Page 1

vivi tellas

t

gabriela escobar

i

Mi cajita de música y compañía La elección de un objeto favorito parecía… difícil. Para hallarlo sólo había que mirar y escuchar muy de cerca. Y ahí estaba: un regalo a pedir de voz. Azul y oro

Mi objeto preferido se llama Tivoli, sin acento, es un parlante y una radio. Me lo regaló mi amigo, el director inglés de teatro Anthony Hampton. Es portable y también usa electricidad. Es chiquito y amarillo de Nápoles. Tiene un sonido que me hace viajar por el aire. Me siento como una espía rusa cuando estoy al lado de él. Es retro y parece que siempre está boca abajo, me hace reír. Cualquier síntoma extraño que sufre me inquieta, lo cuido como a una joya: ¡es una joya! Tivoli casi siempre vive en mi escritorio, pero también da vueltas por la casa, puede estar en el baño, en la cocina, en mi pieza. Todas la veces que puedo viaja conmigo en un estuche especial de terciopelo. Lo trato con mucha delicadeza. Lo adoro como si fuera un altar. Muchas veces en el día, estando en cualquier parte, pienso en el y lo extraño. Espero que me acompañe toda la vida… A Tellas le costó al principio ubicar un objeto de diseño favorito. Pensó unos días y contestó convencidísima. Todos los caminos la llevaron a Tivoli, aseguró. “Yo lo uso mucho para escuchar música desde la 98

IF–Nº7

compu y desde mi iPod: se le puede conectar cualquier aparato de audio. Tiene una batería interna que se recarga con la electricidad. Cuando estoy de viaje me gusta escuchar la radio del lugar. Tiene un sonido aterciopelado como a válvula. Mi abuela Victoria tenía un combinado alemán donde escuché por primera vez un disco simple, que me había comprado con mi plata, de los Rolling era, que tenía ese sonido…, un sonido con cuerpo, gordo. Anthony me regaló a Tivoli en 2010. Cuando estuve en su casa en Londres vi que tenía ese aparatito en la cocina y quise tanto tener uno que él compró uno especialmente para mí y me lo trajo. El frente es de plástico, un plástico que parece caramelo. A veces dejo que mi hija Rita, de dieciocho años, lo use. Pero tengo una relación muy posesiva con el Tivoli, no me gusta mucho que lo usen otras personas, no sé, soy celosa. Lo guardo en la bolsita azul de terciopelo que me regalaron una vez en el Teatro San Martín mientras ensayaba, era una bolsita para guardar monedas de oro. Me pareció perfecta para mi Tivoli”.

Vivi Tellas Experimental e incansable buscadora de la teatralidad fuera del teatro. Directora y curadora, es la creadora de Biodrama. Desde 2003 lleva adelante el proyecto de teatro documental Archivos, que ya ha estrenado nueve obras entre Buenos Aires, Nueva York y San Pablo. Este año presentó La bruja y su hija.

AFINIDADES: Mi cajita de música y compañía  

por Vivi Tellas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you