Page 1

OPINIÓN ENRIQUE MARIO MARTÍNEZ

t

TEMAS DE AGENDA La coyuntura nos plantea más preguntas que certezas. Frente a la incertidumbre, se impone la urgencia de ensayar soluciones originales. Por la vía de los recursos renovables o por la del software, debemos impulsar la producción popular y garantizar la democracia económica.

Vivimos inmersos en un macrosistema de relaciones sociales que se muestra incapaz de garantizar componentes básicos de la vida sobre la Tierra. Esa incapacidad no solo se traduce en una pésima distribución de los frutos del trabajo colectivo, sino también en una generalizada imposibilidad de contar con subjetividades optimistas sobre el futuro personal. Y esto es así tanto para los que no cuentan con bienes materiales mínimos como para aquellas fracciones de la sociedad que acceden a esos bienes, pero vendiendo su fuerza de trabajo en condiciones que no les satisfacen. A diferencia de escenarios anteriores o posteriores a grandes cataclismos, como fueron las guerras mundiales, esta vez es imposible llamarse a engaño y considerar la crisis como coyuntural. Es el propio sistema, con el lucro como tótem, que genera las condiciones objetivas y subjetivas para tanta confusión y desesperanza. Son los ganadores de la crisis, 18

IF–Nº11

01

por su parte, quienes disponen de la capacidad de dar continuidad a un proceso de concentración de bienes y de esperanzas cuyo límite preferimos no imaginarnos, para evitar pronósticos apocalípticos. En tal contexto, el diseño debe preguntarse su función y definir si se cree en la posibilidad de asumir facetas transformadoras de la realidad o, por el contrario, si aporta a convalidar una situación de inequidad que, paradojalmente, es posible perpetuar. ¿En que podría ayudar el diseño a construir espacios de mayor democracia económica? Seguramente, no solo en profundizar la ciencia ergonómica y hacer cada vez más compatible los puestos de trabajo con el esfuerzo humano. Esencialmente, en habilitar tecnologías para producir bienes y servicios que estén al alcance de pequeños grupos, con el uso de materiales amigables con el ambiente, en entornos confortables. La participación de los actores que se han de desenvolver en los espacios que se diseñarán es también un componente no menor. La demanda de esa prestación, sin embargo, está condicionada a un cambio de estructura, hoy organizada en cadenas de valor detrás del lucro que conducen a concentraciones cada vez más intensas de la oferta, junto con subordinaciones de las unidades más

pequeñas respecto de los eslabones financieros y de un eslabón productivo controlante. Vale decir, se trata de un diseño funcional al cambio es necesario para fortalecer y consolidar ese cambio, pero no es el que lo genera, salvo en casos excepcionales. Lo antedicho no se limita al plano productivo, como podría parecer de las referencias anotadas. En rigor, el diseño del hábitat es un tema de muy vieja controversia, donde los criterios funcionales a la maximización de la rentabilidad son responsables de una larga serie de fracasos en el cumplimiento del objetivo de asegurar la calidad de vida de aquellos que se han integrado al hábitat generado. Los ambientes mal vinculados a la naturaleza; la falta de espacios de intercambio; el agobio y la ausencia de mínimas superficies de expansión; la falta casi absoluta de participación en el diseño de quienes han de vivir en esos lugares han llevado desde hace mucho tiempo a acumular miles y miles de metros cubiertos en los que nadie desearía vivir si pudiera elegir. La posibilidad de producir a escala humana y la correlativa posibilidad de vivir en entornos que no agudicen las tensiones que provoca el mundo exterior han dejado de ser opciones simples porque el afán de lucro descalificó esas alternativas. El diseño fue —y


cv Enrique Mario Martínez Ingeniero especializado en desarrollo e innovación. Director del Instituto para la Producción Popular. Ha sido presidente del INTI durante los períodos 1986-1988 y 2002-2011. Fue decano de la Facultad de Ingeniería (UBA) y diputado nacional.

02

03

04

01.02 El barrilete SkySails GmbH (Hamburgo) es una manera original de aprovechar la energía eólica para la propulsión de buques. Esta tecnología reunió a ingenieros aeroespaciales, desarrolladores de software y constructores navales. 03 Bote experimental impulsado por energía solar, de Martín Giordano (Centro Solar, Villa Ramallo), reconocido por Innovar 2015. No contamina el medio ambiente. 04 HomeBiogas (Tel Aviv) es una máquina de biogás casera que convierte desechos orgánicos en combustible para cocinar. 05 Khula App (Soweto), de DESIS Lab, le permite a los pequeños agricultores urbanos organizarse y promocionar sus productos. 05

en buena medida sigue siendo— funcional a esa visión del mundo, mal que nos pese. En tan duro contexto, los intentos de remediación, a los que muchos profesionales conscientes y bien intencionados se aplican, son eso: remedios que usualmente frenan la enfermedad, pero no alcanzan a eliminarla. No obstante, de esa mirada de origen necesariamente crítica, que cuestiona algunas o muchas de las facetas del estado de cosas vigente, es de donde emerge la posibilidad de repensar nuevos espacios desde sus mismas raíces. Solo es necesario articular con quienes trabajan en otros planos de transformación del opresivo presente. El conjunto de iniciativas va tomando forma de red y luego de sistema articulado, busca lo que llamamos democracia económica y producción popular. Se trata de obtener los bienes o servicios que atienden las necesidades comunitarias como meta excluyente, planteando ese rol expresamente y no en forma indirecta, como consecuencia de un negocio. El trabajo y la calidad de vida antes que hacer dinero con el dinero: el capital como factor de producción subsidiario del trabajo, y no a la inversa. Consignas como estas, hechas carne, han de tener alguna vez la fortaleza para modificar la estructura y la dominancia en toda la cadena de valor. En algunos casos —como en el del diseño— tendrán a su vez el efecto de modificar tanto el sentido como el método de la labor por realizar. No importa si esa realidad está cerca o lejos en el tiempo. Lo que importa es que se trata de algo más que una realidad deseable. Es un hecho imprescindible si es que los seres humanos hemos de transitar por la tierra con la posibilidad de revalidar el título que nos ha dado la historia: el de la criatura más inteligente de la Creación. 19

Temas de agenda  

por Enrique Mario Martínez

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you