Page 119

—Todos nos asustan. —¿Sabes los nombres de algunos? —No sé sus nombres. Sólo los veo. Hay uno que tiene cuerpo humano y cabeza de animal. Otro parece un sol. Hay uno que se parece a un pájaro; es negro. Llevan una cuerda rodeándoles el cuello. —¿Sobrevives a todo esto? —Sí. No muero. —Pero otros miembros de tu familia, sí. —Sí... mi padre. Mi madre está bien. —¿Y tu hermano? —Mi hermano... ha muerto —recordó. —¿Por qué sobrevives tú? ¿Hay algo especial, algo que tú hayas hecho? —No —respondió. Luego cambió el centro de atención—. Veo algo con aceite dentro. —¿Qué ves? —Algo blanco. Casi parece mármol. Es... alabastro. Una especie de cuenco... con aceite. Se usa para untar la cabeza... —¿... de los sacerdotes? —completé. —Sí. —¿Cuál es ahora tu función? ¿Ayudar con el aceite? —No. Hago las estatuas. —¿En ese mismo edificio marrón? —No... es más tarde... un templo. Algo la inquietaba. —¿Tienes algún problema ahí? —Alguien ha hecho algo en el templo que ha enfurecido a los dioses. No sé... —¿Has sido tú? —No, no... sólo veo a los sacerdotes. Están preparando un sacrificio... un animal... Es un cordero. Tienen la cabeza afeitada. No tienen pelo en ningún lado, ni en la cara... Calló. Los minutos pasaban lentamente. De pronto se puso alerta, como si escuchara algo. Cuando habló, lo hizo con voz grave. Un Maestro se había hecho presente. 118

Profile for Ines Miranda

muchas vidas muchos maestros  

obra sobre la reencarnacion

muchas vidas muchos maestros  

obra sobre la reencarnacion

Advertisement