Page 80

—¿Eso lo enfada algunas veces? —Sí. Debemos aprender del maestro, no de él. Para eso vamos a la escuela: para aprender. —Esas palabras parecen de él. ¿Te dice él eso? —Sí, tiene cosas más importantes que hacer. Tiene que administrar la finca. —¿Es una finca grande? —Sí. —¿Sabes dónde está? —No. —¿Nunca mencionan la ciudad o el estado? ¿El nombre de la ciudad? Ella hizo una pausa para escuchar con atención. —No oigo eso. Y volvió a guardar silencio. —Bien, ¿quieres explorar más en esta vida? ¿Adelantarte en el tiempo? ¿O con esto...? Me interrumpió: —Basta. Durante todo este proceso con Catherine, yo me había mostrado reacio a analizar sus revelaciones con otros profesionales. En realidad, exceptuando a Carole y a otros pocos con quienes me sentía «a salvo», no había compartido esta notable información con nadie. Sabía que el conocimiento proveniente de nuestras sesiones era verdadero y muy importante, pero me preocupaban las posibles reacciones de mis colegas profesionales y científicos; por eso guardaba silencio. Aún me preocupaba por mi reputación, mi carrera y la opinión ajena. Mi escepticismo personal se había ido mermando con las pruebas que recibía de labios de Catherine, semana tras semana. Con frecuencia volvía a escuchar las grabaciones y a experimentar nuevamente las sesiones, con todo su dramatismo y su fuerza directa. Pero los otros tendrían que confiar en mis experiencias; aunque intensas no serían con todo las suyas. Me sentía obligado a reunir aún más datos. A medida que gradualmente aceptaba y daba crédito a los mensajes, mi vida se iba volviendo más simple y satisfactoria. Ya no había necesidad de fingir, desempeñar papeles ni ser otra cosa que yo mismo. Las relaciones se tornaron 79

Profile for Ines Miranda

muchas vidas muchos maestros  

obra sobre la reencarnacion

muchas vidas muchos maestros  

obra sobre la reencarnacion

Advertisement