Page 1

Era una mañana de otoño, y el pequeño niño llamado Héctor se desidio a hacer una aventura,( a el le encantan las aventuras) y por eso se decidió hacer una, pero no sabía de que. A la mañana siguiente fue a su colegio, el Teobaldo Monster de las Rosas. Pero todos le decían:


-¡Héctor! ¿Tu has oído hablar de la cueva encantada? dicen que hay un montón deleyendas sobre ellas.-le dijeron. -Umm... no he oído nada de nada, perooo… ¡Tengo una idea! -Le dijo el. Entonces Héctor se llevó a un amigo a una esquina, y le dijo: ¿Quieres hacer una ventura con mijo? va hadar un poco de miedo pero no pasa nada. -Umm… ¡Vale!-Le dijo a Héctor. Entonces cuando se acabó el colegio fueron a la casa de Héctor, para preparar una


cuerda, dos botellas de agua, un pan etc.… Ellos quedaron el día siguiente a las cuatro de la tarde, a esa hora se irían a la cueva. Entonces llegó ese día tan esperada, ellos iban caminando a pasa ligero, tenían un poquito de miedo. Llegaron, y se presentaron delante de la cueva. A un más despacio entraron en la cueva, y cuando iban por la mitad, más o menos, se iban encontrando un baboso liquido verde, se paresia gelatina, pero cuanto más se acercaban más baba encontraban.


Cuando llegaron al final del todo se acababa la cueva, pero tenía una puerta con unos escritos. Los dos intentaron abrirla, y después de tanto esfuerzo la abrieron, pero… Se encontraron con un perro de dos cabezas. Ellos dos salieron corriendo, iban corriendo a toda pastilla, resbalandose con las babas, y demás…. Salieron de la cueva y se fueron cada uno a su casa. Al día siguiente fueron al colegio y empezaron a contarle a sus compañeros la aventura que habían


tenido. A ellos se les ocurrió una cosa‌ ¥Era hacer un libro sobre esa historia!


Era una tarde de otoño  

Cuento de alumno de clase informatica a modo de trabajo diario

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you