Page 16

Pez con patas que los pascuenses llaman patuki. Según la tradición. de este pez nació el hombre. tras clez mutaciones. Este pez vive aún en la isla de Pascua.

da cuenta del despegue! Dice que en toda la isla se pudo oir un enorme estruendo en medio de la noche en que desaparecieron los dioses: "Después de esta noche nada se supo ya de los maestros que habían creado las estatuas. Nadie conoce su fin." y más tarde los propios habitantes de la isla de Pascua intentaron por su partre construir una 14

MUNDO DESCONOCIDO

estatua. cosa que también nos cuenta una leyenda: "Al cabo de algún tiempo (los orejas-cortas) intentaron construir un moai, pero resultó tan feo. que los isleños lo llamaron 'Tai Hara Hura· ... Todavía hoy puede contemplarse esta escultura. y su nombre lo aplican los pascuenses a los niños feos.

Genocidio en la isla de Pascua Prosigamos con la isla de Pascua. Ha pasado una genera-

ción desde la desaparición de los forasteros, y los pequeños orejas-largas ya son adultos. La mayoría de ellos incluso se han casado: con mujeres orejascortas. como es natural. Por regla general, las dos razas convivían en plena armonía. Pero he aquí que cierto día un orejalarga murió en el territorio de los orejas-cortas: En la zona de Vai Matraa, donde según la costumbre de los orejas-largas habría que erigirse la tumba. Así pues, los deudos del muerto pidieron permiso para erigir el túmulo en aquella zona de los orejas-cortas. Pero éstos rechazaron la petición, exigiendo que el cadáver fuera sacado de allí y que fuera enterrado en alguna cueva. donde no molestaría a nadie. Los orejas-largas se sintieron insultados y decidieron una terrible venganza tan pronto tuvieran ocasión para ello. Junto al monte Poike abrieron una profunda zanja de 500 metros de longitud, que todavía es visible hoy, y luego llenaron la zanja de leña. El plan era que los enemigos fueran atraídos a la trampa, arrojados a ella, para prender luego fuego a la leña. Un hombre llamado Toi recibió el encargo de vigilar la zanja y de prender el fuego en el momento oportuno. Pero resul; ta que Toi estaba casado con la mujer orejas-cortas Hangu Neru. Cuando ésta se enteró del diabólico plan. pidió a su esposo poder visitar a su padre. Toi se lo permitió. pues creía que su esposa nada sabía del plan, y si iba a visitar a su padre, los

Los dioses tienen menos dedos y orejas más largas orejas-cortas jamás pensarían que estaba próximo su exterminio. Pero todo sucedió de forma muy distinta ...

Mundo Desconocido número 16  

Número 16 de la revista «Mundo Desconocido»

Mundo Desconocido número 16  

Número 16 de la revista «Mundo Desconocido»

Advertisement