Issuu on Google+

GESTIÓN Y TECNOLOGÍA CLÍNICA

Estándares en Salud Viabilizando el Modelo

HOSPITAL ROBERTO DEL RÍO: Las TI como llave de cambio cultural

DESDE COLOMBIA TI: Eje central en la transformación de la salud pública

ENTREVISTA Dr. Jorge Olivares Entre la salud pública y privada

IM Informática Médica / Edición Nº11 / Marzo - Abril de 2013 / Informática, Tecnología y Equipamiento Médico


y

-T

Diseño elegante y ergonómico Experiencia visual única Silencioso y eficiente Pantalla multi-tactil resistiva (Sólo Alicon AI2S 1.2-T)

Especificaciónes Técnicas Procesador:

Intel i3 de 2da o 3ra generación Opcional (i5 – i7) Software: Windows 8 Profesional Office® 2010 Licencia Cal Windows Server Antivirus McAfee® EPS Ram: Desde 4 a 16 gb DDR3 Disco Duro: Desde 500 Gb Sata Unidad Óptica: DVD RW Pantalla: 21,5” Wide Screen HD Conectividad: LAN: 10/100/1000 Mbps WLAN 812.11 b/g/n Cámara: 2 Mpx. Seguridad: Kensington Lock

Solución integral de equipos computacionales para la salud Continuidad Operativa · Mesa de ayuda con personal técnico capacitado para solucionar en línea los posibles problemas usando la herramienta de control remoto inverso y número 800 · Asistencia técnica presencial (On-site) de Arica a Punta Arenas

Puesta en Marcha · Transporte a todo el país · Migración de información de correo y datos · Ingreso del equipo a la red local del centro asistencial

· Instalación del equipo en puesto de trabajo con personal técnico capacitado

Administración

Experiencia

· Herramientas de control e implementación de actualizaciones del sistema operativo, office, antivirus y anti-spyware en línea.

Contamos con una gran experiencia en el Sector Salud Chileno, con más de 20.000 equipos en distintas redes asistenciales y establecimientos a lo largo del país

· Herramienta para el control de inventario en línea de HW y SW. · Información en línea de los principales indicadores de actividad del parque.

· Instalación y conexión de periféricos

Financiamiento y compra

Busca este producto junto a variados servicios en el catálogo de Soluciones Integrales de la tienda virtual de Chile Compra

ID Convenio Marco: 790128

Opciones de compra y arriendo a

12, 24 y

36 meses

Para esta y otras alternativas, como notebooks, tablets, all in one, etc., no dude en contactarnos:

Carlos Arevalo carlos.arevalo@olidata.cl +56 2 3708604 · Paz Riveros paz.riveros@olidata.cl +56 2 3708645

w w w. o l i d a t a . c l


GESTIÓN Y TECNOLOGÍA CLÍNICA

Suscríbete a Informática Médica y recibe en tu

oficina u hogar la mejor información de tecnología y salud.

Valor 4 números

$13.900* iva incluido

Consulte sobre suscripciones y planes empresa *Valor sólo Santiago *Regiones cargo por envío *Forma de pago: depósito electrónico o cheque a nombre de EDIREKTA PUBLICACIONES LTDA.

Contacto: Katherine Torres

ktorres@edirekta.cl

3


ÍNDICE

CONTENIDOS PRINCIPALES

06

ARTÍCULO

09

REPORTAJE CENTRAL

ALTO PERFIL

Didier de Saint Pierre La relevancia de los estándares

El desafio de cara a la interoperabilidad

Dr. Jorge Olivares: Un profesional en el umbral de la público y privado

30

34

42

ARTÍCULO

FACTOR HUMANO

EXPERIENCIA COLOMBIANA

Imagenología: No sólo de análoga a digital

Hospital Roberto del Río: “Las TI fueron la llave del cambio cultural”

Rafael Orduz: “Las TI son clave en proceso de transformación colombiano”

48

50

56

COLUMNA DE HIPÓCRATES

Estándares: ¿De qué estábamos hablando?

VIDA TI

Cobertura a los eventos destacados

GESTIÓN COMERCIAL Y DISTRIBUCIÓN: Edirekta Publicaciones TELÉFONO: (56-2) 2725 0806 SITIO WEB: www.edirekta.cl GERENTE COMERCIAL: Cristian Gidi L. DIRECTOR RESPONSABLE: Fernando Ripoll G. ASESORÍA COMERCIAL Y DESARROLLO: Fernando Ripoll C. EDITORA: Andrea Riquelme P. DISEÑO: Carolina Schwartz.

4

24

EN AGENDA

Resumen de los principales eventos de TI en salud en Chile y el mundo. FOTOGRAFÍA: Viviana Peláez A. JEFE DE VENTAS: Paulina Leyton. EJECUTIVA DE VENTAS: Daniela Pichara. dpichara@edirekta.cl - Tel: 2725 9933 IMPRESO EN: Imprenta R&R.


EDITORIAL

”PONGÁMONOS DE ACUERDO”

El número de esta oportunidad fue un tanto difícil de hacer, pueden creerlo, y es que el solo título central del reportaje principal es por sí mismo controversial. Algo tan sencillo de decir, es a la vez una de las partes más difíciles de poder establecer y sin embargo poco y nada tiene que ver con informática. No tiene que ver con informática, pues si asumimos que la mayor parte de la tecnología está disponible, sólo queda por acordar algunos detalles “sencillos” como por ejemplo: Qué voy a comunicar, a quién, cómo lo identifico, cuando lo haré, quién lo autorizará, cómo estructuro el mensaje para ser entendido (codificación), cómo verificaré que el mensaje llegó, cómo me aseguraré que el mensaje fue comprendido, etc.; y para qué seguir. Es una cantidad enorme de interrogantes que se plantean aún antes de definir los elementos técnicos en términos informáticos y para qué decir clínicos. Todo lo anterior nos trae de vuelta a la tierra, a lo cotidiano, con sus propias luchas de egos por parte de los especialistas, de los generalistas, de los expertos e ignorantes, donde todos y cada uno tienen una opinión y creen tener algo que decir. Es en este terreno que la vanidad se muestra, las propuestas abundan, los discursos afloran y dan, en muchos casos, frutos de discordia y confusión que nos apartan cada vez más de nuestro objetivo. Aquí es donde debe aparecer la generosidad, el liderazgo, la supeditación del interés propio al bien común. Generosidad es lo que necesitamos, sólo de esta forma podremos ver en cada uno una cuota de verdad y luz, ceder algo de razón propia por algo de razón del otro en pos de avanzar, puesto que mi razón no servirá para nada si no

la integro con los argumentos del otro para construir un todo que sea útil al propósito final. ¿Pero cuál es nuestro propósito final? ¿Existe al menos un consenso en cuál es este propósito?. Un propósito común, este es el GRAN ESTÁNDAR que debemos lograr antes que todos los otros estándares clínicos o TI, un acuerdo social que es anterior a cualquier otro acuerdo o estándar. “Pongámonos de acuerdo”, ese debería ser el lema, avancemos en conjunto, ¿o es que el objetivo final se ha de ver desfigurado por querer imponer una visión propia a costa de logar una visión grupal que nos acerque un paso más al final del camino?. Acuerdos más difíciles se han logrado en el mundo social y político, pero el momento del diálogo afortunadamente ha llegado, puesto que la realidad nos ha dejado contra el muro del estancamiento y el retroceso. El mundo clínico, el tecnológico, el financiero, el gubernamental, y tantos otros que participan del proceso de estandarizar, deben sentarse a acordar los elementos mínimos de una comunicación eficiente, y esa tarea debe ser resuelta a la brevedad, ya que de otra manera sólo lograremos retroceder y ser juzgados de poco generosos por la sociedad, como un todo ante la evidencia de los abundantes medios disponibles al lado de una carencia de acuerdos mínimos que obstaculizan su aplicación. En este juego, ceder en pos de un acuerdo global nos beneficia a todos. La falta de este, perjudica a pacientes, instituciones, empresas, Estado y frena el desarrollo de la innovación en una industria tan importante en lo económico como en lo social, y peor áun, perjudica la salud de los chilenos.

5


COLUMNA DE OPINIÓN Análisis de profesionales

LA IMPORTANCIA DE LOS ESTÁNDARES EN SALUD Por Didier de Saint Pierre, Ingeniero en computación de la Universidad de Chile. Especialista en gestión estratégica de las TIC en salud y Asesor del Minsal.

Los estándares han existido desde el comienzo de la historia. Algunos estándares fueron consecuencia del deseo del hombre de armonizar sus actividades con importantes cambios en el medioambiente. Otros fueron creados en respuesta a las necesidades de una sociedad crecientemente compleja. En general, los estándares fueron fundamentales para la vida del hombre en comunidad. Un buen ejemplo de estándar es el calendario de 365 días de 24 horas. Ejemplos de estandarización hay muchos, pero alguno digno de mencionar es por ejemplo el siguiente. Con el advenimiento de la revolución industrial en el siglo 19, la demanda creciente por transportar bienes desde un lugar a otro obligó a desarrollar modos sofisticados de transporte. El invento del ferrocarril lo convirtió en un medio rápido, económico y efectivo para enviar productos a través de los países. Esto fue posible gracias a la estandarización de la trocha, que estableció una distancia uniforme entre dos carriles en un riel. Antes de eso, las personas y mercaderías tenían que transbordar de un tren a otro. En adelante, durante el siglo XX, las ciudades experimentaron un enorme crecimiento, atrayendo mucha gente del mundo rural. A medida que las ciudades se hacían más sofisticadas y su infraestructura más compleja, se hizo evidente que se requeriría un conjunto único de estándares nacionales para facilitar la vida en las ciudades. Para ello, se desarrollaron estándares que permiten interconectar los hogares a la red de servicios básicos tales como el agua y la electricidad, y luego, conectar dispositivos que consumen esos recursos. Así, los hechos suman

6

evidencia del natural procesos evolutivo y de su mano, la estandarización. Los estándares emergen a veces como consecuencia de situaciones dramáticas. En 1904, un enorme incendio se desató en Baltimore convirtiendo un área de 80 cuadras en cenizas. Para ayudar a apagar el incendio, acudieron compañías de Nueva York, Philadelphia y Washington DC., pero ello fue inútil: sus mangueras no pudieron conectarse a la red de agua, pues los diámetros no coincidían con las tomas de los grifos. Como resultado, el incendio duró más de 30 horas y quemó unos 2.500 edificios. Esto hizo evidente la necesidad de un nuevo estándar nacional para prevenir emergencias y catástrofes similares en el futuro. Un año después, el estándar para acoplar mangueras y grifos había sido creado. En salud, los problemas derivados de no contar con estándares pueden ser desastrosos. Imaginemos la incómoda situación de un cirujano que entra a un pabellón y se encuentra con equipamiento no estándar que no sabe manipular. O bien, dos enfermeras de turnos consecutivos, que no comparten protocolos mínimos (los protocolos también son estándares en el dominio de las prácticas), y que no pueden garantizar continuidad del cuidado. Muchos problemas en los que está en juego la vida de personas o segmentos de población son derivados de la imposibilidad de contar con información de calidad al momento de tratar un paciente. Son numerosas y alarmantes las cifras de muertes provocadas por errores médicos evitables. En 1999, el Instituto de Medicina de los


Estados Unidos estimó entre 44.000 y 98.000 las muertes en ese país por esta causa (1). Las consecuencias de focos epidemiológicos no detectados a tiempo por las dificultades que tienen los países de consolidar información, también han ocasionado numerosas víctimas evitables. Por ende, la primera razón que justifica cualquier esfuerzo en dirección a establecer estándares de información en salud, se relacionan con el mejor cuidado de las personas o de las poblaciones. El estándar es un medio - no un fin -, necesario – no suficiente - para intercambiar información entre las distintas instituciones que colaboran en el cuidado de la salud, y así disponer de ella cuando se necesita, manipula o consolida. Los ámbitos a estandarizar son múltiples y la principal dificultad que enfrentan las instituciones y los países es saber por dónde empezar. Por cierto, están todos aquellos datos que permiten identificar a las personas (pacientes, médicos y otros profesionales que participan) o los lugares de encuentro (consultorios, hospitales). Son estándares básicos para ponernos de acuerdo en la forma en que representaremos el sexo, nombre, dirección, profesión, establecimiento, servicio clínico, profesión etc. de los actores de un encuentro.

1 To Err is Human. Building a safer health system. Institute of Medicine

Un piso más arriba, están los estándares clínicos, que refieren al diagnóstico, procedimientos, tratamiento y fármacos, entre otros. Luego, en un tercer nivel es necesario concordar la cantidad mínima de información que debe tener un episodio, por ejemplo de Urgencia, una hospitalización, una solicitud de interconsulta o una receta médica. En un cuarto piso, figura la estandarización de procesos, procedimientos y protocolos clínicos, que determinan a los actores involucrados en los cuidados de un paciente.Finalmente, un nivel transversal a todo lo anterior, es la estandarización de aspectos tecnológicos tales como protocolos de comunicación, formatos de mensajería y estándares de seguridad, básicos para el intercambio de información. Como podemos apreciar, nada es fácil cuando se trata de estandarizar información en salud. En particular, si consideramos que para que un estándar funcione, debe reflejar el consenso de una comunidad. De lo contrario será letra muerta, como lo hemos visto en tantas oportunidades. Y poner de acuerdo a múltiples actores, que tienen intereses diferentes, en una única forma de representar la información de lo que hacen, suele ser una tarea larga y compleja. Pero dada la importancia que tiene, quedan pocas dudas acerca de la imperiosa necesidad de hacerlo. La buena noticia es que existen numerosos estándares internacionales que nuestro país puede –y debeadoptar, y el trabajo pasa a ser más bien uno de selección y adaptación.

7


8


REPORTAJE CENTRAL Estándares en salud

ESTÁNDARES EN SALUD:

EL GRAN DESAFÍO DE CARA A LA INTEGRACIÓN Y A LA INTEROPERABILIDAD Por Andrea Riquelme

La interconectividad y la posibilidad de compartir información fidedigna en salud es una de las metas más relevantes en la agenda nacional y si bien muchos ya avanzan en el registro clínico electrónico, el que sea “único” es una utopía hasta el momento. Generar estándares en salud parece la respuesta para este gran emprendimiento.

9


de la red nacional. En otras palabras, no se puede medir con la misma vara un hospital con otro, sin antes hacer ciertas consideraciones.

Pablo Pazos, Director de CaboLabs

En un hábitat heterogéneo como es el sistema de salud público, con proveedores y herramientas distintas, la estandarización cumple un rol crucial al momento de planificar una estrategia hacia la integración. Hacer realidad la integración de sistemas y definir un lenguaje común, con terminología única, es el camino para hablar de información real de los usuarios, dato determinante a la hora de planificar políticas públicas. Así, tal como el agricultor prepara la tierra antes del cultivo con sólo sueños y expectativas de una buena cosecha, lo mismo sucede a la hora de innovar en TI en salud pública, y la generación de estándares –según los expertos- sería la mejor forma de trabajar el terreno. Ahora bien, un asunto es estandarizar y otro homologar, considerando las amplias y profundas diferencias, complejidades, identidades de los establecimientos de salud

10

Los estándares son protocolos utilizados por la industria del  software para facilitar la interoperabilidad y/o la integración. Los hay en las diversas capas de comunicación: de transporte de datos, de mensajería, de imágenes, de diferenciación de documentos, de comunicaciones. De esta forma, la integración es la inclusión de aplicaciones aparentemente distintas con el fin de constituir un sistema homogéneo, mientras que la interoperabilidad (semántica) es la capacidad de compartir información entre sistemas heterogéneos y dispares, y procesarla, aprovechándola en forma automática. Si la integración ya es una tarea difícil, la interoperabilidad, seguro, aumenta la proeza. Entre los beneficios asociados a un proceso de estandarización exitoso, podríamos considerar: la seguridad y la calidad de la atención de los pacientes, gracias a la precisión de los datos clínicos y a la consiguiente reducción de riesgo de errores médicos. Asimismo, se observa un ahorro en costos al evitar servicios duplicados, fraudes, entrega de medicamentos innecesariamente caros, y el acceso universal a la ficha clínica electrónica, ahorrando tiempo al prestador de salud (médicos, enfermeras y otros). Para Pablo Pazos, Director de CaboLabs, “El único elemento en común para todo actor del sistema de salud público es el paciente y en este contexto es imposible pensar en el registro clínico unificado de cada paciente, sin la implementación de estándares que faciliten el intercambio de información, la identificación de cada actor y la capacidad de procesar la información con distintos fines. Sin estándares simplemente todo esfuerzo no será viable, ni sustentable a largo plazo”.


EL CONSENSO QUE SE REQUIERE ES QUE ESTE TEMA SEA UNA PRIORIDAD EN LA AGENDA DE LAS AUTORIDADES DEL SECTOR. MIENTRAS NO LO SEA, NO TENDRÁ LA VISIBILIDAD PARA IMPONERSE

Del mismo modo, Didier de Saint Pierre, Especialista en gestión estratégica de las TIC y gestión del cambio, actualmente consultor en informática médica del Minsal, comenta: “El rol de los estándares para el logro de un registro clínico unificado es absolutamente central, es una condición necesaria. Sin estándares no hay registro clínico unificado, tal como sin TCP/IP no habría sido posible construir la  Internet. El consenso que se requiere es que este tema sea una prioridad en la agenda de las autoridades del sector. Mientras no lo sea, no tendrá la visibilidad para imponerse”.   Así, asumir el costo de generar estándares en salud es una decisión ineludible y costo-efectiva. Más allá de una solución técnica, los estándares son una herramienta de gestión y optimización de procesos e información para su definición, comunicación y uso efectivo, independientemente del lugar o sistema donde esta información se haya generado.

¿MERCADO MADURO?¿CAPITAL HUMANO CAPAZ? Si bien existe consenso acerca de la prioridad de estandarizar antes de innovar hacia la integración, algunas preguntas que surgen son si existe un mercado maduro para estandarizar en Chile y si contamos con capital humano formado para esta tarea y luego para gestionar en un clima de estandarización. En este sentido, Pablo Pazos apuesta por una lógica de trabajo evolutivo que incluye los siguientes pasos correlativos: capacitación del recuso humano, diseño del modelo del sistema TI, definir estándares, definir perfiles y guías de implementación de estándares internacionales, emitir certificados de sistemas TI, e implementación, control y evolución continua.

Didier de Saint Pierre, Especialista en gestión estratégica de las TIC y gestión del cambio, actualmente consultor en informática médica del Minsal Foto Viviana Peláez

11


tar tropiezos costosos, a lo menos. La impulsividad y la impaciencia no son buenos aliados en esta estrategia de trabajo, sino más bien la precaución y el avance en etapas con sustento y verificación permanente. Nogueira, vocero de Intersystems para Latinoamérica, sugiere: “Si bien es muy importante adoptar estándares y protocolos internacionales, también se hace necesario avanzar en la generación de conocimiento local que reflejen los cambios que el sector salud ha enfrentado, incluyendo el envejecimiento de la población y la modificación en el patrón de enfermedades y problemas de salud que esto implica. Esto se complementa con el análisis de los cuidados clínicos bajo la lógica de procesos, permitiendo optimizar el uso de recursos en las redes de salud, los que deben reflejar las mejores prácticas y deben ser soportados por los sistemas y estándares”.

Carlos Nogueira, Gerente de Intersystems para Latinoamérica

Carlos Nogueira, Gerente de Intersystems para Latinoamérica, “Si bien hay un consenso inicial dentro de la industria para estandarizar, falta hacerlo más operativo. No basta con seleccionar un estándar, hay que definir la forma en que éstos se van a utilizar. Por ejemplo si estos serán empleados sólo en ámbitos clínicos, de gestión, entrega de reportes, análisis activo, entre otros. Falta además incorporar al debate al ámbito académico, que puede acelerar y mejorar el conocimiento asociado a los estándares necesarios para el área de salud”. Aunque nadie tiene la panacea frente a un tema tan candente, pero no logrado a cabalidad en ningún país, la tendencia indica que es el camino correcto hacia donde debemos avanzar. Las apuestas son a la medida del usuario y para evitar el “echando a perder se aprende”, los expertos coinciden en que HL7 es un ejemplo y guía para evi-

12

En cuanto al capital humano, la estandarización no forma parte de la malla curricular de pregrado de todas las carreras profesionales, clínicas y no clínicas; pero sí existe la posibilidad de formarse en HL7 y próximamente será información de acceso gratuito en nuestro país. En este sentido, ello supone que debiera incorporarse naturalmente en la formación de pregrado de médicos, enfermeras, informático biomédicos y otros. Erika Caballero, Vicepresidenta de asuntos internacionales del Colegio de Enfermeras de Chile A.G. y Directora del Centro de Informática en Salud de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Central, precisa: “Me parece que en nuestro país la industria de TI aún está en “pañales”, en una fase de novatos en relación a los estándares de salud, pero sí se han hecho muchos esfuerzos en los últimos años. El proceso de cuidar la salud implica un uso intensivo de datos, pero no basta ese nivel, es necesario ser capaz de transformar esos datos (nombrar, coleccionar y organizar) en información (organizar e interpretar), asignando un significado común, aplicando esa información en un contexto, generando conocimiento (Interpretar, integrar, comprender) y sabiduría en su manejo (comprender y aplicar con compasión), este modelo


El modelo de DIKW (siglas en inglés Data, Information, Knowledge, Wisdom). MAYOR COMPLEJIDAD FLUJO CONSTANTE Corrientes interpretativas del conocimiento, busca representar parte subjetiva de la atención de la salud que también debe ser documentada y comunicada.

Sabiduría (comprender y aplicar con compasión) Conocimiento (Interpretar, integrar, comprender) Información (organizar e interpretar) Datos (nombrar, coleccionar y organizar)

INCREMENTO INTERACCIÓN E INTERRELACIÓN Tomado de Nelson R. Major theories supporting health care informatics. In: Englebardt S, Nelson R, eds. Health Care Informatics: An Interdisciplinary Approach. St. Louis: Mosby

de DIKW (siglas en inglés que significa: Datos, Información, Conocimiento, Sabiduría) hace relevante el uso de estándares”.

Erika Caballero, Vicepresidenta de asuntos internacionales del Colegio de Enfermeras de Chile A.G. Foto Viviana Peláez

Al respecto, Didier de Saint Pierre, explica: “Los estándares son fundamentales en la implementación de proyectos TI en salud, por cuanto permiten la interoperabilidad de los sistemas a bajo costo (siempre es posible construir a mano las interfases, pero eso tiene un alto costo). Por otro lado, el uso de estándares  facilita la coordinación de las diferentes personas e instituciones en red que intervienen en el  cuidado de la salud de la población. Sin estándares es muy difícil consolidar información y por ende, construir conocimiento para evaluar el impacto de las estrategias, y  mejorar el diseño de políticas y planes”. La fuente señala que el tema de la estandarización en salud ha avanzado lento en Chile, ya que no ha tenido una adecuada priorización por parte de las autoridades a lo largo del tiempo, y ha faltado continuidad en el trabajo entre una administración y otra. “La única colección formal de estándares es aquella que se expresa en el Decreto 820 del Minsal, elaborada por el DEIS, probablemente adecuada para la recolección manual de estadísticas, pero completamente insuficiente para la informatización del sector”, precisa Saint Pierre.    

13


FALTA MUCHO AÚN POR HACER EN CHILE EN ESTA MATERIA Y HAY PAÍSES - INCLUSO BASTANTE CERCANOS - QUE ESTÁN MÁS ADELANTADOS QUE NOSOTROS EN ESTO

Maurizio Mattoli, Presidente de la Asociación Chilena de Informática en Salud (ACHISA),

¿RESPONSABILIDAD DEL ESTADO O DE LA INDUSTRIA TI? La creación de una Mesa Nacional de Estándares de Información e Interoperabilidad en Salud por parte del Ministerio de Salud constituye una muestra clara del objetivo de construir políticas públicas con componentes de estandarización. Su tarea de definir estándares de registro e intercambio de información en salud, adaptarlos a nivel local y promover y supervisar su uso, es una muestra concreta del compromiso y de la comprensión del alcance de este ítem en materia de salud pública, si bien en la mayoría de los países éstas son garantías, procesos transparentes y se cuenta con certificación al respecto, como es el caso de Australia, Chile podría marcar una tendencia valiosa en la región. No obstante, para Erika Cabellero, “No basta con esto, es

14

necesario dar pasos más avanzados hacia los procesos de certificación, donde un ente certificador comprueba que un software, un proceso, un producto o un servicio, cumplan correctamente con el estándar”. Por su parte, para Maurizio Mattoli, Presidente de la Asociación Chilena de Informática en Salud (ACHISA), “Como institución, no creemos que el consenso sobre aquellos estándares orientados a la interoperabilidad de sistemas en salud que aún están pendientes por definir, tenga que venir de parte de la industria TI, sino del Estado. Falta mucho aún por hacer en Chile en esta materia y hay países - incluso bastante cercanos - que están más adelantados que nosotros en esto. Son países donde el Estado se ha hecho cargo de estas definiciones con el apoyo también de las sociedades profesionales del rubro de la Informática en Salud”.


La creación de estándares en salud ayudarían a lograr redes de salud reales, interoperativas y funcionales. Mattoli explica que el solo hecho de estandarizar permitiría compartir información de salud en forma oportuna y confiable entre distintos sistemas, asegurando además la preservación de su significado a lo largo de su “viaje”. “Este es sólo uno de muchos beneficios posibles de estandarizar”, asegura la autoridad. En este aspecto, la vocera del Colegio de Enfermeras, afirma que se han generado verdaderas islas de información entre los distintos servicios y profesionales, derivadas del trayecto y la interacción del paciente con diversos profesionales clínicos, resultando en información asistencial fragmentada y duplicada, y en un segundo alcance: en una deficiente administración y control de costos y gestión de la atención. En este sentido, la vulnerabilidad de la información en tránsito es uno de los factores más sensibles que debe resolver el proceso de estandarización. Cabellero, agrega: “Enfermería en particular requiere de interoperabilidad semántica, es decir aquella que permita asegurar que el significado preciso de la información que se intercambia (conceptos, organización, servicios, etc.) se conserve y se entienda adecuadamente por quien la recibe. Usar sistemas que logren la interoperabilidad en todas sus formas para operar en red funcionales desde lo semántico, técnico, organizacional, legal, organizativo y político, creo que es una utopía, sin embargo hay que avanzar en un trabajo hacia un cambio de paradigma donde el cuidado de la salud esté donde está la persona, familia o comunidad, en el punto del cuidado, lo que implica romper las barreras de la atención abierta y cerrada”. La existencia de estándares en datos, comunicaciones, protocolos, nomenclatura clínica y la codificación, entre otros se posiciona como recursos significativos a la hora de integrar. No es posible comparar e intercambiar datos que no son homólogos y en el lenguaje informático, este se ha convertido en uno de los desafíos más relevantes al momento de trascender muros de establecimientos de salud y luego de territorios, incluso de idioma. Debemos

entender que al ser un terreno en dedsarrollo, las experiencias son esfuerzos falibles y perfectibles en el tiempo. Erika Caballero enfatiza que el uso de herramientas que representan el conocimiento contenido en los sistemas, como son: los vocabularios controlados o tesauros, los metadatos, las ontologías, terminologías, taxonomías, clasificaciones, son altamente relevantes. “En el caso de enfermería, la taxonomía NANDA Internacional II, la clasificación internacional de resultados de enfermería (NOC) y la clasificación internacional de intervenciones de enfermería (NIC) (3 de las más de 20 clasificaciones que existen a nivel mundial) son una respuesta inicial. Su enseñanza hoy en las escuelas de enfermería, aporta llenando el vacío que existe en términos del uso de estándares profesionales, sin embargo aún no existe un conjunto mínimo de datos definidos, lo que debería ser un aporte del trabajo a realiza nuestro Colegio de Enfermeras a la luz de lo hecho a nivel global, el contar con un conjunto de datos consistentes en el número mínimo de elementos de los datos con definiciones uniformes y clasificaciones requeridas, ese ideal ayudaría en la selección e incorporación de datos que manejamos, y abre el desafío de aprender sobre el modelamiento ontológico, porque implica primero ponerse de acuerdo en una filosofía del cuidado, que transforme las realidad de salud de las personas y que asuma un modelo holístico”. De acuerdo a este análisis, el tiempo evolutivo previo a la estandarización es un condicionante de valor. Es preciso realizar cambios más profundos en la cultura clínica, tomando el peso de la necesidad de estandarizar, sólo así es posible dimensionar integralmente el impacto del estándar propiamente tal. En un escenario donde todos mantienen la mirada en hitos en proceso de reinvención como SIDRA, es debido reflexionar en la estandarización como parte de la estructura de soporte. En cuanto a la necesidad de que existan estándares en comunicación, datos, protocolos y nomenclaturas; el Presidente de ACHISA explica que no es suficiente con que existan. Y agrega: “Es preciso elegir y definir los estándares adecuados para cada contexto, aplicarlos correcta y consistentemente, y finalmente mantenerlos en el

15


tiempo, porque el conocimiento en salud está en evolución continua. El aporte o lo que se conseguiría con eso es la llamada interoperabilidad semántica en salud, con beneficios comprobados, aplicando también todos los cuidados dirigidos a asegurar el respeto de la confidencialidad de la información en salud y el derecho a la privacidad de las personas”. Respecto a este aspecto, Carlos Nogueira explica que: “El concepto de red se cumple sólo cuando estas tienen sistemas de información interconectados que soportan los procesos clínicos y de gestión, y para ello los estándares se transforman en el lenguaje común que permite la interacción entre los distintos actores. Una red de verdad, sólo existe con sistemas y estándares activos. En este sentido, la estandarización para implementar proyectos en salud facilitaría el intercambio de información entre distintas redes de salud, incluyendo la relación entre el sector público y privado, permitiendo contener los costos en salud, que el retorno de la inversión (ROI) sea mucho más claro y orientado a mejoras definitivas en los cuidados que los pacientes reciben, sin el uso innecesario de recursos siempre escasos”.

NO HAY QUE HACER LA RUEDA Si bien la industria de TI ya ha desarrollado diversos estándares reconocidos internacionalmente y es democrático el poder acceder a alguno de ellos, como sucederá este año con HL7, lo cierto es que no basta con acceder o adoptarlos, sino de diseñar previamente el mapeo de aquellos estándares que aplican a las distintas dimensiones de la salud pública y privada en Chile, y ese rol correspondería a la autoridad. Todos coinciden en que no es preciso “inventar la rueda”, ya que hoy es posible aprender de la experiencia de otros países que nos llevan ventaja y simplemente adecuar el estándar según nuestro contexto. Lo significativo está en definir responsables y diseñar un plan de trabajo. El principal obstáculo en materia de estándares en salud a nivel nacional, para Maurizio Mattoli –esta vez como profesional y no como voz de ACHISA-, no se refiere a la adopción de éstos, sino al propósito de alcanzar la inte-

16

roperabilidad entre los sistemas en salud. “La posibilidad de intercambiar información en forma oportuna, preservando su significado (semántica) y a la vez asegurando confidencialidad es determinante y la adopción de los estándares adecuados forma parte de los medios necesarios para lograrlo.  Sin duda que la gratuidad de un estándar es una buena noticia y puede contribuir a bajar una de las barreras a su adopción, sobre todo en relación con entidades, prestadores o empresas pequeñas con pocos recursos, sin embargo no creo que este sea el aspecto determinante en el caso particular. En el contexto de salud, HL7 es el estándar más difundido en el mundo a pesar de que había que pagar por él y hoy podemos ver que maneja varios tipos de estándares del rubro, no sólo las versiones del estándar relacionadas con mensajería. Aun así, no es suficiente. La adopción exitosa de un estándar consiste en ponernos de acuerdo, elegir e implementar correctamente el estándar más adecuado para cada contexto. Aquí tienen un rol importante no solamente los prestadores y la industria proveedora de soluciones, sino que también y sobre todo las entidades del Estado que debieran definirlos y hacer el rayado de cancha. Naturalmente que todo esto pasa por tener profesionales competentes en materia. Lamentablemente Chile tiene aún relativamente pocos”. Para Didier de Saint Pierre, “Falta definir en Chile todos los estándares, partiendo por una revisión de aquellos relacionados con los prestadores, lugares físicos y servicios clínicos. Luego, los estándares de terminología clínica (diagnósticos, procedimientos, fármacos); y finalmente, aquellos estándares relacionados con documentos clínicos como el Documento de Atención de Urgencia y la epicrisis. La buena noticia es que existen varios estándares internacionales que podrían utilizarse como cimiento; por ende, más que inventar estándares, el esfuerzo debiera ser adaptarlos a nuestra realidad”. Para el consultor en informática de Minsal, utilizar estándares es siempre más tedioso y engorroso al comienzo, ya que significa dejar de nombrar las cosas de la forma acostumbrada y adoptar un sistema de codificaciones universal. “Es prácticamente como aprender un nuevo idioma universal. Hay un costo de aprendizaje y por ende


siguiente. Un ejemplo claro es que si se toma mal la presión arterial, puede llevar a un diagnóstico errado y a un error en el informe de compensación y un registro de indicadores de control de hipertensión equivocados a nivel central. Por qué graficar esto?, porque no basta con la interoperabilidad, también es relevante considerar buenas prácticas y calidad del dato, que tiene mayor relación con protocolos clínicos y de cuidados”. La vocera del Colegio de Enfermeras, señala: “Creo que Chile ha mostrado avances en materia de estándares, aun cuando nos falta mucho desarrollo, aspectos relacionados con la ley de derecho de los pacientes y la confidencialidad de la información, entre otros. Sin embargo, aun debemos avanzar en aspectos relacionados con la protección, la seguridad y la confianza, la confidencialidad de los datos y la autentificación”.

aparecen las tradicionales resistencias   al cambio. Los beneficios se aprecian después de un tiempo, lo importante es lograr consensos y luego sostenerlos en el tiempo”, precisa el consultor del Minsal. Agrega que dado el dinamismo propio de todos los procesos, es fundamental que quienes administran los estándares incorporen mecanismos eficientes para actualizarlos, ya que de otro modo éstos pueden transformarse en una camisa de fuerza de la cual todos querrán salirse al cabo de un tiempo. El consultor señala que en Chile, el grado de consenso no es aún muy alto, a pesar de que los costos que pagamos por no tener estándares ocurren a diario y están a la vista, pero finalmente, preferimos apagar los incendios que resolver el problema de manera estructural. Desde la mirada de la disciplina de enfermería, Erika Caballero, explica que: “Existen 4 capas de uso de los datos en nuestra disciplina: mensajería, de terminología y de documentos, lo que facilita el proceso de transferencia y comprensión de la información, permitiendo una interpretación adecuada de la misma y una recuperación de la información más rápida y confiable. De esta manera los datos pueden fluir desde la primera capa hacia la

Al desplegar sistemas capaces de interconectarse entre sí, aumenta el abanico de funcionalidades disponibles o implementables y el potencial para reducir también los costos de implementación, también posibilita el que la historia clínica acompañe al usuario (paciente) cualquier sea el punto de cuidado o consulta en salud. Sin dudas, que este circuito enriquecedor colaboraría en la toma de decisiones de salud y en una mejor planificación de políticas públicas e investigación epidemiológica. No obstante, para Didier de Saint Pierre, “Es preciso incorporar una definición de cuáles condiciones y eventos debieran gatillar dichos intercambios de información entre sistemas, así como también asegurar que accedan a la información sensible sólo aquellos actores autorizados, para los propósitos y en los contextos contemplados por las normas y regulaciones vigentes”. Los estándares son un escalón más en este complejo contexto de innovación y de sofisticación de las TI en salud, un escalón necesario de superar a la hora de avanzar hacia la integración de sistemas y la interoperabilidad de aplicaciones y data compartida. No obstante, es preciso reflexionar acerca de la dimensión humana, de la calidad y la seguridad que protege a todo paciente, antes de identificar roles y responsabilidades en este gran plan de acción: la estandarización en salud.


COLUMNA DE OPINIÓN Análisis de profesionales

LA NECESIDAD DE GENERAR ESTÁNDARES DE VOCABULARIO EN SALUD Por Alejandro Mauro, Coordinador Nacional de Terminologías Clínicas y Estándares de Informática en Salud-Minsal.

El despliegue de Registros Clínicos Electrónicos (RCE) para el sector de la salud vino cargado de una serie de promesas de mejoras en muchos ámbitos: disminuir errores, evitar duplicidad de exámenes, generar recordatorios y alertas automáticas, facilitar la adherencia y seguimiento de protocolos y guías clínicas, apoyar la toma de decisiones, la investigación, formación, etc. Si bien es cierto que muchas de estas promesas son ciertas -o al menos- potencialmente alcanzables, lamentablemente a menudo no se materializan realmente en las implementaciones de Registros Clínicos Electrónicos actualmente implementados en Chile. Una de las razones, quizás la principal, por la que los sistemas no tienen la capacidad de dar todo el apoyo esperado al usuario, es por la falta de una adecuada estandarización del vocabulario de registro en el RCE. Es este aspecto en particular lo que impide implementar cosas como alertas de interacción de medicamentos, recordatorios que a un paciente diabético le falta una hemoglobina glicosilada, la posibilidad de desplegar un resumen de todos los pacientes con fracturas expuestas que tuvieron una infección, etc. En efecto, para que un computador pueda procesar la información registrada y ofrecer dichas funcionalidades,

18

se requiere de la codificación de esas variables, y es aquí donde nace la necesidad de implementar estándares de vocabulario, para que los usuarios ingresen datos pre-codificados, disminuyendo su ingreso como texto libre. Este desafío relacionado con la necesidad de estandarización del vocabulario en un RCE se suma al conjunto de otros desafíos que generalmente acompañan la implementación de toda nueva aplicación o sistema en cualquier rubro (e.g. cambio de procesos en la organización, cambios en la forma y herramientas para manejar la información necesaria para el control y gestión etc.). Dicha estandarización es además particularmente difícil también porque el conocimiento en el rubro de la salud es considerablemente voluminoso, complejo y en continua evolución. Para la correcta representación y registro de ciertos dominios, como ser los Diagnósticos, Procedimientos, Exámenes y Fármacos, entre otros, es preciso seleccionar correctamente el estándar de vocabulario adecuado para el dominio, contexto, naturaleza y usos de la información. Así como también es preciso asegurar que dicha actividad de codificación sea además realizada correcta, sistemática y consistentemente. Y aquí entran en juego varios otros desafíos.


Utilidad de los Datos Combinación óptima Impacto en la Usabilidad 100% en Texto Libre

Uno de los principales en este ámbito es aquel de lograr el equilibrio adecuado entre usabilidad y utilidad del registro de información clínica, equilibrio que de alguna forma se puede conseguir definiendo un oportuno mix de ingresos en texto Libre vs. estructurado. Por texto libre entendemos campos de un registro en los cuales se puede escribir cualquier cosa, sin particulares restricciones sobre la naturaleza de aquello que allí se ingresa en un mismo campo de un formulario o registro. Por campo o información estructurada entendemos en cambio distintos campos dedicados específicamente a ingresar una determinada clase de información (e.g. diagnósticos) en cada uno de ellos y nada más que eso en dichos campos estructurados. Un trabajo de B. Middleton demuestra que la utilidad de los datos disminuye al aumentar demasiado la cantidad de datos estucturados, ya que eso termina impactando negativamente la usabilidad de la interfaz, la satisfacción del usuario y los tiempos que su llenado demanda. Por eso es muy importante definir qué campos y dominios requieren ser codificados, previamente a la elección de un vocabulario en particular, y por otra parte analizar

100% Estructurado

la cultura y motivación de registro de los equipos clínicos, invitándolos a la construcción, análisis, implementación y uso de la terminología más adecuada para el dominio, contexto y objetivos del registro clínico. Si no nos preocupamos de la motivación, pocos ingresarán la información codificada que necesitamos para implementar las demás funcionalidades esperables de un RCE. También mencioné que es preciso saber elegir el estándar de vocabulario adecuado para cada dominio y contexto. De modo que se presenta a continuación una breve reseña al respecto de algunos de ellos por tipo, indicando además el propósito para el cual fueron creados, algunas recomendaciones, indicación de sus limitaciones y el impacto de eventuales usos que no son recomendados o están fuera del propósito de la creación de dicho estándar.

CLASIFICACIONES Son sistemas ordenados de conceptos pertenecientes a un dominio en particular (diagnósticos, fármacos, procedimientos…), con principios de orden implícito o explícito. La forma en que se definen los conceptos depende

19


20

Tipo

Nombre

Organismo Responsable

Objetivo

Observaciones / Recomendaciones

Clasificación

Códigos de Arancel Fonasa

Fondo Nacional de Salud (FONASA)

Financiero. Busca categorizar, normalizar y fijar aranceles de prestaciones sanitarias.

No utilizarlo como vocabulario y/o codificación para solicitud por profesionales clínicos. Es de alto nivel (poco detalle clínico), y se pierde información clínica.

Clasificación

CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades, 10ma edición)

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Clasificar datos sobre morbilidad y mortalidad recogidos con fines estadísticos y crear un marco para la comparación internacional de estadísticas sanitarias.

Únicamente para ser utilizado por personal capacitado en codificación. Es recomendación de la OMS/OPS no ser utilizado en Registros Clínicos Electrónicos por profesionales no entrenados para documentar diagnósticos clínicos.

Clasificación

ATC (Sistema de Clasificación Anatómica, Terapéutica, Química)

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Clasificar sustancias farmacológicas y medicamentos según grupos terapéuticos para la comparación internacional de estadísticas sanitarias

Utilizada para agrupar productos farmacéuticos y sustancias. No sirve para que un clínico realice indicaciones farmacológicas (sus grupos generales)

Nomenclatura

SNOMED-CT

IHTSDO (Organización Internacional de Desarrollo de Terminologías y Estándares en Salud)

Proporcionar un lenguaje común permitiendo de forma coherente indexar, almacenar, recuperar, agregar e intercambiar datos clínicos. Fue creada para ser utilizada en Registros Clínicos Electrónicos.

Es el vocabulario elegido mundialmente para lograr interoperabilidad semántica entre registros clínicos. Contiene más de 310.000 conceptos con significados únicos y definiciones lógicas formales, organizados en jerarquías. Está en español y ofrece códigos para Diagnósticos, Procedimientos, Fármacos, Insumos, Examen físico, etc.

del objetivo con que fue creada la clasificación. Tienen una metodología estricta de utilización y siempre deben respetarse los pasos correspondientes, es por ello que únicamente pueden ser utilizadas���������������������� por personal entrenado. Sus categorías son mutuamente excluyentes.

car la completitud del dominio con el máximo nivel de detalle, teniendo conceptos tanto generales como específicos, dando respuesta a diferentes escenarios. Son exhaustivas, ya que están creadas para uso por personal no entrenado en codificación.

NOMENCLATURAS Se trata de terminologías revisadas por una sociedad científica u organización quién valida que no haya inconsistencias, redundancias o ambigüedades. Buscan abar-

Para mayor información sobre los desafíos acerca de los estándares de vocabularios dirigirse al sitio web de ACHISA (Asociación Chilena de Informática en Salud) www. achisa.org en la sección “Recursos”.


ÚNETE A LA RED DE

“PROFESIONALES EN INFORMÁTICA MÉDICA” Vincúlate a una red de profesionales de Chile y el mundo con el poder de las redes sociales de hoy

• Participa de Foros • Genera Debates • Noticias on-line • Oportunidades laborales exclusivas para miembros • Establece nuevos contactos con otros profesionales

www.linkedin.com Grupos: “Profesionales en Informática Médica”

21


OPS PROPONE ADOPCIÓN DE ESTÁNDARES PARA UN INTERCAMBIO SEGURO Y OPORTUNO DE DATOS SANITARIOS Fuente: OPS Normalización y compatibilidad en materia de cibersalud – Resolución EB132.R8

El Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a la 66va Asamblea Mundial de la Salud, adoptar la resolución de “Normalización y compatibilidad en materia de Cibersalud”, la cual insta a los Estados Miembros a que colaboren con las partes interesadas pertinentes, incluidas las autoridades nacionales, los ministerios competentes, los proveedores de atención de salud e instituciones académicas, con el fin de elaborar una hoja de ruta para la implantación de normas y/o estándares sobre datos sanitarios que posibiliten un intercambio seguro, oportuno y exacto de información para la toma de decisiones en salud. De igual forma, motiva a los países a que formulen políticas y mecanismos legislativos vinculados a una estrategia nacional de eSalud (cibersalud), a fin de asegurar el cumplimiento en la adopción de estándares por parte de los sectores público y privado, y la comunidad de donantes, así como asegurar la confidencialidad de los datos clínicos personales. A la fecha se han elaborado en el mundo un total de 72 estrategias y planes nacionales de eSalud. Esta resolución reconoce además que gracias a la estandarización de los datos sanitarios electrónicos: • Los profesionales de la salud pueden acceder a información más completa y precisa sobre los pacientes en formato electrónico, en el lugar donde se presta la atención; • Las farmacias pueden recibir las recetas por medios electrónicos;

22

• Los laboratorios pueden transmitir los resultados de los exámenes por medios electrónicos; • Los centros de diagnóstico por la imagen tienen acceso a imágenes digitales de gran calidad • Los investigadores pueden realizar ensayos clínicos y analizar datos a mayor velocidad y con mayor precisión; • Las autoridades de salud pública tienen acceso a informes electrónicos sobre sucesos vitales en el momento oportuno y pueden aplicar medidas de salud pública basadas en el análisis de los datos sanitarios; • La población tiene un mayor acceso a la salud y además puede consultar su información médica personal, lo que favorece la capacidad de decisión y acción del paciente; El Consejo Ejecutivo de la OMS pidió a la Directora General, entre otras cosas, que de acuerdo a los recursos existentes, proporcione apoyo a los Estados Miembros para integrar la aplicación de las normas sobre datos sanitarios y su interoperabilidad, en sus estrategias nacionales de eSalud mediante un enfoque multisectorial y colectivo. El Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), integrado por 34 delegados de los países asociados, se reunieron del 21 al 29 de enero en la sede en Ginebra, con el objetivo de definir los proyectos y asuntos que tratarán este año en la 66va Asamblea Mundial de la Salud, que se celebrará entre los días 20 y 28 de mayo de este año.


EN JULIO DE 2013 SE COMPLETARÁ LA OPERACIÓN:

HOSPITAL DE OVALLE SERÁ EL PRIMERO CON UN SISTEMA INTEGRAL DE GESTIÓN DE SALUD EN LA REGIÓN DE COQUIMBO A partir de este año los papeles pasarán a la historia en el Hospital de Ovalle, ubicado en la región de Coquimbo, donde se implementará -de manera íntegra- el sistema TrackCare de la empresa de tecnología InterSystems, la cual está encargada del proyecto SIDRA en las provincias de Limarí, Choapa y Elqui, además de otros 500 establecimientos de salud pública en Chile. Desde el 2010, el recinto tiene completos cuatro de los cinco módulos necesarios para la puesta en marcha del sistema. En la actualidad está comenzado el proceso de traspasar el sistema a todas las áreas del hospital, de tal forma que todos sus procesos clínicos y administrativos operen en línea. El gerente del proyecto SIDRA del Servicio de Salud de Coquimbo, Víctor Godoy, ha sido el responsable de liderar, en conjunto con InterSystems, esta enorme hazaña que mejorará considerablemente la gestión de recursos y la atención a los pacientes. “Ha sido una experiencia innovadora y enriquecedora, porque es un sistema que funciona en miles de hospitales en todo el mundo. InterSystems, como socio estratégico, no sólo nos aporta con la experiencia de haber implementado este sistema en muchos países, sino que también nos entrega un soporte tecnológico muy sólido. Con ello, no te preocupas de detalles como respaldos de información, o disponibilidad del sistema, ya que sabes que detrás hay una empresa que te da seguridad y respaldo. Desde ese punto de vista, ha sido una experiencia enriquecedora para ambos”, explicó Godoy. Esta experiencia ha contado con la participación de toda la planta de trabajo del hospital, que desde un principio apoyó el proyecto sin titubear. “Nos hemos caracterizado por vivir frecuentemente innovaciones y procesos de cambios. Sabemos que nuestras funciones son muy importantes para todas las personas que trabajan acá y también para los pacientes. El personal es nuestro mayor recurso, eso es lo que ha hecho la diferencia”, asegur����������������������� ó���������������������� el Dr. Juan Pablo Figueroa, subdirector del centro asistencial. La implementación completa en el Hospital de Ovalle significará el primer paso para tener un sistema gestión de

salud pública interconectado para toda la región de Coquimbo. Además, serán varios los beneficios para el personal de la salud. Por ejemplo, el Registro Clínico Electrónico del paciente estará en línea en todo el hospital; también se podrá ver y controlar en línea la entrada y salida de medicamentos en la farmacia del recinto. “Esto marcará un nuevo hito en los hospitales de todo el país. Nuestra idea es apoyar esta iniciativa y hacer que otros hospitales y centros de atención primaria vean que es posible que exista un establecimiento de salud pública con nuestro sistema y así puedan replicar la experiencia al resto de los centros de salud de la región de Coquimbo”, comentó Ariel Arias, líder de aplicaciones de InterSystems para el Servicio de Salud Coquimbo. En Chile, InterSystems ganó 9 licitaciones -de distintos servicios de salud y el Hospital Militar- para implementar el sistema TrackCare. La empresa tiene experiencia en más de 100 países y 34 años de trayectoria a nivel mundial. “TrackCare es la herramienta para estandarizar los procesos y unificar los registros clínicos de nuestros pacientes, dándoles más confianza ������������������������������������������� y agilidad en la atención. Es importante tener la información más confiable en el menor tiempo posible. Antes teníamos que mandar a pedir unas fichas, ahora simplemente tenemos que prender el computador o el tablet. De esta forma, la atención al paciente mejora considerablemente”, afirm����������������������� ó���������������������� el Dr. Juan Pablo Figueroa, subdirector del Hospital de Ovalle.

23


ALTO PERFIL Entrevista: Dr. Jorge Olivares, Jefe de la Urgencia Infantil del Hospital San Borja Arriarán.

DR. JORGE OLIVARES, JEFE DE LA URGENCIA INFANTIL DEL HOSPITAL SAN BORJA ARRIARÁN

“HOY ES CADA VEZ MÁS DIFÍCIL ENCONTRAR PROFESIONALES DE LA SALUD QUE SE IDENTIFIQUEN SÓLO CON SUS HOSPITALES” Por Andrea Riquelme

Desde su mirada, asegura que ningún proceso de innovación es posible sin el compromiso de jefes y líderes que se involucren a largo plazo con sus instituciones, ciclo de vida y proyectos. Su experiencia médica en el sector público y privado, su presidencia en la Sociedad Chilena de Calidad Asistencial, y su formación en gestión hospitalaria, lo convierten en un interlocutor válido para analizar el escenario de la salud en Chile. 24

Foto Viviana Peláez


Si bien hace sólo 5 años el doctor Jorge Olivares asumió como Jefe de la Urgencia Infantil de la primera Posta de Niños de Santiago y del país (1942); en el Hospital San Borja Arriarán, fue en 1986 cuando él eligió este establecimiento para especializarse en la ortopedia y traumatología infantil, siendo la cuna de maestros de esta disciplina durante años y el origen de las primeras políticas sanitarias materno-infantil. A sus 57 años, casado dos veces y padre de seis hijos, Olivares comparte su tiempo como jefe de esta Urgencia Infantil y como director médico de Clínica Astra (red traumatológica privada), lo que lo convierte en un conocedor de la salud pública y la privada. Por muchos años trabajó como médico de provincia en Lirquén y luego en Talcahuano, lugares en donde debió aprender mucho de gestión hospitalaria en terreno, considerando las necesidades cotidianas, y hacia el 2001 se capacitó formalmente en este tipo de gestión. El Hospital San Borja Arriarán se emplaza en Santa Rosa, al llegar a Avenida Matta, en el casco antiguo de Santiago. Su historia se remonta a 1910, en que nace como un hospital pediátrico. Más tarde, en 1976 el Hospital San Francisco de Borja (de adultos, ubicado en la Alameda) se traslada a su actual lugar, constituyendo un hospital adulto, materno e infantil; e integrando la misión original de ambos establecimientos. Fue conocido como Hospital Paula Jaraquemada (1976- 1978), pero luego se le devolvió su nombre, que honra la memoria del benefactor Manuel Arriarán Barros y reconoce la historia del Hospital San Francisco de Borja, razón por la que hoy es llamado “San Borja Arriarán”. Pese a los cambios administrativos, su perfil operacional fue siempre público. Hoy su servicio de Urgencia Infantil atiende a cerca de 500 mil pacientes, niños de hasta 14 años, provenientes de las comunas de

Santiago, San Joaquín, Estación Central, Cerrillos y Maipú. Registra cerca de 300 consultas pediátricas diarias, considerando todas sus especialidades médicas. Para el Dr. Olivares, “La gestión clínica es una responsabilidad que le cuesta asumir a los médicos. Prefieren dedicarse a tratar pacientes y dejar a otros el funcionamiento hospitalario. Evitan las labores que permiten hacer andar este coloso”. En el año 2001 cursó el Diplomado de Gestión de Instituciones de Salud de la Facultad de Economía de la Universidad de Chile y otro Magíster en Administración y Gestión en Salud en la Universidad de Los Andes. En su trayecto en provincia, ya se había involucrado previamente en el manejo de programas de salud, situación que muchos médicos abandonan al llegar a un hospital grande, pero él no quiso hacerlo, por el contrario…se hizo cargo de esa misión. “En la práctica de la medicina uno es testigo de cómo vamos acotando cada vez más el campo de acción, hasta dedicarnos por entero al “trocito” que causa dolor o que enferma al paciente, olvidándonos de él como persona. Muy por el contrario, yo quería ampliar esa mirada, entendiendo que incluso ese paciente forma parte de un sistema, de una familia y de una comunidad”.

UN NUEVO PARADIGMA El entrevistado asegura que la llegada del Plan Auge marcó un antes y un después en la salud pública. Según Olivares, el enfoque de la salud pública y la inclusión de TI se forjó inicialmente en el llamado “cliente interno” -el funcionario hospitalario, especialmente administrativo-, al contrario de lo que sucedió en la salud privada, cuyo enfoque se centró en el “cliente externo” o paciente. Así, la puerta de entrada de las innovaciones tecnológicas de

25


la informática, marcaron la diferencia en los ritmos de avance, en el cambio de la cultura operacional y en el foco de cada negocio, generando las brechas que distanciaron por mucho tiempo, una realidad de otra. La incorporación de las TI, en su opinión, colaboró en acreditar la calidad sanitaria, generar protocolos y buenas prácticas, y ordenar el trabajo antes realizado manualmente. El Dr. Olivares, también Presidente de la Sociedad Chilena de Calidad Asistencial (SOCCAS), asegura que “El sector público de la salud recién se está abriendo a la innovación TI, en eso el mundo privado le lleva gran ventaja. Es necesario por ende, remecer estructuras, cambiar la visión de los estamentos, lidiar con poderes paralelos de sociedades gremiales que subyacen en el frente hospitalario, lo que implica el deber de “encantar” a todos los actores. Esa es la única fórmula de que las TI tengan prioridad”. Innovaciones como la ficha clínica se instauraron con mayor rapidez en la salud privada, ya que la lógica en función del paciente jugaba a favor. El médico explica que además, la infraestructura y los “fierros”, las redes eléctricas y de conectividad, no eran el ambiente moderno con los que esperaban encontrarse los proyectos TI en los hospitales públicos, y por sobre todo, la cultura de los diversos funcionarios clínicos y administrativos cumplían con hábitos de trabajo que no consideraban la modernización, incluso temían que existiese un riesgo de perder poder o simplemente fuesen reemplazados o despedidos. La llamada “cultura del cambio” es uno de los factores más determinantes en este sentido, asegura Olivares. Otro aspecto fundamental es que la implementación de iniciativas que forman parte de las políticas públicas de Gobierno, no son lo suficientemente flexibles como para adaptarse al ritmo de cada región. “Nada se ajusta a la velocidad de Santiago y obviamente, no es lo mismo para un médico trabajar con una ficha clínica “x” en un hospital en que atiende 15 pacientes por jornada o si atiende 40. Tampoco es posible resumir todos los exámenes factibles en un par de pantallas. Hay que ser funcionales,

26

pero eficientes y ese es un gran desafío para la industria TI, ya que debe encontrar consensos y además responder a los requerimientos estatales”. Olivares opina que la distancia entre salud pública y privada se está acortando, que las soluciones están convergiendo y se orientan hoy por hoy hacia la interoperabilidad y la integración, lo que permite reflexionar sobre la posibilidad de una gran red de salud en Chile, sin embargo es necesario cambiar la cultura y generar debates con las autoridades y la industria TI.

NUEVAS GENERACIONES, NUEVOS DESAFÍOS Tras 33 años de ejercicio de la medicina, Olivares ha sido testigo de muchos cambios en la salud pública y privada, y en la incorporación tecnológica al mundo hospitalario. Señala que los jóvenes profesionales están más familiarizados al uso de tecnologías y como se saben un recurso requerido, trabajan en varios lugares a la vez y no siempre están dispuestos a transar con los directivos hospitalarios. La rotación de profesionales jóvenes es el pan de cada día, asegura la autoridad. “Hoy es cada vez más difícil encontrar profesionales de la salud que se identifiquen sólo con sus hospitales. En este sentido, es casi imposible llevar a cabo proyectos o innovaciones sin contar con jefes o líderes que se comprometan con sus resultados, mientras es cada vez más escaso hallar gente que se ponga la camiseta con su institución debido a la alta movilidad de los funcionarios médicos, enfermeras y técnicos, en todos los estamentos, lo que interfiere muchas veces en los avances de las diversas iniciativas”, asegura el jefe de la urgencia. ¿Cree que la experiencia en gestión hospitalaria ha sido un beneficio para su desarrollo profesional? Absolutamente. He crecido como profesional y si bien recibo ofertas de otros establecimientos, me siento muy identificado con el San Borja y espero sacar adelante otros proyectos de gestión hospitalaria. Soy uno de los jefes de urgencias que ha durado más en el cargo y consi-


dero que además de tener la mirada de gestión de negocio, puedo aportar de mejor modo conociendo desde adentro los procesos de la práctica médica. ¿Cuáles son las innovaciones TI que ha liderado en su Urgencia Infantil? En octubre instalamos una Encuesta de Satisfacción Usuaria que incluye dimensiones como expectativa o necesidad, recurso humano, contexto o infraestructura, y productos o servicios. Dirigido por orientadores de atención al cliente que circulan en la sala de espera de urgencias, éstos encuestan al paciente o acompañante para derivarlo y categorizar el nivel de urgencia. El 20% reprobado en esta encuesta se traduce principalmente en problemas en el trato, la señalética y la privacidad, lo que ha permitido hacer acciones correctivas de forma eficiente y rápida. Por su parte, en enero se instaló el Dato de Atención de Urgencia (DAU) electrónico, que forma parte de la Normativa Sanitaria y Ficha Clínica, pero ha tenido complicaciones en su implementación. La herramienta implica completar unas 5 o 6 pantallas y actualmente se trabaja en reducir dicha tarea, ya que los mismos pacientes reconocen que perjudica la relación médico-paciente y resta tiempo al examen físico. La herramienta hoy se utiliza casi al 100% en nuestra unidad, pero necesitamos que se empoderen las jefaturas para guiar el proceso, ya que luego se replicará en la Urgencia Maternal Exclusiva de nuestro hospital y en la Posta Central, todo antes de enfrentar la campaña de invierno que supone brotes de H1N1 y Meningitis. Durante un mes contamos con acompañamiento continuo del implementador, y ahora sólo tenemos apoyo diurno. Esta misma solución ya funciona en los servicios de urgencia de Magallanes y Reloncaví, por ejemplo. Otra herramienta de gestión es el Selector de Demanda, a cargo un técnico paramédico o una enfermera, que consiste en reemplazar al conocido Triage, clasificando el nivel de urgencia de los pacientes y estimando un tiempo

Dr. Jorge Olivares, Jefe de la Urgencia Infantil del Hospital San Borja Arriarán. Foto Viviana Peláez

de espera. Este servicio ya está operativo, a pesar de que aun no recibimos financiamiento de la autoridad de salud estatal y ha sido un cambio no siempre satisfactorio para la comunidad usuaria, lo que genera bastante presión al personal a cargo. ¿Considera que esta última innovación TI ha cambiado el perfil de su Unidad de Urgencias? Sin dudas. Antes el corazón de la urgencia infantil era el reanimador cardíaco y hoy se suma el selector de demanda, y ello implica que todo el equipo humano que trabaja en la urgencia infantil, 107 funcionarios, deben estar sintonizados en la importancia y el impacto de esta herramienta, como piedra angular consonante con la Ley de Derechos y Deberes del Paciente. ¿Cree que hay diferencias entre su Urgencia Infantil y la de una clínica privada? Creo que son similares en infraestructura y dotación. Ahora bien, el dato clínico llega con mayor rapidez a la pantalla del médico y eso hay que perfeccionarlo. También debemos desarrollar estímulos para contar con más

27


¿Cuál es su ideal de una Urgencia Infantil? Ni un solo papel. Mi ideal sería tener todos los procesos informatizados, todo digitalizado y que sólo se le entregara una hoja de reporte impresa al paciente al momento de retirarse de la unidad. ¿Cuál es su visión de un Registro Clínico Nacional? Tal como dije antes, un Registro de este tipo debe considerar las variables regionales, ya que Santiago exige inmediatez. Esto debe ir de la mano de una red eléctrica potente, banda ancha y una red de telefonía IP operativa, disponiendo de un directorio telefónico que hoy no existe. Es paradójico, pero muchas veces teniendo teléfono IP, no pueden ubicarnos desde otros hospitales del país para consultas, ya que no tienen acceso a internet y desconocen nuestro número telefónico directo. En lo operativo y dado que involucra la relación de unidades de Urgencia, eso no debiera suceder en ningún caso.

Foto Viviana Peláez

y mejor capital humano en la salud pública, ya que es todo un desafío mantener cautivos a los buenos profesionales. Es una cuestión de mercado. Debo reconocer que el hecho de tener un director de hospital que además es vicepresidente de ACHISA, nos permite enfrentar las metas de modernización con otra mirada y sin duda la inclusión de las TI es un aporte con resultados no discutibles. Lo difícil es trabajar la resistencia interna de parte de profesionales mayores, acostumbrados a sus prácticas y no permeables a la innovación.

28

¿Cuál es su desafío personal? Me gustaría trabajar en el legado histórico pediátrico que inspiró la construcción de este hospital. En el rubro decimos que los adultos se comen a los niños, y es que los gastos de la medicina de adultos son mucho mayores a los de los niños, y si a ello sumamos que la tasa de natalidad disminuye a niveles preocupantes, alcanzando un 1,9 hijos por pareja. Asimismo, la expectativa de vida de los niños ha aumentado mucho, pero también la complejidad de la atención y necesidades como las infecciones respiratorias agudas propias del invierno. Creo que hay mucho por hacer por los niños de este país y las políticas de Estado están en deuda con el segmento infantil. Jorge Olivares se ve un hombre vital, tranquilo y contento, características cruciales en el carácter de un director de Urgencias. Comienza el año y vuelve el caos, con un significativo aumento de consultas y con los indeseados accidentes escolares, pero él conserva la calma y conoce por años los procesos cíclicos de su Unidad. La tecnología le rodea y los circunscribe: computador, teléfono celular y pantallas con indicadores parpadeantes, le informan minuto a minuto qué sucede en su Hospital. Manos a la obra.


DIRECTIVOS EN HOSPITALES NO MIDEN EL ROI DE TI Un reciente informe de Beacon Partners, señala que la gran mayoría de directivos de instituciones médicas no están satisfechos con los esfuerzos por medir el retorno de las inversiones que realizan en los sistemas de tecnología informática clínica. Lo mayoría de miembros de C-suite no están satisfechos con los esfuerzos de sus organizaciones por medir retornosobre-la-inversión en sus sistemas de tecnología informática clínica, según un nuevo informe de Beacon Partners. La encuesta “Finding the ROI in Clinical IT Systems,” (Encontrando el RSI en Sistemas Clínicas de TI), entrevistó a más que 300 directivos de salud incluyendo CEOs, CIOs, CMIOs y CFOs. Beacon Partners, una compañía que provee asesoría gerencial, analizó cómo los hospitales y otras entidades de asistencia médica usan indicadores de desempeño en sistemas clínicos para calcular el RSI de sistemas de Historia Clínica Electrónica (HCE). Según la encuesta, lo mayoría de los entrevistados respondieron que sus organizaciones no medían el éxito global de sus sistemas de HCE. Mostró que RSI generalmente no es la razón principal para medir desempeño y que normalmente se encargan los departamentos de control de calidad y TI. Además, la encuesta concluyó que lo mayoría de directivos no están satisfechos con los esfuerzos para medir RSI en sus sistemas clínicos de TI. De acuerdo al informe, alrededor del 40%de los entrevistados en C-suite dijeron que están usando indicadores de desempeño, pero sólo un 36% mostró satisfacción con la extensión del uso de data para medir el valor para su organización. Beacon Partners encontró que lo mayoría (78%) de proveedores recopila retroalimentación de médicos y enfermeras para medir su satisfacción y luego esta data es usada para iniciativas como planificación de mejoras de los sistemas y optimizaciones generales (60%) y para determinar capitación y/o las áreas que necesitan apoyo (55%).

Pero más allá de controlar las necesidades de incentivos de uso significativo u otras regulaciones del gobierno, el informe mostró que menos de la mitad de los proveedores sólo logró controlar sus sistemas de TI métricos de calidad para enfocarse luego en áreas relacionadas directamente con RSI. “Muchas veces las limitaciones en recursos y plazos de entrega asociados con la implementación de las HCE excluyen un análisis estratégico del valor esperado, pese a las sumas importantes que se invierten en las TI clínicas,” afirmaron los autores del estudio. Aunque los sistemas de TI clínica son increíblemente onerosos y muchas veces son los proyectos más caros que las organizaciones van a implementar, los directivos de hospitales han demostrado tener un comportamiento bastante lento en cuanto a la implementación de medidas estratégicas para controlar el valor obtenido de sus inversiones en TI, concluyó el estudio. “Nuestra meta principal en esta encuesta es entender mejor cómo las organizaciones de salud – incluyendo sistemas con múltiples hospitales, centros de salud comunitarios y centros médicos académicos ven los esfuerzos de sus organizaciones para medir el valor obtenido de sus inversiones en TI en Salud,” comentó Alan Cudney, asesor executivo de Beacon Partners. El propósito de la encuesta se orienta a comprender los desafíos relacionados con la medición del ROI y estimular a los directivos a recopilar y evaluar datos de valor en sus sistemas, así como recibir la retroalimentación de sus empleados para maximizar los retornos en sus programas estratégicos.

29


IMAGENOLOGÍA: NO SÓLO DE ANÁLOGA A DIGITAL La migración de la placa radiográfica a la imagen digitalizada no es sólo cuestión de formato, sino un cambio en la mirada de la salud como un proceso de punto a punto, sacando provecho de las ventajas que trae la innovación en tecnología y equipamientos clínicos, pero manteniendo en su centro al paciente o usuario.

No podemos comenzar este artículo sin hacer la diferencia entre “imagenología” y “radiología”, indicando que es más correcto hablar de “imagenología” debido a que es un término más amplio, puesto que el concepto “radiología” implica que las imágenes son obtenidas por la emisión de radiación, lo que por simple definición deja fuera algunas modalidades como son la ecografía, la resonancia magnética o PET

30

Por otro lado, el término “digital” es utilizado porque en última instancia el estudio termina siendo un conjunto de imágenes en formato digital que se almacenan en un medio magnético u óptico, lo que no implica que las imágenes hayan sido generadas de forma digital, existiendo imágenes generadas de forma analógica y luego digitalizadas, tal como es la radiografía computarizada (CR).


Finalmente, la imagenología digital no es sólo un cambio de formato de la imagen, sino que de paso mejora los procesos asociados como la solicitud o requerimiento, coordinación, realización, informe y obtención de resultados, brindando una gama de ventajas no sólo para el paciente, sino también para el equipo médico y la institución sanitaria que lo adopta.

VENTAJAS DE LA “IMAGENOLOGÍA DIGITAL”

Seguridad y comodidad del paciente En términos generales, los avances hechos en al área, tanto para los equipos digitales como para los equipos analógicos cuyos resultados se digitalizan, han hecho que se requiera emitir un menor nivel de radiación para generar una imagen de la misma calidad para el diagnóstico y una menor radiación absorbida por el paciente. Los cambios reales en esta tecnología apuntan a la comodidad del paciente y de la institución, donde las placas no se deben retirar o trasladar en cada consulta, sino que toda la información queda almacenada en la propia institución. Sin embargo, para instituciones externas es aún necesario llevar las placas o al menos el medio magnético u óptico, dado que los profesionales médicos deben tomar ciertas medidas físicas en la placa, procedimiento que no se puede hacer en la pantalla de un computador con imágenes a escala.

Finalmente, los estudios imagenológicos en formato digital, pueden ser integrados a la historia clínica electrónica del paciente, pudiendo ser vistas las imágenes y los informes de esos estudios por cualquier médico que tenga acceso. Esto complementa la información de la HCE, lo que resulta imposible de hacer con la historia clínica en papel. No obstante, presenta un obstáculo en el caso de que el paciente consulte a un médico de otra institución que no esté en red, obligándolo –por el momento- a trasladar por sí mismo su información clínica.

Mejoras en procesos Además del cambio de formato de la imagen, estos sistemas posibilitan automatizar y hacer seguimiento de una serie de procesos necesarios para lograr la administración de sus actividades como por ejemplo : Registrar Quién solicitó el examen (identificación del médico tratante). Registrar al Paciente para quién se solicitó el examen. Registrar la información del estudio. Registrar el proceso de coordinación y condiciones para la toma del examen. (día, hora, lugar, ayuno, contraindicacioens, observaciones,etc.) Registrar e indexar las imágenes al paciente o ficha requerida. Registrar el informe e indexar datos como: estudio, au-

Accesibilidad e integración con la Historia Clínica Electrónica Dado que toda la información se encuentra en la misma institución, esta puede ser accedida desde cualquier punto de la red, lo que a su vez permite la disposición de otros servicios como la “teleradiología” o “teleimagenología”, con profesionales externos o instituciones con privilegios concedidos para la prestación de dichos servicios en convenio. Por otra parte, esta misma información puede ser consultada por el propio paciente a través de los portales institucionales habilitados (con claves de acceso seguro y personalizado), brindando con ello un mejor servicio.

Foto Viviana Peláez

31


tor, paciente, etc. Disponer de la información para consulta en cualquier momento (por parte del médico solicitante y/o de las unidades de gestión, para evaluar mejoras en calidad). Integrar los estudios con la HCE para su acceso y visualización.

Reducción de costos No es necesario comprar películas, placas, agentes químicos. No es necesario comprar ni mantener procesadores de placas y equipos de revelado. Reducción de espacio de almacenamiento físico sólo a storage informáticos. Por todo lo planteado, el cambio de análogo a digital es mucho más que un simple cambio de formato. Hablamos de evolución, ya que posibilita ventajas adicionales que impactan a la organización completa, así también como la forma en que nos relacionamos con los pacientes. Por otra parte, las modificaciones que impone también tienen costos que es necesario sopesar a la hora de evaluar la migración, tales como: ¿Es hoy mi actual equipamiento imagenológico susceptible de transformarse a un formato digital o debo hacer un cambio completo de tecnología? ¿Mis actuales equipos y sistemas operan en base a estándares para la integración de datos clínicos? ¿Deseo tener la infraestructura TI al interior o exterior de mi institución? ¿Desarrollaré capacidad humana interna o externa para atender los nuevos procesos y tecnología? ¿Estoy preparado para integrarme con una HCE o está en proyecto? ¿Cuenta mi institución con la infraestructura TI de comunicaciones mínima?

32

¿Poseo los recursos económicos y el apoyo directivo para enfrentar este proceso? ¿Cuento con el apoyo interno para tener un proyecto exitoso? Los avances tecnológicos sin duda avanzan a un ritmo inesperado. Lo que hasta hace sólo una década era una novedad inimaginable en Chile, hoy en cuestión de meses ya están instaladas en las organizaciones lo último en TIC y equipamientos, no sólo del sector privado sino también público. Este acceso democrático presenta muchas ventajas, pero también nuevos desafíos como es la seguridad del paciente, la protección de su integridad y derechos, la vulnerabilidad de los datos críticos, entre otros; razones que deben ser consideradas en la planificación de la salud en nuestro país. Toda innovación implica responsabilidades y riesgos por contener, pero en vez de paralizarnos y obligarnos a seguir con antiguos estándares, lo lógico es motivarnos a modernizar las prácticas clínicas y generar nuevos y mejores estándares que redunden en una mejor calidad en la atención en salud.


33


FACTOR HUMANO Entrevista: Doctor Ignacio Hernández, Director del Hospital de Niños Roberto del Río

HOSPITAL DE NIÑOS ROBERTO DEL RÍO:

“LAS TI FUERON LA LLAVE QUE PERMITIÓ CAMBIAR LA CULTURA ORGANIZACIONAL” Por Andrea Riquelme

Su director, el pediatra y cardiólogo infantil, Doctor Ignacio Hernández asegura que el Hospital cuenta con recursos humanos capaces e idóneos, comprometidos con la salud pública y permeables a los cambios. Las tecnologías de la información han sido “invasivas”-en sus palabras- pero con un impacto muy positivo en los últimos 3 años. Al cierre de su período, él y los líderes de su equipo, comparten la experiencia. 34


Emplazado en el corazón de Independencia, atendiendo a cien mil niños cada año y trabajando con más de 100 médicos, paramédicos y administrativos, el mítico Hospital Roberto del Río nos abre sus puertas para compartir su mayor legado: el factor humano. Girando en torno a sus usuarios internos (funcionarios) y externos (pacientes), este hospital ha sabido desarrollar sistemas informáticos a su medida, alcanzando un 100% de adherencia y mejorando la calidad de atención a sus pacientes hospitalizados y ambulatorios a través de su Consultorio Adosado de Especialidades (CAE). El Roberto del Río es un establecimiento que forma parte de la geografía histórica de una de las comunas más antiguas del Gran Santiago. Nace en el 1900 para atender una epidemia de sarampión que afectaba gravemente a los niños chilenos y lleva el nombre de un pediatra experto que fue su director. Hoy, este hospital cumple 70 años con su actual estructura y ubicación, y enfrenta nuevos desafíos para modernizarse y mejorar la calidad de la atención a sus pacientes. Para el Doctor Ignacio Hernández, pediatra y cardiólogo infantil, director del Hospital Roberto del Río, ad portas de concluir su período de dirección de tres años, el mayor capital de su institución es el humano. “Ninguna innovación es exitosa ni efectiva, sin importar los esfuerzos que existan detrás de dicha iniciativa, ni el liderazgo de sus mentores; si no se cuenta con personas comprometidas con la salud pública y abiertas a los cambios, y eso existe dentro de estas paredes”, precisa el director. Cuando asumió el cargo, el doctor Hernández cuenta que el hospital estaba en una etapa en que requería dinamizar y organizar procesos, y dichos procesos debían ser conducidos por líderes y ejecutados por todos los funcio-

narios. “Las tecnologías informáticas fueron la llave que permitió cambiar la cultura organizacional”, puntualiza la autoridad. El médico explica que la gran mayoría de los médicos se subieron al “carro” de la modernización con excelente predisposición, y por otra parte, casi todos ya estaban habituados a trabajar con ficha clínica electrónica en su quehacer particular o privado, lo que facilitó la implantación y la adherencia. Para Hernández, “Lo novedoso es que nuestra Unidad de Tecnologías de Información fue la que dio a luz un sistema de generación local. La estructura nace desde los actores principales y sus requerimientos prácticos, reales y cotidianos, y no es impuesta por instancias externas, lo que muchas veces molesta más que ayuda. No creo que exista un sistema que surja de las bases propias de un hospital y eso es un aporte como red de salud que ya está apoyando a la atención primaria de la comuna, experiencia que podría ser replicada con toda asertividad en otros servicios de salud. Este logro significa alcanzar un sueño anhelado por los médicos y el personal administrativo”. En opinión de la autoridad, informatizarse es un requerimiento de calidad para los usuarios externos e internos, en la medida que produce un ordenamiento antes inexistente y permite eliminar cerca de 100 mil fichas en papel, con su debido impacto en el cuidado del medio ambiente y la seguridad en términos de almacenamiento de material altamente combustible. En lo práctico, el médico explica que la información estadística generada permite planificar y disponer de datos cruciales y actualizados, lo que garantiza mejor atención y gestión en salud en caso de traslados, además de agilizar la actividad clínico-administrativa.

35


La informática es una ayuda que humaniza la gestión clínica desde mi punto de vista. Mantiene como eje central al paciente, a las personas, y si agiliza trámites tan sencillos como fijar hora de consulta, derivar o emitir órdenes de exámenes; su sello es humano porque mejora la calidad de vida de los usuarios internos y externos. “Obviamente este es un esfuerzo grande, cíclico y de largo plazo. La modernización en infraestructura también requiere renovación de equipos obsoletos, y hemos hecho esfuerzos importantes con apoyo de autoridades locales y ministeriales para cambiarlos. Queda harto pendiente. Imagenología es un área un poco atrasada y esperamos renovar equipos e introducir escáner y resonancia nuclear magnética pronto, ya que hoy esos servicios se hacen en el Hospital San José o se externalizan”, concluye el director. Foto Viviana Peláez

¿Qué valor le asigna a las TI en gestión hospitalaria? Son vitales y es una necesidad ineludible hoy en día. Ha que involucrarse en el intento de estar en la tecnología de punta, ya que ha demostrado con creces la eficiencia y el valor de operar con datos reales y únicos. Este tipo de innovaciones giran en torno al paciente principalmente, y por añadidura involucra al usuario interno al facilitarle la gestión. En nuestra estrategia de desarrollo, las TI han sido profundamente invasivas! (se ríe), pero en un sentido positivo. La fuerza del desarrollo de la Unida de TI es muy seductora, conlleva entusiasmo que nos inspiran a la hora de innovar. Al final de mi período, creo que fue una experiencia enriquecedora. Hemos sido como equipo capaz de removernos y descongelarnos a partir de la realización integral, principalmente administrativa y estructural. Innovar es un desafío, pero se puede. Hemos logrado introducir el concepto de cambio, no a la velocidad que se quisiera, pero contamos con recursos humanos idóneos y con ganas de hacer las cosas de otra forma. La capacitación es una herramienta relevante en este aspecto.

36

Dra. María Angélica Contreras, Jefe del Consultorio Adosado de Especialidades (CAE) “LE LLAMAMOS SIDRITA Y NOS PERMITIÓ CONECTARNOS CON ATENCIÓN PRIMARIA COMO HOSPITAL” De especialidad nefróloga infantil, la doctora Contreras trabaja desde 1987 en el Roberto del Río, conoce de cerca el funcionamiento interno de este añoso hospital y se confiesa creyente de la buena salud pública. Trabaja muy poco en el sector privado y su principal tarea es sacar adelante al CAE y mejorar la interoperabilidad con los 22 consultorios de la red y el Hospital de Til Til. El Consultorio Adosado de Especialidades (CAE) atiende a 100 mil pacientes cada año, desde recién nacidos hasta niños de 15 años, aunque hay especialidades que se tratan hasta los 18 años. Cuenta con todas las especialidades pediátricas: broncopulmonar, dermatología, nefrología, otorrino-laringología, oftalmología, neurología, hemato-oncología, nutrición, gastroenterología, endocrinología, ginecología, genética y especialidades quirúrgicas. Asimismo, realiza procedimientos como endoscopias, fibroscopía, laboratorio de función pulmonar. Recibe a niños de comunas del norte de Santiago y es centro de referencia de salud para las regiones III y IV. También es parte de las macroredes de patologías GES, cardiología, neurocirugía, traumatología, quemaduras graves y oncología.


HOY LAS ACCIONES ESTÁN AUTOMATIZADAS Y EN UN CLIC SE IMPRIME. ESO DEJA MÁS TIEMPO AL PACIENTE, QUE ES EL CENTRO DE NUESTRO TRABAJO .

La introducción de la ficha clínica electrónica en el CAE ha permitido solucionar la legibilidad de los datos clínicos, así como de la identidad de quien realiza la prestación en salud. “Hemos tratado que la incorporación de un computador no interfiera en la atención al paciente, por el contrario, que agregue valor. También ha sido de mucha ayuda el generar registro estadístico de la producción y lo más importante de todo, abordar la comunicación con la atención primaria y construir una red en salud”, explica la doctora Contreras. Si bien esta ficha clínica electrónica, que se enmarca en un proyecto reciente denominado internamente “Sidrita” (alusión a SIDRA), actualmente sólo construye redes hacia la atención primaria, la idea –según la encargada del CAE- es interconectar al Hospital con otros establecimientos secundarios y terciarios, por ser Centro de Referencia de Salud. El gran desafío, en opinión de Contreras, no es la sobrecarga de pacientes, sino más bien la complejidad de ellos, dado que ha aumentado la sobrevida de los niños con patologías graves y eso abre nuevas estrategias para resolverlas.

Dra. María Angélica Contreras, Jefe del Consultorio Adosado de Especialidades (CAE) Foto Viviana Peláez

¿Diría que las TI han facilitado el trabajo en el CAE? Absolutamente. Se ahorra tiempo en digitación y hacer labores repetitivas al llenar papeles para pedir exámenes, recetas y derivaciones. Hoy las acciones están automatizadas y en un clic se imprime. Eso deja más tiempo al paciente, que es el centro de nuestro trabajo. ¿Hay otros proyectos TI para 2013 y 2014? Estamos echando andar nuestro RCE (Registro Clínico Electrónico). En el área norte se trabaja a nivel ministerial con la Referencia desde la atención primaria hacia los hospitales; y con Contrareferencia, desde el hospital hacia los consultorios. Nuestro hospital cuenta con el módulo de agenda, que permitirá que en el consultorio se in-

37


mos a tener sistema triage para clasificar a los pacientes para interconsulta. La atención primaria digita interconsulta en el consultorio, aplicamos criterio clínico o protocolo clínico, y así podremos definir pertinencia para ver urgencia en corto, mediano o largo plazo, dependiendo de la oferta médica.

Flavia Gómez, Jefa de la U��������������������������� nidad de Tecnologías de Información Foto Viviana Peláez

grese directamente la interconsulta. Antes era muy engorroso subir la información y no contamos con fidedigno de listas de espera de nuestro hospital. Nuestro Sistema viene a solucionar este problema, lo echamos a andar como piloto a inicios de 2013 y con el Servicio de Salud negociamos la posibilidad de tener tres consultorios adheridos. Hoy, ya empezamos las interconsultas. Nuevos proyectos a nivel hospital es poner en marcha el Registro Clínico en Emergencia y en Atención Cerrada. ¿Cuáles son las mejoras que esperan con este sistema informático de desarrollo propio? La mejora que proyectamos una vez en funcionamiento, es por un lado transparentar nuestra lista de espera que está en atención primaria, con énfasis en las especialidades de mayor demanda como otorrinolaringología, oftalmología, neurología y traumatología. Por otro lado, va-

38

En cuanto a los funcionarios clínicos. ¿Cómo fue la recepción de las innovaciones en TI? En general es buena la recepción. La ventaja es que la mayoría de los médicos en el sistema privado ya usa sistema electrónico en las consultas privadas y por eso lo apoyan. Influyó también que desde un inicio, la unidad de TI se juntó con distintos médicos y creamos un instrumento a la medida de sus necesidades, de forma de mejorar la experiencia con soluciones similares en otros lugares pero con sello propio. No compramos software para adaptarlo, sino que se ha hecho a la medida nuestra. Creamos una herramienta cómoda y efectiva, lo que mejora las expectativas de adherencia a la innovación y la usabilidad del sistema. ¿Cree que este tipo de innovaciones ayudan a cerrar brechas entre salud privada y pública? Yo quiero mucho a la salud pública y creo que hay que mejorar la calidad de la atención. Una atención de mala calidad no es salud pública. Hay siempre profesionales y funcionarios más comprometidos que otros, que es la materia prima necesaria para dar este salto y generar cambios sustantivos. Soy una optimista y creo que se logrará en el tiempo. También siento que el paciente de hoy es diferente, tiene acceso a más información, está consciente de sus derechos y exige más, lo que nos obliga a apresurar el paso.

Flavia Gómez, Jefa de la Unidad de Tecnologías de Información “ARMAMOS UN ÁRBOL DE MANDO EN SISTEMAS DE INFORMACIÓN” La líder de este plan “invasivo” de modernización informática tiene nombre y apellido en este hospital: Flavia Gómez. De profesión ingeniero en ejecución informático


y civil industrial, con 18 años trabajando en el Servicio de Salud del área Norte, y 16 de ellos en el hospital; comenzó en el año 1996 con sólo 4 computadores y hoy cuenta con más de 400 equipos. Sin embargo, más allá de la infraestructura y la tecnología propiamente tal, Flavia considera que el gran cambio pasa por la cultura informática institucional. “Hemos sido perseverantes para generar este cambio cultural al interior del hospital y transversal en el organigrama, pero la utilización efectiva de las herramientas TI pasa también por disponer de un equipo humano con líderes estratégicos, como son las jefaturas del CAE y de urgencias, y las enfermeras a cargo del manejo de pisos”, enfatiza Gómez. Durante el año 2012, los hitos más relevantes fueron el lanzamiento de la tercera versión del registro clínico electrónico ambulatorio, y el gestor de interconsultas. La mejora tiene un impacto directo en 100 mil atenciones ambulatorias. Para el año 2013 es la implementación durante el primer semestre del Registro Clínico Electrónico en la unidad de Emergencia y para fines del año el inicio del Registro Clínico Electrónico en pacientes hospitalizados. ¿Estas innovaciones tienen impacto en el funcionario y en el paciente? El impacto en el paciente se va a ver en el largo plazo, cuando todo esté informatizado. Vamos en un tercio del proceso de avance hacia la informatización, pero ya se vislumbra un impacto. En la atención del paciente, el visualizar los exámenes, las atenciones anteriores y todo lo

Foto Viviana Peláez

relacionado al paciente en línea y permitir que el médico directamente en el box tenga toda la información requerida para una atención integral además permite que se le asigne una hora de control y hace más expedita la atención que antes. En cuanto a la selección de personal, clínico y administrativo, existe un filtro de manejo informático a nivel de usuario básico y avanzado. Todas las innovaciones no las ejecutamos con el departamento de recursos humanos, sino directamente con jefes de unidades. Con ellos armamos un árbol de mando en sistemas de información. Las funciones administrativas llevan años informatizadas, desde el ingreso de pacientes y la asignación de horas, hasta la admisión de la posta. A ese nivel ya se hizo escuela, el enganche es ahora en base a los procesos clínicos. ¿Por qué sus herramientas son de desarrollo propio, habiendo tanta oferta de soluciones empaquetadas? Las soluciones que se han tratado de implantar, en base a experiencias ajenas, no han sido exitosas. Hemos visto caerse varios proyectos junto a nuestros pies y los nuestros sigue adelante, y yo creo que es porque conocemos los procesos internos nuestros. Trabajamos con un equipo multidisciplinario: clínico, administrativo y técnico e informáticos. Nuestra metodología de trabajo involucra consensuar, hacer análisis, levantar, y luego plasmar todo en los sistemas. Una tarea titánica, pero ha dado frutos y todos los médicos en el área ambulatoria lo ocupan en un 100%. En marzo, esperamos incorporar salud mental ambulatoria.

Foto Viviana Peláez

39


Foto Viviana Peláez

¿Cuál es su opinión sobre la informatización de la salud pública? Ha sido un proceso lento y caro, pues ha habido muchos intentos de hacer algo pero nunca se ha logrado mucho, cada administración cree tener la panacea del tema y no lo creo así. Los que mejor conocemos la realidad somos los que trabajamos y estamos día a día en este buque. No se trata de traer un sistema y listo, se trata de acompañar a los clínicos y poder entregarles algo que a ellos les sirva. Especialmente en nuestro hospital existe la costumbre de mirar hacia el lado con admiración y no ver lo que tenemos adentro y que la mayoría de las veces es incluso mejor que en la salud privada. Debemos aprovechar lo que tenemos y debemos ir por la Interoperabilidad y uso de lo nuestro no la imposición de sistemas cerrados y costosos. Aquél establecimiento que no tiene sistemas, bien por lo que le pongan; pero los que tenemos debemos sumarnos con lo nuestro. ¿Cómo fueron los inicios de la Unidad de Informática en el hospital? La verdad, traumáticos (se ríe). En 1996 llevaba sólo 3 años de egresada y como Unidad experimentamos harto rechazo del personal administrativo, recibí comentarios como “el computador me va a quitar la pega”, mientras que otros cerraban la puerta de sus oficinas para que no instaláramos puntos de red. Sí hay momentos de decepción gigantes, gente que se deslumbra con productos de

40

Foto Viviana Peláez

afuera luego de tanto esfuerzo, pero seguimos adelante; mientras que en otras ocasiones hay reconocimiento y gratitud, lo que nos motiva a no bajar los brazos. La metodología de trabajo de la Unidad de Sistemas Informáticos implica reuniones periódicas de grupo de trabajo, evolución de análisis y de desarrollo, luego pruebas y casos de uso, método de implantación y puesta en marcha. “Hoy vemos cómo las TI han penetrado distintas áreas del hospital y del CAE, y siento que el paciente se siente más valorado, ya que nuestros boxes de atención no tienen nada que envidiarle a los de la salud privada. Y para el médico a cargo, ahí dispone de todo lo necesario para ser autónomo para atender, conectarse, derivar e imprimir órdenes y recetas”, asevera Flavia. Manteniendo en su centro de acción al paciente, el Hospital Roberto del Río avanza en su modernización. Ya comenzó a instalar algunos módulos de autoconsulta para los pacientes, lo que les permitirá evitar las grandes filas para validar previsión, emitir copias de citaciones o mirar sus próximas atenciones. Adicionalmente se podrá vía WEB visualizar el estado de las interconsultas de los pacientes sin tener que concurrir al establecimiento lo que permite un ahorro de tiempo y dinero de los padres y familiares de nuestros pacientes. Asimismo, ya trabaja en la licitación para implementar mensajería de texto vía telefonía móvil para confirmar asistencia a consultas, reduciendo el 30%, de inasistencias. Será un paso a la vez.


PACIENTES 2.0:

LOS MÁS INFORMADOS MEJORAN SU SALUD

La Historia Clínica es el documento médico legal en el que se registra la relación del personal sanitario con el paciente. La industria tecnológica ha aportado muchísimo en esta y otras soluciones para mejorar la prestación asistencial y la calidad de vida de la población. Hoy, las TIC ofrecen aplicaciones para educar a los llamados “pacientes 2.0”, es decir, activos e informados, capaces de tomar mejores decisiones en relación con su salud. Día a día, las empresas y las personas adoptan nuevas tecnologías con aplicaciones móviles, como programas para medir la presión arterial, evitar errores en la ingesta de fármacos, incorporarse a comunidades virtuales relacionadas con temas de salud, donde comparten información, inquietudes y experiencias. La industria tecnológica ha sido gravitante en el desarrollo de la educación en salud, tanto para los profesionales como para la población que estos atienden. Indudablemente, disponer de historias clínicas individuales representa un gran avance, pues los pacientes pueden acce-

der��������������������������������������������������� fácilmente a información�������������������������� sobre su enfermedad y tomar conciencia sobre la necesidad de desarrollar hábitos de vida saludable, de autocuidado y protección de su entorno. Para los gestores de las redes asistenciales es un desafío disponer y fomentar el uso de un portal personal de salud que contenga la historia clínica del paciente, ya que se cumplen dos objetivos fundamentales: promover la alfabetización sanitaria de la población y con ello disminuir costos asociados a la no presentación a las citas de atenciones, dado la posibilidad de mejorar el contacto entre el usuario y su centro de salud. En definitiva, las tecnologías de la información son una herramienta indispensable para mejorar la interoperabilidad entre los profesionales y las personas que acuden a los centros de la red asistencial. Todo lo anterior sirve a unos de los propósitos estratégicos de la salud pública en Chile, la “medicina de las cuatro P”: Predictiva, Preventiva, Personalizada y Participativa.

¿ Cuándo es mi próximo control ?

¿ Cuándo me corresponde la próxima vacuna ? ¿ Cómo puedo estimular a mi bebé ?

¿ Qué medicamentos me recetó el médico? ¿ Cada cuantas horas ? ¿ Dónde retiro mis alimentos? ¿ Qué me indicó el médico ?

PORTAL

¿ Qué puedo hacer en caso de picaduras ? UNA HERRAMIENTA WEB QUE PERMITE AL PACIENTE ESTAR MÁS CONECTADO CON LOS PROFESIONALES QUE LO ATIENDEN

¿ En qué consultorio estoy inscrito?

una solución de

PORTAL

Más información en www.saydex.cl / saydex@saydex.cl / Teléfono: (+56 2) 25 88 88 00


COLUMNA DE OPINIÓN Análisis de profesionales

LAS TI SON CLAVES PARA MEJORAR EL SISTEMA DE SALUD COLOMBIANO Basado en un estudio de la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica (OEDC), el experto en tecnología Rafael Orduz (Director ejecutivo de Corporación Colombia Digital) analiza las oportunidades que la inclusión de las TIC ofrece para el avance de la atención sanitaria en el país.

Entre los indicadores más importantes para ilustrar el grado de desarrollo económico y social de un país se encuentran los de la salud de sus habitantes. La relación entre alta calidad de vida y buena salud es directa. Dentro de los “indicadores de desarrollo” del Banco Mundial (World Development Indicators) varios de ellos están asociados a la condición de salud de los habitantes de una nación. Comenzando por la “esperanza de vida al nacer”, que refleja cuánto puede esperarse que viva un ciudadano promedio de un determinado país. Ello depende de múltiples factores, entre los cuales caben: sistema de salud y su cobertura, educación, nivel de armonía política (ausencia o presencia de conflictos armados), influencia del crimen organizado y, por supuesto, el ingreso per cápita. En tal contexto, las diferencias entre países son dramáticas. Mientras Japón, la tercera economía del mundo por su tamaño, presenta una esperanza de vida al nacer de 83 años, hay países subsaharianos y asiáticos (caso de Afganistán) en los que tal indicador muestra cifras inferiores a los 50 años. En Colombia, según el Banco Mundial, la esperanza de vida es de 73 años, dato que ubicaría a dicho país en un nivel de “clase media alta” en el concierto de naciones. Otros indicadores que reflejan la situación de salud de un territorio incluyen, por ejemplo, la tasa de mortalidad de

42

niños menores de cinco años por cada mil nacimientos vivos. Igualmente, se encuentran países como Chad (África) en el que cerca de 200 niños de cada 1.000 nacidos vivos mueren antes de cumplir los cinco años. En contraste, en los países de alto ingreso per cápita, tal indicador muestra un cuidado de primer orden de los niños, ya que en ellos no más de cuatro fallecen antes de los cinco años. De nuevo, la situación de Colombia en tal indicador es satisfactoria (19/1.000). Dicho lo anterior es claro que la superación de brecha de salud entre países y regiones y el cuidado permanente de la salud de sus habitantes es, en cualquier latitud, un propósito de primer orden. En tal contexto, el uso de las tecnologías de la información (TI) juega un papel clave en la ampliación y el mejoramiento de los sistemas de salud en todo el mundo. Al respecto, se plantean los siguientes aspectos: 1. Los sistemas de salud se encuentran en crisis en la mayoría de los países, debido a graves deficiencias de cantidad y calidad de la cobertura en los países más pobres; por encarecimiento de costos fiscales en las naciones más ricas. En estas últimas hay diversos factores asociados a crecientes costos fiscales, algunos de ellos “colaterales”: peso creciente de segmentos de edad de personas mayores frente a los tramos de edad de perso-


nas jóvenes, en edad de trabajar; crecimiento de cobertura (recuérdese la actual discusión en los Estados Unidos alrededor del Plan Obama de incluir 40 millones de norteamericanos que no formaban parte del anterior esquema de cobertura y las actuales protestas de sectores republicanos en el Congreso de cara a los costos fiscales); enfermedades “modernas” y los altos costos de tratamiento. En Colombia está en discusión la operación del actual sistema de salud. A pesar de la evidente ampliación de la cobertura como resultado de la reforma de inicios de los noventa, eventos complicados relacionados con corrupción en la gestión de algunas EPS, la deficiente atención para los pacientes del sistema POS (Plan Obligatorio de Salud), entre otros, están obligando a una reforma orientada al mejoramiento del servicio y a la eficiencia económica del mismo. 2. Las TI se caracterizan por ser de uso universal; es decir, aplicables en diversos sectores que incluyen educación, justicia, gestión empresarial, gestión gubernamental y salud.

Las TI pueden afectar en forma positiva el estado de salud de un país en múltiples espacios acerca de los cuales se presentan algunos ejemplos: Seguimiento al estado de salud de personas mayores mediante tecnologías que realizan rastreo de indicadores básicos (presión arterial, por ejemplo) que son monitoreados por equipos médicos a distancia. Sin duda, desarrollos de la nano-tecnología en un futuro no lejano, la aplicación de sensores minúsculos localizados en el cuerpo de los individuos monitoreados. Diagnóstico a distancia a través de servicios de telemedicina, de inmenso valor en países como Colombia en los que los habitantes de algunas zonas carecen de atención médica. Sistematización de las historias clínicas de los pacientes. Prácticamente todos conocen la rutina de repetición de información para procesos diagnósticos en cada evento nuevo de salud. ¿Por qué no contar con un sistema codificado, debidamente asegurado, que permita que la información diagnóstica se complemente en cada evento y ofrezca, finalmente, mayor espacio de análisis a los médicos y, desde luego, el acceso del paciente a la información que le concierne? Investigación en salud. En cualquier área del conocimiento, aunque muy particularmente en el ámbito de las ciencias de la salud, el uso de TI apoya los procesos de investigación y desarrollo por varias vías: desde herramientas para el trabajo colaborativo (no hay innovación médica que no sea el resultado del trabajo en equipo en centros de investigación y compañías farmacéuticas) hasta su aplicación directa en bienes y servicios médicos resultantes de los procesos de investigación.

43


3. En términos sistémicos, de acuerdo con la OECD1, las TI pueden aplicarse al sector de la salud en tres grandes contextos: Aumentando la calidad de la atención médica y su eficiencia. En muchas partes del globo los sistemas se encuentran fragmentados dentro de la cadena de prestación de los servicios y el flujo de la información entre los distintos eslabones es deficiente. Sin duda, la aplicación de TI puede contribuir al intercambio de información oportuna entre los diversos eslabones de la cadena dentro de un enfoque orientado al paciente. Reduciendo los costos operativos de clínicas y hospitales. Un obstáculo presente en procesos operativos en la salud se relaciona con el ineficiente manejo documental que, en la actualidad implica grandes retrasos en la atención. Dados determinados índices de conectividad, las TI pueden optimizar radicalmente la gestión documental en los procesos operativos y, con ello, los costos asociados.

Bajando los costos administrativos. Existen procesos administrativo como los procesos de facturación, la asignación de horas médicas, o la atención de reclamos, que con el uso de TI pueden reducirse dramáticamente, mejorando la relación del paciente con el sistema. Facilitando nuevas modalidades de atención. Formas nuevas como la telemedicina y el manejo sistematizado de datos (conducente a la gestión unificada de historia clínicas y a actividades como el monitoreo de determinado tipo de pacientes) forman parte de estas nuevas modalidades. Desde luego, hay obstáculos importantes para la implantación del uso de TI. Uno de ellos consiste en los temores alrededor de las historias clínicas. Es obvio que los pacientes tienen el interés en que sus historias clínicas gocen de absoluta confidencialidad. La inexistencia de estándares técnicos en el uso de las TIC es también un freno en el flujo de la información y que implicaría la aplicación de políticas que, si bien no pueden tacharse de “centralizadas”, sí requieren de aceptación de estándares de parte de los diferentes actores involucrados. La aplicación de TI implicará, con certeza, el mejoramiento de los indicadores de salud, aspecto imprescindible para el mejoramiento de la calidad de vida de las naciones y de su productividad. Bibliografía: OECD Health Policy studies, Improving Health sector Efficiency The Roles of Information and Communication Technologies Fuente: http://www.colombiadigital.net

44


45


LA INCORPORACIÓN DEL REGISTRO CLÍNICO ELECTRÓNICO Por Dr. José Fernández, Médico Cirujano, Universidad de Santiago de Chile.

La incorporación del RCE en Chile tiene un gran avance y cobertura en la actualidad. Así, compartir información clínica relevante entre diversos actores es una meta de mediano plazo, toda vez que el Ministerio de Salud mantenga el impulso a la estrategia SIDRA, transformándola en un tema de Estado que no esté sujeta sólo a la gestión de las administraciones políticas de cada gobierno o ministerio. Han pasado casi 7 años desde que el Ministerio de Salud iniciara uno de los proyectos más interesantes y controvertidos respecto de la informatización de los Establecimientos de la Atención Primaria Chilena (APS).Esta estrategia denominada en un primer momento “consultorios sin papeles”, pretendía llevar a cabo una pequeña revolución de la gestión en salud, informatizar uno de los varios consultorios de 10 comunas del país y encarar casi por primera vez a los gestores municipales de salud frente al mercado incipiente de Registros Clínicos Electrónicos (RCE) nacionales e internacionales,ateniéndose a las “reglas del negocio” que le son propias a este ámbito de atención de salud y con foco en la salud familiar. El proyecto ministerial cambió su foco hacia el RCE, perdiendo su denominación de “consultorios sin papeles”, toda vez que esa denominación siempre estuvo lejos de la realidad y de la transformación del modelo de atención y el foco de la estrategia (“Consultorio” por “Centros de Salud Familiar” / “Sin Papeles” por “RCE” con “menos papeles”).

46

Posteriormente apareció el Proyecto SIDRA, impulsado por la autoridad sanitaria del país, que incorporaba por primera vez el concepto de informatización con foco en la red asistencial. Luego de contar la historia que nos contextualiza y enmarca, es bueno exponer qué hemos aprendido y qué se ha sacado en provecho con la incorporación de RCE en APS. Para lo anterior, me referiré a la experiencia de dos de las Comunas que han estudiado los beneficios, con diferentes ópticas de su proceso de informatización. El poder contar con un RCE permite, por ejemplo para el ámbito administrativo, dar completo soporte a una de las exigencias de la nueva Ley Nº 20.584 de Derechos y Deberes de los Pacientes, que obedece a la completa protección de la historia clínica (hoy en papel, con acceso a cualquier funcionario administrativo y con la alta posibilidad de su pérdida y consecuente duplicación) y por sobre todo, el respaldo de la confidencialidad de la información clínica contenida en ella. Por otro lado, la experiencia de la incorporación de RCE en la APS, ha demostrado que los tiempos administrativos ocupados para la realización de las estadísticas ministeriales por profesionales clínicos, disminuyen dramáticamente, devolviendo estas horas administrativas “perdidas” de atención clínica a los pacientes. En general, se estima una pérdida de 16 días hábiles de atención clínica efectiva al año por este tipo de actividades que con-


sisten fundamentalmente en la revisión de formularios en papel, censos poblacionales, cálculos y evaluación de metas sanitarias y locales. Un estudio del Centro de Salud Familiar (CESFAM) Juan Damianovic, de la comuna de Punta Arenas, indica que sus jefes de programas alcanzan las 100 horas en tareas administrativas al mes, lo que representa un 54,1% de una jornada completa de un profesional que este CESFAM ha logrado recuperar. Por otro lado, la posibilidad de vincular la agenda profesional con la oferta asistencial, ha logrado mejorar en todos los centros de salud que cuentan con un RCE, la capacidad de optimizar la distribución de la oferta y evaluar la real utilización de cupos médicos. Asimismo y citando nuevamente el CESFAM de Punta Arenas, el espacio otrora ocupado por sus fichas de papel ha sido remodelado para el trabajo administrativo y de atención a los beneficiarios, desplazando las fichas físicas a un local anexo al centro de salud, en donde los “papeles” son conservados para efectos legales y de estudio. Por su parte, se estima una disminución del 25% en el gasto o racionalización en farmacia, al eliminar la receta no vinculada a una atención (“recetas de pasillo”), en los establecimientos con RCE. Comunas como la de San Javier, lo han documentado en ahorro también por la posibilidad de llevar un control de stock y de compras centralizadas, en virtud de la carga y de uso de los fármacos de manera estacional. Lo mismo ocurre con la disminución de exámenes de laboratorio duplicados, que con un RCE ya no sucede. En este indicador, se puede evaluar alrededor de un 30% de ahorro en este gasto. La comuna de San Javier, que atiende a 35.000 beneficiarios, realizó un estudio económico del aporte que significa el uso de RCE respecto de la gestión previa. Se estimó un ahorro de 10,9% del presupuesto anual; es decir, más de 13,5 millones de pesos al año. Más allá de las ventajas económicas y de mejora en la gestión de la oferta asistencial que puede implicar la incorporación de un RCE en APS, es importante considerar las ventajas sociales para el “paciente” y su familia. La figura de la historia clínica única compartida es esencial, toda vez que si esta historia “sigue al paciente” inde-

pendientemente del lugar en que se registre una atención clínica, disminuyen los riesgos de reacciones adversas a medicamentos, mejora la información clínica para la toma de decisiones y no se duplican medidas terapéuticas ni los exámenes. Es claro, que la incorporación de RCE en Chile tiene un gran avance y cobertura en la actualidad, que compartir información clínica relevante entre diversos actores es una meta de mediano plazo, en la medida que el Ministerio de Salud mantenga el impulso a la estrategia SIDRA, transformándola en un tema de Estado que no esté sujeta sólo a la gestión de las administraciones políticas de cada gobierno o ministerio, promoviendo incentivos efectivos para la calidad y oportunidad del registro de las atenciones, cuidando los mecanismos y los estándares necesarios, para que esto ocurra con seguridad para el “paciente”. Por último, si la estimación real de que casi 10 millones de beneficiarios de FONASA ya cuentan con un RCE, la pregunta que surge de inmediato es cómo estas personas pueden acceder a su información clínica. La respuesta más inmediata pasa por los Registros Clínicos Personales (RCP). Algo similar sucede con la explotación oportuna y consolidada de los millones de datos, con el objetivo de transformarla en información, proyecciones e indicadores que colaboren con la toma de decisiones de las autoridades de salud. Toda la información que se genera en este espacio pertenece al “paciente” y se deben buscar los medios para que esta información, que sea relevante y atingente a la población, pueda ser accedida, independiente del proveedor de RCE que tenga el establecimiento que lo atienda.

47 Foto Viviana Peláez


COLUMNA DE HIPÓCRATES Vivencias y vicisitudes de un ciudadano común

ESTÁNDARES EN SALUD: ¿DE QUÉ ESTÁBAMOS HABLANDO?

Al señor editor se le ocurrió ponerle un título muy rebuscado al tema central de esta excelente revista. “Estándares en salud”, ¿qué es eso? Espero me perdone, pero de entrada me parece entender parte del problema. En mi siempre humilde punto de vista, en que casi siempre tengo la razón, la clave de toda esta batahola es que nadie entiende de qué estamos hablando. Un lenguaje cerrado, términos técnicos elevados y una conversación que se eleva casi hacia lo metafísico. ¡Señores, hablamos de gente, como usted y como yo! De cómo atenderlos mejor mediante la puesta en práctica de las maravillas tecnológicas que predicamos. Es simple, y resulta raro que en toda esta conversación se haya perdido el foco. ¿Alguien se acuerda que detrás de un paciente existe una persona que eventualmente podríamos ser nosotros mismos? Podría ser usted: señor clínico, señor informático, señor administrativo, podría ser yo. De eso estamos hablando, y cuando tengamos eso claro, quizás ahí podamos conversar. Hagámoslo simple, que fluya, como el Tao. No opongamos resistencia, aprovechemos el movimiento natural, no combatamos contra lo inevitable y usémoslo a nuestro favor. Es de sabios utilizar la fuerza del viento para navegar incluso de cara a él, pero requiere conocimiento, pericia y una tripulación bien entrenada sobre sus tareas y

48

obediencia por sobre las órdenes básicas del capitán. En el mundo marino todos entienden lo que es proa, popa, babor y estribor, eslora, manga, timón, y otros términos básicos que definen los elementos claves para entender una nave, esto a su vez nos permite ubicarnos en ella e interpretar correctamente las instrucciones. Una vez más. ¿De qué estamos hablando? Vamos todos en la misma nave, si esta se hunde, se hunde con capitán y todo, y eso todos lo entienden. ¿Por qué nos resulta tan difícil visualizarnos como seres indefensos, sólo como humanos que somos? En la calle, todos saben que se maneja por la derecha, se frena con luz roja y se sigue con verde, entre otros. ¿Podemos esperar pronto un gran consenso en estos temas y dejar ya de complejizar algo que ya resulta complejo?. Por último, ¿de qué hablamos?, de las personas, de simplificar y mejorar la atención, de lograr un mejor flujo de información, de reducir los riesgos a los pacientes, de mejorar la gestión, de poder integrar tanta parafernalia aislada en los hospitales en vista a un enfoque integral de atención. Este es un gran acuerdo en el que por ceder parte de la razón de cada cual, podremos obtener una gran verdad construida entre todos como sociedad en la que a la larga todos saldremos beneficiados. Y ahora, ¿entendieron de qué estamos hablando?

C

M

Y

CM

MY

CY

CMY

K


PROMOVIÓ ACHISA, MINSAL Y FONASA EN TALLER

SEGURIDAD DE LA INFORMACIÓN EN SALUD Un Taller Académico de Sensibilización organizado por ACHISA conjuntamente con la Oficina Central de Proyectos TI MINSAL-FONASA, y dirigido a los prestadores de Salud, Gestores, Administrativos, Clínicos y de TI, se realizó el 4 de diciembre, con un centenar de asistentes. El encuentro contó con  la colaboración del Departamento de Informática en Salud del Hospital Italiano de Buenos Aires y sensibilizó al sector acerca de la seguridad de la información en salud.

EL sector salubrista en Chile vive hoy una situación de vulnerabilidad en el manejo de datos clínicos, y a ello se suma que la salud trabaja con datos sensibles que ponen en riesgo la seguridad e incluso la vida de los pacientes, además de la honorabilidad de los profesionales involucrados en la cadena de servicios, sean clínicos, administrativos o de TI, tornando aún más complejo el escenario. Según el Dr. Jaime de los Hoyos, Director de ACHISA, “Las TIC cumplen un rol relevante en el manejo de los datos sensibles del paciente, agregando valor en la superación de las barreras geográficas y sociales, implementando acciones más eficaces y seguras en favor de los pacientes, activando procesos del cuidado, gestión y explotación de la información más eficientes, no obstante abren nuevos riesgos como la posibilidad de fraudes y la divulgación o abuso de datos sensibles”. El experto agregó que esta misma rama informática enfrenta problemas como las complejidades en la gestión de documentos inmateriales, el costo y las dificultades asociadas a la utilización de los sistemas informáticos, además del valor legal y la interoperabilidad de las soluciones tecnológicas. Chile en su plan de Hospital Sin Papeles, ha dado un paso hacia la modernización, pero de la mano enfrenta estos nuevos obstáculos. No obstante, existen ventajas indiscutibles de la información digitalizada como es que puede ser fácilmente transportada, difundida, guardada y respaldada. Lian Fuentes, de la Oficina Central de Proyectos TI MINSAL-FONASA destacó la importancia de la coordinación de todos los ac-

50

tores que intervienen en el proceso de generación y manejo de información sobre usuarios de prestaciones de salud, con el objetivo de asegurar la disponibilidad, confidencialidad e integridad de dichos datos. En el taller, Achisa señaló que en salud coexisten cuatro dimensiones: confidencialidad, integridad, disponibilidad y significado de la información o datos. Esta última, implica que la información clínica supone un significado perdurable en el tiempo y que puede ser interpretado correctamente por diversos actores. El rol de la seguridad en el ámbito de la salud se traduce en protección de la información de salud y la atribución de certeza a los actos médicos. La seguridad no es un producto, sino una cadena de procesos conducidos por personas y sistemas que deben ser monitoreados continuamente. El Ministerio del Interior de Chile lanzó un sistema de seguridad de la información que será perfeccionado progresivamente. El programa del encuentro contó con destacadas exposiciones, como fueron: Estadísticas de la exposición de vulnerabilidades de Hospitales y Clínicas en Chile y muestra de concepto, por Javier Pérez, Dreamlab Technologies; El eslabón más débil en Seguridad Informática;, por Miguel Díaz, Universidad Técnica Federico Santa María; Contramedidas técnicas mínimas recomendadas, por Fabien Spychiger, Dreamlab Technologies; y Visión de conjunto, herramientas disponibles, marcos de referencia y aspectos organizacionales, por Dr. Jaime de los Hoyos, ACHISA, entre otros.


VIDA TI Personas y personajes del mundo TI en salud, captados en los eventos cubiertos por las cámaras de Informática Médica.

1

2

4

3

5

8

9

6

7

10

1. 2.

11

Maurizio Mattoli, Dra. Paulina Milos y Dr. Nicolás Zderich Lian Fuentes, Oficina Central de Proyectos TI MINSAL-FONASA; Erika Caballero, Universidad Central; y Mario Molina, docente IM. 3. Aldo Onetto, Gerente e-health Telefónica; Víctor Borgoño, Felipe Alfaro, gerente investigación y desarrollo TISAL. 4. Miguel Angel Aguilar, Jefe TIC Minsal; Rubén Castillo, gerente general TISAL 5. Cristián González, PMO TIC Salud Pública, Maritza Guerra, Account Manager Telefónica Empresas. 6. Valentina Lagos, Informática Médica Universidad de Chile; Luis Baeza, ingeniero proyectos PV Equip. 7. Patricia Lumio, Oficina Central de proyectos Minsal; Guillermo Vignau, Unidad Salud Minsal. 8. Eduardo Arenas, Ivonne Gómez y Yamil Lino, todos de Red Salud UC 9. Francisco Olivari, Director Área Planificación Clínica Dávila; Elizabeth Munster, Jefe Unidad Seguridad Clínica Dávila; Jaime Hagel, gerente TI y operaciones Clínica Dávila. 10. Christian Flores y Katherine Vega, de Duoc UC; Pedro Vidal, subdirector gestión y tecnología Escuela de Salud Duoc UC. 11. Daniel Capurro, Profesor PUC; María de Lourdes Pastor, subgerente TI Red Salud UC; Mauricio Soto, profesor PUC.

51


EN ESCUELA DE SALUD PÚBLICA DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE

CHILE FUE SEDE DEL SEGUNDO CONGRESO INTERNACIONAL SOBRE SALUD GLOBAL

Destacados académicos y personalidades del continente y de nuestro país, se dieron encuentro en el 2º Congreso Latinoamericano y del Caribe sobre Salud Global, realizado los días 9, 10 y 11 de enero, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Este evento continental fue convocado por la Alianza Latinoamericana de Salud Global (ALASAG) y la Escuela de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. El Congreso tuvo como objetivo compartir conocimientos y fortalecer alianzas para la educación, investigación y abogacía a favor de la Salud Global en la región de las Américas. Asimismo, generó un espacio para aportar la mirada latinoamericana a los temas más candentes de la agenda mundial sobre salud y desarrollo, junto a los máximos referentes internacionales de la salud pública. “La globalización permea todo ámbito del quehacer humano. Es momento de poner énfasis en lograr equidad en salud y justicia social, y promover la cooperación internacional. Favorecer la investigación en salud global y desarrollo, aprovechando la alianza latinoamericana y del Caribe, y la red de cooperación sur-sur en salud pública”, explicó el doctor Giorgio Solimano, Presidente del Congreso y Profesor Escuela de Salud Pública Universidad de Chile. Por su parte, la doctora Cecilia Sepúlveda, decana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, señaló que: “El derecho a la salud debe ser una realidad. Este encuentro sirve para destacar los programas de salud de los países que cooperan hacia el desarrollo y la innovación”. En el marco del Congreso, también se desarrolló el módulo “Informática Médica y su aporte a la Salud Pública”. En él, Maurizio Mattoli, Presidente de ACHISA, señaló que las sociedades de informática en salud enfrentan desafíos como la alta complejidad del rubro, el aseguramiento del significado de la información, la interoperabilidad, la usabilidad y las funcionalidad, la atribución de la certeza del acto clínico, entre otros. Mattoli también destacó el respaldo de las sociedades informáticas ya organizadas en países como Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Ecuador, Colombia, México, Perú, Uruguay, Venezuela y Chile. El doctor José Fernández, gerente clínico de Saydex, agregó: “Por mucho tiempo la tecnología se ha centrado en hospitales. La atención primaria es central en el sistema de salud y es pre-

52

ciso darle un enfoque familiar considerando las tecnologías y la informática para concretar un objetivo de salud para todos. Los sistemas de informática en salud pueden mejorar el acceso de la comunidad a la atención biosicosocial, a la gestión clínica y a la vigilancia epidemiológica. Por su parte, el sector de salud debe resguardar datos clínicos y el único recurso es la informática”. Por su parte, Lian fuentes, Coordinador Estrategia SIDRA de MINSAL, enfatizó. “No podemos darnos el lujo de no innovar por falta de conocimiento. Dentro de nuestros desafíos, esperamos crecer en un 50% en el registro clínico electrónico para la red, con foco en atención primaria; así como avanzar en el monitoreo personalizado de los pacientes según sus riesgos particulares y crecer en la informatización de la salud primaria para alcanzar un 80% de cobertura, al igual que informatizar postas rurales hacia el 2014. En los sistemas secundario y terciario aun se observa resistencia para la informatización y es preciso trabajar localmente, a la vez de introducir contenidos informáticos en la malla curricular de las carrera clínicas para mejorar la adherencia de las próximas generaciones”. Titulado “Transcendiendo fronteras para la equidad en salud”, el Congreso de Salud Global congregó a cerca de 500 participantes de 20 diferentes países, además se realizaron 22 paneles temáticos donde expusieron más de 70 académicos de destacada trayectoria a nivel mundial. El programa consideró los siguientes ejes de trabajo: Migración, violencia y desplazamientos poblacionales; la cooperación internacional para el manejo integral de desastres y epidemias; Desafíos de los movimientos y las redes sociales; Mecanismos de cooperación y diplomacia para la salud global; Coximplementación en salud global; Hacia los nuevos Objetivos de Desarrollo del Milenio; Crisis económica y su impacto en la salud pública; y Cambio climático, desafíos y oportunidades para la Salud Global.


VIDA TI Personas y personajes del mundo TI en salud, captados en los eventos cubiertos por las cámaras de Informática Médica.

1

2

4

5

7

8

3

6

9

10

11 1. Dr. Jorge Las Heras, Universidad Diego Portales; Dr. Benjamín Suárez, Director Ingeniería Ciencias Biomédicas; Dr. Sergio Lavandero, Vicerector Investigación Universidad de Chile. 2. Dr. Javier Uribe, consultorio Servicio de Salud OPS; José Antonio Pages, Representante Oficial OPS; Jorge Bermúdez, vicepresidente Fundación Osvaldo Cruz. 3. Elis Borde, Fundación Fiocruz de Brasil; Cristina Barajas, Universidad Central de Bogotá; Gilma Stella Vargas, Facultad Salud Pública de Universidad Antioquía-Colombia. 4. Helena Ribeiro, Evelyn Santinon y Lucía Pereira Silva, todas de Universidad de Sao Paulo. 5. Teresa Catrileo, Presidenta Colegio de Nutricionistas; Anita Román, Presidenta Colegio de Matronas; Roberto Iribarra, Presidente Colegio de Dentistas. 6. Anna Dion, Centro Internacional de investigaciones para el Desarrollo (Canadá); Flavia Bueno, Instituto Suramericano del Gobierno en salud (Brasil); Luana Bermúdez; y Ana Laura Brandao, Fundación Fiocruz de Brasil. 7. Dr. Carlos Garavelli, rector de la Universidad ISALUD Argentina y Embajador de Argentina en Chile; Dr. Oscar Arteaga, Director de la

12 Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile; Dr. Paulo Buss, director salud Internacional Fundación Osvaldo Cruz. 8. Dr. Giorgio Solimano, Presidente del Congreso y Profesor Escuela de Salud Pública Universidad de Chile; Dra. Nelly Salgado, secretaria técnica ALASAG; Dr. Leonel Valdivia, encargado de Relaciones Internacionales Escuela de Salud Pública. 9. Elizabeth Garrido, Dr. Paulo Buss, Paula Russo y Romina Iglesia, todos de Embajada de Argentina en Chile. 10. Camila Samara Funk, Hospital Conceição, y Luciana Bisio Mattos, Sapucaia do Sul. 11. Dr. Oscar Arteaga, Director de la Escuela de Salud Pública, Universidad de Chile; Dra. Nelly Salgado, secretaria técnica alianza latinoamericana de salud global (México); Dr. Giorgio Solimano, Presidente del Congreso y Profesor Escuela de Salud Pública Universidad de Chile; Dra. Cecilia Sepúlveda, decana Facultad de Medicina de Universidad de Chile. 12. Lian Fuentes, Coordinador de Estrategia SIDRA, Oficina Central de Proyectos TI, MINSAL; Maurizio Mattoli, Presidente de la Asociación Chilena de Informática en Salud (ACHISA); Dr. Patricio Muñiz, Consultor Senior de ACG Internacional, Universidad Johns Hopkins; y Dr.José Fernández, Gerente Clínico empresa SAYDEX.

53


BONAERENSES TENDRÁN SU HISTORIA CLÍNICA DIGITAL ÚNICA

PREVENCIÓN DE READMISIONES EVITABLES CON BIG DATA

La Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires sancionó un proyecto de ley para implementar un sistema de historia clínica electrónica única de cada persona, en todos los establecimientos de salud. Dicha historia registrará los datos de salud de cada persona, desde el registro perinatal hasta su fallecimiento, tanto en establecimientos sanitarios públicos como privados. “Será una revolución en el sistema de atención de salud de la Provincia de Buenos Aires y está enmarcada en una serie de políticas que se vienen llevando a cabo para fortalecer los derechos de los pacientes y facilitarle el trabajo a los profesionales del sistema”, afirmó el diputado Juan de Jesús, autor del proyecto. El objetivo de la nueva norma es el de “brindar una mayor eficiencia y mejorar la utilización de los recursos”, explicó el presidente del bloque del Frente para la Victoria de la Cámara de Diputados, y agregó que significa “modernizar las políticas de atención de la salud, aprovechando las nuevas tecnologías”. La norma establece que el sistema de historia clínica electrónica única de cada persona se ajustará a los siguientes principios generales: el de finalidad, veracidad, confidencialidad, accesibilidad y de titularidad particular.

Fuente: http://www.hospitales-it.com/ El Patient Protection and Affordable Care Act plantea que en el año fiscal 2013 (el cual comienza el primer día de Octubre), CMS-Sistema de Administración de Contenidos- estará penalizando financieramente a los proveedores con las más altas tasas de readmisiones evitables. Estas penalidades podrían tener un impacto financiero significativo en los hospitales. Para evitar esto, los ejecutivos de sistemas de las organizaciones de salud pueden prevenir las readmisiones evitables al desplegar la tecnología del “Big Data”. De acuerdo con un reporte de 2011, la Asociación Americana de Hospitales destacó que la tecnología del data mining es crítica para la sostenibilidad organizacional a largo plazo. El Data mining usa algoritmos estadísticos para identificar y analizar las tendencias, información y anomalías vinculadas en el costo y expediente médico de cada paciente.

NUEVO HOSPITAL GUSTAVO FRICKE DE VIÑA DEL MAR El Ministro de Salud, Jaime Mañalich, visitó la Dirección del Servicio de Salud de Viña del Mar Quillota, para analizar junto a los directores de los hospitales de la red, el avance de los principales proyectos que se construirán en esta jurisdicción: Hospital Gustavo Fricke y los hospitales concesionados Marga Marga y Biprovincial Quillota Petorca. Mañalich señaló que: ”El Presidente de la República ha instruido la implementación de tres proyectos hospitalarios muy importantes para este Servicio de Salud. En el caso de Viña Quillota, la primera preocupación es respecto del Hospital Gustavo Fricke, que se encuentra en etapa de licitación y en contrato final de la construcción del recinto. Nosotros estimamos que vamos a tener la apertura a mediados de marzo de este año, con un proceso de toma de razón de parte de la Contraloría, de manera tal que el nuevo hospital Gustavo Fricke debería estar en construcción a partir de abril”.

54


BREVES Notas relacionadas a las TI en salud.

LEY DE TELESALUD EN VENEZUELA Fuente: Centro Nacional de Tecnologías de Información de Venezuela La Comisión Permanente de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Asamblea Nacional (AN) presentará en el primer semestre del año la Ley de Telesalud en Venezuela. El diputado Guido Ochoa, vicepresidente de la Comisión Permanente de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Asamblea Nacional (AN), señaló que esta Ley es fundamental porque llegará a todos los espacios del territorio, “en función de salvar vidas, de llevar la medicina a todos los rincones del país”. Además, Ochoa aseguró que entre el primer y el segundo semestre de 2013 también será presentada la Ley de Infogobierno, cuyo objetivo es la democratización de todo el Estado venezolano. El diputado, agregó: “Cualquier persona en nuestro país puede ir a cualquier centro de información y consultar cualquier cosa que ocurra en nuestro territorio”. Este instrumento legal garantizará que los ciudadanos puedan tener acceso a la información relevante del Estado, por ejemplo: presupuesto nacional, gastos del Estado, obras, proyectos e inversiones, entre otras.

LICITACIÓN TI PARA HOSPITAL REGIONAL DE RANCAGUA Ya se encuentra abierta la licitación por los sistemas clínicos y ERP para el Hospital Regional de Rancagua. A diferencia del Hospital de Maipú, hoy en implementación, se ha incluido el componentes RIS-PACS en la licitación, la que junto al sistema HIS, ERP, RRHH y servicios de apoyo, tendrá un mix más ambicioso y complejo para implementar. Un gran desafío para la empresa que resulte adjudicada. Este proyecto se contempla por el plazo de 48 meses y se llevará a cabo sobre el antiguo hospital, cambiándose luego al que se inaugure a fines del 2013 para que éste entre en operaciones al 100% con sus sistemas, siendo el primer hospital regional del país en licitar bajo esta modalidad.

PRIMER TELÉFONO CELULAR ESPECIAL DE USO MÉDICO Fuente: LifeWatch Technologies “LifeWatch V”, de la compañía LifeWatch Technologies, es un nuevo invento israelí que pretende revolucionar el mundo de los análisis clínicos. Sumado al vertiginoso aumento del uso de los teléfonos inteligentes (smart phones) “LifeWatch V” es el primer teléfono celular desarrollado especialmente para la medicina, con sensores incorporados que pueden evaluar desde el nivel de glucosa en sangre hasta el porcentaje de grasa en el cuerpo y la temperatura corporal, así como realizar electrocardiogramas y medir la presión arterial. Una vez que el usuario ha realizado el test, los datos son automáticamente subidos a la nube, un servidor externo que le permite acceder más tarde a su información e incluso ser reenviada en el mismo momento a una tercera parte, como un médico o, en el caso de los niños, a sus padres. El invento será especialmente útil para aquellas personas que padecen enfermedades crónicas como la diabetes y necesitan analizar periódicamente algunos indicadores en su cuerpo. En el caso de los niños, el producto permitirá que los padres puedan obtener información en el momento y saber si sus hijos han realizado los controles correspondientes estando, por ejemplo, en la escuela. LifeWatch Technologies tiene un centro de investigación y desarrollo conformado por 65 profesionales. La empresa ya cuenta con más de 20 años de experiencia en el campo de los análisis ambulatorios, y hoy se encuentra tramitando la aprobación del producto en Israel, Estados Unidos y la Unión Europea. Se espera que salga a la venta antes de fin de año.

55


EN AGENDA:

RESUMEN DE LOS PRINCIPALES EVENTOS DE TI EN SALUD EN CHILE Y EL MUNDO

Nombre

Tema

Fecha

Lugar

Link

HIMSS 2013

Conferencia y exhibición anual de la organización norteamericana sin fines de lucro que busca difundir las TI para una mejor salud.

3 al 7 de marzo

Nueva Orleans, Estados Unidos

www.himssconference.org

XV Convención y Feria Internacional

"Con el lema ""15 ediciones pensando el futuro"", realizará su XV edición, en las sedes Palacio de Convenciones de La Habana. La Convención y Feria Internacional está orientada a la Informática Médica."

18 al 22 de marzo

La Habana, Cuba

http://www.informaticahabana.cu

16 al 19 de abril

Washington DC, Estados Unidos

www.tedmed.com/home

TEDMED 2013

Conferencia Global GS1 Healthcare

Reunirá a líderes del sector salud y hará hincapié en la aplicación de soluciones y prácticas de identificación y trazabilidad mediante la adopción de estándares GS1.

22 al 25 de abril

Buenos Aires, Argentina

http://www.gs1.org/events

3º Hospital Management Summit 2013

Más de 60 oradores y 150 ejecutivos del sector Salud se reunirán para discutir sobre gestión, innovación, desarrollo profesional y relaciones entre los players de la industria.

23 al 25 de ABRIL

Sao Paulo, Brasil

flavia.vidigal@ibcbrasil.com.br

ATA 2013 - International Meeting & Exposition (18th Annual)

Encuentro y exposición anual organizada por ATA (American Telemedicine Association).

5 al 7 de mayo

Austin, Texas, Estados Unidos

http://www.americantelemed.org

eHealth Week 2013

Evento organizado por HIMSS Europa

13 al 15 de Mayo

Dublín, Irlanda

http://worldofhealthit.org/2013/

M2M Now Money Talks: e-Care

Encuentro de negocios orientado al cuidado a la distancia de pacientes y aplicaciones de telemedicina, organizado por WKM Global.

20 de Mayo

Las Vegas, Nevada, Estados Unidos

http://www.m2mnow.biz/

Hospitalar 2013; 20ª

La feria comercial anual tiene como objetivo presentar productos y desarrollar negocios en el área médico-hospitalario. El event, también se consolida como un importante foro de salud que reúne a directores de hospitales, profesionales del sector y pensadores de la salud. El acceso es gratuito, pero se requiere invitación o acreditación.

21 y 22 de Mayo

Sao Paulo, Brasil

www.hospitalar.com

56


Nombre

Tema

Fecha

Lugar

Link

E-Health Conference 2013

El programa se enfocará en los siguientes temas: Impacto, Consumerización y Futuro de la e-Health. La inscripción online está abierta.

26 al 29 de mayo

Ottawa, Canadá

http://www.e-healthconference. com/

MedInfo 2013

Nueva versión del mayor congreso científico acerca de los avances de la informática aplicada a los cuidados de la salud y la gestión de redes clínicas a realizarse en Dinamarca

8 al 12 de septiembre

Copenhague, Dinamarca

www.medinfo2013.dk

I Congreso Iberoamericano de Telesalud y Telemedicina

Incluirá una feria comercial de la tecnología más avanzada en telesalud y telemedicina. Las conferencias estarán a cargo de líderes del sector en Iberoamérica.

12 al 15 de Septiembre

Lima, Perú

http://www.teleiberoamerica.com/ lima2013/index.html

Congreso Argentino de Informática y Salud (CAIS)

La cuarta edición del CAIS tiene como objetivo unificar esfuerzos y vincular las experiencias de los sectores público, privado y académico. Contará con la asistencia de profesionales argentinos y extranjeros.

18 al 20 de Septiembre

Córdova, Argentina

www.cais.org.ar

Congreso de Medicina 2.0

El sexto Congreso Mundial de Medicina 2.0 girará en torno a las redes sociales, las aplicaciones para teléfonos móviles, la investigación biomédica y la atención de salud.

23 y 24 de Septiembre

Londres, Inglaterra

http://www.medicine20congress. com/ocs/index.php/med/med2013

Global GS1 Healthcare Conference Autumn 2013

Reunirá a líderes del sector salud y hará hincapié en la aplicación de soluciones y prácticas de identificación y trazabilidad mediante la adopción de estándares GS1.

1 al 3 de octubre

San Francisco (California), Estados Unidos

http://www.gs1.org/healthcare/

Connected Health Symposium

Symposio orientado a la conectividad en salud, sistemas y equipos.

24 y 25 de Octubre

Boston, Miani, Estados Unidos

http://symposium.connectedhealth.org/

MEDICA

Gran feria y exposición de productos y servicios para la industria de la salud

20 al 23 de Noviembre

Düsseldorf, Alemania

http://www.medica-tradefair.com/

ATA 2014 International Meeting & Exposition (19th Annual)

Encuentro y exposición anual organizada por ATA (American Telemedicine Association).

18 al 20 de Mayo

Baltimore, Maryland, Estados Unidos

www.ata2014.com

MedInfo 2015

Nueva versión del mayor congreso científico acerca de los avances de la informática aplicada a los cuidados de la salud y la gestión de redes clínicas.

por definir

Sao Paulo, Brasil

no disponible aún

57


EMPRESAS TI

LA FÓRMULA MV LLEGA A CHILE: SOFTWARE + CONSULTORÍA ¿QUÉ ES HEALTHSHARE? InterSystems HealthShare® es una plataforma informática estratégica para crear un registro electrónico de salud único que abarque una región, o un país entero. Conecta aplicaciones de gestión clínica, imagenología y laboratorios de cualquier proveedor, crea una visión unificada de cada Registro Clínico Electrónico (RCE) desde cualquier sistema o establecimiento y provee una toma rápida de decisiones a nivel central y en forma distribuida, basada en la investigación analítica de los datos en tiempo real gracias al módulo de minería de datos. HealthShare es uno de los líderes globales de acuerdo al estudio MarketScape de IDC (International Data Corporation), implementado por ejemplo en Suecia para unificar más de 9 millones de registros clínicos de sus ciudadanos en los proveedores públicos y privados, logrando que la información sea accesible en todo lugar, desde cualquier dispositivo electrónico y en todo momento por parte de los médicos, en forma segura y autorizada por el mismo paciente.

58

Bajo el slogan “Si se puede imaginar, se puede implementar”, llega a Chile MV, la mayor comunidad del área de salud en Brasil, con más de 800 hospitales clientes y 200 mil usuarios, presente ahora en nuestro país, hace ya más de un año, junto a Upgrade Chile S.A., su representante oficial local, presente también en Colombia, Perú, México y Angola. MV es una empresa altamente especializada en gestión de salud. Su actividad principal es el desarrollo de software, complementado por servicios de consultoría. Con la estandarización e integración de procesos, garantiza la completa gestión de datos e informaciones, lo que posibilita la excelencia en sus resultados. Las soluciones MV son completas e integrales para el entorno de salud, atendiendo a todos los tipos de negocios: hospitales, aseguradoras, secretarías de salud, unidades básicas de salud, urgencias, centros de atención de especialidades, centros de diagnóstico y asistencia farmacéutica. Asimismo, su solución SOULMV incluye todos los módulos clínicos y administrativos que requiere un hospital público o privado, convirtiéndose en el “alma” de su negocio en salud.



Revista Informatica Medica N° 11 Marzo 2013