Page 11

desarrollo económico y progreso social a partir del emprendimiento, lo que fácilmente podemos reconocer en nuestros países con la desconfianza generada por escándalos de corrupción, deficiencias en procesos de justicia, etc. Un último nivel yace en la correlación entre el GEI y el EPI (0.72) que mide el desempeño ambiental de cada país. Si bien la relación es positiva, esta es inferior a la de los otros indicadores lo que nos genera interrogantes como punto de partida para otro análisis más profundo: ¿el enfoque sobre sostenibilidad ambiental es una camisa de fuerza para el emprendimiento a mediano o largo plazo? ¿Qué posibilidad hay de que el emprendimiento esté depredando nuestros recursos en pro del ansiado crecimiento y desarrollo económico?

El siguiente nivel es aún más interesante, pues el análisis correlacional arroja que el GEI y el índice de transparencia o índice de percepción de corrupción (CPI) es de 0.89, lo que nos lleva a pensar que un país desacreditado institucionalmente tendría serios problemas para generar

A fin de enfocarnos más en el desempeño de nuestra región como bloque, los gráficos 3, 4 y 5 nos presentan una clara imagen de la brecha existente entre Latinoamérica, Europa y Norteamérica en todos los índices analizados, que como ya vimos anteriormente, están ampliamente comprometidos con el GDP per cápita. De hecho, las mayores diferencias se denotan en el ámbito de GEI y CPI, reforzando las conclusiones preliminares de que en un país donde no se apuesta por el desarrollo de emprendimiento y que estructuralmente es percibido como más corrupto (a nivel de sector público y privado, incluyendo a la sociedad civil), tiene una clara propensión de restringir su desarrollo y por ende su progreso social.

11

Edicion 11 INCATRAZ  
Edicion 11 INCATRAZ  
Advertisement