Page 1


uestra condición de hijos de la Iglesia, bautizados en Cristo, nos sitúa ante esa realidad misteriosa de una Iglesia siempre viva y siempre alentada por la presencia del Espíritu. A pesar de ciertos prejuicios o clichés ideológicos que quieren presentar la Iglesia, Pueblo de Dios y Sacramento de salvación, como una realidad fosilizada, percibimos en ella un dinamismo que supera con mucho la lógica humana. “La Iglesia se inserta en la historia de los hombres, destinada a extenderse por todos los países y, sin embargo, desborda los límites del tiempo y lugar. La Iglesia avanza en medio de las pruebas y dificultades y se ve confortada por la fuerza de la gracia de Dios prometida por su Señor. Así, no deja de mantener la fidelidad perfecta a pesar de debilidad de la carne, sino que permanece como esposa digna de su Señor y se renueva sin cesar por la acción del Espíritu Santo hasta que por la cruz llegue a la luz sin ocaso”1. 1

Lumen Pentium ,9.


En esta perspectiva, la Iglesia que peregrina en Santiago de Compostela acoge con gratitud el nombramiento de monseñor Jesús Fernández González como obispo auxiliar y ora por él y por las labores pastorales que, de hecho, ya ha comenzado a realizar. Inmersos como estamos en un proceso sinodal, con este motivo quiero recordaros que nuestra Iglesia particular necesita de todos y cada uno de sus miembros. Todos formamos parte del Cuerpo de Cristo y como nos ha señalado recientemente el papa Francisco en su Exhortación Apostólica “La alegría del Evangelio”, “ser Iglesia es ser Pueblo de Dios, de acuerdo con el gran proyecto de amor del Padre”2. Estamos llamados a colaborar, cada cual desde su vocación y su misión especificas, en la tarea de reflexionar sobre nuestra realidad diocesana para hacer aquellas propuestas animadas por el Espíritu del Señor, que nos ayuden a revitalizar la acción pastoral en la Diócesis conforme a los criterios del Evangelio. La sabiduría popular ha acuñado la expresión “hombre de Dios” para indicar que alguien trasluce una plena confianza en Cristo, Hijo del Dios vivo, y conforma su vida con Él. En mi homilía de la ceremonia de ordenación episcopal de D. Jesús, indiqué que “no se puede estar al servicio de los hombres sin ser antes siervo de Dios. 2

Evangelii Gaudium, 114

Y no se puede ser siervo de Dios si antes no se es hombre de Dios. Sólo así, el obispo puede vigorizar la vida religiosa asumiendo los sufrimientos apostólicos por la difusión del Evangelio, la defensa de los débiles y la constante atención al Pueblo de Dios, sin olvidar a los alejados, confiando en la acción interior del Espíritu y estando siempre cercano a todos, desde el más grande al más pequeño”3. Siendo este uno de los aspectos del ministerio episcopal, no se debe olvidar que el compromiso evangelizador atañe a todos los miembros de la Iglesia pues “la evangelización es tarea de la Iglesia. Pero este sujeto de la evangelización es más que una institución orgánica y jerárquica, porque es ante todo un pueblo que peregrina hacia Dios”4. ¡Ojalá que llevemos a la oración y a nuestro trabajo sinodal este compromiso evangélico! + Julián Barrio Barrio, Arzobispo de Santiago de Compostela

3 4

Pastores gregis, 11 Evangelii Gaudium, 111.


epe “dos queixos” tenía la delictiva costumbre de robar lácteos preciados para venderlos después en lejanas ferias. Un día, acudió al mercado una víctima suya. Inocente ella, vio la buena pinta de los quesos y Pepe, sin rubor, le dio a probar susurrando: “Come, neniña, come, que do teu comes”. Aumenta la distancia entre los que más tienen y los que menos. Además, los que han recibido formación cristiana y gracia de Dios, comienzan a sentirse “raros” entre quienes sólo han oído hablar de su bautismo. Riquezas, dones o cualidades han sido concedidos para el servicio y provecho de los hermanos. Si no, se pudrirán. Caos en la querida Venezuela; crisis en Ucrania; calles apocalípticas, llenas de hambrientos en Damasco… Se dibujan escenas de un mundo revuelto. Escapar. Atrincherarse. Sangre en las manos. Unos, para sobrevivir; otros, para seguir privilegiados. Fuimos creados a imagen de Dios. Nadie tiene más dignidad que nadie. Hay gente postrada en lechos de dolor que atesora una sabiduría inaudita. Y personas en el vientre materno con un potencial asombroso. Pero sus voces interesan poco. Mucho menos que el glamour de alguien subido a un atril, delante de micrófonos, focos, cámaras y audiencias. “E, ¿de qué falou? Non sei. Pero ¡qué ben o fixo!”. El que más y el que menos, se hace preguntas. Todos queremos ser felices. La voz de Dios sigue sonando en esta Diócesis. La Barca de Santiago, guiada por D. Julián, cuenta ahora con la ayuda de D. Jesús. Para el servicio del Pueblo de Dios. También para los que se han colgado la etiqueta “sin-Dios” y perciben que el camino es el amor.


De la carta ante el nombramiento del nuevo obispo auxiliar

u Santidad, el papa Francisco, el día 10 de diciembre nombraba Obispo Auxiliar de la Archidiócesis de Santiago de Compostela a D. Jesús Fernández González, sacerdote del Presbiterio Diocesano de León, Vicario General de dicha Diócesis. Más allá de un acontecimiento en la realidad histórica de la vida pastoral de nuestra Iglesia Particular es un don de Dios por el que debemos dar gracias. Siendo en la función pastoral de los obispos la razón suprema el bien de la grey del Señor, la vida diocesana se ha visto enriquecida con este ministerio episcopal. El Concilio Vaticano II nos dice que “entre los varios ministerios que desde los primeros tiempos se vienen ejerciendo en la Iglesia, según el testimonio de la Tradición, ocupa el primer lugar el oficio de aquellos que, ordenados obispos por una sucesión que se remonta hasta los primeros orígenes, conservan la semilla apostólica” (LG 20). Sin duda podemos contar desde ahora con una ayuda inestimable y necesaria en la vida pastoral diocesana. El Obispo Auxiliar es llamado a compartir las preocupaciones del Obispo diocesano, ejerciendo sus funciones en unión de acción e intenciones con él (cf. c. 407)”. + Julián Barrio Barrio, Arzobispo de Santiago de Compostela


al y como prescribe el ritual romano para la ordenación de los obispos, esta comenzó, tras la proclamación del Evangelio, con el cántico del “Veni, creator”. Siguió con la presentación del candidato y la lectura del correspondiente mandato apostólico. Fue entonces cuando nuestro arzobispo D. Julián -obispo ordenante principalpreguntó a D. Jesús Fernández acerca de los deberes que iba a contraer con la consagración. Siguió la llamada “súplica litánica” con la letanía de los santos cantada.

Tras ella tuvo lugar el momento central de la celebración: la imposición de manos y la plegaria de ordenación. El rito se completa con otros significativos gestos: la unción de la cabeza del candidato, la entrega del libro de los evangelios y de las insignias episcopales (anillo, mitra y báculo) con sus correspondientes oraciones. Concluido todo ello, se canta el “Magníficat” y la misa continúa con la liturgia eucarística. Al finalizar la eucaristía, el nuevo obispo, acompañado por el obispo de León y obispo auxiliar de Toledo, recorrió las naves de la Catedral impartiendo la bendición.


sta Iglesia compostelana se alegra en el Señor al ser ordenado D. Jesús como Obispo Auxiliar, según la tradición apostólica, mediante la oración y la imposición de las manos como signo de protección y de total propiedad de Dios que le dice: “Te he llamado por tu nombre, tu eres mío”. Mi cordial felicitación para ti, querido hermano, para tus padres, familiares, amigos y conocidos. Saludo con fraternal afecto al Sr. Nuncio, a los Sres. Arzobispos y Obispos, al Sr. Secretario General de la Conferencia Episcopal, a los miembros del Cabildo, sacerdotes, consagrados, diáconos, seminaristas y fieles diocesanos de Santiago, de la diócesis de León y de otras diócesis hermanas, a las autoridades, a los radioyentes y televidentes. Mi filial agradecimiento al papa Francisco. El profeta Isaías nos dice que el enviado del Señor trae la liberación y la curación proclamando la obra liberadora de la gracia que concierne a todo hombre necesitado de perdón y sin capacidad de curarse a si mismo. Por eso Dios ha derramado su espíritu en nuestros corazones para transformarnos desde dentro, “como el suelo que echa sus brotes y como un jardín que hace brotar las semillas”. El enviado debe acercarse al hombre herido en cualquier circunstancia, y sentirse partícipe de la alegría del Espíritu de Dios que llama y envía para dar la buena noticia a los que sufren, vendar los corazones desgarrados, proclamar la amnistía a los cautivos y a los prisioneros la libertad. No puede describirse

mejor una misión, ni más claramente en medio de tensiones culturales, sociales, y religiosas que afligen también a los hombres de nuestros días. En el sucesor de los apóstoles, “más allá de todas las preocupaciones y las dificultades inevitablemente asociadas con el fiel trabajo cotidiano en la viña del Señor, debe prevalecer sobre todo la esperanza”. El ministerio episcopal ha de alentar la esperanza de quienes, amenazados por mitos ilusorios y por el pesimismo de sueños que se desvanecen, y afligidos por las múltiples formas de pobreza, “contemplan a la Iglesia como monte de las Bienaventuranzas”.


“Tened cuidado de vosotros y de todo el rebaño sobre el que el Espíritu Santo os ha puesto como guardianes, para pastorear la Iglesia de Dios” (Hch 20, 28), escribe san Pablo. Valorar el significado de estas palabras, exige asumir responsablemente la tarea que Dios nos encomienda, y tener en gran aprecio a la comunidad eclesial que es propiedad de Cristo pues la adquirió con su sangre y la ama infinitamente. No faltan las dificultades fuera y dentro de la comunidad cristiana que buscar diluir nuestra fe: “Incluso de entre vosotros mismos surgi-

rán algunos que hablarán cosas perversas, para arrastrar a los discípulos en pos de sí” (Hech 20, 30). Si la fe no es una, no es fe. “Como servicio a la unidad de la fe y a su transmisión íntegra, el Señor ha dado a la Iglesia el don de la sucesión apostólica”. Por eso, hemos de fiarnos de Dios y de su palabra de gracia “que tiene poder para construirnos y hacernos partícipes de la herencia con todos los santificados” (Hech 20, 32). Presidir la comunidad cristiana en la caridad exige servir en vigilancia y fidelidad, sin cálculos ni condescendencias con uno mismo. “El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo” (Mt 20,26-27). “Para los


discípulos que quieren seguir e imitar a Cristo, el servir a los hermanos ya no es una mera opción, sino parte esencial de su ser. Un servicio que no se mide por los criterios mundanos de lo inmediato, lo material y vistoso, sino porque hace presente el amor de Dios a todos los hombres y en todas sus dimensiones, y da testimonio de Él, incluso con los gestos más sencillos”. La lógica del Evangelio no es la del poder ni la de la ambición sino la del servicio y de la gratuidad, camino elegido por Jesús para hacer presente el amor de Dios en el mundo.

“¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber?”. “Podemos” (Mt 20,22). Beber el cáliz es abajarse para ser levantado; ser último para ser el primero; hacerse pequeño para ser grande y acoger siempre la voluntad del Señor, sabiendo que el amor es lo que da valor y dignidad a la actitud de servir a quienes no cuentan en nuestra sociedad, heridos por tantas dolencias. El cáliz amargo de los demás no nos puede ser ajeno. El testimonio de Santiago y Juan nos compromete a ser “fieles custodios de la Buena Noticia que los Apóstoles transmitieron, sin


ceder a la tentación de alterarla, disminuirla o plegarla a otros intereses, y nos transforma a cada uno de nosotros en anunciadores incansables de la fe en Cristo”. El nos llama a beber su cáliz que se convierte siempre en cáliz de bendición (cf. Is 51, 17-22). Llamados a ser en verdad ministros de la comunión y de la esperanza para el pueblo santo de Dios hemos de considerar que “no se puede estar al servicio de los hombres sin ser antes siervo de Dios. Y no se puede ser siervo de Dios si antes no se es hombre de Dios”. Sólo así, el obispo puede vigorizar la vida religiosa asumiendo los sufrimientos apostólicos por la difusión del Evangelio, la defensa de los débiles y la constante atención al pueblo de Dios, sin olvidar a los alejados, confiando en la acción interior del Espíritu y estando siempre cercano a todos, desde el más grande al más pequeño (Pastores gregis, 11). Toda iniciativa episcopal servirá á verdadeira renovación da Igrexa en tanto contribúa a mostrar o fascinante esplendor da verdade e da auténtica luz que é Cristo mesmo. A proposta evanxelizadora ha de facerse sempre

dende o corazón do Evanxeo, proclamando que Deus nos ama infinitamente en Xesús Cristo e fai posible a nosa plenitude, abrindo o noso corazón aos outros. Tendo como referente o exemplo dos santos pastores, habemos de transmitir a fe “non con palabras sabias para non desvirtuar a cruz de Cristo”, nin por consenso humano, senón como unha revelación divina, para uns, mensaxe de salvación, para outros, pedra de tropezo e escándalo. Pero a verdade cristiá é atraente e persuasiva precisamente porque responde á necesidade profunda da existencia humana. Como “administradores dos misterios de Deus” (1Cor 4, 1s), a nosa inquietude é conducir aos homes cara a Xesús Cristo quen máis alá dá estratexia, pídenos a prudencia que significa buscar e actuar conforme á verdade e que esixe a razón humilde, disciplinada e vixiante, que non se deixa levar por prexuízos. Quen non serve á verdade, non serve á unidade. Cristo dinos: “Tede confianza”. Querido irmán Jesús, ves a unha comunidade diocesana en que sentirás a necesidade de querela porque te sentirás fondamente querido por ela. Todos che desexamos un ministerio episcopal longo e cheo de froitos. Deus preocúpase por ti, mira pola forza da túa vocación e da túa misión. Na comuñón co Papa Francisco recibe gozoso o don do ministerio episcopal. Encomendámosche á intercesión do Apóstolo Santiago e da Virxe Santa María. Vivamos a nosa existencia menos expostos aos medos, pois somos discípulos de quen venceu ou mundo. Amén.


lgunas personas nos han preguntado cómo surgió el Coro que animó la ordenación episcopal de d. Jesús. Pues bien, durante algo menos de un mes estuvimos convocando abiertamente a través del blog diocesano a todas aquellas personas interesadas en vivir una experiencia de comunión eclesial a través de la música. A esto se le sumó el contacto personal con algunos párrocos, responsables de grupos y movimientos, superioras, etc. Sintiéndolo mucho, llegar a todos en tan poco tiempo nos ha resultado imposible, mil disculpas por ello. La próxima vez intentaremos organizarlo con más tiempo y mejor para que sean muchos más los que tengan la oportunidad de dar gloria a Dios a través del canto en este espíritu de comunión. Tuvimos ocasión de reunirnos una vez para ensayar y en ese momento observamos que la convocatoria había superado con creces las expectativas (Coro en marcha). Finalmente nos reunimos noventa personas entre las que

se contaban niños, jóvenes, adultos y ancianos; laicos, sacerdotes y religiosas; todos ellos de parroquias, movimientos y congregaciones de nuestra diócesis que se habían animado a colaborar solos, en grupo o familia. Sin duda ha sido un experiencia extraordinaria, muy de Dios. En la que se respiraba “diocesaneidad” por todas partes. Se ha creado tan buen ambiente que enseguida comenzaron a circular vídeos, fotos e impresiones sobre lo vivido pocas horas después de la celebración. Oscar Valado Sacerdote


¿Cuándo decidiste que querías ser obispo?

‘Barca de Santiago’ lanzó, a los niños de las parroquias de la diócesis, la propuesta de que enviaran preguntas a D. Jesús. De esta manera sus catequistas tuvieron la oportunidad de aprovechar la ocasión y hablarles de lo que es un obispo y quién era nuestro nuevo obispo auxiliar.

D. Jesús Fdez.: Os agradezco la pregunta que me permite aclarar algo importante. En la vida profesional, estamos acostumbrados a que cada uno elige el trabajo que le gusta y que le es posible desempeñar. Pero no sucede exactamente así en el terreno vocacional. En este campo, más que elegir nosotros, es Dios el que nos elige y nos llama; el que quiere seguirle se limita a decirle que sí. Así lo hice yo hace treinta y tres años, cuando dije definitivamente que sí a la llamada al sacerdocio y fui ordenado presbítero, y así lo he hecho recientemente, cuando la Iglesia me propuso el episcopado y nuestro Arzobispo D. Julián me ordenó obispo.

¿Por qué va vestido así? D. Jesús Fdez.: Cada una

de las prendas que se pone el obispo tienen su significado. Algunas las comparte con el sacerdote, otras le son propias. En cualquier caso, sirven para hacer más visible la presencia de Jesucristo Buen Pastor entre nosotros.

¿Siempre ha sido bueno? D. Jesús Fdez.: Tal vez no

sea yo el más indicado para


contestar a esta pregunta. No obstante, si hago caso a lo que dice la mayoría de la gente que me conoce desde niño, diría que siempre he sido bastante formal. No obstante, el reto más importante para todo cristiano y por supuesto también para mí es ser, no solamente bueno, sino también santo, es decir, ser de Dios. De este modo, podremos ser de verdad servidores de los demás, tal como nos recordaba nuestro Arzobispo D. Julián en la homilía de mi ordenación episcopal.

¿De qué equipo de fútbol es? D. Jesús Fdez.: No soy de un equipo

sólo. Desde hace muchos años siento simpatía por la Cultural Leonesa y por el Sporting de Gijón. Últimamente he añadido a la lista al Compostela, al Deportivo de la Coruña y al Pontevedra, por citar a los equipos más representativos de la Diócesis.

¿Está casado? D. Jesús Fdez.: El día 8 de febrero,

fecha de mi ordenación como obispo, el Arzobispo me impuso un anillo con la imagen del Buen Pastor. Se escenificaba así mi amor fiel y generoso a la Iglesia a la que voy a servir y que me reafirma en la renuncia a tomar como esposa a una mujer, tal como hice ya en la ordenación diaconal y presbiteral.

¿Tiene hermanos y padres? D. Jesús Fdez.: Efectivamente, ten-

go padre y madre aún vivos. También viven mi hermano y mis dos hermanas.

¿Tiene dinero? D. Jesús Fdez.: Mi consagración a

Jesucristo y a la Iglesia hace que el dinero no esté entre las cosas que me preocupan. Afortunadamente, tengo el dinero suficiente para vivir con dignidad, para desarrollar adecuadamente mi servicio como obispo, e incluso para ayudar a alguna institución benéfica y a alguna persona que lo necesita.

¿Cuál es su comida favorita? D. Jesús Fdez.: Me gustan mucho las patatas con carne, los huevos fritos, las legumbres, el pulpo con cachelos…

¿Dónde vive? D. Jesús Fdez.: Vivo con los educa-

dores y con los jóvenes que se preparan para ser sacerdotes en el Seminario San Martín Pinario, en Santiago de Compostela.


Os inicios: o estrato cultural dos nosos devanceiros noso actual ano litúrxico foi configurándose moi lentamente a partir dun contexto antropolóxico amplísimo. Nos alicerces da nosa cultura, nos pobos que construíron a nosa civilización,... podemos atopa-los primeiros modelos de estruturación do tempo celebrativo. Os antecedentes culturais do noso mundo occidental (ben sexa en Mesopotamia, ben sexa no mundo grecorromano ou nos elementos camito-semíticos presentes aínda entre nós) sinalan puntos coincidentes na fixación dun calendario para as celebracións relixiosas. Imos agrupar en cinco apartados algúns destes elementos culturais. Un dos marcos máis antigos é o astronómico. Do movemento dos astros provén, por exemplo, a nosa semana de sete días. O camiño da Lúa, do Sol e dalgunhas estrelas, que nos circundan (dende o punto de vista dos homes da antigüidade), marcou no calendario elementos moi importantes. A alternancia da escuridade e da luz, os solsticios e os equinoccios,... estableceron festas dende os primeiros tempos. Outro dos marcos máis importantes é o climatolóxico e estacional. Sabemos do significado relixioso das festas asociadas á primavera e ó outono. Coñecemos ben a expresión litúrxica indicada para cada paso polo verán ou polo inverno. Tamén, os labores do campo influíron de forma decisiva na inclusión permanente de elementos no calendario

litúrxico. Festas da labranza, polo tempo da colleita ou na época de sementar,... enchéronse de accións de gracias ou de peticións a Deus. Celebracións relixiosas conmemoraban acotío o movemento dos rabaños en camiño cara ós pastos. A recolección dos froitos foi, tamén, un momento de louvanza ó Creador. Un cuarto marco son os acontecementos do ciclo da vida das persoas. Temos ben identificados os “ritos de paso” nas civilizacións pretéritas. No momento do nacemento, tódolos nosos antecedentes culturais tiñan fixada unha celebración relixiosa. Do mesmo xeito sucedía para o paso á vida adulta, para a entrega dos votos matrimoniais ou para o pasamento dos defuntos.


Sen esgotar con isto o tema, citaremos en quinto lugar os rituais que sinalaban a conmemoración de feitos históricos de sonada relevancia. O recordo e celebración de vitorias militares, as súplicas para que non sucedesen novamente catástrofes naturais, as festas por mor do nacemento dun herdeiro do rei,... son algúns exemplos desta unión entre historia e liturxia.

A configuración xudeu-cristiá Dentro xa da nosa tradición relixiosa, podemos atopar cuestións moito máis concretas e definidas. Así pois, case todo o que chamamos ciclo litúrxico estaba xa presente dalgún xeito na tradición xudía. A semana cristiá de sete días podería ser un exemplo deste feito. Tras herdala claramente do xudaísmo, moi pronto foi reconfigurada en torno ó domingo, día da Luz de Cristo, do Sol, o día da nova creación, o primeiro día da semana. Así, deixou de celebrarse o “sabat”, para resalta-la centralidade da Resurrección do noso Señor. Podemos dici-lo mesmo da Pascua, a festa das festas dos cristiáns. O “pesaj” xudeu da liberación da escravitude en Exipto foi mudado na Pascua da Resu-

rrección. Esta solemnidade da Pascua é, precisamente, o elemento central de todo o Ano Litúrxico cristián. Da fixación da data da Pascua (no domingo seguinte á primeira lúa chea da primavera) dependen tódalas festas movibles do noso calendario. O período de oración e penitencia que precedía á Pascua é o antecedente da nosa Coresma de corenta días. Ademais, os cincuenta días de alegría pascual culminan, coma no mundo xudeu, coa festa de Pentecostés, que foi renovada pola presenza do Espírito Santo. Con respecto ó tempo de Advento e ó Nadal, deberemos achegarnos máis ás celebracións romanas de orixe pagá. O “adventus” consistía na celebración relixiosa pola chegada dunha divindade, que viña habitar nun templo pagán durante unha época do ano. Os cristiáns (primeiramente os das provincias romanas da Galia e de Hispania) utilizaron esta palabra para indica-la festa da vinda do Señor: a vinda que supuxo o seu nacemento (habitou entre nós, fíxose carne) e a vinda definitiva nos tempos escatolóxicos. Para o Nadal é ben coñecida a relación co solsticio de inverno (festa pagá do Sol Invicto, do culto de Mitra), que os romanos celebraban


amplamente. Xesús é o noso verdadeiro Sol, a Luz que alumea nas tebras do día máis escuro do ano. Non é de estrañar que se configurasen, pois, en torno ó 25 de decembro moitas festas relacionadas co nacemento do noso Señor. Como se pode apreciar facilmente, o cristianismo retomou os elementos celebrativos do xudaísmo e deulles un novo significado, por medio da variación dalgún elemento (incluso substancial), que aportaba a novidade da plenitude da revelación en Xesucristo. Somos, pois, herdeiros dunha riquísima tradición litúrxica, que adquiriu por medio de Cristo un novo significado.

O Concilio Vaticano II: a revisión do equilibrio teolóxico A maioría deste elementos do Ano Litúrxico, que temos citado, están definidos xa no Concilio de Nicea (ano 325). Moitos deles poden observarse claramente establecidos, incluso, na “Didaché” (século I-II). Pois ben, unha vez establecidos así os bloques centrais do noso calendario cristián, permanecerían sen cambios substanciais (aínda que con moitas matizacións de menor calado) ata o século XX.

O Concilio Vaticano II dedicoulle ó Ano Litúrxico o capítulo quinto da súa Constitución sobre a Sagrada Liturxia. Todo este capítulo é unha excelente valoración do que significa a inmensa riqueza que ten a Igrexa de poder celebrar nun ciclo anual «todo o misterio de Cristo, dende a Encarnación e o Nacemento ata a Ascensión, o día de Pentecostés e a expectativa da feliz esperanza da vinda do Señor». (SC.102) Ademais, o Concilio incide no equilibrio que pretende a Igrexa ó colocar, dento do ciclo do ano, as festas da Virxe María, as memorias dos mártires e dos santos, os exercicios de piedade, as formas penitenciais,... E, tamén, sinala o fondo sentido teolóxico que ten o feito de marcar coma festa primordial o domingo: «fundamento e núcleo de todo o ano litúrxico.» (SC.107) Finalmente, pide o Concilio que se revise o ano litúrxico «para que se conmemore do xeito debido, integramente, o ciclo dos misterios da salvación». (SC.108) Rafael C. Casás Salgado Diácono na Unidade Pastoral de Abegondo Secretario da Delegación Diocesana de Liturxia


a primera exhortación apostólica del papa Francisco tiene el significativo título de La alegría del evangelio. El cristianismo, sobre todo en nuestras regiones que llevan siglos evangelizadas, corre el riesgo de caer en una rutina que impida o dificulte la percepción de que el evangelio de Jesús es de verdad una buena noticia. Mensajes tan vivificantes como que el perdón es más fuerte que el pecado, que la vida es más fuerte que la muerte o que el amor es más fuerte que el odio se han convertido en clichés archisabidos, aunque no por ello mejor incorporados a nuestras convicciones más íntimas. No es necesario realizar análisis complejos de la realidad para percatarnos de que incluso aquellos que se profesan cristianos muchas veces no llevan en su rostro y en sus actitudes ante la vida el gozo y el coraje de quien se sabe amado infinitamente por el Amor Infinito. Pero no podemos quedarnos en esta constatación, que puede ser

más o menos cierta, pero que de suyo tampoco lleva mucho más lejos. Es necesario, y ésta es una de las funciones de este sínodo, recuperar para el cristiano la alegría de la salvación de modo que sea operativa tanto en la vida personal de cada uno como en sus relaciones sociales, pero también -y casi sobre todo- en las relaciones eclesiales, para que resplandezca con claridad que la Iglesia tiene su razón de ser en la fraternidad de quienes se reconocen hijos del mismo Padre, dotados de la misma dignidad y merecedores del mismo respeto. Hay que evitar el riesgo de convertirse en profetas de desdichas, que únicamente señalan los fallos, como una especie de diagnosticadores de lo obvio. Pero ello no vuelve inútil todo intento de, con caridad, pero también con claridad, descubrir cuáles son las carencias, las inercias y las debilidades de nuestra iglesia compostelana. Con caridad, porque no se trata de buscar culpables, sino de encontrar solucio-


nes. Pero con claridad también, pues a veces se confunde la caridad con los respetos humanos, y por no herir la susceptibilidad de una persona se puede dañar a muchos. Hemos de ser conscientes de que todos estamos en la misma barca y que nuestros afanes pastorales no han de dirigirse al encumbramiento de las personalidades sino al anuncio del evangelio y a la promoción de los más desfavorecidos. Se están empezando ya a enviar a las parroquias los primeros materiales para la reflexión en los grupos sinodales. A medida que vayan apareciendo, se irán colocando también en la web de la diócesis, para que se puedan descargar y así ir adelantando los trabajos. En el momento de escribir estas líneas, ya están disponibles las normas para la formación y el funcionamiento de los grupos. A éstos se les pide que asuman con responsabilidad la tarea de hacerse portavoces del Pueblo de Dios, para manifestar inquietudes y formular propuestas y sugerencias que ayuden a mejorar el modo en que la Iglesia compostelana vive, celebra y transmite su fe en la sociedad de aquí y ahora. En las vicarías territoriales se están formando equipos de animadores a disposición de las parroquias y zonas pastorales para orientar en el funcionamiento de los grupos. Aunque serán normalmente los párrocos quienes formen y moderen los grupos, es importante subrayar que la participación en ellos es un derecho de todos los fieles que cumplan los requisitos establecidos por las normas correspondientes y que quieran, con espíritu constructivo, colaborar con sus aportaciones a que la Iglesia compostelana dé cada vez con mayor claridad testimonio de Cristo en nuestro mundo de hoy. Alfonso Novo Cid-Fuentes Secretario del Sínodo


El “Proyecto Centinelas”, es un paquete de actividades capaces de despertar a los bautizados para la tarea esencial de la Iglesia: evangelizar en la vida ordinaria. La puesta en marcha pasa, en primer lugar, por el “Curso Base de Evangelización”, que es impartido por el P. Andrea Brugnolli y Chiara, los iniciadores de Sentinelle del Mattino y responsables internacionales. No se trata de un nuevo movimiento o grupo, sino que es un método de evangelización, que esos días los asistentes podrán aprender.

l último fin de semana del pasado mes de enero, jóvenes de todas las diócesis de Galicia e incluso de otras diócesis como Madrid y Tenerife hemos participado en el Curso Base de formación de Centinelas de la mañana (Sentinelle del mattino), ¡superando el cupo que había! Tuvimos la suerte de que viniesen D. Andrea y Chiara que son los que comenzaron con este proyecto que está creciendo en todas partes. Han sido unos días muy intensos y provechosos, familiares, con mucha alegría, y de recargar pilas y (re)activarse. ¿Qué es este curso? Es un curso para cambiar nuestra mentalidad, para hacernos conscientes de que nuestra misión desde que fuimos bautizados es la de EVANGELIZAR, de anunciar


Padre Andrea Brugnolli, iniciador de Sentinelle del Mattino

el Kerigma. Pero no podemos cumplir esta misión si no hemos tenido un encuentro con Jesús, no podemos transmitir ni proponer algo que no hemos vivido. ¿Cómo transmitir el evangelio de forma eficaz? Con el estilo de Jesús: acercándose a las personas, preguntando para conocer, escuchando y después hablando de forma personal, una vez que conocía más la realidad de la persona. Ser conscientes de lo importante que es para un cristiano el evangelizar llevó a comenzar: Una Luz en la Noche. Que consiste en exponer a Jesús por la noche, en momentos en los que los jóvenes se encuentren en la calle e invitarles a la Iglesia para

poderse encontrar con Jesús. Hacer esto provoca -en los jóvenes que realizan la invitación, los que acogen en la Iglesia a los que entran- un despertar a evangelizar, hacer que sea algo vital y normal. Esto es lo que hemos recibido, un despertar a la evangelización y una propuesta concreta de cómo empezar a hacerlo, para que después proclamar a Jesús, que es la verdad, pase a ser nuestro día a día. Este curso no acaba aquí, recibimos la teoría y, pusimos en práctica todo lo recibido por primera vez: el 8 de febrero en la Basílica de Santa María de Pontevedra. Sara Quiroz / Laura Castaño


l sábado 8 de febrero, 65 jóvenes de toda Galicia hemos estado evangelizando en la ciudad de Pontevedra. Hemos encendido una Luz en la Noche para los que estaban de fiesta, abriéndoles las puertas de la Iglesia e invitándoles a estar con Jesús. ¿Sabéis que? ¡¡Fuimos capaces de invitarlos!! ¡¡El miedo de antes de comenzar no nos paralizo!! ¡¡Y vinieron!! ¡¡Jóvenes por la noche entraron a estar un rato con Jesús en la iglesia!! Para hacer esto nos preparamos durante toda la tarde: Primero tuvimos un momento que llamamos de coffe break para estar entre nosotros, conocernos y hablar de lo que íbamos a hacer esa noche. Después tuvimos dos momentos de formación, también para lo que íbamos a hacer por la noche: llevar la luz de Jesús a otros, ser sal del mundo. Cenamos y tuvimos un momento de adoración para estar con Jesús;

ya que el momento de después iba a ser para los jóvenes que venían de fuera. Nuestro obispo Don Julián vino para hacernos el envío y bendecir a cada ministerio: a los de música, a intercesión, a los que salían a la calle y a los que acogían. Y llego el gran momento: durante dos horas estuvimos en la calle hablando con la gente, invitando a estar con Jesús. Acogimos a los que vinieron, les presentamos a Jesús y rezamos por ellos. Terminamos con otro rato de oración nosotros, presentando a todas las personas con las que habíamos estado. Cuando terminamos estuvimos hablando qué tal nos había ido y al parecer a algunos jóvenes de la calle nuestra propuesta les parecía “una movida muy chunga”. ¡Bendito sea Dios que nos llama a hacer locuras como invitar a los jóvenes a la Iglesia!


antiago Ferreiro Fernández -ordenado sacerdote en el año 1965- fue nombrado párroco de San Benito del Campo y Santa María del Camino, y Rector de la Capilla del Santísimo Cristo de las Misericordias de la Real e Ilustre C. de Ánimas, en el año 2000. En estas parroquias es muy importante la atención a los peregrinos que llegan a diario camino de la Catedral, son los últimos sellos que estampan en sus credenciales y una oportunidad de ver la cantidad de arte que se esconde en los tres templos santiagueses. Son parroquias con bajo censo ya que muchas de las casas familiares de esta zona de Santiago de Compostela están desocupadas. Los niños y jóve-


nes que se preparan para la primera comunión y para la confirmación son pocos, pero la vida de Fe se desarrolla en diferentes grupos parroquiales: - Adoración nocturna. (Rama de mujeres). - Grupo de catequistas. - Coro Parroquial dirigido por el Hermano Reboiras de la Salle. - Grupo de Caritas Parroquial. - Grupo de Conferencias de San Vicente de Paúl. - Grupo, “ Espacios para la oración”. Dirige y anima María Teresa Val Davila del Instituto Teresiano. Cuenta, también, la Parroquia con una Cofradía con sede en la Iglesia de Santa María del Camino, Ntra. Sra. de la Humildad. Así mismo se atiende la Residencia de la Tercera Edad situada en la calle Ruedas.


ué es la Familia Humanitate y por qué surge? Agustín de Asís: Es una Asociación

integrada por tres fundaciones que fueron creadas por laicos comprometidos con la finalidad de contribuir a la labor social y pastoral de la Iglesia Católica. Todas ellas tienen como finalidad contribuir al sostenimiento de las obras de la Iglesia algunas de las cuales pueden estar en peligro por la falta de vocaciones y el subsiguiente envejecimiento de los religiosos y religiosas. El objetivo es garantizar la continuidad de las obras respetando escrupulosamente el carisma de la entidad titular. Es importante resaltar que todas ellas son entidades sin ánimo de lucro, independientes de cualquier congregación, instituto, movimiento, asociación, empresa o administración, cuya misión es ayudar a la Iglesia en sus distintas necesidades.

¿En qué ámbitos trabajan las fundaciones que integran la Familia Humanitate? Agustín de Asís: La Fundación Sum-

ma Humanitate apoya obras socio sanitarias tales como residencias de personas mayores, enfermerías de religiosas y religiosas mayores, centros para co-

lectivos vulnerables, casas sacerdotales…; por su parte la Fundación Educatio Imprimis colabora en el ámbito educativo apoyando centros escolares, residencias universitarias y colegios mayores; y DeClausura apoya a los conventos y monasterios de clausura.

Actualmente, ¿están colaborando con muchas instituciones de la Iglesia? Agustín de Asís: La Fundación Sum-

ma Humanitate ha desarrollado un modelo propio de intervención sociosanitaria y está presente en treinta y una enfermería de religiosas y religiosos mayores, en catorce residencias y en tres centros para colectivos vulnerables en todas España; Educatio Imprimis ha puesto en marcha el portal web: conviveyestudia.org con la finalidad de agrupar a todas las residencias católicas y colegios mayores católicos de España para darles una mayor visibilidad; además asesora a residencias universitarias y centros escolares; por su parte DeClausura apoya actualmente a noventa conventos y monasterios de clausura comercializando sus productos a través de su página web: declausura. com y desarrolla una importante labor de sensibilización dando a conocer la belleza de la vida contemplativa.


Pero no es sólo esto lo que hace la Familia Humanitate en favor de la Iglesia Católica, ¿verdad? Agustín de Asís: Efec-

tivamente la Familia Humanitate ha puesta en marcha otras iniciativas; así se está colaborando con misioneros y misioneras en distintas partes del mundo ayudándoles a obtener financiación para sus obras; hace ya unos años se puso en marcha los Espacios de Formación que articula la oferta formativa y de reflexión específico para congregaciones, institutos y otras entidades de Iglesia; el año pasado se organizaron 26 jornadas a las que asistieron 1.040 religiosas y religiosos.

¿Tienen previsto organizar próximamente alguna jornada en Galicia? Agustín de Asís: El próximo 17 de

marzo se celebrará en Santiago de Compostela una Jornada que bajo el título “Animación Estimulativa” pretende plantear herramientas prácticas que ayuden a mejorar la calidad de vida de las hermanas/os mayores que están siendo atendidos en las distintas Enfermerías. Se trata de recordarnos que la atención tiene que estar centrada en la persona, explicarnos cómo hacerlo, buscando por encima de todo el mantenimiento de la autonomía personal del ser humano, potenciando sus cualidades por encima de sus limitaciones, y de esta forma seguir encontrando senti-

do a una opción de vida religiosa por la que se ha apostado un día, a pesar de las limitaciones físicas que la misma vida nos ha ido poniendo. Es una magnífica oportunidad de mantener esa formación continua por medio de un especialista de renombre que ofrecerá mucha luz a todos los que quieran asistir a este curso que en otras ciudades ha tenido un éxito de participación y de satisfacción enormes.


econozco el Camino Neocatecumenal como un itinerario de formación católica, válida para la sociedad y para los tiempos de hoy». Juan Pablo II Con estas palabras definía Juan Pablo II al Camino Neocatecumenal, como uno de los tantos dones que el Espíritu Santo dio a su Iglesia después


de Dios” que es engendrado en el bautismo, esta llamado a crecer y desarrollarse hasta alcanzar una estatura que manifieste toda la potencialidad que encerraba el don recibido en germen en el bautismo.

del Concilio Vaticano II, para plasmar el enorme desafío que el Concilio presentaba a la Iglesia en su llamada de retorno a las fuentes del acontecimiento Cristiano. La providencia divina se valió de un madrileño, Kiko Argüello, un exitoso pintor que después de una profunda crisis existencial decide ponerse a los pies de Cristo en los pobres, donde ve que reside y padece los pecados del mundo. Es allí, en las barracas de la periferia Madrileña, donde Dios comienza a forjar lo que poco a poco irá desvelando como una iniciación cristiana, que progresivamente va reviviendo y redescubriendo las distintas etapas del Bautismo. Así como a un templo se entra por la puerta, a la vida cristiana se entra por el bautismo. Es este el sacramento que siembra en cada hombre la semilla de la fe que nos hace hijos de Dios. Pero este “hijo

En la Iglesia primitiva, este proceso, se llamaba Catecumenado. Y a la inversa de nuestra costumbre actual, el bautismo se daba al final de este camino, cuando la Iglesia, que como una madre acompañaba al catecúmeno en este recorrido, podía cerciorase de que en él comenzaban a darse las obras de un hijo de Dios, un hombre que poseía el espíritu de Cristo, el que da la vida gratuitamente por los otros. El Camino Neocatecumenal es una modalidad mas, de vivir este proceso catecumenal que inicia a un hombre en la vida cristiana. Es un Neo-catecumenado, donde la mayoría de sus miembros ya han recibido el bautismo y haciendo este camino re-viven y redescubren gradualmente de un modo existencial, la riqueza y el significado de su bautismo. El bautismo nos ha conferido un “ser cristiano”, que en muchos está adormecido o agonizante como consecuencia del pecado.


Una de las notas constitutivas de la fe, es su dimensión Eclesial. “Es imposible vivir la vida cristiana solo”, decía Benedicto XVI a los miles de jóvenes que se encontraban en “Cuatro Vientos”, despidiéndose de ellos tras la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid. La comunidad eclesial es el ámbito natural donde crece la fe. De la misma manera que fuera del útero materno el embrión no puede formarse para llegar a un día a nacer, fuera de la Iglesia, que se concreta en una pequeña comunidad de hermanos, el “hombre nuevo” que gesta el bautismo no puede concebirse. Precisamente estas son las palabras con las que la Virgen Maria inspira el Camino Neocatecumenal: “Hay que hacer comunidades cristianas como la sagrada familia de Nazareth, que vivan en sencillez, humildad y alabanza. El otro es Cristo”. En este seno que es la comunidad, el “hombre nuevo” a imagen de

Cristo, se hace una realidad cada vez mas palpable y adulta, mediante los sacramentos, la Palabra de Dios, y la comunión entre los hermanos.

Las catequesis, que el 17 de febrero comenzarán en la parroquia de S. Juan apóstol y evangelista de Santiago de Compostela y en la de Sta. Mª de Rutis en Vilaboa, son el punto de partida. Como nos recordaba el papa Francisco, el anuncio del “Kerigma”, es el primer movimiento y el motor de toda la vida cristiana. Recibir esta predicación es recibir al mismo Cristo que viene a buscarnos y a llamarnos por nuestro nombre, para darnos la libertad que tanto anhelamos y La Vida que incansablemente todos buscamos cada día. El anuncio del evangelio, que con tanta premura la Iglesia nos exhorta hoy a vivir en una “nueva evangelización”, encuentra una concreción explícita en estas


catequesis. Encuentros semanales que durante mes y medio, ofrecen para todo el que lo quiera acoger, al Espíritu Santo que desea anidar en el corazón de todo hombre. Es este anuncio del amor incondicional y gratuito de Dios, que nos ha manifestado y nos continúa manifestando en su hijo Jesucristo, lo que sana nuestros corazones tan heridos por el pecado y por la propia historia personal. De esta manera van apareciendo entre los hermanos los vínculos del amor y la unidad, la capacidad de amarnos de una manera que “el mundo” no conoce, amarnos como nos ha amado Cristo, dando la vida por cada unos de nosotros, cuando éramos sus enemigos. Tener este amor dentro de uno, es lo que posibilita el poder renunciar a uno mismo para darse a otro, abrirse a la vida para acoger un nuevo hijo, o el ofrecer la propia vida para anunciar el evangelio. Frutos que El Señor permite gustar en esta iniciación cristiana. El Camino Neocatecumenal, ha continuado desarrollándose durante mas de 40 años y como un árbol ha ido extendiendo ramas donde Dios ha suscitado frutos para su Iglesia. Es así como aparecen los Seminarios

diocesanos misioneros “Redemptoris Mater” para la nueva evangelización, o las “Familias en Misión”, enviadas a centenares a los lugares donde la Iglesia mas necesita anunciar el evangelio, o las “Missio ad Gentes”, para implantar la Iglesia en aquellos sitios del mundo donde es necesario realizar la “primera evangelización”.

Algunos datos: El Camino, que fue aprobado de manera definitiva en 2008 con la firma de sus estatutos finales: - Está presente en 124 naciones de los cinco continentes. - En 1.479 diócesis. - Con 20.432 comunidades presentes. - En 6.272 parroquias. - 100 Seminarios diocesanos misioneros Redemptoris Mater. - 2.300 seminaristas diocesanos que participan en esta iniciación cristiana y que se preparan para el presbiterado. - 1.880 presbíteros diocesanos ordenados de estos seminarios. - Más de 1.000 familias en misión repartidas en 93 países. - 92 missio ad gentes. Equipo Itinerante de Galicia cncgalicia@gmail.com


Somos Hugo y Patricia, llevamos veintidós años de casados, tenemos cuatro hijos y vivimos en Coruña hace once años. A veces nos preguntamos ¿cómo llegamos aquí?, ¿por qué nos vinimos de Uruguay?, ¿Por qué nos vinimos si teníamos TODO?: familia, trabajo, amigos, salud, dinero (deudas), todo lo que se puede esperar de un matrimonio joven que decidía lo que hacer en cada momento: un proyecto para TENER.

TENER la casa, TENER el coche (y poderlo cambiar), TENER las vacaciones todos los años, y después TENER hijos; todo estrictamente calculado y estructurado. Perfectos cristianos -crecimos y nos conocimos dentro de una parroquia-, misas de domingo y fiestas de guardar, bueno, ¡cuando no estábamos cansados de tanto trabajar!


Teníamos el trabajo que queríamos, Hugo en un Canal de Televisión (sin horarios), Patricia en Farmacia (horario de funcionario). Los niños en los mejores colegios, con sus actividades y gente que los cuidaba. La casa llena de amigos, y familia que compartía con nosotros, ¡nunca estábamos solos!, pero nosotros, ¿cuándo nos veíamos? ¿cuándo hablábamos? Cada uno estaba ocupado de sus prioridades, que no eran las mismas para los dos. Ahí comenzaron nuestras crisis, pero nosotros no teníamos tiempo de parar para hablar y resolver nada, seguíamos para delante hasta que llegó un momento en el que éramos dos desconocidos que compartimos, techo, hijos, amigos… RUTINA. Una crisis económica en nuestro país, nos hizo parar y ver que trabajábamos más, pero teníamos menos. Menos tiempo y menos dinero. Que todo lo que hacíamos no servía para mucho porque no íbamos muy lejos. ¡Porque lo importante era TENER! Entonces decidimos que la culpa era del país, de los gobernantes y que nosotros teníamos que cambiar nuestra realidad, porque si seguíamos así no podíamos tener lo que queríamos. ¿Qué hacer? -nos preguntábamos- ¿Emigra uno de nosotros? ¿Trabaja unos años, hace dinero, aumentamos nuestra cuenta corriente y todo se soluciona? ¡Umm!... Sabíamos que eso para nuestra pareja no era viable, mal o bien, necesitábamos estar juntos. Decidimos entonces emigrar juntos.

Y aquí estamos, en España, con tres hijos. ¿Por qué España? Hugo había trabajado con un gallego y le planteo la oportunidad de trabajar con él, y así fue, en tres meses dejamos casa, coche, familia, amigos y nos vinimos a por un futuro mejor para nuestros hijos, con una maleta cada uno, sí, literalmente, una maleta. Toda nuestra vida, toda nuestra historia, en una maleta, no había sitio para más. Interiormente sabíamos que no estábamos solos, lo único que trajimos en nuestra maleta, a parte de la ropa, fue un crucifijo que nos regalaron en nuestra boda, crucifijo que aun nos acompaña, y el AVE MARIA que rezamos en el aeropuerto cuando nos separamos, porque Hugo viajó antes. Nos encontramos viviendo en una aldea de Galicia. ¿Qué hacíamos en la aldea? Veníamos de vivir en la capital y queríamos mejorar, progresar… ¿en la aldea? Allí nació nuestra cuarta hija. A diferencia de nuestros tres primeros hijos, a Marcela, la vimos dar los primeros pasos, la que escuchamos decir papá y mamá antes que otras personas, como ocurrió con los anteriores,


estos momentos los vivieron otras personas antes que nosotros, que estábamos trabajando.

SER y no de TENER, que es donde antes estaban puestas todas nuestras inquietudes.

Cuando fuimos a bautizarla nos encontramos con la realidad que no teníamos cerca quien cumpliera ese papel de padrinos que para nosotros era importante que acompañara en el crecimiento de la fe.

En este aprendizaje hemos conocido y compartido con otras familias cristianas, nos encontramos con la fraternidad de Familias Invencibles, por la que, Gracias a Dios, hemos descubierto o estamos descubriendo nuestra realidad de SER y ESTAR en familia desde nuestro matrimonio, pequeña Iglesia domestica, en la que encontramos respuestas en el ¿para qué?, no en el ¿por qué?, como nos preguntábamos al principio.

Ahí conocimos a un sacerdote joven que en ese momento estaba destinado en la aldea, nos acompaño, nos guió, nos presentó a otras familias que estaban en pastoral familiar, porque nos veía perdidos, solos. Esto fue en la Semana Santa del 2005. Desde ese momento hasta ahora ha sido un caminar al encuentro de la verdad de nuestro matrimonio, de nuestro viaje, de nuestra necesidad de

En estos momentos nos encontramos o nos sentimos en búsqueda de todo aquello a lo que somos llamados: “Ser Sal y Luz para el mundo, como familia”. Actualmente cuando miramos hacia atrás entendemos que


no disponemos de lo que TENÍAMOS antes de nuestro viaje, pero ahora SOMOS un matrimonio, una familia, una gran familia, gracias a los hermanos en la Fe que Dios ha puesto en nuestro camino. Sentimos que somos como esa semilla que cayó al borde del camino, a la que la mano de Dios ha trasplantado, ¡ahora crecemos en tierra fértil! Nuestra vida como familia Cristiana no es fácil, hay que trabajar, educar a los niños, darles esos valores que no están de moda en nuestra sociedad, pero ahora entendemos que

debemos seguir contra corriente, que merece la pena no tirar la toalla. En estos momentos descubrimos que tenemos tiempo para vivir en familia, compartir con los amigos, trabajar, formarnos e intentar dar algo de lo que hemos recibido, porque como nos dijo un día, en su visita a España, nuestro amigo sacerdote que nos casó: “Es bueno todo lo que puedes dar y hacer por los demás pero más grande será lo que recibas de ellos”. ¡María Auxiliadora acompaña nuestro caminar! Hoy continuamos en camino…


l padre Marie-Dominique Philippe (1912-2006), de la Orden de Santo Domingo, doctor en Filosofía y Teología, profesor en la Universidad de Friburgo (Suiza) y en el convento de Saulchoir d´Etiolles, cerca de Paris, desarrolló a lo largo de su vida una intensa actividad docente y pastoral. En 1975 fundó la Comunidad de Hermanos de San Juan, que posteriormente amplió hasta constituir la Familia San Juan. En este libro, en formato de preguntas y respuestas, bastante vivo y accesible, el padre Philippe transmite lo esencial de sus descubrimientos sobre el hombre y el misterio de Cristo. Tres maestros le marcaron profundamente: Aristóteles, santo Tomás de Aquino y el evangelista san Juan. A partir de la obra de estos hombres excepcionales, Marie Dominique Philippe expone el desarrollo de su propio pensamiento, original y difícil de etiquetar, en la incesante búsqueda de las tres grandes sabidurías, es decir, la filosofía, la teología y la mística. Una tal búsqueda, ¿cómo no unirá a tantos hombres y mujeres que aspiran a una verdadera sabiduría, que les haga libres, sea del tipo que sea?

Interrogado con rigor por Fréderic Lenoir, Marie Dominique Philippe nos confía aquí, con un testimonio directo y a veces conmovedor, su verdadero testamento intelectual y espiritual, al mismo tiempo que revela aspectos menos conocidos de la vida de grandes testigos de los que era amigo, como Marthe Robin o el padre MarieDominique Chenu. Autor: Marie-Dominique Philippe Editorial: Palabra


a fe no hace que las cosas sean fáciles, hace que sean posibles “May Feeligns, el documental” narra la historia de cómo nació la red social que reza para cambiar el mundo. Cómo unos vídeos, que cada año congregaban miles de visitas en youtube dieron origen a una comunidad on line, que en poco más de un año, cuenta con más de 80.000 usuarios, 600.000 peticiones y tres millones de oraciones. Un viaje que comenzó para que todos rezáramos el rosario en el mes de Mayo, y que continúa con el sueño de tres jóvenes españoles por expandir su proyecto en gran parte de América Latina. Lo que MAY FEELINGS ofrece, es que miles de personas, incluso sin conocerse, puedan rezar los unos por los otros. May Feelings pretende que la Tierra se parezca un poquito más al Cielo. Intenta decirte que no hay nada más bonito que salir de uno mismo y pedirle a Dios por otras personas y hacerte, de alguna forma responsable de esas necesidades que ves. Me da igual quién eres, pero me preocupo por ti. May Feelings quiere hacerte ver que es algo absolutamente normal, que no hay nada más humano que REZAR. Es acordarte de alguien

en tu trabajo, en la consulta de un médico, en clase, en un avión o esperando un taxi…eso también es rezar. May Feelings consigue que te olvides de ti, para pensar en los demás. May Feelings te dice que tú importas, que tú cuentas, que tú puedes ayudar mucho….y que lo puedes hacer rezando. Creemos que la oración mueve montañas. Y que la fe transforma a las personas...


Barca de santiago 15  

Revista diocesana de la Archidiócesis de Santiago de Compostela. Enero-Febrero 2014

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you