Issuu on Google+

FINANZAS PARA ADULTO MAYOR EN COLOMBIA Antes, el retiro o jubilación solía ocurrir en el momento en que la persona tenía ya demasiada edad para seguir trabajando. En el presente nuestra vida es más larga y gozamos de mejor salud, y el retiro es simplemente otra etapa de la vida. Planificar para esta etapa resulta esencial para que el dinero nos alcance el resto de la vida. ¿Cuántas veces ha mirado con admiración a una persona madura porque tiene dinero? Una persona que vive más cómodamente, viaja y no tiene que trabajar para mantener a su familia. ¿Quiere vivir como ellos? Pues es posible lograrlo. Se sorprenderá de ver cómo ahorrar un poquito todos los meses le puede proporcionar una suma de dinero elevada para cuando alcance la edad del retiro. Al proveer en este momento por su futuro se está asegurando una alta calidad de vida en el momento en que se jubile sin tener que depender del gobierno o de cualquier otra entidad. Lo puede hacer usted mismo, y si mira el cuadro siguiente podrá ver cómo el dinero realmente sí se acumula. Si ahorra 2.288.000 pesos por año (¡son sólo 44.000 pesos por semana!), tendrá: Tasa de interés 5 años %

10 años

15 años

20 años

5%

12.155.000 27.671.600 47.471.600 72.743.000

6%

12.401.400 28.998.200 51.207.200 80.929.200

7%

12.652.200 30.395.200 55.283.800 90.189.000

8%

12.907.400 31.871.400 59.734.400 100.676.400

9%

13.167.000 33.424.600 64.594.200 112.552.000

10%

13.431.000 35.061.400 69.898.400 125.965.400

11%

13.701.600 36.788.400 75.691.000 141.246.600

12%

13.976.600 38.605.600 82.013.800 165.114.400

El dinero realmente se puede multiplicar si considera cuidadosamente la tasa de interés que recibe en la cuenta y tiene la disciplina de no utilizar el dinero que está tratando de ahorrar. Planifique con tiempo. Ahorre temprano. Ahorre a menudo. Debe comenzar a prepararse para el retiro lo más pronto posible-en este mismo momento, si no antes. Es fácil posponerlo hasta después de casarse, o de comprar una casa, o lo que sea. Pero cada vez que demore su plan de ahorro para el retiro reducirá significativamente el ahorro total que tendrá cuando llegue ese momento.


Es mejor ahorrar en forma no planificada que no ahorrar nada. Sin embargo, para obtener el máximo de sus ahorros para el retiro, debe decidir adónde quiere llegar y cómo va a alcanzar esa meta.

Decida su estrategia Si comienza a ahorrar temprano para su retiro puede darse el lujo de ser agresivo y colocar el dinero en fondos más riesgosos. Así, si el fondo pierde valor, tiene tiempo de dejar que vuelva a crecer. Pero si ya está cerca de la edad de retiro y de pronto sus inversiones pierden el 40% de su valor, esto tendrá un impacto negativo muy considerable en su situación financiera al retirarse.

El mayor reto que enfrentan las mujeres La desigualdad de ingresos entre los hombres y las mujeres está disminuyendo lentamente-pero "lentamente" es la clave aquí. Y al igual que ahorrar un poco puede conducir a grandes recompensas, disponer de un poco menos de ingresos temprano en el proceso de ahorro puede crear una discrepancia mucho mayor más tarde. Más mujeres que hombres dejan de trabajar para cuidar de los hijos. Este tiempo durante el cual no reciben paga es también un tiempo durante el cual no están ahorrando nada para su retiro. Algunas podrían esperar que el retiro del esposo llene sus necesidades, pero, siendo tan común el divorcio, esta expectativa frecuentemente no se cumple. Sin embargo, el hecho de que los hombres ganan más que las mujeres no es el único culpable de esas discrepancias. Las encuestas han demostrado que las mujeres tienden a invertir menos agresivamente que los hombres. Las mujeres tienden a poner su dinero en certificados de depósito y otras inversiones de menor riesgo y menor crecimiento. Sus fondos de retiro crecen más lentamente y a lo largo de su carrera la diferencia entre las inversiones de alto riesgo y de bajo riesgo puede ser enorme. La madre naturaleza es también parcialmente responsable por esta discrepancia. Como promedio las mujeres viven siete años más que los hombres. Por supuesto, no muchas mujeres se quejan de poder vivir siete años más. Pero no cabe duda de que son otros siete años durante los cuales tienen que sufragar sus gastos de vivienda, alimentación y servicios médicos, y por ello necesitan contar con más dinero ahorrado para el retiro.

Pensiones El empleador dota los fondos para la mayoría de las pensiones, aunque algunas podrían requerir que el empleado también haga contribuciones. Una pensión paga un beneficio


mensual de retiro basado en el número de años que la persona trabajó para la empresa y el salario promedio que ganó. Este beneficio continúa durante el resto de la vida del empleado y probablemente proporcionará también beneficios al superviviente. El momento de pensar en el ahorro para el retiro El tiempo nos enseña a tomar decisiones diferentes a las que hubiéramos tomado en el pasado. Pensaríamos que el momento para invertir llegará “algún día”, cuando la edad nos obligue a prever qué haremos cuando ya no se pueda trabajar como hasta hoy. Mientras tanto, dedicamos el tiempo a la fiebre que nos provoca los primeros sueldos y las primeras compras, satisfacemos muchos deseos y necesidades. En los momentos en que hacemos reflexiones para el futuro, nos decimos “esto para mí es pasajero, estaré unos cuantos años en esta plaza y después me dedicaré a mis propios negocios”. La siguiente vez que reflexionamos, probablemente hayan pasado treinta años. Durante ese tiempo, compramos uno o dos autos, una casa, pagamos por la educación de los hijos y toda su manutención, hicimos viajes. Y ahora que aquel futuro ya ha llegado, parece ser un poco tarde para comenzar un plan de ahorro para el retiro. ¿Cómo hacer un plan de inversión a cinco o diez años si ya quiero retirarme? ¿Qué tanto puedo hacer con lo que tengo ahorrado por medio de mi Afore? Entonces, ¿Cuál es el momento justo para comenzar a planear el retiro? La respuesta es: desde hoy. Entre más jóvenes comencemos resultará más redituable nuestro esfuerzo. A pesar de tener que cubrir necesidades y satisfacer deseos como la compra de nuestro primer auto, la cantidad de obligaciones y compromisos, son menores que los que tendremos en diez años, con un par de hijos en la escuela, que requieren de útiles, uniformes y servicios médicos; además de todas las obligaciones relativas al mantenimiento de un hogar. Es por eso, que el ahorro debe iniciarse en la juventud. La cantidad que podamos destinar a él será mayor, y cuando contraigamos más obligaciones tendremos ya una cantidad importante que trabajará en un plan de rendimientos todos los días durante esos treinta años. El resultado al cabo de ese tiempo, es totalmente distinto y con un gran ahorro a nuestro favor. Así, después de los 65 años, el futuro no parecerá incierto, sino muy prometedor. Con la posibilidad de llevar a cabo un proyecto que ocupe nuestro tiempo y nos permita seguir siendo independientes y autosuficientes, sin perder el ritmo de trabajo al que estamos acostumbrados, luego de una vida de trabajo. Por lo tanto, la decisión del ahorro, no representa solamente un capital, sino una tranquilidad y un impulso para seguir enfrentando el futuro con emoción.

Testamentos


Un testamento es un documento que dispone lo que sucederá con sus propiedades cuando fallezca. También determinará quién heredará su propiedad, quién será el tutor legal de sus hijos, y quién administrará su masa sucesoral, es decir, quién será la persona que se encargará de manejar sus cosas después que fallezca. Si no hay testamento todas estas decisiones se toman de acuerdo con las disposiciones de la ley. El albacea de un testamento es la persona encargada de reunir todos los bienes del difunto y distribuirlos de acuerdo con los términos que se disponen en el testamento. Esa persona también es responsable de: •

Pagar los gastos de los funerales, impuestos y seguro de vida

Obtener los certificados de defunción

Hacer los arreglos funerales y ayudar con el entierro y la publicación de la esquela

Tratar con los acreedores

Manejar las ventas y valuaciones de la propiedad

Llamar al agente de seguro y solicitar los formularios de reclamo

Presentar las declaraciones de impuestos federales, estatales y locales

Notificar a los bancos, aseguradores y firmas de corretaje sobre la defunción

Hacer un inventario de activos y pasivos

Tramitar el proceso judicial necesario para validar el testamento en el registro de testamentos

Abrir una cuenta corriente a nombre de la masa sucesoral (para esto se requiere un número de identificación)

Pagar todas las deudas

Para información más detallada sobre el testamento, las responsabilidades del albacea, y la sucesión acuda a su abogado.

Fideicomisos Por medio de un fideicomiso puede legar su dinero a un beneficiario y seguir teniendo el control de la forma en que ese dinero se utiliza. El fideicomiso le permite designar cómo y cuándo el beneficiario recibirá los fondos. Por ejemplo, puede requerir que los fondos se coloquen en inversiones de poco riesgo y que el beneficiario no tenga acceso a los fondos hasta que llegue a una determinada edad. Igualmente, el fideicomiso protegerá el dinero de los acreedores si dispone que los fondos no se podrán sacar del mismo para liquidar una deuda del beneficiario.


El fideicomiso en vida se establece y dota de fondos mientras su creador se encuentra vivo. Al pasar por el proceso de liquidar la masa sucesoral, los bienes que forman parte de un fideicomiso de este tipo quedan excluidos del trámite de validación de testamento, ahorrando a los beneficiarios tiempo y dinero. Aunque un testamento es un documento público, el fideicomiso, por contraste, es un documento privado y por ello puede ser más difícil de impugnar. El fideicomiso que se establece durante la vida puede ser: •

Revocable-el fideicomiso revocable permite cambios hasta el momento de fallecer su creador.

Irrevocable-el fideicomiso irrevocable no se puede modificar una vez que está establecido.

Poderes Si una persona a su cuidado no puede tomar decisiones por sí misma por tener algún tipo de incapacidad, necesitará un poder para tomar decisiones en su nombre. Evidentemente, los poderes se tendrán que firmar antes que llegue el momento de necesitarlos o la misma ley los puede dar. Hay muchos tipos de poderes. Para obtener información específica o hacer un poder contacte a un abogado.

Decisiones sobre funerales Planificar con anticipación se ha hecho más y más popular a medida que la gente se da cuenta de lo útil que puede resultar tener ya tomadas de antemano estas decisiones. El fallecimiento de un ser querido es siempre un momento difícil de superar. Pero tratar de tomar decisiones durante un momento tan doloroso y abrumador puede ser extremadamente arduo. Puede entrevistarse con diversas funerarias, preguntar sobre sus servicios y precios y decidir cuáles son las opciones más apropiadas para usted y sus seres queridos. Incluir instrucciones específicas sobre los funerales en un testamento o carta testamentaria le asegura que nadie tendrá que adivinar lo que deseaba una vez que haya fallecido. Si se ve en el caso de tomar decisiones inmediatamente después de fallecer un ser querido, hay algunos pasos que le pueden evitar un poco de estrés. Primeramente, si no es imperiosamente necesario tomar esas decisiones inmediatamente, no las tome. Espere a que haya tenido algún tiempo para reponerse. Si es imperiosamente necesario tomar esas decisiones inmediatamente, pida ayuda a algún amigo en quien confíe. Esa persona no estará tan abrumada emocionalmente como usted y le podrá ayudar a tomar decisiones objetivas.

Opciones para cuidar su salud


Dentro de las múltiples actividades que realizamos día con día, existe una muy importante a la que deberíamos prestar más atención: el cuidado de nuestra salud. Conviene que no dejemos pasar la oportunidad de hacernos chequeos de manera constante para monitorear que estemos saludables. Recuerde que lo ideal es contar con un seguro de gastos médicos, que le brinde la seguridad de poder visitar al doctor, hacerse análisis, comprar algún medicamento o hasta ser hospitalizado, cuando lo necesite. Sin embargo, si no ha podido adquirir un seguro, aquí le damos algunas recomendaciones para no descuidar ni su salud ni su presupuesto. Revisiones médicas Las compañías que se especializan en análisis clínicos o chequeos médicos, a menudo ofrecen gran variedad de promociones a los usuarios o paquetes para que las personas se hagan una revisión de forma integral. También, algunas ofrecen tarjetas con las que se hacen aún más descuentos. Otra opción es utilizar la tarjeta del seguro de gastos médicos, gracias a la cual, por estar asegurado, el paciente puede obtener un descuento en el costo de los estudios. En ocasiones, el costo de hacernos chequeos periódicos es mucho menor que encontrarnos en medio de un padecimiento que pudo haberse evitado con previsión. Ahora bien, todos podemos ser víctimas de padecimientos o de accidentes. Cuando nos sorprende una enfermedad, además de los estudios de laboratorio o de otro tipo, las consultas médicas, los traslados y los medicamentos representan uno de los gastos más importantes que hay que solventar. Los medicamentos Hoy en día existen diversas opciones en el mercado para cuando necesitamos algún medicamento. Dichas opciones nos benefician, pues podemos cuidar nuestra salud sin rebasar nuestra capacidad de pago. La recomendación en cuestión de medicamentos es la siguiente: Hay que consultar a nuestro médico en qué establecimiento podemos comprar las medicinas que nos receta, de acuerdo a la fórmula de éstas. El médico debe ser quien determine qué medicinas son las que puede tomar el paciente y si son convenientes para su salud, de acuerdo con su historia clínica. Ahorrar en medicinas puede ser posible gracias a la comparación entre una droguería y otra. Conviene cotizar los medicamentos que nos ha recetado el médico en al menos tres lugares a fin de encontrar el que más se adapte a nuestra capacidad económica, mucho más si estamos en medio de una enfermedad crónica para la cual necesitamos constantemente de los mismos medicamentos.


Otra manera de ahorrar en medicinas es si las recibimos por parte del médico. En ocasiones, ellos obsequian a sus pacientes la mitad o toda la dosis que el paciente requiere. Podemos hablar con el médico y preguntarle si puede brindarnos esta opción. Finalmente, no olvides consultar con tu aseguradora si tiene algún programa de descuentos con alguna farmacia en particular. Alternativas para la salud financiera Algunas empresas farmacéuticas ofrecen programas auxiliares en el tratamiento de ciertas enfermedades. Es decir, que brindan pláticas y orientación a los pacientes y a los familiares de quienes las padecen. Igualmente, existen organizaciones de asistencia social que ofrecen apoyo tanto en la comprensión de la enfermedad como en la obtención de las medicinas necesarias.

FINANZAS PARA ADULTO MAYOR EN ESPAÑA PARA ENPEZAR SE DEBE REVISAR EL PRESUPUESTO Cuando se jubile, usted tendrá que revisar su situación económica. La planificación financiera, incluyendo el ahorro y la inversión, no termina al cumplir los 65 años. Necesitará elaborar un nuevo presupuesto con los importes reales de todas sus fuentes de ingresos y sus gastos actuales. Revise este presupuesto cada año. Si no ha logrado acumular un colchón suficiente para su jubilación, probablemente tendrá que recortar o eliminar gastos. Recuerde que la regla número uno de “gastar siempre menos de lo que ingresa” sigue tan válida después de jubilarse. Los ahorros e inversiones que no retira seguirán generando intereses. Lo que pasa es que ahora usted probablemente retirará más de lo que ahorra, así que los intereses a cobrar y el acumulado total irán disminuyendo en vez de creciendo, como ocurría en los años previos a la jubilación. Tenga cuidado: sus ahorros tendrán que durar muchos años, y si se gastan antes del tiempo, sólo le quedarán las pensiones públicas para vivir.

No olvide aprovechar las ayudas económicas destinadas a los pensionistas. Tendrá derecho a descuentos importantes en abonos de transporte, trenes, hoteles, entradas de museos, teatro y de cine. No siempre le ofrecerán estos descuentos si no los pide, así que siempre conviene hacerlo.


Una vez jubilado, probablemente retire más dinero del que ahorra. Tenga cuidado: si gasta los ahorros sólo le quedará las pensiones públicas para vivir. Las Administraciones estatales, autonómicas y locales ofrecen programas cada vez más completos de turismo y vacaciones para todos los bolsillos, tanto dentro de España como para viajar al extranjero. También se han multiplicado la oferta y aceptación de las numerosas actividades educativas diseñadas para los mayores. En los centros de educación permanente de adultos, ayuntamientos y aulas de mayores, los pensionistas tienen acceso a gran variedad de cursos de formación desde informática e idiomas a jardinería y manualidades, pasando por economía, historia, ciencias, literatura, yoga, Pilates y taichi. Los bancos y cajas ofrecen productos específicos para jubilados. La mayoría de estas entidades ofrecen cuentas corrientes con condiciones especiales e incentivos (anticipos, préstamos, tarjetas gratuitas, premios y viajes, ausencia de comisiones, seguros de accidentes, etc.) para aquellos que tienen domiciliada la pensión. Formas de complementar los ingresos después de la jubilación utilizando la vivienda Si usted es propietario de su vivienda y necesita ingresos adicionales para disfrutar de su jubilación, tiene varias opciones.

Vender la casa Muchos jubilados prefieren vender su vivienda y cambiar a otra más pequeña. Aparte de las ganancias que pueden obtener con la venta, una casa más pequeña exige menos gastos de mantenimiento y menos trabajo de limpieza. También existe la posibilidad de cambiar a un barrio o ciudad donde los precios de viviendas y coste de la vida en general sean menores. Hay que tener cuidado con la implicaciones fiscales de vender la vivienda, ya que se trataría de una ganancia patrimonial, sujeta al pago de impuestos. Vivienda pensión (también llamada renta vitalicia inmobiliaria) Es una fórmula que permite a una persona mayor obtener ingresos regulares, utilizando el valor de su propia vivienda. Se formaliza un contrato de compraventa de la casa con una compañía de seguros a cambio de recibir una renta vitalicia cuyo importe estará vinculado al valor de tasación de la vivienda y de las expectativas de vida del cliente. El propietario se reserva el usufructo vitalicio del inmueble, lo que quiere decir que podrá seguir residiendo en su casa mientras viva. También puede alquilarla a terceros y recibir así ingresos adicionales (por ejemplo en caso de mudarse a otra propiedad, con un hijo o a una residencia).


Con la vivienda pensión el propietario recibe ingresos regulares a cambio de la propiedad de su vivienda. Se reserva el usufructo vitalicio, pero sus herederos no tendrán opción sobre la casa. Desde el momento de firmar el contrato de compraventa, se deja de ser propietario y de pagar todos los gastos inherentes a la propiedad como la comunidad, impuestos y otros. Este producto va dirigido a personas mayores de 70 años, propietarias de una vivienda, y con necesidad de mejorar su calidad de vida. Recibe unos ingresos que suelen ser altos, sin tener que renunciar a su casa. Puede haber requisitos en cuanto al tamaño, ubicación y valor de la vivienda. El inconveniente es que los herederos no tendrán ninguna opción sobre la inmueble.

La hipoteca inversa La hipoteca inversa es otro producto diseñado para proporcionar a las personas mayores, propietarios de su vivienda, la obtención de unos ingresos mensuales adicionales. Pero a diferencia de lo que ocurre con la vivienda pensión, con la hipoteca inversa no se pierde necesariamente la propiedad de la casa. Se trata de un préstamo que se hace al propietario, con la vivienda como garantía. En vez de pagar una cuota mensual al banco como en caso de adquisición de una vivienda, se hace el inverso. La entidad de crédito va prestando una cuota mensual al propietario durante un plazo de tiempo fijado (normalmente entre 10 y 20 años) a un tipo de interés fijo. El importe de la mensualidad estará en función del valor de tasación de la vivienda y el plazo. Con la hipoteca inversa, en vez de pagar una cuota mensual al banco, la entidad de crédito va prestando una cantidad mensual al propietario durante un plazo de tiempo fijado. No se renuncia a la propiedad, pero los herederos tendrán que devolver el préstamo. La persona mayor sigue siendo propietaria de su vivienda y puede seguir viviendo en esta o utilizar el dinero recibido para alquilar o comprar otra casa o para costear una residencia. Cuando fallece, sus herederos tendrán que devolver al banco las cantidades prestadas. Lógicamente, cuantos más años viva y cobre mensualidades la persona mayor, más tendrán que pagar los herederos. Si estos quieren quedarse con la casa pero no tienen ahorros suficientes para devolver el dinero, podrán contratar un nuevo préstamo hipotecario (sólo tienen que pagar el importe del crédito consumido). Si no pueden o no quieren quedarse con la casa, podrán venderla y abonar así la deuda. Este producto tiene ventajas fiscales. La persona mayor no tiene que pagar impuestos sobre las mensualidades que vaya recibiendo y el importe de todas las cuotas pagadas se deduce del valor de la vivienda en el Impuesto de Patrimonio y Sucesiones.


El gran inconveniente de la hipoteca inversa es que no se trata de una renta vitalicia. Si la persona mayor sigue viva al final del plazo fijado para el préstamo, dejará de recibir las cuotas mensuales y además tendrá que devolver el dinero prestado. Si no tiene otros recursos tendrá que vender la vivienda para poder pagar la deuda o, si no, la casa pasará a ser propiedad del banco. Si quiere prevenir esta situación, se recomienda encarecidamente contratar, junto con la hipoteca inversa, un seguro de renta vitalicia. Con este seguro, en caso de sobrevivir al plazo fijado para el préstamo, la persona mayor puede seguir cobrando la cuota mensual el resto de su vida. Si falleciera antes de finalizar el período, los herederos cobrarán la parte proporcional de la prima que se pagó por el seguro. Para poder seguir recibiendo las cuotas mensuales después de finalizar el plazo fijado hay que contar con un seguro de renta vitalicia adicional. No obstante, el seguro de renta vitalicia encarece mucho un producto que ya tiene elevados costes de contratación. El precio del seguro estará en función de la edad, sexo, y esperanzas de vida, pero suele ser costoso. Este coste se ha de añadir a los otros gastos iniciales, similares a los de cualquier préstamo hipotecario y que corren a cargo del cliente: •

Comisiones de apertura

Gastos de notaría, gestoría y registro

Tasación

Impuesto de Actos Jurídicos Documentados

En conjunto, los costes iniciales para contratar este producto con un seguro de renta vitalicia pueden llegar a casi un 10% del valor de tasación de la vivienda. Hay que valorar bien si las cuotas mensuales a recibir compensan este gasto. Por último, aunque no sea un requisito obligatorio, es muy recomendable contar con el consenso de los herederos antes de contratar una hipoteca inversa, ya que les afecta directamente. Planificar la jubilación sea cual sea su edad, debe figurar entre sus objetivos financieros. Sobre todo, debe estimar cuantos años le duraran sus ahorros después de la jubilación. Con la sencilla herramienta de finanzasparatodos "Acumulación de capital para la jubilación" podrá determinar cuánto dinero puede ahorrar si comienza a invertir su dinero. También puede consultar la información que contiene la sección "La economía en las etapas de la vida: Planificando la jubilación" y la ficha número 9 de consejos básicos de economía familiar.


La jubilación debe ser siempre uno de los objetivos financieros prioritarios. Cuanto antes empiece a planificar su jubilación menos esfuerzo le costará. Consulte los productos disponibles para este fin y preste atención a las ventajas fiscales con las que cuentan algunos de ellos.

FINANZAS PARA ADULTO MAYOR E N MÉXICO Las finanzas durante la jubilación Cuidar nuestro patrimonio y planificar la administración de nuestras finanzas es de crucial importancia durante todas las etapas de nuestra vida. Así como te preparaste para comenzar tu vida laboral utilizando las herramientas que tenías a la mano. Así pues, es clave prepararse para la jubilación con aún mayor anticipación y utilizar las mejores herramientas financieras para que esta etapa sea exitosa. El retiro es una etapa ideal para disfrutar de lo que hemos formado en el transcurso de nuestra vida laboral, y para ello es necesario aprender a ahorrar, invertir y administrar nuestros recursos de una manera un tantodistinta. ¿Dejar de trabajar implica dejar de producir? Llegar a la edad de la jubilación no quiere decir que se deje de ser productivo, simplemente existe una transformación en la manera de vivir la vida cotidiana. Al entrar al periodo de jubilación se puede optar por continuar laborando de forma más relajada y menos demandante. Por ejemplo, muchos médicos que laboraban jornada completa para una institución pública o privada, al jubilarse deciden poner un consultorio independiente y atender pacientes algunos días de la semana. Lo mismo sucede con abogados, contadores, dentistas, ingenieros, entre otros. Algunas personas optan por combinar las pasiones de su vida que no pudieron desarrollar durante su etapa laboral con un pequeño ingreso después de su jubilación. Así pues, pueden decidir por abrir un taller de manualidades, pintura, carpintería, jardinería, decoración, etcétera. De esta forma, las personas jubiladas continúan formando parte del sector productivo con la ventaja de llevar una vida más relajada y descansada. Sin embargo, para poder llegar a esto, es necesario planificar y consolidar con antelación un plan de fondo para el retiro. Planeación anticipada Para lograr disfrutar de los beneficios del retiro, es indispensable comenzar a planear desde ahora. No importa en qué etapa de nuestra vida estemos ahorita, nunca es demasiado tarde ni temprano para arreglar nuestro sistema de ahorro para el retiro, o para pensar de qué manera obtendremos sustento cuando suspendamos o bajemos el ritmo laboral (por decisión o necesidad).


Una de las estrategias más utilizadas y efectivas en este sentido es la elección correcta de un fondo para el retiro administrado por una institución especializada. Con la conformación de un fondo de este tipo, los trabajadores persiguen el objetivo de acumular durante su etapa laboral activa los recursos económicos suficientes para poder llevar el nivel de vida deseado después de la jubilación. Para poder calcular cuánto será lo que debemos ahorrar para alcanzar nuestro objetivo, se toman en cuenta la edad a la que se piensa llegar a la jubilación, el monto mensual que se espera recibir durante esa etapa, así como la esperanza de vida (de acuerdo con estadísticas). ¿Quién administra los fondos para el retiro? Existe un buen número de instituciones especializadas en administrar los recursos que destinan los trabajadores y sus empleadores para conformar el fondo para el retiro. Estas instituciones financieras se denominan Afores. Además de las Afores, que se encargan simplemente de administrar el dinero, existen también las llamadas Siefores, que se encargan de invertir el ahorro para maximizar las ganancias. Sin embargo, para aumentar la eficacia de dichos sistemas, es necesario que el trabajador se involucre de manera activa en la administración de sus recursos para el retiro. Es conveniente que se mantenga informado periódicamente sobre su estado de cuenta y los rendimientos que está obteniendo en su Afore. Asimismo, es recomendable que esté al tanto de lo que ofrecen las diferentes Afores del mercado, para, en un momento dado, transferir sus recursos de una Afore a otra, buscando aquella que ofrezca los beneficios mayores. ¿Cómo funciona el fondo para el retiro? El fondo para el retiro se conforma con los recursos acumulados durante el periodo laboral durante el cual se cotiza al Seguro Social o, si se trabaja de manera independiente, cuando se conforma la cuenta individual de ahorro para el retiro. En caso de estar afiliado a la seguridad social, tanto el trabajador, como el empleador y el gobierno federal hacen aportaciones proporcionales al salario percibido para conformar el ahorro para el retiro. Adicionalmente, la Afore, al administrar el dinero genera rendimientos proporcionales al ahorro, mismos que se suman al monto total. Los rendimientos también van en función de las comisiones que cobran las Afores por administrar el dinero. Así pues, se habla de rendimiento neto cuando se menciona el beneficio real que se obtendrá por dejar que determinada institución financiera especializada administre nuestros recursos.

¿Cómo elegir la mejor? La elección de la mejor Afore es una actividad por completo personal. Lo que es ideal para una persona, puede no serlo para otra. Por lo general, es la empresa donde laboramos quien elige la primera Afore que tenemos. Sin embargo, no es obligatorio


mantener nuestro ahorro en esa institución; es derecho del trabajador transferir sus recursos a otra que convenga más a sus intereses y expectativas. Si decidimos cambiar de Afore, es conveniente revisar las tablas de índice de rendimiento neto que se actualiza periódicamente en el sitio electrónico de la Consar (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro). En ellas podremos ver qué Afore ofrece las ganancias reales más altas. ¿Se puede ahorrar más que lo que establecen las cuotas predeterminadas? Sí. Existe la posibilidad de hacer aportaciones voluntarias para incrementar o acelerar la llegada a la meta de ahorro para el retiro. Los trabajadores pueden ingresar dinero a su cuenta de retiro por concepto de aportación voluntaria con la frecuencia y monto que deseen. Como hemos visto, la jubilación puede ser una etapa muy disfrutable de la vida, siempre y cuando se haga la planificación necesaria para alcanzar las metas que cada quien se propone. Por lo tanto, es conveniente estar siempre informados sobre los mecanismos de ahorro para el retiro y las opciones que puedan ir surgiendo en este sentido.


FINANZAS PARA ADULTO MAYOR