Page 25

16

ritarias que se mencionaron. De hecho, ésta es la realidad cotidiana actual. En relación con todo lo anterior es frecuente hablar de “construir la democracia desde las bases”, lo cual simplemente alude a otra modalidad de promover la transición a la vida democrática y que sólo es posible si en general prima un ánimo representativo, igualitario, plural. Lo más frecuente es que el régimen se vuelva democrático y paulatinamente se vaya afianzando, por los cambios que en la cúpula introducen las elecciones y que tienda a reproducirse a partir de un centro estatal que sea legítimo. Lo importante es saber cómo juega la política local en la construcción de la democracia local, es decir, en el establecimiento de formas participativas y de organización política, social, económica. En numerosos textos se habla de la extensión de la ciudadanía como un mecanismo para fortalecer la democracia.9 Hay tres maneras de lograrlo que sólo en el plano local pueden ser posibles. La extensión horizontal, incorporando al ejercicio ciudadano a nuevos sectores o grupos, a través de la práctica de los derechos políticos; la extensión vertical o en profundidad, calificando y mejorando el ejercicio de los derechos de los ciudadanos ya incorporados, especialmente a través de prácticas colectivas de sus derechos civiles, sociales y culturales; son los ciudadanos plenos. Y en tercer lugar, la extensión funcional, que es una situación intermedia, vitalizando a los ciudadanos que dejaron de ser activos, y están escépticos, retirados, descontentos, o apáticos. El locus vitae de todo esto es el espacio político municipal, la democracia local.

9. PNUD. La democracia en América Latina. Hacia una democracia de ciudadanos y ciudadanas, Nueva York. PRODDAL, 2005.

Notas Sobre de Democracia y el Poder Local  
Notas Sobre de Democracia y el Poder Local  

Notas Sobre de Democracia y el Poder Local

Advertisement