Page 13

portada

“un tropezón”, “un capricho”, y “entusiasmo juvenil”. Disculpan el pecado con dichos como los siguientes: “errar es humano”, “lo que es natural es hermoso, y lo que es hermoso es bueno”. Naturalmente que esto representa con frecuencia un intento de justificar la inmoralidad. 4. Ciencia cristiana. La ciencia cristiana niega la realidad del pecado. El pecado, dice, no es algo positivo, sino simplemente la ausencia de lo bueno. El que el pecado tenga existencia verdadera es un “error de la mente mortal”. Las Sagradas Escrituras denuncian el pecado como violación positiva contra la ley de Dios, es una ofensa real. 5. Evolución. Esta teoría considera el pecado como la herencia de animalidad del hombre primitivo. Esta teoría de la evolución es antibíblica. Además, los animales no pecan; viven de acuerdo con su naturaleza, y no experimentan conciencia de culpabilidad por proceder de esa manera. Es cierto que el hombre tiene una naturaleza física, pero esa parte inferior de él fue creación de Dios y ha sido creada para que esté sujeta a una inteligencia iluminada por Dios.

EL ORIGEN DEL PECADO El tercer capítulo del Génesis da las claves que caracterizan la historia espiritual del hombre. Son ellas: tentación, pecado, culpabilidad, castigo, redención. 1. TENTACIÓN. a) la posibilidad de la tentación. El segundo capítulo del Génesis proporciona la narración de la caída del hombre. Habla del primer hogar del hombre, su inteligencia, su servicio en el huerto de Edén, los dos árboles, y la primera boda. Se hace mención particular del árbol del conocimiento del bien y del mal y del árbol de la vida. ¿Por qué razón se había plantado allí? Con el objeto de proporcionar una prueba por medio de la cual el hombre podía con cariño y libertad escoger servir a Dios. Sin el libre albedrío, el hombre hubiera sido simple máquina. b) La fuente de la tentación. Es razonable inferir que la serpiente fue el agente empleado por Satanás (Ez. 28:13-17; Is. 14:12-15). Por esta razón se describe a Satanás como “la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás” (Ap. 12:9). c) La sutileza de la tentación. La sutileza se menciona como una característica sobresaliente de la serpiente (Compare Mt. 10:16). Presenta con gran astucia sugestiones que, cuando se las abraza, dan objeto a deseos pecaminosos y hechos también pecaminosos. Comienza dirigiéndose a la mujer (Gn. 2:16-17). Y espera hasta que Eva está sola (Compare Gn. 3:1; 2:16-17). Así, astutamente siembra la duda en el corazón de la mujer y, al mismo tiempo, insinúa que el mismo tiene la preparación necesaria para ser juez, en lo que respecta a la justicia de tal prohibición. 2. CULPABILIDAD. a) Las palabras de la serpiente (Gn. 3:5) se cumplieron, pero el conocimiento adquirido fue distinto del que habían esperado. En vez de sentirse como Dios, experimentaron un terrible sentimiento de culpabilidad. Nótese que la desnudez corporal es símbolo de una conciencia desnuda o culpable. Cuando peca-

ron, la comunión fue interrumpida, el cuerpo venció al espíritu, y se inició el conflicto entre el espíritu y la carne (Ro. 7:14-24) que ha sido la causa de tanta miseria. b) Así como la desnudez era representación y señal de una conciencia culpable, así también la tentativa de cubrir su desnudez es un cuadro del intento del hombre de ocultar su culpabilidad bajo el manto del olvido o de las excusas. Empero, solamente una vestidura hecha por Dios puede cubrir el pecado (Gn. 3:21). c) El hombre culpable trata de ocultarse de Dios, de huir de él. Y es así como Adán y Eva procuraron ocultarse entre los árboles. 3. CASTIGO. a) Castigo de la serpiente. La serpiente era un animal hermoso, erguido, pero se convirtió en el instrumento de la caída del hombre; es un animal maldito y degradado. Mas, puesto que la serpiente fue sencillamente un instrumento de Satanás, ¿por qué debe ser castigada? Porque Dios se propuso hacer de la maldición sobre la serpiente una figura y profecía de la maldición sobre el diablo y todas las fuerzas del mal. b) Castigo de la mujer. “A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti” (Gn. 3:16). c) El castigo del hombre. Al hombre se le había designado ya el trabajo (Gn. 2:15); mas el castigo consistirá en lo arduo del trabajo, y de las desilusiones y disgustos que acarrea. d) La pena de muerte. El hombre fue creado capaz de no morir físicamente. Podría haber vivido indefinidamente si hubiera preservado su inocencia y continuado comiendo del árbol de la vida. Aunque restaure su comunión con Dios (y venza la muerte espiritual) por el arrepentimiento y la oración, no obstante, debe retornar a su Hacedor por el camino de la tumba. 4. REDENCIÓN. Los primeros tres capítulos del Génesis contienen las tres apelaciones de Dios, que por medio de todas las Escrituras figuran en todas las relaciones de Dios con el hombre. La redención prometida. 1) La serpiente trató de formar una alianza con Eva contra Dios, pero Dios romperá esa alianza. En otras palabras, se producirá una lucha entre la humanidad y los poderes malignos que causaron su caída. 2) ¿Cuál será el resultado de ese conflicto? Primero, victoria para la humanidad por medio del representante del hombre, la Simiente de la mujer. “Esta [la Simiente de la mujer] te herirá en la cabeza”. Cristo, la Simiente de la mujer, vino al mundo para aplastar el poder del diablo (Mt. 1:23, 25; Lc. 1:31-35, 76; Is. 7:14; Gá. 4:4; Ro. 16:20; Col. 2:15; He. 2:14-15; 1 Jn. 3:8; 5:5; Ap. 12:7-8, 11; 20:1-3, 10). 3) Empero, la victoria no será sin sufrimiento. “Tú [la serpiente] le herirás en el calcañar”. En el calvario, la serpiente hirió en el calcañar a la Simiente de la mujer. Pero, esa herida ha proporcionado salud a la humanidad (Is. 53:3-4, 12; Dn. 9:26; Mt. 4:1-10; Lc. 22:3944, 53; Jn. 12:31-33; 14:30-31; He. 2:18; 5:7; Ap. 2:10) l

Enero 2017 / Impacto evangelístico

13

756_Español  

Revista Impacto Evangelistico Edición Enero 2017 Idioma Español

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you