Issuu on Google+


Son las 9 de la maĂąana, Xavier PĂŠrez da los Ăşltimos retoques a su nueva vivienda, mientras Richard, su hijo menor, se columpia en la hamaca que ubicaron en su amplia sala.


Pérez tiene 20 años de laborar en la Universidad Centroamericana, tiempo en el que soñó tener una vivienda digna para él y su familia. “Yo anhelaba con tener una casita así, pero a veces no le da a uno, la situación en el país es dura, a duras penas nos alcanza para comer y no llegamos a tener una casa digna, algunos no llegamos a alcanzar y solo soñamos”


“La verdad es que yo nunca me pensé en tener una casa así como esta porque la situación está dura. Yo no le quería creer a mi esposo, yo le decía eso es mentira, si una casa de esas ahorita cuesta, por eso yo me siento orgullosa, feliz y ahora que la veo ya caigo en cuenta, y es para mi un gran

milagro” afirmó con una gran sonrisa Margarita Moreno


Mientras margarita limpia va observando cada detalle de su nuevo casa “Es una gran diferencia porque ahora ya estoy en lo que es mio, tengo una casa para mis hijos y para mi, y le agradezco a Juan XXIII y a los trabajadores que vinieron ayudarnos a hacerla�


UNA vivienda, TRES vidas que cambian


Son las 8 de la ma単ana, el cielo se pronuncia azul y un fresco clima nos da la bienvenida al nuevo hogar de Carmen Cuaresma ubicado en Ciudad Sandino, municipio de Managua.


Mientas prepara el desayuno antes de partir a su trabajo como secretaria en la Universidad Centroamericana, UCA, Cuaresma nos comenta que tiene diez dĂ­as de haber habitado su casa, despuĂŠs de doce aĂąos de andar alquilando.


“He andado por diferentes lugares, incluso estuve alquilando en Tipitapa porque me salía más barato que aquí en Managua y por eso me trasladé para allá y estando allá fue que me salió lo del proyecto. El cuarto donde alquilaba era de 1,700, pero acá en Managua pagaba 100$ por un cuartito donde con costo alcanzaba la cama” comentó Cuaresma


“Yo anduve buscando opciones en urbanizaciones, aparte de que es a 25 años las cuotas son súper elevadas, van de 150$ ó 200 y picos las mensualidades y con el salario que uno tiene es mentira que va a poder. En cambio el monto del Juan XXIII es de 7,500 dólares, más baja en comparación con las urbanizaciones y son alrededor de 67 dólares mensual por 10 años, que es mucho menos de la mitad de lo que hubiera pagado en una urbanización. Incluso me sale más barato lo que voy a pagar aquí por mi casa que lo que pagaba en un alquiler”.


“Me siento muy satisfecha, la casa es segura, tiene lo que uno necesita, aparte que la construcción es excelente, pero la mayor satisfacción es la de saber que dejaré de pagar tanto, y siento la emoción de estar en algo propio”


A como dice el refrán “El casado, casa quiere” y Pedro Pablo Romero, web master de la Universidad Centroamericana, quien recientemente se casó, alcanzó su anhelado sueño de iniciar esta nueva etapa en su propia casa.


“Recientemente me casé. Tenía un ideal de tener algo propio, pero no tenia las condiciones monetarias para optar a una vivienda de las que hay en la oferta empresarial. La oferta de Juan XXIII me preció excelente, la vivienda está bien hecha desde el sentido de los materiales, además de que me dieron la facilidad de buscar un lugar que me gustara y allí construir mi vivienda”” afirmó Romero


“Anteriormente vivía donde una mi tía, en un cuarto mi esposa y yo, pero al salir este proyecto, nuestras familias nos apoyaron en comprar el terreno para poder aplicar”


“Esta es una gran oportunidad, con este tipo de proyecto uno es doblemente beneficiado, porque no hay nada que envidiarle a las viviendas de grandes urbanizadoras. Además, no hay explotación en cuanto a lo intereses, la cuota es accesible, no es como en una urbanizadora que te viene costando dentro de 210 dólares hasta 500 dólares.” comentó


Proyecto

Vivienda Social base del desarrollo humano

“La Responsabilidad Social empieza en casa” Tener un hogar propio era el sueño de diez familias que hoy habitan bajo un techo digno, gracias al apoyo del Instituto de Acción Social Juan XXIII a través de su Programa PRIMERO LA VIVIENDA, la Universidad Centroamericana (UCA), y la Organización Quixote Center.


PRIMERO LA VIVIENDA