Issuu on Google+

ALEGRÍA Y CELIBATO Soplan   vientos   tempestuosos   para   la   Iglesia   Católica.   Los   escándalos   vinculados   a  abusos sexuales de menores salpican a diario los diarios e Internet, y no hay telediario  que no se haga eco de esta grosera antonimia de la abstinencia cuaresmal. Y es una  lástima.   Una   lástima   porque   no   se   trata   de   casos   anónimos,   sino   de   tragedias   con  nombres   y apellidos,   tanto  de  las   víctimas   como  de los   pedófilos,  de  vidas   rotas  y  futuros en entredicho. En medio de la contundente respuesta disciplinar que Benedicto  XVI  está orquestando, los medios más anticlericales no cesan en su esfuerzo redoblado  para  hacer  leña  del árbol  caído.  La ocasión  la  pintan calva:  señalar  de hipócritas  a  quienes predican, entre otras cosas, la castidad y la pureza. Y me viene entonces a la  memoria —esa poderosa y voluntariamente maltratada auxiliar del sentido común y la  humildad, otro nombre del sensus comune—, aquello que decía Jesús a los fariseos que  deseaban lapidar a la mujer adúltera, y al propio Jesús con ella: «el que esté libre de  pecado, que tire la primera piedra» (Juan 8, 7). Tal advertencia sigue siendo igualmente  válida hoy. Sin embargo, y dado lo obvio de las consecuencias de tal aviso para navegantes, no me  detendré en una hermenéutica que resultaría moralizante. Pues es mi intento en estas  líneas   huir,   precisamente,   de   una   lectura   moral   de   todo   este   triste   sucederse   de  revelaciones   ignominiosas,   de   rapiñas   y   tristezas   y   vidas   fracasadas.   Creo   que   una  lectura   luminosa   de   lo   que   ha   sucedido,   de   lo   que   está   sucediendo   y   seguramente  sucederá, puede proceder de la revisión de lo que es la esencia del cristianismo. Si  acertamos a comprender los aspectos nucleares de la fe en Jesucristo, entonces quizá  estemos en condiciones, por una feliz coincidencia, de reformular los contrastes de luces  y sombras que nos señalan como seres humanos. Y en las sombras pondremos el pecado  y la culpa y la cobardía, mientras sacamos a la luz el perdón y la humildad y el propio  conocimiento —la sinceridad—. La fe en Cristo es un sí fiducial a una Persona, respuesta a una llamada. Es, por tanto,  encuentro   y   abandono,   y   conocimiento   y   amor   y,   así,   petición   de   perdón   desde   la  conciencia del don recibido. Es alegría y confianza antes que voluntarismo y petulancia  puritana. No hay en el mensaje que es Cristo —Verbum Dei, Lógos, Palabra encarnada — amenaza o reduplicación de la terribilitá del Moisés que baja del Sinaí con las tablas  de la ley. Hay comprensión y amor y gozo: «a vosotros os he llamado amigos» (Juan  15,   15).  Para los  momentos  en que no hemos  actuado  como amigos  de Dios, Dios  mismo   ha   establecido   los   modos   de   volver   a   su   casa   de   Padre:   la   oración,   los  sacramentos. Más allá de eso, es igualmente farisaica la actitud de los coetáneos de  Jesús que la de los nuevos jueces que se rasgan las vestiduras como quien se tiene a sí  mismo   por incapaz  de tales  miserias.  Pobre  conocimiento  de uno mismo  el que  no  desvela en el propio interior las peores vilezas: «yo no sé cómo será el corazón de un  criminal, pero me asomé al corazón de un hombre de bien, y me asusté», escribió un  autor francés del XIX. Vivir   la   fe   en   Cristo   como   moral   es   demasiado   poco.   Es   renegar   del   regalo,   no  agradecer   el   don,   pensar   fatuamente   que   entendemos   el   misterio   de   la   elección,   la  llamada y la Misericordia. Mirar a Jesús precisa contemplarlo como Belleza, y entonces  la ética plana —aun necesaria, pero sólo como consecuencia— deviene Estética  teo­


lógica, y la razón de lo que uno hace comienza a ser la real gana, un cabal sinónimo de  “amor”. Dejamos de vivir en el “no harás esto o lo otro” para pasar al «ama y haz lo que  quieras» de san Agustín. ¿Qué ha sucedido entonces con estos clérigos que han causado tanto dolor, y que tanto  dolor   se   han   causado?   Quizá   la   historia   de   la   conversión   del   gran   actor   Sir   Alec  Guinness nos dé algunas pistas para entender mejor esta barahúnda de bochorno, esta  babel de condenas inmisericordes. Cuenta el actor en su autobiografía de qué modo un  día,  durante un descanso en el rodaje de una serie inspirada en el Padre Brown, el  personaje creado por Chesterton, se alejó paseando, aún vestido con la sotana. Al rato se  acercó un niño que confiadamente le tomó de la mano, mientras le relataba con toda  sinceridad sus cuitas. El genial actor, que hacía tiempo barruntaba ya el amor de Dios y  la necesidad de la correspondiente respuesta por su parte, pensó que si una fe se traducía  en esa clase de confianza filial, entonces allí estaba la Verdad. Poco después decidía  convertirse en católico. Imagino que esa clase de confianza puede surgir sólo desde la experiencia del verdadero  afecto, de la entrega. Aquel niño tenía muy clara la noción de jerarquía, el sentido de la  mediación  entre Dios y los hombres que ejerce el sacerdote. Pero, de haber podido  preguntarle, es muy probable que el chaval hubiese respondido que aquella confidencia  le ayudaba a estar alegre, a vivir en la serena convicción de que Dios le quería con sus  luces y sus sombras. Aquel era, seguro, un niño alegre, una persona feliz. Alegría es otro nombre de Dios. Pero la alegría está enraizada en todo un cortejo de  antesalas del cariño, y sólo aflora cuando uno sabe de quién se ha fiado: en el punto en  que   una   persona   se   da   cuenta   de   cuánto   recibe   al   vivir   en   el   Don,   a   pesar   de   las  contraprestaciones   del   amor.   Pues,   al   cabo,   no   hay  quid   pro   quo  que   no   requiera  renuncia. Y renunciar es, conviene no olvidarlo, decir un sí que es siempre más grande  que otros síes, hacer pie en aquel punto en que la existencia se resuelve en un toma y  daca de generosidad. Vivimos tiempos de hipocresía multicolor, de miedo a la verdad, de impiedad babeante.  Hechos tan dolorosos como éstos deberían servir de acicate para la valentía de un actuar  verdaderamente   justo.   Más   allá   de   las   medidas   disciplinares   que   dicte   quien   tiene  potestad, quizá debiéramos mirar dentro de nosotros mismos y, en el silencio creador,  rogar misericordia y humildad y perdón; y escarmentar en cabeza ajena. Eduardo Segura Fernández Instituto de Filosofía Edith Stein


ALEGRÍA Y CELIBATO