Page 36

Al egresar de sus estudios secundarios, Jorge se cansó de su doble vida y se confesó homosexual, se entregó a un hombre casado, con quien mantuvo una relación y lo llevó a conocer más ampliamente el mundo perverso en su pequeña localidad guatemalteca. En medio de ese ambiente se hizo conocido como ‘Yorch’, frecuentando bares y discotecas donde decenas de jóvenes como él exhibieron su trastocada personalidad. hablar y de caminar y se dejó llevar por sus precoces instintos frente a sus compañeros de la escuela. Su conducta llamó la atención y lo consideraron un niño afeminado. “Me trataban como un afeminado, como una persona que no era bien vista y con todos los calificativos que se le puede dar a una persona así”. Ya en la educación intermedia, la presencia de Jorge siempre fue un sinónimo de diversión y burla para todos sus compañeros. No existió momento ni juego alguno en que no sintiera una mano que hurgara su intimidad y lo mostrara tal como era. Esto lo llevó a una terrible depresión y a odiarse a sí mismo por ser MISIONERO MUNDIAL 36 MOVIMIENTO América • Europa • Oceanía • África • Asia

de ese modo, y a encerrarse en su soledad. Sus padres, Baltasar Montejo Hernández y Catarina Mateo Díaz, no pudieron hacer nada para enderezar a aquel último hijo de ocho, que crecía torcido en el seno de su hogar. “Yo creo que mis papas se dieron cuenta de la conducta que yo llevaba, porque una ocasión no quise que me compraran juguetes de varón sino de mujer… Ellos sí se dieron cuenta, pero como no conocieron la Palabra de Dios, no me dieron una instrucción y como que me empujaron a ese estilo de vida”, recuerda.

ESA DURA VIDA Al egresar de sus estudios secundarios, Jorge se cansó de su doble vida y se confesó homosexual, se entregó a un hombre casado, con quien mantuvo una relación y lo llevó a conocer más ampliamente el mundo perverso en su pequeña localidad guatemalteca. En medio de ese ambiente se hizo conocido como ‘Yorch’, frecuentando bares y discotecas donde decenas de jóvenes como él exhibieron su trastocada personalidad. Poco le importaron las habladurías de su familia y de la gente en torno a su orientación sexual. Jorge se aceptó tal como era. “Nos vestíamos como rockeros, con los pelos parados, nos pintábamos los ojos, las cejas, las uñas, utilizábamos maquillaje, hasta lentes de contacto para llamar la atención”.

756_Español  

Revista Impacto Evangelistico Edición Enero 2017 Idioma Español

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you