Page 97

88

origen: problemas de tierras, influencia destructiva del narcotráfico y grupos del crimen organizado. En todos ellos prima la inseguridad, es notoria la débil presencia del Estado; las formas democráticas de participación política no los evitan y a veces los estimulan. La causa eminente o el efecto sobresaliente es la inseguridad en que se desarrolla la vida de estas comunidades. En La Tinta, Chisec y Rabinal el ambiente es revulsivo por motivos de presencia de narcotraficantes y recurrentes desencuentros agrarios. En Esquipulas, San Agustín Acasaguastlán y Sanarate hay, en los tres, conflictos por el narcotráfico, pero en el primero por el contrabando y en los otros, además, por desbordes de la criminalidad. La situación es grave: desde 2003 fueron destruidas 10 estaciones de policía y un número igual de edificios municipales y/o casas de alcaldes. Por ejemplo, en San Antonio Huista, en octubre de 2003 los vecinos quemaron cinco autopatrullas y la subestación; en Colotenanago, desde marzo de 2005 no hay policía por amenazas de la comunidad; en febrero de 2003 la turba quemó en Jacaltenango la sede de la policía por una captura que consideraron injusta; los vecinos de Ixtahuacán expulsaron a la policía luego de la muerte de un campesino en protestas en contra del tratado de libre comercio con Estados Unidos (TLC). La conflictividad afecta la vida de más de dos millones de personas. El resumen final de todas las consideraciones y de la información anterior es un lugar común: lo bueno y lo deficiente que se ha encontrado en esta sumaria investigación sobre el poder local y la democracia, forman parte de un intenso proceso de aprendizaje, de una transición difícil. Habría que estar de acuerdo que la democracia guatemalteca también se forma y se prueba en los ámbitos múltiples de lo local, donde los ciudadanos y sus problemas aparecen de forma mas transparente y donde los conflictos pierden su opacidad para exhibirse con toda su crudeza.

Notas Sobre de Democracia y el Poder Local  

Notas Sobre de Democracia y el Poder Local