pueblo, (que tal como si fuera la ley ¡para violarla!); luego de escucharlo atentamente, lo único que hice fue cerrarle la puerta y asentir con la cabeza que le había entendido, arranca el carro y yo solo pienso en una sola cosa, salgo de un problema para meterme en otro y como verán, he sobrevivido por milagro y obra y gracia del espíritu santo, gracias a la suerte que me acompañado, logre recuperar buena parte de mi vida y por ello a esta parte de mi vida, la llamo “la resurrección” y ya comprenderán porque!. Sin más apuro que la presión de la misma amenaza, llame al argentino quien en las siguientes 12 horas, llego a Muzo con varios hombres, armas y mucho dinero, acordamos empezar a trabajar, que el por su parte, se encargaría de mi seguridad y yo por supuesto de hallar las esmeraldas, dicha labor la realizaría en un corte cerca al pueblo de Coscuez, donde existía un terreno que pertenecía a un amigo mío, quien meses antes me lo entregara con la fe de que yo encontrara algo allí y lo sacara de una vez por todas de la pobreza, de esta forma y luego de 17 años después de que Salí de Yacopi, me convertía en el nuevo esmeraldero de la región con tanto a más dinero que los demás, respetado, querido y odiado por otros, compitiendo hombro a hombro y en igualdad de condiciones con los demás patrones de la región.

151


LOS HIJOS DE LA MINA

Vencido el plazo que me había dado don Matías, llegaron a donde yo me encontraba dos camionetas con varios hombres fuertemente armados, todos ellos en busca mía, ingresaron violentamente y amedrantaron a las personas que estaban en el lugar pero que sorpresa se llevaban cuando fueron recibidos por mis hombres quienes los desarmaron rápidamente, dicho comando estaba liderado por un hombre conocido como “Morocho”, quien traía una sola orden suprema “vivo o muerto” debía de llevarme a donde su patrón; ordene a mis hombres desnudarlos y llevarlos hacia las afueras del pueblo, solo una cosa les dije, -¡déjenme trabajar, no quiero tener problemas!, esa misma tarde reclute más de un centenar de hombres que deseaban trabajar conmigo, a cambio les ofrecí buen dinero, buen porcentaje, buena comida y mi amistad incondicional en las buenas y en las malas, de esa manera ese mismo día me interne en el monte para instalar el nuevo corte, me movilice con algo más de diez carros, los cuales llevaban todo lo necesario para la mina, luego de un largo recorrido, llegamos al punto donde un grupo de mis hombres encabezados por don Antonio Bohórquez iniciaban la marcha, la primera desde que era el dueño y el jefe, era una emoción maravillosa, fueron cerca de ocho horas a pie para llegar al lugar del yacimiento; ordene contratar maquinaria pesada para romper el monte y llevar una buena carretera hasta el corte, también contrate instalar las líneas de la luz por todo el trayecto, casi 24 kilómetros de cuerdas y postes

152


LOS HIJOS DE LA MINA

fueron necesarios para llevar la energía, y aunque ustedes no lo crean, la gente del lugar no conocía la energía eléctrica y todos en la vereda se suplieron del servicio, hasta la misma gente me postulo para alcalde -!no gracias, prefiero seguir siendo honesto!, días después llego el gaucho acompañado por dos gringos y un japonés quienes también eran socios, conocieron el lugar, el trabajo y a los hombres y sin tanto problema me dieron luz verde y la venia bendita para hacer lo que quisiera en la mina, construí un buen campamento con capacidad para doscientos hombres, lavaderos, duchas y letrinas aunque rusticas eran un lujo a comparación de otros cortes que no tenían sino el monte y dios bendito. Trabaje duro en cuatro frentes de trabajo cada uno con cuatro turnos de seis horas, con buena comida y bebida, pronto tendría que dar buenos resultados; don Antonio y sus hombres se esforzaron al máximo, también le di trabajo a la gente de la vereda, ya que unos vendían madera, otros la yuca y el plátano, otros la panela y la miel para el guarapo y otros más ingresaron como mineros, nunca admití a las mujeres de acuerdo a los mitos de la gente pero pronto yo sería quien rompiera ese mito. En poco tiempo, la organización y la entrega de los obreros en la mina daría sus primeros resultados, sesenta días después, la mina entrega su primera producción, un racimo completo de esmeraldas, recuperando de esta

153


LOS HIJOS DE LA MINA

manera la inversión y dejando un buen dividendo para todos los socios, pronto llegaron a mi rudimentaria oficina, ofertas para trabajar en otros cortes, incluso mucha gente de dudosa procedencia llegaron a ofrecer dineros y terrenos para que mi nuestra empresa los trabajara, no falta también la persecución de nuevos enemigos que cargados de ira y envidia, atacaron y hostigaron el corte, incluso en ocasiones llego la policía y los militares para detener el trabajo pero siempre el dinero fue determinante para evitar su determinación, pero alguien no estaba tan contento con mi ascenso, don Matías, pronto se uniría a un grupo de hombres empresarios de las esmeraldas, todos ellos muy poderosos y que veían en mi empresa, un obstáculo difícil para sus intenciones de ser los únicos dueños del mercado, de esta manera empieza una terrible guerra entre dos grupos fuertes por el dominio de la esmeralda y el territorio, aunque nosotros fuimos prudentes y solo protegimos lo que era nuestro sin jamás atentar contra nadie, llego un momento en el que debimos duplicar nuestra seguridad y crear grupos privados que cuidaran los alrededores, pero pese a lo anterior, los ataques aumentaron, me vi en la necesidad de crear un grupo especial de transporte y escoltas para proteger la inversión, tuve que inventar mil y una tácticas para engañar al enemigo, cambiando la operación en las horas de la noche o de la mañana. Me había convertido en un estratega militar de alto nivel que no daba papaya ni al mismo diablo, pronto pasamos

154


LOS HIJOS DE LA MINA

de los hostigamientos a los enfrentamientos reales, se hizo necesario traer profesionales y armas sofisticadas pues nuestros enemigos querían a como dé lugar tener la región a su merced y no les importaría que hacer para recuperarla, ellos también crearon varios grupos armados entrenados únicamente para combatirnos, y entre ellos surgió un antiguo enemigo, el macabro hombre de la ruana, cuya única consigna era matarme y despejar el camino para sus patrones, sin evitarlo entramos a dirimir la vida pacífica de una vereda, la de un pueblo y la de toda una región, colocando nuestros intereses en la vida política y religiosa, patrocinamos alcaldes, concejales, diputados y congresistas y todo para que ellos intervinieran ante el gobierno en cuanto a leyes mineras que nos favorecieran y jodieran a otros, incluso aportamos fuertes cantidades de dinero en campañas presidenciales, aunque no éramos empresas criminales o algo parecido, nuestros tentáculos avanzaban muy rápido por todo el país, lastimosamente nuestro interés trazó una frontera en la gente buena, incluso pagamos sumas millonarias a los militares para que alejaran a nuestros enemigos, como también lo hicieron nuestros rivales; logramos convertirnos en los productores y exportadores número uno de esmeraldas en todo el mundo y eso a muchos no les gustaba, pues su reinado era cuento ya leído. El occidente de Boyacá y una pequeña parte de Cundinamarca, vivían sumergidos en el fuego cruzado

155


LOS HIJOS DE LA MINA

del poder y la ambición, sus habitantes se encontraban divididos en dos bandos, muchos de ellos vivían de las esmeraldas que pese al tiempo y su avance tecnológico, es la única empresa que genera trabajo y recursos, así estos sean minucias y efímeros; jamás me imagine que yo, un pobre muchacho venido del campo llegara a avanzar tan lejos y a pasos agigantados, convirtiéndome en uno de los hombres más poderosos de las esmeraldas y porque no, del mundo.

Pronto la búsqueda de Misael, traería los primeros resultados, después de dos años habían logrado ubicar a mi padre, quien vivía en un pueblo muy cerca al llano llamado el Dorado y donde permaneció escondido por un tiempo, luego de dejar plantada a una muchacha en el altar y sin dinero y sin nada, de acuerdo a los informantes de Misael, tenía dos hijos pequeños y convivía con una muchacha de Villavicencio y según estos, tenía más hijos que las pepas del escapulario, también hallo a uno de mis hermanos, el segundo de la camada quien estaba preso en la cárcel modelo por hurto y para sacarlo de ese horrible lugar, contrate al mejor abogado con más títulos y credenciales que colegio con 200 bachilleres, finalmente, el menor de mis hermanos, vivía en Alemania donde era empleado de alto nivel de una empresa farmaceuta. Abrí un segundo corte, el cual fue muy exitoso y trajo

156


LOS HIJOS DE LA MINA

muchas ganancias para nosotros, pero fue un total desafío ya que recibimos todo tipo de amenazas, ataques y atentados en contra de los hombres que nos trabajan en esa mina, se hizo necesario reforzar la seguridad, lastimosamente no sirvió de nada y perdí varios hombres en un enfrentamiento; estos ataques tenían un solo objetivo, debilitarnos y sacarnos del mercado, a diario recibía malas noticias de los cortes, por ende el negocio estaba dando perdidas, fue necesario enfrentarlos y darles una dosis de su propia medicina, pese a que éramos una empresa nueva que daba mejores garantías a la gente, nuestros enemigos eran demasiados y muy bien organizados militarmente, lo que nos generaba graves problemas; entonces con el refuerzo militar en los cortes, con la gente de las veredas y los pueblos a nuestro lado, continuamos trabajando pese a la amenaza, pronto la persistencia y el no dejarnos amedrantar, daría buenos resultados, produciendo las minas una gran cantidad de esmeraldas de buen valor, como se imaginaran ustedes, tenía bastante responsabilidad, bastantes hombres y bastante poder, pero pese a ello, sufrí de muchos robos tanto en la mina como en la carretera, era como si tuviéramos filtrada nuestra gente, nada pude hacer, era muy difícil identificar quien era el que nos robaba o vendía información y entendí que de arreglar con más billete a nuestra gente y evitar incidentes. -¡Yo sabía que mis enemigos eran muy poderosos, en especial el viejo Matías, que había contratado al hombre

157


LOS HIJOS DE LA MINA

de la ruana y su batallón solo para aniquilarme, el sabía que al liquidarme, los gringos automáticamente desaparecerían y dejarían el negocio despejado, incluso el mismo viejo ofreció una jugosa recompensa al que me delatara o me matara, pero jamás sucedió, gracias a que siempre fui un buen patrón y un buen vecino con las gentes de las veredas, pero en ocasiones cuando era traicionado por algunas de estas gentes, me convertía en un hombre cruel que solo las entrañas de la tierra pudo parir!. Ustedes preguntaran porque llame a esta parte de mi vida. El nacimiento, luego de haberme convertido en un hombre frio. Calculador, matemático y sin temor a nada y quien olvido todo incluso a Dios, surgieron varias cosas que afectaron mi vida negativamente, tres sucesos para ser más exactos y aunque era tarde para remediar mis equivocaciones, luchaba por cambiar mi vida, gracias a esas circunstancias y pese a que profese la violencia como mi doctrina y testamento, en el fondo era una buena persona y que por culpa de las traiciones y los engaños, yo me había convertido en un terrible gestor del mal, dejando a mi paso muchas víctimas; el primero de los tres sucesos que a continuación les voy a relatar surge en un diciembre de 1.995, luego de sufrir un revés con tres cortes que se comieron toda la plata, fui robado en 4 ocasiones, donde lograron hurtar todo el cargamento de esmeraldas con rumbo a New York y el Japón , destine toda mi energía para dar con el paradero de los

158


LOS HIJOS DE LA MINA

responsables, gracias a informes de inteligencia logue ubicar a uno de los autores del asalto y quien era un esmeraldero de menor talla al servicio de don Matías y de sus socios mafiosos, le hice seguimiento y yo mismo dirigí el operativo para dar de baja a este individuo, así fue que en zona rural de Otanche, en una finca muy humilde para el dinero que manejaba este hombre, le llegue de sorpresa, junto con mis hombres rodeamos el rancho y luego de verificar que el hombre estaba solo, entramos a la vivienda tumbando la puerta, fue tal la sorpresa de la acción que no le permití escapar; allí estaba el hombre medio aturdido por el golpe que uno de mis hombres le dio y junto a él, una pobre viejita de setenta años aproximadamente, a punto de colapsar, -¡vengo por usted hijueputa!, grite enojado, -¡robo al que no era, y tiene que pagar por eso!, la viejita se abalanzo sobre él y con su bracitos rodeo su humanidad, -¡no me le hagan nada a mi muchacho por favor, es lo único que tengo!, su llanto y su angustia de impotencia me lastimaron tanto, trate de halar al muy cobarde; -¡por favor señor no me mate a mi muchacho!, decía la viejita, sus suplicas conmovieron a varios de mis hombres, pero en la guerra como en el amor las traiciones no se perdonan; -¡saquen a ese cabron!, ordene a mis hombres, ellos trataron de hacer a un lado a la viejita pero ella se aferró como una sola pieza de metal fundido a la humanidad de

159


LOS HIJOS DE LA MINA

su hijo, sus lamentos fueron más agudos y más sentimentales, que me volvieron mierda; -¡quietos!, grite, ¡dejen a la viejita tranquila, vámonos de aquí, antes de que me arrepienta!, todos mis hombres se quedaron sorprendidos de mi decisión, -¡la próxima vez no habrá mamá, ni diablo que lo salve!, justo cuando me retiraba del ranchito, el hombre sin importar que su madre estuviera en el medio, deslizo su mano bajo la almohada y saco una pistola, la apunto hacia mí, pero la agilidad y el ojo de águila del ladronzuelo, acciono más rápido el gatillo , en milésimas de segundos, se escucharon cuatro disparos, dos de ellos, dieron en el blanco, los otros por error cobraron a un inocente, un grito de dolor se escuchó, hizo eco en toda la vereda, las lágrimas de una madre y un hijo se fusionaron en un solo abrazo, pronto el arma cayó al piso y el lamento triste de un hombre se escuchó, sus manos aun calientes, acariciaban el rostro gélido de su madre, ella había muerto, había dado su vida por lo más amado que tenía, su hijo; observe ese cuadro y les aseguro por lo más sagrado que se me aflojo el corazón y creo que también los ojos, esa viejita me hizo recordar a mi madre, la misma escena de un niño llorando a su madre muerta, no contuve el sentimiento y salí de allí, no valía la pena hacerle algo a ese tipo, camine varios metros y aun escuchaba con perfecto detalle los lamentos del hombre; -¡perdóneme mamita, perdóneme mamita!, luego un silencio pobló la casa, la aparente calma fue interrumpida por la explosión suicida de un disparo, allí sobre el lecho

160


LOS HIJOS DE LA MINA

de una cama pobre y quedaba una madre y un hijo, y tal como lo hiciera con su hijo recién nacido, lo cargaba en su regazo, ese día y por mucho tiempo, incluso hasta el día de hoy, vivo recordando aquella terrible escena de mi puta novela. El segundo caso tiene que ver con mi gran amiga y amada Anita, quien para el año de 1993 había fallecido en España, debido a una lamentable pero rápida enfermedad que cerceno su vida, llevándose con ella, muchos años más que le quedaban, sin una despedida y sin una carta se marchó para siempre a reunirse junto con su hermana y su padre, ello me dolió tanto, no dejaba de recordarla y añorarla y desde ese día en el aeropuerto, en silencio marchaba al cementerio en mi propio funeral, desde ese día mi alma se rompió en mil pedazos difícil de hallar, me consumí en una infinita tristeza y busque otras alternativas para olvidarla, pero todas ellas no me funcionaban y me hundían más la daga del dolor; pese a el resentimiento maligno que en ocasiones me llevaba a cometer locuras por culpa de las esmeraldas, nunca podía olvidar al par de hermanitas, cada una de ellas diferente a la otra, pero tengo que admitirlo que siempre habrá alguien que se lleve todos los honores de mi corazón, y ella era Anita quien con sus consejos y regaños influyo positivamente en mi vida, jamás la olvidare y siempre serán esos reproches por andar metido en las minas, los que más valorare, porque si yo le hubiera hecho caso, no estaría metido en tantos problemas, arrepentido y con el

161


LOS HIJOS DE LA MINA

agua hasta el cuello a punto de ahogarme; ella me decía que eso no era vida para mí y que las esmeraldas solo traían tristeza, miseria y muerte, lo irónico de todo es que ella vivió de las esmeraldas que su padre le hubiera dejado, pero su caso era diferente, pues ella las había heredado.

El tercer y definitivo punto fue por el año de 1999 y comenzó por una mujer llamada Adriana, una humilde muchacha de origen campesino cuyo padre siempre trabajo conmigo hasta el último día de su vida, era una muchacha preciosa, única, fantástica e increíblemente hermosa, que me entrego su corazón y que sin pena a decirlo, también tomo el mío; ella llego en el momento en que más lo necesitaba, convirtiéndose en la pieza clave que le hacía falta a mi vida. La pequeña Adriana era natal de Coscuez y desde muy pequeña se fue a vivir junto con su padre y sus dos hermanos a Muzo, donde colocaron una tiendecita, la cual ella atendía y del cual puedo asegurar sin temor a equivocarme, que manera de vender en esa tiendecita, pues todos los hombres hacían fila para comprar y competían en franca lid, por el cariño de la quinceañera y tengo que decirlo, ¡que yo me lleve el mejor trofeo de la región!, esa hermosa niña cerró con broche de oro mi gran suerte y alivio las penas que me tenían agotado. A los pocos días de haberla conocido se fue a vivir conmigo la muy condenada, no tendría más de 16 años y me juraba amor eterno, yo le prometí a cambio

162


LOS HIJOS DE LA MINA

que a mi lado no le faltaría nada, procure colmarla de regalos y lujos como a una princesa de los cuentos infantiles y la hice mi reina de las esmeraldas. Fue a las cinco de la tarde después de fallecida Anita, que ella quedara embarazada, eso me volvió más loco, no podía creer que fuese a tener un hijo, vivía feliz y olvide la guerra en las minas y de cuidarme el culo de mis enemigos, ella y mi bebe habían cambiado mi vida, deje de ir a los cortes por estar con ella, cuidándola y entregándole todo mi amor, en mi reemplazo envié gente de mi absoluta confianza, los cuales jamás me fallaron. Por petición de ella vivimos en el campo, ella quería que nuestra bebe se criara en la tranquilidad que no otorga la cuidad, recuerdo que cuando yo era pequeño, las gentes de mi pueblo, cuando veían a mujer en estado de embarazo, apostaban sobre el sexo del futuro bebe, también nos sucedió, mis hombres y amigos, apostaban sobre quien daba con el sexo de mi hijo, la mayoría ellos decían que mi hijo sería una niña, otros muy pocos apostaban lo que tenían a que sería un niño, en el fondo yo quería una niña, pero en el séptimo mes de embarazo de Adriana, la lleve a donde las matronas del pueblo que solo con mirar a una mujer y semejando a un ecógrafo natural, definen el sexo perfecto del niño, ellas afirmaron que mi bebe sería un niño, me llene de felicidad y entonces entendí que él tendría que ser diferente a mí, que lo tuviera todo, familia, padres y mucho estudio, pero

163


LOS HIJOS DE LA MINA

para lograr eso, yo debía de cambiar, porque sabía que si seguía en la mina, no podía darle todo eso y tal vez le negaría tener a su padre, entonces me dedique a ellos por varios meses, pronto los negocios caerían y los reclamos no se hicieron esperar por parte del Argentino, estábamos a punto de caer en la quiebra y era obvio, como decían muchos hasta mi propia mujer, yo era la suerte de la mina y si yo no estaba, las esmeraldas jamás aparecerían, pero que podía hacer si ya lo tenía todo y no lo quería perder y lo mejor de todo estaba enamorado, doblemente enamorado, y aunque no quería regresar a la mina, debía de enfrentar mi responsabilidad, pero una complicación en el parto, debido a un problema con él bebe, me obligo a postergar mi regreso y viajar de urgencias a la capital, donde un especialista nos atendió y quien me confesó que mi hijo tenía un grave problema que le podría causar la muerte, resulta que el bendito cordón umbilical estaba enredado en su cuellito a punto de estrangularlo, pero gracias a Dios y luego de 10 meses y cuatro días, mi hijo logro soltarse de la fatal trampa, abriendo sus ojos en este mundo, sin duda era todo un milagro de la vida porque se salvó y en honor al santo de ese día, le coloque el nombre de Santiago el salvador. Luego de dejar a mi familia cómoda y segura, viaje al corte de Otanche que a comparación de los otros era muy pequeño y el cual era representado por un compadre mío, un hombre muy juicioso y leal, oriundo de Yacopi, y quien ya había recibido amenazas por parte de nuestros rivales, de inmediato organice todo y le metí más trabajo

164


LOS HIJOS DE LA MINA

a la mina, incluso lleve conmigo a don Antonio Bohórquez, para que orientara a los obreros correctamente, fue exactamente a los ocho días y justo cuando partía para otro corte, cuando escuche el grito frenético de los mineros -¡nos enguacamos patrón!, surgía entre las entrañas una gran producción de esmeraldas que refresco el ánimo de los hombres y por supuesto de los socios, deje encomendado a mi compadre sobre el manejo de las futuras producciones pues según don Antonio, a esta mina le quedaba mucha esmeralda por sacar; viaje a Coscuez, donde las cosas no marchaban bien, ya que en ese pueblo existía una sede de nuestros enemigos y quien sin misericordia atacaba a mis muchachos y decidí tomar cartas en el asunto, pronto don Matías se enteraba de que yo había regresado y concertó un siniestro concilio para sacarme definitivamente del negocio.

Llegue a Coscuez un miércoles a media noche por cuestiones de seguridad y como dice mi “pájaro de confianza”, en este mundo no se debe de confiar hasta de la misma sombra, así por leve que fuera la sospecha, se debía de recurrir a cambios de movilidad y horarios para despistar al enemigo; cuatro días después dentro de la mina, raspe con el pica vetas una pared y justo la suerte me brillo de una forma maravillosa, entregándome una producción cien veces mejor que la de Otanche, fue tal la

165


LOS HIJOS DE LA MINA

producción que sacamos de allí, que quedo mucha esmeralda entre esa montaña; deje todo organizado y partí para Muzo, donde tenía el corte más grande y obviamente este demandaba un desgaste económico mucho mayor, allí habían cerca de 120 hombres repartidos en cuatro turnos y según Nixon, al parecer habían algunos infiltrados entre nuestra gente y estos estaban robando todo, desde la herramienta, la dinamita y la comida y lo peor de todo, estaban enterados de todo lo que yo hacía, de inmediato ordene sacar a estos hombres e investigar con detalle a los demás. Llegue a Muzo donde fui detenido en tres ocasiones por la policía, trataron de despojarme de varios de mis hombres por tener estos, al parecer deudas pendientes con la justicia, pero se desato un combate y logran herir a dos de mis hombres y acaban además a plomo una de las camionetas que llevaba la remesa para el corte; dos días después estos criminales, asesinan a sangre fría a mis dos hombres de confianza, Misael y Nixon, esto reboso la copa que estaba tranquila, olvide ciegamente mi promesa por el hijo querido y así inicie la más cruel guerra de venganza, organice grupos especiales para atacar a mis enemigos, debilite su comercio, sus cortes y por supuesto sus finanzas, comencé a buscar sus capataces y lugar tenientes, ante tal persecución, muchos huyeron y otros más se vinieron a trabajar conmigo, la arremetida fue brutal que obligo al viejo Matías y sus socios a escapar a la capital, huyendo como cobardes y dejando a los mas pendejos colocando el pecho por ellos; continuaron los

166


LOS HIJOS DE LA MINA

atentados contra mi integridad y la de mi gente, entonces también hice lo mismo y como el peor delincuente, me agazape para emboscarlos y darles de su propia medicina, de esta manera por cada hombre que perdía, yo eliminaba a tres de ellos, si perdía una remesa, yo robaba dos, tenía la ventaja hasta que un día en pleno centro de Bogotá, junto a la carrera séptima o la playa de los esmeralderos, el viejo Matías perpetro un cobarde atentado en contra de uno de mis socios, causando la muerte instantánea de mi socio "el argentino", esto causó estupor en todo el gremio y entre mi gente especialmente, pronto la prensa se involucró y empezó a publicar las líneas rojas en papel amarillo de una realidad sangrienta en las minas de esmeraldas, una absurda guerra en la que se condenaba y asesinaba a mucha gente inocente, pronto mi nombre y el de mis enemigos serian titular de las más intrépidas crónicas periodistas, empezamos a ser protagonistas de los medios de comunicación en el mundo y que hablaban de una guerra clandestina que sucedía al lado de otra ofensiva, la política, pronto las masacres y el desplazamiento hicieron eco en todo el País y causo la indignación de millones de colombianos que hartos de la guerra, nos condenaban como los peores criminales de toda la historia. -¡Sin importar lo que la prensa o la gente de bien pensara, ideo un plan macabro que de funcionar tendría todo el poder y el comercio de la esmeralda, contrate entonces a un grupo de profesionales quienes por un grueso botín,

167


LOS HIJOS DE LA MINA

desaparecería de la faz de la tierra al viejo Matías y a su corte pero lo que no sabía es que el viejo también vendería su alma por última vez por el diablo, solo para verme muerto!; quise hacer justicia por mis propias manos sin importar como la hiciera, mi voz ordeno cientos de acciones perversas en contra de mis enemigos y tengo que admitirlo que acabe con muchos de mis rivales y hasta lleve a la quiebra a mi principal rival; pese a que me dedique a la guerra, los negocios marchaban en una aparente normalidad, mis minas producían las mejores esmeraldas y gracias a ello, yo era un hombre muy poderoso, vivía como un verdadero rey, lo tenía todo a mi alcance y en este medio y tal vez en el mundo entero era conocido como “el rey de las piedras verdes” ya que mis esmeraldas eran las mejores del mundo, aunque esto era bueno, mi reputación de malo y cruel era bastante grande, decían que era un hombre sin escrúpulos, que no conocía el miedo y que mi suerte tenía un pacto sellado con el diablo!, ¡tengo que admitirlo que pese a ser un hombre vengativo tenía mi lado débil y era mi familia, en especial mi bebe y les juro que sentí mucho miedo por él, sentí tanto temor que quería estar a su lado pero eso era imposible, ya que yo era el problema y a mí era el que buscaban, mi compañía lo pondría en peligro, yo sabía con seguridad que mis enemigos eran crueles y harían todo lo posible para acabar conmigo, sin importar que hicieran para hacerlo, entonces renuncie a estar a su lado y los envié lejos a un lugar seguro y secreto donde jamás llegarían los tentáculos de mis

168


LOS HIJOS DE LA MINA

enemigos!. En esta absurda guerra vi partir a muchos amigos, compañeros y conocidos, muchos de ellos enviados por mí, para cumplir mis deseos de venganza y poder, luego del crimen de mis amigos, una terrible masacre fue llevaba a cabo en una de las minas del consorcio, seis de nuestros mineros fueron asesinados en el interior del socavón y al parecer todo indicaba que fue el viejo Matías quien ordenara el hecho, envié entonces al ladronzuelo a retomar el lugar a sangre y fuego, pero fue imposible, lo envié directo a su muerte, quien valerosamente trato de recuperar la mina, la cual poco producía y estaba ubicada en el pueblo de Muzo; antes de llegar mis muchachos al destino, sus asesinos los estaban esperando desde hace días en medio del monte, fueron emboscados sin cómo poder reaccionar, murieron varios de mis hombres en el lugar, pero mis dos amigos sobrevivieron al ataque, resultaron bastante heridos, el diagnostico de los médicos fue reservado, ambos muchachos quedaron como vegetales, me arrepentiré toda la vida de haberlos enviado directo a una trampa, no tuve más remedio que enviarlos a donde los mejores especialistas en Norteamérica para salvarlos, pero al poco tiempo fallecieron; realice golpes contundentes a mis enemigos pero no sirvieron de nada, ya que ellos se recuperaban, luego envié varios grupos a recuperar la zona pero todos caían en trampas sangrientas, las bajas aumentaron y estaba perdiendo territorio y eso era muy

169


LOS HIJOS DE LA MINA

malo para la empresa. Mis manos estaban llenas de sangre y mi nombre era significado de terror y de respeto, pero pese a ello, jamás logre hacer que el viejo Matías retrocediera, por el contrario siempre se fortalecía y les juro que ese viejo era duro de roer, ordene mil y un atentados en contra de él, pero nunca tuve éxito y al igual que él, también trato de matarme y jamás pudo hacerlo; en esta absurda guerra, murieron decenas de inocentes y malos, cientos desaparecieron y otros más huyeron lejos de sus tierras para siempre. Pronto esta guerra que era muy bien publicitada, llamaría la atención del gobierno nacional quien en el pasado, observo en silencio el desarrollo de esta guerra, pero con la presión de la prensa, tuvo que intervenir y poner un freno a esta horrible masacre, pronto policía y el DAS colgó un letrero de se “BUSCA” sobre mis hombros ofreciendo una jugosa recompensa, debí ocultarme de mis enemigos y de la policía, permanecí oculto por un tiempo alejado de los que amo y temiendo por ellos y desde la clandestinidad ordenaba todo intento por acabar con mis enemigos y en dar un golpe certero que pusiera fin a esta guerra, se habló de paz, de una tregua, hasta la curia quiso intervenir pero todo fue infructuoso, el gobierno quiso intervenir pero tampoco pudo, la producción de esmeraldas bajo ostensiblemente, la quiebra sorprendió a cada bando, los gastos de la guerra supero las pocas entradas que teníamos, pronto mis socios se marcharon dejándome

170


LOS HIJOS DE LA MINA

abandonado a mi suerte y enfrentado una guerra que no era mía; de mis familiares no volví a saber de ellos y de mi bebe y mi esposa, los extrañaba demasiado, me quedaba poco dinero y debía de hacer algo, decidí regresar a Muzo, donde tenía una mina a cielo abierto, la cual tenía toda la fe del mundo, yo sabía en el fondo de mi corazón que esa mina sería la más poderosa, era solo cuestión de tiempo, en menos de un año, traslade a mí a lugares diferentes, haciendo caso a los seguimientos que hacían algunos detectives del DAS quienes me advertían sobre un grupo de hombres que buscaban a mi familia, estos detectives afirmaban que el viejo Matías estaba detrás de la pista de mi hijo y antes de tener que lamentarme, preferí enviarlo muy lejos junto con mama, pero mi eterno enemigo, también tenía sus propios amigos en la policía y ellos lo mantenían informado, creo que esos benditos jugaban con los dos bandos, vendiendo información al mejor postor. Estando, en Muzo cerca al pueblo, vi en la televisión, una alocución presidencial que informaba sobre unas medidas especiales de seguridad para combatir el flagelo creciente de la guerrilla, el narcotráfico y su terrorismo y como es obvio, la violencia creciente del occidente de Boyacá y parte de Cundinamarca, al día siguiente de la alocución toda la región estaba militarizada, aumento el pie de fuerza de la policía, ubicaron retenes fijos y puestos claves y hasta mandaron detectives para seguir la pista de todos aquellos que participaban en la guerra.

171


LOS HIJOS DE LA MINA

Una vez en la mina, junto a don Antonio, trabajamos duro en la búsqueda de la brecha, estábamos tan cerca de hallarla que sin darnos cuenta, permanecimos 36 horas, hasta que al fin hallamos una señal que nos llevara a la guaca, decidimos descansar y por fin salimos al exterior, la luz del medio día me enceguece pero puedo detallar con perfección todo el horizonte, todo está en calma, una agradable tranquilidad que no se respiraba desde hacía mucho tiempo, me encuentro bastante cansado y quiero ir a recostarme a mi estera y retomar fuerzas para continuar con la búsqueda, aunque don Antonio tenía sus dudas sobre esa mina, el creía que en esa petaca de tierra no había nada, no le preste atención, yo sabía en el fondo de mi alma y por mi instinto de minero, que en esa montaña había una gran riqueza para mí, (lo que es del gato no se lo come el ratón), tenía la plena seguridad que encontraría la veta y que con plata, podría proteger más a mi familia, porque todo lo que había ganado, lo gaste en defensa y armas. No tardamos más de 9 horas siguiendo el rastro de una fuerza verde que pintaba regular, de nuevo don Antonio con sus dudas me decía, que ese rastro no era más que óxido de hierro, pero yo continúe y no desistí, pronto todos los mineros y el viejo se fueron a descansar y yo quede solo en la mina, me deje guiar por la esperanza cautiva de encontrar algo, trabaje duro y sin descanso hasta que lograra hallar alguna cosa, mis hombres se preocuparon y hasta pensaron que algo malo me había

172


LOS HIJOS DE LA MINA

sucedido; trabaje con más fuerza y sin descanso, por horas escarbé en la piedra con mi pica para hallar algo, trabaje por horas y más horas y muchas más trabajando solo, hasta que mis pies mis brazos y mis ojos no aguantaron más y justo y cuando pensaba renunciar, mi pica choca contra la piedra y produce una chispa, pronto aparecen ante mis ojos, un ramillete de bellas y delicadas esmeraldas, me calme y continúe removiendo la roca, durante tres horas más y antes de que se colocaran de pie mis hombres, llene 13 lonas de tierra con gran cantidad de esmeralda, al rato cuando mis hombres llegaron, no podían creer la gran hazaña que había realizado, cargaron todo el material en las camionetas y partimos hacia Chiquinquirá, pero no sin antes colocar buena cantidad de dinamita para sellar la mina ante la llegada de cualquier oportunista. A esta última parte de mi vida la llamo “el castigo”, y que resume como termina un hombre cuando lo tiene todo y por ambicioso lo pierde todo; luego de que pusieran precio a mi cabeza, ya no hubo lugar seguro para mí, no valía tener escondites, llevar dinero por costaladas, la gente siempre me reconocía, esto me llevo a tomar varias medidas extremas, entre ellas, el cambio del color del cabello, me deje la barba y el bigote y hasta cambie la forma de vestir, cambie rigurosamente mis hábitos y cambie como un demente mi sistema de seguridad, delos treinta hombres que tenía cuidando mi espalda, solo tenía a cinco y solo me movilizaba en una camioneta vieja y no

173


LOS HIJOS DE LA MINA

tan ostentosa, de estos cinco hombres puedo decir que eran los mejores guardaespaldas y los peores sanguinarios del mundo, todos ellos dispuestos a dar su vida por mí. Luego de 80 meses continuos de guerra muerte y dolor, alternada con otra guerra en la región que apenas iniciaba, con otros protagonistas de la esmeralda, más poderosos que yo y el viejo Matías, decidí y sin importar las consecuencias atacar con todo a mi enemigo y cuando me refiero con todo, es que luego de extraer tal fortuna de las extrañas de la tierra similar a las reservas del banco más poderoso del país, compre un sofisticado arsenal y muchos equipos de comunicación de alta tecnología, contrate a muchos “pájaros” y ofrecí recompensa por la cabeza del viejo, pague millonarias dádivas a policías, políticos y jueces, solo para que me dejaran en paz, aunque esto jamás se cumplió, todos ellos me robaron, vieron en mí y en el viejo, la gran gallina de los huevos de oro, temía que se acabara la plata y que estos sinvergüenzas me traicionarían, tuve que tomar otras alternativas para no quedarme ilíquido, así que compro varios edificios y locales en Bogotá e instalo lujosas oficinas dedicadas a la compra y venta de esmeralda, inicio entonces una carrera extraordinaria como exportador exclusivo de piedras preciosas, el negocio era fantástico y dejaba más dinero que el estar metido en los túneles, pronto me convertí en un comprador de alta talla, el cual pagaba muy bien las piedras, llegue a

174


LOS HIJOS DE LA MINA

comprar toda la esmeralda que se producía en el País, de exportador pase a ser un gran acaparador, quería ser el único proveedor de esmeralda en el mundo, pera el viejo Matías en compañía de los nuevos reyes de la esmeralda no estaban de acuerdo con mi ascenso, era obvio, ellos tenían parte del mercado y el hecho de pagar un poco mejor la piedra, no les gustaba mucho. Funde varias joyerías con mi sello particular, contrate a los mejores diseñadores, artesanos y fabricantes de joyas, convertí mi nombre en un sello exclusivo pero los problemas continuaron y no me dejaban en paz, continuaba siendo buscado por las autoridades y mis enemigos, sumado a las grandes responsabilidades que tenía como empresario, y les juro que eso no me dejaba dormir y me halle muy enfermo. Me convertí en un hombre millonario y de qué manera, me iba muy bien en los negocios, logre estabilizar la seguridad de mi familia (con dinero hasta el diablo se arrodilla), me toco convivir entre los negocios y una guerra que no renuncia a desaparecer, y todo por las benditas esmeraldas que me traían loco; por estar metido en tanta cosa, poco tiempo dedicaba a mi hijo y tengo que decirlo que perdí los mejores momentos junto a él y eso desafortunadamente no se recupera, pero ya no se podía hacer nada para remediarlo, ya no podía dar marcha atrás y sobre todo con esa jauría de enemigos respirándome en la nuca, les juro que cada vez que estaba tan cerca de mi hijo, mi alma, mi cuerpo y mi corazón se rejuvenecían y

175


LOS HIJOS DE LA MINA

olvidaba por completo quien era y dejaba al descubierto mi verdadera humanidad. Así como yo crecía económicamente, don Matías y sus asociados también creaban un verdadero emporio económico, cuyos dineros jamás nadie podrá saber de donde salieron, aparte de la guerra, su empresa y la mía, se batieron en franca lid, en una batalla loca por el poder comercial, que costó bastante dinero, el suficiente para calmar el hambre de miles colombianos por varios meses. De mi familia que puedo decir, logre ubicar a mi padre, quien ya no tenía los años completos pero conservaba el vigor de un toro, y que pese a sus años, solo persigue a las jovencitas y vaya que si la va bien, (a toro viejo, mejor el pasto biche), se vino a trabajar conmigo por un tiempo y luego desapareció, no volví a saber nada de él, luego de unas semanas, hasta que un jueves santo en la noche, me llama para pedirme dinero para poder viajar a Bogotá, ya que tenía un grave problema, le envié suficiente dinero pero al otro día apareció mi padre muerto, de acuerdo a las pesquisas de la policía, el crimen se debe una venganza de un marido infiel, que no soporto la idea de que un viejo de setenta años le quitara su esposa de 17 años; por el lado de mis hermanos, el menor de nosotros, es un gran medico en España, muy exitoso y famoso y como dicen las más prestigiosas familias del país, siempre en una casa hay una oveja santa y otra negra y yo era la malvada oveja negra y no había remedio para ello, de mi segundo hermano, estuvo preso

176


LOS HIJOS DE LA MINA

en la cárcel de la picota por narcotráfico, logre sacarlo pagando mucho billete, también trabajo conmigo, pero en compañía de otros hombres me robaron un cargamento de esmeralda y desapareció, luego de que acabo el dinero, se puso a robar camiones cargados de mercancía, en ese mundo bajo, conoció a un hombre del llano, que le propuso un buen negocio, el cual funciono bien, hasta que viajo a España con la excusa de visitar a su hermano, pero su intención no era buena, pues en su valija llevaba mucha mercancía y no de la buena, está de nuevo preso, pagando una larga condena por narcotráfico.

De que me servía ser el hombre más rico del país, si era el hombre más buscado por las autoridades, ¡que irónico cierto!, esto casi me vuelve loco, busque escondites de todo tipo, utilice cientos de disfraces que iban desde un cura viejo, policía o hasta ancianita, me oculte además en lugares poco imaginables, lugares que no certificaban para nada el dinero que tenía, vivía en sitios muy peligrosos y bastante humildes. En más de 50 ocasiones fui detenido por las autoridades y en cada uno de ellos sin importar si fueran militares o policías, pague mucho dinero para que me dejaran escapar y cuando digo que es mucho dinero, hablo de cifras astronómicas que pudieron haber pagado sin problemas, las deudas y créditos de miles de colombianos.

177


LOS HIJOS DE LA MINA

Desde la clandestinidad maneje mi empresa y cada uno mis negocios de una forma extraordinaria, puse a salvo a mi familia y coloque en jaque a mis enemigos y aunque tenía la ventaja, nunca pude hacer retroceder al viejo Matías y como si fuese una maldición, todo intento por desaparecerlo, lo hacía cada vez más fuerte y difícil de vencer. Cuando trabaje de muchacho con el caudillo liberal, el doctor Real, jamás entendí la dimensión del poder y lo ciego que se puede volver el hombre que lo tiene a manos llenas, como yo y don Matías Rojas, comprendí que el dinero lo compra todo, menos la muerte, pero si la de los demás y tengo que decirlo que ahora que soy viejo, como me duele la muerte de ese muchacho, el hijo de don Matías, el primero en mi larga lista de crímenes, una muerte que cambio erróneamente mi vida y que me llevo a huir y a coinvertirme en un criminal poderoso, este homicidio me persiguió toda la vida y tuve que en silencio, guardar en mi pecho, el crimen de un muchacho inocente y con un futuro inmenso si yo se lo hubiera permitido, tal crimen lo oculte por muchos años, por temor a ser asesinado, un dolor que creció bastante, que me hizo fingir y traicionar a un amigo y patrón, el viejo Matías, quien nunca sospecho de mí, ahora después de muchos años, entiendo el dolor que tiene el, ya que el tiempo pasa rápido pero los recuerdos viven detenidos en nuestra mente, más cuando eres una alma en pena, que solo vive en función del dinero y el poder.

178


LOS HIJOS DE LA MINA

Para el año 2000 y luego de una aparente tregua, donde las armas y la guerra declinaron por un tiempo su ambición ante la implacable persecución de las autoridades, surgen nuevas empresas esmeralderas con bastante dinero, quienes compitieron de frente y utilizando mil formas de mercado leal y también desleal, como consecuencia los negocios no marchan bien y como no van a funcionar, si por más habilidad o talento que se tenga, un negocio que se maneja desde la distancia o a control remoto, fracasa totalmente y eso me estaba pasando por evitar ser capturado o que me mataran. Viaje a Santa Marta en la costa a visitar a mi hijito que ya estaba un poco mayor y pudo más el amor que la cobardía, quería verlo, abrazarlo y amarlo, era una verdadera necesidad que solo nace en el corazón y que duele tanto cuando no se puede tener a esa persona al lado, más cuando es un hijo; la ausencia de mi pequeño hizo pedacitos la carne aún viva colmada de sentimientos y muchos recuerdos, viaje con un solo escolta y con poco dinero al que estaba acostumbrado, pese a la baja económica por lo que estaba pasando, tenía a mi hijo y a mi mujer viviendo bien, con buenas comodidades y garantizándoles un buen futuro para ellos, sin importar si había un cambio o no en mi vida, estaba arrepentido y necesitaba verlo y el necesitaba también verme, llegue en la madrugada del 19 de Julio a la casa de mi hijo, la emoción desbordo en cada poro de mi cuerpo, no pude

179


LOS HIJOS DE LA MINA

contener las lágrimas, una extraña sensación congelo mi pensamiento, solo quería quedarme allí y disfrutar para siempre a mi hijo, lo abrase tanto, lo bese tanto y lo observe tanto, que vi en sus ojitos, en su carita, en sus manitos, el reflejo perpetuo de mi madre y también el reflejo de un niño que un día salió de Yacopi sin rumbo fijo y que se convirtió en el hombre más poderoso de las esmeraldas y que sin importar lo malo que haya sido, caía vencido ante los pies de un hermoso niñito; permanecí por espacio de dos meses junto a mi hijo y les digo que fueron los más fantásticos y hermosos, sentí la necesidad de quedarme para siempre pero debía de marcharme, no importaron las suplicas de mi familia, tenía que partir urgente para Bogotá.

El reencuentro fue emotivo pero la despedida fue más triste que cualquier otra cosa, llore tanto que no me importaban las consecuencias de cruzarme con la policía, solo pensaba en mi hijo y solo sentía la necesidad de quedarme para siempre junto a él, me entregue en silencio al regazo del creador y ore por largo tiempo, pidiendo por la vida de mi hijo y su madre, solo le pedí un favor, que si de llegar aparecer un muerto más en mi familia, que fuera yo y no ellos, luego salí de la casa, subí al carro, siempre mirando a mi hijo, el cual en la distancia se despedía tristemente, viaje no tan tranquilo pero con la seguridad de regresar pronto.

180


LOS HIJOS DE LA MINA

Tome un bus para Bogotá, camuflando un poco mi identidad, lejano de saber que me venían siguiendo desde varios meses atrás, un grupo de varios hombres al servicio de don Matías, me estaban haciendo inteligencia y yo no lo sabía, me estaban haciendo seguimiento para hallar el momento justo para asesinarme, pero mi cautela y mi astucia lograron aparentemente atrasar la orden macabra, lastimosamente sin quererlo, los había llevado directamente a la casa de mi familia, les había entregado en bandeja de plata a mi hijo, y yo estaba lejos para evitar una tragedia, era demasiado tarde y no podía hacer nada. De acuerdo a una llamada que me hiciera la mamá de mi hijo, siete hombres ingresaron violentamente a la residencia, destrozaron todo el lugar, ella hábilmente oculto a mi hijo, pues ella sabía que algún día tendría que pasar, ellos la golpearon y escudriñaron cada rincón de la casa en busca de tesoros y muchas esmeraldas, pero no encontraron nada y cuando querían desistir la búsqueda, encontraron el mayor botín, mi hijito, quien fue abrazado por su madre pero el golpe cortero de una pistola en su cabeza, le arrebato el fruto de su vida, le propinaron una golpiza terrible que la dejaron inconsciente que la creyeron muerta, permaneció inconsciente durante mucho tiempo, lo suficiente para que los hombres lograran escapar con mi hijo; cuando ella me contó, me desmorone como un castillo de arena cuando es arrasado por una ola, sentí que mi vida se acababa, quería acabar con el mundo pero no podía, solo basto un solo hombre para destrozar mi vida.

181


LOS HIJOS DE LA MINA

Con cada día que pasaba, sentía morir mi alma, ya no era el mismo, mi desespero por hallar a mi hijo me llevaron a cometer muchos errores; sufrí tanto que hasta perdí la razón, llore día y noche por mi hijo, más nunca recibí consuelo o una prueba de supervivencia, jamás nadie me dio una luz sobre el paradero de mi hijo y muchos de mis amigos me sacaron dinero con el pretexto de pagar supuestas informaciones, todo mundo se aprovechó de mi situación, con el paso del tiempo lo fui perdiendo todo, del hombre robusto y fuerte que era, no soy más que un hombre delgado y destruido que perdió la razón; pese a las semanas y a los meses, llore día y noche, poco dormía y comía, lo busque en cada rincón y laberinto, mi único alimento fue su hermosa carita y sus inocentes ojitos.

Sin plata y con pocas ganas de vivir, guarde una remota esperanza de encontrarlo, más sin embargo los días pasaron y aquella esperanza se diluía, entonces acuse a Dios y al diablo y a mí mismo por lo que estaba pensando con mi hijo, intente quitarme la vida pero un ángel hermoso me detuvo, su voz suave me decía que esperara, el milagro llegaría a mi vida, pero pasaron los meses y luego los años y este milagro jamás llego, con una foto de mi hijo, recorrí miles de kilómetros preguntando a todo aquel que pasara por mi lado, pero nadie en absoluto me decía algo, después de ser Dios y patrón, ahora era un pobre diablo que a nadie le interesaba; era un poco más viejo por el sufrimiento, me encontraba bastante enfermo

182


LOS HIJOS DE LA MINA

de tanto esperar a mi bebe, era un poco más loco de lo normal, en cada esquina veía correr a mi pequeño hijo, y yo corría tras él, anduve cada calle, cada avenida, cada vereda, y cada barrio del país y nunca encontré nada, hasta fui a mis antiguas oficinas y almacenes y todos aquellos que allí estaban, no sabían quién era yo, el mismo que con su dinero construyo un gran imperio, el cual ellos trataban de cimentar. Perdí toda esperanza de hallar con vida a mi hijo, tal vez el viejo Matías quien desapareció de la faz de la tierra, me había cobrado por derecha a su hijo, tal vez se lo haya llevado con él, o tal vez lo haya dejado solito en un maldito bosque tenebroso, hoy camino solitario, viejo y andrajoso y como desde el primer día, llevo conmigo aquella esmeralda de Chirripay, una autentica y única esmeralda, una bella gota de aceite que como fiel testigo guarda cada uno de mis secretos, además tenía la ilusión de que con ella, lo podría encontrar y darle todo lo necesario para su vida, aunque no era más que una vana ilusión, jamás gastare esa esmeralda pues ella es mi castigo y mi desgracia y aunque ya no tengo las fuerzas para seguir adelante en la búsqueda, continuare caminando errante, hasta hallar a mi hijo y así poder descansar en paz. En pleno centro de Bogotá, junto a la carrera séptima, en medio de la calle de las esmeralderos, la misma que me vio ser grande y poderoso, respetado y venerado, hoy me

183


LOS HIJOS DE LA MINA

toma en sus entrañas como el ser más ruin y miserable del universo y así no tenga más remedio que la misma muerte y así muera en esta calle fría, solo quiero recuperar el tiempo, mi juventud y a mi hijo, lo demás no me importa, solo quiero cerrar mis ojos y soñar en la eternidad con mi hijo.

FIN.

184


LOS HIJOS DE LA MINA

-“¡Son aquellas piedras, las verdes, capaces de hacer realidad los sueños, o de condenar al que la encuentra!”

185



Los hijos de la mina final