Page 1

EL PSIQUISMO

Y LA PSICOPATOLOGíA

DE LOS AFECTOS EN

LOS ADOLESCENTES

Artículo realizado por: DRA. BLANCA ELENA MANCILLA GÓMEZ


Se hablará de La patología de los afectos en el adolescente, normal o delincuente, para que diferencien mejor lo que es patológico. Los Afectos: Se refieren al amor y odio, en cualquiera de sus versiones, ya que los contactos con algo externo, el contacto con la realidad, se llevan a cabo mediante alguna de estas En cuanto a los afectos en relación al odio dos posturas. Se puede al- son: Voracidad, ternar pero prevalece una. Posesividad, Celos, En cuanto a los afectos Rivalidad, amorosos son: Separación, Reciprocidad, Envidia, Bondad, Frustración, Generosidad, Sobreprotección, Cuidado, Sadismo (destruir, desarreglar), Protección, Agresión, Nutrición, Odio Admiración, Belleza, Productividad, Construir, Etc.

Estos Mecanismos primitivos: son muy fuertes, primarios, omnipotentes e intensos porque la ansiedad y el dolor mental son insoportables y los mecanismos

2


son proporcionales a estas emociones por lo que se recurre a la Proyección, Introyección, Escisión, e Identificación Proyectiva. Cuanto menos tolerancia a la envidia, o al odio, se tenga, menos se va a recibir lo bueno; no se recibe para que no se tenga envidia del que puede dar, de la fuente del poder. Cuanto más odio se tiene menos tolerancia se tiene. Cualquiera de los dos, son afectos que invariablemente están involucrados en las relaciones interpersonales, es lo que une a los Objetos amados u odiados, a esta unión se le conoce con el nombre de vínculo. En las relaciones de objeto es decir, en las relaciones entre dos personas o más están presentes los afectos positivos o negativos y es una forma de comuni-

cación entre dos psiques. Cuando hay sintonía afectiva todo va bien, sin esta sintonía el bebé no sobreviviría, ya que es la primera relación afectiva que se tiene en la vida: la de mamá con su bebé. Cuando existe distonía afectiva temprana entre madre e hijo se va formando el terreno psicológico que hace proclive la presencia de la patología de los afectos. La sintonía habla de progreso en el desarrollo porque permite establecer relaciones intersubjetivas porque se comparten afectos, este intercambio inicia desde los 9 - 15 meses de edad e indica que el bebé ya tiene dominio de sí mismo, lo cual se nota porque ya comparte acciones, intenciones e intercambios afectivos, claro que es pre lingüístico; para que

3


se de esta relación intersubjetiva es necesario que los padres lo hayan hecho en su momento, sobre todo el encargado de cuidar al menor. Primero es la relación intersubjetiva, posteriormente se comparten afectos, pero habrá un momento en que ambos se complementen. manifestación afectiva parental como Como la intersubjetivialgo que lo refleja, entendiéndola dad indica desarrollo, encomo una experiencia propia y no tonces también nos habla sólo una imitación. que el niño ya pasó por lo siguiente: Si todo va bien el bebé se convierte • La madre fue capaz de leer el estado afec- en un compañero interafectivo, se comparte experiencias interafectivas y tanto tivo de su hijo. progenitor como bebé se entonan, esto es • La madre o quien sintonía afectiva, se inicia con la resonanlo cuida, manifiesta cia emocional pero al que le resuena la afecto, más allá de convierte en una nueva expresión afectiva. La madre es la encargada de ir afila imitación, que corresponde a lo que el nando el entonamiento con su bebé al comprender exactamente el estado inbebé manifiesta. terno de su bebé y éste también hace lo • El infante leyó esta suyo: comprende los medios para traducir sus percepciones de lo que ocurre afuera

4


para convertirlo en sentimientos internos. Todo esto se da en las interacciones tempranas, se inicia con las conductas sociales las que más adelante se convertirán en un repertorio de afectos, si la madre y su bebé se entonan como si se fundieran y reforman su estado afectivo también lograrán la evolución hacia el lenguaje. El proceso es: el niño primero imita luego se espera que sea capaz de simbolizar hasta lograr un sentido de un sí mismo subjetivo, el último en desarrollarse es el lenguaje el cual va a favorecer también el tener un sentido del otro y diferenciarlo de él, en este momento el bebé tiene 18 meses de edad. En el adolescente el estar en sintonía afectiva le va a permitir saber qué siente y estos sentimientos

son parte de su sí mismo. Por ejemplo el adolescente que es capaz de reconocer que siente afectos agresivos hacia sus padres indica que tiene una relación interafectiva, no importa que esta sea conflictiva. El lenguaje le va a permitir al adolescente narrar su experiencia subjetiva e indicaría que sabe que algo le pasa y es capaz de expresarlo. En la distonía afectiva no se puede estar en contacto con los demás, no se establece relaciones intersubjetivas ni se es capaz de compartir afectos. En el menor infractor hay distonía afectiva además de ser incapaz de utilizar el lenguaje como medio para expresar e interactuar de manera sintónica por lo tanto no se puede narrar qué es lo que le

5


pasa en su propia vida. El adolescente infractor no es capaz de simbolizar porque no logró una relación interafectiva sintónica con la madre. Esto ocurre porque no hubo un proceso intersubjetivo que es la relación preverbal, no compartieron afecto la madre e hijo. Por el contrario en la relación temprana con la madre hubo desentonamiento. El menor infractor experimenta afectos en él y en los demás pero no es capaz de integrar lo que percibe con sus sentidos lo que provoca que la relación afectiva sea distónica porque no reformula su estado afectivo, no lo logra porque no tiene sentido de un sí mismo subjetivo. Pero queda claro que a pesar de estas fallas el adolescente infractor logra una forma de relacionarse

solo que estas están matizadas de ansiedad que no puede traducir a otro significado. Este tipo de adolescentes tergiversan los afectos por ejemplo el adolescente delincuente se porta mal, lo que el adolescente distónico afectivamente puede entender que el que se porta mal le va mejor porque los ven tranquilos. La tergiversación de los afectos se presenta porque el adolescente hace una inversión tanto de las palabras como de los afectos y mediante esta maniobra se apropia de los afectos ajenos. El proceso es como sigue: Primero el infractor imita conductas antisociales de sus figuras persecutorias

6


segundo, incorpora estas actitudes tercero, se identifica con el agresor. De esta manera el adolescente cumple su deseo de ser otro, se siente que es sus figuras punitivas, así es como evita la ansiedad. Los afectos que predominan en el menor infractor son el odio y sentimientos agresivos, hacia sus padres y hermanos. Para quienes quieran más información al respecto consultar la Investigación de González Padilla en 1999 donde diferencia entre menores infractores y no infractores: “Valores, afectos y límites en menores infractores” tesis de maestría. México. Instituto de Investi-

gación en Psicología Clínica y Social. El odio en el adolescente infractor está tergiversado ya que lo que muestra es que está contento pero esto es el odio dirigido a los padres o sus hermanos. En estos casos el conflicto es con la madre y lo refuerza la ausencia del padre. Cuando también hay odio hacia los hermanos generalmente no tienen amigos. El menor infractor presenta: alexitimia (desafectación), anestesia corporal (la madre del menor infractor no fue capaz de acunar a su hijo, por lo tanto no desarrolló un yo piel). Este tipo de adolescentes utilizan el mecanismo defensivo de la PROYECCIÓN, que funciona de la siguiente manera: Al principio lo abrumador para la mente, el

7


bebé lo lanza hacia afuera, por lo tanto el mundo exterior queda impregnado de esto malo (ataca al mundo), así ataca al analista cuando falta o llega tarde a su sesión o a la conferencia. Ataca lo que representa o lo que representa el tema o el espacio. El adolescente con psicopatología de los afectos no siente culpa, ya que hace uso de los mecanismos defensivos y el lector debe recordar que el sentir culpa Implica progreso mental, porque al sentir culpa se dice que “me importa el O”, me preocupa “Cómo quedó el O después de lo que le hice”.

BIBLIOGRAFíA:

Ilustración

Diseño Editorial

ÓSCAR GONZÁLEZ LÓPEZ Sandra Ramírez Vanegas

Sandra Ramírez Vanegas

- González, A (2011) Sintonía y Distonía Afectiva. México. Plaza y Valdés. - Klein, M (1990) Amor, Culpa y Reparación. Tomo I. España. Paidós. - Klein, M (2009) Envidia y Gratitud. Tomo 3. España. Paidós Cap. 6 - Segal, H. (1985) Introducción a la Obra de M. Klein. México. Paidós. - Stern (1991) El mundo interpersonal del infante. Una perspectiva desde el psicoanálisis y la psicología evolutiva. Buenos Aires. Paidós.

El psiquismo y la psicopátología de los afectos en los adolescentes  

El psiquismo y la psicopátología de los afectos en los adolescentes. Artículo realizado por la Dra. Blanca Elena Mancilla Gómez, para cono...

Advertisement