Page 1

El Convertidor de Radio a Video

Juan Ignacio Azpeitia


El Convertidor de Radio a Video ¡No te la puedo creer! – dice Trisoft frotándose la nuca- ¡estos pibes me la sirvieron en bandeja! Pumba, tomá. Ahora aguantate-lá. Las luces en el departamento de Flores están apagadas, se escucha un poco de ruido que viene de Avenida Rivadavia, siempre algún bondi pasa en medio del silencio de la madrugada y a cada veinte minutos, media hora, se escucha el tren para recordarte que el tiempo pasó y seguís colgado de la compu. ¡Esto es lo que estaba esperando, papá! Un montón de giles dispuestos a ponerla toda en internet y esperar a que llegue Trisoft sigue hablando solito, aunque no muy alto para no despertar a la Marce que está durmiendo y mañana labura - Ay ay ay queriditosss!Introducción de guitarra de Eric Burdon… Bienvenidos a otra edición de Mango Roto y Sucundum, esta semana tratamos de llegar lo más cerca posible de la Belleza… MR:- Alguien me llevó a una situación difícil, en una conversación, al censurar yo unas cosas por feas y alabar otras por bellas, haciéndome esta pregunta de un modo insolente: “¿De dónde sabes tú, Sócrates, qué cosas son bellas y qué otras son feas? Vamos, ¿podrías tú decir qué es lo bello?” Yo, por mi ignorancia, quedé perplejo y no supe responderlo convenientemente.(Platón, en Hipias Mayor) S: Arrojarme a tu altura - ¡ésa es mi profundidad! Cobijarme en tu pureza - ¡ésa es mi inocencia! Al dios su belleza lo encubre: así me ocultas tú tus estrellas No hablas: así me anuncias tu sabiduría. El que hayas venido bello a mí, encubierto en tu belleza, el que mudo me hables, manifiesto en tu sabiduría (Nietszche. Así habló Zaratustra) MR: Sucundum siempre tergiversando la esencia de las cosas, siempre buscando la palabra de los desequilibrados mentales. Estoy citando a Platón y me venís con Nietszche! La belleza no es encubrimiento, es una tendencia natural hacia el equilibrio, hacia la armonía. Es lo que todos buscamos, o ¿acaso no encontramos “bello” aquello que nos gusta? S: ¡Qué nada! Disfraz, puro disfraz, quizás hermoso disfraz, pero engaño al fin. El programa de hoy está muy bueno, los argumentos se cruzan sin cesar entre Mango Roto y Sucundum porque al fin de cuentas definir la belleza es como decir de qué lado del mundo estás, si te caés o si girás. Los llamados telefónicos no paran de llegar con mensajes, los oyentes toman partido. Al final ¿podemos llegar a un acuerdo sobre la belleza? ¿Las Super Modelos no son todas hermosas? Entonces la belleza es una cosa objetiva, o por lo menos sobre la que se puede llegar a algún tipo de acuerdo… MR: Queridos oyentes vamos intentar colocar en esta cuestión un poco de objetividad. Vamos a realizar un estudio de tipo cuantitativo para intentar definir si realmente es posible trazar algunas líneas que nos permitan decir donde reside la belleza. S: Obviamente esto no va a andar, es una ilusión más de mi amigo Mango, pero como no cuesta nada y estamos apenas comenzando el programa vamos a darle el gusto. Así es amigos que le vamos a pedir a los felices poseedores que enciendan el famoso Convertidor de Radio a Video1. En el estudio hay dos chicas y queremos que desde su casa digan en cuál de ellas está la belleza y porqué. MR: Pedimos sobre todo seriedad en sus observaciones porque esta es una investigación científica. S: Si, y a esa mayoría silenciosa, a los miles que no tienen el Convertidor le recomendamos como siempre que cierren sus ojos y vean en su mente todo lo que está pasando acá en el estudio. MR: Adelante señoritas por favor. S: No, no, por favor no se saquen la ropa todavía queremos que los oyentes las vean así primero. Qué lomo que tienen, para mí esto es un empate cantado. MR: Shhh callate Sucun, no empieces a crear parcialidad. La señorita X a mi derecha tiene unas piernas bien delineadas parece casi un modelo de Divito. S: Que antiguo que sos, Mango, Divito! Lo que tiene esta chica son dos autopistas delirantes que conducen hacia las profundidades del infinito. 1 El Convertidor de Radio a Video (CRV) es un aparato de existencia mitológica de MR y S y su utilización permitiría a los usuarios el acceso a imágenes a través del aparato de radio.


MR: Observen el desenvolvimiento natural y armonioso de las glándulas mamarias de la señorita Y, a mi izquierda, ¡esto, señores, es la belleza más pura! S: Que tremendo par de glándulas, ¡Mango! MR: Por favor no intenten espiar por los agujeritos del parlante de la radio, calma… El tiempo transcurre levemente en el éter, con Mango Roto y Sucundum, mientras todos van creando en sus mentes las características de X e de Y para poder dar, claro, su opinión científica. Uno a uno empiezan a llegar los mensajes, algunos muy divertidos, otros muy subidos de tono … MR: Y aquí tenemos el mensaje de Pete Jones de Flores que dice: “obviamente la belleza de la chica X está en el detalle del lunar encima de la boca, para comértela toda, mamita. Si todavía no lo tienen, estoy vendiendo el último lote de CRV 03 baratito. Escriban a pete@tuiti.com S: ¿Que es esto Mango? ¡Un auténtico poseedor del convertidor! No habíamos dicho una palabra del lunar ¿Cómo lo supo? ¿Será alguien de adentro de la radio?. MR: Debe ser alguno de tus loquitos Sucundunes… Otro mensaje…. La habitación de Sucundum es la primera entrando desde la calle de una casa tipo chorizo en Villa Luro, le dice “la cocinita” porque tiene una parte de azulejos y durante el invierno la estufa está siempre prendida. La cama de metal está rodeada de una biblioteca desde el suelo hasta el techo con libros viejos y un equipo de música justo al alcance de la mano desde la posición acostado. Tiene un piano vertical más o menos afinado y un par de guitarras y equipos de música siempre diseminados siguiendo rigurosamente la teoría del caos. El teléfono gris y rectangular está generalmente por ahí en el medio de algunos cables y libros. Al mediodía cuando empieza a sonar, Sucun lo busca desesperado mientras vocaliza rápidamente para disimular la voz de dormido. -Hola- dice Sucun tratando de afinar la voz -¿Estabas durmiendo Sucun?- dice Mango que siempre desayuna y lee el diario tempranito. - No, no, estaba leyendo unas cosas acá para el programa, ¿cómo va?-Decime, ¿Quién es PeteJones?- pregunta Mango pronunciando el nombre castellanamente como quien dice “callejones”. -¿Quién? El nombre me suena. ¿Es un oyente, no? ¿El que ayer dijo que tenía el convertidor, no? Se nos pega cada personaje… ¿por qué será? -Entonces admitís que lo conocés. ¿Es uno de tu banda? Es el Perro, o el Laucha o el Búho uno de esos ¿no es cierto?- el tono de reproche de Mango es sutil pero perceptible. -No, no que yo sepa no. ¿Porqué, qué pasó? -Salieron varios anuncios en Internet diciendo que tiene el auténtico CRV 03 y que lo vende con tarjeta -¿Y cuanto pide? ¿Te compraste uno?- pregunta Sucun instantáneamente -Aflojá la mano, che! Este asunto es serio. Está nuestro nombre involucrado y no sé en qué lío nos puede meter, llamalo lo antes posible y decile que la corte- cuando Mango se enoja estira las vocales tipo Pepitito Marrone. -Mirá, Mango ahora, fuera de joda, no sé quién es. Voy a llamar a los pibes y averiguar a ver si alguno anda haciéndose llamar “petejones”-dice Sucun imitando la pronunciación de Mango- Igual te digo que tenemos que tener cuidado. ¿Qué vamos a decir? ¿Que el convertidor no existe?. -No, claro, en eso tenés razón. Fijate a ver si identificás al autor de estas bromas y lo solucionamos antes del programa-Quedamos así, nos vemos en Mi ChaletEntrando en Callao por Rivadavia la Vespa de Mango Roto se detiene en la acera izquierda. Es que lo vio llegar a Sucun que viene de bajarse del 86 atravesando todo el frente del Congreso y lo espera con ansiedad. Sucun se sube al sidecar rápidamente pero no dice absolutamente nada. Mango está nervioso pero se la aguanta, tampoco quiere mostrar la hilacha. -Al fin llegaron, ustedes dos ¿dónde se habían metido?- el recibimiento cordial de Mariel no esconde que algo está dejándola nerviosa. -Mango me encontró acá en la otra cuadra, ¿cómo estamos con el programa?-pregunta Sucun desparramándose en la silla como de costumbre. -El programa está armado ya con el material que juntamos, sigue la Belleza, todo bien, el problema es el hacker, que no sé de dónde salió ni lo que quiere, pero me están volviendo loca- Mariel habla siempre rápido, pero en estos casos es una ametralladora de palabras- No se hagan los que no saben ¿ustedes viven en la luna


de Valencia? ¡Miren como quedó el Gran Diario! La página principal tiene un titular con la diagramación y el tipo de letra normal del diario que dice “Convertidor de Radio a Video. No seas Boludo, no te quedes afuera. Mirá las minas de Mango Roto y Sucundum. Todas las tarjetas” y unos dibujos de minas en bikini con la cara de Mango Roto y Sucundum. Los muchachos miran la imagen absortos, sin poder creerlo, cuando ven que Raúl, el mozo de Mi Chalet, está mirando la imagen desde arriba con una sonrisita maliciosa. -Che, pero salieron lindos en la foto. Porqué no se vienen este año de veraneo con los muchachos, alquilamos siempre una casita en Las Toninas, con esos cuerpitos van a causar sensación- dice entre risas indisimulables Raúl. -¡Son cosas de los amigos de Sucum, seguro que fue alguno de esos animalitos! -Malas noticias Mango, no estamos bajo fuego amigo, los muchachos niegan totalmente cualquier envolvimiento, yo no les creía pero, ahora que veo esto, te aseguro que supera de lejos sus capacidades informáticas - dice Sucum un poco intranquilo con el rumbo de los acontecimientos - vamos a tener que buscar al culpable por otros caminos. -Dice que lleva vendidos más de quinientos aparatos. Los está cobrando cincuenta mangos, es regalado, inclusive yo estaba pensando, si fuera de verdad, me compraba uno para acompañar lo que pasa en el estudio mientras estoy en la producción-dice Mariel y suelta esa risita nerviosa que ya le conocemos hace tiempo. -Podríamos intentar comprar uno para rastrearlo-dice Sucum -¡Darle dinero a ese estafador! Pero mirá que sos loco vos Sucundum, se te ocurre cada cosa. - ¿Cuánto tarda en llegar?-Sucum no desiste de su idea -Esa es la mayor locura, es una fiebre porque dice que solo tiene mil aparatos y que los va a entregar a todos al mismo tiempo, entre la una y las dos de la mañana para que nadie pueda saber de dónde salen - sigue ametrallando Mariel con la información. -No tenemos mucho tiempo, son las diez, quedan tres horas para que empieza el programa- dice Mango consultando su reloj.


-Necesito la Vespa, Mango, pero sin el sidecar. - No hay problema, pero no intentes hacer willie, por favor. Dejemos el sidecar en la radio y después me dejás en el subte que yo voy a ver qué podemos hacer para parar a este loco, si tiene alguna información de depósito para la tarjeta o la dirección electrónica, conozco algunas personas que nos pueden dar una mano con esto. Ni me cuentes tus planes, sólo cuidame la Vespa ¡ahhh mi “dolce vita”!- dice Mango y se pone en movimiento- Mariel, nos vemos en un rato en la radio. -Eso Mariel, acordate, poné Beleza Pura de Caetano en el segundo bloque - se despide Sucun. - Vayan nomás, los espero, tengan cuidado- la mano de Mariel apoyada en la mejilla que se estira levemente, los anteojos de marco grueso, el pulóver de cuello alto marcando los pechos prominentes, todo forma el cuadro habitual de esperas y despedidas que estoicamente sobrelleva la productora. Después de dejar a Mango Roto en el subte de 9 de Julio, Sucun sigue por Corrientes y dobla en Suipacha. Al cruzar Rivadavia, donde cambian todos los nombres, la calle empieza a llamarse Tacuarí y poco a poco se ve cómo el Centro se va poniendo con cara de Constitución, los edificios envejecen, las veredas se ensanchan. Cuando llega a Garay, a Caseros, ya nada queda de los modernos edificios de vidrio, los baches del empedrado hacen saltar a la Vespa y el aire de San Telmo deja lugar a una cosa más espesa, más porteña todavía, cuando cruza Martín García rumbo al misterio barrio de La Boca. Siguiendo por Suarez o tal vez por Brandsen, Sucun se mete en unas calles oscuras hasta que encuentra lo que busca, una fila desordenada de motos, en una entrada sin ningún tipo de identificación.

Mirá quién está acá – grita el Pitufo cuando Sucun se acerca – ¿Qué hacés con ese aparato ahí, fiera?. ¿Me creerías si te digo que se lo afané a mi tía?- Contesta Sucun haciéndose el simpático – ¡Ni a palos!¡ Ninguna tía conseguiría hacer funcionar esa carreta! ¡Hay que patearla mucho para que arranque, me imagino las piernas que tendría tu tía! ¡Jajaja!- Las carcajadas del Pitufo son graciosas porque se ríe mientras fuma y no quiere que se le escape el humo de los pulmones así que suelta y prende y se ríe, todo al mismo tiempo – ¿Que te trae por estos lados? A veces los escucho, me mato de la risa. Estoy buscando a un chabón que va a entregar mil aparatitos todos juntos esta noche y algo me dice que una cosa de esas no puede pasar sin que vos te enteres- Sucun va directo al grano- ¿Estoy en lo cierto?.


Pero, Doctor! - responde el Pitufo jocosamente mientras se llena los pulmones de humo y aprieta la nariz para que no se le escape- ha dado con la persona indicada. Alguna cosa puedo haber oído, pero dígame primero ¿es problema de la ley? Porque en ese caso sabe que no puedo ayudarlo, cuestión de principios, tengo un problema de alergia de chiquito, no puedo estar a menos de 50 metros de un rati, que me broto todo. Me extraña araña, ¿no fuimos atendidos por el mismo problema? – Sucun tampoco es muy allegado a la policía – Es un asunto personal, este chabón nos quiere escupir el asado, está metiéndose con uno de nuestros inventos para hacer una truchada. No sé todavía cuál es la movida pero quiero averiguarlo antes que nos acueste. Sucun le explica toda la situación al Pitufo que promete ayudar. Arman un operativo, se mantendrán en contacto durante la entrega para descubrir quién es “Petejones”. Mango se baja en Ministro Carranza y camina por Dorrego en dirección a las vías del tren. En un edificio antiguo sin ninguna identificación externa lo recibe un hombre gordo con el pelo casi totalmente blanco y una sonrisa bonachona. Usted sabe que el Movimiento está obligado a tener este tipo de información – dice el hombre con tono amable y persuasivo – cuando empezó esta cosa de la tecnología pensamos que no era asunto nuestro, pero hoy en día no se puede hacer nada sin tener los datos de primera mano. ¿Quiere decir que tienen un monitoreo de las operaciones con tarjetas de crédito y de las transacciones por internet? – pregunta Mango que no imaginaba hasta qué punto los viejos luchadores estaban actualizados– Entre otras cosas que no vienen al caso. Su recomendación decía que están buscando el autor de un fraude informático que incluye pagos con tarjeta ¿estoy en lo cierto? – dice el hombre con toda la calma del mundo - ¿Tiene idea cuando se concretaría la operación? Todo se limita al día de hoy – explica Mango- Los pagos, la entrega, todo. Muy bien entonces. Déjeme juntar los elementos, todos los días a la medianoche hacemos una consulta a la base de datos, así que después de las doce ya tendré seguramente la identificación positiva del defraudador – y diciendo esto se levantó cortésmente de su sillón para acompañar la salida de Mango. El programa empieza a la una de la madrugada, con que la respuesta esté a esa hora será suficiente – responde Mango entre ansioso y contento mientras sale. Que le vaya bien, mi amigo, puede ir tranquilo que estamos siempre atentos, escuchándolos - dijo amigablemente al despedirse el hombre del Movimiento. La entrada de la radio está desierta de noche y cuando Sucun llega encuentra a Mango Roto esperando el ascensor. Los dos están contentos, confiados. El ascensor llega y suben en silencio. Ya lo tengo agarrado al guacho, en un ratito te digo quién es – abre el juego Sucun que no sabe quedarse calladoNo te preocupes, la base de datos se actualiza a medianoche, a esta hora el nombre debe estar ahí esperando mi llamadocontesta Mango con cierto paternalismo. ¿En serio? ¿Y cómo lo pensás agarrar?- pregunta desafiante Sucun- mirá que el chabón nunca usa el nombre verdadero y se esconde atrás de un computador… Ay Sucun, vos que sos un pibe tan moderno ¿no te diste cuenta? – los dientes de Mango se le salen de la boca al hablar, de tan canchero – Computador, tarjetas de crédito, está todo rastreado, los “muchachos del Movimiento” tienen todo pinchado. ¿Vos, cómo lo pensabas descubrir? Tengo mis contactos también. La distribución de la mercadería, ahí no hay virtualidad que valga, Petejones tiene que aparecer y darle los aparatos a alguien para que los entregue. Ahí lo agarramos, va a usar motoqueros y los muchachos están conmigo- dice Sucun que todavía le tiene fe a su planBienvenidos a otra edición de Mango Roto y Sucundum, esta semana tratamos de llegar lo más cerca posible de la Belleza… MR: La belleza sigue inspirándonos esta semana y hoy seguramente tendremos más desafío de mujeres bonitas y más discusión filosófica pero antes tenemos que resolver un pequeño problemita, ¿no es cierto Sucun? S: También podríamos encararlo como una de las contradicciones de la Belleza. Porqué cuando somos chicos y hacemos un kilombo realmente horrible llega nuestra madre y dice “qué bonito, eh”?


MR: Eso es lo que le decimos ahora al estafador que quiso engañar a nuestros oyentes vendiendo un falso producto. S:Escuchá bien Petejones. MR y S (a dúo); ¡QUE BONIIITOOO, EH! MR: después de este tema musical revelaremos la identidad del farsante, sigan disfrutando Mango Roto y Sucundum, adelante señor Operador… Mango Roto hace el llamado a la calle Dorrego y a medida que el diálogo se desarrolla su rostro va perdiendo la expresión triunfadora y volviéndose desesperación. ¿Entonces los depósitos fueron para una cuenta en Chile que en realidad tiene los números de un banco uruguayo con sucursal en Suiza y se pierden después de una cuenta falsa de donaciones?- tartamudea agarrándose al tubo- ¿y el numero IP del computador me dan garantía absoluta que pertenece a una región al sur de Madagascar? Si, si entiendo, está en la base de datos, no puede ser mentira, no. Bueno, les agradezco mucho seguimos en contacto, hasta la victoria siempre, claro. Mango cuelga el teléfono desahuciado y vuelve al estudio donde está Sucun esperando las buenas nuevas que no existen. Entonces, Mango ¿quién es Petejones? – pregunta entusiasmado. Como diría tu amigo el burrero, pisó un sapo. Los datos están todos ahí pero dicen que el origen de la operación es Madagascar y que el dinero va para beneficencia, nos engañó, no sé bien cómo, pero lo hizo. ¿El programa llega a Madagascar?-pregunta Sucun en automático. En serio, che, Plan B. Buscá tus contactos. Volvemos al aire. MR: Un poco de suspenso para revelar el autor de esta bella broma. Mientras tanto vamos con mensajes de los oyentes. S: Juan de Barracas dice “por favor esperen para mostrar las minas que recibí un mail diciendo que me van a entregar el convertidor de radio a video en algunos minutos. No lo puedo creer tener el auténtico convertidor!” MR: atención amigos, el auténtico convertidor lo tienen muy pocas personas que por méritos artísticos en relación a esta aventura radiofónica lo han conseguido, cualquier otra cosa no puede ser más que un fraude. S: Yo no sé, vamos a darle la oportunidad a que llegue a ver qué tipo de convertidor ustedes adquirieron… Operador, suelte una musiquita Bella… Enloqueciste Sucun ¿le vas a dar crédito a ese estafador?- protesta Mango. Tranquilo, dejame que hable con los muchachos y después te cuento. A este perejil le vamos a dar el pesto! Jajaja – dice Sucun y sale riéndose. ¿Cómo? ¿En serio me decís Pitufo? ¿Cincuenta direcciones diferentes, en cada una de ellas una parada de diarios y en el techo veinte paquetes con las direcciones y la guita para las entregas? – Sucun no acaba de salir de su sorpresa ante la estrategia usada por Petejones -¿Y qué están haciendo con los paquetes? Te entiendo, no es nada ilegal, la guita para la entrega estaba dentro de cada paquete, los están entregando…. Mango Roto está al lado de Sucun y no lo puede creer. Vuelven al estudio, callados, sin saber lo que van a decir en el próximo bloque, piden un tema más. Escuchan el teléfono tocando enloquecido, deben ser los oyentes denunciando la estafa y culpándolos de todo. De pronto entra Mariel con las manos en la espalda escondiendo alguna cosa. Disculpenme muchachos, sé que fui una boluda, una ingenua, pero la propaganda en internet era tan tentadora…- se mueve para un lado y para el otro en actitud bastante infantil, pero sin mostrar lo que esconde – y fue Sucun el que me dio la idea, que se yo, a lo mejor traía alguna boleta algo por lo que pudiéramos identificarlo. Tomen acá está. El motoquero me dijo que era el último que ya entregaron todos Salimos al aire en diez segundos – diciendo esto, deja el paquete encima de la mesa y sale. MR: Bueno parece que el misterio llega al fin, sólo que lamentablemente no hemos conseguido evitar que se produjera el engaño. Muchos de ustedes, novecientos noventa y nueve para ser más exactos creyeron en la quimera del CRV 03 que ofreció Petejones, y así también fue víctima nuestra incansable Mariel quien, queriendo descubrir al responsable de esta farsa, cayó en sus redes. S: Bueno, esto es lo que querían, esto es lo que Mango Roto y Sucundum van a darles, la oportunidad de usar su aparato, a ver si funciona… Tendremos un show exclusivo para ser observado con el Convertidor de Radio a Video. Los miembros originales que tienen el auténtico podrán verlo y los otros pueden ya abrir sus paquetes negros e intentar alguna cosa. MR: Yo estoy abriendo el nuestro aquí, a simple vista parece una caja negra. Dejenme ver qué tiene adentro. Unos anteojos! Já! Unos anteojos! Qué engaño más burdo, están completamente oscurecidos, con estos anteojos no se ve nada! S: Esperá que tiene un papel que dice instrucciones de uso, capaz que hay que ponerle pilas o algo así. Dice: Instrucciones para usar el CRV 03(válido solamente para el programa de Mango Roto y Sucundum): Colocar los anteojos, y concentrarse en lo que están escuchando, las imágenes vendrán a su mente en forma gradual y de acuerdo con la capacidad de su imaginación….


MR: ¡Por eso no se ve nada! ¡Es lo mismo que cerrar los ojos! S: Si no fuera porque robó toda esa guita de nuestros oyentes ¡le levantaba un monumento al Petejones! Qué cabrón más astuto. Ni siquiera es una estafa. ¡Funciona, claro que funciona! La puerta se abre y entra Mariel en el estudio. Esto nunca sucede, Mariel solo entra en las pausas porque la puerta hace ruido y se escucha el teléfono y cualquier cosa que estén conversando afuera. Mariel entra despacito y agachándose como si fuera a salir en cámara Mariel: Disculpen la interrupción, llego un mensaje de Petejones. Lèanlo MR: Dale, que se ría de nuestra cara ahora, ya nada puede ser peor S: Acá dice “¿les gustó la joda? aprendí con ustedes, Masters! Quédense tranquilos que no estoy en Madagascar… ¿les gustó esa? Ante todo mucha calma, no se lo tomen a pecho, lo de la guita digo, es que realmente la estaba precisando…Hay un pibito en el Hospital de Niños que necesita un tratamiento super caro, los padres no tenían la guita ni ahí. Ahí le dejé los datos a la Hemingway para que lo confirmen, pero duerman sin frazada que la movida estuvo más que justificada, después de todo qué son cincuenta mangos para ver a Mango Roto y Sucundum en colores!!! Aguante, viejis y ya saben cualquier cosa que precisen escriban a pete@ tuiti.com y estaré a sus órdenes. Che, y no me llamo “Petejones”en el barrio me dicen Trisoft. Bytes!

FIN

Querés más de Mango Roto y Sucundúm? Ya leíste el Misterio de Esmeralda? Está en Amazon, ya sé no es gratis, pero no es caro y es tu forma de apoyarnos para que esto siga Hacé click para leer

Mango Roto y Sucundún El Convertidor de Radio a Video autor: Juan Ignacio Azpeitia Ilustraciones: Mariano Lazcano Diseño: Estudio vAz 2013

copyright: MLL

Profile for juan ignacio azpeitia

Mango Roto Y Sucundum. Convertidor de Radio a Video  

Nueva aventura de los héroes de la radioafición porteña, esta vez combatiendoa un terrible enemigo y sus astutas trampas

Mango Roto Y Sucundum. Convertidor de Radio a Video  

Nueva aventura de los héroes de la radioafición porteña, esta vez combatiendoa un terrible enemigo y sus astutas trampas

Advertisement