Issuu on Google+

¿NOS REUNIREMOS

EN EL RÍO?

C

onmovedor himno creado por el compositor Robert Lowry con el propósito de resaltar la importancia del afluente de agua de vida proveniente del trono de Dios y del Cordero. El tradicional himno cristiano “¿Nos reuniremos en el río?” nos remite, por medio de su lírica, a uno de los últimos pasajes de las Sagradas Escrituras, incluido en Apocalipsis 22:1, que hace referencia a un afluente de agua de vida proveniente del trono de Dios y del Cordero. Escrita la tarde del 4 de julio de 1864 por el compositor evangélico Robert Lowry, esta canción transmite además esperanza y se constituye en un canto de alegría con más de ciento cincuenta años de historia. Lowry, quien nació el 12 de marzo de 1826 en los Estados Unidos, creó esta oda mientras meditaba sobre su fe evangélica en su estudio de la ciudad de Nueva York. Entonces, en su mente se agolparon ideas e imágenes del Apocalipsis, del Señor, de su trono, de un río celestial y de la reunión de los santos. De inmediato, Robert sintió la necesidad de escribir una alabanza que resaltara la vida. En aquel momento, las palabras brotaron de su pluma y se convirtieron en un bello poema. Consultado en alguna ocasión por el particular origen de su composición, Robert Lowry, que fue ministro de Dios y profesor de literatura, testificó que lo más sorprendente de “¿Nos reuniremos en el río?” fue la rapidez con la que construyó los estribillos. Al respecto, el siervo del Señor acotó que “comencé a preguntarme por qué se había escrito tan poco sobre el agua pura de la vida cuando, de pronto, las palabras comenzaron a inundar mis pensamientos. Luego, llegó el himno”. La trascendencia de “¿Nos reuniremos en el río?” no se limita solo al mundo cristiano, también involucra el ambiente secular debido a que ha sido parte de la banda sonora de las películas MISIONERO MUNDIAL 28 MOVIMIENTO América • Europa • Oceanía • África • Asia

más famosas del director John Ford, valorado como uno de los cineastas de mayor influencia del siglo veinte, quien la consideraba su himno favorito. “La diligencia”, “Mi querida Clementina”, “Tres padrinos”, “Los buscadores” y “El rastro de Oregón” son algunos de los largometrajes en los que fue empleada. Autor de alrededor de quinientas canciones evangélicas, Lowry alcanzó prestigio por intermedio de sus creaciones mu-


756_Español