Page 116

—Tú has aprendido al mismo tiempo que yo —observé —. Hoy hemos aprendido lo de las deudas. Es muy importante. —Recordaré lo que deba recordar —añadió, enigmática. —¿Recordarás estos planos? —inquirí. —No. Para mí no son importantes. Para ti sí. No era la primera vez que yo escuchaba algo así. Eso era para mí. Para que la ayudara, pero también más que eso. Para ayudarme, pero también más que esto. Sin embargo, no llegaba a descubrir cuál sería la finalidad más importante. —Pareces estar mejorando muchísimo —continué—. Aprendes mucho. —Sí. —¿Por qué atraes ahora a la gente? —Porque me he liberado de muchos miedos y puedo ayudar. La gente siente una atracción psíquica hacia mí. —¿Podrás entendértelas con eso? —Sí —no cabía duda—. No tengo miedo —agregó. —Bien. Yo te ayudaré. —Lo sé —replicó—. Tú eres mi maestro. 13 Catherine se había liberado de sus perturbadores síntomas. Estaba sana incluso más de lo que se puede considerar normal. Sus vidas empezaban a repetirse. Yo sabía que nos acercábamos al final. Lo que ignoraba en aquel día de otoño, mientras Catherine volvía a caer en su trance hipnótico, era que pasarían cinco meses entre esa sesión y la siguiente, que sería la última. —Veo tallas —comenzó—. Algunas están hechas en oro. Veo arcilla. Hay gente haciendo vasijas. Son rojas... por el material rojo que usan. Veo un edificio marrón, una especie de estructura marrón. Ahí es dónde estamos. —¿Estás en el edificio marrón o cerca de él? —Estoy dentro de él. Trabajamos en cosas diferentes. —¿Puedes verte mientras trabajas? —pregunté —. ¿Puedes describirte, describir tu ropa? Mira hacia abajo. ¿Qué ves?

115

Profile for Ines Miranda

muchas vidas muchos maestros  

obra sobre la reencarnacion

muchas vidas muchos maestros  

obra sobre la reencarnacion

Advertisement