Page 1

R e v i s t a mu lt i c u ltu r a l d e Pate r n a d e R ive r a

N煤mero 2. Agosto 2014. Publicaci贸n trimestral. Ejemplar gratuito.


© Impresiones Núm. 2 Agosto 2014 Pat er na de R iver a Coordinador: Juan F. Sánchez Benítez Secretario: Fernando Sánchez Moreno Consejo redactor: Andrés Carmona Blanco Ramiro Pantoja Moreno Alberto Romero Cortés Juan F. Sánchez Benitez MªGloria Sánchez Benítez Fernando Sánchez Moreno Carlos Torres Reviriego Luis Manuel Villegas Noble

Coedita: Asociación Cultural Impresiones Ayuntamiento de Paterna de Rivera

Diseño y maquetación: Juan F. Sánchez Benítez Ilustración de postada: Andrés Carmona Blanco Cartel de la contraportada: Salvador Ruano Fotografías pp 2, 7, 14, 27, 31, 38, 40 y 61: Alberto Romero Cortés Ilustraciones pp 12, 17, 47, y 55: Andrés Carmona Blanco Fotografías pp 20 y 24: Juan F. Sánchez y Fernando Sánchez Moreno Entrevistas: Impresiones

Imprime: Copistería San Rafael. Calle Benjumeda, 36. Cádiz Envío de colaboraciones y sugerencias: impresiones.paterna@gmail.com www.facebook.com/people/Impresiones-de-Paterna/100008163851988 *Esta revista no se responsabiliza de las opiniones expresadas en sus distintas colaboraciones

Depósito legal: CA 184-2014 Tirada: 500 ejemplares

ISSN: 2341-3816


IMPRESIONES


INDICE EDITORIAL. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 IMPRESIONES AÑEJAS ENTREVISTA A BERNARDO PEÑA. . . . . . . . . . . . . . . . 7 MI EXPERIENCIA EN LAS ESCUELAS RURALES, PEPITA

BARRIOS.

. . 15

IMPRESIONES EN VERSO PACO ROMERO MOTA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18

LUIS MANUEL VILLEGAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 CARLOS TORRES REVIRIEGO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 CARLOS TORRES REVIRIEGO ًJUAN F. SÁNCHEZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 JOSÉ Mª GONZÁLEZ PANTOJA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 KARMELO IRIBARREN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 MINIMPRESIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 IMPRESIONES ARTÍSTICAS QUÉ ES EL ARTE, ANDRÉS CARMONA. . . . . . . . . . . . . . . . 25 ARLEQUINES PERDIDOS EN EL LABERINTO, JUAN BERGER. . . . . . 27 LA NIÑA AFGANA, ALBERTO ROMERO. . . . . . . . . . . . . . 29 PERSONAJES IMPRESIONANTES ENTREVISTA A VERÓNICA JIMÉNEZ LOSA. . . . . . . . . . . . . 33 IMPRESSIONS BI EN INGLÉS Y OTROS NIVELES, LIBBY J HIGGS. . . . . . . . . 15


LETRAS QUE IMPRESIONAN JULIO CORTÁZAR, JUAN F. SÁNCHEZ. . . . . . . . . . . . . . . 44 ALQUIMIA (ELOGIO AL PUCHERO), ANDRÉS CARMONA. . . . . . . . . . 48 IMPRESIONES MUSICALES LA HISTORIA CONTINÚA,

JAVIER MORENO.

. . . . . . . . . . . 51

IMPRESIONES INFANTILES ENCIERROS CALLEJEROS INFANTILES, PACO

COLÓN MADERA.

. . . . 53

IMPRESIONES HISTÓRICAS ÉRASE UNA VEZ PATERNA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56 JUEGOS POPULARES,

JUANLU ANDRADES.

PROYECTOS QUE IMPRESIONAN MÁS TRABAJO CON MENOS ENERGÍA,

. . . . . . . . . . . . . 58

ELISABETH HERRERA.

. . . . . 58

LA IMPRESIÓN DEPORTIVA

FULL CONTACT, UN DEPORTE MUY NOBLE. . . . . . . . . . . . 61

EZEQUIEL ERDOZÁIN RODRÍGUEZ PASATIEMPOS PATERNEROS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63 INFORMACIÓN AL LECT@R . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64


E D I T OR I A L SerĂ­a imposible mencionar una a una a todas las personas que han ido alimentando este proyecto. Todas y cada una de ellas celebran que esta cuartilla cultural salga a la luz una vez mĂĄs, con este nĂşmero que se presenta ante vosotros en el caluroso mes de agosto. Agosto, ese mes en que la estrella solar nos ilumina con un poco mĂĄs de intensidad que en el resto del aĂąo. Es una ĂŠpoca en que muchos aprovechan para reposar y tostar sus cuerpos en cualquiera GHODVPDJQÂ­ŰœFDVSOD\DVGHQXHVWUDSURYLQFLD/DVSLVFLQDVVRQXQ FHQWURGHUHXQLÂłQKDELWXDOSXHVHVQHFHVDULRFRQWUDUUHVWDUOD‍Ű?‏DPD y el bochorno. Bares, supermercados y otros negocios, salpicados por la alegrĂ­a del turĂ­stico mes, hacen su agosto. Sin embargo, agosto tambiĂŠn tiene connotaciones negativas. Se dice que alguien estĂĄ en el agosto de su vida cuando se va DFHUFDQGR DO ŰœQ GH VXV G­DV +D\ UHIUDQHV TXH KDFHQ UHIHUHQFLD a agosto como el mes de descanso: en agosto trilla el perezoso; RWURVDODIXHU]DFRQTXHDSULHWDHOVROni en agosto caminar ni en diciembre navegar. Escuchamos, sin embargo, otros como Agosto, IU­RHQURVWUR. Y es que este mes seco y caluroso tiene de todo, pero empecemos por su historia. Debe su nombre al emperador romano Octavio Augusto, que viendo que otro emperador, Julio CĂŠsar, ya se habĂ­a adueĂąado del mes de julio para pasar a la historia, no quiso ser menos y le puso al mes que los romanos llamaban Sextilis (en ĂŠpoca roma era el sexto mes) el nombre de Agosto. Sin embargo, ese mes tenĂ­a 29 dĂ­as en el calendario romano, por lo que tuvo que reestructurar todos los PHVHVGHODÂąRSDUDTXHMXOLRQROHJDQDUDODSDUWLGD\ŰœQDOPHQWH hoy en dĂ­a tanto julio como agosto tienen 31 dĂ­as. En Paterna y los alrededores el mes de agosto es un mes de uvas, JLUDVROHV\DVHFRV\GHKLJRVFKXPERVHVHIUXWRWURSLFDOTXHIRUPD ya parte de nuestro paisaje y que trajeron los colonizadores de AmĂŠrica Latina, concretamente de MĂŠxico, paĂ­s que lo luce en su escudo. 5


6XYDORUQXWULWLYRHVWÂĄPÂĄVTXHGHPRVWUDGRSRUQRKDEODUGHOHIHFWR UHIUHVFDQWHTXHQRVUHSRUWDDODDOWXUDGHODVDQG­DRHOPHOÂłQ HistĂłricamente, ademĂĄs, agosto es un mes importante para Paterna. Empezamos agosto cada verano con la resaca del Concurso Nacional de Cante por Peteneras, tradicionalmente se celebraba tambiĂŠn el concurso nacional de doma vaquera. Nuestro mĂĄs universal cantaor, el Perro de Paterna, vio la luz primera un 12 de agosto, concretamente en 1925. Por todo esto, nos alegramos de que la casualidad haya hecho coincidir este mes veraniego con nuestro segundo nĂşmero. En literatura tambiĂŠn es un mes seĂąalado. Escritores como Herman Melville, Jacinto Benavente, Charles Buckowsky, Isabel Allende, Julio CortĂĄzar, Jorge Luis Borges o Mary Shelley nacieron en este mes. )HGHULFR*DUF­D/RUFDSRHWDGHO‍Ű?‏DPHQFR\GHFDVLWRGDVODVVHÂąDV de identidad andaluzas, entre ellas de nuestra petenera, tambiĂŠn le cantĂł al mes augusto: Agosto. Contraponientes de melocotĂłn y azĂşcar, y el sol dentro de la tarde, FRPRHOKXHVRHQXQDIUXWD La panocha guarda intacta su risa amarilla y dura. Agosto. Los niĂąos comen pan moreno y rica luna. [Federico GarcĂ­a Lorca]

Esperamos, por tanto, que este segundo nĂşmero sirva de uso y GLVIUXWHGHVXVOHFWRUHV\TXHHVWDVLPSUHVLRQHVTXH\DQRVRQ las primeras, cuenten tambiĂŠn para vosotros y reciban una bienvenida tan cĂĄlida como la que venimos recibiendo desde que empezamos junto a tod@s los colaboradores de esta, vuestra revista, colaboradores sin los que este proyecto no serĂ­a posible. Por tanto os animamos a participar en la revista Impresiones pues la cultura de un pueblo la escriben sus habitantes. 6


E N T R E V I S T A BERNARDO PEÑA «EL TITI»

PERTENECE A LA FAMILIA DE LOS PACOLAS, UNA FAMILIA

QUE A TRAVÉS DE SUS DISTINTAS GENERACIONES SE HA DEDICADO A DIVERSOS TRABAJOS FURTIVOS, QUE DESDE EL RESPETO A LOS ANIMALES HAN LLEVADO A CABO ESTE MODO DE VIDA PARA SOBREVIVIR GRACIAS A LA RIQUEZA DE UNA TIERRA CONOCIDA POR SUS CONEJOS, AUNQUE EN LOS ÚLTIMOS AÑOS LAS ENFERMEDADES Y LA EXPLOTACIÓN ABUSIVA HACEN QUE CADA VEZ ESCASEE MÁS ESTE ANIMAL TAN PATERNERO.

IMPRESIONES AÑEJAS


Impresiones: ÂżQuiĂŠn es el Titi? Bernardo: Bernardo PeĂąa Macho, de 37 aĂąos nacido el 03-02-1977 en Paterna de Rivera, calle Rosa nÂş 5. I: ÂżA quĂŠ te dedicas en la actualidad? B: Ahora mismo estoy desconejando. I: ÂżDe quĂŠ se trata? B(VFRQWURODUODSREODFLÂłQGHFRQHMRVGHXQDŰœQFD I&XÂĄQGR\GHTXLŠQDSUHQGLVWHHVWHRŰœFLR" B: Pues desde chiquitito, de ir con mis tĂ­os, mi padre, amigos. 0LIDPLOLDYHFLQRVPXFKDJHQWHTXHPHURGHDVHKDGHGLFDGRDHVWR I4XŠHVXQIXUWLYRSDUDWL%HUQDUGR" B: La gente que conozco son gente que salen a buscarse la vida. 3RUHMHPSOR\RQRVR\XQIXUWLYRGHFD]DUHVSHFLHV8QIXUWLYRHVHO TXHFD]DHVSHFLHVSURWHJLGDV$XQTXHIXUWLYRVHOHOODPDDODPDQHUD digamos de no ir legalSHURDOŰœQDOHODQLPDOHVWÂĄFD]DGR3DUDP­ XQIXUWLYRIXHUWHHVXQPŠGLFRXQVHÂąRULWRDOJXLHQTXHORKDFHVLQ necesidad y lo han cogido matando un venao3DUDP­HVRHVVHUIXUWLYR sin necesidad, pero una persona que va a coger siete u ocho conejos para comer al campo, donde despuĂŠs vienen las escopetas que pueden SDJDUSRUHVR\ORVPDWDQDFLHQWRV(VGLIHUHQWHEXVFDUORSRUGHSRUWH RSRUQHFHVLGDG+D\PXFKDVFODVHVGHIXUWLYRV I+DVWHQLGRWXŠSRFDGHIXUWLYRSDUDEXVFDUWHODYLGDDQWHV de que los cortijos solicitaran tus servicios para desconejar? B: SĂ­, y todavĂ­a lo harĂ­a si lo necesitara. I4XŠUHFXHUGDVGHDTXHOODŠSRFD\TXŠGLIHUHQFLDVKD\FRQKR\" B: Antes habĂ­a menos vigilancia. Se podĂ­a salir mĂĄs al campo, hoy si no sales de noche es muy raro que puedas salir. Antes iba todo el mundo a todas horas. TambiĂŠn habĂ­a otra clase de cacerĂ­as: con perros, galgos, con la luz, con escopetas tambiĂŠn cazaban. Esa cacerĂ­a no la hice yo en mi vida, yo he hecho la cacerĂ­a con hurones, lazos y cepos. Nunca he tirado con escopeta, ni con perros en la moto, lo deslumbran con la luz de la moto y el perro lo coge. Eso antes era una manera de cacerĂ­a. Hoy no se puede hacer porque hay mucha vigilancia. I&RPRDSDVLRQDGRGHHVWHDUWHGLVIUXWDVPÂĄVFXDQGRWHFRQWUDWDXQDŰœQFDSDUDGHVFRQHMDURFXDQGRKDVLGRde extranjis? B +RPEUH OD YHUGDG HV TXH GLVIUXWR PÂĄV FXDQGR PH FRQWUDWDQ porque estoy a mi aire. De la otra manera siempre vas asustado. 8


Contratado vas tranquilo. Hoy, por ejemplo, he llegado del campo, DUUHJORPLVOD]RV\HVWDWDUGHYR\RWUDYH]/OHJRDODŰ&#x153;QFD\WHQJR PLVOODYHVGHODFDQFHODVR\XQRPÂĄVDOO­WUDEDMDQGR'HRWUDIRUPD tienes que estar escondido, alerta, de esta manera lo siento como mi WUDEDMR'LVIUXWDVPÂĄVFRQWUDWDGRGHRWUDIRUPDVLQRWLHQHVRWUD FRVDSXHVYDV\WDPELŠQGLVIUXWDV3HURYDVDEXVFDUODpeonĂĄ y no es LJXDO<VLQRWLHQHVXQEXHQG­D\WHYLHQHVGHYDF­RTXŠGLVIUXWH es ese? Mojado, pechĂĄs de andar. AsĂ­ son muchas noches y muchos dĂ­as. I(VWÂĄVGHDFXHUGRTXHODSDODEUDlIXUWLYR{HVWÂĄPX\PDOYLVWD sobre todo por personas (no como nosotros aquĂ­ en el pueblo) que FDUHFHQGHFRQRFLPLHQWRGHODFDFHU­DFRQWDQWDSURIXQGLGDG" B&ODURFODURH[DFWR(OIXUWLYRFRPR\DGLMHSRUHMHPSOR un hombre que vaya a coger seis o siete conejos para comer, ÂżquĂŠ IXUWLYRHV"6LORVFRQHMRVORVPDWDQGHWRGDVPDQHUDVFRQSHUURV escopetas, lazos, cepos. Los cogen con todo, los dueĂąos los cogen FRQWRGR\XQDSHUVRQDTXHYD\DDFRJHUXQRVFRQHMRVQRHVXQIXUtivo. Unos conejos no tienen valor, eso no es un venao. I+DU­DVXQDGLVWLQFLÂłQHQWUHHOIXUWLYRTXHYDDKDFHUGLQHUR SRUHMHPSORFRQFD]DPD\RU\HOIXUWLYRTXHVHEXVFDODYLGD" B: Claro, por ejemplo yo no cazo perdigones, no me gusta cazar perdigones. Respeto eso porque es lo que mĂĄs mueve. Los cotos de caza son los perdigones. Si tĂş respetas eso los guardas tambiĂŠn te respetan a ti, saben que no le tocas a eso. Pues tambiĂŠn hay IXUWLYHR en eso, gente que los coge y los vende para el reclamo, que le llaman. I: ÂżQuĂŠ opiniĂłn tienes de los ecologistas, atacan mucho a estas SUÂĄFWLFDV"(VHOIXUWLYRXQDSHUVRQDTXHUHVSHWDODQDWXUDOH]D" B<RFUHRTXHORVHFRORJLVWDVOHDWDFDQPDVDODJHQWHIXHUWH a la gente como nosotros nos multan, pero menos. El ecologista es FRQVFLHQWHWRWDOPHQWHGHOGDÂąRGHFDGDSUÂĄFWLFD6DEHQTXHHOIXUWLYR YDDSRFRQLYHOXQIXUWLYRTXHFRJHFRQOD]RVFXDWURFRQHMRVQRHV igual que cuando van 30 socios con escopetas y los perros, cuĂĄntos PDWDQRFXÂĄQWRVKLHUHQ0DWDQLQŰ&#x153;QLGDGGHYHFHVPÂĄVTXHXQIXUWLYR y no por necesidad sino por matar. I&XÂĄOHVVRQODVGLIHUHQFLDVHQWUHODFDFHU­DFRQHVFRSHWD\ la cacerĂ­a con las llamadas trampas? B(VPX\GLIHUHQWHODFDFHU­DGHWUDPSDODWLHQHVTXHEXVFDUWÂş tienes que conocer el terreno y al animal, conocer el comportamiento 9


del animal. Con la de escopeta buscas poco, son los perros los que te buscan la cacerĂ­a. Con las trampas debes conocer bien las tĂŠcnicas, lazos, cepos. Bueno, los cepos estĂĄn prohibidos ya en todos sitios. Las perchas de ratas tambiĂŠn estĂĄn prohibidas pero con esto no se meten mucho. El que es ecologista sabe que las ratas hacen plagas muy rĂĄpido y no se meten con esto. Date cuenta, el veneno de rata lo venden en cualquier sitio, y Âżno es peor el veneno? Si la coges con ODSHUFKDHVPÂĄVOLPSLR\PÂĄVIÂĄFLO5HDOPHQWHVÂłORVHSXHGHQFRJHU con lazos y unas mayas que ponen tipo embudo para cogerlas por la noche, pero a esto de la maya no he ido nunca. Nunca me han contratado para esto, eso lo hacen otros. I6HKDUHWRPDGRODFDFHU­DIXUWLYDFRQHVWRVWLHPSRVGHFULVLV" B: Se ha retomado pero muy poco, la gente va mĂĄs por coquinas, FDUDFROHVKLJRVFKXPERV/DFDFHU­DHVWÂĄPX\PDODXQIXUWLYRHVTXH no coge nĂĄ. Si estĂĄs todo el dĂ­a y coges un conejo o dos, ÂżquĂŠ haces con eso? Nada, pues te buscas otras cosas. Yo porque estoy contratado DKRUDVLQRGHIXUWLYRORPLVPRXQG­DHVFDSDVELHQ\FLQFRPDO I: ÂżEl precio de las multas echa a la gente para atrĂĄs? B: TambiĂŠn, claro, por eso nadie quiere ir a la cacerĂ­a. Hoy en dĂ­a hay muy poca gente que sale al campo de cacerĂ­a. I: ÂżCrees que habrĂ­a alguna soluciĂłn para mejorar la cacerĂ­a? B: Claro que habrĂ­a. Hoy en dĂ­a lo han puesto que todo el campo HVGHVRFLRVFD]DGRUHV(OVRFLR\HOIXUWLYRFD]DQODGLIHUHQFLD HVTXHSDJXHVRQRHVRGHŰ&#x153;QHDOIXUWLYR7ÂşSDJDVHQXQDSHÂąD â&#x201A;Ź, 1000 â&#x201A;Ź por decirte alguna cantidad, en la peĂąa de Paterna, del Valle, de AlcalĂĄ, en todos sitios hay peĂąas. Y por ese dinero matas perdigones, conejos, tĂłrtolas, liebres, zorzales y otros animales. Yo no mato todo eso, no puedo ni aunque quisiera. Hoy no puedes cazar VLQRSDJDVODGLIHUHQFLDHVTXHSXHGDVRQRSDJDUQRKD\PÂĄV< como hay tanta gente que paga pues eso es lo que tenemos hoy dĂ­a. I: La escopeta mĂĄs que matar arrasa, ÂżtambiĂŠn es mĂĄs sucio que las trampas, debido a los cartuchos, plĂĄstico, plomo? B: Esto estĂĄ plagaoGHJHQWHTXHYDDWLUDUI­MDWHDSDUWLUGHO 13 de abril y despuĂŠs en septiembre me parece que es, o en octubre no sĂŠ, que se abre la veda general. Te pones en la autovĂ­a y cuentas los coches con remolques y perros que pasan vas a ver quĂŠ cantidad de gente. Quinientas personas cazando en un sitio son mucha gente. 10


I: ¿Ha tenido repercusión el auge de la cacería en los últimos aùos con lo que hablamos antes de que no hay cacería en el campo? B: Claro, es que hay sitios que no hay nå, hoy en día no hay nå. La gente que cazaba para comer para buscarse la vida se busca la vida de otra manera, no vale la pena ya ir por cacería. I: ¿Y los baldíos? Recuerdo cuando chico que la gente que no podía o no quería pagarse un coto iba a los baldíos a cazar. B: Eso lo quitaron, ya no existe, lo quitaron para que la gente se hiciera socio. Antes no había socios apenas, ni había tantos cotos. Eran baldío montones de sitios. Ahora se ha convertido en un negocio, DOJXLHQTXHWHQ­DXQEDOG­RVLOHRIUHFHQGLH]RTXLQFHPLOHXURV al aùo que pagan los socios, pues lo hace coto. Estå todo acotado, todo Paterna estå acotado. Salgas por donde salgas de Paterna te encuentras una tablilla (seùal coto privado de caza). Lo mismo que en Medina, Alcalå, en todos lados. Había zonas, por ejemplo las Vegas era un coto pero la piedra de Juan García, el Visillo, los Molinos QXQFDIXHFRWRWRGRHVRHUDEDOG­RHO3LQRHO5DQFKRGHO0ŠGLFR lo de Morales, eso nunca ha sido coto. Se prohibió el tiro en los baldíos, pues a la gente se le obligo hacerse socios. La sociedad de Paterna llevara unos 15 aùos, aquí antes cuando yo era chico no había sociedad de cazadores, ni aquí ni en casi ningún sitio. I: ¿QuÊ tipo de cacerías conoces, o has practicado? B: Yo que sÊ, hay un montón: hurones, lazos, cepos, perchas, perros. Eso es lo que he practicado perros alguna vez que otra, la escopeta nunca, nunca matÊ un conejo con escopeta. I: TambiÊn con palos se recuerda a la gente para cazar. B: Claro, nosotros íbamos con perros y los palos a lo de Morales y cogías tres o cuatro, lo matabas con el palo y lo cogía el perro. Iba un montón de gente antes. Yo ya no tengo perros desde hace yo que sÊ el tiempo. Aquí tenía perros to kiski. I/DVWUDPSDVVHFRPSUDQRVRQGHIDEULFDFL³QSURSLD" B: Se pueden comprar por ejemplo las perchas, pero normalmente las hacemos: perchas, lazos. Los cepos estån ya prohibidos de todas IRUPDVSHURHVRV­VHFRPSUDEDSRUTXHHVWDEDQKHFKRVGHIRUMDGR I: ¿QuÊ opinión tienes sobre las sanciones de esta actividad? B: [Risa irónica] Que es una brutalidad, vamos. Un conejo que vale tres euros te echan mil euros por Êl. Y el socio viene, paga 11


diez euros, se lo lleva y a ese no le echan tres mil euros. A ti te echan mil euros y tú le vas a ganar tres euros, ¥es grande esto! A mí me cogieron una vez de noche, me echaron dos mil euros, me cogieron doce conejos, once o doce reces, no me acuerdo, y dos o tres hurones. I: ¿Suelen ser comprensivos los sepronas, o como el mito cuenta son implacables? ¿Cuål es la realidad? B: ¥QuÊ va!, son gente que entiende, bastante mås de lo que uno se cree. Quitan multas a montones. Es normal, ¿no? Es lo que hablamos, una persona que te enseùa el carnet, y tiene cinco chiquillos o cuatro, estå en el paro y te trae cuatro conejos. ¿QuÊ le vas hacer a esa persona? Se te cae todo, si eres humano dices ¿quÊ hago? Pues te metes la mano en el bolsillo y si tienes diez euros dices: Quillo te FRPSURORVFRQHMRV{>ULVDVHQODVDOD@<RKDU­DHVRVLIXHUDJXDUGLD civil desde luego [risas]. ¿QuÊ quieres que te diga? Es así, pero vamos, que hoy en día tambiÊn atacan mucho los seùoritos y echan a la gente por coger caracoles. Imagínate si te cogen con la cacería. I: ¿Son los seùoritos menos sensibles al problema social que la Guardia Civil? B: Bueno, po el doble, los seùoritos, los que mandan, los que no quieren a nadie, ¿entiendes? Los que van a tirar no quieren a nadie ahí, ni cogiendo caracoles, ni cabrillas, ni esparragos ni nå. I7LHQHQIXQGDPHQWRVXVH[FXVDVUHDOPHQWHKD\JHQWHTXHFXDQGR va por caracoles, esparragos y le toquen a los nidos, a la cacería? B: Eso es un mito, porque yo eso no lo conozco. Habrå locos como en todo el mundo que se dedique a corretear perdigones, pero esos se conocen, se sabe quiÊn son. Porque si tú me ves con un hurón y con reces yo voy a coger conejos, no voy a coger perdigones. Voy a coger tres o cuatro conejos, no me puedes decir: ¥no, tú HVTXHYLHQHVSRUSHUGLJRQHV{6LHVWR\ cogiendo caracoles y me ves cribando y con una espuerta, tú me estås viendo a lo que vengo. Habrå gente que van a coger caracoles que le tocan a los nidos claro, los 12


que van con los cubitos, paseĂĄndose, ese no va a coger caracoles, el que va a coger caracoles lo ves tĂş. Ahora, un tĂ­o con un cubito con treinta aĂąos, ÂżquĂŠ hace con un cubito en el campo? Pero eso lo sabes tĂş. I+D\PXFKDVŰ&#x153;QFDVTXHFRQWUDWDQSDUDFRQWURODUODVSODJDV" B: SĂ­, sĂ­ hay, muchas. Yo tengo mucha demanda porque a esto de GHVFRQHMDUQRVHGHGLFDQDGLH3RUTXHHVWÂĄPX\PDORHVPX\GLI­FLO cogerte la peonĂĄ. Y tienes que estar desde chiquitito aprendĂ­o, si no, no coges nĂĄ. Si no te ganas la peonĂĄ, ÂżquĂŠ haces en el campo todo el dĂ­a tirado pasando calor? Tienes que saber, si no malo. I:ÂżCĂłmo te pagan cuando vas a desconejar? B: Por ejemplo, si ĂŠl lo vende a 3 euros, a mĂ­ me pagan la mitad de las ganancias y si es vivo mĂĄs, depende. I: ÂżQuĂŠ es lunear Titi? B: [Se le cambia la cara] Lunearâ&#x20AC;Ś Lunear es lo mĂĄs bonito que hay. PaPLHVDHVODFDFHU­DIXUWLYDPÂĄVERQLWDTXHKD\(VRHV cuando la luna sale temprano, cuando a las diez de la noche estĂĄ IXHUD\D/DOXQDHVODÂşQLFDFDFHU­DTXHKR\VHKDFHKR\QDGLHYD de dĂ­a, es muy poca gente la que va de dĂ­a, hay mucha vigilancia. Con la luna no se hace en todo tiempo, tiene sus tiempos, que no los voy a decir. Es la luna que tanteas para que te dĂŠ tiempo a cazar, tres horas to la noche. Tratar de que la luna no se esconda y te quedes a oscuras. Es lo mĂĄs bonito que hay porque te puedes poner en cualquier sitio. La tranquilidad de la noche, ves algo, es la mĂĄs bonita para mĂ­, es cuando uno va mĂĄs tranquilo a cazar. I7HJXVWDU­DGHGLFDUWHDHVWRVLHPSUHRSLHQVDVHQRWUDSURIHVLÂłQ" B: Hombre yo ahora es que no tengo otra cosa. Si volviera la construcciĂłn, o cualquier otra cosa, me voy. Esto estĂĄ muy mal y me gustarĂ­a algo con mĂĄs estabilidad. I: Gracias Titi.

13


M I E X P E R I E N C I A EN L AS ESCUEL AS RUR ALES

C

P E P I TA

B A R R I O S

uando en el aĂąo 1966 terminĂŠ Magisterio, mi primer destino IXHXQDHVFXHODUXUDOVLWXDGDHQ6DQ-RVŠGHORV%DGDOHMRV pedanĂ­a de Medina Sidonia.Era muy joven y novata, pero entrĂŠ con mucha ilusiĂłn y con ganas de trabajar, como cualquier persona que va a desempeĂąar un trabajo por primera vez. /RVVLJXLHQWHVGHVWLQRVIXHURQOD(UPLWDGH/RV6DQWRV0ÂĄUWLUHV de Medina Sidonia y Santa Isabel, El Chorreadero, La Parrilla Baja, en tĂŠrmino de Jerez de la Frontera, muy cerca de Paterna. Todas eran de las mismas caracterĂ­sticas. En ellas estuve varios aĂąos hasta que las suprimieron. Me encantĂł este tipo de escuela y de ella guardo un maravilloso recuerdo y una gran experiencia vivida, sobre todo por ODFDOLGDGKXPDQDGHPLVDOXPQRV\VXVIDPLOLDV Se entiende por escuela rural unitaria o mixta, la que tiene como soporte el medio y la cultura rural con una estructura pedagĂłgicodidĂĄctica, es decir, aquellas que estaban situadas en nĂşcleos de poca poblaciĂłn: pedanĂ­as, parcelas, cerca de los cortijos y casas de campo, donde asistĂ­an los hijos de los agricultores, ganaderos, pastores, campesinos y gentes que vivĂ­an y trabajaban en el campo. El medio que utilizaban para desplazarse era andando, algunos recorriendo grandes caminatas, teniendo que soportar diariamente las inclemencias del tiempo. La escuela sĂłlo tenĂ­a un aula donde asistĂ­an alumn@s de 6 a 14 aĂąos. A los que entraban por primera vez, se les llamaban alumnos de nuevo ingreso y la mayorĂ­a no sabĂ­an leer. AsĂ­, en el mismo aula daban clase alumnos de varios cursos. Resultaba un poco complicado. El maestro tenĂ­a que atenderlos a todos. La enseĂąanza era muy personalizada. Generalmente habĂ­a pocos alumnos, eran una especie de clases particulares. El mobiliario era pobre: pupitres de madera, un armario con escaso material escolar, algunos libros de texto, una pizarra, un PDSD GH (VSDÂąD OD PHVD GHO SURIHVRU HQ OD SDUHG XQ FXDGUR GH )UDQFRRWURGH-RVŠ$QWRQLR3ULPRGH5LYHUD\HOFUXFLŰ&#x153;MR El mĂŠtodo de enseĂąanza era elemental: MatemĂĄticas, Lengua, NaWXUDOH]D*HRJUDI­DH+LVWRULD5HOLJLÂłQ\DOJXQDVDFWLYLGDGHVH[15


WUDHVFRODUHV HQ SOHQD QDWXUDOH]D /R TXH P¥V VH UHIRU]DED HUD OD Gramåtica y la AritmÊtica. El material que llevaban los alumnos en su maleta o en una taleguita hecha por su madre era lo imprescindible. Cuadernos, låpiz, goma de borrar, sacapuntas, colores, catecismo, la tabla de multiplicar, algunos libros y su bocadillo. Sobre estas escuelas se ha discutido mucho. Personalmente, me HQFDQW³ODH[SHULHQFLD\HQFRQWUDEDP¥VFRVDVDIDYRUTXHHQFRQWUD la relación estrecha entre el maestro-alumno y sus padres. Había PD\RUFRQWDFWRFRQODQDWXUDOH]D(UDQP¥VI¥FLOHVODVDFWLYLGDGHV escolares. Al tener una matrícula pequeùa, se daba una verdadera enseùanza individualizada y la evaluación era continua. Como existían varios cursos en el mismo aula, enriquecía la convivencia. En estos alumnos aumentaba el sentido de la responsabilidad y la iniciativa. TambiÊn tenía sus inconvenientes: no habían pasado por Preescolar. &XDQGRHOSURIHVRUIDOWDEDQRKDE­DVXVWLWXWR(OJUDQHVIXHU]RGHO SURIHVRUSDUDPRQWDUWRGRHOWHPDLQVWUXFWLYRGHWRGRVORVQLYHOHV /DH[FHVLYDPRYLOLGDGGHORVSURIHVRUHVSRUIDOWDGHHVW­PXOR(VWRV solían ser muy jóvenes y cuando acumulaban puntos, se marchaban. Estos alumnos, a pesar de que vivían en ese medio rural, eran respetuosos, obedientes, llenos de ternura y trasparencia y con ganas de aprender. TambiÊn eran otros tiempos, los aùos 60, 70 y 0HVRUSUHQGL³ODIRUPDGHVHU\GHFRPSRUWDUVH TambiÊn solían ir a la escuela muy limpios y bien alimentados, pues los alimentos que comían eran ecológicos: la leche y el queso de sus vacas y cabras, los huevos de las gallinas, la carne y embutidos de la matanza del cerdo y otros animales, los productos de la KXHUWD\FUHRTXHDOJXQDVIDPLOLDVKDF­DQSDQHQVXKRUQRGHOH¹D 'XUDQWHPLDFWLYLGDGSURIHVLRQDOHQHVWDVHVFXHODVYLFXPSOLGRPL sueùo de ejercer como maestra. Conocí a muchos alumnos a los que no V³ORWXYHODHQRUPHVXHUWHGHHQVH¹DUVLQRTXHGLVIUXWŠ\DSUHQG­ muchas cosas de ellos.No sÊ si hice mi trabajo bien o mal, pero de lo que estoy segura es de que lo intentÊ con todo el cariùo del mundo. Ya jubilada, han quedado en mi memoria las caritas de esos niùos que pasaron por mis aulas, de sus travesuras, de sus ocurrencias, de sus sonrisas, de sus lågrimas y de sus manitas cuando se agarraban a la mía y me decían seùo o maestra. 16


IM PRESION ES en verso


F R A N C I S C O

R O M E R O

r e f l e x i o n e s

e n

l a

M O TA n o c h e

H

emos de tener paciencia, DJXDQWDUVHODIDPLOLD en pos de la convivencia.

Que se aguanten los demás también ellos serán viejos y los tendrán que aguantar.

Los viejos poco aportamos y hemos de reconocer que es mucho lo que estorbamos.

Es una sagrada ley que hemos de cumplirla todos desde el porquero hasta el rey.

Sin embargo lo más duro es saber que no tenemos QLSUHVHQWHQLIXWXUR

Por eso queridos viejos habéis de andar por la vida sin temor y sin complejos.

Que vivimos del ayer, nostálgicos de las cosas que ya no pueden volver.

LUIS MANUEL V I L L E G A S ciega confianza

Que somos ese montón que espera el último tren en la última estación.

La venda rota de mi ceguera, las cortas patas de tu mentira, palabrería e ironía contra las cuerdas del ring de la vida. 6XHORۜUPHGHSDVRHQIDOVR y última gota que colma el vaso son el trajín de mis días y el colmo de mi amparo. 0HDSDJDU©HQWXIXHJR al creer que era un juego tu mirar de asalto arrancando mi pellejo.

Que tarde en llegar Dios mío que tan sólo de pensarlo PHHVW¡GDQGRHVFDORIU­RV Porque en verdad no tenemos prisa por hacer el viaje del que nunca volveremos. Y si estamos estorbando también estorbó mi abuelo y yo lo estuve aguantando. 18


CARLOS

TORRES

REVIRIEGO

BUEN toRERO A la persona que amaba Le quise mostrar mi amor Diez aĂąos le vi en la plaza En la que el toro era yo QuĂŠ buen torero gritaban, yo morĂ­a de dolor.

agosto (soneto al alimón) Maceta de espårragos que no amarga a sus amantes unos niùos juegan dentro de los matorrales, el embrujo de aquella que estuvo y nadie sabe XQIHVWLYDOTXHOOHYDFXDUHQWDUHFLWDOHV 3HUIXPDQODVYHQWDQDVROODVGHQXHVWUDVPDGUHV ODVDQG­DHQDJRVWRUHIUHVFDQXHVWUDVWDUGHV La tragedia se cuenta, que no se entere nadie abuelas en la puerta para que les de el aire. Hinojos y palmitos, sustentos con donaire, Guisos de caracoles se venden por tus calles. Las cosas que da el campo, sus lomas y sus valles 7UDEDMRVGHIXUWLYRVTXHTXLWDQPXFKDKDPEUH Paterna de rivera, mujer de cante y baile, 2UJXOORGHWXVKLMRVHVIXHU]RGHWXVSDGUHV Juan F. Sånchez Benítez & Carlos Torres Reviriego

19


JOSĂ&#x2030; MÂŞ GONZĂ LEZ PANTOJA A

M I

G R I F O

Si bien, raĂ­les cambiaron cuando llegara ĂŠl a ti. ÂĄMenudo cabreo cogĂ­! No, no es cierto, lo comprendĂ­, aunque lo pasara mal cuando me quedĂŠ sin ti. SĂŠ quien son amigos de verdad, sĂŠ bien donde estan. Nunca piden nada y siempre dan.

OhJULIRGHPLFDVD JULIRGHPLFDVD que emanas agua clara, IU­DRFDOLHQWH para lavarme la cara, para lavarme los dientes. 4XŠDOHJU­DIXHWHQHUWH GHQXHYREDMRPLIUHQWH al volver del lejano continente.

Q U E R I D A

M A M Ă

ÂĄMamĂĄ! Hoy soĂąando despertĂŠ que habĂ­a sido, para ti, el hijo que merecĂ­as.

ÂżNO TIENES

Me desvivĂ­ en atenciones, a tu cuerpo me abrazaba, con ternura, con amor, WHPLHQGRTXHIXHUDXQVXHÂąR con anhelo, decĂ­a lo mucho que te querĂ­a.

TIEMPO? qUĂ&#x2030; RARO No me pasa inadvertida tu dejadez hacia mĂ­, tal parece, si bien niegas, no quisieras el amor, que en amistad, yo te di.

ÂĄGracias, MamĂĄ! Me diste oportunidad de haberte dicho, entre sueĂąos, lo que no dije en verdad.

Me dices ¥no tengo tiempo! Antes sobraban minutos, incluso llegó a los mil \DKRUDKDVWDGLI­FLOYHR el solo poder decir: KRODTXŠWDO"b\DPHIXL

ÂĄMamĂĄ! Recuerda mucho a papĂĄ, que con ĂŠl, ÂĄme pasa igual! 20


K A R M E L O

I R I B A R R E N ( 1 9 6 3 )

S

an

SebastiĂĄn

donde rren,

es

la

tierra

naciĂł Karmelo IribaallĂĄ por 1959. Has-

ta hoy ha publicado 12 libros de poemas, y muy recientemente Diario de K. Sus mejores poemas pueden encontrarse en el volumen Seguro que esta historia te suena (1985-2012). No es poeta que cante al amor ideal o a la azuzena. Una vida consagrada a ORVEDUHV IXHFDPDUHURGXUDQWHDÂąRV \ODOLWHUDWXUDFRQOOHYD TXH HQFRQWUHPRV UHâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹHMDGR HQ VX REUD HO VHQWLU GH OR TXH D XQD persona cotidiana acontece en su devenir cotidiano. Os dejamos un ejemplo de ello. no estamos solos PolĂ­ticos con adicciĂłn a la verdad, banqueros que cuando escuchan la palabra hambre derraman lĂĄgrimas, militares que reniegan de sus medallas, mujeres despampanantes, altas, que se enamoran perdidamente de ti por lo que eres, por tus cualidades humanas. Dicen que esos seres existen, que no son una leyenda urbana. Y yo quiero creerles. Por quĂŠ Ă­bamos a estar solos en la galaxia.

21


M I N I M P R E S I ON E S PELLIZCOS AlۜORGHODVROHGDGVHHQFXHQWUDODPHMRUFRPSD±­D La agresividad es la bravura más cobarde HazFDVRDWRGRIUDFDVR Quien tiene educación, jamás la pierde.

LUIS MANUEL VILLEGAS Los celos provocan lo que intentan evitar.

JOSÉ Mª GONZÁLEZ PANTOJA

E F E M É R I D E S SUCESOS 29/06/1972. Se celebra el primer Concurso de Cante por Peteneras, que se adjudicó Manuel Orta. 12/10/1978. Un rayo impacta sobre la torre de la Iglesia. 16/06/1988. Entrega de llaves de las primeras viviendas sociales en la Barriada Prìncipe de Asturias. 28/11/1989. Pedro Manuel Rodríguez Bustamante, portero de la Balona, hizo dos goles desde su propia SXHUWDHQHOHQFXHQWURGH5HJLRQDOSUHIHUHQWH IUHQWHDO6REHUDQR

22


IM PRESION ES a r tís tica s


AndrĂŠs Carmona.


ÂżQUĂ&#x2030;

N

E S E L A RT E ? POR ANDRĂ&#x2030;S CARMONA

o existe realmente el arte, tan sĂłlo hay artistas. Desde que el hombre entrĂł en las cuevas a pintar escenas de caza, con tierra coloreada, aportĂł a este acto un halo de espiritualidad. Desde entonces, se han KHFKRPXFKDVFRVDVGHVGHSLQWDUFDUWHOHVDSLQWDUIORUHV o retratos. A todas estas actividades se les puede llamar DUWHSHURHVWDSDODEUDSXHGHVLJQLILFDUFRVDVGLVWLQWDV en ĂŠpocas y lugares diversos. Mientras advirtamos que el Arte, escrita la palabra con A mayĂşsculas, no existe, pues el arte con A mayĂşsculas tiene, por esencia, que ser un IDQWDVPD\XQ­GROR Por eso el arte estĂĄ muy relacionado con la sensibiliGDG OD SLQWXUD OD HVFXOWXUD WRGDV ODV IRUPDV TXH KD\ para expresarse es el lenguaje con el que el artista llega a esa sensibilidad del espectador. Es por eso que no es una creaciĂłn inĂştil de objetos que VHGHVKDFHQHQHOYDF­RVLQRXQDIXHU]DÂşWLOTXHVLUYHDO desarrollo y a la sensibilidad del alma humana. El artista traslada a la obra toda la emociĂłn que siente para que esta provoque otra emociĂłn en el espectador, tal YH]GLIHUHQWHSHTXHÂąDRJUDQGH'DLJXDOSHURHVDVHQVDFLÂłQHVHOSXHQWHODFRPXQLFDFLÂłQHOILQHQV­GHODUWH En palabras de AndrĂŠ Malrroux: LlamoDUWLVWDDOKRPEUHTXHFUHDIRUPDV\DVHDXQHPEDMDGRUFRPR5Xbens, un imaginero como Gilbert de Autun, un anĂłnimo como el maestro de &KDUWUHVXQIXQFLRQDULRGHODFRUWHFRPR9HOÂĄ]TXH]XQUHQWLVWDFRPR&Hzanne, un poseso como Van Gogh, un vagamundo como Gaugim y llamo artesano DOTXHUHSURGXFHIRUPDVSRUJUDQGHTXHVHDHOHQFDQWRRODKDELOLGDGGH VXDUWHVDQ­DORVSLQWRUHV\HVFXOWRUHVTXHIXHUDQJUDQGHVWUDQVŰ&#x153;JXUDQ ODVIRUPDVTXHKDE­DQKHUHGDGR\HOMXELORFUHDGRUGHOTXHLQYHQWRHO FULVWRGH0RLVDFRORVUH\HVGHFKDUWUHVIXHGLVWLQWRGHODVHQVDFLÂłQ TXHSXGRH[SHULPHQWDUXQHEDQLVWDDOFRQFOXLUXQDUFRQSHUIHFWR

25


Arlequín de la media luna, óleo sobre lienzo, Andrés Carmona.

Sir Borus, óleo sobre papel, Andrés Carmona.


A RLEQU IN ES PERDIDOS EN EL LABERINTO EL PINTOR ANDRĂ&#x2030;S CARMONA JUAN BERGER

A

unque no todos lo sepĂĄis, en Paterna vive un pintor muy destacado y hasta octubre tenemos la oportunidad de ver y de estudiar una selecciĂłn extensa de sus cuadros y dibujos. La exposiciĂłn se encuentra expuesta en HO0XVHR(WQRJUÂĄŰ&#x153;FRGH/D-DQGD situado en Paterna, justo al lado GHODSHÂąDâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹDPHQFD'LFKDPXHVWUD estĂĄ abierta todos los sĂĄbados, a partir de las 20:00 o contactando con AndrĂŠs Carmona, que estarĂĄ encantado de enseùårtela cualquier otro dĂ­a de la semana.

No esperes pintura convencional: un dibujo de un pozo antiguo, ODERQLWDLJOHVLDGHOSXHEORRODFDVDFRQâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹRUHVGHORVDEXHORV (VWRVPRWLYRV$QGUŠVORVGHMDSDUDORVIRWÂłJUDIRV6XSLQWXUDHV sorprendente, con estupor, a veces con choque, conmociĂłn y una PLMLWDGHHVFDORIU­R6XVFXDGURVQRHQVHÂąDQODYLGDFRWLGLDQD con sus costumbres y rutinas, a veces bastante aburrida. Ă&#x2030;l nos deja entrar en su imaginaciĂłn, en un mundo ajeno, con sus esperanzas y utopĂ­as incumplidas, sus enigmas, adivinanzas y temores. Dibuja sueĂąos con sus sentimientos, mĂĄs triste que alegre, a veces acercĂĄndose a pesadillas. MĂĄs que nada AndrĂŠs pinta personas que padecen situaciones inesSHUDGDV\GLI­FLOHV/HJXVWDKDFHUUHWUDWRVGHSHUVRQDVŰ&#x153;FWLFLDV muchos con caras asimĂŠtricas y surreales o con ojos que brillan tan intensos como rayos proviniendo del cielo. El tipo que le gusta mĂĄs son los arlequines, con sus vestidos trapezoides y su ambigĂźedad FKLVWRVD\GHXQDWULVWH]DSURIXQGD(QQXHVWUDYLGDVRPRVDUOHTXLnes, piensa ĂŠl, mayormente escondidos y sin saberlo. TambiĂŠn dibuja 27


hĂŠroes y dioses de la mitologĂ­a griega y romana metiĂŠndoles en siWXDFLRQHVH[WUDÂąDVHQTXH\DQRVRQORVKRPEUHVWDQIXHUWHVGHOD leyenda. La de Ariadne y Theseo es la que me gusta mĂĄs: en el mito griego Ariadne salvĂł a Teseo del Minotauro, el toro mĂĄs peligroso y canĂ­bal. Con un hilo de lana muy largo le enseùó la salida del laberinto. A cambio Teseo, un hĂŠroe casi invencible, le prometiĂł XQDERGDâ&#x20AC;Ť×&#x2022;â&#x20AC;ŹSHURODHQJD¹³â&#x20AC;Ť(×&#x201D;â&#x20AC;ŹQWRQFHV$QGUŠVSLQWDD7HVHRFRPRXQ niĂąo chico y desnudo, llevado de la mano de una Ariadne adulta y consciente de su propia valĂ­a. ÂżPorque esto? ÂŤPiĂŠnsalo, Âżno ves que $ULDGQD WLHQH OD IXHU]D SDUD VDEHU VDOLU GHO ODEHULQWR PLHQWUDV 7HVHRGHSHQGHGHVXFRQRFLPLHQWR"{PHFRQWHVWD$QGUŠV (QODH[SRVLFLÂłQSRGHPRVYHU\DGPLUDUPXFKDVŰ&#x153;JXUDVHQFRQWUÂĄQdolas en situaciones extremas. Como jornaleros en labores casi militarmente organizados, en una campiĂąa interminable, la explotaciĂłn desde siglos que culmina hoy en un paro que parece interminable. Y YHPRVUHIXJLDGRVGH IULFDFDPELDGRVHQORVFDPSHVLQRVGHDMHGUH] pasando un mar, pero no pudiendo entrar al tablero, donde cinco torres cierran la entrada. $QGUŠVQRSLQWDHQXQHVWLORŰ&#x153;MRFDPELDQGR\H[SHULPHQWDQGRPXFKR FRQGLIHUHQWHVPDQHUDVGHSLQWDU$YHFHVSRUORYLVWRHVWÂĄLQâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹXHQciado por Picasso, otra veces por Van Gogh, pero en lĂ­neas generales surrealista, aunque es un pintor mĂĄs suave y mĂĄs lindo que p.e. Salvador DalĂ­. ÂŤMi pintura habla del laberinto, porque nuestra vida es XQODEHULQWR6LHPSUHVHQRVFRQIURQWDFRQGHFLVLRQHVREOLJÂĄQGRQRV DHQWUDUHQOXJDUHVQXHYRVQRVDELHQGRDGRQGHQRVYDQDFRQGXFLU{ AndrĂŠs empezĂł a pintar con 14 aĂąos, utilizando los cuadernos en el colegio. MĂĄs serio y continuo lo hizo desde que se casĂł, con 25 aĂąos, aquĂ­ en Paterna. Siempre tenĂ­a problemas para conseguir el material, porque vale caro. Tuvo ayuda cuando estuvo trabajando en la bahĂ­a, reutilizando mapas militares que ya no servĂ­an, luego cartones como ORVGHODVSDUHGHVGHIRQGRGHDUPDULRV\SDSHOTXHVHWLUDEDHQ hoteles de Chiclana donde ĂŠl trabaja desde hace aĂąos como camarero. AndrĂŠs hace reciclaje mientras pinta, como tambiĂŠn construye esculturas de material reciclado. Y compra los pinceles, lĂĄpices y colores con las propinas que le dan los veraneantes en el hotel. AndrĂŠs es un verdadero artista del pueblo. Vale la pena visitar su exposiciĂłn y apoyarlo en su labor. 28


FOTOGRAFĂ?A

A L B E R T O

R O M E R O

LA N IĂ&#x2018;A AFGANA , STEVE MC CURRY

E

n estas instantĂĄneas que traemos en este segundo nĂşmero haEODUHPRVGHXQDVIRWRJUDI­DVGH Steve McCurry, /DQLÂąD$IJDQD. 'RVIRWRJUDI­DVQRVPXHVWUDQODHYROXFLÂłQGH6KDUEDW*XODXQDUHIXJLDGD $IJDQDGHHWQLDPashtĂşn en PakistĂĄn. En la primera nos muestra la niĂąa con esos impresionantes ojos verdes que contaban la crudeza y la tristeza de una invasiĂłn soviĂŠtica devastadora para su paĂ­s, que ademĂĄs le dejĂł KXŠUIDQD1DWLRQDO*HRJUDSKLFODSXblicĂł en 1984 (durante la ocupaciĂłn soviĂŠtica) convertiendose en icono para la revista y para la cultura PXQGLDODOUHâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹHMDUHOGRORUGHWRGRV ORVQLÂąRVTXHVXIUHQJXHUUDV En la segunda vemos a la misma niĂąa con treinta aĂąos (2002, durante OD RFXSDFLÂłQ GH ODV IXHU]DV DOLDGDV con EEUU a la cabeza ), madre de WUHVQLÂąDVGHUHJUHVRDVX$IJDQLVWÂĄQQDWDOFDVDGD\FRQIHVDDWHD/D WULVWH]DVHWUDQVIRUPDGRHQRGLR\D siente sĂłlo dolor. Habla con el autor (Steve McCurry) sobre esta otra guerra, en la que primero los talibanes WUDMHURQ VXV EXUNDV \ VX IDQDWLVPR convirtiĂŠndose en un paĂ­s sin ley y que los bombardeos americanos no han cesado desde entonces. 29

NiĂąa afgana, Steve McCurry, 1984. Nathional Geographic.

Mujer afgana, Steve McCurry, 2002. Nathional Geographic.


Desde el punto de vista técnico McCurry nos muestra la evolución de la mujer, con dos primeros planos de su cara, el primero de ellos con mucho mas calor al incurrir en colores rojos y anaranjados; el segundo muestra tonos más ocres, como gran maestro GHOFRORUTXHHV&RQXQJUDQGHVHQIRTXH\XQHQIRTXHGLUHFWRD sus ojos nos atrae a la parte más sensible y atractiva de la cara humana, los ojos, consiguiendo un impacto total en quien ve las instantáneas. A la vez que nos muestra la evolución de la mujer a WUDY©VGHOWLHPSRHQVXVIDFFLRQHV\HOGHWHULRURGHVXSLHO 6LQGXGDXQDKLVWRULDFRQPRYHGRUDTXHQRVKDFHUH‫۝‬H[LRQDUVREUH la crudeza y brutalidad de las guerras y la mella que dejan en la vida de las personas inocentes que se ven atrapadas en mitad de HVWRVFRQ‫۝‬LFWRV

30


PERSONAJES impresion antes


E N T R E V I S T A EL FUEGO TIZNA DE NEGRO UNA MUJER QUE SIEMPRE A SABIDO SACARSE LAS CASTAÑAS DEL FUEGO. DIVORCIADA DEL QUE DIRÁN Y UNIDA A LA LUCHA POR SER UNO MISMO, VERÓNICA JIMÉNEZ LOSA CONSIGUE SER UN EJEMPLO. PORQUE LA VIDA NO LA ESTABLECEN LAS NORMAS, NI LOS OJOS QUE TE OBSERVAN, ALGUNOS ESTANDO CIEGOS. ELLA ES LA MUESTRA DE QUE UNA MUJER PUEDE VALERSE POR SÍ MISMA SIN TENER QUE IR DE LA MANO DE UN HOMBRE Y AUNQUE HOY EN DÍA LA CALLE ESTE LLENA DE EJEMPLOS, NO ESTA DE MÁS RECONOCÉRSELO A QUIEN EN OTRO TIEMPO TODO ESO PARECÍA ALGO MÁS SINIESTRO.

Verónica Jiménez Losa con Xica y Noa. Fotografía de Pedro Cabrales.


Impresiones: ÂżQuiĂŠn es Vero la de La Tabla? Vero: Me llamo VerĂłnica JimĂŠnez Losa, vivo en Paterna hace ya pues treinta y siete aĂąos. NacĂ­ en MatarĂł por circunstancias de la vida, mis padres estaban trabajando allĂ­ como emigrantes y, nada, lleguĂŠ a Paterna con tres aĂąos y aquĂ­ me establecĂ­. I: ÂżTe consideras una persona diurna o nocturna? V: Nocturna al mĂĄximo. I: La mayorĂ­a de la gente te conoce de trabajar en la noche pubs y discotecas. ÂżA quĂŠ mĂĄs te has dedicado? V: Me he dedicado a dar clases de manualidades en la Escuela de adultos, en la AsociaciĂłn de mujeres en Paterna, tambiĂŠn en Torrecera. TambiĂŠn trabaje cinco aĂąos en el campo, porque ya la hipoteca me llevĂł a realizar otro tipo de trabajos. I&ÂłPRGHŰ&#x153;QLU­DVWXHVWDQFLDHQHOFDPSR" V0HJXVWÂłGLVIUXWŠ6HSDVDPX\PDOSHURDODYH]GLVIUXWŠ y anhelo el campo. I: ÂżEn quĂŠ sitios trabajaste en el campo? V: En Benalup estuve trabajando tres aĂąos y dos aĂąos en Utrera. 0HHQFDUJDEDGHXQDŰ&#x153;QFDUHJÂĄQGROD\QDGDHVWDQGRDOO­DOFXLGDGR de ella. He cogido papas, he cogido puerros, brĂłcoli, moniatos, he sembrado, he cogido tractores, de to lo que habĂ­a que hacer. I: ÂżY esa historia de cuando se te curĂł el pie en el arrozal? V: TambiĂŠn estuve en el arroz durante tres meses sĂ­, en la zona de Vejer, tirando pa$OJHFLUDVHQXQDŰ&#x153;QFDTXHKD\DOO­GHDUUR] en la Laguna de la Janda. Y nada, nos dijeron ÂŤno acercaros a la zona que no estĂĄVHPEUÂĄ{\DK­IXHODFKXODDOD]RQDTXHQR estaba sembrĂĄ y nada, me tragĂł la tierra. Ni salĂ­a la bota ni salĂ­a la Vero, y nadie se acercaba, claro, porque se hundĂ­a conmigo. I(QXQIXWXURFXDQGRVHHQFXHQWUHQXQDV1HZ5RFNHQWHUUDGDV en un arrozal no le encontrarĂĄn explicaciĂłn ninguna. V>5LVDV@1RKRPEUH6DOL\R\VDOLÂłODERWD$OŰ&#x153;QDOVDOLPRV Bueno tambiĂŠn me paso que tenĂ­a en el pie tres ojos de gallo, y el otro dĂ­a estĂĄbamos hablando aquĂ­ con una que tenĂ­a que ir al podĂłlogo que tenĂ­a cita pa quitarse los ojos de gallo. Y le dije, ÂŤÂżtĂş sabes FÂłPRVHPHFXURDP­"7UHVPHVHVPHWLGDHQDJXDHVFDUGDQGRDUUR]{ I: Como emprendedora, Âżcrees que serĂ­a interesante una AsociaciĂłn de comerciantes en el pueblo para mejorar la vida de los negocios? 33


V: Por supuesto, porque la asociaciĂłn de comerciantes, lo de reunirnos todos comerciantes o al menos los que estemos dedicados a una rama de comercio, que en este caso serĂ­an bares, restaurantes \XQLUQRVWRGRV\OOHJDUDWHQHUXQRVGHUHFKRVXQRVEHQHŰ&#x153;FLRV luchar. Y nos estĂĄn acribillando [Risas]. I$TXŠWHUHŰ&#x153;HUHVFRQlQRVHVWÂĄQDFULELOODQGR{" V: Nos estĂĄn acribillando en el aspecto de que es todo muy a UDMDWDEODQRQRVGDQQLQJÂşQWLSRGHEHQHŰ&#x153;FLR(QFXDQWROOHJDXQ HYHQWRSRUHMHPSORXQDŰ&#x153;HVWDQRVSRG­DQGHMDUXQSRTXLWRPÂĄVGH tiempo las terrazas por ejemplo. Porque son dĂ­as que se hace dinero, de los pocos dĂ­as que se hace dinero. Porque en realidad ahora mismo se nos vuelve to para pagar, incluso hay gente que no puede pagar, no pueden continuar con su negocio y los estĂĄn hundiendo. Y yo creo que serĂ­a una manera de ejercer una presiĂłn. I(QODQRFKHVXSRQJRTXHKDEUÂĄVGLVIUXWDGRWDQWRFRPRHQHO campo, porque llevas toda la vida trabajĂĄndola. HabrĂĄs tenido que lidiar con mucho patoso borracho. ÂżCĂłmo mujer supongo que debes tener mucho carĂĄcter para estos casos? V: MuchĂ­simo, muchĂ­simo genio, es mĂĄs, en mĂĄs de una ocasiĂłn te tienes que poner mĂĄs borde de la cuenta para que te respeten. 3RUTXHKD\JHQWHTXHHQODQRFKHVHWUDQVIRUPD\DK­HVGRQGHVH ve realmente a la persona. Y hay muchas bellas personas de dĂ­a que son los monstruos de la noche, por desgracia. I&ÂłPRGHŰ&#x153;QLU­DVWXPDQHUDGHYHVWLUHVVÂłORSRUTXHWHJXVWDHO QHJURRWHVLHQWHVLGHQWLŰ&#x153;FDGDFRQDOJXQDWULEXXUEDQDWLSRgĂłticos? V: Me gusta el gĂłtico, me gustaba el heavy cuando tenĂ­a catorce DÂąRVHVXQDPDQHUD\RPHGHŰ&#x153;QRFRPR\RPLVPD(VXQDPH]FODGH estilos. No pertenezco a ninguna corriente, respeto a todas las tribus como se decĂ­a antiguamente, las respeto a todas. I: Pero coincides siempre con movimientos que visten el negro. V: SĂ­, es que date cuenta el heavy es negro, el gĂłtico es negro, el satĂĄnico es negro, pero todos ellos los llevo a una misma corriente. I3HURVÂłORHQODIRUPDGHYHVWLUSRUTXHORVgĂłticos son movimientos por ejemplo poco sociables y tĂş eres todo lo contrario. V7RGRORFRQWUDULRV­VR\PX\W­PLGDHQHOIRQGR>5LVDV@ I: Pues lo llevas bien eso de la timidez, lo has superado. V: [Risas] Si, si tĂş me pones [Risas de nuevo] TĂş me pones tĂ­mida. 34


I: Yo soy mas tĂ­mido que tĂş. V: [Risas] Todo espiritualidad, nada carnal. I4XŠVLJQLŰ&#x153;FDQSDUDWLORVWDWXDMHV" V: Pues mira, te digo mi verdad yo el primer tatuaje me lo hice con veintitrĂŠs aĂąos. No tenĂ­a acceso a poder ir a tatuarme, porque QRWHQ­DFDUQHWWDPSRFR1RVDO­DIXHUD\DTX­QRKDE­DQDGLHTXH tatuara, y sin embargo me hice el primer tatuaje y me gustĂł. Porque FDGDXQRGHPLVWDWXDMHVWLHQHQXQVLJQLŰ&#x153;FDGR\XQSRUTXŠHQHVH momento dado, y van dedicados a alguien. I: Es curioso porque con la moda ahora de los tatuajes, yo siemSUHORWXYHHQFXHQWDWDPELŠQ\RVÂłORWHQJRXQR\HVPX\VLJQLŰ&#x153;cativo para mĂ­. ÂżCon la moda de la corriente de los tatuajes ahora los jĂłvenes se tatĂşan casi por decoraciĂłn? V: Se tatĂşan cualquier cosa, es mĂĄs paran muchos jĂłvenes ahĂ­ en la tabla no, y les digo pensĂĄroslo bien porque simplemente por esto no te dan un puesto de trabajo. Y puedes ser el mejor en tu rama, SXHGHVVHUHOPHMRUSURIHVLRQDOSHURVLQHPEDUJRWHFLHUUDPXFKDV puertas. A mĂ­ me han cerrado muchas puertas, me han mirado muy mal por los tatuajes. Y sin embargo no se paran a ver a la persona, cuando ya te conocen, ya no hay tatuajes, ya no hay negro, ya no hay piercing. Porque vivimos en un mundo donde no tenemos tiempo, y va la gente a mirar a lo primero, a la IDFKÂĄ nada mĂĄs, y no ven los cuartos que hay. Y ahora tienen menos prejuicios, antiguamente SXII. I: ÂżTe has sentido rechazada, observada aquĂ­ en el pueblo por tu manera de vestir y tus tatuajes? V: Si, por desgracia sĂ­. I: ÂżY quĂŠ se siente? V: Muy mal [Se emociona]. Muy mal porque te quedas sin amigos. Te sientes mal porque con doce aĂąos empecĂŠ yo a vestirme de negro. Y yo llegaba a mis amigas y me decĂ­an, no, mi madre no me deja salir contigo. DespuĂŠs a las madres les he dado clase y me han conocido. I: Y se han dado cuenta que eran barreras de ellas mismas. V: Claro, cuando ya te conocen es como te dije antes con lo del trabajo, no hay tatuajes, no hay piercing, no hay negro, no hay nada. Pero no quieren conocerte, hasta que te conocen. I: Eso es digno de tu persona, haber tenido que luchar con eso, en un pueblo chico en aquellos tiempos. 35


V: No, y te digo una cosa, si no cambiĂŠ por una persona para mi tan LPSRUWDQWHFRPRIXHPLDEXHODQRLEDDFDPELDUSRUODPDGUHGHXQD niĂąa que no querĂ­a que saliera con ella sin conocerme, por supuesto. I: Yo no la conocĂ­, pero oĂ­ hablar de tu abuela, algunos le decĂ­an la superabuela ÂżNos podĂ­as hablar de su personalidad arroOODGRUDGHFÂłPRLQâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹX\RHQWL\ODUHODFLÂłQTXHWHQLDVFRQHOOD" V: [Se emociona al recordarla] Mi abuela me recogiĂł con quince G­DVIXHPLSDGUHPLPDGUHPLDPLJDPLKHUPDQDWRGR I: Era muy particular para el pueblo. V&XDQGROOHJÂłD3DWHUQDYHVW­DFRQSDQWDOÂłQYDTXHURIXPDED I: Era un shock en el pueblo no sĂłlo por eso sino tambiĂŠn por ODHGDGVLIXHUDPÂĄVMRYHQODKXELHUDQFODVLŰ&#x153;FDGRFRPRUHEHOGH pero con su edad era mĂĄs shock aun. V: Totalmente, no encajaba, porque era todo lo que ahora mismo vemos. Hace veinticinco aĂąos que ella muriĂł, y entonces esas cosas no se habĂ­an visto aquĂ­. Y era la que nos educo, y nos enseĂąo a ver las cosas de la vida que mucha gente no ve. Nos enseĂąo que aquĂ­ estamos GHSDVR\TXHKD\TXHYLYLUFRQIRUPHXQDTXLHUDYLYLU6LQKDFHUOH daĂąo a nadie, porque mi abuela jamĂĄs discutiĂł con nadie, no hablaba de nadie. Todo era bien, todo estaba siempre bien, y a la hora de la juerga era la primera y a la hora de la seriedad era la primera. I: Esa es la autentica libertad, vivir como se quiera sin hacer daĂąo a nadie, no hay otra. V6­\GLVIUXWDUGHORVSHTXHÂąRVJUDQGHVPRPHQWRVQRVHQVH¹³ eso. La abuela, la de los pajaritos, como ella no encontrĂŠ a nadie. I&ÂłPRGHŰ&#x153;QLU­DVWXUHODFLÂłQFRQORVDQLPDOHV" V: OjĂş, no me gustan para nada, no me gustan nada los animales >5LVDV@3XHVWHGLJRXQDFRVDDKRUDPLVPRVRQPLIDPLOLD I: ÂżTodos en general o especialmente los perros? V: No, me gustan todos los animales, pero a un pĂĄjaro me gusta verlo en libertad, y si es un perro en libertad tambiĂŠn. Pero un peUURORYHRGRPHVWLFR\RDORVP­RVORVWHQJRHQPLFDVDGLVIUXWDQ cuando puedo llevĂĄrmelos a la playa me los llevo. En plan de animales he tenido de to, tortugas, peces, pĂĄjaros tambiĂŠn, hĂĄmster, cobayas. Serpientes no, porque mi hermana nunca me ha dejado meter una en casa. Pero me gustarĂ­a tener una, gatos tambiĂŠn me encantan pero JUDFLDVDPLSHUURQRORVSXHGRWHQHU6RQPLIDPLOLDQRPHJXVWDQ 36


como tratan aquĂ­ a los perros, hay mucho abandono, maltrato y no VR\SDUWLGDULDGHHVR<RLQWHQWŠIRUPDUXQDDVRFLDFLÂłQSURWHFWRUD y en el ayuntamiento estĂĄn los papeles de la asociaciĂłn. No me han seguido, las personas que estĂĄbamos implicadas cada uno cogiĂł por su lado. Pero me gustarĂ­a llevar a cabo una asociaciĂłn y una protectora. I: TĂş que trabajas rodeada de juventud, ÂżcĂłmo la ves? V: La juventud estĂĄ muy mal, esta yo que sĂŠ, hay muchos extremos. EstĂĄ el que estĂĄ muy mal, muy mal y la que estĂĄ muy bien. La educaFLÂłQGHORVSDGUHV\RFUHRTXHLQâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹX\HPXFKRSHURWDPELŠQHVWÂĄOD personalidad de cada uno. Hay niĂąos que la educaciĂłn en su casa es correcta y en la calle son otras personas y al contrario. Hoy dĂ­a es al contrario que siempre, la niĂąa es la que estĂĄ peor y el niĂąo es el que estĂĄ mejor. Los niĂąos estĂĄn atontados y las niĂąas estĂĄn desmadradas. Las niĂąas de hoy estĂĄn en otro plan distinto al de antes. I: ÂżCĂłmo ves la relaciĂłn de los jĂłvenes con las nuevas tecnologĂ­as en especial con el mĂłvil? V: EstĂĄn empanaos, yo llevo tres aĂąos sin un mĂłvil, no quiero mĂłviles, ni uno. Y veo a la gente que depende del mĂłvil, se sientan y no mantienen una conversaciĂłn. A lo mejor mantienen conversaciĂłn entre ellos mismos a travĂŠs del mĂłvil sentados en la mesa. Pero no hay un diĂĄlogo, no hay lo de antes, se les olvida to, se pueden olvidar hasta de la ropa pero el mĂłvil tiene que ir con ellos. Veo una dependencia total, y los ordenadores, pero mayormente el mĂłvil. I: Bueno, hemos terminado, decirte Vero que a pesar de haberlo pasado mal, has aportado mucho al pueblo, se necesitan gente asĂ­. V: Hay que ser uno mismo, y punto, ahĂ­ reside el conque de cada persona, de las cosas. AhĂ­ que ser uno mismo y ya estĂĄ. I: Y las personas que miran y les molesta tanto, es porque no son uno mismo, una misma, Âżno crees? V+D\JHQWHTXHHVPX\LQâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹXHQFLDEOHQRWLHQHQSHUVRQDOLGDG estoy contigo, me comporto de una manera, maĂąana estoy con ĂŠl y me comporto de otra. Y hay que ser una misma cueste lo que cueste, y cuesta muchas veces, el quedarte solo. I3HURHVPX\JUDWLŰ&#x153;FDQWHSRUTXHHVRGHQRVHUXQRPLVPRSDUD tener compaùía, es muy triste. V: Yo es lo que digo, digo en mi casa sola con mis animales es el mejor momento para mĂ­. Porque a diario estas rodeada de gente y 37


cuando buscas soledad, en mi casa con mis animales estoy muy bien. 3DUDP­HVRHVORPDVTXHJUDQIUDVHODGHFXDQWRPÂĄVFRQR]FRDO humano mas quiero a mi perro. I: [Luis Manuel, allĂ­ presente, se decide a aportar un pellizco] $OŰ&#x153;ORGHODVROHGDGVHHQFXHQWUDODPHMRUFRPSD¹­D. V4XŠEXHQDIUDVHTXŠEXHQDIUDVH I: Un placer, Vero.

VerĂłnica JimĂŠnez Losa.


IM PRESIONS


B1

EN

INGLĂ&#x2030;S L I B B Y

J .

H I G G S

Y O T RO S N I V E L E S

H

academias por toda la comunidad autĂłnoma. A travĂŠs de ellas se puede estudiar y hacer el examen. El B1 es un nivel del MCER 0DUFR&RPÂşQ(XURSHRGH5HIHUHQcia para las Lenguas), junto con cinco mĂĄs. Ordenadas, son; A1, A2, B1, B2, C1 y C2. Con el nivel A2, se comunican sentimientos o estados bĂĄsicos. Con B1, la persona ya puede enWHQGHUIUDVHVQRUPDOHVSURGXFLU textos simples y tiene un dominio considerable de vocabulario. Con %VHSXHGHKDEODUIÂĄFLOPHQWHGH tĂłpicos concretos o abstractos y se entienden textos de nivel complejo. Con C1 se pueden comprender textos grandes y complejos,

oy en día se escucha cada vez mås hablar del B1 y de su importancia, pero, ¿quÊ es? En este artículo intentarÊ explicarles un poco de quÊ va y los muchos usos que tiene. En el aùo 2010, se decidió en Europa que el nivel mínimo de inglÊs sería el B1, y se le dejó D$QGDOXF­DD¹RVP¥VSDUDIRUmarse. En 2012 era obligatorio tener el B1 para conseguir un grado de las universidades. No se puede obtener un grado, sea de lo que sea, sin B1. Es imposible conseguirlo a travÊs de los colegios, bachilleratos o universidades, lo que ha incrementado el número de 40


XVDUODOHQJXDGHIRUPDâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹH[LEOH\ espontĂĄneamente y producir textos estructurados y muy detallados. C2 es el nivel mĂĄster en el idioma en el que la persona ya SXHGH FRPXQLFDUVH VLQ GLŰ&#x153;FXOWDG ninguna y de manera muy precisa. El examen de Cambridge del B1 ORIRUPDQFXDWURSDUWHVGLVWLQtas: Reading and Writing (comprensiĂłn y expresiĂłn escrita), Listening (comprensiĂłn oral) y Speaking (expresiĂłn oral). En el B2 se aĂąade tambiĂŠn el 8VHRI(QJOLVK (uso del inglĂŠs). Es considerada la parte PÂĄV GLI­FLO GHO H[DPHQ \D TXH estudiar y comprenderlo es muy complicado. No sigue ninguna reJODVRQVÂłORSDODEUDVRIUDVHV usadas en el inglĂŠs. El inglĂŠs, en mi opiniĂłn, es XQDGHODVOHQJXDVPÂĄVGLI­FLOHV de aprender. Lo mejor que puedes hacer es empezar desde joven; esto es debido al Listening y Speaking (compresiĂłn y expresiĂłn oral). Si se empieza a partir de los 3 o 4 aĂąos y se sigue progresando, a los 18 aĂąos podrĂ­a tener el B2. El aprendizaje de XQD OHQJXD WDPELŠQ LQâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹX\H PXFKR en la capacidad de la persona. Si se te dan mejor las lenguas, te VHUÂĄPÂĄVIÂĄFLODSUHQGHUODV Para aprender cualquier lengua, quitando el nivel, hay que 41

estudiar y trabajar. Hay que poQHU HVIXHU]R $OJXQRV FRQVHMRV son leer, hablar con amigos nativos o ver pelĂ­culas en inglĂŠs. Para hacer un examen de Cambridge, sea cual sea, primero hay que registrarse. Esto se puede hacer sĂłlo o a travĂŠs de una academia. Hay que registrarse entre 1-3 meses antes de la IHFKDGHH[DPHQVLQRWHSXHGHV quedar sin plaza. El examen podrĂ­a estar ya cerrado o te podrĂ­a costar mĂĄs dinero. El examen se puede hacer en varios sitios. Puedes elegir dĂłnde te gustarĂ­a, aunque no es seguro si lo harĂĄs allĂ­ o no. Se puede elegir, por ejemplo, hacerlo en la ESO de Paterna. Normalmente los exĂĄmenes para la provincia de CĂĄdiz se hacen en Jerez, CĂĄdiz, Puerto Santa MarĂ­a o Puerto Real, aunque hay muchos otros lugares. Una vez hecho el examen, tu FHUWLŰ&#x153;FDGRWHORGDUÂĄODDFDGHmia, si te has registrado con ella. Si no hay que ir a Jerez a UHFRJHUOR6LHOH[DPHQIXHKHFKR a base de ordenador, los resultados estĂĄn disponibles despuĂŠs GHVHPDQDV6LIXHKHFKRHQ papel, tarda 6-10 semanas. Los exĂĄmenes de Cambridge no caducan, excepto los de IELTS, que caducan a los dos aĂąos. Si la persona ya tiene una base,


normalmente se tarda como dos aรฑos para llegar a cada nivel. Los exรกmenes de Cambridge tienen mรกs usos que el de conseguir tu JUDGR3RUHMHPSORVLWLHQHVHO&WHUHVXOWDUยกPยกVIยกFLOFRQVHguir un visado para Australia. Estos exรกmenes son conocidos a nivel mundial. Se hacen tanto en Europa como en otras partes del mundo. Te ayudan a conseguir trabajos en el extranjero. ยซCreo que es una pena que no se puedan hacer los exรกmenes en los FROHJLRV\EDFKLOOHUDWRV{GLFH$ODQ+LJJVMHIHGHORVPRQLWRUHVGH los exรกmenes de Cambridge para la provincia de Cรกdiz. ยซSon obligatoULRVSDUDODXQLYHUVLGDGSHURVLQHPEDUJRQRVHSXHGHQKDFHUGHIRUPD pรบblica. Y esto hay que empezar a aprenderlo desde joven, ya que no VHSXHGHFRQVHJXLUXQQLYHOGH%RPยกVHQXQPHV{ Los exรกmenes de Cambridge son muy รบtiles para ver el nivel de las personas de todo el mundo. El nivel no cambia dependiendo del lugar, son siempre iguales.

42


LETRAS que impresion an ~ESPECIAL CORTÁZAR~


J U L I O C O RTA Z A R EL TOCATĂ&#x2030; DE LAS LETRAS

POR

JUAN F. SĂ NCHEZ

El pasado 26 de agosto se cumplieron 100 aĂąos del nacimiento de Julio CortĂĄzar, escritor argentino que revolucionĂł el panorama literario en lengua castellana, convirtiĂŠndose junto a Jorge Luis Borges (quien publicĂł por primera vez un relato suyo en la revista Sur), en el gran precursor de lo que se llamĂł el ÂŤBoom narrativo hispanoDPHULFDQR{UHSUHVHQWDGRVREUHWRGRSRUHOFRORPELDQR*DEULHO*DUF­D 0ÂĄUTXH]UHFLHQWHPHQWHIDOOHFLGR\HOSHUXDQR0DULR9DUJDV/ORVD Julio CortĂĄzar naciĂł en 1914 en Bruselas, donde su padre trabajaba en esos momentos. AĂąos despuĂŠs CortĂĄzar narra cĂłmo en el momento de nacer los alemanes estĂĄn bombardeando Bruselas en el transcurso de ODSULPHUDJXHUUDPXQGLDO\XQDYH]PÂĄVKDFHJDODGHVXSDFLŰ&#x153;VPR MiQDFLPLHQWRIXHVXPDPHQWHEŠOLFRORFXDOGLÂłFRPRUHVXOWDGRDXQRGH ORVKRPEUHVPÂĄVSDFLŰ&#x153;VWDVTXHKD\HQHVWHSODQHWD 3URJUDPDl$IRQGR{79(

Creía que la uno de los caminos positivos de la Humanidad era el mestizaje, la unión de todas las razas y pueblos del planeta. No HVH[WUD¹RSRUWDQWRTXHPDQLIHVWDVHDELHUWDPHQWHVXDGPLUDFL³Q por Ernesto ChÊ Guevara, quien como Êl creía en un mundo donde GHVDSDUHFLHVHQODVIURQWHUDV&RPRHO&KŠ&RUW¥]DUHVWXYRVLHPSUH SURIXQGDPHQWHSUHRFXSDGRSRUORVSUREOHPDVVRFLDOHV Hay quizå una salida, pero esa salida debería ser una entrada. Hay quizå un reino milenario, pero no es escapando de un reino enemigo que se toma SRUDVDOWRXQDIRUWDOH]D+DVWDDKRUDHVWHVLJORVHHVFDS GHPRQWRQHVGH FRVDVEXVFDODVSXHUWDV\DYHFHVODVGHVIRQGD5D\XHOD

Se le conoce en gran parte por sus relatos breves, donde explora DPHQXGRORVO­PLWHVHQWUHODUHDOLGDG\ODIDQWDV­DHQWUHORFRWLGLDQR\ORVREUHQDWXUDODOJRIUHFXHQWHHQRWURVHVFULWRUHVKLVSDQRDPHULFDQRVFRPR*DUF­D0ÂĄUTXH]R-XDQ5XOIR'HVWDFDPRVUHODWRVFRPR l(OSHUVHJXLGRU{l$[RORWO{l7RGRVORVIXHJRVHOIXHJR{Rl&DUWDD XQDVHÂąRULWDHQ3DU­V{HQWUHRWURV3DU­VIXHXQDFLXGDGTXHWXYR gran importancia para ĂŠl y en ella muriĂł en el aĂąo. Fue un gran estudioso de la lengua espaĂąola, la cual le gustaba VLPSOLŰ&#x153;FDUKDVWDVXPÂĄ[LPDH[SUHVLÂłQ0H]FOÂłODVSDODEUDVGHPDQHUD TXHDGTXLU­DQPÂşOWLSOHVVLJQLŰ&#x153;FDGRVDPSOLDQGRODVIRUPDVGHHQWHQ44


GHU\GHOHHU(Ql/HMDQD{LQWURGXFHODŰ&#x153;JXUDGHORVSDO­QGURPDV TXHFRQVLVWHQHQKDOODUXQDIUDVHTXHVHOHHH[DFWDPHQWHLJXDOGHL]quierda a derecha o de derecha a izquierda, y los anagramas, que son XQDPH]FODGLVWLQWDGHODVOHWUDVGHXQDSDODEUDSDUDIRUPDURWUD AsĂ­ paso horas: de cuatro, de tres y dos, y mĂĄs tarde palindromas. Los IÂĄFLOHVVDOWD/HQLQHO$WODVDPLJRQRJLPDORVPÂĄVGLI­FLOHV\KHUPRsos, ĂĄtale, demonĂ­aco CaĂ­n o me delata; AnĂĄs usĂł tu auto, Susana. O los preciosos anagramas: Salvador DalĂ­, Avida Dollars; Alina Reyes, es la reina y... Tan hermoso, ĂŠste, porque abre un camino, porque no concluye. Porque la reina y [...]

Si por algo conocemos a CortĂĄzar es por su novela Rayuela, que podrĂ­amos etiquetar de experimental. La rayuela para los argentinos es nuestro tocatĂŠ, ese juego que consiste en pintar con tiza un casillero en el suelo e ir saltando a la pata coja por todas las casillas menos donde hemos tirado el tejo. Partiendo de esta idea CortĂĄzar propone dos lecturas de la novela y establece un Tablero de direcciĂłn: A su manera este libro es muchos libros, pero sobre todo es dos libros. El lector queda invitado a elegir una de las dos posibilidades siguientes: (O SULPHU OLEUR VH GHMD OHHU HQ OD IRUPD FRUULHQWH \ WHUPLQD HQ HO capĂ­tulo 56, al pie del cual hay tres vistosas estrellitas que equivalen a la palabra Fin. Por consiguiente, el lector prescindirĂĄ sin remordimientos de lo que sigue. El segundo libro se deja leer empezando por el capĂ­tulo 73 y siguiendo luego en el orden que se indica al pie de cada capĂ­tulo. En caso de conIXVLÂłQXROYLGREDVWDUÂĄFRQVXOWDUODOLVWDVLJXLHQWH 73 - 1 - 2 - 116 - 3 - 84 - 4 - 71 5 - 81 - 74 - 6 - 7 - 8 - 93 - 68 - 9 - 104 - 10 - 65 - 11 - 136 - 12 - 106 - 13 - 115 - 14 - 114 - 117 - 15 - 120 - 16 - 137 - 17 - 97 - 18 - 153 - 19 - 90 - 20 - 126 - 21 - 79 - 22 - 62 - 23 - 124 - 128 - 24 - 134 - 25 - 141 - 60 - 26 - 109 - 27 - 28 - 130 - 151 - 152 - 143 - 100 - 76 - 101 - 144 - 92 - 103 - 108 - 64 - 155 - 123 - 145 - 122 - 112 - 154 - 85 - 150 - 95 - 146 - 29 - 107 - 113 - 30 - 57 - 70 - 147 31 - 32 - 132 - 61 - 33 - 67 - 83 - 142 - 34 - 87 - 105 - 96 - 94 - 91 - 82 - 99 - 35 - 121 - 36 - 37 - 98 - 38 - 39 - 86 - 78 - 40 - 59 - 41 - 148 - 42 - 75 - 43 - 125 - 44 - 102 - 45 - 80 - 46 - 47 - 110 - 48 - 111 - 49 - 118 - 50 - 119 - 51 - 69 - 52 - 89 - 53 - 66 - 149 - 54 - 129 - 139 - 133 - 140 - 138 - 127 - 56 - 135 - 63 - 88 - 72 - 77 - 131 - 58 - 131

45


Los capĂ­tulos son breves y a travĂŠs de los personajes principales, Oliveira y La Maga, CortĂĄzar nos expone ideas sobre la vida, la polĂ­tica, la cultura y las artes. Evoca el amor casual entre los dos, en contraposiciĂłn a la necesidad de planear citas o encuentros. ÂżEncontrarĂ­a a la Maga? [â&#x20AC;Ś]Y era tan natural cruzar la calle, subir los peldaĂąos del puente, entrar en su delgada cintura y acercarme a la Maga que sonreĂ­a sin sorpresa, convencida como yo de que un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas, y que la gente que se da citas precisas es la misma que necesita papel rayado para escribirse o que DSULHWDGHVGHDEDMRHOWXERGHGHQW­IULFR>@5D\XHOD

Si a simple vista nos puede parecer una apuesta arriesgada para la ĂŠpoca en que se publico hemos de recordar que las vanguardias aun estaban en la retina de estos escritores. Llama la atenciĂłn otra de sus obras representativas, Historia GH&URQRSLRV\GHIDPDV, donde encontramos textos como ÂŤInstrucFLRQHVSDUDVXELUXQDHVFDOHUD{l,QVWUXFFLRQHVSDUDGDUFXHUGDDO UHORM{TXHFRPRRFXUUHHQJUDQSDUWHGHVXREUDQRHVWÂĄQGHVSURvistos de humor, ironia y a menudo el lector se hace complice de ODLGHDTXHGHŰ&#x153;HQGHHODXWRU PiensaHQHVWRFXDQGRWHUHJDODQXQUHORMWHUHJDODQXQSHTXHÂąRLQŰ&#x153;HUQR â&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹRULGRXQDFDGHQDGHURVDVXQFDODER]RGHDLUH1RWHGDQVRODPHQWHXQ UHORMTXHORVFXPSODVPX\IHOLFHV\HVSHUDPRVTXHWHGXUHSRUTXHHVGH buena marca, suizo con anĂĄcora de rubĂ­es; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarĂĄs a la muĂąeca y pasearĂĄs contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo IUÂĄJLO\SUHFDULRGHWLPLVPRDOJRTXHHVWX\RSHURQRHVWXFXHUSR que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgĂĄndose de tu muĂąeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesiĂłn de a atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerĂ­as, en el anuncio por la radio, en el VHUYLFLRWHOHIÂłQLFR7HUHJDODQHOPLHGRGHSHUGHUORGHTXHWHORUREHQ de que se caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia a comparar tu reloj con los demas relojes. No te regalan un reloj, tu eres el UHJDODGRDWLWHRIUHFHQSDUDHOFXPSOHDÂąRVGHOUHORM l3UHDPEXORDODVLQVWUXFFLRQHVSDUDGDUFXHUGDDOUHORM{

46


Cortázar también destacó como traductor, y entre sus traducciones destaca la que hizo de los cuentos de Edgar Allan Poe. Sin duda merece la pena ahondarse en el mundo narrativo de este autor a quien todavía muchos de los escritores actuales mas repreVHQWDWLYRVUHFXHUGDQ\PDQLۜHVWDQXQWULEXWRSXHVSRFRVKR\HQGLD obvian que si Garcilaso primero y Ruben Dario después revolucionaron el mundo poetico hispanico, sin olvidar la prosa de los siglos de oro, con los Cervantes, Quevedo o Rojas a la Cabeza la narrativa en lengua española actual no podría ser entendida sin la renovación estilística de Jorge Luis Borges, Julio Cortazar o los escritores del boom narrativo hispanoamericano, que supieron transmitir a través del instrumento de la lengua ese nuevo sentir tan particular de los escritores y escritoras del otro lado del atlántico.

47


A LQU I M IA

POR

ANDRĂ&#x2030;S CARMONA

(ELOGIO AL PUCHERO)

E

n el devenir del tiempo, sabios de todo el mundo se han heFKRHVWDSUHJXQWDTXŠIXHSULPHURHOKXHYRRODJDOOLQD" /DFXHVWLÂłQWLHQHIÂĄFLOUHVSXHVWDSXHVWRGRHOPXQGRPXQGLDO sabe que los dos estĂĄn sujetos a la evoluciĂłn. EL huevo pudo ser cuadrado miles de aĂąos atrĂĄs y la gallina, como muchos expertos dicen, desciende del Tiranosaurus Rex. Pero hablando de evoluciĂłn, detengĂĄmonos en la de algunos guisos, como el potage, el momentazo de algunas sopas. Pero el puchero en particular se lleva la palma, no porque sea autĂłctono de AndalucĂ­a, TXHWDPELŠQVLQRSRUHVDDOTXLPLDSHUIHFWDGHLQJUHGLHQWHVFXÂĄQWRV experimentos habrĂĄ habido por el correr de los tiempos en las casas andaluzas, en esas cocinas, tan pobres que hasta un trozo de apio le GDXQWRTXHGLIHUHQWHDOSXFKHUR6HQFLOODPHQWHHVSXUDEUXMHU­D SXHVVXFDOGRKDWHUPLQDGRSRUVHUHOSHUIHFWRUHFRQVWLWX\HQWHSDUD QRFKHVGHERUUDFKHUD\DVHDIHULDRODQRFKHGHO)LQGHDÂąR PodrĂ­amos extendernos en interminables volĂşmenes, como en quĂŠ momento se produjo el big bang dentro de esa olla hirviendo, cuando se alinearon como si de planetas se dijera, el hueso aĂąejo, el tocino de la papa y la pechuga de una gallina vieja, que es la que hace el mejor caldo, dicho andaluz antiquĂ­simo que ya sale en las crĂłnicas escritas por Sancho Panza en Mi vida sin el Quijote. Pero no nos desviemos. Cuando esta alquimista (seguramente una madre andaluza con pocos recursos) aĂąadiĂł a estos tres elementos los garbanzos, una papita y ese trocito de apio, el ĂŠxtasis tuvo que ser similar al de Miguel Ă ngel cuando terminĂł la Capilla Sixtina.Cuando esa mujer probĂł ese caldo se dijo: ÂŤhe inventado el EÂĄOVDPRGHŰ&#x153;HUDEUÂĄV{\DGHPÂĄVWHQJRSDUDWUHVRFXDWURG­DV\OH VDFÂłODSULQJÂĄDVXPDULGRTXHVHVLQWLÂłFRPR6LJIULGRFXDQGRPDWÂł al dragĂłn, machacando el tocino y la pechuga con un trozo de pan. El puchero, es decir, los garbanzos y la papita, la pringĂĄ, la sopita de picadillo y el vasito de caldo son insuperables. (QŰ&#x153;QHVWÂĄFODURTXHSDUDHYROXFLÂłQSHUIHFWDODGHOSXFKHUR venga de donde venga. 48


IM PRESION ES usica les


LA

HISTORIA

C ON T I N Ă&#x161; A

Y

SOBRE LA PETENERA POR

JAVIER MORENO

GHVSXŠV GH VX PXHUWH OXHJR GH VX DUWH 'RORUHV IXH HWHUQD Eterna, sobre un pedestal de bronce que adorna una plaza de su pueblo. O una calle rotulada con su nombre, o con lo que se sabe de ĂŠl. O, simplemente, una pequeĂąa obra de teatro representada, con todo el cariĂąo, y la mĂĄs absoluta modestia por un grupo de teatro, FRPRFRORIÂłQDXQDJUDQQRFKHHQXQRGHORVFRQFXUVRVâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹDPHQFRVGH mĂĄs rancio abolengo. La obra en cuestiĂłn, como Dolores, una trageGLD \ FRPR 'RORUHV WDPELŠQ â&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹDPHQFD (Q SURVD \ YHUVR 8QD LGHD RULJLQDOGH-DYLHU0RUHQRDODTXH(QULTXH5RMDV*X]PÂĄQGLÂłIRUPDH Isabel PĂŠrez llevĂł al escenario. ÂŤPaterna, Paternera, Petenera. Un SXHEORXQDPXMHUXQFDQWH{HVWÂĄ\DHQORVDQDOHVGHODKLVWRULD del Concurso Nacional de Cante por Peteneras, que cada aĂąo convoca HO $\XQWDPLHQWR GH HVD ORFDOLGDG â&#x20AC;Ť×&#x201D;â&#x20AC;ŹPH VLJXH JXVWDQGR PÂĄV OODPDUOR SXHEORâ&#x20AC;Ť×&#x201D;â&#x20AC;ŹTXHYLÂłQDFHUD'RORUHV3DWHUQDGH5LYHUD Muerta la obra, como muerta Dolores. Tocaba hacerla inmortal. Craso error. Inmortal ya era. Y lo era porque Dolores, quintaesencia, es inherente a la mujer de Paterna. EstĂĄ dentro de cada paternera â&#x20AC;Ť×&#x201D;â&#x20AC;ŹPHFXHVWDQRGHFLUSHWHQHUDFXDQGRPHUHŰ&#x153;HURDOJHQWLOLFLRGHPXMHUGH3DWHUQDâ&#x20AC;Ť×&#x201D;â&#x20AC;ŹFRPRVLIXHVHXQÂłUJDQRPÂĄVGHVXFXHUSR3RUHVR SHUVRQDOPHQWHGHŰ&#x153;HQGRODWHRU­DGHTXHQDGLHPHMRUTXHODPXMHUGH 3DWHUQDSXHGH\GHEHUHSUHVHQWDUD'RORUHVKHFKDDOŰ&#x153;Q\DOFDER DVXLPDJHQ\VHPHMDQ]D&RPRKL]R5DŰ&#x153;$JXLUUHHQODREUDDUULED mencionada, o como lo ha hecho este aĂąo Soledad GarcĂ­a en el cartel que anunciaba el espectĂĄculo. 8QFDUWHOTXHVHSUHVHQWÂłRŰ&#x153;FLDOPHQWHHQXQDFWRVLQSUHFHGHQtes, el dĂ­a 5 de junio de 2014 en el (GLŰ&#x153;FLR9&HQWHQDULR de Paterna de Rivera y que contĂł con la participaciĂłn, ademĂĄs de los artistas TXHORFRQIRUPDEDQDVDEHU0DULQD+HUHGLD'DYLG3DORPDU$QWRQLR Reyes y JesĂşs MĂŠndez; con JosĂŠ Manuel MacĂ­as Orihuela, diseĂąador JUÂĄŰ&#x153;FRGHOPLVPR\(QULTXH5RMDVSRHWD\DXWRUGHORVWH[WRVTXH iban a servir de enlace entre cada actuaciĂłn del mencionado especWÂĄFXORl3RUSDWHUQHUD\3HWHQHUDD&ÂĄGL]ORV3XHUWRV\-HUH]{ Porque, como digo, una Petenera inmortal ya, representada por una superlativa Marina Heredia, iba a dedicar su noche mĂĄs grande a la 51


cuna del cante. A Cådiz, a Jerez y a los Puertos. Y, ¿quiÊn mejor que David 3DORPDU JDGLWDQR GH SURIHVL³Q SDUD representar a Cådiz? ¿Y quiÊn mejor que el chiclanero Antonio Reyes para representar a los Puertos? Misma pregunta: ¿QuiÊn mejor para representar a Jerez que Jesús MÊndez? Y los cuatro: Paterna, Cådiz, los Puertos y Jerez se unieron en una noche de arte y tronío. Y otra Petenera, una de tantas oriundas del lugar, Nuria 9HODVFRWDPELŠQIXH'RORUHV<EDLO³ para Cådiz, y cosió las redes, sustento de los pescadores de los Puertos y pisó la uva de Jerez. Y anduvo sutilmente, voz en mano, por cada cante, por cada verso, por cada rasgueo de guitarra que VDFXGL³ FRPR PLO HVFDORIU­RV FDGD tramo de la noche. Y quiÊn mejor que dos jóvenes, con VHQGDV JXLWDUUDV FDUJDGDV GH IXWXUR para dar a luz a la música que deamEXODED SLGLHQGR D JULWRV TXH IXHUDQ ellos: Didier Macho y David Rodríguez quienes la rescataran del silencio. Y entre guitarra y cante la poesía. Los versos de Enrique Rojas Guzmån que nos llevó de la mano hasta el gÊnesis GHODJHRJUDI­DGHOFDQWH/RVYHUVRV que se escribieron en los renglones de esa noche mågica. Tan mågica como Dolores, como su voz, como su arte, como su vida toda. ¥Y que se apague el silencio!

52

Nuria Velasco en un momento de su actuaciĂłn durante el Concurso Nacional de Cante por Peteneras.

PresentaciĂłn del cartel del XXXIX Concurso Nacional de cante por Peteneras. De izqda a dcha. JesĂşs MĂŠndez, Marina Heredia, Antonio Reyes y David Palomar.


E NC I ER RO S

I N FA N T I L E S

L

CA LL E J ERO S POR

PACO COLĂ&#x201C;N MADERA

a idea parte de Juan Velas- que debo rellenar una instancia co Madera, que me comenta: solicitando lo que quiero y me ÂŤPrimo, Âżpor quĂŠ no hacemos GLFHlHVWÂĄLVORFRV{SHURFXHQWD un encierro con toros hechos de conmigo, me parece buena idea. /OHJÂł OD KRUD GH GLIXQGLU OR madera y jugamos con los niĂąos?, sĂłlo niĂąos, para que corran como que ibamos a hacer, para lo cual ORV PD\RUHV{ <R OH GLMH l-XDQ contamos con la ayuda de Juan HVWÂĄVORFRSHURFXHQWDFRQPLJR{ Luis Andrades, que diseĂąa del Primero buscamos cuernos de cartel y de Harry que los reparte YDFDVRWRURVSRUODVŰ&#x153;QFDVFHU- por los colegios. Mientras tancanas a Paterna. Paco Orellana, to, nosotros haciendo toritos. El mayoral de La Quinta, nos dice tiempo se nos echa encima y el que tiene varias cornamentas. nerviosismo ronda nuestra mente. Fuimos por ellas y le explicaImplicamos a mĂĄs gente: Jeromos lo que querĂ­amos hacer. Otro mo, Fernando Gallo, Amelio, Jose TXHQRVGLFHlHVWÂĄLVORFRV{<D y a todos los niĂąos y niĂąas que tenemos los cuernos, asĂ­ que ma- querĂ­an llevar toritos. PensĂĄbanos a la obra en la carpinterĂ­a. mos: ÂŤojalĂĄ vengan niĂąos a jugar, Siendo Juan carpintero, no ten- SRUTXHVLQRVHUÂĄXQGHVDVWUH{ GU­DPRVSUREOHPDVSDUDIDEULFDU3RUŰ&#x153;QWHQHPRVHOSHUPLVRSDUD los de madera. cortar la calle y nos regalan coLe comento a Juan que tene- hetes. ÂŤEsto marcha Juan, Âżvenmos un problema, hay que cortar GUÂĄQPXFKRVQLÂąRV"{ 3RU Ű&#x153;Q OOHJÂł HO G­D WRGRV la calle para evitar el paso de coches. Y decido hablar con el vestidos con pantalĂłn vaquero alcalde. Llegado el dĂ­a, me reĂşno y camiseta blanca, ademĂĄs unos con el alcalde y le expongo nues- lazos amarillos y verdes atados tra idea, y que necesitamos cor- a la cintura, los colores de la tar la calle AlcalĂĄ, para que los bandera de nuestro pueblo. Todo niĂąos jueguen y corran con liber- listo para salir desde la cartad y sin peligros. Me comenta pinterĂ­a de Juan Velasco, y los 53


WRULWRVUHOXFLHQWHVUHFLŠQSLQWDGRV1RVIXLPRVSDUDODVDOLGDHQ ODJUDQIXUJRQHWDGH Los Taruguitos, tanto los niĂąos y niĂąas como ORVWRULWRVGHPDGHUD&XÂĄOIXŠQXHVWUDVRUSUHVDFXDQGRQRVEDMDPRV estaba la calle llena de niĂąos, esperĂĄndonos. Quiero acordarme de nuestro amigo el Momo, que estuvo presente como cohetero el primer DÂąRGHORVHQFLHUURVLQIDQWLOHVSHURTXHHVWHDÂąRQRKDSRGLGRHVWDU con nosotros, lo echamos mucho de menos. TirĂł los cohetes y partimos WRGRVKDFLDHOUHFRUULGRRŰ&#x153;FLDO&DGDYH]PÂĄVQLÂąRVFRUULHQGRGHODQWH de nosotros al llegar al principio de la calle AlcalĂĄ, estaba todo lleno, niĂąos y niĂąas, abuelos y abuelas, padres y madres esperĂĄnGRQRVHXIÂłULFRVFRQQXHVWUDOOHJDGD/HGLMHl-XDQQRVPHWHQHQ ODFÂĄUFHO{1RPHORFUH­DWDQWRVQLÂąRV\QLÂąDVFRUULHQGR\HVRV toritos pequeĂąos corriendo a la par nuestra. Ver la cara de esos niĂąos y niĂąas corriendo delante del toro, parecĂ­a que iba un toro de verdad detrĂĄs de ellos, los aplausos a todos nuestros pequeĂąos toritos, la cara de mi hijo Juan Carlos, con su WRULWRl3LWL{QRODYR\DROYLGDUQXQFDHQVXVRMRVYH­DHOUHâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹHMR de mi mismo cuando era un niĂąo, la ilusiĂłn de estar llevando a la realidad un juego al que nuestros niĂąos les encanta jugar en estas IHFKDVFRQPÂĄVIUHFXHQFLDSHURTXHGXUDQWHWRGRHODÂąRSRGHPRVREservar en todos los parques y patios de los colegios: niĂąos y niĂąas jugando a los toros, diciendo: ÂŤesto es cuarĂ­a{ (VD HUD QXHVWUD LOXVLÂłQTXHGLVIUXWDUDQGHXQDŰ&#x153;HVWDWDQQXHVWUD\VXVSDODEUDV lSDSÂĄPDÂąDQDWDPELŠQVDFDPRVORVWRULWRV"{\\ROHFRQWHVWŠlRMDOÂĄ TXHHODÂąRTXHYLHQHSRGDPRVUHSHWLU{ Y sĂ­ que hemos repetido, con mĂĄs toritos, mĂŠdicos y el apoyo total GHOD\XQWDPLHQWRTXHQRVKDLQFOX­GRHQHOSURJUDPDRŰ&#x153;FLDOGHOD IHULD$KRUDHOPLŠUFROHVGHIHULDHVHOG­DGHO(QFLHUUR,QIDQWLO para que no se pierda nuestra tradiciĂłn, y puedan vivir el encierro desde dentro, como lo hacen los mayores. Hemos conseguido que muchos niĂąos y niĂąas de nuestro pueblo vean sus juegos del toro, hechos realidad, con un encierro hecho por y para ellos exclusivamente. Por mi parte, dar las gracias a todos y todas las personas que nos han ayudado, sobre todo a Juan Velasco, por tener tantas ideas FUHDWLYDVSDUDTXHORVQLÂąRV\QLÂąDVGLVIUXWHQ\SRUKDFHUPHDP­ partĂ­cipe de ellas. El aĂąo que viene mĂĄs. 54


IM PRESION ES his t贸r ica s


Ă&#x2030; R A S E U N A V E Z PAT E R N A olimpiadas de saguntia

56


I II 57

III


JUEGOS POPULARES POR

S

JUANLU ANDRADES

egún Pere Lavega Burgues juego popular es aquel que arraiga en una determinada zona y los habitantes lo practican habitualmenWH\DVHDGHIRUPDJHQHUDORHQXQDSREODFL³QFRQFUHWD{'HVGH estas líneas quiero reseùar la importancia de los juegos populares FRPRDFWLYLGDGI­VLFD+R\G­DHVW¥QSU¥FWLFDPHQWHH[WLQJXLGRVSXHV la totalidad de los niù@s no los suelen practicar. /D SU¥FWLFD GHO MXHJR FRPR PHGLR GRQGH ORV LQIDQWHV GLVIUXWDQ en sus ratos de ocio estå descendiendo cada vez mås, debido principalmente al desarrollo de la tecnología, medios de comunicación (canales temåticos tv ) y la abundancia de vehículos de motor en las calles, que impiden que estos se desarrollen en tales espacios. 8QIDFWRUDUHVDOWDUHVHOHVFDVRWLHPSROLEUHGHOQL¹#UHSOHWR de actividades diarias, lo cual no es perjudicial, pero sí hace disminuir el número de intercambio sociales entre ellos. ,P¥JHQHVTXHSRGHPRVUHFRUGDUFRQIDFLOLGDGFRPRODGHFKDYDOHV MXJDQGRHQOXJDUHVFRQRFLGRVGHQXHVWURSXHEORDGLIHUHQWHVDFWLYLdades lúdicas que se iban transmitiendo de generación en generación, VRQFDGDG­DP¥VGLI­FLOHVGHSUHVHQFLDUHQQXHVWUDVFDOOHV (QQXHVWUDLQIDQFLDMXJ¥EDPRVHQODFDOOHFRQORVDPLJ#VDMXHJRV donde lo importante no era sólo el juguete. Estampas como cuando DOJXLHQJULWDEDlFRRRFKH{\QRVHVSHU¥EDPRVDTXHSDVDUDHOYHK­FXOR para seguir jugando son hoy inusuales. QuiÊn no recuerda La una mi mula, el elåstico, el escondite, los bolis, o el trompo. Estos juegos permitían la interacción entre los niù@s y desarrollaban valores de respeto, trabajo en equipo, ejecución y valoración de los mismos. Recuerdos imborrables tengo de aquellos juegos que solíamos pracWLFDUHQl/RV0ROLQRV{FRPRHO HVFRQGLWH RHOChÊ, cuando con las primeras lluvias nos calzåbamos nuestras botas de agua y nos GLVSRQ­DPRVWRGRVDKLQFDUHOKLHUURHQHOWHUUHQRIDQJRVR 2WURUHWUDWRHVHOSDWLRGHUHFUHRGHOFROHJLRl(O3XQWR{$OO­ nos reuníamos todos por las tardes a echar nuestros partidillos de IºWEROMXJDUDORVEROLVDOWURPSRRDNebruno sal de la olla. En estos lugares crecimos todos jugando a actividades lúdicas que siempre quedarån en nuestras retinas y no deberían perderse pues RIUHFHQXQDPSOLRGHVDUUROORLQWHJUDOGHODSHUVRQD 58


PROYECTOS que impresionan

MĂ S TRABAJO

CON MENOS ENEGĂ?A

POR

E

ELISABETH HERRERA

Con este proyecto se pretenl proyecto MĂĄs trabajo con menos energĂ­a tiene su ini- GH IRUPDU D RFKR FLXGDGDQRV GH cio en Octubre de 2013. Ya 3DWHUQD GH 5LYHUD SDUD RIUHFHUentonces se partĂ­a con unos obje- le los conocimientos necesarios tivos claros, el primero y prin- HQ DKRUUR \ HŰ&#x153;FLHQFLD HQHUJŠWLcipal de ellos era buscar una ca. Esto consiste en conocer , IRUPDGHD\XGDSDUDHOSXHEORHQ entre tantas otras pautas, los general, que debido a la situa- XVRV HŰ&#x153;FLHQWHV GH OD HQHUJ­D HQ ciĂłn econĂłmica actual, a los ciu- OD YLYLHQGD OD LQâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹXHQFLD HQ HO dadanos les resulta cada vez mas medio ambiente, medidas posibles GLI­FLO DIURQWDU ORV JDVWRV GH de ahorro o energĂ­as renovables. (Q Ű&#x153;Q ODV FDUDFWHU­VWLFDV QHIDFWXUDFLÂłQGHOKRJDU (O VHJXQGR REMHWLYR LED GHŰ&#x153;- cesarias que hacen una vivienda nido por los jĂłvenes del pueblo, bioclimĂĄtica. El curso queda dividido en dos debido al gran Ă­ndice de paro que hay, querĂ­amos, no solucionar IDVHV(QODSULPHUDORVDOXPQRV HVWH SUREOHPD SHUR VL RIUHFHU adquieren los conocimientos neuna ayuda, iniciĂĄndolos en una cesarios para el desarrollo de la VHJXQGDIDVHODSUÂĄFWLFDGRQGH SURIHVLÂłQHQSOHQRDSRJHR Desde Alemania, Juan Berger, se dirigen personalmente a las que no para de pensar cĂłmo puedo viviendas para poner en prĂĄctica ayudar a Paterna, toma la ini- los conocimientos obtenidos con ciativa de escribir un borrador DQWHULRULGDG 2IUHFHPRV D WRGR incluyendo nuestros principales ciudadano la ayuda para el ahorro objetivos; con el paso de los energĂŠtico en su hogar, y de este meses dicho borrador va tomando PRGR RIUHFHPRV PHGLGDV GH PHMRIRUPDDPERVQRVSRQHPRVPDQRVD ras que implican un ahorro en las la obra y ya con las ideas bas- IDFWXUDVGHHOHFWULFLGDG\DJXD En el desarrollo del curso esWDQWHGHŰ&#x153;QLGDVHOG­DGH-XQLR WDPRVGLVIUXWDQGRGHODFRODERUD2014 se inicia el curso. 59


FLÂłQGHSURIHVLRQDOHVTXHQRVRIUHFHQFRQRFLPLHQWRVHQPDWHULDVGH HQHUJ­DVRODUWŠUPLFDIRWRYROWDLFD\HÂłOLFDHQWUHRWUDV A la vez que se lleva a cabo el curso, no nos olvidamos de ayudar a todos los ciudadanos en general. Para ello hemos tomado la iniciativa de realizar una guĂ­a de ahorro energĂŠtico, adjunta en esta revista. En ella se incluyen medidas bĂĄsicas para el ahorro en el hogar. Con ODFUHDFLÂłQ\GLIXVLÂłQGHHVWDJX­DTXHUHPRVD\XGDUHQODFRQFLHQciaciĂłn de todas las personas de Paterna en el ahorro energĂŠtico. $GHPÂĄVRIUHFHPRVHVWDJX­DHQSÂşEOLFRVHSUHVHQWDHQGLIHUHQWHV RFDVLRQHVHQPRGRGHFRQIHUHQFLDLQIRUPDWLYDGRQGHORVDOXPQRVH[SOLFDQPŠWRGRVIÂĄFLOHVGHDKRUURHQQXHVWUDVIDFWXUDV Este proyecto tiene un desarrollo de dos meses, con intenciĂłn de XQVHJXLPLHQWR\GHXQGHVDUUROORIXWXURGHWRGRVORVTXHFRPSRQHQ este proyecto, actualmente estamos creando una asociaciĂłn que pronto darĂĄ la luz con nuevos proyectos muy interesantes. Con esta continuaciĂłn se desea darles a los componentes del grupo la oportunidad de XQDQXHYDH[SHULHQFLDODERUDOFRQODFXDOSRGHUDYDQ]DUHQVXIXWXUR SURIHVLRQDO\HMHUFHUFRPRFRQVHMHURVHQHUJŠWLFRV 0LIXQFLÂłQHQHVWHSUR\HFWRHVFRRUGLQDGRUDORTXHFRPSHWHDOD organizaciĂłn y desarrollo del mismo. (VWDDFWLYLGDGIRUPDSDUWHGHXQLQLFLRHQPLFDUUHUDSURIHVLRQDO FRPR,QJHQLHUDGHOD(GLŰ&#x153;FDFLÂłQ\7ŠFQLFDHQHŰ&#x153;FLHQFLDHQHUJŠWLFD (OGHVDUUROORGHOSUR\HFWRPHKDLGRDSRUWDQGRG­DDG­DGLIHUHQtes sensaciones, todas ellas buenas. Es inexplicable la sensaciĂłn que se siente cuando al aportar unos conocimientos a un grupo de personas, ves su gran implicaciĂłn y como sus actitudes van incremenWÂĄQGRVHGHXQDIRUPDLPSDUDEOH6REUHWRGRPHVDWLVIDFHQRWDUFRPR mis aportaciones hacen crecer a personas que quizĂĄs tenĂ­an menos capacidades de entendimiento en este tema de las energĂ­as. Tengo que dar las gracias a todas las personas que me ayudan y se implican en este proyecto, pero sobre todo a Juan Berger por darme ODRSRUWXQLGDGGHIRUPDUSDUWHGHŠVWH\HQHVSHFLDODHVWDVRFKR SHUVRQDVTXHWRGRVORVG­DVPHRIUHFHQVXLPSOLFDFLÂłQ

60


LA IMPRESIĂ&#x201C;N DEPORTIVA

UN

D E P OR T E M U Y N OB L E

FU LL

CONTACT

EZEQUIEL ERDOZAIN

Q

aprende el respeto al contraULRHOVDFULŰ&#x153;FLRODHQWUHJD te enseĂąa a nunca rendirte y siempre a superarte. Te enseĂąa una serie de valores que otros deportes con mĂĄs seguidores y FRQ PDV GLIXVLÂłQ QR OR KDFHQ ademas de tener sus gradas lleQDVGHUDFLVWDV\KRPÂłIRERV Contacto total o contacto a tope serĂ­a la traducciĂłn al castellano de IXOOFRQWDFW y es un

uiero empezar agradeciendo DHVWDUHYLVWD\DODIDPLlia que la compone, que son unos apasionados de su pueblo, por darme esta oportunidad de dar a conocer en Paterna de Rivera el deporte que practico y al que entrego toda mi dedicaciĂłn. El IXOOFRQWDFW estĂĄ muy lejos de los tĂłpicos que ensucian la imagen de este deporte y es un deporte noble donde se 61


medalla de oro es mi próximo reto aunque parece que aún me queda lejos pero como me han enseñado de chico desde la humildad no debo tenerle miedo a nada. Es importante ponerte retos en la vida como en el IXOOFRQWDFW para superarte cada día y eso es algo que he aprendido de la mano de mi maestro Roberto Quiñones, actual campeón de España. En nuestro pueblo en la actualidad tenemos ademas de mi plata en el nacional, también a Cati '­D] TXH IXH FDPSHRQD GH (VSD±D haciendo un excelente papel. Es una pena que a los interesados por este deporte aquí no puedan SUDFWLFDUORSRUODSRFDGLIXVL³Q que tiene en Paterna de Rivera como en casi todo los deportes. Bueno después de un breve reSDVR DO IXOO FRQWDFW \ FRQWDURV un poco mi experiencias yo os invito a todo los interesados que SXHGDQ WHQHU I¡FLO DVHVR D HVWH deporte que lo practique, que es un deporte para todos los públicos, abriéndote a nuevas experiencias y sobre todo para los que buscan adrenalina.

arte marcial que nació en los años 60 en los Estados Unidos, parecido al boxeo pero con patadas y barridos derivados del karate y el taekwondo, muy practicado en la provincia de Cádiz donde tenemos campeones del mundo como Luis Gómez. Cuando me inicié en este deporte nunca me pude imaginar que el IXOOFRQWDFW me iba a dar tanto y es que ponerte retos que superas con la ayuda de tu maestro y con tus compañeros (que con el tiempo se convierten en tus amigos) a la vez que practicas deporte y llevas una vida sana no tiene precio. Cuando me subí por primera vez al ring pensé que algún día sería bonito ganar el campeonato de Andalucía, era un sueño para mí y jamás pude imaginarme que al año siguiente lo conseguiría. Gracias a ese logro he tenido el privilegio de pasear la bandera de Paterna de Rivera en un campeonato de España logrando la medalla de plata en el inter autonómico con la selección Andaluza. El campeonato de España y sobre todo ganarlo consiguiendo la

62


PASATIEMPOS PATERNEROS Busca y encuentra en el siguiente Potaje de letras doce palabras relacionadas con Paterna, con sus costumbres, su entorno y su manera de ser.

P O T A J E D E L E T R A S

63


,QIRUPDFLÂłQDOOHFW#U (QUHODFLÂłQDOFRQâ&#x20AC;ŤŰ?â&#x20AC;ŹLFWRHQWUHODb y la v en Paterna de Rivera, entendiendo las razones de aquellos que abogan por escribir con b Paterna de Rivera, el equipo de redacciĂłn de Impresiones se ha deFLGLGRSRUODJUDI­Dv para escribir el nombre de la poblaciĂłn pues como bien sabrĂŠis es obligado escribirlo con v en los documentos RŰ&#x153;FLDOHV\FXDQGRVHKDFHUHIHUHQFLDDXQRUJDQLVPRRŰ&#x153;FLDO\DTXH de momento la Real Academia EspaĂąola de la lengua no contempla su escritura con b. Es lo que ocurre, por ejemplo, cuando escribimos Ayuntamiento de Paterna de Rivera. No nos parecĂ­a serio, como ocurrĂ­a en el nĂşmero anterior, que hubiese desdoblamientos y apareciese Paterna de Rivera escrito tanto con b como con v. Recordamos que esta revista esta abierta a recibir colaboraciones de los paterneros y paterneras que lo deseen y agradecemos la participaciĂłn de todos aquellos que han querido sumarse a contribuir con su impresiĂłn en este segundo nĂşmero.


Asociaci贸n Cultural Impresiones

Excmo Ayuntamiento de Paterna de Rivera

Impresiones num2  
Advertisement