Issuu on Google+

TECNOLOGIA E INGENIERA MERLIN Tel: (+52) 55 5913 9880 contacto@ingenieriamerlin.com.mx www.ingenieriamerlin.com.mx

SISTEMAS DE DISIPACION O DE TRANSFERENCIA DE CARGA. (Sistemas CTS “CHARGE TRANSFER SYSTEMS”) Con estos dispositivos se intenta cambiar las condiciones eléctricas en la atmósfera y sobre las proximidades de la zona a proteger con la intencion de evitar el rayo o por lo menos reducir la probabilidad de formación. Las descripciones de funcionamiento entregadas por los fabricantes de los CTS informan que sus estudios se basan en el efecto corona que se produce en irregularidades del terreno y estructuras, bajo un campo eléctrico como el que se produce en la parte baja de una nube durante una tormenta eléctrica y en la correspondiente emisión o absorción de cargas por parte de objetos sometidos a dicho campo eléctrico.

existente está fuertemente intensificado de forma local por factores geométricos. Esta descarga electrica tiene una intensidad menor que la de una chispa eléctrica de c.a. y puede mantenerse en estado aproximadamente estacionario agrupandose alrededor de la punta.

Descargas en puntas (Point Discharge) o Efecto Corona. Se entiende por efecto corona o descarga de puntas a una descarga eléctrica que se genera debido a la ionización del aire en una punta o lugar en donde un campo eléctrico

Si la intensificación es suficiente el campo actúa sobre electrones libres que siempre están presentes debido a rayos cósmicos y radioactividad natural acelerándolos de manera que adquieren suficiente energía cinética como para ionizar la molécula o partícula atmosférica con la que choquen. De esta forma se generan nuevos Iones que son acelerados produciéndose un efecto de avalancha. Si la punta y el plano están cargados positivamente (lo usual durante una tormenta eléctrica) parte de los electrones generados fluirán hacia la punta produciendo una corriente al plano que puede ser la tierra y los iones positivos se alejaran de la punta. Los iones positivos formaran una carga espacial que hace disminuir el campo eléctrico alrededor de la punta,

Argumento técnico de funcionamiento por parte de los fabricantes de sistemas CTS. “Si en un campo eléctrico uniforme sobre un plano conductor colocamos una punta conductora conectada al plano se producira un aumento de la intensidad del campo en la punta debido a que la dirección del campo debe ser perpendicular al conductor.”

Referencia Historica El análisis de estos mecanismos y su funcionamiento propuestos por los fabricantes requiere de una referencia histórica ya que estos fabricantes han ido cambiando las consecutivas refutaciones provenientes tanto de la comunidad científica como de la evidencia experimental y de la operación real. El primero en especulare la posibilidad de impedir la formación de un rayo fue como ya referimos el propio Benjamin Franklin en 1752 su idea original para la protección contra rayos consistía en la descarga silenciosa de la nube colocando en la parte superior un conductor terminado en punta y enterradolo en la tierra en el otro extremo. Mas adelante sostuvo el doble funcionamiento para su pararrayos: si no podía prevenir el rayo, suministraba un punto referente de impacto y conducía la corriente a tierra en forma segura. En 1753 el ruso Mijail Lomonosov sugería que esta última era la forma en que el pararrayos realmente funcionaba cosa que se corroboro en múltiples observaciones al difundirse la aplicación del dispositivo.

inhibiendo la formación de nuevos iones. Se puede llegar entonces a un estado estacionario definido por un volumen en el que se produce la descarga corona, una corriente que fluye por el conductor en punta y por la velocidad de recombinación de las moléculas ionizadas. Pero: El volumen y la corriente dependen del campo original en ausencia de la punta en la zona circundante. Si este campo aumenta en una tormenta eléctrica con la aproximación de una guía descendente, la descarga corona pierde su condición estacionaria y se convierte en un trazador ascendente y eventualmente formar un rayo de retorno. Este fenómeno puede ser alterado en alguna medida por el viento que arrastra los iones. Los creadores de estos pararrayos CTS manifiestan que su tecnología es nueva y revolucionaria gracias a sus investigaciones y sus nuevas propuestas de protección contra el rayo, siendo que la emisión de cargas por puntas bajo la acción del campo eléctrico atmosférico fue descrita por Benjamín Franklin en 1749 antes de la invención del pararrayos. La idea básica detrás de los CTS es la utilización de las cargas eléctricas que salen de conductores o puntas en el campo eléctrico en condiciones de tormenta. Se intenta formar una carga especial de características tales que la hagan capaz de modificar las condiciones eléctricas de la atmósfera hasta el punto de impedir la formación de un rayo entre la nube y la estructura a proteger. Se parte de una suposición de que esto es posible si el sistema CTS libera una cantidad suficientemente grande de carga eléctrica por unidad de tiempo, mediante un dispositivo provisto de una cantidad de puntas y cables o un cabezal aéreo que se inserta en un mástil al que se le acopla un filtro y se complementa con una tapa semiesférica la cual estará ensamblada por una pieza separadora (aislante orgánica) con forma discal resistente a los agentes ambientales atmosféricos que genera supuestamente iones en su interior y los libera a la atmosfera todo esto conectando a una toma de tierra de muy baja impedancia y de distribución especial.


TECNOLOGIA E INGENIERA MERLIN Tel: (+52) 55 5913 9880 contacto@ingenieriamerlin.com.mx www.ingenieriamerlin.com.mx

En 1754 surge la primera propuesta real para impedir la formacion del rayo y neutralizar la nube formulada por el checo Procop Divisch quien además construyo una maquina meteorológica. Más tarde en 1775 el físico Alemán Lichtenbergerg propuso impedir la caída de rayos sobre una casa colocando un hilo de guardia de alambre de púas el cual ya había sido propuesto por Benjamin Franklin. La Experiencia fue mostrando que la eficacia de la protección residía en el funcionamiento de la punta del pararrayos como punto referencial de impacto desde donde se podía conducir la corriente a tierra en forma controlada desde entonces los esfuerzos se concentraron en la determinación de las áreas de protección del pararrayos tarea en la cual participaron conocidos físicos del siglo 19 como Gay Lussac en 1823. Pero aunque ya se habia demostrado la eficacia y funcionamiento del pararrayos y la ineficacia de los CTS en 1918 se presenta una patente en estados unidos realizada por Nikola Tesla, segun la patente de Tesla, las mediciones obtenidas en campo habían probado que la carga liberada por muchas puntas era insignificante comparada con la carga inducida en el terreno por la tormenta eléctrica y que las puntas Franklin provocaban una ionización que favorecía la formación del rayo, la propuesta de Tesla consistía en un dispositivo en forma de sombrilla que por su forma no intensificaba el campo en sus proximidades y por lo tanto hacía más difícil la ionización previa a la formación de una guía ascendente pero el propio Tesla decía que en caso de formarse el rayo el dispositivo funcionaria como una protección

En 1988 y 1989 la FAA (Federal Aviation Administration) de los Estados Unidos realizó un estudio de la performance de dispositivos CTS instalándolos en lugar de dispositivos convencionales en tres aeropuertos de Florida la FAA registró

convencional. Esta conclucion es la misma que se estableció desde 1754 por Benjamín Franklin 164 años atrás, sin embargo 12 años después de la patente de tesla en 1930 se otorgó a J. M. Cage en los Ángeles una patente para un sistema compuesto por alambres con puntas suspendidos de una torre de acero destinados a proteger tanques de petróleo los cuales no proliferaron, pero es en 1971 cuando la patente de Tesla destinada a prevenir o impedir los rayos comienza a fabricarse y a comercializarse por una sola empresa LIGHNING ELIMINATOR AND CONSULTANTS (LEC) Sin embargo estos pararrayos denominados CTS que presumen de nueva tecnología la cual fue estiduada hace 259 años ha sido difundida y con una enorme estrategia comercial a sido probado por la National Aeronautics and Space Administration (NASA) la cual instalo dispositivos CTS para la protección en el centro espacial Kennedy en la florida con el obejtivo de proteger los vehículos espaciales y sus instalaciones los resultados fueron negativos se reportaron repetidos impactos en las cuatro torres que tenían instalado los sistemas CTS provocándoles daños cuantiosos por lo cual decidieron retirar dichos sistemas por ineficaces tanto para prevenir como para disipar la caída de un rayo, actualmente la NASA utiliza terminales convencionales tipo Franklin e hilos de guarda pero ahora con resultados satisfactorios tambien se ha utilizado la iniciación artificial de rayos mediante cohetes que llevan un alambre aterrado.

impactos en los sistemas CTS los cuales resultaron dañados la FAA los retiro y descarto el uso de pararrayos CTS reinstalando su protección convencional que ha probado ser efectiva.

En 1994 se presentó un estudio sobre descargas atmosféricas en una planta nuclear en Estados Unidos la planta había recibido tres impactos en dos años 1988 y 1989 luego de instalar el sistema CTS la planta recibió otros tres impactos en dos años por lo que en vez de disminuir los impactos aumentaron. En 1998 se presentó un estudio de torres de comunicación con sistemas de pararrayos CTS en Japón, las torres estaban instrumentadas con dispositivos para medir corrientes de rayos estas torres recibieron múltiples impactos antes y después de la instalación de sistemas CTS mostrando una vez más que estos dispositivos son incapaces de impedir las descargas atmosféricas (Rayos). Estos son algunos de los múltiples casos documentados de la ineficacia de los sistemas CTS que muestran por la vía de la experiencia que la pretensión de la eliminación de descargas atmosféricas por parte de estos sistemas carece de fundamento y eficacia. Conclusión: Los sistemas de Transferencia de Carga o Disipativos (CTS) no son capaces ni de evitar los rayos ni de desviarlos de las estructuras o sistemas a proteger. No es posible ni neutralizar la nube ni la guía escalonada. El 80 % de los rayos son iniciados en la nube por lo que los pararrayos CTS son totalmente inefectivos frente a este tipo de Rayos y del 20 % restante solo una parte menor podría ser captada y disipada a tierra por un CTS. La supuesta eficacia de estos sistemas se basa en el sistema de tierra física que diseñan y del sistema de protección interna por medio de supresores de picos para disminuir las consecuencias de la caída de un rayo sobre una estructura por que saben que su sistema CTS carece de efectividad para proteger las estructuras e inmuebles contra la caída de un Rayo. Está claro que desde 1972 que se descubrió este fenómeno hasta la fecha 2011 se ha demostrado que este tipo de pararrayos CTS no funciona y solo es más peligroso instalar este sistema que no tener nada ya que su funcionamiento es bajo el principio de el pararrayos pero su estructura y diseño no cumple con los requisitos mínimos de normas internacionales y nacionales para la protección contra descargas Atmosféricas.


Disipadores de descargas atmosfericas (rayos)