Page 33

héroe de la fe

incluía la pesca de hombres. En torno a este punto, su consorte refirió que “entre todas las órdenes de Dios, Charles consideró como más urgentes y decisivas las palabras que Jesucristo le dijo a los apóstoles Pedro y Andrés: venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres”. El diario Philadelphia Evening Telegraph, en su edición del 13 de abril de 1906, brindó este bosquejo de la personalidad de Charles: “imagínese un joven de estatura media, afeitado sin problemas, una cabeza que crece calva, pero tiene un cerebro que nunca duerme, un par de ojos brillantes que brillan y bailan con la alegría de vivir, una boca que siempre sonríe, labios de los cuales sale simpatía por los desafortunados, estímulo para los deprimidos, esperanza para los caídos y palabras de verdad y sabiduría para todos”. Asimismo, el periódico de Filadelfia destacó que “Charles M. Alexander es un hombre magnético. Es cristiano desde las plantas de sus pies hasta la parte superior de su cabeza. Está tan lleno de buenos pensamientos, y obras que burbujean, que él los emana por todos sus poros. No puedes estar en su presencia sesenta segundos antes de que estés impactado por su personalidad”.

EVANGELIZADOR BRILLANTE ¿Cómo evangelizaba Alexander? No tenía reglas fijas, sino que estaba motivado por el amor de Cristo y gobernado por la sensibilidad del Espíritu Santo. En relación con este punto, Charles mencionó que “la única manera de aprender cómo hacer el trabajo evangelizador es hacerlo, y el lugar para comenzar es el primer lugar que uno encuentre abierto. Lleve su Biblia con usted siempre, y úsela para mostrar el camino de la vida”. Alexander mantuvo ese espíritu en cualquier lugar: en reuniones evangelísticas, en viajes, en lugares de negocios, en su casa, en barberías y restaurantes. Además, nunca dejó de hablar de Dios a los porteros, a los taxistas, a los limpiabotas, a los policías y a cualquier ser humano que se cruzaba en su camino. Para él, cada nueva alma con la que entró en contacto lo emocionó con un ardor tan fresco como si fuera la primera a la que le predicó la Palabra. Durante los últimos años de su vida, Charles impulsó la Liga del Testamento de Bolsillo, organización cristiana fundada en 1893 por su esposa con el objetivo de repartir copias de los Evangelios, como el canal más efectivo para compartir el mensaje del Señor. El trabajo de esta obra permitió que un millón de soldados británicos y americanos recibieran un ejemplar del Nuevo Testamento durante la Primera Guerra Mundial. El hombre que fue líder de la canción congregacional, editor de himnos y pescador de almas, vivió apenas cincuenta y tres años. Charles McCallon Alexander dejó de existir el 13 de octubre de 1920, en el Reino Unido, después de tres décadas al servicio del Señor. En tiempos como el nuestro, cuando las personalidades atractivas son tan exigentes en el mundo de los negocios, la educación, el entretenimiento y la vida religiosa, ¿no honraría y agradaría a Dios si más pescadores como Alexander se dedicaran a rescatar almas perdidas? l

Enero 2017 / Impacto evangelístico

33

756_Español  

Revista Impacto Evangelistico Edición Enero 2017 Idioma Español

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you