Issuu on Google+

Mural La construcción de catacumbas y de grandes iglesias permitió disponer de amplios muros (superficies) para el desarrollo de programas iconográficos, centrándose en el ábside. Michel angeló – Creación de Adán.

Dibujo bien definido, sin perspectiva, ordenadas en composiciones simples, por yuxtaposición e isocefalia, es la evocación de lo divino, no la belleza. No hay profundidad, los colores son muy simples, preferentemente terrosos, rojizos y ocres, y las siluetas se marcan con gruesas líneas negras.

Mosaicos † La pintura se

veía representada en murales, mosaicos y miniaturas.

La técnica del mosaico consiste en componer dibujos con pequeñas piezas (vidrios la mayor parte) de colores que se van pegando en un fondo de yeso uno a uno.

† Los temas suelen ser de contenido cristiano.

El bautismo de Cristo, mosaico del baptisterio arriano de Rávena.

† Se eliminan

todos los elementos accesorios, como paisajes, a no ser que sean imprescindibles.

† Son inexpresivas y carecen de movimiento.

La rápida construcción de basílicas provocó la necesidad de cubrir amplios paños de estas con decoración al fresco o con mosaicos, lo que conlleva una necesidad técnica que no podrán asumir los pintores de las catacumbas y que serán encargadas a los arquitectos.

Miniaturas La miniatura era utilizada en los manuscritos con el objetivo que se entendiera mejor el texto, especialmente para los analfabetos. Escenas de la vida de Cristo - Fra. Angélico: De la Anunciación a Jesús entre los doctores.

Entre el siglo II y el siglo IV el rollo de papiro fue abandonado a favor del Codex de pergamino que podía ser cosido y encuadernado. Esto permitía realizar importantes pinturas en miniatura. El arte de pintar miniaturas y de ilustrar los libros tuvo un papel relevante en el desarrollo de la pintura.


Pintura arte cristiano