Page 23

salud

den la conciencia y los familiares o amigos desconocen de sus alergias. Las manifestaciones clínicas más frecuentes que se observan en las personas alérgicas, son las que se presentan en las vías respiratorias (rinitis alérgica, asma bronquial), ojos (conjuntivitis) y en la piel (urticaria, eccema).

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO La prevención implica la identificación de la sustancia alergénica y evitar la posibilidad de contacto con el paciente alérgico, para lo que se recomienda la abstención total de ingerir alimentos, medicamentos o sustancias alergénicas. Otra medida es la hiposensibilización (inmunosensibilización) del paciente, que es un tratamiento de largo aliento y que consiste en exponerlo periódicamente a distintas dosis de la sustancia alergénica, con el propósito de desensibilizar a la persona alérgica; existen diversas técnicas. Hay otras medidas sencillas, como: no limpiar el polvo de la casa en seco, sino con trapos húmedos o con un aspirador; no utilizar escobas, levantan polvo; eliminar alfombras, cortinas; lavar la ropa de cama con agua caliente (elimina los ácaros); usar ropa de cama de material sintético, que no tenga lana, algodón o plumas. El tratamiento médico de los casos leves y moderados, puede hacerse con antihistamínicos vía oral, de primera generación (clorofeniramina), que si bien tienen efectos colaterales (somnolencia principalmente), su efecto sobre las manifestaciones

FOTOS: AFP

inmediato al área de emergencia médica más cercana, o aplicar adecuadamente el fármaco epinefrina. Una precaución esencial es que las personas alérgicas lleven siempre en su billetera, portadocumentos, cartera, teléfono móvil, una relación de las sustancias a las que son alérgicos, puesto que en caso de encontrarse en una situación crítica, el personal médico pueda conocer de sus alergias y evitar o suspender el uso de un medicamento o sustancia que resultaría nocivo para ellos, puesto que muchas veces los afectados pier-

alérgicas son intensas. También pueden emplearse antihistamínicos de segunda generación, que tienen menos efectos colaterales, como la loratidina, la cetericina, por citar algunos. Los corticoides deben reservarse para los casos severos. Tenga presente el viejo principio griego: “Todo es veneno, nada es veneno, lo adecuado es el punto medio” l (*) Médico Internista, Mg. Gestión y Políticas Públicas Fuente: Harrison Medicina Interna; Manual Washington de Terapéutica Médica.

Enero 2017 / Impacto evangelístico

23

756_Español  

Revista Impacto Evangelistico Edición Enero 2017 Idioma Español

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you