Issuu on Google+



“NO SEÑOR”, respondió Calloia