Page 1


Los básicos

imperdibles en tu guardarropa

Todo lo que necesitas es tener un par de piezas clave e ir adaptando tu estilo a lo que más te gusta de las tendencias de la temporada.

Saco:

Color neutro. Café claro, beige, gris. Incluso algún cashmere con tramado sencillo. Al igual que la camisa, es muy importante que los hombros estén a tu medida y que vayas con un sastre para ajustar la cintura.

Cardigan o suéter:

Jeans cortos:

Busca el corte que más se acomoda a tus curvas, y no los laves en la lavadora. Llévalos una vez al mes a la tintorería. Así se mantendrán siempre como nuevos y podrás utilizarlos en cualquier ocasión: saco, camisa, corbata y tacones mortales para una junta en la oficina. Top, cinturón ancho y collares para la cena con los amigos.

Camisa blanca:

Escoge la que te quede exacta en los hombros y que cierre perfectamente bien en la línea del busto. No importa si en la cintura te queda más grande o si las mangas quedan largas. A todas las camisas siempre hay que mandarlas con el sastre para que las ajusten en la cintura. 60%, de esta manera asegurarás su calidad.

Cerrado de color neutro. Busca que el tejido sea muy ligero, que puedas usarlo sobre tu camisa sin que mueras de calor y que también puedas usarlo solo.

Gabardina:

Aquí puedes jugar mucho con el color y el estampado. Verde, morado, naranja. Sólo busca que sea un color que favorezca tu tono de piel. Una gabardina puede acompañarte por más de una década.


Cualquier prenda con estampado tweed o checkers ingleses. Saco, pantalón, vestido, chaleco, no importa. Cualquier tejido clásico convierte el outfit más aburrido en una declaración de moda. Siempre ten cuidado de cómo lo combinas y dale su espacio, los estampados clásicos se merecen ser los protagonistas de tu 'outfit'. Botas negras o café oscuro, sin tacón y a media pantorrilla. De esta manera aseguras que puedas usarlas con vestidos, pantalones, mallas.

Vestido de cóctel:

Debe llegarte justo a media rodilla, siguiendo los dictados de Cocó Chanel. Busca que el corte favorezca tu cuello y brazos. Un par de zapatos, bolsa o pieza de joyería en los que hayas invertido lo mismo que en todo tu guardarropa base. Tus jeans con una camiseta de algodón y tu saco se verán bien en cualquier ocasión. ¿Quieres elevar tu look al nivel de una 'fashionista'? Incluye ese par de arracadas de oro con diseño clásico. O esos tacones hechos a mano. O la bolsa que sólo tienen otras 300 personas en el mundo. Recuerda, no se trata de marcas exclusivas, si no de exclusividad en diseño. Una opción excelente es invertir en artesanía mexicana. Tanto la platería como los bolsos hechos por artesanos mexicanos te colocarán en la mira de todos no importa lo que traigas puesto.

Falda lápiz:

Tradicional y femenina, es el corte superior. Nadie lo pone en duda. Para llevarla basta combinarla con una camiseta de algodón en tono blanco y unos súper tacones. Un bolso clásico al hombro (ya sea una Birkin en tono brillante o una Chanel 2.55 cruzada al estilo bandolera). Y no olvidemos unas buenos aros argolla al mejor estilo J. Lo.

Top Glitter:

Cada temporada sale una versión distinta, lo cual demuestra que nunca pasa de moda. Modelo básico, de escote regular y por supuesto con brillo. Si aún no lo tienes debes ir por uno de ellos. Para llevarlo es ideal un buen jean o un pantalón cargo con chatitas metalizadas al tono

No te olvides de llevar 100% actitud del top. Abrigo de verano: Siempre a la orden para protegernos de los cambios meteorológicos, con un leve toque de nostalgia por el invierno. Acompañado con un pant alón chupín, tacos bajos, camiseta y accesorios lady. El sobre: Aunque los maxi-bolsos sean el último

grito de la temporada, de vez en cuando es bueno vernos distintas. Un sobre llevado bajo el brazo o simplemente colgado en la muñeca va perfecto. Si bien el protocolo lo limita para los eventos sociales de tarde o noche, animarse con uno estampado o colorido durante el día pondrá un toque de glam impresionante a tu vestuario. Buzo Melange: Todas tenemos uno en nuestro guardarropas. Es aquel que nos acompaña en las buenas y en las malas, noble y accesible. ¿Qué más se puede pedir? Para llevarlo con estilo glam no pueden faltar unas buenas perlas negras o blancas en el cuello y una falda véase, por supuesto acompañado de unos lindos zapatos de taco alto o medio. Sandalias Bijou: Con un taco vertiginoso y fantasías en la capellada, son un elemento recurrente de la moda. Seguramente algunas habrá entre tus cajas de zapatos. Llevarlas con un pantalón de


corte masculino o “oversized” y una camiseta básica sorprenderá a todos. Por supuesto no olvidar llevar make up y uñas al tono. Musculosa: Básica y clásica. De seda y de algodón, incluso de modal o jersey, con breteles finitos o anchos. Van con todo y debajo de todo. Una buena combinación es superponer una musculosa de seda sobre otra de algodón, o una de algodón sobre una blusa transparente. Y que no falte un buen collar o cadena con dije. Camisa blanca: Otro comodín, clásica y básica al igual que la anterior. Sus usos son infinitos, desde la mañana a la noche. Desabotonada en el escote, con el cuello levantado y con un buen cinturón a la cintura. Abajo, unos pantalones estrechos o una falda lápiz.

Campera de Denim: Cada año sale una nueva versión, y probablemente ya tengas más de una. Es ideal para llevarla sobre un vestido bien femenino de estampa étinca o bien encima de un vestido de noche (no de gala, sin confundir). Aggiornará tu equipo. La Zarina: Desde que nuestro querido amigo Yves Saint Laurent la elevó a la pasarela se ha convertido en una prenda que queda bien a todas la mujeres y funciona en todas las estaciones. Para darle una impronta urbana nada mejor que acompañarla con una falda lápiz, plataformas doradas y pulseras bien anchas. Pendientes: Todas tenemos y de a millares. Una versión de pendientes clásicos, con influencias art nouveau o siglo XVIII, ya sean en plata u oro,

imprescindibles! Lo ideal es lucirlos con el rostro despejado, poco maquillaje, pelo corto o recogido y una básica camiseta blanca. Shopping Bag: De cuero, buena calidad, amplia. Rectangular, con asas y pocos detalles a la vista. Sirve tanto para la oficina como para ir al súper. Una buena forma de aggiornarlas es agregándole unos pins de strass, otra opción es agregarle un foulard de seda amarrado en una de sus asas. Pashmina: Cada mujer que tiene una en su placard sabe lo que representa, pues es indispensable contar con al menos una de ellas. Puede llevarse con doble vuelta al cuello, sobre los hombro, encima de las piernas. Si hace frío allí debe estar.


original. En la solapa una flor de tela le da un plus de glam. Bikini, 2 piezas o traje de baño enterizo negro: Del más grande al más chico (y siempre acorde a la silueta de cada una) le sientan bien a todas las mujeres. Para actualizarlos basta con una buena túnica para la playa, ojotas ultra chatas en tono nude y un gran sombrero de paja de alas flexibles. Gafas de Aviador: Elle MacPerson no se las quitó jamás. Tú deberías hacer lo mismo. Cuando el sol se oculta, con cristales degradé, acompañadas de un vestido formal. Indispensable para los viajes. Cárdigan Masculino: En lana, indispensable. Se le puede pedir “prestado” al novio, marido o a papá… y nunca devolverlo. Es un elegantísimo e interesante contraste llevarlo sobre una falda lápiz de satén o sobre unos minishorts en la playa. Para marcar la cintura una cinta de gross puede ser muy útil y para las más atrevidas un cinto finito de strass o brillante. Debajo… nada o poquísimo. Jeans Clásicos: Es indispensable tener uno de corte clásico y que no sea el estricto de moda para cuando nos saturamos. El viejo 501 con sus 5 bolsillos es ideal. Llevarlo ligeramente suelto y caído, con tacos altos, un suéter escote V y obviamente un buen color de labios. Trench: Cumple su función de salvavidas cuando más lo necesitamos. Es tan buen amigo de las zapatillas como de los vestidos de cóctel. Bien entallado, sobre un vestido de gasa y con un cinturón importante que reemplace al

En cualquier ámbito, ya sea familiar o laboral, debemos esforzarnos en dar una buena imagen. No es una cuestión de belleza, sino de corrección y buenas maneras, aplicable también a los gestos y las expresiones. Todo estos detalles conforman nuestra carta de presentación, por lo que debemos prestarles atención. Como es obvio hay que mantener una higiene personal impecable. Un pelo sano, unas uñas cuidadas o un aliento fresco son aspectos esenciales en nuestra interacción con otros individuos, al igual que un calzado limpio o una ropa sin manchas ni descosidos y bien planchada.

Resvista avance2  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you