Page 100

—Tiene muchas cosas que le cubren la cabeza —susurró Catherine —, muchos chales. Es vieja y arrugada. —¿Qué relación hay entre vosotras? —Sólo he ido a verla. —¿Para qué? —Por las cartas. Supe, por intuición, que había ido a consultar con una adivina, que probablemente leía las cartas del tarot. Era un giro irónico: Catherine y yo estábamos inmersos en una increíble aventura psíquica, que abarcaba vidas y dimensiones desconocidas; sin embargo, tal vez doscientos años antes ella había visitado a una parapsicóloga para averiguar algo sobre su futuro. Yo sabía que, en su vida actual, Catherine nunca había visitado a una adivina y no tenía ningún conocimiento sobre las cartas del tarot ni la predicción del futuro: esas cosas la asustaban. —¿Lee la suerte? —pregunté. —Ve cosas. —¿Tienes algo que preguntarle? ¿Qué quieres ver? ¿Qué quieres saber? —Sobre cierto hombre... con el que podría casarme. —¿Qué dice ella al tirarte las cartas? —La carta con... una especie de palos. Palos y flores... pero palos, lanzas o algún tipo de línea. Hay otra carta con un cáliz, una copa... Veo una carta con un hombre o un muchacho que lleva un escudo. Ella dice que me casaré, pero no con ese hombre. No veo nada más. —¿Ves a la señora? —Veo algunas monedas. —¿Aún estás con ella o se trata de otro sitio? —Estoy con ella. —¿Cómo son las monedas? —Son de oro. No tienen bordes lisos, sino cuadrados. Hay una corona en una cara. —Fíjate si las monedas tienen un año impreso. Algo que puedas leer... en letras. —Unos números extranjeros —respondió ella —. Equis e íes. —¿Sabes qué año es ése? 99

Profile for Ines Miranda

muchas vidas muchos maestros  

obra sobre la reencarnacion

muchas vidas muchos maestros  

obra sobre la reencarnacion

Advertisement