Issuu on Google+

historias de vida

y depravaciones. Estando en medio de ese mundo, Jorge nuevamente cuestionó su existencia junto a ese vacío en el corazón que lo hundía mucho más. Sin embargo, una lectura bíblica cambió su vida. “Una noche platicaba con este varón con quien conviví y me preguntó si era posible que yo pudiera cambiar mi vida. Yo le contesté que no, porque todo estaba arraigado dentro de mí, y no podía hacerlo. Entonces, él me enseñó la Palabra de Dios y cuando la abrió y me habló por primera vez de Jesucristo, el Espíritu Santo abrió mi entendimiento y su Palabra entró a mi corazón y la de él”, recuerda Jorge. Pasadas las semanas y tratando de salir del homosexualismo, Jorge vivió una serie de circunstancias que le revelaron que luchaba contra el mismo demonio, que no lo quería fuera de sus dominios. Fue así que un delincuente lo atacó y por poco pierde la vida, además su fe en Dios fue puesta a prueba cuando se enteró de que su pareja padeció del VIH. Afortunadamente esta enfermedad fue descartada con los exámenes médicos que se realizó.

LA VERDAD OS HARÁ LIBRES A mediados de 2009, Jorge trabajó como docente en una institución y conoció a otro joven homosexual que anteriormente había sido un cristiano evangélico, del cual se enamoró y con el que convivió arrendando una pequeña habitación en una ciudad aledaña a su pueblo. En pocos meses, ambos establecieron un pequeño negocio de venta de productos médicos, cuyas ganancias malgastaron en bares, discotecas y todo tipo de fiestas

HOMBRE DE DIOS Unos meses después, Jorge y su compañero se decidieron por Cristo y ambos asistieron a una campaña evangelística que se realizó por las calles de su localidad. Esto ocurrió el 24 de mayo de 2010, fecha significativa para ellos porque fueron cambiados y obtuvieron una nueva naturaleza. Con el tiempo, Jorge llegó al Movimiento Misionero Mundial. “Dios hizo el cambio completo en mí. En las manos de Él, somos nuevas criaturas. Aunque me juzguen, Jesús ya me perdonó y con Su sangre limpió mis pecados”, afirma Jorge l

Enero 2017 / Impacto evangelístico

39


756_Español